You are on page 1of 6

“Destreza en la Estrategia”,

Trabajo sobre el capítulo “Destreza en la estrategia”, del libro “El Proceso Estratégico”
de H. Mintzberg y J.B. Quinn, Editorial Prentice Hall Hispanoamericana, Mexico, 1993.

1) El concepto de Estrategia

2) Perfil del Estratega

3) Enfoques anteriores y actuales sobre Estrategias


EL CONCEPTO DE ESTRATEGIA

“Los administradores son artesanos y la estrategia es su arcilla”


Múltiples Interpretaciones:
El concepto de estrategia ha sido objeto de múltiples interpretaciones, de modo que no existe una
única definición. No obstante, es posible identificar cinco concepciones alternativas que, si bien
compiten, tienen la importancia de complementarse:
Estrategia como Plan
Un curso de acción conscientemente deseado y determinado de forma anticipada, con la finalidad
de asegurar el logro de los objetivos de la empresa. Normalmente se recoge de forma explícita en
documentos formales conocidos como planes.
Estrategia como Táctica
Una maniobra específica destinada a dejar de lado al oponente o competidor.
Estrategia como Pauta
La estrategia es cualquier conjunto de acciones o comportamiento, sea deliberado o no. Definir la
estrategia como un plan no es suficiente, se necesita un concepto en el que se acompañe el
comportamiento resultante. Específicamente, la estrategia debe ser coherente con el
comportamiento.
Estrategia como Posición
La estrategia es cualquier posición viable o forma de situar a la empresa en el entorno, sea
directamente competitiva o no.
Estrategia como Perspectiva
La estrategia consiste, no en elegir una posición, sino en arraigar compromisos en las formas de
actuar o responder; es un concepto abstracto que representa para la organización lo que la
personalidad para el individuo.
El gran aporte de Henry Mintzberg consiste en un enfoque integrador de las distintas perspectivas y
la toma de posiciones en diversos temas que tradicionalmente son objeto de debate en el campo de
la ciencia de la administración.
A continuación, se exponen los puntos más salientes de su ensayo:

Las Estrategias son tanto planes para el futuro como patrones del pasado
Los enfoques clásicos del concepto de estrategia la definen como un “proceso a través del cual el
estratega se abstrae del pasado para situarse mentalmente en un estado futuro deseado y desde
esa posición tomar todas las decisiones necesarias en el presente para alcanzar dicho estado.”1
De esta definición se destaca el concepto de estrategia como un plan puramente racional y formal
que se define hacia el futuro con total prescindencia del pasado.
Bajo esta misma línea de pensamiento, Jean Paul Sallenave2 expone la existencia de dos enfoques
antagónicos en los modelos intelectuales estratégicos, para inclinarse finalmente por el segundo de
ellos:
Enfoque de preferencia: afirma que el futuro es la “continuación del presente, que, a su vez, es la
prolongación del pasado”.
Enfoque prospectivo: según este enfoque, el futuro no es necesariamente la prolongación del
pasado. La estrategia puede concebirse independientemente del pasado.
Henry Mintzberg no niega la importancia de mirar hacia al futuro y de impulsar visiones creativas,
pero introduce un concepto clave: la existencia de patrones de comportamiento organizacional que
dependen en gran medida de las experiencias pasadas. La experiencia que surge de las acciones
pasadas –deliberadas o no- no dejan de hacerse sentir, proyectándose hacia el futuro. Así, el
estratega sabe con precisión que le ha funcionado y qué no ha servido en el pasado; posee un
conocimiento profundo y detallado de sus capacidades y de su mercado. Los estrategas se
encuentran situados entre el pasado las capacidades corporativas y el futuro de sus oportunidades
de mercado.
En consecuencia, al incorporar la importancia de las experiencias pasadas, su concepto de
estrategia se aparta de la concepción clásica, para arribar al primer concepto clave:
Las estrategias son tanto planes para el futuro como patrones del pasado

Estrategias deliberadas y Estrategias emergentes

En el campo epistemológico son conocidas dos corrientes rivales que tratan de explicar el proceso
de generación de conocimiento científico: el método deductivo y el método inductivo. Bajo el primero
1
Bernardino Bagur, Revista de Administración de Empresas – Ediciones Arindo S.A.
2
Jean Paul Sallenave, “Gerencia y Planeación Estratégica” – Grupo Editorial Norma
de ellos, toda acción está precedida por un conjunto de expectativas e hipótesis. El método
inductivo, en cambio, primero realiza la acción y posteriormente arriba a la formulación de hipótesis
para sus modelos.
Este mismo debate se presenta en el campo del management. En el orden nacional, el Dr. Federico
Frischknecht ha titulado a su obra “De las Ideas a la acción.... y de la acción a las ideas!”, en una
clara referencia a la importancia de la retroalimentación que cierra un circuito de “pensamiento –
acción – pensamiento …-”.
Henry Mintzberg se introduce en estos temas al reconocer la existencia de “estrategias deliberadas”
y “estrategias emergentes” como puntos límites de un continuo a lo largo del cual se pueden
encontrar las estrategias que se “modelan” en el mundo real.
En efecto, si bien es lógico imaginar que “primero se piensa y después se actúa”, no menos
importante -e igualmente lógico- es plantear que al momento de ejecutarse las ideas se produzca un
proceso de aprendizaje a través del cual “la acción impulse al pensamiento” y de esta forma surja
una nueva estrategia. Sencillamente, las estrategias pueden formarse como respuesta a una
situación cambiante, o pueden ser generadas en forma deliberada.

“No se requiere que las estrategias sean deliberadas, es posible asimismo que, en mayor o menor
medida, surjan

El aprendizaje estratégico

Detrás de lo expuesto en el apartado anterior, se encuentra el concepto del “aprendizaje


estratégico”. Ningún estratega “piensa unos días y trabaja otros”, por el contrario, está en constante
sincronización “ideas – acción” sin perjudicar el lazo vital de retroalimentación que las une.
Este concepto implica que de alguna forma “todos lo niveles de la organización son estrategas”. La
noción de que la estrategia es algo que debe generarse en los altos niveles, muy lejos de los
detalles de la actividad diaria, es una de las más grandes falacias de la administración estratégica
convencional.
Mientras una estrategia exclusivamente deliberada impide el aprendizaje una vez que ha sido
formulada, una estrategia emergente lo promueve y estimula. En efecto, el aprendizaje se da sobre
la marcha...
Sin embargo, ha de tenerse en cuenta que, así como las estrategias deliberadas impiden el
aprendizaje, el desarrollo de estrategias de forma exclusivamente emergente impide el control.
Finalmente, puede concluirse:
“Las estrategias mas eficaces son aquellas que combinan la deliberación y el control
con la flexibilidad y el aprendizaje organizacional"

El cambio organizacional

Según la teoría del cambio organizacional los estrategas tienen que escoger entre tratar el cambio
en forma incremental y lineal, o en forma fundamental y diagnóstica. Si se opta por una estrategia
de “cambio incremental”, lo probable es que se atienda “primero a lo primero” y que los cambios
necesarios se hagan en orden, uno por uno. Si se elige una estrategia de “cambio fundamental”,
las consecuencias para la organización son que la organización misma, sus partes y sus relaciones
cambiarán simultáneamente. La efectividad de estos enfoques rivales es motivo de debates, con
adherentes de gran peso en ambos casos. Veamos dos ejemplos:
Eliyahu Goldratt, en su obra “La meta”3 señala que “toda empresa, en el proceso de llegar a su
meta, se encuentra con uno o mas cuellos de botella. Si no fuese así, la empresa tendría un lucro
infinito”. Según su enfoque, una vez que un cuello de botella es superado, se genera un feed-back, y
se identifica una nueva restricción sobre la cual trabajar. Este proceso permite la mejora continua de
los resultados, a través de la administración de cambios incrementales implementados según un
ordenamiento específico: la importancia de su incidencia negativa en el logro de los objetivos.
Richard Beckhard y Wendy Pritchard4, en cambio, se enrolan en el enfoque del “cambio
fundamenta”. Los líderes de la organización deben tener una visión clara del estado final que
desean para todo el sistema, incluyendo dimensiones tales como su negocio, su organización y sus
maneras de trabajar. Esa visión debe actuar como fuerza integrante de una multitud de cambios
aparentemente dispares que hay que efectuar. El plan para hacer los cambios debe ser
integrado.
Al respecto, Mintzberg despliega un razonamiento de naturaleza kuhniana5: ambos enfoques son
efectivos, la clave es saber cómo y cuando promover el cambio. La “teoría cuantitativa” -en la cual
se apoya- señala que durante la mayor parte del tiempo se sigue una misma orientación estratégica
signada por el cambio “evolutivo”, hasta que la organización pierde sincronización con el medio
ambiente y se hace necesario un drástico viraje estratégico en el que se alteran muchos de sus
patrones. Este disturbio revolucionario provocó un “salto” hacia una nueva estabilidad.
En primer lugar, hay que considerar que el concepto mismo de la estrategia está arraigado a la
estabilidad y no al cambio; la ausencia de estabilidad implica ausencia de estrategia pues no habrá
ningún rumbo hacia el futuro ni patrón del pasado.
Hecha esta primera apreciación, identifica dos períodos distintos de comportamiento organizacional
según el momento:

“Desarrollo Normal” “Revolución Cuantitativa”

Se produce un viraje estratégico radical,


Gobierna la estabilidad: los cambios impulsado por turbulencias del medio
estratégicos son incrementales, pero dentro de ambiente, en el que se producen cambios en
la misma orientación. la misión, la identidad, las relaciones entre los
interesados clave, en la forma de trabajar y –
fundamentalmente- en la cultura.

Se da la mayor parte del tiempo. Las reorientaciones estratégicas ocurren a


través de saltos cuantitativos breves y
concisos.

El énfasis está puesto en la eficiencia: al Es énfasis está puesto en la eficacia: es el


hacerse “más de lo mismo” se goza de los momento de la experimentación y la
beneficios de la curva de aprendizaje, lo que creatividad, en el afán de adaptarse a las
permite ganar en eficiencia, al tiempo que se nuevas condiciones del medio ambiente.
desarrollan cualidades distintivas y se refuerza
la identidad

Es el tiempo de “cosechar” Es el tiempo de “sembrar”

Se caracteriza por la rigidez y el control Se caracteriza por la flexibilidad y la


experimentación

3
Eliyahu Goldratt. “La Meta” (1.994) – Ediciones del Castillo (México)
4
Richard Beckhard y Wendy Pritchard. “Transformación total” – Grupo Editorial Norma
5
La tesis de Thomas Kuhn respecto del progreso del conocimiento identifica “períodos de actividad científica normal” en los
que la ciencia progresa en forma lineal y acumulativa, y “períodos extraordinarios” que corresponden a momentos de
“revolución científica”. Estos últimos tienen lugar con rupturas “no acumulativas” que se presentan cuando surgen problemas
extraordinarios, también denominados anomalías.
PERFIL DEL ESTRATEGA

El rol del “modelador” de estrategias


El estratega no es sólo un planificador o un visionario sino un sujeto en continuo aprendizaje para
gobernar un proceso en el cual las estrategias y las visiones pueden surgir, así como pueden ser
concebidas de manera deliberada.
La dedicación, experiencia, el toque personal, el dominio del detalle, el sentido de la armonía y la
integración, la emoción y la pasión, son los ingredientes básicos para el éxito del estratega.
En función de todo lo expuesto, es posible identificar cuatro puntos a tener en cuenta:
Administración de la estabilidad
Si las estrategias requieren de estabilidad, los estrategas no tendrían que obsesionarse con generar
cambios fundamentales. Por el contrario, deben mantener la orientación, ganar en eficiencia
centrándose en los procesos y reforzar la identidad y las características distintivas.
Detección de discontinuidades
Sin perjuicio de lo indicado en el punto anterior, es probable que el hecho de “hacer más de lo
mismo” provoque que la organización pierda sincronización con el medio ambiente. El reto real del
estratega consiste en detectar las sutiles discontinuidades que puedan dar indicios de la necesidad
de cambios fundamentales. Para ello el estratega deberá tener la mente ágil y una clara
comprensión de la situación.
Conocimiento del negocio
El líder no puede “diseñar estrategias” alejado de los detalles operativos de su negocio. Por el
contrario, allí, en la línea de acción, es donde se encuentra la mejor información, la que permite
detectar oportunidades y aprender por la contrastación entre las ideas y los hechos.
Administración de patrones
La labor del gerente no consiste sólo en preconcebir estrategias, sino también reconocer su
surgimiento en cualquier otra parte de la organización e intervenir cuando sea necesario.
ENFOQUES ANTERIORES Y ACTUALES SOBRE ESTRATEGIAS

Innovación de Conceptos
Como resumen de lo expuesto en las secciones anteriores y con el objeto de resaltar los principales
aportes de Henry Mintzberg, se expone el siguiente cuadro comparativo:

Concepto Enfoque Anterior Henry Mintzberg

Definición de “Proceso racional a través del cual el “La estrategia debe ser definida a través
Estrategia estratega se abstrae del pasado para de la integración y complementariedad
situarse mentalmente en un estado futuro de sus distintas acepciones: como Plan,
deseado y desde esa posición tomar como Pauta, como Táctica, como
todas las decisiones necesarias en el Posición y como Perspectiva”
presente para alcanzar dicho estado.”

Génesis de la Estrategia “Las estrategias eficaces son “No se requiere que las estrategias sean
formalmente diseñadas a través de un deliberadas, es posible asimismo que, en
proceso analítico que llevan a cabo los mayor o menor medida, surjan”
máximos responsables de la
organización”

Cambio Incremental

“El cambio debe implementarse en forma


incremental y lineal. Debe atenderse
“primero a lo primero”, implementándose
Cambio Organizacional los cambios necesarios según su orden “Ambos enfoques son efectivos, la clave
de importancia, uno por uno es saber cómo y cuando promover el
cambio. La “teoría cuantitativa” señala
que durante la mayor parte del tiempo se
sigue una misma orientación estratégica
Cambio Fundamental signada por el cambio “evolutivo”, hasta
Los líderes de la organización deben que la organización pierde sincronización
tener una visión clara del estado final que con el medio ambiente y se hace
desean para todo el sistema, incluyendo necesario un drástico viraje estratégico
dimensiones tales como su negocio, su en el que se alteran muchos de sus
organización y sus maneras de trabajar. patrones. Este disturbio revolucionario
Esa visión debe actuar como fuerza provocó un “salto” hacia una nueva
integrante de una multitud de cambios estabilidad”
aparentemente dispares que hay que
efectuar. El plan para hacer los
cambios debe ser integrado

Ubicación del Estratega “Las estrategias deben ser diseñadas por “De alguna forma, todos los niveles de la
los niveles superiores de la organización”. organización son estrategas”

Rodolfo Cristian Gonzalez


christiang@arnet.com.ar