You are on page 1of 4

Diagrama hierro-carbono

En el diagrama de equilibrio o diagrama de fases hierro-carbono (Fe-C)


(también diagrama hierro-carbono), se representan las transformaciones que sufren
los aceros al carbono con la temperatura, admitiendo que el calentamiento (o enfriamiento)
de la mezcla se realiza muy lentamente, de modo tal que los procesos
de difusión (homogeneización) tengan tiempo para completarse. Dicho diagrama se
obtiene experimentalmente identificando los puntos críticos —temperaturas a las que se
producen las sucesivas transformaciones— por diversos métodos.

Puntos críticos

Las curvas de enfriamiento y calentamiento presentan puntos a diferentes temperaturas en


relación con el tiempo a este conjunto de puntos de los denomina puntos críticos

Cambios alotrópicos

Es un cambio reversible en la estructura atómica del metal con un correspondiente


cambio en las propiedades del acero.
Austenita
La austenita, también conocida como acero gamma (γ) es una forma de ordenamiento
específica de los átomos de hierro y carbono. Esta es la forma estable del hierro puro a
temperaturas que oscilan entre los 900 °C a 1400 °C. Está formado por una disolución
sólida del carbono en hierro, lo que supone un porcentaje máximo de C del 2,11% (este
valor debe tomarse como referencia, ya que el porcentaje real varía en función de otros
elementos de aleación presentes en el acero). La austenita es dúctil, blanda y tenaz.Es la
forma cúbica centrada en las caras (FCC) del hierro.

Ferrita
En Metalurgia, la ferrita o hierro-α (alfa) es una de las estructuras cristalinas del hierro.
Cristaliza en el sistema cúbico centrado en el cuerpo (BCC) y tiene
propiedades magnéticas. Se emplea en la fabricación de imanes permanentes aleados
con cobalto y bario, en núcleos de inductancias y transformadores
con níquel, zinc o manganeso, ya que en ellos quedan eliminadas prácticamente
las Corrientes de Foucault.

Tamaño de grano
El tamaño de grano tiene un notable efecto en las propiedades mecánicas del
metal. Los efectos del crecimiento de grano provocados por el tratamiento térmico
son fácilmente predecibles. La temperatura, los elementos aleantes y el tiempo de
impregnación térmica afectan el tamaño del grano.
Temperatura de crecimiento
Cuando las temperaturas aplicadas en el recocido son muy altas, las etapas de
recuperación y de recristalización ocurren de una forma más rápida, produciéndose así
una estructura de granos más fina. Si la temperatura es lo bastante alta, los granos
comienzan a crecer, con granos favorecidos que eliminan a los granos que son más
pequeños. Este fenómeno, al cual se le puede denominar como crecimiento de granos, se
lleva a cabo por medio de la reducción en el área de los límites de los granos. En la
mayoría de los materiales ocurrirá el crecimiento de grano si se mantienen a una
temperatura lo suficientemente alta, lo cual no se encuentra relacionado con el trabajo en
frío. Esto quiere decir que la recristalización o la recuperación no son indispensables para
que los granos puedan crecer dentro de la estructura de los materiales.

Diagramas isotérmicos
Dicha curva sólo puede aplicarse con propiedad en tratamientos isotérmicos. Sin embargo,
suele utilizarse también industrialmente en enfriamientos continuos: sobre ella pueden
superponerse, sin graves errores prácticos, las curvas de enfriamiento real. Superponiendo a la
curva TTT otra curva que señale la velocidad a que se desea enfriar la austenita, pueden
predecirse con bastante aproximación las estructuras que se obtendrán con ese enfriamiento.

Endurecido
El proceso de endurecimiento del acero consiste en el calentamiento del metal de manera
uniforme a la temperatura correcta (ver figura de temperaturas para endurecido de
metales) y luego enfriarlo con agua, aceite, aire o en una cámara refrigerada. El
endurecimiento produce una estructura granular fina que aumenta la resistencia a la
tracción (tensión) y disminuye la ductilidad. El acero al carbono para herramientas se
puede endurecer al calentarse hasta su temperatura crítica, la cual se adquiere
aproximadamente entre los 790 y 830 °C, lo cual se identifica cuando el metal adquiere el
color rojo cereza brillante. Cuando se calienta el acero, la perlita se combina con la ferrita,
lo que produce una estructura de grano fino llamada austenita. Cuando se enfría la
austenita de manera brusca con agua, aceite o aire, se transforma en martensita, material
que es muy duro y frágil.
Temple
se realiza generalmente después de endurecer, para aumentar la dureza, y se realiza
calentando el metal a una temperatura mucho más baja que la utilizada para el
endurecimiento. La temperatura exacta determina que dureza se alcanza, y depende tanto
de la composición específica de la aleación como de las propiedades deseadas en el
producto terminado.
Templabilidad
La templabilidad es la propiedad que determina la profundidad y distribución de la fuerza
inducida mediante el templado a partir de la condición austenitica
Un acero aleado de alta templabilidad es aquel que endurece, o forma martensita, no sólo
en la superficie sino también en su interior. Por tanto, la templabilidad es una medida de la
profundidad a la cual una aleación específica puede endurecerse.
Prueba Jominy
Método Jominy o Ensayo Jominy es procedimiento estándar para determinar
la templabilidad.
Se trata de templar una probeta estandarizada1 del acero estudiado. Primero se calienta a
la temperatura de austenización, enfriándola posteriormente mediante un chorro
de agua con una velocidad de flujo y a una temperatura especificada, el cual sólo enfría su
cara inferior. Dicha cara actúa como superficie templante y enfría la probeta de forma
longitudinal hacia su extremo superior sólo por conducción, apareciendo un gradiente de
velocidades de enfriamiento desde la máxima velocidad en el extremo templado (inferior),
a la mínima en el extremo superior.
Una vez que la probeta se ha enfriado a temperatura ambiente, se desbasta una tira de 0,4
milímetros de espesor y se determina la dureza a lo largo de los 50 mm primeros de la
probeta. En los primeros 12,5 mm las lecturas de dureza se toman a intervalos de 1,6 mm
y en los 37,5 mm siguientes cada 3,2 mm. Después se traza una curva de templabilidad
representando los valores de dureza en función de la distancia al extremo templado.
Martensita
Martensita es el nombre que recibe la fase cristalina BCT, en aleaciones ferrosas. Dicha
fase se genera a partir de una transformación de fases sin difusión (infiltración de
partículas ajenas al material procesado), a una velocidad que es muy cercana a la
velocidad del sonido en el material.
Velocidad Critica de temple
En el enfriamiento continuo del acero existe una velocidad crítica, que representa la
velocidad de temple mínima para generar una estructura totalmente martensítica. Esta
velocidad de enfriamiento crítica, incluida en diagrama de transformación por
enfriamiento continuo de la figura, roza la nariz donde empieza la transformación
perlítica.
Revenido
Es un tratamiento complementario del temple, que regularmente sigue a este. A la unión
de los dos tratamientos también se le llama "bonificado". El revenido ayuda al templado a
aumentar la tenacidad de la aleación a cambio de dureza y resistencia, disminuyendo su
fragilidad. Este tratamiento consiste en aplicar, a una aleación, una temperatura inferior a
la del punto crítico y cuanto más se aproxima a esta y mayor es la permanencia del tiempo
a dicha temperatura, mayor es la disminución de la dureza (más blando) y la resistencia y
mejor la tenacidad. El resultado final no depende de la velocidad de enfriamiento.
Temple interrumpido

Se utiliza en los aceros hipereutectoides. Se calientan hasta Ac1+50ºC; la perlita se transforma en austenita
quedando la cementita sin transformar. Después, se enfría a una temperatura superior a la crítica
obteniéndose Martensita más cementita como constituyentes finales.

Austemplado
El austemplado o templado austenítico, convierte la austenita en una estructura dura
llamada bainita. En el austemplado el acero se templa en sales fundidas a una
temperatura de entre 232°C y 426°C (450 y 800°F). Esta temperatura produce una
estructura con el grado de tenacidad y ductilidad deseadas.
Martemplado
Es un procedimiento que consiste en calentar el acero a la temperatura de
austenitización y enfriarlo bruscamente, en un baño de sal o de aceite caliente, hasta una
temperatura levemente superior a Ms, manteniéndose constante para uniformizar la
temperatura de la pieza, (el tratamiento isotérmico se detiene antes de que comience la
transformación bainítica), luego se enfría hasta producir 100% de martensita, Figura
4.2-6, con este tratamiento se produce martensita con menor riesgo de distorsiones y
fracturas por choque térmico.
Recocido
El recocido es un tratamiento térmico cuya finalidad es el ablandamiento, la recuperación
de la estructura o la eliminación de tensiones internas generalmente en metales.
Cementacion
La cementación es un tratamiento termoquímico que se aplica en piezas de acero. El
proceso aporta carbono a la superficie mediante difusión, que se impregna modificando su
composición.
Temple por inducción
Temple por inducción, el templado por inducción consiste en exponer la pieza de acero a
un campo magnético alterno, el cual penetra el calor superficialmente (efecto pelicular).1
Cuanto menor es la frecuencia de trabajo, mayor es la penetración sobre la pieza. La
energía del campo magnético se transforma en calor (efectos de histéresis y corrientes de
Foucault sobre materiales ferromagnéticos), aumentando la temperatura de
la superficie de la pieza hasta llegar en pocos segundos a la temperatura de templado
(900 ºC aprox.).
Temple por flama
Este proceso es también conocido como “shorter process”, “shortering”, “flameado”, se
emplea para endurecer superficialmente ciertas piezas de acero, que por su forma o
dimensiones, no pueden ser endurecidas por otros métodos, se puede utilizar la llama de
oxiacetileno, gas del alumbrado, gas natural y otros gases derivados del petróleo y de la
gasolina.
Endurecido por precipitación
El endurecimiento por precipitación se basa en los cambios de la solubilidad de sólido con
la temperatura para producir partículas finas de una impureza de fase, que impiden el
movimiento de dislocaciones o defectos a través de la estructura del cristal. Dado que las
dislocaciones son a menudo los operadores dominantes de la plasticidad, esto sirve para
endurecer el material. Las impurezas desempeñan la misma función que los refuerzos en
los materiales compuestos reforzados. Así como la formación de hielo en el aire puede
producir nubes, nieve o granizo, dependiendo de la historia térmica de una porción dada
de la atmósfera, la precipitación de los sólidos puede producir diferentes tamaños de
partículas, que tienen propiedades radicalmente diferentes. A diferencia del temple
ordinario, las aleaciones deben mantenerse a temperatura elevada durante horas para
permitir que la precipitación tenga lugar. Este retardo de tiempo se denomina
envejecimiento