You are on page 1of 37

Estudio Sobre la Cristología,

Segundo Parcial de Doctrinas I.


INTRODUCCION.

Debemos de entender, primeramente que este material que les hago llegar es
el complemento de lo vertido en clases, es decir algunos temas como la
preexistencia de Cristo, deidad y encarnación, seran abordados en este
material, de manera tácita, pero su contenido puede variar en lo expuesto en
nuestras clases, con la finalidad que tengan mas información, lo cual a su vez
sera complemento de su conocimiento.

Cristología es para mi uno de los temas del estudio de la Biblia que mas me
apasionan (junto con el estudio del libro de Romanos), primeramente por que
significa una basta fuente de conocimiento de la persona de nuestro amado
Jesucristo y de manera siguiente por ser la columna vertebral de la teología
sistemática.

Cuando hablamos de fuente de conocimiento lo hacemos de forma literal ya


que de una fuente mana sin parar un flujo de agua que para nuestro estudio y
nuestra preparación jamas llegara a terminarse pues como el apostol Pablo lo
dice en 1 Cor. 13:12

Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora
12

conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.

El total del conocimiento lo tendremos cuando estemos frente a nuestro Señor


Jesucristo, cara a cara.
Ahora bien como columna vertebral de la teología sistemática, podemos
entender que sin Jesucristo sería imposible hablar del resto de las doctrinas, es
pues este el vertice o la piedra angular desechada por los sabios , como lo
expresa Pedro en Hechos 4: 11

11Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a
ser cabeza del ángulo.
Para ordenamiento de nuestro estudio de la Cristología utilizaremos un método
clásico, siguiendo el modelo neotestamentario, que a su vez coincide en el
tema presente con la Cristología del Logos, con la orientación descendente-
ascendente o de arriba-abajo y con la confesión de fe que como cristianos
evangelicos hacemos al declarar a nuestro Señor Jesucristo Dios y redentor de
la humanidad.

Dicha declaración que fue expuesta por los escritores del nuevo testamento y
discutida por los primero padres de la Iglesia, llegando hasta nuestros tiempos
como un gran tema de discusión, pues el efectuar dichas funciones por parte
de nuestro Señor implico un doble papel o como lo veremos mas adelante una
doble naturaleza en una sola persona.

Por lo tanto podemos enlistar los siguientes temas que nos serviran de guia en
el estudio de la Cristología:

1. LA PREEXISTENCIA DE CRISTO
2. LA DEIDAD DE CRISTO
3. LA ENCARNACION DE CRISTO
4. LA UNION HIPOSTATICA DE CRISTO (NATURALEZA DE CRISTO)
5. LA KENOSIS (EL DESPOJAMIENTO)
6. LA OBRA REDENTORA DE CRISTO. (YO SOY)

PREGUNTAS DE REPASO.
1.- ¿Por qué es tan importante el estudio de la persona de Jesucristo para
nosotros?
2.- ¿cuáles son los puntos criticos de nuestra confesión de Fe que se han
vuelto puntos de discusión doctrinal?
3.- ¿Cuáles son los temas que se evaluarán en este segundo Parcial?

LA PREEXISTENCIA DE CRISTO.
El primer paso para probar que el Señor Jesucristo tiene un puesto igual y
legit́ imo en la trinidad, se da cuando se confirma la verdad de que El existe
desde antes de venir a este mundo en forma humana.
La única fuente en donde se encuentran los testimonios que comprueban el
estupendo tema de la preexistencia de Cristo solo puede obtenerse en la
Biblia. No existe NINGUNA otra fuente de información.
Los pasajes más importantes que tratan sobre la preexistencia de Cristo son:
Juan 1:29-30;

El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que
29

quita el pecado del mundo.

Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí;
30

porque era primero que yo.


Juan 6:33
Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.
Juan 6:38
Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que
me envió.
Juan 6:41
Y murmuraban de Él los judíos, porque dijo: Yo soy el pan que descendió del cielo.
Juan 6:51
Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para
siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.
Juan 6:58
Éste es el pan que descendió del cielo: No como vuestros padres que comieron el
maná, y murieron; el que come de este pan vivirá eternamente.
Juan 6:62
¿Pues qué, si viereis al Hijo del Hombre subir adonde estaba primero?
Juan 3:13
Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del Hombre que está en el
cielo.
Juan 3:31
El que viene de arriba, sobre todos es; el que es de la tierra, es terrenal, y cosas
terrenales habla; el que viene del cielo, sobre todos es.
Juan 8:58
Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.
Juan 17:5
Y ahora, oh Padre, glorifícame tú contigo mismo, con la gloria que tuve contigo antes
que el mundo fuese
Pero aunque estos versículos tienen la autoridad de haberlos dicho nuestro
Señor Jesucristo, en si llegaron a ser, ya para finales del primer siglo de la era
cristiana, punto de discusión y corrientes de pensamientos primeramente
antitrinitaristas y posteriormente y como lo vemos en la actualidad bases
doctrinales para una serie de sectas que lo único que buscan es desvirtuar la
misma deidad e humanidad de nuestro Rey de Reyes.

Los documentos esenciales para fundamentar la Cristología son los que


tenemos en el Nuevo Testamento, sin dejar de lado los textos del Antiguo
Testamento relativos a la persona y la obra del mesías interpretados con las
herramientas de hermeneutica como lo son la tipología a la luz de su antitipo,
así como las figuras y los símbolos vistos a la luz de su cumplimiento y por
supuesto con las cristofanias.

Por una parte tenemos los relatos históricos de los evangelios y por otra la
interpretación teológica que de la persona de Jesucristo hacen las epístolas
apostólicas y el Apocalipsis.

Y es ahí donde aparecen las primeras señales que indican que se estaba
pervirtiendo la doctrina de Cristo en el seno de la iglesia primitiva. Pero todavía
más, la Cristología es la piedra de toque para distinguir si un creyente es
verdadero o falso (1 Jn.4:1-6).

De esta manera los seguidores de Arriano, abrazaron la idea doctrinal de un


Jesús completamente humano el cual a medida fue desarrollando su plan de
redención, se fue divinizando, tomando como base doctrinal Filipensen 2:6-9
6el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que
aferrarse,
7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los
hombres;
8y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente
hasta la muerte, y muerte de cruz.
9Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre
todo nombre,
Por otra parte los Docetistas una secta pseudocristiana de Judíos, presentaban
la tesis doctrinal que la divinidad de Jesús era sobre la carne es decir que
Jesús nunca dejo de ser Dios y que solo aparentaba ser hombre.

Por lo tanto el apóstol Juan se ve, ya casi a finales del siglo uno, en la
necesidad, de escribir un evangelio más y sus epístolas para poder defender
tanto la humanidad como la divinidad de Jesús el Cristo, aunque Mateo,
Marcos y Lucas, ya habían presentado su versión del evangelio de Jesucristo,
exponiendo cada uno una parte de un todo, por lo cual se les a denominado
evangelios sinopticos, cada uno complementa el evangelio de Jesucristo, pero
Juan apartandose de esta optica, nos presenta un escrito completamente
doctrinal enfocandose principalmente en la deidad e humanidad de Cristo.

Tanto de parte judía (los ebionitas) como helénica (los gnósticos), y el


arrianismo, empezó un debate cristológico que sería el punto de partida de una
serie de herejías que cristalizarían posteriormente en otros movimientos y
escuelas de teología.

Por lo tanto para poder ver la Cristología, como tal debemos partir del hecho
que en Jesús se cumplio las profecías que hablaban sobre el mesías prometido
y por lo tanto debemos de comprobar que este mesías prometido tiene un
carácter preexistente dentro de la revelación de la palabra de Dios.

Para ello debemos de regresar al antiguo Testamento, y revisar algunos textos


que ponen en tela de juicio lo que el apostol Juan nos dice en su capitulo
versículo 18
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha
18

dado a conocer.
Veamos algunos de estos textos(por cuestion de pedagogía no puedo citar
todos, pero le dejo a usted que despierte su espíritu de investigación y trate de
buscar otros que apoyen el punto que expondremos):

 En el caso de el varón con la espada desenvainada que nos relata


Josué 5:13, este varón acepta la adoración de Josué y le ordena que
remueva el calzado de sus pies ya que el lugar donde se encuentra es
santo (Josué 5:13-15).
 Moisés ante la zarza que ardía y no se consumía experimentó lo mismo
que Josué (Exodo 3).
 Los jóvenes hebreos en el horno de fuego (Daniel 3:25).

Estos son solo varios de los ejemplos pero a continuación hay varias citas
bíblicas en las cuales puedes ver otras cristofanias.

Génesis 14:18-20
Salmos 110:4
Génesis 16:7
Oseas 12:4
Josué 5:13-15
Daniel 3:25

Estos versić ulo ha causado grandes dificultades a los nuevos estudiantes de la


Biblia, por el hecho de que ya tienen en su mente la idea de Dios en el Antiguo
Testamento caminado y hablando en una forma muy personal con algunos
hombres tales como Adán, Enoc y Moisés, por citar a algunos.
Estamos aquí frente a un caso de los que se conoce como “contradicción
aparente”, la solución del cual nos lleva a descubrir una verdad maravillosa.
Yo pienso que Dios ha introducido en su Palabra “contradicciones aparentes”
(que en realidad no lo son) a los efectos de provocar a los que toman la Biblia
en serio a profundizar en la Palabra y así llegar a conocer verdades hermosas
que lo van a situar más cerca de Dios.
En el versić ulo en cuestión voy a aventurar lo siguiente, pienso que podemos
sin ningún temor, basados en la información bib
́ lica, igualar la palabra Dios en
la primera cláusula con la palabra Padre de la segunda cláusula.

́ asi:́ Al Padre nadie lo vio jamás, el unigénito Hijo, que


El verso entonces leeria
está en el seno de Padre, él le ha dado a conocer.

Lo que Juan está diciendo es QUE NINGUN HOMBRE HA VISTO AL PADRE


HASTA QUE JESUCRISTO FINALMENTE LO REVELO.

Es de esta forma entonces que podemos ir a pasajes como Exodo 24:9 y leer:
Contexto primero
Y subieron Moisés y Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel;
́ debajo de sus pies como un embaldosado
y vieron al Dios de Israel; --- y habia
de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno --- Mas no extendió su mano
́ cipes de los hijos de Israel; y vieron a Dios, y comieron y bebieron
sobre los prin
.- Reitero, vieron a Dios.
La contradicción solo puede ser resuelta si entendemos que el Dios que ellos
vieron no era ni más ni menos que Jesucristo mismo, en su existencia pre –
encarnada, es a lo que denominaremos una cristofania, son todas las
apariciones físicas de Dios realizadas por la segunda persona de la Trinidad.

Pero debemos dejar claro que con esto solo estamos comprobando el hecho
de que el Cristo es el personaje que podemos encontrar en el Antiguo
Testamento es erroneo y típico de una gran parte del pueblo cristiano querer
ver a Jesús en los relatos del Antiguo Testamento, pero en realidad a quien
podemos ver en su preexistencia es a Jesucristo mismo.
Recordemos que el cristo es el enviado prometido, la palabra Cristo es la
traducción al griego de la palabra hebrea Mesias, el cual se traduce como
úngido.
Por lo tanto podemos demostrar que El Cristo, el Mesias, el úngido estubo
presente en el antiguo testamento, en todas aquellas apariciones de Dios
ejecutando sus planes, esto nos presenta las bases primordiales para el
estudio de la Trinidad, (el cual tendremos un estudio exclusivo de este tema al
final del cuarto parcial), es decir las funciones de la esencia de la Trinidad,

 EL PADRE CREA Y DECRETA


 EL HIJO ORDENA O PROCLAMA
 EL ESPIRITU SANTO EJECUTA

PREGUNTAS DE REPASO.
4.- ¿Cuántas fuentes de información, en la cristología, tenemos y cuales
son?
5.- ¿Cuáles son los dos puntos de discusión que han probocado
corrientes de pensamientos sectarios y antitrinitaristas?
6.- ¿Qué herramientas hermeneuticas se pueden utilizar para interpretar
la preexistencia del Mesias en el Antiguo Testamento?
7.- ¿Por qué se considera que la Cristología es la piedra de toque para
distinguir si un creyente es verdadero o falso?
8.- ¿Cuál es el pensamiento de los seguidores de Arriano o arrianenses?
9.- ¿Los docetistas como interpretaban a la persona de Jesucristo?
10.- ¿Por qué a los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas se les llama
sinopticos?
11.- ¿Cuál fue la finalidad de Juan al escribir su versión del Evangelio de
Jesucristo?
12.- Cite tres ejemplos de cristofanías.
13.- Si en Juan 1:18 dice que a Dios nadie lo ha visto, porque tenemos
tantas evidencias en el Antiguo Testamento que Dios hablo con muchas
personas, sera acaso que la Biblia se contradice, explique su respuesta.
14.- ¿Qué significa la palabra Cristo?
15.- ¿Cuáles son las funciones de la Trinidad?

LA DEIDAD

Como vimos en el estudio anterior pudimos comprobar la preexistencia del


Cristo de manera preencarnada y usamos dicho termino debido a que la
encarnación del Cristo es un suceso que estaba contemplado en el decreto
divido de Dios es decir en su plan de Redención de la humanidad.
Y por lo tanto estas apariciones son evidencias de que el mesias tiene un
existencia desde siempre, pero debemos de entender ante la luz de la cultura
judía, que la figura del cristo es para ellos representada por muchos hombres
que han efectuado papeles importantes en la historia de Israel, como es el
caso de Moises, Josue, David, Sorobabel, por citar solo algunos, y que cada
uno de ellos han tenido el respaldo de Dios, pero debemos entender que aun
como nación las promesas de estar con Israel como su siervo protegido son
una referencia mesianica, como lo profetiza el capitulo 41 de Isaías,
8Pero tú, Israel, siervo mío eres; tú, Jacob, a quien yo escogí, descendencia de
Abraham mi amigo.
9Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi
siervo eres tú; te escogí, y no te deseché.
10No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te
esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.
Ahora bien en el mismo libro de Isaías en el capítulo 42, nos hace una clara
referencia de su ungido sobre el cual Dios pondra su respaldo,

He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene


contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones.

Pero hasta este momento solo hemos demostrado la preexistencia del cristo,
ahora veremos que este Cristo preexistente es también Dios, es decir nos
enfocaremos en la Deidad de Jesucristo.

Ahora, esto no es en ninguna manera ningún descubrimiento nuevo. Muchos


Padres de la Iglesia han comentado sobre ésto, teólogos modernos de gran
reputación asienten.

--- Pero lo que es más sorprendente es que mucho tiempo antes de que el NT
́ s, percibió
fuera escrito, una sencilla mujer como Elisabet, esposa de Zacaria
́ cargaba en su vientre era el Señor mismo
esta verdad de que el hijo que Maria
---- Elisabet reveló ésto cuando saludó a Maria
́ , en Luc.1:43, con estas
palabras: ¿Por qué se me concede ésto a mi,́ que la madre de mi Señor venga
́
a mi?

Para nosotros, que ya tenemos el Nuevo Testamento completito, desde


nuestra perspectiva, es difić il ver la importancia de estas palabras de Elisabet,
las pasamos por alto

---- ¿Cómo supo ella ésto?


¿Fue una revelación especial dada en ese momento o fue simplemente el
estudio de las Escrituras del Antiguo Testamento guiado por el Espiŕ itu de
Dios?
Creemos que esto último es la respuesta.
Elisabet estaba identificando a Jesús de Nazaret como Jehová del
Antiguo Testamento, es todo.

JESUS ES JEHOVA
Déjenme demostrarles mis estimados alumnos como es bien sencillo identificar
a Jesús de Nazaret como Jehová del Antiguo Testamento.

---- Todo lo que tenemos que hacer es ir a la visión de Isaia


́ s (Isa. 6)

--- Recuerden, ya hemos establecido que nadie ha visto al Padre, por lo tanto
́ s vio no puede haber sido nadie más que Jesucristo.
el SEÑ OR que Isaia

Ahora, ¿es ésta una buena deducción? Yo pienso que si.́


́ s 6.
Vayamos a Isaia
́ s dice que ha visto al Rey, a Jehová de los ejércitos (sobre el
En el v. 5 Isaia
final del versić ulo, lo ven?)
A continuación, el profeta cuenta como su autoestima es avasallada por la
visión gloriosa.
Luego recibe la comisión de ir y hablar a su pueblo a pesar de que la gente no
lo va a oir de todas maneras
--- vers. 10 : Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oid
́ os, y ciega
́ os, ni su corazón
sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oid
entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad

----- conserven este versić ulo en mente.

Ahora vayamos a Juan, capit́ ulo 12. Juan aquí registra el hecho de que a pesar
́ hecho cosas maravillosas (milagros) y la gente lo habia
de que Cristo habia ́
recibido en forma triunfante cuando entró en Jerusalén humildemente montado
en un asno, los oficiales de la nación habia
́ n rechazado de plano su mensaje.
Leamos del v. 37 al v. 41:
37 A pesar de haber hecho Jesús todas estas señales en presencia de ellos,
todavia ́ n en él. 38 Así se cumplió lo dicho por el profeta Isaia
́ no creia ́ s: "Señor,
¿quién ha creid
́ o a nuestro mensaje, y a quién se le ha revelado el poder del
Señor?"*
́ n creer, pues también habia
39 Por eso no podia ́ dicho Isaia
́ s: 40 "Les ha
cegado los ojos y endurecido el corazón, para que no vean con los ojos, ni
entiendan con el corazón ni se conviertan; y yo los sane."*
́ s porque vio la gloria de Jesús y habló de él. ------ N.V.I.
41 Esto lo dijo Isaia

Repito el último versić ulo que lei,́ número 41, según la Reina - Valera: Isaia
́ s
dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él.

́ s se
¿Ven ustedes? Bien claro, el personaje glorioso delante del cual Isaia
postró, era Jesucristo. --- El v. 3 le llama a este personaje “Jehová”, y este
Jehová es nada más ni nada menos que Jesús de Nazaret.

Ahora, más adelante, cuando Jesús recibió su nombre por mandato divino, en
Mat.1:21, su identidad total como Jehová quedá firmemente estampada,
porque el nombre Jesús es una transliteración griega del nombre Josué -----
Josué, en el hebreo original, es la abreviación de dos palabras hebreas:
Jehová Salva.
Claro, eso no significa que el Josué del Antiguo Testamento, era Jehová. ¿Por
qué entonces, debemos decir que Jesús es Jehová?

Respuesta: Porque el ángel aclara en Mat.1:21, que él (Jesús) salvará a su


pueblo de sus pecados. El único que puede perdonar pecados (redimir o salvar
gente de sus pecados, es Dios), esto está bien establecido en la Biblia.

́ s lo entendia
Los judio ́ n asi,́ lo que demuestra que con respecto a eso,
interpretaban bien el Antiguo Testamento.

́ s Jesús es identificado como Jehová,


No solamente en el principio de sus dia
sino también en el final de su vida aquí en la tierra. Vayamos a un pasaje bien
conocido, está en Zacaria
́ s. El pasaje es profético, leamos Zacaria
́ s 12:10.
Aquí hay un personaje que está hablando y dice:
Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de
Jerusalén, espiŕ itu de gracia y de oración; y mirarán a mi,́ a quien traspasaron,
y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se
aflige por el primogénito.

El significado profético de este pasaje es obvio, habla de los últimos tiempos, o


sea cuando el Señor retorna a establecer su reinado.

La alusión al que traspasaron es obvia referencia a la crucifixión.

El apóstol Juan hace mención de este versić ulo en Juan 19:37 con referencia a
Jesucristo. Leamos desde el v. 36:

Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será


quebrado hueso suyo (Sal. 34:20; Ex.12:46) --- v.37 - y también otra Escritura
dice: Mirarán al que traspasaron.

No hay duda entonces que Zac. 12:10 se refiere a Jesucristo. No sólo eso, el
que habla es Jesucristo: y mirarán a mí (Jesucristo), a quién traspasaron.
Ahora, veamos en el mismo capit́ ulo de Zacaria
́ s, el vers. 4. Vamos a identificar
aquí a la persona que está hablando en el vers. 10, la que dice y mirarán a mi,́
a quién traspasaron.

El versić ulo 4 de Zacaria


́ s 12 comienza diciendo: En aquel dia
́ , dice Jehová.
Jehová es la persona que comienza hablando aquí y continúa
haciéndolo hasta el final del capit́ ulo.

Y este mismo Jehová al cual Juan identifica como Jesús en su evangelio.


Conclusión inevitable, JESUS ES JEHOVA.
Vemos entonces que la identificación del Señor Jesús con Jehová en el
Antiguo Testamento era tan obvia, tan evidente para los escritores del Nuevo
́ n referencias al Antiguo
Testamento, que ellos continuamente hacia
́
Testamento para iluminar, aclarar, o explicar los reclamos que Jesucristo hacia
con respecto a su persona.

Resumiendo
--- Hemos visto hasta ahora que,
1) Jesucristo es el personaje que aparece en el Antiguo Testamento a
diferentes profetas, y
2) que Jesucrito es llamado Jehová en el Antiguo Testamento.

VEAMOS LA DEIDAD DE JESUCRISTO DESDE EL ANTIGUO


TESTAMENTO.

A esta altura del estudio alguien puede decir, como hemos escuchado antes de
mucha gente: “Bien, si las apariciones de Dios en el Antiguo Testamento son
apariciones de Jesucristo, ¿dónde encontramos al Padre en el Antiguo
Testamento?

Esta pregunta debe ser contestada en términos bien firmes y claros, a los
́ de los Pentecostales Unicitarios, conocidos
efectos de refutar la herejia
también como los “Sólo Jesús” o “Jesús solo”.
́ milenaria de Sabellius, la cual dice que Jesús es el mismo
Esta es la herejia
personaje que apareció a la humanidad como el Padre en tiempos del Antiguo
́ aquí en la tierra, y hoy en
Testamento, luego como el Hijo durante su estadia
́ como el Espiŕ itu Santo. Algo así como una obra de teatro en tres actos con
dia
el mismo personaje cambiando su careta cuando se levanta el telón al
comienzo de cada acto.

Evidentemente esta doctrina requiere que Jesús sea ventriĺ ocuo, de esa
manera pueden explicar los pasajes en los cuales el Padre y el Hijo hablan
entre ellos. No me explico como no se les ha ocurrido usar este argumento.
Tengo que tener cuidado con mis ocurrencias.

¿HAY EVIDENCIA DE QUE HAY 2 PERSONAS LLAMADAS JEHOVA EN EL


ANTIGUO TESTAMENTO?
Respuesta: Sí la hay.
---- Lo que sucede es que como estamos familiarizados con el texto, las
pasamos por alto.
---- No estoy hablando de textos que son obvios, como el Salmo 110:1 :

Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos
por estrado de tus pies.

Este es uno de los pasajes del Antiguo Testamento que Jesús cita más
́ s que El es Dios.
adelante a los efectos de reclamar frente a los judio

En este versić ulo tenemos a Dios hablando con alguien más, y le llama Seno
̃ r
(la palabra “Señor” en hebreo es ADONAI).

Adonai es uno de los tit́ ulos de Dios el en el Antiguo Testamento. Tenemos


entonces 2 personas que son igualadas con Dios en este Salmo. Aquí es obvio
la existencia de dos personas.
Pero en pasajes como Amós 4:11, tenemos que mirar el texto más en detalle.
̃ r está hablando con el pueblo de Israel respecto al abandono de sus
El Seno
caminos.

Os trastorné como cuando Dios trastornó a Sodoma y Gomorra, y fuistes como


tizón escapado del fuego; mas no os volvisteis a mi,́ dice Jehová.

̃ r está hablando y dice: Os trastorné como cuando Dios trastornó a


El Seno
Sodoma y Gomorra.
Tenemos aquí una persona que está hablando y que menciona a otra persona
y le llama Dios.
Podemos asumir sin problemas que el que habla es Jesucristo, y que el juicio
sobre estas ciudades fue llevado a cabo por toda la Deidad.
́ lica de que el Señor Jesús tiene una relación
Esto es consistente con la idea bib
especial con Israel.

En lo que tiene que ver con las naciones paganas (en el Antiguo Testamento)
Dios trata con ellas en su carácter de Deidad, pero con Israel habia
́ un
mediador especial entre la deidad y el pueblo escogido.

Esto es claro y emerge de Deuteronomio 9:10:

(Moisés hablando) Y me dió Jehová las dos tablas de piedra escritas con el
dedo de Dios .....

El pasaje no dice: Y me dio Jehová las dos tablas de piedra escritas con su
propio dedo (o su dedo).

Hay dos personas involucradas en esta transacción, una de las cuales, el


Señor Jesucristo, era el mediador del Antiguo Pacto.

Hebreos 9:15 nos dice que el mismo Señor es el mediador del Nuevo Pacto.
En ambos Pactos el mediador es Jesucristo, porque hay un solo mediador
entre Dios y los hombres (1 Tim.2:5).
Bien, como ya hemos dicho, la presencia de dos personas es constantemente
afirmada por la Escritura

--- En Exodo 21:12 y 13, por ejemplo, el Señor está hablando (el tema es la
pena capital y el asesinato involuntario):

El que hiriere a alguno, haciéndole así morir, él morirá ---- Mas el que no
́ herirlo, sino que Dios(1) lo puso en sus manos, entonces yo(2) te(3)
pretendia
señalaré lugar al cual ha de huir.

Hay 3 personas en el versić ulo. 1) El Padre. 2) Jesucristo. 3) Moisés.


---------------------------------------------------------------------------------------------- ------
Más evidencia de la presencia del Padre en el Antiguo Testamento, vayamos a
Génesis 19:21, la destrucción de Sodoma y Gomorra.

Ustedes conocen la historia, no vamos a abundar en detalles.


Lot es conducido fuera de la ciudad de Sodoma para que escape. El pide que
se le deje escapar a la ciudad de Zoar, y en el vers. 21 alguien diferente de los
dos ángeles le responde:

He aquí he recibido también tu súplica sobre ésto, y no destruiré la ciudad de


que has hablado.

Observen que la persona que dice esto recibe oraciones, y también las
contesta, por lo tanto tiene que ser Deidad definitivamente. Es más, déjenme
adelantarles, es el Señor Jesucristo.

Leamos el vs. 24:

Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego de parte
de Jehová desde los cielos.
¿Ven? Dos personas, ambas llamadas Jehová -- Jehová Padre en los cielos
(recuerden la premisa: al Padre nunca nadie le vió -- Juan 1:18), y Jehová Hijo,
Jesucristo, la persona que habla con Lot.
Claro, cristalino, sin lugar a confusión.

Yo solamente he seleccionado estos pasajes para que uds. vean de que


manera la Palabra de Dios ha velado si se quiere, y al mismo tiempo revelado
en parte, en el Antiguo Testamento, la naturaleza de la Trinidad.

De alguna forma, hemos sido condicionados, sin ninguna mala intención por
supuesto, a pensar que pedir u orar a Dios en el nombre de Jesús es
esencialmente una práctica del Nuevo Testamento.
Realmente no es asi,́ vamos a Daniel 9:17
--- Aquí vamos a encontrar para nuestra sorpresa, que la oración de Daniel a
Dios fue hecha en el nombre de Jesús también:

Ahora pues, Dios nuestro, oye la oración de tu siervo, y sus ruegos; y haz que
tu rostro resplandezca sobre tu santuario asolado, POR AMOR DEL SEÑ OR.

Por amor del Señor ---- Este Señor era Jesús.


Si uds. leen el Antiguo Testamento cuidadosamente van a ver que hay muchas
instancias donde 2 personas están claramente involucradas. Esta realidad sin
embargo no fue enfatizada especialmente por los que escribieron el Antiguo
Testamento, lo que tiende a mostrarnos más que nada que la existencia de 2
personas dentro de la Deidad la daban por sentada, por conocida, por lo cual
no sintieron la necesidad de fijar su atención en ello.

Resumiendo ---
1) Todas las apariciones de Dios en el Antiguo Testamento corresponden
a apariciones de Jesucristo, 2da. persona de la Trinidad.
2) Jesucristo es llamado Jehová en el Antiguo Testamento.
3) Hay evidencia sólida de dos personas en la Deidad en el Antiguo
Testamento.. Ambas son llamadas Jehová; Jehová Padre y Jehová Hijo.
VEAMOS LA DEIDAD DE JESUCRISTO DESDE EL NUEVO TESTAMENTO.

Aunque esta parte del estudio de la deidad de Jesucristo no lo vimos en clase


se los dejo para que concretemos nuestro conocimiento y completemos el
cuadro de nuestro Divino Señor Jesús, en el marco de su papel como redentor
y futuro Rey en la tierra.

Los textos del Antiguo Testamento que hemos examinado denotan claramente
su divinidad ya que un ser preexistente y eterno tiene que ser, forzosamente,
Dios.
Además, explícitamente, a Jesucristo se le denomina Dios, Hijo de Dios y
Señor, tres títulos relativos a su divinidad. Los dos primeros los examinaremos
aparte en este artículo y el tercero lo haremos en relación a su obra redentora y
a su exaltación ejerciendo el oficio de rey.

2.1. Se le ofrece culto como Dios.

Las Sagradas Escrituras muestran con toda claridad que el culto solamente se
puede ofrecer a Dios.
Cuando Jesús rechazó la tercera tentación de Satanás, le citó las palabras de
Dt.6:13, diciéndole:

al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás” (Mt.4:10 y pp.).

En la conversación con la samaritana dejó sentado que “los verdaderos


adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, Dios es espíritu; y los
que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren” (Jn.4:23-24).

Juan, se postró para adorar a los pies del ángel que le mostraba la nueva
Jerusalén, pero éste lo evitó con estas palabras: “no lo hagas, adora a
Dios” (Ap.22:8-9).

Sin embargo, los discípulos adoraron a Jesús antes y después de su


resurrección (Mt.14:33, Lc.24:52, Jn.20:29). ¿Cómo sería esto posible si
Jesucristo no fuera realmente Dios?
Todavía podemos ir más lejos en nuestra consideración y pensar que sería un
sacrilegio tributarle adoración en el supuesto de que fuera un simple hombre.

Pero Cristo recibe la adoración tanto de los discípulos como de los ángeles
(He.1:6) y finalmente toda rodilla de los seres del universo se doblará ante el
Señor y confesará su soberanía para gloria de Dios Padre (Fil.2:10).

2.2. Jesús tenía conciencia de su divinidad.

Varios textos del N.T. precisan este extremo, a pesar de la oposición de


algunos teólogos que a lo sumo le conceden que la iba adquiriendo a medida
que transcurría el tiempo, algo parecido a aprenderse un papel que le
corresponde ejecutar.
En Mt.10:37 y Lc.14:26 requiere para sí todo el amor de sus seguidores por
encima de la familia, algo que solamente puede exigirlo Dios o un sectario
fanático.

Como Jesús no era esto último, sólo nos queda lo primero, su exigencia parte
de su plena conciencia de ser Dios. Donde existe mayor consenso entre los
teólogos es en que Jesús tenía conciencia de su mesianidad y su filiación
divina.

En cuanto a su mesianidad, tenemos las grandes predicciones que hizo de su


pasión y muerte como el Hijo del Hombre, un título que se relaciona tanto con
su humanidad porque tiene que padecer, morir y resucitar como el Siervo
Sufriente de Isaías (Mr.8:31, 9:31, 10:33, 14:21-41), como con su divinidad por
cuanto éste es el ser celestial que en Daniel viene en las nubes del cielo
(Dn.7:13).

Otras predicciones no son tan explícitas pero también señalan a su conciencia


mesiánica, extraña a los judíos que no concebían que el Mesías tenía que
morir sino que venía para reinar. Son aquellas en que Jesús habla del vaso o
cáliz que tiene que beber y del bautismo en que tiene que ser bautizado
(Mr.10:38); las que hacen referencia a Jonás (Mt.12:39, 16:4, Lc.11:29), a su
ungimiento para la sepultura (Mr.14:8, 16:1), a la muerte trágica que
compartirían con él algunos de sus discípulos (Mr.10:39, Lc.22:36-38).

Muchas de estas cosas las comprendieron una vez pasaron (Jn.2:19-22).

En cuanto a su filiación divina, debemos tomar en consideración el uso que


Jesús hace del término “abba” (Padre). Mediante la expresión “vuestro Padre”,
describe a Dios como Padre que conoce las necesidades de sus hijos (Mt.6:32)
y es misericordioso (Lc.6:36).

Pero jamás se incluye Jesús junto a sus discípulos al designar a Dios de esta
manera. No dice “nuestro Padre”, sino “vuestro Padre”. Solamente en una
ocasión, cuando enseñó a orar a sus discípulos, usó la expresión
“Padre nuestro”, pero era para que la pronunciaran ellos (Mt.5:9, Lc.11:2).
Esto nos muestra que Jesús tenía conciencia de gozar de una relación única y
exclusiva con su Padre y de ahí que empleara las expresiones
“Padre mío o mi Padre” o simplemente “Padre” (Mt.11:25-27).

2.3. Jesucristo posee los atributos de la divinidad.

Todos los atributos y cualidades propias de Dios, así como su actividad se


aplican igualmente a Jesucristo, una evidencia más de su divinidad y una
prueba de que no dejó de ser Dios al encarnarse. Aparte de su preexistencia y
eternidad, posee inmutabilidad(He.13:8), es decir, que en él no hay sombra
alguna de variación en ningún aspecto o sentido, porque “ayer, hoy y por los
siglos”, abarcan el pasado, el presente y el futuro, todos los tiempos, de
eternidad a eternidad.

Entre los atributos naturales de Dios, destaca en primer lugar


su omnisciencia por la abundancia de referencias al respecto. Jesucristo tiene
un conocimiento especial que solamente es propio del Padre y del Hijo en el
seno de las personas divinas (Mt.11:27).

Ciertas acciones de Jesús por conocer las cosas anticipadamente indican la


posesión de este atributo que es exclusivo de Dios, como por ejemplo:
 cuando vio a distancia el asna con el pollino (Mt.21:2, Mr.11:2, Lc.19:30);
 predijo la destrucción del templo de Jerusalén,
 así como su advenimiento al fin de los tiempos (Mt.24, Mr.13, Lc.21);
 anunció a Pedro que le negaría (Mt.26:34, Mr.14:30, Lc.22:34, Jn.13:38);
 sabía de la disposición del aposento alto preparado para celebrar la
Pascua (Mr.14:14-15);
 conocía el lugar donde se hallaban los peces aun llevando la contraria a
los profesionales del ramo (Lc.5:5, Jn.21:6).
 En varias ocasiones comunicó a sus discípulos que tenía que morir y
resucitar, lo que no tendría ningún valor como evidencia de su divinidad,
pero indicó la forma (Mt.16:21, Mr.8:31, Lc.9:22, Jn.3:14, 12:32, 18:32).
 Podía conocer los pensamientos de las personas, sus acciones y verlos
– fuera del tiempo y del espacio- (Jn.1:42-48, 2:24-25, 4:17-18, 39,6:64),
de manera que hasta sus discípulos se dieron cuenta de su
omnisciencia (Jn.16:30).

Obviamente, su omnipresencia se menciona poco o nada porque los textos


que estamos examinando no se refieren exclusivamente a su condición de Hijo
de Dios o segunda persona de la deidad, donde su omnisciencia está fuera de
toda duda, sino a su actuación como Dios-Hombre, no habiendo perdido
ninguno de sus atributos, solamente que éste quedó limitado en su ejercicio.

Se suele citar aquí Jn.3:13, como si la frase “Nadie subió al cielo, sino el que
descendió del cielo; el Hijo del Hombre que está en el cielo”, la hubiera
pronunciado Jesús mientras hablaba con Nicodemo, cuando en realidad es un
comentario de Juan hecho al escribir el evangelio.

Además esta frase no se encuentra en los originales Sinaítico y Vaticano,


aunque está en consonancia con Jn.1:18, otro comentario del evangelista, una
sentencia profunda y de difícil comprensión para la mente humana, que indica
la íntima comunión e indisoluble relación entre el Padre y el Hijo que persistía
en la encarnación,(tema que estudiaremos a continuación de este) pero que se
entiende mejor desde la perspectiva de la glorificación. En un sentido espiritual
y a partir de la glorificación son de comprensión más fácil (Mt.18:20 y 28:20).
La omnipotencia de Jesucristo la vemos reflejada en el poder que le ha sido
conferido y en cuya autoridad los discípulos son enviados (Mt.28:18). Al Cristo
glorificado se le llama explícitamente el Todopoderoso (Ap.1:8), siendo
consciente en los días de su encarnación de tener dicha autoridad o poder
(Jn.17:2), aunque está ejercitándolos actualmente a la diestra del Padre en los
lugares celestiales (Ef.1:20-22).

Sin embargo, durante su ministerio terrenal puso de manifiesto todo su poder


 curando enfermedades (Lc.4:38-41),
 resucitando muertos (Jn.11:38-44),
 obrando sobre la naturaleza de la que era Creador (Jn.2:1-10, Mt.8:23-
27, Mr.4:35-41, Lc.8:22-25),
 sobre los demonios (Lc.4:35-36, 41; Mr.1:21-28),
 y con su poder sustenta todas las cosas (He.1:3).

A los atributos naturales podemos añadir los operativos, es decir, aquellos que
tienen que ver con su actividad como Dios, porque Jesucristo realizó actos y
obró como sólo puede hacerlo Dios.

Las referencias explícitas a su actividad, lo presentan como Creador de todas


las cosas (Jn.1:3). En contraste con las herejías del incipiente gnosticismo que
amenazaba a la iglesia de Colosas y afirmaba que la creación habría surgido
de diversas emanaciones y Cristo era solamente uno más de la cadena, Pablo
asegura que él es el agente creador y todo ha sido creado, no sólo por él sino
para él (Col.1:16).

El autor de la carta a los Hebreos, aplica el Salmo 102 (donde DIOS es el


Creador), a Cristo (He.1:10). Además, la creación no ha sido abandonada a su
suerte, como pretenden los deístas, sino que es sustentada o conservada por
Dios, atribuyendo el N.T. a Jesucristo el poder de hacer que todas las cosas
subsistan (Col.1:17, He.1:3).

La salvación del hombre perdido a causa de sus pecados es una iniciativa


divina llevada a cabo por Jesucristo, al que explícitamente se le
llama Salvador (Mt.1:21) y que otros textos vienen a confirmar este extremo
(Lc.19:10, Jn.1:12, 3:14-17, 5:40, 8:24, 14:6, Hch.2:38, 4:12, 5:31).

De ahí que él tiene poder para perdonar los pecados (Mr.2:1-12, Mt.9:1-8,
Lc.5:17-26, 7:48) y la afirmación teológica que hicieron los fariseos de que
“sólo Dios puede perdonar pecados” era totalmente correcta, porque ningún ser
humano tiene tal prerrogativa, no siendo de extrañar la acusación hecha a
Jesús de blasfemia al atribuirse una obra divina.

Sin embargo, el respaldo a través de la señal o milagro que sigue a su


declaración deja fuera de toda duda quién es él. En la actualidad, mediante la
predicación que tiene como objeto la persona de Jesucristo, hay una oferta de
perdón de los pecados a todos los hombres que se arrepienten (Lc.24:46-47),
que tiene su fundamento en su muerte en la cruz (Mt.26:28).

Por último, Jesucristo va a ser Juez, puesto que el juicio final que es
prerrogativa del Padre, ha sido transferido al Hijo (Jn.5:22) que en su retorno
en gloria juzgará como Rey (Mt.25:31-46), haciéndose eco de ello tanto Pedro
como Pablo en sendos sermones (Hch.10:42, 17:31).

En el mismo sentido insiste Pablo por dos veces en su testamento poco antes
de su muerte (2 Ti.4:1, 8), añadiéndole Santiago la dimensión expectante por
cuanto está a las puertas (Stg.5:9).

PREGUNTAS DE REPASO.
16.- ¿Considera usted que comprobar que el Cristo es preexistente es
suficiente para poder declararlo parte de la Trinidad? Explique y respalde
su respuesta.
17.- ¿Por qué razón usted considera que Elizabeth la madre de Juan el
Bautista, sabia que el niño que tenía en su vientre Maria era Dios?
18.- ¿Por qué el nombre de Jesús, dado por el angel es una evidencia de
Su deidad? Explique su respuesta en base al texto biblíco.
19.- Cite dos textos y expliquelos donde se encuentre la dualidad de la
presencia de Dios(es decir donde aparece Dios hablando de Dios).
20.- Todas las apariciones de Dios en el Antiguo Testamento
corresponden a apariciones de Jesucristo, 2da. persona de la Trinidad.
F_______ V ________
21.- Jesucristo es llamado Jehová en el Antiguo Testamento.
F_______ V ________
22.- Hay evidencia sólida de dos personas en la Deidad en el Antiguo
Testamento. Ambas son llamadas Jehová.
F_______ V ________
23.- Explique el argumento de la adoración como elemento de
comprobación de la deidad de Jesucristo.
24.- Los pasajes que hacen referencia a Jonás (Mt.12:39, 16:4, Lc.11:29), a
su ungimiento para la sepultura (Mr.14:8, 16:1), a la muerte trágica que
compartirían con él algunos de sus discípulos (Mr.10:39, Lc.22:36-38) son
evidencias de que Jesús tenia una clara conciencia de su divinidad o
mesianica.
F_______ V ________
25.- Cite dos atributos incomunicables de Dios que Jesucristo también
demostro tener y que respaldan su divinidad.
26.- ¿Cuál es la funcion que Jesucristo vendra a realizar al regresar en
Gloria y que en el Antiguo Testamento se le adjudica al Padre pero que
nos respalda la divinidad de Jesucristo?
LA ENCARNACIÓN.
Como hemos visto a travez de los dos temas ya expuestos, el Cristo en su
carácter eterno o preexistente posee la misma esencia de Dios es decir su
deidad esta comprobada tanto por las páginas del Antiguo Testamento como
en el Nuevo Testamento.
Pero ahora debemos abordar el tema que como cristianos nos da el
fundamento de nuestra fe, el cual es la consumación del acto de amor por
parte de Dios al darnos Su esencia en forma de carne para ser el pago perfecto
y sin mancha por el pecado del hombre el cual es raíz de todos los pecado, es
decir el pecado que nos aleja de la misma presencia de Dios.
Este tema lo denominaremos como la “Encarnación del Logos”, aunque esto ha
sido por muchos eruditos tema de conflicto, debido a que realmente entender a
ciencia cierta este “misterio”(termino muy bien aplicado por la teología católica),
es para la mente humana aún incomprensible.
Pero para dar inicio a nuestro estudio debemos de partir del texto encontrado
en el capítulo uno de juan verso catorce,
Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria
14

como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

Hemos establecido que al iniciar este capítulo Juan deja por sentado la
eternidad del Cristo al expresar que este estaba con Dios en el principio, Juan
1:1

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
2 Este era en el principio con Dios.
Al mismo tiempo nos deja claro la deidad del Cristo al decir que este verbo es
Dios, pero ahora vemos que en el versículo catorce se nos dice que el verbo
tomo una forma es decir siendo una esencia un espirítu se revistio de carne, la
palabra para carne en este versículo, es la traducción de la palabra en griego,
sárx, la cual la concordancía Strong, la define de la siguiente manera,

Juan deja claro que la esencia Divina se revistio de un cuerpo físico es decir de
una naturaleza humana, pero al mismo tiempo nos habla que este Verbo
encarnado, es de la misma esencia y única de Dios, lo cual nos lo expresa al
decir que es el “unigenito del Padre”, lo cual nos lleva a entender que El Verbo
Encarnado también goza de una naturaleza única de Dios es decir divina de la
única que hay, (este será nuestro próximo tema, la unión hipostática), este
evento tan trascendental tanto para la humanidad como en el plan eterno de
Dios de redimir a la raza humana caída, no podía ser realizado mas que por la
segunda persona de la trinidad, es decir El cristo, el cual como ya vimos tiene
preexistencia eterna por gozar de la divinidad.
En este versículo está la clave para la perfecta comprensión de todo el
evangelio. Nuestro Señor Jesucristo es al mismo tiempo Dios y hombre. Por lo
tanto, en ocasiones el evangelista nos va a mostrar que como hombre también
sentía hambre y sed, comía, bebía, lloraba, se cansaba, sufría, se alegraba, se
indignaba, sentía lástima, oraba, leía las Escrituras, se dejaba tentar, sometía
su voluntad a la de su Padre celestial y finalmente murió derramando su sangre
en una cruz. Fue un hombre real, semejante en todo a nosotros salvo en el
pecado.
Pero al mismo tiempo era Dios, y si bien a partir de su encarnación fue su
naturaleza humana perfecta lo que mayormente se percibía, también había
ocasiones en que hablaba y actuaba como Dios.

Por ejemplo, mandaba a sus discípulos que creyeran en él como creían en


Dios (Jn 14:1), se declaraba Hijo de Dios, haciéndose igual a Dios (Jn 5:18),
decía que el Padre y él eran uno (Jn 10:30), que el Padre estaba en él y él en
el Padre, que conocerle a él era conocer al Padre y que quien le había visto a
él había visto al Padre (Jn 14:7-11), que aborrecerle a él era aborrecer al Padre
(Jn 15:23), que había estado en la gloria junto al Padre antes de que este
mundo fuera (Jn 17:5) y que el mismo profeta Isaías le había visto sentado en
su trono divino siendo adorado por los serafines (Jn 12:39-41).

Es importante tener esta visión de conjunto del Evangelio, porque de otra


manera se caerá en errores graves que deshonrarían al Hijo y al Padre. Tal es
el caso de los llamados "Testigos de Jehová", que en sus esfuerzos por negar
la divinidad del Señor Jesucristo enfatizan aquellas declaraciones del Señor en
las que se manifiesta como hombre sujeto a la voluntad del Padre (Jn 14:28)
mientras que ignoran deliberadamente las claras afirmaciones sobre su
divinidad.
¿Por qué fue necesaria la encarnación del Verbo? Desde el punto de vista de
la salvación era necesaria, porque sólo un Dios-Hombre podía ofrecer un
sacrificio que estuviera a la altura del pecado de la humanidad. Por un lado
debía de ser hombre para poder ser nuestro representante, pero por otro debía
ser Dios para que la satisfacción alcanzara a la raza entera.(este tópico se
ampliara en nuestro siguiente tema de la Cristología), (He 2:14-15)

"Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también
participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte, al que tenía el
imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de
la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre."

Finalmente, con su humanidad ha dado al ser humano redimido una dignidad


que nunca antes había tenido.

"Y habitó entre nosotros"

La palabra que nuestra versión traduce por "habitó" quiere decir literalmente
"fijó tabernáculo", "puso su tienda", que en combinación con "vimos su gloria"
nos recuerda el momento en que Moisés levantó el tabernáculo en el desierto y
la gloria de Dios se manifestó en él:
(Ex 40:34) "Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria de
Jehová llenó todo el tabernáculo."
De esta afirmación podemos aprender diferentes cosas:
Primeramente que Dios siempre ha tenido un fuerte deseo de acompañar al
hombre a través de su peregrinaje por esta vida. Ya lo demostró cuando en el
desierto mandó que se le construyese una tienda o tabernáculo donde morar a
fin de acompañar al pueblo en su viaje por el desierto, pero cuando el Verbo se
hizo hombre, consideramos que Dios ha dado un paso muy grande en su
deseo de acercarse al hombre y vivir en comunión con él.

Apreciamos también que no se trató simplemente de una breve aparición


momentánea, sino que él llegó a "habitar" entre nosotros.
También la comparación con el tabernáculo nos enseña que el Verbo no dejó
de ser Dios cuando se hizo hombre, sino que su naturaleza divina quedó
velada por su humanidad de la misma manera que las gruesas capas de pieles
que cubrían el tabernáculo impedían ver la gloria de Dios que se manifestaba
en el lugar santísimo.

"Y vimos su gloria"

"Vimos" indica que los evangelistas fueron testigos oculares, y que cuanto
contaron vino de primerísima mano (Hch 1:21-22) (Hch 10:40-41) (1 Jn 1:1) (2
P 1:16-18).
Lo que ellos vieron fue su "gloria", que no es otra cosa sino la exteriorización
de los atributos de Dios que se hacen visibles a los hombres. Es en este punto
que debemos entender que la “gloria de Dios”, es la manifestación de Dios por
siempre para el hombre, como la que vio Moises cuando le pidio ver su
caminar, alla en el Sinaí, Exodo 33: 18-23
18 El entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria.
19Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el
nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y
seré clemente para con el que seré clemente.
20 Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.
21 Y dijo aún Jehová: He aquí un lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña;

y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con


22

mi mano hasta que haya pasado.


23 Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro.
Pongan atención que lo que le muestra a Moises, es su Gloria, que es la misma
que dice el texto que llenaba el tabernáculo como una columna de nube y la
gloria de Dios se presentaba en el lugar santisimo, es esa misma que en
capítulo 33 versículo 10 - 11, nos relata que hablaba cara a cara con Moises,
10Y viendo todo el pueblo la columna de nube que estaba a la puerta del tabernáculo,
se levantaba cada uno a la puerta de su tienda y adoraba.
11 Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Y él
volvía al campamento; pero el joven Josué hijo de Nun, su servidor, nunca se apartaba
de en medio del tabernáculo.

Algunos rayos de esta gloria se filtraron a través del velo de su carne, de la


misma manera en que en algunas ocasiones la gloria de Dios no se pudo
limitar al tabernáculo y traspasó las densas capas de pieles que lo cubrían para
manifestarse a las multitudes que estaban fuera.
"Gloria como del Unigénito del Padre"
Juan añade que esta gloria que vieron era "como del Unigénito del Padre", lo
que nos da a entender la clase de gloria que vieron. No era una gloria
comparable con la de ningún otro ser creado. Era una gloria divina, especial y
única, diciendolo de manera clara para que no quede especulación alguna, esa
gloria es de la única esencia divina.
En este contexto el término "Unigénito" no quiere decir que fuera un Hijo
creado por el Padre. Cuando estos términos son aplicados a Dios no hemos de
interpretarlos de la misma manera en que lo haríamos cuando nos referimos a
las relaciones humanas. Cuando se interpretan de esta forma, se llega a
situaciones contradictorias e inexplicables.
Por ejemplo, si Cristo es el Unigénito, entonces Dios no tiene más hijos, y por
lo tanto, los que creen en él no pueden ser sus hijos como se afirma en (Jn
1:12). Y podemos ver también que en (Col 1:15-18) (He 1:6) se refiere al Hijo
como el "Primogénito", lo que evidentemente es incompatible con ser el
"Unigénito".
Para entenderlo es necesario ver el contexto. Cristo es el Unigénito en cuanto
a su relación única con Dios en la eternidad. Pero es el Primogénito en relación
a los hombres, siendo el "primogénito entre muchos hermanos" (Ro 8:29).

"Lleno de gracia y de verdad"

El evangelista dice que estaba "lleno" y más adelante afirma que "de su
plenitud tomamos todos" (Jn 1:16).
El estar lleno muchos aducen que esto fue necesario pues Jesús, no era Dios
sino que se fue llenando de la divinidad a medida fue tomando conciencia de
su ministerio, otros dicen que por haber sido un ser creado si con divinidad
pero menor que Dios, tuvo la necesidad de ser lleno por el padre, pero esto es
un error si comprendemos la etimología de la palabra en el original griego,
veamos como la define Strong,

aparentemente, la primera forma de traducir es repleto o lleno, lo cual es


correcto, la diferencia es que la traducción nos da la idea de algo que esta
vacío y es lleno de algo, pero realmente la palabra, pléres, es un lleno de ser
cubierto con una capa, en otras palabras untado, derramado, esta palabra es
tambien usada como raíz de la palabra ungido, que tambien es lleno o
derramado solo que cuando se utilizaba esta palabra(que por cierto
originalmente no tenia nada que ver con acciones divinas o religiosas, se
utlizaba bajo un concepto común o de uso diario, como untar o cubrir el pan
con mantenquilla, o la cacerola con grasa), se aclara con que es untado, para
nuestro versículo, el estar lleno de gracia y verdad, es la referencia de Juan,
para decir que El Verbo estaba revestido de una función única para El, esa
gracia, la cual no debemos de confundir con la gracia salvadora o regalo
inmerecido, sino que esta palabra que el original griego es, járis, que podemos
traducirla como la influencia divina sobre el corazón, esa única capacidad que
tenía Cristo para poder entrar en el corazón de aquellos que le escuchaban.

El apóstol Pablo lo expresa de la siguiente manera: (Col 2:9-10) "Porque en él


habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos
en él".
Lo que quiere decir es que en Cristo se manifiesta plenamente toda la gloria de
Dios sin medida alguna y que todo cuanto el hombre pueda necesitar, ya sea
en el tiempo presente o en la eternidad, se encuentra en él.
Ahora bien esta gracia va en relación con la verdad, la cual solo existe una y es
la de Dios, esa verdad que en estos momentos venía a ser revelada a los
hombres, por medio del Cristo encarnado, esa verdad es el plan de redención
para la humanidad y que no podriamos comprender y muchos no comprenden
sino es trasmitido por medio de la gracia de Cristo para con los hombres.
La "gracia" se manifiesta cuando Dios obra a favor de los hombres que no
merecen nada al solo impulso de su amor.
Esto se ve claramente en el contexto; nótese los versículos 10 y 11:

"En el mundo estaba... y el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no


le recibieron".

Cualquiera que no fuera un Dios de amor, habría destruido semejante mundo,


pero Dios manifestó su amor supremo en medio de este mundo ingrato por
medio de la encarnación de su Hijo que venía a salvar a los hombres
pecadores, el cual es el centro del mensaje de verdad que Dios daba a los
hombres, todo lo que el hombre puede saber de Dios se encuentra en Cristo.
Pero si la verdad de lo que el hombre pecador es en presencia del Dios santo
hubiese sido lo único que Dios hubiera manifestado, los hombres habrían huido
atemorizado(pero esa función es la de la ley, demostrarle al hombre que es
pecador y que necesita un Salvador) pero la manifestación de su gracia le
permite comprender la grandeza de su perdón y amor, dándole confianza para
acercarse y recibirle en el corazón.

En términos de su plan divino, Jesús también se hizo humano como parte de


su plan para morir en nuestro lugar como sacrificio (Hebreos 9:22)

22Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no
se hace remisión.

Además, con el fin de resucitar, Él primero tenía que morir físicamente, que
requirió tomar un cuerpo físico.

De hecho, nuestra salvación depende totalmente de la venida de Jesús a este


mundo en forma humana. Romanos 5:8 dice claramente:

“Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía
éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.”

Su amor se mostró totalmente en tomar forma humana y permitir que ese


cuerpo fuera destruido como un sacrificio por nosotros (Isaías 53).

A diferencia de cualquier otro ser humano, Jesús vivió en un cuerpo humano


pero no pecó. Hebreos 4:15 explica:

“Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras


debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que
nosotros, aunque sin pecado.”

Resistió la tentación a la perfección (Mateo 4:1-11), revelando tanto su plena


deidad y plena humanidad.

La resurrección de Jesús es también única.

Él levantó a otros de entre los muertos durante su vida, pero sólo Jesús volvió
a la vida bajo su propio poder. Como lo expresó el mismo el tenía esa potestad
de poner su vida y de poderla volverla a tomar, como lo expresa Juan 10:17-
18,
17 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.
18Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y
tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.
Su resurrección es posible sólo porque Él tomó la forma humana y murió
primero.
Esta resurrección sorprendió a sus seguidores, pero al mismo tiempo les
impulsó a compartir su mensaje con otros.

De hecho, el apóstol Pablo se refirió a la resurrección como un asunto de


"primera importancia" (1 Corintios 15:3-4) y escribió:
3Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por
nuestros pecados, conforme a las Escrituras;
4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;

Pablo mismo le dedica este capítulo 15 al tema de la resurrección, y dice en el


versículo 17,

“Y si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es ilusoria y todavía están en sus


pecados” (1 Corintios 15:17).

Se dio cuenta de que, aparte de la muerte y resurrección de Jesús, no existiría


el fundamento del cristianismo.

La encarnación es valiosa para nuestro estudio de muchas maneras. En ella


descubrimos a un Dios que nos ama tanto que vino a la tierra y tomó forma
humana por nuestro beneficio, en última instancia, a renunciar a su vida para
pagar por nuestros pecados y ofrecernos la vida eterna con Él. Como declara
Juan 3:16:
“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el
que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.”

EL HIJO DE DIOS.
Jesús es el Hijo de Dios en que Él es la manifestación de Dios en carne (Juan
1:1, 14). Jesús era tan humano como usted y yo, sin embargo era también un
tipo de humano completamente distinto, porque a diferencia de nosotros, Él fue
sin pecado.

Al igual que otros seres humanos, Él nació de una mujer, pero su concepción
era completamente diferente, habiendo sido concebido en la virgen María
(Lucas 1:35) por el Espíritu Santo para que no ‘heredara’ la imputación del
pecado de Adán.

Durante Su vida en la Tierra, había algunos de los líderes religiosos que creían
que Jesús, un mero Nazareno, nunca podría nunca tener la condición de "Hijo
de Dios", a pesar de sus milagros y el poder que manifestó.

Jesús confesó abiertamente al Sumo Sacerdote que Él era el Hijo de Dios, por
el que fue acusado de blasfemia (Mateo 26:64-66).

Más tarde, llevado a juicio e interrogado por Pilato, el tema trataba de su


divinidad. “—Nosotros tenemos una ley, y según esa ley debe morir, porque se
ha hecho pasar por Hijo de Dios —insistieron los judíos.” (Juan 19:7)
De hecho, siempre ha sido una doctrina atacado con mayor frecuencia, incluso
hoy en día. Cualquier que decía ser el Hijo de Dios estaba afirmando ser a un
nivel igual con Dios y, de acuerdo a la ley judía en ese entonces, merecía el
castigo establecido por Levítico 24:15.

Como el Hijo de Dios, Jesús era el resplandor de la gloria de Dios y la fiel


imagen de su ser, pero su gloria fue encubierta por su humanidad (Hebreos
1:3).(Comparar con Exodo 33:11 y mas)
Por ejemplo, fue solamente en el Monte de la Transfiguración, que la gloria del
Hijo fue realmente manifestado y aún sólo a tres discípulos (Mateo 17:1-9).
Pero un día toda la humanidad verá al Hijo de Dios venir con poder y gloria, y
toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesús, el Hijo de Dios, es el
Señor (Filipenses 2:10-11).

EL NACIMIENTO VIRGINAL DE JESUS.


Una de las razones para el nacimiento virginal de Jesús es que lo identificó
como el Mesías. Isaías 7:14 profetizó que una virgen quedaría encinta. Desde
que se hizo esta profecía, los judíos habían esperado esa señal en particular.
Dios usa milagros para validar a sus mensajeros. Un nacimiento virginal es una
poderosa validación.

Otra razón para el nacimiento virginal es que tener un padre biológico habría
anulado la deidad de Jesús. No podía haber sido el hijo de José y el Hijo de
Dios al mismo tiempo. Toda persona nacida del hombre ha heredado la
naturaleza pecaminosa de Adán (Romanos 5:12, 17, 19). Fue sólo como Dios
que Jesús podía ser el sacrificio perfecto por el pecado, por lo que fue el
Espíritu Santo quien concibió a Jesús (Lucas 1:35).

El nacimiento virginal es también una imagen de nuestro papel en la salvación:


la aceptación. José no tuvo parte alguna en la concepción de Jesús. El papel
de María era pasivo; ella simplemente aceptó el regalo de Dios. Como Efesios
2:8-9 dice, la obra de la salvación se realiza sólo por Dios. Ni tampoco la
santidad ni la salvación pueden ser logradas por el esfuerzo humano.

Hay algunos que no creen en el nacimiento virginal. El Arrianismo enseña que


la "virgen" de Isaías 7:14 debe traducirse "mujer joven"(del hebreo “almah”, que
tiene dos traducciones, mujer joven en edad para casarse, y virgen) y que en
algún momento, Dios creó a Jesús. Los ebionitas, una secta cristiana judía
temprana que siguió de cerca la ley judía, enseñó que Jesús era hijo biológico
de José y, a causa de la justicia de Jesús, Dios lo escogió para ser un profeta y
le ungió con el Espíritu Santo. Los gnósticos, que creían que lo físico y lo divino
no podrían coexistir, afirmó que Dios no podía habitar un cuerpo material; por
lo tanto, Jesús sólo parecía ser humano.

Los que rechazan el nacimiento virginal también rechazan la deidad de Jesús,


la naturaleza pecaminosa del ser humano, y la inspiración de la Palabra de
Dios. Por lo tanto, negar el nacimiento virginal es la antítesis de la fe cristiana.
Dios es todopoderoso. Jesús es Dios. La Biblia es la Palabra de Dios. Estos
son puntos clave en la fe cristiana, y hacen de un nacimiento virginal un asunto
muy simple.

PREGUNTAS DE REPASO.
27.- ¿Cuáles son los dos temas de la cristología que podemos encontrar
en el versículo uno del capítulo uno de Juan?
28.- ¿De que manera los evangelistas nos demuestran la naturaleza
humana de Jesucristo?
29.- ¿Por qué fue necesaria la encarnación del Verbo desde el punto de
vista de la salvación?
30.- ¿Cuál es el mensaje de Juan 1:14 cuando dice: “ y habito entre
nosotros”?
31.- Algunos teólogos antitrinitaristas, se basan en la expresion de Juan
1:14, “lleno de gracia y de verdad”, para defender su posicion de que
Jesús tuvo que ser lleno por el Padre pues fue creado por El, ¿Podría
refutar tal aseveración?
32.- ¿Por qué necesitaba gracia Jesús y cual es la verdad a la que se
refiere Juan 1:14?
33.- ¿Por qué es tan importante la encarnación desde el punto de vista de
la resurrección?
34.- ¿Por qué la encarnación del Logos tenía que ser de una virgen?
35.- ¿Qué implicaciones trae el rechazar el nacimiento virginal de Jesús?