You are on page 1of 5

LEGISLACIÓN DE SEGURIDAD INDUSTRIAL Y AMBIENTAL

El presente ensayo tiene como finalidad dar a conocer acerca de la Legislación de


seguridad industrial y ambiental tema muy deseado y aprobado por unos, y por
otros rechazado y menospreciado, pero de vital importancia para el cuidado del
medio ambiente y del ser humano.

La Seguridad Industrial es una realidad compleja, que abarca desde problemática


estrictamente técnica hasta diversos tipos de efectos humanos y sociales. A la
vez, debe ser una disciplina de estudio en la que se han de formar los
especialistas apropiados, aunque su naturaleza no corresponde a las asignaturas
académicas clásicas, sino a un tipo de disciplina de corte profesional, aplicado y
con interrelaciones legales muy significativas.

La propia complejidad de la Seguridad Industrial aconseja su clasificación o


estructuración sistemática. En eso, no se hace sino seguir la pauta común del
conocimiento humano, que tiende a subdividir las áreas del saber con objeto de
hacerlas más asequibles, no sólo a su estudio, sino también a su aplicación
profesional.

La seguridad industrial también se puede decir que es divisible como disciplina, y


que ello mejora tanto el nivel de impartición lectiva, como la comprensión de la
fenomenología asociada a los riesgos industriales. Los técnicos y legisladores han
ido reaccionando a medida que era posible abordar una problemática acotable y
de solución asequible. Ello ha influido en que la Seguridad Industrial presenta, de
hecho, una estructuración relativamente fácil de identificar.

Cierto es que las ideas expuestas aquí no solo proceden de esa consideración
histórica y del estudio práctico de cómo se articulan los organismos y entidades
que velan por la seguridad, sino que también proceden de una aproximación
analítica al tema de la Seguridad Industrial.

Los productos y servicios industriales son tan comunes en nuestra sociedad actual
que se puede caer en la falsa percepción de que esos productos y servicios están
garantizados de una manera natural, y no es necesaria mayor preocupación para
que sigan aportando un beneficio fiable y cotidiano a la sociedad. Cierto es que la
madurez tecnológica de nuestro desarrollo es una garantía magnífica de que
dominamos los medios y métodos para aportar esos productos y servicios, pero
cierto es también de que, para hacerlo posible, es necesario mantener y
acrecentar nuestra capacidad tecnológica y sus características más
sobresalientes: seguridad, rentabilidad y calidad.
Una de las cuestiones más singulares y llamativas de la seguridad industrial es la
aparente desproporción entre causas y efectos, sobre todo en lo referente a lo que
suele llamarse accidentes mayores, a menudo iniciados por un incidente menor.

Por ejemplo, son numerosos los casos en que accidentes industriales o para
industriales de importancia han comenzado simplemente con la utilización de un
soplete de soldadura, herramienta ampliamente empleada en la industria y en las
construcciones industriales, y cuyos efectos deberían limitarse a la zona tratada,
es decir la soldadura. Sin embargo, en muchos accidentes se aprecia esta
desproporción entre causas y efectos, y ello tiene su explicación en la
concentración de energía y de sustancias inflamables o explosivas que pueda
haber en las instalaciones industriales.

Precisamente se reserva el nombre de accidentes graves (anteriormente


conocidos como accidentes mayores) para aquellas circunstancias en las que hay
emisión de energía o de sustancias tóxicas fuera de su recinto nominal de
confinamiento, y particularmente fuera de las propias instalaciones, y por tanto en
cercanía al medio ambiente humano.

Como consecuencia de la preocupación por el riesgo, la Seguridad Industrial ha


ido cristalizando en una serie de leyes, decretos y reglamentos que articulan de
manera eficaz las exigencias planteadas en dicho terreno. Puede decirse que la
práctica totalidad de los países disponen de legislación de seguridad industrial,
aunque ésta es realmente completa sólo en los países más avanzados y con
mayor tradición tecnológica.

A lo largo de los años y como consecuencia de la evolución humana, las


legislaciones mundiales se han visto en la obligación de regular las relaciones del
hombre que afecten o perturben el buen funcionamiento del Medio ambiente, por
tal motivo el Estado Colombiano buscó mitigar los efectos nocivos que se le
estaban causando al medio ambiente y se adopta en un primer momento una
política legal ambiental, en donde se prevenga corrija y restaure el medio
ambiente y los recursos naturales renovables.

De este proceso de codificación podemos mencionar seis normatividades, que


atravesaron por grandes cambios a través de los años y que tuvieron como fin
primordial cubrir los vacíos jurídicos que acerca de esta materia existían, estas
son: la ley 23 de 1973, el decreto ley 2811 de 1974 (Código de Recursos
Naturales Renovables), la ley 9ª de 1979, la Constitución Política, la ley 99 de
1993 y Finalmente el Código penal.
Como primera medida aparece la ley 23 del 12 de diciembre de 1973, por medio
de la cual se faculta al Presidente de la República para crear el Código De
Recursos Naturales y Protección al Medio Ambiente, junto con la creación del
Ministerio del Medio Ambiente, todo lo anterior con el propósito de prevenir, evitar
y manejar de alguna manera la contaminación ambiental, tal resolución fue el paso
inicial para la construcción de un régimen legal, definitivamente interesado en la
salvaguardia de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente del país en
general; más adelante encontramos el Decreto Ley 2811 de 1974 más conocido
como el Código de Recursos Naturales Renovables, que es la primera
recopilación legal que pretende disciplinar toda la materia ambiental en forma
exhaustiva y consecuente, de tal forma que los recursos naturales y los
elementos ambientales, no se manejen aislados unos de otros sino en conjunto,
de tal forma que el trato tanto desde el punto de vista administrativo como legal
este contemple en una misma normatividad.

Hasta este momento, no se había establecido el daño que la contaminación


ambiental podía causar a la población colombiana, únicamente se buscaba
preservar las calidades ambientales de la nación, motivo por el cual se expide La
ley 9ª de 1979, el llamado "Código Sanitario Nacional", norma en la cual se
estipulan los aspectos relacionados con el medio ambiente pero desde una óptica
mucho más significativa, no solo ambientalista sino saludable e higienista, es
decir que giraba en torno al Hombre y a sus necesidades más inmediatas y no
solo frente a los recursos naturales, teniendo en cuenta la afectación a la calidad
de vida de las personas.

No obstante lo anterior, desde una concepción personal, la cumbre se alcanzó


con la promulgación de la Constitución Política de 1991, ya que en ella se
establece como un derecho, porque no decirlo de carácter fundamental, pues
aunque esta mencionado podemos decir de una manera lacónica, gracias a su
consagración en la Carta Magna se le da la importancia y el trato que merece, ya
que no solo incide en la vida ambiental sino social de todos y cada unos de los
colombianos, que en nuestro país llegó no solo de forma repentina en relación con
algunas legislaciones, no solo europeas sino latinoamericanas como es el caso de
Brasil.
Es así como la constitución lo plantea no solo como un derecho fundamental de
los ciudadanos sino como un deber de todos y cada uno de los colombianos y
además de ello como un deber incluso a nivel estatal, por lo tanto la
despreocupación tanto del estado como de los particulares por la preservación del
medio, acarrea una serie consecuencias jurídicas y legales que aparte de castigar
intentan concientizar a la nación de la importancia del tema.

De tal forma que la consignación de este derecho en la Carta Política es el primer


paso para la codificación no solo de las políticas ambientales sino de los
organismos que están encargados de velar por el cabal cumplimiento de estas
disposiciones.
Trabajo de ambiental

Presentado por:

Jesús Javier consuegra cantillo

Presentado a:

Omar Tirado Muñoz

Fundación universitaria tecnológico de Comfenalco

V semestre