You are on page 1of 26

Surrealista 

Surreal 
de KG MacGregor (2006) 
Traducido por: Julieta “Meltryth” (2014) 
 
Nota  de  traducción:  Como  siempre,  acá,  insertando  comentarios  para  arruinar   cualquier  negocio  que  
tengan  en  mente  al  tomar  este  fanfiction.  No,  chicos,  no  se debería cobrar ni un  pay  per  click  si lo tomaron  
gratuitamente  y  ni  siquiera lo tradujeron, no  sean  así de  colgarlos  en la red con esas  trampas  modernas.  La 
historia  es  de  KG  MacGregor  y  se  encuentra  en  la   Royal  Academy  of  Bards,  ya  conocida  en   el  mundillo 
lésbico  por  sus  chanchadas,  digo,  por  sus  libros.  Pero   la  traducción  es  de  esta  bella  persona  tras   el 
monitor.  
 
Me  buscan  si  ven  que  para  leer esto  tienen alguna trampa  que estoy en  Scribd, gratis (ignoren  el  intento  de 
suscripción  con  dólares,  eso  es cosa  de ellos…  ¡ELLOS!),  rápido  y  cada  semana  fastidiando. ¡See,  mueran 
perras,  mueran!  Ejem.  Okay,  esta  es  una  historia  mmm…  ¿Pasable?  KG  MacGregor  ¿qué  decir?,  es 
ineludible  tener   algo  de   ella.  Fuera  menores,   fuera  si está  prohibido en  tu país,  es light pero,  como  siempre 
hay  algún  retrógrado,  ¡yo  te  avisé!  Entonces,  aquí  va.  Para  mis  fans,   para   los  que  me  stalkean 
constantemente   (pero  que   no  se  parecen  en  nada  a  la  Mac  de  Advocate)  y  para   los  que  suben  las  cosas 
como si fueran propias en vez de compartirlas. Disfruten. Julieta “Meltryth”. 
 
 
 
Una  mujer de negocios elegantemente vestida  llegó al frente de la línea, chequeando por encima 
del hombro a su grupo. "Necesito una mesa para seis personas, por favor". 
 
La  anfitriona  estudió  el  diseño  como  ella  recogió  un   puñado de  menús.  "¿Están  sus  invitados 
listos para sentarse?” 
 
"Van  a  estar  aquí  en cualquier  momento",  respondió  la  mujer, mirando de nuevo al vestíbulo del 
hotel ocupado. 
 
"Por  favor,  me  informa  cuando  todos  los  miembros  de  su  fiesta  estén  presentes",  dijo 
secamente.   Los  menús  se  replegaron  en  el  cubo  y  la  anfitriona  apunto  su  pluma  en  la  parte 
inferior de la lista esperando para preguntar. "¿Nombre?" 
 
"Grupo Dellalo", dijo la mujer. 
 
Desde  este  ángulo,  Judith  no  podía  ver  gafete  de  la  mujer,  pero  estaba  segura  de  que  no  era 
Carmen  Delallo.  Todo  el  mundo  en  la  convención  de  la  Asociación  Profesional  de  Turismo 
conocía   a  la  gran Carmen  Delallo.  Como  jefa  de  una  empresa  de  consultoría  de  Chicago,  que 
era  prácticamente más grande que toda la vida en la industria de viajes. Cada año, su  compañía 
ponía  un  estudio sindicado  de  estilos  de  vida  y  comportamientos  de viajes que predecían todos 
los  nuevos   destinos  de  moda  y  artículos  de  aseo.  Las  agencias  que  podían  costear   esa 
investigación  la  utilizaban  como  una  hoja  de  ruta  para el marketing y la publicidad, y juraban por 

 

sus  recomendaciones.  Algunos  agentes  decían   que  era  como  si  Carmen  tuviera  una  bola  de 
cristal. 
 
Judith  trabajaba en  una pequeña agencia en New York que se especializaba  en viajes para gays 
y   lesbianas.  No  podían  permitirse  el  lujo  de  suscribirse  al  estudio  anual.  En  su  lugar,  ellos 
pagaban  una  pequeña  cuota   para  acceder  a  algunos  de  los  datos  en  la  página  web  del  Grupo 
Delallo,  ya  que  no tenía mucho sentido para comprar los  volúmenes de tablas sólo para obtener 
una  mínima  información  sobre  la  comunidad  gay  y  lesbiana  en el  segmento de mercado. Cada 
níquel  que  su  agencia  ha  invertido  en  publicidad, folletos, o investigación tenía que volver a ellos 
en nuevos negocios. 
 
"¿Judith?" 
 
Ella  reconoció  al  instante  la  voz  y  se  encogió  por  dentro.  Ella tenía  la esperanza  de  evitar  ser 
vista en el almuerzo de hoy, sobre todo por su compañera de trabajo. "Hola, Celia". 
 
"¿Estás..."  Celia  miró  a   su  alrededor  "...  por  ti  misma?  Te  puedes  sentar  con  nosotros  si 
quieres". 
 
"Gracias,  pero  se  supone  que  debo  encontrarme  con  alguien".  Alguien  que  llevaba   veinte  
minutos de retraso. 
 
"Okay. Nos vemos más tarde, entonces". 
 
No  era un  secreto que ella estaba en búsqueda de empleo. Todos ellos lo estaban,  desde que el 
sobrino  de  Margaret se había hecho cargo de la agencia. Todd no sabía nada acerca de llegar al 
mercado  gay   y  lésbico,  y  él  era  demasiado  terco  para   seguir  el  consejo  de  sus  agentes.  La 
empresa  se  caía de  esa  forma,  habría  despidos  pronto.  Tratando  de ser proactiva, Judith había 
respondido  a  un  anuncio  de  Durbin  Dreams,  una  mediana  agencia  en  tamaño  aquí  en 
Manhattan. Bob Durbin se reuniría con ella para el almuerzo para hablar sobre el trabajo. 
 
"¡Carmen,  por   aquí!"  La  mujer  que  había  firmado  por  el  Grupo  Delallo  saludó  a  través  de  la 
multitud   y  el  resto  de  su fiesta  se  apresuró.  "Espero  que  esto  está  bien.  Yo  no  creo  que  nadie 
quiera salir con la lluvia". 
 
Judith  les  observó  agrupación  junto  a  la  puerta,  cinco  afilados  profesionales  que  buscaban  se 
reunieron  alrededor  de  su  líder,  la  impecable  Carmen  Delallo.  Ella  siempre  había  sido  una 
fanática  de  las  mujeres  del  Mediterráneo,  pero  Carmen  llevó  la visión a un nivel completamente 
nuevo.  No  era  sólo  su  piel aceitunada,  sus  ojos  de  ónice,  o  el  cuello,  la  longitud  del  cabello tan 
oscuro  que  parecía  índigo.  Las  características  físicas   de  Carmen   se  vieron  reforzadas  por  la 
elegancia  y  la gracia que provenía sólo de las mujeres que estaban seguras de su fuerza.  Judith 
estaba  totalmente  enamorada.  Cada  vez  que  veía  a  Carmen  en  una  de  estas  conferencias, se 

 

preguntaba  cómo sería  ser  trabajar  en  su  sombra.  Ella  se  rió  para  sus adentros, reconociendo 
que ella también se preguntaba acerca de las cuestiones más personales. 
 
Bob  Durbin  cargó  entre la  multitud  y  Judith  enderezó  su postura, con ganas de continuar con  la 
siguiente  fase  de  su  vida,  un  nuevo  trabajo  con  mejores  prestaciones,  presupuestos  de   viaje 
más grandes, y personal de apoyo. 
 
"Hola, señor Durbin". 
 
"Julia, lo siento por hacerte esperar". 
 
"Es Judith Eso está bien, yo..." 
 
"Me  temo  que  no  voy a  ser  capaz  de  hacer  el  almuerzo  de  hoy.  Me  encontré con  un colega de 
nuestra oficina de Dallas y me acordé de algo importante que tenemos que discutir". 
 
Judith  enmascaró  cuidadosamente  su  molestia. Si  el idiota iba a cancelar, podría haberlo hecho 
hace   veinte  minutos.  Pero  no pudo  disimular  su  irritación.  Tenía  que  ser  cortés  y  obtener  esta 
entrevista  reprogramada.  "Eso  está  bien.  Entiendo.  Tal  vez  podamos..."  Justo  así,  Durbin  se 
había ido. Y para su vergüenza suprema, Carmen Delallo había oído toda la barrida. 
 
Al parecer, también lo había hecho la anfitriona. "¿Mesa para uno?" 
 
"Bien",  ella  gruñó,  siguiéndola a  una  fila  de mesas estrechas para dos contra la pared donde un 
lado  había  un  banco  frente  al  comedor  y  al  otro  lado  una  silla.  Odiaba  tener  a  la  gente  atrás 
cuando  estaba  sola,  por lo  que  optó  por  el  banco,  al instante lamentando  que  ahora tendría que 
enfrentarse  a  todo el comedor. Allí se sentó, sintiéndose ridículamente visible como el comensal 
solitario, sola en todo el lugar. Todo lo que quería era comer algo rápido y salir de allí. 
 
Una  gran  mesa  se  ​ colocó  en  un tubo ascendente  al otro lado de donde estaba sentada, y allí es 
donde  pusieron  al  Grupo  Delallo.  Era  casi  como  si  la  anfitriona   conocía  que  la  mayoría  de  la 
convención, asistentes a la cabeza y los por encima del resto eran así considerados por encima 
del  hombro.  Ese  era  un  grupo  inteligente  de  gente,  pensó  Judith.  Podía  oír  en  la  forma  en  que 
presentan  los  datos  de  las  sesiones,  o  sobre  lo  que  decían  como  panelistas.  Cada  agente  de 
viajes que conocía su trabajo colgando en cada palabra. 
 
Por  el  rabillo  del  ojo,  vio  a  la  anfitriona  que  llevó  a  Celia   y  sus  amigos  pasar,  por  lo  que  ella 
enterró   su  nariz  en  el  menú.  Celia  no  la  había  oído  a   ella  como  se  puso  de  pie,  pero  estaba 
segura  que  se  daría cuenta tarde o temprano que estaba sola. Al lucir ocupada, Judith esperaba 
evitar una segunda invitación. 
 
Para  su  mayor  consternación,  su soledad  la  había  hecho  invisible para José,  el  camarero,  que 
se  detuvo  primero  en  la mesa de Carmen para conseguir sus órdenes antes, incluso asintiendo 

 

en  dirección  a  ella.  Cuando  por  fin  lo  hizo  otra  vez,  ella  ordenó  comida y  bebida  a  la  vez,  con 
elección  de  sopa  de  tomate  porque  pensó  que  sería  más  fácil  de  preparar.  Cuando  una  risa 
estridente  estalló  en  la  mesa  del  Carmen,  levantó  la  mirada  para  ver a  la mujer  que  se  había 
registrado  con  la  anfitriona  contar  una  historia.   Todos  ellos  tenían  sus  cuadernos,  así  que  era 
obvio  que  estaban  teniendo  un   almuerzo  de  trabajo,  pero  todavía  encontraban   tiempo  para 
divertirse.  Ese  era   el  tipo  de  ambiente  que  Judith  quería  en  el  trabajo.  Lástima  que  no  fue 
entrenada en investigación. Ella acabaría caminar allí y presentarse a sí misma. 
 
Ella  se  rió   suavemente  y  sacudió  la  cabeza.  Como  si  alguna  vez  tendría el  descaro  de  hacer 
algo así. La autoconfianza nunca había sido su fuerte. 
 
Pensando que se  vería  menos  estúpida  si  estuviera  ocupada,  abrió  su  paquete de convención. 
Estaba  lleno  de  golosinas,  incluyendo  un  folleto  del Grupo Delallo. En el frente había una foto de 
Carmen,   con  los  brazos  cruzados  y  los  ojos  clavados  en  la   cámara.  La  foto  sin  duda  hacía 
justicia  a  sus   hermosas  características,  pero  lo  más  importante,  transmitía  confianza  y 
seguridad.  Con  razón  la  gente  continuaban  esperando  por  cualquier  información  como  pepita 
que pudiera compartir. 
 
El  estómago  de  Judith  se  llenó  de  esperanza cada vez que la puerta de la cocina se abría, pero 
el  personal  en  la parte  trasera  no parecía importarle su simple orden. El Grupo Delallo se servía 
primero,  sándwiches  y ensaladas, como aparecían. Todo se veía bien, especialmente el gigante  
Rueben 1  que Carmen sostenía… como si estuviera ofreciendo a Judith un bocado. 
 
Judith  sintió  que  su  rostro  se  enrojeció  mientras  que  se  dio  cuenta  de  Carmen  la  había  pillado 
mirando  fijamente  y  estaba  sonriendo  directamente  a  ella.  Nerviosa,  ella  le  devolvió  la  sonrisa, 
con  temor   de  ser  demasiado  obvia  para  el  caso  que  sus  cuarenta  y  un  años,  y  viejos  ojos 
estaban  jugando  una  mala  pasada.  Ella  había  tenido  suficiente  vergüenza  por  un  día.  Cuando 
Carmen  no  mostró  signos  de  romper  la  mirada,  Judith  finalmente  parpadeó  y  miró  hacia  otro 
lado,   encantada  de  ver  a  José  dirigiéndose  hacia  ella  con  lo  que  parecía  un  simple  tazón  de 
sopa. 
 
Finalmente, ella podía comer y salir de allí. 
 
Pero  al  igual  que  José  llegó  a  la  mesa,  la  anfitriona  lo  llamó  por  su  nombre y  volvió  la  cabeza. 
Judith  vio  con  horror  como  la  bandeja  se  inclinaba,  el  cuenco se deslizó a través de la bandeja, 
y, la sopa roja rica se vertió en su regazo. Inmediatamente, ella y el camarero aturdido agarraron 
cada   servilleta  de  lino  a  su  alcance  para  limpiar  el   desorden,  pero  una  vez  que  se  hubo  ido, 
había   una  mancha  prominente  en  la  falda  de   color  canela.  Todos  los  ojos  en  la  habitación 
estaban  en  ella, sin  duda  esperando  que  rompa la  cabeza de  José.  Pero  incluso  en  su  estado 
frenético, ella se recogió a sí misma, a sabiendas de una erupción sólo empeoraría las cosas. 

1
 Rueben: es un tipo de sandwich con corned beef (carne), queso suizo y más cosas. Se ve totalmente 
asqueroso. 
 

 
El gerente se apresuró a hacerse cargo. "Lo siento mucho, señora". 
 
Vio  a  José  encogido como  si  temiera  ser  deportado  en  el  acto.  "Está  bien.  Fue  mi  culpa.  Creo 
que metí el pie accidentalmente". 
 
"Estaremos  encantados  tomar  la  limpieza,  y  por  supuesto,  el  almuerzo  corre   por  nuestra 
cuenta". 
 
Judith  quiso  señalar  que  el  almuerzo  iba  por  ella,  pero  era  demasiado  obvio.  Ni  siquiera  tenía 
más hambre, pero de ninguna manera iba a levantarse y salir de allí con todo el mundo mirando. 
 
Milagrosamente,  José trajo  el  próximo  plato  de  sopa  de  inmediato  y  ella  lo tomó, a la espera de 
que  todas  las  personas  que  habían   visto  no  lo  hicieran  cuando  tuviera  que  salir.  Celia  y  sus 
amigos  pasaron  por  delante,  pero  el  Grupo  Delallo  se  pegó  alrededor,  mucho  después  de  que 
José  había  despejado  sus  platos.  Judith  podía  oír  a  Carmen  dando  a  cada  uno  de  su  personal 
una  asignación  de  algún  tipo.  Se  hicieron  preguntas  y respuestas,  y uno por uno los  cuadernos 
estaban dobladas y los empleados dejaron la mesa. Sólo Carmen se quedó a firmar la cuenta. 
 
Judith  trazó  su  estrategia.  Cuando  Carmen  se  fue,  ella  haría  un  recorrido  hacia  ella, 
directamente  a  la  sala  de  abrigo  para  conseguir  su  parka  ­  que  no  comenzaría  a  cubrir la falda 
en  ruinas  ­  y  justo  a  la puerta frontal. Asistir a las sesiones de la tarde como así estaba fuera de 
la cuestión. 
 
Carmen  se  puso  de  pie,  pero en  lugar  de  dirigirse  hacia  la  salida,  ella  se  acercó  delante  de  la  
mesa de Judith. 
 
"Hey, siento lo de tu accidente". 
 
Judith trató de sonreír, pero fracasó miserablemente. "Sólo es ese tipo de días, supongo". 
 
"Sí,  vi  a  Bob   Durbin  romper  tu  cita  para  almorzar.  Eso  fue  muy  grosero   de  su  parte  si  me 
preguntas". 
 
"Supongo que él no podía hacer nada si surgió algo". 
 
"Eres  más   indulgente  de  lo  que  yo  hubiera  sido.  Lo  mismo   con  el  camarero.  Eso  fue  muy 
elegante, lo que le dijo su jefe". 
 
Judith  no  podía  creer  que  estaba  sucediendo  realmente.  Carmen  Delallo  estaba  allí   de  pie 
diciéndole  que  tenía  clase  y  lo  único  que  quería   hacer  era  burbujear  en  ella  como  una  fan 
deslumbrada. "Fue un accidente. Yo no quiero verlo despedido por eso". 
 

 

"Como dije, bastante elegante". Ella le estiró la mano. "Soy Carmen Delallo". 
 
Judith  la  tomó  y   la  mantuvo  el  tiempo  suficiente  para  admirar  tanto  su  suavidad  como  su 
resistencia. "Soy Judith… Judith O'Shea". 
 
"Encantada  de  conocerte".  Carmen  sonrió  y  bajó  la  mirada  hacia   sus  manos  unidas,  lo  que 
obligó  a  Judith  para  dejarla  finalmente  ir.  "Mira,  sólo  pasé  a  buscar  mi  impermeable  conmigo. 
Pensé   que  íbamos  a  salir  para  el  almuerzo,  pero  mi  asistente  nos  reservó  aquí”.  Extendió  el 
abrigo negro. "¿Por qué no pones esto para que puedas ir a tu habitación y cambiarte?" 
 
"Gracias  agradezco  la  oferta,  pero  no  voy  a  quedarme  aquí  en  el  hotel.  Soy  local  y  tengo  un 
cuarto...  al  que  puedo ir  a  pie...  En  el  East  Village".  Estaba  agradecida  de  que  su  boca  dejó  de 
funcionar  antes  de  que  ella  le  explicó  que  su  aseo  y  cocina  con  lavabo  estaban  prácticamente 
en la misma habitación. 
 
"Eso está bien. Mantenlo y lo llevas a casa. Yo no voy a salir hoy. Puede que vuelva mañana". 
 
Ella  lo  mantuvo  abierto  y Judith cedió,  de  pie  para  empujar los brazos por las mangas y tirar de 
este en el cierre delantero. "Realmente aprecio esto". 
 
"No es ningún problema". Carmen enderezó el cuello y alisó la tela. "Se ve muy bien en ti". 
 
En  realidad,  estaba  grande  a  través  de  los  hombros, pero la longitud extra era buena ya que iba 
por  debajo  de  su  dobladillo  de  la  falda.  Se  sentía  caro.  "Me  temo  que  va  a  volver  con  olor  a  
tomate". 
 
"No es gran cosa. Es lavable". 
 
En  un  gesto  nervioso,  Judith  metió  las  manos  en  los  bolsillos  y  sacó  una  pequeña  pila  de 
tarjetas.  "Vaya,  estas  son  tuyas".  Ella  tomó  una  para  ella  y  sonrió,  metiéndola  de  nuevo  en  el 
bolsillo. Ella la memorizaría más tarde, hasta el fax. 
 
"Gracias. Necesitaré estos para mejorar el negocio". 
 
"Eso  no  debería  ser  un  problema.  He  oído  a  la  gente  hablar  esta  mañana  sobre  su  nuevo 
servicio.  Están  entusiasmados  con  ello".  Salieron  del  restaurante  y  entraron en  el  vestíbulo  del 
hotel, donde varias personas hacían el apunte de saludar a Carmen a su paso. 
 
"Espero  que  sí.  Voy a  dar una presentación  sobre  lo  mismo  mañana  por  la  mañana  a las diez. 
Ve si estás interesada". 
 

 

¿Una  presentación?  Carmen  Delallo  no  era  una   presentadora  ordinaria.  Ella  era  la  oradora  
plenaria  para  el  sábado,  el  día  de  mayor  actividad   de  la  convención.  "Estoy  segura  que  todos 
estaremos allí tomando notas. Y voy a traer tu impermeable también". 
 
"O  usted  podrías  traer un  mejor  tiempo".  Carmen sonrió  por  última  vez  y se volvió para saludar 
a  un  hombre  que  Judith  había  reconocido como  el presidente de la asociación. Carmen era una 
de los más buscados, después de la gente en la convención. 
 
Y Judith llevaba su gabardina. 
 
 
 
Judith  miró  su  reloj como primeros panelistas de la mañana  se envolvieron en sus comentarios. 
La  sesión  plenaria  comenzaría  en  veinte  minutos,  pero  ella  quería  llegar  a  tiempo  para  ver  a 
Carmen antes de que empezara. No es que ella estaba deseando abandonar el impermeable de 
Carmen,   todo  lo  contrario.  Era  ridículo sentirse  así,  pero  le  gustaba  imaginar  que  eran  amigas 
personales, siempre y cuando ella lo sostuviera en su poder. 
 
En  realidad,  Judith  ya  se  sentía  más  que  ridícula.  Fuera,  en  la  parte  más  profunda  era  más 
como  eso.  Después  de  su  encuentro  con  Carmen  en  el  almuerzo,  se  fue  directo  a  casa  en  el 
metro  y cambió de su ropa ensopada. De inmediato, ella  tomó la falda y la gabardina llevándolas 
a la tintorería para un trabajo urgente. Luego se fue a casa y googleó a Carmen Delallo. 
 
A  menos  que  Carmen  fuera  un  prodigio  ­  que  Judith  no  dudaba  ­  su  fecha  de  graduación  la 
colocaba  a  mediados  de  los  cuarenta  años.  Tenía  un  BA  de  DePaul  en  Ciencias  del  
Comportamiento  y  tenía  un  MBA  de Northwestern.  Ella  fundó  la  compañía  hace catorce  años y 
había  recogido  literalmente docenas  de premios de la industria. Pero entre los cientos de visitas  
a  la  Web,  no  había  ni  un  solo  dato  sobre  su  vida  personal,  no se  mencionaba  en  absoluto un 
esposo  o  hijos,  o incluso un destino turístico favorito. Judith no lo hubiera encontrado tan inusual 
si  no  hubiera sido  por  el  hecho  de  que  todos  los  demás  en el  Grupo  Delallo  tenían  información 
de su familia en sus biografías. 
 
Se  deslizó  fuera  de  su  período  de  sesiones   para   superar  la  multitud.  La  sala  principal 
convención  estaba  prácticamente  vacía  a  las  diez  menos  cuarto,  con  excepción  de  Carmen  y 
todas  las  personas que estaban  allí  para  ayudar  con  la  presentación.  Judith  reconoció  algunas 
caras  del  almuerzo  de  ayer,  así  como  al  vicepresidente   de  la  asociación,  que  estaba 
programado  para  introducir  a  Carmen  hoy.  El  audiovisual  de  la  comitiva  en  el  hotel  estaba 
probando  el  equipo  y  haciendo  las  necesarias  y  últimos  ajustes  mínimos. En  quince  minutos, 
esta sala podría contener más de un millar de personas. 
 
Se  sentía un poco culpable por entrometerse en este momento crítico, pero ella había prometido 
devolver  el  abrigo  de  Carmen  antes  de  la  sesión.  Lo  inteligente  habría  sido  dárselo  a  Sandra 
Grant,  la  auxiliar  administrativa  que  había  organizado  su  almuerzo  ayer.  Pero  eso  significaba 

 

que  no  tendría  que  hablar  con  Carmen,  que  era  en  todo  lo  que  ella  había  pensado durante  las 
últimas   veintiún  horas.  Incluso  había  puesto  su  mejor  traje,  con  la  esperanza  de  causar  una 
mejor impresión. 
 
Se  puso  de pie a  un lado  de  la  plataforma  agarrando el  abrigo, sintiendo cada pedazo como un 
fan  en  la  puerta  del  escenario  a la espera de un autógrafo. Como científica del comportamiento,  
Carmen  probablemente  sabría  por  qué  ella  estaba actuando como un imbécil, pero maldición  si 
ni  Judith  tenía  idea. Ella sólo  sabía  que  quería  estar  lo  más  cercano  a  Carmen  como  podía.  El  
objeto  de  sus  pensamientos,  finalmente,  levantó  la  mirada  y  la  vio.  Judith  de  repente  estuvo 
aterrorizada de que Carmen ni siquiera la recordara. Pero luego sonrió y se acercó. 
 
"Buenos días". 
 
"Hola.  Te  he   traído  el  abrigo…  y  mejor  tiempo  también,  como   lo  has  dicho".  Ella  le  entregó  la 
gabardina, sintiéndose como una idiota torpe por hablar del tiempo. 
 
"Sí, vi el sol esta mañana. Ojalá hubiese tenido una oportunidad de salir". 
 
"Está bastante frío, sin embargo. Unos treinta". 
 
"Te olvidas. Soy de Chicago". 
 
"Eso es correcto. Ustedes los del medio oeste son duros". 
 
"Ya lo creo". Carmen pasó la mano a través de la capa plegada. 
 
"Tuve que limpiarla". 
 
"No tenías que hacer eso". 
 
"Sí,  lo  hice.  Apestaba  a  tomates  para  el  momento  en  que  llegué  a  casa.  Yo no podía traerla así 
de nuevo". 
 
"Aun así..." 
 
"Carmen,  ¿es  esta  la  diapositiva  que  querías?"  Era  Richard,  uno  de  sus  asistentes  de 
investigación. Judith había memorizado todas sus caras y trabajos desde la página web. 
 
"Discúlpame, por favor. Tengo que volver a esto". 
 
"Eso está bien. Sólo quería darte las gracias". 
 

 

“Eres  bienvenida  en  cualquier  momento"  Con  eso,  Carmen  se  apresuró  a  regresar  a la  laptop 
para revisar su presentación. 
 
Unos  madrugadores  llegaban  por  los  buenos   asientos.  Celia  y  sus  amigos  ya  estaban  en  la  
primera  fila.  Por   la  forma   en  que  estaba  actuando,  Celia  parecía  igualmente  embobada  con 
Carmen  Delallo.  Judith  tuvo  el  tiempo  justo para tomar una  taza de café en el bar de bebidas en 
el pasillo. Como iba a salir, ella estaba prácticamente abrumada  por Bob Durbin, quien murmuró 
una  disculpa  pequeña  sin  siquiera  hacer  contacto  visual.  Carmen  tenía razón  sobre  él.  Él  era  
grosero. 
 
Ella  consiguió  el  café  y  volvió  a encontrar  un  asiento,  decidida  a  no  ser  tan  obvia  acerca  de su 
interés  por  la  oradora  como  Celia.  Se  sentó  en  la  quinta  fila en el pasillo, pero con una vista sin 
obstáculos  del  podio.  Era  el asiento  perfecto  hasta  que  una  mujer  en  silla  de  ruedas  llegó  con 
sus  dos  compañeros  y le  pidió  que  desplazarse para hacer espacio. Eso la puso detrás de una 
mujer  con  el  cabello grande, lo que significaba que no podía ver a Carmen en todo excepto  en la 
pantalla de vídeo a un lado. 
 
Carmen  deslumbró  al  público con  su  presentación,  que  se  centró  en  un nuevo  producto  por  el 
Grupo  Delallo  rastreó  el  impacto  de  la  publicidad.  Cuanto  más  Judith  oía  hablar de los avances  
en  la  industria,  más  deprimida  se  ponía  sobre  cómo  ella  había  dejado  su  carrera  languidecer 
con  la  estadía  en  una  pequeña tienda. Ella había sido agente durante diecinueve años y no tenía 
prácticamente  nada que mostrar  por  ello.  Ahora  más  que  nunca,  quería seguir adelante en una 
de  las  grandes  agencias,  aunque  ella  sabía  que  probablemente  tendría  que  empezar  desde 
abajo  y  trabajar  su  camino  hacia  arriba.  Ella  era  lo  suficientemente  buena  para  avanzar  con 
rapidez, sin embargo, así que tal vez valdría la pena. 
 
Además, ella apostó a que Carmen pasó mucho tiempo en las grandes agencias. 
 
 
 
Trabajando  en  una  pequeña  tienda  con  una  clientela  de  nicho,  era  fácil  sentirse  invisible  entre 
los  agentes  de  las  grandes  empresas.  Sus  trabajos  eran  financieramente  gratificantes,  y  la 
mayoría  de  ellos  llegaban  a  hacer  tours cinco o seis veces al  año. Muchos de ellos se conocían  
entre sí, por lo que una convención como ésta era el acontecimiento social del año. 
 
Pero  había  al  menos  un  grupo  de  gente  que  se  sentía  más  invisible de  lo  que  Judith  lo  hacía. 
Ellos  eran  los  panelistas  en las últimas sesiones de  trabajo del día. Con el sol que calentaba las 
aceras,  la  asistencia  había  disminuido  considerablemente  después  del  almuerzo,  y  la  escasa 
audiencia  de  siete  estaba  luchando   por  mantenerse  despierta.  Judith  probablemente  habría 
escapado ahora si no fuera tan evidente. 
 
Cuando   las  últimas  sesiones  terminaron,  los  asistentes  se  reagruparon  para  un  cóctel.  Las 
aerolíneas  estaban patrocinando un bar  abierto, el cual garantiza una buena actuación. Judith no 

 

estaba  interesada  en  tratar  de  mezclarse  con  los  agentes,  al  menos  no  antes  de  que   ella 
descubriera  sus  mejores  opciones  para  una  nueva  agencia.  La  asociación  patrocinaba  una 
bolsa  de   trabajo,  pero  cada  vez  que  se  acercaba  a  ella,  vio  a  Celia  al  acecho.  Pero  Celia  se  
dirigió a la fiesta, por lo que ahora era el momento perfecto para comprobar los mensajes. 
 
Había  puestos  de  trabajo  en  todo  el  país,  incluyendo  varios  aquí  en  New  York,  pero  todos  eran 
de  nivel   de  entrada.  No  importaba  sin  embargo.  Incluso  a   nivel  de  entrada,  ella  tendría  más  
dinero en una gran agencia que donde ella estaba ahora. 
 
El Grupo Delallo estaba buscando un representante de cuenta… un asistente de investigación… 
y   un  director  de  publicaciones.  Judith  pensó  en   que  esto  último  podría  ser  su  callejón,  ya  que 
ella  tomó  todos  los folletos  y el  texto  del  anuncio  para  su  agencia.  No  era lo que ella quería,  sin 
embargo,  incluso  si  eso  significaba  ver  a  Carmen  Delallo  todos  los  días.  Lo  que  ella  mejor 
armaba  eran  tours  asesinos  para  gays  y  lesbianas,  los  tipos  de  viajes  que  recordaban  todas 
sus  vidas.   Al  menos  eso  era  lo  que  solían  decir  cuando  regresaban.  Ella  estaba  orgullosa  de 
eso. 
 
"¿En  busca  de   un  cambio  de  escenario?"  De  la  nada,  Carmen  se inclinaba  sobre  su  hombro, 
leyendo su mente. 
 
"Sí, creo que es hora de seguir adelante". 
 
"¿En una agencia más grande, o quieres seguir con la tienda especializada?" 
 
Eso  le  dijo  a  Judith  que  ella había  leído  su  tarjeta, que estaba en el bolsillo de la chaqueta antes 
de  que  ella  se  la  devolviera.  Pensó  que  ya   que   Carmen  estaba  siendo  tan  amable  con  ella, 
debería saber la estrategia. Y no estaba de más palpar. No tenía vergüenza. 
 
"Creo  que he  terminado con las tiendas especializadas.  Me gusta trabajar con la comunidad gay 
y lésbica del mercado, pero creo que preferiría estar con una compañía más grande". 
 
"Cada  segmento  es  importante  para  las  grandes  casas.  Necesitan  gente  como  tú para llegar a 
esos  mercados".  Carmen  se puso las gafas y se acercó a la pizarra. "¿Has hablado con alguno 
de estos tipos?" 
 
"Se suponía que debía tener una entrevista con Bob Durbin, pero ya viste cómo eso funcionó". 
 
"Idiota",   murmuró.  "Voy  a  cenar  esta  noche  con  unos  amigos  de  un  par  de  las  grandes 
agencias. ¿Por qué no te unes a nosotros?" 
 
Judith  casi  hizo  una  doble  toma,  segura  de  haber  oído  mal.  "Yo no  quiero  interrumpir  con  tus 
amigos".  Sí,  lo  hacía,  pero  ella  necesitaba  que  Carmen  le  preguntara  una  vez  más  para  poder 
estar segura de que no sólo estaba siendo amable. 

 
10 
 
"No  vas  a  interrumpir.  Nos  reunimos  todos  los  años  y  nos  ponemos  al  día.  No  siempre 
hablamos  de  negocios,  pero  sé  que  dos  de  ellos   estarían  interesados  ​ en  alguien  con   tu 
experiencia". 
 
"Si estás segura..." Y si ella no hiperventilaba y perdía el conocimiento. 
 
"Por  supuesto  que estoy  segura.  Pero  tengo  que  hacer  un  acto  de  presencia en esta fiesta por 
primera vez. Voy hacer que mi asistente te encuentre cuando estemos listos para irnos", 
 
"Eso sería genial". 
 
A  ellos  se  unieron  el  presidente  de  la  asociación, un  ex agente de viajes que ahora trabajaba en 
la  comercialización  de  una  de  las  aerolíneas.  "Ahora  no  creo que por  un  minuto  que vas a salir 
fuera de nuestra fiesta". 
 
"No  me  lo  perdería,  Craig.  Judith  y yo estábamos yendo". Carmen  hizo las presentaciones y los 
tres de ellos entraron en el salón de baile juntos. 
 
Judith  pensó  que era mejor excusarse a sí misma antes de que Craig y Carmen simplemente la 
dejaran sola luciendo como una tonta. La primera persona que vio fue a Celia, que la miraba con 
consternación evidente. 
 
"¡Judith!   ¿Cuando  llegaste  a  ser  tan  buena  amiga  de  Carmen Delallo?  Te  vi  hablando  con  ella 
esta mañana y ahora tu te vas con ella otra vez". 
 
Judith  casi  se   rió  de  que  Celia  estaba  claramente  más  impresionado  por  su  asociación  con 
Carmen  que  con  el  presidente  de  su  organización.  Eso  demostraba  lo  importante  que  era  en 
realidad. "La conocí ayer. Ella es realmente agradable". 
 
"Y me lo estás diciendo. Y ella es más caliente que la mierda". 
 
Judith  no  podía  discutir  con  eso.  Ella  y  Celia  tenían  el  mismo   gusto  por  las  mujeres, que  era 
probablemente  la  razón  por  la  que  su  propia  relación  de  cuatro  años  se  había  pulverizado  y se 
esfumó  antes  de que alguna vez realmente despegara. Mirando hacia atrás en eso, Judith contó 
que  había  tenido  suerte  que  su  breve   aventura  no  había  arruinado  su  relación  de  trabajo. Ella 
nunca cometería ese error de nuevo. 
 
"Hey, no le digas nada a Todd, ¿pero conoces a mi amiga Cindy?" 
 
Judith asintió. 
 
"Ella me consiguió una entrevista con su jefe. Voy allí el martes para el almuerzo". 

 
11 
 
"¡Celia, eso es genial!" 
 
"Gracias. Yo simplemente no creo que pueda trabajar con Todd mucho más tiempo". 
 
"Ninguno de nosotros puede. Todo se habrá ido antes del verano, de una manera u otra". 
 
"¿Has estado buscando también?" 
 
Judith  pensó  que  bien  podría  confesar,   ya  que  estaban  juntas  en  esto.  "Yo  tenía  que 
encontrarme con alguien para el almuerzo de ayer, pero me plantó". 
 
"Aw, lo siento". 
 
"Gracias".  Judith  siempre  había  apreciado  la  sinceridad  de  Celia.  Ella  realmente  había sido una 
buena  amiga  a  través  de  los  años,  aunque  ella  era  un  poco  boba  veces.  "Carmen  va  a 
presentarme a un par de sus amigos de las grandes agencias. Tal vez algo funcione". 
 
"Yo  no  podré  olvidar  que  tú  y  Carmen  Delallo  son  amigas.  Siempre  me  pregunté  si tal  vez  ella 
estaba en nuestro equipo, ¿sabes?" 
 
"No  tengo  idea",  dijo  Judith.  Su  propio  gaydar  nunca  había  sido fiable, pero ella había acariciado 
la  posibilidad,  sobre  todo  después  de  tomar  nota  de  la  falta  de  información  personal  en  el  sitio 
de  Carmen  y  la  ausencia  de  un  anillo  en  su  mano  izquierda.  Fuera  lo que  fuese, ella hacía  una 
excelente fantasía. 
 
Sandra  hizo  su  camino  hacia  el lugar  donde  estaban  paradas.  "Judith,  hola.  Soy  Sandra Grant. 
Tengo   el  trabajo  imposible  de  mantener  a  Carmen  en  un   horario  y  ella  dice que  te  nos  estás 
uniendo para la cena". 
 
"Eso es correcto". 
 
"Estamos a punto de escaparnos, así que ¿por qué no tomas tu abrigo y te reúnen frente a mí?" 
 
Judith se volvió a Celia. "Voy a hablar contigo más tarde, ¿de acuerdo?" 
 
"Diviertanse". 
 
Minutos más tarde, ella estaba subiendo a un taxi con Sandra. 
 
"Carmen y los demás nos encontrarán allí tan pronto como puedan escaparse". 
 
"¿Quiénes vienen?" 

 
12 
 
"Sólo cinco de nosotros. Sophia Santini y Priscilla Fowler". 
 
Judith sabía que Sophia era vicepresidente en  Zeigler­Marsh de New York, y el otro nombre sonó 
una campana. "¿Es esa la mujer que dirige Fowler Tours?" 
 
Sandra  asintió.  "En  Chicago,  Carmen  y  yo  la  conocimos  hace  casi  veinte  o  veinticinco  años, 
cuando ella reservó un crucero para nosotros. Hemos sido amigas desde entonces". 
 
Esto  estaba  empezando  a  poner  un  poco  surrealista.  Judith  no  quería  parecer  un   caballo 
regalado  con su  boca,  pero  ¿por  qué  era  ella  ­  una  agente  de viajes  humilde de una tienda que 
luchaba   ­   que  estaba  yendo  a  una  cena  agradable  con  algunos  de  los  grandes  nombres  de  la 
industria? 
 
"¿Así  que  has  conocido  Carmen  desde  hace  mucho  tiempo?"  Ella  ya  sabía  desde  el  sitio  web 
que  Sandra  había  sido  parte  del  Grupo  Delallo  desde  el  primer  día,  pero  estaba  ansiosa  por 
aprender todo lo que pudiera sobre Carmen. 
 
"Hemos  sido  amigos  durante  veinte  o  veinticinco  años.  Fuimos  compañeros  en  DePaul,  y  ella 
es la madrina de mi hijo". 
 
Su  destino  era  un  agujero en la pared en  Mulberry, justo en el corazón de Little Italy. Judith  había 
comido  allí   hace  unos  años  con  una  cita,  una  mujer  italiana  que  decía  que  era  el  mejor  
restaurante  en  el  barrio.  Ella  no  se  sorprendió  en  absoluto que Carmen  lo  hubiera  encontrado. 
Judith se la imaginó como con gustos exigentes. 
 
El  resto  del  grupo  llegó  a  los  diez  minutos  y  Carmen  hizo  las  presentaciones  mientras  el 
camarero  los   llevó  alrededor  de  una  mesa  redonda  más   adecuada  para  cuatro.  Judith  se 
encontró  sentada  entre  Sofía  y  Sandra.  Era  obvio  que  sus  cuatro  compañeras  eran  amigos 
íntimos,  y  le  encantó  cuando  cada  uno  de  ellos ­ de moda, delgadas y con estilo ­ ordenaron un 
plato rebosante de pasta. 
 
La  conversación  era  agradable  y  relajada,   y  Judith  disfrutaba  viendo  a  Carmen  tan  relajado. 
Priscilla  las  mantuvo  riendo  durante toda la cena,  y eso hizo a Carmen aún más bella por lo que 
a  ella  se  refería.  Sus  temores  anteriores  de estar fuera de lugar en este grupo de encumbradas 
mujeres alimentándose fue vencido cuando Sophia se acercó y le robó un camarón de su plato. 
 
"¡Hey, tú!" 
 
"¿Lo quieres de vuelta?" Los dedos de Judith se cernían en sus labios. 
 
Judith respondió al pinchar una pequeña albóndiga y haciéndola estallar en su boca. 
 

 
13 
"Mira,  yo  te  dije  que  Judith  encajaría  justo",  Carmen  dijo  con  una  risa.  "Por  cierto,  señoras, si 
ustedes   están  buscando  a  alguien  con  experiencia  en  viajes  de  gays  y  lesbianas,  yo  atrapé  a 
Judith mirando la bolsa de trabajo". 
 
"Tenemos  a  un  tipo  en  Z­M  que  se encarga de eso,  pero  no se sale con muchas mujeres por lo 
que  tenemos  que  recordarle  de  vez  en  cuando  que  necesita  para  planificar  excursiones  para 
atraer a ambos", dijo Sophia. 
 
"Es  un   poco  difícil  hacer  eso",  respondió  Judith.  "Los  gays  y  las  lesbianas  tienden  a  gustar 
cosas diferentes, por lo general se tienen que ofrecer dos productos distintos". 
 
"¿Y tú te especializas en las mujeres?" 
 
"Sobre todo. A veces hacemos equipo, pero realmente me gusta hacer tours de mujeres". 
 
Sophia  sacó  una  tarjeta  y la  puso  sobre  la  mesa.  "¿Por  qué no me das una llamada la semana 
que viene?" 
 
Carmen sonrió con satisfacción y le susurró algo a Priscilla. 
 
"Claro". Judith quería pellizcarse, sin poder creer su suerte. "¿Quieres otro camarón?" 
 
Eso  provocó  una ronda de risas, después de  que  Priscilla empujó su tarjeta frente a Judith. "Y si 
alguna vez te cansas de los neoyorquinos como Sophia, ven a vernos en Chicago". 
 
"Lo haré". 
 
El  camarero  limpió  la   mesa  y  tomó  las  órdenes  de  postre.  Judith  aceptó  la  oferta  de  Carmen 
para  compartir  un  tiramisú  y  cambió asientos  con  Priscilla.  Desde  su  nuevo  en su posición, se 
dio  cuenta  de  las  manos  de  Carmen,  largas y gráciles. Un  estremecimiento pasó por ella como 
se imaginó lo que esas manos podrían hacer. 
 
Cuando  terminaron,  Sophia tomó el cheque.  "Gracias  por venir, Judith. Puesto que hablamos de  
negocios, puedo escribir esto". 
 
En  el  exterior,  Judith  sugirió  tomar  su  propio  taxi,  ya  que  ella  vivía  sólo  doce  cuadras  de 
distancia.  Pero  Carmen  no  lo  aceptó, insistiendo en  que ella y Sophia podrían ir a casa.  Al llegar  
a  su  barrio,  Judith  tomó  autoconsciencia.  El  East  Village  no  era la  peor parte de la ciudad, pero 
podría ser de mala muerte en algunos lugares. 
 
"Me encanta esta parte de la ciudad", dijo Sophia. "Es tan bohemio". 
 

 
14 
"Sí,  me   gusta  un  lugar  con  carácter",  añadió  Carmen,  por  el  que  se  inquietudes  de  Judith 
descansaron. 
 
"Realmente aprecio que ustedes me incluyeran esta noche. ¿Quién sabía convenciones podrían 
ser tan divertidas?" 
 
Sophia  le  dio  unas  palmaditas  en  la  espalda  mientras  ella  se  bajó  del  taxi.  "Simplemente 
continúa alrededor nuestro. Siempre nos las arreglamos para pasar un buen rato". 
 
Judith  se  apresuró  escaleras  arriba  y  movió  su  interruptor  de  la  luz  para  indicar  que  había 
llegado  bien.  Todavía  no  podía  superarlo.  No  sólo  era  Carmen  Delallo,  una  de las mujeres más 
bonitas que había conocido nunca, tambien sus amigas eran maravillosas. 
 
 
 
La  convención de este año ya había superado cualquier experiencia profesional  que Judith había 
tenido.  Pero  estaba  decidida  a  aprovechar  al  máximo  el  último  día  también.  Carmen  no  estaba 
participando  como  panelista  de  hoy,  aunque   Sophia  hizo  estas  declaraciones  en  la   sesión 
plenaria y Judith quería estar en la audiencia para apoyar a su nueva amiga y jefa potencial. 
 
Desde  su  asiento en  la  sección  central,  vio  Carmen  entrar con Priscilla  y las dos se sentaron a 
mitad  de  camino  de  vuelta  por  las  cuerdas,  hablando   en  voz  baja  acerca  de  algo.  Algo  que 
recordó  Judith  de  la  noche  anterior,  cuando  habían  se  susurrado  la  una  a  la  otra  en  la  cena. 
Carmen  tenía  un  aspecto  fantástico  en  un   traje  pantalón  de  color  marrón  oscuro  con  un  top 
naranja quemado. Judith se había puesto un traje pantalón hoy también, azul marino con a rayas 
de color gris y una blusa de seda gris. 
 
El  corazón  le  dio  un  vuelco  cuando  ella  levantó  la  vista  para  ver  Carmen  sonriente  en  su 
dirección.  Entonces  Carmen  hizo  un  gesto  similar  a  que  ellas   se  reunieran  en  el  pasillo 
después.  Era  lo  único  que  podía  hacer  sin  prestar  atención  a  los  oradores  durante  la  siguiente 
hora. 
 
La  sesión  terminó  finalmente  y  Judith  se  apresuró  a salir al pasillo, tratando todo lo posible para  
parecer  informal  mientras  esperaba  que  Carmen  aparezca.   Era  difícil  no  sentirse  como  una 
idiota  de   pie  alrededor  por  sí  misma  mientras  todos  los  demás  estaban  socializando.  Pero 
Judith  no  quiso perder  su  oportunidad de ver  lo que Carmen quería. Cuando por  fin emergió, fue 
inmediatamente  rodeada  por  una  media  docena  de personas que querían toda su atención. Ella 
se liberó por un momento y le entregó un sobre a Judith. 
 
"Por favor, tratar de llegar", fue todo lo que dijo antes de ser llevada lejos. 
 

 
15 
Antes  de  que  abriera  el  sobre,  Judith  sabía  que  iba  a  ir,  aunque  fuera  a  un  rally  de  camiones 
monstruo.  Lo  que  le  dio  Carmen. En cambio, fue una invitación a una cena buffet esta noche  en 
Tavern on the Green, organizada por el Grupo Delallo. 
 
El negocio de consultoría debe ser bastante bueno, pensó. 
 
 
 
"¡Zeigler­Marsh,  Judith,  es  tan  emocionante!"  Celia  estaba  casi  tan  emocionada  como  Judith 
acerca de la invitación de Sophia para llamarla la semana que viene. 
 
"Shhh, baja la voz. No es una cosa segura. Ella me pidió que la llamara". 
 
"Pero es un gran queso. Si ella te quiere allí, ella te contrata". 
 
No  sólo  era  Sophia  con  un  gran  queso  en  su  agencia,  ella  era  ahora  la  nueva  presidente  de  la 
Asociación  Profesional de Turismo. Y Celia quedó  impresionada cuando se acercó para tomar a 
su compañera de trabajo. 
 
"¿Quieres ir con Priscilla y yo?" 
 
"Claro".  Judith  tomó  su  abrigo  de  lana,  que  ella  sabía  que  iba  a  venir  muy  bien  esta  noche, 
cuando  las  temperaturas  descendieran  por   debajo   de  cero.  "Espero  que  tú  y  tus  amigos  se 
diviertan esta noche, Celia. Nos vemos mañana en el trabajo". 
 
"Hasta la vista". 
 
Priscilla  estaba  esperando  en  la  parada  de  taxis.  "Acabo  de  hablar  con  Sandra.  Ella  dijo  que 
Carmen  entregó  cuarenta  más  invitaciones  hoy  y  todos  están  en  el  restaurante  intentando 
obtener más". 
 
¿Cuarenta  invitaciones  más?  De  repente,  Judith  no  se  sentía  tan  especial.  "¿Crees  que  hay 
algo que yo pueda hacer para echar una mano?" 
 
"Tal  vez  puedes  ayudar a  entretener  a  los  agentes  de  la costa  oeste,  ya sabes, darles un poco 
de información sobre lo que pueden hacer en la ciudad, si andan alrededor mañana". 
 
"Yo  estaría  feliz  de  hacerlo". Sería  como  dar  un  recorrido,  algo  que  podía  hacer en su sueño. Y 
ella estaba especialmente contenta de poder hacer algo por Carmen para variar. 
 
Las  tres  mujeres  comprobaron  sus  abrigos  en  el  restaurante  y  se  dirigieron  a  Terrence Room, 
donde  Carmen  ya  estaba  charlando  con  los  directores  generales  y  directores  de  marketing  de  
las  cien  agencias  más  grandes  del  país.  El  Grupo  Delallo  patrocinaba  este  evento  para  

 
16 
agradecer   a  sus  clientes  y  para  lanzar  su  nuevo  servicio.  Prácticamente  todos  los  asistentes 
fue  una  decisión  de la  creadora  de  su  agencia,  todos  excepto  Judith. Pero esta noche, tenía un 
propósito,  y  sin  demora, se  dirigió  directamente  hacia  el  grupo  de  visitantes de la costa oeste y 
se  presentó.  Al  igual  que  Sofía  había  predicho,  tenían  muchas  preguntas  sobre  museos, 
exposiciones  y  galerías  de  toda  la  ciudad,   y  ella  pasó  más  de  dos  horas  que  ofreciendo 
consejos para moverse. 
 
Cuando   los  invitados  se  dispersaron  finalmente,  tomó  un  vaso  de  vino  blanco  de  un  camarero 
que pasaba. Carmen se materializó de repente delante de ella. 
 
"¿Estás teniendo un buen momento?" 
 
"Estoy teniendo un momento maravilloso. Muchas gracias". 
 
"Escuché  que  Sophia  acordado  en  que  hagas  de  guía  para  el  grupo  de  la  costa  oeste. 
Realmente aprecio eso". 
 
"Oh,  no  hubo ningún problema  con..."  Antes  de  que  pudiera  terminar la frase, un hombre al que 
reconoció  como  el  CEO  de  una  empresa  de  tiempo  compartido  se  acercó  a  Carmen  y  la 
envolvió  en  un  abrazo.  Él  tenía  un  séquito  a   cuestas  y  empujó  a  cada  hombre  hacia  adelante 
para  hacer   las  presentaciones.  Más  personas  se  unieron  al  grupo,  y  pronto  Judith  se  encontró 
fuera  del  círculo.  Era  torpe,  pero  ella  estaba  acostumbrada  a  ello. Se  volvió  hacia  la  mesa  de 
buffet y llenó un pequeño plato con aperitivos. Entonces encontró una mesa en la esquina. 
 
Sandra  se  unió a  ella  momentos  más  tarde  y  se  quitó los zapatos debajo de la mesa. "Mis pies 
me están matando". 
 
"¿Cuándo vamos a aprender a usar zapatos cómodos?" Judith bromeó. 
 
"Nunca".  Ellos  miraron  a Carmen y la gente multipropiedad. "Ese es  David Hinkle. Cada vez que 
Carmen  tiene  que  ir  a su  oficina  en  Filadelfia,  tenemos  que  empujarla  prácticamente  para  salir 
por la puerta”. 
 
Sorprendió a Judith oír que había alguien que a Carmen no le gustaba. 
 
"Observa que no tiene ninguna mujer en su grupo. Eso no es casualidad". 
 
"¿No le gustan las mujeres?" 
 
"No para la gestión. Él tiene otras nociones de donde pertenecen". 
 
Judith asintió. "Puedo ver por qué Carmen teme verlo. ¿Por qué no simplemente lo cortó?" 
 

 
17 
Sandra  se  encogió  de  hombros.  "Ella  lo  pensó,  pero  él  gasta  mucho  dinero  con  nosotros  y 
disfruta  diciéndole  cuántos  negocios  pierde  porque  no  tiene  suficientes  agentes  mujeres  
Además, ella es muy agradable... una de las mejores personas que nunca encontrarás". 
 
"Puedo  creer  eso.  Realmente  aprecio  toda  la  atención   que  me  ha  dado  este  fin  de  semana, 
sobre   todo  conmigo  incluso  durante  la  cena  de  anoche.  No  tenía  ni  idea  de  que  iban  a  ser  un 
montón de buenos amigos. Espero que a ustedes no les importara yo estuviera allí". 
 
"No,  en  absoluto.  Carmen dijo  que  traía  algo  interesante  para el  grupo y  ella tenía razón.  A  todo 
el  mundo  le  gustó  mucho  conocerte".  Sandra  se  deslizó  en sus zapatos de nuevo y se levantó. 
"Supongo que tengo que ir a hacer interferencia y mover esa gente". 
 
"Buena  suerte".  Si  las  cosas  figurativas  realmente  sucedían,  la  cabeza  de  Judith  habría 
explotado  con  la  alabanza  de  Sandra.  Ella  no  podía  creer  todas  las  cosas  maravillosas  que 
habían  sucedido  este  fin  de  semana.  Tenía  nuevos  amigos,  una  emocionante  perspectiva  de 
trabajo,  y  por  primera  vez  en  años, una dosis de  confianza en sí misma. Y se lo debía todo a un 
encuentro casual con Carmen Delallo. 
 
Cuando  la  pequeña multitud  se  dispersó,  Carmen  se  dirigió  a donde Judith estaba sentada. Sin 
decir   una   palabra,  se estiró  sobre  la  mesa  y  tomó  la  copa  de  vino  de  Judith.  En  dos  tragos,  la 
vació.  Luego  se  sacudió  de  pies  a  cabeza  y  dejó  escapar  un  suspiro  cansado.  "Gracias.  Lo 
necesitaba". 
 
"Parece que necesitas una botella entera". 
 
"Me  las  arreglaré.   Ya  casi  termina".  Ella  miró  su  reloj.  "Nos  están  echando  de   aquí  en  media 
hora. Si te animas, me vendría bien un largo paseo para relajarme". 
 
"Me encantaría". 
 
Carmen sonrió y saludó antes de regresar a sus clientes. 
 
Judith  pensó  que  las  nueve  nunca  llegarían,   pero  finalmente  lo  hizo.  Ambas  se  pusieron  sus  
abrigos,  bufandas  y  guantes  para  un  paseo   por  Central  Park  West  hacia  el  hotel.  Cuando 
salieron fuera, Judith se llevó el susto de su vida. 
 
"Supongo  que  debería  haber  preguntado   ya  estabas  viendo  a  alguien",  dijo  Carmen,  mirando 
hacia la noche. 
 
"Yo,  eh…  no,  no  lo  hago". El  mareo  se  precipitó  a  través de ella y se estremeció. Así que era la 
pieza  del  rompecabezas  que  faltaba  acerca  de  por  qué  Carmen  estaba  siendo tan amable con 
ella. Y era una pieza encantadora. 
 

 
18 
"Eso nos ahorra un momento incómodo o dos". 
 
Judith rió, sintiendo que se ruborizaba. 
 
"Yo  no  lo podía creer cuando me percaté de  tu tarjeta en el bolsillo de mi abrigo. Llamé a Sandra 
y   sólo  la  volví  loca.  Ella  me  decía  después  del  almuerzo  el  otro  día que ella  pensó  que  podrías 
ser gay, pero yo no podría decirlo. Su gaydar es mejor que el mío y ella es hetero. Figúrate”. 
 
"Si te hace sentir mejor, mi gaydar apesta demasiado también". 
 
"¿No lo sabías?" 
 
"Me lo pregunté… Yo lo esperaba". 
 
"Me  he  pasado  todo  el  fin  de  semana  en   busca   de  una  oportunidad  de  decir,  bueno,  yo  soy 
lesbiana  también.  Vamos  a  tomar  un  almuerzo".  Eso  hizo  que  las  dos rieran y Carmen la tomó 
la mano. 
 
Judith sintió el contacto de todo, a pesar de que ambas llevaban guantes. 
 
Caminaron  en  silencio  por  una  cuadra  antes  de  que  Carmen  se  detuvo,  tirando  de  Judith  para 
pararse  al  lado de la pared de piedra de cuatro pies que bordeaba la zona  de Central  Park. Poco 
a  poco,  su  rostro  se  movió  más abajo hasta que sus labios se encontraron con los de Judith en 
lo que comenzó como un beso tentativo pero rápidamente desembocaron en algo más intenso. 
 
A  Judith  nunca  la habían  besado  así,  no  por  alguien que parecía  decidida  dar  placer  a  su  boca 
con  suavidad  y  la  exploración.  La  lengua  de  Carmen  rozó  suavemente  sus  dientes  y  labios,  
buscando  más  con  cada  golpe.  Judith  se  calentó  tan  rápido  que  estaba  lista  para  arrancar  su 
ropa. 
 
"¿El resto de ti es tan bonita?" Preguntó Carmen, jadeando con anticipación. 
 
"Vas a tener que responder a eso por ti misma". 
 
"¿Eso quiere decir que usted va a venir a mi habitación?" 
 
No  era  el   estilo   de  Judith  a caer  en  la  cama  tan  rápido,  pero nadie  la  había  emocionado  tanto. 
Quería  preguntarle  a  Carmen  que  significaba  para  ellas,  pero  no  importaba.  La  gente  tenía  
asuntos en las convenciones, no relaciones. Ella se preocuparía por todo más tarde. "Sí". 
 
Carmen  salió  a  la  calle  y paró un  taxi.  En  pocos  minutos,  llegaron  al  hotel, que habían limpiado 
considerablemente  desde el levantamiento de la convención. Volaron pasando el vestíbulo hasta 

 
19 
el  ascensor,  donde  Carmen  asfixió  a  Judith  con  un   beso  lujurioso  en  cuanto  las  puertas  se 
cerraron. "¿Está el calentamiento?", preguntó. 
 
"He estado más que caliente en los últimos treinta minutos". 
 
Entraron  en  su  habitación, una  suite  enorme,  con  un  dormitorio  y  baño  a un lado. Una pequeña 
bandeja  de  postres  se  asentó  en  la  mesa  de  café y que Carmen enganchó en su  camino hacia 
el  dormitorio.   Ella   la  dejó  sobre  la  cómoda  y  se  volvió,  quitándose  el  abrigo  y  los  guantes  y 
arrojándolos sobre una silla. 
 
Judith  hizo   lo  mismo,  también  quitándose  los  zapatos.  Nunca   antes  había  tenido  relaciones 
sexuales  que  hacían  juego  con  la  intensidad  de  los  besos  de  Carmen.  Esta  sin  duda sería una 
noche  que  no  olvidaría,  y  una  que  esperaba   que fuera  el  comienzo  de  lo  más  hermoso  de  su 
vida. 
 
Carmen  deslizó  sus  manos  debajo  de  las  solapas  de  Judith  y  empujó  la  chaqueta  de  los 
hombros.   Al  igual  que  las  langostas  hambrientas,  sus  dedos  invadieron  la  piel  desnuda  en  el 
cuello  de  su  camisa  de  seda.  Cayeron  sobre  la  cama  king­size  y  con  Carmen  enrollada  en  la 
parte  superior.   "Estoy  arruinando  tu traje",  murmuró,  con  la  inmersión  de  su  lengua  en la  oreja 
de  Judith.  Luego  continuó  con  otro  beso  abrasador,  todo  el  tiempo  con  sus  dedos  detrás   y 
debajo pasando la parte de atrás de sus nudillos contra el pecho cubierto de seda de Judith. 
 
"Y es el mejor. Tenía que hacer algo para llamar tu atención". 
 
"La tienes del todo, desde la primera vez que te vi". 
 
"¿Cuando me mostraste tu sándwich? Eso fue tan tonto". 
 
"Yo estaba coqueteando. Quería verte lamer tus labios". 
 
"Admítelo. Sólo me notaste porque Bob Durbin me plantó". 
 
"No". 
 
"Entonces debe haber sido por mi bautismo de sopa". 
 
"No otra vez". 
 
Todo  había  comenzado  como  una  inquisición  juguetona,  pero  las  negativas  de  Carmen  habían 
despertado su curiosidad. "¿Entonces por qué?" 
 
"En realidad, te vi porque me recuerdas a alguien". 
 

 
20 
Eso no era la respuesta que Judith había esperado. "¿Alguien…  que conoces?" 
 
"Una amiga mía de Chicago. Una buena amiga". 
 
Judith  trató  de  quitarse  de  encima  la  sensación  de incomodidad. "¿Era alguien con quién solías  
estar? ¿Alguien con quien… estuviste?" 
 
Por  primera  vez,  Carmen  parecía  incómoda  también.  "No  es  un  gran  problema.  ¿Por  qué  no 
hablamos  de  otra cosa?"  Besó  a  Judith  en  la  mandíbula.  "O  mejor aún,  dejamos  de  hablar  por  
completo". 
 
Judith luchó para sentarse. "No creo que yo haya terminado con esto. ¿Quién es esa persona?" 
 
Carmen  suspiró  y  se  dejó  caer sobre  la cama. "Ella es una amiga mía. Su nombre es Rebecca 
y fuimos juntas a la universidad. Me enamoré de ella, pero ella es hetero". 
 
"¿Y todavía guardas una esperanza?" 
 
"Ella está casada. Nunca hubo lío con eso. Pero seguimos siendo amigas". 
 
"¿Y me parezco a ella?" 
 
Carmen asintió, mirando a otro lado. "Ustedes podrían ser hermanas". 
 
Un  largo   y  silencioso  momento  pasó  antes  de  que  Judith  dejara  escapar  un  gran  suspiro. 
Debería  haber  sabido  que  una  mujer  como  Carmen   Delallo  no  podría  solo  distinguirla  de  una  
multitud al azar. "¿Todos tus amigos saben de Rebecca?" 
 
"See". 
 
"¿Y todos pensaron que me parecía a ella?" 
 
"See". 
 
Judith gimió. "Creo que esto me está asustando". 
 
"No  lo  hagas  peor  de  lo  que  es.  Todo  lo  que  dije  fue  que  te  parecías  a  ella.  No  es  como  que 
estoy fingiendo que lo eres". 
 
"No,  pero  me  siento como que no me estás viendo. O si  lo haces, entonces no soy una persona  
de verdad". 
 
"¿Y yo, Judith? ¿Qué es lo que te parece tan atractivo?" 

 
21 
 
"¿Qué tal todo? Eres hermosa… eres sexy. Diablos, eres Carmen Delallo, por amor de Dios". 
 
"Correcto.  Así  que  no  soy  una  persona  real  para  ti  tampoco.  Yo  no  soy Carmen.  Soy  Carmen 
Delallo, jefa de una empresa y amiga de todos los que mueven los hilos”. 
 
Judith  fue  sacudida  por  la  verdad  de  las  palabras   de  Carmen.  Ella  no  estaba  en  esta  sala  en 
esta  noche  porque  tenía  sentimientos  por  Carmen,  era  porque  estaba  deslumbrada  por   la 
atención  de  alguien  tan  fabuloso.   La  revelación  la  hizo  avergonzarse.  "Tienes  razón.  Apesto  
también". 
 
Carmen se rió entre dientes. "Eso en cuanto a nuestras fantasías, ¿eh?" 
 
"No es broma. Es  una buena cosa que no conseguimos ir demasiado. Estoy un poco pasada de  
moda cuando se trata de querer escuchar mi propio nombre gritado en el calor del momento". 
 
"Y he estado practicando y todo". 
 
Judith tiró de su hombro. "No lo hiciste". 
 
"Judith", Carmen gimió. "¡Oh, Judith!" Ella cerró los ojos y contorsionó su rostro. "¡Ju... dithhh!" 
 
Que  envió  a  las  dos  a  un  ataque  de   risa  y  Carmen   se  levantó  para  conseguir  la  bandeja  de  
postres. Cuando ella se sentó, tomó un petit­four y lo ofreció en los labios de Judith. 
 
"Ya hemos tenido postre, sabes", dijo Judith, mordiendo la mitad. 
 
Carmen  se  comió  el  resto  y  murmuró,  "Piensa  en  ello  como  el  premio consuelo por no llegar a 
tener relaciones sexuales". 
 
Judith  tomó  su  chaqueta  y  se  la  puso,  caminando  hacia  el  espejo  para  arreglarse  el  cuello. 
Luego  se  volvió  y  miró  a  Carmen,  que  estaba  sombríamente  mirando  al  suelo.  Aunque  las 
cosas habían acabado en un tono divertido, el aire estaba cargado de decepción. 
 
"Siento que las cosas no funcionaran, Carmen. Gracias por un gran fin de semana". 
 
"Yo también lo siento. ¿Quieres que te acompañe abajo?" 
 
Judith negó con la cabeza. "Voy a estar bien. ¿Me harías un favor y das mis disculpas a Sophia? 
No quiero presionarla". 
 
"Aw,  adelante  y  llamala.  Todos  somos  adultos  y  yo no tenemos que decirle nada de esta noche 
Además, creo que podrían usar a alguien como tú en Z­M". 

 
22 
 
Judith  se  inclinó  y  la besó en la mejilla, luego se metió en sus zapatos. Saco en mano, se volvió 
por última vez y sonrió. "Puede que no lo sabes, pero creo que eres una muy buena persona". 
 
 
 
"...  Sí, puede empezar la gira en Ginebra, pero no para el  presupuesto que me dio". Judith  cubrió 
el  teléfono  y dejó  escapar  un  suspiro  de  frustración  que envió su flequillo hacia el cielo. "Debido 
a que los hoteles son el doble de costosos de lo que son en Frankfurt". 
 
Ella  vio  como  Celia  se  levantó  de  su  escritorio  para saludar al  repartidor de flores, que le regaló 
una  docena  de  rosas  rojas  y  rosadas.  Celia  y  su  amiga   Cindy  habían  elevado  su  amistad  al 
romance el fin de semana, y Judith estaba feliz por ellas. 
 
"Claro,  podemos  empezar  de  nuevo.  Pero  si  quieres  que  me  ponga  en  esto,  ustedes  deben 
estar  en  la  misma  página  y  decirme  lo  que  quieren".  Ella  solía  ser   más  diplomática,  pero  su 
paciencia  con  estas  mujeres  ­  que  habían  cambiado  sus  planes  de  cinco  veces  ­  se  estaba 
desvaneciendo  rápidamente.  "Está  bien,  me  dan  una  llamada  y  vamos  a  tratar  de  nuevo”.  Ella  
colgó y cerró la carpeta. 
 
"¿La gente les gusta sólo volverte loco?" 
 
Judith  se  encogió  de  hombros.  "Ya  sabes  cómo  es.  Se  entusiasman  y  empiezan  sacando 
mapas  y   libros  de  viajes.  Entonces  ellos  ven  lo  cerca  que  están  de  otro  lugar  que  quieren  ir". 
Celia,  obviamente,  había sentido  su  falta  de  humor  y fue restando importancia al hecho que ella  
acababa de recibir flores para el Día de San Valentín. "Son muy bonitas". 
 
"Gracias. Cindy es un encanto". 
 
Judith  seguía  sintiendo  el  aguijón  de lo  que  había sucedido con Carmen la noche del domingo, y 
no  era  sólo  la  vergüenza  persistente  sobre   cómo  ella   se  había  comportado.  También  había 
comenzado  a reconocer algunos de sus sentimientos acerca de Carmen que eran genuinos,  en 
absoluto  ligados  a lo  importante  que  era,  o  a  quienes  eran  sus amigos.  Era  curiosa  la  manera 
en  que  ella  había gemido  su  nombre  y  roto  la  tensión  en lo  que  podría  haber  sido  un  momento 
muy  incómodo.  Y  entonces ella se había alimentado  juguetonamente de su postre y se ofreció a 
acompañarla  a  la  salida.  Carmen  Delallo  ­  la  mujer,  no  la  directora  de  la  empresa  ­ en realidad 
era una persona dulce. 
 
"Guau,  no  sabía esto",  dijo  Todd,  saliendo  de  su  oficina  con  el  New  York Times. "Orlando es el 
destino  de  vacaciones  número uno en el país, pero apuesto a que nadie me puede decir cual es 
el número dos". 
 
Al unísono, Judith, Celia, y los otros dos agentes chillaron "Branson, Missouri". 

 
23 
 
Todd  miró  a  todos  ellos  con  asombro.  "Así  que  ¿cómo  es que no estamos haciendo dos viajes 
a la semana a Branson? ¿Quién está en eso?" 
 
Judith  entornó  los  ojos a  Celia,  quien  se  tapó  la  boca  para ocultar una risita. Todd simplemente 
no lo entendía en absoluto. 
 
Un  segundo  repartidor  entró  por  la  puerta,  esta  vez  llevando  un  arreglo  magnífico  que  atrajo  la 
atención  de  todos.  El  jarrón  de  cristal  con  tulipanes  desbordaban  de  tallos  largos  en  blanco  y  
lavanda. 
 
"¿Judith O'Shea?" 
 
Ella se quedó boquiabierta, sin palabras al escuchar su nombre. Sin duda, había algún error. 
 
"Está  allí",  dijo  Celia,  asintiendo  con  la  cabeza  en  dirección  a  ella  con  una  sonrisa  cada  vez 
mayor. 
 
Judith  buscó  en  el  bolsillo  una  propina  e  hizo  un  lugar  en  su  escritorio para  el  ramo  fragante. 
Nerviosa, ella arrancó el sobre pequeño de su soporte y retiró la tarjeta. 
 
Las rosas son rojas 
Los tulipanes son la lavanda 
¿Qué es lo que haría falta  
para entrar en tu agenda? 
 
Debajo  del poema  era  el  número  de teléfono de Chicago que había aprendido de memoria hace 
sólo cuatro días. 
 
Judith  sacó  su celular  de  su  escritorio  y se  dirigió  hacia  la puerta, parando por el perchero para 
abrigarse. "Creo que voy a dar un pequeño paseo". Ella miró a Celia y atrapó un guiño. 
 
"Tómate tu tiempo. Vamos a mantener la fortaleza". 
 
Un  lugar  como  New  York  no ofrece mucho de vida privada, pero Judith siempre había apreciado 
lo  fácil  que  era mezclarse con el tejido de la ciudad. Ella caminó rápidamente a un parque a tres 
cuadras  de  distancia  y  se  instaló  en  un  banco,  repasando  en  su  mente  lo  que  quería  decir. 
Finalmente, ella respiró y marcó. 
 
"Gracias por llamar a Grupo Delallo. ¿Dónde debo dirigir su llamada?" 
 
“Soy Judith O'Shea. Me gustaría hablar con Carmen, por favor". 
 

 
24 
Momentos  después,  la  línea  fue  respondida  por  una  voz  familiar.  "Judith", Carmen  gimió.  "Oh, 
Judith". 
 
Ella se echó a reír. "Me encanta una llamada obscena en medio del día". 
 
"Estoy  muy  contenta  de  que  llamaste",  dijo  Carmen  en  serio.  "Me  preocupaba  que  no  lo 
hicieras". 
 
"¿Cómo no? Las flores son hermosas". 
 
"Me  alegro  de  que te  gustaran.  Yo,  eh...  resulta  que  tengo  que  estar  en  Zeigler­Marsh  para  una  
reunión  el  viernes  y  me  preguntaba  si  tal  vez…  tu  podrías  estar  interesada  en  cenar  y  ver  un 
show". 
 
Sí,  Judith  quería  volver  a  verla,  más  que  nada.  Pero   conociendo  a  Carmen,  ella  haría 
reservaciones  en  uno  de  los  restaurantes de moda  y la apuntaría a los mejores asientos para el  
espectáculo más popular en la ciudad. "Me encantaría, pero con una condición". 
 
"¿Qué es eso?" 
 
"Yo  quiero  que  te  quedes  más  y pases el día  siguiente conmigo en Village". Quería que Carmen 
viera su propio mundo, por si acaso la verdadera Judith no era alguien que quería en su vida. 
 
"Suena como una aventura". 
 
"¿Tenemos un trato?" 
 
"Tenemos un trato. Y no puedo esperar". 
 
"Yo tampoco". 
 
"Judith,  yo realmente siento lo de la semana pasada. Puedes no creer esto, pero llegué a  casa y 
me di cuenta de que Rebecca no tenía nada que ver con lo que yo sentía por ti". 
 
"Te creo. Porque me di cuenta de que había más que tú siendo una empresaria hot­shot". 
 
"¿Crees que eso significa que podría haber algo ahí?" 
 
"Espero  que  sí.  Estoy  segura  que  me  gustaría  averiguarlo".  Judith  sintió  una oleada de vértigo ­ 
la  misma  que  había  sentido  durante  el  fin  de semana cuando Carmen demostró su atención ­ y 
se obligó a bajar a la tierra. "Pero esta vez, quiero llegar a conocer a la verdadera Carmen". 
 
"¿Y si la verdadera Carmen no es tan especial?" 

 
25 
 
"Apuesto a que lo es". 
 
 
 
kgmacgregor@yahoo.com 
 
¡Feliz día de San Valentín a todos! Y gracias a la Academia por la celebración de este año. 

 
26