You are on page 1of 7

Universidad de Carabobo

Facultad de Ciencias Económicas y Sociales


Escuela de Derecho
Asignatura: Derecho Romano I

Resumen Patricio – Plebeyos


Epoca Imperial

Sección 84 Autor:
Turno Noche López, Larry Daniel
C.I. V-8.833.323

Valencia, febrero de 2016


A manera de resumen, se plantea la situación de conflicto que
se presentaba entre los patricios y los plebeyos, en donde se ejercía
una la lucha por la igualdad. Situación que se presentó tras expulsar a
los reyes etruscos, por cuanto Roma se convirtió en una República
regida por la nobleza patricia. Pero los plebeyos, que constituían el
grueso del ejército romano, no gozaban de derechos políticos. Hartos
de esta injusta situación acabaron por rebelarse contra los patricios.

Tras la caída de la monarquía romana en 509 a.C., el paso al


régimen republicano no sólo afectó a las instituciones del Estado, sino
que influyó directamente en la sociedad. Los patricios tomaron
posesión de las mejores y más grandes parcelas de terreno d urante el
proceso de privatización de la tierra, mientras que los plebeyos
contaban con minúsculas propiedades o se dedicaron al artesanado, al
comercio o eran asalariados de los patricios.

Por otro lado, en el ámbito político, los patricios tenían el ma ndo


total, acaparando los puestos en el Senado, mientras que los plebeyos
aún no poseían nada de eso, incluso había ausencia de poseer
conciencia de grupo lo que dificultaba su unión como comunidad para
hacer frente de modo común a sus problemas. Por ello, el patriciado
se convierte en un grupo aristocrático cerrado, mientras que entre los
plebeyos, surge la aparición de una élite económica plebeya
enriquecida principalmente gracias al comercio y que está dispuesta a
liderar la lucha por la igualdad política, por cuanto esta élite plebeya
quería participar también en las decisiones del Estado.

Pinceladas de las causas del conflicto, se puede dividir la misma


en tres grupos. En primer lugar, hubo una causa política, en el que la
plebe quería la igualdad de derechos y, de manera especial, conseguir
el acceso al desempeño de la magistratura suprema y al consulado.

En segundo lugar, la plebe quería tener acceso al reparto


equitativo del ager publicus (tierras que se conseguían principalmente
gracias al dominio sobre poblaciones vecinas), en el que se producía
un acaparamiento por parte del principado. Esta situación injusta se
acrecentaba debido a que los plebeyos participaban en gran
proporción en el ejército centuriado que conquistaba esas tierras sin
participar después en los beneficios.

En tercer lugar, es la progresiva situación de endeudamiento y


crisis económica de la plebe que estaba ligada a actividades de tipo
artesanal y comercial y que salieron perjudicadas por la revolución
antimonárquica. Esta situación de endeudamiento llegó a provocar
incluso la esclavitud para saldar las deudas contraídas.

En el texto de Tito Livio, se narra principalmente como causa el


tercer punto en el que el endeudamiento contraído por un plebeyo y
antiguo miembro del ejército, causado por la devastación de sus
tierras debido a la guerra contra los sabinos y a los impuestos e
intereses que tenía que pagar, provocó que pierdan todos sus bienes e
incluso su libertad, pasando a ser esclavos del patricio del que era
deudor.

En ese texto en concreto, se narra que este hecho provoca la


indignación de la plebe y que es el detonante del estallido de la plebe
para reclamar sus derechos a la oligarquía patricia dominante
entonces de la escena política romana.
Situación ésta, que se presentó en los inicios del siglo V a.C.,
concretamente en el año 494 a.C., en el momento previo a la guerra
contra los volscos y comentándose la rebelión de los plebeyos como
consecuencia de las deudas y que trae como consecuencia la retirada
de la plebe del ejército, refugiándose en el Monte Sacro (Aventino),
sede de su triada religiosa (Ceres, Liber y Libera) y que trae como
consecuencia la creación de medidas tomadas por el cónsul Servilio
en favor de los plebeyos para así poder hacer frente a la amenaza de
los volscos.

Toda esta situación, se presentaba como un amargo dolor,


porque debían los plebeyos, verter su sangre en defensa de la
República, pero no podían elegir a sus magistrados, esa era la real
situación en ese momento. Los plebeyos, fueron la punta de lanza de
las conquistas de Roma, pero muchos acabaron arruinados porque el
servicio militar les impedía cultivar sus campos. Éstos eras los que
constituían el grueso del ejército, pero no gozaban de derechos
políticos. Hasta que, hartos de esta situación, se enfrentaron a la
aristocracia patricia.

Es oportuno resaltar que, durante los primeros siglos de la


República, la política romana estuvo dominada por la lucha entre los
plebeyos y los patricios, los aristócratas que controlaban el poder.
Esta lucha política y social terminó fijando, según quién escribiera,
esas imágenes del patricio tiránico y del no menos tiránico y
descarado plebeyo.

Entonces, en el año 494 a.C., se asistió a un espectáculo


inédito: los soldados, todos plebeyos, se negaron a combatir bajo las
órdenes de los magistrados republicanos, todos patricios, y se
retiraron a un monte cercano, para unos el Monte Sacro y para otros el
Aventino. Allí le hicieron saber del descontento que tenían a los
patricios.

Sucede pues, que los plebeyos se negaban a luchar y a


participar de la vida común si no se les daba franco acceso a las
magistraturas desde las que se dirigía la República o, al menos, si no
se les permitía nombrar a magistrados para gobernarse a sí mismos.
Con esta secesión nació una primera institución: la Asamblea de la
plebe.

Con el paso de los años, los plebeyos consiguieron que las


leyes se pusieran por escrito, para evitar que los magistrados patricios
se aprovecharan del hecho que sólo ellos las conocían. Los plebeyos
también consiguieron levantar la prohibición que les impedía casarse
con patricios. Igualmente, lograron que se constituyeran las primeras
asambleas plebeyas, y que las decisiones de los plebeyos también
afectaran y obligaran a los patricios.

Estas concesiones, que llevaron más de un siglo de lucha y


otras dos secesiones conocidas, en 471 y 449 a.C., se plasmaron en
una serie de leyes que abrieron resquicios a los plebeyos en el sólido
y opaco mundo de la política republicana patricia.

Mientras la historia refleja que no hubo cónsules plebeyos hasta


el siglo IV a.C., los Fastos Consulares (las listas de cónsules que
conservaban sus nombres) contienen nombres plebeyos ya en el siglo
V a.C. Otras partes de su relato son difíciles de creer: que, por
ejemplo, el conflicto fuese algo puramente político, solucionado sin
derramamiento de sangre; y no de una vez, sino en un proceso que
duró nada más y nada menos que doscientos años.

Las concesiones a los plebeyos se realizaron en momentos de


extrema necesidad por la existencia de invasiones o guerras muy
peligrosas para la supervivencia del propio Estado. En todo caso, la
larga duración de esta pugna parece indicar que ni los plebeyos
estaban unidos en sus reivindicaciones, ni el recurso a la secesión dio
todos los frutos esperados, ni los patricios se opusieron en bloque a
conceder derechos a los plebeyos. La formación de una nueva nobleza
de patricios y plebeyos enriquecidos cerró el conflicto entre ellos, pero
abrió otro que enfrentó a esta nueva clase y los pleb eyos pobres.

Sin entrar en detalles, en los siglos posteriores al fin del


conflicto entre patricios y plebeyos, los enfrentamientos políticos ya no
fueron causados por la diferencia social debido a una cuestión de
origen y cuna. Los nuevos enfrentamientos fueron causados por la
aristocracia conservadora y por los populares, reformistas que se
apoyaban en la Asamblea del Pueblo, que buscaban realizar reformas
de las leyes que favorecieran un reparto más equitativo de las tierras
entre el pueblo debido a la acumulación de riqueza en una oligarquía
dirigente. Estos enfrentamientos entre dos facciones romanas
opuestas desembocaron a lo largo del siglo I a.C. en diversas guerras
civiles y en el fin de la república.
Bibliografía básica

Varios Autores. Historia Antigua Universal III. Historia de Roma.


UNED. 2012

Pastor, Bárbara. Breve Historia de Roma I. Monarquía y República.


Ediciones Nowtilus. 2011

Barceló, Pedro. Breve historia de Grecia y Roma. Alianza. 2004

Varios Autores. El dualismo patricio-plebeyo. Ediciones Akal. 1990

Livio, Tito. Los orígenes de roma. Biblioteca Básica (Gredos). 2011