You are on page 1of 7

Qué es una MicroGrid?

Las MicroGrid son unidades de gestión distribuida de energía que reúne bajo un
mismo sistema de gestión los sistemas de generación y consumo. Se entiende por
sistema de generación a toda unidad de energía eléctrica que se una fuente en el
balance energético, es decir, que aporte potencia eléctrica. En contraposición, se
entiende por sistema de consumo a toda unidad de energía eléctrica que sea un
sumidero en el balance energético, en otras palabras, que gaste potencia eléctrica.
Suponiendo que una MicroGrid en su concepto más limitado es una isla energética,
diremos que las productoras son las fuentes renovables capaces de proporcionar
energía a nivel local (solar y eólica, principalmente) y que los consumidores son los
propios habitantes de la supuesta isla energética. No obstante, debido a la
intermitencia de las fuentes de energía renovable, es necesario introducir
dispositivos de almacenamiento de energía que permitan el aporte de energía
cuando las fuentes no satisfagan las necesidades energéticas del consumidor, y al
revés, que permitan el almacenamiento de energía siempre y cuando la demanda
está cubierta por las fuentes.

Por lo tanto, el papel de estas baterías va a ser fundamental para el balance


energético, ya que actuarán como regulares del flujo entrante y saliente de potencia
eléctrica. Normalmente, las MicroGrid se representan mediante pequeños nodos de
la red eléctrica de potencia.
Otra definición establece que una MicroGrid es una red eléctrica de bajo voltaje (LV)
con consumidores y productores que permiten la exportación de energía en algunas
circunstancias como también trabajar en forma aislada en situaciones de
emergencia. En una MicroGrid tiene tres grupos de componentes principales:
• Generadores eléctricos
• Sistemas de almacenamiento
• Cargas eléctricas.

¿Por qué son relevantes las MicroGrids?

Los objetivos de esta modalidad de trabajo son, entre otros, flexibilizar la


oferta/demanda energética a lo largo de la red, reducir la afectación de los cortes
eléctricos generales y, ante todo, optimizar los costes y abastecer de energía
eléctrica zonas de difícil acceso para las líneas convencionales. Estos “ecosistemas
energéticos” permiten adecuar de forma mucho más eficiente el consumo eléctrico
de subsistemas variados, como núcleos de población, centros industriales o,
incluso, zonas rurales.
De todo ello se desprende que, con la globalización de las redes, se lograrían
importantes beneficios no sólo en materia medioambiental, sino también en
cuestiones de carácter técnico como las anteriormente citadas, haciendo más
sencilla la coordinación entre los integrantes de la red.

Importancia de las MigroGrids para el mundo.

• Mejoran la eficiencia de las redes eléctricas más grandes.


• Ofrecen resiliencia energética frente a desastres naturales como terremotos,
tsunamis y tormentas.
• Pueden accionar los centros de socorro en casos de desastre durante crisis
regionales y nacionales.
• Están protegidos contra ataques físicos y cibernéticos.
• Son excelentes para el medio ambiente porque utilizan recursos renovables.

Crean puestos de trabajo y oportunidades educativas.

Beneficios económicos de los MicroGrids

• Contribuye al ahorro energético en general al hacer un uso más adecuado


de la energía.
• Disminuye las perdidas por transporte al consumirse la energía por lo general
cerca de donde se produce. Esto puede repercutir en un ahorro de la energía
que puede llegar hasta el 15%.
• Disminuye los costes de la infraestructura. Al producir la energía de forma
distribuida y cerca de donde se va a consumir no es necesaria una inversión
tan grande en la infraestructura de la red.
• Contribuye al desarrollo de la economía local, en muchos casos simplemente
haciendo posible que se desarrollen proyectos locales. Dado que al generar
y consumir la energía de forma local es necesario el desarrollo de una
economía local que abastezca de recursos, servicios y personal cualificado
para dicha labor. A raíz de lo cual se desarrollará una economía local
alrededor de dicha industria.

Beneficios medio ambientales de los MicroGrids

• Facilitar el uso de energías renovables para poder así reducir la huella de


carbono (CO2 principalmente). De esta forma también generaremos un
sistema eléctrico respetuoso con el Medio Ambiente y sostenible en el
tiempo.
• Reducir la dependencia de las energías más contaminantes (petróleo,
carbón y gas). Estas energías contaminantes son caras desde un punto de
vista objetivo y además tienen un impacto muy grande en externalidades
negativas.
• Suavizar la curva de consumo, aumentando la fiabilidad de la red. De este
modo conseguimos un sistema eléctrico más seguro y estable.
• Reducir las pérdidas de transmisión y distribución. Al generar la energía en
el mismo sitio donde se consume no es necesario transportarla. Eso permite
ahorrar debido a que no se producen perdidas por transporte. Además, hace
posible un sistema eléctrico más liviano y distribuido que tiene muchas
ventajas.
• Aislamiento de las distintas subredes de distribución cuando sea necesario.
Por ejemplo, cuando una red empiece a generar picos, mala señal y/o ruidos.
Así conseguimos evitar que esos ruidos impacten en la red de distribución.
• Flujos de potencia bidireccionales: la presencia de unidades DG en la red a
bajos niveles de tensión puede provocar flujos inversos de potencia que
pueden provocar complicaciones en la coordinación de protección, patrones
de flujo de energía indeseables, distribución de corriente de falla y control
de voltaje.
• Problemas de estabilidad: la interacción del sistema de control de las
unidades DG puede crear oscilaciones locales, lo que requiere un análisis
minucioso de la estabilidad de las perturbaciones pequeñas. Además, las
actividades de transición entre los modos de funcionamiento conectados a la
red y autónomos en una MicroGrid pueden crear estabilidad transitoria.
Estudios recientes han demostrado que la interfaz de MicroGrid de corriente
continua (DC) puede resultar en una estructura de control significativamente
más simple, una distribución más eficiente de la energía y una mayor
capacidad de transporte de corriente para las mismas clasificaciones de
línea.
• Modelado: muchas características del esquema tradicional, como la
prevalencia de condiciones de equilibrio trifásico, principalmente las líneas
de transmisión inductiva y las cargas de potencia constante, no son
necesariamente válidas para las MicroGrids y, por lo tanto, es necesario
revisar los modelos.
• Incertidumbre: el funcionamiento de las MicroGrids contiene mucha
incertidumbre en la que se basan la operación económica y confiable de las
MicroGrids. El perfil de carga y el pronóstico del tiempo son dos de ellos que
hacen que esta coordinación sea más desafiante en MicroGrids aisladas,
donde el equilibrio crítico entre demanda y suministro y las tasas de falla de
componentes generalmente más altas requieren resolver un problema
fuertemente acoplado en un horizonte extendido.

Red actual de energía eléctrica

El actual sistema de energía eléctrica (Figura 1), presenta una serie de problemas
entre los que cabe mencionar que: su arquitectura centralizada relega conceptos de
eficiencia, sostenibilidad y flexibilidad; este hace uso de tecnologías que fueron
concebidas antes de la mitad del siglo pasado; presenta altas emisiones de gases
contaminantes; los actuales marcos comerciales y de regulación heterogéneos no
se ajustan a este modelo convencional. Estos, entre otros problemas, implican
algunos cambios en los procesos de generación, transmisión y distribución de la
energía eléctrica (GTD). En este sentido, la generación a pequeña escala, en
particular el concepto de generación distribuida (GD) a través de recursos
energéticos distribuidos (DER) y especialmente fuentes distribuidas de energías
alternativas (AEDG).
Para capitalizar las ventajas de la GD de una manera eficiente, y teniendo en cuenta
la necesidad de sistemas eléctricos más flexibles, se ha evolucionado al concepto
de MicroGrids, las cuales de una manera descentralizada buscan la penetración y
organización de pequeñas y diversas unidades de generación en media y baja
tensión. En un máximo aprovechamiento de los recursos energéticos de la
MicroGrids, se debe realizar una correcta planificación de la solución energética,
haciendo énfasis en la importancia de que esta vaya acompañada de una adecuada
optimización de los recursos. Al complementarse estos dos aspectos (gestión y
optimización) será posible obtener una solución energética integral.

La Estructura de MicroGrid

Partiendo del concepto de MicroGrid general expuesto en la introducción, es posible


construir una gran variedad de topologías. La Figura 2 muestra una de las posibles
configuraciones, donde se interconectan sistemas de generación distribuida,
almacenamiento y consumos, controlados mediante un gestor de energía. Esta
topología se considera la base sobre la cual se ha desarrollado la MicroGrid
experimental.

MicroGrid conectada a la Red eléctrica publica

Cuando una MicroGrid se encuentra conectada a la red eléctrica, el comportamiento


de los LC es transformar toda la energía primaria disponible (solar, eólica, térmica,
etc.) en energía eléctrica. Así, si se genera un exceso de energía, será entregada a
la red eléctrica y si por el contrario la carga necesita más energía y los LC no
satisfacen el total de ésta, la red eléctrica suministrará este déficit de energía. Este
concepto podrá variar dependiendo de variables tales como precio de la energía,
disponibilidad para vender energía a la red eléctrica, etc. La figura 4 muestra una
Microgrid conectada a la red eléctrica, los generadores son basados en
convertidores de electrónica de potencia principalmente del tipo CC-CA.
MicroGrid en modo aislado
Cuando la MicroGrid trabaja en modo aislado, el sistema es poco robusto como se
ve en la figura 5 y la posibilidad de volverse inestable es grande, sobre todo si los
generadores utilizan energía primaria renovable intermitente, por ejemplo, los
paneles solares o los molinos de viento. En este modo de funcionamiento las
interfaces de potencia deben compartir la potencia entregada a las cargas.

Control primario

El control primario está diseñado para satisfacer los siguientes requisitos:


• Para estabilizar el voltaje y la frecuencia
• Comparte apropiadamente la potencia activa y reactiva entre ellos,
preferiblemente, sin ningún enlace de comunicación.
• Para mitigar las corrientes circulantes que pueden causar sobrecargas de
corriente fenómeno en los dispositivos electrónicos de potencia
El control primario proporciona los puntos de ajuste para un controlador inferior que
son los bucles de control de voltaje y corriente de DER. Estos bucles de control
interno se conocen comúnmente como control de nivel cero.
Control secundario

El control secundario generalmente tiene un tiempo de muestreo de segundos a


minutos (es decir, más lento que el anterior) que justifica la dinámica desacoplada
de los bucles de control primario y secundario y facilita sus diseños individuales. El
punto de consigna del control primario viene dado por un control secundario en el
cual, como controlador centralizado, restaura el voltaje y la frecuencia de la
microrred y compensa las desviaciones causadas por el control primario. El control
secundario también puede diseñarse para satisfacer los requisitos de calidad de
potencia , por ejemplo, el equilibrio de voltaje en buses críticos.
Control terciario

El control terciario es el último (y el más lento) nivel de control que considera


preocupaciones económicas en la operación óptima de la MicroGrid (el tiempo de
muestreo es de minutos a horas) y gestiona el flujo de energía entre la microrred y
la grilla principal. Este nivel a menudo implica la predicción del clima, la tarifa de la
red y las cargas en las próximas horas o días para diseñar un plan de despacho del
generador que logre ahorros económicos. En caso de apagones de emergencia, el
control terciario podría utilizarse para administrar un grupo de microrredes
interconectadas para formar lo que se denomina "agrupación de MicroGrid" que
podría actuar como una planta de energía virtual y seguir suministrando al menos
las cargas críticas. Durante esta situación, la central el controlador debe seleccionar
una de la microrred como holgura (es decir, maestra) y el resto como PV y cargar
los buses según un algoritmo predefinido y las condiciones existentes del sistema
(es decir, demanda y generación), en este caso, el control debe ser tiempo real o al
menos alta tasa de muestreo.