You are on page 1of 5

Estructuras clínicas

Lic. Carlos A. Greco
Lic. María de los Ángeles Di Paoli.

...................................................................................................................2 .. 1 3........... Operaciones en las distintas estructuras clínicas.................. Índice de contenido 1................... ¿Cuál es el estatuto del toxico?................................................................... 1 2.......................... Estructuras Clínicas...........................................................

supresión toxica del dolor. tomemos como punto de partida la distinción de las distintas estructuras clínicas: NEUROSIS-PSICOSIS. Se intentara describir en qué consiste esta operación: “el espíritu del toxico revela la estructura de ambigüedad y de reversibilidad del farmakon. Estructuras Clínicas En la clínica de las toxicomanías se presenta la dificultad de la coexistencia de distintos discursos (social. 1990. De ellas. se centra en el estudio de la que concierne a la enfermedad orgánica que suscita dolor. Desde esta misma línea de abordaje. En estos “caminos” de acceso de estudio al narcisismo. nos dice: ”se trata de la creación de una nueva forma de patología o montaje. respecto a estas formaciones narcisistas. Sylvie Le Poulichet. que permiten neutralizar otras investiduras”. una nueva función de órgano. pero esta puede desfallecer en algún momento “cuando falta el farmakon. la hipocondría y la vida amorosa de los sexos. De allí que teniendo en cuenta la perspectiva del psicoanálisis para dilucidar el problema. Se trataría de que una herida o dolor en el cuerpo que a su vez protege al yo de un trauma. jurídico. 2. los dos primeros coinciden en un retraimiento narcisista y las condiciones económicas para la investidura de un órgano. Es por ello que desde nuestro aporte sostenemos la complejidad de la problemática sin caer en un reduccionismo en cuanto a qué campo del saber pertenece la temática. “Toxicomanías y Psicoanálisis. La operación del farmakon trae 1 Le Poulichet. Lo que interesa es que tienen una función de autoconservación. a la vez remedio y veneno”1 Desde los estudios de Freud respecto al narcisismo. La operación del farmakon como formación narcisista es la creación de un montaje. como sucede en el fenómeno de masa. la investidura de un objeto único que ocupa el lugar del yo. apuntamos a la particularidad de cada caso.1. Estructuras clínicas . psicológico). Amorrortu editores. cabe destacar que en lugar de cristalizar a los sujetos con un consumo problemático en una categoría estándar. y que la función del toxico puede habitar en cualquiera de ellas. considerando que se trata de un acto singular. médico. Le Poulichet. S. refiriéndose a una operación particular de las toxicomanías. podemos ubicar su investigación de la enfermedad orgánica. a diferencia del principio del farmakon que interviene en todo uso de drogas. ya que permiten ligar el exceso de excitación y protegen al individuo de una acción traumática. una formación de “miembro fantasma” se impone al individuo. con sus diferentes usos. sin que conforme una estructura nueva. En el tercero. Las narcosis del deseo”. ¿Cuál es el estatuto del toxico? En relación a esto. presenta la operación del farmakon.PERVERSION. con los que estamos atravesados a diario en la práctica.

no procura otra cosa que una adecuación fálica imaginaria del sujeto al deseo de su Otro” Estructuras clínicas . no se excluyen. Si bien el termino suplencia ha sido utilizado clásicamente por los distintos autores para nombrar un anudamiento posible en el caso de las psicosis. son denominados SUPLENCIA y SUPLEMENTO. La cuestión de si se trata de una neurosis o una psicosis quedaría plasmada en una sutil diferencia de que el sujeto “se hace” parcialmente objeto del goce del Otro en el primer caso. cuando el sujeto no puede engendrarse a partir de la falta y del deseo del Otro”. Operaciones en las distintas estructuras clínicas Los montajes adictivos engendrados por la operación del farmakon. Ese “veneno” es también un “remedio”: recuperar y alterar algo de la carne para conservarse ahí figura una esencial antinomia propia de la operación del farmakon”. 3. siendo el cuerpo entero el objeto de goce del Otro en el sujeto psicótico. como aparece en el fenómeno psicosomático donde hay una lesión de órgano. la carne. Donde un cuerpo. sin duda. un “modificación de la distribución de la libido” y convoca una actividad alucinatoria (…). sin recurrir al rodeo del otro y evitar confrontarse con la castración. en principio hay que señalar que Le Poulichet traza coordenadas distintas en la utilización de esta operación y la de suplemento. ambas pueden aparecer indistintamente en las configuraciones clínicas. Según nos dice. En el caso de las perversiones. no es elaborado a través de los desfiladeros del significante y el encuentro con el Otro. siendo la operación del farmakon lo que sostiene la homeostasis. la narcosis viene a suplir esto “La clínica indica que estas formas de apertura al goce vienen a ser un llamado a “hacerse” objeto del goce del otro. y cada caso es particular. En el caso de las psicosis. la sexualidad se vuelve “toxica” y de allí que los toxicómanos hagan un tratamiento de esto a través de una fuente toxica externa. Suplencia cuando se trata de sujetos donde hay un desfallecimiento de lo simbólico y algo de lo real del cuerpo no queda velado. En la neurosis se va en aquellos casos donde una pulsión parcial no ha sido verdaderamente elaborada y hay un llamado al goce. las toxicomanías pueden funcionar como la construcción de “un cuerpo” para tapar la invasión del Otro.consigo. ya sea en el destino de esta formación como de aquello que precedió a su advenimiento. Suplemento a modo de “prótesis” narcisista que intenta sostener la imagen cuando se trata de una problemática fálica “este suplemento intenta proveer a la discordancia entre una imagen real y una imagen ideal. Cancelación toxica del dolor y satisfacción alucinatoria en un repliegue narcisista. el sujeto “suspende” sus conflictos psíquicos en cuanto a su propia posición en relación a la falta. Mantiene la certidumbre sobre un saber sobre el deseo y una desmentida respecto a la castración “la operación del farmakon no introduce aquí una apertura sobre lo real. en las distintas estructuras clínicas. se trataría de un suplemento ya que el sujeto suspende el deseo propio. A través de la operación del farmakon. y determinar una “postura” en que se ajuste una imagen narcisista”.

Carlos A. María de los Ángeles Di Paoli. Estructuras clínicas . Greco – Lic.Lic.