You are on page 1of 2

Peticiones de los comuneros en la Santa Junta de Ávila, 1521

Que rey no pueda poner Corregidor en ningún logar sino que cada ciudad é villa
elijan primero da del año tres personas de los hidalgos é otras tres de los
labradores, é quel Rey ó su Gobernador escojan el uno de los tres hidalgos y el
otro de los labradores, é questo dos que escojeren sean alcaldes de cevil é
criminal por tres años, (...) que los oficios de la casa Real se hayan de dar á
personas que sean nacidos é bautizados en Castilla (...) quel Rey no pueda sacar
ni dar licencia para que se saque moneda ninguna del reino, ni pasta de oro ni
de plata, é que en Castilla no pueda andar ni cada en el reino, (...) Que cada é
cuando alguno hubiere de suceder en el reino, antes que sea rescibido por Rey
(...) confiese que el recibe el reino con estas condiciones.
Peticiones de los comuneros en la Santa Junta de Ávila, 1521 .
COMENTARIO DE TEXTO (MODELO PAEG)
NATURALEZA
La petición de los Comuneros a la Santa Junta es un texto histórico-
circunstancial de contenido político que resume las principales reivindicaciones
del movimiento comunero frente a la nueva monarquía de los Habsburgo
encabezada por Carlos I.
IDEAS PRINCIPALES.
La idea central del texto son las reclamaciones del movimiento comunero frente
a Carlos I. Entre ellas estaban las que solicitaban la menor intervención del
monarca en los asuntos propios de los concejos, evitar la salida de métales
preciosos americanos fuera de Castilla, así como la potenciación del papel de las
Cortes castellanas en los asuntos de gobierno de Castilla.
CONTEXTO HISTÓRICO.
La reivindicaciones comuneras tiene como contexto los primeros años del reino
de Carlos I tras su llegada a España. El monarca no hablaba castellano y venía
acompañado por un númeroso grupo de cortesano flamencos, que pronto
obtuvieron cargos y rentas de la Corona castellana. Además, Carlos reclamó
subsidios para obtener la dignidad imperial, lo que logro en 1519. Esto suponía
la ausencia del emperador y la subida de impuestos con objeto de sufragar su la
costosa política imperial. La situación terminó derivando en la denominada
revuelta de las Comunidades de Castilla, desarrollada entre 1520 y 1522. El
levantamiento contra las autoridades realistas estuvo protagonizada por la
pequeña nobleza, las capas medias y los sectores populares urbanos.
Capitaneados por Juan Bravo, Francisco Maldonado y Juan Padilla, los
comuneros reclamaron la reducción de impuestos, el fin de la salida de la
moneda castellana hacia otros territorios del Imperio, la protección de la
industria textil castellana y la exclusión de los extranjeros de los cargos
políticos. Del mismo modo, exigían una monarquía menos autoritaria y un
mayor papel para las Cortes castellanas. El núcleo central de la revuelta estuvo
en las dos Mesetas, en ciudades como Toledo, Segovia, Zamora, Madrid, Ávila o
Salamanca como cabezas de la revuelta.

Consulta el texto historiográfico "El movimiento Comunero"