You are on page 1of 34

Tema 6

LA ADM1N1STRAC1ÓN GENERAL DEL ESTADO.


Los M1N1STROS.
Los SECRETAR10S DE ESTADO.
Los SUBSECRETAR10S. LA ADM1N1STRAClÓN
PER1FÉR1CA DEL ESTADO.
ÓRGANOS Y COMPETENC1AS.
OTROS ÓRGANOS ADM1N1STRATIVOS.

• Constitución española de 7978.


• Ley 6/7997, de 74 de abril, de Organización y Funcionamiento de
la Administración General del Estado.
• Ley 50/7997, de 27 de noviembre, del Gobierno.
• Real Decreto 677/7997, de 25 de abril, de Subdelegados del
Gobierno y Directores Insulares de la Administración General del
Estado.
• Real Decreto 7330/7997, de 7 de agosto, de integración de servi-
cios periféricos y estructura de las Delegaciones de Gobierno.
1. La Administración General del Estado 3. La Administración Periférica del
Estado
1.1. Concepto y régimen jurídico
3.1. Los Delegados del Gobiemo
1.2. Principios aplicables a la
Administración General del Estado 3.2. Los Subdelegados del Gobierno
1-3- Organización de la Administración 3.3. Los Directores Insulares de la
General del Estado Administración General del Estado
1-4. Normativa aplicable a la división de 3+ Delegaciones del Gobierno en
la Administración General del Ceuta y Melilla
Estado
3.5. Organización y adscripción de las
2. Los Ministerios Delegaciones y Subdelegaciones
2.1. Los Ministros 3.6. Estructura de los servicios
periféricos
2.2. Los Secretarios de Estado
2.3. Los Subsecretarios
2+ Otros órganos administrativos
1.1. Concepto y régimen jurídico
1.1.1. Concepto
La Administración General del Estado es aquel sector de la Administración Pública al
que, bajo la dependencia del Gobierno, se le atribuye la gestión en todo el territorio nacio-
nal de los servicios que se consideran fundamentales para la existencia de la comunidad
nacional.

1. La Administración central, constituida por órganos que ejercen sus competencias


en todo el territorio nacional.

2. La Administración periférica, integrada por órganos territoriales.


3. La Administración exterior, a cuyos órganos se les atribuye la representación de
España ante otros Estados u Organizaciones internacionales.

1.1.2. Régimen jurídico


La Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administracio-
nes Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.
• Ley 6/1997, de 14 de abril, de Organización y Funcionamiento de la Adminis-
tración General del Estado.

Ley 5°/1997, de 27 de noviembre, de organización, competencia y funciona-


miento del Gobierno.

1.2. Principios aplicables a la Administración General del Estado


1.2.1. Principios de organización y funcionamiento recogidos en la LOFAGE
La Ley 6/1997, de 14 de abril, de Organización y Funcionamiento de la Administra-
ción General del Estado (LOFAGE) establece que la Administración General del Estado se
organiza y actúa, con pleno respeto al principio de legalidad, y de acuerdo con los otros
principios que a continuación se mencionan:

1. De organización:

a) Jerarquía.
b) Descentralización funcional.

c) Desconcentración funcional y territorial.


d) Economía, suficiencia y adecuacíón estricta de los medios a los fines insti-
tucionales.
e) Simplicidad, claridad y proximidad a los ciudadanos.
f) Coordinación.

2. De funcionamiento:

a) Eficacia en el cumplimiento de los objetivos fijados.


b) Eficiencia en la asignación y utilización de los recursos públicos.
c) Programación y desarrollo de objetivos y control de la gestión y de los resul-
tados.
d) Responsabilidad por la gestión pública.
e) Racionalización y agilidad de los procedimientos administrativos y de las
actividades materiales de gestión.
f) Servicio efectivo a los ciudadanos.
g) Objetividad y transparencia de la actuación administrativa.
h) Cooperación y coordinación con las otras Administraciones públicas.

El arto 3 de la LRJ-PACrecogía, básicamente los principios mencionados. No obstan-


te, tras la reforma llevada a cabo por la Ley 4/1 999, de 13 de enero, se introducen dos prin-
cipios de actuación de las Administraciones Públicas, derivados del de seguridad jurídica.
Por una parte, el principio de buena fe, aplicado desde hace tiempo por la jurisprudencia
contencioso-administrativa. Por otra, el principio, también recogido por la jurisprudencia,
de la confianza legftima de los ciudadanos en que la actuación administrativa no puede ser
alterada arbitrariamente

1. Las Administraciones Públicas sirven con objetividad los intereses generales y


actúan de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía, descentralización, des-
concentración y coordinación, con sometimiento pleno a la Constitución, a la
Ley y al Derecho.
Igualmente, deberán respetar en sus actuación los principios de buena fe y de
confianza legítima.
2. Las Administraciones Públicas, en sus relaciones, se rigen por el prin-
cípio de cooperación y colaboracíón, y en su actuacíón por los crite-
rios de eficiencia y servicio a los ciudadanos.
3. Bajo la dirección del Gobierno de la Nación, de los órganos de gobierno de las
Comunidades Autónomas y de los correspondientes de las Entidades que inte-
gran la Administración Local, la actuación de la Administración Pública respecti-
va se desarrolla para alcanzar los objetivos que establecen las leyes y el resto del
ordenamiento jurídico.

4. Cada una de las Administraciones Públicas actúa para el cumplimiento de sus


fines con personalidad jurídica única.

5. En sus relaciones con los ciudadanos las Administraciones Públicas actúan de


conformidad con los principios de transparencia y de participación.

A la Administración, como conjunto de órganos, se refiere el arto 103 de la Constitu-


ción, al decir que los órganos de la Administración son crea-.dos, regidos y coordinados de
acuerdo con la ley y, por su parte, la LOFAGE define la Administración General del Estado
como constituida por órganos jerárquicamente ordenados, que actúa para el cumplimien-
to de sus fines con personalidad jurfdica única (art. 3).

El arto 6.2. de la LOFAGE establece que en la organización central de la Administra-


ción General del Estado hay que distinguir entre órganos superiores y órganos directivos:

a) Órganos superiores:

Los Subsecretarios y Secretarios Generales.

Los Secretarios Generales Técnicos y Directores Generales.

Son, entre otros, las Delegaciones del Gobierno en las Comunidades Autónomas y
los Subdelegaciones del Gobierno en las Provincias, a cuyo frente se hallan los Delega-
dos del Gobierno y los Subdelegados del Gobierno en las Provincias, res-
pectivamente.
El siguiente esquema le será de gran utilidad para saber cuáles son los órganos de que
tratamos y su rango jerárquico.

F Ministros.
~Secretarios de Estado.

Subsecretarias.
• Secretarios Generales (tienen rango de Subsecre-
tarios).
• Secretarios Generales Técnicos (tienen rango de
Directores Generales).
[ • Directores Generales.
• Subdirectores Generales.

Delegados del Gobierno en las Comunida-


des Autónomas (rango de Subsecretarios).
Subdelegados del Gobierno en las provincias
(nivel de Subdirector General).

8[
<0.:)
D' ctiv • Embajadores
Ire OS • Representantes permanentes ante Organiza-

I EXrERlüR ~ ciones Internacionales.

Ecónsules

Como puede ver en este esquema la Administración General del Estado se "divide" en
Administración Central, Periférica y Exterior, aunque sólo vamos a estudiar las dos prime-
ras que son a las que se refiere el programa de la convocatoria.

la Administración General tiene la potestad de autoorganizarse, de la siguiente manera:

la determinación del número, la denominación y el ámbito de competencia res-


pectivo de los Ministerios y las Secretarías de Estado se establecen mediante real
decreto del Presidente del Gobierno.
la organización de los Ministerios se determinará mediante real decreto del Con-
sejo de Ministros, a iniciativa del Ministro o Ministros interesados y
a propuesta del Ministro de Administraciones Públicas, en los
supuestos de creación, modificación, refundición o supresión de
Todos los demás órganos de la Administración General del Estado se encuentran
bajo la dependencia o dirección de un órgano superior o directivo.
Los estatutos de los Organismos públicos determinarán sus respectivos órganos
directivos.
Corresponde a los órganos superiores establecer los planes de actuación de la
organización situada bajo su responsabilidad y a los órganos directivos su desa-
rrollo y ejecución.
Los titulares de los órganos directivos son nombrados, atendiendo a criterios de
competencia profesional y experiencia, en la forma establecida en esta Ley, sien-
do de aplicación al desempeño de sus funciones:
a) La responsabilidad profesional, personal y directa por la gestión desarrollada.
b) La sujeción al control y evaluación de la gestión por el órgano superior o
directivo competente, sin perjuicio del control establecido por la Ley Gene-
ral Presupuestaria.

1.4.3. Normas aplicables a las unidades administrativas


Cabe, finalmente, hacer una breve referencia a las unidades administrativas, las cuales
tendrán consideración de órganos sólo en el supuesto de que se les atribuyan "funciones
que tengan efectos jurídicos frente a terceros o cuya actuación tenga carácter preceptivo"
(art. 5.2 de la LOFAGE).

Tales unidades son los elementos organizativos básicos de las estructuras orgánicas.
Las unidades comprenden puestos de trabajo o dotaciones de plantilla vinculados funcio-
nalmente por razón de sus cometidos y orgánicamente por una jefatura común. Pueden
existir unidades administrativas complejas, que agrupen dos o más unidades menores.
Los jefes de las unidades administrativas son responsables del correcto funcionamien-
to de la unidad y de la adecuada ejecución de las tareas asignadas a la misma.
Las unidades administrativas se establecen mediante las relaciones de puestos de tra-
bajo, que se aprobarán de acuerdo con su regulación específica, y se integran en un deter-
minado órgano (art. 7).

La multitud de asuntos a resolver que se plantean a la Administración moderna


requiere un principio de especialización por razón de la materia que obliga a la creación de
diversas ramas integradas en la Administración, y que dentro de la terminología moderna
reciben el nombre de Departamentos Ministeriales.

Cada uno de los Departamentos ministeriales que integran la Adminis-


tración General del Estado comprende uno o varios sectores funcionalmente
homogéneos de actividad administrativa.
La organización en Departamentos ministeriales no obsta a la existencia de órganos
superiores o directivos u Organismos Públicos no integrados o dependientes, respectiva-
mente, de un Ministerio, que con carácter excepcional se adscriban a miembros del
Gobierno distintos de los Ministros.

La determinación del número, la denominación y el ámbito de competencia respec-


tivo de los Ministerios se establece mediante Real Decreto del Presidente del Gobierno.

En los Ministerios pueden existir Secretarías de Estado, y excepcionalmente Secretarí-


as Generales, para la gestión de un sector de actividad administrativa. De ellas dependerán
jerárquicamente los órganos directivos que se les adscriban.

Será de obligatoria existencia en todos los Ministerios una Subsecretaría y, depen-


diendo de ella una Secretaría General Técnica, para la gestión de los seTVicioscomunes del
Departamento.

Las Direcciones Generales son los órganos de gestión de una o varias áreas funcional-
mente homogéneas y, se organizan en Subdirecciones Generales para la distribución de las
competencias atribuidas a la correspondiente Dirección General. A pesar de lo dicho
podrán existir Subdirecciones Generales adscritas a otros órganos directivos de superior
nivelo a órganos superiores del Departamento.

Cada Departamento ministerial contará con unos servicios comunes integrados por
una Subsecretaría dependiente directamente del Ministro, a la que estará adscrita una
Secretaría General Técnica y los demás órganos directivos que determine el Real Decreto
de estructura del Departamento. A dichos servicios comunes corresponden las funciones
de asesoramiento, apoyo técnico y, en su caso, la gestión directa en relación con las fun-
ciones de planificación, programación y presupuestación, cooperación internacional,
acción en el exterior, organización y recursos humanos sistemas de información y comu-
nicación, producción normativa, etc.

La ciencia organizadora de la Administración Pública pone al frente de cada Ministe-


rio una sola persona que ejerce la dirección y jefatura del mismo: los Ministros.

Los Ministros reúnen una vertiente política, como miembros del Gabinete, y otra
administrativa, como rectores de un departamento ministerial.

Son órganos superiores de los Departamentos ministeriales.

Su nombramiento y cese corresponde al Rey, a propuesta del Presidente del Gobier-


no (art. 100 de la Constitución).

En cuanto a su sustitución debe señalarse que en los casos de ausencia en


el extranjero o enfermedad del titular de un Departamento, se encargará del
despacho de los autos ordinarios de su competencia el miembro del Gobier-
no que, a través de Real Decreto, designe el Presidente del Gobierno.
Como miembros del Gobierno deben reunir los mismos requisitos y guardar las mis-
mas incompatibilidades que el Presidente (cuestión ya estudiada).

Normalmente el Ministro es titular de un Departamento Ministerial, pero también


pueden existir Ministros que, teniendo tal consideración, no se encuentren al frente de un
Ministerio. Los Ministros sin cartera forman parte del Gobierno, y se les atribuirá la res-
ponsabilidad de determinadas funciones gubernamentales. La separación de Ministro sin
cartera lleva aparejada la extinción de dicho órgano.

Según el art. 4 de la Ley 50/1 997, a los Ministros les corresponde el ejercicio de las
siguientes funciones:

Desarrollar la acción del Gobierno en el ámbito de su Departamento, de confor-


midad con los acuerdos adoptados en Consejo de Ministros o con las directrices
del Presidente del Gobierno.
Ejercer la potestad reglamentaria en las materias propias de su Departamento.
Ejercer cuantas otras competencias les atribuyan las leyes, las normas de organi-
zación y funcionamiento del Gobierno y cualesquiera otras disposiciones.

Refrendar, en su caso, los actos del Rey en materia de su competencia.

Según el arto 12.1 de la LOFAGE, "los Ministros, además de las atribuciones que les
corresponden como miembros del gobierno, dirigen, en cuanto titulares de un departa-
mento ministerial, los sectores de actividad administrativa integrados en su Ministerio y
asumen la responsabilidad inherente a dicha dirección".

Sus atribuciones concretas aparecen reguladas en los artículos 12.2 Y 13 de la LOFA-


GE (ambos modificados por la Ley 50/1 998, de 30 de diciembre), c1asificándolas en dos
grupos: las de carácter general -que son indelegables- y las orientadas a la gestión de
medios -susceptibles de delegación-o

Corresponde a los Ministros, en su vertiente de órganos de la Administración, en todo


caso, ejercer las siguientes competencias, según el art. 12.2 de la LOFAGE:

a) La potestad reglamentaria en los términos previstos en la legislación específica.

b) Fijar los objetivos del Ministerio, aprobar los planes de actuación del
mismo y asignar los recursos necesarios para su ejecución, dentro de
los límites de las dotaciones presupuestarias correspondientes.
c) Aprobar las propuestas de los estados de gastos del Ministerio, y de los presu-
puestos de los Organismos Públicos dependientes y remitirlas al Ministerio de
Economía y Hacienda.

d) Determinar y, en su caso, proponer la organización interna de su Ministerio, de


acuerdo con las competencias que le atribuye esta Ley.

e) Evaluar la realización de los planes de actuación del Ministerio por parte de los
órganos superiores y órganos directivos y ejercer el control de eficacia respecto
de la actuación de dichos órganos y de los Organismos Públicos dependientes,
sin perjuicio de lo dispuesto en la Ley General Presupuestaria.

f) Nombrar y separar a los titulares de los órganos directivos del Ministerio y de los
Organismos Públicos dependientes del mismo, cuando la competencia no esté
atribuida al Consejo de Ministros o al propio Organismo, y elevar al Consejo de
Ministros las propuestas de nombramiento a éste reservadas.

g) Mantener las relaciones con las Comunidades Autónomas y convocar las Confe-
rencias sectoriales y los órganos de cooperación en el ámbito de las competen-
cias atribuidas a su Departamento.

h) Dirigir la actuación de los titulares de los órganos superiores y directivos del


Ministerio, impartirles instrucciones concretas y delegarles competencias propias.

i) Revisar de oficio los actos administrativos y resolver los conflictos de atribucio-


nes cuando les corresponda, así como plantear los que procedan con otros
Ministerios.

Asimismo, corresponden a los Ministros, según el arto '3 de la LOFAGE, sin perjuicio
de su desconcentración o delegación en los órganos superiores o directivos del Ministerio
o en los directivos de la organización territorial de la Administración General del Estado,
las siguientes competencias:

, . Administrar los créditos para gastos de los presupuestos de su Ministerio.


2. Proponer y ejecutar, en el ámbito de sus competencias, los planes de empleo del
Ministerio y los Organismos Públicos de él dependientes.
3. Modificar la relación de puestos de trabajo del Ministerio.
4. Convocar las pruebas selectivas en relación al personal funcionario de los cuer-
pos y escalas adscritos al Ministerio así como al personal laboral, de acuerdo con
la correspondiente Oferta de Empleo Público.
5. Administrar los recursos humanos del Ministerio de acuerdo con la
legislación específica en materia de personal.
~

6. Resolver los recursos administrativos y declarar la lesividad de los actos adminis-
trativos cuando les corresponda.
7. Cualesquiera otras competencias que les atribuya la legislación en vigor.

2.2. Los Secretarios de Estado


2.2.1. Generalidades
La categoría orgánica de las Secretarías de Estado se introdujo en nuestra organización
administrativa en el año 1977. Tal figura no guarda, por tanto, relación alguna con la de
igual denominación existente en España en épocas pretéritas: su origen se encuentra, esen-
cialmente, en la Administración francesa y su justificación básica en el hecho de que per-
mite unificar áreas de competencias homogéneas dentro de los Departamentos.

A) Regulación en la LOFAGE

Tal como ya se ha indicado, la LOFAGEatribuye a los Secretarios de Estado la catego-


ría de órganos superiores en la organización Central de la Administración General del Esta-
do, siendo los Ministros sus "superiores jerárquicos directos" (art. 11.1) Yotorga a su exis-
tencia, en el ámbito de los Departamentos ministeriales, carácter potestativo: "En los
Ministerios pueden existir Secretarías de Estado ... De ellas dependerán jerárquicamente los
órganos directivos que se les adscriban" (art. 9.1).

B) Regulación en la Ley del Gobierno

En el mismo sentido se manifiesta el arto 7 de la Ley del Gobierno, al establecer:


Los Secretarios de Estado son órganos superiores de la Administración General del
Estado, directamente responsables de la ejecución de la acción del Gobierno en un sector
de actividad específica de un Departamento o de la Presidencia del Gobierno.
Actúan bajo la dirección del titular del Departamento al que pertenezcan. Cuando
estén adscritos a la Presidencia del Gobierno, actúan bajo la dirección del Presidente. Asi-
mismo, podrán ostentar por delegación expresa de sus respectivos Ministros la representa-
ción de éstos en materias propias de su competencia, incluidas aquéllas con proyección
internacional, sin perjuicio, en todo caso, de las normas que rigen las relaciones de Espa-
ña con otros Estados y con las Organizaciones internacionales.
Los Secretarios de Estado no forman parte del Gobierno, pero pueden asistir a las reu-
niones del mismo cuando sean convocados para informar acerca de asuntos de su compe-
tencia.

Cabe resaltar, además, que los Secretarios de Estado pueden ostentar la condición de
parlamentarios.

Finalmente, integran, con los Subsecretarios, la denominada "Comisión


General de Secretarios de Estado y de Subsecretarios".
2.2.2. Nombramiento, cese, incompatibilidades y sustitución
Los Secretarios de Estado son nombrados y separados por Real Decreto del Consejo
de Ministros, aprobado a propuesta del Presidente del Gobierno o del miembro del
Gobierno a cuyo Departamento pertenezcan.

La suplencia de los Secretarios de Estado del mismo Departamento se determinará


según el orden de precedencia que se derive del Real Decreto de estructura orgánica del
Ministerio.

Los Secretarios de Estado dependientes directamente de la Presidencia del Gobierno


serán suplidos por quien designe el Presidente.
Es de aplicación a los Secretarios de Estado el régimen de incompatibilidades previsto
para los altos cargos de la Administración General del Estado.

En general, las competencias de los Secretarios de Estado vendrán determinadas por


el Decreto que regule la estructura del Departamento, estableciendo las unidades que se
les adscriben.
La LOFAGE, en su arto '4, se refiere a esta materia en los términos que seguidamen-
te se transcriben.

Los Secretarios de Estado dirigen y coordinan las Direcciones Generales situadas bajo
su dependencia, y responden ante el Ministro de la ejecución de los objetivos fijados para
cada Secretaría de Estado. A tal fin les corresponde:

Ejercer las competencias sobre el sector de actividad administrativa asignado que


les atribuya la norma de creación del órgano o que les delegue el Ministro y
desempeñar las relaciones externas de la Secretaría de Estado, salvo en los casos
legalmente reservados al Ministro.
Ejercer las competencias inherentes a su responsabilidad de dirección y, en par-
ticular, impulsar la consecución de los objetivos y la ejecución de los proyectos
de su organización, controlando su cumplimiento, supervisando la actividad de
los órganos directivos adscritos e impartiendo instrucciones a sus titulares.
Nombrar y separar a los Subdirectores Generales de la Secretaría de Estado.
Mantener las relaciones con los órganos de las Comunidades Autónomas com-
petentes por razón de la materia.
Ejercer las competencias atribuidas al Ministro en materia de ejecución presu-
puestaria, con los límites que, en su caso, se establezcan por aquél.


Celebrar los contratos relativos a asuntos de su Secretaría de Estado,
y los convenios no reservados al Ministro del que dependan o al
Consejo de Ministros. l&\
Resolver los recursos que se interpongan contra las resoluciones de los órganos
directivos que dependan directamente de él y cuyos actos no agoten la vía admi-
nistrativa, así como los conflictos de atribuciones que se susciten entre dichos
órganos.

Cualesquiera otras competencias que les atribuya la legislación en vigor.

Los Subsecretarios, como órganos directivos, se encargan de asegurar el eficaz funcio-


namiento del aparato administrativo del Departamento ministerial.

En tal sentido se manifiesta la LOFAGEal establecer, como ya se ha indicado, que "los


Ministerios contarán, en todo caso, con una Subsecretaría, y dependiendo de ella una
Secretaría General Técnica, para la gestión de los servicios comunes" (art. 9.2).

Como garantía de objetividad en el servicio a los intereses generales, la LOFAGE con-


sagra el principio de profesionalización de la Administración General del Estado, en cuya
virtud los Subsecretarios y Secretarios Generales Técnicos, en todo caso, y los Directores
Generales, con carácter general, habrán de nombrarse entre funcionarios para los que se
exija titulación superior.

En concreto, en su arto 15.2 estipula que los Subsecretarios serán nombrados y sepa-
rados por Real Decreto del Consejo de Ministros a propuesta del titular del Ministerio.

Los nombramientos habrán de efectuarse de acuerdo con los criterios de competen-


cia profesional y experiencia, entre funcionarios de carrera del Estado, de las Comunidades
Autónomas o de las Entidades Locales, a los que se exija para su ingreso el título de Doc-
tor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o equivalente.

Los Subsecretarios ostentan la representación ordinaria del Ministerio, dirigen los ser-
vicios comunes, ejercen las competencias correspondientes a dichos servicios, y en todo
caso las siguientes:

Apoyar a los órganos superiores en la planificación de la actividad del Ministerio,


a través del correspondiente asesoramiento técnico.

Asistir al Ministro en el control de eficacia del Ministerio y sus Orga-


nismos Públicos.
Establecer los programas de inspección de los servicios del Ministerio, así como
determinar las actuaciones precisas para la mejora de los sistemas de planifica-
ción, dirección y organización y para la racionalización y simplificación de los
procedimientos y métodos de trabajo, en el marco definido por el Ministerio de
Administraciones Públicas.

Proponer las medidas de organización del Ministerio y dirigir el funcionamiento


de los servicios comunes a través de las correspondientes instrucciones u órde-
nes de servicio.
Asistir a los órganos superiores en materia de relaciones de puestos de trabajo,
planes de empleo y política de directivos del Ministerio y sus Organismos Públi-
cos, así como en la elaboración, ejecución y seguimiento de los presupuestos y
la planificación de los sistemas de información y comunicación.
Desempeñar la jefatura superior de todo el personal del Departamento.
Responsabilizarse del asesoramiento jurídico al Ministro en el desarrollo de las
funciones que a éste le corresponden, y en particular en el ejercicio de su potes-
tad normativa y en la producción de los actos administrativos de la competencia
de aquél, así como a los demás órganos del Ministerio.
En los mismos términos del párrafo anterior, informar las propuestas o proyectos
de normas y actos de otros Ministerios, cuando reglamentariamente proceda.
Ejercer las facultades de dirección, impulso y supervisión de la Secretaría Gene-
ral Técnica y los restantes órganos directivos que dependan directamente de él.

Cualesquiera otras que sean inherentes a los servicios comunes del Ministerio y
a la representación ordinaria del mismo y las que les atribuya la legislación en
vigor.

2.4. Otros órganos administrativos


2.4.1. los Secretarios Generales

la complejidad organizativa de algunos Ministerios puede aconsejar la conveniencia


de agrupar diversas Direcciones Generales bajo la coordinación de un alto cargo, califica-
do por algún autor como "Subsecretario sectorial", y al que se le ha dado por nuestro orde-
namiento jurídico, desde 1983, la denominación de Secretario General, seguida de un ape-
lativo funcional (de Empleo, de Asuntos Sociales...).

Los Secretarios Generales poseen, en cualquier caso, la misma categoría que los Sub-
secretarios. Al igual que éstos son nombrados y separados por Real Decreto
del Consejo de Ministros a propuesta del titular del Departamento. Ahora
bien, a diferencia de aquéllos no se les exige imprescindiblemente la condición
de funcionarios de carrera, puesto que los nombramientos habrán de efec-
tuarse "entre personas con cualificación y experiencia en el desempeño de puestos de res-
ponsabilidad en la gestión pública o privada" (art. 16.3).

La LOFAGE, además de considerarJos excepcionales en el organigrama de un Minis-


terio, regula sus atribuciones de forma genérica, estableciendo en el citado arto 16 que,
cuando, con carácter excepcional, las normas que regulan la estructura de un Ministerio
prevean la existencia de un Secretario General, deberán determinar las competencias que
les correspondan sobre un sector de actividad administrativa determinado.
Los Secretarios Generales ejercen las siguientes competencias inherentes a su respon-
sabilidad de dirección sobre los órganos dependientes:
Impulsar la consecución de objetivos y la ejecución de los proyectos de su orga-
nización, controlando su cumplimiento.
Supervisar la actividad de los órganos directivos que de ellos dependan e impar-
tir instrucciones a sus titulares.

A) Naturaleza, regulación actual y nombramiento


Por exigencias del principio de división del trabajo, los diversos asuntos que incum-
ben a un Departamento Ministerial se encomiendan a sectores orgánicos distintos, deno-
minados Direcciones Generales, cuyo número es variable y diverso en cada Ministerio y
cuya jefatura corresponde, obviamente, a un Director General.

Los Directores Generales están regulados en el arto 18 de la LOFAGE, que los define
como "los titulares de los órganos directivos encargados de la gestión de una o varias áreas
funcional mente homogéneas del Ministerio".
Son nombrados y separados por Real Decreto del Consejo de Ministros a propuesta del
titular del correspondiente Departamento Ministerial; para ser nombrado Director General
se requerirá ser funcionario de carrera del Estado, de las Comunidades Autónomas, o de las
Entidades Locales, integrado en algún Cuerpo para cuyo ingreso se exija el título de Doctor,
Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o equivalente, a no ser que el Real Decreto de estructura
del Departamento permita que, en atención a las características específicas de las funciones
de la Dirección General, su titular no reúna dicha condición de funcionario.

Corresponde a los Directores Generales:


Proponer los proyectos de su Dirección General para alcanzar los
objetivos establecidos por el Ministro, dirigir su ejecución y contro-
lar su adecuado cumplimiento.
Ejercer las competencias atribuidas a la Dirección General y las que le sean des-
concentradas o delegadas.
Proponer, en los restantes casos, al Ministro o al titular del órgano del que
dependa, la resolución que estime procedente sobre los asuntos que afecten al
órgano directivo.
Impulsar y supervisar las actividades que forman parte de la gestión ordinaria del
órgano directivo y velar por el buen funcionamiento de los órganos y unidades
dependientes y del personal integrado en los mismos.
Las demás atribuciones que le confieran las leyes y reglamentos.

Es función principal de estas Secretarías el realizar estudios, informar proyectos de dis-


posiciones y sistematizar documentación, compilaciones o publicaciones sobre disposicio-
nes que afectan al Departamento y están regulados en el arto 17 de la LOFAGE.

Los Secretarios Generales Técnicos, bajo la inmediata dependencia del Subsecretario,


tendrán las competencias sobre servicios comunes que les atribuyan el Real Decreto de
estructura del Departamento y, en todo caso, las relativas a: producción normativa, asis-
tencia jurídica y publicaciones.

Los Secretarios Generales Técnicos tienen a todos los efectos la categoría de Director
General y ejercen sobre sus órganos dependientes las facultades atribuidas a éstos y que
hemos estudiado en el epígrafe anterior.

Los Secretarios Generales Técnicos serán nombrados y separados por Real Decreto del
Consejo de Ministros a propuesta del titular del Ministerio. Los nombramientos habrán de
efectuarse de acuerdo con los criterios de competencia profesional y experiencia entre fun-
cionarios de carrera del Estado, de las Comunidades Autónomas o de las Entidades loca-
les, a los que se exija para su ingreso el título de Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitec-
to o equivalente.

Son los responsables inmediatos, bajo la supervisión del Director Gene-


ralo del titular del órgano del que dependan, de la ejecución de los proyec-
tos, objetivos o actividades que se les asignen, así como de la gestión ordinaria de los asun-
tos de la competencia de la Subdirección General.

"Los Subdirectores Generales son nombrados y separados por el Ministro o Secre-


tario de Estado del que dependan, entre funcionarios de carrera de la Administración
General del Estado (y, en su caso, de otras Administraciones Públicas cuando así lo pre-
vean las normas de aplicación) y que pertenezcan a Cuerpos y Escalas para cuyo ingreso
se exija título de Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o equivalente, de acuerdo con
los caracteres de competencia profesional y experiencia, y conforme al sistema previsto
en la legislación específica" (art. '9 de la LOFAGE). Tal sistema es actualmente el de libre
designación.

Los Servicios comunes estarán integrados en una Subsecretaría dependiente directa-


mente del Ministro, a la que estará adscrita una Secretaría General Técnica y los demás
órganos directivos que determine el Real Decreto de estructura del Departamento.

Los órganos directivos encargados de los Servicios comunes, prestan a los órganos
superiores y directivos la asistencia precisa para el más eficaz cumplimiento de sus cometi-
dos y, en particular, la eficiente utilización de los medios y recursos materiales, económi-
cos y personales que tengan asignados.

Corresponde a los Servicios comunes el asesoramiento, el apoyo técnico y, en su caso,


la gestión directa en relación con las funciones de planificación, programación y presu-
puestación, cooperación internacional, acción en el exterior, organización y recursos huma-
nos, sistemas de información y comunicación, producción normativa, asistencia jurídica,
gestión financiera, gestión de medios materiales y servicios auxiliares, seguimiento, control
e inspección de servicios, estadística para fines estatales y publicaciones.

Para que la acción administrativa y política llegue a todo el territorio nacional, el Esta-
do necesita órganos de competencia limitada a una parte de dicho territorio. Éstos son, en
definitiva, órganos desconcentrados con la finalidad de racionalizar la distribución de la
carga de trabajo y favorecer la rapidez en la toma de decisiones, integrados en la Adminis-
tración General del Estado y jerárquicamente sometidos a los órganos centrales.

Tales órganos, a los que la LOFAGE denomina "órganos territoriales" (arts. 22 y ss.) y
que constituyen la Administración periférica del Estado, son:

Los Delegados del Gobierno en las Comunidades Autónomas.

Los Subdelegados del Gobierno en la provincia.


Los Directores Insulares de la Administración General del Estado.
También se refiere dicha Ley a los servicios territoriales de la Administración General
del Estado, propugnando la simplificación de los mismos mediante su integración, cuan-
do resulte aconsejable, en las Delegaciones del Gobierno. Plantea la Ley, por tanto, la nece-
sidad de acometer procesos de supresión y simplificación administrativa, impuesta por la
realidad del Estado autonómico.

Por ello, introduce el objetivo de la Administración Única o Común, de forma que el


protagonismo administrativo en la periferia lo tenga la Administración autonómica, posi-
bilitando la eliminación de duplicidades y la consecución de una mejora en la calidad de
los servicios que la Administración presta a los ciudadanos.

En tal sentido estipula el arto 3' que "la organización de la Administración periférica
del Estado en las Comunidades Autónomas responderá a los principios de eficacia y de
economía del gasto público, así como a la necesidad de evitar la duplicidad de estructuras
administrativas, tanto en la propia Administración General del Estado como con otras
Administraciones Públicas. Consecuentemente, se suprimirán, refundirán o reestructura-
rán, previa consulta a los Delegados del Gobierno, los órganos cuya subsistencia resulte
innecesaria a la vista de las competencias transferidas o delegadas a las Comunidades Autó-
nomas y, cuando proceda, atendiendo al marco competencial, a las Corporaciones Loca-
les, y de los medios y servicios traspasados a las mismas".

la figura del Delegado del Gobierno fue creada por la Constitución de '978 (art. '54).
En estos momentos se encuentra regulada en la Ley 6/1997, de '4 de abril, según la cual
los Delegados de Gobierno en las Comunidades Autónomas representan al Gobierno en el
territorio de las mismas, sin perjuicio de la representación ordinaria del Estado en las Comu-
nidades Autónomas a través de sus respectivos Presidentes. Ejercen la dirección y supervi-
sión de todos los servicios de la Administración General del Estado y de sus Organismos
Públicos situados en el territorio de la correspondiente Comunidad Autónoma.

El Delegado del Gobierno es un órgano directivo con nivel orgánico de Subsecretario.

3.1.1. Nombramiento, cese y sustitución


El Delegado del Gobierno será nombrado y separado por Real Decreto acordado en
Consejo de Ministros, a propuesta del Presidente del Gobierno.

En caso de ausencia, vacante o enfermedad, el Delegado del Gobierno será sustituido


por el Subdelegado del Gobierno de la provincia donde aquel tenga su sede, salvo que el
Delegado designe a otro Subdelegado para ejercer la sustitución. En las Comunidades
Autónomas uniprovinciales, la suplencia corresponderá al titular del órgano responsable de
los servicios comunes de la Delegación del Gobierno (normalmente el Secre-
tario General de la Delegación de Gobierno).
El Delegado del Gobierno tendrá su sede en la localidad donde tenga el Consejo de
Gobierno de la Comunidad Autónoma, salvo que el Consejo de Ministros acuerde otra
cosa, y salvo, en todo caso, lo que pueda disponer expresamente el correspondiente Esta-
tuto de Autonomía.

Dependen de la Presidencia del Gobierno correspondiendo al Ministro de Adminis-


traciones Públicas dictar las instrucciones precisas para la correcta coordinación de la Admi- _
nistración General del Estado en el territorio de la Comunidad, y al Ministro del Interior
impartir las instrucciones necesarias en materia de libertades públicas y seguridad ciudada-
na. Todo ello sin perjuicio de la competencia de los demás Ministros para dictar las ins-
trucciones relativas a sus respectivas áreas de responsabilidad. Las Delegaciones del Gobier-
no se adscriben orgánicamente al Ministerio de Administraciones Públicas.

La estructura de las Delegaciones de Gobierno se establecerán por Real Decreto del


Consejo de Ministros y, la estructura de las áreas funcionales de los seryicios integrados en
las Delegaciones se llevará a cabo a través de las relaciones de puestos de trabajo.

Las Delegaciones del Gobierno están integradas por los siguientes órganos:

Las Subdelegaciones del Gobierno en las provincias y las Direcciones Insulares.


La Secretaria General, en la que se integran los servicios comunes y los órganos
de la Delegación de Gobierno responsables de las relaciones con las Administra-
ciones Territoriales y con los ciudadanos.

Un Gabinete, como órgano de apoyo y asistencia inmediata al Delegado del


Gobierno.
Los Servicios Integrados, para cuya gestión las delegaciones del Gobierno conta-
rán con las áreas funcionales que se fijen en atención a los diversos sectores fun-
cionalmente homogéneos de actividad administrativa, al volumen de servicios
que la Administración del Estado desempeñe en la correspondiente Comunidad
Autónoma y, al número de provincias de ésta.

Los Directores de las distintas áreas funcionales dependerán en las Comunidades


Autónomas pluriprovinciales del Subdelegado del Gobierno de la provincia en que radique
la sede del Delegado del Gobierno y, en las uniprovinciales dependen directamente del
Delegado del Gobierno.

Teniendo en cuenta los preceptos contenidos en los arts. 22 a 26 de la


LOFAGE, pueden c1asificarse sus atribuciones en los siguientes grupos:
Representan al Gobiemo en el territorio de la Comunidad Autónoma, sin perjuicio
de la representación ordinaria del Estado en la misma a través de su Presidente.

Ejercen la dirección y la supervisión de todos los servicios de la Administración


General del Estado y sus organismos públicos situados en su territorio, en los tér-
minos de esta Ley.

Mantienen las necesarias relaciones de cooperación y coordinación de la Admi-


nistración General del Estado y sus Organismos públicos, con la de la Comuni-
dad Autónoma y con las correspondientes Entidades locales.
Comunican y reciben cuanta información precisen el Gobiemo y el órgano de
Gobiemo de la Comunidad Autónoma. Realizará también estas funciones con las
Entidades locales en su ámbito territorial, a través de sus respectivos Presidentes.

B) Competencias para el ejercicio de las funciones asignadas respecto de todos


los servicios del Estado

Dirigir la Delegación del Gobiemo.

Nombrar a los Subdelegados del Gobiemo en las provincias y dirigir y coordinar


como superior jerárquico la actividad de aquéllos.
Impulsar y supervisar con carácter general la actividad de los restantes órganos de
la Administración General del Estado y sus Organismos Públicos en el territorio
de la Comunidad Autónoma.

Informar las propuestas de nombramiento de los titulares de órganos territoria-


les de la Administración General del Estado y los Organismos Públicos de ámbi-
to autonómico y provincial no integrados en la Delegación del Gobiemo.
Formular a los Ministerios competentes en cada caso las propuestas que estime
convenientes sobre los objetivos contenidos en los planes y programas que hayan
de ejecutar los servicios territoriales y los de sus Organismos Públicos.

Informar regular y periódicamente a los Ministerios competentes sobre la gestión


de sus servicios territoriales.

Proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad


ciudadana, a través de los Subdelegados del Gobiemo y de las Fuerzas y Cuerpos
de Seguridad del Estado, cuya jefatura corresponderá al Delegado del Gobiemo,
quien ejercerá las competencias del Estado en esta materia bajo la dependencia
funcional del Ministerio del Interior.

Elevar con carácter anual un informe al Gobiemo, a través del Minis-


tro de Administraciones Públicas, sobre el funcionamiento de los
servicios públicos estatales y su evaluación global.
Suspender la ejecución de los actos impugnados dictados por los órganos de la
Delegación del Gobierno, cuando le corresponda resolver el recurso, de acuerdo
con el arto 111.2 de la Ley 30/1 992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico
de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.
Proponer la suspensión en los restantes casos, así como respecto de los actos
impugnados dictados por los servicios no integrados en la Delegación del
Gobierno.

Velar por el cumplimiento de las competencias atribuidas constitucionalmente al


Estado y la correcta aplicación de su normativa, promoviendo o interponiendo,
según corresponda, conflictos de jurisdicción, conflictos de atribuciones, recur-
sos y demás acciones legalmente procedentes.
Ejercer las potestades sancionadoras, expropiatorias y cualesquiera otras que les
confieran las normas o que les sean desconcentradas o delegadas.

Coordinar la información sobre los programas y actividades. del Gobierno y la


Administración General del Estado en la Comunidad Autónoma.

Promover los mecanismos de colaboración con las restantes Administraciones


Públicas en materia de información al ciudadano.

Propondrán, ante los órganos centrales competentes, las medidas precisas para dar
cumplimiento efectivo a la previsión sobre simplificación de los servicios periféricos.
Propondrán a los Ministerios de Administraciones Públicas y de Economía y
Hacienda la elaboración de planes de empleo, la adecuación de las relaciones de
puestos de trabajo y los criterios de aplicación de las retribuciones variables, en
la forma que reglamentariamente se determine.

Serán consultados en la elaboración de planes de empleo de la Administración


General del Estado en su ámbito territorial yen la adopción de otras medidas de
optimización de los recursos humanos, especialmente las que afecten a más de
un Departamento.

Como titulares de las correspondientes Delegaciones del Gobierno, dirigen,


directamente o a través de los Subdelegados del Gobierno en las provincias, los
servicios territoriales ministeriales integrados en éstas, de acuerdo
con los objetivos y, en su caso, instrucciones de los órganos supe-
riores de los respectivos Ministerios.
Ejercen las competencias propias de los Ministerios en el territorio y gestionan
los recursos asignados a los servicios integrados.

Participan en las Comisiones mixtas de transferencias y en las Comisiones bilate-


rales de cooperación, así como en otros órganos de cooperación de naturaleza
similar cuando se determine.

Promueven la celebración de convenios de colaboración y cualesquiera otros


mecanismos de cooperación de la Administración General del Estado con la
Comunidad Autónoma, participando, en su caso, en el seguimiento de la ejecu-
ción y cumplimiento de los mismos.

En relación con las Entidades locales, los Delegados del Gobierno en las Comu-
nidades Autónomas podrán promover, en el marco de las necesarias relaciones
de cooperación con la respectiva Comunidad Autónoma, la celebración de con-
venios de colaboración, en particular, en relación a los programás de financiación
estatal.

3.1.5. Comisión territorial de asistencia al Delegado del Gobierno

A) Concepto

la Comisión Territorial es el órgano colegiado que existirá en las Comunidades Autó-


nomas pluriprovinciales ~~ para asistir al Delegado del Gobierno en su función
directiva y coordinadora de las distintas administraciones públicas.

• El Delegado del Gobierno en la Comunidad Autónoma, que actuará como pre-


sidente.
Los Subdelegados del Gobierno en las provincias de la Comunidad Autónoma
(en los archipiélagos se integrarán, además los Directores Insulares).

A sus sesiones podrán asistir los titulares de los órganos y servicios que el
Delegado del Gobierno considere oportunos.
• Coordinar las actuaciones que hayan de ejecutarse de forma homogénea en el
ámbito de la Comunidad Autónoma, para asegurar el cumplimiento de los recur-
sos generales fijados por el Gobierno a los servicios territoriales.

• Asesorar al Delegado del Gobierno en la Comunidad Autónoma en la elabora-


ción de las propuestas de simplificación administrativa y racionalización en la uti-
lización de los recursos en materia de personal.

• Cualesquiera otras que a juicio del Delegado del Gobierno en la Comunidad


Autónoma resulten adecuadas para que la Comisión territorial cumpla la finali-
dad de apoyo y asesoramiento en el ejercicio de las competencias que la LOFA- ,
GE le asigna.

3.1.6. Comisión de asistencia al Delegado del Gobierno


Estará presidida por el propio Delegado del Gobierno y compuesta por:

• Secretario General de la Delegación de Gobierno.

• Jefe del Gabinete de la Delegación de Gobierno.


• Los Directores de las áreas funcionales integradas en la Delegación de Gobierno.
• Asistirán también los responsables de los servicios no integrados que determine
el Delegado del Gobierno, en función de las materias a tratar.

Achmós ck \0-" ~miS.·IO(\Q/) \Q.íñ \uriohs ck o..ci.o\enciQ al ~;-'


~ ~ ~'o\Q5.n{) ~()\oAvs. Qf) e\. cu\-. c"'6 lO'H~G-B /~l<;.\')r~

oomí::>\o{\Q/) &- o..r.),s.~tia. O-- \o~""1b~s: M Go\i\Q.H\~ Q.l\!os '

e.(.~. (.\ \){'\\ ~,a\)\ \'1 citt.\Q.t I o- 'S:, C-;oID() a.. bs s:.u~ d€\~a.ks Jd.
Go\\l<J\lO QX\ ~') ~m\)\íI(.ia.~/ ~'~ Q,l. ~Q1dciD ek ~ ~l.U\-
0....0 (\I2.r.> •
lOS DELEGADOS DEL GOBIERNO EN lAS
COMUNIDADES AUTÓNOMAS
(am. 22 y SS. lOFAGE)

NOMBRAMIENTO Por real decreto del Consejo de Ministros, a propuesta del Presidente del Gobierno.

• De la Presidencia del Gobierno.

[~- dinación
MI"'_ doAdml"'_""5 Públ"', '"" • _
de la Admón. del Estado en la Comunidad
DEPENDENCIA
.. Autónoma.
• Acatar mstrucclones del: _ Ministro del Interior, en materia de seguridad ciuda-
dana.
- Demás Ministros en lo relativo a sus respectivas
áreas.

Por el Subdelegado del Gobierno de la provincia respectiva, saJvo que el Delegado


SUPlENCIA
designe a otro Subdelegado.

,-
• Representar al Gobierno en el territorio de la Comunidad Autónoma.
• Mantener relaciones de coordinación y cooperación con las Administración auto-
ATRIBUOONES nómica y local.
I
BÁSICAS • Dirigir la Delegación del Gobierno.
• Nombrar a los Subdelegados del Gobierno y dirigir su actividad.
• Garantizar la seguridad ciudadana.
• Dirigir directamente o a través de los Subdelegados, los servicios territoriales inte-
grados.

• Su estructura orgánica se determinará por real decreto, dictado a propuesta del


Ministro de Administraciones Públicas y de acuerdo con los Ministerios interesados.
LA DELEGAOÓN
• Se adscribe orgánica mente al Ministerio de Administraciones Públicas.
DEL GOBIERNO
• las Subdelegaciones del Gobierno se constituyen en órganos de la respectiva dele-
gación.
• Se integrarán en ellas los servicios territoriales de la Admón. del Estado, salvo cuan-
do sea aconsejable su dependencia directa de los órganos centrales.

3.2. Los Subdelegados del Gobierno


3.2.1. Antecedentes
El antecedente inmediato de los Subdelegados del Gobiemo en las pro-
vincias está constituido por los Gobernadores Civiles, que aparecen por pri-
mera vez con tal denominación en nuestro ordenamiento jurídico en el Real
Decreto de 13 de mayo de 1834, y que subsisten hasta la entrada en vigor de
la LOFAGE. Esta Ley no considera adecuada la existencia de la figura de los Gobernadores,
los cuales tenían la consideración de altos cargos, dependencia del Ministerio del Interior,
funciones, entre otras, relacionadas con el orden público y carácter netamente político,
puesto que eran representantes del Gobierno en la provincia, nombrados por Decreto de
la Presidencia del Gobierno.

En consecuencia, la LOFAGE suprime tal figura y crea la de los Subdelegados del


Gobierno, como órganos dependientes de los Delegados del Gobierno en las Comunida-
des Autónomas -siendo éstos los responsables de su nombramiento entre funcionarios de
carrera- y sin asignarles la condición de alto cargo.

Finalmente, el Real Decreto 617/1997, de 25 de abril, de Subdelegados del Gobierno


y Directores Insulares de la Administración General del Estado, desarrolla los aspectos bási-
cos contenidos en la LOFAGE respecto de ambas figuras.

3.2.2. Nombramiento, régimen administrativo y suplencia


A) Regulación general

En cada provincia, y bajo la inmediata dependencia del Delegado del Gobierno en la


respectiva Comunidad Autónoma, existirá un Subdelegado del Gobierno, que será nom-
brado por aquél por el procedimiento de libre designación, entre funcionarios de carrera
del Estado, de las Comunidades Autónomas o de las Entidades locales, a los que se exija,
para su ingreso, el título de Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o equivalente.

B) Regulación específica para las Comunidades Autónomas uniprovinciales


En las CC.AA. uniprovinciales, aunque no es obligatoria su existencia, la Ley 53/2002,
de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, permite la
creación de Subdelegaciones del Gobierno a través de Real Decreto. Para su creación se
tendrán en cuenta circunstancias tales como; la población de la Comunidad Autónoma, el
volumen de gestión o sus singularidades geográficas, sociales o económicas.
En las Comunidades Autónomas uniprovinciales, tal como se ha indicado, el Delega-
do del Gobierno asumirá las competencias que esta Ley atribuye a los Subdelegados del
Gobierno en las provincias.

C) Nombramiento y cese

Su nombramiento y cese, a través del citado procedimiento de libre designación,


revestirá la forma de Resolución, publicada en el BOE y dictada, tal como se desprende de
10 indicado, por el Delegado del Gobierno.

Los funcionarios públicos que sean nombrados Subdelegados del Gobier-


no podrán pasar a la situación administrativa de servicios especiales, some-
tiéndose al régimen de incompatibilidades y retributivo previsto para tales fun-
cionarios.
Por último, en caso de vacante, ausencia o enfermedad, el Subdelegado será suplido
por el Secretario General de la Subdelegación o, en su defecto, por quien designe al Dele-
gado del Gobierno, siempre que reúna los requisitos que se exigen para ser nombrado Sub-
delegado.

Corresponde a los Subdelegados del Gobierno en las provincias, según el arto 29 de la


LOFAGE:

Dirigir, en su caso, los servicios integrados de la Administración General del Esta-


do, de acuerdo con las instrucciones del Delegado del Gobierno.
Impulsar, supervisar e inspeccionar los servicios no integrados.
Desempeñar funciones de comunicación, colaboración y cooperación con las
Corporaciones Locales y, en particular, informar sobre la incidencia en el territo-
rio de los programas de financiación estatal.

Mantener, por iniciativa y de acuerdo con las instrucciones del Delegado del
Gobierno en la Comunidad Autónoma, relaciones de comunicación, coopera-
ción y colaboración con los órganos territoriales de la Administración de la res-
pectiva Comunidad Autónoma que tengan su sede en el territorio provincial.
Ejercer las competencias sancionadoras que se les atribuyan normativamente
entre las que destacan las sanciones por faltas leves previstas en la Ley sobre trá-
fico, circulación de vehículos de motor y seguridad vial.

Desempeñar las funciones del Secretario General de la Delegación del Gobierno


en las provincias en donde esté situada la Sede del Delegado, cuando así lo acuer-
de el órgano competente para nombrar a dicho Secretario General.
En las provincias en las que no radique la sede de las Delegaciones del Gobierno, el
Subdelegado del Gobierno, bajo la dirección y la supervisión del Delegado del Gobierno,
ejercerá las siguientes competencias:

La protección del libre ejercicio de los derechos y libertades, garantizando la


seguridad ciudadana, todo ello dentro de las competencias estatales en la mate-
ria. A estos efectos, dirigir las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la
provincia.
La dirección y la coordinación de la protección civil en el ámbito de la provincia.

En la provincia en la que radique la sede de la Delegación del


Gobierno, los Subdelegados del Gobierno podrán ejercer las ante-
riores competencias, previa delegación del Delegado del Gobierno y ""
en todo caso bajo la dirección y supervisión del mismo. ~~
~ VI~C"
No obstante, "en las Comunidades Autónomas que, de acuerdo con su Estatuto de
Autonomía, hayan creado Cuerpos de Policía propios, las competencias estatales en mate-
ria de seguridad pública se ejercerán directamente por los Delegados del Gobierno, sin per-
juicio de las funciones que puedan desconcentrarse o delegarse en los Subdelegados del
Gobierno" (Disposición Adicional sª).

Es conveniente recordar que las Subdelegaciones del Gobierno en las provincias se


constituyen en órganos de la respectiva Delegación del Gobierno.

SUBDELEGADOS DEL GOBIERNO


(art. 29 lOFAGE y Real Decreto 617/1997)

• Por el Delegado del Gobierno, a Por el Secretario General de la • Dirigir los serVicios integrados, de
través del procedimiento de libre Subdelegación o, en su defecto, acuerdo con las instrucciones del
designación entre funcionarios de por quien designe el Delegado. Delegado.
carrera a los que se exija para su • Impulsar, supelVisar e inspeccionar
ingreso el título de Doctor, licen- los selVicios nO integrados.
ciado, Ingeniero, Arquitecto o equi-
• Tareas de comunicación, cooperación
valente. y colaboración con la Administración
• Forma: Resolución publicada en el local y autonómica.
BOL • En las provincias donde no radique la
• Nivel orgánico de Subdirector Delegación:
General. - Protección del libre ejercicio de los
derechos y libertades, garantizando la
seguridad ciudadana. Dirigirá las
Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del
Estado en la provincia.
- Dirección y coordinación de la
protección civil en el ámbito de la
provincia.

3.2.4. Estructura de las Subdelegaciones


Según el artículo 4 del Real Decreto 1330/1997, de 1 de agosto, las Subdelegaciones
del Gobierno estarán integradas por los siguientes órganos:

La Secretarfa General. Esta no existirá en las provincias sede de la Delegación del


Gobierno, ejerciendo sus funciones la Secretaría General de la correspondiente
Delegación del Gobierno.

Los órganos de las áreas funcionales de las Delegaciones del Gobier-


no que en su momento se determinen.
Estará presidida por el propio Subdelegado del Gobierno y compuesta por:

El Secretario General de la Subdelegación del Gobierno.

Los responsables provinciales de los servicios integrados.

• Asistirán también los responsables de los servicios no integrados que determine


el Subdelegado, en función de las materias a tratar.

Con carácter netamente funcionarial, la LOFAGE también crea la figura de los Direc-
tores Insulares, sustituyendo a los antiguos Delegados del Gobierno en las Islas, cuyo nom-
bramiento correspondía al Consejo de Ministros. .

Existirá un Director Insular, con el nivel que se determine en cada caso en la relación
de puestos de trabajo, en las islas de Menorca, Ibiza-Formentera, Lanzarote, Fuerteventu-
ra (el ámbito territorial de la respectiva Dirección Insular comprenderá el de las demás
islas agregadas administrativamente a cada una de las citadas), La Palma, El Hierro y La
Gomera.

Dependerán jerárquicamente del Delegado del Gobierno o del Subdelegado, cuando


este cargo exista.

El nombramiento y cese de los Directores Insulares de la Administración General del


Estado se hará por Resolución del Delegado del Gobierno, que será publicada en el "Bole-
tín Oficial del Estado".

El nombramiento se producirá por el procedimiento de libre designación, a propues-


ta del Subdelegado del Gobierno en la provincia, cuando este cargo exista, entre funcio-
narios de carrera del Estado, de las Comunidades Autónomas o de las Entidades Locales a
los que se exija para su ingreso el título de Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o
equivalente, o el título de Ingeniero técnico, Arquitecto técnico, Diplomado universitario
o equivalente.

Los funcionarios nombrados para dicho cargo podrán optar por estar en
situación de servicio activo o servicios especiales.
En los supuestos de vacante, ausencia o enfermedad, el Director Insular será suplido
por el Secretario General de la Dirección Insular o, en su defecto, por quien designe el
Delegado del Gobierno.

Les corresponde ejercer, en su ámbito territorial, las competencias atribuidas por la


Ley de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado a los Sub-
delegados del Gobierno en las provincias, y aquellas otras que les sean desconcentradas o
delegadas.

DIRECTORES INSULARES
(art. 30 LOFAGE y Real Decreto 6'7/1 997)

,
I
NOMBRAMIENTO I I
SUPLENCIA
I
ATRIBUCIONES

I I
• Igual que el del Subdelegado, Por el Secretario General de la
añadiendo funcionarios a los Dirección Insular o, en su Las mismas que
que se les exigió título de defecto, por quien designe el el Subdelegado.
Diplomado o equivalente. Delegado del Gobierno.
• En: - Menorca
- Ibiza-Fomentera
- Lanzarote
- Fuerteventura
- La Palma
- El Hierro
- La Gomera

La estructura de las Delegaciones del Gobierno en Ceuta y Melilla estará integrada por
la Secretaría General, el Gabinete del Delegado del Gobierno y las áreas funcionales de
Fomento y Sanidad. Existirá además un área funcional de Agricultura y Pesca en la Dele-
gación de Gobierno en MeJilla.

Contarán con una comisión de asistencia con idénticas funciones y composición que
la comisión de asistencia a los Delegados del Gobierno en las CC.AA.
3.5. Organización y adscripción de las Delegaciones y
Subdelegaciones
las Delegaciones del Gobierno se adscriben orgánicamente al Ministerio de Adminis-
traciones Públicas.

Las Subdelegaciones del Gobierno en las provincias se constituyen en órganos de la


respectiva Delegación del Gobierno.

La organización de las Delegaciones atenderá a los siguientes criterios:

a) Existirán áreas funcionales para gestionar los servicios que se integren en la Dele-
gación, mantener la relación inmediata con los servicios no integrados y asesorar
en los asuntos correspondientes a cada área.
b) El número de dichas áreas se fijará en atención a los diversos sectores funcional-
mente homogéneos de actividad administrativa y atendiendo al volumen de los
servicios que desarrolle la Administración General del Estado en cada Comuni-
dad Autónoma, al número de provincias de la Comunidad y a otras circunstan-
cias en presencia que puedan aconsejar criterios de agrupación de distintas áreas
bajo un mismo responsable, atendiendo especialmente al pro{eso de transferen-
cias del Estado a las Comunidades Autónomas.

c) Existirá un órgano para la gestión de los servicios comunes de la Delegación,


incluyendo los de los servicios integrados.

La estructura de las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno se establecerá por


Real Decreto del Consejo de Ministros en el que se determinarán los órganos y las áreas
funcionales que se constituyan.

la estructuración de las áreas funcionales se llevará a cabo a través de las relaciones de


puestos de trabajo, que se aprobarán a iniciativa del Delegado del Gobierno.

3.6. Estructura de los servicios periféricos


3.6.1. Simplificación de los servicios periféricos
La organización de la Administración periférica del Estado en las Comunidades Autó-
nomas responderá a los principios de eficacia y de economía del gasto público, así como a
la necesidad de evitar la duplicidad de estructuras administrativas, tanto en la propia Admi-
nistración General del Estado como con otras Administraciones Públicas. Consecuente-
mente, se suprimirán, refundirán o reestructurarán, previa consulta a los Delegados del
Gobierno, los órganos cuya subsistencia resulte innecesaria a la vista de las competencias
transferidas o delegadas a las Comunidades Autónomas y, cuando proceda, atendiendo al
marco competencial, a las Corporaciones Locales, y de los medios y servicios
traspasados a las mismas.
Se integrarán en las Delegaciones del Gobierno todos los servicios territoriales de la
Administración General del Estado y sus organismos públicos, salvo aquellos casos en que
por las singularidades de sus funciones o por el volumen de gestión resulte aconsejable su
dependencia directa de los órganos centrales correspondientes, en aras de una mayor efi-
cacia en su actuación.

Los servicios integrados se adscribirán, atendiendo al ámbito territorial en que deban


prestarse, a la Delegación del Gobierno o a la Subdelegación correspondiente.

Los servicios no integrados en las Delegaciones del Gobierno se organizarán territo-


rialmente atendiendo al mejor cumplimiento de sus fines y a la naturaleza de las funcio-
nes que deban desempeñar. A tal efecto la norma que determine su organización estable-
cerá el ámbito territorial idóneo para el desempeño de dichas funciones.

Por Real Decreto a propuesta conjunta del Ministro correspondiente y del


MAp, cuando contemple unidades con nivel de Subdirección General o equi-
valente.
Por Orden conjunta del Ministro correspondiente y del MAp, cuando afecte a
órganos inferiores a Subdirección General.

Los servicios no integrados dependerán del órgano central que tenga atribuidas las
competencias que estos desempeñan.

Un ejemplo de servicios no integrados es la Delegación de Hacienda, el resto de las


Direcciones Provinciales se han hecho desaparecer a través de Real Decreto.

Los servicios no integrados en las Delegaciones del Gobierno se organizarán territo-


rialmente atendiendo al mejor cumplimiento de sus fines y a la naturaleza de las funcio-
nes que deban desempeñar. A tal efecto, la norma que determine su organización estable-
cerá el ámbito idóneo para prestar dichos servicios.

la organización de dichos servicios se establecerá por Real Decreto a propuesta con-


junta del Ministro correspondiente y del Ministro de Administraciones Públicas, cuando
contemple unidades con nivel de Subdirección General o equivalentes, o por Orden con-
junta cuando afecte a órganos inferiores, en los términos referidos en el apar-
tado 2 del artículo 10 de la LOFAGE.
Los servicios no integrados dependerán del órgano central competente sobre el sector
de actividad en el que aquellos operen, el cual les fijará los objetivos concretos de actua-
ción y controlará su ejecución, así como el funcionamiento de los servicios.

Los titulares de los servicios estarán especialmente obligados a prestar toda la colabo-
ración que precisen los Delegados del Gobierno y los Subdelegados del Gobierno para faci-
litar la dirección efectiva del funcionamiento de los servicios estatales.
1. De acuerdo con la Ley de Organización y Funcionamiento de la Administración
General del Estado, los Secretarios Generales:

a) Tienen categoría de Subsecretario.


b) Son órganos superiores del Departamento.
c) Están bajo la inmediata dependencia del Subsecretario.
d) Desempeñan la jefatura de todo el personal del Departamento.

2. De acuerdo con la Ley 6/1997, de 14 de abril, los Ministerios contarán, en todo


caso, con:

a) Una Subsecretaría y una Secretaría General Técnica.


b) Una Secretaría de Estado, al menos, y una Subsecretaría.
c) Una Secretaría General.
d) Una Dirección General de Servicios.

a) Dependen orgánicamente del Ministerio del Interior.


b) Ejercen la representación ordinaria del Estado en el territorio.
c) Hay uno en cada Comunidad Autónoma, salvo en las islas que tienen uno cada
uno.
d) Son nombrados por Real Decreto de Consejo de Ministros, a propuesta del Pre-
sidente del Gobierno.

4. De acuerdo con lo previsto en la Ley 6/1997, de 14 de abril, son órganos terri-


toriales de la Administración General del Estado:

a) Solamente, los Delegados del Gobierno y los Subdelegados del Gobierno.


b) Los Delegados del Gobierno, los Subdelegados del Gobierno y los Directores
Insulares.
c) Los Delegados del Gobierno, los Gobernadores Civiles y los Directores Insulares.
d) Los Delegados del Gobierno, los Subdelegados del Gobierno y los Gobernadores
Civiles.

5. Las Delegaciones del gobierno se adscriben orgánicamente a:

a) La Vicepresidencia del Gobierno.


b) El Ministerio del Interior.
c) El Ministerio de Administraciones Públicas.
d) La Presidencia de la Comunidad Autónoma.
6. Los Delegados del Gobierno en las Comunidades Autónomas son nombrados y
separados:

a) Por Real Decreto del Presidente del Gobierno.


b) Por Real Decreto del Consejo de Ministros, a propuesta del Presidente del
Gobierno.
c) Por Real Decreto del Consejo de Ministros, a propuesta del Ministro de Admi-
nistraciones Públicas, de quien dependen funcionalmente.
d) Por Real Decreto del Consejo de Ministros, a propuesta del Ministro de Interior.

7. La Ley de Organización y Funcionamiento de la Administración General del


Estado determina que corresponde a los Subsecretarios:

a) Nombrar y separar a los titulares de los órganos superiores y directivos del Minis-
terio y de sus Organismos Públicos.
b) Desempeñar la jefatura superior de todo el personal del Departamento.
c) Ejercer la potestad reglamentaria en los términos previstos en la legislación espe-
cífica.
d) Fijar los objetivos del Ministerio.

a) Habrán de designarse entre funcionarios de carrera.


b) Son miembros del Gobierno.
c) Dirigen los servicios comunes.
d) Son órganos superiores.