You are on page 1of 4

LA INICIACIÓN DEL NACIMIENTO

Por Richard, Duc de Palatine

Traducido por Frater Lucis Fiducius

Hay muchos teólogos de la iglesia Cristiana afirmando que las enseñanzas de


Jesús Cristo son suficientes para la salvación. Cuando aplicamos el análisis
lógico y crítico a los Evangelios Canónicos, encontraremos que ellos no
conciernen con la historia de un hombre en una época llamado Jesús Cristo
quien, de acuerdo a la historia dogmática nació alrededor del año 4 A.C., de
una Madre Virgen, enseñó y fue traicionado, murió y resucitó de nuevo como
un Hijo de Dios. Esta afirmación está perdiendo favor lentamente y en su lugar
está emergiendo el Cristo Gnóstico dentro del corazón humano.

Ahora sabemos que la primitiva Iglesia Cristiana tomó mucho de su forma y


rituales de los Misterios Gnósticos, por lo tanto, no es sorprendente que los
Padres Cristianos fueran fanáticos en su intento de ocultar la fuente de los
orígenes de su “nueva doctrina”, tomando cada oportunidad para ridiculizar y
censurar los Misterios Gnósticos representando los principales objetos de las
Logias como “obras del Demonio”. Valentinius, habla del propósito del iniciado
“liberarnos de las molestias del ser inferior y el Aeon de este mundo, ellos nos
protegerán de las condiciones de futuras encarnaciones, el hombre tan
bendecido, se vuelve el espectador de lo entero, lo simple, inmovible, y bendita
visión y unión con el Cristo, que es residente en el Misterio del Pleroma de la
Luz”.

Dentro de los Misterios Gnósticos de Jesús estas iniciaciones están


simplemente indicadas en los cinco grandes eventos en la vida de Cristo. Los
detalles de estas iniciaciones están incorporadas en los escritos de los Cuatro
Apóstoles, cada uno de estos Evangelios concierne las cuatro vestiduras de la
personalidad, tal como Mateo concierne con la Primer Iniciación, Marcos con la
Segunda y Lucas con la tercera, mientras que Juan trata con la final y más
terrible de todas las iniciaciones terrenales, ellas son tomadas una tras otra.

La Primer Iniciación, aquella de la prueba de la tierra, fue dada para probar al


neófito en relación al temor y mostrarle que la tierra puede solamente afectar el
cuerpo físico y no el Ser real, el Alma Divina. Esto es conocido como la
Iniciación del Renacimiento del Hombre. La Segunda Iniciación, aquella del
agua, fue dada a él para ver si podría controlar su naturaleza emocional. La
Tercera siendo la prueba del fuego, fue dada para ver si él podría controlar los
poderes de la mente inferior y la mente subconsciente. Finalmente, la cuarta,
esta Iniciación trata con el poder del aire, este es el control de la mente
superior. En todas las Iniciaciones mencionadas el neófito era impresionado
para ganar control sobre estos elementos dentro de su naturaleza, pues a
menos que él hubiera ganado control sobre ellos él estaba en peligro de ser
destruido por ellos.

Cuando el neófito se vuelve un alumno aceptado de un Maestro, él es puesto


bajo un solemne juramento, llamado “El Juramento Sodaliano”, que él en
ningún momento divulgaría fuera del mundo una jota del conocimiento que él o
ella es un discípulo de un Maestro. Esta es la primer prueba para ver si el
neófito es una persona de palabra. H. P. Blavatsky hace eco de este juramento,
cuando él dice: “La razón por la cual en cada edad tan poco ha sido
generalmente conocido de los Misterios de Iniciación, es doble, la primera ya
ha sido explicada por más de un autor, y yace en la terrible penalidad que
seguía a la menor indiscreción. La segunda, son las dificultades superhumanas
y aún peligrosas que el osado candidato de la antigüedad (y aún en estos días)
tenía que enfrentar, y ya sea conquistar o morir en el intento cuando, lo que es
aún peor, él no perdía su razón. No hay peligro para aquel cuya mente se ha
vuelto completamente espiritualizada, y así preparada para la visión terrorífica.
El que plenamente reconocía el poder del Espíritu Inmortal, y aún así dudaba
por un momento de su omnipotente protección, no tenía nada que temer. Pero
pobre el candidato en quien el más ligero temor físico – enfermizo hijo de la
materia – le hacía perder la vista y la fe en su propia invulnerabilidad. Quien no
era completamente confiado de su adecuación moral para aceptar el peso de
estos tremendos secretos estaba condenado”.

Así es obvio que nuestros actuales Masones y Rosacruces pueden dormir en


sus camas, pensando que están disfrutando los privilegios de ser Verdaderos
Iniciados de la Ciencia Sagrada. ¿Cuántos soportarían las verdaderas
Iniciaciones? Muy pocos, odiamos decir. Muchos de ellos tienen tal boca
grande a través de la cual ellos escupen cada secreto otorgado a ellos en sus
iniciaciones, ellos se jactan de ser un discípulo de los Maestros, pero sus
acciones desmienten sus afirmaciones, ellos hablarán acerca de los eventos
que ocurrieron dentro de sus Logias, así que ¿cómo pueden estos individuos
de bocas abiertas ser confiados con los Secretos de la Vida?

Cuando el neófito ha completado su período probatorio bajo los ojos vigilantes


de su Maestro, y ha mantenido su boca cerrada, él era sacado de su persona
durante el sueño del cuerpo y presentado al Iniciador: durante esta iniciación el
cuerpo físico del neófito era puesto en trance y luego puesto en un sarcófago
altamente magnetizado en las cámaras subterráneas del templo emocional,
ellos eran llamados el Establo y el Pesebre, el neófito es entonces considerado
como un bebé en los brazos.

Esto es hecho para que el Alma humana pueda ser liberada de su grosera
contraparte. El Templo es también llamado la Virgen Madre de la Vida. Dentro
de este Templo la naturaleza triple de la personalidad está representada por las
rocas y la paja, los animales y los ángeles, por lo tanto usted tiene todos los
reinos de la Naturaleza dando testimonio de su liberación del ataúd mortal. Los
Tres Reyes siempre simbolizaron a los Gobernantes de las vestiduras física,
emocional y mental del hombre y ellos tienen dos roles que jugar, primero
como los Tentadores para probar a los neófitos para ver que ellos puedan
permanecer en silencio. Si el neófito ha pasado a través de estas pruebas,
entonces los Tres le otorgarán tres dones, cuya naturaleza no podemos
divulgar.

Entonces si él se encuentra con el doble espiritual del Iniciador que lo instruye


en las condiciones de la región sobre la cual él se encuentra, de modo que
mientras él está pasando a través de las pruebas él aprenderá con absoluta
certeza que él no está en su cuerpo físico sino como un Alma Inmortal y que
ninguno de los elementos materiales le dañará. Además, mientras él está
funcionando en esta región, él es probado para ver si el puede discriminar entre
lo real y lo irreal. El neófito debe tener completa maestría sobre sí mismo, su
cuerpo, sus emociones y sobre todo su mente, y debe tener pureza de estas
vestiduras, de otra manera él no será capaz de controlar y comandar los
grados inferiores de seres espirituales, a saber, los espíritus de la naturaleza y
espíritus ligados a la tierra, pues si él tuviese cualquier impureza, él quedaría
abierto a los ataques de estos elementales que sobreviven en la impureza.

Si el neófito ha escuchado el consejo de aquellos que han sido enviados por


Dios para asistirlo y enseñarle mientras está en el cuerpo ellos pasarán a
través de estas pruebas, entonces el Iniciador se volteará a la Estrella de
Oriente que siempre brilla sobre él. Él pedirá que la Estrella del Espíritu
Inmortal descienda dentro del Niño Cristo recién nacido, significando que el
neófito realiza que él es un niño en Verdad. La Estrella comienza a descender
dentro del Alma Divina y la inunda con poder y Luz, la Hueste Angélica
comienza el Himno de Alabanza. El vínculo entre el Alma humana y su Divino
Padre es definitivamente formado, el hijo de Dios reina triunfante en el Alma
humana, el hombre así bendecido es ahora enseñado por Dios a través del
Alma Inmortal- él se vuelve el Cristo de los Gnósticos.

La historia del Nacimiento de Cristo es su historia y la historia de cada criatura


viviente, pero usted debe escuchar la voz de Aquellos que han sido iniciados
antes que usted, ellos saben por lo que usted atravesará y lo ayudarán a
prepararse para este gran evento. Si usted ignora su consejo y ayuda entonces
usted no se aproximará a los Portales de la iniciación en esta vida.

Hemos sido preguntados por varias personas en muchas ocasiones si ellos


eran iniciados o no. Como el motivo para su pregunta era el “orgullo”, hemos
rehusado contestar ya que es bastante obvio que no serían capaces de
mantener silencio sobre este evento. Otros han sido aconsejados por nosotros
que si ellos entran en una avenida particular de trabajo, ellos alcanzarán la
Iniciación, pero nuestra ayuda ha sido despreciada o ignorada. Un alumno del
Pleroma recibió una carta nuestra, escrita bajo instrucciones de su propio
Maestro, este miembro rehusó aceptarla, diciendo en efecto: si el Maestro
desea comunicarse conmigo, entonces él lo haría directamente conmigo, yo
rechazo aceptar la carta de Richard. Esta muy tonta y estúpida persona se
detuvo a sí misma de alcanzar la Primer Iniciación en esta vida. ¡Cuán perversa
puede ser la naturaleza humana!