You are on page 1of 7

La ética protestante y el espíritu del capitalismo 

  
 
Weber expone como tesis principal que el mundo protestante ​ es mas exitoso 
económicamente que el católico.​  Los valores como el amor al trabajo, honradez, ahorro y un 
apego permitido a lo material los hacen mas proclives a triunfar en esa área. 
  
Según sus ​ estudios estadísticos realizados en Alemania, Weber nos explica que en dicho 
país, los protestantes poseen mayores ingresos y por lo tanto mayor posesión de capital 
que los católicos​ . Dentro de sus causas encontramos que la Reforma* provoco una 
dominación eclesiástico­religiosa de la vida cotidiana mas estricta y rigurosa que la católica, 
que en ese momento, según las palabras del autor era ‘’un poder extremadamente suave’’, 
es decir, casi ni ejercía influencia sobre quienes compartían la religión. ​ Las incipientes 
clases burguesas aceptaron la tiranía protestante e incluso la defendieron, dando principal 
énfasis al trabajo, la vida pura, el ahorro, entre otros. 
  
Además, sus estadísticas confirmaron que los protestantes estudian profesiones industriales 
y mercantiles en mayor proporción que los católicos, quienes prefieren en su mayoría los 
estudios humanistas. ​ En el texto se plantea que esto es debido a las características propias 
de cada confesión y no a contingencias histórico­políticas. 
 
Se puede explicar ​ el gusto por las humanidades​  por el hecho de ​que los católicos poseen 
un mayor ‘’alejamiento del mundo’’​ , pues el católico ha sido educado como hombre 
indiferente ante los bienes mundanos.​  ​Los protestantes tachan esto de pereza y los 
católicos a los protestantes de materialistas.​  De Weber se infiere que el católico es 
conformista y prefiere la seguridad, mientras que el protestante se atreve con el peligro y la 
exaltación. 
  
Pero ​ aun así existen similitudes​, pues ​ ‘’las formas mas puras e intimas de la piedad 
cristiana’’ se hallan también en el silo protestante, aunque, el énfasis protestante esta 
focalizado en la conducta y no en la confesión​ , es decir, trabajo, pureza, no alcohol, no 
fiestas, familia y ahorro. De esta manera, los protestantes fueron famosos por su 
laboriosidad. Un ejemplo histórico es el de Federico I de Prusia quien le permitió a los 
menonitas no hacer el servicio militar porque sabia de su enorme capacidad de trabajo. 
 
“La falta más absoluta de escrúpulos cuando se trata de imponer el propio interés en la 
ganancia de dinero es una característica peculiar de aquellos países cuyo desenvolvimiento 
burgués capitalista aparece “retrasado” en relación a la medida de la evolución del 
capitalismo en Occidente. Cualquier fabricante sabe que es justamente la falta de 
conscienziosità​ de los trabajadores de países como Italia (a diferencia de Alemania por 
ejemplo) uno de los obstáculos principales de su evolución capitalista, y aún de todo 
progreso en general”. ​Esta rectitud de comportamiento y sus escrúpulos en un capitalismo 
exitoso ​provienen de la rigurosidad y vigilancia de los mandatos superiores inculcados por el 
protestantismo en la vida de cada cual. 
 
 
El espiritu del capitalismo 
 
Weber nos explica que la diferencia entre catolicos y protestantes no se encuentra tampoco 
en la intensidad del ‘’impulso adquisitivo’’ por parte de los segundos, ni en su desarrollo 
porque​  una intensidad desenfrenada, es decir, sin escrúpulos, es perjudicial para el espíritu 
capitalista(por que?). 
 
Uno de los retos que afrontó el espíritu capitalista fue el de modificar la conducta del trabajo. 
Se combatió la conducta de ‘’trabajar para la suficiencia’’ con la de ‘’trabajo a destajo’​ ’​
, es 
decir, trabajar mucho por cortos periodos de tiempo. Seguidamente se intentó lo contrario, 
se bajaron los sueldos, medida que resultó sólo hasta cierto punto, pues, dado que los 
salarios bajos generalmente perjudican fisiológicamente, se seleccionan a ‘’los mas 
inútiles’’, ya que salario bajo es contrario a trabajo cualificado.  
 
El trabajo que tiene un objetivo, como ‘’profesion’’, como algo querido es algo que el 
capitalismo exige. Esto no se logra con salarios altos o bajos, sino con educacion y 
mediante la moralizacion religiosa por ejemplo, asociandola con la economia.  
 
El origen del capitalismo lo debemos remontar a las sociedades precapitalistas, es decir 
trabajos domesticos, oficios. Trabajos tradicionales que se entienden como aquellos que 
sirven para cubrir las necesidades de la vida, sin ansia de acumulacion de capital. Este es 
un comportamiento tipico precapitalista, pero cuando el empresario emerge(decide 
enriquecerse por medio de cambios en el sistema de produccion, politica de compras y 
ventas, etc…) obliga al resto a seguir sus pasos, pues, sino el primero acaparará los 
recursos. Por esta razon, el hombre precapitalista detesta al capitalista.  
 
Ahora, el origen del capitalismo, ​ en este libro ​se concibe como dos ​ leitmotiv(idea central o 
mas repetida) segun Sombart: l​ a ‘’satisfaccion de las necesidades’’ y el ‘’lucro’’.​
 Esto quiere 
decir la seguridad eterna, la despensa bien llena o la capacidad de adquirir cualquier cosa, 
es asi como enriquecerse se convierte en ‘’profesion’’.  
 
Un hecho importante de la epoca fue la racionalizacion del Derecho privado, aun asi, Weber 
niega que esto haya sido algo fundamental en el auge del capitalismo, como tampoco lo es 
la filosofia laica y racionalista aunque haya florecido de modoexclusivo en los paises 
economicamente mas adelantados. El racionalismo, dice Weber, no es en modo alguno 
campo abonado para que florezca esa relacion del hombre con su profesion, en el sentido 
misional que requiere el capitalismo, pues, la dedicacion abnegada al trabajo profesional era 
y sigue siendo uno de los elementos caracteristicos de nuestra civilizacion capitalista.  
 
La palabra ‘’profesion’’ tiene un matiz religioso en casi todos los pueblos de mayoria 
protestante, mientras que carace de el en los catolicos. Ademas, en las lenguas antiguas 
solo el hebreo para tener un matiz religioso de esta palabra. Beruf(profesion pero tambien 
mision), en aleman y calling(profesion, pero tambien usado para dote, vocacion, 
apasionamiento) en ingles. ​ Aquellas palabras surgieron de las traducciones de la biblia, por 
lo tanto fueron acuñadas por el traductor y no por la biblia en si.  
Teniendo en cuenta lo anterior, podemos deducir que el trabajo obtiene un sentido sagrado. 
La superacion de la moralidad terrena se realiza de acuerdo al protestantismo mediante el 
cumplimiento de los deberes que cada quien se impone segun su posicion en la vida y su 
profesion ​
y no mediante la ascesis(conjunto de reglas para la liberacion del espiritu) 
monastico. Sin embargo, Weber no considera el sentido del trabajo como castigo desde la 
expulsion del paraiso, bastante distinto de ‘’mision’’, y si los protestantes en su mayoria 
siguen los preceptos y los sentidos de la biblia, la concepcion del genesis no debio ser 
omitida. Adan y Eva fueron expulsados del paraiso y obligados a trabajar despues de probar 
el fruto prohibido.  
 
El  protestantismo  rompe  definitivamente  con  la  vida  monástica;  según  Lutero  aquella es “el 
producto  de  un  desamor  egoísta”  que  “carece  de  valor  para  justificarse  ante  Dios”,  que “se 
sustrae  al  cumplimiento  de  los  deberes”;  en  cambio  ensalza  el  trabajo  profesional  como 
amor  al  prójimo.  Weber  señala  el  nexo  con  Adam  Smith:  “la  división  del  trabajo  obliga  a 
cada cual a trabajar para los demás”; de paso anula completamente la autosuficiencia. 
 
La  concepción  del  trabajo  y  la  profesión  es una de las mayores aportaciones de la Reforma 
y  de  Lutero.  Pero  Lutero  no puede relacionarse directamente con el espíritu del capitalismo, 
pues  se  encuentran  en  sus  palabras  diatribas  contra  los  grandes  mercaderes,  contra  la 
usura, el préstamo y el interés. 
 
La  visión  paulista  (San Pablo) del trabajo y de la profesión es la de  un medio al que no de le 
debe  atribuir  excesiva  importancia;  pues  lo  importante  es  conseguir  la  bienaventuranza. Es 
decir  que  el  trabajo  no  es  la  bienaventuranza,  según  la  concepción  paulista.  El 
protestantismo  temprano  asocia  trabajo  y   profesión  al destino: “cada cual debe permanecer 
en la profesión y estado en el que le ha colocado Dios…”. 
 
La  Reforma   es  inimaginable  sin  la  evolución  “personalísima  de  Lutero”,  pero  su  “obra  no 
hubiera  sido  duradera  sin  el  calvinismo”.  Católicos  y  luteranos  aborrecen  por  igual  al 
calvinismo, porque este muestra una enérgica dedicación puritana al mundo. 
La  reforma  o  las influencias religiosas no son indispensables ni para el nacimiento ni para  el 
desarrollo del capitalismo pero si participan e influyen en él; basta “establecer si han  existido 
afinidades  electivas  entre  ciertas  modalidades   de  la  fe  religiosa  y  la  ética  profesional”  para 
demostrarlo. 
 
Iglesias  reformadas,  puritanas  o  ascéticas:   calvinismo,  pietismo,  metodismo,  bautistas 
(bautizantes),  presbiterianas.  El  metodismo  nace  en  el  s.   XVIII  dentro  de  la  iglesia 
anglicana;  se  separa  de  ésta  al   llegar  a   América.  El  pietismo  nace  del  calvinismo  inglés  y 
holandés,  se  unió  a  la  ortodoxia  y  finalmente   se  incorporó  al   luteranismo.  El  movimiento 
puritano  (o  ascético)  atacaba  los   fundamentos  del  anglicanismo,  al  parecer   igual   de  poco 
riguroso  con  sus  fieles  que  el  catolicismo;  el  puritanismo  se  abocaba  a  la  fidelidad  de  la 
relación moral­vida. 
 
El  hombre  debe  recorrer  solo   su  camino  en   la  búsqueda  de  la  felicidad  eterna,  camino 
ignorado  pero  prescrito  de  antemano:  “nadie  podía  ayudarle;  no  el   predicador,  porque   sólo 
el  elegido  era capaz de comprender el espíritu de la palabra  de Dios; no  los sacramentos…” 
porque  sólo   son  medios  para  aumento  de  su   gloria;  tampoco  la  iglesia,  que  fuerza  a  los 
hombres  a  cumplir  esos  preceptos.  “Este  radical  abandono…  de  la  posibilidad  de  una 
salvación  eclesiástico  sacramental  era  el  factor  decisivo  frente  al  catolicismo.  Con  él  halló 
acabamiento  el  proceso  de  “desencantamiento” del mundo”. El hombre busca él solo a Dios 
y a la bienaventuranza, y además está predestinada a encontrarla. 
 
El  desencantamiento  y  el   rechazo  a  todo  lo  mágico  sacramental  alcanzó  en  los  puritanos 
por  ejemplo,  a  enterrar  calladamente  a  los  suyos.  Solo  Dios otorga la gracia. Puritanos: “no 
confiar  demasiado  en  la  ayuda  y  amistad  de  los  hombres”,  “desconfiar  del  amigo  más 
íntimo”…  “Dios  debe  ser  el  único  confidente  del  hombre”.  El  calvinismo,  a  diferencia  del 
luteranismo, eliminó la confesión privada ante un sacerdote. 
 
“El  sumo  bien  a  que  aspira  la  religiosidad:  la  certidumbre de la gracia”. El calvinismo quiere 
alcanzarla  según  la  máxima:   “Dios  ayuda  al  que  se  ayuda  a  si mismo”, y no por las buenas 
obras  como  pretende  el  catolicismo,  sino  mediante  “un  sistemático  control  de  si  mismo”. El 
cristiano  medieval  hacía  buenas  obras  ocasionales,  sobretodo  para  expiar  pecados.  El 
calvinismo  insiste  en  transformarlo  en  cotidiano,  en  hacer  de  cada  pedazo  de  vida  una 
buena  obra  y  una  perfecta  conducta.  El  luterano  también   se  expía  mediante  las  “buenas 
obras”. 
 
El  pecado  original  y  el  trabajo  como  castigo  es  solucionado  por  el  luteranismo  como  una  
obediencia, penitencia cotidiana para la remisión de los pecados. 
El  metodismo  es  muy  cercano  al  calvinismo;  las  buenas obras ocasionales no son el medio 
para  pasar  del   estado  natural  al  estado  de  gracia  (status  gratiae)  sino  la  aplicación 
conductual  en  cada  hora  y  acción;  racionalización  de  la  conducta  era  el  principio  del 
puritanismo,  “para  sustraer  al  hombre  de  los  apetitos  irracionales”,  para  asegurar   la 
“primacía  de  la voluntad planificada”; todo esto se transforma con el tiempo en el “reservado 
autocontrol… del gentleman inglés y angloamericano". 
 
La  educación  de  la conducta trabajaba sobre la voluntad. El calvinismo masificó la conducta 
monacal  (que Weber llama ascética), que en la religión católica solo practicaban los monjes. 
Se  predica  la  vida  santa  para  todos.  Se  transforma  “el  ascetismo  sobrenatural  en  una 
ascesis  puramente  “profana”,  terrenal”;  la   reforma  le  puso entonces “barreras a la huída del 
mundo”. 
 
El  catolicismo   también  intentó  masificar  el  ascetismo  cotidiano,  sin  resultados  pero  con 
intentos:  siempre   se encontraba con corruptores, como las indulgencias, que los reformistas 
siempre  consideraron  como  el  peor  de  los  males.  Los  calvinistas  pasan  a  no  aceptar  más 
que  gente  pura  (regenerada)  en  sus  iglesias.  Esto  es  considerado  como  una  medida 
anticorrupción. 
 
Lo más leído por los puritanos: los salmos y las sentencias de Salomón. 
El  luteranismo  “carecía  del  impulso  interior  hacia  el  autocontrol   constante  y  la 
reglamentación  planificada  de  la  propia  vida”;  uno  podía  salvarse  con  arrepentimiento.  El 
luterano  parece  despreocupado  de  caer  en  el  status  naturalis  porque  puede  volver  a 
levantarse  con  sus  propias  alas.  “Lo  esencial  no  es  tanto  la  santificación  práctica  como  la 
remisión  de  los  pecados”.  El  luteranismo  pone  acento  en  la  comunión  con  Dios  en  “este 
mundo”. 
 
Metodismo:  “método”  para  “producir  el  acto  sentimental  de  la  conversión”,  “metodización 
sistemática  de  la  conducta  como  medio  de alcanzar la certitudo salutis”, o estado de  gracia;  
“unión  de  la religiosidad sentimental  (“hasta los más imponentes éxtasis”) y a la par ascética 
con  la  creciente   indiferencia  y  repulsa  hacia  los  fundamentos  dogmáticos  del  ascetismo 
calvinista”.  Aunque  el  calvinismo  también  quiere  regular  la  vida,  es  mucho  más  parco  y 
carece  de  sentimientos,  para  los  cuales  tiene  una  verdadera  repulsa,  pues  considera 
engañoso  todo  lo  sentimental.  “El  metodismo aspiró desde un principio a ejercer una misión 
sobre  las  masas”,   mediante  la  sistematización  de  la  conducta…  pero  a  través  de  la  fuerza 
del sentimiento. 
 
Bautizantes,  o  bautistas,   muestran  en  sus  comienzos  un  fuerte  alejamiento   del  mundo;  a 
esta  iglesia  sólo  pertenecían   los  regenerados,  los  que  oyeron  el  llamamiento  de  Dios;  al 
mismo  tiempo,  al  ubicar   cada  vez  más  la  atención  en  Dios,  se  rechazaba la idolatría, y con 
el  tiempo  se  reducía  el  poder  de  la  Biblia  como  agente  regenerador,  a  tal  punto  que  los 
cuáqueros eliminaron el bautismo y la comunión. 
 
Evolución   del  protestantismo: primero contra los curas, después contra  los sacramentos, los 
santos,  la  virgen  maría,  la   idolatría…  la  Biblia!  Sólo  Dios,  sólo  la  luz  interior.  Fuerte 
antiautoritarismo  en  el  protestantismo  tardío.  Se  abandonaba  también  la  doctrina  de  la 
predestinación:  se  aguardaba  la  acción  de  Dios.  Barclay:  “hay  que  callar  para  que  en  el 
alma  impere  la  serena  tranquilidad  que  deje  oír  la  palabra  de  Dios”,  pero  esto  mediante  el 
desarrollo  de  las  “virtudes  ascéticas  en  el  trabajo  profesional”.  “Desde  Lutero  (seguido  en 
esto  por  los  bautizantes)  se  habría   condenado  el  ascetismo  sobrenatural  monástico, 
considerándolo contrario al espíritu bíblico…”. 
 
Principio Goethiano: “ el hombre activo es desleal, solo el contemplativo tiene consciencia”. 
 
Calvinismo:  sumisión  autoritaria  y  policíaca;  sectas  (bautistas,  menonitas,  cuáqueros): 
sumisión espontánea. 
 
El  nexo  con  el  sistema  capitalista:  “lo  más  importante  es,  empero,  que  la  vida  propia 
religiosamente  exigida  al  “santo”  no  se  proyectaba  fuera  del  mundo,  en  comunidades 
monacales,  sino  que  precisamente  había  de  realizarla  dentro  del  mundo  y  sus 
ordenaciones.  Esta  racionalización de la conducta  en el mundo con fines ultramundanos fue 
el efecto de la concepción que el protestantismo ascético tuvo de la profesión”. 
Baxter,  presbiteriano,  rama  del  calvinismo:  Chrisitian  directory,  compendio  de  moral 
puritana.  Spener:  Dificultades  teológicas,  representante  del  pietismo  alemán.  Barclay: 
Apology,  representante  de  los   cuáqueros.  Baxter  contra  el   enriquecimiento,  diferente  de 
Calvino; para Baxter el enriquecimiento no era un obstáculo, tampoco para los puritanos. 
Para  los  católicos  el  peligro  que  representaba,  supuestamente,  la  riqueza,  estaba  en  el 
descanso  en  la  riqueza;  se  condena  el ocio, el lujo, el sueño excesivo (de  6 a 8 horas como 
máximo). 
 
Baxter  exalta  el  trabajo  duro  y  continuado,  corporal  o  espiritual;  lo  justifica:  trabajo  como 
más  antiguo  y  acreditado  medio ascético, y como el preventivo más eficaz contra la ​ unclean 
life  ​
(literlamente:  la  vida  sucia, o la vida en pecado, diría un católico). Contra las tentaciones 
sexuales:  dieta  sobria,  régimen  vegetariano,  baños  fríos,  pero  sobretodo:  “trabaja 
duramente  en  tu  profesión”.  “Sentir  disgusto  en  el  trabajo  es  prueba  de   que  falta  el  estado 
de gracia”. Diferencia con Aquino: “trabajo necesario sólo naturli ratione”. 
Mormones:  “Pero  un  cristiano  no  puede  ser  un  mozo  de  cuerda  o  un  holgazán,  y  ser 
bienaventurado.  Está  destinado  a  ser   picoteado  hasta  la  muerte  y  arrojado  de  la colmena”; 
así   ponían  al individuo entre trabajar o ser eliminado; esto produjo entonces las asombrosas 
creaciones económicas de esta secta. 
 
Común  acuerdo:  los  ricos  también  deben  trabajar.  El  protestantismo  tardío:  “el  trabajo  y  la 
profesión  no  son  algo  predestinado  a  lo  que  debemos  conformarnos  (como  en  el 
luteranismo)  sino   el  medio  de  enaltecer  la  honra  de  Dios”;  “Lutero  nunca  rompió  con  la 
indiferencia paulina hacia el mundo”. 
 
stated  calling)​
Baxter:  partidario   de  la  profesión   fija  (​ ,  porque  sino  “todos  los  trabajos  son 
puramente  ocasionales  y  efímeros”  y  se   le  dedica  así  “más  tiempo  al  ocio  que  al  trabajo”, 
mientras que el profesional “realizará en orden su trabajo” sin vivir en perpetuo desorden. 
La  utilidad  de  la  profesión  y  su  agrado  para   Dios  era  medida  según:  1.­  criterios  éticos  2.­ 
importancia para la colectividad 3.­ provecho para el individuo. 
 
Los  puritanos  veían  a  Dios  en   los detalles y en la economía: “Si Dios  os muestra un camino 
que  os  va  a  proporcionar  más   riqueza…”.  La   mendicidad  es  reprobable.  Condenaban  las 
artes  no científicas, el  teatro, de manera absoluta el desnudo, el hablar superfluo, todo obrar 
sin  un  fin;  el deporte no es alentado, las  fiestas y las borracheras, repudiadas. Esto reprimía 
el consumo, sobretodo de los lujos. Pero ni puritanos ni cuáqueros condenaban la riqueza. 
 
El  puritanismo,  el  calvinismo,  los  cuáqueros,  favorecieron  la  acumulación  de  riqueza  hasta 
la  aparición  del  “hombre  económico”;  pero  este  no  resistió las tentaciones y dejó la religión. 
Así  las  religiones  y  su  veneración  al  trabajo  sentaron  las  bases  del  hombre   moderno, 
cómodo  y  ateo  en  la  práctica.  Acción  secularizadora  de  la  riqueza.  Wesley:  ante  el 
surgimiento  de  la  riqueza:  “no  veo,  pues,  como  sea  posible…  una  larga  duración  de  cada 
nuevo  despertar  de  la  religiosidad  verdadera.  Pues  necesariamente,   la  religión  produce 
laboriosidad (​ industry​ ) y sobriedad (​frugality​
), los cuales son a su vez causa de riqueza”. 
 
 
 
Mientras  que  la  ética  medieval  había  llegado  a  glorificar  la  mendicidad   en  las   órdenes  
mendicantes,  sectas   protestantes  y   las  comunidades  estrictamente  puritanas  no  admiten la  
mendicidad. 
 
La  exaltación  del  trabajo  por  el  ascetismo  religioso:  “ponía  a  su  disposición  trabajadores 
sobrios, honrados,  de gran resistencia y  lealtad para el trabajo”, trabajo que es transformado 
en  un  fin  querido  por  Dios;   y  por  otra  parte  se  justificaba  la  desigualdad  económica  como  
algo  planeado  por Dios… que persigue “finalidades ocultas”. Y hoy en día entonces, “la idea 
del  “deber  profesional”   ronda  por  nuestra  vida  como  un  fantasma  de  ideas  religiosas  ya 
pasadas”.