You are on page 1of 4

Planeación N°: 1 escucho y comprendo.

1. OBJETIVOS
1.1. Objetivos académicos:
• valorar la opinión del otro y la de sí mismo y llegar a acuerdos.
(competencia ciudadana)
• Describir situaciones de acuerdo al texto, teniendo en cuenta
preguntas de comprensión e inferencia. (competencia comunicativa)

1.2. Objetivos de aprendizaje:


• Desarrollar capacidades reflexivas frente a la opinión del otro y la
propia para consensuar en acuerdos que vayan en beneficio del grupo.

1.3. Objetivos del proyecto de aula:


• Conocer la forma de vida de los animales en el bosque.

2. TOMA DE DECISIONES

2.1. Tamaño del equipo:


• Máximo de 4 estudiantes.

2.2. Características de los miembros del equipo


• Que sea heterogéneo.

3. DISPOSICIÓN DEL AULA

Se espera el grupo con un rincón del aula organizado especialmente para el


cuento: que tenga cojines, alrededor puede estar decorado con algunos libros
infantiles y que tenga buena luz, además que sea silencioso.
El aula tiene las mesas organizadas para que el grupo de divida en equipos de a
cuatro estudiantes luego de la lectura del cuento.

4. PLANIFICAR EL MATERIAL

• Se tendrá el cuento en láminas para que sea más llamativa la actividad


para los niños.
• Se tendrán en hojas de block las preguntas escritas para cada equipo.
• A cada niño se le dará un lápiz y una hoja de block.

5. ASIGNAR ROLES QUE ASEGUREN LA INTERDEPENDENCIA


Necesitamos tener un moderador que guie el trabajo y asigne las preguntas a
cada participante.
Cada participante debe ser el responsable de que los compañeros aporten a
la respuesta de su pregunta y de que todos entiendan a los acuerdos a los
que llegaron.
6. EXPLICAR LA TAREA QUE HAN DE REALIZAR
Se explicará al grupo la forma como se trabajará, cada estudiante debe
hacerse responsable de una de las preguntas y recoger todas las
respuestas que todos los niños del grupo dan frente a esa pregunta,
después de recoger las respuestas y llegar a acuerdos debe escribir la
respuesta. Cuando un estudiante lee en voz alta “su” pregunta y entre
todos hablan de cómo se hace y deciden cual es la respuesta correcta, los
lápices de todos se colocan en el centro de la mesa para indicar que en
aquellos momentos sólo se puede hablar y escuchar y no se puede escribir.
Cuando todos tienen claro lo que hay que hacer o responder, cada uno
coge su lápiz y escribe las respuestas a las que llegaron. En este
momento, no se puede hablar, sólo escribir.

ACTIVIDAD N° 1
Fecha:
Actividad cooperativa: LAPICES AL CENTRO.
• Se Inicia La Actividad con la lectura del cuento “El estofado del lobo”,
durante la lectura se lanzarán preguntas de comprensión, inferencia del
texto como: ¿porque el lobo está haciendo esas deliciosas recetas?, ¿que
pretende el lobo llevando a la gallina todas esas deliciosas comidas?, ¿Qué
puede pensar la gallina cuando recibe los alimentos?, ¿Cómo será la actitud
de la gallina cuando descubra quien es el que le está llevando la comida?
• Luego de la lectura cada niño se ubica en una mesa que estará
conformada por cuatro sillas, el moderador recibirá la hoja de las preguntas y
le dará a cada participante una de ellas:

PREGUNTAS
• Inventa un nuevo final al cuento.

• El lobo era muy malvado ¿qué pudo hacerle a los pollitos y a la gallina
cuando los vio?

• Que otra estrategia pudo efectuar el lobo para comerse un delicioso


estofado de gallina.

• Según la realidad natural como es la relación que hay entre estas dos
especies de animales: las aves y los lobos.
Cada estudiante debe leer su pregunta en voz alta, debe asegurarse de
que todos sus compañeros aporten información, expresen su opinión y
comprobar que todos saben y entienden la respuesta consensuada.

Luego de tener todas las respuestas en el equipo realizaremos el


conversatorio grupal para conocer las respuestas que dieron los diferentes
equipos de trabajo.
ANEXO CUENTO:

El Estofado del Lobo

Había una vez un lobo al que le gustaba comer más que cualquier otra cosa en
el mundo. Apenas terminaba una comida, empezaba a pensar en la próxima.
Un día, al lobo le dio antojo de estofado de pollo. Pasó el día en el bosque
buscando un pollo apetitoso y finalmente vio una gallina. "¡Ah! es justo lo que
necesito". El lobo acechó a su presa hasta que la tuvo cerca, pero cuando ya la
iba a agarrar... se le ocurrió otra idea.
"Si hubiera forma de engordar esta ave un poco más, tendría más carne para
comer", se dijo. El lobo corrió a casa y se puso a cocinar.
Primero hizo cien deliciosos panqueques, y por la noche los dejó en la puerta
de la casa de la gallina. - Come bien, gallinita querida. ¡ ponte gorda y sabrosa
para mi estofado !
La noche siguiente, le llevó a la gallina cien apetitosas rosquillas.
- Come bien, gallinita mía. ¡ ponte gorda y sabrosa para mi estofado!, le dijo.
Al día siguiente le llevó un apetitoso pastel, que pesaba más de cien kilos, y
relamiéndose le dijo:
- Come bien, gallinita linda. ¡ ponte gorda y sabrosa para mi estofado!
- Por fin llegó la noche que el lobo había estado esperando. Puso una enorme
olla al fuego y salió alegremente a buscar su comida. "Esa gallinita debe estar
tan gorda como un balón", pensó. "Voy a verla".
Pero apenas se asomó a espiar por el ojo de la cerradura... la puerta se abrió y
la gallina cacareó:
- ¡Ah! ¡ Así que era usted, señor lobo !
- ¡ Niños, niños !, los panqueques, las rosquillas y ese exquisito pastel no eran
un regalo del Niño Dios. Los trajo el Tío Lobo.
Los pollitos agradecidos saltaron sobre el lobo y le dieron cientos de besitos.
- ¡ Gracias, gracias, Tío Lobo ! ¡ Eres el mejor cocinero del mundo !
El Tío Lobo no comió estofado esa noche, pero Mamá Gallina le preparó una
cena deliciosa. "No he comido estofado de pollo, pero he hecho felices a los
pequeñuelos", pensó mientras volvía a casa. "Tal vez mañana les prepare cien
apetitosas galleticas".