You are on page 1of 6

DEBATE

El discurso del imperialismo romano: hoy como ayer


Gregorio HINOJO ANDRES

Los acontecimientos de los últimos meses, las pueblos vecinos, algunos más avanzados cultu-
declaraciones engañosas de los líderes de mu- ral, política y económicamente que ella, por su
chos países, incluido el nuestro, los argumentos disciplina, su austeridad y su fuerza militar, hasta
especiosos para justificar la conquista de Irak y conquistar toda Italia y posteriormente extender
los móviles secretos, nunca confesados, de la su dominio a las actuales Francia, Alemania, Es-
guerra me han recordado expresiones y consig- paña, Portugal, Norte de África, Próximo Orien-
nas del discurso del imperialismo romano; por te, Grecia, Rumania, es decir, prácticamente al
ello me ha parecido útil y fecundo recordar los universo conocido; a los países que no formaban
componentes y tópicos de aquel discurso. Ya el el imperio, los mantenía vinculados por tratados
filósofo Ortega y Gasset afirmaba, con una bri- y alianzas favorables a sus intereses; estos alia-
llante intuición, que quien conoce la historia de dos le servían como barrera o control de los
Roma conoce la historia de todos los pueblos; pueblos limítrofes y le permitían, como veremos,
retomando su idea y adaptándola a nuestros días, atacarlos con el pretexto de proteger o defender
podríamos afirmar que quien conoce el imperia- a sus socios.
lismo romano y su desarrollo puede conocer to- Aunque se trataba de un imperio en sent'ido es-
dos los imperialismos; la historia continúa, toda- tricto, los ciudadanos y la clase dirigente de Roma
vía, siendo magistra vitae. Pretendo, con todo, no siempre pretendieron la anexión y el dominio de
no caer en groseros anacronismos ni proyectar los distintos territorios, sino que preferían alianzas,
mecánicamente sobre nuestra época ideas y tratados, relaciones de diversos tipos; con ellas
hechos muy antiguos y muy alejados de nuestras buscaban controlar y asegurar su comercio y su
circunstancias. desarrollo y progreso sin riesgos ni peligros exterio-
El término 'discurso' se ha empleado en los últi- res; precisamente procuraron intencionadamente
mos lustros con numerosas y variadas acepciones; mantener a los distintos pueblos con estatutos polí-
por ello me parece necesario precisar el sentido ticos y jurídicos diferentes para que nunca se unie-
con el que aquí se utiliza. No lo entiendo con un ran, acordes con el principio "divide y vencerás". Co-
valor restringido y técnico, como 'discurso formal', ntra lo que se ha afirmado con frecuencia, los
más o menos retórico, pronunciado ante un parla- romanos no siempre querían anexionarse los pueblos
mento, una asamblea o un grupo de oyentes en o estados con los que tuvieron relación y, en ocasio-
unas condiciones determinadas y en un clima ora- nes, preferían las alianzas y los pactos que les resul-
torio. No quiere decir que los enunciados pronun- taban menos costosos y les permitían con menor es-
ciados en contexto oratorio y en discursos retóricos fuerzo y riesgo, incrementar la esfera de su dominio.
no sean también 'discurso político', pero éste no se Los que respetabansus pactosy sus ideales,eran sus
reduce sólo a ellos. aliados, los que se enfrentaban, eran considerados
Aquí lo interpreto como "el conjunto de enunciados enemigos y su territorio era conquistadoy convertido
que se producen en una sociedad determinada con el en provincia romana o destruido.
ánimo de influir en los destinatarios",y entiendo por Por 'imperialismo romano' se entiende el deseo
"discurso del imperialismo romano", todo el conjunto desmedido de los ciudadanos de Roma o, mejor
de formulaciones y enunciadosque se expresaron pa- dicho, de la clase dirigente romana por extender su
ra defender y justificar la expansión militar de Roma y dominio y por controlar de alguna forma el universo
su dominio del universoconocido. conocido, el orbis terrarrum. Para justificar este
Tras explicar el sentido y el significado con el que afán y este deseo de expansión elaboraron una
se emplea el término 'discurso', voy a comentar doctrina y una filosofía compleja y bien estructura-
brevemente en qué consiste el imperialismo roma- da, que podemos llamar el "discurso del imperia-
no. Para ello parece necesario, especialmente pen- lismo romano". Este discurso, dirigido a ciudadanos
sando en los no iniciados o en los que han olvidado de países y pueblos muy diversos y de culturas y
la historia de Roma, explicar cómo se formó y or- mentalidades diferentes, requería una complejidad
ganizó el imperio romano. y elaboración muy estudiadas y debía integrar ele-
Roma era una pequeña comunidad de campe- mentos de índole distinta, no sólo léxicos y políti-
sinos fundada en el siglo VIII antes de nuestra cos, sino también religiosos, míticos, antropológi-
era, cerca del Tíber, que controlaba unas sali- cos y culturales.
nas, y progresivamente fue imponiéndose a los A la hora de exponer el discurso del imperia-

3
lismo romano se debe distinguir entre lo que nos "Más nuestro pueblo defendiendo a sus aliados
han transmitido las fuentes y los autores anti- ha logrado apoderarse ya de toda la tierra". (Cice-
guos y las interpretaciones o motivaciones que rón, De Republica 111, 3sf
le asignan al imperialismo los investigadores Ambos son complementarios y encierran la mis-
modernos; éstos con frecuencia proyectan sobre ma idea. En el primero observamos que es la segu-
aquél categorías y principios actuales, algunos ridad nacional, la defensa, la integridad, la que jus-
claramente inadecuados y anacrónicos. En esta tifica las guerras, y es un motivo, una causa justa
ocasión, para exponer el discurso del imperia- para declararlas; a la seguridad se une, en segundo
lismo romano se examinarán con detalle los tes- lugar, la fides, la lealtad a los aliados que se aclara-
timonios de los escritores antiguos. Para ellos rá posteriormente en el texto siguiente, "nuestro
uno de los elementos esenciales del discurso pueblo defendiendo a sus aliados ha logrado apo-
imperialista era la autodefensa, lo que se ha lla- derarse del universo". Estas palabras son muy elo-
mado "el imperialismo defensivo". cuentes y no precisan de ningún comentario.
Descubrimos así cómo las alianzas con los so-
cios, su defensa y el pretexto de protegerlos les
EL IMPERIALISMO DEFENSIVO permitieron iniciar guerras de distinto tipo y mante-
ner tropas en estado de alerta para responder a los
Los romanos siempre emplearon como argumen- posibles ataques. La alianza con Sagunto les per-
to último de las guerras de expansión y de conquis- mitió intervenir en Hispania, territorio entonces muy
ta, la defensa de su seguridad y la de sus aliados, atractivo por la riqueza de minerales de distinto ti-
el peligro de los ataques de los pueblos o naciones po, especialmente oro y plata.
del entorno próximo o remoto; según su teoría, su Para que no haya dudas, otro texto del De officiis
discurso, sería el miedo o el temor a posibles ata- nos aclara que la idea de proteger y ayudar a los
ques y la defensa de su seguridad nacional los que aliados fue el único motor de la expansión imperial
les impulsaron a declarar las guerras, incluso las romana:
muy alejadas de Roma. Consideraron las guerras "Pero nuestros magistrados y generales desea-
como defensa propia y procuraban dar la impresión ban obtener el máximo prestigio únicamente por
de que tomaban la decisión de realizarlas más por esta actividad, por haber defendido a nuestros alia-
la presión y el miedo que por el afán de extender dos con justicia y con lealtad. Por ello, más que
su imperio y su poder. 'imperio' debería designarse como 'patrocinio del
Debo aclarar que no es el momento de discutir si orbe de la tierra". (Cicerón, De los deberes 11,26)3.
este temor estaba fundado o no, si era una coarta- El término imperium, muy vinculado al poder y a
da o un pretexto para declarar la guerra y ocultar las actividades militares, prefieren intercambiarlo
otras razones más profundas o más inconfesables. por el de patrocinium dotado de connotaciones mu-
Los investigadores modernos han discutido profu- cho más positivas. Posteriormente volveré sobre la
samente sobre las causas del imperialismo romano utilización y deformación de las palabras.
y, con frecuencia, han proyectado sobre él sus con- Este interés por mostrar que los romanos sólo ini-
cepciones políticas; así los partidarios y defensores ciaban guerras defensivas y para protegerse y
de imperialismo y del neoimperialismo de los siglos defender a sus aliados, se detecta en todas las
XIX Y XX, han pretendido justificarlo, mientras que ocasiones y siempre buscan un pretexto para de-
los detractores del imperialismo moderno, han cen- clarar la guerra; en muchas de ellas el pretexto es
surado el romano y lo han explicado por razones muy débil porque se trata de territorios alejados o
económicas y por afán de difundir y extender su de pueblos muy débiles o muy derrotados. Cuando
poder y su imperio. Es evidente, sin entrar en esta se inicia la conquista de Grecia se dan cuenta,
polémica que no nos ocupa en este momento, que además, de que estas argumentaciones y motivos
resulta muy difícil de justificar una guerra defensiva deben propagarse y difundirse también en el exte-
de Roma en Egipto, en Alemania, en Inglaterra, in- rior. Ya en el siglo 111antes de nuestra era descu-
cluso, en Hispania, especialmente si atendemos a brieron que debían formular este discurso para los
la lentitud de las comunicaciones en el mundo anti- griegos y los pueblos extranjeros. Los embajadores
guo y a las dificultades de los traslados de tropas y romanos que fueron a parlamentar con la reina
de materiales. En este trabajo sólo se busca expo- Teuta en lIiria le dijeron:
ner el discurso que elaboraron los romanos. "Los romanos tienen la buena costumbre de unir-
Hay dos textos de Cicerón en su obra De republi- se para castigar las injusticias contra los individuos
ca que me parecen plenamente ilustradores sobre y ayudar a las víctimas de la injusticia". (Polibio 11,
esta materia; el primero lo conocemos por una cita 8, 10).
de Agustín de Hipona: El discurso, como otros muchos de la historiogra-
"Sé que Cicerón en su tercer libro Sobre la repú- fía romana, puede ser ficticio o reelaborado por
blica afirma que ninguna guerra es declarada por Fabio Píctor, pero lo que es indudable que Roma
nuestro estado más que la iniciada por lealtad a los
aliados o por la seguridad". (Agustín, La Ciudad de
Dios XXII, 6)1. 2 Noster autem populus sociis defendendis iam omnium terra-
rum potitus est (Cie .• de rep. 111.35).
3 Nostri autem magistratus imperatoresque ex hac una re maxi-
, Scio in libro Ciceronis tertio, nisi fallor, de republica disputari: mam laudem capere studebant. si provincias. si socios aequitate et
nul/um bel/um suscipi a ciuitate nisi pro fide aut pro salute (Aug. C. fide defendissent. Itaque il/ud patrocinium orbis terrae verius quam
D. XXII. 6). imperium poterat nominari(Cie. Offi. 11.26).

4
CAMPAÑA DE PENSIONES 2003

winterthur

ASOCIACIÓN
JUECES PARA LA DEMOCRACIA

Los Planes de Pensiones de Winterthur, gestora recomendada por Guardia e Yñigo,


le garantizan más ventajas para obtener el máximo rendimiento de su dinero.
Nuestra
Un Plan Personal: especialización en el Rentabilidad:
Cinco Planes de Pensiones ámbito financiero-fiscal: Por encima de
que se adaptan Queremos ser los asesores la rentabilidad media
a cualquier perfil del partícipe. de sus sistemas de cada agrupación.
de previsión y de ahorro.

y SI HACE AHORA SU APORTACIÓN


O TRASPASA OTROS PLANES QUE TENGA CONTRATADOS ...

1. Le regalamos el 3% de la aportación (180,30 € por 6.010,12 E), siendo requisitos


indispensables ser nuevo partícipe y menor de sesenta años, y

2. Le regalamos hasta el 1,5% de los derechos traspasados (hasta 90,15 € por 6.010,12 E).

3. Además, Winterthur también premia las aportaciones y traspasos realizados antes de


finalizar el año, con unos regalos pensados exclusivamente para la ocasión, transformando
así su Plan de Pensiones en un fantástico regalo de Navidad.

ES EL MEJOR MOMENTO
Llame ahora. Le informaremos.

De los cinco Planes de Pensiones de Winterthur: de la composición de sus inversiones y de su rentabilidad.


De nuestra recomendación profesional sobre la diversificación de sus derechos consolidados.
De los extraordinarios regalos: de cómo y cuando los recibirá.

Esta propuesta es extensiva a todmi las personas de .'Ill entorno.

Información
91 359.32.76 91 350.65.01 902361.497
e-mail: juancguardia@telefonica.net comercial.gey@telefonica.net
en este período mandó legados y embajadores a ra visitar a su padre Anquises, allí éste le profetiza
distintas ciudades para defender la política romana la gloria futura de Roma, su misión y su deber uni-
y sus campañas militares, para justificarla y para versal y su obligación de cultivar la guerra y la polí-
atraer las voluntades de los griegos especialmente; tica y dominar a los rebeldes e imponer las leyes
esto lo documenta Polibio y cita varias ciudades a universales:
las que remitieron legados. Fabio Píctor ya había "Tú, Romano, recuerda tu misión, regir a las na-
adelantado en sus escritos que era necesaria no ciones con tu imperio; éstas serán tus artes, impo-
sólo la declaración formal de guerra y el cumpli- ner al mundo las condiciones de la paz, perdonar a
miento de todos los requisitos, sino que apuntaba los vencidos y doblegar a los soberbios". (Virgilio,
también los mismos argumentos que Cicerón: la Eneida VI, 851-53)4.
defensa y la salvaguardia de los aliados, así como Frente a la misión de otros pueblos, especialmen-
el interés por cumplir con sus compromisos, por te los griegos, que deben cultivar las artes, las le-
mantener la (ides y su palabra, tanto con amigos tras, la oratoria y las ciencias, los romanos deben
como con enemigos. imponer y extender su imperio, su poder, y también
Esta propaganda se inició ya en el siglo 111,espe- dictar las leyes de la paz y doblegar a los sober-
cialmente cuando deben conquistar Grecia, un te- bios. Todo el pasaje de Anquises tiene el aspecto y
rritorio cultural mente superior y con doctrinas mora- el aire de una sanción divina.
les y filosóficas avanzadas; para los griegos Artes es una expresión de carácter general para
también eran justas y defendibles las guerras que designar los propósitos, las finalidades, los objeti-
se iniciaban como autodefensa o por fidelidad a los vos. También el término mores debe interpretarse
aliados. Los romanos, y lo testifica Polibio, escritor con el valor de "ley" o norma, los romanos deben
griego adaptado en Roma, procuraban no aparecer imponer las normas internacionales de la paz y dic-
como agresores, sino que daban a entender que tar la manera de interpretarlas; esto les daba el de-
iban a la guerra forzados y contra su voluntad, por recho de castigar a los que no las cumplían. Sin
defender a los aliados; éste fue el pretexto de la ánimo de enunciar comparaciones actuales, a na-
primera guerra púnica, defender a los mamertinos, die se le escapa cómo estas ideas tienen vigencia y
y en la segunda, a los habitantes de Sagunto. Ro- todos sabemos quién decide la guerra, su legali-
ma ofrece en la primera guerra púnica un ejemplo dad, las armas que se pueden tener y manejar, el
y un modelo para poder participar en los conflictos estatuto de los prisioneros, etc.
lejanos o ajenos: aceptar la llamada de los mamer- El segundo texto es el siguiente:
tinos para poder atacar, si les interesaba, a Carta- "Marcha y anuncia a los romanos que los dioses
go; esto ya lo habían hecho con frecuencia en las celestes quieren esto, que mi Roma sea la capital
guerras de Italia. del universo terrestre y, por tanto, que cultiven las
artes militares y que sepan, y así lo transmitan a
sus descendientes, que ningún poder humano po-
EL APOYO MITICO Y EL DESIGNIO
DE LOS DIOSES
drá vencer a los romanos". (Tito Livio 1,16,
Se trata de las palabras que Rómulo, fundador de
7r
la ciudad y primer rey, que tras su muerte se apa-
Una componente importante del discurso del im- rece en una solemne y sobrenatural epifanía, en
perialismo romano era el origen divino de Roma, una resurrección signo de su inmortalidad, le co-
de sus fundadores, y que los dioses los habían pre- munica al senador Próculo Julio para que las
destinado para ser los forjadores del imperio y para transmita a los romanos, desazonados y tristes por
imponer sus normas y sus leyes. Los dos textos la pérdida de su Rey. Todo el contexto es divino,
que ofrecemos a continuación son de la época de casi sagrado, y las palabras adquieren un valor pro-
Augusto, de Virgilio y de Tito Livio, pero el argu- fético por su aparición desde los cielos, con sínto-
mento y los hechos que ellos expresan de forma mas de haber sido incorporado a los dioses celes-
literaria y poética se remontan a siglos anteriores, tes. También tiene el mensaje un tono y un cariz de
cuando de verdad surge el imperialismo romano y sanción sobrenatural.
su expansión. En efecto, tanto la leyenda troyana y Ambos textos quieren proporcionar una justifica-
la llegada de Eneas, descendiente de Venus, a Ita- ción de origen divino a la expansión romana, como
lia para fundar la ciudad de Roma como las leyen- si se tratara de un precepto sagrado, de un derecho
das de Rómulo y Remo, de carácter maravilloso y inalienable otorgado por los dioses. También el
casi divino, habían surgido ya en los siglos 111Y 11 mundo moderno, especialmente en la lucha recien-
antes de nuestra era. Sin embargo, será Augusto, te, se busca el apoyo o protección divina; todos re-
verdadero artífice de la organización del imperio y cordamos a Sin Laden, a Sadan y a Sush invocan-
primer emperador, el que ordene a dos prestigiosos do a sus dioses respectivos y presentándose como
escritores de la época, el poeta Virgilio y el histo- los depositarios de una bendición celeste; incluso
riador Tito Livio, que redacten un poema épico na- recientemente se ha dicho por diversos mandata-
cional y una historia de Roma que expongan su
origen sagrado y que muestren la protección divina
4'Tu regere imperio populos, Romane, memento;! Hae tibi erunt
y el designio de los dioses para que Roma sea la artes, pacique imponere morem./ Parcere subiectis et debellare
capital del mundo conocido. surerbos' (Verg. Aen. VI, 851-53).
"abi, nuntia Romanis, caelestes ¡ta uelle ut mea Roma caput
El primer texto pertenece a la Eneida y se en- orbis terrarum sit; proinde rem militarem colant sciantque et ita
cuadra en el descenso de Eneas a los infiernos pa- posteris tradant nullas opes humanas armis romanis uincere pos-
se"(Liv. 1, 16,7).

6
rios políticos y religiosos que Europa debía mante- que las minas próximas a Cartago Nava, la actual
ner sus raíces cristianas y que un pueblo islámico Cartagena, producían 25.000 dracmas diarias, unos
no podía formar parte de la Unión Europea. 36,5 millones de sestercios, y esto no era más que
En ambos textos además se observa el interés uno de los ingresos de la península; al acabar la
por dignificar, magnificar y prestigiar el origen de segunda guerra púnica impusieron a Cartago en
Roma; es verdad que hoy ya no se recurre a rela- concepto de indemnización una suma considerable,
tos míticos ni se inventan leyendas para ennoblecer de forma que en los cincuenta años siguientes pa-
el origen divino o superior de los pueblos, pero sí garon por este motivo 27.000 talentos, unos 648
observamos cómo se deforma la historia, cómo de- millones de sestercios; tras el tratado de Apamea
terminadas regiones o nacionalidades inventan o se obtuvo por este medio, 30 millones de sester-
reinventan antecedentes y peculiaridades que nun- cios anuales; eso sí, no era botín, era indemniza-
ca han tenido, renunciando a su verdadera historia ción.
para reelaborar una mucho más acorde con sus in- En los siglos posteriores, como se verá en el
tereses políticos o con sus nuevas pretensiones. apartado siguiente, surgieron voces críticas dentro
de la misma Roma que censuraron la auaritia y el
afán desmedido de riqueza, pero era una etapa en
EL SILENCIO SOBRE LOS MOVILES que ya prácticamente había acabado la fase impe-
ECONOMICOS rialista y no era necesario un discurso propagandís-
tico y favorable. Tanto Salustio, como Cicerón y Ti-
En esta materia es absolutamente imprescindible to Livio, pensaron que la auaritia era uno de los
distinguir entre los motivos reales del imperialismo vicios de la sociedad romana, pero ésta había apa-
romano y los argumentos y móviles que se expo- recido en una época posterior a la conquista, a fina-
nen en el discurso transmitido y conservado. Las les del siglo 11y en el 1, cuando ya Roma había
fuentes antiguas, especialmente los historiadores consolidado la mayor parte de su imperio; fue pre-
de la época, nunca hablan del botín y del lucro co- cisamente el auge de las riquezas, la molicie y la
mo elementos desencadenantes de la expansión y ausencia de guerras externas las que propiciaron la
de las guerras. Parece lógico que los historiadores decadencia moral de los romanos y, por ende, la
que escribían sus obras con afán propagandístico y aparición de la codicia y del deseo desenfrenado
para prestigiar la historia de Roma, ocultaran cui- de dinero. Para estos autores los romanos de la
dadosamente los móviles menos confesables. época anterior, de la edad dorada, los móviles eco-
La realidad es muy distinta y sabemos por la his- nómicos no eran importantes ni decisivos, sino que
toria que ingentes cantidades de tierra, miles de buscaban la gloria, la alabanza, el prestigio social y
esclavos, minerales de todas clases, especialmente el honor. Probablemente ellos fueron llevados a es-
de oro y de plata, obras de arte, riquezas cuantio- tas conclusiones porque las fuentes antiguas no
sas se obtuvieron como resultado de la conquista y mencionaban para nada los móviles económicos,
afluyeron a Roma a partir del siglo 111.Enumerarlas por ello idealizaron a sus antepasados. Sin embar-
y evaluarlas alargaría esta disquisición y nos aleja- go, los móviles económicos existieron pero el dis-
ría del tema de nuestra disertación. Lo que no pa- curso del imperialismo, en la etapa de expansión y
rece admisible es negar que existiera ese afán propaganda, tuvo interés en ocultarlos, en no
mercantilista y económico porque las fuentes anti- hablar de ellos. Esta misma tendencia se observa
guas no nos hablan de ello. Esto se debe, como ya también, sin ninguna duda, en el mundo moderno;
hemos apuntado, al interés propagandístico de las nadie afirma ni menciona, cuando se anuncia la
fuentes historiográficas; pero no son sólo las razo- guerra contra Irak, que se deba a la existencia de
nes propagandísticas las que ocasionaron que no petróleo en la zona.
aparecieran los móviles económicos, también pue-
de justificarse esta ausencia porque era algo tan
evidente y natural que no era preciso formulario de DISCURSO CRITICO
manera explícita.
Llama la atención que no sólo las fuentes roma- En Roma surgió, aunque con retraso, una opinión
nas, sino tampoco Polibio, escritor griego romani- y una doctrina críticas contra el imperialismo. Es
zado, mencionen el móvil económico y mercantilis- verdad que por ser más tardía ya no perjudicaba
ta como inspirador de la expansión romana; directamente los intereses y la propaganda romana
probablemente el historiador griego no pudo com- ni corría el riesgo de ofender a los responsables di-
pletar su obra ni realizar la valoración y crítica de la rectos de la expansión. Este pensamiento surge en
actuación de Roma en su conquista. ambientes diversos y es defendido por poetas, his-
Como sabemos que los ingresos tanto de tierras, toriadores, filósofos y autores de diverso signo. Ya
como de esclavos, de minerales y de impuestos el poeta Lucrecio, epicúreo, lanza duros ataques
fueron extraordinarios, debemos deducir que hubo contra la ambición, contra el deseo desmedido de
un acuerdo o un pacto para ocultar en el discurso honores y de cargos públicos, aunque no ataca di-
imperialista romano los móviles económicos y mer- rectamente al imperialismo; también en Horacio se
cantilistas. Hubo años en que los romanos sacaron hallan invectivas y críticas del mismo signo y en
de Hispania más de doscientas mil libras de plata, Propercio y otros poetas augústeos, éstos ya con
cada tres libras un kilo aproximadamente, es decir un claro ataque al imperialismo y al deseo desme-
más de 60.000 mil kilos; también dicen las fuentes dido de riqueza.

7
Probablemente el texto más duro y más virulento, Hay algunos términos que merecen un comenta-
en nuestra opinión, contra el imperialismo romano rio detallado, incluso la traducción no logra reflejar
pertenece a Cornelio Tácito, un historiador del siglo la intensidad y la dureza del texto. Los llama rapto-
primero de nuestra era. Pero Tácito no critica él di- res, 'ladrones, devastadores, predadores' del orbe
rectamente el imperialismo de sus conciudadanos, entero; cuando les faltan territorios firmes, conti-
sino que utilizando un procedimiento retórico muy nentales, se arriesgan a surcar el mar por extender
querido por la historiogratía antigua pone en boca su dominio, no contentos con haber conquistado el
de Cálgaco, un caudillo de la resistencia británica, oriente y el occidente. Con un brillante oxímoron
un antecesor de Tony Blair, una encendida arenga nos indica cómo buscan con la misma excitación y
en la que lanza estas terribles acusaciones contra delirio, la riqueza y, a la vez, la pobreza, ya que
el afán desmedido del imperialismo romano: convierten en pobres a los que dominan y vencen.
"Depredadores del universo, cuando tras devas- Lo más importante, con todo, es descubrir cómo el
tar todo el mundo les faltan ya tierras, escudriñan discurso imperialista ha logrado trastocar y defor-
el mar; si el enemigo es rico, son avaros, si es po- mar el verdadero significado de palabras nobles y
bre, jactanciosos; a ellos no les han logrado saciar prestigiosas, como 'paz' y 'gobierno', fa/sis nomini-
ni el Oriente ni el Occidente; son los únicos que bus 'con designaciones engañosas', 'causar la des-
ambicionan con el mismo apasionamiento las ri- trucción y la ruina', lo llaman 'paz' y 'devastar y ro-
quezas y la pobreza. Al robar, asesinar, saquear lo bar' lo llaman 'imperio'. Estas deformaciones nos
llaman, con falaz designación, gobierno, y a la ilustran sobre la naturaleza del discurso imperialista
aniquilación, paz". (Tácito, Agríco/a 30, 5)6. y nos muestran cómo pretendía con un lenguaje
Se trata, como hemos dicho, del discurso de Cál- engañoso y fascinante dar una imagen distinta de
gaco, jefe de los britanos. Antes de iniciar la batalla lo que en realidad era.
decisiva, arenga a los soldados y habla de la pre- En la mente de todos nosotros están cantidad de
potencia de los romanos y de su ambición por do- palabras deformadas en la actualidad y utilizadas
minar hasta los últimos confines, separados por un con valores falsos y, con frecuencia, contrarios a su
profundo mar. Hay que tener presente que para la auténtico significado. También hoy fa/sis nominibus
visión de los antiguos, Inglaterra, la Britannia de los al 'destruir y arrasar' lo llaman 'defensa de la liber-
romanos, está en los límites del universo, separada tad', 'protección de la democracia' y a 'los ejércitos
del continente por un mar y por un estrecho peli- invasores', 'tropas de ayuda humanitaria'. El discur-
groso; sin embargo, los romanos se lanzan con so de Cálgaco, elaborado y transmitido por Tácito,
osadía y temeridad a conquistar esos extremos del tiene plena vigencia y actualidad.
universo conocido, tras haber agotado los territorios
continentales.

8 ... raptores orbis, postquam cuneta vastantibus defuere terrae,


mare scrutantur: si Iocuples hostis est, avari, si pauper, ambitiosi,
quos non Oriens, non Occidens satiaverit: soli omnium opes atque
30.6 inopiam pari adfectu concupiscunt. auferre trucidare rapere
falsis nominibus imperium, atque ubi solitudinem faciunt, pacem
appellant. (Tac. Agric. 30, 5).