You are on page 1of 5

Apuntes Evangelio san Marcos cap 9

¿Proximidad de la segunda venida?


1 Les decía también: «Yo os aseguro que entre los aquí presentes
hay algunos que no gustarán la muerte hasta que vean venir con
poder el Reino de Dios.»

Con un lazo al menos aparente con el versículo que precede y sin ninguno con lo
que sigue, hay una afirmación de Jesús que nos toma por sorpresa. Pareciera
sugerir que debería ser tan pronto la segunda venida de Jesús, que algunos de los
que estaban ahí con Él, no alcanzarían a morir. La posibilidad que alguien
sobreviviera más que lo normal, sin importar el tiempo, pareciera descartada por la
experiencia.
¿Qué puede haber querido decirles?, ¿esa frase, la dijo Jesús o la creó el
evangelista?
El comentarista W.B. Swete, piensa que ni lo uno ni lo otro.
Interpreta como una alusión de Jesús a la certeza de Su triunfo, a despecho de todo
lo negativo que se desencadenará sobre Él, hasta Su resurrección, que será algo
sobre lo que les enseñará a continuación. Como justamente observa, Jesús no se
refiere a Su segunda venida, sino a ver venir con poder el Reino de Dios. Tal vez
hemos unido en nuestro concepto esas dos cosas, lo que no tiene por qué ser así.

La Transfiguración
2 Seis días después, toma Jesús consigo a Pedro, Santiago y Juan, y
los lleva, a ellos solos, aparte, a un monte alto. Y se transfiguró
delante de ellos,
3 y sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, tanto
que ningún batanero en la tierra sería capaz de blanquearlos de
ese modo.
4 Se les aparecieron Elías y Moisés, y conversaban con Jesús.
5 Toma la palabra Pedro y dice a Jesús: «Rabbí, bueno es estarnos
aquí. Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y
otra para Elías»;
6 - pues no sabía qué responder ya que estaban atemorizados -.
7 Entonces se formó una nube que les cubrió con su sombra, y vino
una voz desde la nube: «Este es mi Hijo amado, escuchadle.»
8 Y de pronto, mirando en derredor, ya no vieron a nadie más que a
Jesús solo con ellos.
9 Y cuando bajaban del monte les ordenó que a nadie contasen lo
que habían visto hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre
los muertos.
10 Ellos observaron esta recomendación, discutiendo entre sí qué era
eso de «resucitar de entre los muertos.»
11 Y le preguntaban: «¿Por qué dicen los escribas que Elías debe
venir primero?»
1
12 El les contestó: «Elías vendrá primero y restablecerá todo; mas,
¿cómo está escrito del Hijo del hombre que sufrirá mucho y que
será despreciado?

13 Pues bien, yo os digo: Elías ha venido ya y han hecho con él


cuanto han querido, según estaba escrito de él.»

Ya hemos leído la narración de este episodio, en Mateo 17,1-13 y Lucas 9,28-36 y le


hemos buscado el sentido. Siempre concluiremos que estamos ante un gran misterio.
¿Qué hacer ante un misterio? Contemplarlo con mucha humildad y, si parece que nos
habla, intentar escuchar con el corazón.
¿Una pequeña muestra del cielo que esperamos todos los creyentes, a unos pocos
discípulos? Es posible. Hay también otras sugerencias que se han hecho sobre este
párrafo. Igual resulta y resultará siempre un ejercicio posible, pero es bueno
reconocer que nos sentimos ante algo que nos supera, que no logramos rescatar su
sentido, no con seguridad.
La nota sobre la ropa de Jesús, parece estar ahí para prevenirnos que es algo de la
manifestación de Su divinidad, que nos supera.
Podemos sin duda opinar sobre las reacciones de Pedro: declara lo bien que se sentía
ahí y en ese momento. Parece tener la esperanza que Jesús decida alargarlo, por la
propuesta que hace. Se dice que los discípulos, sin distingos, estaban atemorizados.
Nos parece normal. Lo que nos supera, suele producirnos temor. Tocamos la
fragilidad y hasta la insignificancia; nuestras pobrezas que procuramos olvidar y
quitar de nuestra vista como también de la vista de los demás.
Se produce luego la orden de no contar nada de eso a nadie hasta después de la
Resurrección de Jesús. Acatando sin problema la orden, se preguntaban el significado
de la expresión “resucitar de entre los muertos”.
Buscando confirmación de la idea, tomada de Malaquías, le preguntan a Jesús por el
significado de la enseñanza de los escribas de que antes que el Mesías llegara, el
profeta Elías debía venir. Jesús les confirma que sería así y los sorprende diciendo que
Elías ya ha venido [en la persona de Juan Bautista] y han hecho con él lo que han
querido (se refiere al maltrato).

Jesús sana a un epiléptico


14 Al llegar donde los discípulos, vio a mucha gente que les rodeaba
y a unos escribas que discutían con ellos.
15 Toda la gente, al verle, quedó sorprendida y corrieron a saludarle.
16 El les preguntó: «¿De qué discutís con ellos?»
17 Uno de entre la gente le respondió: «Maestro, te he traído a mi
hijo que tiene un espíritu mudo
18 y, dondequiera que se apodera de él, le derriba, le hace echar
espumarajos, rechinar de dientes y le deja rígido. He dicho a tus
discípulos que lo expulsaran, pero no han podido.»

2
19 El les responde: «¡Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo estaré
con vosotros? ¿Hasta cuándo habré de soportaros? ¡Traédmelo!»
20 Y se lo trajeron. Apenas el espíritu vio a Jesús, agitó
violentamente al muchacho y, cayendo en tierra, se revolcaba
echando espumarajos.
21 Entonces él preguntó a su padre: «¿Cuánto tiempo hace que le
viene sucediendo esto?» Le dijo: «Desde niño.
22 Y muchas veces le ha arrojado al fuego y al agua para acabar con
él; pero, si algo puedes, ayúdanos, compadécete de nosotros.»
23 Jesús le dijo: «¡Qué es eso de si puedes! ¡Todo es posible para
quien cree!»
24 Al instante, gritó el padre del muchacho: «¡Creo, ayuda a mi poca
fe!»
25 Viendo Jesús que se agolpaba la gente, increpó al espíritu
inmundo, diciéndole: «Espíritu sordo y mudo, yo te lo mando: sal
de él y no entres más en él.»
26 Y el espíritu salió dando gritos y agitándole con violencia. El
muchacho quedó como muerto, hasta el punto de que muchos
decían que había muerto.
27 Pero Jesús, tomándole de la mano, le levantó y él se puso en pie.
28 Cuando Jesús entró en casa, le preguntaban en privado sus
discípulos: «¿Por qué nosotros no pudimos expulsarle?»
29 Les dijo: «Esta clase con nada puede ser arrojada sino con la
oración.»

Se nos aparece Jesús cansado de tener que cargar con la incredulidad o poca fe de los
que lo siguen, tanto de la multitud como de sus discípulos. La pregunta ¿hasta
cuándo tendrá que soportarlos?, indica que viendo la situación y sabiendo lo que les
espera en Jerusalén, se siente agotado. No han podido los signos que ha hecho ni la
enseñanza que les ha entregado, cambiar la mirada y actitud que tienen. Parecería
que lo miran como alguien excepcional, pero que no calza con su idea del Mesías.
Por eso que replica airado al padre del joven enfermo cuando le dice “si algo puedes,
ayúdanos”. La respuesta es clara y tajante: la fe no consiste en esa actitud que ese
padre muestra. Como, a ver si me puedes tú ayudar, dejando espacio a la duda y la
impotencia. Asustado el padre responde que cree pero que su fe es poca.
Cuando restablecido el joven por Jesús, vuelven a casa, le preguntan por qué no
pudieron los discípulos expulsar ese espíritu. La respuesta pone un dato nuevo: esa
clase de mal espíritu, es arrojada sólo mediante la oración

Segundo anuncio de la Pasión y la Resurrección.


30 Y saliendo de allí, iban caminando por Galilea; él no quería que se
supiera,

3
31 porque iba enseñando a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del
hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a
los tres días de haber muerto resucitará.»
32 Pero ellos no entendían lo que les decía y temían preguntarle.

Después del momento tenso que habían vivido cuando Simón quiso rechazar la
posibilidad de que Jesús sufriera y muriera a manos de los sumos sacerdotes, los
escribas y los fariseos en Jerusalén que implicaba, como se los dejó claro, asumir el
punto de vista de Satanás y seguir con su idea mundana y triunfalista del Mesías.
Retoma Jesús la enseñanza sobre el mismo punto, consciente que la preparación de los
discípulos para lo que Le tocaría vivir y sufrir antes de resucitar, era todavía
controvertida en el interior de ellos por su formación y experiencia. Igual deja el
evangelista constancia que no entendían y que no se atrevían a preguntarle. Bien se
notará esto en el momento de la Pasión y Muerte. Casi todos huirán despavoridos.

La humildad, la pequeñez y el servicio hacen importante al creyente.


33 Llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntaba: «¿De
qué discutíais por el camino?»
34 Ellos callaron, pues por el camino habían discutido entre sí quién
era el mayor.
35 Entonces se sentó, llamó a los Doce, y les dijo: «Si uno quiere ser
el primero, sea el último de todos y el servidor de todos.»
36 Y tomando un niño, le puso en medio de ellos, le estrechó entre
sus brazos y les dijo:
37 «El que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe;
y el que me reciba a mí, no me recibe a mí sino a Aquel que me ha
enviado.»

Al igual que en la escena provocada por le pretensión de los Zebedeos de sentarse en la


mesa del cielo a ambos lados de Jesús, ahora ha habido una discusión acerca de quién de
ellos sería el más grande. Aunque ellos guarden silencio, parece que Jesús sabe cuál era el
tema de su conversación y aprovecha de enseñarles algo: quien quiera ser primero, que se
haga el último, que se convierta en servidor de todos los demás. Toma un niño y lo pone
en medio de ellos diciendo que el que reciba a un niño como ese en el nombre de Jesús, no
recibe al niño, sino al propio Jesús y al Padre que Le ha enviado.
No está demás recordar que los niños como las mujeres eran lo menos importante que se
pueda imaginar en el Israel de ese tiempo. La idea de la humildad y el hacerse pequeño, es
la que debiera dominar el corazón del creyente. Las ideas de grandeza son lo contrario de
todo cuanto Jesús hizo y enseñó. Como en Mateo 18,1-4 y Lucas 9,46-48.

Quién está a favor y quien en contra de Jesús.


38 Juan le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba
demonios en tu nombre y no viene con nosotros y tratamos de
impedírselo porque no venía con nosotros.»
4
39 Pero Jesús dijo: «No se lo impidáis, pues no hay nadie que obre
un milagro invocando mi nombre y que luego sea capaz de hablar
mal de mí.
40 Pues el que no está contra nosotros, está por nosotros.»
41 «Todo aquel que os dé de beber un vaso de agua por el hecho de
que sois de Cristo, os aseguro que no perderá su recompensa.»

Jesús les cambia el enfoque cuando le cuentan que hay alguien fuera del grupo, que
en nombre de Jesús expulsa demonios. Ellos le informan que se lo quisieron impedir,
pues no formaba parte del grupo. Él les dice que no deben impedirlo y añade que
nadie puede hacer un milagro en Su nombre y después hablar en contra de Jesús.
Dando vuelta los términos, les dice que el que no está en contra de Él, está a favor de
Él. Creemos que aunque no se le nombre, hay referencia al Espíritu Santo, sin el cual
no puede haber vida cristiana ni menos milagros.
La hermosa frase que subraya lo dicho, es que el que de un vaso de agua a otro,
porque es de Cristo, no quedará sin recompensa.

No caer en tentación.
42 «Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor
le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que
mueven los asnos y que le echen al mar.
43 Y si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela. Más vale que
entres manco en la Vida que, con las dos manos, ir a la gehenna, al
fuego que no se apaga.
45 Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres
cojo en la Vida que, con los dos pies, ser arrojado a la gehenna.
47 Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres
con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser
arrojado a la gehenna,
48 donde “su gusano no muere y el fuego no se apaga”;
49 pues todos han de ser salados con fuego.
50 Buena es la sal; mas si la sal se vuelve insípida, ¿con qué la
sazonaréis? Tened sal en vosotros y tened paz unos con otros.»

En el crudo lenguaje, típico del oriente, los ejemplos que usa Jesús, sirven para no
dejar a nadie en duda acerca de la enseñanza. No escandalizar, no volverse sosos.
Las menciones a ser salados con fuego y a que la sal se vuelva insípida, son un par de
enigmas y resisten a la interpretación. Los que han intentado descifrarlos, disparan
para cualquier parte.
Se puede decir que la primera mención, puede aludir a algo relacionado con la
purificación.
La segunda, podría relacionarse con la conservación de los alimentos y con el sabor
de las comidas.