You are on page 1of 10

Moises

Desarrollo Embrionario:

Es un complejo proceso continuo que comienza con la fecundación, fenómeno mediante el cual un óvulo y un
espermatozoide se unen para crear una individuo llamado cigoto

Primera semana:

La primera etapa que es la semana inicial, parte con la fecundación del espermatozoo y el ovulo. El espermatozoo
tiene que pasar atravez del útero y llegar a las trompas uterinas, para que posteriormente tenga contacto con el ovulo
secundario y se comience la segunda división meiótica; como resultado se forma un ovulo maduro y un segundo
cuerpo polar. De allí se forma el pronúcleo femenino y a su vez, tras separarse la cabeza de la cola, se transforma el
espermatozoo en el pronúcleo masculino. La fecundación es totalmente completa cuando precisamente se unen los
dos pronúcleos y se mezclan los cromosomas del padre y de la madre que es durante la metafase de la primera
división mitótica del cigoto.

Ya después, el cigoto se divide mitóticamente en un número de células más pequeñas que se denomina
blastómeros. Después de tres días de la fecundación, en el útero aparece una “bola” de 12 blastómeros o más, a esta
bola se la llama mórula. Esta mórula más tarde forma una cavidad que la convierte en un blastocisto, que es una
masa de células internas o tejido embrioblasto, en la cual se origina el embrión y algunos tejidos extraembrionarios.
Las masas de células internas y la cavidad de blastocisto, es cubierta por una capa delgada de trofoblasto, que
consecutivamente forma unas estructuras extraembrionarias y parte de la placenta.

En el cuarto al quinto día después de la fecundación, desaparece la zona pelúcida y el trofoblasto (cerca al
embrioblasto) se fija en el epitelio endometrial. Mientras que el trofoblasto del polo posterior al embrioblasto, sele
comienza a diferenciar de manera significativa dos capas: una externa, el sincitiotrofoblasto y una interna, el
citotrofoblasto. Este sincitiotrofoblasto es el que invade epitelio endometrial, en la cual se forma el bipoblasto que
cobre la superficie profunda de la masa celular interna.

Así posteriormente al final de la primera semana, se espera que el blastocisto esté implantado en el endometrio de
manera superficial y de allí comience el desarrollo subsecuente a la de este semana.

Segunda semana:

Como se hizo en la primera semana, en el momento en que el blastocisto se implanta en el endometrio de manera
superficial; en la segunda semana de desarrollo, a la vez que ocurren este momento, se origina una proliferación y
diferenciación rápida del trofoblasto. Las diferencias endometriales en la adaptación a la implantación del
blastocisto se la llamarán como reacción decidual.

Luego de lo anterior, se forma el saco vitelino primario y surge el mesodermo extraembrionario del endodermo del
saco vitelino. De los espacios dejados por el mesodermo extraembrionario, aparece el celoma que a su vez forma la
cavidad coriónica. A medida en que se desarrolla el saco vitelino secundario o definitivo, el saco vitelino primario
que había iniciado este proceso se desaparece gradualmente.

Mientras tanto que suceden estos cambios, comienza a aparecer la cavidad amniótica entre el citotrofoblasto y la
masa de células internas o embrioblasto. En su proceso, se diferencian aquellas células internas hacia un disco
embrionario bilaminar, que está constituido por el epiblasto. En donde se localiza el hipoblasto, se forma la placa
procordal que indica la región futura del cráneo y de la boca.
Mayerly

Tercera Semana:

En la tercera semana ocurren cambios muy importantes, a medida en que disco embrionario bilaminar se convierte
en el disco embrionario trilaminar, conociéndose el proceso como gastrulación. Lo primero que ocurre en el
surgimiento de la estría primitiva, que es el engrosamiento del epiblasto en el extremo inicial del disco embrionario,
las estrías primitivas produce las células mesenquimatosas que migran hacia los extremos del disco embrionario,
donde se une con el mesodermo extraembrionario, haciendo surgir la tercera capa germinal llamada mesodermo
intraembrionario.

Las mesenquimatosas de las estrías primitivas, forman el proceso notocordal que se extiende en dirección craneal
desde el nodo primitivo hasta la placa precordal. Cuando se desarrolla plenamente, generan aberturas en el piso del
conducto y deja una placa notocordal. En la cual forma el notocordio, que constituye el eje primitivo del embrión,
en donde se origina el esqueleto axil.

Del nodo primitivo, surge un engrosamiento del ectodermo embrionario en la cual es inducido por notocordio, a
este se le llama placa neural. La placa neural desarrolla un surco neural rodeado por pliegues neurales, que forma
el tubo neural que es el parte del sistema nervioso central.

Mientras que se forman los pliegues neurales para la elaboración del tubo neural, migran las células
neuroectodérmicas para formar la cresta neural, la cual desarrolla dos masa celulares que forman ganglios
sensoriales de nervios craneales y raquídeos, y la otras células de la cresta neural migran para formar otras diversas
estructuras como la retina.

Hacia el final de la tercera semana, cranealmente se inicia la división de las columnas mesodérmicas, que son
formados por el engrosamiento del mesodermo en donde se componen en columnas longitudinales paraxiales en
pares de somitas. La somitas son agregados compactos de células mesenquimatosas, en las cuales migran para
formar vertebras, costillas y musculaturas axil. En todo este proceso se forma el celoma intraembrionario, que son
espacios celómicos que interactúan para crear una cavidad en forma de herradura, que posteriormente origina las
cavidades corporales como lo es la cavidad peritoneal.

En la tercera semana, aparecen los vasos sanguíneos que primariamente se origina del saco vitelino, para que poco
después se desarrollen en el embrión. Estos vasos primitivos se unen con otros para formar un aparato
cardiovascular primitivo, al final de la tercera semana el corazón es representado por una par de tubos cardiacos
endoteliales que se conectan con los vasos sanguíneos del embrión y de las membranas extraembrionarias. Las
células sanguíneas que conforman las vías cardiovasculares primordiales, se derivan de las paredes del saco
vitelino y los alantoides.

Al término de la semana se constituye las vellosidades coriónicas, que se unen para formar una concha
citotrofoblástica que fija el saco coriónico en el endometrio. El desarrollo de este aumenta la superficie del corión,
que sirve para el intercambio de oxígeno, nutriente y otras sustancias, que circulan entre la madre y el embrión.
Llegando así aun tamaño de 2,3 milímetros.

Cuarta Semana:

Durante la cuarta semana de embarazo, el embrión en estado de blastocisto implanta en el endometrio, es decir, se
adhiere a la capa interna del útero y lo invade
A partir del trofoectodermo del embrión, se formará la placenta, órgano encargado de la nutrición del bebé durante
todo el embarazo, y el cordón umbilical. Las células del sincitiotrofoblasto proliferan hacia el endometrio
rompiendo los vasos sanguíneos y las células del citotrofoblasto forman las vellosidades coriónicas primarias, con lo
que se establece la circulación útero-placentaria.

Por otra parte, se forma la cavidad amniótica, un lugar lleno de líquido amniótico donde el feto se desarrollará en
suspensión. El amnios es la membrana que limita este saco que contiene al bebé.

Por último, toda la red de conexión de vasos sanguíneos entre la madre, el feto y el sincitiotrofoblasto forma una
estructura denominada corion

Quinta:

La quinta semana del embarazo ha comenzado, los pliegues celulares o gastrulación que mencionábamos en la
cuarta semana del embarazo, empezarán en este segundo mes a tomar forma, órganos y tejidos se forman a partir de
estos pliegues. El embrión mide ahora unos dos milímetros, el anclaje o pedículo de fijación del embrión en el
endometrio materno o citotrofoblasto, evoluciona y ya es un principio de cordón umbilical a través del cual se
transportan todos los nutrientes necesarios para el embrión. El primitivo corazón produce latidos, pero escasos y
descoordinados, recordemos que su funcionamiento se inició espontáneamente con la contracción de una célula.

El embrión adopta una forma cada vez más humana y se empiezan a definir, el cerebro se desarrolla rápidamente y
por ello el crecimiento de la cabeza es más evidente. Las extremidades superiores han aparecido y unos días más
tarde aparecen las extremidades inferiores. En la 5ª semana del embarazo se forma también la notocorda, un cuerpo
flexible con forma de vara que se ha formado a partir de células del mesodermo, una de las tres hojas embrionarias
formadas en la semana anterior. La notocorda es el eje del embrión y a partir de ella se formará la columna
vertebral.

La notocorda además será la inductora de la formación del sistema nervioso central, facilitando la formación de un
surco en el ectodermo, la primera hoja blastodérmica del embrión que se formó en la fase de blástula. Este surco
formará el tubo neural y antes de concluir la 5ª semana del embarazo, formará la médula espinal.

El ácido fólico es fundamental para que se forme correctamente el tubo neural, de lo contrario el futuro bebé podría
sufrir espina bífida u otros trastornos similares. El especialista te informará sobre la cantidad de ácido fólico
necesario para reducir las posibilidades de que aparezcan estas malformaciones. Como podemos comprobar, se
producen cambios morfológicos notables que conducen a la formación de los principales órganos, aparatos y
sistemas. También se inicia el desarrollo de dos pares de conductos genitales, aunque todavía pasará bastante tiempo
hasta que se diferencie el sexo.

A medida que avancen las semanas del embarazo, puedes sufrir náuseas y vómitos, sobre todo por las mañanas al
levantarse de la cama, notas cambios en los pechos y se inicia la presión en la pelvis y la cadera. Quizá empiecen a
aparecer los antojos. Crece la inquietud por el embarazo y aparece el deseo de saber más sobre lo que está
ocurriendo en el interior del organismo materno.
Franco
Sexta:

La sexta semana del embarazo se ha iniciado, el desarrollo de la región cefálica iniciada en la quinta semana del
embarazo ha originado que ésta destaque notablemente comparándola con el resto del embrión, la cabeza se muestra
encorvada y próxima al primitivo corazón. Los ojos son más notorios a causa de la formación del pigmento
retiniano y de su localización en una posición más anterior. En la quinta semana del embarazo comenzó la
configuración de la región facial, pero no se mostraba tan evidente como se muestra en esta 6ª semana del
embarazo.

También se empieza a desarrollar el labio superior, el ápex o apéndice nasal y los pabellones auriculares, poco a
poco se va formando la carita del embrión. Con respecto a las extremidades, las superiores son las que más se
desarrollan y definen, iniciándose la configuración de los brazos. Ahora el embrión mide unos 4 milímetros y se
puede apreciar el esbozo del intestino, crece el sistema nervioso central y provoca el plegamiento del embrión desde
la cabeza hasta la cola, el corazón está constituido por dos vasos sanguíneos y sus latidos siguen siendo irregulares.

Todo el conjunto, el embrión, el saco vitelino y el saco gestacional, miden unos 8 centímetros, a partir de este
momento es posible que se realice la primera ecografía, un diagnóstico del estado del embarazo por imagen que se
realiza entre la sexta y la novena semana de embarazo. Con la primera ecografía el especialista determinará si el
embarazo está correctamente ubicado, cuántos embriones hay, ya que podría tratarse de un embarazo múltiple,
comprobar la existencia de ritmo cardíaco y conocer el tamaño del embrión a fin de determinar con más exactitud la
datación de la gestación.

Septima:

En la 7ª semana del embarazo, en el feto han comenzado a desarrollarse todos los órganos esenciales, los ojos
continúan desplazándose hasta poder situarse en el frente de la cara y empiezan a formarse los párpados. También
empieza a formarse la lengua y el paladar, la configuración de las extremidades iniciada en la sexta semana del
embarazo prosigue y ya se aprecian de forma más visible los dedos de los pies.

En la séptima semana del embarazo la cola del embrión empieza a desaparecer, el corazón se ha desarrollado y ya
presenta dos cámaras, los pulmones cuentan con un bronquio primario, una de las dos vías respiratorias originadas
en la tráquea y que en un futuro transportarán el aire a los pulmones formando parte del sistema respiratorio,
también hacen acto de presencia las fosas nasales. El cerebro mantiene su crecimiento y la cabeza se muestra mucho
más grande y se forman los dos hemisferios cerebrales.

Otro dato significativo de la 7ª semana del embarazo es el desarrollo de los intestinos, ya no se trata de un simple
esbozo, parte de las asas intestinales se introducen en el cordón umbilical al no caber en la cavidad abdominal,
aunque posteriormente volverán a su ubicación original. Las asas intestinales son grandes sinuosidades formadas
por el yeyuno y el íleon, las últimas partes del intestino delgado. Al finalizar esta semana del embarazo el embrión
puede medir alrededor de unos 8 milímetros, aunque la vesícula gestacional mide ya 3 centímetros.

Octava:

En el feto ya se aprecia cómo se forman las orejas, los párpados, la nariz o el labio superior y se muestran con
claridad. También se aprecian claramente las extremidades y el cuerpo se ha alargado notablemente, el feto mide
aproximadamente unos dos centímetros. Empezamos a llamar feto al embrión coincidiendo con el cambio de
dependencia, en las anteriores semanas el feto dependía del saco vitelino, un anexo embrionario que le procuraba
los nutrientes y el oxígeno necesario para su desarrollo. Ahora la placenta ha asumido las funciones alimentarias
junto al cordón umbilical.

En la 7ª semana del embarazo el embrión contaba con un bronquio primario y en sólo una semana ya se ha dividido
el árbol bronquial en múltiples bronquiolos, pequeñas vías aéreas que se encuentran en la parte media de los
pulmones. En la octava semana del embarazo el corazón muestra la válvula pulmonar y la válvula aórtica con
mucha más claridad, recordemos que apenas hace unos días se habían empezado a definir estas cavidades.

El esqueleto se muestra y puede verse a través de la piel ahora traslúcida, aunque se está formando y en unas
semanas no dejará ver el interior del feto. El esqueleto no está formado por huesos, por el momento son cartílagos
suaves que forman la estructura ósea que se definirá en las próximas semanas del embarazo.

El útero continúa creciendo imparable, acorde al crecimiento de la vesícula gestacional, sin embargo, todavía es
pronto para que se empiecen a apreciar los cambios en el exterior. Hay que decir que el crecimiento del útero puede
provocar sensación de pinchazos o dolores pasajeros en el bajo vientre que se parecen a los dolores menstruales.
Con respecto a los síntomas iniciados hace algunas semanas, vómitos o náuseas, dolores de cabeza, etc., siguen
persistiendo, pero siempre dependerá del organismo de cada futura mamá.

Muchos especialistas creen que la 8ª semana del embarazo es un buen momento para realizar un análisis de sangre y
orina para descartar cualquier complicación relacionada con alguna enfermedad, estos análisis también se han
podido realizar en la semana anterior. Del mismo modo se puede realizar la primera ecografía si no se ha realizado
en la semana anterior. A partir de ahora las visitas médicas se realizarán cada cuatro semanas a fin de llevar un
control exhaustivo sobre la evolución del embarazo.
Carlos:
Noveno y Decima semana (BUSCAR MASSS)

A partir de la novena semana se llama feto (que significa "retoño"), pues ya tiene todos los órganos que debe tener
para desarrollarse. Si bien el feto no mide más de 1 pulgada o 1 pulgada y 1/2 en este momento, todos los órganos y
sistemas principales ya están formados, que es el inicio de este nuevo mes de vida.

Este periodo se caracteriza por la maduración de los tejidos y órganos y el rápido crecimiento del cuerpo. Durante el
tercer mes, el embrión adquiere un aspecto mas humano, a pesar de tener apenas 7,5 cm. de largo. Pero aún así
todavía no son lo suficientemente grandes para tocar la pared de tu útero, por ello no lo sientes, tu pequeño va a
poder levantar la cabeza.

Sus nervios, sus músculos y las conexiones entre ellos se desarrollan rápidamente y empiezan a trabajar: una gran
parte del cuerpo del embrión se vuelve sensible al tacto.

Los dedos de las manos y de los pies ahora tienen uñas suaves. La boca presenta veinte botoncitos que se
convertirán futuramente en los “dientes de leche”.

Por primera vez, la madre podrá oír los latidos del corazón de su bebé (10 a 12 semanas). Durante el resto del
embarazo, todos los órganos del cuerpo madurarán y el feto aumentará de peso.

Para el final de este mes, el feto mide aproximadamente 10 cm y pesa 20 gr.

Todos sus órganos están en constante crecimiento.

Entre las 9 y 10 semanas entreabre los ojos, traga, cierra y abre los puños

Una de las modificaciones más notables que tienen lugar durante la vida fetal es que el desarrollo de la cabeza se
torna más lento en comparación con el resto del cuerpo. Al comenzar este mes la cabeza constituye
aproximadamente la mitad de longitud del feto.

Durante este mes la cara adquiere aspecto más humano, los ojos en un principio orientados lateralmente, se
localizan en la superficie ventral de la cara, las orejas se sitúan cerca de su posición definitiva a los lados de la
cabeza; las extremidades alcanzan su longitud relativa en comparación con el resto del cuerpo, aunque las inferiores
son aún más cortas y menos desarrolladas que las superiores

En este mes los miembros se alargan, aparecen las uñas y los órganos sexuales externos se diferencian lo suficiente
para poder distinguir el sexo.

Las asas intestinales son patentemente visibles en el extremo proximal del cordón umbilical hasta la mitad de la
décima semana cuando el intestino vuelve al abdomen.
Jerson
Once:

En la semana 11 de embarazo el bebé ya mide unos 4 centímetros desde la cabeza al coxis y está a punto de superar
su primer trimestre de vida… Todo un hito.

Sus órganos, cerebro, pulmones, hígado, riñones e intestinos están formados y aumentan de volumen. Se ha
formado el diafragma dividiendo el tronco del bebé en dos partes diferenciadas: la superior con el corazón y los
pulmones en desarrollo y la inferior que comprende todo el aparato digestivo.

No obstante, el intestino aún sigue siendo demasiado grande y todavía se aloja en parte en una especie de hernia que
penetra en el cordón umbilical.

Su aspecto exterior ha cambiado mucho. La cabeza aun representa la mitad de su longitud total, pero se ha
enderezado bastante.

Los rasgos faciales ya le hacen parecer una "personilla" y no el embrión de algún otro mamífero. Los ojos se han
ido centrando y el iris ha comenzado a formarse.

Cuando acabe esta semana el oído interno se habrá desarrollado por completo, aunque eso no quiere decir que pueda
oír, y las orejas se han acercado a la que será su situación definitiva. También se empiezan a perfilar los labios y
cuenta con sus primeras papilas gustativas.

Es posible que ya empiece a dar sus primeros traguitos de líquido amniótico. También han empezado a formarse las
cuerdas vocales de la laringe, aunque para que actúen aún queda algún tiempo: será cuando tome su primera
bocanada de aire al nacer y esas cuerdas vibren y produzca sus primeros sonidos.

El cerebro está formado, pero eso no quiere decir que funcione como el de un adulto porque aún no ha terminado un
importante proceso: las conexiones neuronales que es lo que permite que el cerebro sea capaz de entender los
mensajes que le llegan. Pero, poco a poco, va despertando...

Doce:

A partir de la semana 12 de embarazo comienza el periodo fetal que se caracteriza por un rápido crecimiento y
finaliza la organogénesis o periodo de formación de órganos. La gran mayoría de las estructuras fetales ya están
formadas en esta semana. A partir de ahora, los fetos van a crecer y madurar.

El peso del feto oscila entre 8 y 14 gramos y mide entre 5 y 6 centímetros desde la cabeza al coxis.

Los huesos tienen unos centros de osificación que les permiten ir creciendo. Los dedos de manos y pies están
separados unos de otros y tienen movimiento.

Las uñas están creciendo y aparece el primer vestigio de pelo en todo su cuerpo.

Los genitales están prácticamente diferenciados.

El sistema nervioso fetal está desarrollándose y la hipófisis está segregando muchas hormonas.

El intestino delgado es capaz de contraerse para transportar la comida.

El feto se mueve estirando y encogiendo los brazos y las piernas, abriendo la boca y estirando el cuello.
Trece:

EN la semana 13 de embarazo finaliza el primer trimestre de la gestación. El bebé experimenta un rápido


crecimiento, ahora que sus órganos principales están acabando su desarrollo. También la mujer embarazada sufre
cambios físicos evidentes, como la pérdida de la cintura o la progresiva ganancia de peso. pesa entre 13 y 20 gramos
y mide entre 6,5 y 8 centímetros en la semana 13 de embarazo

La cabeza del bebé sigue estando desproporcionada con respecto al resto, ya que mide aproximadamente la mitad de
la longitud del cuerpo.

Los rasgos faciales se van modelando cada vez más. Los ojos, que al principio están muy separados entre sí, se van
juntando hacia el centro de la cara. Las orejas ya no se sitúan tan bajas, sino que su implantación está un poco por
debajo de la altura de los ojos.

Los genitales externos tienen una morfología distinguible incluso fuera del útero.

Las asas intestinales ya no están dentro del cordón umbilical como al principio de la gestación donde formaban una
hernia, sino que se sitúan dentro de la cavidad abdominal. Si así no ocurriese, se formaría el llamado onfalocele.
Habría que operarlo tras el nacimiento o aconsejar a los padres la realización de una técnica invasiva como la
biopsia corial o la amniocentesis. La razón es que un porcentaje de los fetos con onfalocele se asocian a anomalías
genéticas.

Conclusion:

Semanas 1 – 3
 Se crea una célula de 46 cromosomas al ocurrir la fecundación, la cual se implanta en
el útero.

Semanas 4 – 6
 El sistema nervioso comienza a formarse.
 Se empiezan a desarrollar la cara, los brazos y piernas, y el corazón ya late.

Semanas 7 – 9
 El periodo embrionario termina y el producto se convierte en feto.
 Progresa el desarrollo del sistema respiratorio.
 Sus órganos ya están formados y crecen los dedos.
 El esqueleto, hecho de cartílago se forma.
 Se comienzan a diferenciar los caracteres sexuales primarios.
Semanas 10- 12
 Los intestinos se acomodan en su lugar.
 Se inicia el desarrollo de las uñas.
 Sus órganos internos comienzan a trabajar (produce orina, insulina y sangre).
 El crecimiento del feto es notable.
 Al principio, los brazos y la cabeza son proporcionalmente muy grandes al resto del
cuerpo.
 Se comienzan a diferenciar las neuronas de la corteza cerebral.