You are on page 1of 1

‘‘fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra’’.

2 Timoteo 3:17 (LBLA)

Este es el propósito de Dios para todo hombre cristiano, y es la visión del


ministerio de hombres de nuestra iglesia. Queremos levantar hombres de Dios,
llenos del Espíritu Santo, líderes siervos al estilo de Jesucristo, recursos para su
hogar, su iglesia y su comunidad.

Todo varón debe aprender a proveer la dirección espiritual para su familia.

Dios, como Padre, nos da ejemplo de Paternidad; de hecho, Jesucristo, nos ha


mostrado a Dios como Su Padre y nuestro Padre Celestial. Además, ha dejado
registrado en la Biblia el modelo de paternidad en la figura de los patriarcas de
Israel: Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, Josué, etc. el Nuevo Testamento da
lecciones clarísimas, a través de las cartas apostólicas, acerca del
funcionamiento de la familia y el rol de los padres.

La figura del esposo también es recurrente en la Biblia, en ambos pactos. En el


Antiguo se le muestra en cada pareja bíblica y en Dios mismo, Esposo de Israel;
en el Nuevo es Jesucristo, Esposo de la Iglesia, Su Novia y enseña a los
matrimonios a vivir una relación semejante.

En el sentido espiritual, el padre de familia es el sacerdote que estimula, propicia


y dirige el culto a Dios en medio de la familia.

Por ello, cada sábado a las 8:00 p.m. se reúne un grupo de varones intercesores.
Si deseas visitar el grupo, no necesitas anunciarte con anterioridad.

¡Te ánimo que seas parte de este grupo!

Dios está buscando verdaderos adoradores que lo adoren en espíritu y verdad.