You are on page 1of 5

LA PENA DE MUERTE COMO VIOLACIÓN AL

DERECHO A LA VIDA

Por Rodrigo Alejandro Hernández González

“Siempre y cuando usted tiene la pena de muerte no existe garantía de que las
personas inocentes no serán condenadas a muerte”.
-Paul Simon.

La pena de muerte, a través de la historia, ha sido un tema polémico para la


sociedad. Requiere de mucho estudio y no solamente de decisiones precipitadas
que lleven reflejadas la venganza en vez de la justicia. Tomar decisiones que
atenten contra los derechos humanos, especialmente el derecho a la vida. Es
menoscabar la dignidad de cierto grupo de la población, cuando en realidad, no se
ha intentado reestructurar a ciertas instituciones.

Para el Jurista Español Baltasar Garzón, la pena de muerte solo responde a una
justificación política interesada en un momento determinado. 1 Entendiéndose
como técnica populista que, supuestamente, responde al clamor popular, dejando
a los que la promueven, como héroes, mientras aquellos solo buscan
protagonismo y aceptación. Garzón sigue explicando que la aplicación de la pena
de muerte se da cuando no se sabe cómo afrontar una realidad delincuencial o de
criminalidad, y esto tiende a ser muy peligroso si no se estudia a fondo el motivo
por el que se aplicará la pena capital.
La población solamente exige la aplicación de la pena de muerte como solución
inmediata, argumentando que la crisis de violencia que vive nuestro país necesita
de terminar matando a los que han cometido algún tipo de delito.

1 elPeriódico, Álvarez, Nancy, elPeriódico Guatemala, “La pena de muerte solo responde a una
justificación política” Guatemala, 2016. (http://elperiodico.com.gt/2016/03/31/pais/la-
pena-de-muerte-solo-responde-a-una-justificacion-politica/) 5 de junio de 2016.
La película de Tim Robins (1995) Pena de Muerte, nos presenta el caso de
Matthew Poncelet, un americano acusado por los delitos de asesinato y violación.
Es condenado a la pena capital por la comisión de indulto, a la cual se presenta un
recurso para presentarlo como humano y evitar la aplicación de aquella medida
terminal. Dentro de la película podemos observar que se viola el derecho humano
a la vida y a la dignidad humana.

En Latinoamérica, Guatemala y Cuba, según un reporte de Amnistía Internacional


son los únicos países de América Latina que aún tienen nominalmente vigente la
pena de muerte por delitos comunes, y 140 países han abolido la pena capital.
En nuestro país, se violentó el derecho a la vida de muchas formas, la última vez,
el 29 de junio del 2000, cuando se aplicó la inyección letal a Luis Cetino y a Tomás
Cerrate, integrantes de la banda de secuestradores los Pasaco, desde este
entonces, la pena de muerte está vigente pero no es aplicable.

Al menos 1.634 personas fueron ejecutadas en 2015. El dato supone un aumento


de más del 50% con respecto al año anterior y es la cifra más alta registrada por
Amnistía Internacional desde 1989. 2

La Convención Americana sobre Derechos Humanos, en el artículo 4º establece la


protección al derecho a la vida : “Toda persona tiene derecho a que se respete su
vida” […] en el numeral 2 establece: “En los países que no han abolido la pena de
muerte, ésta sólo podrá imponerse por los delitos más graves, en cumplimiento de
sentencia ejecutoriada de tribunal competente y de conformidad con una ley que
establezca tal pena, dictada con anterioridad a la comisión del delito.”

De igual forma, el numeral 3 establece que “No se restablecerá la pena de muerte


en los Estados que la han abolido”. Con lo anterior, nos damos cuenta que la vida,

2 Amnistía Internacional, Ibar, Pablo, “Pena de Muerte” , España, 2016.


https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/temas/pena-de-muerte/ ,5 de junio de 2016.
es protegida y no se concibe el hecho de querer eliminar los índices de
criminalidad con la ejecución de los reos.

Ya el jurista Garzón decía: “No se acaba la criminalidad con el hecho de privar de


la vida a quien ha cometido hechos delictivos”.

El artículo 18 de la Constitución Política de la República de Guatemala, establece


la pena de muerte, y determina que se ejecutará después de agotarse todos los
recursos. Así mismo, agraga en el último párrafo que el Congreso de la República
podrá abolir la pena de muerte.

El 11 de febrero de este año , la Corte de Constitucionalidad resolvió una acción


de inconstitucionalidad general parcial que impide aplicar la pena de muerte a
quienes cometan asesinato, debido a la discrecionalidad que se daba en su
aplicación. Quedando la pena de muerte aún vigente para otros delitos como:
parricidio, ejecución extrajudicial, violación calificada, secuestro, tortura,
desaparición forzada y magnicidio como causa de muerte.

La película “Pena de Muerte” es una muestra de cómo se viola el Derecho a la


vida, así mismo se presenta la polémica que se vive hoy en día en varios países,
unos a favor de la pena y otros para la abolición de la misma. Una historia que
toca el corazón, y hace pensar en que como país, antes de aplicar la pena de
muerte, debemos enfocar nuestra total atención a instituciones del sector justicia,
como lo es el sistema penitenciario, un sistema que desde hace tiempo presenta
una total ineficiencia y que es claro, no tiene el control. Así mismo, darnos cuenta
en las condiciones en las que se encuentran las cárceles, si a esos sitios, se le
pueden llamar así.

Antes de aplicar la pena de muerte, se debe, no solo atender el clamor popular,


sino enfocarnos en educación, oportunidades de empleo, motivación, etc. Así
mismo, la seguridad y la justicia.
Lo positivo de la película es que se explica muy bien el procedimiento que conlleva
la pena de muerte, así como quiénes son los que la practican. Hace denotar que
aunque sea algo contro los derechos humanos, aún se practica.
Interesante es, y cabe resaltar los argumentos tan poco estudiados y profundos de
las personas que piden la reactivación de la pena, en el caso de la película, la
aplicación. Dentro de lo negativo, se podría mencionar el no buscar hacer algo
más después de muerte de Matthew, pero de lo contrario una historia muy fuerte.

Como país, debemos pensar y analizar que muchas veces se pueden cometer
injusticias en nombre de la justicia, debemos exigir el apoyo a educación, a
empleo, a fuentes de desarrollo y sobre todo a mejores condiciones en la
infraestructura de las cárceles; exigir que la justicia y entididades del sector
justicia, logren eliminar la corrupción y atender a intereses que solamente hacen
que las cárceles sean paraísos.
Mientras no se atienda e esto, no pensemos en aplicar la pena de muerte, como
medida de remedio, como medida de castigo.

“LA BASE DE LA JUSTICIA ES EL RESPETO A LA DIGNIDAD HUMANA […] EN


NINGUNA CIRCUNSTANCIA ES ACEPTABLE LA PENA CAPITAL.” 3

3 Tsakhia Elbegdorj, presidente de Mongolia, 16 de junio de 2015