You are on page 1of 5

Tema 1 – Radiación electromagnética

Naturaleza de la radiación electromagnética:


La energía puede transmitirse de un lugar a otro de forma radiante. La forma de
transmisión radiante más común es la radiación electromagnética (REM). Ésta se propaga por
el espacio a grandes velocidades sin la necesidad de un soporta material.
En algunas circunstancias, la REM presenta un comportamiento ondulatorio, mientras que
en otras presenta un comportamiento corpuscular. El modelo ondulatorio considera la REM
como una onda armónica simple que se propaga en línea recta excepto cuando se refracta,
refleja o dispersa. Por el contrario, el modelo corpuscular considera la REM como un flujo de
partículas denominadas fotones.

Radiación electromagnética como onda armónica simple:


La REM puede ser representada mediante un campo eléctrico variable que resulta
perpendicular a un campo
magnético también variable.
Estos dos, a su vez, son
perpendiculares a la dirección de
propagación de la onda, tal y
como se muestra en la figura.
A los vectores del campo
eléctrico y del campo magnético
en cada punto se les denomina
elongación. Como el campo
magnético y eléctrico se encuentran siempre en igualdad de fase y la mayoría de las
propiedades de las REM son debidas al campo eléctrico, para simplificar se suele representar
únicamente el campo eléctrico.

Parámetros característicos de las ondas electromagnéticas:


· Longitud de onda (λ): Distancia en línea recta comprendida entre dos puntos consecutivos
que en el mismo instante se encuentran en idéntica fase (p.e. dos máximos o dos mínimos).
· Número de ondas (𝜈̅ ): Es el número de ondas por unidad de longitud. Es numéricamente
inverso a la longitud de onda. 𝜈̅ = 1/𝜆
· Periodo temporal (T): Es el tiempo invertido en el paso de una onda por dos puntos
consecutivos en idéntica fase.
· Frecuencia (ν): Es el número de ondas por unidad de tiempo. Es numéricamente inverso al
periodo temporal. 𝜈 = 1/𝑇
· Velocidad de propagación (c): Es constante en el vacío (c=2,992·108 m/s) y en cualquier otro
medio material es menor y está en función de las características de dicho medio.
· Amplitud (A): Es la elongación máxima.
· Intensidad (I): Es la energía por unidad de tiempo.

Regiones del espectro electromagnético:


El espectro de energía radiante abarca un conjunto muy amplio de regiones, el cual
constituye el denominado espectro electromagnético (EEM), que se muestra en la tabla que
sigue. Las REM pueden tener una única frecuencia, constituyendo lo que se conoce como
radiación simple o monocromática, o bien pueden estar formadas por una mezcla de ondas de
distinta frecuencia, constituyendo una radiación compleja o policromática, como ocurre con la
luz natural.
Longitud de onda Denominación
0,01 nm Rayos cósmicos
0,01 nm – 0,1 nm Rayos gamma
0,1 nm – 1 nm Rayos X duros
1 nm – 10 nm Rayos X blandos
10 nm – 200 nm Ultravioleta de vacío
200 nm – 400 nm Ultravioleta cercano
400 nm – 800 nm Visible
800 nm – 2,5 μm Infrarrojo sobretono o cercano
2,5 μm – 25 μm Infrarrojo fundamental
25 μm – 400 μm Infrarrojo lejano
400 μm – 25 cm Microondas
25 cm – 1500 m Ondas hertzianas o de radio

Radiación electromagnética como corpúsculo:


Las REM se pueden generar por diversos procedimientos, siendo el más importante el de la
emisión térmica. En 1990, Max Planck presentó una teoría según la cual la emisión se producía
por las innumerables oscilaciones atómicas y moleculares del sólido calentado. Cada oscilación
producía una unidad discreta de energía a la que denominó cuanto, cuya energía individual
dependía de la frecuencia de la radiación emitida y su valor vendría dado por la fórmula:

∆𝐸 = ℎ𝜈

donde h es la constante de Planck (h=6,63·10-34 J·s). De esta forma, según la hipótesis de


Planck, un átomo de un sólido calentado se encuentra restringido a emitir una cantidad de
energía dada por hν.
Si, de acuerdo con esta teoría, la energía radiante sólo puede intercambiarse en forma de
cuantos, resulta muy atractiva la suposición de Einstein de que la luz se encuentra compuesta
por unidades discretas de energía o, dicho de otro modo, por diminutas partículas
denominadas fotones, los cuales se corresponderían con dichos cuantos.
De la combinación de ambas teorías se puede concluir que los corpúsculos (cuantos o
fotones) poseen una energía que depende de la frecuencia de la REM; o lo que es lo mismo:

𝑐
𝐸 = ℎ𝜈 = ℎ = ℎ𝑐𝜈̅ 𝐿𝑒𝑦 𝑑𝑒 𝑃𝑙𝑎𝑛𝑐𝑘 − 𝐸𝑖𝑛𝑠𝑡𝑒𝑖𝑛
𝜆

De este modo, la teoría cuántica predice que cada átomo tiene unos estados energéticos
definidos, en los cuales se encuentran sus electrones. A temperatura ambiente, estos
electrones se encuentran en su nivel energético más bajo (estado fundamental); mientras que
si son excitados por la adición de una cantidad suficiente de energía, dichos electrones son
elevados a un nivel energético mayor. Estos electrones tienden a perder su exceso de energía
por emisión de un fotón de energía radiante. El proceso se puede representar como:

𝐸0 + ℎ𝜈 → 𝐸1
𝐸1 → 𝐸0 + ℎ𝜈

Interacciones de la REM con la materia:


Cuando una REM alcanza un medio material se produce una interacción entre ambos, cuyas
peculiaridades dependerán de la naturaleza del medio material, así como de las características
de la propia radiación electromagnética.
Transmisión:
La velocidad de transmisión de cualquier REM en el vació es máxima (c), mientras que ésta
decrece cuando es transmitida por un medio transparente, dependiendo de la naturaleza de
éste, del número de átomos y moléculas y de enlaces afectados.

· Dispersión:
La energía de la REM no es absorbida permanentemente por la materia, sino que es
retenida temporalmente, de tal forma que es devuelta sin modificar cuando la materia retorna
a su estado inicial. Cuando esto sucede, se produce una reemisión de la radiación en todas las
direcciones, fenómeno que se conoce como dispersión. No obstante, la dispersión va a
depender grandemente del tamaño de las partículas involucradas.
La dispersión que se produce cuando las partículas dispersoras son pequeñas en
comparación a la longitud de onda de la radiación se denomina dispersión Rayleigh. En ella se
produce una interferencia destructiva que corta fracciones considerables de la luz emitida en
todas aquellas direcciones que no coinciden con la trayectoria de la radiación incidente. De
este modo, la dispersión Rayleigh puede considerarse como un choque elástico de los fotones
de la REM con las moléculas en el que, aparentemente, la trayectoria del haz se mantiene
inalterada. Esto ocurre si la densidad del medio es constante. Por el contrario, si la densidad
del medio cambia, se produce la refracción.
Al aumentar el tamaño de las partículas dispersoras con respecto a la REM se aprecia que
una fracción mayor de ésta es dispersada en todas direcciones y que su intensidad también
aumenta con el tamaño de las partículas. De este modo, la interferencia destructiva se
produce sólo parcialmente, por lo que una fracción considerable de la radiación se dispersa en
todas las direcciones, lo que se conoce como efecto Tyndall.
La dispersión Raman se produce cuando la frecuencia de la REM dispersada es diferente a la
frecuencia de la radiación incidente. De esta forma, el efecto Raman puede considerarse como
un choque inelástico en el que los fotones emergentes poseen distinta energía que los
incidentes; y se presenta cuando la polarizabilidad de las moléculas varía con la vibración.

· Refracción:
La refracción es la variación de dirección que se produce en la REM al pasar de un medio a
otro de diferente densidad y es consecuencia de la diferente velocidad de propagación entre
ambos. El índice de refracción es una medida de la refracción de la REM.
El índice de refracción absoluto de un medio (con respecto al vacío) es el cociente entre la
velocidad de la luz en el vacío y la velocidad de propagación de la REM en el medio a
considerar. Cuanto mayor es este valor, menor es la velocidad de propagación de la luz.

𝑐
𝑛=
𝑣

El índice de refracción del medio 2 con respecto al medio 1 (n1,2) es el cociente entre las
velocidades de propagación en dichos medios.

𝑛2
𝑛1,2 =
𝑛1

El índice de refracción depende de la frecuencia de la REM y la variación que experimenta


el índice de refracción de una sustancia con respecto a la frecuencia de la radiación se
denomina dispersión refractiva. El valor del índice de refracción depende, también, de la
presión y de la temperatura.
· Polarización:
Se dice que una radiación se
encuentra plano-polarizada cuando el
vector del campo eléctrico vibra
únicamente en una dirección. La
radiación emitida por un átomo o una
molécula es plano-polarizada. No
obstante, la mayoría de las fuentes de
emisión están constituidas por un
elevado número de átomos o moléculas,
de tal forma que cada rayo vibrará en un
plano diferente. De esta forma, se puede
considerar un haz de luz natural como el conjunto de rayos de luz plano-polarizada. Se dice
que este conjunto no se encuentra polarizado.
La conversión de la luz no polarizada en luz polarizada se conoce como polarización de la
luz y se puede conseguir por reflexión o por transmisión.
La luz reflejada se encuentra siempre parcialmente polarizada y el grado de polarización
depende de la superficie de separación y del ángulo de incidencia de la radiación sobre ésta. El
ángulo de incidencia para el cual el grado de polarización es máximo se denomina ángulo de
polarización, y resulta característico de cada material.
La polarización por transmisión se produce cuando un
determinado medio material, denominado polarizador, muestra
la capacidad de convertir la radiación que le atraviesa en plano-
polarizada. Cuando la radiación no polarizada atraviesa un
polarizador, cada rayo del conjunto (AOB, A’OB’, etc.) se
descompone en dos componentes: COD y EOF. Un medio
material polarizante posee la capacidad de secuestrar una de
estas dos vibraciones y de dejar pasar la otra, de tal forma que el
rayo que emerge del material se encuentra plano-polarizado. Por
tanto, un polarizador elimina aproximadamente la mitad de la
radiación no polarizada permitiendo que emerja la otra mitad de
forma plano-polarizada.

Absorción:
Cuando una radiación policromática atraviesa un medio cualquiera se produce una
disminución en su intensidad. Esta disminución puede ser debida a la pérdida por reflexión o
por dispersión, pero la pérdida más importante es la debida a la absorción.
Además, como no todas las radiaciones presentan igual intensidad, la absorción dependerá
de la frecuencia de la radiación incidente y de la que es absorbida por el cuerpo. De este
modo, el objeto será blanco si al ser iluminado con luz blanca la totalidad de radiaciones que la
componen son transmitidas o reflejadas. Por otro lado, el objeto será negro cuando absorba la
totalidad de las radiaciones. Por último, el objeto presentará un color cualquiera cuando
absorba su complementario.

· Absorción atómica:
Los átomos no excitados que componen la materia sobre la que incide una radiación
absorben dicha radiación siempre que se cumpla que la radiación absorbida corresponde
exactamente con la energía necesaria para que tenga lugar una transición del estado
fundamental a otro excitado de mayor energía. La diferencia de energía entre el estado final y
el inicial nos da la frecuencia de las líneas de absorción.
La cantidad total de radiación absorbida por los átomos es independiente de la longitud de
onda de la radiación y de la temperatura de los átomos.
· Absorción molecular:
La absorción de energía radiante no sólo se puede llevar a cabo por átomos libres, sino
también por moléculas completas. Los espectros de absorción molecular se pueden producir,
tal y como ocurre con los de absorción atómica, por cambios de niveles de energía electrónica.
No obstante, estos se pueden ver modificados por otros estados energéticos de la molécula,
como son el estado vibracional y el estado rotacional.
De este modo, la energía total de una molécula puede considerarse como la suma de tres
forma de energía diferentes: la energía de los niveles electrónicos de los átomos, la energía
propia del estado de vibración molecular y la energía de rotación molecular.

𝐸 = 𝐸𝑒 + 𝐸𝑣 + 𝐸𝑟

Generalmente la energía propia de los niveles electrónicos es superior a las otras dos, por
lo que los cambios en el nivel electrónico de las moléculas requieren una importante cantidad
de energía, que será aportada por radiaciones ultravioleta y visible. Por otro lado, las
variaciones de energía de vibración molecular requieren absorción de menor energía y, por
consiguiente, se producen por absorción de radiaciones de menor frecuencia, como la
radiación infrarroja. Por último, los cambios de energía rotacional requieren la absorción de
una energía de muy baja frecuencia, como son las microondas.
Los espectros de absorción molecular se presentan, generalmente, en forma de bandas de
absorción puesto que pueden abarcar una amplia gama de longitudes de onda. Así, las
moléculas tienen, para cada estado electrónico, un cierto número de estados de vibración
posibles, cada uno de los cuales presenta una serie de valores de energía rotacional.

Emisión:
Al incidir radiaciones electromagnéticas de longitud de onda adecuada sobre la materia se
puede producir una absorción de energía que origina una transición desde el estado
electrónico fundamental hasta un estado electrónico excitado. Los estados excitados resultan
inestables; por tanto, existe una tendencia a retornar al estado electrónico fundamental.
Existen diversas posibilidades para perder el exceso de energía absorbida y volver al
estado de mínima energía.

· Radiación térmica:
En el fenómeno de la radiación térmica, la energía en exceso se pierde a través de una
disipación en forma de calor.

· Fluorescencia:
La fluorescencia es la emisión de un fotón en la que no se produce un cambio en la
multiplicidad del spin.

· Fosforescencia:
La fosforescencia es la emisión de un fotón en la que se produce un cambio en la
multiplicidad del spin.