You are on page 1of 2

ADMINISTRACIÓN CIENTÍFICA

Para Fayol, los principales aspectos de la teoría son tratados en: la división del
trabajo, autoridad y responsabilidad, unidad de mando, unidad de dirección,
centralización y jerarquía o cadena escalar.

PRINCIPIOS ADMINISTRATIVOS DE FAYOL:

División de Trabajo: Cuanto más se especialicen las personas, con mayor


eficiencia desempeñarán su oficio. Este principio se ve muy claro en la moderna
línea de montaje.

Autoridad: Los gerentes tienen que dar órdenes para que se hagan las cosas.
Si bien la autoridad formal les da el derecho de mandar, los gerentes no siempre
obtendrán obediencia, a menos que tengan también autoridad personal
(Liderazgo).

Disciplina: Los miembros de una organización tienen que respetar las reglas y
convenios que gobiernan la empresa. Esto será el resultado de un buen liderazgo
en todos los niveles, de acuerdos equitativos (tales disposiciones para
recompensar el rendimiento superior) y sanciones para las infracciones, aplicadas
con justicia.

Unidad de Dirección: Las operaciones que tienen un mismo objetivo deben ser
dirigidas por un solo gerente que use un solo plan.

Unidad de Mando: Cada empleado debe recibir instrucciones sobre una


operación particular solamente de una persona.

Subordinación de interés individual al bien común: En cualquier empresa el


interés de los empleados no debe tener prelación sobre los intereses de la
organización como un todo.

Remuneración: La compensación por el trabajo debe ser equitativa para los


empleados como para los patronos.

Centralización: Fayol creía que los gerentes deben conservar la


responsabilidad final pero también necesitan dar a su subalterna autoridad
suficiente para que puedan realizar adecuadamente su oficio. El problema
consiste en encontrar el mejor grado de centralización en cada caso.

Jerarquía: La línea de autoridad en una organización representada hoy


generalmente por cuadros y líneas de un organigrama pasa en orden de rangos
desde la alta gerencia hasta los niveles más bajos de la empresa.

Frederick Winslow Taylor (1856-1915), Ingeniero industrial de profesión, nació


en Filadelfia, Estados Unidos de Norteamérica, y se le ha calificado como el
"Padre de la Administración Científica", por haber investigado en forma sistemática
las operaciones fabriles, sobre todo en el área de producción bajo el método
científico.

El estudio de éstas operaciones las realizó mediante la observación de los


métodos utilizados por los obreros; de sus observaciones surgieron hipótesis para
desarrollar mejores procedimientos y formas para trabajar. Experimentó sus
hipótesis apoyado por los empleados fuera del horario normal de trabajo; los
métodos que comprobó mejoraban la producción; fueron puestos en práctica en el
trabajo cotidiano, previa capacitación de los operarios.

Frederick Taylor llegó a la conclusión que todo esto era aplicable a cualquier
organización humana. Entre sus conclusiones se encuentran:

No existía ningún sistema efectivo de trabajo.

No había incentivos económicos para que los obreros mejoraran su trabajo.

Las decisiones eran tomadas militar y empíricamente más que por conocimiento
científico.

Los trabajadores eran incorporados a su labor sin tomar en cuenta sus habilidades
y aptitudes.

Frederick Taylor desarrolló métodos para organizar el trabajo, considerando los


materiales, el equipo y las habilidades de cada individuo. Éstos se han llamado
tiempos y movimientos, hoy conocidos como operaciones del proceso o sistema.

Publicó en 1911 un libro titulado "Principios de la Administración Científica", y se


fundamenta en estos cuatro principios:

1. Sustitución de reglas prácticas por preceptos científicos.


2. Obtención de armonía, en lugar de discordia.
3. Cooperación en lugar del individualismo.
4. Selección científica, educación y desarrollo de los trabajadores.

La influencia de Taylor en el pensamiento administrativo fue y continúa siendo de


gran trascendencia. En la actualidad está presente en todo el mundo, pero su
enfoque ha sido modificado y humanizado.