You are on page 1of 5

19 de febrero de 2018.

AL-52-2018.
Señores (as)
Junta Directiva

Se ha remitido a esta Dirección Legal el acuerdo de ustedes que literalmente dice:

“SE ACUERDA 2018-03-017 Trasladar al Departamento Legal la
nota del Sr. Luis Eduardo Loría Rojas, relacionado con el
otorgamiento del Premio al Abogado Distinguido 2017. Lo anterior
con la finalidad de que por su contenido emita un informe a esta
Junta Directiva. Diez votos. Responsable: Departamento Legal”.

SOBRE EL FONDO DEL ASUNTO.

I.- Lo que señala la misiva.
Mediante el escrito de fecha 18 de enero de 2018, Luis Eduardo Loría Rojas, señala que él
le advirtió a la Junta Directiva anterior el 9 de mayo de 2016, que no debía entregársele el
premio Abogado Distinguido al Dr. Francisco Castillo González, pues según se desprende
del informe rendido por éste a su clienta Petra Schneider (el cual él aportó), se advierten de
su parte una serie de faltas a la ética que lo hacen indigno de dicho premio. Manifiesta que
pese a ello, el Colegio no revocó el galardón otorgado al Dr. Castillo González. Sostiene
que durante las sesiones de Junta Directiva celebradas el 10 y el 17 de julio de 2017, su
madre, en ese entonces Vicepresidenta del órgano colegial, presentó “hechos nuevos” que
permitieron demostrar que el doctor Castillo González escribió y firmó el informe a su clienta
Petra Schneider y mintió a la Junta Directiva, y que para esos efectos presentó el
documento original (informe del Dr. Castillo a su clienta) aportado por el propio don
Francisco en un juicio penal. Manifiesta que pese a ello tampoco se revocó el premio, con
lo cual la Junta Directiva avaló los comportamientos antiéticos que confiesa el Dr. Castillo
en el referido informe, y que de esa forma le está recomendando a todos sus agremiados
actuar igual. Finalmente, pregunta si esta Junta Directiva va a revocar o no el premio en
cuestión al Dr. Castillo.

II.- Criterio en concreto.

Tal y como se puede notar, lo que Luis Loría Rojas pretende desde mayo del 2016, es que
el Colegio revoque el otorgamiento del premio Abogado Distinguido entregado al Dr.
Francisco Castillo González. Basa su argumento en las supuestas faltas a la ética que le
endilga al premiado, supuestamente provenientes de un informe que dice hizo don
Francisco a su clienta Petra Schneider.

II.1.- De los recursos procedentes contra el acuerdo que otorgó el premio Abogado
Distinguido al Dr. Francisco Castillo González.

La Ley Orgánica del Colegio señala en su artículo 18 las atribuciones de la Asamblea
General como órgano máximo de la corporación. En el inciso 4 dice:

“Artículo 18.- Atribuciones:
(…)
4. Conocer, en apelación, de los acuerdos de la Directiva, siempre
que el recurso sea interpuesto por un miembro cuando le afecte un
interés legítimo y directo o un derecho subjetivo, o por diez
miembros activos del Colegio, cuando se trate de un acuerdo que
afecte a un grupo o la totalidad de los miembros del Colegio; en
ambos casos dentro del tercer día hábil de la firmeza del acuerdo.
Estos recursos se presentarán ante la Secretaría del Colegio.”

De dicha norma queda claro que los únicos legitimados para interponer recursos contra los
acuerdos de la Junta Directiva, son, en principio, los agremiados cuando se les afecte un
interés legítimo y directo o un derecho subjetivo. En el caso del gestionante, vale acotar
que nunca ha contado con legitimación que lo faculte para pedir la revocatoria del acuerdo
de este órgano que otorgó el premio Abogado Distinguido al Dr. Francisco Castillo
González, por no ser un agremiado. Por eso, pese a la informalidad que caracteriza a la
materia administrativa, no podría ser considerada esta o cualquier otra gestión presentada
por Luis Loría, referente a este tema, como un recurso de revocatoria.

Ahora bien, como bien lo apunta en su misiva Luis Loría, quien sí solicitó la revocatoria del
acuerdo en cuestión fue su madre, quien para ese momento era la Vicepresidenta de esta
Junta Directiva. La revocatoria la planteó la exvicepresidenta, el 17 de julio de 2017. Es
decir, más de un año después de tomado el acuerdo.
Sobre la base de ese tiempo transcurrido desde que se tomó el acuerdo de otorgar el premio
al Dr. Castillo González y el momento en que la exvicepresidenta presentó el recurso de
revocatoria contra él, resulta importante tener presente lo que dispone el artículo 18 del
Manual Operativo de Junta Directiva, el cual señala:
“Artículo Nº18. En la revisión del acta cabrá moción de revisión.
Dicha moción podrá ser puesta durante el mismo acto de revisión
de la sesión en que se discuta el tema o dentro del plazo máximo
de dos meses y deberá venir debidamente fundamentado. El plazo
para resolver la moción será de ocho días.
Las revisiones de forma se comunicarán por escrito a la Secretaria
de Junta Directiva.”

Tal como se desprende de la norma transcrita, el derecho a pedir la revisión del acuerdo de
cita, caducó, tal y como lo dice el artículo, a los dos meses de tomado. Ahora bien, pese a
que, en este caso particular esta Dirección Legal estima que la Ley General de la
Administración Pública no se aplica, en razón de lo que dispone su artículo 2 inciso 1 1,
consideramos importante hacer notar como, incluso, echando mano de lo que dicen los
numerales 152 y 153 de esa Ley (LGAP), la revocatoria del acto de otorgamiento del premio
Abogado Distinguido dado al Dr. Castillo González, solicitado por la exvicepresidenta en
sesión de Junta Directiva del 17 de julio del 2017, es improcedente.Los artículos 152 y 153
de la LGAP indican, respectivamente:

“Artículo 152.-
1. El acto administrativo podrá revocarse por razones de
oportunidad, conveniencia o mérito, con las excepciones que
contempla esta ley.
2. La revocación deberá tener lugar únicamente cuando haya
divergencia grave entre los efectos del acto y el interés público,
pese al tiempo transcurrido, a los derechos creados o a la
naturaleza y demás circunstancias de la relación jurídica a que se
intenta poner fin.
Artículo 153.-
1. La revocación podrá fundarse en la aparición de nuevas
circunstancias de hecho, no existentes o no conocidas al momento
de dictarse el acto originario.
2. También podrá fundarse en una distinta valoración de las mismas
circunstancias de hecho que dieron origen al acto, o del interés
público afectado.”

1
“Artículo 2º.-
1.- Las reglas de esta ley que regulan la actividad del Estado se aplicarán también a los otros entes públicos,
en ausencia de norma especial para éstos.”
Entonces, según las referidas normas, la revocación tendrá lugar solamente cuando haya
discrepancia grave entre los efectos del acto y el interés público y hallan circunstancias de
hecho no existentes o no conocidas al momento de dictarse el acto originario, o se pueda
dar una distinta valoración de las mismas circunstancias de hecho que dieron origen al acto,
o del interés público afectado.
La inconformidad de Luis Loría o la de su madre en la sesión de Junta Directiva del 17 de
julio de 2017, se basa en lo que califican como conductas inmorales del Dr. Castillo
González, provenientes de un informe que dicen, éste le envió a su clienta Petra Schneider,
y de las afirmaciones que dicen que hizo el Dr. Castillo González relativas a la firma de ese
informe.
Desde nuestra perspectiva lo reclamado por Luis Loría o por su madre en la revocatoria
presentada por ella ante la Junta Directiva del 17 de julio de 2017, no tiene el mérito de
hacer que se cumplan o produzcan ninguno de los elementos del tipo contenidos en el
artículo 153 de la LGAP. No existe ninguna grave discrepancia entre los efectos del
otorgamiento del premio referido al Dr. Castillo González y el interés público subyacente en
ello (reconocimiento de los valores éticos en el ejercicio de la profesión), respecto del
consabido informe de labores al que se refieren Luis Loría Rojas o su madre. Por el
contrario, del informe del que tanto se hace eco, solo se desprende que las estrategias
seguidas por el Dr. Castillo González fueron aceptadas por los tribunales costarricenses y
se realizaron porque la cliente lo pidió o porque lo aceptó. Incluso, ni siquiera existe ninguna
denuncia en la Fiscalía de este Colegio o en los Tribunales de la República en contra del
Dr. Castillo González, por esos hechos.
Ahora bien, es importante hacer notar que esta Dirección tiene conocimiento de la
existencia de varios procesos judiciales entre el Lic. Carlos Loría Quirós, padre del
gestionante, el Dr. Castillo González y su clienta Petra Schneider, con lo cual evidencia la
existencia de conflictos personales entre ellos.
Como comentario final, a esta Dirección le llama la atención como obtuvo acceso Luis Loría
Rojas al documento que inserta en su escrito de fecha 18 de enero del 2018, el cual dice
que es el informe que como abogado le dio el Dr. Castillo González a su clienta. Esto porque
no solamente se trata de un documento privado que por su naturaleza de informe
abogado/cliente no debe ser divulgado, sino también porque el propio gestionante dice que
fue presentado en un proceso judicial por el Dr. Castillo González, lo cual significa que,
además de no poder ser divulgado por su naturaleza, a él solamente tendrían alcance
profesionales en derecho con acceso a ese expediente judicial.

CONCLUSIONES.
1.- La gestión que realiza Luis Loría Rojas mediante su escrito de fecha 18 de enero de
2018, es una reiteración de la original que le fue rechazada.
2.- El acuerdo de esta Junta Directiva mediante el cual se decidió entregarle el premio
Abogado Distinguido al Dr. Castillo González, no podría ser recurrido por Luis Loría Rojas,
debido a que según lo que dispone el artículo 18 inciso 4 de la Ley Orgánica de este Colegio,
él no tiene legitimación para ello en esta sede administrativa.
3.- El acuerdo de esta Junta Directiva mediante el cual se decidió entregarle el premio
Abogado Distinguido al Dr. Castillo González, no podía ser recurrido por la exvicepresidenta
de esta Junta Directiva, porque para la fecha en que pidió su revocatoria (17 de julio del
2017) el plazo para recurrir el acto ya había caducado de conformidad con el artículo 18 del
Manual Operativo de Junta Directiva.
4.- La gestión que realiza Luis Loría Rojas mediante su escrito de fecha 18 de enero de
2018, no puede ser revocada a la luz de lo que disponen los artículos 152 y 153 de la LGAP,
toda vez que no se cumple con los elementos que regulan esos tipos normativos.
5.- La gestión que realiza Luis Loría Rojas mediante su escrito de fecha 18 de enero del
2018, que es una reiteración de la original, destinada a despojar del premio Abogado
Distinguido otorgado al Dr. Castillo González, no se funda en cuestiones de orden
deontológico, sino en conflictos personales existentes entre el Lic. Carlos Roberto Loría,
padre del gestionante, éste y aquél.
6.-No existe resolución alguna de la Junta Directiva constituida en Tribunal Deontológico
mediante la cual se haya sancionado al Dr. Castillo por faltas al Código de Deberes
referentes a los hechos señalados por el gestionante. Razón por la cual no se puede emitir
un juicio de valor en ese sentido ya que no ha existido un debido proceso por faltas
deontológicas.
Sin otro particular,

Lic. Arnoldo Segura Santisteban
Director del Departamento Legal