You are on page 1of 2

FORO POR LA PAZ 2010

POR UNA REGIÓN EN PAZ… DESARROLLO HUMANO INTEGRAL

Septiembre 10 de 2010

Intervención de Monseñor Darío Gómez Zuluaga
Administrador Diocesano de la Diócesis de Sonsón Rionegro.

Quiero saludar a todos los presentes, a las autoridades municipales y a todos los
que de alguna manera representamos la región desde diversos ángulos y
responsabilidades sociales, políticas, económicas y religiosas. En estos foros
hemos planteado siempre la Doctrina Social de la Iglesia frente a determinados
temas. Este año que tenemos como temática fundamental el Desarrollo Humano
Integral; se nos ocurre plantearles a ustedes la necesidad y conveniencia de
conocer el pensamiento de la Iglesia y la concepción que tiene sobre el Desarrollo
Humano Integral, plasmado este pensamiento en una Encíclica del Papa: Caritas
In Veritate. Con el fin de que sea un lenguaje más cercano a ustedes, se ha
elaborado un resumen de esta Encíclica, el cual se entregará al final de foro, para
que todos puedan acceder de una manera más inmediata a este pensamiento
social de la Iglesia. Como este año el foro queremos realizarlo con la participación
de los actores de estos proyectos puntuales, pues mis palabras son solamente de
una invitación, a lo siguiente: En la encíclica hay una afirmación sobre el
Desarrollo que creo que nos conviene tener en cuenta hoy, dice Benedicto XVI: “El
desarrollo tiene necesidad de la verdad”, yo creo que si todos estamos de acuerdo
en buscar juntos la verdad, podemos avanzar juntos hacia el pleno desarrollo. La
principal fuerza del verdadero desarrollo de la humanidad y de la persona, es la
verdad, por que sin ella, la acción social cae en el dominio de los intereses
privados, sin la verdad el desarrollo cae en la lógica del poder de unos por encima
de otros, si tenemos la verdad y buscamos la verdad, entonces podremos
construir juntos el desarrollo. Un elemento importante de la verdad es la
convicción de que nadie tiene las respuestas completas, todos podemos construir
una verdad que nos aglutine, que nos reúna, por que un individuo aislado
difícilmente puede desarrollarse. Como nadie tiene las respuesta completas,
entonces la radicalización, o las postura polarizadas, son contrarias a la verdad y
por lo tanto atentan contra la comunidad; nuestras convicciones deben ser
respetadas pero respetuosas de los planteamientos ajenos, mi verdad no, tu
verdad no, busquémosla juntos, el desarrollo Humano integral postula entre otros,
el principio del bien común, que no consiste en la suma de los bienes particulares,
sino de un bien del cual todos `podemos disfrutar, según las posibilidades y los
alcances de cada persona y comunidad. Por eso yo quiero invitarlos a que en este
foro depongamos radicalizaciones, polarizaciones, que generemos un espacio de
confianza y de credibilidad, dejando a un lado las posturas ideologizadas, con
intereses particulares de grupo y más bien pensemos en el Oriente. Nosotros que
nos apropiamos la palabra líder, para decir que representamos la comunidad, no
nos podemos dar el lujo de fracasar en ponernos de acuerdo en el que el
desarrollo humano integral es posible si juntos conversamos y tratamos de acercar
posturas, pensamientos y planteamientos.
En el plegable que a ustedes se les ha entregado, en la parte central, nosotros
como Diócesis, planteamos lo siguiente:

El llamado que desde la Diócesis hacemos a la región, con respecto de estos
Megaproyectos, es a asumir una actitud responsable frente al cambio,
informándose y participando para construir un verdadero Desarrollo Humano
Integral, allí aparece entonces la convocatoria a los empresarios, inversionistas,
las organizaciones sociales y las instituciones y concluimos diciendo:
A la región el Oriente Antioqueño la invitamos a estar unida, informada y a
participar de los espacios que definen el Desarrollo Humano Integral, regional y
local, entonces tratemos de crear un ambiente propicio para que este día sea
histórico en el sentido de que avancemos hacia un entendimiento por el desarrollo
de nuestra región. Muchas gracias sean todos bienvenidos.