You are on page 1of 4

Estado:

La palabra Estado es una forma de organización cuyo significado es de naturaleza


política. Se trata de una entidad con poder soberano para gobernar una nación dentro de
una zona geográfica delimitada. Se usa erróneamente como sinónimo de Estado la
palabra Gobierno. Las funciones tradicionales del Estado se engloban en tres
áreas: Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Poder Judicial. En una nación, el Estado
desempeña funciones políticas, sociales y económicas. Los elementos que constituyen
el Estado son: Población, Territorio y Poder

Nación
La nación es el conjunto de territorio, sistema de gobierno, el desarrollo de la política
y las características culturales que unen a una determinada sociedad. A nación se le
unen los conceptos de estado, país, nacionalidad y nacionalismo, que desarrollaremos
más adelante. A pesar de que son utilizados muchas veces como sinónimos, nación y
país pueden en ocasiones no orientar hacia el mismo sentido.
Puede decirse que hay dos tipos de nación: una política y una cultural. La nación
política es aquella que tiene soberanía sobre el Estado, es decir, con un sistema de
gobierno y un organigrama jerárquico de autoridades específicos. Mientras, la nación
cultural es la convivencia de diferentes culturas, etnias y religiones dentro de la
demarcación de una nación determinada.

Estado de derecho
Un Estado de derecho es un modelo de orden para el país por lo cual este se rige por un
sistema de leyes escritas e instituciones ordenado en torno de una constitución, la cual
es el fundamento jurídico de las autoridades y funcionarios que se someten a las normas
de esta. Cualquier medida o acción debe estar sujeta a una norma jurídica escrita y las
autoridades del Estado están limitadas estrictamente por un marco jurídico
preestablecido que aceptan y al que se someten en sus formas y contenidos. Por lo tanto,
toda decisión de sus órganos de gobierno ha de estar sujeta a procedimientos regulados
por ley y guiados por absoluto respeto a los derechos fundamentales.
Poder político
El poder político es la lógica del ejercicio de las funciones por parte de las personas que
ocupan un cargo representativo dentro del gobierno. Generalmente, éste influye en el
comportamiento, ya sea en pensamiento o en el actuar de una sociedad.
Es legítimo cuando es elegido conforme a las leyes del país (constitución). En países
democráticos tiene como sustento la legitimidad otorgada por el pueblo mediante el
voto popular (elecciones), pero se le suele considerar abusivo cuando se excede en el
ejercicio de sus funciones, en materias que están dentro del ámbito de los otros poderes
(intromisión de poderes). El poder político es ilegítimo cuando utiliza mecanismos no
autorizados por las leyes y se adueña del poder gubernamental (ejecutivo-legislativo)
sin tener la legitimidad del pueblo, otorgada por el voto popular.

Condiciones existenciales del estado


Al definir el Estado como un grupo de personas que conviven en un
territorio bajo un régimen jurídico, destacamos sus tres elementos: población, territorio
y su ordenamiento o sistema jurídico que examinaremos a continuación:
1- Población
El Estado es una institución humana, lo que quiere decir que está conformada por
personas. Lo que es más, un Estado es una comunidad de individuos. Esto quiere decir
que sin población no puede haber Estado.
De acuerdo con Aristóteles, el número de los miembros de una población no debe ser
muy grande ni muy pequeño. En cualquier caso, debe ser lo suficientemente grande
como para que el Estado pueda autoabastecerse y lo suficientemente pequeño como para
que pueda ser gobernado.
2- Territorio
El territorio es el espacio físico en el que se desarrolla el Estado. El Estado no puede
existir en el aire o en el mar, sino que debe haber un espacio terrestre en el que este se
pueda desarrollar.
La extensión del territorio varía de una nación a otra.
Lo que importa realmente no es la extensión del territorio sino la delimitación del
mismo. Esto quiere decir que el Estado se debe desarrollar en un espacio terrestre
definido, separado de otros Estados por límites claros y precisos.
El Poder
Toda sociedad organizada ha menester de una voluntad que la dirija. Esta voluntad
constituye el poder del grupo. Tal poder es unas veces de tipo coactivo; otras, carece de
este carácter. El poder simple, o no coactivo, tiene capacidad para dictar determinadas
prescripciones a los miembros del grupo, pero no está en condiciones de asegurar el
cumplimiento de aquéllas por sí mismo, es decir, con medios propios. Cuando
una organización carece de poder coactivo, los individuos que la forman tienen libertad
para abandonarla en cualquier momento. Ello aparece con toda claridad incluso en las
organizaciones no estatales más poderosas del mundo, como la Iglesia Católica. Esta
última no puede, por sí misma, constreñir a sus fieles o a sus sacerdotes a que
permanezcan en su seno, a no ser que el Estado le preste su apoyo.
Si una organización ejerce un poder simple, los medios de que dispone para sancionar
sus mandatos no son de tipo coactivo, sino meramente disciplinarios. El poder de
dominación es, en cambio, irresistible. Los mandatos que expide tienen una pretensión
de validez absoluta, y pueden ser impuestos en forma violenta, contra la voluntad del
obligado.
Existe un estado de derecho en Venezuela
Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, expresó
que el organismo cuenta con los elementos para actuar en defensa de la democracia y
abordar los puntos de conflicto en Venezuela Indicó que la crisis en el país tiene un
origen político e institucional. ?Llega un punto en el que la economía no da y los
servicios esenciales, como la distribución de alimentos y la salud, no son suficientes
para atender a toda la gente?, aseguró. Asimismo, el ex canciller uruguayo consideró
que ?no existe estado de Derecho en Venezuela?. ?El diálogo va a tener que tener
futuro. Es fundamental, porque las fuerzas políticas en Venezuela van a tener que
coexistir, van a tener que encontrar un mecanismo y un funcionamiento democrático.
Eso se hace con respeto y con institucionalidad?, indicó Almagro para una entrevista
a Cablenoticias . Por otro lado, aseveró que está dispuesto a reunirse con Tibisay
Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral, para hablar sobre las condiciones
para activar el referendo revocatorio contra el mandato del presidente Nicolás Maduro
La democracia es mucho más que un gobierno de la mayoría. Es también defender
los derechos de las minorías, los del individuo y limitar el poder.
En Venezuela no hay democracia. Sin observar el estado de derecho la simple
mayoría no hace democracia. Sin estado de derecho la persecución de las minorías y el
aplastamiento del individuo se imponen ante el ejercicio de un poder sin límites.
El más reciente ataque a la democracia y los derechos humanos propinado por el
régimen Chavista que encabeza Nicolás Maduro y sus gerifaltes, es el que ha
constituido en completo desapego a la constitución, una Asamblea Nacional
Constituyente con la finalidad clara de anular la Asamblea nacional (legislativo)
mayoritariamente opositor elegida apenas en 2015. Y este mismo año, el régimen
intentó desconocer sin éxito, anular al legislativo por medio de una resolución
insostenible en derecho, emitida por el Tribunal Supremo de Justicia. Tribunal que ni de
lejos supone división de poderes al estar totalmente sometido al ejecutivo. Prueba de
dicho sometimiento es que, ante las críticas internacionales por la descarada intentona
de un autogolpe vía el tribunal, este se desistió por instrucciones de Nicolás Maduro. Un
poder independiente obviamente habría procurado sustentar su resolución, pero no, se
plegó sin chistar a la orden del ejecutivo disfrazada de sugerencia.
La obviedad del autogolpe aquel, fue sustituida con una ilegal convocatoria a una
Asamblea Nacional Constituyente que fue maquillada de legalidad el pasado 31 de julio
con una inconstitucional elección.

Teorías que justifican la existencia del estado


Concepción de Hermann Heller sobre el estado: En la primera mitad del siglo XX
Hermann Heller encauzo buena parte de sus debates y reflexión sobre el estado, con el
propósito de consolidar una teoría del mismo como ciencia de la realidad y
conocimiento autónomo de sus leyes, en tanto éste no se correspondía con una función
parcial de la realidad social y natural; por el contrario, una teoría del estado claramente
orientada apuntaría a identificar un fenómeno sustantivo y en conexión total con las
circunstancias naturales y culturales de una época. Atendiendo a este campo de
interpretación y análisis desde una teoría científica, y como parte de las ciencias de la
cultura, el estado aparece como una unidad que actúa en una realidad histórico social;
por esta razón, resulta insuficiente los intentos de hacerlo derivar de sus condiciones
geográficas, o considerarlo como expresión de la raza, el espíritu del pueblo o la nación,
o concebirlo como mera función de la sociedad económica dividida en clases, de la
opinión pública o del derecho. Para Heller, la metafísica idealista atribuye al acontecer
histórico social una legitimidad desligada de los “oscuros fundamentos de la naturaleza
física”, y con ello concibe el estado como reflejo de una idea u ordenación ideal. En otro
plano, la metafísica naturalista considera al estado como reflejo adjetivo de
ordenaciones regidas por leyes de la naturaleza; en consecuencia, es necesario frente a
este tipo de argumentos insuficientes y equívocos, entender que las condiciones
naturales son políticamente eficaces de un modo indirecto, a través del obrar humano.
Por lo tanto, atendiendo a la multiplicidad de circunstancias naturales y culturales de la
unidad estatal, es imperativo ocuparse de los siguientes factores que le son inherentes: la
geografía, el pueblo y la economía, la opinión pública y el derecho.
El estado en el debate Marxista una perspectiva de Martín Carnoy: Carnoy considera
que Marx no desarrollo una teoría coherente y única sobre el fenómeno político y el
estado, y con ello las posteriores interpretaciones marxistas sobre el estado derivaron la
crítica y lectura de las controversias que sostuvo Marx frete al pensamiento hegeliano; a
pesar de lo cual, necesario subrayar la existencia de claras líneas de pensamiento en
torno a las condiciones de posibilidad del estado, su relación con las clases sociales y su
articulación con la represión, entre otras. Es preciso entender que para Marx las
condiciones materiales de una sociedad constituyen la base de la estructura social y de
la conciencia humana; partiendo de estos supuestos la forma estado aparece como
surgiendo de las relaciones de producción y no del desarrollo general de la mente
humana o de una colectividad de voluntades de hombres. Es en la producción social de
la vida que los hombres entran en relaciones que tienen un carácter indispensable e
independientes de la voluntad; relaciones que obedecen al grado de desarrollo logrado
por sus fuerzas materiales de producción. En suma el total de esas relaciones de
producción constituyen la estructura económica de la sociedad, el fundamento real sobre
el cual se levanta una supraestructura política y jurídica, a las cuales corresponde formas
definidas de conciencia social.