You are on page 1of 725

Ley de Procedimiento Laboral Comentada

Excmo. Sr. D. Jesús Gullón Rodríguez


Magistrado de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo
Ilmo. Sr. D. Juan Manuel San Cristóbal Villanueva
Magistrado del Gabinete Técnico del Tribunal Supremo (Coordinador Técnico)
Ilmo. Sr. D. Manuel Fernández-Lomana García
Magistrado del Gabinete Técnico del Tribunal Supremo (Coodinador Técnico)
Ilma. Sra. Dª. María Hernádez Gil
Letrada del Gabinete Técnico del Tribunal Supremo
Ilma. Sra. Dª. Carmen López Alonso
Letrada del Gabinete Técnico del Tribunal Supremo
Ilmo. Sr. D. Enrique Reig Aracil
Letrado del Gabinete Técnico del Tribunal Supremo
Ilmo. Sr. D. Alfonso Lozano de Benito
Letrado del Gabinete Técnico del Tribunal Supremo (Secretario del Gabinete Técnico)
Primera Edición: Octubre de 2010
Actualización: 10/04/2015
Los derechos de propiedad intelectual de esta obra pertenece a El Derecho o a terceros. El
Cliente, por el hecho de la compra no adquiere ninguno de dichos derechos y tiene prohibida
la reproducción, transformación, comunicación pública o difusión de las obras intelectuales
en los términos exigidos por la normativa vigente.
La adquisición de libros sujetos a propiedad intelectual se realizará para uso exclusivamente
personal del cliente, sin que pueda, en ningún caso, comunicarlos o ceder su uso a terceros.
Esta licencia, por tanto, es intransferible y no exclusiva.
Cualquier infracción de los derechos de propiedad intelectual e industrial, salvo que
concurra el consentimiento expreso e inequívoco de su legítimo titular, podrá ser denunciada
y perseguida por todos los medios legales.
Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de
esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción
prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si
necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702
19 70 / 93 272 04 45)
Esta copia pertenece a: FUNDACIO PER A LA UNIVERSITAT OBERTA DE CATALUNYA
e-mail: CLOPEZPE@UOC.EDU
ISBN: 978-84-15145-66-0
PVP: 26.0 € (Precio sin IVA)
©Lefebvre-El Derecho, S.A.
C/ Monasterios Suso y Yuso, nº 34, 28049 Madrid
SUMARIO

Relación de Reformas a la presente Ley . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8


Relación de preceptos modificados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10

LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL


LIBRO I. PARTE GENERAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Tit. I. Del ejercicio de la potestad jurisdiccional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Cap. I. De la jurisdicción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Cap. II. De la competencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
Cap. III. De los conflictos de competencia y de las cuestiones de
competencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
Cap. IV. De la abstención y de la recusación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
Tit. II. De las partes procesales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
Cap. I. De la capacidad y legitimación procesal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
Cap. II. De la representación y defensa procesales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
Cap. III. De la intervención y llamada a juicio del Fondo de Ga-
rantía Salarial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
Cap. IV. Del beneficio de justicia gratuita (Derogado) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
Tit. III. De las acumulaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
Cap. I. De la acumulación de acciones, procesos y recursos . . . . . . . . . . . . . . . 84
Sec. 1.ª Acumulación de acciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
Sec. 2.ª Acumulación de procesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
Sec. 3.ª Acumulación de recursos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Sec. 4.ª Disposiciones comunes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
Cap. II. De la acumulación de ejecuciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
Tit. IV. De los actos procesales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
Cap. I. De las actuaciones procesales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
5

Cap. II. De las resoluciones procesales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110


Cap. III. De los actos de comunicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
Tit. V. De la evitación del proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
Cap. I. De la conciliación previa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
Cap. II. De la reclamación previa a la vía judicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
Tit. VI. De los principios del proceso y los deberes procesales . . . . . . . . . . . . . . . . 153
LIBRO II. DEL PROCESO ORDINARIO Y DE LAS MODALIDADES
PROCESALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
Tit. I. Del proceso ordinario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
Cap. I. De los actos preparatorios, de la anticipación y asegura-
miento de la prueba y del embargo preventivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
Sec. 1.ª Actos preparatorios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
Sec. 2.ª De la anticipación y aseguramiento de la prueba . . . . . . . . . . . . . . 158
Sec. 3.ª Del embargo preventivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
Cap. II. Del proceso ordinario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
Sec. 1.ª Demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
Sec. 2.ª Conciliación y juicio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
Sec. 3.ª Pruebas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
Sec. 4.ª Sentencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
Tit. II. De las modalidades procesales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
Cap. I. Disposición general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
Cap. II. De los despidos y sanciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
Sec. 1.ª Despido disciplinario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
Sec. 2.ª Proceso de impugnación de sanciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
Cap. III. De la reclamación al Estado del pago de salarios de
tramitación en juicios por despido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
Cap. IV. De la extinción del contrato por causas objetivas y otras
causas de extinción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
Sec. 1.ª Extinción por causas objetivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
Sec. 2.ª Despidos colectivos por causas económicas, orga-
nizativas, técnicas o de producción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238
6

Cap. V. Vacaciones, materia electoral, movilidad geográfica,


modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo y
derechos de conciliación de la vida personal, familiar y la-
boral reconocidos legal o convencionalmente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240
Sec. 1.ª Vacaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240
Sec. 2.ª Materia electoral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
Subsec. 1.ª Impugnación de los laudos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
Subsec. 2.ª Impugnación de la resolución administra-
tiva que deniegue el registro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248
Sec. 3.ª Clasificación profesional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 249
Sec. 4.ª Movilidad geográfica y modificaciones sustanciales
de condiciones de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
Sec. 5.ª Derechos de conciliación de la vida personal, fami-
liar y laboral reconocidos legal o convencionalmente . . . . . . . . . . . . 259
Cap. VI. De la Seguridad Social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
Cap. VII. Del procedimiento de oficio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
Cap. VIII. Del proceso de conflictos colectivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
Cap. IX. De la impugnación de convenios colectivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 308
Cap. X. De la impugnación de los estatutos de los sindicatos o
de su modificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 330
Sec. 1.ª Impugnación de la resolución administrativa que
deniegue el depósito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 330
Sec. 2.ª Impugnación de los estatutos de los sindicatos . . . . . . . . . . . . . . . . 335
Cap. XI. De la tutela de los derechos fundamentales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 340
Tit. III. De la audiencia al demandado rebelde . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 379
LIBRO III. DE LOS MEDIOS DE IMPUGNACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384
Cap. I. De los recursos contra providencias, autos, diligencias
de ordenación y decretos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384
Cap. II. Del recurso de suplicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 392
Cap. III. Del recurso de casación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 423
Cap. IV. Del recurso de casación para la unificación de la doctrina . . . . . . 448
7

Cap. V. De las disposiciones comunes a los recursos de suplica-


ción y casación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 481
Cap. VI. De la revisión de sentencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 510
LIBRO IV. DE LA EJECUCIÓN DE LAS SENTENCIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 521
Tit. I. De la ejecución definitiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 521
Cap. I. Disposiciones de carácter general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 521
Cap. II. De la ejecución dineraria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 539
Sec. 1.ª Normas generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 539
Sec. 2.ª El embargo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 550
Sec. 3.ª Realización de los bienes embargados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 562
Sec. 4.ª Pago a los acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 577
Sec. 5.ª Insolvencia empresarial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 604
Cap. III. De la ejecución de las sentencias firmes de despido . . . . . . . . . . . . 608
Cap. IV. De la ejecución de sentencias frente a entes públicos . . . . . . . . . . . 641
Tit. II. De la ejecución provisional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 648
Cap. I. De las sentencias condenatorias al pago de cantidades . . . . . . . . . . . 648
Cap. II. De las sentencias condenatorias en materia de Seguri-
dad Social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 657
Cap. III. De las sentencias de despido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 662
Cap. IV. De las sentencias condenatorias recaídas en otros procesos . . . . 666
Cap. V. Normas comunes a la ejecución provisional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 666
Disposiciones adicionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 669
Disposiciones transitorias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 672
Índice Sistemático por Epígrafes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 675
Índice Analítico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 716
RELACIÓN DE REFORMAS A LA PRESENTE LEY

Ley 1/1996, de 10 de enero, de Asistencia Jurídica Gratuita.


Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-administra-
tiva.
Ley 50/1998, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden
Social.
Ley 39/1999, de 5 de noviembre, para promover la conciliación de la vida familiar
y laboral de las personas trabajadoras.
Ley 1/2000, de 7 de enero. Ley de Enjuiciamiento Civil.
Ley 24/2001, de 27 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden
Social.
Ley 45/2002, de 12 de diciembre, de medidas urgentes para la reforma del sistema
de protección por desempleo y mejora de la ocupabilidad.
Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal.
Ley 52/2003, de 10 de diciembre, de disposiciones específicas en materia de Segu-
ridad Social.
Ley 62/2003, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y del orden
social.
Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hom-
bres.
Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo.
Ley 38/2007, de 16 de noviembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley
del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1995,
de 24 de marzo, en materia de información y consulta de los trabajadores y en
materia de protección de los trabajadores asalariados en caso de insolvencia del
empresario
Ley 41/2007, de 7 de diciembre, por la que se modifica la Ley 2/1981, de 25 de marzo,
de Regulación del Mercado Hipotecario y otras normas del sistema hipotecario y
financiero, de regulación de las hipotecas inversas y el seguro de dependencia y por
la que se establece determinada norma tributaria.
9 RELACIÓN DE REFORMAS A LA PRESENTE LEY

Ley 13/2009, de 3 de noviembre, de reforma de la legislación procesal para la im-


plantación de la nueva Oficina judicial.
Real Decreto-ley 10/2010, de 16 de junio, de medidas urgentes para la reforma del
mercado de trabajo.
Ley 35/2010, de 17 de septiembre, de medidas urgentes para la reforma del mercado
de trabajo.
INDICE DE PRECEPTOS AFECTADOS POR LAS REFORMAS

Art. 2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 20/2007, de 11 de julio


Art. 3 y 4 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 22/2003, de 9 de julio
Art. 5 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 13/2009, de 3 de noviembre
Art. 6 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 22/2003, de 9 de julio
Art. 14 y 15 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 13/2009, de 3 de noviembre
Art. 16 y 17 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 20/2007, de 11 de julio
Art. 18 al 21, 23 y 24 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 13/2009, de 3 de noviembre
Art. 25 y 26 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Derogados por Ley 1/1996, de 10 de enero
Art. 27 al 30, 30 bis, 31, 33 al 35, 37 al 43 . . . . . Ley 13/2009, de 3 de noviembre
Art. 44 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 41/2007, de 7 de diciembre
Art. 45 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 13/2009, de 3 de noviembre
Art. 46 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 41/2007, de 7 de diciembre
Art. 47 al 51 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 13/2009, de 3 de noviembre
Art. 52 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Derogado por Ley 13/2009, de 3 de noviembre
Art. 53 al 55 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 13/2009, de 3 de noviembre
Art. 56 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ley 41/2007, de 7 de diciembre
Art. 57 al 60, 62 Ley 13/2009, de 3 de noviembre
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 63 Ley 20/2007, de 11 de julio


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 64, 68, 70 Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 71 Ley 24/2001, de 27 de diciembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 74, 81 al 86, 88 al 93, 95 Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 96 Ley 62/2003, de 30 de diciembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 97, 100 y 101 Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 108 Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 110, 118 Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 122 Ley 35/2010, de 17 de septiembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 126, 130, 132, 135, 137 y 138, 138 bis, 139,
141 y 142, 144, 145 bis Ley 13/2009, de 3 de noviembre
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 146 Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 147 y 148 Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 149 Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 151 Ley 38/2007, de 16 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
11 RELACIÓN DE PRECEPTOS MODIFICADOS

Art. 156 al 160, 162, 164, 168, 172, 178 y 179


Ley 13/2009, de 3 de noviembre
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 180 y 181 Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 182 Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 183 Ley 1/2000, de 7 de enero


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 184 al 187 Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 188 Ley 22/2003, de 9 de julio


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 189, 192 y 193, 195, 197 al 199, 204, 207 al


212, 220 al 224, 227 al 234 Ley 13/2009, de 3 de noviembre
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 235 Ley 22/2003, de 9 de julio


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 236 y 237, 239 Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 241 Ley 50/1998, de 30 de diciembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 242 y 243 Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 246 Ley 22/2003, de 9 de julio


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 247 y 248, 250 y 251, 253 al 259, 261 y 262,


265 y 266, 269 al 271, 274, 278, 280 al 283, 286,
288, 291 Ley 13/2009, de 3 de noviembre
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 295 Ley 45/2002, de 12 de diciembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Art. 301 y 302 Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Dad. 2 Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Dad. 5 Derogado por Ley 13/2009, de 3 de noviembre


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Dad. 8 Ley 22/2003, de 9 de julio


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La presente disposición ha sido derogada por la Ley 36/2011, de 10 de octubre, re-
guladora de la jurisdicción social.
No obstante, téngase en cuenta lo establecido en las Disposiciones Transitorias con
respecto a las normas aplicables en los procedimientos en tramitación.

La Ley 42/1994, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y de orden


social, autorizó al Gobierno en su disposición final 6ª para que, en el plazo de tres meses
desde la entrada en vigor de la misma, elabore un Texto Refundido del Real Decreto
Legislativo 521/1990, de 27 de abril, por el que se aprueba el texto articulado de la Ley
de Procedimiento Laboral, incorporando al mismo las modificaciones introducidas
por la propia ley antes citada, por la Ley 11/1994, de 19 de mayo, por la que se modifican
determinados artículos del Estatuto de los Trabajadores, del texto articulado de la Ley
de Procedimiento Laboral y de la Ley sobre Infracciones y Sanciones de Orden Social;
por la Ley 14/1994, de 1 de junio, por la que se regulan las empresas de trabajo temporal,
y por la Ley 18/1994, de 30 de junio, por la que se modifica la normativa de elecciones
a los órganos de representación del personal al servicio de las Administraciones pú-
blicas, de la Ley 9/1987, de 12 de junio, modificada por la Ley 7/1990, de 19 de julio.
A tal fin responde el presente Real Decreto Legislativo al que se incorpora, según
el mandato recibido, un Texto Refundido de la Ley de Procedimiento Laboral en el que
se recogen las modificaciones que en el apartado anterior se detallan.
En su virtud, a propuesta del Ministro de Justicia e Interior, previo informe del
Consejo General del Poder Judicial, de acuerdo con el Consejo de Estado y previa
deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 31 de marzo de 1995,
DISPONGO:

Único. Se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Procedimiento Laboral


que se inserta a continuación.

Disposición Derogatoria Única. Quedan derogados el texto articulado de la


Ley de Procedimiento Laboral, aprobado por Real Decreto Legislativo 521/1990, de
27 de abril; el Capítulo II de la Ley 11/1994, de 19 de mayo, sobre modificación de
determinados artículos del Estatuto de los Trabajadores, del texto articulado de la
Ley de Procedimiento Laboral y de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden
Social; la disposición adicional 2ª de la Ley 14/1994, de 1 de junio, por la que se
regulan las empresas de trabajo temporal; la disposición adicional única de la Ley
18/1994, de 30 de junio, por la que se modifica la normativa de elecciones a los
órganos de representación del personal al servicio de las Administraciones públicas
de la Ley 9/1987, de 12 de junio, modificada por la Ley 7/1990, de 19 de julio, y el
13 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

Capítulo V de la Ley 42/1994, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administra-


tivas y de orden social.

Disposición Final Única. El presente Real Decreto Legislativo y el Texto Re-


fundido que aprueba entrarán en vigor el día 1 de mayo de 1995.

LIBRO PRIMERO
PARTE GENERAL

TÍTULO PRIMERO
Del ejercicio de la potestad jurisdiccional

CAPÍTULO PRIMERO
De la jurisdicción

1. Los órganos jurisdiccionales del orden social conocerán de las pretensiones


que se promuevan dentro de la rama social del Derecho en conflictos tanto indivi-
duales como colectivos [1].

2. Los órganos jurisdiccionales del orden social conocerán de las cuestiones


litigiosas que se promuevan [2]:
a) Entre empresarios y trabajadores como consecuencia del contrato de trabajo,
salvo lo dispuesto en la Ley Concursal [3]. [4]
b) En materia de Seguridad Social, incluida la protección por desempleo [5].

[1] Véanse arts. 9.5, 53, 55, 59, 62, 64, 70, 71, 75, 78, 92 y 93 LOPJ, arts. 38, 59 y 60 Ley 38/1988, de 28 de
diciembre, de Demarcación y de Planta Judicial, y art. 26 RD 122/1989, de 3 febrero, por el que se Acuerdan
Medidas para la Efectividad de la Planta Judicial
[2] Véase art. 25 LOPJ
[3] Véanse art. 86ter LOPJ, art. 1.1 ET, art. 45.2 LGSS y disposición adicional 3.1 RD 1331/2006, de 17 no-
viembre, por el que se regula la relación laboral de carácter especial de los abogados que prestan servicios
en despachos de abogados, individuales o colectivos
[4] Dada nueva redacción letra a por disposición final 15 apartado 1 de Ley 22/2003 de 9 julio 2003, con
vigencia desde 01/09/2004
[5] Véanse disposición adicional 6 LRJAP y PAC y arts. 139 a 145bis de la presente Ley
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 14

c) En la aplicación de los sistemas de mejoras de la acción protectora de la Se-


guridad Social incluidos los planes de pensiones y contratos de seguro siempre que
su causa derive de un contrato de trabajo o convenio colectivo [6].
d) Entre los asociados y las Mutualidades, excepto las establecidas por los Co-
legios Profesionales, en los términos previstos en los arts. 64 y siguientes y en la
disposición adicional decimoquinta de la Ley 30/1995, de 8 de noviembre, de Or-
denación y Supervisión de los Seguros Privados, así como entre las fundaciones
laborales o entre éstas y sus beneficiarios, sobre cumplimiento, existencia o decla-
ración de sus obligaciones específicas y derechos de carácter patrimonial, relacio-
nados con los fines y obligaciones propios de esas entidades. [7]
e) Contra el Estado cuando le atribuya responsabilidad la legislación labo-
ral [8].
f) Contra el Fondo de Garantía Salarial, en los casos en que le atribuya respon-
sabilidad la legislación laboral [9].
g) Sobre constitución y reconocimiento de la personalidad jurídica de los sin-
dicatos, impugnación de sus estatutos y su modificación [10].
h) En materia de régimen jurídico específico de los sindicatos, tanto legal como
estatutario, en lo relativo a su funcionamiento interno y a las relaciones con sus
afiliados [11].
i) Sobre constitución y reconocimiento de la personalidad jurídica de las aso-
ciaciones empresariales en los términos referidos de libertad sindical y del derecho
de huelga relativa a los funcionarios públicos y al personal a que se refiere el art. 1.3
a) del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.
j) Sobre la responsabilidad de los sindicatos y de las asociaciones empresariales
por infracción de normas de la rama social del Derecho [12].
k) Sobre tutela de los derechos de libertad sindical [13].
l) En procesos de conflictos colectivos [14].
m) Sobre impugnación de convenios colectivos [15].

[6] Véanse arts. 191 a 194 LGSS


[7] Dada nueva redacción letra d por disposición final 11 apartado 1 de Ley 1/2000 de 7 enero 2000, con
vigencia desde 08/01/2001
[8] Véanse arts. 116 a 119 de la presente Ley
[9] Véanse art. 33 ET y arts. 23 y 24 de la presente Ley
[10] Véanse arts. 165 a 174 de la presente Ley
[11] Véanse art. 3 Ley 19/1977, de 1 abril, sobre regulación del derecho de asociación sindical, y art. 4 LOLS
[12] Véase art. 5 LOLS
[13] Véanse art. 13 LOLS y arts. 175 a 182 de la presente Ley
[14] Véanse art. 25 RDL 17/1977, de 4 marzo, sobre Relaciones de Trabajo, y arts. 151 a 160 de la presente
Ley
[15] Véanse art. 90.5 ET y arts. 161 a 164 de la presente Ley
15 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

n) En procesos sobre materias electorales, incluida la denegación de registro de


actas electorales, también cuando se refieran a elecciones a órganos de representa-
ción del personal al servicio de las Administraciones públicas [16].
ñ) Entre las sociedades cooperativas de trabajo asociado o anónimas laborales
y sus socios trabajadores, por su condición de tales [17].
o) Entre los empresarios y trabajadores como consecuencia del contrato de
puesta a disposición [18].
p) En relación con el régimen profesional, tanto en su vertiente individual como
colectiva, de los trabajadores autónomos económicamente dependientes a los que
se refiere la Ley del Estatuto del Trabajo Autónomo [19]. [20]
q) Respecto de cualesquiera otras cuestiones que les sean atribuidas por normas
con rango de Ley [21]. [22]
1. Cuestiones litigiosas entre empresarios y trabajadores
1.1. Cuestiones previas al contrato de trabajo
Siendo la Jurisdicción Social competente para las cuestiones litigiosas planteadas
entre trabajadores y empresarios como consecuencia del contrato de trabajo, podría
pensarse que cualquier pretensión derivada de los tratos anteriores a la existencia del
contrato, esto es a la existencia de relación laboral (tratos preliminares y culpa in
contrahendo) debiera ser sustanciable ante la Jurisdicción Civil. Sin embargo, como ha
señalado desde siempre la Sala 4ª del TS, los tratos preliminares pueden ser y son
frecuentemente fuente de obligaciones para quienes con su conducta dolosa o culposa
producen un daño a la otra parte que, en virtud del principio de confianza, fundamental
en el tráfico jurídico, llevó acabo determinados gastos o dejó de obtener ciertas ga-
nancias, siendo competencia de la Sala Cuarta el conocimiento de tales cuestiones. Así
(STS 4ª - 02/05/1984); (STS 4ª - 17/02/1986); (STS 4ª - 30/04/1991) y (STS 4ª -
15/03/1991 -EDJ1991/2911-).

[16] Véanse art. 76 ET y arts. 127 a 136 de la presente Ley


[17] Véase art. 87 Ley 27/1999, de 16 julio, de Cooperativas
[18] Véanse arts. 6 a 9 Ley 14/1994, de 1 junio, por la que se regulan las Empresas de Trabajo Temporal, y
art. 15 RD 4/1995, de 13 enero, por el que se desarrolla la Ley 14/1994, de 1 junio, por la que se regulan las
Empresas de Trabajo Temporal
[19] Téngase en cuenta que, según dispone la disposición final 6 Ley 20/2007, de 11 julio, del Estatuto del
trabajo autónomo, esta letra tendrá efectos desde 12 octubre 2007
[20] Dada nueva redacción letra p por disposición adicional 1 apartado 1 de Ley 20/2007 de 11 julio 2007,
con vigencia desde 12/10/2007
[21] Véanse art. 15 Ley 45/1999, de 29 noviembre, sobre el desplazamiento de trabajadores en el marco de
una prestación de servicios transnacional, y art. 33 Ley 31/2006, de 18 octubre, sobre implicación de los
trabajadores en las sociedades anónimas y cooperativas europeas
[22] Añadido letra q por disposición adicional 1 apartado 2 de Ley 20/2007 de 11 julio 2007, con vigencia
desde 12/10/2007
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 16

1.2. Competencia de la Jurisdicción Social respecto de las reclamaciones entre trabaja-


dores y empresarios
1.2.1. Reclamación del reconocimiento de la existencia de relación laboral
La Jurisdicción Social es competente con carácter general, para conocer de cualquier
reclamación planteada entre los trabajadores y sus empresarios, incluida aquéllas que
pretenden precisamente el reconocimiento de la propia existencia de relación laboral.
Es ésta, la existencia de relación laboral, el presupuesto para articular la competencia
del orden Social en estas cuestiones, por lo que es imprescindible repasar los supuestos
que deben darse para que tal relación laboral exista, pues de lo contrario la Jurisdicción
social no será competente para conocer de la reclamación planteada.
1.2.2. Características de la relación laboral
1.2.2.1. Irrelevancia del «nomen iuris»
Ha de partirse de la base de que la naturaleza jurídica de las instituciones viene
determinada por la realidad del contenido que manifiesta su ejecución, que debe pre-
valecer sobre el nomen iuris que errónea o interesadamente puedan darle las partes,
porque «los contratos tienen la naturaleza que se deriva de su real contenido obliga-
cional, independientemente de la calificación jurídica que les den las partes; de modo
que a la hora de calificar la naturaleza laboral o no de una relación debe prevalecer
sobre la atribuida por las partes, la que se derive de la concurrencia de los requisitos
que determinan la laboralidad y de las prestaciones realmente llevadas a cabo». Así,
últimamente (STS 4ª - 20/03/2007 - 747/2006 -EDJ2007/29028-); (STS 4ª - 07/11/2007
- 2224/2006 -EDJ2007/206263-); (STS 4ª - 27/11/2007 - 2211/2006 -EDJ2007/243308-);
(STS 4ª - 12/12/2007 - 2673/2006 -EDJ2007/243344-); (STS 4ª - 12/02/2008 - 5018/2005
-EDJ2008/90871-); y (STS 4ª - 22/07/2008 - 3334/2007 -EDJ2008/178568-).
1.2.2.2. Dependencia o ajenidad
«(...) aparte de la presunción "iuris tantum" de laboralidad que el art. 8.1 ET
-EDL1995/13475- atribuye a la relación existente entre quien presta un servicio retri-
buido y quien lo recibe, el propio Estatuto, en su art. 1.1 -EDL1995/13475-, delimita,
desde el punto de vista positivo, la relación laboral, calificando de tal la prestación de
servicios con carácter voluntario cuando concurran, además de dicha voluntariedad,
tres notas que también han sido puestas reiteradamente de manifiesto por la jurispru-
dencia, cuales son, "la ajenidad en los resultados, la dependencia en su realización y la
retribución de los servicios".» En este sentido también, entre otras muchas, la (STS 4ª
- 19/07/2002 - 2869/2001 -EDJ2002/32077-) y (STS 4ª - 03/05/2005 - 2606/2004
-EDJ2005/83753-).
«La configuración de las obligaciones y prestaciones del contrato del arrendamiento
de servicios regulado en el Código Civil -EDL1889/1- no es incompatible con la del
17 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

contrato de trabajo propiamente dicho, "al haberse desplazado su regulación, por evo-
lución legislativa, del referido Código a la legislación laboral actualmente vigente". "En
efecto, en el contrato de arrendamiento de servicios el esquema de la relación contrac-
tual es un genérico intercambio de obligaciones y prestaciones de trabajo con la con-
trapartida de un 'precio' o remuneración de los servicios. En el contrato de trabajo
dicho esquema o causa objetiva del tipo contractual es una especie del género anterior
que consiste en el intercambio de obligaciones y prestaciones de trabajo dependiente
por cuenta ajena a cambio de retribución garantizada. Así, pues, cuando concurren,
junto a las notas genéricas de trabajo y retribución, las notas específicas de ajenidad
del trabajo y de dependencia en el régimen de ejecución del mismo nos encontramos
ante un contrato de trabajo, sometido a la legislación laboral".» (STS 4ª - 27/11/2008 -
3599/2006).
1.2.2.3. Prestación personalísima
La prestación laboral es intuito personae: al empresario no le es indiferente quien
preste los servicios, por ello cuando el supuesto trabajador puede designar su sustituto
sin contar con el empresario, ello significa normalmente la inexistencia de relación
laboral y por ende la incompetencia del orden social para conocer de las reclamaciones
entre ellos formuladas. No obstante esta afirmación tiene excepciones, por ejemplo
cuando el contrato contiene previsión de sustituciones o «suplencias del odontólogo
en las licencias y otros supuestos singulares (...), [pero] las sustituciones o suplencias
son la excepción y no la regla en la relación de servicios concertada entre el médico
demandante y la entidad de asistencia sanitaria demandada, al limitarse aquéllas a los
supuestos de imposibilidad o incapacidad de trabajo, con exigencia expresa de permiso
de dicha entidad.» (STS 4ª - 27/11/2007- 2211/2006 -EDJ2007/243308-), o por ejemplo
en el caso de la (STS 4ª - 20/09/1995 - 1463/1994 -EDJ1995/4772-), en la que la Sala se
inclinó también por la calificación de laboralidad de la relación de servicios de la di-
rectora de en un centro sanitario, justificando la designación del suplente por la propia
directora durante los períodos de vacaciones con base precisamente en la alta cualifi-
cación técnica de la misma.)
En sentido contrario, justificadamente, la (STS 4ª - 22/01/2001 - 1860/2000
-EDJ2001/256-), en la que se llegó a una conclusión negativa a la calificación como
laboral de una relación de servicios médicos [en igual sentido la (STS 4ª - 09/12/2004
- 5319/2003 -EDJ2004/234947-)] ya que: «a) se reconocía al médico una facultad de
decidir su sustitución en los servicios médicos por otro facultativo, y no una mera
previsión excepcional de suplencia; b) el régimen horario de prestación de los servicios
lo fijaba el médico y no la empresa, que se limitaba a excluir una determinada franja
de horas; y c) la forma de retribución concertada era, según se dice, la iguala, esto es,
de acuerdo con el diccionario de la RAE, "el convenio entre médico y cliente por el que
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 18

aquél presta a éste sus servicios mediante una cantidad fija anual en metálico o en
especie".».
Si bien como acabamos de ver, tradicionalmente se ha venido sosteniendo que la
libertad de horario y la sustitución por otro trabajador eran síntomas de la inexistencia
de relación laboral, la sentencia 4ª - 20/07/2010 - 3344/2009 -EDJ2010/185131- ha
matizado esa doctrina, para señalar, en el caso de una limpiadora contratada por una
mercantil, que «(...) no desvirtúa la laboralidad la no prestación de servicios a tiempo
completo o en régimen de exclusividad; y (...) como señala la doctrina de esta Sala, la
sustitución esporádica por familiares no implica, en el tipo de trabajo contratado au-
sencia del carácter personal de la prestación.»
1.2.2.4. Zonas grises de la relación laboral y por ende de la competencia de esta jurisdic-
ción
1.2.2.4.1. El arrendamiento de servicios
La configuración de las obligaciones y prestaciones del contrato de arrendamiento
de servicios regulado en el Código Civil, no es incompatible con la del contrato de
trabajo propiamente dicho «al haberse desplazado su regulación, por evolución legis-
lativa, del referido Código a la legislación laboral actualmente vigente» (STS 4ª -
07/06/1986 -EDJ1986/3902-).
«En el contrato de arrendamiento de servicios el esquema de la relación contractual
es un genérico intercambio de obligaciones y prestaciones de trabajo con la contra-
partida de un "precio" o remuneración de los servicios; en el contrato de trabajo dicho
esquema o causa objetiva del tipo contractual es una especie del género anterior que
consiste en el intercambio de obligaciones y prestaciones de trabajo dependiente por
cuenta ajena a cambio de retribución garantizada; cuando concurren, junto a las notas
genéricas de trabajo y retribución, las notas específicas de ajenidad del trabajo y de
dependencia en el régimen de ejecución del mismo nos encontramos ante un contrato
de trabajo, sometido a la legislación laboral» (STS 4ª - 27/11/2007 - 2211/2006
-EDJ2007/243308-).
1.2.2.4.2. Los becarios
«(...) tanto en la beca como en el contrato de trabajo se da una actividad que es
objeto de una remuneración, de ahí la zona fronteriza entre ambas instituciones. Las
becas son en general asignaciones dinerarias o en especie "orientadas a posibilitar el
estudio y formación del becario". (...) si bien el perceptor de una beca realiza una ac-
tividad que puede ser entendida como trabajo y percibe una asignación económica en
atención a la misma, por el contrario, aquel que concede la beca y la hace efectiva no
puede confundirse nunca con la condición propia del empresario ya que no incorpora
el trabajo del becario a su patrimonio, circunstancia esencial a la figura del empresario
(...) el becario, que ha de cumplir ciertas tareas, no las realiza en línea de contrapres-
19 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

tación, sino de aportación de un mérito para hacerse acreedor de la beca y disminuir


así la carga de onerosidad que la beca representa, por lo que con ésta se materializa un
compromiso que adquiere el becario y que no desvirtúa la naturaleza extralaboral de
la relación existente. De ahí que la clave para distinguir entre beca y contrato de trabajo
sea que la finalidad perseguida en la concesión de becas no estriba en beneficiarse de
la actividad del becario, sino en la ayuda que se presta en su formación (...) De ahí que
las labores encomendadas al becario deben estar en consonancia con la finalidad de la
beca y, si no es así y las tareas que se le ordena realizar integran los cometidos propios
de una categoría profesional, la relación entre las partes será laboral.» (STS 4ª -
29/05/2008 - 4247/2006 -EDJ2008/111768-).
1.2.2.4.3. Peritos-tasadores
STS 4ª - 06/10/2005 - 2224/2004 -EDJ2005/166179-, con cita de las STS 4ª -
10/07/2000 - 4121/1999 -EDJ2000/36194-, STS 4ª - 14/03/2005 - 2208/2004
-EDJ2005/37514- resume la doctrina de la Sala acerca de la profesión de «tasadores de
seguros» y a la calificación de su relación con las Compañías de Seguros para las que
prestan sus servicios diciendo que «el trabajo de valoración de daños de los peritos
tasadores de seguros, como otros muchos de carácter profesional, puede realizarse
tanto en régimen laboral (contrato de trabajo) como en régimen de ejercicio libre
(arrendamiento de servicios). (...) La línea divisoria entre una y otra opción está en lo
que la jurisprudencia llamó "integración en el círculo rector y disciplinario del empre-
sario", concepto que en la legislación vigente se formula como "servicios (...) dentro del
ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica" (art. 1.1 ET
-EDL1995/13475-), y que la doctrina científica denomina nota o criterio de "depen-
dencia". Pues bien, en el caso hoy enjuiciado resaltan datos de hecho determinantes de
la concurrencia del dicho requisito: el actor debía acudir diariamente a la empresa y
realizar las tasaciones que se le ordenaba, sin que tuviera la facultad de rechazarlas, ni
la de imponer su criterio cuando era diferente de la del Jefe de peritos. Era la empresa
la que asignaba las zonas de trabajo y retribuía los servicios prestados mediante el pago
de sumas por ella unilateralmente establecidas. Las vacaciones las fijaba el jefe de peritos
de la empresa. Son todas estas circunstancias determinantes de la existencia de la de-
pendencia que el art. 1.1 del Estatuto de los Trabajadores exige para calificar como
laboral una relación jurídica entre partes.».
1.2.2.4.4. Agentes de seguros y subagentes
«(...) la resolución del tema debatido pasa por el análisis de la naturaleza de la
relación de los Subagentes con el Agente de Seguros, y si la misma tiene también na-
turaleza mercantil o si por el contrario la relación es laboral (...). La tesis de la sentencia
recurrida y por tanto también la de las empresas demandadas, es que teniendo natu-
raleza mercantil la relación jurídica de los mediadores de seguros privados en el ejer-
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 20

cicio de su profesión y las entidades aseguradoras y reasegurados, esto es de los deno-


minados Agentes de Seguros, pues así resulta del art. 4 del RDLeg. 1347/1985
-EDL1985/9003- y art. 7.1 de la Ley 9/1992 -EDL1992/15188-, que admiten la figura
del Subagente, en su art. 12 -EDL1992/15188-, y 7.3 -EDL1992/15188-, respectiva-
mente, también la relación de éste es mercantil; dicha tesis con carácter absoluto no
puede aceptarse; es cierto que en este último precepto se dice que los Agentes de Seguros
podrán utilizar los servicios de subagentes que colaboren con ellos en la formación y
mediación de seguros en los términos que se acuerda en el contrato de agencia de
seguros, y que también se dice que estarán sometidos a idénticas incompatibilidades,
pero de aquí no puede deducirse, con carácter general que su actividad tenga naturaleza
mercantil, ya que ello dependerá de cada caso en concreto, ya que pueden realizar, por
ejemplo, otros trabajos que no sean los propios de subagentes (...); a la vista de lo
anterior, y como ya se ha dicho, hay que entrar en el examen de los datos fácticos
concurrentes en este caso, para determinar la naturaleza mercantil o laboral de la re-
lación; pues bien, como en el de autos, consta que el actor, prestaba sus servicios de
forma voluntaria, personal y remunerada, por cuenta tanto de la empresa "Altai, SA",
que asumía funciones de intermediadora entre la "Aseguradora Aegón" y el tomador
del seguro, como de esta última, dentro del ámbito de organización y dirección de
ambas, siendo titular la segunda del 100% de las acciones de la primera, estando con-
fundidos los medios materiales y humanos de ambas, percibiendo una remuneración
fija mensual de 200.000 ptas., extremo admitido como cierto por los demandados en
el acto del juicio, la conclusión que se extrae es que la relación con ambas demandadas
tiene naturaleza laboral, al concurrir los requisitos exigidos en el art. 1.1 del ET
-EDL1995/13475-, antes enumerados.» (STS 4ª - 16/02/1998 - 1636/1997
-EDJ1998/1596-).
Por su parte la sentencia 4ª - 21/06/2011 - 2355/2010 -EDJ2011/166988-establece
que cuando el trabajador es contratado como agente afecto de seguros pero sus tareas
consisten esencialmente en el cobro de pólizas, con datos claros de dependencia (pues
aunque no hay horario es la empresa la que encarga mensualmente el trabajo dentro
de la zona, hay presencia periódica en el establecimiento empresarial, tiene que parti-
cipar en las reuniones de coordinación y actividades formativas, está obligada a justi-
ficar las bajas y recibe instrucciones de la dirección, siendo amonestada cuando hay
quejas de los clientes), entonces hay verdadera relación laboral.
1.2.2.4.5. Agentes de comercio
«La nota que diferencia al representante de comercio, sometido a la relación laboral
especial (...) de quien asume el papel de agente como consecuencia de la válida cele-
bración de un contrato de agencia, radica esencialmente en la dependencia, la que ha
de presumirse excluida, con consecuencias eliminatorias de la laboralidad, cuando
aquel que por cuenta de una o varias empresas se dedica a promover o a promover y
21 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

concluir, actos u operaciones de comercio, despliega dicha actividad en términos de


independencia, circunstancia ésta que ha de entenderse concurrente en aquellos su-
puestos en que, al asumir dichas funciones, queda facultado para organizar su actividad
profesional y el tiempo que fuera a dedicar a la misma, conforme a sus propios criterios,
sin quedar sometido, por tanto, en el desenvolvimiento de su relación, a los que pudiera
impartir en tal aspecto la empresa por cuya cuenta actuare. Siendo ello así deviene
evidente que la relación traída al proceso no es incardinable en la laboral especial antes
citada, dado que, como figura en la ya inalterable versión judicial de los hechos, la parte
recurrida, al desarrollar el contrato de agencia que concertó, actuó con plena inde-
pendencia funcional, rigiendo por sus propios criterios su actividad y el tiempo dedi-
cado a la misma, limitándose las instrucciones recibidas a materias imprescindibles
para el correcto desenvolvimiento de su actividad, cual era la fijación del precio de los
productos correspondientes a la intermediación que hacía.» (STS 4ª - 02/07/1996 -
454/1996 -EDJ1996/4079-).
1.2.2.4.6. Profesiones liberales y profesión médica
STS 4ª - 12/02/2008 - 5018/2005 -EDJ2008/90871-, recaída en un supuesto de
odontólogos que prestan servicios en una clínica franquiciada por una conocida red
de clínicas recuerda que: «En el caso de las profesiones liberales, son indicios contrarios
a la existencia de laboralidad la percepción de honorarios por actuaciones o servicios
fijados de acuerdo con indicaciones corporativas (STS 15-4-1990 y 3-4-1992
-EDJ1992/3254-) o la percepción de igualas o cantidades fijas pagadas directamente
por los clientes (STS 22-1-2001 -EDJ2001/256-); en cambio, la percepción de una re-
tribución garantizada a cargo no del paciente sino de la entidad de asistencia sanitaria
en función de una tarifa predeterminada por actos médicos realizados (STS 7-6-1986
-EDJ1986/3902-) o de un coeficiente por el número de asegurados atendidos o aten-
dibles, constituyen indicios de laboralidad (...) tanto en la profesión médica como en
general en las profesiones liberales la nota de la dependencia en el modo de la prestación
de los servicios se encuentra muy atenuada e incluso puede desaparecer del todo a la
vista de las exigencias deontológicas y profesionales de independencia técnica que ca-
racterizan el ejercicio de las mismas (STS 11-12-1989 -EDJ1989/11094-).» En el mismo
sentido, (STS 4ª - 19/06/2007 - 4883/2005 -EDJ2007/144139-); (STS 4ª - 10/07/2007 -
1412/2006 -EDJ2007/144166-); (STS 4ª - 27/11/2007 - 2211/2006 -EDJ2007/243308-);
(STS 4ª - 12/12/2007 - 2673/2006 -EDJ2007/243344-) y (STS 4ª - 12/02/2008 -
5018/2005 -EDJ2008/90871-).
La profesión de abogado, que aunque tradicionalmente ha sido concebida como
profesión liberal, en ocasiones, atendiendo a la forma de prestación de servicios, apa-
recía revestida de las notas legalmente exigibles para ser considerada relación laboral
común, es hoy en todo caso una relación laboral de carácter especial según lo previsto
en el RD 1331/2006, de 17 noviembre 2006 -EDL2006/287638-.
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 22

1.2.2.4.7. Es competencia de la Jurisdicción laboral por existir relación laboral los litigios
entre un actor de doblaje y la empresa que le contrata sin que a ello sea obstáculo ni la
ausencia de exclusividad ni que conserven los derechos de autor
Así lo han establecido, entre otras, STS 4ª - 16/07/2010 - 3391/2009
-EDJ2010/196298-; STS 4ª - 19/07/2010 - 1623/2009 -EDJ2010/213763-, STS 4ª -
19/07/2010 - 2233/2009 -EDJ2010/213764- y STS 4ª - 19/07/2010 - 2830/2009
-EDJ2010/201556-.
1.2.2.5. Situaciones complejas y su repercusión en la competencia del orden social
1.2.2.5.1. Trabajador y socio de la sociedad
«(...) la Sentencia de 18 marzo 1991 -EDJ1991/3003- ya precisó que en principio
cabe admitir la dualidad de relaciones -la cambiaria de carácter laboral y la asociativa-
siempre que ambas tengan sustantividad propia y la aportación a la sociedad no integre
precisamente la prestación de servicios que constituiría el objeto propio del contrato
de trabajo», lo que no puede suceder en las sociedades capitalistas, y añade que «salvo
en casos de simulación o supuestos especiales en los que se pierde la nota de ajenidad
-Sentencia de 27 junio 1989 -EDJ1989/6573--, esa dualidad no suscita por lo general
problemas de calificación en las sociedades anónimas y tampoco en las sociedades de
responsabilidad limitada, salvo que el trabajo se realice como prestación accesoria».
Aquí no concurre ninguna de estas dos excepciones. Aunque se trata de una sociedad
de responsabilidad limitada, no hay ningún dato que permita establecer que la pres-
tación de trabajo que viene realizándose desde hace muchos años (...) se haya confi-
gurado como una prestación accesoria y, por otra parte, la participación de los actores
se mantiene en "porcentajes minoritarios" (en torno al 15%) muy por debajo de los que
la doctrina de la Sala, a partir de la Sentencia de 29 enero 1997 -EDJ1997/323-, considera
indicativos a efectos de la pérdida de la ajenidad. En dos Sentencias recientes -las de
14 abril 1997 -EDJ1997/3663- y 11 noviembre 1997 -EDJ1997/9896-- se reconoce la
ajenidad y el carácter laboral de la relación en supuestos en que la participación social
era superior a la de los demandantes en este proceso. La misma solución se encuentra
en la Sentencia de 14 junio 1994 -EDJ1994/5328-.» (STS 4ª - 14/10/1998 - 4564/1997
-EDJ1998/22787-).
No obstante lo anterior, continúa la sentencia citada : «el desempeño de la admi-
nistración social puede afectar a la nota de dependencia, ya que no es normal que quien
tiene atribuida, personalmente o por su pertenencia a un órgano colegiado, la dirección
y representación de la sociedad pueda realizar al mismo tiempo un trabajo subordinado
para la misma (...) la Sala ha aceptado en determinados supuestos la compatibilidad
entre relación laboral y el desempeño de cargos de administración social, lo que, por
otra parte, responde al sentido literal del artículo 1.3, c) del Estatuto de los Trabajadores
-EDL1995/13475-, que sólo excluye la actividad que se limite pura y simplemente a la
23 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

administración social. Así la Sentencia de 22 febrero 1988 -EDJ1988/1452- tiene en


cuenta, para mantener esa conclusión, la carrera profesional de quien ha trabajado en
la empresa durante un prolongado período de su vida laboral como oficial y jefe ad-
ministrativo y ha conservado esta condición tras su incorporación al órgano de admi-
nistración social. El mismo criterio aplica la Sentencia de 24 octubre 1988
-EDJ1988/8349-, que admite la posibilidad de la concurrencia de "dos condiciones
diferenciadas, la de administradores (...) y la de trabajadores". Por su parte, la Sentencia
de 18 marzo 1991 -EDJ1991/3003- acepta también la relación como jefe de producción
de quien al mismo tiempo es Consejero Delegado de una sociedad de responsabilidad
limitada, integrada por él y otros dos socios que también trabajaban en la empresa (...)
Lo que estas resoluciones ponen de relieve es que la compatibilidad en estos casos
depende de que la estructura del gobierno real de la sociedad y el carácter de la pres-
tación de trabajo permitan configurar la independencia de ésta frente a la atribución
-en muchos casos formal en términos reales de poder- del cargo de administración
social. Esto es lo que ocurre normalmente en «las sociedades de trabajadores» cuyo
modelo institucional -las llamadas sociedades laborales- admite naturalmente la com-
patibilidad de la condición de socio trabajador y administrador social» (STS 4ª -
14/10/1998 - 4564/1997 -EDJ1998/22787-).
1.2.2.5.2. Alto cargo y miembro del órgano de dirección
«Las sentencias de 21 de enero -EDJ1991/495-, 13 mayo -EDJ1991/5019- y 3 junio
-EDJ1991/5827- y 18 junio 1991 -EDJ1991/6525-, 27-1-92 (rec. 1368/1991)
-EDJ1992/657- y 11 de marzo de 1994 (rec. 1318/1993) -EDJ1994/2224- han estable-
cido que en supuestos de desempeño simultáneo de actividades propias del Consejo
de administración de la Sociedad, y de alta dirección o gerencia de la empresa, lo que
determina la calificación de la relación como mercantil o laboral, no es el contenido de
las funciones sino la naturaleza de vínculo, por lo que si existe una relación de inte-
gración orgánica, en el campo de la administración social, cuyas facultades se ejercitan
directamente o mediante delegación interna, la relación no es laboral, sino mercantil,
lo que conlleva a que, como regla general, sólo en los casos de relaciones de trabajo, en
régimen de dependencia, no calificables de alta dirección, sino como comunes, cabría
admitir el desempeño simultáneo de cargos de administración de la Sociedad y de una
relación de carácter laboral», recuerda la (STS 4ª - 26/12/2007 - 1652/2006
-EDJ2007/344056-).
1.2.2.5.3. Socio trabajador de cooperativa
La STS 4ª - 20/11/2006 - 4176/2005 -EDJ2006/311920- recuerda que la relación del
socio trabajador con la cooperativa a la que pertenece es una relación jurídica dual, que
en su vertiente laboral es competencia de la jurisdicción Social, pero que en las facetas
propias de su relación societaria el conocimiento de las cuestiones litigiosas corres-
ponde al orden Civil.
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 24

1.2.2.5.4. Transportistas con autorizaciones administrativas


Téngase presente que según reza la Disposición Adicional undécima
-EDL2007/58349- (Trabajadores autónomos del sector del transporte) de la Ley del
Estatuto del Trabajo Autónomo: «De conformidad con lo dispuesto en el artículo 1.3
g) del Texto Refundido del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por Real Decreto
Legislativo 1/1994, de 24 de marzo -EDL1995/13475-, se consideran incluidas en el
ámbito regulado por la presente Ley las personas prestadoras del servicio del transporte
al amparo de autorizaciones administrativas de las que sean titulares, realizada me-
diante el correspondiente precio con vehículos comerciales de servicio público cuya
propiedad o poder directo de disposición ostenten, aun cuando dichos servicios se
realicen de forma continuada para un mismo cargador o comercializador. En este caso,
serán trabajadores autónomos económicamente dependientes a los que se refiere el
artículo 1.2 d) de la presenten Ley -EDL2007/58349- aquellos que cumplan con lo
dispuesto en el artículo 11.1 y 11.2 a) de la misma -EDL2007/58349-.».
El Tribunal Constitucional en sentencia 187/2001 - 3992/1997 -EDJ2001/29681-
estableció que la diferencia de régimen jurídico del art. 1.3 g) del ET -EDL1995/13475-
no es discriminatoria, destacando el Tribunal Supremo que: «El interrogante sobre el
cumplimiento en la regulación del art. 1.3.g. ET del requisito de coherencia con el
criterio general de laboralidad constituido por las notas de ajenidad, dependencia y
retribución salarial se ha de despejar en sentido afirmativo. El criterio de la autorización
administrativa exigido a los transportistas con vehículo propio a partir de un cierto
tonelaje refleja la importancia del medio de transporte en el desarrollo de la actividad,
que es indicativa a su vez del carácter por cuenta ajena o por cuenta propia del servicio
de transporte realizado.» (STS 4ª - 18/07/1996 - 2674/1995 -EDJ1996/5322-).
En definitiva, no habrá relación laboral ni será competente la jurisdicción social en
los casos en que el transportista sea propietario o poseedor de vehículo de una Masa
Máxima Autorizada (MMA) superior a los 2000 Kg. y titular de tarjeta de transporte
o autorización administrativa, independientemente de la concreta forma en la que se
presten los servicios (STS 4ª - 28/03/2011 - 40/2010 -EDJ2011/91331-).
1.2.2.6. Litigios entre diversas clases de «empleados» y sus empresas, excluidos de la
competencia del orden social de la jurisdicción
1.2.2.6.1. Funcionarios
«(...) la reiterada jurisprudencia de esta Sala declarativa de que el orden social de la
jurisdicción es incompetente si los demandantes cuando se formule la pretensión que
constituya el objeto de la litis ostentan la condición de funcionarios interinos, se atienda
bien al momento de ejercicio de la reclamación previa (STS/IV 22-XI-1996
-EDJ1996/8291-) o a la fecha de presentación de la demanda o a la del juicio (STS/IV
20-II-1996 -EDJ1996/1395-), de no existir dato alguno revelador de que aquéllos no
25 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

hubieran aceptado dicho nombramiento o hubieran renunciado a tal atribuida con-


dición funcionarial. Se argumenta, en general, que la relación funcionarial se inserta
típica y exclusivamente en el ámbito jurídico administrativo y que si alguna irregula-
ridad hubiere habido en el acceso de los actores a la condición de funcionarios interinos
tras haber prestado servicios laborales ello no podría ser resuelto más que por la juris-
dicción contencioso-administrativa» (STS 4ª - 19/06/1998 - 4731/1997
-EDJ1998/16270-).
La STS 4ª - 27/02/2009 - 955/2008 -EDJ2009/42694- referida a las diferencias re-
tributivas entre funcionarios y laborales que prestan servicios en la misma adminis-
tración pública concluye que «(...) la existencia de una regulación diferenciada entre
funcionarios públicos y trabajadores, de carácter administrativo la de los primeros y
de naturaleza laboral la de los segundos comporta diversidad que justifica un distinto
tratamiento retributivo (STC 57/1982 - 27/07/1982 -EDJ1982/57- y STC 90/1984 -
05/10/1984 -EDJ1984/90-).».
Y la falta de jurisdicción del orden Social para conocer de las cuestiones conten-
ciosas que planteen los funcionarios, ya titulares o interinos, alcanza incluso respecto
de la pretensión de que se declare laboral un periodo anterior y ya extinguido, como
recuerda por ejemplo (STS 4ª - 31/03/2009 - 2094/2008 -EDJ2009/92559-), reiterando
doctrina contenida en (STS 4ª - 30/03/2009 - 1910/2008 -EDJ2009/72861-); (STS 4ª -
30/03/2009 - 1626/2008 -EDJ2009/101825-); (STS 4ª - 30/03/2009 - 2452/2008
-EDJ2009/101827-); (STS 4ª - 31/03/2009 - 1610/2008 -EDJ2009/92566-); (STS 4ª -
31/03/2009 - 2013/2008 -EDJ2009/72870-); (STS 4ª - 31/03/2009 - 2092/2008
-EDJ2009/92548-); (STS 4ª - 31/03/2009 - 1825/2008 -EDJ2009/101829-); (STS 4ª -
06/04/2009 - 1611/2008 -EDJ2009/63154-); (STS 4ª - 06/04/2009 - 1900/2008
-EDJ2009/56520-) y (STS 4ª - 06/04/2009 - 2090/2008 -EDJ2009/72855-) (...). La mera
declaración del carácter laboral de la relación tiene consecuencias laborales efectivas
cuando la relación entre las partes está vigente. Pero, desde el momento en que esa
relación quedó extinguida hace varios años, el conflicto actual ya no se produce entre
un empresario y un trabajador, salvo que ese conflicto tuviese por objeto el cumpli-
miento de alguna obligación derivada del vínculo que existió entre las partes y que
pudiese ahora ser justiciable, como sería el caso, por ejemplo, de una responsabilidad
en materia de Seguridad Social respecto a una prestación causada después de extinguido
el contrato de trabajo».
No obstante todo lo expuesto, para un caso de nombramiento por un Ayuntamiento
como personal eventual del art. 12 del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP)
-EDL2007/17612-, en el que tras sucesivos contratos temporales, no hubo variación de
las funciones pese a tal nombramiento y además no se constató la realización de fun-
ciones de confianza o asesoramiento que exige ese precepto, el Tribunal Supremo 4ª -
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 26

20/10/2011 - 4340/2010 -EDJ2011/270719- ha afirmado la competencia de la Jurisdic-


ción Social.
1.2.2.6.2. Personal vinculado mediante contratos administrativos
«(...) se planteó siempre el problema acerca de si las distintas Administraciones
Públicas podían contratar personal a su servicio por la vía de la contratación adminis-
trativa al amparo de la excepción prevista en aquella Ley para la Reforma de la Función
Pública -EDL1984/9077-, y posteriormente en Ley de Contratos de las Administra-
ciones Públicas, que en su versión original del año 1995 -Ley 13/1995, de 18 de mayo-
en cuanto que ésta preveía como posible la contratación por parte de las Administra-
ciones Públicas de los trabajos "de consultoría y asistencia, los de servicios y los trabajos
específicos y concretos no habituales que celebre la Administración" conforme al de-
talle establecido en los arts 197 y sgs de aquella disposición legal -EDL1995/14148-.»
(STS 4ª - 30/04/2007 - 1804/2006 -EDJ2007/36202-).
El problema, como recuerda el Alto Tribunal y continúa diciendo la Sentencia ci-
tada (STS 4ª - 30/04/07 - 1804/2006 -EDJ2007/36202-), «se planteó tradicionalmente
en la distinción entre lo que pudiera entenderse por "trabajos específicos y concretos
no habituales" que excepcionalmente podía llevar a cabo la Administración cuando
para realizarlos contrataba personas individuales, y lo que era un contrato de trabajo,
puesto que aquellos trabajos podían confundirse con los que podían realizar personas
individuales en régimen de contratación laboral. (...) la procedencia de esta contrata-
ción administrativa queda condicionada a la concurrencia del presupuesto que la ha-
bilita, es decir, a que se refiera "a la realización de un trabajo específico, concreto y no
habitual (...) y tal tipo de contrato no concurre cuando lo que se contrata no es un
producto específico que pueda ser individualizado de la prestación de trabajo que lo
produce -un estudio, un proyecto, un dictamen profesional, como precisaba el art. 6.1
de la Ley articulada de Funcionarios Civiles -EDL1964/138--, sino una actividad en sí
misma y esto es lo que sucede en el presente caso, en que lo que se ha contratado no es
ninguna obra o resultado que pueda objetivarse sino la actividad de la actora como
profesora que se ha prestado, como no podía ser menos, bajo la dirección y control de
los órganos competentes de la Administración» (STS 4ª - 30/04/2007 - 1804/2006
-EDJ2007/36202-), reiterando doctrina contenida en (STS 4ª - 19/05/2005 - 2464/2004
-EDJ2005/90318-).
«La legislación acerca de la posible contratación de personas para realizar obras o
servicios por parte de la Administración no ha sido modificada en lo que afecta a la
normativa sobre contratación personal, pero sí que ha sido modificada en lo que se
refiere el régimen administrativo de la contratación. En este sentido, la Ley 13/1995
fue modificada por la Ley 53/1999, de 28 de diciembre -EDL1999/63949-, en la que,
curiosamente, se suprimió la posibilidad de celebración de "contratos para la realiza-
ción de trabajos específicos y concretos no habituales" que antes figuraba como una
27 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

posibilidad de contratación administrativa en el apartado 4 del art. 197 en el texto de


1995 -EDL1995/14148-, y dicha supresión se ha mantenido en el Texto Refundido
vigente de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, aprobado por Real
Decreto Legislativo 2/2000, de 16 de junio -EDL2000/83354-. Ante esta situación no
solo procede mantener la tesis de la Sala sino que la misma queda reforzada en tanto
en cuanto puede afirmarse que la contratación administrativa ya no ha previsto la
posibilidad de una contratación de actividades de trabajo en sí misma consideradas
sino sólo en atención a la finalidad o resultado perseguido» (STS 4ª - 30/04/2007 -
1804/2006 -EDJ2007/36202-).
«(...) se ha seguido criterio favorable a la competencia del orden jurisdiccional social
cuando se trata de conocer de irregularidades en la contratación administrativa que
formalmente unía a las partes, incluso cuanto todos los contratos formalizados entre
las partes revestían pretendida forma administrativa (STS/IV 27-IV-1998
-EDJ1998/4364-). En esta línea puede invocarse la STS/IV 26-X-1992 (recurso
5561/1991) -EDJ1992/10439- y, más recientemente, la STS/IV 2-II-1998 (recurso
575/1997 -Sala General) -EDJ1998/292-, seguida por las de 10-II-1998 (recurso
2212/1997) -EDJ1998/1310- y 27-IV-1998 (recurso 2865/1997) -EDJ1998/4364-. En
concreto, en la citada sentencia de Sala General, se asume la competencia del orden
jurisdiccional social aun cuando en el momento de la interposición de la demanda el
actor estaba unido a la Administración demandada mediante contrato administrativo
formulado al pretendido amparo del Real Decreto 1465/1985 de 17-VII
-EDL1985/8857-, y, entrando en el fondo del asunto, se argumenta que esta norma solo
da cobertura legal al contrato celebrado entre la Administración y una persona física
en la realización de un trabajo específico y concreto y no habitual, pero no cuando las
funciones que se vienen realizando son permanentes y habituales en el centro de tra-
bajo, calificando, en tal caso, de laboral la relación que unía a las partes independien-
temente de su forma» (STS 4ª - 19/06/1998 - 4731/1997 -EDJ1998/16270-).
La Sala Cuarta del Tribunal Supremo en sentencia 4ª - 13/07/2010 - 3142/2009
-EDJ2010/185101- ha considerado correctos los contratos temporales administrativos
celebrados al amparo de R.D. 1560/1995 -EDL1995/15640-, que desarrolla el artículo
33.2 de la L.O. 1/1990 -EDL1990/14676-, con profesoras especialistas en el ámbito
específico y especializado de la expresión corporal aplicada al lenguaje de signos, mó-
dulo de psicología de las personas sordas y sordo ciegas, módulo de sistema de signos
internacional y módulo de interpretación de personas sordo ciegas, ya que el bloque
normativo aplicable a esa modalidad de contratación administrativa remite a la juris-
dicción contencioso-administrativa para resolver las controversias que puedan surgir,
por lo que no se trata de relación laboral.
1.2.2.6.3. Personal estatutario
Aunque el personal estatutario (personal al servicio de las Entidades Gestoras de la
SS y de los diferentes servicios de Salud) ha sido durante muchos años asimilado al
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 28

personal laboral, a efectos competenciales de la Jurisdicción Social, pese a las claras


diferencias existentes entre amos colectivos y la enorme proximidad del personal es-
tatuario al personal funcionario, hoy ha quedado fuera de la Jurisdicción social tras el
(ATS-Sala Conflictos de Competencia-20/06/2005 - 48/2004 -EDJ2005/127450-), y que
se reiteró en el (ATS-Sala Conflictos de Competencia-24/01/2006 - 43/2005
-EDJ2006/6533-), doctrina también seguida por la Sala Cuarta en las resoluciones pos-
teriores de Sala General o Pleno (STS 4ª - 16/12/2005 - 39/2004 -EDJ2005/225624-);
(STS 4ª - 16/12/2005 - 199/2004 -EDJ2005/250632-) o (STS 4ª - 21/12/2005 - 4758/2004
-EDJ2005/250646-).
1.2.2.6.4. Selección de personal de nuevo ingreso en la Administración. Bolsas de trabajo
en la Administración
«La cuestión relativa a las bolsas de trabajo en la Administración Pública, en pala-
bras de nuestra sentencia de 7 de febrero de 2003 (Rec. 1585/02) -EDJ2003/258488-,
"había sido resuelta por esta Sala de manera contradictoria, hasta que, para unificar
criterios y dar una respuesta uniforme a estos supuestos, se convocó la Sala General
que emitió dos sentencias, ambas de 14 de octubre de 2000 (recursos 3647/1998
-EDJ2000/33438- y 5003/1998 -EDJ2000/36280-), en las que se acogió la tesis que ya
había sostenido la Sala de Conflictos de este Tribunal en sus autos de 6 de marzo de
1.996 y 26 de junio de 1.998" La doctrina unificada por las mencionadas sentencias del
Pleno de la Sala, seguida luego por otras, como la ya mencionada de 7 de febrero de
2003 (R. 1585/02) -EDJ2003/258488- y la de 3 de mayo de 2006 (R. 642/05)
-EDJ2006/84020-, atribuye el conocimiento de estas cuestiones al orden jurisdiccional
contencioso administrativo» (STS 4ª - 16/04/2009 - 1355/2008 -EDJ2009/101843-).
1.2.3. Reclamaciones del empresario al trabajador
1.2.3.1. A causa del pacto de no competencia post-contractual
Las cuestiones litigiosas derivadas de este tipo de pactos, recogidos en el contrato
de trabajo y que en el caso del de no competencia post-contractual despliegan sus
efectos para el periodo posterior a la extinción, son competencia de la Jurisdicción
social , pues como afirmó la (STS 4ª - 05/02/1990-rec. infracción de ley
-EDJ1990/1088-) al fin y al cabo, son pactos que tienen su razón de ser en su facultad
de desplegar efectos una vez extinguida la relación laboral, entrando a analizar dichos
avatares sin dudar de su competencia (STS 4ª - 07/11/2005 - 5211/2004
-EDJ2005/271903-).
1.2.3.2. Con base en los daños producidos por el trabajador
(STS 4ª - 14/11/2007 - 4726/2006 -EDJ2007/213319-), esta sentencia puede desta-
carse aquí, que aunque concluye desestimando por falta de contradicción, parece no
dudar de la competencia del orden social para un supuesto de reclamación de daños y
perjuicios de la empresa al trabajador que éste causó en un camión que conducía.
29 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

Por su parte la sentencia 4ª - 24/11/2010 - 3986/2009 -EDJ2010/254046- aborda un


supuesto de reclamación de daños y perjuicios de la empleadora al trabajador por
indebida utilización del teléfono móvil entregado por la empresa, aceptando tácita-
mente su propia competencia material y analizando el dies a quo del plazo de pres-
cripción aplicable a este tipo de reclamaciones , señalando que «(...) el daño -por la
indebida utilización del teléfono móvil por parte del trabajador- ya está producido en
su integridad y es conocido a fecha del despido [06/06/06], no existiendo impedimento
alguno para que desde tal momento se hubiese exigido al infractor la correspondiente
responsabilidad civil [a la par que la disciplinaria], puesto que en absoluto era necesario
esperar a que el despido fuese declarado procedente en la sentencia de instancia
[16/10/06] y mucho menos a que esta última fuese confirmada por el Tribunal Superior
[28/05/07], sino que desde aquella fecha en la que se tuvo conocimiento de los hechos
[con anterioridad a la carta de despido, obviamente] la acción podía ser ejercitada.»
1.3. Competencia de la jurisdicción social en las reclamaciones entre trabajadores y
quienes no son sus empresarios
1.3.1. Reclamaciones de trabajadores entre sí
La Jurisdicción Social se ha declarado competente para conocer de las reclamacio-
nes en tutela de derechos fundamentales por acoso en las que aparece como codeman-
dado el jefe o compañero de trabajo acosador: así tanto la (STC 250/2007 - 17/12/2007
-EDJ2007/259914-), como la (STS 4ª - 30/01/2008 - 2543/2006 -EDJ2008/73323-), po-
nen de manifiesto que en tales casos la competencia es de la Jurisdicción Social, afir-
mando ésta última, además, la existencia de litisconsorcio pasivo necesario con el aco-
sador cuando éste no sea el empresario. Es de destacar también la (STC 74/2007 -
16/04/2007 -EDJ2007/23131-), que resolvió un recurso de amparo en el que la empresa
había sido absuelta de condena indemnizatoria alguna por desconocer la situación de
acoso, y el compañero acosador absuelto por no poder ser depurada su responsabilidad
en sede laboral, y en la que el TC procede a conceder el amparo y anular la sentencia
del TSJ para que se entre al análisis de tal responsabilidad del compañero, que obvia-
mente, había quedado en definitiva ya sólo para afrontar la responsabilidad indemni-
zatoria por la que se accionaba.
1.3.2. Reclamaciones de los trabajadores respecto de personas que no son sus empresarios
1.3.2.1. Administradores sociales
La Sala 4ª tiene doctrina uniforme sobre la materia, señalando que cuando se trata
de responsabilidad del administrador por no adaptar los estatutos sociales según la DT
3ª del TR de la LSA -EDL1989/15265-, la competencia para conocer de la demanda del
trabajador contra el administrador reclamándole los salarios o indemnizaciones no
abonadas será de la Jurisdicción Social (STS 4ª - 28/10/1997 - 3485/1996
-EDJ1997/9868-) y (STS 4ª - 20/09/1999 - 1339/1998 -EDJ1999/30563-). Por el con-
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 30

trario, en todos los demás casos, esto es, cuando se argumente su responsabilidad en
base a los incumplimientos de sus obligaciones contenidas en los art. 262 y s.s. de la
LSA -EDL1989/15265-, la competencia será de la Jurisdicción civil (STS 4ª - 17/01/2000
- 3973/1998 -EDJ2000/116-) y (STS 4ª - 09/06/2000 - 601/1999 -EDJ2000/14790-).
1.3.2.2. Accidente de trabajo y demanda a Arquitecto y Promotor o a otros con quien el
trabajador no tiene vínculo contractual
«Todo lo dicho lleva en el caso de autos a declarar que el órgano jurisdiccional social
es el competente para el conocimiento integro de la demanda inclusive, en contra de
lo que se resuelve en la sentencia recurrida, en el extremo de la misma en cuanto va
dirigida contra el Promotor y Directores Técnicos de la obra en la que el actor sufrió
un accidente de trabajo imputándose la falta de adopción de la necesarias medidas de
seguridad en prevención de riesgos laborales, causa de los daños sufridos por el traba-
jador; en estos supuestos estamos ante una demanda de responsabilidad contra varios
demandados en donde puede entrar en juego tanto la responsabilidad derivada de las
previsiones contenidas en el art. 1101 del Código Civil -EDL1889/1- como de las es-
tablecidas en el art. 1902 del mismo cuerpo legal -EDL1889/1-; en suma se trata de
casos de compleja autoría con independencia de quien sean los agentes, para cuyo
conocimiento, pese a tratarse en el caso de los Promotores y Directores Técnicos de
supuestos de culpa extracontractual, es competente, como ya hemos dicho el Organo
Jurisdiccional Social, siempre y cuando lo que se reproche a estos sea un ilícito laboral
por la causa ya dicha» (STS 4ª - 22/06/2005 - 786/2004 -EDJ2005/139465-).
En el mismo sentido, afirmando la competencia del orden Social y para un caso de
demanda de indemnización de daños y perjuicios derivados de accidente de trabajo
planteada contra la propia empresa, contra otra empresa transportista contratada por
la anterior, y el conductor del camión que causó el accidente (STS 4ª - 21/09/2011 -
3821/2010 -EDJ2011/242430-).
1.3.3. Litigios sólo entre empresarios. El trabajador autónomo económicamente depen-
diente (TRADE)
La jurisprudencia de las Salas (STS 4ª - 30/04/1990-recurso de infracción de ley
-EDJ1990/4567-) y (STS 1ª - 12/06/2008 - 3905/2000 -EDJ2008/118928-), vienen coin-
cidiendo en que las reclamaciones entre empresarios deben sustanciarse, por más que
traigan causa en un antecedente laboral, ante la Jurisdicción civil.
Aunque no se trata de una relación laboral, por así expresamente reconocerlo la
Ley 20/2007 de 12 de Junio que aprueba el Estatuto del Trabajo Autónomo, es lo cierto
que no podemos dejar de citar, entre las situaciones referidas a los litigios entre em-
presarios en sentido amplio, la figura del trabajador autónomo económicamente de-
pendiente que es aquel trabajador autónomo que realiza «una actividad económica o
profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante
31 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

para una persona física o jurídica, denominada cliente, del que dependen económica-
mente por percibir de él, al menos, el 75 por 100 de sus ingresos por rendimientos de
trabajo y de actividades económicas o profesionales». En efecto y como recuerda la
Exposición de Motivos de esa Ley -EDL2007/58349-: «La dependencia económica que
la Ley reconoce al trabajador autónomo económicamente dependiente no debe llevar
a equívoco: se trata de un trabajador autónomo y esa dependencia económica en ningún
caso debe implicar dependencia organizativa ni ajenidad». No obstante lo anterior, la
ley en su art. 17 -EDL2007/58349- remite a la Jurisdicción Social la competencia para
conocer «las pretensiones derivadas del contrato celebrado entre un trabajador autó-
nomo económicamente dependiente y su cliente» así como de todas las cuestiones
derivadas de la aplicación e interpretación de los acuerdos de interés profesional, sin
perjuicio de lo dispuesto en la legislación de defensa de la competencia.
(...) legislación de defensa de la competencia, todo ello en relación con el contenido
de la letra p) del artículo 2 que comentamos. Las sentencias 4ª - 11/07/2011 - 3956/2010
-EDJ2011/218762-; 12/07/2011 - 3258/2010 -EDJ2011/222593-; y 12/07/2011 -
3706/2010 -EDJ2011/216903- han establecido para el caso de un trabajador Autónomo
que desde el año 2000 prestaba servicios para empresa en situación de dependencia
económica, sin que hubiera adaptado su contrato al nuevo régimen legal en los térmi-
nos previstos en la DT 3ª de la ley 20/2007 -EDL2007/58349- y sin que se hubiera
comunicado a la empresa cliente la situación de dependencia en la prestación de ser-
vicio, que en tal caso no hay contrato de trabajo autónomo económicamente depen-
diente, ni competencia de los órganos de la jurisdicción social para conocer de la im-
pugnación del cese. Del mismo modo se ha establecido que la conversión en TRADE
debe hacerse en la forma y plazos previstos en las transitorias de la Ley y del RD
197/2009 -EDL2009/14038-, así como que el conocimiento por el "cliente" de la con-
dición de trabajador autónomo dependiente es requisito esencial para la existencia del
contrato (Las tres sentencias presentan Voto particular.).
Por su parte, la sentencia 4ª - 06/10/2011 - 3992/2010 -EDJ2011/270713- ha esta-
blecido -respecto de un teórico Trade con contrato anterior a la Ley del Trabajador
Autónomo- la falta de competencia de la jurisdicción social para conocer de la recla-
mación de indemnización por extinción contractual, aun en el caso de que se produzca
la comunicación al cliente si tanto ésta como el cese se produce antes de la vigencia del
reglamento.
Téngase presente que la doctrina antedicha pudiera verse afectada en adelante por
la previsión contenida en la Disposición Final Segunda de la Ley 36/2011 Reguladora
de la Jurisdicción Social -EDL2011/222121-, que introduce un nuevo art. 11 bis en la
Ley 20/2007 del Estatuto del Trabajador Autónomo -EDL2007/17612- en el que faculta
al supuesto Trade a solicitar judicialmente el reconocimiento de tal condición -con
alcance sólo desde la notificación al cliente- cuando el empresario no quisiera firmar
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 32

el contrato de Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente, y todo ello en


relación con «las relaciones contractuales entre clientes y trabajadores autónomos que
se formalicen a partir de la entrada en vigor de la Ley reguladora de la jurisdicción
social» según reza su DT Cuarta -EDL2011/222121-.
1.3.4. Competencia de la jurisdicción social en supuestos de relaciones jurídicas vincu-
ladas con la laboral
1.3.4.1. Contratos de seguro
Tradicionalmente y hasta su expresa inclusión en al art. 2. c) de a LPL, la Jurisdicción
Social se había declarado competente para conocer de las reclamaciones vinculadas
con contratos de seguro que a su vez traían causa del contrato de seguro. Hoy no hay
ya ninguna duda por venir expresamente recogido en la ley, pudiendo citar para los
pleitos de mejoras voluntarias de seguridad social la (STS 4ª - 01/07/2009 - 3171/2008
-EDJ2009/205414-), que establece «De la misma manera que son los órganos del orden
social los que conocen de las controversias de los funcionarios integrados en el Régimen
General de la Seguridad Social en cuestiones de seguridad social (art. 2.b) LPL), de igual
forma y en atención al art, 2.c LPL (los órganos del orden social conocerán de las
cuestiones litigiosas que se promuevan en aplicación de los sistemas de mejoras de la
acción protectora de la Seguridad Social, incluidos planes de pensiones y contrato de
seguro siempre que su causa derive de un contrato de trabajo o Convenio Colectivo)
serán ellos los competentes para la protección complementaria de la seguridad social».
1.3.4.2. Contrato de préstamo
Cualquier debate relativo a los avatares de un contrato de préstamo del trabajador
por parte de su empresa estaría en principio atribuido a la Jurisdicción civil (o mer-
cantil), pero la Jurisprudencia de la sala Cuarta ha destacado que cuando tales negocios
jurídicos están realizados con causa en el contrato de trabajo, de tal forma que el em-
pleado dispone de un préstamo con mejores condiciones precisamente por su condi-
ción de empleado, y no otra, la competencia corresponderá al orden Social de la juris-
dicción. son de destacar en ese aspecto las (STS 4ª - 27/06/1987 -EDJ1987/5145-) y
(STS 4ª - 04/12/2007 - 507/2007 -EDJ2007/337960-). Y analizan cuestiones relativas a
préstamos a empleados -negando la validez de una cláusula de vencimiento anticipa-
do-, y sin dudar de su competencia, la (STS 4ª - 04/12/2007 - 507/2007
-EDJ2007/337960-).
1.3.4.3. El uso de la vivienda
Por idéntica razón a la expuesta respecto de los préstamos a empleados la Jurisdic-
ción social es competente para conocer de los litigios planteados respecto del uso de
vivienda que se disfruta por la condición de empleado. Así en puede destacarse en tal
sentido, respecto del alquiler y uso de vivienda, la (STS 4ª - 11/02/1997 - 2732/1996
-EDJ1997/3131-) -sin analizar expresamente su competencia pero entrando al fondo
33 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

del asunto. La competencia de la jurisdicción social -en relación con la vivienda- se


extiende aun para después de extinguido el contrato de trabajo, y no otra cosa se des-
prende de lo recogido en al art. 283 de la LPL -EDL1995/13689-, que contempla el
desahucio del trabajador con derecho a ocupación de vivienda que ha sido despedido
como una de las cuestiones a resolver en ejecución de sentencia de despido. Ahora bien,
si la situación de uso de vivienda se mantiene durante varios años después de extinguido
el contrato, la vinculación con el contrato de trabajo desaparece, siendo entonces com-
petencia de la jurisdicción civil, como así estableció (STS 4ª - 23/11/2000 - 2933/1998
-EDJ2000/55667-).
1.3.4.4. Uso de vehículo
Es también competencia del orden social toda discusión que afecte al derecho a
utilización de un vehículo de la empresa como empleado (STS 4ª - 29/12/1997 -
2183/1997 -EDJ1997/21323-).
1.3.4.5. Código de conducta
El orden jurisdiccional es competente también para conocer de la impugnación de
un código interno de conducta aprobado unilateralmente por el empleador. Así, para
el código de conducta aprobado en el Banco de España mediante una circular, lo afirma
la (STS 4ª - 08/02/2005 - 7/2004 -EDJ2005/23984-).
1.4. Excepciones de la Ley Concursal -EDL2003/29207-
Como señala la Exposición de motivos de la Ley Concursal (Ley 22/2003 de 9 de
Julio) -EDL2003/29207-, «Al amparo de la reforma introducida en la Ley Orgánica del
Poder Judicial -EDL1985/8754- por la Ley Orgánica para la Reforma Concursal
-EDL2003/29206-, se atribuye al juez del concurso jurisdicción para conocer de ma-
terias que, en principio, son de la competencia de los juzgados y tribunales del orden
social, pero que por su especial trascendencia en la situación patrimonial del concur-
sado y en aras de la unidad del procedimiento no deben resolverse por separado. Pero
conciliando todo ello con la regulación material actualmente contenida en la legislación
laboral.».
El art. 8.2 de la citada Ley Concursal -EDL2003/29207- señala que el Juez del con-
curso será el competente para conocer de «Las acciones sociales que tengan por objeto
la extinción, modificación o suspensión colectivas de los contratos de trabajo en los
que sea empleador el concursado, así como la suspensión o extinción de contratos de
alta dirección, sin perjuicio de que cuando estas medidas supongan modificar las con-
diciones establecidas en convenio colectivo aplicable a estos contratos se requerirá el
acuerdo de los representantes de los trabajadores. En el enjuiciamiento de estas mate-
rias, y sin perjuicio de la aplicación de las normas específicas de esta Ley, deberán
tenerse en cuenta los principios inspiradores de la ordenación normativa estatutaria y
del proceso laboral.». Del mismo modo, su competencia se extiende a «Toda ejecución
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 34

frente a los bienes y derechos de contenido patrimonial del concursado, cualquiera que
sea el órgano que la hubiera ordenado», así como a las acciones señaladas en el art. 64
de la Ley Concursal -EDL2003/29207- [los expedientes de modificación sustancial de
las condiciones de trabajo y de suspensión o extinción colectiva de las relaciones la-
borales, una vez declarado el concurso, y las acciones individuales interpuestas al am-
paro de lo previsto en el artículo 50.1.b) del Estatuto de los Trabajadores
-EDL1995/13475-, que tendrán la consideración de extinciones de carácter colectivo a
los efectos de su tramitación ante el juez del concurso por el procedimiento previsto
en ese artículo, cuando la extinción afecte a un número de trabajadores que supere,
desde la declaración del concurso, los límites allí señalados].
La Sala Cuarta no ha tenido oportunidad de pronunciarse aún sobre estas cuestiones
mas que tangencialmente, como en la (STS 4ª - 22/12/2008 - 294/2008
-EDJ2008/291529-), cuando -en un caso en que tenía que resolver si de Resolución de
contrato por voluntad del trabajador era viable una vez que la empresa había sido
declarada en concurso- señaló que «La situación de concurso de la empresa, como
ocurre en el caso aquí analizado, tal vez hubiera podido motivar que se pusiera en
marcha el sistema de expediente de regulación de empleo judicial a que se refiere el
artículo 64 de la Ley 22/2003 -EDL2003/29207-, que podían haber instado los admi-
nistradores del concurso, los trabajadores o el empresario deudor. Y en el supuesto del
número 10 del citado precepto de la Ley Concursal, en el caso de resoluciones del
contrato de trabajo planteadas por los trabajadores al amparo del artículo 50.1 b) ET
-EDL1995/13475-, únicamente cuando se superen los umbrales numéricos allí esta-
blecidos, las demandas de resolución de contrato planteadas por trabajadores de la
empresa después de la declaración del concurso, tendrían la consideración de extin-
ciones susceptibles de ser indemnizadas con 20 días por año de antigüedad (a las que
la Ley impropiamente denomina acciones individuales y a las que se atribuye la con-
dición de extinciones de carácter colectivo). Pero si tales previsiones numéricas no se
cumplen, las acciones de extinción del contrato de trabajo instadas al amparo del re-
ferido precepto estatutario no obtendrían la condición legal de colectivas y en conse-
cuencia la indemnización sería la prevista en el propio artículo 50.2 ET».
Sin embargo la Sala de Conflictos de competencia del TS sí se ha pronunciado sobre
estas cuestiones, destacando que «la Ley 22/2003, Concursal, ha venido a alterar, y de
forma sin duda importante, la distribución de competencias para el conocimiento de
las controversias laborales cuando la empresa es declarada en concurso, atribuyendo
al Juez de lo Mercantil competencias también sobre acciones laborales de extinción del
contrato de trabajo, en principio de carácter individual pero que en determinadas cir-
cunstancias se configuran como "colectivas". Esta atribución se explica en la Exposición
de Motivos de la Ley Concursal (III) -EDL2003/29207- por razón de la "especial tras-
cendencia en la situación patrimonial del concursado". Ahora bien, incluso en los su-
35 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

puestos de competencia del Juzgado de lo Mercantil, el legislador trata de conciliar la


atribución "con la regulación material actualmente contenida en la legislación laboral"
(E. de M.) o con "los principios inspiradores de la ordenación normativa estatutaria y
del proceso laboral" (Art. 8,2º II LC -EDL2003/29207-). De modo que -como ha seña-
lado esta Sala en sus Autos de 30 de marzo de 2006 -EDJ2006/43142- y 10 de julio de
2006 -EDJ2006/247823- (conflictos de competencia núm. 10/2006 y 31/2006), "la atri-
bución de competencia se efectúa sin perder de vista la especificidad de la regulación
laboral, en base a la trascendencia para la situación patrimonial del concursado y, sobre
todo, distinguiendo entre acciones colectivas y acciones individuales".» (ATS-Sala
Conflictos de Competencia-22/06/2007 - 12/2007 -EDJ2007/127611-).
El TS ha señalado que la competencia se mantiene en la Jurisdicción Social en los
casos en que «las demandas, fundamentadas en la causa del artículo 50.1.b) del Estatuto
de los Trabajadores -EDL1995/13475-, o sea, la falta de pago o retraso continuado en
el abono del salario, se dirigen no sólo contra la empleadora xxxxxxx, S.A., sino también
contra otra empresa y contra los administradores, entendiendo que se trata de un
"grupo empresarial" generador de responsabilidad solidaria, dirigiendo su pretensión
de condena de la indemnización procedente contra dicho grupo; exigencia de respon-
sabilidad en el ámbito laboral, derivada de la posible existencia del grupo de empresas,
cuyos integrantes no están declarados en situación concursal.» (ATS-Sala Conflictos
de Competencia-22/06/2007 - 12/2007 -EDJ2007/127611-).
Se afirma también la competencia del Orden Social en un caso en el que «(i) Se trata
de una acción individual de despido, cuya competencia no se atribuye al Juez del Con-
curso salvo en el especifico caso del artículo 64. 10 LC -EDL2003/29207- en relación
con el artículo 50.1.b) ET -EDL1995/13475-. (ii) La demanda fue interpuesta y admitida
antes de la declaración de concurso. Estaba, pues, en la situación señalada por el artículo
51.1. LC -EDL2003/29207- y, no siendo competencia del Juez del Concurso, ha de
proseguir el trámite hasta la firmeza de la Sentencia, (iii) No puede aplicarse al supuesto
en examen la excepción que derivaría del artículo 64.10 LC -EDL2003/29207-, por
cuanto no concurre la circunstancia de poder subsumirse la reclamación en el artículo
50.1.b) ET -EDL1995/13475-, sea cual fuese el número de trabajadores a que afecte,
incluso aún cuando la trabajadora demandante constituyera la totalidad de la plantilla»
(ATS-Sala Conflictos de Competencia-30/03/2006 - 36/2005 -EDJ2006/43142-). Y
también en un caso de ejecución, en el que el TS señaló que «el artículo 8 de la Ley
Concursal -EDL2003/29207- establece que "Son competentes para conocer del con-
curso los jueces de lo mercantil. La jurisdicción del juez del concurso es exclusiva y
excluyente en las siguientes materias: (...) Toda ejecución frente a los bienes y derechos
de contenido patrimonial del concursado, cualquiera que sea el órgano que la hubiera
ordenado". Pues bien, esa competencia genérica, que no se discute, del Juzgado de lo
Mercantil en materia concursal, tiene una norma específica para un caso concreto, que
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 36

es el previsto en el artículo 55.1, segundo -EDL2003/29207-, en el que se permite la


continuación de la ejecución laboral instada antes de la declaración del concurso,
siempre que los bienes embargados "no resulten necesarios para la continuidad de la
actividad profesional o empresarial del deudor".» (ATS-Sala Conflictos de Competen-
cia-02/04/2009 - 88/2008 -EDJ2009/72928-).
Al respecto de los problemas de Derecho Transitorio en relación con la Ley Con-
cursal -EDL2003/29207-, el TS ha señalado que «es fundamental partir de la norma
contenida en la Disposición Transitoria Primera de la citada Ley 22/2003
-EDL2003/29207- en la que expresamente se señala que "los procedimientos de con-
curso de acreedores, quiebra, quita y espera y suspensión de pagos que se encuentren
en tramitación a la entrada en vigor de esa Ley seguirán rigiéndose hasta su conclusión
por la Ley anterior -EDL1922/1- (...)", de donde se desprende que, puesto que el pro-
cedimiento de quiebra del que trae causa el presente conflicto se comenzó a tramitar
mucho antes -en 1995- la normativa a aplicar al mismo será la que regía con anterio-
ridad a la que antes se ha hecho referencia» (ATS-Sala Conflictos de Competen-
cia-24/03/2006 - 38/2005 -EDJ2006/43143-).
2. En materia de Seguridad Social
2.1. Competencia del orden social
2.1.1. Competencia del orden social para conocer de las impugnaciones de los actos ad-
ministrativos de la Seguridad Social que se fundan en infracciones de normas de proce-
dimiento
La STS 4ª - 19/11/2002 - 428/2002 -EDJ2002/61472- declara que la atribución del
artículo 2 b) LPL «(...) alcanza a todas las pretensiones que se formulen en relación con
los actos administrativos de Seguridad Social, que afecten a los actos de encuadramiento
y a la acción protectora. Pero la jurisdicción se extiende al control judicial pleno del
acto administrativo y ello tanto en lo que se refiere al contenido material de éste, como
a sus aspectos formales y, concretamente, a los relativos al procedimiento». Por ello
desestima la excepción de falta de jurisdicción propuesta por el Instituto Nacional de
la Seguridad Social en relación con las pretensiones de la demanda sobre la caducidad
del procedimiento y la nulidad del acto administrativo impugnado con la devolución
de las actuaciones de instancia para que por el Magistrado se dicte nueva sentencia.
Esta doctrina ha sido reiterada en la sentencias (STS 4ª - 16/05/2006 - 5001/2004
-EDJ2006/71283-); (STS 4ª - 04/01/2008 - 494/2006 -EDJ2008/25848-) y (STS 4ª -
24/01/2008 - 2583/2006 -EDJ2008/111805-).
2.1.2. Competencia del orden social para conocer de las impugnaciones de las altas de
oficio en la Seguridad Social
Se trataba de un alta de oficio en el RETA, y la (STS 4ª - 15/07/1997 - 2905/1996
-EDJ1997/6631-) -con cita de otras anteriores- declara «(...) la competencia del orden
37 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

social para impugnar las altas de oficio realizadas por la Tesorería General de la Segu-
ridad Social por entender que no se trata de materia relativa a la gestión recaudatoria
de la Tesorería, que queda fuera del conocimiento de los Tribunales de lo Social por
virtud de lo dispuesto en el artículo 3.b) de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689-, sino de la inclusión o exclusión en el sistema de la Seguridad Social,
lo que, a tenor del artículo 7 y concordantes de la Ley General de 30 de mayo de 1974
-EDL1974/1308-, corresponde a dichos Tribunales, según dispone el artículo 2.b) de
la citada ley procesal.». Doctrina reiterada en sentencias (STS 4ª - 29/10/1999 - 913/1999
-EDJ1999/37006-); (STS 4ª - 18/07/2003 - 2319/2002 -EDJ2003/92959-); (STS 4ª -
03/06/2004 - 4370/2003 -EDJ2004/262066-) y (STS 4ª - 17/12/2007 - 3817/2003
-EDJ2007/348747-).
2.1.3. Competencia del orden social para la determinación de la concurrencia de los
requisitos de acceso a las prestaciones de Seguridad Social
En el supuesto que contempla la STS 4ª - 02/02/1999 - 1097/1998 -EDJ1999/3005-
se trataba del requisito de hallarse «(...) al corriente en el pago de las cuotas exigibles
en la fecha en que se entienda causada la correspondiente prestación» exigido en el
RETA con respecto a ciertas prestaciones por muerte y supervivencia. El INSS sostenía
la incompetencia de jurisdicción en base a que lo debatido era si la fecha de la baja
efectiva en el RETA debe coincidir con el cese en la actividad autónoma o con la baja
formal en dicho Régimen, problema que únicamente tiene directa relación con el pago
de las cotizaciones relativas al período de alta lo que constituía, a su juicio, un claro
acto recaudatorio. La sentencia citada desestima el recurso del INSS y declara que «la
determinación de la concurrencia de los requisitos de acceso a las prestaciones de Se-
guridad Social es una cuestión de la competencia directa y exclusiva del orden juris-
diccional social». Añade además que al resolver el INSS «en la resolución administrativa
jurisdiccionalmente impugnada sobre el requisito específico, ahora cuestionado, para
el acceso a la prestación por muerte y supervivencia que otorgó condicionadamente de
hallarse "al corriente en el pago de las cuotas exigibles en la fecha en que se entienda
causada la correspondiente prestación" (art. 28.2 Decreto 2530/1970 -EDL1970/1700-),
esta reconociendo, con actos propios, que no se trata lo resuelto de un acto de gestión
recaudatoria, ajeno a su competencia, sino que estaba actuando dentro de sus facultades
de reconocimiento o denegación de la prestación de Seguridad Social reclamada como
invoca en dicha resolución».
2.1.4. Competencia del orden social para conocer de la pretensión de reintegro de lo
anticipado por una Mutua
La STS 4ª - 17/07/1999 - 3035/1998 -EDJ1999/21591- declara la competencia del
orden social para conocer de la demanda de una Mutua que constituyó el capital coste
de renta de una pensión de incapacidad permanente total derivada de accidente de
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 38

trabajo en cumplimiento de su obligación de anticipar el pago de la pensión y que


reclama a la empresa y al INSS para que le reintegren lo anticipado. Doctrina reiterada
por la sentencias (STS 4ª - 17/07/2000 - 3035/1998 -EDJ1999/21591-) y (STS 4ª -
25/07/2000 - 4178/1999 -EDJ2000/29911-).
2.1.5. Competencia del orden social para determinar el capital coste de pensiones o rentas
exigidos en ejecución de sentencia
Una empresa fue declarada por sentencia firme responsable directa de prestaciones
de viudedad y orfandad y condenada al abono de las mismas. En cumplimiento de
dicha sentencia la Tesorería de la Seguridad Social fijó el importe del capital coste de
dichas prestaciones a ingresar por parte de la empresa cuya ejecución se reclama ante
la jurisdicción social. La STS 4ª - 03/11/1999 - 2634/1998 -EDJ1999/43957-, con cita
de sentencias anteriores declara que «(...) la única vía lícita para llevar a cabo la ejecución
y cumplimiento coactivo o forzoso de derechos y obligaciones reconocidos en sentencia
es la vía procesal de la ejecución de la misma por parte del órgano que la dictó o que
conoció del asunto en la instancia. Esta declaración de competencia, establecida en las
sentencias citadas en reclamaciones frente a las entidades gestoras, corresponde tam-
bién, por la misma razón, en casos como el presente en que es la entidad gestora la que,
ateniéndose a dicha doctrina, pide la ejecución de una sentencia de condena a la cons-
titución de un capital coste de prestaciones.».
La STS 4ª - 06/11/2002 - 56/2002 -EDJ2002/51548- se refiere a la sentencia ante-
riormente citada y dice que aunque dicha sentencia se dictó en fase de ejecución de
una sentencia firme, su doctrina no se altera «(...) porque la parte que reclama frente
al importe del capital coste haya acudido a un proceso nuevo, instado, ante órgano
jurisdiccional diferente, después de adquirir firmeza la sentencia que reconoció la
prestación de orfandad litigiosa». Añade la sentencia que «Diferente es el supuesto
suscitado cuando la reclamación no se dirige frente a una sentencia, sino directamente
frente a la resolución dictada por la entidad gestora que reconoce la prestación, en cuyo
caso, una doctrina constante de esta Sala ha mantenido la falta de competencia de este
orden jurisdiccional, por atacarse, en realidad un acto de gestión».
2.1.6. Competencia del orden social para conocer de una solicitud de encuadramiento
en el Régimen Especial del Mar y no en Régimen General mediante demanda presentada
con anterioridad a la Ley 52/2003, de 10 de diciembre -EDL2003/144873-
Entendían los actores que durante el tiempo de prestación de servicios para la Au-
toridad Portuaria de A Coruña debieron ser encuadrados en el Régimen Especial del
Mar y no en el Régimen General de la Seguridad Social en el que se encontraban en-
cuadrados, por lo que les cotizaciones efectuadas a este último Régimen deben ser
incluidas en el primero. La STS 4ª - 23/07/2009 - 1555/2008 -EDJ2009/225195- declara
que la cuestión litigiosa es competencia del orden social de la Jurisdicción al haberse
39 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

presentado la demanda el 27 de noviembre de 2002, con anterioridad a la Ley 52/2003,


de 10 de diciembre -EDL2003/144873-, que modificó el artículo 3.1 b) de la LPL
-EDL1995/13689-.
2.1.7. Competencia del orden social para conocer de demanda de una Mutua solicitando
se declare la responsabilidad de la empresa en un determinado porcentaje de las presta-
ciones reconocidas derivadas de accidente de trabajo en un supuesto en el que la empresa
había cotizado por un epígrafe inferior
En su recurso la empresa sostenía la competencia del orden contencioso-adminis-
trativo con vulneración del art. 3,1 b) TR-LPL -EDL1995/13689- en la redacción dada
por la Ley 52/2003 -EDL2003/144873-, así como del art. 4,1 del mismo texto legal
-EDL1995/13689-. La STS 4ª - 26/02/2008 - 3383/2006 -EDJ2008/25886- desestima el
recurso y confirma la competencia del orden social pues aunque «Es cierto que la
cuestión planteada puede tener consecuencia en aspectos referidos a la relación de
cotización, pero lo que en este procedimiento se discute se concreta claramente en su
aspecto de la relación de protección cual es el de resolver acerca de la responsabilidad
empresarial en el pago de más prestación fundada en un supuesto de infracotización».
2.1.8. Competencia del orden social para conocer sobre el cómputo de actividad laboral
y cotizaciones no realizadas a efectos de prestaciones genéricas presentes y futuras
La STS 4ª - 08/07/2009 - 2529/2008 -EDJ2009/225192- declara que «(...) lo que se
pide en la demanda de autos es el reconocimiento de una actividad laboral a efectos de
su cómputo en unas prestaciones presentes y futuras, y no cabe duda que tal pretensión
tiene adecuado encaje en la materia de seguridad social, a que se refiere el precitado
artículo 2.b) LPL», aunque advierte sobre «a eventual falta de interés de la pretensión
ejercitada, ya que no consta en autos la reclamación de alguna concreta prestación de
seguridad social, que haya sido denegada por falta de aseguramiento durante el periodo
a que se refiere el proceso actual».
2.2. Incompetencia del orden social
2.2.1. Incompetencia del orden social para conocer de la solicitud por terceros de datos
de archivos administrativos de la Tesorería
Se trataba de determinar si la discrepancia relativa a la obligación de la Tesorería
General de la Seguridad Social de informar a un tercero sobre la situación ante la Se-
guridad Social de unas empresarios inscritos en la misma debe considerarse como una
controversia de Seguridad Social cuyo conocimiento queda atribuido al orden social o
si, por el contrario, se trata de la impugnación de un acto de una Administración. En
la STS 4ª - 26/11/1996 - 809/1996 -EDJ1996/8407- se decide sobre esta segunda solución
y confirma la incompetencia del orden social.
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 40

2.2.2. La jurisdicción del orden social. No alcanza a las controversias sobre ayudas a
minusválidos establecidas por las Comunidades Autónomas
El actor reclamó frente a la reducción de una ayuda periódica de atención personal
que tenía reconocida por la concurrencia de una prestación familiar de hijo a cargo;
ayuda concedida por la Consejería de Trabajo y Política Social de la Comunidad Au-
tónoma de Murcia, sobre ayudas periódicas para personas con discapacidad. La STS 4ª
- 26/05/2004 - 3947/2002 -EDJ2004/63883- y STS 4ª - 26/05/2004 - 351/2003
-EDJ2004/83105- declaran la competencia de jurisdicción del orden social referida
únicamente a las controversias en materia de Seguridad Social, entre las prestaciones
de la Seguridad Social en sentido estricto y las prestaciones sociales que forman parten
de esa actividad administrativa genérica de prestación.
2.2.3. Doctrina de orden contencioso-administrativo
La STS 3ª - 31/01/2000 - 6603/1997 -EDJ2000/682- fija la siguiente doctrina legal:
«Los actos de liquidación del capital coste de renta referidos en el artículo 4, apartado
1 del Real Decreto 716/1986, de 7 de Marzo -EDL1986/9648-, son recurribles ante la
Jurisdicción Contencioso- Administrativa, previa la vía administrativa, pero sólo por
motivos de oposición inherentes a la determinación de su cuantía, y siempre que tal
acto de liquidación no se dicte en ejecución de una Sentencia de la Jurisdicción Social
sobre el reconocimiento de la pensión y/o sobre la imputación de responsabilidad del
pago de la misma».
3. En la aplicación del sistema de mejoras de la acción protectora de la Seguridad Social
La STS 4ª - 27/01/2005 - 318/2004 -EDJ2005/13099- ha rechazado la competencia
del orden social de la jurisdicción en un caso en el que la Junta de Galicia suscribió
póliza de seguro colectivo para cubrir los riesgos derivados de accidentes del mar. La
sentencia resalta que el artículo 2 c) LPL exige que la causa de la mejora voluntario o
del plan de seguros derive de un contrato de trabajo o de un convenio colectivo y
descarta la competencia del orden social para conocer de la demanda presentada por
una viuda de un marinero fallecido a bordo de un barco de pesca porque «(...) quien,
para llevar a efecto una protección complementaria a la de la Seguridad Social básica,
ha suscrito la póliza de seguro por accidentes del mar en favor de los tripulantes gallegos
no ha sido la empresa que contrata sus servicios sino la Xunta de Galicia. Y esta pro-
tección social complementaria a cargo de la Xunta no deriva desde luego de un contrato
de trabajo o convenio colectivo; y no constituye tampoco una mejora voluntaria de la
Seguridad Social, precisamente porque dicha entidad no interviene como tomadora
del seguro a título de empresario sino en su condición de poder público de la comu-
nidad autónoma». Doctrina reiterada en STS 4ª - 10/07/2006 - 2235/2005
-EDJ2006/109963-.
41 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

La STS 4ª - 01/07/2009 - 3171/2008 -EDJ2009/205414- en un caso en el que la mejora


se acuerda mediante pacto entre un Ayuntamiento y sus funcionarios declara la in-
competencia del orden social «(...) pues la mejora voluntaria litigiosa no ha sido pactada
en contrato de trabajo, ni en convenio colectivo negociado y pactado entre represen-
tantes de trabajadores y empresarios, sino de pacto o convenio suscrito entre el Ayun-
tamiento y los funcionarios que le prestan servicios».
4. Entre los asociados y las Mutualidades
La STS 4ª - 02/03/2004 - 745/2003 -EDJ2004/160181- declara la incompetencia del
orden social de la jurisdicción -atribuyéndosela al orden civil- para conocer de la pre-
tensión frente a la Agrupación Mutua del Comercio y de la Industria Mutualidad de
Seguros y Reaseguros a prima fija, que sustituyó a la extinguida Mutualidad de Previ-
sión, y fue registrada en el Registro Especial de Entidades Aseguradoras, cancelando
la anterior inscripción como Mutua de Previsión.
La STS 4ª - 28/06/2007 - 5400/2005 -EDJ2007/144086- también atribuye la com-
petencia al orden civil de la jurisdicción -descartando la del orden social- en una re-
clamación relativa a pensión de viudedad y subsidio de defunción de la Mutualidad de
la Abogacía por cuanto «(...) la exclusión de la jurisdicción social de las cuestiones
litigiosas promovidas entre los asociados y las mutualidades de los Colegios profesio-
nales, una de las cuales es sin duda la Mutualidad General de la Abogacía española, no
deja lugar a dudas en el vigente art. 2 d) LPL. (...) esta exclusión se expresa en la Ley
para el conjunto de dichas cuestiones litigiosas, sin distinguir entre cuestiones relativas
a prestaciones básicas o a prestaciones complementarias, por lo que no existe apoyo
legal para atribuir el conocimiento de unas u otras a distintos órdenes jurisdiccionales».
5. Contra el Estado
En una reclamación por despido de personal laboral que presta servicios para las
fuerzas armadas de los Estados Unidos en instalación militar Española, (STS 4ª -
17/05/1993 - 1086/1992 -EDJ1993/4639-) entiende que la decisión de la Autoridad
Militar de proceder a la extinción de los contratos de trabajo por supresión o reducción
del cuadro numérico constituye un acto realizado como Autoridad Laboral susceptible
de ser revisado ante el orden social de la jurisdicción y no ante el orden social, que sí
es competente para conocer de las controversias que surjan sobre el respeto por parte
del Ministerio de Defensa de los derechos y garantías que han de aplicarse al acordar
la extinción de los contratos, así como los efectos que puede producir un eventual
incumplimiento por parte de la Administración de las normas que rigen esta materia.
Doctrina reiterada en numerosas sentencias posteriores como la (STS 4ª - 21/04/2005
- 1324/2004 -EDJ2005/60158-).
En un supuesto en el que el actor, mediante contratos administrativos, había pres-
tado servicios como veterinario para la Junta de Castilla y León, habiendo terminado
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 42

el último vínculo contractual el 31 de octubre de 1995, y con fecha de 7 de marzo de


2005 formuló demanda solicitando se declare que la naturaleza jurídica de la relación
con Junta de Castilla-León, fue de carácter laboral y no administrativa. La STS 4ª -
21/03/2007 - 1795/2006 -EDJ2007/25403- rechaza la competencia del orden social
porque la demanda no responde a un conflicto actual entre empresario y trabajador
como consecuencia del contrato de trabajo. Concluye la sentencia diciendo que el de-
mandante carece de acción «(...) para deducir un mera pretensión declarativa sobre un
reconocimiento general del carácter laboral de una relación extinguida hace años, y
esta falta de acción se traduce también en una falta de jurisdicción». Doctrina reiterada
en numerosas sentencias posteriores; entre las mas recientes las de STS 4ª - 29/09/1999
- 2220/2008 -EDJ2009/245790- y STS 4ª - 27/10/2009 - 2720/2008 -EDJ2009/265825-.
La STS 4ª - 04/04/2005 - 4398/2003 -EDJ2005/55245- declara la competencia del
orden social para conocer de la demanda solicitando la indemnización del daño pro-
ducido por el retraso de la Administración a proceder a la reincorporación de la tra-
bajadora demandante en puesto de trabajo compatible con su estado de incapacidad
permanente total, pues «es claro que se pide la reparación de un daño producido por
el incumplimiento de la Administración de una obligación que forma parte del con-
tenido del contrato laboral existente entre las partes».
6. Sobre impugnación de Estatutos de los Sindicatos, funcionamiento interno y relaciones
con sus afiliados
La STS 4ª - 19/09/2006 - 115/2005 -EDJ2006/277466- anula un auto de la Sala de
lo Social de la Audiencia Nacional que había remitido a las partes al orden contencioso
administrativo y declara la competencia del orden social para conocer de la demanda
de la sección sindical de Barcelona del Sindicato Profesional de Policías Municipales
de España frente a dicho Sindicato y los miembros de su dirección solicitando la nulidad
de los acuerdos adoptados en una determinada reunión; entre ellos el que nombró a
una comisión gestora para hacerse cargo de la dirección del sindicato en Cataluña. Se
basa la sentencia en las anteriores de (STS 4ª - 09/12/1997 - 1283/1997
-EDJ1997/10611-) y (STS 4ª - 12/06/1998 - 4864/1997 -EDJ1998/13885-) y dice que el
apartado h) del artículo 2 de la LPL no distingue entre sindicatos de trabajadores y de
funcionarios por lo que entiende que dicho apartado legitima al orden social para
conocer de litigios que surjan en el seno de ambas clases de sindicatos, con excepción
de lo dispuesto en el apartado c) del artículo 3 de la LPL -EDL1995/13689-. No se trata
-añade la sentencia- de defender el derecho a la libertad sindical de los funcionarios
públicos frente al empleador sino de decidir una contienda interna sindical. En el mis-
mo sentido, las sentencias STS 4ª - 18/01/2007 - 175/2005 -EDJ2007/7428- y STS 4ª -
12/06/2007 - 85/2006 -EDJ2007/92401-.
43 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 2

7. Sobre constitución y reconocimiento de la personalidad jurídica de las asociaciones


empresariales
Dos asociaciones de asesores inmobiliarios formularon demanda reclamando el
depósito de los estatutos de la Federación Española de Asociaciones de Asesores In-
mobiliarios. La STS 4ª - 25/01/1999 - 1754/1998 -EDJ1999/1730- confirma la incom-
petencia del orden social al no ser las entidades demandantes asociaciones empresa-
riales. Dice la sentencia que las asociaciones empresariales son una especie del género
de las asociaciones profesionales y que la diferencia entre ambas radica en el campo en
que actúan y en los medios que el ordenamiento pone a su disposición; siendo los
medios típicos de acción de las asociaciones empresariales la negociación colectiva
laboral, el planteamiento de conflictos colectivos de trabajo, el diálogo social y la par-
ticipación institucional en los organismos públicos de las Administraciones laborales.
Concluye la sentencia que «(...) una asociación profesional de empresarios que no esté
diseñada para desarrollar estas actividades en el campo de las relaciones laborales no
es una asociación empresarial en el sentido estricto que tiene la expresión en nuestro
ordenamiento, por lo que queda fuera, por razón de la materia, de la competencia de
la jurisdicción social».
En cambio, la STS 4ª - 02/03/2007 - 16/2006 -EDJ2007/36191- declara la compe-
tencia del orden social para conocer de la inscripción en el registro oficial de Asocia-
ciones de la llamada «Mesa de Autónomos de Cataluña» a la vista del contenido del
acta fundacional y de sus estatutos, refiriéndose la sentencia a la anteriormente citada
y señalando las diferencias entre los respectivos supuestos de hecho.
8. Sobre tutela de derechos de libertad sindical
La STS 4ª - 31/01/2006 - 202/2004 -EDJ2006/12124- reitera -con cita de varias
sentencias- que corresponde al orden contencioso-administrativo y no al social el co-
nocimiento de las controversias, que, aunque puedan afectar a derechos relacionados
con la libertad sindical, se refieren a eventuales lesiones de esa libertad que se concretan
en actos que se producen en el marco del procedimiento de negociación colectiva de
la función pública.
Reiterando dicha doctrina, la STS 4ª - 21/02/2008 - 137/2006 -EDJ2008/25895-
declara la incompetencia para conocer de las pretensiones que tienden a que se reco-
nozca a la organización demandante el derecho a una determinada posición en la ne-
gociación objeto del acuerdo impugnado que se considera vulnerado en su vertiente
colectiva.
La STS 4ª - 03/02/2009 - 101/2006 -EDJ2009/15258- declara que si la violación de
un derecho fundamental como, entre otros, el de libertad sindical, se produce en el
marco de un expediente de regulación de empleo, bien en su tramitación o bien en su
resolución, cuyo control jurisdiccional esté legalmente atribuido al orden jurisdiccional
Art. 2 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 44

contencioso-administrativo, la tutela jurisdiccional de dicho fundamental derecho in-


cumbe a la referida Jurisdicción.La sentencia contiene una amplia exposición de la
doctrina de la Sala acerca de la competencia en el ámbito de los expedientes de regu-
lación de empleo.
9. En procesos de conflicto colectivo e impugnación de convenio colectivo
En este apartado hay que remitirse a lo dicho al comentar los arts. 151 y siguientes
-EDL1995/13689- y 161 y siguientes -EDL1995/13689-, así como a los apartados 1.4 y
1.5 del comentario del art. 3 -EDL1995/13689-. Además se citan las siguientes senten-
cias.
Así, en un conflicto colectivo sobre si la empresa tiene o no la facultad de proceder
unilateralmente, y por propia autoridad, a descontar las cantidades que estime les son
adeudadas por los trabajadores a consecuencia de previos errores, sufridos por aquélla,
en ocasión de efectuar las retenciones del IRPF, la (STS 4ª - 27/01/2005 - 755/2004
-EDJ2005/16395-) declara la competencia del orden social -con cita de la (STS 4ª -
20/03/2002 - 2203/2000 -EDJ2002/10174-)-, «(...) puesto que se trata de decidir úni-
camente si el empleador está legitimado por su propia decisión para efectuar descuen-
tos, en los términos expresados, de la nómina de sus trabajadores, lo cual configura el
problema como una cuestión entre trabajadores y empresarios, derivada del contrato
de trabajo e incardinable en las previsiones del art. 2 [a) y l)] de la Ley de Procedimiento
Laboral». Doctrina reiterada en (STS 4ª - 23/07/2008 - 110/2007 -EDJ2008/155927-) y
(STS 4ª - 16/03/2009 - 170/2007 -EDJ2009/38287-). Ambas sentencias resaltan que se
cuestiona la procedencia ni la cuantía de la exacción del impuesto de IRPF sino, pura
y simplemente, la decisión empresarial adoptada de forma unilateral, de corregir los
errores experimentados en los descuentos de dicho impuesto.
La (STS 4ª - 12/07/2007 - 150/2006 -EDJ2007/166159-) confirmó la competencia
del orden social para conocer de un conflicto colectivo sobre la impugnación de una
convocatoria de plazas de ingreso en la empresa demandada, Ferrocarriles de Vía Es-
trecha (FEVE). Reitera la sentencia la doctrina contenida en las sentencias que cita
diciendo que «Tanto la jurisprudencia de la Sala de conflictos como la de esta Sala se
han inclinado en principio por asignar al orden contencioso-administrativo la com-
petencia para resolver las reclamaciones sobre convocatorias y provisión de puestos de
trabajo en organismos públicos (...).
Sin embargo (...) esta regla general, "que ha de aplicarse cuando se trate de Admi-
nistraciones Públicas sometidas a la regulación básica que para esta materia contiene
la Ley 30/1984 -EDL1984/9077-", tiene una excepción, que es la de las empresas "con
participación mayoritaria del capital público y las entidades de derecho público que
por ley han de ajustar sus actividades al ordenamiento jurídico privado". A este grupo,
donde es de aplicación la excepción y no la regla general, pertenecen las que el art. 6
de la Ley General Presupuestaria (Real Decreto legislativo 1091/1988)
45 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 3

-EDL1988/12913- ha llamado "sociedades estatales", y las que, con fórmula equivalente,


el art. 53 de la Ley de Organización de la Administración General del Estado (Ley
6/1997) -EDL1997/22953- denomina "entidades públicas empresariales"».
10. Sociedades cooperativas de trabajo asociado y socios trabajadores
La STS 4ª - 20/11/2006 - 4176/2005 -EDJ2006/311920- recuerda que la relación del
socio trabajador con la cooperativa a la que pertenece es una relación jurídica dual, que
en su vertiente laboral es competencia del orden social pero que en sus facetas propias
de su relación societaria el conocimiento de las cuestiones litigiosas corresponde al
orden civil.

3. [23] 1. No conocerán los Órganos Jurisdiccionales del Orden Social:


a) De la tutela de los derechos de libertad sindical y del derecho a huelga relativa
a los funcionarios públicos y al personal al que se refiere el art. 1.3 a) del Texto
Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.
b) De las resoluciones y actos dictados en materia de inscripción de empresas,
formalización de la protección frente a riesgos profesionales, tarifación, cobertura
de la prestación de incapacidad temporal, afiliación, alta, baja y variaciones de datos
de trabajadores, así como en materia de liquidación y gestión recaudatoria y demás
actos administrativos distintos de los de la gestión de prestaciones de la Seguridad
Social.
Asimismo, quedan excluidas de su conocimiento las resoluciones en materia de
gestión recaudatoria dictadas por su respectiva entidad gestora en el supuesto de
cuotas de recaudación conjunta con las cuotas de Seguridad Social, así como las
relativas a las actas de liquidación y de infracción. [24]
c) De las pretensiones que versen sobre la impugnación de las disposiciones
generales y actos de las Administraciones Públicas sujetos al Derecho Administra-
tivo en materia laboral, salvo los que se expresan en el apartado siguiente.
d) De las pretensiones cuyo conocimiento y decisión esté reservado por la Ley
Concursal a la jurisdicción exclusiva y excluyente del juez del concurso. [25]

[23] Dada nueva redacción por disposición adicional 5 de Ley 29/1998 de 13 julio 1998, modificada por disp.
adic. 24ª.2 Ley 50/1998 de 30 diciembre, con vigencia desde 01/01/1999
[24] Dada nueva redacción apartado 1 letra b por art. 23 de Ley 52/2003 de 10 diciembre 2003, con vigencia
desde 01/01/2004
[25] Añadido apartado 1 letra d por disposición final 15 apartado 2 de Ley 22/2003 de 9 julio 2003, con
vigencia desde 01/09/2004
Art. 3 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 46

2. Los Órganos Jurisdiccionales del Orden Social conocerán de las pretensiones


sobre [26]:
a) Las resoluciones administrativas relativas a la imposición de cualesquiera
sanciones por todo tipo de infracciones de orden social, con las excepciones pre-
vistas en la letra b) del apartado 1 de este artículo.
b) Las resoluciones administrativas relativas a regulación de empleo y actuación
administrativa en materia de traslados colectivos.
3. En el plazo de nueve meses desde la entrada en vigor de esta Ley, el Gobierno
remitirá a las Cortes Generales un Proyecto de Ley para incorporar a la Ley de
Procedimiento Laboral las modalidades y especialidades procesales correspondien-
tes a los supuestos del anterior número 2. Dicha Ley determinará la fecha de entrada
en vigor de la atribución a la Jurisdicción del Orden Social de las materias com-
prendidas en el número 2 de este artículo [27].

Necesariamente hay que remitirse en buena parte a la exposición del artículo an-
terior -EDL1995/13689-, reiterándose algunas de las sentencias allí citadas.
1. Incompetencia del orden social
1.1. Tutela de libertad sindical
La STS 4ª - 06/02/2001 - 2069/2000 -EDJ2001/2931- declara la incompetencia del
orden social de la jurisdicción en un supuesto en el que el Director Adjunto del Servicio
de Vigilancia Aduanera había iniciado un expediente disciplinario a un funcionario
del Servicio de Vigilancia Aduanera perteneciente al sindicato UGT por lo que la Fe-
deración de Servicios Públicos de Murcia formuló demanda al entender que el aludido
expediente atentaba contra el derecho de libertad sindical. Entiende la sentencia que
lo que se impugna es una decisión administrativa , «(...) por lo que el litigio no resultaba
incardinable en ninguno de los apartados del art. 2 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689-, ni tan siquiera en el apartado "k", pues aun cuando se trate de un
conflicto surgido en la rama social del derecho y el conflicto sea relativo a la tutela de
los derechos de libertad sindical, se trata de la tutela de los derechos de funcionarios
públicos frente a una decisión de la Administración, cuya validez se impugna por ser
presuntamente contraria a la legalidad, y a este respecto existe una norma más espe-
cifica que la del art. 2.k, cual es la antes transcrita del art. 3.1.a), conforme a la cual se
priva de competencia en la materia a este orden jurisdiccional».

[26] Véase art. 15 Ley 45/1999, de 29 noviembre, sobre el desplazamiento de trabajadores en el marco de
una prestación de servicios transnacional
[27] Téngase en cuenta lo dispuesto en la disposición adicional 24. 3 Ley 50/1998, de 30 diciembre, de Medidas
Fiscales, Administrativas y del Orden Social
47 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 3

La STS 4ª - 31/01/2006 - 202/2004 -EDJ2006/12124- reitera -con cita de varias


sentencias- que corresponde al orden contencioso-administrativo y no al social el co-
nocimiento de las controversias, que, aunque puedan afectar a derechos relacionados
con la libertad sindical, se refieren a eventuales lesiones de esa libertad que se concretan
en actos que se producen en el marco del procedimiento de negociación colectiva de
la función pública. Doctrina reiterada en STS 4ª - 21/02/2008 - 137/2006
-EDJ2008/25895-.
La STS 4ª - 03/02/2009 - 101/2006 -EDJ2009/15258- declara que si la violación de
un derecho fundamental como, entre otros, el de libertad sindical, se produce en el
marco de un expediente de regulación de empleo, bien en su tramitación o bien en su
resolución, cuyo control jurisdiccional esté legalmente atribuido al orden jurisdiccional
contencioso-administrativo, la tutela jurisdiccional de dicho fundamental derecho in-
cumbe a la referida Jurisdicción. La sentencia contiene una amplia exposición de la
doctrina de la Sala acerca de la competencia en el ámbito de los expedientes de regu-
lación de empleo.
1.2. Gestión recaudatoria de la Seguridad Social
La STS 4ª - 29/04/2002 - 1184/2001 -EDJ2002/27214- se dicta en un proceso de
conflicto colectivo y declara la incompetencia del orden social de la jurisdicción para
conocer de la pretensión relativa a la forma como ha de realizarse la cotización del
personal incluido en el ámbito del conflicto. En relación con el artículo 3.1 b) de la LPL
dice dicha sentencia que el problema que se suscita consiste en determinar «el alcance
de la expresión gestión recaudatoria y, en concreto, si, a estos efectos, dicha actividad
ha de entenderse en un sentido estricto, como la que se encamina a hacer efectivo el
cobro de una deuda ya declarada y fijada en su importe, o si, de manera más amplia,
tal expresión alcanza, cuando se trata de las cotizaciones, no sólo a esas operaciones
materiales de cobro, sino también a la declaración de la existencia de la obligación de
cotizar y a la determinación de su importe. Este concepto amplio de actividad recau-
datoria es el que ha establecido la Sala a través de una doctrina reiterada».
Doctrina reiterada en STS 4ª - 10/11/2003 - 3819/2002 -EDJ2003/158514-; STS 4ª
- 05/12/2003 - 3543/2002 -EDJ2003/221279- y STS 4ª - 12/07/2004 - 1156/2003
-EDJ2004/160191-, diciendo esta última que del ámbito del orden social se excluyen
«(...) no sólo las controversias sobre recaudación en sentido estricto, sino todas aquellas
que tengan por objeto la declaración de la existencia de la obligación de cotizar o la
determinación del importe y alcance de las cotizaciones, sin que el hecho de que no
exista un acto administrativo previo de liquidación contra el que se recurra altere la
regla de competencia que rige también cuando la reclamación de cotización se dirige
frente al empresario para que éste proceda al abono de las cotizaciones que se estimen
procedentes».
Art. 3 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 48

1.3. Reclamación de indemnización por resolución del contrato acordada en expediente


de regulación de empleo, en disconformidad con los parámetros de la indemnización
fijados en la reclamación administrativa
El trabajador demandante incluido en un expediente de regulación de empleo en
el que se autorizó la extinción de los contratos de todos los trabajadores de un centro
de trabajo y disconforme con la indemnización para él establecida en la resolución
administrativa, de 20 días de salario por año de servicios con el máximo de un año,
reclama el abono de 42 días por año de servicio, igual a la fijada para el resto de los
trabajadores que no estén próximos a la jubilación y el pago de la diferencia entre la
indemnización percibida y la reclamada. La STS 4ª - 23/01/2006 - 1453/2004
-EDJ2006/43124- declara la incompetencia del orden social pues la pretensión dedu-
cida supone la impugnación de la resolución administrativa pues «El éxito de la pre-
tensión hoy ejercitada exige, como pronunciamiento de base, la declaración expresan-
do que la indemnización fijada en el resolución no es ajustada a Derecho por discri-
minatoria, implicando esa declaración la revocación de la resolución en ese particular
extremo. Declaración y pronunciamiento que (...) escapan a nuestro ámbito de deci-
sión, en el que ni tan siquiera podrían resolverse por la vía de una pretendida cuestión
prejudicial, inexistente, en tanto la resolución administrativa es inmediatamente eje-
cutiva y tiene señalada legalmente el cauce legal para su impugnación». En el mismo
sentido STS 4ª - 23/01/2006 - 195/2003 -EDJ2006/31895- y STS 4ª - 15/06/2006 -
5405/2004 -EDJ2006/253488-.
1.4. Es competente la Jurisdicción social cuando lo impugnado es un cese por inclusión
en un ERE si ello está imbricado con una cesión ilegal
La sentencia 4ª - 07/02/2011 - 840/2010 -EDJ2011/11870- ha establecido la com-
petencia del orden social de la Jurisdicción para conocer de una pretensión de despido
de los trabajadores afectados por un ERE cuando la demanda se basa en la existencia
de cesión ilegal de trabajadores, que ocultaría, de apreciarse, una realidad no analizada
en la resolución administrativa que autorizó las extinciones.
1.5. Conflictos colectivos
Las STS 4ª - 05/12/2006 - 74/2005 -EDJ2006/345875- y STS 4ª - 22/01/2007 -
105/2005 -EDJ2007/7437- declaran la falta de jurisdicción del orden social para conocer
de conflicto colectivo en el que se solicita que se interprete el Acuerdo regulador de
condiciones de trabajo del personal del Servicio Vasco de Salud, en el que se dice que
quedan afectados los funcionarios, el personal estatutario y el laboral al servicio del
organismo. Se salva la posible competencia del orden social para resolver los posibles
conflictos individuales del personal laboral al que, por vía indirecta, pudiera resultar
aplicable el mencionado Acuerdo.
49 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 3

En la Mesa General de la Función Pública, se suscribió por la Administración Ge-


neral del Estado y los sindicatos un Acuerdo para la Promoción de un Plan de Pensiones
de Empleo para los Funcionarios Públicos, aprobándose un proyecto del plan de pen-
siones y constituyéndose una Comisión Promotora de dicho plan. El sindicato Unión
Sindical Obrera (U.S.O.) promovió procedimiento de Conflicto Colectivo, solicitando
la nulidad de la Comisión basando la pretensión en que parte de sus miembros parti-
cipan en el capital social de la entidad gestora del Plan. La STS 4ª - 10/02/2009 - 20/2008
-EDJ2009/19191- declara la incompetencia de jurisdicción pues «Con independencia
de que en el ámbito de los afectados por la actuación de la Comisión cuya validez se
impugna, pueda encontrarse personal laboral, es lo cierto que el Acuerdo que da origen
a la Comisión se dicta en el ámbito de la Función Pública por una Mesa General y por
lo tanto con afectación de los intereses de los Funcionarios Públicos, Acuerdo cuya
primera consecuencia es el control del Plan de Pensiones de la Administración General
del Estado».
1.6. Impugnación de Acuerdo Colectivo
El sindicato Unión General de Trabajadores formuló demanda impugnando el
Acuerdo Colectivo entre la Universidad de Oviedo y otros sindicatos en el particular
referido a que «la transformación a Profesor Colaborador será posible en el caso de que
el solicitante disponga del grado de Doctor». La STS 4ª - 05/12/2007 - 149/2006
-EDJ2007/243312- declara la incompetencia de jurisdicción pues «Lo que se enjuicia
en el presente recurso no es, sino, el establecimiento de una normativa universitaria
tendente a la transformación de determinadas modalidades de contratación del per-
sonal docente la que se halla requerida de la ulterior aprobación por parte de la Auto-
ridad Académica competente».
1.7. Selección de personal en la Administración. Bolsas de trabajo
La STS 4ª - 16/04/2009 - 1355/2008 -EDJ2009/101843- declara la incompetencia
para conocer del mejor derecho de la actora a ser contratada temporalmente en proceso
de selección de personal realizado por el Servicio Madrileño de Salud en función de la
posición ocupada en la bolsa de empleo establecida a tal fin. La sentencia reitera la
doctrina de la Sala STS 4ª - 07/02/2003 - 1585/2002 -EDJ2003/258488-y STS 4ª -
30/05/2006 - 642/2005 -EDJ2006/84020- que había extendido la incompetencia a toda
la contratación de nuevo ingreso en las Administraciones Públicas. Doctrina reiterada
en STS 4ª - 16/12/2009 - 1418/2009 -EDJ2009/321867-.
Art. 4 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 50

CAPÍTULO II
De la competencia

4. 1. La competencia de los órganos jurisdiccionales del orden social se exten-


derá al conocimiento y decisión de las cuestiones previas y prejudiciales no perte-
necientes a dicho orden, que estén directamente relacionadas con las atribuidas al
mismo, salvo lo previsto en el apartado 3 de este artículo y en la Ley Concur-
sal. [28]
2. Las cuestiones previas y prejudiciales serán decididas en la resolución judicial
que ponga fin al proceso. La decisión que se pronuncie no producirá efecto fuera
del proceso en que se dicte.
3. Hasta que las resuelva el órgano judicial competente, las cuestiones prejudi-
ciales penales suspenderán el plazo para adoptar la debida decisión sólo cuando se
basen en falsedad documental y su solución sea de todo punto indispensable para
dictarla.
4. La suspensión de la ejecución por existencia de una cuestión prejudicial penal
sólo procederá si la falsedad documental en que se base se hubiere producido des-
pués de constituido el título ejecutivo y se limitará a las actuaciones ejecutivas con-
dicionadas directamente por la resolución de aquélla.
1. Competencia del orden social para conocer de una cuestión prejudicial administrativa
-amortización de la plaza- determinante de la cuestión de fondo consistente en el cese de
personal sanitario en un servicio de salud
La sentencia del TS de 10 de julio de 2000 -EDJ2000/21725- entiende que el cono-
cimiento de la impugnación de un acto administrativo que acuerda la amortización de
una plaza en una institución sanitaria de la Seguridad Social corresponde al orden
contencioso-administrativo, pero «ello no impide que la comprobación de la existencia
legal de dicha amortización sea una cuestión que pueda y deba ser conocida prejudi-
cialmente por el orden social, en virtud de lo dispuesto en el artículo 4.1 de la Ley de
Procedimiento Laboral (...) porque para poder valorar con pleno conocimiento de
causa si el cese contra el que se acciona se ha producido conforme a derecho o, por el
contrario, constituye un despido improcedente, se hace preciso analizar, en la medida
necesaria para resolver la cuestión, si se está o no en presencia de una auténtica amor-
tización» (STS 4ª - 10/07/2000 - 4145/1998 -EDJ2000/21725-). Esta doctrina ha sido
reiterada en sentencias posteriores de (STS 4ª - 20/02/2001 - 913/2000 -EDJ2001/3057-;
STS 4ª - 02/04/2001 - 1680/2000 -EDJ2001/10200-; y STS 4ª - 07/11/2001 - 1679/2000

[28] Dada nueva redacción apartado 1 por disposición final 15 apartado 3 de Ley 22/2003 de 9 julio 2003,
con vigencia desde 01/09/2004
51 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 5

-EDJ2001/49369-), en relación todas ellas con la amortización de una plaza en servicios


de salud. Mas reciente, la STS 4ª - 19/01/2009 - 40/2008 -EDJ2009/15238- aplica esta
misma doctrina en un proceso de conflicto colectivo y comprueba si en la decisión de
la empresa demandada -entidad de derecho público- de modificar su estructura ad-
ministrativa a través de un nuevo organigrama se ha producido una modificación sus-
tancial de las condiciones de trabajo en los trabajadores afectados.
2. Competencia del orden social para conocer sobre la inclusión del complemento litigioso
en la relación de puestos de trabajo
La sentencia del TS de 15 de enero de 2009 -EDJ2009/42673- en un pleito sobre
reclamación de un complemento salarial, concluye que corresponde al orden social la
apreciación del alcance del requisito de mención o inclusión de dicho complemento
en la «relación de puestos de trabajo» de la Administración de una Comunidad Autó-
noma (STS 4ª - 15/01/2009 - 709/2008 -EDJ2009/42673-). Doctrina reiterada en sen-
tencias posteriores como STS 4ª - 02/04/2009 - 1169/2008 -EDJ2009/72878- y STS 4ª
- 09/07/2009 - 3451/2008 -EDJ2009/205413-.
3. En relación con los apartados 3 y 4 de este artículo hay que remitirse al art. 86 de esta
Ley -EDL1995/13689-

5. 1. Si los órganos jurisdiccionales se estimaren incompetentes para conocer


de la demanda por razón de la materia, del territorio o de la función, dictarán auto
declarándolo así y previniendo al demandante ante quién y cómo puede hacer uso
de su derecho. [29]
2. Igual declaración deberán hacer al dictar sentencia, si se estimasen incompe-
tentes, absteniéndose de entrar en el conocimiento del fondo del asunto.
3. La declaración de oficio de la incompetencia en los casos de los dos párrafos
anteriores requerirá previa audiencia de las partes y del Ministerio Fiscal en plazo
común de tres días.
4. Contra el auto de declaración de incompetencia podrán ejercitarse los recur-
sos previstos en la presente Ley.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el apartado pri-


mero incluyendo la declaración de incompetencia territorial
1. Competencia territorial
La sentencia del Tribunal Supremo de 16/02/2004 -EDJ2004/40571-, se dicta en
relación con el apartado primero del artículo 5 de la Ley de Procedimiento Laboral

[29] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 1 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 5 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 52

vigente hasta el 4 de mayo de 2010 que «limita la posibilidad de que Juez de lo Social
declare de oficio su incompetencia cuando se trata de competencia "por razón de la
materia o de la función", sin incluir -a diferencia del nuevo texto- la competencia por
razón del territorio.» Concluye dicha sentencia que el precepto mencionado «faculta
a los Jueces de lo Social para controlar de oficio, en el momento inicial del proceso, su
competencia "ratione materiae" y la funcional, pero no cabe extender tal control de
oficio a la competencia territorial.» Y añade que en el «procedimiento laboral, y en
materia de competencia por razón del territorio, no es posible admitir la validez de los
pactos de sumisión expresa, pero que en cambio debe reconocerse plena operatividad
y efectividad a la sumisión tácita.» (STS 4ª - 16/02/2004 - 3201/2002 -EDJ2004/40571-).
Doctrina reiterada en sentencias (STS 4ª - 21/06/2004 - 2152/2003 -EDJ2004/160195-)
y (STS 4ª - 10/05/2006 - 1015/2005 -EDJ2006/71286-).
2. Audiencia al Ministerio Fiscal
No es preciso oír al Fiscal sobre la competencia de esta jurisdicción cuando la cues-
tión no se suscita de oficio sino a instancia de parte. Así la sentencia del Tribunal
Supremo de 19/04/1996 -EDJ1996/2075- señala que «(...) la omisión de la audiencia
del Ministerio Fiscal en materia de incompetencia objetiva, no puede originar la nuli-
dad de actuaciones cuando es propuesta por una de las partes (...) pues no es el Tribunal
el que plantea de oficio la incompetencia, sino que la Sala de instancia estimó la ex-
cepción en línea con lo que adujo en juicio la demandada.» (STS 4ª - 19/04/1996 -
1464/1995 -EDJ1996/2075-).

6. [30]Los Juzgados de lo Social conocerán en única instancia de todos los


procesos atribuidos al orden jurisdiccional social, salvo lo dispuesto en los arts. 7 y
8 de esta Ley y en la Ley Concursal.

El Tribunal Supremo ha decidido acerca de la competencia entre los Juzgados de


lo Social, las Salas de lo Social de los Tribunales Superiores de Justicia y la Sala de lo
Social de la Audiencia Nacional en los siguientes supuestos, entre otros muchos.
La sentencia del Tribunal Supremo de 20/12/2004 -EDJ2004/248091- con cita de
abundante jurisprudencia declara que «la competencia para conocer de una pretensión
de conflicto colectivo viene dada por el alcance territorial de los efectos del conflicto
colectivo planteado (...) y desde luego no cabe extender un litigio colectivo basándose
en una potencial afectación distinta de la señalada en demanda o en puras conjeturas
o hipótesis de futuro». En relación con el concreto supuesto enjuiciado sobre un con-

[30] Dada nueva redacción por disposición final 15 apartado 4 de Ley 22/2003 de 9 julio 2003, con vigencia
desde 01/09/2004
53 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 7

flicto colectivo en la Cámara de Comercio de Madrid declara la competencia de los


Juzgados de lo Social y no a la Sala de lo social del Tribunal Superior de Justicia, pues
la controversia sólo afecta al centro de trabajo de Madrid y no al de Móstoles (STS 4ª
- 20/12/2004 - 44/2004 -EDJ2004/248091-).
La STS 4ª - 30/12/1994 - 1702/1994 -EDJ1994/10097- confirma la competencia de
los Juzgados de lo Social de Madrid -declarada por la sentencia recurrida de la Sala de
lo Social de la Audiencia Nacional- para conocer de la demanda de los trabajadores de
una Empresa Nacional -todos ellos residentes en Madrid-, que se sienten discriminados
en el nuevo plan de pensiones instaurado en Convenio Colectivo, al margen de que su
ámbito de aplicación se extienda a otras Comunidades Autónomas al no concurrir las
circunstancias previstas en el art. 8 LPL -EDL1995/13689-.
Confirmando también una sentencia de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacio-
nal, la STS 4ª - 21/02/2000 - 3316/1999 -EDJ2000/1031- declara la competencia de los
Juzgados de lo Social de Tenerife para conocer de un conflicto colectivo que afecta
únicamente al personal de flota que trabaja en dos buques de la empresa demandada
inscritos en el Registro Especial de Buques y en el Registro Mercantil de dicha ciudad.
En un supuesto en el que 37 controladores de circulación aérea de AENA que pres-
tan servicios en distintos aeropuertos de la Península, Baleares y Canarias y denuncian
la violación de su derecho fundamental a la intimidad personal y familiar -refiriéndose
la propia demanda a la actuación a título individual de los actores con solicitud de
indemnizaciones estrictamente personales- la sentencia del Tribunal Supremo de
27/12/2006 -EDJ2006/358985- declara la competencia de los Juzgados de lo Social al
no cumplirse los requisitos del art. 8 LPL -EDL1995/13689- «porque al tratarse de
pretensiones individuales, que no rebasan en absoluto el ámbito meramente privado e
individual de la intimidad de cada uno de los actores, los efectos de la decisión que se
adopte en modo alguno puede afirmarse que rebasen el ámbito territorial de una Co-
munidad Autónoma.» (STS 4ª - 27/12/2006 - 64/2005 -EDJ2006/358985-).

7. Las Salas de lo social de los Tribunales Superiores de Justicia conocerán:


a) En única instancia de los procesos sobre las cuestiones a que se refieren los
párrafos g), h), i), k), l) y m) del art. 2 cuando extiendan sus efectos a un ámbito
territorial superior al de la circunscripción de un Juzgado de lo social y no superior
al de la Comunidad autónoma, así como de todos aquellos que expresamente les
atribuyan las leyes.
b) De los recursos de suplicación establecidos en esta Ley contra las resoluciones
dictadas por los Juzgados de lo social de su circunscripción.
c) De las cuestiones de competencia que se susciten entre los Juzgados de lo social
de su circunscripción.
Art. 7 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 54

1. El Tribunal Supremo decide acerca de la competencia de las Salas de lo Social de los


Tribunales Superiores de Justicia en los siguientes supuestos
La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana
había anulado la sentencia del Juzgado de lo Social al entender que el conocimiento de
la demanda de conflicto colectivo -en la que los actores solicitaban se les tuviese como
trabajadores fijos en una determinada entidad por haber prestado servicios en régimen
de cesión ilegal- correspondía a la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, al tratarse
de empresas nacionales. La STS 4ª - 25/10/2004 - 5046/2003 -EDJ2004/160155- revoca
el anterior pronunciamiento y declara la competencia de los órganos judiciales de la
Comunidad Autónoma pues el conflicto afecta tan sólo a trabajadores que prestan
servicios en un local en Valencia aunque la actividad de la empresa se extienda en el
territorio del Estado.
La STS 4ª - 12/07/2006 - 166/2004 -EDJ2006/306447- declara la competencia de la
Sala de los Social del Tribunal Superior de Justicia de Baleares para conocer de un
conflicto cuyo ámbito es coincidente con el de la representación del comité de empresa
que lo interpone; es decir el de la Comunidad Autónoma.
2. La misma cuestión de competencia en relación con el tema de la relación de los sin-
dicatos con sus afiliados
La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña declaró que carecía
de competencia para conocer de la demanda del actor contra el sindicato al que estaba
afiliado, competencia que correspondía a los Juzgados de lo Social de Barcelona. La
sentencia del Tribunal Supremo de 07/06/2005 -EDJ2005/149534- confirma dicho
pronunciamiento pues «(...) lo que se ha impugnado por el actor son unos acuerdos de
su Sindicato en los que él resultó perjudicado, siendo precisamente este perjuicio y no
el que pudiera resultar para el Sindicato o para el resto de los afiliados al mismo la razón
de ser de su demanda (...) por lo que se puede afirmar que estamos en presencia de un
proceso particular entre demandante y Sindicato que carece de la trascendencia pública
y general que él le ha querido dar.» (STS 4ª - 07/06/2005 - 172/2003 -EDJ2005/149534-).
Ante el acuerdo de un sindicato estatal que impone la sanción de expulsión de un
sindicato de ámbito autonómico, la STS 4ª - 11/10/2005 - 215/2004 -EDJ2005/297880-
declara la competencia objetiva de la Sala de lo Social del TSJ correspondiente y no la
de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional. Cita dicha sentencia a STS 4ª -
26/03/2001 - 4363/1999 -EDJ2001/5774- y STS 4ª - 19/05/2004 - 56/2003
-EDJ2004/55067-, según las cuales «(...) un conflicto individual que afecte a un concreto
afiliado y al Sindicato al que pertenezca, aunque aquél o éste, en su caso, tengan un
cargo o un ámbito de actuación que trascienda del territorio de una Comunidad Au-
tónoma, no puede convertirse en un conflicto cuyos efectos, en el sentido orgánico-
procesal del término, trascienda del ámbito territorial superior al de una Comunidad
55 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 8

Autónoma y otorgue automáticamente a este tipo de litigios una naturaleza o un ca-


rácter de afectación generalizada no previsto expresamente en nuestra normativa or-
gánica ni procesal»

8. La Sala de lo social de la Audiencia Nacional conocerá en única instancia


de los procesos a que se refieren los párrafos g), h), i), k), l) y m) del art. 2, cuando
extiendan sus efectos a un ámbito territorial superior al de una Comunidad autó-
noma.
Sentencias del Tribunal Supremo sobre la competencia de la Sala de lo Social de la Au-
diencia Nacional
La sentencia del Tribunal Supremo de 01/04/2004 -EDJ2004/31853- declara la
competencia de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional para conocer de un con-
flicto colectivo que afecta a la totalidad de la plantilla de trabajadores de la entidad de
ahorros de Canarias que tiene oficina en Madrid, aunque sólo sea una. Entiende la
sentencia que «(...) por muy reducidos que puedan ser, desde un punto de vista cuan-
titativo, los efectos que el presente conflicto colectivo pueda conllevar para trabajadores
que prestan sus servicios en la oficina de Madrid, lo que resulta claro es que tales efectos
no quedan circunscritos al ámbito territorial de la Comunidad Autónoma de Canarias,
sino que, en parte, aunque sea reducida, se extienden también, a personal que presta
sus servicios en la Comunidad Autónoma de Madrid» (STS 4ª - 01/04/2004 - 49/2003
-EDJ2004/31853-).
En cambio, la sentencia (STS 4ª - 21/03/2006 - 1044/2005 -EDJ2006/53140-) re-
chaza la competencia de la Audiencia Nacional aunque la empresa tenga otros centros
en España, porque en el caso concurren circustancias específicas que concentran el
problema en un centro de trabajo determinado. La sentencia 4ª - 28/01/2010 - 150/2007
-EDJ2010/19319- declara la incompetencia de la Audiencia Nacional al versar el con-
flicto sobre interpretación y aplicación de normas que presentan afectación diferen-
ciada según el ámbito territorial. En la misma línea la STS 4ª - 21/06/2010 - 55/2009
-EDJ2010/145248-.
La sentencia del Tribunal Supremo del 10/06/2009 -EDJ2009/151109- reitera la
doctrina de la Sala -a la que se ha hecho referencia al citar la sentencia (STS 4ª -
20/12/2004 - 44/2004 -EDJ2004/248091-) en relación con el art. 6 LPL
-EDL1995/13689-- acerca de la distinción entre el ámbito del acuerdo o convenio re-
gulador de una determinada situación, y el ámbito real del conflicto cuando se trata de
discutir acerca de la interpretación o aplicación de una norma cualquiera que fuera su
naturaleza, habiéndose siempre mantenido la tesis de que es el ámbito del conflicto y
no el ámbito del Convenio el que determina la competencia. En el supuesto enjuiciado,
el comité de empresa de una entidad bancaria con implantación en todo el territorio
Art. 8 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 56

nacional que representa a los trabajadores en oficinas de menos de cincuenta trabaja-


dores en Guipúzcoa reclama el derecho a designar delegados de prevención en el ámbito
de su competencia así como un comité de seguridad y salud. La sentencia valora la
existencia de un acuerdo colectivo suscrito por todos los sindicatos mas representativos
en la empresa que mejora las previsiones legales de la Ley de Prevención de Riesgos
Laborales -EDL1995/16211- y declara la competencia de la Audiencia Nacional por
cuanto «lo que se está denunciando es la acomodación o no a las normas legales rectoras
de la prevención de riesgos laborales de aquel Acuerdo colectivo de 24-10-2001 por el
que se dotó a toda la empresa de una estructura preventiva determinada para todo el
ámbito del Estado, lo que determina los efectos de la sentencia que aquí pueda dictarse
no se concretan exclusivamente al ámbito de actuación del Comité de Empresa de-
mandante, sino que en realidad "afectan" a toda la estructura preventiva de la empresa.»
(STS 4ª - 10/06/2009 - 125/2008 -EDJ2009/151109-).

9. La Sala de lo social del Tribunal Supremo conocerá:


a) De los recursos de casación establecidos en la ley.
b) Del recurso de revisión contra sentencias firmes dictadas por los órganos
jurisdiccionales del orden social.
c) De las cuestiones de competencia suscitadas entre órganos del orden juris-
diccional social que no tengan otro superior jerárquico común.

10. La competencia de los Juzgados de lo social se determinará de acuerdo con


las siguientes reglas:
1. Con carácter general será Juzgado competente el del lugar de prestación de
los servicios o el del domicilio del demandado, a elección del demandante.
Si los servicios se prestaran en lugares de distintas circunscripciones territoria-
les, el trabajador podrá elegir entre aquel de ellos en que tenga su domicilio, el del
contrato, si hallándose en él el demandado pudiera ser citado, o el del domicilio del
demandado.
En el caso de que sean varios los demandados, y se optare por el fuero del do-
micilio, el actor podrá elegir el de cualquiera de los demandados.
En las demandas contra las Administraciones públicas será Juzgado competente
el del lugar de prestación de los servicios o el del domicilio del demandante, a elec-
ción de éste.
2. En los procesos que se indican en los párrafos siguientes será en cada caso
Juzgado competente:
a) En los que versen sobre la materia referida en el párrafo b) del art. 2, aquel en
cuya circunscripción se haya producido la resolución, expresa o presunta, impug-
nada en el proceso, o el del domicilio del demandante, a elección de éste.
57 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 10

b) En los que versen sobre las materias referidas en los párrafos c) y d)


del art. 2, el del domicilio del demandado o el del demandante, a elección de éste,
salvo en los procesos entre Mutualidades de previsión, en los que regirá el fuero de
la demandada.
c) En los de reclamación de salarios de tramitación frente al Estado, el que dictó
la sentencia de despido.
d) En los que versen sobre las materias referidas en los párrafos g) e i)
del art. 2, el de la sede del sindicato o de la asociación empresarial.
e) En los que versen sobre la materia referida en los párrafos h) y j) del art. 2, el
del lugar en que se produzcan los efectos del acto o actos que dieron lugar al proceso.
f) En los que versen sobre la materia referida en el párrafo k) del art. 2, el del
lugar donde se produjo la lesión respecto de la que se demanda la tutela.
g) En los procesos electorales regulados en la Sección II del Capítulo V del Título
II del Libro II de esta Ley, el del lugar en cuya circunscripción esté situada la empresa
o centro de trabajo; y si los centros están situados en municipios distintos, en que
ejerzan jurisdicción Juzgados diferentes, con unidad de comité de empresa o de
órgano de representación del personal al servicio de las Administraciones públicas,
el del lugar en que inicialmente se hubiera constituido la mesa electoral.
h) En los de impugnación de convenios colectivos y en los de conflictos colecti-
vos, el de la circunscripción a que se refiera el ámbito de aplicación del convenio
impugnado o en que se produzcan los efectos del conflicto, respectivamente.
1. Competencia territorial tratándose de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos
En una reclamación frente a Correos de trabajadores que prestaban servicios en
poblaciones distintas a Madrid, el Juzgado de lo Social estimó la excepción de incom-
petencia territorial pero la Sala de suplicación acogió el argumento de que el domicilio
de la demandada está en Madrid por lo que la elección del órgano judicial de dicha
ciudad era válida. La sentencia del Tribunal Supremo de 18/10/2006 -EDJ2006/306458-
desestima el recurso de casación parra la unificación de doctrina interpuesto por la
sociedad Estatal, pues, «(...) afirmar -como hace la parte recurrente- que el "domicilio"
a que se refiere el art. 10.1 LPL es precisamente el centro de trabajo en que se lleva a
cabo el cometido laboral, significa tanto (...) como dejar sin efecto la dualidad optativa
de fuero que el indicado precepto ofrece en beneficio del demandante (lugar de la
actividad/domicilio del demandado), y establecer -mediante la tergiversación del con-
cepto de "domicilio"- un fuero único y obligatorio: el lugar de la prestación de servicios.
Conclusión que es del todo inaceptable, tanto desde la literalidad de la norma cuanto
desde su interpretación finalística, y al efecto merece destacarse que tan sólo desaparece
el fuero alternativo y se hace único, pasando a ser el del domicilio del demandado, en
los supuestos de servicios prestados en el extranjero, caso en el que tal circunstancia
Art. 10 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 58

imposibilita por sí misma la opción (SSTS 16/05/1988 -EDJ1988/4191- y 09/07/1990


-EDJ1990/7400-).» (STS 4ª - 18/10/2006 - 1890/2005 -EDJ2006/306458-). Añade la
sentencia que la regla del artículo 10.1 in fine que establece una especialidad respecto
de las demandas dirigidas contra la Administraciones Públicas no es aplicable a la
entidad demandada desde el momento en que Correos y Telégrafos dejó de ser entidad
pública empresarial para convertirse en sociedad anónima estatal, pasando su régimen
jurídico a regularse por e ordenamiento jurídico privado.
Esta doctrina es reiterada en relación con la misma entidad demandada en la STS 4ª
- 12/03/2007 - 3598/2005 -EDJ2007/21192-.
2. Competencia territorial en relación con pleitos de Seguridad Social
Según la sentencia del Tribunal Supremo de 28/01/2009 -EDJ2009/72854-, el fuero
aplicable a las demandas formuladas por el Servicio Público de Empleo es el propio de
los procedimientos de seguridad social, y «Como quiera que el art. 10.2 a) establece
como únicos fueros alternativos, bien el del juzgado "en cuya circunscripción se haya
producido la resolución expresa o presunta impugnada en el proceso" bien, "el del
domicilio del demandante a elección de éste", es evidente que la decisión del SPEE, de
interponer la demanda en Cádiz, se ajusta plenamente a las previsiones legales. Pues
Cádiz es la ciudad en la que, por una parte, está domiciliado el órgano de gestión
provincial de dicho Servicio; y por otra, en ella se dictó la resolución que reconoció a
la trabajadora la prestación de desempleo, que tácitamente se impugna en este tipo de
proceso» (STS 4ª - 28/01/2009 - 593/2008 -EDJ2009/72854-).
La STS 4ª - 21/09/2009 - 3965/2008 -EDJ2009/234806- declara que la competencia
para conocer de la demanda formulada por una Mutua de Accidentes de Trabajo so-
licitando el reintegro de lo abonado por incapacidad permanente parcial cuando ju-
dicialmente el beneficiario fue declarado en incapacidad permanente total, correspon-
de al Juzgado de lo Social que declaró la incapacidad permanente total, frente al del
lugar donde tiene la residencia el demandado. En los casos de demanda interpuesta
por una Mutua debe entenderse que su domicilio a efectos de fuero es su domicilio
social, no aquel en el que tenga abierta una sucursal u oficina. (STS 4ª - 12/05/2010 -
3812/2009 -EDJ2010/113439-).
3. Competencia territorial en pleitos sobre tutela de derechos de libertad sindical
Frente a la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de
Asturias que estimó la demanda de un sindicato que había sido excluido de la nego-
ciación de un convenio colectivo, recurrieron los demandados en casación sosteniendo
la competencia del Juzgado de Oviedo al haberse constituido allí la comisión negocia-
dora. La sentencia del Tribunal Supremo de 24/04/2001 -EDJ2001/5784- rechaza la
excepción en base al artículo 7,a) de la LPL -EDL1995/13689-, siguiendo el criterio del
ámbito territorial de afectación pues, «aunque es cierto que el apartado f) del número
59 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 11

2 del artículo 10 de la Ley de Procedimiento Laboral, al determinar la competencia de


los Juzgados de lo Social, se refiere al lugar en que se produjo la lesión, tal regla tiene
que ser armonizada con la anterior, ante la imposibilidad de aplicar dos criterios dis-
tintos para establecer la competencia en la misma materia y ello ha de hacerse enten-
diendo que la producción de la lesión no puede separarse de sus efectos y, por tanto,
hay que concluir que el artículo 10.2.f) de la Ley de Procedimiento Laboral no remite
al lugar de la comisión de la infracción, sino al ámbito en que se concretan las conse-
cuencias de ésta y en este sentido es clara la competencia de la Sala de lo Social, pues
la eventual violación del derecho fundamental se produce en el ámbito del convenio
del que se ha excluido al sindicato que alega la lesión de la libertad sindical.» (STS 4ª -
24/04/2001 - 2544/2000 -EDJ2001/5784-).
4. El buque como centro de trabajo
La STS 4ª - 08/07/1994 - 1242/1994 -EDJ1994/24060- recuerda que la prestación
de trabajo a bordo de un buque no equivale al supuesto de prestación del trabajo en
lugares correspondientes a distintas circunscripciones, «Por ello en el trabajo en el mar
se aplica la regla del párrafo primero del artículo 10.1 de la Ley de Procedimiento
Laboral, en virtud de la cual el demandante puede elegir para determinar el Juzgado
de lo Social competente entre el del domicilio del demandado y el del lugar de la pres-
tación de servicios, entendiendo por éste el puerto de base del buque.»

11. 1. La competencia territorial para el conocimiento de los procesos atri-


buidos en instancia a las Salas de lo social de los Tribunales Superiores de Justicia
corresponderá:
a) En los de conflicto colectivo o en los de impugnación de convenios colectivos,
a la del Tribunal en que se produzcan los efectos del conflicto o a la de aquel a cuya
circunscripción se extienda el ámbito de aplicación de las cláusulas del convenio
impugnado, respectivamente.
b) En los que versen sobre la materia referida en los párrafos g) e i) del art. 2, a
la del Tribunal en cuya circunscripción tengan su sede el sindicato y la asociación
empresarial.
c) En los que versen sobre la materia referida en el párrafo h) del art. 2, a la del
Tribunal en cuya circunscripción se produzcan los efectos del acto o actos a que
dieron lugar al proceso.
d) En los que versen sobre la materia referida en el párrafo k) del art. 2, a la del
Tribunal en cuya circunscripción se produzca la lesión respecto de la que se de-
manda la tutela.
2. Cuando existan varias Salas de lo social en un mismo Tribunal Superior, la
competencia territorial de cada una de ellas se determinará por aplicación de las
Art. 11 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 60

reglas establecidas en el apartado anterior, referida a la circunscripción territorial


de la Sala.
3. En el caso de que los efectos de la cuestión litigiosa se extiendan a las circuns-
cripciones de varias Salas, sin exceder del ámbito territorial de una Comunidad
autónoma, conocerá la que corresponda según las reglas de reparto que al efecto
haya aprobado la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia.
Competencia objetiva y funcional frente a competencia territorial
Se formuló demanda sobre tutela de derechos fundamentales solicitando se decla-
rase el derecho de los Delegados Sindicales del personal civil del Ministerio de Defensa
en Andalucía a que se les reconozcan las mismas competencias, funciones y derechos
a la información, que el que se viene reconociendo a los miembros del Comité de
Empresa; la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía con sede
en Málaga estimó la pretensión y el Abogado del estado recurrió en suplicación soli-
citando se declare la competencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid denun-
ciando la infracción de los artículos 2 k) -EDL1995/13689- y 7 a) de la LPL
-EDL1995/13689-. La sentencia del Tribunal Supremo de 11/06/1997 -EDJ1997/4772-
desestima el recurso porque tales preceptos se refieren, respectivamente, a la compe-
tencia objetiva por razón de la materia y a la competencia funcional de las Salas de lo
Social de los Tribunales Superiores de Justicia. «Es el artículo 11 el que determina la
competencia territorial para el conocimiento de los procesos atribuidos en instancia a
las referidas Salas; y en su número 1-d) establece que en los procesos sobre Tutela de
los Derechos de Libertad Sindical conocerá la Sala del Tribunal "en cuya circunscrip-
ción se produzca la lesión respecto de la que se demanda la tutela". Y en el presente
caso los Delegados Sindicales respecto de los que el sindicato accionante reclama la
tutela realizan su cometido en Andalucía y la presunta lesión se ha producido en el
ámbito territorial de esta Comunidad Autónoma.» (STS 4ª - 11/06/1997 - 3863/1996
-EDJ1997/4772-).
La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña apreció de oficio
la incompetencia objetiva para conocer de la demanda sobre tutela de derechos fun-
damentales promovida por trece trabajadores por entender que la misma correspondía
a loa Juzgados de lo Social. Recurrieron los actores denunciando la vulneración del
artículo 11,d) de la LPL. La sentencia del Tribunal Supremo entiende que los recu-
rrentes cofunden la competencia objetiva con la territorial y desestima el recurso en
base al artículo 7 a) -EDL1995/13689- en relación con el 2 k) de la Ley de Procedimiento
Laboral -EDL1995/13689-, pues «se trata de pretensiones de eventuales vulneraciones
de derechos de libertad sindical de concretos trabajadores, razón por la que los efectos
de esa vulneración no pueden extenderse a un ámbito superior al de la circunscripción
de un Juzgado de lo Social (...) El hecho de que la huelga que motivó la demanda de
tutela de los actores se extendiese a toda la Comunidad Autónoma de Cataluña, más
61 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 12

allá por tanto de la provincia de Barcelona, en nada afecta a lo razonado hasta ahora,
puesto que esa circunstancia no hace que la acción ejercitada por determinados tra-
bajadores, que en modo alguno actúan como representantes del conjunto de ellos,
adquiera el carácter de colectivo y determine una extensión de los efectos de esa vul-
neración más allá de la que se pudo ocasionar en sus personas, en su derecho individual
a la huelga.» (STS 4ª - 15/09/2006 - 136/2005 -EDJ2006/288924-).

CAPÍTULO III
De los conflictos de competencia y de las cuestiones de competencia

12. Los conflictos de competencia entre los órganos jurisdiccionales del orden
social y los de otros órdenes de la Jurisdicción se regirán por lo dispuesto en la Ley
Orgánica del Poder Judicial.
1. Conflicto de competencia positivo. Imposibilidad de promoverlo tras sentencia firme,
salvo que el conflicto se refiera a la ejecución del fallo
El auto del Tribunal Supremo de la Sala Especial de Conflictos de Competencia de
14/12/1998 establece que «Cuando el artículo 43 de la Ley Orgánica del Poder Judicial
-EDL1985/8754- prohíbe el planteamiento de un conflicto de competencia en el caso
de haber concluido por sentencia firme, se está refiriendo a la que resuelve el fondo del
asunto. No a la que se pronuncie sobre la cuestión jurisdiccional. Así lo evidencia la
excepción contenida en el propio precepto, al señalar salvo que el conflicto se refiera
a la ejecución del fallo, supuesto que únicamente puede producirse cuando se haya
dictado una sentencia que resuelva sobre el fondo, única que es susceptible de ser
ejecutada.» (ATS-Sala Conflictos de Competencia-14/12/1998 - 54/1998).
2. Conflicto negativo de competencia. Su planteamiento corresponde a las partes, de
forma que los tribunales no pueden hacerlo de oficio
El auto TS de la Sala Especial de Conflictos de Competencia de 29/06/2007
-EDJ2007/101005- contempla un supuesto en el que por el Juzgado de lo Social se dictó
sentencia declarando la incompetencia de jurisdicción, interponiendo la actora recurso
ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo que dictó auto declarando la falta
de jurisdicción de ese orden y elevando las actuaciones a la Sala de Conflictos que a
través de la mencionada resolución declara que «En el caso que nos ocupa nadie ha
interpuesto el recurso por defecto de jurisdicción previsto en el artículo 50 de la Ley
Orgánica del Poder Judicial -EDL1985/8754- sino que el Juzgado de lo Contencioso-
Administrativo (...) acordó, de oficio, elevar a esta Sala las actuaciones para la resolución
de un conflicto negativo que no había sido debidamente planteado (...) para que la Sala
de Conflictos pueda llevar a cabo su función la única vía que la Ley Orgánica del Poder
Art. 12 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 62

Judicial autoriza es precisamente la prevista en el artículo 50 para los conflictos nega-


tivos, de forma que sin esa actuación previa la Sala de Conflictos no puede pronunciarse
al faltar el necesario presupuesto procesal» (ATS-Sala Conflictos Competen-
cia-29/06/2007 - 392/2006 -EDJ2007/101005-).
3. La resolución de los conflictos de competencia decide el caso particular pero no cons-
tituye doctrina para los distintos órganos jurisdiccionales
Establece la STS 4ª - 25/10/2001 - 4421/1999 -EDJ2001/47596- que «(...) con inde-
pendencia de la autoridad de estas resoluciones, lo cierto es que no vinculan a esta Sala,
porque las decisiones de las Sala de Conflictos no forman jurisprudencia, conforme al
artículo 1.6 del Código Civil -EDL1889/1-al no tratarse de sentencias (sentencia de la
Sala Primera de este Tribunal de 12 de junio de 2.000 -EDJ2000/14580-).»

13. 1. No podrán suscitarse cuestiones de competencia entre jueces y tribunales


subordinados entre sí, estándose al respecto a lo dispuesto en el art. 52 de la Ley
Orgánica del Poder Judicial.
2. Las cuestiones de competencia que se susciten entre órganos del orden social
de la Jurisdicción serán decididas por el inmediato superior común.

14. [31] Las cuestiones de competencia se sustanciarán y decidirán con sujeción


a lo dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Civil, salvo lo dispuesto en las siguientes
reglas:
1ª Las declinatorias se propondrán como excepciones y serán resueltas previa-
mente en la sentencia, sin suspender el curso de los autos.
2ª Si se estimase la declinatoria, el demandante podrá deducir su demanda ante
el órgano territorialmente competente, y si la acción estuviese sometida a plazo de
caducidad, se entenderá suspendida desde la presentación de la demanda hasta que
la sentencia que estime la declinatoria quede firme.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el artículo 14


suprimiendo la referencia a la inhibitoria.
En relación con el cómputo del plazo de caducidad de la acción por despido cuando
la papeleta de conciliación se presenta ante servicio administrativo no competente y la
posterior demanda ante juzgado territorialmente no competente.
La STS 4ª - 29/01/1996 - 1714/1995 -EDJ1996/311- establece que la estimación de
la declinatoria hace posible la posterior y eficaz interposición de la demanda ante el

[31] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 2 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
63 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 15

órgano judicial competente territorialmente. La suspensión del plazo de caducidad que


establece el artículo 14 de la LPL comprende también el tiempo transcurrido entre la
fecha de presentación de la papeleta de conciliación ante el servicio administrativo
territorialmente no competente y aquella en que por éste se intenta tal trámite.

CAPÍTULO IV
De la abstención y de la recusación

15. [32]
1. La abstención y la recusación se regirán, en cuanto a sus causas, por
la Ley Orgánica del Poder Judicial, y en cuanto al procedimiento, por lo dispuesto
en la Ley de Enjuiciamiento Civil [33].
No obstante lo anterior, la recusación habrá de proponerse en instancia con
anterioridad a la celebración de los actos de conciliación y juicio y, en recursos, antes
del día señalado para la votación y fallo o, en su caso, para la vista.
En cualquier caso, la proposición de la recusación no suspenderá la ejecución.
2. Instruirán los incidentes de recusación:
a) Cuando el recusado sea el Presidente o uno o más Magistrados de la Sala de
lo Social del Tribunal Supremo, de la Sala de lo Social de los Tribunales Superiores
de Justicia, o de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, un Magistrado de la
Sala a la que pertenezca el recusado, designado en virtud de un turno establecido
por orden de antigüedad.
b) Cuando se recusare a todos los Magistrados de una Sala de Justicia, el Ma-
gistrado que corresponda por turno de antigüedad de los que integren el Tribunal
correspondiente, siempre que no estuviere afectado por la recusación, y si se recu-
sare a todos los Magistrados que integran la Sala de lo Social del Tribunal corres-
pondiente, un Magistrado de la Sala de lo Contencioso-administrativo designado
por sorteo entre todos sus integrantes.
c) Cuando el recusado sea un Juez de lo Social, un Magistrado de la Sala de lo
Social del Tribunal Superior de Justicia, designado en virtud de un turno establecido
por orden de antigüedad.
La antigüedad se regirá por el orden de escalafón en la carrera judicial.
En los casos en que no fuere posible cumplir lo prevenido en los párrafos ante-
riores, la Sala de Gobierno del Tribunal correspondiente designará al instructor,

[32] Dada nueva redacción por disposición final 11 apartado 2 de Ley 1/2000 de 7 enero 2000, con vigencia
desde 15/01/2004
[33] Véanse art. 217 y ss. LOPJ y disposición final 17 LEC
Art. 15 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 64

procurando que sea de mayor categoría o, al menos, de mayor antigüedad que el


recusado o recusados.
3. Decidirán los incidentes de recusación:
a) La Sala prevista en el art. 61 de la Ley Orgánica del Poder Judicial cuando el
recusado sea el Presidente de la Sala de lo Social o dos o más de los Magistrados de
dicha Sala.
b) La Sala de lo Social del Tribunal Supremo, cuando se recuse a uno de los
Magistrados que la integran.
c) La Sala a que se refiere el art. 77 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, cuando
se hubiera recusado al Presidente de la Sala de lo Social de dicho Tribunal Superior.
d) La Sala a que se refiere el art. 69 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, cuando
se hubiera recusado al Presidente de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional o
a más de dos Magistrados de una Sección de dicha Sala.
e) Cuando se recusare a uno o dos Magistrados de la Sala de lo Social de la
Audiencia Nacional, la Sección en la que no se encuentre integrado el recusado o la
Sección que siga en orden numérico a aquella de la que el recusado forme parte.
f) Cuando se recusare a uno o dos Magistrados de la Sala de lo Social de los
Tribunales Superiores de Justicia, la Sala en Pleno si no estuviera dividida en Sec-
ciones o, en caso contrario, la Sección en la que no se encuentre integrado el recusado
o la Sección que siga en orden numérico a aquella de la que el recusado forme parte.
g) Cuando el recusado sea un Juez de lo Social, la Sala de lo Social del Tribunal
Superior de Justicia correspondiente, en Pleno, si no estuviera dividida en Secciones
o, en caso contrario, la Sección primera.
4. La abstención y la recusación de los Secretarios judiciales y de los miembros
de los demás Cuerpos de funcionarios al servicio de la Administración de Justicia
se regirán por lo dispuesto para cada uno de ellos en la Ley de Enjuiciamiento Ci-
vil. [34]

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889- modifica el artículo 15 aña-


diendo un apartado 4 relativo a la recusación y abstención de los Secretarios Judiciales
y otros funcionarios.
1. Interés directo o indirecto en el pleito o causa
En actuaciones seguidas contra una empresa editora de una revista jurídica, el actor
-recurrente en casación para la unificación de doctrina- planteó la recusación de un
Magistrado componente de la Sala que había dictado la providencia advirtiendo de una
posible inadmisión del recurso, alegando que dicho Magistrado pertenecía al consejo

[34] Añadido apartado 4 por art. 10 apartado 3 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
65 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 15

asesor de la revista editada por la empresa demandada. El auto del Tribunal Supremo
de 10/11/1999 -EDJ1999/54415- rechaza la recusación por cuanto la pertenencia del
Magistrado afectado al consejo asesor de la revista «es honorífica, sin retribución alguna
y sin participación en la gestión y limitada a la eventual y esporádica consulta sobre la
línea científica de la publicación; todo lo que no entraña ninguna limitación en el recto
ejercicio de su función judicial.» (ATS 4ª - 10/11/1999 - 645/1999 -EDJ1999/54415-).
También en el trámite de un recurso de casación para la unificación de doctrina se
planteó la recusación de un Magistrado de la Sala por la parte recurrente en base a dos
hechos concretos:
a) que el Magistrado ostentaba la condición de consejero delegado de una empresa
perteneciente a la división naval del INI de cuya división también forma parte la em-
presa demandada y
b) que había sido ponente de una sentencia en la que se apoyó la sentencia recurrida
ahora en casación.
El auto del Tribunal Supremo de 07/07/2000 -EDJ2000/113209-rechazó la recusa-
ción en cuanto al primer motivo de la misma por cuanto «El hecho de que el Magistrado
recusado fuera durante un corto período de tiempo de cinco meses, miembro del con-
sejo de Administración de una empresa pública, perteneciente al mismo grupo em-
presarial al que pertenecía la demandada, no permite deducir la existencia de ningún
interés por su parte en este procedimiento, cuando aquella relación finalizó hace más
de catorce años, fue efímera, lo fue con una empresa pública (con lo que ello supone
de eliminación del interés particular), y además lo fue con otra empresa distinta de la
demandada. El mero transcurso de quince años cuando con la empresa en cuestión no
se tiene vinculación económica alguna, diluye cualquier sospecha de interés derivado
de aquella situación (...)». En cuanto al segundo motivo -haber sido ponente en una
sentencia en la que se basa la recurrida- porque «(...) una resolución anterior no vincula
necesariamente a ningún Juez a hacer lo mismo en el segundo procedimiento, puesto
que la solución a la que llegar en el mismo dependerá de los hechos, argumentos y
fundamentos que se aleguen en cada uno, y por ello no se puede estimar que empañe
en modo alguno su necesaria imparcialidad; en segundo lugar porque la posible in-
fluencia que pueda tener la primera sentencia sobre la segunda será fruto del derecho
a aplicar en ambas, pero nunca del interés personal del Juez en que ello sea así, puesto
que nada gana personalmente de aplicar un criterio u otro cuando actúa conforme a
derecho, y en posición procesal de Juez» (ATS 4ª - 07/07/2000 - 148/1999
-EDJ2000/113209-).
En el mismo sentido y en relación con esta misma causa de recusación, el ATS 4ª -
29/06/2001 - 2829/2000 -EDJ2001/97809-.
Art. 15 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 66

2. Haber resuelto el pleito o causa en anterior instancia


Alegando dicha causa, la parte recurrida en casación para la unificación de doctrina,
planteó la recusación de una Magistrada de la Sala por su intervención en la Sala de
suplicación que dictó la sentencia propuesta de contraste. El auto del Tribunal Supremo
de 01/02/2008 -EDJ2008/77724- rechaza la recusación por cuanto «El pleito de la sen-
tencia de contraste es, por determinación legal, un pleito ya extinguido, en cuanto que
la sentencia de contraste ha de ser una sentencia firme, y en cuanto que "los pronun-
ciamientos" de la Sala de casación unificadora sólo alcanzan a la resolución "impug-
nada" (art. 226.1 de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-), es decir, al
pleito de la sentencia recurrida, que sí es un pleito vivo pendiente de decisión. A lo
anterior hay que añadir que la sentencia de unificación de doctrina no es una sentencia
equiparable a una sentencia de apelación (o a una sentencia de suplicación) a los efectos
de recusación de los magistrados participantes en la Sala que las dicta. El debate de
unificación de doctrina es un debate exclusivamente de derecho (...) la posición de los
magistrados participantes en dicho debate de casación unificadora no está contami-
nada por su presencia en la sentencia de contraste, como lo demuestra el dato legal de
que dicha sentencia de contraste puede ser una sentencia de la propia Sala del Tribunal
Supremo (...). De aceptarse la recusación de los participantes en la sentencia de con-
traste en estos supuestos de aportación de una sentencia de la Sala de lo Social del
Tribunal Supremo el recurso sería sencillamente inviable» (ATS 4ª - 01/02/2008 -
512/2003 -EDJ2008/77724-).
En el mismo sentido y en relación con esta misma causa de recusación, el ATS 4ª -
19/02/2008 - 512/2003 -EDJ2008/77723-.
Las resoluciones mencionadas contienen abundantes citas y referencias a la Juris-
prudencia Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

TÍTULO II
De las partes procesales

CAPÍTULO PRIMERO
De la capacidad y legitimación procesal

16. 1. Podrán comparecer en juicio en defensa de sus derechos e intereses


legítimos quienes se encuentren en el pleno ejercicio de sus derechos civiles.
2. Tendrán capacidad procesal los trabajadores mayores de dieciséis años y me-
nores de dieciocho respecto de los derechos e intereses legítimos derivados de sus
67 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 16

contratos de trabajo y de la relación de Seguridad Social cuando legalmente no


precisen para la celebración de dichos contratos autorización de sus padres, tutores
o de la persona o institución que los tenga a su cargo, o hubieran obtenido autori-
zación para contratar de sus padres, tutores o persona o institución que los tenga a
su cargo conforme a la legislación laboral o la legislación civil o mercantil respec-
tivamente. Igualmente tendrán capacidad procesal los trabajadores autónomos
económicamente dependientes mayores de dieciséis años [35]. [36]
3. En los supuestos previstos en el apartado anterior, los trabajadores mayores
de dieciséis años y menores de dieciocho tendrán igualmente capacidad procesal
respecto de los derechos de naturaleza sindical y de representación.
4. Por quienes no se hallaren en el pleno ejercicio de sus derechos civiles com-
parecerán sus representantes legítimos o los que deban suplir su incapacidad con-
forme a Derecho.
5. Por las personas jurídicas comparecerán quienes legalmente las representen.
Por las comunidades de bienes y grupos comparecerán quienes aparezcan como
organizadores, directores o gestores de los mismos.
1. Personas jurídicas
Con carácter general la sentencia del Tribunal Supremo de 21/12/1995
-EDJ1995/7690- se refiere a la capacidad procesal o de comparecer en juicio de las
personas jurídicas para distinguirla de la postulación procesal diciendo que «(...) una
persona jurídica, por su naturaleza de ente ideal carente de sustrato físico, no puede
actuar por si misma, sino a través de las personas naturales en las que se encarnan sus
órganos de dirección y gestión -representantes legales o necesarios- que en el caso de
las asociaciones serán las personas físicas que se determinen en sus estatutos (artículo
37 del Código Civil) -EDL1889/1- y lo mismo cuando se trate de asociaciones sindicales
(artículo 4-2-c de la Ley Orgánica de Libertad Sindical 11/1984) -EDL1985/9019-. Estos
representantes necesarios pueden, a su vez, otorgar la representación que originaria-
mente ostentan a terceros -representantes voluntarios- a través del correspondiente
poder notarial (conforme al artículo 1280-5 del Código Civil -EDL1889/1-). La segunda
-la postulación procesal- es la capacidad de la parte de dar por si misma o por otro a
los actos procesales la forma requerida por la Ley.» (STS 4ª - 21/12/1995 - 3351/1993)
-EDJ1995/7690-.
2. Comunidades de bienes
La sentencia del Tribunal Superior de Castilla y León (Burgos) de 15/01/2002
-EDJ2002/123195- considera innecesario demandar a todos y cada uno de los miem-

[35] Téngase en cuenta que, según dispone la disposición final 6 Ley 20/2007, de 11 julio, del Estatuto del
trabajo autónomo, este apartado tendrá efectos desde 12 octubre 2007 y véase art. 6 ET
[36] Dada nueva redacción apartado 2 por disposición adicional 1 apartado 3 de Ley 20/2007 de 11 julio
2007, con vigencia desde 12/10/2007
Art. 16 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 68

bros de la comunidad de bienes «(...) al ser (...) un grupo carente de personalidad (...)
es suficiente con que el actor haga constar el nombre y apellidos de quien aparezca
como representante del mismo, siendo esta persona la que tiene capacidad para com-
parecer a juicio, a tenor de lo establecido en el artículo 16.5 de la Ley de Procedimiento
Laboral. La solución contraria conduciría a una falta de tutela judicial efectiva (...) ya
que no se puede exigir al actor que conozca y facilite la identidad de todos los integrantes
de la Comunidad de bienes demandada, pues carece de medios para ello ya que no
figuran en ningún registro público, no produciéndose indefensión de los mismos ya
que por ellos comparece el representante de la comunidad de bienes, el cual puede
facilitar la identidad de los mismos, a fin de que se pueda dirigir la demanda contra
ellos o simplemente comparecer en juicio y defender los intereses de la Comunidad»
(STSJ Castilla y León-Sala de lo Social-Sede Burgos-15/01/2002 - 855/2001
-EDJ2002/123195-).
En el mismo sentido y tratando, además el tema de la responsabilidad de los co-
muneros, la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia de 21/04/1999
-EDJ1999/17185- en fase de ejecución de sentencia en la que se alegaba que el vehículo
embargado no pertenece a la comunidad de bienes sino a uno de los comuneros y que
la demanda debió dirigirse contra todos los titulares de la comunidad. La sentencia
argumenta que «(...) el actor se limitó a demandar a quienes figuraban (...) tanto en el
contrato de trabajo como en los recibos de salarios, información que, en la forma fa-
cilitada, se consideró suficiente por la Comunidad de Bienes (...) debidamente citada
a juicio oral, nada objetó sobre el particular en dicho momento (...) porque las Comu-
nidades pueden ser sujetos de relaciones laborales, a tenor del art. 1.2 ET
-EDL1995/13475- y, por ello, el art. 16.5 LPL les confiere capacidad procesal, con la
comparecencia que tienen quienes aparezcan como organizadores, directores o ges-
tores de las mismas (...) no se produce defecto litisconsorcial pasivo por no demandar
a sus componentes, quienes no por estar en tal situación de comunidad se liberan de
la limitación de responsabilidades que declara el art. 1911 CC -EDL1889/1-, por lo que
si seguido el proceso sólo contra la Comunidad, resultasen insuficientes los bienes de
la misma para lo impuesto en la Sentencia, ningún obstáculo existiría para que sus
componentes fuesen determinados en ejecución (...) el legislador ha querido que las
deudas de la Comunidad de Bienes tengan la máxima garantía de pago, sin perjuicio
del derecho del comunero ejecutado a dirigirse, por vía de repetición, contra el resto
de cotitulares en reclamación de pago de la parte de deuda que le corresponda» (STSJ
Murcia-Sala de lo Social-21/04/1999 - 1537/1998 -EDJ1999/17185-).
3. Sociedad irregular
La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia de 05/05/1999
-EDJ1999/22715- trata acerca de la responsabilidad de una sociedad carente de perso-
nalidad ya que no fue inscrita en el Registro Mercantil y no tenía determinados sus
69 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 17

órganos societarios, no llevaba contabilidad formal ni entregaba nóminas a sus em-


pleados. Entiende la sentencia que «como una auténtica sociedad irregular, que se rige,
de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 1669 del Código Civil -EDL1889/1-, por las
disposiciones relativas a la Comunidad de Bienes, entre las que el artículo 393 del
mismo Código -EDL1889/1- determina que el concurso de los partícipes, tanto en los
beneficios como en las cargas, será proporcional a sus respectivas cuotas, y que se
presumirán iguales, mientras no se pruebe lo contrario, las porciones correspondientes
a los partícipes en la comunidad, nada cabe objetar a la decisión del señor Juez "a quo",
de extender la responsabilidad en la ejecución seguida, de las deudas contraídas por la
sociedad irregular (...) solidariamente, a todos los partícipes» (STSJ Galicia-Sala de lo
Social-05/05/1999 - 1803/1999 -EDJ1999/22715-).

17. 1. Los titulares de un derecho subjetivo o un interés legítimo podrán


ejercitar acciones ante los órganos jurisdiccionales del orden social, en los términos
establecidos en las leyes.
2. Los sindicatos de trabajadores y las asociaciones empresariales tendrán legi-
timación para la defensa de los intereses económicos y sociales que les son propios.
3. Las organizaciones de trabajadores autónomos tendrán legitimación para la
defensa de los acuerdos de interés profesional por ellas firmados [37]. [38]

Los artículos de esta Ley -básicamente artículos 152 -EDL1995/13689-, 163


-EDL1995/13689-, 165 -EDL1995/13689-y 175 -EDL1995/13689-- tratan sobre la le-
gitimación de los sindicatos en las diferentes modalidades procesales. Aquí hay que
referirse a la sentencia del Tribunal Supremo de 16/12/2008 -EDJ2008/282630- que en
términos generales, -con cita de la anterior sentencia 4ª - 04/03/2005 - 6076/2003
-EDJ2005/47129- y de numerosas sentencias del Tribunal Constitucional- trata acerca
de la legitimación de los sindicatos. Con referencia a la doctrina constitucional dice la
sentencia citada que «los sindicatos desempeñan (...) una función genérica de repre-
sentación y defensa de los intereses de los trabajadores, que no descansa sólo en el
vínculo de la afiliación, sino en la propia naturaleza sindical del grupo (...) Ahora bien,
como también hemos precisado en las SSTC 210/1994, de 11 de julio -EDJ1994/5931-
(...) y 101/1996, de 11 de junio -EDJ1996/3060- (...) esta capacidad abstracta que tiene
todo sindicato para ser parte no autoriza a concluir sin más que es posible "a priori"
que lleven a cabo cualquier actividad en cualquier ámbito, pues tal capacidad "no al-

[37] Téngase en cuenta que, según dispone la disposición final 6 Ley 20/2007, de 11 julio, del Estatuto del
trabajo autónomo, esta letra tendrá efectos desde 12 octubre 2007
[38] Añadido apartado 3 por disposición adicional 1 apartado 4 de Ley 20/2007 de 11 julio 2007, con vigencia
desde 12/10/2007
Art. 17 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 70

canza a transformarlos en guardianes abstractos de la legalidad" (...) este Tribunal ya


ha tenido ocasión de subrayar la necesaria existencia de un vínculo acreditado, de una
conexión entre la organización que acciona y la pretensión ejercitada (SSTC 210/1994,
de 11 de julio -EDJ1994/5931-, 7/2001, de 15 de enero -EDJ2001/4-, de 29 de enero
-EDJ2001/471-, de 26 de marzo -EDJ2001/2672- y STC 215/2001, de 29 de octubre
-EDJ2001/41617-)».
Continua la sentencia estableciendo la siguiente distinción: «(...) no puede ser con-
fundida la representatividad de un Sindicato exigible en el Estatuto de los Trabajadores
(arts. 87 -EDL1995/13475- y 88 -EDL1995/13475-) para atribuirle legitimación para la
negociación colectiva de eficacia general o para la representación institucional con la
exigencia de implantación sindical en el ámbito del conflicto (vínculo acreditado de
conexión entre la organización que acciona y la pretensión ejercitada), requerida ju-
risprudencialmente para justificar la intervención de un Sindicato en un concreto pro-
ceso, como se ha destacado, entre otras, en las SSTC 7/2001 -EDJ2001/4-, 24/2001
-EDJ2001/471-, 210/1994 -EDJ1994/5931-, 101/1996 -EDJ1996/3060-, 7/2001
-EDJ2001/4-, 215/2001 -EDJ2001/41617- y 112/2004 -EDJ2004/92379- y en la STS/IV
4-marzo-2005 (recurso 6076/2003) -EDJ2005/47129-».
Termina la sentencia con las siguientes conclusiones: «En definitiva: a) en virtud
del principio "pro actione", y sin que sea necesario ni siquiera la implantación de un
Sindicato en todo el ámbito del Convenio, debe reconocerse su legitimación para im-
pugnar el Convenio; b) debe distinguirse entre la legitimación para impugnar un Con-
venio Colectivo y la legitimación para negociarlo, por lo que no puede negarse la legi-
timación activa para impugnarlo por el hecho de que el Sindicato no tenga legitimación
para recabar su entrada en la Comisión Negociadora; c) deben considerarse legitimados
a los Sindicatos para accionar en los procesos en el que estén en juego intereses colec-
tivos de los trabajadores, siempre que tengan implantación suficiente en el ámbito del
conflicto; d) la implantación suficiente también existe cuando posea nivel de afiliación
adecuado en el ámbito de afectación del conflicto; y, e) un Sindicato con la necesaria
implantación tiene un interés real y directo en que todos los trabajadores que se en-
cuentren en las condiciones legal y convencionalmente previstas puedan acceder a los
derechos que le reconozca un convenio colectivo y que el Sindicato pueda, por tanto,
defender el cumplimiento de la normativa pactada en Convenio Colectivo» (STS 4ª -
16/12/2008 - 124/2007 -EDJ2008/282630-).
La anterior sentencia es citada por las posteriores STS 4ª - 12/05/2009 - 121/2008
-EDJ2009/134901- y STS 4ª - 21/07/2009 - 09/2006 -EDJ2009/217640-.
Las Mutuas no están legitimadas para reclamar por vía judicial el reintegro de
prestaciones indebidamente percibidas por incapacidad temporal derivada de enfer-
medad común, pues debe seguirse el procedimiento especial del art 84 del Reglamento
sobre colaboración de las Mutuas aprobado por el RD 1993/1995 -EDL1995/16574-
71 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 18

(STS 4ª - 15/12/2011 - 812/2009 -EDJ2011/340669-). Si tiene legitimación el empresario


para reclamar frente a la declaración administrativa de enfermedad profesional y aun-
que no sea condenado al abono de la prestación (STS 4ª - 04/04/2011 - 556/2010
-EDJ2011/114225-; STS 4ª - 30/01/2012 - 2720/2010 -EDJ2012/19263-).

CAPÍTULO II
De la representación y defensa procesales

18. 1. Las partes podrán comparecer por sí mismas o conferir su representación


a procurador, graduado social o cualquier persona que se encuentre en el pleno
ejercicio de sus derechos civiles. La representación podrá conferirse mediante poder
otorgado por comparecencia ante Secretario judicial o por escritura públi-
ca [39]. [40]
2. En el caso de otorgarse la representación a abogado, deberán seguirse los
trámites previstos en el art. 21.3 de esta Ley.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889- modifica el primer apartado


del art. 18 eliminando la expresión «colegiado» referida al graduado social.
1. Vocación de permanencia de la representación procesal
El auto del Tribunal Supremo de 21/07/1993 -EDJ1993/7456- entiende que «la de-
signación de representante procesal se efectúa con vocación de permanencia para todo
el proceso (...) Por ello ha de estimarse subsistente como válida la representación pro-
cesal que se ostenta en tanto no se produzca bien una nueva designación, bien una
explícita manifestación de voluntad de cese por la parte representada, bien, al menos,
el pertinente requerimiento judicial al efecto» (ATS 4ª - 21/07/1993 - 1845/1992
-EDJ1993/7456-).
2. Poder por comparecencia ante el Secretario Judicial
La sentencia del Tribunal Constitucional núm. 79/2001, de 26 de marzo
-EDJ2001/2664-, contempla un supuesto en el que la entidad demandada, solicitante
de amparo, otorgó poder apud acta a favor de letrado mediante comparecencia ante el
Secretario del Decano de los Juzgados de lo Social de Barcelona; poder que no le fue
admitido al mencionado letrado en el acto de la vista oral por haberse otorgado ante
el Secretario del Decano de los Juzgados de lo Social de Barcelona y no ante el Secretario

[39] Véase art. 184.8 Ley 22/2003, de 9 julio, Concursal


[40] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 4 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 18 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 72

del Juzgado núm. 3 de Valladolid, tal y como prescribe el art. 281,3 LOPJ
-EDL1985/8754-. La decisión de tener por no comparecida a la recurrente en amparo
en la primera instancia determinó que fuera estimada la demanda en reclamación de
cantidad contra ella promovida, pronunciamiento que fue confirmado en suplicación.
La sentencia citada desestima el motivo de amparo basado en una interpretación
prevalente del artículo 18,1 LPL sobre el 281,3 LOPJ -EDL1985/8754-, al ser la inter-
pretación de las normas procesales y su aplicación al caso concreto competencia, en
principio, de los órganos judiciales en el ejercicio de la función jurisdiccional que les
es propia exartículo 117,3 CE -EDL1978/3879-, al tratarse en definitiva, de una cuestión
de legalidad ordinaria.
Sin embargo otorga el amparo al entender vulnerado el derecho a la tutela judicial
efectiva -citando la anterior sentencia del mismo Tribunal 285/2000, de 27 de noviem-
bre -EDJ2000/40911-- por cuanto «(...) los órganos judiciales deben ponderar la entidad
real de los defectos que advierten en los actos procesales de las partes en relación con
el cierre del proceso y el acceso a la jurisdicción, guardando la debida proporcionalidad
entre el defecto cometido y la sanción que deben acarrear (...) En el presente supuesto,
por lo tanto, el defecto advertido por el órgano judicial era obviamente subsanable y
carecía de trascendencia suficiente para que pudiera merecer una calificación más ri-
gurosa. Por ello, si el Juzgado, en la interpretación que ha efectuado de la legalidad,
entendía que no se había formalizado debidamente la representación, debía de haber
otorgado a la parte la posibilidad de subsanar el defecto advertido antes de tenerla por
incomparecida» (STC 79/2001 - 26/03/2001 -EDJ2001/2664-).
3. Representación por persona en el pleno ejercicio de sus derechos civiles
La sentencia del TSJ de Castilla La Mancha de 04/04/2005 -EDJ2005/55302- con-
templa un supuesto en el que los demandantes comparecieron representados por una
determinada persona, constando en los poderes que tenía la condición de Secretario
del Sindicato USO. La sentencia entiende que «(...) ello por sí solo no hace que la
demanda la presente el sindicato mencionado, lo cual no se desprende del tenor literal
de las demandas, se trata tan solo de resaltar una circunstancia que concurre en la
persona del representante que a las partes les ha interesado resaltar, pero que carece de
cualquier trascendencia procesal (...) no nos encontramos ante el supuesto previsto en
el art. 20 de la LPL -EDL1995/13689-, sino en el art. 18 de dicha norma con la repre-
sentación de los actores por una persona física en el ejercicio de sus derechos civiles,
que acredita la representación conferida mediante un poder notarial, y que en conse-
cuencia no tiene por qué acreditar la afiliación sindical de sus representados» (STSJ
Castilla La Mancha-Sala de lo Social-04/04/2005 - 1232/2005 -EDJ2005/55302-).
La sentencia del TSJ de Castilla y León, con sede en Burgos, de 02/11/2004
-EDJ2004/249213- desestima el recurso de quien siendo licenciado en derecho pero
sin estar colegiado como abogado represento en juicio a uno de las partes litigantes y
73 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 19

pretendía reclamar sus honorarios a través del procedimiento de jura de cuentas, pues
«(...) el art. 18 LPL reconoce la posibilidad de que la representación de las partes pueda
atribuirse a cualquier persona que se halle en el pleno ejercicio de sus derechos civiles,
aunque no sea Procurador, Abogado o Graduado Social colegiado. Pero una cosa es
que tal representación puede ejercerse legítimamente y otra es que los honorarios que
hubieran podido devengarse en virtud de ella puedan reclamarse a través del procedi-
miento de jura de cuentas, que los arts. 34 -EDL2000/77463- y 35 LECiv
-EDL2000/77463- reserva a la cuenta del Procurador y a los honorarios de los Aboga-
dos, dejando, por tanto, fuera de su ámbito a quienes no se encuentren colegiados como
tales» (STSJ Castilla y León-Sede Burgos-Sala de lo Social-02/11/2004 - 385/2004
-EDJ2004/249213-).

19. 1. En los procesos en los que demanden de forma conjunta más de diez
actores, éstos deberán designar un representante común, con el que se entenderán
las sucesivas diligencias del litigio. Este representante deberá ser necesariamente
abogado, procurador, graduado social colegiado, uno de los demandantes o un sin-
dicato. Dicha representación podrá conferirse mediante poder otorgado por com-
parecencia ante Secretario judicial, por escritura pública o mediante comparecencia
ante el servicio administrativo que tenga atribuidas las competencias de concilia-
ción, mediación o arbitraje o el órgano que asuma estas funciones. Junto con la
demanda se deberá aportar el documento correspondiente de otorgamiento de esta
representación.
2. Cuando, conforme a lo establecido en el art. 29, se acuerde la acumulación de
procesos correspondientes a varias demandas presentadas contra un mismo de-
mandado, afectando de este modo el proceso a más de diez actores, el Secretario
judicial les requerirá para que designen un representante común, pudiendo recaer
dicha designación en cualquiera de los sujetos mencionados en el apartado anterior.
A tal efecto, junto con la comunicación a los actores de la resolución de acumulación,
el Secretario judicial les citará de comparecencia dentro de los cuatro días siguientes
para el nombramiento del representante común; si el día de la comparecencia no
asistiese alguno de los citados en forma, se procederá a la designación del repre-
sentante común, entendiéndose que quien no comparezca acepta el nombramiento
efectuado por el resto. [41]
3. En todo caso, cualquiera de los demandantes podrá expresar su voluntad jus-
tificada de comparecer por sí mismo o de designar un representante propio, dife-
renciado del designado de forma conjunta por los restantes actores.

[41] Dada nueva redacción apartado 2 por art. 10 apartado 5 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 19 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 74

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889- modifica el segundo apar-


tado del artículo 19 introduciendo las competencias del Secretario Judicial.
El hecho de que algún demandante no atienda el requerimiento para nombrar re-
presentante no significa el abandono de la acción ejercitada, sino que se le tiene por
conforme con el designado por los demás (STS 4ª - 21/03/1994 - 43/1993
-EDJ1994/2608-).

20. 1. Los sindicatos podrán actuar en un proceso en nombre e interés de los


trabajadores afiliados a ellos que así se lo autoricen, defendiendo sus derechos in-
dividuales y recayendo en dichos trabajadores los efectos de aquella actuación.
2. En la demanda, el sindicato habrá de acreditar la condición de afiliado del
trabajador y la existencia de la comunicación al trabajador de su voluntad de iniciar
el proceso. La autorización se presumirá concedida salvo declaración en contrario
del trabajador afiliado. En el caso de que no se hubiese otorgado esta autorización,
el trabajador podrá exigir al sindicato la responsabilidad que proceda, que habrá
de decidirse en proceso laboral independiente.
3. Si en cualquier fase del proceso el trabajador expresara en la Oficina judicial
que no había recibido la comunicación del sindicato o que habiéndola recibido
hubiera negado la autorización de actuación en su nombre, el Juez o Tribunal, pre-
via audiencia del sindicato, acordará el archivo de las actuaciones sin más trámi-
te. [42]

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889- modifica el apartado tercero


eliminando la presencia judicial en la comprobación de comunicación del sindicato.
1. Actuación del sindicato como representante y no como parte
La sentencia del TSJ de Asturias de 22/10/2004 -EDJ2004/262307- declara que el
sindicato no actúa como demandante sino en representación de un trabajador afiliado
que así lo ha autorizado por lo que no puede predicarse del sindicato la falta de legiti-
mación activa en un juicio en el que no es parte (STSJ Asturias-Sala de lo So-
cial-22/10/2004 - 1868/2004 -EDJ2004/262307-).
En relación con lo anterior y con las reglas de competencia del artículo 10 de la LPL
-EDL1995/13689- la sentencia del TSJ de Madrid de 26/11/2002 Rec. Suplic. 3670/2002
-EDJ2002/88077- entiende que «(...) el domicilio que hay que ponderar a los efectos de
la competencia, es el del trabajador, y no el del sindicato, ya que en estos supuestos el

[42] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 10 apartado 6 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
75 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 21

sindicato actúa como mero representante (...) sin que se pueda considerar la interven-
ción procesal del sindicato como una sustitución procesal» (STSJ Madrid-Sala de lo
Social-26/11/2002 - 3670/2002 -EDJ2002/88077-).
2. Sobre la representación del sindicato en relación con la comunicación al trabajador y
su autorización. La falta de esta última es un defecto subsanable de la demanda
La sentencia del Tribunal Supremo de 11/12/2000 -EDJ2000/55065- entiende que
la representación del sindicato es una presunción que únicamente se destruye por la
oposición del trabajador y por eso, «(...) el Sindicato únicamente ha de justificar, como
señala el precepto, la condición de afiliado del trabajador y la comunicación al mismo
de la voluntad del Sindicato de iniciar el proceso. En el supuesto litigioso, es indudable
que la condición de afiliado se justifica con las certificaciones acompañadas a la de-
manda y la única carencia (...) que se puede imputar es la falta de comunicación al
trabajador y no la falta de representación del Sindicato. Por ello no podemos hablar de
infracción de las normas que regulan la comparecencia, sino de defectos en la presen-
tación de la demanda». En consecuencia, la sentencia repone las actuaciones al mo-
mento de admitir a trámite la demanda para que por el Sindicato demandante acredite
en plazo de cuatro días la comunicación a los trabajadores de la voluntad de iniciar el
proceso (STS 4ª - 11/12/2000 - 2327/1999 -EDJ2000/55065-).
La sentencia del TSJ de Andalucía, con sede en Sevilla, de 09/05/1997 dice que los
trabajadores deben tener conocimiento preciso y exacto del proceso cuyo inicio pre-
tende el sindicato, «(...) lo que sólo puede hacerse si consta que al actor se informa de
lo que constituye contenido esencial del proceso, en concreto de los hechos funda-
mentadores y de las pretensiones que se van a formular en la demanda, ya con traslado
a su contenido, ya con información de sus extremos sustanciales. En el caso, sin em-
bargo, como toda comunicación el sindicato ha aportado (...) documento (...) donde
sólo se dice que se ha puesto en conocimiento de los actores "la voluntad (...) de iniciar
las acciones judiciales pertinentes en aras al reconocimiento de su condición de tra-
bajadores fijos del SAS", lo que incumple por completo la exigencia indicada» (STSJ
Andalucía-Sede Sevilla-09/05/1997 - 3641/1996).

21. [43]
1. La defensa por abogado tendrá carácter facultativo en la instancia.
En el recurso de suplicación los litigantes habrán de estar defendidos por abogado
o representados técnicamente por graduado social colegiado. En el recurso de ca-
sación será preceptiva la defensa de abogado. Cuando la defensa sea facultativa, con
excepción de lo previsto en el artículo siguiente, podrá utilizarla sin embargo cual-

[43] Dada nueva redacción por disposición adicional 5 de Ley 1/1996 de 10 enero 1996, con vigencia desde
12/07/1996
Art. 21 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 76

quiera de los litigantes, en cuyo caso será de su cuenta el pago de los honorarios o
derechos respectivos, con las excepciones fijadas en el art. 2 d) de la Ley de Asistencia
Jurídica Gratuita. [44]
2. Si el demandante pretendiese comparecer en el juicio asistido de abogado o
representado por procurador o graduado social colegiado, lo hará constar en la
demanda. Asimismo, el demandado pondrá esta circunstancia en conocimiento del
Juzgado o Tribunal por escrito, dentro de los dos días siguientes al de su citación
para el juicio, con objeto de que, trasladada tal intención al actor, pueda éste estar
representado por procurador o graduado social colegiado, designar abogado en otro
plazo igual o solicitar su designación a través del turno de oficio. La falta de cum-
plimiento de estos requisitos supone la renuncia de la parte al derecho de valerse
en el acto de juicio de abogado, procurador o graduado social colegiado.
3. Si en cualquier otra actuación, diversa al acto de juicio, cualquiera de las partes
pretendiese actuar asistido de letrado, el Secretario judicial adoptará las medidas
oportunas para garantizar la igualdad de las partes. [45]
4. La solicitud de designación de abogado por el turno de oficio por los traba-
jadores y los beneficiarios del sistema de Seguridad Social comportará la suspensión
de los plazos de caducidad o la interrupción de la prescripción de acciones.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889- modifica los apartados pri-


mero y tercero introduciendo en el recurso de suplicación la representación técnica del
graduado social y la competencia del Secretario Judicial para garantizar la igualdad
entre las partes.
1. Obligación de favorecer el derecho a la defensa con abogado
La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 20/07/1998 se refiere
a la doctrina constitucional según la cual «la pervivencia del derecho a la asistencia
letrada, incluso en aquellos procedimientos en los que no resulta necesaria, impone a
los órganos judiciales la obligación de favorecer el efectivo ejercicio de ese derecho,
una vez manifestada la voluntad inequívoca de cualquiera de las partes de ser asistida
por un abogado de su elección, así como la de abstenerse de interponer obstáculos
impeditivos a dicho ejercicio, sin otras limitaciones que aquellas que pudieran derivarse
del derecho de la otra parte a un proceso sin dilaciones indebidas (STC 30 noviembre
1992nº 208/1992) -EDJ1992/11828-.» (STSJ Cataluña-Sala de lo Social-20/07/1998 -
5943/1997 -EDJ1998/58837-).

[44] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 7 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[45] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 10 apartado 7 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
77 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 21

En el supuesto enjuiciado la actora advirtió en la demanda que comparecería asis-


tida de letrado del turno de oficio; letrado que comunicó al juzgado una causa de
incompatibilidad sobrevenida, por lo que interesó el nombramiento de nuevo letrado,
celebrándose el juicio sin asistencia técnica por parte de la actora. La sentencia del
Tribunal de Cataluña acordó la nulidad de las actuaciones pues «(...) no constando en
la fecha del juicio oral que se hubiera procedido a la designación de nuevo Letrado de
oficio a la actora, debió el juzgador de instancia, en aras a salvaguardar el derecho de
asistencia letrada y el principio de igualdad de armas, acordar la suspensión del juicio
al amparo del artículo 83 de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-, hasta
tanto constara efectivamente atendido el derecho de defensa de dicha parte.» (STSJ
Cataluña-Sala de lo Social-20/07/1998 - 5943/1997 -EDJ1998/58837-).
2. Pago de honorarios al abogado
La sentencia del Tribunal Supremo de 18/05/1996 -EDJ1996/2411- declara que «El
específico derecho de estar exento de la obligación de pagar honorarios exige, como
condición ineludible, que el Letrado haya sido nombrado por el turno de oficio; si no
es así, los trabajadores vienen obligados (...) a satisfacer al Abogado que les ha asistido
profesionalmente en el proceso laboral, la remuneración pertinente (...) no existiendo
nada, en tales casos, que pueda impedir que dicho Letrado haga uso del medio procesal
de la jura de cuentas a fin de obtener el pago de tal retribución» (STS 4ª - 18/05/1996
- 2544/1995 -EDJ1996/2411-).
3. Efecto suspensivo de la designación de abogado de oficio
El auto del Tribunal Supremo de 11/12/98 dice que «el efecto suspensivo que prevé
el artículo 21.4 de la Ley de Procedimiento Laboral está condicionado a que el solicitante
del beneficio actúe de forma diligente, sin que el proceso pueda quedar paralizado
indefinidamente por su inactividad» (ATS 4ª - 11/12/98 - 888/1998 -EDJ1998/58829-).
En relación con el plazo de caducidad de tres meses para interponer el recurso de
revisión, la sentencia del Tribunal Supremo de 14/04/1998 -EDJ1998/7394- establece
que «(...) el único periodo no computable y descontable sería el transcurrido entre el
día siguiente a tenerse conocimiento del documento en que se apoya la pretensión
revisoria, y la fecha de puesta a disposición de los autos al abogado designado de oficio
para la formulación de la demanda revisoria» (STS 4ª - 14/04/1998 - 1644/1996)
-EDJ1998/7394-.
La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias con sede en Santa Cruz
de Tenerife de 15/01/2002 declara que la suspensión del plazo de caducidad dura desde
la fecha de la solicitud del abogado de oficio no sólo hasta la designación del abogado,
sino hasta la notificación de dicha designación a la parte solicitante, por lo que revoca
la sentencia de instancia que había declarado caducada la acción. (STSJ Canarias-Sede
Santa Cruz de Tenerife-15/01/2002 - 573/2001 -EDJ2002/123400-).
Art. 21 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 78

En el mismo sentido la sentencia Tribunal Superior de Justicia de Cataluña núm.


2611/2001 -EDJ2001/5881- declara que «El cómputo del plazo deberá permanecer
suspendido hasta la notificación al solicitante de la designación de dicho abogado (Ley
1/1996 de Asistencia Jurídica Gratuita, art. 16 -EDL1996/13683-) que para el caso de
que no pudiera determinarse fija un plazo de dos meses desde la presentación de la
solicitud que aquí no ha transcurrido. No existiendo prueba en este caso de la fecha de
recepción no puede establecerse una presunción lesiva para el derecho del trabajador
como hace la sentencia de instancia» (STSJ Cataluña-Sala de lo social-20/03/2001 -
8885/2000 -EDJ2001/5881-).

22. 1. La representación y defensa del Estado y de sus Organismos autónomos,


de los Organos constitucionales, de las Comunidades autónomas, de las Entidades
locales y demás Entidades públicas se regirán por lo dispuesto en el art. 447 de la
Ley Orgánica del Poder Judicial y demás normas de aplicación.
2. La representación y defensa de las Entidades gestoras y de la Tesorería General
de la Seguridad Social corresponderá a los Letrados de la Administración de la
Seguridad Social, sin perjuicio de que para supuestos determinados pueda confe-
rirse la representación conforme a las reglas generales del art. 18 o designarse abo-
gado al efecto.

En una reclamación del INEM sobre reintegro de cantidades percibidas por la de-
mandada en concepto de subsidio de desempleo que resultó estimada en la instancia,
la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia núm. 1545/1997 desestima el
motivo del recurso de la demandada reiterando la falta de acreditación de la represen-
tación procesal del Organismo demandante pues «(...) obra en la Secretaría del Juzgado
documentación acreditativa de la representación de los indicados Letrados, habilitados
por los Servicios Jurídicos del Estado para actuar en nombre y representación del
INEM. No se produce, por tanto, infracción de los artículos 22 LPL y 533.2 LECiv
-EDL2000/77463-. Pero es que en cuanto a la supuesta falta de colegiación tampoco se
conculca el artículo 447 LOPJ -EDL1985/8754-, puesto que el artículo 439.2 de la citada
Ley -EDL1985/8754- exceptúa de la colegiación obligatoria para actuar ante los Juz-
gados y Tribunales a los Abogados que actúen al servicio de las Administraciones Pú-
blicas o entidades públicas por razón de dependencia funcionarial o laboral.» (STSJ
Murcia-1545/1997 - 19/11/1997).
79 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 23

CAPÍTULO III
De la intervención y llamada a juicio del Fondo de Garantía Salarial

23. 1. El Fondo de Garantía Salarial podrá comparecer como parte en cualquier


fase o momento de su tramitación, en aquellos procesos de los que se pudiera derivar
posteriormente una responsabilidad de abono de salarios o indemnizaciones a los
trabajadores litigantes, sin que tal intervención haga retroceder ni detener el curso
de las actuaciones.
2. En supuestos de empresas incursas en procedimientos concursales, así como
de las ya declaradas insolventes o desaparecidas, el Secretario judicial citará como
parte al Fondo de Garantía Salarial, dándole traslado de la demanda a fin de que
éste pueda asumir sus obligaciones legales e instar lo que convenga en Dere-
cho. [46]
3. En los procedimientos seguidos contra el Fondo de Garantía Salarial al am-
paro de la legislación laboral, las afirmaciones de hecho contenidas en el expediente
y en las que se haya fundamentado la resolución del mismo harán fe, salvo prueba
en contrario.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889- modifica el apartado se-


gundo introduciendo la competencia del Secretario Judicial para la citación como parte
al Fondo de Garantía Salarial.
1. Alegación por el Fondo de Garantía Salarial de la prescripción en el proceso del art.
23,2 LPL. Posición del citado organismo y facultades para la defensa de sus intereses
En relación con el derecho del FOGASA a alegar la excepción de prescripción de
su posible responsabilidad subsidiaria respecto de la deuda que los trabajadores recla-
man al empresario y a recibir en la sentencia que resuelve el litigio un pronunciamiento
expreso sobre dicha alegación, la sentencia del Tribunal Supremo de 28/04/2005
-EDJ2005/83748- -con cita de sentencias anteriores STS 4ª - 22/10/2002 - 132/2002
-EDJ2002/61460- y STS 4ª - 24/11/2004 - 65/2004 -EDJ2004/242598-- resume de forma
clara la doctrina del TS en los siguientes términos:
«1) (...) la condición jurídica del FGS respecto de las obligaciones legales estable-
cidas en los artículos 33.1 -EDL1995/13475-. y 33.2. ET -EDL1995/13475-es semejante
pero no idéntica a la del "fiador con responsabilidad subsidiaria" del art. 1822 del Có-
digo Civil (CC) -EDL1889/1-, definiéndose como la de un "peculiar ente asegurador"
que asume "el riesgo del pago a los trabajadores de salarios e indemnizaciones que no
pudieron hacerse efectivas por el empleador por su carencia patrimonial";

[46] Dada nueva redacción apartado 2 por art. 10 apartado 8 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 23 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 80

2) "en atención a este carácter de asegurador público", el FGS es "parte formal o


procesal" en los casos previstos en el art. 23.2 LPL, posición que es la propia del "in-
terviniente adhesivo", al que la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) ordena con-
siderar "parte en el proceso a todos los efectos" (art. 13.3. LEC -EDL2000/77463-);
3) aunque el FGS no sea ni parte principal ni interviniente litisconsorcial en las
reclamaciones de los trabajadores frente al empresario, la legislación procesal y la ju-
risprudencia le han reconocido "plenas facultades de actuación" en dichos procesos, en
atención a la singular función que desempeña y
4) en conclusión, la formulación por el Fondo de la excepción de prescripción
amparada en el art. 1975 CC -EDL1889/1-exige una respuesta expresa del órgano ju-
risdiccional no sólo en los fundamentos sino también en el fallo de su sentencia».
En relación con esto último y teniendo en cuenta que la sentencia de instancia no
dio respuesta tampoco a la alegación de prescripción del FGS, la sentencia citada acordó
la remisión de las actuaciones a la Sala de suplicación para que dicte una nueva sentencia
resolviendo sobre el contenido de las cuestiones planteadas con libertad de criterio,
pero emitiendo un pronunciamiento expreso sobre la excepción de prescripción que
planteó dicho Organismo (STS 4ª - 28/04/2005 - 1373/2004 -EDJ2005/83748-).
No obstante el resumen anterior, es necesario señalar el detalle con que la sentencia
citada STS 4ª - 22/10/02 - 132/2002 -EDJ2002/61460- expone las facultades de las que
dispone el FOGASA para la defensa de sus intereses, así como limitación consistente
en no introducir cualesquiera circunstancias ajenas a la obligación principal de la em-
presa.
2. Caducidad no alegada en el proceso por despido
La sentencia del Tribunal Supremo de 23/04/2002 -EDJ2001/10551- estima la res-
ponsabilidad del FOGASA que fue parte no comparecida en el proceso por despido y
en los trámites de ejecución de sentencia y donde no alegó la excepción de caducidad;
alegación que resulta ineficaz en el proceso de responsabilidad de dicho Organismo
(STS 4ª - 23/04/2001 - 4361/1999 -EDJ2001/10551-).
3. No apreciación de cosa juzgada
La sentencia del Tribunal Supremo de 22/01/2003 -EDJ2003/1698- rechaza el efecto
de cosa juzgada de la sentencia dictada en el proceso en el que no fue parte el FOGASA,
en el posterior proceso sobre la responsabilidad del citado Organismo porque falta el
elemento subjetivo de identidad que exige el artículo 222 de la LEC -EDL2000/77463-.
Dicha sentencia también rechaza «un efecto atípico de vinculación de los hechos
probados de una sentencia sobre otra». En relación con ello, se refiere a la sentencia
del Tribunal Constitucional 90/1994, de 17 de marzo -EDJ1994/2471- que rechazó la
inconstitucionalidad del artículo 23,3 de la LPL. Diciendo que «(...) en ningún caso
puede interpretarse esta doctrina constitucional como justificación de la atribución de
81 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 24

un efecto vinculante a los hechos probados de una sentencia dictada en otro proceso
en el que no hay identidad subjetiva con el segundo sobre el que tales efectos se pro-
yectarían, pues es evidente que tal vinculación lesionaría el derecho a la defensa de la
parte del segundo proceso que no ha intervenido como tal en el primero -caso del
Fondo de Garantía Salarial en las presentes actuaciones-» (STS 4ª - 22/01/2003 -
2468/2002 -EDJ2003/1698-).
4. Carga de la prueba de la prestación de servicios del trabajador para otro empresario
Según la sentencia del Tribunal Supremo de 02/06/1992 -EDJ1992/5640-, «(...) si
FOGASA opone, como excepción al pago de la cantidad que se le reclama, la percepción
por el trabajador de retribución en otro empleo, -o lo hace por vía de reconvención,
supuesto a que alude el Ministerio Fiscal- esgrimiendo en definitiva una compensación
legal, en cualquier caso, por imperio de lo dispuesto en el artículo 1219 del Código Civil
-EDL1889/1-, es a él a quien incumbe la carga de probar, no solamente que el trabajador
prestó servicios para otro empresario, sino el importe de lo percibido» (STS 4ª -
02/06/1992 - 1898/1991 -EDJ1992/5640-).

24. 1. Si el pago de las prestaciones legalmente a cargo del Fondo de Garantía


Salarial se hubiere producido con anterioridad al inicio de la ejecución, al instarse
ésta, en subrogación de los derechos y acciones de los trabajadores que figuren en
el título ejecutivo, deberá acreditarse fehacientemente el abono de las cantidades
satisfechas y que éstas corresponden, en todo o en parte, a las reconocidas en el
título.
2. Despachada ejecución, el Secretario judicial dictará decreto haciendo constar
la subrogación producida, que se notificará a los trabajadores afectados o a sus
representantes, a quienes, por si pudieren conservar créditos derivados del propio
título frente a la empresa ejecutada por la parte no satisfecha por el Fondo, se les
ofrecerá la posibilidad de constituirse como ejecutantes en el plazo de quince días.
Las cantidades obtenidas se abonarán prorrateadas entre el Fondo y los trabajadores
en proporción a los importes de sus respectivos créditos. [47]

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889- modifica el apartado se-


gundo atribuyendo al Secretario Judicial la competencia para hacer constar la subro-
gación producida y estableciendo la obligación de prorrateo de las cantidades obtenidas
en la ejecución.

[47] Dada nueva redacción apartado 2 por art. 10 apartado 9 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 24 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 82

Necesidad de que el Fondo de Garantía Salarial acredite la condición de subrogado en


la ejecución
En un supuesto en el que los trabajadores no estaban conformes con el auto del
juzgado que había repartido las cantidades obtenidas en ejecución a prorrata entre los
créditos de los trabajadores y el crédito ostentado por el FOGASA por subrogación en
los de aquéllos que había satisfecho en virtud de sus obligaciones legales, la sentencia
del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 22/09/2000 -EDJ2000/36508- estima
el recurso de los actores. Argumenta la sentencia que la subrogación «ex lege» no da
derecho de forma automática al cobro a prorrata con los trabajadores del resultado de
la realización de los bienes del deudor, pues el FOGASA debe ajustarse a las normas
procesales pertinentes y en el caso enjuiciado no había comparecido en forma en la
ejecución pues no acreditó su condición de subrogado en los créditos de los trabaja-
dores hasta un mes después de la adjudicación en pago y tras varios requerimientos de
subrogación reiteradamente incumplidos (STSJ Cataluña-Sala de lo Social-22/09/2000
- 2262/2000 -EDJ2000/36508-).

CAPÍTULO IV
Del beneficio de justicia gratuita (Derogado) [48]

La Ley 1/1996 de 10 de enero de Asistencia Jurídica Gratuita, en su art. 2


-EDL1996/13683-, reconoce el derecho a la asistencia jurídica gratuita a las Entidades
Gestoras y Servicios Comunes de la Seguridad Social, en todo caso, y en el orden ju-
risdiccional social, además, los trabajadores y beneficiarios del sistema de Seguridad
Social, tanto para la defensa en juicio como para el ejercicio de acciones para la efec-
tividad de los derechos laborales en los procedimientos concursales.
1. Se considera trabajador a quien lo fuera por cuenta ajena cuando acaecieron los hechos
que originaron la necesidad de defensa jurídica
En el caso de una trabajadora del Servicio Vasco de Salud que fue acusada por
homicidio imprudente y reclama a dicha entidad -cuando ya no era su trabajadora- el
abono del gasto que le ha ocasionado el proceso penal, la sentencia del Tribunal Su-
premo de 22/06/2000 -EDJ2000/15384- declara improcedente la condena en costas a
dicha trabajadora en cuantía de 75.000 pesetas como honorarios del letrado impug-
nante dado que la actora era trabajadora cuando acaecieron los hechos que originaron
su necesidad de asistencia jurídica. (STS 4ª - 22/06/2000 - 1785/1999 -EDJ2000/15384-).

[48] Derogado por disposición derogatoria única letra c de Ley 1/1996 de 10 enero 1996, con vigencia desde
12/07/1996
83 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 25

2. Entidades Gestoras de la Seguridad Social


El beneficio de la justicia gratuita les alcanza no sólo cuando actúan como tales sino
cuando lo hacen como empleadoras de un trabajador con relación laboral. (STS 4ª -
23/10/2001 - 3594/2000 -EDJ2001/70947-).
Dicho beneficio se aplica a los diferentes servicios de Salud constituidos en las
distintas Comunidades Autónomas que han recibido por vía de traspaso los mismos
bienes, personas y cometidos que antes desarrollaban las entidades gestoras. (STS 4ª -
10/07/2008 - 3835/2007 -EDJ2008/155957-; STS 4ª - 17/09/09 - 4455/2008
-EDJ2009/259271-).
El Servicio Público de Empleo Estatal, con naturaleza análoga a la del anterior INEM
en cuanto gestor de las funciones y servicios derivados de las prestaciones de protección
por desempleo y competente para declarar el reconocimiento, suspensión, extinción y
reanudación de las prestaciones goza del beneficio de asistencia gratuita. (STS 4ª -
09/02/2009 - 1681/2008 -EDJ2009/16979-).
3. Sindicatos y Fondo de Garantía Salarial
El beneficio de justicia gratuita alcanza a los sindicatos cuando actúan en repre-
sentación de los trabajadores. (ATS 4ª - 11/07/2005- 2139/1995).
No alcanza al Fondo de Garantía Salarial. (STS 4ª - 10/03/1995 - 2139/1995).

25 y 26. [49] (Derogados)

[49] Derogado por disposición derogatoria única letra c de Ley 1/1996 de 10 enero 1996, con vigencia desde
12/07/1996
Art. 27 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 84

TÍTULO III
De las acumulaciones

CAPÍTULO PRIMERO
De la acumulación de acciones, procesos y recursos [50]

SECCIÓN PRIMERA
Acumulación de acciones

27. [51]1. El actor podrá acumular en su demanda cuantas acciones le competan


contra el demandado, aunque procedan de diferentes títulos, siempre que todas
ellas puedan tramitarse ante el mismo Juzgado o Tribunal.
2. En los mismos términos podrá el demandado reconvenir.
3. También podrán acumularse, ejercitándose simultáneamente, las acciones
que uno o varios actores tengan contra uno o varios demandados, siempre que entre
esas acciones exista un nexo por razón del título o causa de pedir. Se entenderá que
el título o causa de pedir es idéntico o conexo cuando las acciones se funden en los
mismos hechos.
4. No obstante, y sin perjuicio de lo dispuesto en los arts. 32 y 33 de esta Ley, no
podrán acumularse a otras en un mismo juicio, ni siquiera por vía de reconvención,
las acciones de despido, las de extinción del contrato de trabajo de los arts. 50 y 52
del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, las que versen sobre
materia electoral, las de movilidad geográfica, las de modificación sustancial de las
condiciones de trabajo, las de derechos de conciliación de la vida personal, familiar
y laboral a los que se refiere el art. 138 bis, las de impugnación de convenios colec-
tivos, las de impugnación de estatutos de los sindicatos y las de tutela de la libertad
sindical y demás derechos fundamentales. Lo anterior se entiende sin perjuicio de
la posibilidad de reclamar, en los anteriores juicios, la indemnización derivada de
discriminación o lesión de derechos fundamentales conforme a los arts. 180 y 181
de esta Ley.
No obstante lo establecido en el párrafo anterior, cuando para la referida acción
de extinción del contrato de trabajo del art. 50 del Texto Refundido de la Ley del

[50] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 11 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[51] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 12 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
85 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 27

Estatuto de los Trabajadores se invoque la falta de pago del salario pactado con-
templada en la letra b) del apartado 1 de aquel precepto, la reclamación salarial
podrá acumularse a la acción solicitando la extinción indemnizada del vínculo.
5. Tampoco serán acumulables entre sí las reclamaciones en materia de Seguri-
dad Social, salvo cuando tengan la misma causa de pedir.
6. Cuando se presenten demandas acumulando objetiva o subjetivamente ac-
ciones, el Secretario judicial verificará que concurren los presupuestos indicados
en los apartados precedentes.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica la rúbrica del


Capítulo I del Título III y el contenido del art. 27 en relación con las siguientes cues-
tiones: Limitación funcional y territorial de la acumulación y reconvención; acumu-
lación de acciones de varios actores; inclusión de determinadas modalidades procesales
en la prohibición de acumulación; posibilidad de acumulación de la extinción del art.
50 ET -EDL1995/13475- con la reclamación de los salarios adeudados.
1. Proceso por despido
1.1. Determinación del salario y categoría
La STS 4ª - 10/07/2007 - 3488/2005 -EDJ2007/135900- declara la posibilidad de
debatir en un proceso por despido la determinación del salario aplicable a efectos de
las consecuencias del despido, no constituyendo acumulación indebida de acciones.
Por tanto, también resulta posible discutir la categoría profesional: STS 4ª - 12/07/2006
- 2048/2005 -EDJ2006/253529-, pues no se ejercita ninguna acción de clasificación
profesional al no pedirse el reconocimiento de una determinada categoría en virtud
del principio función/categoría. «Lo que se pide es algo muy distinto en el plano jurí-
dico: que las indemnizaciones por despido se calculen sobre el salario que, en virtud
de las normas aplicables, correspondía a las funciones que efectivamente venía de-
sempeñando la trabajadora. Y ésta es una pretensión propia del proceso de despido
que ha de resolverse en él.»
1.2. Cesión ilegal y otras cuestiones conexas
La sentencia del Tribunal Supremo, Sala 4ª, de 08/07/2003 -EDJ2003/108449- es-
tablece que «(...) la determinación de la existencia de una posible cesión ilegal adquiere
en los procesos de despido el carácter de una cuestión previa (...) sobre la que es nece-
sario decidir, por mandato del art. 4.2 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689-, para establecer las consecuencias del despido en los términos que
autorizan los artículos 43 -EDL1995/13475- y 56 ET -EDL1995/13475-. Otro tanto
ocurre cuando en el proceso de despido se discute sobre cuestiones conexas determi-
nantes del contenido del fallo, como pueden ser el importe del salario, la antigüedad
real, el carácter temporal o indefinido del vínculo, la existencia de una previa sucesión
Art. 27 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 86

encubierta de empresas, o de un grupo laboral de empresas, etc, que deben resolverse


necesariamente en dicho proceso sin que ello suponga el ejercicio de otras acciones
distintas a la del despido, ni su acumulación indebida a ésta.» (STS 4ª - 08/07/2003 -
2885/2002 -EDJ2003/108449-).
En el mismo sentido STS 4ª - 14/10/2009 - 217/2009 -EDJ2009/300327- y STS 4ª -
12/02/2008 - 61/2007 -EDJ2008/82888-. Pero esta última sentencia concreta que la
fijación de las consecuencias de la cesión ilegal debe limitarse a las que sirvan para
establecer las consecuencias del despido sin que puedan ser examinadas aquellas otras
que, si bien derivan de la cesión ilegal, carezcan de relevancia para la resolución del
despido. Por ello rechaza el reconocimiento de un trienio que solicitaba la demandante.
Cuestión diferente -dice la sentencia- «(...) hubiera sido que la solicitud del reconoci-
miento de antigüedad se hubiera solicitado a los solos efectos del cálculo de la indem-
nización, en cuyo caso habría de haberse examinado la misma, como cuestión inte-
grante del posible pronunciamiento de los efectos de la improcedencia del despido,
pero al no haber sido así, no cabe un pronunciamiento genérico reconociendo la an-
tigüedad del trabajador a todos los efectos.» (STS 4ª - 12/02/2008 - 61/2007
-EDJ2008/82888-).
1.3. Despido y complemento de incapacidad temporal
La STS 4ª - 25/06/2008 - 2048/2007 -EDJ2008/155907- considera una acumulación
indebida a la demanda por despido de una reclamación del abono de la mejora volun-
taria asumida por la empresa y consistente en completar hasta el 100 por 100 del salario
el subsidio percibido por la trabajadora con cargo al INSS durante el periodo de inca-
pacidad temporal coincidente con la mayor parte, si no es con la totalidad, del periodo
de trámite.
1.4. Despido y acción acumulada de indemnización adicional por vulneración de dere-
chos fundamentales
La acumulación de la acción de despido y la indemnizatoria por vulneración de
derechos fundamentales, además de ser hoy ya posible por así establecerlo expresa-
mente la ley, había sido antes aceptada por la jurisprudencia del TS, y así , como re-
cuerda la Sentencia del Tribunal Supremo,Sala 4ª, de 26/01/2009 -EDJ2009/25646-:
«(...) la Jurisprudencia de esta Sala de lo Social del Tribunal Supremo había llegado
antes de la reforma a una solución de compatibilidad o posibilidad de acumulación de
las acciones de despido y de resolución de contrato a instancia del trabajador, la de
tutela de derechos fundamentales y la indemnización de los perjuicios sufridos como
consecuencia de tal vulneración. Así, en nuestra sentencia de 23 de marzo de 2.000
(recurso 362/1999) -EDJ2000/5341- y más específicamente la de 12 de junio de 2.001
(recurso 3827/2000) -EDJ2001/15988-, en la que se admite la acumulación de la de-
manda de despido por violación de derechos fundamentales con la de indemnización
87 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 27

de perjuicios; (...) en los supuestos de despido, al igual que en otros procesos contenidos
en el art. 27.2, el 182 -EDL1995/13689-remite, "inexcusablemente, a la modalidad pro-
cesal correspondiente". Y siendo así -se dice literalmente en la segunda de las sentencias
citadas- que los derechos fundamentales y libertades a que nos estamos refiriendo no
pueden quedar sin un procedimiento "preferente y sumario" para su tutela, ha de con-
cluirse que el proceso por despido es el idóneo para decidir sobre estos extremos, de-
biendo entenderse desplazado el mandato del art. 27.2 de la Ley procesal por el del art.
182 -EDL1995/13689-. Y se dice literalmente en esa sentencia que "entenderlo de otro
modo obligaría al trabajador afectado a emprender un proceso distinto, que -no siendo
el de despido- habría de ser el ordinario, que no reúne los requisitos constitucional-
mente exigidos". En el mismo sentido se ha pronunciado el Pleno de esta Sala en un
caso de resolución de contrato instada al amparo del artículo 50.1 c) del Estatuto de
los Trabajadores -EDL1995/13475-, en la sentencia de 17 de junio de 2.006 (recurso
4372/2004) -EDJ2006/83987-.» (STS 4ª - 26/01/2009 - 28/2006 -EDJ2009/25646-).
2. Impugnación de convenios colectivos
La STS 4ª - 06/03/1998 - 1535/1997 -EDJ1998/2400- declara de oficio la indebida
acumulación de acciones cuando junto con una pretensión impugnatoria de Convenio
Colectivo se ejercitan otras dos pretensiones, de naturaleza diferente, referidas al de-
recho a constituir una sección sindical en el ámbito de empresa y a nombrar un delegado
sindical intercentros.
También la STS 4ª - 11/10/2007 - 94/2005 -EDJ2007/195106- declara indebida la
acumulación de una acción de impugnación de convenio colectivo y otra de conflicto
colectivo. En el mismo sentido la STS 4ª - 12/02/1996 - 3489/1993 -EDJ1996/279-. Por
su parte, STS 4ª - 26/01/2009 - 28/2006 -EDJ2009/25646- acepta la acumulación de la
acción de impugnación de convenio colectivo y la declaración de vulneración de de-
rechos fundamentales.
3. Impugnación de estatutos de los sindicatos
La sentencia 4ª - 15/07/1996 - 1693/1994 -EDJ1996/6677- entiende producida una
acumulación indebida de acciones al pretenderse la protección de la libertad sindical
frente a numerosos actos que se estiman que la han conculcado, y entre esos actos se
encuentran modificación de los estatutos de un sindicato y la composición de la mesa
negociadora del Convenio Colectivo, alcanzando la acción de tutela sindical también
a estos últimos extremos.
4. Tutela de libertad sindical
Las sentencias STS 4ª - 14/07/1993 - 3354/1992 -EDJ1993/7100- y STS 4ª -
25/01/2005 - 1374/2004 -EDJ2005/5036- reconocen la posibilidad de que dentro del
proceso de tutela de la libertad sindical se resuelva la cuestión relativa a la infracción
del concreto derecho constitucional que se denuncia, y también tenga cabida una ac-
Art. 27 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 88

ción de reparación o de indemnización de los daños y perjuicios derivados de aquella


infracción.
5. Seguridad Social
La STS 4ª - 14/07/1997 - 892/1996 -EDJ1997/6597- considera que la acción solici-
tando una indemnización a tanto alzado pactada en convenio colectivo -que se ejercita
acumulada a la de reconocimiento de pensión derivada de incapacidad permanente
absoluta- no es una pretensión propia del proceso de Seguridad Social, sino del ordi-
nario, por lo que las acciones no debieron acumularse ni se ha seguido el procedimiento
adecuado.
La STS 4ª - 26/01/2006 - 4110/2004 -EDJ2006/24949- declara que cuando a la pre-
tensión de reconocimiento de pensión ejercitada en la demanda se adicionó una peti-
ción expresa de calificación de laboralidad del accidente sufrido, ello no supone mas
que la acumulación de una acción meramente declarativa sobre la contingencia deter-
minante a la acción principal de reclamación del derecho a pensión por invalidez en
un determinado grado, por lo que no constituye una acumulación indebida.
La STS 4ª - 06/05/1994 - 2016/1993 -EDJ1994/4054- rechaza la acumulación inde-
bida de acciones cuando se formula demanda -por quien tenía concedida la incapacidad
en grado de parcial derivada de accidente de trabajo- solicitando se reconozca la in-
validez permanente derivada de accidente de trabajo o, alternativamente, de enferme-
dad común, pues no se pueden escindir en dos las acciones con razón en la distinta
contingencia pues ello rompería la unidad de la evaluación de las lesiones que deter-
minan el alcance de la incapacidad.
Las sentencias STS 4ª - 04/04/2006 - 333/2005 -EDJ2006/59653- y STS 4ª -
07/07/2009 - 2175/2008 -EDJ2009/166018- consideran adecuada la reclamación de
complemento de Incapacidad temporal pactado en convenio junto con la reclamación
de otros conceptos salariales.
6. Conflictos colectivos
No es posible acumular una acción de conflicto colectivo con una acción individual
de reclamación de daños, aunque sea de libertad sindical. Pues la primera obedece a
un interés general y la segunda a un interés particular (STS 4ª - 15/03/2011 - 142/2010
-EDJ2011/26084-; STS 4ª - 29/10/2010–200/2010 -EDJ2010/254032-).

28. [52]
1. Si se ejercitaran acciones indebidamente acumuladas, el Secretario
judicial requerirá al demandante para que, en el plazo de cuatro días subsane el
defecto, eligiendo la acción que pretende mantener. En caso de que no lo hiciera, o

[52] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 13 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
89 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 28

si se mantuviera la circunstancia de no acumulabilidad entre las acciones, dará


cuenta al Tribunal para que éste, en su caso, acuerde el archivo de la demanda.

2. No obstante, cuando se trate de una demanda sometida a plazo de caducidad


a la que indebidamente se hubiera acumulado otra acción, aunque el actor no opte,
se seguirá la tramitación del juicio por aquella y el Juez o Tribunal tendrá por no
formulada la otra acción acumulada, advirtiéndose al demandante de su derecho a
ejercitarla por separado.

Si se hubiera, indebidamente, acumulado una acción por despido y otra u otras


acciones sometidas igualmente a plazo de caducidad, aunque el actor no opte, se
seguirá la tramitación del juicio por despido y el Juez o Tribunal tendrá por no
formulada la otra u otras acciones acumuladas, advirtiéndose al demandante de su
derecho a ejercitarlas por separado.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el contenido


del art. 28 en relación con las siguientes cuestiones: Competencias del Secretario judi-
cial; efectos de la negativa de desacumulación por la parte actora; ampliación del ré-
gimen de excepciones de archivo a todas las acciones con plazo de caducidad.
Acumulación indebida de acciones. Efectos
Las sentencias STS 4ª - 06/03/1998 - 1535/1997 -EDJ1998/2400-; STS 4ª -
11/10/2007 - 94/2005 -EDJ2007/195106- y STS 4ª - 12/02/1996 - 3489/1993
-EDJ1996/279- citadas en el comentario del artículo anterior acuerdan -tras apreciar
una acumulación indebida de acciones- la nulidad de actuaciones para que se requiera
a la parte demandante a los efectos de que en un plazo de cuatro días, exprese la acción
que quiere mantener, bajo apercibimiento de archivo de la demanda.

La STS 4ª - 25/06/2008 - 2048/2007 -EDJ2008/155907-, también citada en relación


con el artículo anterior, que considera indebida la acumulación a una acción por des-
pido de una reclamación de complemento por incapacidad temporal, tiene por no
formulada esa pretensión en aplicación del art. 28.2 LPL y por no impuesta a la Mutua
la condena al pago del citado complemento.
Art. 29 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 90

SECCIÓN SEGUNDA
Acumulación de procesos [53]

29. [54]1. Si en el mismo Juzgado o Tribunal se tramitaran varias demandas


contra un mismo demandado, aunque los actores sean distintos, y se ejercitasen en
ellas idénticas acciones, se acordará, de oficio o a instancia de parte, la acumulación
de los autos.
2. El Secretario judicial dará traslado, por plazo común de tres días, a todos los
que sean parte en los procesos de cuya acumulación se trate, a fin de que formulen
alegaciones acerca de aquélla. Transcurrido el plazo, el Juzgado o Tribunal dictará
auto decidiendo la acumulación, de cumplirse los requisitos legales.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el contenido


del art. 29 en relación con las siguientes cuestiones: Competencias del Secretario judi-
cial y preceptiva audiencia a las partes en relación con la acumulación de procesos.
1. Acumulación de demandas por despido
La sentencia núm. 1150/1997 del TSJ de Murcia considera correcta la acumulación
de dos demandas por despido disciplinario dirigidas contra la misma empresa en las
que, en una se reprochaba a la actora la realización de determinadas operaciones ban-
carias irregulares, y en la otra se imputa al actor negligencia por falta de atención de
sus funciones como Director de la Oficina donde la primera demandante actuaba como
apoderada, porque siendo conocedor del comportamiento de aquélla no lo puso en
conocimiento de sus superiores. Considera la sentencia citada que en los hechos existe
una conexión objetiva y temporal evidente, se enmarcan en un mismo escenario con
una coincidente unidad de tiempo y acción (STSJ Murcia-29/07/1997 - 706/1997).
La sentencia núm. 2698/2003 de la sala de lo Social del TSJ de Cataluña de
30/04/2003 Rec. Suplic. 8780/2002 -EDJ2003/24357- también considera adecuada la
acumulación de dos demandadas por despido promovidas por el mismo actor contra
la misma empresa; una por despido verbal y la otra impugnando el despido disciplinario
formalizado al día siguiente.
2. Acumulación en materia de Seguridad Social
La sentencia núm. 500/2001 del TSJ de Castilla La Mancha considera correcta la
acumulación de dos demandas en las que se solicita, en una que se declare que la baja
médica del actor es derivada de accidente de trabajo, y en la otra que la situación de

[53] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 14 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[54] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 15 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
91 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 29

Incapacidad Permanente absoluta o, subsidiariamente, total, lo es por la contingencia


de accidente de trabajo, siendo, por tanto en ambos casos el objeto de la controversia
el determinar si la contingencia determinante de la situación jurídica del actor fue
debida a accidente laboral o no (STSJ Castilla La Mancha-03/04/2001 - 1171/2000
-EDJ2001/97810-).
La sentencia núm. 362/1999 del TSJ del País Vasco -EDJ1999/7799- declara inde-
bida la acumulación de tres demandas. La primera seguida en reclamación de diferen-
cias (32.436 pesetas), en la prestación económica reconocida en vía administrativa de
la incapacidad temporal mediante entre el 5 de febrero y el 26 de marzo de 1996, siendo
demandante la parte ahora recurrente y demandadas las recurridas; la segunda en re-
clamación de prestación económica (por importe de 200.552 pesetas) de incapacidad
temporal en el período mediante entre el 5 de agosto y el 18 de noviembre de 1996,
denegada en vía administrativa, siendo demandante la parte ahora recurrente y de-
mandadas las recurridas; la tercera en reclamación de reintegro de prestaciones, en
razón de las abonadas (90.066 pesetas) con respecto de la situación de incapacidad
temporal iniciada en fecha 5 de febrero de 1996 y terminada en fecha 26 de marzo del
mismo año. En éste son demandantes las recurridas y demandado el recurrente.
Por tanto, dice la sentencia, «No es el mismo el demandado en los dos primeros
casos en relación con el tercero, por lo que este último no se podía acumular a los
anteriores sin infringir el artículo 29 de la Ley de Procedimiento Laboral. Tampoco
cabe entender identidad de acciones, pues aunque el primero y el tercero aluden a un
mismo proceso de incapacidad temporal, ya se ha advertido que no es la misma la
persona demandada y en uno se pretende mayor cantidad por el concepto de prestación
económica de incapacidad temporal, y en otro la revocación de la prestación concedida.
En el segundo, se reclama la prestación económica de incapacidad temporal corres-
pondiente a otro período temporal. Por tanto, tampoco cabe entender concurrente
aquel requisito de identidad de acciones que se prevé en el citado precepto para que se
pueda acordar la acumulación» (STSJ País Vasco-Sala de lo Social-09/02/1999 -
2727/1998 -EDJ1999/7799-).
3. Demandas sobre reclamación de cantidad y clasificación profesional
La sentencia núm. 860/1998 del TSJ de Cataluña anula actuaciones al entender que
no procede la acumulación pues las acciones «(...) no son idénticas, ni tampoco de la
misma naturaleza, pues en tanto que para resolver la reclamación de cantidad en con-
cepto de horas extraordinarias, habrá de seguirse el proceso ordinario, para el reco-
nocimiento de la categoría profesional y reclamación de cantidad subordinada a ella,
se seguirá la modalidad procesal específica de clasificación profesional, dándose la cir-
cunstancias de que en tanto en el proceso ordinario cabe recurso de suplicación (...)
contra la sentencia que recaiga en la modalidad de clasificación profesional, no se dará
recurso alguno» (STSJ Cataluña-03/02/1998 - 7467/1997 -EDJ1998/58835-).
Art. 30 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 92

30. [55]1. Si en el caso del artículo anterior las demandas pendieran planteadas
en distintos procesos ante dos o más Juzgados de lo Social de una misma circuns-
cripción, también se acordará la acumulación de todas ellas, de oficio o a petición
de parte. Esta petición habrá de formularse ante el Juzgado o Tribunal que conociese
de la demanda que hubiera tenido entrada antes en el Registro.
2. El Secretario judicial dará traslado, por plazo común de tres días, a todos los
que sean parte en los procesos de cuya acumulación se trate, a fin de que formulen
alegaciones acerca de aquélla. Transcurrido el plazo, el Juzgado o Tribunal dictará
auto decidiendo la acumulación, de cumplirse los requisitos legales.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el contenido


del art. 30 en relación con las siguientes cuestiones: Competencias del Secretario judi-
cial y preceptiva audiencia a las partes en relación con la acumulación de procesos.

30 bis. [56]
1. Se acordará también la acumulación de procesos que pendan
en el mismo o distinto Juzgado o Tribunal cuando entre los objetos de los procesos
cuya acumulación se pretende exista tal conexión que, de seguirse por separado,
pudieran dictarse sentencias con pronunciamientos o fundamentos contradicto-
rios, incompatibles o mutuamente excluyentes.
2. En estos casos, el Secretario judicial dará audiencia, por plazo común de tres
días, a todos los que sean parte en los procesos de cuya acumulación se trate, a fin
de que formulen alegaciones.
3. El Juez o Tribunal resolverá decidiendo la acumulación, de cumplirse los re-
quisitos legales. Contra este auto no cabrá otro recurso que el de reposición.

Nuevo artículo introducido por la Ley 13/2009, de 3 de noviembre


-EDL2009/238889-, relativo a la acumulación en casos de posibles pronunciamientos
contradictorios, con audiencia a las partes a cargo del Secretario judicial.

31. [57]A los procesos de oficio iniciados en virtud de comunicación de la


autoridad laboral regulados en el art. 146 de esta Ley, se acumularán, de acuerdo
con las reglas anteriores, las demandas individuales en que concurran identidad de
personas y de causa de pedir respecto de la demanda de oficio, aunque pendan en

[55] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 16 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[56] Añadido por art. 10 apartado 17 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde 04/05/2010
[57] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 18 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
93 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 32

distintos Juzgados de la misma circunscripción. Dicha acumulación se acordará por


el Juzgado o Tribunal mediante auto.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el art. 31, aña-


diendo que la acumulación se acordará mediante auto.
Acumulación indebida a un proceso de oficio
La sentencia TSJ de Canarias con sede en Las Palmas de 27/02/2007 Rec. Suplic.
1151/2006 -EDJ2007/54047- declara indebida la acumulación acordada por el juzgado
de instancia que a un proceso iniciado de oficio por la Autoridad Laboral en el que
figuraba como demandada una determinada Administración acumuló una demanda
contra esa misma Administración sobre lesión del derecho a la ocupación efectiva, a
la dignidad y a la propia imagen con reclamación de cantidad por daños morales.
Entiende la sentencia que «(...) las finalidades del procedimiento de oficio y las del
proceso de tutela de derechos fundamentales son muy diferentes, por lo que no será
posible la acumulación de acciones o de autos en los que se ejerciten uno u otro tipo
de acción, aunque si es claro que al procedimiento de oficio por mor de lo dispuesto
en el art. 31 de la LPL podrán en general acumularse otras acciones o autos distintos
al de tutela siempre que concurran identidad de personas y causa de pedir, pero no los
que son objeto de tutela de derechos fundamentales por existir normas concretas y
expresas que lo impiden» (STSJ Canarias-Sala de lo social-Sede Las Palmas-27/02/2007
- 1151/2006 -EDJ2007/54047-).

32. Cuando el trabajador formule demandas por alguna de las causas previstas
en el art. 50 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y por
despido, la demanda que se promueva posteriormente se acumulará a la primera
de oficio o a petición de cualquiera de las partes, debiendo debatirse todas las cues-
tiones planteadas en un solo juicio. A estos efectos, el trabajador deberá hacer cons-
tar en la segunda demanda la pendencia del primer proceso y el Juzgado que conoce
del asunto.
1. Finalidad de la acumulación
«Dicha finalidad responde a la voluntad legal de que sean contempladas al propio
tiempo conductas entrecruzadas que se hubieran producido en una misma situación
de conflicto, lo que no excluye, como precisa el artículo 106.1 de la Ley de Procedi-
miento Laboral -EDL1995/13689-, que deban quedar indemnes las garantías que, res-
pecto a alegaciones, prueba y conclusiones, se hallan establecidas para el proceso de
despido. Se trata de evitar actuaciones torticeras que persigan, a través de ejercer la
acción resolutoria, eludir las consecuencias de un despido que se prevé inminente o a
Art. 32 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 94

buscar la enervación de tal acción resolutoria mediante la imposición del despido.»


(STS 4ª - 23/12/1996 - 2205/1996 -EDJ1996/10103-).
2. Cuestión relativa a cual de las demandas debe resolverse en primer lugar
«(...) la interpretación teleológica del citado artículo 32 de la Ley de Procedimiento
Laboral dificulta en extremo acudir a reglas dogmáticas y apriorísticas que fijen criterio
sobre cual de ambas acciones -la resolutoria o la impugnatoria del despido- ha de
obtener primera respuesta.» (STS 4ª - 23/12/1996 - 2205/1996 -EDJ1996/10103-).
Eso mismo reitera la STS 4ª - 27/11/2008 - 3399/2007, que -aunque no resuelve el
fondo de la cuestión suscitada al faltar en ese caso el requisito de la contradicción entre
la sentencia recurrida y de contraste- expone la doctrina de la Sala con referencias a la
sentencia ya citada y a las de (STS 4ª - 25/01/2007 - 2851/2005 -EDJ2007/18248-) y
(STS 4ª - 10/07/2007 - 604/2006 -EDJ2007/135905-).
Dice la sentencia del Tribunal Supremo de 27/11/2008 que los criterios de resolu-
ción son distintos «(...) para los supuestos en que las causas de las dos acciones sean las
mismas, o cuando, dicho en términos de la sentencia de 23 de diciembre 1996 (rcud.
2205/1996) -EDJ1996/10103-, "las conductas cruzadas de las partes en litigio corres-
pondan a una misma situación de conflicto", que para aquellos otros supuestos en que
el incumplimiento empresarial que se alegue para fundar la voluntad resolutoria del
trabajador nada tenga que ver con la falta que se imputará a este en la carta de despido,
es decir, cuando las causas de una y otra acción son independientes. Cuando las dos
acciones que se ejercitan están fundadas en las mismas causas o en una misma situación
de conflicto, la sentencia antes citada de 23-12-96 -EDJ1996/10103- estableció que la
sentencia de instancia debe analizar conjuntamente ambas acciones y las conductas
subyacentes». En cambio, cuando las causas son independientes «(...) hay que seguir
un criterio cronológico sustantivo no excluyente, que de prioridad al análisis y reso-
lución de la acción que haya nacido antes, atendiendo al hecho constitutivo de la misma,
si bien su éxito no impedirá el examen, y decisión en su caso, de la otra acción. Con
ello se evitan decisiones procesales de la parte demandante tendentes, mediante el
simple mecanismo de dilatar breves días la reacción frente al despido, a dar prioridad
a la acción de extinción por el mero hecho de ejercitarla antes.» (STS 4ª - 27/11/2008
- 3399/2007 -EDJ2008/381655-).
Ese criterio cronológico no excluyente fue el seguido por la STS 4ª - 25/01/2007 -
2851/2005 -EDJ2007/18248-, dictada en un supuesto en el que la causa de la demanda
de resolución de contrato, primeramente planteada, fue la falta de pago de salarios y
de ocupación efectiva, mientras que la causa de los despidos fue la actitud mostrada
por los trabajadores durante la sustanciación del expediente de regulación de empleo,
coincidiendo el criterio causal sustantivo como el cronológico procesal, ya que la acción
resolutiva se presentó primero y la causa de la misma también es anterior a la invocada
en la carta de despido. El Juzgado había declarado la resolución de los contratos y la
95 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 33

improcedencia de los despidos pero sin reconocer salarios de tramitación, pronuncia-


miento confirmado en suplicación. La sentencia que se comenta del TS ratificó la de-
cisión de examinar en primer lugar la acción de resolución de contrato pero razonó
luego -confirmando que es siempre necesario un pronunciamiento sobre las dos ac-
ciones-, que como quiera que la acción de extinción produce efectos ex nunc (es decir,
es declarativa y produce efectos solo desde la fecha de la sentencia que la estima) los
demandantes además del derecho a percibir la indemnización prevista en la Ley, y dado
el perjuicio sufrido por culpa del empresario que les había impedido continuar traba-
jando como consecuencia del despido declarado en la sentencia improcedente, tenían
derecho también a que se les reparase aquel perjuicio, mediante la condena al pago de
salarios de tramitación, desde la fecha del despido hasta la de la sentencia de instancia.
La STS 4ª - 10/07/2007 - 604/2006 -EDJ2007/135905- contempla un supuesto en el
que se presentó en primer lugar la demanda sobre resolución del contrato y posterior-
mente la de despido. El Juzgado decidió sobre la segunda declarando que su decisión
hacía innecesario resolver la primera, criterio confirmado en suplicación. La sentencia
del TS estimó e recurso del trabajador al entender que debieron resolverse ambas pre-
tensiones «(...) comenzando por la primeramente formulada desde el punto de vista
cronológico y a continuación la de despido, teniendo en cuenta la influencia que en
ésta última deba tener la solución que hubiera sido adoptada en aquélla», por lo que
acordó la nulidad de actuaciones para que por el Juzgado se resolvieran las dos acciones.

SECCIÓN TERCERA
Acumulación de recursos

33. [58]En las Salas de lo Social de los Tribunales Superiores de Justicia y del
Tribunal Supremo se podrá acordar de oficio, y deberá decretarse si es a instancia
de parte, la acumulación de recursos pendientes, cuando entre ellos exista identidad
de objeto y de alguna de las partes, previa audiencia de los comparecidos en todo
caso y del Ministerio Fiscal en los recursos de casación.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el art. 33, aña-


diendo la obligación de acumulación cuando es a instancia de parte.
1. Necesidad de que los recursos no estén en momentos procesales distintos. Identidad de
objeto y partes
El ATS 4ª - 18/07/2000 - 1566/2000 -EDJ2000/112618- recuerda que es práctica
reiterada denegar la acumulación cuando los recursos se encuentran en momentos

[58] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 19 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 33 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 96

procesales distintos ya que en otro supuesto se provocarían importantes descoordina-


ciones de plazos y de otra índole en su tramitación conjunta.
La STSJ Castilla La Mancha-Sala de lo Social-13/11/2000 - 1077/2000
-EDJ2000/53642- rechaza la acumulación de recursos al no concurrir la identidad de
objeto, pues en uno s e ejercita una acción por despido y en el otro de reclamación de
derechos, acumulación además inviable conforme al art. 27,2 LPL -EDL1995/13689-.
La sentencia TSJ de Castilla La Mancha núm. 1482/2005 -EDJ2005/230533- rechaza
la acumulación «(...) en tanto que tratándose de recursos contra Sentencias por despido
es difícil, cuanto no imposible, establecer una identidad objetiva entre todos ellos, que
justificase tal medida. Circunstancia a la que se unen razones de oportunidad y con-
veniencia, en tanto que no constando que todos los recursos planteados, o podidos
plantear, se encuentren en el mismo trámite procesal, la decisión de acumular podría
llevar a conseguir un resultado contrario a la celeridad y economía procesal que con
ello se persigue.» (STSJ Castilla La Mancha-Sala de lo Social-1482/2005 - 10/11/2005 -
1397/2005 -EDJ2005/230533-).
2. Audiencia al rebelde tramitada conjuntamente con recurso de suplicación
La sentencia del Tribunal Supremo de 06/10/1997 -EDJ1997/7696- anula las ac-
tuaciones en un supuesto de acumulación de una audiencia al rebelde a un recurso de
suplicación pues «No hay identidad en las pretensiones -en un caso se pide la impug-
nación de una resolución dictada en ejecución de sentencia y en otro se solicita la
audiencia de la parte condenada en rebeldía-, no cabe además la acumulación de un
recurso extraordinario con una pretensión de audiencia, ni hay equivalencia en los
procedimientos ni en el régimen de impugnación, pues mientras que frente a la sen-
tencia dictada en suplicación el recurso procedente es el de casación para la unificación
de doctrina, frente a una decisión dictada por una Sala de lo Social en una pretensión
de audiencia al rebelde sólo cabe el recurso de casación ordinario.» (STS 4ª - 06/10/1997
- 4181/1996 -EDJ1997/7696-).

SECCIÓN CUARTA
Disposiciones comunes

34. 1. La acumulación de acciones y procesos deberá formularse y acordarse


antes de la celebración de los actos de conciliación, en su caso, y de juicio, salvo que
se proponga por vía de reconvención. [59]

[59] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 20 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
97 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 36

2. La acumulación de recursos podrá acordarse en cualquier momento anterior


al señalamiento para votación y fallo y, en su caso, vista.
3. Acordada la acumulación de procesos, podrá ésta dejarse sin efecto por el Juez
o Tribunal respecto de uno o varios de ellos, si concurren causas que justifiquen su
tramitación separada. [60]

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica los apartados 1


y 3 del art. 34, sustituyendo el término «autos» por el de «procesos».
Acumulación de acciones con anterioridad al acto del juicio
La STSJ Cataluña-10/12/1996 - 5628/1996 considera indebida la acumulación a una
reclamación sobre reconocimiento de una categoría superior la de reconocimiento
como trabajador fijo de plantilla pero además considera que la acumulación no se
efectuó con anterioridad al acto del juicio al no estar debidamente firmada la provi-
dencia en que se acordó.

35. [61]
La acumulación de acciones, procesos y recursos cuando proceda
producirá el efecto de discutirse conjuntamente y resolverse en una sola resolución
todas las cuestiones planteadas.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el artículo 35,


sustituyendo el término «autos» por el de «procesos».

CAPÍTULO II
De la acumulación de ejecuciones

36. 1. En las ejecuciones de sentencias y demás títulos ejecutivos contra un


mismo deudor y ante un mismo órgano podrá disponerse de oficio o a instancia de
parte la acumulación de los mismos, en los términos establecidos en esta Ley.
2. Igual regla regirá en las ejecuciones seguidas contra un mismo deudor y ante
Juzgados de lo social distintos de la misma o de diversa circunscripción.

[60] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 10 apartado 20 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[61] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 21 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 36 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 98

La acumulación nunca afectará a las cantidades obtenidas con anterioridad, sino a las
posteriores
La STSJ Castilla y León-Sede Burgos-Sala de lo Social-21/06/1999 - 951/1998
-EDJ1999/80078- se refiere a los arts. 36, 37 -EDL1995/13689-, 40 -EDL1995/13689- y
41 LPL -EDL1995/13689- en un supuesto de ejecución de sentencia de despido que se
acumula a otra frente a la misma empresa. Establece la sentencia que sólo será a partir
de la fecha del auto declarando extinguida la relación laboral cuando el ejecutante se
encuentre habilitado, por tener título ejecutivo, suficiente para instar la prosecución
de la ejecución por las cantidades definitivamente reconocidas a su favor en la nueva
resolución y, a partir de entonces, nunca antes, podrá solicitar la acumulación de eje-
cuciones al amparo de lo dispuesto en los arts. 36 y siguientes LPL. Igualmente el Juez,
si concurren los supuestos previstos en el art. 37 LPL -EDL1995/13689- deberá acordar
la acumulación de oficio.
En el supuesto enjuiciado, tras dictarse el auto extintivo, los trabajadores solicitaron
la ejecución por las cantidades reconocidas en el mismo y el Juzgado despacho la eje-
cución y acordó su acumulación a otra que se seguía frente a la misma empresa y en la
que con anterioridad se habían embargado los saldos de determinadas cuentas co-
rrientes que se transfirieron al Juzgado. Los trabajadores de la primera ejecución no
pueden participar en el reparto de las cantidades obtenidas porque se obtuvieron con
anterioridad a la acumulación y cuando aun no se había dictado el auto extintivo de la
relación.

37. [62]1. Cuando las acciones ejercitadas tiendan a obtener la entrega de una
cantidad de dinero y existan indicios de que los bienes del deudor o deudores pu-
dieran ser insuficientes para satisfacer la totalidad de los créditos que se ejecuten,
el Secretario judicial deberá acordar la acumulación de ejecuciones, de oficio o a
instancia de parte, de seguirse ante un mismo Juzgado, o a instancia de parte, de
conocer de ellas Juzgados distintos.
2. En los demás supuestos, el Secretario judicial deberá acordar la acumulación,
de oficio o a instancia de parte, cuando así lo impongan los criterios de economía
y de conexión entre las diversas obligaciones cuya ejecución se pretenda.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el art. 37, intro-


duce las competencias del Secretario judicial y establece la obligación de acumulación
en determinados supuestos.

[62] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 22 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
99 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 39

No cabe denegar la acumulación en el supuesto del art. 37,1 LPL


La STSJ Galicia-05/02/1998 - 5581/1997 estima el recurso de los trabajadores a
quienes la sentencia de instancia había denegado la acumulación de su ejecución a otra
que se seguía contra la misma empresa que se encontraba en situación de suspensión
de pagos. El Juzgado había acordado que la ejecución quedara a resultas de la ejecución
anterior, lo que supone, -según la sentencia que se comenta- una expresa denegación
de la ejecución y equivale a un embargo del sobrante, en un caso en el que la presunción
de insuficiencia de bienes de la ejecutada había que entenderla indiciariamente justi-
ficada.

38. [63]1. Los procesos de ejecución se acumularán al primero en que se ordenó


el despacho de la ejecución. Si dicha orden es de la misma fecha se acumularán
atendiendo a la antigüedad del título, y en último caso se estará a la fecha de pre-
sentación de la demanda.
2. Si las ejecuciones cuya acumulación se pretenda se tramitaran ante órganos
judiciales de diversa circunscripción, y en la iniciada con anterioridad no figurase
incluida la mayor parte de los trabajadores y créditos afectados ni embargada con
prioridad la mayor parte de los bienes del deudor común, la acumulación corres-
ponderá decretarla al Secretario judicial que con prioridad trabó embargo sobre la
totalidad o mayor parte de los referidos bienes.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el art. 38 intro-


duciendo criterios alternativos en el caso de coincidencia de fecha en el despacho de la
ejecución y la competencia del Secretario judicial.

39. [64]
1. El incidente de acumulación podrá plantearse por o ante el Juzgado
o Tribunal competente para decretar la acumulación de las ejecuciones, en los tér-
minos indicados en el artículo anterior, de oficio o a instancia de cualquiera de las
partes.
2. De estimar procedente la acumulación, el Secretario judicial acordará me-
diante decreto, oídas las partes, reclamar la remisión de las ejecuciones a acumular
a los órganos judiciales en los que se tramiten.

[63] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 23 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[64] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 24 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 39 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 100

3. Si el Secretario judicial del órgano requerido estima procedente el requeri-


miento, dictará decreto accediendo a ello y acordando la remisión de lo actuado.
Contra dicho decreto cabrá recurso directo de revisión.
4. Si el Secretario judicial competente para decretar la acumulación la estimara
improcedente o si el requerido no accediere a ella, tras dictar el decreto correspon-
diente y firme que sea éste, elevará seguidamente a la Sala de lo Social del Tribunal
superior inmediato común a ambos órganos judiciales testimonio suficiente de sus
actuaciones y, en su caso, de todas las realizadas en el incidente de acumulación,
comunicándolo al otro afectado para que por éste se haga lo propio y remita, de no
haber aún intervenido, el oportuno informe. La Sala resolverá sobre la procedencia
de la acumulación y determinará el Juzgado competente para conocer de las ejecu-
ciones.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el art. 39 intro-


duciendo la competencia del Secretario judicial, mediante el instrumento del decreto,
contra el que procede recurso directo de revisión.

40. [65]
La tramitación del incidente de acumulación no suspenderá la de las
ejecuciones afectadas, salvo las actuaciones relativas al pago a los ejecutantes de las
cantidades obtenidas con posterioridad al planteamiento de dicho incidente.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el art. 40 en rela-


ción con los efectos de la tramitación del incidente.

41. 1. La acumulación de ejecuciones sólo podrá instarse o acordarse mientras


no quede cumplida la obligación que se ejecute o hasta que, en su caso, se declare la
insolvencia del ejecutado. [66]
2. La acumulación no altera las preferencias que para el cobro de sus créditos
puedan ostentar legalmente los diversos acreedores.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el art. 41 intro-


duciendo la limitación obligatoria del plazo para instar la ejecución.

[65] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 25 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[66] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 26 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
101 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 42

Cuestión sobre si procede la tercería de mejor derecho al estar tramitándose acumula-


damente diversas ejecuciones
La STSJ Andalucía-Sala de lo Social-Sede Sevilla-22/02/2002 - 3466/2001
-EDJ2002/62146- declara que acudir a la tercería cuando no es posible ya la acumula-
ción, para hacer valer la preferencia crediticia, no puede entenderse conducta abusiva
ni en fraude de ley, pues la tercería persigue el mismo fin que tutela el art. 41,2 LPL al
disponer que la acumulación no altera las preferencias que para el cobro de sus créditos
puedan ostentar legalmente los diversos acreedores. De forma que el auténtico tercero
si puede formular y obtener la declaración de su mejor derecho sin que se debata su
preferencia respecto a los intereses de los iniciales ejecutantes.

TÍTULO IV
De los actos procesales

CAPÍTULO PRIMERO
De las actuaciones procesales

42. [67]Las actuaciones procesales han de ser autorizadas por el Secretario


judicial en la forma establecida en la Ley de Enjuiciamiento Civil y con las especia-
lidades previstas en esta Ley.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, se limita a suprimir la figura


del Oficial habilitado por el Secretario como funcionario capaz de autorizar actuaciones
judiciales.
El secretario es el único funcionario competente para dar fe con plenitud de efectos
de las actuaciones judiciales, y en caso de discrepancia entre la fecha de presentación
de un escrito que consta en el libro de conocimiento de asuntos y la fecha mantenida
por el Secretario en la diligencia de constancia de presentación de dicho escrito, pre-
valece ésta, ya que «(...) la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del País
Vasco, con los datos de los cuales disponía, optó por la fecha avalada con la fe pública
del Secretario Judicial, una de cuyas funciones y la principal, razón de su existencia, es
precisamente ésa, haciéndola prevalecer sobre la otra, cuyo único respaldo es un sello
anónimo. Una decisión tal no fue producto de un craso o notorio error y sí de una

[67] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 27 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 42 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 102

elección consciente del Tribunal Superior de Justicia entre datos contradictorios por
virtud de su potestad de valorar los elementos de juicio a su alcance para fijar un hecho,
el día de presentación, sin que tampoco pueda ser motejada la interpretación de la
norma como arbitraria o irrazonable. Consecuentemente, el amparo debe serle dene-
gado a quien lo reclama» (STC 21/04/1997 - 76/1997 -EDJ1997/2502-).

43. 1. Las actuaciones procesales deberán practicarse en días y horas hábi-


les. [68]
2. Las actuaciones se realizarán en el término o dentro del plazo fijado para su
práctica. Transcurridos éstos, se dará de oficio al proceso el curso que corresponda.
3. Salvo los plazos señalados para dictar resolución, todos los plazos y términos
son perentorios e improrrogables, y sólo podrán suspenderse y abrirse de nuevo en
los casos taxativamente establecidos en las leyes. [69]
4. Los días del mes de agosto serán inhábiles, salvo para las modalidades proce-
sales de despido, extinción del contrato de trabajo de los arts. 50 y 52 del Texto
Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, movilidad geográfica, modi-
ficación sustancial de las condiciones de trabajo, la de derechos de conciliación de
la vida personal, familiar y laboral a que se refiere el art. 138 bis, vacaciones, materia
electoral, conflictos colectivos, impugnación de convenios colectivos y tutela de la
libertad sindical y demás derechos fundamentales.
Tampoco serán inhábiles dichos días para las actuaciones que tiendan directa-
mente a asegurar la efectividad de los derechos reclamados o para las de aquellas
que, de no adoptarse, puedan producir un perjuicio de difícil reparación.
Será hábil el mes de agosto para el ejercicio de las acciones laborales derivadas
de los derechos establecidos en la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Me-
didas de Protección Integral contra la Violencia de Género. [70]
5. El Juez o Tribunal podrá habilitar días y horas inhábiles para la práctica de
actuaciones cuando no fuera posible practicarlas en tiempo hábil o sean necesarias
para asegurar la efectividad de una resolución judicial. Esta habilitación se realizará
por los secretarios judiciales cuando tuviera por objeto la realización de actuaciones
procesales que deban practicarse en materias de su exclusiva competencia, cuando
se tratara de actuaciones por ellos ordenadas o cuando fueran tendentes a dar cum-

[68] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 28 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[69] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 10 apartado 28 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[70] Dada nueva redacción apartado 4 por art. 10 apartado 28 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
103 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 43

plimiento a las resoluciones dictadas por jueces o Tribunales. Iniciada una actua-
ción en tiempo hábil podrá continuar hasta su conclusión sin necesidad de habili-
tación. [71]
6. A los efectos del plazo para interponer recursos, cuando en las actuaciones
medie una fiesta oficial de carácter local o autonómico, se hará constar por dili-
gencia.

La Ley 13/2009, de 3 noviembre -EDL2009/238889-, procede a modificar los apar-


tados 1, 3, 4 y 5 de este precepto, alterando aspectos terminológicos, incluyendo el mes
de agosto como mes inhábil para las modalidades procesales de los arts. 138
-EDL1995/13689- y 138 bis LPL -EDL1995/13689- e introduciendo aspectos regulados
en la Ley Orgánica de Violencia de Género -EDL2004/184152-.
1. Días y horas hábiles
Recuérdese el tenor literal del art. 182 LOPJ -EDL1985/8754- tras la modificación
de dicho precepto efectuada por la LO 19/2003 de 23 de diciembre -EDL2003/156995-,
que señala que «Son inhábiles a efectos procesales los sábados y domingos, los días 24
y 31 de diciembre, los días de fiesta nacional y los festivos a efectos laborales en la
respectiva Comunidad Autónoma o localidad», para señalar en su núm. 2 que «Son
horas hábiles desde las ocho de la mañana a las ocho de la tarde, salvo que la Ley
disponga lo contrario».
Tanto la LPL como la LOPJ -EDL1985/8754- como la LEC (art. 131
-EDL2000/77463-) cuando hablan de días inhábiles, están refiriéndose a los festivos de
la Comunidad o localidad que sea sede del órgano jurisdiccional, no a los festivos del
domicilio de la parte que presenta el escrito (ATS 4ª - 16/07/2002 - 1512/2002) y ello
«(...) porque es en dicho lugar donde "se realiza y culmina la actuación procesal cuya
corrección ha de calificar el mencionado órgano judicial", aunque en otro lugar se hayan
desarrollado otras fases previas del proceso (autos de 18 de octubre de 1994
-EDJ1994/24057- y 4 de septiembre de 1995, que citan, a su vez, el auto de 20 de mayo
de 1993). Por ello, al ser el escrito de interposición una actuación procesal que ha de
practicarse ante esta Sala (artículos 44 -EDL1995/13689- y 220 de la Ley de Procedi-
miento Laboral -EDL1995/13689-), la determinación de los días hábiles e inhábiles ha
de regirse por las reglas aplicables en su sede, sin que pueda excluirse de computo el
día que menciona la parte recurrente. Así lo reitera el auto de 21 de septiembre de
1995.» (Auto citado). En el mismo sentido (STS 4ª - 4/10/2005 - 3318/2004
-EDJ2005/166178-). No son inhábiles los puentes o días intermedios entre los que sí
son inhábiles (ATS 4ª - 23/03/1999 - 391/1999 -EDJ1999/80072-).

[71] Dada nueva redacción apartado 5 por art. 10 apartado 28 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 43 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 104

2. Inhabilidad del mes de agosto


El mes de agosto es inhábil para todas las fases del proceso, incluidos los recursos
lo que significa que para aquellos procesos especiales para los que es hábil, lo sea tam-
bién a todos los efectos (ATS 4ª - 13/03/1998 - 3184/1997 -EDJ1998/58830-), que señala
que el art. 43,4 LPL "está indicando que abarca no sólo al proceso sobre despido seguido
en la instancia y regulado en los arts. 103 a 119 -EDL1995/13689- del Capítulo II del
Título I del Libro II, sino también a los recursos de suplicación y casación que tengan
por objeto el despido, que son una modalidad procesal del mismo". En el mismo sen-
tido, por ejemplo, el ATS 4ª de 24/02/2004 -EDJ2004/301886-. Y tal inhabilidad queda
referida tanto a los actos de las partes como del órgano judicial (así ATS 4ª - 27/11/1998
- 3249/1998 -EDJ1998/58828-).
Es importante resaltar que el mes de agosto es hábil (excepto los días festivos, sá-
bados y domingos- que contenga) para los actos previos al proceso como por ejemplo
la reclamación previa, o el cómputo de la caducidad en los pleitos por despido, del que
también se excluyen los sábados (STS 4ª - 23/01/2006 - 1604/2005, dictada en Sala
General -EDJ2006/4059-), seguida de otras muchas como (STS 4ª - 21/11/2006 -
4228/2005 -EDJ2006/345870-); (STS 4ª - 17/04/2007 - 3074/2005 -EDJ2007/70575-) y,
últimamente (STS 4ª - 26/09/2008 - 4975/2006 -EDJ2008/197292-).
3. Plazos
Téngase muy presente el contenido de los arts. 133 de la LEC -EDL2000/77463-,
182,1 -EDL1985/8754- y 185 de la LOPJ -EDL1985/8754- y 5 del Código Civil
-EDL1889/1-, de cuyo juego combinado puede concluirse que los plazos comienzan a
contarse desde el siguiente a aquel en que se hubiere efectuado el acto de comunicación,
que el del vencimiento termina a las 24 horas, prorrogándose al siguiente hábil si el
último fuera festivo, que se cuentan de fecha a fecha si fueran señalados por meses o
años, y que en el proceso laboral son improrrogables.

44. [72]
1. Las partes habrán de presentar todos los escritos y documentos en
los Registros de los Juzgados y Salas de lo Social.
2. Cuando las Oficinas judiciales y los sujetos intervinientes en un proceso dis-
pongan de medios técnicos que permitan el envío y la normal recepción de escritos
iniciadores y demás escritos y documentos, de forma tal que esté garantizada la
autenticidad de la comunicación y quede constancia fehaciente de la remisión y
recepción íntegras y de la fecha en que se hicieren, los escritos y documentos podrán
enviarse por aquellos medios, con el resguardo acreditativo de su presentación que

[72] Dada nueva redacción por disposición final 6 apartado 2 número 1 de Ley 41/2007 de 7 diciembre 2007,
con vigencia desde 09/12/2007
105 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 44

proceda, de conformidad con lo dispuesto en el apartado 5 del art. 135 de la Ley de


Enjuiciamiento Civil.
1. Lugar de presentación de escritos y documentos
Como la LPL no contiene norma alguna sobre el lugar de las actuaciones judiciales,
ha de estarse a las previsiones del art. 129,1 de la LEC -EDL2000/77463-, con las sal-
vedades de los art. 44,1 LPL (presentación de todos los escrito en los registros de los
Juzgados y Salas de lo Social) y art. 87,1 LPL -EDL1995/13689- (posibilidad de sus-
pender el juicio para practicar prueba fuera del juzgado) y art. 45
-EDL1995/13689- (presentación de los escritos en el Juzgado de Guardia).
2. Error en el lugar de presentación: en otro tribunal, o presentación por correo
«(...) el recurrente no cumplió con la exigencias de la Ley de Procedimiento Laboral
en la materia que, en cuanto al lugar de presentación de los escritos y documentos,
afirma que "las partes habrán de presentar todos los escritos y documentos en los Re-
gistros de los Juzgados y Salas de lo Social" -artículo 44-, con una única excepción
relativa a la presentación de escritos el último día de un plazo ante el Juzgado de Guardia
-artículo 45 -EDL1995/13689--, con sus propias y peculiares exigencias. De acuerdo
con tales previsiones, y con lo que expresamente dispone el artículo 219.1 de la misma
Ley Procesal -EDL1995/13689- en relación con los escritos de preparación de los re-
cursos de casación para la unificación de doctrina, el hoy recurrente en queja debió de
presentar su escrito en el Registro correspondiente del Tribunal Superior de Justicia
de Madrid y no en el Registro General del Tribunal Supremo.» (ATS 4ª - 19/02/2003 -
47/2002 -EDJ2003/258491-).
La doctrina que aquí se expone ha sido mantenida por la Sala Cuarta reiteradamente
en relación con supuestos semejantes, cual puede apreciarse, entre otras, en las si-
guientes resoluciones: (ATS 4ª - 19/11/1998 - 3930/1998 -EDJ1998/58832-) presenta-
ción del escrito de preparación ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo; (ATS 4ª
- 20/11/1998 - 2356/1998 -EDJ1998/58833-) presentación del escrito por correo;
(ATS 4ª - 19/11/1998 - 3613/1998 -EDJ1998/58831-) presentación del mismo escrito
en Juzgado Decano y (ATS 4ª - 04/02/1999 - 4274/1998 -EDJ1999/80073-), y otras
muchas anteriores y posteriores en el mismo sentido.
3. Presentación por fax
Aunque inicialmente se descartó esa forma presentación cuando el servicio de fax
no estaba instaurado [(ATS 4ª - 16/01/2004 - 4877/2003 -EDJ2004/301885-): «Lo dis-
puesto en la Ley Orgánica del Poder Judicial -EDL1985/8754-, y también en la Ley de
Procedimiento Civil -EDL2000/77463-, requiere que los medios técnicos utilizables
por el litigante sean compatibles con los que dispongan los Órganos Judiciales y que,
por tanto, se respeten las garantía y requisitos previstos en el procedimiento de que se
tratan. En este caso, no cabe admitir que la remisión de un escrito a un Fax de este
Art. 44 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 106

Tribunal sea suficiente para entender cumplido el requisito de presentación en tiempo


y forma, toda vez que el Registro General de este Supremo Órgano Judicial, que es el
único servicio autorizado para la recepción oficial de los escritos procesales, no tiene
establecido un servicio de Fax para esta recepción, por lo que el envío de dichos escritos
a cualquier otro Fax no equivale a la presentación en el Registro General de este Tri-
bunal ni cumple las garantías establecidas para la utilización de los medios técnicos y
electrónicos conforme a lo establecido en las ya citadas Ley Orgánica del Poder Judicial
y la Ley de Enjuiciamiento Civil»] lo cierto es que en ATS 4ª - 30/03/2006 - 222/2006
-EDJ2006/39895- se ha afirmado, para un caso de escritos enviados por fax a tribunal
distinto que "Los escritos remitidos irregularmente por la parte sólo surten efectos
desde la fecha en que entraron en el Registro General de este Tribunal y en esa fecha
ya había transcurrido en exceso el plazo previsto en el artículo 221 de la Ley de Proce-
dimiento Laboral -EDL1995/13689-».

45. [73]1. Cuando la presentación de un escrito esté sujeta a plazo, podrá


efectuarse hasta las quince horas del día hábil siguiente al del vencimiento del plazo,
en el servicio común procesal creado a tal efecto o, de no existir éste, en la sede del
órgano judicial.
2. En ningún caso se admitirá la presentación de escritos en el Juzgado que preste
el servicio de guardia.

Se suprime por la Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, definitiva-


mente, la posibilidad de presentar escritos en el Juzgado de Guardia en el ámbito de la
Jurisdicción Social, contemplándose la posibilidad ya prevista en el 135 de la LEC
-EDL2000/77463- de presentar escritos hasta las 15 horas del día siguiente al último
de plazo.
Este precepto planteó serios problemas (hoy ya superados tras la reforma citada) de
coordinación con el art. 135,1 de la LEC -EDL2000/77463-, que expresamente dice que
cuando: los escritos estén sujetos a presentación en plazo, éstos podrán presentarse
hasta las quince horas del día siguiente hábil al último de plazo, en el servicio común
o en el registro general del órgano Judicial correspondiente, al tiempo que expresa-
mente establecía que en las "actuaciones ante los tribunales civiles, no se admitirá la
presentación de escritos en el Juzgado que preste el servicio de guardia".
En cualquier caso, el TS resolvió la discrepancia admitiendo la utilización opcional
de ambos cauces para presentar escritos. Así el TS en Sala General (ATS 4ª - 18/07/2001
- 1080/2001 -EDJ2001/97807-reiterado más recientemente, en ATS 4ª - 17/03/2003 -

[73] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 29 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
107 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 46

3/2003 -EDJ2003/258493-) estableció que «la parte que pretende presentar un escrito
de preparación del recurso de casación unificadora, tiene un doble camino alternativo
y sucesivo en el tiempo, para poder hacerlo. El último día del plazo y en horas en que
ya no está abierto el registro de la Sala, puede presentarlo válidamente ante el Juzgado
de Instrucción en funciones de Guardia, si se acoge al sistema del art. 45 LPL. Y si el
Juzgado no lo admite aplicando el mandato del art. 135.2 LEC -EDL2000/77463-, de-
berá obtener de él, como dispone el art. 41 del Reglamento de 5/1995 de 7 de junio
-EDL1995/14402- de los "Aspectos Accesorios de las Actuaciones Judiciales" en la re-
dacción dada por el Acuerdo del CGPJ 3/2001 de 21 de marzo -EDL2001/18865- que
recogió el contenido de la previa Instrucción 1/2001 de 24 de enero
-EDL2001/16844- (BOE del 9 de febrero) "una certificación acreditativa del intento de
presentación, con mención del escrito, del órgano y del procedimiento al que se refiere
y de la no admisión del mismo por dicho Juzgado" -o bien la constatación en diligencia
del día y hora de su presentación si ésta se intentó antes de la entrada en vigor del
Reglamento 1/2001 del CGPJ -EDL2001/16338-- que deberá presentar, inexcusable-
mente, al día siguiente ante la Sala de lo Social junto con el escrito de preparación».
El TS no admitió mezclar ambos procedimientos (vgr. presentar el escrito al día
siguiente del último del plazo en el Juzgado de guardia, ATS 4ª - 27/09/2001 - 1078/2001
-EDJ2001/97806-).
En cualquier caso, la presentación del escrito el último día de plazo habrá de ser
efectivamente en el juzgado de Guardia (no en el buzón del Decanato: STC 117/1999
-EDJ1999/13067-), el último día de plazo (no el penúltimo: ATS 4ª - 13/02/2001 -
4553/2000 -EDJ2001/10693-) y en horas en que no esté abierto el registro del Tribunal.
La constancia en el Juzgado o Tribunal el día siguiente hábil por el medio más rápido
posible es exigencia esencial e insubsanable para que opere dicho precepto
(ATS 13/01/2001 - 4553/2000 -EDJ2001/13693-) respaldada por el TC (así
STC 117/1999 -EDJ1999/13067-), quien también ha aceptado sin problemas la aplica-
ción del art 135,1 LEC -EDL2000/77463- al proceso laboral (STC 162/2005
-EDJ2005/118931-).

46. [74]1. En la presentación de escritos y documentos, por el funcionario


designado para ello se estampará el correspondiente sello en el que se hará constar
la Oficina judicial ante la que se presenta y el día y hora de la presentación. En todo
caso, se dará al interesado recibo con tal indicación. También podrá hacerse constar
la recepción de escritos y documentos en copia simple presentada por la parte.
Cuando se utilicen los medios técnicos a que se refiere el art. 44 de esta Ley el sistema

[74] Dada nueva redacción por disposición final 6 apartado 2 número 2 de Ley 41/2007 de 7 diciembre 2007,
con vigencia desde 09/12/2007
Art. 46 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 108

devolverá al interesado el resguardo acreditativo de la presentación en la Oficina


judicial que proceda de conformidad con lo dispuesto en el apartado 5 del art. 135
de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
2. En el mismo día o en el siguiente día hábil, el Secretario Judicial dará a los
escritos y documentos el curso que corresponda.

47. [75]1. Los autos permanecerán en la Oficina judicial bajo la custodia del
Secretario, donde podrán ser examinados por los interesados que acrediten interés
legítimo, a quienes deberán entregárseles testimonios, certificaciones o copias sim-
ples cuando lo soliciten.
2. Todo interesado podrá tener acceso al libro de sentencias a que se refiere el
art. 213 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y al libro de decretos referido en el art.
213 bis de la misma Ley.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el contenido de


este precepto para adaptarlo a las nuevas competencias de los secretarios judiciales.
Esta norma del acceso libre a las actuaciones judiciales es consecuencia lógica de la
regla o principio general de que las actuaciones judiciales han de ser públicas, con las
excepciones que prevean las leyes de procedimiento. No obstante como la custodia de
los autos le corresponde al Secretario judicial, las actuaciones no podrán salir del juz-
gado o tribunal, salvo en los casos de entrega de autos para formalizar el correspon-
diente recurso (suplicación y casación).
Debe recordarse el contenido de los arts. 2 -EDL2005/135677-, 3
-EDL2005/135677- y 4 del Acuerdo de 15 septiembre 2005 -EDL2005/135677- que
aprueba el Reglamento 1/2005, de los aspectos accesorios de las actuaciones judiciales
que establece las siguientes normas que se exponen extractadas:
1. Los interesados tendrán acceso a los libros, archivos y registros judiciales que no
tengan carácter reservado, mediante las formas de exhibición, testimonio o certifica-
ción que establezca la Ley, de conformidad con lo establecido en el artículo 235 de la
Ley Orgánica del Poder Judicial -EDL1985/8754-.
2. Tendrán carácter reservado las actuaciones judiciales que sean o hayan sido de-
claradas secretas, de conformidad con lo dispuesto en las Leyes Procesales, así como
aquellas otras cuya publicidad pudiera afectar a derechos, principios y valores consti-
tucionales.
3. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 266 de la Ley Orgánica del Poder
Judicial -EDL1985/8754-, los interesados podrán acceder al texto de las sentencias, una

[75] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 30 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
109 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 48

vez extendidas y firmadas por el Juez o por todos los Magistrados que las hubieran
dictado, depositadas en la Oficina judicial y registradas en los sistemas informáticos.
4. No obstante, se podrá restringir el acceso al texto de las sentencias o a determi-
nados extremos de las mismas, cuando el mismo pudiera afectar al derecho a la inti-
midad, a los derechos de las personas dignos de especial tutela o a la garantía del ano-
nimato de las víctimas o perjudicados, cuando proceda, y, con carácter general, para
evitar que las sentencias puedan ser usadas con fines contrarios a las Leyes.
5. Quienes estén interesados en acceder a los documentos a que hacen referencia
los dos artículos anteriores, presentarán la solicitud por escrito en la Secretaría del
órgano judicial, la solicitud será resuelta en el plazo de dos días mediante acuerdo del
Secretario de la unidad de la Oficina judicial en que se encuentre la documentación
interesada, quien deberá valorar si el solicitante justifica su interés, la existencia de
derechos fundamentales en juego, y la necesidad de tratar los documentos a exhibir o
de omitir datos de carácter personal en los testimonios o certificaciones a expedir, en
caso de que el solicitante no justifique un interés personal y directo, de manera que se
salvaguarde el derecho a la intimidad personal y familiar, al honor y a la propia imagen
de los afectados por la resolución judicial. Si accediere a lo solicitado expedirá el tes-
timonio o la certificación que proceda o exhibirá la documentación de que se trate,
previo tratamiento de datos de carácter personal, en su caso.
6. Sin perjuicio de lo establecido en las Leyes de Procedimiento, el acuerdo dene-
gatorio del Secretario judicial será revisable por el Juez o Presidente a petición del
interesado, que lo deberá solicitar en el plazo de tres días desde la correspondiente
notificación.

48. 1. Sólo se entregarán los autos cuando la ley lo ordene expresamente y por
el plazo señalado. Se entenderá que el plazo empieza a transcurrir desde que se
notifique al interesado que los autos están a su disposición.
2. Si transcurrido el plazo concedido para su examen no fueren devueltos los
autos, por el Secretario judicial mediante decreto se impondrá al responsable multa
de veinte a doscientos euros diarios, salvo que la entrega se hubiere efectuado por
testimonio. Pasados dos días sin que los mismos hayan sido devueltos, el Secretario
judicial ordenará su recogida; si al intentarlo no le fueran entregados en el acto,
dará cuenta al Juez para que disponga lo que proceda por el retraso en la devolu-
ción. [76]

[76] Dada nueva redacción apartado 2 por art. 10 apartado 31 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 48 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 110

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el apartado 2 para


adaptarlo a las competencias del Secretario y para aumentar las multas coercitivas,
adaptadas ya al euro.

CAPÍTULO II
De las resoluciones procesales [77]

49. [78]
1. Los Jueces y Tribunales de lo Social adoptarán sus decisiones por
medio de providencias, autos y sentencias en los casos y con las formalidades le-
galmente previstos.
2. Los Secretarios judiciales resolverán por medio de diligencias y decretos,
igualmente en los casos y con las formalidades legalmente previstos.
3. Se podrán dictar resoluciones orales por el Juez, Tribunal o Secretario judicial
durante la celebración del juicio u otros actos que presidan, documentándose en el
acta con expresión del fallo y motivación sucinta de aquellas resoluciones.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre, -EDL2009/238889- modifica la rúbrica del


capítulo y el precepto para adaptarlo a las competencias de los secretarios y para fijar
los requisitos formales de las resoluciones orales.
La LPL -EDL1995/13689- no ofrece definición concreta de cada tipo de resolución,
y sus requisitos, que se contienen en el art. 206 de la LEC -EDL2000/77463-, y que
literalmente establece, según redacción otorgada también por la Ley 13/2009
-EDL2009/238889-:
«1.ª Se dictará providencia cuando la resolución se refiera a cuestiones procesales
que requieran una decisión judicial por así establecerlo la ley, siempre que en tales casos
no exigiera expresamente la forma de auto.
2.ª Se dictarán autos cuando se decidan recursos contra providencias o decretos,
cuando se resuelva sobre admisión o inadmisión de demanda, reconvención, acumu-
lación de acciones, admisión o inadmisión de la prueba, aprobación judicial de tran-
sacciones y convenios, medidas cautelares y nulidad o validez de las actuaciones.
También revestirán la forma de auto las resoluciones que versen sobre presupuestos
procesales, anotaciones e inscripciones registrales y cuestiones incidentales, tengan o
no señalada en esta ley tramitación especial, siempre que en tales casos la ley exigiera

[77] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 32 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[78] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 33 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
111 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 50

decisión del Tribunal, así como las que pongan fin a las actuaciones de una instancia
o recurso antes de que concluya su tramitación ordinaria, salvo que, respecto de éstas
últimas, la ley hubiera dispuesto que deban finalizar por decreto.
3.ª Se dictará sentencia para poner fin al proceso, en primera o segunda instancia,
una vez que haya concluido su tramitación ordinaria prevista en la ley. También se
resolverán mediante sentencia los recursos extraordinarios y los procedimientos para
la revisión de sentencias firmes.»

50. 1. El Juez, en el momento de terminar el juicio, podrá pronunciar sentencia


de viva voz, que se consignará en el acta con el contenido y requisitos establecidos
en el art. 97.2 de esta Ley. También podrá limitarse a pronunciar el fallo, que se
documentará en el acta, sin perjuicio de la redacción posterior de la sentencia dentro
del plazo y en la forma legalmente previstos. [79]
2. No podrán pronunciarse sentencias de viva voz en los procesos por despido
disciplinario y de extinción del contrato de trabajo de los arts. 50 y 52 del Texto
Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, en los que versen sobre reco-
nocimiento o denegación del derecho a obtener prestaciones de Seguridad Social,
incluidas las de desempleo, en los de conflicto colectivo, en los de impugnación de
convenios colectivos, en los de impugnación de estatutos de los sindicatos y en los
de tutela de la libertad sindical y demás derechos fundamentales.
3. Las partes quedarán notificadas de las sentencias dictadas oralmente. Si, co-
nocido el fallo, las partes expresaran su decisión de no recurrir, el Juez en el mismo
acto declarará la firmeza de la sentencia. [80]
4. Si alguna de las partes no hubiera comparecido se le hará la oportuna notifi-
cación.
5. En los mismos supuestos y condiciones establecidos en el presente artículo el
Juez podrá dictar verbalmente autos al término de la comparecencia celebrada en
cualquier incidente suscitado durante el proceso.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica los apartados 1 y


3 del precepto, para establecer los requisitos formales de las resoluciones orales y adap-
tarlo a las competencias del secretario judicial.
La posibilidad de dictar sentencias de viva voz (in voce) queda reservada para los
procesos más sencillos, no admitiéndose en los casos concretados en el precepto, pues
se trata de procesos que requieren una más elaborada argumentación.

[79] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 34 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[80] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 10 apartado 34 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 51 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 112

51. [81]
Toda resolución incluirá la mención del lugar y fecha en que se adopte,
el nombre de quien la dicte, la expresión de si la misma es o no firme y, en su caso,
los recursos que procedan, el órgano ante el que deben interponerse y el plazo y
requisitos para ello, así como los depósitos y las consignaciones que sean necesarios
y la forma de efectuarlos.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, procede a modificar com-


pletamente el contenido del precepto, y sustituyéndolo por una relación genérica de
los requisitos de toda resolución.
Lo cierto es que la LEC del año 2000 mantuvo las diligencias de ordenación pero
suprimió las propuestas de resolución, según su Exposición de Motivos
-EDL2000/77463- porque «Las propuestas de resolución, introducidas por la Ley Or-
gánica del Poder Judicial en 1985 -EDL1985/8754-, no han servido de hecho para
aprovechar el indudable conocimiento técnico de los Secretarios Judiciales, sino más
bien para incrementar la confusión entre las atribuciones de éstos y las de los tribunales,
y para dar lugar a criterios de actuación diferentes en los distintos Juzgados y Tribu-
nales, originando con frecuencia inseguridades e insatisfacciones. De ahí que no se
haya considerado oportuno mantener su existencia, y sí plantear fórmulas alternativas
que redunden en un mejor funcionamiento de los órganos judiciales».
No obstante la LPL las mantuvo en los términos expuestos, constando opiniones
doctrinales diversas sobre si cabe mantener su existencia tras la LEC 2000
-EDL2000/77463-, cuestión hoy zanjada como hemos visto.

52. [82] (Derogado)

Aunque como hemos visto desaparece la regulación específica de las diligencias de


ordenación de la Ley de Procedimiento Laboral, su utilización en el proceso social ha
sido constante, habiendo existido no obstante discrepancia doctrinal en lo referente al
plazo de impugnación de las diligencias de ordenación, que según la LPL eran revisables
ante el Juez o magistrado Ponente en el plazo del día siguiente a su notificación, mien-
tras que en la LEC 2000 se confería un plazo de 5 días, por remisión al recurso de
reposición. Hoy, no obstante, siguen siendo completamente admisibles en el proceso
laboral las diligencias de ordenación, que vienen reguladas en el art. 223 de la LEC 2000
-EDL2000/77463-, sin olvidar que como señala la EDM de la Ley 13/2009, de 3 de
noviembre -EDL2009/238889-, las resoluciones del Secretario pueden ser: «(...) dili-

[81] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 35 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[82] Derogado por art. 10 apartado 36 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde 04/05/2010
113 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 53

gencias de ordenación, cuando la resolución tenga por objeto dar a los autos el curso
que la ley establezca; decretos, cuando con la resolución se admita la demanda o se
ponga término al procedimiento del que el Secretario tuviera atribuida competencia
exclusiva, o cuando fuera preciso o conveniente razonar lo resuelto; y diligencias de
constancia, comunicación o ejecución a los efectos de reflejar en autos hechos o actos
con trascendencia procesal».

CAPÍTULO III
De los actos de comunicación

53. 1. Los actos de comunicación se efectuarán en la forma establecida en el


Capítulo V del Título V del Libro I de la Ley de Enjuiciamiento Civil, con las espe-
cialidades previstas en esta Ley. [83]
2. En el primer escrito o comparecencia ante el órgano judicial, las partes seña-
larán un domicilio para la práctica de actos de comunicación.
3. Si las partes comparecieren con representación o asistencia de profesionales,
el domicilio de éstos será el indicado para la práctica de los actos de comunicación,
salvo que señalen otro.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, introduce una nueva re-


dacción en el apartado 1 para incluir una remisión a la LEC -EDL2000/77463-.
La correcta realización de los actos de comunicación tiene trascendencia constitu-
cional, pues es una garantía de la tutela judicial en su vertiente de derecho a la defensa.
La Jurisprudencia del TC es muy abundante en el sentido de exigir una escrupulosa
y correcta constitución de la relación jurídico-procesal, y para que ello tenga lugar es
fundamental que los requisitos de citación, emplazamiento y notificación sean rigu-
rosamente observados. Así el TC ha señalado (STC 24/07/2006 - 245/2006
-EDJ2006/112570-) que se ha «subrayado en reiteradas ocasiones la trascendental im-
portancia que posee la correcta y escrupulosa constitución de la relación jurídico pro-
cesal para entablar y proseguir los procesos judiciales con la plena observancia de los
derechos constitucionales de defensa (art. 24,1 y 2 CE -EDL1978/3879-) que asisten a
las partes. Un instrumento capital de esa correcta constitución de la relación jurídico
procesal, cuya quiebra puede constituir de suyo una lesión del derecho a la tutela ju-
dicial efectiva (art. 24.1 CE -EDL1978/3879-), lo es, indudablemente, el régimen pro-

[83] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 37 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 53 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 114

cesal de emplazamientos, citaciones y notificaciones a las partes de los distintos actos


procesales que tienen lugar en el seno de un procedimiento judicial, pues sólo así cabe
garantizar los indisponibles principios de contradicción e igualdad de armas entre las
partes del litigio. De tal manera que la falta o deficiente realización del emplazamiento
a quien ha de ser o puede ser parte en el proceso coloca al interesado en una situación
de indefensión que vulnera el referido derecho fundamental».
En consecuencia, es imprescindible que el órgano judicial, antes de acudir al último
recurso de notificación (notificación edictal) proceda al «agotamiento previo de los
medios de comunicación ordinarios, que ofrecen mayores garantías y seguridad de
recepción para el destinatario, y la convicción -obtenida con criterios de razonabilidad-
del órgano judicial que ordene su utilización de que, al ser desconocido el domicilio o
ignorado el paradero del interesado, resultan inviables o inútiles los otros medios de
comunicación procesal (por todas, entre las primeras, STC 9/1981, de 31 de marzo F.
6 -EDJ1981/9-; entre las más recientes, sintetizando reiterada doctrina, SSTC 43/2006,
de 13 de febrero, F. 2 -EDJ2006/11866-; 76/2006, de 13 de marzo, FF. 3 y 4
-EDJ2006/36388-; 106/2006, de 3 de abril, F. 2 -EDJ2006/42677-; y 126/2006, de 24 de
abril, F. 3 -EDJ2006/58614-).» (STC 306/2006 - 23/10/2006 -EDJ2006/288202-).
Naturalmente, la omisión o realización defectuosa de los actos de comunicación
será una vulneración del derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, siempre que
la situación de incomunicación procesal no sea imputable a la propia conducta del
afectado por haberse situado voluntaria o negligentemente al margen del proceso, pese
a tener conocimiento por otros medios distintos de su existencia (STC 268/2000 -
13/11/2000, FJ. 4 -EDJ2000/37187-, y las allí citadas). Si bien es necesario precisar que
la posible negligencia, descuido o impericia imputables a la parte, o el conocimiento
extraprocesal de la causa judicial tramitada inaudita parte, que excluiría la relevancia
constitucional de la queja, «(...) no puede fundarse sin más en una presunción cimen-
tada en simples conjeturas, sino que debe acreditarse fehacientemente para que surta
su efecto invalidante de la tacha de indefensión, pues lo presumido es, justamente, el
desconocimiento del proceso si así se alega (SSTC 219/1999, de 29 de noviembre, F. 2
-EDJ1999/36643-, y 128/2000, de 16 de mayo, F. 5 -EDJ2000/11400-)» (STC 268/2000
- 13/11/2000 -EDJ2000/37187-).

54. 1. Las resoluciones procesales se notificarán en el mismo día de su fecha,


o de la publicación en su caso, a todos los que sean parte en el juicio, y no siendo
posible en el día hábil siguiente. [84]

[84] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 38 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
115 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 55

2. También se notificarán, cuando así se mande, a las personas y entidades a


quienes se refieran o puedan parar perjuicio u ostentaren interés legítimo en el
asunto debatido.
3. Si durante el proceso hubieran de adoptarse por el Juez o la Sala medidas
tendentes a garantizar los derechos que pudieran corresponder a las partes o a ase-
gurar la efectividad de la resolución judicial, y la notificación inmediata al afectado
de las actuaciones procesales o de la medida cautelar, preventiva o ejecutiva adop-
tada pudiera poner en peligro su efectividad, el órgano judicial podrá, motivada-
mente, acordar la demora en la práctica de la notificación durante el tiempo indis-
pensable para lograr dicha efectividad. [85]

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica los apartados 1 y


3 del precepto, para acomodar aspectos terminológicos y establecer las competencias
del juez en medidas cautelares preventivas o ejecutivas.
La LEC, en su art. 151,1 -EDL2000/77463-, contempla que las notificaciones deben
hacerse en el plazo de tres días.
Cuando los actos de comunicación hayan de tener lugar con el Abogado del Estado
y el Ministerio Fiscal (art. 151,2 de la LEC -EDL2000/77463-, y 82,3 de la LPL
-EDL1995/13689-) y para el letrado de la Seguridad Social y de las Comunidades Au-
tónomas (según modificación efectuada en el art. 82.3 LPL -EDL1995/13689- por la
Ley 13/2009 -EDL2009/238889-) el plazo es mayor (se entienden realizados al día si-
guiente de la fecha de recepción que conste en la diligencia, según la LEC
-EDL2000/77463-, y según la LPL, el plazo mínimo de tiempo entre la citación y el
juicio será de 15 días para cualquier demandado y de 22 días para el Abogado del Estado,
fiscal y letrado de la Seguridad Social y Comunidad autónoma).

55. [86]
Las citaciones, notificaciones, emplazamientos y requerimientos se
harán en el local de la Oficina judicial, si allí comparecieren por propia iniciativa
los interesados y, en otro caso, en el domicilio señalado a estos efectos.

La ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, procede a modificar el pre-


cepto en correlación con la reforma de la oficina judicial.

[85] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 10 apartado 38 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[86] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 39 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 56 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 116

56. [87]1. Las citaciones, notificaciones y emplazamientos que se practiquen


fuera de la sede de la Oficina judicial se harán, cualquiera que sea el destinatario,
por correo certificado con acuse de recibo, dando fe el Secretario en los autos del
contenido del sobre remitido, y uniéndose a ellos el acuse de recibo.
2. En el exterior del sobre deberán constar las advertencias contenidas en el art.
57.3 de la presente Ley dirigidas al receptor para el caso de que no fuera el interesado.
3. En el documento de acuse de recibo se hará constar la fecha de la entrega, y
será firmado por el funcionario de Correos y el receptor. En el caso de que éste no
fuera el interesado se consignará su nombre, documento de identificación, domi-
cilio y su relación con el destinatario.
4. Se podrá disponer que la comunicación se practique por el servicio de telégrafo
o por cualquier otro medio idóneo de comunicación o de transmisión de textos si
los interesados facilitaran los datos indicativos para utilizarlos. Se adoptarán las
medidas oportunas para asegurar la recepción del acto comunicado del cual quedará
constancia en autos.
5. Cuando la comunicación tenga lugar utilizando medios electrónicos, telemá-
ticos, infotelecomunicaciones o de otra clase semejante se realizará conforme a lo
establecido en el art. 162 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
1. Notificación por correo certificado
Es el sistema general de comunicación con las partes e intervinientes en el proceso
(con excepción de la comunicación con ciudadano o entidad extranjera, en cuyo caso
ha de estarse al art. 177 LEC -EDL2000/77463-).
«(...) no cabe duda de que las notificaciones realizadas por correo certificado -au-
torizadas expresamente por los arts. 261 LECiv/1881 -EDL1881/1-, 152
-EDL2000/77463- y 160 LECiv/2000 -EDL2000/77463-, 271 LOPJ -EDL1985/8754-, y
56 LPL- resultan irreprochables desde el punto de vista constitucional siempre y cuando
se efectúen con las garantías suficientes para asegurar su efectividad, siendo preciso,
para ello, que los órganos judiciales no otorguen mecánicamente un valor absoluto al
simple contenido formal de la diligencia de notificación, prescindiendo de cualquier
enjuiciamiento sobre los motivos alegados por la parte acerca de la no recepción en
plazo de la notificación. En efecto, los órganos judiciales no pueden presumir, sin le-
sionar el derecho a la tutela judicial efectiva (art. 24.1 CE -EDL1978/3879-), que las
notificaciones realizadas a través de terceras personas hayan llegado al conocimiento
de la parte interesada cuando ésta cuestiona su entrega misma, pues, a la vista de las
circunstancias del caso, de las alegaciones formuladas y de la prueba que pueda ser
aportada, se encuentran obligados a emitir un pronunciamiento expreso sobre la po-

[87] Dada nueva redacción por disposición final 6 apartado 2 número 3 de Ley 41/2007 de 7 diciembre 2007,
con vigencia desde 09/12/2007
117 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 57

sibilidad de que haya existido o no una falta de entrega que haya impedido al interesado
utilizar los medios de defensa para cuyo ejercicio efectivo establece el Ordenamiento
un determinado plazo (por todas, SSTC 275/1993, de 20 de septiembre F. 4
-EDJ1993/8048-; y 39/1996, de 11 de marzo -EDJ1996/893-)» (STC 42/2002 -
25/02/2002 -EDJ2002/5740-).
Por ello, serán nulas las notificaciones por acuse de recibo cuando no hayan llegado
conocimiento real del interesado, aunque formalmente conste su recepción
(STC 42/2002 - 25/02/2002 -EDJ2002/5740-), cuando no conste más que una firma
ilegible sin más datos (STS 4ª - 15/12/2004 - 112/2003 -EDJ2004/238856-), cuando el
acuse no haga constar la relación que mantiene el receptor con el destinatario (ATS 4ª
- 03/12/1999 - 2836/1999 -EDJ1999/55442-); cuando haya sido devuelto con las men-
ciones de «ausente en horas de reparto» (STC 64/1996 - 16/04/1996 -EDJ1996/3312-)
o cuando se hayan efectuado en domicilio erróneo (STS 4ª - 25/09/2001 - 4088/2000
-EDJ2001/35497-).
2. Comunicación por medios informáticos o electrónicos
El art. 162,1 LEC -EDL2000/77463- señala que «1. Cuando las Oficinas judiciales
y las partes o los destinatarios de los actos de comunicación dispusieren de medios
electrónicos, telemáticos, infotelecomunicaciones o de otra clase semejante, que per-
mitan el envío y la recepción de escritos y documentos, de forma tal que esté garantizada
la autenticidad de la comunicación y de su contenido y quede constancia fehaciente de
la remisión y recepción íntegras y del momento en que se hicieron, los actos de co-
municación podrán efectuarse por aquellos medios, con el resguardo acreditativo de
su recepción que proceda. Las partes y los profesionales que intervengan en el proceso
deberán comunicar a las Oficinas judiciales el hecho de disponer de los medios antes
indicados y su dirección.»

57. [88]1. Si los actos de comunicación no pudieran efectuarse en la forma


indicada se practicarán mediante entrega de la copia de la resolución o de cédula al
destinatario; si no fuese hallado se entregará aquélla al pariente más cercano o fa-
miliar o empleado, mayores de catorce años, que se hallaren en el domicilio y, en
su defecto, al portero o conserje de la finca.
2. Sin necesidad de constituirse en el domicilio del interesado se podrá entregar
la copia de la resolución o la cédula a cualquiera de las personas antes mencionadas
y a quien por su relación con el destinatario pueda garantizar el eficaz cumplimiento
del acto de comunicación.

[88] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 40 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 57 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 118

3. Se hará saber al receptor que ha de cumplir el deber público que se le enco-


mienda; que está obligado a entregar la copia de la resolución o la cédula al desti-
natario de ésta, o a darle aviso si sabe su paradero, con advertencia de que puede
ser sancionado con multa de veinte a doscientos euros si se niega a la recepción o
no hace la entrega a la mayor brevedad; que ha de comunicar a la Oficina judicial
la imposibilidad de entregar la comunicación al interesado, y que tiene derecho al
resarcimiento de los gastos que se le ocasionen.
4. En todo caso, la comunicación por medio de entrega de copia de la resolución
o cédula se realizará conforme a lo establecido en el art. 161 de la Ley de Enjuicia-
miento Civil.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica totalmente el


precepto, para acomodar los términos utilizados, rebajar la edad del receptor de la
cédulas de notificación, eliminar al vecino más próximo, concretar las obligaciones del
receptor y establecer mayores cuantías de multa.
Véase el comentario efectuado al art. 59 LPL -EDL1995/13689- y las sentencias allí
citadas.
«(...) resulta, que el auto despachando ejecución de fecha 4 de setiembre de 1998
fue notificado a la apremiada doña María Cristina P. V.-C. el día 9 de setiembre de
1998, mediante cédula de notificación entregada en el domicilio de dicha apremiada a
su empleada de hogar, practicándose diligencia de negativa de embargo, por no per-
mitir el embargo dicha empleada, que no obstante confirmó el domicilio de la apre-
miada (folios 131 y 132 del Tomo I y 202 y 203 del Tomo II de la pieza separada de los
autos), siendo válida esta notificación por reunir el acto de comunicación los requisitos
establecidos en los artículos 57 y 58 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689- y 267 -EDL2000/77463- y 268 de la Ley de Enjuiciamiento Civil
-EDL2000/77463-, es claro, que es a partir del 9 de setiembre de 1998, día de dicha
notificación, que debe empezar a computarse el plazo de 20 días para pedir la nulidad.»
(STSJ Cataluña-Sala de lo Social-10491/2000 - 21/12/2000 -EDJ2000/66751-).
«En efecto, con fecha de 15 de noviembre de 2002, se intentó la citación a juicio de
la demandada por medio de correo certificado en la calle XXX núm. 1 y 3 de Madrid,
pero siendo devuelta esta notificación postal con el sello de "caducado", el Juzgado
realizó un segundo señalamiento para el juicio pero sin intentar reiterar la notificación
a la demandada, ni tampoco proceder a tratar de efectuarla de manera personal me-
diante la entrega por agente judicial de cédula al destinatario, tal y como exige el art. 57.1
LPL. Cierto es que el órgano judicial intentó averiguar su domicilio para la localización
personal a través de oficio emitido a la oficina de averiguación patrimonial, pero adoptó
tal decisión al mismo tiempo que ordenaba que se realizase la citación por medio de
edictos, que el art. 59 LPL -EDL1995/13689- reserva sólo para los casos en los que
119 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 58

intentada la comunicación utilizando los medios razonables, no costa el domicilio del


interesado, o se ignora su paradero.» (STC 306/2006 - 23/10/2006 -EDJ2006/288202-).
«El recurrente, que no niega ninguna de tales realidades, dice que no se indica en
dicho acuse de recibo ni el domicilio del receptor ni la relación del receptor con el
destinatario, pero se trata de una interpretación inaceptable de las exigencias procesales
a las que nos referimos, porque no cabe duda que bajo la indicación "portero" queda
suficientemente expresada tanto la relación que el mismo tiene con el destinatario como
el domicilio requerido por la ley puesto que a estos efectos exclusivamente identifica-
torios el domicilio del portero es claramente aquel en que se llevó a cabo la notificación.»
(ATS 4ª - 07/05/1999 - 332/1999 -EDJ1999/80075-).

58. [89]1. Las cédulas contendrán los siguientes requisitos:


a) El Juez, Tribunal o Secretario judicial que haya dictado la resolución, la fecha
de ésta y el asunto en que haya recaído.
b) El nombre y apellidos de la persona a quien se haga la citación o emplaza-
miento.
c) El objeto de la citación o emplazamiento.
d) Lugar, día y hora en que deba comparecer el citado, o el plazo dentro del cual
deba realizarse la actuación a que se refiera el emplazamiento.
e) La prevención de que si no comparece le parará el perjuicio a que hubiere
lugar en derecho.
f) Fecha de expedición de la cédula y firma.
2. La entrega de la copia de la resolución o de la cédula se documentará por medio
de diligencia en la que se hará constar:
a) Fecha de la diligencia.
b) Nombre de la persona destinataria.
c) Nombre y firma de la persona a quien se haya hecho la entrega y, si no fuere
el interesado, su número del documento nacional de identidad en el caso de espa-
ñoles o su número de identidad reflejado en la documentación equivalente y que
acredite la identidad y nacionalidad del interesado en el caso de extranjeros, domi-
cilio y relación con el destinatario.
d) Firma del funcionario.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, procede a una reforma total


de este precepto, fijando nuevos requisitos formales de la cédula de notificación, cita-
ción o emplazamiento.

[89] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 41 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 58 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 120

«En consecuencia, la omisión en la diligencia de entrega del requisito consistente


en la consignación del vínculo entre las partes de las que se viene hablando es omisión
de naturaleza esencial, puesto que impide el ejercicio cabal de la citada actividad de
control y somete a una inaceptable discrecionalidad la afirmación de la legalidad o no
de los actos de comunicación.» (STSJ Castilla y León-Sala de lo Social-Sede Vallado-
lid-20/03/2006 - 119/2006 -EDJ2006/47823-).

59. [90] 1. Cuando una vez intentado el acto de comunicación y habiendo


utilizado los medios oportunos para la investigación del domicilio, incluida en su
caso la averiguación a través de los Registros, organismos, Colegios profesionales,
entidades y empresas, éstos hayan resultado infructuosos y no conste el domicilio
del interesado o se ignore su paradero, se consignará por diligencia.
2. En tal caso, el Secretario judicial mandará que el acto de comunicación se haga
por medio de edictos, insertando un extracto suficiente de la resolución o de la
cédula en el Boletín Oficial correspondiente, con la advertencia de que las siguientes
comunicaciones se harán fijando copia de la resolución o de la cédula en el tablón
de anuncios de la Oficina judicial, salvo el supuesto de la comunicación de las re-
soluciones que deban revestir forma de auto o sentencia o cuando se trate de em-
plazamiento.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, procede a modificar cues-


tiones terminológicas así como a incluir los métodos de averiguación del domicilio.
1. Citación edictal
1.1. Potencial forma lesiva del derecho fundamental
«(...) forma parte del derecho a la tutela judicial efectiva sin indefensión el cumpli-
miento por los órganos judiciales de las normas reguladoras de los actos de comuni-
cación con las partes, y muy en especial los de emplazamiento, cuidando siempre de
asegurar, cuando ello sea factible, que la comunicación llegue al conocimiento real de
la parte. De forma que la omisión o una defectuosa realización cuando se impida a la
parte afectada el conocimiento preciso para ejercer su derecho de defensa, coloca a la
misma en una situación de indefensión que es lesiva del derecho fundamental»
(SSTC 167/1992 -EDJ1992/10453-, y 103/1993 -EDJ1993/2812-, entre otras).
1.2. «Última ratio», modalidad supletoria y excepcional
«La citación por edictos se convierte, así, en una modalidad de carácter supletorio
y excepcional. Aunque la misma no es contraria al ordenamiento vigente, debe ser

[90] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 42 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
121 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 59

utilizada cuando no es posible recurrir a otros medios más efectivos. Es un procedi-


miento que sólo puede ser empleado cuando se tiene la convicción o certeza de la
inutilidad de cualquier otra modalidad de citación, lo que quiere decir que previamente
han de agotarse toda aquellas otras modalidades que aseguran en mayor grado la re-
cepción por el destinatario de la correspondiente notificación y que, en consecuencia,
garanticen en mayor medida el derecho de defensa» (SSTC 234/1988 -EDJ1988/550-,
174/1990 -EDJ1990/10286-, 203/1990 -EDJ1990/11438-, 97/1992 -EDJ1992/6181-).
Por ello no cabe no cabe ir a la citación edictal cuando sólo conste en el acuse de
recibo «se ausentó», o «ausente en horas de reparto», o «desconocido» o «devuelto
retour» si no se intentó después la citación personal (STC 51/1994 -EDJ1994/1368-).
1.3. Es exigible al órgano judicial una específica diligencia
Como establece la STC 65/1999 - 26/04/1999 -EDJ1999/6890-: «(...) se advierte que
hubo, en efecto, falta de diligencia por parte del órgano judicial en el emplazamiento
del solicitante de amparo, al haberse dejado de practicar, con el consiguiente incum-
plimiento de las normas procesales que regulan dicha actuación, otras modalidades y
nuevas notificaciones personales en el domicilio del demandado, que hubieran per-
mitido dar con el paradero del actual recurrente y garantizar el conocimiento real por
el interesado de la existencia del proceso. Tras el fracasado intento de citación en el
lugar designado en la demanda -que a la postre resultó ser el domicilio real- y después
de que el requerimiento al trabajador para que indicase otro posible domicilio resultase
infructuoso, la empresa fue considerada en paradero desconocido y se procedió a su
emplazamiento por edictos, que además no fueron insertados, como correspondía, en
el "Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona" (art. 59 de la Ley de Procedimiento
Laboral), sino en el "Boletín Oficial" de la provincia de la sede del Juzgado. Esta actua-
ción, que no cumple las exigencias del emplazamiento por edictos, al no agotar otros
medios más eficaces de localización del demandado, al no insertar los edictos en el
"Boletín Oficial" de la provincia que legalmente corresponde, constituye una clara
transgresión del derecho a la tutela judicial efectiva (art. 24.1 CE -EDL1978/3879-), por
no haber asegurado en la medida en que era posible la efectividad del emplazamiento
y, a su través, la comparecencia del recurrente en el proceso para ejercer su derecho de
defensa.»
En definitiva, es preciso, para la validez de la citación edictal comprobar: «si el
órgano jurisdiccional observó el especial deber de diligencia, constitucionalmente exi-
gible, para asegurar la recepción efectiva del acto de comunicación (entre otras muchas,
SSTC 51/1994, de 16 de febrero -EDJ1994/1368-, 226/1994, de 18 de julio
-EDJ1994/10574-, 160/1995, de 6 de noviembre -EDJ1995/5714-, 81/1996, de 20 de
mayo -EDJ1996/2137-, 82/1996, de 20 de mayo -EDJ1996/2136-, 121/1996, de 8 de
julio -EDJ1996/3758-, 129/1996, de 9 de julio -EDJ1996/3607-, 49/1997, de 13 de enero
Art. 59 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 122

-EDJ1997/485-, 65/1999, de 26 de abril -EDJ1999/6890-, y 109/1999, de 14 de junio


-EDJ1999/11274-)» (STC 41/2000 -EDJ2000/1146-).
1.4. Actividad investigadora
Como señalan las STC 41/2000 - 14/02/2000 -EDJ2000/1146- y STS 4ª - 29/03/1999
- 3794/1998 -EDJ1999/6101- es exigible al órgano judicial una cierta actividad inves-
tigadora o de averiguación del domicilio, y por ello «(...) la constancia de un nuevo
domicilio social de la empresa "XXX, SA", evidenciada por la nota simple del Registro
Mercantil ya mencionada, debió conducir al órgano judicial a intentar un nuevo e
individualizado emplazamiento en dicho domicilio, propiciando así la comparecencia
en el proceso laboral de aquélla, para evitar la condena "inaudita parte" de la empresa
demandada y hoy recurrente en amparo» (STC 41/2000 - 14/02/2000 -EDJ2000/1146-).
Así mismo, añade el TS en la sentencia citada «La utilización de "medios razonables"
para intentar la notificación personal tratándose de sociedades mercantiles, comporta,
en su caso, el requerir al trabajador demandante para que indique con precisión y
claridad el domicilio social y el de los centros de trabajo que conozca (argumento "ex"
art. 60.2 LPL -EDL1995/13689- que detalla "delegaciones, sucursales, representaciones
o agencias") así como el de las personas físicas que le conste actúen como representantes
legales o como apoderados de aquéllas, en especial si propone la prueba de confesión
en juicio del legal representante de la empresa (arg. "ex" arts. 15.5 -EDL1995/13689- y
91.3 LPL -EDL1995/13689-); así como también el que, en su caso, por el órgano judicial
se solicite de oficio o se requiera al demandante para que, de no haberlo efectuado,
aporte los datos suficientes obrantes en el Registro Mercantil relativos a la sociedad
para poder determinar su domicilio social y el de sus representantes legales o apode-
rados y poder así practicar en tales lugares los correspondientes actos de comunicación,
e incluso requerir a la Policía Judicial para que preste colaboración con el fin de localizar
a dichas personas físicas (arg. "ex" art. 118 Constitución -EDL1978/3879-)».
1.5. Necesidad de la existencia de indefensión real y de que no haya negligencia de la
parte
«(...) la indefensión ha de ser efectiva y no meramente formal, lo que implica que
el defecto procesal haya supuesto un perjuicio real y efectivo para el demandado en sus
posibilidades de defensa. Además, en segundo lugar, es necesario que la indefensión
padecida no sea imputable a la propia voluntad o a la falta de diligencia del demandado,
pues si la parte afectada tiene conocimiento por cualquier medio, aunque sea ajeno al
proceso, de la tramitación del juicio, la diligencia exigible en la defensa de sus intereses
la obliga a personarse en el procedimiento, subsanando la posible infracción del órgano
judicial (por todas, STC 101/1990, de 4 de junio, F. 1 -EDJ1990/5855-). Para juzgar este
último extremo, hemos declarado también con reiteración que es necesario atender a
las circunstancias concurrentes en el caso y, en particular, a la diligencia que el em-
123 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 60

plazado edictalmente haya observado a fin de comparecer en el proceso y al conoci-


miento extraprocesal que haya podido tener de su existencia» (STC 149/2002 -
15/07/2002 -EDJ2002/29205-).
1.6. Es preciso estar a las circunstancias del caso concreto
«(...) es necesario atender a las circunstancias concurrentes en el caso y, particu-
larmente, a la diligencia que el emplazado por edictos haya observado a fin de com-
parecer en el proceso, así como al conocimiento extraprocesal que haya podido tener
de la existencia de éste (STC 149/2002, de 15 de julio, F. 3 -EDJ2002/29205-, por todas),
pues no puede resultar acreedor de la protección del amparo constitucional quien
contribuyó de manera activa o negligente a causar la indefensión de la que se queja, al
no comparecer en un procedimiento del que tenía conocimiento por cauces diferentes
del emplazamiento personal o del que habría podido tener conocimiento si hubiera
actuado con una mínima diligencia. Ciertamente, como hemos mantenido en la
STC 6/2003, de 20 de enero, F. 2 -EDJ2003/1401- (que recoge la doctrina contenida en
la anterior STC 12/2000, de 17 de enero -EDJ2000/93-), se ha de tener también en
cuenta, a los efectos de construir el canon constitucional de la indefensión derivada de
la realización defectuosa de actos de comunicación procesal, el especial deber de dili-
gencia que pesa sobre el comerciante o empresario que cesa en su actividad profesional
de facilitar cauces de comunicación a los efectos de permitir su localización por quienes
hasta entonces hubieran mantenido con él negocios y actos relacionados con su giro o
tráfico».

60. [91]1. En las notificaciones, citaciones y emplazamientos no se admitirá


ni consignará respuesta alguna del interesado, a no ser que se hubiera mandado en
la resolución. En los requerimientos se admitirá la respuesta que diera el requerido,
consignándolo sucintamente en la diligencia.
2. Cuando los actos de comunicación deban entenderse con una persona jurídica
se practicarán, en su caso, en las delegaciones, sucursales, representaciones o agen-
cias establecidas en la población donde radique el Juzgado o Tribunal que conozca
del asunto, aunque carezcan de poder para comparecer en juicio las personas que
estén al frente de las mismas.
3. Los actos de comunicación con el Abogado del Estado, así como con los Le-
trados de la Administración de la Seguridad Social, se practicarán en su despacho
oficial. Cuando dispongan de los medios técnicos a que se refiere el apartado 5
del art. 56 de esta Ley, los actos de comunicación podrán efectuarse por aquellos
medios.

[91] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 43 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 60 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 124

Estos actos se entenderán, respecto de las Comunidades Autónomas, con quien


establezca su legislación propia.
4. Cuando se trate de comités de empresa, las diligencias antedichas se enten-
derán con su presidente o secretario y, en su defecto, con cualquiera de sus miem-
bros.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, procede a modificar com-


pletamente el precepto, cambiando algunos términos utilizados, señalando la posible
notificación electrónica al Abogado del Estado y al letrado de la Seguridad Social y
suprimiendo la necesidad de incorporar la cédula en caso de notificación por exhortos,
a que se refería el precepto modificado.
Como se aprecia del contenido del precepto, es el domicilio del interesado el lugar
idóneo y adecuado para efectuar los actos de comunicación. La designación del domi-
cilio es carga procesal de la parte, que está además obligada a informar de cualquier
cambio del mismo, y corresponde al demandante la designación de un domicilio donde
localizar al demandado, por lo que si proporcionó uno distinto, a sabiendas, ello es
motivo de revisión (STS 4ª - 24/10/2007 - 22/2006 -EDJ2007/260412-).
Respecto del domicilio del demandado, téngase presente las advertencias del art.
155,2 LEC -EDL2000/77463- («A efectos de actos de comunicación, podrá designarse
como domicilio el que aparezca en el padrón municipal o el que conste oficialmente a
otros efectos, así como el que aparezca en Registro oficial o en publicaciones de Colegios
profesionales, cuando se tratare, respectivamente, de empresas y otras entidades o de
personas que ejerzan profesión para la que deban colegiarse obligatoriamente. Tam-
bién podrá designarse como domicilio, a los referidos efectos, el lugar en que se desa-
rrolle actividad profesional o laboral no ocasional»).
«Así, el artículo 60.2 al que se ha hecho mención dispone que dichas diligencias se
practiquen, en su caso, en las delegaciones, sucursales, representaciones o agencias
establecidas en la población donde radique el Juzgado o Tribunal que conozca del
asunto aunque carezcan de poder para comparecer en juicio las personas que estén al
frente de las mismas. En consecuencia, y pese a la designación hecha en la demanda de
la estación de Tarragona como domicilio del demandado, el mandato del artículo 60.2
de la Ley de Procedimiento Laboral es evidente en favor de la sede social coincidente
con la población en la que se encuentra el Juzgado o Tribunal que conoce del asunto»
(STS 4ª - 15/12/2004 - 112/2003 -EDJ2004/238856-).
«(...) no puede desconocerse que conforme señala el art. 60.3 LPL los actos de co-
municación en relación con la representación del Estado y, en su caso, con las Comu-
nidades Autónomas, se entienden en su despacho oficial, y por ello, no practicada por
la Secretaría de la Sala de Suplicación la notificación de la Sentencia que se pretende
impugnar en casación unificadora en la forma prevista en el referido precepto procesal
125 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 61

debe partirse de la fecha que la parte interesada manifiesta haberse dado por enterada
por indicar ser la fecha de entrada en su Gabinete Jurídico» (ATS 4ª - 30/06/1999 -
548/1999 -EDJ1999/80074-).
«(...) expresamente el artículo 60.3 "in fine" de la Ley Procesal Laboral establece que
los actos de comunicación respecto de las Comunidades Autónomas, se entenderán
con quien establezca su legislación propia, que a su vez, en el Decreto 323/1994, de 28
de septiembre fija como domicilio de la Administración de la Junta de Andalucía in-
cluyendo sus Consejerías y órganos de cualquier índole y su Administración Institu-
cional el de la sede del Gabinete Jurídico» (ATS 4ª - 08/10/1999 - 549/1999
-EDJ1999/41261-).

61. Serán nulas las notificaciones, citaciones y emplazamientos que no se


practiquen con arreglo a lo dispuesto en este capítulo. No obstante, si el interesado
se hubiere dado por enterado, la diligencia surtirá efecto desde ese momento.

Téngase presente el contenido de los arts. 238 a 243 de la LOPJ -EDL1985/8754-,


sobre la nulidad de los actos procesales, nulidad que puede ser advertida por el inte-
resado o por el propio órgano judicial, y cuya consecuencia supondrá, salvo que pro-
ceda la subsanación o el mantenimiento de aquéllas actuaciones no afectadas por la
nulidad, la elaboración de un nuevo acto de comunicación.
Como ya hemos señalado, la indefensión es requisito ineludible para generar la
nulidad del acto de comunicación, debiendo tener presente el despliegue por el órgano
judicial de la diligencia exigible, así como si el interesado actuó a su vez diligentemente
y si no se deduce que el interesado se haya dado por enterado, aunque por actos con-
cluyentes. Hágase repaso de las Sentencias del TC citadas respecto del art. 59 LPL
-EDL1995/13689-.
«Aunque la consecuencia natural de las anteriores apreciaciones conduciría a la
declaración de nulidad de aquel emplazamiento de conformidad con lo previsto en los
arts. 238 -EDL1985/8754- y 240 de la LOPJ -EDL1985/8754-, con la consecuencia de
tener que efectuarse un nuevo emplazamiento en forma, si se tiene en cuenta que la
propia parte se ha considerado ya bien emplazada y ha formalizado en forma adecuada
su recurso de casación cual aparece acreditado en las presentes actuaciones, un prin-
cipio de economía procesal basado en la necesidad de conservación de los actos pro-
cesales válidos que en los preceptos anteriormente citados también se recoge, exige
tener por presentado en tiempo y forma el indicado escrito de formalización, dando al
presente recurso el trámite adecuado; tanto más cuanto que el art. 61 de la LPL prevé
expresamente la convalidación de las notificaciones, citaciones y emplazamientos des-
de que el interesado se hubiere dado por enterado, y en el caso presente el interesado
Art. 61 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 126

ha manifestado expresamente su conformidad con la convalidación de aquella irregu-


laridad.» (ATS 4ª - 11/03/1999 - 4144/1999 -EDJ1999/80071-).
«En nuestro derecho se aplica el principio de conservación de los actos procesales.
En efecto, los artículo 238 y siguientes de la Ley Orgánica del Poder Judicial
-EDL1985/8754-, especialmente el 243 -EDL2000/77463- y los artículos 230
-EDL2000/77463- y 231 de la Ley de Enjuiciamiento Civil -EDL2000/77463- nos mues-
tran que la nulidad de un acto no conlleva la de los subsiguientes y que cabe la subsa-
nación de los actos de las partes que carezcan de los requisitos exigidos por la Ley,
siempre que ello se haga en tiempo y forma» (STS 02/03/2007 - 131/2005
-EDJ2007/21156-).
«El hecho de que no se hiciera constar en el documento de acuse de recibo la relación
que el receptor de la comunicación (Rafael S. P.) tenía con el destinatario (Ignacio J.
M.), ni tampoco el domicilio de aquél, supone que resulte verosímil que la comunica-
ción pudiera no haberse entregado en el despacho profesional de éste, que era el seña-
lado para oír notificaciones, ni que el receptor fuera alguna persona relacionada con
dicho despacho, que es lo que el art. 56-3 de la LPL -EDL1995/13689- trata de garantizar
al establecer los requisitos formales de esta modalidad de notificación, por lo que el
acto de comunicación procesal resulta nulo, no sólo a tenor de lo dispuesto en el art. 61
de la propia Ley Procesal (que establece una norma similar a la consagrada por el art.
279 de la Ley de Enjuiciamiento Civil -EDL2000/77463-), sino además de acuerdo con
el art. 238 núm. 3º de la Ley Orgánica del Poder Judicial -EDL1985/8754-, ya que se ha
producido un quebrantamiento de norma procedimental esencial que ha producido
indefensión. Pero como quiera que el destinatario se dio por notificado con efectos del
día siguiente -5 de enero de 1999-, no es preciso llevar a cabo una nueva comunicación,
sino que ésta surtirá efecto a partir del mencionado día, tal como establecen los cita-
dos arts. 61 de la LPL y 279 de la Ley de Enjuiciamiento Civil -EDL2000/77463-.»
(ATS 4ª - 03/12/1999 - 2836/1999 -EDJ1999/55442-).
«(...) es cierto que él señaló a todos los efectos como domicilio del Letrado el de
Madrid, y que, sin embargo fue citado en Bilbao. Se podría defender la bondad del
emplazamiento en Bilbao sobre la base de que la Sala de lo Social de esta ciudad tenía
designado previamente a efectos de notificación y cual exige el art. 196 de la LPL
-EDL1995/13689- aquél en el que la empresa interesada fue emplazada, e incluso se
podría argumentar en tal sentido sobre la circunstancia fáctica específica concurrente
en este mismo procedimiento de que el emplazamiento se hizo en el domicilio del
mismo Letrado que había firmado el escrito de preparación en sustitución del de Ma-
drid designado. Pero aunque tales circunstancias pudieran tomarse en consideración
para sostener la legalidad de aquel emplazamiento siempre quedaría como cierto que
el recurrente tenía derecho a esperar ser emplazado en el domicilio del Letrado desig-
nado y no en otro, de conformidad con el criterio garantista que se concreta en el
127 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 63

precitado art. 53-3 -EDL1995/13689-, por lo que, a pesar de que el emplazamiento en


Bilbao pudiera ser defendible por razones de economía procesal no aparece justificado
desde la exigencia de tutela judicial del art. 24 de la Constitución -EDL1978/3879-»
(ATS 11/03/1999 - 4144/1999 -EDJ1999/80071-).

62. [92]
El Secretario deberá expedir oficios, exhortos, mandamientos y cua-
lesquiera otros actos de comunicación que se acuerden interesando la práctica de
actuaciones.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el precepto para


acomodarlo a las competencias de los Secretarios judiciales

TÍTULO V
De la evitación del proceso

CAPÍTULO PRIMERO
De la conciliación previa

63. [93]
Será requisito previo para la tramitación del proceso el intento de
conciliación ante el servicio administrativo correspondiente o ante el órgano que
asuma estas funciones que podrá constituirse mediante los acuerdos interprofe-
sionales o los convenios colectivos a los que se refiere el art. 83 del Texto Refundido
de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, así como los acuerdos de interés profe-
sional a los que se refiere el art. 13 de la Ley del Estatuto del Trabajo Autóno-
mo [94].
1. Concepto y finalidad
Para la STS 4ª - 17/02/1999 - 1457/1998 -EDJ1999/6058- la conciliación previa «(...)
puede ser susceptible de una triple consideración: como una actividad ordenada a una
solución del conflicto con evitación de litigio; como un contrato-transacción cuando

[92] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 44 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[93] Dada nueva redacción por disposición adicional 1 apartado 5 de Ley 20/2007 de 11 julio 2007, con
vigencia desde 12/10/2007
[94] Véase RD 777/2011, de 3 junio, por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio de
Trabajo e Inmigración, y téngase en cuenta que, según dispone la disposición final 6 Ley 20/2007, de 11 julio,
del Estatuto del trabajo autónomo, esta letra tendrá efectos desde 12 octubre 2007
Art. 63 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 128

la conciliación llega a término; y como un presupuesto procesal». La STC 127/2006 -


24/04/2006 -EDJ2006/58613- sostiene que la «(...) finalidad perseguida por el art. 63
LPL (...) es, posibilitar, antes de iniciarse el proceso, un acuerdo que lo evite, con las
naturales consecuencias de celeridad y de ahorro de energía procesal». En la misma
línea la STS 4ª - 04/02/1994 - 1278/1993 -EDJ1994/892- sostiene que la conciliación
tiene cono finalidad «evitar litigios y a favorecer la rápida y pacífica solución de los
conflictos individuales» en el mismo sentido la STS 4ª - 27/12/1996 - 1223/1996
-EDJ1996/10136-.
2. Constitucionalidad del trámite de conciliación previa
La STC 217/1991 - 14/11/1991 -EDJ1991/10821-: «Este Tribunal ha declarado rei-
teradamente la compatibilidad con el derecho a la tutela judicial efectiva de la exigencia
de trámites previos al proceso, como son los de conciliación o de reclamación admi-
nistrativa previa (por todas, STC 60/1989 -EDJ1989/3070-, las que en ella se cita y
también por su proximidad al presente supuesto la STC 162/1989 -EDJ1989/9136-).
De un lado, porque en ningún caso excluyen el conocimiento jurisdiccional de la cues-
tión controvertida, ya que únicamente suponen un aplazamiento de la intervención de
los órganos judiciales; y, de otro, porque son trámites proporcionados y justificados,
ya que su fin no es otro que procurar una solución extraprocesal de la controversia, lo
cual resulta beneficioso tanto para las partes, que pueden resolver así de forma más
rápida y acomodada a sus intereses el problema, como para el desenvolvimiento del
sistema judicial en su conjunto que ve aliviada su carga de trabajo».
3. La garantía de indemnidad se extiende a las represalias empresariales por presentar
la papeleta de conciliación
(STC 140/1999 - 22/07/1999 -EDJ1999/19192-): «En relación con la posibilidad de
que una decisión empresarial de despido sea lesiva del art. 24.1 CE -EDL1978/3879-,
este Tribunal ya declaró en la STC 7/1993 -EDJ1993/174-, citada por la demanda de
amparo, que la vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva no sólo se produce
por irregularidades acaecidas dentro del proceso que ocasionen privación de garantías
procesales, sino que tal derecho puede verse lesionado también cuando su ejercicio, o
la realización por el trabajador de actos preparatorios o previos necesarios para el ejer-
cicio de una acción judicial, produzca como consecuencia una conducta de represalia
por parte del empresario. El derecho a la tutela judicial efectiva no sólo se satisface,
pues, mediante la actuación de los Jueces y Tribunales, sino también a través de la
garantía de indemnidad, que significa que del ejercicio de la acción judicial o de los
actos preparatorios o previos a ésta no pueden seguirse consecuencias perjudiciales en
el ámbito de las relaciones públicas o privadas para la persona que los protagoniza. En
el ámbito de las relaciones laborales, la garantía de indemnidad se traduce en la impo-
sibilidad de adoptar medidas de represalia derivadas de las actuaciones del trabajador
129 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 64

encaminadas a obtener la tutela de sus derechos (SSTC 7/1993 -EDJ1993/174-, 14/1993


-EDJ1993/181-y 54/1995 -EDJ1995/453-. En este ámbito la prohibición del despido
también se desprende del art. 5.c) del Convenio núm. 158 de la Organización Inter-
nacional del Trabajo -EDL1985/7875-, ratificado por España (Boletín Oficial del Estado
de 29 de junio de 1985), que expresamente excluye entre las causas válidas de extinción
del contrato de trabajo "el haber planteado una queja o participado en un procedi-
miento entablado contra un empleador por supuestas violaciones de leyes o reglamen-
tos o haber presentado un recurso ante las autoridades administrativas competentes".
Y, más concretamente, como razonara la STC 14/1993 -EDJ1993/181-, la garantía de
indemnidad que otorga el art. 24.1 CE -EDL1978/3879-se extiende asimismo a los actos
preparatorios o previos necesarios para el ejercicio de una acción judicial, pues de otro
modo se dificultaría la plena efectividad del derecho. Si se rechazara que los trámites
previos estén provistos del amparo constitucional que deriva de ese derecho, quien
pretendiese impedir o dificultar el ejercicio de una acción en la vía judicial tendría el
camino abierto, pues para reaccionar frente a ese ejercicio legítimo del derecho a la
acción judicial por parte del trabajador le bastaría al empresario con actuar en el mo-
mento previo al planteamiento de ésta». Reiteran la doctrina la (STC 168/1999 -
27/09/1999 -EDJ1999/27081-) y (STC 191/1999 - 25/10/1999 -EDJ1999/34720-).
4. Contenido
Para la STS 4ª - 04/02/1994 - 1278/1993 -EDJ1994/892-, «(...) el acuerdo o transac-
ción entre trabajador y empresa no constituye en este caso conculcación del art. 3.5 del
Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-[la calificación del despido en caso de
estimación de la demanda habría sido de nulo], ya que la actuación dispositiva del
trabajador no afecta a un derecho a la readmisión ya reconocida, ni se traduce en la
renuncia a un derecho ya adquirido, sino que opera sobre una situación de incerti-
dumbre. A ello ha de añadirse, en primer lugar, la conveniencia de reforzar aquellos
institutos, como la conciliación, tendentes a evitar litigios y a favorecer la rápida y
pacífica solución de los conflictos individuales y, en segundo lugar y en relación con
lo expuesto, la innegable posibilidad de que el trabajador estime la conveniencia de
evitar el riesgo de una declaración de procedencia del despido, aceptando la oferta
empresarial de indemnización, consecuente a un despido improcedente. Las razones
expuestas, apreciadas razonable y conjuntamente, abocan a la conclusión de que nada
impide legalmente que la empresa y el trabajador despedido por la misma, hallándose
éste en situación de incapacidad laboral transitoria, puedan avenirse en acto de con-
ciliación estableciendo una indemnización a favor del trabajador y considerando im-
procedente el despido». La doctrina se reitera en la STS 4ª - 27/12/1996 - 1223/1996
-EDJ1996/10136-.

64. 1. Se exceptúan de este requisito los procesos que exijan la reclamación


previa en vía administrativa, los que versen sobre Seguridad Social, los relativos al
Art. 64 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 130

disfrute de vacaciones y a materia electoral, movilidad geográfica, modificación


sustancial de las condiciones de trabajo, los de derechos de conciliación de la vida
personal, familiar y laboral a los que se refiere el art. 138 bis, los iniciados de oficio,
los de impugnación de convenios colectivos, los de impugnación de los estatutos de
los sindicatos o de su modificación y los de tutela de los derechos fundamentales.
También se exceptúa el ejercicio de las acciones laborales derivadas de los derechos
establecidos en la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protec-
ción Integral contra la Violencia de Género. [95]
2. Igualmente, quedan exceptuados:
a) Aquellos procesos en los que siendo parte demandada el Estado u otro ente
público también lo fueren personas privadas, siempre que la pretensión hubiera de
someterse al trámite de reclamación previa y en éste pudiera decidirse el asunto
litigioso.
b) Los supuestos en que, iniciado el proceso, fuere necesario dirigir la demanda
frente a personas distintas de las inicialmente demandadas.
1. ¿Es necesaria la conciliación previa en los supuestos de conflictos colectivos en los que
el empleador sea la Administración?
(STS 4ª - 28/07/1997 - 3606/1996 -EDJ1997/6052-): «A la vista de lo que prescriben
los arts. 154.1 -EDL1995/13689-, 63 -EDL1995/13689-, 64 y 70 de la LPL
-EDL1995/13689-, no es fácil llegar a una solución segura en lo que se refiere al pro-
blema de esclarecer si es necesario o no cumplir el requisito preprocesal de la conci-
liación previa, en los conflictos colectivos en que se demande a la Administración
pública. Sin embargo, aún admitiendo como hipótesis que en estos procesos es obli-
gatorio llevar a efecto tal requisito de procedibilidad, no por ello podría acogerse fa-
vorablemente la primera alegación (o primer submotivo) que se aduce en el motivo
ahora examinado, por cuanto que no hay base ni razón alguna para poder afirmar que
el no haberse llevado a cabo, en el presente supuesto, ese intento conciliatorio, haya
ocasionado algún tipo de indefensión a las entidades demandadas (...). No cabe hablar,
de ningún modo, de que la falta de la conciliación previa haya causado indefensión a
los demandados. Ahora bien, la alegación de que ahora tratamos, se incardina, obvia-
mente, en el apartado c) del art. 205 de la LPL -EDL1995/13689-, y este precepto so-
lamente admite el recurso de casación por "quebrantamiento de las formas esenciales
del juicio", cuando "se haya producido indefensión para la parte". No produciéndose
indefensión, como aquí acontece, no puede prosperar un motivo de esta clase. A lo que
se añade que si se acogiese favorablemente la alegación que examinamos, se quebran-
taría en sumo grado el principio de economía procesal, toda vez que después de largos

[95] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 45 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
131 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 64

meses de pleito en los que las partes conocen perfectamente las pretensiones y criterios
de la parte contraria y en los que no consta que se haya producido ningún acercamiento
en las respectivas posiciones, es enormemente difícil que se pueda conseguir la ave-
nencia en el acto conciliatorio que se habría de llevar a cabo a consecuencia de la
estimación de tal alegación».
2. La conciliación previa no es necesaria en los procesos de tutela de la libertad sindical
Para la STC 81/1992 - 28/05/1992 -EDJ1992/5459-, la imposición de un trámite
conciliatorio previo en el proceso sumario al que se refiere el art. 53.2 de la Constitución
-EDL1978/3879- supondría una violación del derecho a la tutela judicial efectiva por
las siguientes razones: «A).- Como es sabido, el acto de conciliación constituye un
método autocompositivo de solución de los conflictos intersubjetivos de naturaleza
disponible . La conciliación "pre-procesal" participa de las características del modelo
de la justicia liberal y, de aquí, que fuera configurada como un auténtico presupuesto
procesal de la demanda por nuestra Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881 (anti-
guos arts. 460-480 -EDL1881/1-). Pero, debido a la circunstancia de que esta configu-
ración de la conciliación como requisito previo de la demanda pronto se reveló con un
trámite dilatorio e ineficaz en la práctica, a partir de la reforma de la Ordenanza civil
austriaca, de 1 de enero de 1888 (que supuso la primera consagración del modelo de
la justicia "civil social", la práctica totalidad de los códigos procesales civiles y laborales
europeos y, entre ellos, naturalmente los nuestros [a partir de la reforma parcial de la
LEC -EDL1881/1- de 1984 o de la nueva LPL, de 1990 -EDL1990/13310-], decidieron
derogar el carácter de presupuesto procesal del acto de conciliación y transformarlo en
un acto "intraprocesal" en todos los procesos civiles y buena parte de los laborales, todo
ello sin perjuicio de que las partes puedan instar con carácter potestativo, el acto de
conciliación con anterioridad a la interposición de la demanda. B).- En cualquier caso,
la conciliación, como los demás medios autocompositivos, desde siempre ha tenido
como límite infranqueable, la propia vigencia del principio dispositivo. Pues, bien,
dentro del standard "orden público" hay que reputar hoy incluidas las normas consti-
tucionales tuteladoras de los derechos fundamentales [SSTC 276/1983
-EDJ1983/10549-, 19/1985 -EDJ1985/19-, 199/1987 -EDJ1987/198-, 39/1988
-EDJ1988/355-, 54/1989 -EDJ1989/2014- (...)], de entre las que se encuentra, natural-
mente, el derecho a la libertad sindical del art. 28.1 de la CE -EDL1978/3879-. Por esta
razón el art. 7.1 de la Ley 62/1978 -EDL1978/3875- excluye de la necesidad de la in-
terposición del recurso de reposición el procedimiento contencioso-administrativo de
protección de los derechos fundamentales (...) (art. 10.1 CE -EDL1978/3879-). (...) por
proceso "sumario" tan sólo cabe entender la exigencia constitucional de que los pro-
cesos de protección jurisdiccional sean sustancialmente rápidos o acelerados. De la
exégesis del art. 53.2 CE -EDL1978/3879- hay que concluir también en la ausencia de
obligatoriedad del acto de conciliación ante el IMAC o cualquier otra autoridad ad-
Art. 64 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 132

ministrativa como presupuesto procesal de la admisión de una demanda laboral, cuyo


objeto lo constituya la solicitud de restablecimiento de un derecho fundamental vul-
nerado, ya que la interpretación contraria llevaría a la perpetuación en el tiempo de la
lesión del derecho fundamental afectado».

65. 1. La presentación de la solicitud de conciliación suspenderá los plazos de


caducidad e interrumpirá los de prescripción. El cómputo de la caducidad se rea-
nudará al día siguiente de intentada la conciliación o transcurridos quince días
desde su presentación sin que se haya celebrado [96].
2. En todo caso, transcurridos treinta días sin celebrarse el acto de conciliación
se tendrá por terminado el procedimiento y cumplido el trámite.
3. También se suspenderán los plazos de caducidad y se interrumpirán los de
prescripción por la suscripción de un compromiso arbitral, celebrado en virtud de
los acuerdos interprofesionales y los convenios colectivos a que se refiere el art. 83
del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores. En estos casos el
cómputo de la caducidad se reanudará al día siguiente de que adquiera firmeza el
laudo arbitral; de interponerse un recurso judicial de anulación del laudo, la rea-
nudación tendrá lugar desde el día siguiente a la firmeza de la sentencia que se dicte.
1. Contenido de la solicitud
Conforme a la STC 127/2006 - 24/04/2006 -EDJ2006/58613-, «(...) para cumplir la
finalidad del requisito del art. 63 LPL -EDL1995/13689- el demandante no tiene obli-
gación alguna de realizar calificaciones jurídicas en la papeleta de conciliación ni sobre
la medida empresarial, ni sobre el procedimiento adecuado, pues es notorio que la
normativa sobre la conciliación previa [únicamente] impone la enumeración clara y
concreta de los hechos sobre los que versa la pretensión pero no exige en ningún caso
que en la solicitud de conciliación se realicen calificaciones jurídicas, citas de preceptos,
indicaciones de la modalidad procesal adecuada, ni tampoco que se expliciten en ella
las razones jurídicas que fundamentan la pretensión, lo que resulta plenamente cohe-
rente con el hecho de que se permita a los interesados acudir personalmente, sin asis-
tencia letrada, al acto de conciliación».
2. Suspensión de la prescripción
De conformidad con la doctrina contenida en la STS 4ª - 12/05/2003 - 3988/2002
-EDJ2003/241243- «(...) no cabe confundir los efectos que el art. 66 LPL
-EDL1995/13689- tiene establecidos para el caso de papeleta no seguida de la compa-
recencia del accionante que, por su ubicación y finalidad no pueden ser más que pro-
cesales, con los efectos sustantivos o de derecho material que la misma papeleta ha de

[96] Véase art. 59 ET


133 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 65

producir y que vienen reflejados fundamentalmente en el art. 1973 CC -EDL1889/1-


y, en concordancia con lo en él dispuesto, en el art. 65.1 LPL. En efecto, como dice la
sentencia recurrida, el art. 66 LPL -EDL1995/13689- lo que dispone es que aquella
papeleta no produce ningún efecto en el proceso, con la consecuencia de que si se quiere
reiniciar el mismo habrá que volver a presentar un nuevo escrito y un nuevo intento
de conciliación, pero lo que ni dispone ni está en el espíritu de dicho precepto es que
la reclamación extrajudicial en que consiste la papeleta no produzca los efectos inte-
rruptivos de la prescripción que cualquier reclamación extrajudicial de la deuda pro-
duce por sí mismo de conformidad con lo dispuesto en el art. 1973 del CC -EDL1889/1-;
todo ello partiendo de la base aceptada y no discutida de que esa papeleta fue comu-
nicada a la demandada y citadas ambas al acto conciliatorio, todo ello demostrativo de
que el demandado era consciente de que los actores no habían abandonado durante
ningún período superior al año prescriptivo del art. 59.2 ET -EDL1995/13475- su ac-
ción para reclamar aquellos salarios, pues es esa presunción de abandono la causa y
razón de ser del establecimiento de los plazos de prescripción que, por lo tanto, desa-
parece según el precepto sustantivo civil citado cuando se demuestra que el accionante
mantuvo viva su reclamación, cual en nuestro caso ocurrió.» Quedando interrumpida
la prescripción desde la presentación de la papeleta y hasta el acto de conciliación con
asistencia del acreedor (STS 4ª - 02/12/2002 - 738/2002 -EDJ2002/61474-).
3. Caducidad
3.1. Suspensión de la caducidad cuando la papeleta se presenta ante un órgano admi-
nistrativo incompetente
Para la STC 58/2002 - 11/03/2002 -EDJ2002/6731-, la presentación de la papeleta
de conciliación ante un órgano administrativo incompetente no priva de eficacia sus-
pensiva a la conciliación, dado que dicho órgano «(...) se limitó a dar curso al trámite
requerido sin objetar nada sobre su eventual incompetencia. (...) [Siendo] de todo punto
evidente que en el presente caso la finalidad de la conciliación se había cumplido ma-
terialmente, puesto que las partes tuvieron la oportunidad de lograr una avenencia
extraprocesal, certificándolo así el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación ante
el cual se celebró el acto». En la misma línea, ya la STS 4ª - 21/07/1998 - 4965/1997
-EDJ1998/18012- había sostenido que la celebración de la conciliación ante un órgano
administrativo incompetente «(...) haya producido ninguna indefensión a las partes».
Asimismo, la STS 4ª - 29/01/1996 - 1714/1995 -EDJ1996/311- analiza un supuesto en
el que se presenta la papeleta de conciliación ante un órgano incompetente y, poste-
riormente, la demanda ante un órgano judicial incompetente, planteándose si la pre-
sentación de la papeleta había suspendido la caducidad, para la sentencia la finalidad
del art. 14.a) de la LPL -EDL1995/13689- «es eludir que el acogimiento de declinatoria
perjudique la acción que por la razón quedare imprejuzgada por el órgano judicial
Art. 65 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 134

territorialmente incompetente, para lo cual establece que el cómputo del plazo de ca-
ducidad a que estuviera sometida queda en suspenso desde la presentación de la de-
manda hasta que alcance firmeza la sentencia que estimase dicha excepción».
La STS 4ª - 31/01/2003 - 2435/2002 -EDJ2003/263107- sostiene que la presentación
ante un órgano administrativo incompetente no priva de eficacia suspensiva a la soli-
citud, pues cabe la presentación del escrito «en los registros de cualquier órgano ad-
ministrativo (estatal o autonómico; la Administración Local habrá de suscribir el co-
rrespondiente convenio)», sin perjuicio de que el órgano administrativo remita la so-
licitud al competente; si bien, el cómputo de los quince días de suspensión se producirá
desde la «presentación de la solicitud, entendiendo por tal, no la fecha en que, por una
vía administrativa indirecta, el documento llega al verdadero servicio de conciliación,
sino cuando la misma es depositada en el Registro de ese otro órgano administrativo
elegido». La STS 4ª - 16/11/1992 - 732/1992 -EDJ1992/11307- admite que la presenta-
ción de la papeleta de conciliación en el cabildo insular suspende el plazo de caducidad.
4. Cooperativas: intento de conciliación previa cuando lo procedente era reclamar ante
los órganos rectores de la Cooperativa
(STC 172/2007 - 23/07/2007 -EDJ2007/109885-): «La obligación de la reclamación
previa ante el órgano correspondiente de la cooperativa, de la misma manera que su-
cede con la conciliación previa, que fue el procedimiento intentado por el actor, y con
la reclamación administrativa previa, queda configurada legalmente como una solu-
ción extrajudicial del conflicto cuya finalidad es la evitación del proceso laboral. En
virtud de ello, le es directamente aplicable la misma doctrina jurisprudencial expuesta
anteriormente sobre la exigencia constitucional impuesta por el art. 24.1 CE
-EDL1978/3879- de posibilitar la subsanabilidad de la ausencia de conciliación o re-
clamación administrativa previa en los casos en que no se aprecia una opuesta voluntad
a su realización por la parte procesal obligada a ello. A esos efectos, siendo indubitado
que en ningún momento de la vía judicial se posibilitó que el recurrente subsanara la
ausencia de impugnación ante el órgano interno de la cooperativa, las circunstancias
concurrentes en el presente caso no sólo permiten constatar que no hubo una opuesta
voluntad del recurrente al cumplimiento de la finalidad legal prevista en dicha impug-
nación, sino que, por el contrario, se evidencia un comportamiento no malicioso que
ni ha lesionado la integridad del procedimiento o los derechos de la otra parte, ni
tampoco ha defraudado la finalidad que inspira la exigencia del requisito legal incum-
plido. (...) no existía ni pasividad en el cumplimiento de los requisitos previos al pro-
ceso, ni resistencia a cumplir con la obligación de intentar una resolución extrajudicial
del conflicto, que dicho órgano judicial negara todo valor al intento de cumplimiento
de los requisitos preprocesales, omitiendo otorgar un plazo de subsanación, pone de
manifiesto la aplicación desproporcionada de este óbice procesal, provocando con ello
que, al haber impedido un pronunciamiento sobre el fondo de la pretensión ejercitada
135 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 66

en el proceso laboral, deba concluirse que concurre la vulneración aducida del derecho
a la tutela judicial efectiva (art. 24.1 CE) -EDL1978/3879-». Esta doctrina ha sido se-
guida por la STS 4ª - 29/05/2008 - 2592/2007 -EDJ2008/155875-.
5. La elección de una vía errónea -reclamación previa- no genera necesariamente la
caducidad de la acción
(STS 4ª - 16/11/2004 - 6485/2003 -EDJ2004/183605-): «Al igual que en el supuesto
resuelto en nuestra sentencia de 30 de noviembre 2000 (Recurso 1355/2000)
-EDJ2000/55678-, hemos de declarar que, en el presente caso, la inadecuada formula-
ción de reclamación previa, cuando procedía la conciliación extrajudicial, tiene eficacia
suficiente para suspender el plazo de caducidad, como en supuestos similares resol-
vieron nuestras anteriores de 13 de octubre de 1989 -EDJ1989/9048- y 18 de julio de
1997 -EDJ1997/7685-. El requisito de la conciliación prejudicial tiene por objeto pro-
porcionar al demandado información de la pretensión que contra él se deduce, de modo
que, de una parte, le otorgue la posibilidad de enervar la acción alcanzando acuerdo
transaccional y, de otra, limite el contenido de la ulterior demanda, finalidad idéntica
a la de la reclamación previa. No quiere ello decir que quede al arbitrio del demandante
la utilización indistinta de una u otra forma de reclamación. Lo que afirmamos es que
una errónea elección de una de las vías previas, originada por la aparente dudosa na-
turaleza jurídica de la entidad demandada, no puede llevar a la conclusión de enervar
la defensa judicial del trabajador, cuando de la equivocada elección del medio no se ha
derivado perjuicio alguno para la demandada ni se han mermado sus posibilidades de
defensa o de transacción. No ignora la Sala la tesis planteada en nuestra sentencia de
Sala General de 28 de junio de 1999 -EDJ1999/18425-, que llegaba a solución contraria,
pero dejando a salvo los supuestos en los que se evidencie una voluntad impugnatoria
de la trabajadora, que la demandada tenga conocimiento anticipado de la pretensión
del trabajador, y que no se haya indicado al trabajador la vía impugnatoria oportuna,
requisitos todos ellos que concurren en el presente supuesto».

66. 1. La asistencia al acto de conciliación es obligatoria para los litigantes.


2. Cuando estando debidamente citadas las partes para el acto de conciliación
no compareciese el solicitante ni alegase justa causa, se tendrá por no presentada la
papeleta, archivándose se todo lo actuado.
3. Si no compareciera la otra parte, se tendrá la conciliación por intentada sin
efecto, y el Juez o Tribunal deberá apreciar temeridad o mala fe si la incompare-
cencia fuera injustificada, imponiendo la multa señalada en el art. 97.3 si la sen-
tencia que en su día dicte coincidiera esencialmente con la pretensión contenida en
la papeleta de conciliación.
Art. 66 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 136

1. Defectuosa citación al acto de conciliación -supuestos de incorrecta citación del soli-


citante que vería perjudicada su acción-
La STC 1/1983 - 13/01/1983 -EDJ1983/1-, sostiene que la defectuosa notificación:
«(...) 2.- Del mismo modo que es esencial a las notificaciones, citaciones, y emplaza-
mientos que regulan los artículos 26 y siguientes de la LPL -EDL1995/13689-, la cons-
tancia de la recepción, en las citaciones del artículo 8.3 del Real Decreto 2756/1979, de
23 de noviembre -EDL1979/4165-, para el acto de conciliación ante el IMAC también
deberá constar la recepción, lo que se acreditará cuando la modalidad elegida es la
citación por correo, mediante el acuse de recibo, y si es otra la modalidad tendrá que
constatarse que la citación se ha realizado, esto es, que se ha recibido por el interesado
o por la persona obligada de hacerla llegar al destinatario. Cuando la falta de citación,
o su nulidad, impide al interesado conocer el día -y la hora- señalada para el acto de
conciliación y, a este vicio procedimental, se anuda la incomparecencia con efectos
perjudiciales para la parte que no consta fuera citada, y que en el caso actual ha dado
lugar a que la pretensión del trabajador de que el despido se declare nulo o improce-
dente no ha sido enjuiciada, por cuanto ha entendido la sentencia de instancia -y con-
firmado la de suplicación- que la incomparecencia a la conciliación ha perjudicado
indicada pretensión, se causa al demandante indefensión, por cuanto se ve imposibi-
litado de ejercer los medios legales para la defensa de su derecho.
(...) El artículo 24.1 de la Constitución -EDL1978/3879- es aplicable, como ha dicho
este Tribunal en otros recursos (así en las sentencias de 26 de enero de 1981
-EDJ1981/1-, de 31 de marzo de 1981 -EDJ1981/9-, de 14 de julio de 1981
-EDJ1981/24-; de 23 de julio de 1981, entre otras), a todos los órdenes jurisdiccionales
y, desde luego, al orden jurisdiccional laboral, y a los procedimientos que siendo pre-
paratorios y previos, de carácter obligatorio, se insertan en el conjunto de actos precisos
para la tutela de los derechos o intereses legítimos. El criterio de la indefensión hay que
referirlo en este caso a la influencia que la citación omitida y la incomparecencia en el
acto de conciliación con origen causal en aquella omisión haya podido determinar en
la decisión del proceso laboral. (...) la sentencia adopta como fundamento único de su
fallo la incomparecencia del demandante al acto de conciliación y como fundamento
de tal decisión el de la validez de la citación. Como en la falta de citación, o en su
equivalente nulidad de la citación, no remediada por el Magistrado de instancia y no
corregida por el de suplicación a través del motivo del artículo 152,3.º, de la LPL
-EDL1995/13689-, se encuentra el origen de la indefensión, procede otorgar el amparo
respecto de una violación que, aunque originaria en un procedimiento preliminar o
previo seguido ante un órgano no integrado en la organización judicial, se ha proyec-
tado sobre el proceso jurisdiccional posterior, en el que se ha anudado a la indicada
violación la indefensión del demandante».
137 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 67

Aplicando la precedente doctrina, se ha sostenido que es «desproporcionada» la


decisión de archivar al tener por no comparecido al solicitante que se presentó con un
documento de identidad caducado (STC 350/1993 - 22/11/1993 -EDJ1993/10527-) o,
también por desproporcionada, la decisión de tener por no comparecido al solicitante
al no reconocer la representación la parte contraria, en lugar de adoptar otra decisión
que permitiese subsanar el defecto (STC 354/1993 - 29/11/1993 -EDJ1993/10811-). Y,
lógicamente, los supuestos de falta de citación o citación defectuosa (STC 1/1983 -
13/01/1983 -EDJ1983/1-). Por su parte la STS de 17 de febrero de 1999, núm. rec.
1457/1998 (STS 4ª - 17/02/1999 - 1457/1998 -EDJ1999/6058-) considera como causa
justificada el retraso de más de una hora por haber sufrido una lipotimia.
2. Defectuosa citación al acto de conciliación -supuestos de incorrecta citación del de-
mandado-
En estos casos, la STS de 28 de febrero de 1986 (STS 4ª - 28/02/1986
-EDJ1986/1647-) razona que: «(...) es evidente que la ausencia del demandado en la
conciliación ante el IMAC no le produjo perjuicio ni indefensión alguna dado que no
impidió la posibilidad de conciliación judicial ni las alegaciones y proposición de prue-
ba en juicio. El supuesto contemplado es distinto del que dio lugar a que el Tribunal
Constitucional en sentencia 1/1983, de 13 de enero -EDJ1983/1-, determinara nulidad
de actuaciones en base al artículo 24.1 CE -EDL1978/3879- por falta de acreditamiento
de la citación a conciliación ante el IMAC, pues en aquel supuesto a dicha nulidad se
llegó por falta de citación al actor -no al demandado- determinante de indefensión,
supuesto distinto del de autos en que la falta de constatación de la citación del deman-
dado no ha producido indefensión alguna para el recurrente».
3. Falta de asistencia y multa por temeridad
La incomparecencia injustificada de la empresa al acto de conciliación adminis-
trativa, constando debidamente citada, con posterior estimación sustancial de la de-
manda y sin justificarse su ausencia, determina la obligación legal de apreciar temeridad
o mala fe en la parte demandada y la necesidad de imponerle, dentro de los límites
cuantitativos, la correspondiente multa por temeridad. (STS 4ª - 07/05/2010 -
2248/2009 -EDJ2010/122404-).

67. 1. El acuerdo de conciliación podrá ser impugnado por las partes y por
quienes pudieran sufrir perjuicio por aquél, ante el Juzgado o Tribunal competente
para conocer del asunto objeto de la conciliación, mediante el ejercicio de la acción
de nulidad por las causas que invalidan los contratos.
2. La acción caducará a los treinta días de aquel en que se adoptó el acuerdo.
Para los posibles perjudicados el plazo contará desde que lo conocieran.
Art. 67 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 138

Sobre el plazo de impugnación de las conciliaciones acordadas en conflictos colectivos


STS de 15 de diciembre de 1997, núm. rec. 452/1997 (STS 4ª - 15/12/1997 - 452/1997
-EDJ1997/10595-) «Se inicia la censura jurídica denunciando la infracción del artículo
67 de la Ley de Procedimiento Laboral, precepto que establece el plazo de 30 días como
de caducidad para impugnar los acuerdos obtenidos en conciliación. Este plazo no sería
de aplicación en la impugnación de los acuerdos conseguidos en trámite de conflicto
colectivo y con valor de convenio, según tuvo oportunidad de declarar la Sentencia de
esta Sala de 15 julio 1997».
La citada STS de 15 de julio de 1997, núm. rec. 1283/1996 (STS 4ª - 15/07/1997 -
1283/1996 -EDJ1997/21257-) en relación con la impugnación de una conciliación
adoptada en un proceso de conflicto colectivo razonaba que:
«1).- No resulta compatible la condición de convenio colectivo con un plazo tan
breve para llevar a cabo la impugnación del mismo, como el que se fija en el art. 84.5
-EDL1995/13689- citado.
2).- Lo que realmente constituye el núcleo definidor del acuerdo a que nos estamos
refiriendo, es su carácter y vigor de pacto colectivo; mientras que el hecho de haberse
logrado mediante una transacción efectuada en un proceso judicial, es algo que puede
calificarse de circunstancial. Y no parece muy razonable, que el mismo pacto, por la
sola circunstancia de haberse conseguido en el ámbito de un proceso, sólo pueda ser
válidamente impugnado dentro del reducido plazo de quince días. Sin que esta con-
clusión resulte desvirtuada por el hecho de que la conciliación judicial tenga que ser
aprobada por el Juez o Tribunal ante el que tiene lugar (ex art. 84 de la Ley de Proce-
dimiento Laboral -EDL1995/13689-), pues esta exigencia no justifica por sí sola un
cambio tan radical en la regulación de la impugnación de los pactos colectivos.
3).- (...) este art. 84.5 -EDL1995/13689- está pensado fundamentalmente para los
conflictos individuales, sin que pueda alcanzar a las impugnaciones de los pactos con-
ciliatorios logrados en los juicios de conflicto colectivo.
4).- (...) estos convenios no pueden ser impugnados por quienes los hayan firmado;
y además esta clase de pactos alcanzan a numerosas personas que no han intervenido
en la negociación y aceptación de los mismos, y que incluso pueden no tener ningún
tipo de relación, vínculo ni conexión con las entidades o asociaciones que los suscri-
bieron. Aplicar el reducido plazo de caducidad que fija el art. 84.5 -EDL1995/13689- a
las impugnaciones de convenios colectivos que pretendieran ejercitar tales personas o
determinadas entidades sindicales en defensa de los intereses de esas personas, por la
sola razón de que el convenio se consiguió en virtud de avenencia judicial, implicaría
en los más de los casos vulnerar el art. 24.1 de la Constitución -EDL1978/3879-; máxime
cuando dicho plazo se cuenta a partir de la "celebración" de tal avenencia, siendo fácil
que los referidos sujetos afectados por el pacto en ella logrado no tengan noticia de su
existencia, sino cuando ya ese plazo está totalmente vencido.
139 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 68

5).- Debe añadirse además que la Sala 1.ª del Tribunal Supremo, en Sentencias un
tanto añejas (así las de 8 febrero 1905 y 22 febrero 1950, interpretó el art. 477 de la Ley
de Enjuiciamiento Civil -EDL2000/77463-, que contiene una norma similar al art. 84.5
de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-, en el sentido de afirmar que el
plazo de caducidad que tal precepto establece, no es aplicable a todos los supuestos de
anulación del pacto logrado en la conciliación judicial, dado que ese plazo sólo se ha
de tener en cuenta en los casos en que se haya faltado a las condiciones o solemnidades
exigidas por la Ley rituaria para su celebración, pero nunca puede ser extensivo a los
demás vicios o causas que puedan anular lo convenido».

68. [97] Lo acordado en conciliación constituirá título para iniciar acciones


ejecutivas sin necesidad de ratificación ante el Juez o Tribunal, y podrá llevarse a
efecto por los trámites previstos en el Libro IV de esta Ley.
1. Necesidad de acudir a la vía de ejecución de sentencia
Lo pactado en conciliación extrajudicial debe ser exigido por la vía de ejecución de
sentencia. En esta línea la STS de 26 de octubre de 2001, núm. rec. 25/2001 (STS 4ª -
26/10/2001 - 25/2001 -EDJ2001/49320-) sostiene que:
«1).- La avenencia en la conciliación extrajudicial o previa al juicio entre un traba-
jador y un empresario constituye un supuesto especial de contrato de transacción
(STS 1/12/1986 -EDJ1986/7887-);
2).- como tal contrato de transacción persigue una finalidad de "evitación del pro-
ceso" (rúbrica del Título V del Libro I de la LPL -EDL1995/13689-) o, en los términos
muy similares del art. 1809 del Código Civil -EDL1889/1-, de evitar "la provocación de
un pleito";
3).- tal finalidad de la conciliación extrajudicial se ha reforzado, a partir de la Ley
de Procedimiento Laboral de 1990 -EDL1990/13310-, mediante la atribución a la ave-
nencia en conciliación de la condición de título que lleva aparejada ejecución (...); y
4).- en consecuencia, el cumplimiento de lo acordado en la conciliación previa al
juicio debe hacerse valer por la vía de la ejecución de sentencia (STS 16/3/1995
-EDJ1995/2388-)».
2. Recursos contra las resoluciones dictadas en ejecución de lo conciliado
Para la STS de 16 de marzo de 1995, núm. rec. 2969/1994 (STS 4ª - 16/03/1995 -
2969/1994 -EDJ1995/2388-): «Nada obsta a que sean recurridos en suplicación los au-
tos dictados en proceso de ejecución en el que el título sea la certificación de conciliación
administrativa. Cierto que el artículo 188.2 de la Ley de Procedimiento Laboral

[97] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 46 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 68 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 140

-EDL1990/13310-[actualmente el 189.2 -EDL1995/13689-], sobre resoluciones recu-


rribles en suplicación, se refiere explícitamente sólo a la ejecución de sentencias, mas
ello no es decisivo a tales efectos si se advierte que el propio Libro IV de dicho texto
legal -EDL1995/13689-, relativo al proceso de ejecución, lleva por epígrafe "de la eje-
cución de sentencias", lo cual no impide que deban estimarse incluidos dentro de dicha
regulación aquellos casos en que no sea la sentencia el título de ejecución (véase artículo
234.2 -EDL1990/13310-[actualmente el art. 235,2 -EDL1995/13689-]). No hay razones
bastantes que justifiquen la exclusión de tal recurso, siempre que exista la misma razón
de impugnación: es decir, que se trate de materias que, en supuesto de proceso con-
tencioso, hubieran sido susceptibles de conocimiento por la Sala en trámite de supli-
cación, y que el auto recurrido resuelva extremos "que contradigan lo ejecutoriado", o
sea, que contradigan el propio contenido del título de ejecución». La doctrina se reitera
en la STS de 11 de julio de 1996, núm. rec. 3719/1995 (STS 4ª - 11/07/1996 - 3719/1995
-EDJ1996/5157-).
3. Ejecución de conciliación relativa a despido en el que se pactó la readmisión, recono-
ciéndose su improcedencia
La STS de 20 de marzo de 1998, núm. rec. 196/1997 (STS 4ª - 20/03/1998 - 196/1997
-EDJ1998/4899-) analiza si el proceso de ejecución aplicable debe ser el establecido
para los despidos improcedentes o el establecido para los nulos en los que únicamente
cabe la readmisión. Pues bien, entiende el Tribunal que: «El artículo 68 LPL prescribe
que "lo acordado en conciliación tendrá fuerza ejecutiva entre las partes intervinientes
sin necesidad de ratificación ante el Juez o Tribunal, pudiendo llevarse a efecto por el
trámite de ejecución de sentencias". Pues bien, la LPL, al regular la ejecución de las
sentencias firmes de despido, establece en el artículo 280 -EDL1995/13689- los su-
puestos en que la ejecución ha de serlo en sus propios términos: a) cuando el trabajador
despedido fuera delegado de personal, miembro del comité de empresa o delegado
sindical y, declarada la improcedencia del despido, optare por la readmisión, y b)
cuando se declare la nulidad del despido.
No hay ningún dato que permita incluir el supuesto de autos dentro de las previ-
siones del citado artículo 280 -EDL1995/13689-, ni por la vía de una supuesta cualidad
representativa, sea unitaria sea sindical del trabajador despedido, cualidad que no
consta como existente en el presente caso, ni por la vía de la realidad de unos hechos
que pudieran servir de base para calificar de nulo el despido.
Cierto que, como se indica en la sentencia recurrida, el acuerdo transaccional (lo
convenido en conciliación) tiene un contenido específico de readmisión, sin referencia
alguna a soluciones alternativas, como la indemnización. Más ello, dados los términos
del transcrito artículo 68, no obsta a la ejecución transformativa indemnizatoria (previa
extinción del vínculo)».
141 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 69

4. Al ser la conciliación una transacción para su ejecución deben utilizarse las técnicas
de interpretación tendentes a la averiguación de la voluntad de las partes
Así la STS de 25 de septiembre de 2007, núm. rec. 289/2004 (STS 4ª - 25/09/2007 -
289/2004 -EDJ2007/184528-) sostiene que: «La cuestión planteada ha sido ya resuelta
por esta Sala en su sentencia de 8 de marzo de 2006 (Rec. 866/05) -EDJ2006/37450-, (...)
para interpretar lo convenido en un acto de conciliación, debía estarse al tenor literal
de acuerdo o a lo derivado del previo Plan Social de 1996 y se resolvió que había que
estar al sentido literal de los términos del contrato (conciliación), dada la claridad de
los mismos y que en ellos no se recogía, ni especificaba que el acuerdo conciliatorio
quedaba limitado y condicionado por lo convenido en el Plan Social de 12 de julio de
1996, sin que tal limitación pudiera derivarse de la simple mención de aquél Plan, ni
del hecho de que el cese del trabajador se hubiese acordado al amparo del mismo. Tal
solución interpretativa debe ser mantenida por razones de seguridad jurídica y porque,
como entonces se dijo, "el artículo 68-1 de la Ley de Procedimiento Laboral dispone
que lo acordado en conciliación tendrá fuerza ejecutiva entre las partes intervinientes
(...) pudiendo llevarse a efecto por el trámite de ejecución de sentencia", en donde el
artículo 239-1 del citado texto legal -EDL1995/13689- dispone que "La ejecución se
llevará a efectos en los propios términos establecidos". Además, debe tenerse presente
que el pacto de 12 de julio de 1996 vino a establecer unos mínimos que la negociación
individual podía mejorar, conforme al artículo 3-3 del Estatuto de los Trabajadores
-EDL1995/13475-, razón por la que, conforme al artículo 1.281 del Código Civil
-EDL1889/1-, debemos estar al tenor literal de la transacción que se ejecuta». La doc-
trina se reitera en la STS de 18 de octubre de 2007, ním. rec. 1277/2006 (STS 4ª -
18/10/2007 - 1277/2006 -EDJ2007/195084-).

CAPÍTULO II
De la reclamación previa a la vía judicial

69. 1. Para poder demandar al Estado, Comunidades autónomas, Entidades


locales u Organismos autónomos dependientes de los mismos será requisito previo
haber reclamado en vía administrativa en la forma establecida en las leyes [98].
2. Denegada la reclamación o transcurrido un mes sin haber sido notificada la
resolución, el interesado podrá formalizar la demanda ante el Juzgado o la Sala
competente, a la que acompañará copia de la resolución denegatoria o documento

[98] Véase art. 125 LRJAP y PAC


Art. 69 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 142

acreditativo de la presentación de la reclamación uniendo copia de todo ello para


la entidad demandada.
3. No surtirá efecto la reclamación si la resolución fuese denegatoria y el inte-
resado no presentare la demanda ante el Juzgado en el plazo de dos meses, a contar
de la notificación o desde el transcurso del plazo en que deba entenderse desesti-
mada, salvo en las acciones derivadas de despido, en las que el plazo de interposición
de la demanda será de veinte días.
1. Concepto y finalidad
STC 112/1997 - 03/06/1997 -EDJ1997/2626-: «El trámite preprocesal que en el
procedimiento laboral constituye la reclamación previa ante la Administración (art.
69 LPL) tiene por finalidad la de facilitar a aquélla el conocimiento anticipado de la
pretensión deducida en su contra, permitiendo así la emisión de una nueva declaración
de voluntad que, en su caso, evite el proceso al resolver el conflicto surgido con el
demandante. Según ha manifestado de forma reiterada este Tribunal, la obligatoriedad
legalmente establecida de su presentación no vulnera el derecho a la tutela judicial de
la parte actora, por no constituir un impedimento u obstáculo irrazonable de acceso al
proceso (SSTC 21/1986 -EDJ1986/21-, 11/1988 -EDJ1988/327-, 60/1989
-EDJ1989/3070-, 217/1991 -EDJ1991/10821-, 70/1992 -EDJ1992/4589-, 65/1993
-EDJ1993/1996-, 120/1993 -EDJ1993/3644-, 122/1993 -EDJ1993/3646-)».
STS de 18 de marzo de 1997, núm. rec. 2885/1996 (STS 4ª - 18/03/1997 - 2885/1996
-EDJ1997/1982-): «(...) la reclamación administrativa previa, privilegio procesal de la
Administración demandada, tiene dos finalidades. Una primera, esencial y prioritaria,
la de poner en conocimiento del órgano administrativo el contenido y fundamento de
la pretensión formulada y darle ocasión de resolver directamente el litigio, evitando así
la necesidad de acudir a la jurisdicción. Una segunda, accesoria, subordinada y de más
escaso relieve, la de dar a la Administración demandada la posibilidad de preparar
adecuadamente la oposición».
2. Constitucionalidad
STC 60/1989 - 16/03/1989 -EDJ1989/3070-: «Este Tribunal ha tenido ya reiteradas
ocasiones de pronunciarse sobre la compatibilidad con el derecho a la tutela judicial
efectiva reconocido en el art. 24.1 de la Constitución -EDL1978/3879- del estableci-
miento de condicionamientos previos para el acceso a la jurisdicción, y, más concre-
tamente, de la exigencia del agotamiento de vías de reclamación, administrativas o
laborales, previas al recurso a la jurisdicción correspondiente.
En lo que se refiere a la exigencia de una vía administrativa previa, este Tribunal
ha reconocido que el establecimiento de tal vía supone la creación de ciertas dificultades
en el acceso a la jurisdicción ordinaria (STC 21/1986, fundamento jurídico 2º
-EDJ1986/21-). Pero ha manifestado también, en la misma Sentencia, que no hay que
143 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 69

olvidar que la Constitución encomienda a la Administración pública un conjunto de


tareas y funciones que requieren una especial regulación, correspondiendo a la ley la
fijación de las condiciones que hagan posible tanto el cumplimiento de tales tareas
como la garantía de los derechos de los ciudadanos.
Más concretamente, y en relación con el caso que nos ocupa, la reclamación previa
-como otras fórmulas preprocesales de similar finalidad- supone, ciertamente, una
mayor dificultad para acceder a la jurisdicción, puesto que cierra la posibilidad de
plantear directamente la reclamación ante el Juez. Pero ello no significa que sea un
requisito contrario al derecho a la tutela judicial efectiva, ya que cumple unos objetivos
que se consideran razonables e incluso beneficiosos para el desenvolvimiento de los
mecanismos jurisdiccionales en su conjunto. (STC 21/1986, de 14 de febrero
-EDJ1986/21-)».
3. Garantía de indemnidad
STC 14/1993 - 18/01/1993 -EDJ1993/181-: «(...) la vulneración del derecho funda-
mental a la tutela judicial efectiva, no sólo se produce por irregularidades producidas
dentro del proceso que priven al justificable de las garantías que establece el art. 24 de
la Constitución -EDL1978/3879- en sus dos apartados, sino que también puede resultar
vulnerado dicho derecho cuando el ejercicio del mismo produzca como consecuencia
una sanción que responda a una conducta de represalia por parte del empresario. Y es
en esta segunda vertiente en la que se denuncia la infracción, toda vez que, como se
dice en la comunicación del despido, son los distintos escritos dirigidos al Ministerio
en reclamación del carácter indefinido del contrato de trabajo, los que motivan por
"transgredir la buena fe contractual" la sanción de despido que se le notifica.
Y en segundo lugar, en lo tocante a la naturaleza administrativa de la reclamación,
ha de puntualizarse que las garantías vinculadas al derecho fundamental de tutela se
extienden asimismo a los actos preparatorios o previos necesarios para el ejercicio de
la acción judicial».
4. Interpretación antiformalista
4.1. Debe entenderse cumplido el requisito cuando en el momento del juicio ha transcu-
rrido el plazo que la Administración tiene para resolver y aún cuando dicho plazo no
hubiese trascurrido en el momento de presentación de la demanda
STS de 30 de marzo de 1992, núm. rec. 1233/1991 (STS 4ª - 30/03/1992 - 1233/1991
-EDJ1992/3082-): «(...) conforme al criterio, ya consolidado, de esta Sala, el principio
de tutela judicial efectiva -art. 24 de la Constitución Española -EDL1978/3879-- y el de
justicia material, eludidores de todo formalismo estéril que impida resolver las con-
tiendas judiciales, obligan a tener por, satisfactoriamente, cumplido el requisito de la
Reclamación Previa si, desde la presentación de ésta y hasta la celebración del juicio en
la instancia, transcurrió el plazo para la resolución de la misma». (STC 122/1993 -
Art. 69 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 144

19/04/1993 -EDJ1993/3646-); (STC 191/1993 - 14/06/1993 -EDJ1993/5740-), y


(STC 355/1993 - 29/11/1993 -EDJ1993/10812-).
4.2. Salvo en los supuestos en los que la acción esté sometida a plazo de caducidad, la
resolución tardía reabre el plazo para la presentación
STS de 30 de octubre de 1995, núm. rec. 1414/1995 (STS 4ª - 30/10/1995 - 1414/1995
-EDJ1995/5918-): «Conviene comenzar afirmando que, tanto la jurisprudencia con-
tencioso-administrativa como la doctrina administrativa más autorizada, en línea con
la obligación que se impone a la Administración de resolver expresamente en cualquier
caso -establecida en el artículo 94.3 de la Ley de Procedimiento Administrativo de 17
julio 1958 -EDL1958/101- y que reitera el artículo 42 de la Ley de Régimen Jurídico de
las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común
-EDL1992/17271--, entienden que el silencio administrativo constituye una ficción en
favor del interesado.
Anómalo resultaría, pues, que un instituto concebido en interés de los litigantes
pudiese conducir a consecuencias perjudiciales para los mismos, cual lo serían las que
la sentencia recurrida patrocina y defiende.
Y, en efecto, las Sentencias de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de 21 mayo
1960, 1 diciembre 1964, 16 marzo 1965, 14 diciembre 1966 y 30 junio 1967, así como
la más reciente de 20 noviembre 1990 -EDJ1990/10547-, interpretando el artículo 94
de la Ley de Procedimiento Administrativo de 17 julio 1958 -EDL1958/101-, declaran
que el silencio administrativo constituye una ficción en favor del interesado, con el fin
de que, transcurrido el plazo determinado por la norma, pueda aquél acceder a la vía
jurisdiccional sin esperar a la resolución expresa, lo cual no le priva del derecho de
recurrir una vez haya tenido lugar el pronunciamiento, aun cuando se hubieren ago-
tado anteriormente los plazos para impugnar las denegaciones presuntas.
Mas esa redacción ha sido modificada en el nuevo artículo 71.5 del Texto Articulado
de la Ley de Procedimiento Laboral, aprobado por el Real Decreto Legislativo de 27
abril 1990 -EDL1990/13310-. Pues éste dispone ahora que la demanda habrá de for-
mularse en el plazo de treinta días a contar desde la fecha en que se notifique la dene-
gación de la reclamación previa o desde el día en que se entienda denegada la petición
por silencio administrativo.
Con esta nueva redacción del precepto parece claro que se ha sintonizado con la
jurisprudencia antes aludida que, sobre la base de la obligación que a la Administración
se impone de resolver expresamente y la ficción legal que el silencio administrativo
constituye, precisamente en beneficio del litigante, autoriza a quien solicita una pres-
tación de la Seguridad Social a contar el plazo de treinta días para formular su demanda,
bien desde que se entiende denegada la petición por silencio administrativo, bien desde
la fecha en que se notifique la denegación de la reclamación previa, en el supuesto de
145 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 69

haber esperado a conocer dicha resolución expresa y su concreta fundamentación».


Reitera la STS de 24 de junio de 1996, núm. rec. 141/1996 (STS 4ª - 24/06/1996 -
141/1996 -EDJ1996/5282-).
4.3. Debe darse al demandante la posibilidad de subsanar la omisión de la reclamación
previa
STC 65/1993 - 01/03/1993 -EDJ1993/1996-: «(...) no es constitucionalmente justi-
ficable no dar a la parte interesada la posibilidad de subsanar el error, permitiéndole
formular previamente la reclamación administrativa», sin «(...) perjuicio ajeno o de la
parte contraria» y «(...) sin afectar a la regularidad del procedimiento», el cual no pierde
su finalidad por permitir la subsanación. Pues «(...) el art 24.1 CE -EDL1978/3879-
impone al Juez un deber de favorecer la defensa de los derechos e intereses cuya tutela
ante él se reclame sin denegar dicha protección mediante la aplicación desproporcio-
nada de las normas procesales que prevén una resolución de inadmisión o de eficacia
equiparable, favor actionis que, en todo caso, habrá de tener en cuenta la entidad del
defecto advertido, la posibilidad de cumplir, a pesar de todo, los fines que la regla
incumplida persigue, los datos ofrecidos en la ley o en la resolución judicial de instancia
y, por último, la actitud adoptada a lo largo del proceso por el recurrente en orden a la
defensa de sus derechos». Sosteniendo el Tribunal que ante la «(...) existencia de una
irregularidad formal o vicio de escasa importancia por cumplimiento defectuoso de-
bido a error o equivocación disculpable y no malicioso, que no genere consecuencias
definitivas, debe otorgarse la técnica de la subsanación de las irregularidades que per-
mita atender a la voluntad de cumplimiento». Doctrina reiterada en la STC 11/1988 -
02/02/1988 -EDJ1988/327- y STC 16/1999 - 22/02/1999 -EDJ1999/773-.
(STC 108/2000 - 05/05/2000 -EDJ2000/8887-), donde se sostiene que el requisito
exigido por la Ley de formular reclamación previa «(...) es susceptible de subsanación,
y ello incluso con carácter "ex post", es decir, aunque la demanda ante la jurisdicción
civil o social no hubiera sido precedida de la reclamación dirigida a la Administración
demandada». Añadiendo que «(...) en la vía judicial laboral, la posibilidad de subsa-
nación se instrumenta a través del examen de oficio por el Juez del requisito incum-
plido, en los términos del art 81.1 de vigente texto Refundido de la Ley de Procedi-
miento Laboral -EDL1995/13689-en relación con los arts. 69 y 71 -EDL1995/13689-
del mismo».
4.4. Caducidad en la instancia
(STS 4ª - 03/03/1999 - 1130/98 -EDJ1999/1752-): «Es doctrina constante de los
Tribunales de Trabajo, que las dos sentencias comparadas comparten, que el transcurso
del plazo establecido en el art. 71 de la LPL -EDL1995/13689- sin interponer demanda
(o sin que ésta siga su curso por desistimiento) no produce la caducidad del derecho
sino sólo la caducidad de la instancia, que puede ser reiniciada en momento posterior.
Art. 69 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 146

El modo en que deba producirse tal reapertura de la instancia administrativa depende


de la valoración de las circunstancias concurrentes en cada caso, relativas a la conducta
procesal de las partes, al tiempo transcurrido desde la solicitud anterior, a la naturaleza
de las prestaciones y de los requisitos concurrentes en cada una de ellas, y también a
las facultades de los órganos jurisdiccionales, reconocidas en el art. 11 de la Ley Orgá-
nica del Poder Judicial -EDL1985/8754-, de rechazar fundadamente las peticiones, in-
cidentes y excepciones que se formulen con manifiesto abuso de derecho o que entra-
ñen fraude de ley o procesal. De ahí que no pueda existir una única respuesta a la
cuestión de si la reapertura de la instancia administrativa deba partir siempre de un
acuerdo o resolución inicial, o pueda hacerlo en ocasiones mediante una simple recla-
mación administrativa previa que tenga en cuenta el acuerdo o resolución inicial de la
instancia anterior que transcurrió estérilmente». Reiterada en STS 4ª - 25/09/2003 -
1445/2002 -EDJ2003/116080-.

70. [99]
1. Se exceptúan de este requisito los procesos relativos al disfrute de
vacaciones y a materia electoral, los de movilidad geográfica, modificación sustan-
cial de las condiciones de trabajo, los de derechos de conciliación de la vida personal,
familiar y laboral a los que se refiere el art. 138 bis, los iniciados de oficio, los de
conflicto colectivo, los de impugnación de convenios colectivos, los de impugnación
de estatutos de los sindicatos o de su modificación, los de tutela de la libertad sindical
y demás derechos fundamentales y las reclamaciones contra el Fondo de Garantía
Salarial, al amparo de lo prevenido en el art. 33 del Texto Refundido de la Ley del
Estatuto de los Trabajadores.
2. También se exceptúa el ejercicio de las acciones laborales derivadas de los
derechos establecidos en la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas
de Protección Integral contra la Violencia de Género.
No es necesaria la reclamación previa cuando se demanda al Fondo de Garantía Salarial
(STS 4ª - 27/06/1995 - 619/1995) -EDJ1995/3421-: «Mas, así como para la exigencia
de la responsabilidad subsidiaria se hace preciso, por expreso mandato del apartado 4
del artículo 33 -EDL1980/3059-, la previa instrucción de expediente por el FOGASA
para la comprobación de la procedencia de aquélla, con respecto a la que con carácter
directo le atribuye el apartado 8 del mismo artículo no existe previsión análoga, ya que
el expediente que en él se mencionaba, como acertadamente razona la sentencia recu-
rrida, no es el que el Real Decreto 505/1985 -EDL1985/7973- ordena incoar de oficio
al referido organismo, sino el de regulación de empleo. No significa lo expuesto que la
citada norma reglamentaria al incluir tal mandato resulte excedida, mas sí que la omi-

[99] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 47 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
147 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 71

sión del deber de iniciarlo de oficio o el retraso excesivo en dictar la correspondiente


resolución, no constituye obstáculo al ejercicio de la correspondiente acción, para lo
cual, conforme estableció el artículo único de la Ley 20/1988 -EDL1988/12367- y ac-
tualmente dispone el artículo 70 de la Ley de Procedimiento Laboral, no es exigible la
reclamación previa».

71. [100] 1. Será requisito necesario para formular demanda en materia de


Seguridad Social que los interesados interpongan reclamación previa ante la Enti-
dad gestora o Tesorería General de la Seguridad Social correspondiente.
2. La reclamación previa deberá interponerse, ante el órgano que dictó la reso-
lución, en el plazo de treinta días desde la notificación de la misma, si es expresa, o
desde la fecha en que, conforme a la normativa reguladora del procedimiento de
que se trate, deba entenderse producido el silencio administrativo.
Si la resolución, expresa o presunta, hubiera sido dictada por una entidad cola-
boradora, la reclamación previa se interpondrá, en el mismo plazo, ante el órgano
correspondiente de la Entidad gestora o Servicio común cuando resulte competente.
3. Cuando en el reconocimiento inicial o la modificación de un acto o derecho
en materia de Seguridad Social la Entidad correspondiente esté obligada a proceder
de oficio, en el caso de que no se produzca acuerdo o resolución, el interesado podrá
solicitar que se dicte, teniendo esta solicitud valor de reclamación previa.
4. Formulada reclamación previa en cualquiera de los supuestos mencionados
en el presente artículo, la Entidad deberá contestar expresamente a la misma en el
plazo de cuarenta y cinco días. En caso contrario se entenderá denegada la recla-
mación por silencio administrativo.
5. La demanda habrá de formularse en el plazo de treinta días, a contar desde la
fecha en que se notifique la denegación de la reclamación previa o desde el día en
que se entienda denegada por silencio administrativo.
6. Las entidades gestoras y la Tesorería General de la Seguridad Social expedirán
recibo de presentación o sellarán debidamente, con indicación de la fecha, las copias
de las reclamaciones que se dirijan en cumplimiento de lo dispuesto en la presente
Ley. Este recibo o copia sellada deberá acompañar inexcusablemente la demanda.
Naturaleza
(STS 4ª - 17/02/1992 - 1619/1991 -EDJ1992/1473-): «La reclamación previa
del art. 71 de la Ley de Procedimiento Laboral ya no es un recurso administrativo
interno, sino un requisito previo a la vía judicial que no afecta a la ejecutividad del acto
administrativo por el que termina el procedimiento. Hay que concluir, por tanto, que

[100] Dada nueva redacción por art. 42 de Ley 24/2001 de 27 diciembre 2001, con vigencia desde 01/01/2002
Art. 71 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 148

ese acto y no el posterior que decide sobre la reclamación previa es el que ha de con-
siderarse como resolución definitiva, pues ocupa la misma posición que las anteriores
resoluciones de este carácter de Comisiones Técnicas Calificadoras, en el sentido de
que tal acto causa estado al no ser susceptible de ulterior recurso jerárquico y es eje-
cutivo». Doctrina reiterada por las sentencias STS 4ª - 04/05/1992 - 1587/1991
-EDJ1992/4245- y STS 4ª - 13/07/1992 - 2485/1991 -EDJ1992/7749-, entre otras.

72. 1. En el proceso no podrán introducir las partes variaciones sustanciales


de tiempo, cantidades o conceptos respecto de los formulados en la reclamación
previa y en la contestación a la misma.
2. La parte demandada que no hubiera contestado a la reclamación previa no
podrá fundar su oposición en hechos distintos a los aducidos en el expediente ad-
ministrativo, si lo hubiere, salvo que los mismos se hubieran producido con poste-
rioridad.
1. Imposibilidad de alegar la prescripción por la Administración cuando nada resolvió
al respecto en la reclamación previa
(STS 4ª - 02/03/2005 - 448/2004 -EDJ2005/23471-): «Cosa diferente sucede con la
excepción material de prescripción, que, por tratarse de un hecho excluyente, necesita
de expresa alegación para que pueda ser judicialmente apreciado, no bastando con que
simplemente su realidad pueda deducirse de la prueba. Esto trae como consecuencia
que su falta de alegación al resolver en vía administrativa la petición impide también
su alegación en el seno del proceso, so pena de quebrantar la congruencia, pues la
introducción de esta excepción por primera vez en el acto del juicio es sorpresiva para
el actor y le causa indefensión, porque no le ha permitido preparar debidamente su
defensa, si es que pensara que podría rebatir la alegación que en tal sentido se le hubiera
hecho al resolver administrativamente su petición, o, en otro caso (esto es, si opinara
que realmente su crédito hubiera prescrito), la falta de alegación temporánea de la
repetida excepción material le ha inducido a interponer una demanda que de otro modo
quizá no hubiera ejercitado, o la habría planteado en otros términos.
En definitiva, la Administración recurrente incumplió la carga que le imponía
el art. 72.1 de la LPL, al introducir en el proceso una variación sustancial "en las can-
tidades" y "en los conceptos" con respecto a lo que antes adujo al resolver la reclamación
previa». Doctrina reiterada en STS 4ª - 17/04/2007 - 1586/2006 -EDJ2007/68202-;
STS 4ª - 30/04/2007 - 2582/2006 -EDJ2007/70545-; y STS 4ª - 30/05/2007 - 2317/2006
-EDJ2007/68260-.
2. Congruencia entre la vía previa y el ulterior proceso en materia de Seguridad Social
2.1. Doctrina general
(STS 4ª - 28/06/1994 - 2946/1993 -EDJ1994/5670-): «La denominada exigencia de
congruencia entre el procedimiento administrativo y el proceso de Seguridad Social ha
149 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 72

planteado históricamente delicados problemas aplicativos para delimitar su alcance sin


que hayan establecido sobre este punto criterios suficientemente uniformes. (...) En
efecto, en el proceso de Seguridad Social se pide normalmente el reconocimiento del
derecho a una prestación mediante una acción declarativa de condena, que es lo mismo
que se ha solicitado en el procedimiento administrativo. El actor tiene que probar los
hechos constitutivos de su derecho [la existencia de la situación protegida, la concu-
rrencia de los restantes requisitos de acceso a la protección (...)] y la entidad gestora
tiene la carga de probar los hechos impeditivos, los extintivos y los excluyentes. La
ausencia de un hecho constitutivo puede ser apreciada por el Juez, si resulta de la
prueba, incluso aunque no se haya alegado por la parte demandada y lo mismo sucede
con los hechos impeditivos y extintivos. La razón está, como ha señalado la doctrina
científica, en que los órganos judiciales están vinculados por el principio de legalidad
y no pueden otorgar tutelas infundadas. Sólo los hechos excluyentes son excepciones
propias en el sentido de que el Juez no puede apreciarlas si no son alegadas por la parte
a quien interesan y ello porque estos hechos no afectan a la configuración legal del
derecho. Pero en cuanto a los otros hechos el Juez debe apreciarlos cuando se prueben
aplicando las normas correspondientes, aunque no exista oposición del demandado o
aunque éste no comparezca en juicio para oponerse».
Reiteran la doctrina (STS 4ª - 31/05/1995 - 2885/1994 -EDJ1995/2438-); (STS 4ª -
30/10/1995 - 997/1995 -EDJ1995/5571-) y (STS 4ª - 27/03/2007 - 2406/2006
-EDJ2007/25452-), entre otras.
3. Solicitud en la demanda de un grado de invalidez no instado en la vía previa
(STS 4ª - 14/06/1996 - 1215/1995 -EDJ1996/4808-): «(...) es totalmente acertada y
conforme a derecho la sentencia que concede al demandante un grado de incapacidad
permanente inferior al que había solicitado en la demanda. Entre los distintos razo-
namientos que en apoyo de esta solución y con cita de la Sentencia de la misma Sala
de 10 diciembre 1990 -EDJ1990/11250-), maneja la que estamos comentando, cabe
destacar los siguientes: "Realmente, no ya sólo la aplicación del principio aludido de
que 'quien pide lo más pide lo menos', principio, éste, que, ciertamente, en algún caso,
pudiera no cohonestarse, exactamente, con los intereses de la parte postulante de la
invalidez permanente, sino, también, la propia naturaleza revisoría de un acto admi-
nistrativo que entraña todo juicio relativo a invalidez permanente permite admitir, sin
quebrantamiento procesal apreciable, que el reconocimiento de un grado de invalidez
permanente inferior al postulado en la demanda rectora de autos, en tanto no esté,
expresamente, excluido del 'petitum' de la demanda no debe dar lugar al denunciado
vicio de incongruencia procesal". (...) en toda demanda en que se pide el reconoci-
miento de un determinado grado de invalidez permanente, tal petición implica la de
todos los grados inferiores al solicitado, a no ser que se excluyan expresamente». Doc-
trina reiterada en STS 4ª - 31/10/1996 - 285/1996 -EDJ1996/7517-.
Art. 72 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 150

La STS 4ª - 07/12/2004 - 4274/2003 -EDJ2004/238846-, en la misma línea, razona:


«En cuanto al tema de fondo (...) en las que en supuestos en los que no existió alegación
alguna en el expediente administrativo sobre dolencias o enfermedades a valorar a
efectos de la incapacidad, pero si constaba en el mismo aquellos, (...) que el requisito
de que sean alegados permita al órgano administrativo valorar sólo los específicamente
indicados por el trabajador en sus alegaciones formales, pues ello impediría en la rea-
lidad la función revisora jurisdiccional en cuanto que al solicitante, ajeno a la deno-
minación de sus dolencias o a su gravedad sólo se le puede exigir que las exponga,
correspondiendo su valoración y calificación a la correspondiente unidad administra-
tiva. Siendo por ello por lo que una tradición jurisprudencial reiterada no ha conside-
rado hechos nuevos ajenos al expediente las dolencias nuevas que sean agravación de
otras anteriores -SSTS de 26.VI.1986 -EDJ1986/4473-, 30.VI.1987 -EDJ1987/5262- o
5.VII.1989 -EDJ1989/6877--, ni lesiones o enfermedades que ya existían con anterio-
ridad y se ponen de manifiesto después -STS de 15.IX.1987 -EDJ1987/6354-- ni lesiones
o defectos que existían durante la tramitación del expediente, pero no fueron detectados
por los servicios médicos de la entidad por las causas que fueran -STS de 30.IV.1987
-EDJ1987/3432- y 23.IX.1987 -EDJ1987/6637--.
En el supuesto contemplado en las sentencias antes citadas las dolencias que aque-
jaban al reclamante, si bien no constaba que fueran formalmente alegada por él en el
expediente, por su etiología -dorsalgias con osteoporosis y fibrosis pulmonar que ori-
ginan disnea de medianos esfuerzos y espunsiloartrosis- está fuera de toda duda que
no eran nuevas, sino que las padecía ya el actor al tiempo del dictamen del UVAMI,
razón por la cual se puede afirmar que el problema no es que no fueran alegadas, sino,
mejor, que no fueron constatadas por la indicada unidad administrativa de valoración».

73. La reclamación previa interrumpirá los plazos de prescripción y suspen-


derá los de caducidad, reanudándose estos últimos al día siguiente al de la notifi-
cación de la resolución o del transcurso del plazo en que deba entenderse desesti-
mada.
1. Caducidad
1.1. Cómputo del plazo de caducidad
(STS 4ª - 22/09/2006 - 27/2005 -EDJ2006/282227-): «El artículo 73 de la Ley de
Procedimiento Laboral, cuando establece "La reclamación previa interrumpirá los pla-
zos de prescripción y suspenderá los de caducidad reanudándose éstos últimos al día
siguiente al de la notificación de la resolución o del transcurso del plazo en que deba
entenderse desestimada". Además en tal sentido se manifiesta de forma reiterada y
uniforme la doctrina de esta Sala, así cabe citar (entre otras) las sentencias de: 21 de
julio de 1997 (recurso 4545/96) -EDJ1997/5086-, al establecer que "(...) cuando se trata
151 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 73

de la reclamación previa la vía judicial laboral por despido la oportunidad de la pre-


sentación de la reclamación previa está condicionada a la no caducidad de la acción
por despido, como resulta del art. 49, párrafo 4º de la Ley procesal laboral -texto de
1980- -EDL1980/3595-, que dispone que el tiempo anterior y el posterior al de la tra-
mitación de la reclamación previa deben computarse a efectos de la caducidad referida
(STS/Social 30-I-1987 -EDJ1987/779-)" y, 28 de junio de 1999 de Sala General (recurso
2269/98) -EDJ1999/18425- al señalar que "(...) como se trata de demanda frente a una
entidad de derecho público, a tenor de lo dispuesto en los artículos 63 -EDL1995/13689-
y 69 de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689- el trámite de conciliación
se sustituye por la reclamación previa en vía administrativa, que también suspende el
plazo de caducidad para la interposición de la demanda"».
1.2. La resolución tardía no reabre el plazo de caducidad
(STS 4ª - 25/05/1993 - 2625/1992 -EDJ1993/4962-): «La sentencia recurrida ha
aplicado el régimen común de la reclamación administrativa previa del art. 69.3 de la
Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689- que reproduce el sistema implantado
en el art. 145 de la Ley de Procedimiento Administrativo -EDL1958/101- ya citada, en
la que se establece un plazo de dos meses para entablar la demanda judicial desde que
se notifica la denegación expresa o transcurriera el plazo de la desestimación presunta,
pero para el supuesto de despido el plazo es de 20 días, a contar desde la fecha del cese,
según Sentencias de esta Sala de lo Social de 13-3-1984 -EDJ1984/1644-, 30-1-1987
-EDJ1987/779- y 25-10-1989 -EDJ1989/9470- descontando el tiempo invertido en el
trámite de la reclamación previa, sin que una extemporánea resolución pueda revivir
un plazo ya fenecido.
En contra de lo que informa el Ministerio Fiscal, se debe entender que este régimen
es aplicable al caso debatido pues aunque la demandada sea una entidad gestora de la
Seguridad Social, no se puede entablar la reclamación previa del art. 71 de la Ley de
Procedimiento Laboral -EDL1995/13689- que está prevista para las demandas en ma-
teria de Seguridad Social y no para aquellas cuestiones en las que el ente interviene en
concepto de empresario respecto de los contratados laborales a las que se aplica el
sistema previsto en el art. 69 de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-
como a cualquier otro órgano de la Administración».
1.3. La superación del plazo de caducidad por errónea indicación del plazo del recurso
por parte de la Administración, no genera la caducidad de la acción
(STS 4ª - 17/12/2004 - 6005/2003 -EDJ2004/229526-): «Por el contrario, "(...) resulta
razonable estimar que el artículo 79.3 Ley de Procedimiento Administrativo
-EDL1958/101- -hoy artículo 58.3 de la Ley de Régimen Jurídico de las Administra-
ciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común -EDL1992/17271-- era
aplicable al presente supuesto, de manera que la notificación, aun errónea, debió surtir
Art. 73 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 152

efectos al interponerse la correspondiente demanda, que, por ello, quedaba dentro del
plazo legalmente señalado".
El Tribunal Constitucional señala además que el hecho de que se contara con asis-
tencia de Letrado "(...) no desvirtúa el hecho de que, efectivamente, la Administración
indujo a error a los recurrentes y se aprovechó en el proceso, conscientemente, de ese
mismo error", añadiendo que "(...) la protección de los administrados frente a las irre-
gularidades administrativas que lleva a cabo la Ley de Procedimiento Administrativo
-EDL1958/101- no se hace depender de la presencia o no de Letrado". Por último, se
concluye que, aunque las indicaciones de las Administraciones sobre las vías de im-
pugnación de sus actos carecen de fuerza vinculante para las partes, no puede consi-
derarse falta de diligencia el seguir las instrucciones contenidas en las notificaciones
administrativas».
1.4. La presentación de conciliación previa cuando lo precedente era la reclamación
previa no supone, necesariamente, la caducidad de la acción
(STC 12/2003 - 28/01/2003 -EDJ2003/1378-): «De modo específico, por lo que
concierne a la exigencia de la reclamación administrativa previa a la vía judicial en el
ámbito laboral.
Por el contrario, en el caso que ahora nos ocupa, conocida la naturaleza pública de
las demandadas, los recurrentes admitieron que la conciliación realizada se hizo de
modo erróneo pero que se debía entender subsanado el error y considerar que ambos
requisitos preprocesales cumplían, a estos efectos, una misma función. Así, cuando en
el acto del juicio les fue excepcionada la falta de reclamación previa, alegaron que la
misma debía entenderse subsanada con la conciliación practicada.
La actitud de la parte, como se comprueba, ni es incompatible con la petición que
se hace en la demanda de amparo, ni resulta demostrativa de que la falta de reclamación
administrativa previa fuera fruto de una voluntaria estrategia procesal. Más bien, pone
de manifiesto la existencia de un error en la consideración de la naturaleza jurídica de
las codemandadas al que, por lo demás, contribuyeron éstas cuando acudieron al acto
de conciliación sin alegar nada en este sentido, generando una confianza legítima a la
parte sobre la corrección del trámite preprocesal planteado a la que, posteriormente,
contribuyó igualmente el órgano judicial al admitir la demanda sin reservas, sin pro-
ceder a la técnica de la subsanación ni en ese momento ni en uno posterior.
(...) Por todo ello, cumplida la finalidad de la reclamación previa, no habiéndose
generado con la falta de interposición de la reclamación un perjuicio a las codeman-
dadas y no apreciándose una posición negligente o contumaz de los recurrentes, el art.
24.1 CE -EDL1978/3879- imponía a los órganos judiciales un deber de favorecer la
defensa de los derechos e intereses cuya tutela se reclamaba, sin denegar la protección
mediante la aplicación desproporcionada de las normas procesales que prevén una
resolución de inadmisión o de eficacia equiparable».
153 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 74

2. Prescripción : La prescripción se interrumpe por la presentación de reclamación


previa no seguida de demanda
(STS 4ª - 26/10/1994 - 518/1994 -EDJ1994/10095-): «Sin embargo, la primera re-
clamación previa, si bien frustrada a tal fin, sigue gozando del carácter de autentica
reclamación extrajudicial y, en cuanto tal, tiene virtualidad suficiente para interrumpir
el plazo de prescripción, ya que así lo dispone el artículo 1973 del Código Civil
-EDL1889/1-, precisamente referido a la prescripción extintiva, en mandato distinto
del que para la prescripción adquisitiva consagraba el artículo 1947 del mismo cuerpo
legal -EDL1889/1-, el cual fue afectado por lo dispuesto por el artículo 479 de la Ley de
Enjuiciamiento Civil, en la redacción dada al mismo por la Ley 34/1984, de 6 agosto
-EDL1984/9080-». Reiterada en STS 4ª - 24/02/1998 - 1643/1997 -EDJ1998/1599-.

TÍTULO VI
De los principios del proceso y los deberes procesales

74. 1. Los Jueces y Tribunales del orden jurisdiccional social y los Secretarios
judiciales en su función de ordenación del procedimiento y demás competencias
atribuidas por el art. 456 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, interpretarán y
aplicarán las normas reguladoras del proceso laboral ordinario según los principios
de inmediación, oralidad, concentración y celeridad. [101]
2. Los principios indicados en el número anterior orientarán la interpretación
y aplicación de las normas procesales propias de las modalidades procesales regu-
ladas en la presente Ley.

La inmediación, oralidad, concentración y celeridad orientan e informan el proceso


laboral.
El principio de oralidad, está estrechamente vinculado con el de celeridad en la
medida que favorecen la rapidez de las actuaciones, y con el de inmediación, en cuanto
permite la intervención directa y personal del juzgador.
El principio de inmediación garantiza que el juicio oral se desarrolle en presencia
del juez o magistrado, y conlleva que sólo el que haya conocido del juicio oral pueda
dictar sentencia, dado que «(...) no es admisible y constituye evidente infracción (...),
la sustitución de Magistrado que hubiera formado parte de la Sala que intervino en el
acto del juicio por otro que no actuó en este y que, consiguientemente, no presenció

[101] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 48 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 74 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 154

directamente las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas» (STS 4ª -


10/06/1996 - 254/1995 -EDJ1996/3568-).
Con el fin de conciliar los principios de oralidad e inmediación, propios de la ins-
tancia, en el caso de admisión de documentos en fase de casación se declara la nulidad
de lo actuado con retroacción del proceso al acto de juicio oral para que el juez a quo
valore el documento de nueva aportación (STS 4ª - 05/01/2000 - 4385/1998
-EDJ2000/1118-).
El principio de concentración persigue simplificar las actuaciones procesales, es-
tableciendo plazos breves que permiten la rapidez del proceso.
El principio de celeridad, vinculado al derecho a un proceso sin dilaciones indebi-
das, implica la necesidad de plazos cortos en las distintas fases procesales.
Hay que señalar, a título de ejemplo, que la aplicación de estos principios ha per-
mitido:
- Que, por el cauce de la ejecución de sentencia, las Mutuas aseguradoras soliciten
de la TGSS el reintegro del capital-coste de la renta, así como los intereses generados
por ese mismo capital ya devuelto como consecuencia de una declaración judicial de
inexistencia de la incapacidad permanente declarada por el INSS en vía administrativa
(STS 4ª - 12/07/2004 - 2114/2003 -EDJ2004/142167-); (STS 4ª - 11/11/2003 - 4900/2002
-EDJ2003/174503-).
- Que, a través del procedimiento incidental del art. 236 LPL -EDL1995/13689-,
inspirado en los mismos principios rectores del proceso ordinario de inmediación,
oralidad, concentración y celeridad, se pueda declarar la sucesión procesal de la parte
ejecutada en los supuestos de sucesión empresarial fundados en el art. 44 ET
-EDL1995/13475- (STS 4ª - 24/02/1997 - 1977/1996 -EDJ1997/1105-).
- Que, la alegación por el FOGASA de la excepción de prescripción del art. 1975
CC -EDL1889/1- en un proceso del art. 23,2 LPL -EDL1995/13689- reciba necesaria-
mente respuesta expresa en el fallo de la sentencia «Pues diferir la solución de la ex-
cepción de prescripción al segundo proceso (entre el Fondo y los trabajadores) por un
formalista respeto a figuras jurídico-procesales civiles en las que el órgano de garantía
no tiene correcto encaje, sería tanto como dilatar sin razón alguna, una solución que
puede conseguirse en el primero (entre empresa y trabajadores) con todas las garantías
procesales; duplicar innecesariamente la actuación de los órganos judiciales, que po-
drían dedicar ese tiempo a resolver otras demandas; entorpecer la gestión administra-
tiva del Fondo con expedientes que no tendrían por que iniciarse cuando la deuda está
ya prescrita; e imponer a los trabajadores la carga de acudir a un expediente adminis-
trativo y eventualmente a un segundo proceso, con la consiguiente pérdida de tiempo
y dinero, para debatir allí lo que pudo decidirse, válida y definitivamente, en el prime-
ro» (STS 4ª - 24/11/2004 - 65/2004 -EDJ2004/242598-); (STS 4ª - 11/03/2002 -
2903/2001 -EDJ2002/10916-).
155 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 75

- Que, no sea posible accionar frente a un acto administrativo intermedio del ex-
pediente de jubilación, pues «(...) sería ilógico autorizar la impugnación de los actos de
trámite de un expediente, cuando este, una vez finalizado, puede debatirse en su tota-
lidad en el correspondiente proceso laboral. Además, la concentración de la contro-
versia en torno a la resolución que pone fin al expediente es no solo aconsejable sino
necesaria para una gestión rápida y eficaz de los procedimientos de concesión de pen-
siones públicas, que se vería sin duda dilatada extraordinariamente en el tiempo y en
evidente perjuicio de los beneficiarios del sistema, si las Entidades Gestoras tuvieran
que responder frente a cada acto intermedio de los miles de expedientes que debe
resolver. Y no implica, en modo alguno, indefensión para el solicitante de la pensión,
puesto que puede acudir a los tribunales sociales para combatir todos los extremos
fácticos y jurídicos de la resolución que pone fin al expediente, con plenitud de garantías
y medios de defensa; y sin riesgo a un eventual rechazo por no haber recurrido los actos
intermedios, que es el temor que manifiesta la parte recurrente en casación unificadora,
invocando al efecto las previsiones del art. 28 de la LJCA -EDL1998/44323- que tam-
poco es aplicable en el proceso social» (STS 4ª - 14/10/2003 - 4787/2002
-EDJ2003/127723-).

75. 1. Los órganos judiciales rechazarán de oficio en resolución fundada las


peticiones, incidentes y excepciones formuladas con finalidad dilatoria o que en-
trañen abuso de derecho. Asimismo, corregirán los actos que, al amparo del texto
de una norma, persigan un resultado contrario al previsto en la Constitución y en
las leyes para el equilibrio procesal, la tutela judicial y la efectividad de las resolu-
ciones.
2. Quienes no sean parte en el proceso deben cumplir las obligaciones que les
impongan los Jueces y Tribunales ordenadas a garantizar los derechos que pudieran
corresponder a las partes y a asegurar la efectividad de las resoluciones judiciales.
3. Si se produjera un daño evaluable económicamente, el perjudicado podrá
reclamar la oportuna indemnización ante el Juzgado o Tribunal que estuviere co-
nociendo o hubiere conocido el asunto principal.

En relación con el art. 75 LPL, resulta de interés la declaración de la competencia


de la jurisdicción social para conocer de una reclamación de daños y perjuicios for-
mulada, a través de un incidente de ejecución, por los ejecutantes frente al depositario
de los bienes embargados, al haber resultado dañados por un incendio en el que se
atribuía negligencia al aludido depositario (STS 4ª - 18/04/2000 - 2068/1999
-EDJ2000/10334-).
Art. 76 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 156

LIBRO II
DEL PROCESO ORDINARIO Y DE LAS MODALIDADES PROCESALES

TÍTULO PRIMERO
Del proceso ordinario

CAPÍTULO PRIMERO
De los actos preparatorios, de la anticipación y aseguramiento de la prueba y del
embargo preventivo [102]

SECCIÓN PRIMERA
Actos preparatorios

76. 1. Quien pretenda demandar, podrá solicitar del órgano judicial que aquel
contra quien se proponga dirigir la demanda preste declaración acerca de algún
hecho relativo a la personalidad de éste y sin cuyo conocimiento no pueda entrarse
en juicio.
2. Asimismo, quien pretenda demandar o presuma que va a ser demandado
podrá solicitar previamente examen de testigos cuando por la edad avanzada de
alguno de éstos, peligro inminente de su vida, proximidad de una ausencia a lugar
con el que sean imposibles o difíciles las comunicaciones, o cualquier otro motivo
grave y justificado, sea presumible que no va a ser posible mantener su derecho por
falta de justificación.
3. Contra la resolución judicial denegando la práctica de estas diligencias no
cabrá recurso alguno, sin perjuicio del que en su día puedan interponerse contra la
sentencia.
El uso de los actos preparatorios es facultativo
STSJ de Castilla y León (Valladolid) de 15 de enero de 2002: «No resulta exigible al
hoy recurrente que realice los actos preparatorios regulados en los artículos 76 y 77 de
la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689- pues, dada la brevedad del plazo
para ejercitar la acción de despido, y el hecho de que la misma esté sujeta a caducidad

[102] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 49 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
157 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 77

y que el hoy recurrente conocía el nombre de la comunidad de bienes y del represen-


tante de la misma, necesariamente había de ejercitar dicha acción» (STSJ Castilla y
León-Sala de lo Social-Sede Valladolid-15/01/2002 - 855/2001 -EDJ2002/123195-).

77. 1. En todos aquellos supuestos en que el examen de libros y cuentas o la


consulta de cualquier otro documento se demuestre imprescindible para funda-
mentar su demanda, quien pretenda demandar podrá solicitar del órgano judicial
la comunicación de dichos documentos. Cuando se trate de documentos contables
podrá aquél acudir asesorado por un experto en la materia, que estará sometido a
los deberes que puedan incumbirle profesionalmente en relación con la salvaguar-
dia del secreto de la contabilidad. Las costas originadas por el asesoramiento del
experto correrán a cargo de quien solicite sus servicios.
2. El órgano judicial resolverá por auto, dentro del segundo día, lo que estime
procedente, adoptando, en su caso, las medidas necesarias para que el examen se
lleve a efecto sin que la documentación salga del poder de su titular.
Petición de examen de libros y cuentas. Necesidad de que la negativa o falta de práctica
del examen genere indefensión
STSJ de Cataluña de 27 de diciembre de 2005 -EDJ2005/273219-: «Para entender
la cuestión que se nos somete, debemos hacer una exposición de la situación a que se
refiere el recurso: (...) Antes de la presentación del escrito de demanda, los trabajadores
accionantes utilizaron la facultad del citado artículo 77 de la LPL para en definitiva
pedir del correspondiente Juzgado que por parte de la empresa a la que pretendían
demandar hiciera la exhibición y o aportación, de libros y cuentas para su examen y/
o consulta, ello al objeto de poder fundamentar convenientemente la futura demanda.
Concretamente se refería tal diligencia a la aportación del "Libro Contable mayor". (...)
"No presentándose la empresa requerida: acto preparatorio señalado como núm.
351/2001. (...) el Magistrado sentenciador fundamentalmente desestima su demanda
de los hoy recurrentes por falta de probanza por aquellos, de las cantidades reclamadas.
(...) La empresa impugnante hace ver que el acto del juicio se presentó por la misma, y
fue aportada a los autos una bien profusa y variada documentación. En especial, como
'documento núm. 766' obra en autos una hoja rotulada como 'Libro mayor' fecha
25-01-02, período 1.01.00 a 31.1200 (...) Con relación de asientos de 'debe' 'haber' y
'saldo' más un 'total subcuenta'. (...) Es incuestionable que la parte actora pudo exa-
minar en el acto de juicio la documentación de referencia, y en especial, el citado 'do-
cumento 766'. Así lo previene el art. 94, uno de la LPL -EDL1995/13689-: que previene
que 'de la prueba documental que se presente se dará traslado a las partes en el acto
juicio para su examen'. (...) La alegación que hizo la parte actora, puede entenderse de
dos maneras: o que habiéndose presentado dicho 'Libro mayor' en el acto del juicio,
Art. 77 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 158

carecía de tiempo para alegar lo pertinente: O incluso para ampliar, rectificar o modi-
ficar su demandada o para presentar a su vez las pruebas que interesaron a dicha parte
actora. O bien que no bastaba la aportación de aquel 'folio' u hoja a los efectos de su
demanda. Pero nada dijo al respecto. Y en especial no consta que para satisfacción de
sus alegaciones y medios probatorios pidiere la suspensión del acto del juicio: petición
que en principio podía pedir por motivos justificados, ex- art. 83, uno de la reiterada
LPL -EDL1995/13689-."» (STSJ Cataluña-Sala de lo Social-27/12/2005 - 7855/2004
-EDJ2005/273219-).

SECCIÓN SEGUNDA
De la anticipación y aseguramiento de la prueba [103]

78. Si las partes solicitasen la práctica anticipada de pruebas que no puedan


ser realizadas en el acto del juicio, o cuya realización presente graves dificultades
en dicho momento, el Juez o Tribunal decidirá lo pertinente para su práctica en los
términos previstos por la norma que regule el medio de prueba correspondiente.
Contra la resolución denegatoria no cabrá recurso alguno, sin perjuicio del que,
por este motivo, pueda interponerse en su día contra la sentencia.

SECCIÓN TERCERA
Del embargo preventivo [104]

79. 1. El órgano judicial, de oficio o a instancia de parte interesada o del Fondo


de Garantía Salarial, en los casos en que pueda derivarse su responsabilidad, podrá
decretar el embargo preventivo de bienes del demandado en cuantía suficiente para
cubrir lo reclamado en la demanda y lo que se calcule para las costas de ejecución,
cuando por aquél se realicen cualesquiera actos de los que pueda presumirse que
pretende situarse en estado de insolvencia o impedir la efectividad de la sentencia.
2. El órgano judicial podrá requerir al solicitante del embargo, en el término de
una audiencia, para que presente documentos, información testifical o cualquier
otra prueba que justifique la situación alegada. En los casos en que pueda derivarse

[103] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 50 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[104] Añadido por art. 10 apartado 51 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde 04/05/2010
159 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 79

responsabilidad del Fondo de Garantía Salarial, éste deberá ser citado a fin de se-
ñalar bienes.
3. La solicitud de embargo preventivo podrá ser presentada en cualquier mo-
mento del proceso antes de la sentencia, sin que por eso se suspenda el curso de las
actuaciones.
1. Requisitos precisos para la adopción de medidas cautelares
STSJ de Castilla y León (Valladolid) de 10 de enero de 2007 -EDJ2007/12368-: «Los
requisitos legales, conforme al artículo 728 de la Ley de Enjuiciamiento Civil
-EDL2000/77463-, que permiten la adopción de las medidas cautelares son dos, el "fu-
mus boni iuris" y el "periculum in mora". El "fumus boni iuris" no es sino la apariencia
de buen derecho de aquella persona que reclama la adopción de la medida en su favor
y dicha apariencia es el presupuesto primero de toda medida cautelar. Se trata de mera
apariencia, pero apariencia fundada y razonable, que lleva a la tutela cautelar de lo que
parece ser buen derecho de quien reclama la medida. El órgano judicial debe llevar a
cabo un "juicio provisional e indiciario" a favor del solicitante, en los términos del
artículo 728.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil -EDL2000/77463-. El "periculum in
mora" es el peligro de que del retraso producido por la tramitación del procedimiento
se derive un daño para los intereses de la parte, haciendo ineficaz la resolución judicial
y vaciando de contenido práctico a la tutela judicial que se impetra, por ejemplo por
permitir a la parte demandada situarse en insolvencia, suprimir las posibilidades prác-
ticas de la ejecución en especie, etc. Pero también puede tratarse de que la duración del
proceso, por sí misma, mantenga a la parte que aparentemente sostiene un derecho
fundado de la satisfacción del mismo, configurando así un daño específico derivado
de ese retraso que la medida cautelar pretende evitar, de forma que el retraso constituye
por sí mismo una lesión. En cuanto a las medidas cautelares que pueden ser adoptadas,
el artículo 727 de la Ley de Enjuiciamiento Civil -EDL2000/77463- contiene una lista
que no es numerus clausus, sino que, por el contrario, permite adoptar todas aquellas
otras medidas que, para la protección de ciertos derechos, se estimen necesarias para
asegurar la efectividad de la tutela judicial que pudiere otorgarse en la sentencia esti-
matoria que recayere en el juicio. Es posible por tanto la adopción de cualquier medida
cautelar que, carente de regulación concreta, tienda al aseguramiento de la efectividad
de la sentencia que recayere en el proceso principal, siempre y cuando dicha medida
no suponga vulneración de derechos fundamentales y además guarde una debida pro-
porcionalidad y razonabilidad con relación al daño que pretende evitar» (STSJ Castilla
y León-Sede Valladolid-10/01/2007 - 1956/2006 -EDJ2007/12368-).
2. Invalidez de las medidas cautelares una vez declarada la incompetencia de la juris-
dicción social
STSJ de Cataluña de 19 de marzo de 2003 -EDJ2003/18788-: «Ahora bien justificada
en su momento a juicio de esta Sala la adopción de la medida cautelar, no puede decirse
Art. 79 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 160

lo mismo de la decisión de mantener esta medida una vez declarada por el Magistrado
de instancia la incompetencia del Orden Jurisdiccional Social para conocer del litigio.
Es claro, que si el propio Juzgador se declara incompetente para conocer del pleito, a
partir de dicho momento deviene incompetente para conocer de cualquier cuestión en
relación con aquél y, razonable y lógicamente, de haber adoptado alguna medida cau-
telar, como acontece en el presente caso, debe acordar dejarla sin valor ni efecto, pues
como acertadamente se razona por el Abogado del Estado en su recurso, la competencia
es requisito previo para el ejercicio de jurisdicción en todos sus extremos, no dándose
el presupuesto del artículo 48.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial -EDL1985/8754-
-precepto que se cita en la sentencia recurrida- pues no nos hallamos ante un conflicto
de competencia suscitado entre Juzgados y Tribunales de distinto Orden Jurisdiccional
-que en caso de quebranto irreparable o de difícil reparación podría justificar el man-
tenimiento de la medida cautelar hasta que la Sala de conflictos resolviese-, sino ante
el reconocimiento de un Juzgado de su falta de competencia para conocer del litigio".»
(STSJ Cataluña-Sala de lo Social-19/07/2003 - 6806/2002, F.J.12º -EDJ2003/18788-).

CAPÍTULO II
Del proceso ordinario

SECCIÓN PRIMERA
Demanda

80. 1. La demanda se formulará por escrito y habrá de contener los siguientes


requisitos generales:
a) La designación del órgano ante quien se presente.
b) La designación del demandante, con expresión del número del documento
nacional de identidad, y de aquellos otros interesados que deban ser llamados al
proceso y sus domicilios, indicando el nombre y apellidos de las personas físicas y
la denominación social de las personas jurídicas. Si la demanda se dirigiese contra
un grupo carente de personalidad, habrá de hacerse constar el nombre y apellidos
de quienes aparezcan como organizadores, directores o gestores de aquél, y sus
domicilios.
c) La enumeración clara y concreta de los hechos sobre los que verse la pretensión
y de todos aquellos que, según la legislación sustantiva, resulten imprescindibles
para resolver las cuestiones planteadas. En ningún caso podrán alegarse hechos
161 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 80

distintos de los aducidos en conciliación o en la reclamación administrativa previa,


salvo que se hubieran producido con posterioridad a la sustanciación de aquéllas.
d) La súplica correspondiente, en los términos adecuados al contenido de la
pretensión ejercitada.
e) Si el demandante litigase por sí mismo designará un domicilio en la localidad
donde resida el Juzgado o Tribunal, en el que se practicarán todas las diligencias
que hayan de entenderse con él.
f) Fecha y firma.
2. De la demanda y documentos que la acompañen se presentarán por el actor
tantas copias como demandados y demás interesados en el proceso haya, así como
para el Ministerio Fiscal, en los casos en que legalmente deba intervenir.
1. Interesados que deben ser llamados al proceso
El TS en STS 4ª - 03/07/2001 - 4311/2000 -EDJ2001/31246- ante el cese de una
trabajadora interina por vacante ha declarado que el despido sólo afecta al empleador
y a la trabajadora despedida por lo que no existe litisconsorcio pasivo necesario con
respecto a trabajadores no despedidos, aunque sobre ellos pueda producir alguna con-
secuencia la readmisión de la despedida.
Por el contrario declara la existencia de litisconsocio pasivo necesario median-
te STS 4ª - 16/07/2004 - 4165/2003 -EDJ2004/160216-, cuando el trabajador reclama
el reconocimiento de invalidez permanente en proceso de accidente de trabajo en el
que debe ser parte la empresa empleadora aunque no se derive responsabilidad directa
sobre la misma.
También aprecia la figura del litisconsorcio la sentencia de 30 de enero de 2008
(STS 4ª - 30/01/08 - 2543/2006 -EDJ2008/73323-), declarando que la demanda de tutela
de derechos fundamentales en la que la trabajadora alega haber sufrido acoso moral
por parte del encargado que dirigía su trabajo, debe dirigirse, no sólo contra la empresa,
sino también contra el trabajador acosador.
2. Designación de domicilio
La designación de un domicilio falso del demandado a sabiendas o por negligencia
inexcusable puede dar fundar un recurso de revisión; STS 4ª - 30/09/1997 - 2342/1996
-EDJ1997/6049- pues «el actor -hoy recurrido-, con anterioridad a la presentación de
su demanda por reclamación de cantidad, conocía el domicilio real de la empresa de-
mandada hoy recurrente en revisión y sin embargo lo ocultó a sabiendas».
Se desestima la revisión cuando «los trabajadores señalaron como domicilio de la
empresa el que además de figurar como tal en sus hojas de salario (Isabel La Católica,
8, 58ª), constituía y sigue constituyendo hoy, su propio domicilio social, como la misma
empresa reconoce y lo atestiguan las notas informativas del Registro Mercantil» (STS 4ª
- 05/12/2007 - 27/2006 -EDJ2007/337959-).
Art. 80 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 162

3. Enumeración clara y concreta de los hechos sobre los que verse la pretensión
El TS en STS 4ª - 29/04/2005 - 516/2004 -EDJ2005/71736- aprecia defecto legal en
el modo de proponer la demanda cuando «(...) la parte actora no realiza el oportuno
desglose de cantidades que resulta exigible en reclamaciones de estas características.
Se limita a señalar unos periodos y unos conceptos salariales, solicitando finalmente
una cuantía que determina sin explicar de donde se obtiene. Así en relación con el plus
de residencia, no menciona cual es su cuantía ni ofrece un medio de cálculo tomado
sobre la base del propio salario (...) Por otra parte, tampoco desglosa de la cuantía total
reclamada las diferencias referentes al propio salario base y pagas extraordinarias, ni
señala si ha percibido por tales conceptos un importe inferior a lo establecido en el
Convenio (...) finalmente en el suplico de la demanda no se hace referencia alguna al
plus de residencia o a las pagas extraordinarias, solicitando solo lo referente a supuestas
diferencias con el salario base (...) y, por otra parte, no se indican las cantidades indi-
vidualizadas que corresponden a cada uno de los actores en relación en la cuantía
señalada en el suplico».
4. La súplica correspondiente adecuada al contendido de la pretensión. Acciones mera-
mente declarativas. Límite
«(...) la doctrina del Tribunal Constitucional (sentencias 34/1984 -EDJ1984/34-,
71/1999 -EDJ1999/6897-, 210/1992 -EDJ1992/11830- y 20/1993 -EDJ1993/187-) y la
de esta Sala (sentencias de 15 de julio de 1987 -EDJ1987/5792-, 8 de octubre de 1997
-EDJ1997/9870-, 31 de mayo de 1999 -EDJ1999/30537- y 20 de julio de 2001
-EDJ2001/35665-) han admitido el ejercicio de acciones meramente declarativas en el
proceso laboral, pero esa admisión se condiciona a que aquéllas cumplan determinadas
exigencias, entre las que se encuentran las relativas a que el ejercicio de la acción esté
justificado por una necesidad de protección jurídica y se corresponda con "la pretensión
deducida y ésta con el interés que se pretenda tutelar, de modo que cuando lo realmente
deducido sea una pretensión de condena, la acción debe tener tal carácter". Por ello, se
entiende que no pueden plantearse "cuestiones no actuales ni efectivas, futuras o hi-
potéticas, o cuya decisión no tenga incidencia alguna en la esfera de derechos e intereses
del actor; se requiere que exista un caso o controversia, una verdadera 'litis', pero no
cabe solicitar del Juez una mera opinión o un consejo"» (STS 4ª - 06/03/2007 -
4163/2005 -EDJ2007/21970-).
5. Objeto del proceso. El proceso ordinario es el cauce adecuado para reclamar la in-
demnización por despido cuando la empresa ha reconocido en la propia carta de despido
la improcedencia y el derecho del trabajador al cobro de la cantidad legalmente prevista,
cuyos parámetros nadie discute
En efecto, «cuando el empresario ha reconocido la improcedencia del despido y ha
depositado una determinada indemnización con la que el trabajador no está de acuer-
163 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 81

do, éste puede cobrar dicha indemnización y reclamar la diferencia. Y esta reclamación
deberá hacerse en un proceso de despido cuando la discrepancia se plantee por una
cuestión de fondo (tipo de indemnización debida -45 días, 33 días, 20 días por año-,
salario, antigüedad; o bien, sujeto o sujetos obligados al pago) pero no cuando, exis-
tiendo conformidad sobre todos esos extremos, se trata exclusivamente de hacer la
operación matemática necesaria para aplicar correctamente el art 56.1.a) del ET
-EDL1995/13475-, o el que proceda, en cuyo caso el proceso adecuado es el ordinario»
(STS 4ª - 30/11/2010 - 3360/2009 -EDJ2010/265398-). Se admite la acción declarativa
que tiene por objeto que se declare la naturaleza indefinida de la relación por tener un
interés tutelable. (STS 4ª - 26/04/2010 - 2290/2009 -EDJ2010/84369-).

81. [105] 1. El Secretario judicial advertirá a la parte de los defectos u omisiones


de carácter formal en que haya incurrido al redactar la demanda, a fin de que los
subsane dentro del plazo de cuatro días.
2. Si a la demanda no se acompañara certificación del acto de conciliación previa,
el Secretario judicial advertirá al demandante que ha de acreditar la celebración o
el intento del expresado acto en el plazo de quince días, contados a partir del día
siguiente a la recepción de la notificación.
3. Realizada la subsanación, el Secretario judicial admitirá la demanda. En otro
caso, dará cuenta al Tribunal para que por el mismo se resuelva sobre su admi-
sión [106].
La causa esgrimida por el órgano judicial debe ser real y determinante del archivo
La STC 119/2007, de 21 de mayo -EDJ2007/39873-, concede el amparo ante el
archivo de una demanda por no aportar la certificación acreditativa del acta de conci-
liación diciendo que «(...) la obligación legal del órgano judicial contenida en el art. 81.1
LPL no puede confundirse con una facultad ilimitada del juzgador, por mucho que lo
pedido pudiera mejorar en hipótesis la articulación del subsiguiente debate procesal.
El art. 81.1 LPL se refiere exclusivamente a los contenidos estrictos que para la demanda
laboral exige el art. 80 LPL -EDL1995/13689-, resultando improcedente el archivo por
defectuosa subsanación cuando lo solicitado extralimite aquéllos, sea cual sea el pro-
pósito al que responda el exceso cometido por el requerimiento judicial. Idénticos
criterios, e iguales límites del juzgador en el alcance potencial de sus mandatos de
subsanación, operan en relación con el art. 81.2 LPL (acreditación de la celebración o
intento del acto de conciliación previa)».

[105] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 52 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[106] Véase art. 138 de la presente Ley
Art. 81 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 164

También concede el amparo la sentencia STC 52/2009, de 23 de febrero


-EDJ2009/21504-, ante el archivo por no haber subsanado el defecto relativo a si los
actores, a lo largo de su vida laboral, habían suscrito contratos temporales, concretando
la modalidad y la duración; requisito no previsto por la ley para las demandas por
despido y relacionado con la cuestión de fondo debatida.

82. [107]1. Admitida la demanda, una vez verificada la concurrencia de los


requisitos exigidos por el art. 80.1 en sus apartados c) y d), el Secretario judicial
señalará, dentro de los diez días siguientes al de su presentación, el día y la hora en
que hayan de tener lugar sucesivamente los actos de conciliación y juicio, debiendo
mediar un mínimo de quince días entre la citación y la efectiva celebración de dichos
actos. En el señalamiento de las vistas y juicios el Secretario judicial atenderá a los
criterios establecidos en el art. 182 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
2. La celebración de los actos de conciliación y juicio, el primero ante el Secretario
judicial y el segundo ante el Juez o Magistrado, tendrá lugar en única pero sucesiva
convocatoria, debiendo hacerse a este efecto la citación en forma, con entrega a los
demandados, a los interesados y, en su caso, al Ministerio Fiscal, de copia de la
demanda y demás documentos. En las cédulas de citación se hará constar que los
actos de conciliación y juicio no podrán suspenderse por incomparecencia del de-
mandado, así como que los litigantes han de concurrir al juicio con todos los medios
de prueba de que intenten valerse.
3. Cuando la representación y defensa en juicio sea atribuida al Abogado del
Estado, se le concederá un plazo de veintidós días para la consulta a la Abogacía
General del Estado-Dirección del Servicio Jurídico del Estado. Cuando la repre-
sentación y defensa en juicio sea atribuida al Letrado de la Administración de la
Seguridad Social, se le concederá igualmente un plazo de veintidós días para la
consulta a la Dirección del Servicio Jurídico de la Administración de la Seguridad
Social. Este mismo plazo se entenderá, respecto de las Comunidades Autónomas,
para consulta al organismo que establezca su legislación propia.
El señalamiento del juicio se hará de modo que tenga lugar en fecha posterior
al indicado plazo.
Plazo mínimo de citación a persona jurídica
«(...) el otorgamiento por parte de la ley de un plazo superior a los entes colectivos
tiene como justificación el posibilitar o facilitar la defensa jurídica en el acto del juicio
al que la parte, según el propio art. 82.2 al final, debe acudir provista de "todos los

[107] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 53 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
165 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 83

medios de prueba"; cercenar estos plazos puede afectar al derecho a la tutela judicial
efectiva reconocido en el art. 24 de la Constitución -EDL1978/3879-, cuya lesión se
invoca como motivo principal del recurso. Ello es así, con toda evidencia, cuando (...)
el intervalo de días laborables entre la citación y el juicio ha sido tan escaso que puede
suponerse fundadamente que la parte perjudicada por la citación defectuosa no tuvo
posibilidad de acudir a juicio en condiciones adecuadas de defensa procesal» (STS 4ª
- 28/05/1999 - 3762/1998 -EDJ1999/19962-).

SECCIÓN SEGUNDA
Conciliación y juicio

83. [108]1. Sólo a petición de ambas partes o por motivos justificados, acre-
ditados ante el Secretario judicial, podrá éste suspender por una sola vez los actos
de conciliación y juicio, señalándose nuevamente dentro de los diez días siguientes
a la fecha de la suspensión. Excepcionalmente y por circunstancias graves adecua-
damente probadas, podrá acordarse una segunda suspensión.
2. Si el actor, citado en forma, no compareciese ni alegase justa causa que motive
la suspensión del acto de conciliación o del juicio, el Secretario judicial en el primer
caso y el Juez o Tribunal en el segundo, le tendrán por desistido de su demanda.
3. La incomparecencia injustificada del demandado no impedirá la celebración
de los actos de conciliación y juicio, continuando éste sin necesidad de declarar su
rebeldía.
Justificación de la causa de suspensión
La STS 4ª - 25/04/2006 - 1555/2005 -EDJ2006/59658-, con cita de sentencias ante-
riores de la misma Sala y del TC, considera injustificada la incomparecencia al acto del
juicio en un caso en el que «(...) se desprende únicamente que, en la mañana del mismo
día señalado para el juicio verbal (no consta a qué hora), la representante de la empresa
demandada se personó en la consulta de un médico dentista, presentando un fuere
dolor de muelas, que precisó la extracción de una pieza dentaria. Este hecho... no puede
dar lugar por sí sólo a la imposibilidad de ponerlo, por cualquier medio, en conoci-
miento del Juzgado con anterioridad al acto del juicio ó, al menos, inmediatamente
después de la celebración del acto; lejos de ello, la primera y única alegación que consta
al respecto se llevó a cabo en el escrito en el que se formalizó el recurso de suplicación,
lo que demuestra una total falta de diligencia por parte de la litigante».

[108] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 54 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 83 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 166

La STSJ de Murcia, Sala de lo Social, núm. 96/2006, de 30 de enero


-EDJ2006/14802-, considera justificada la incomparecencia del representante de la
empresa demandada que antes del juicio avisó por teléfono al Juzgado de su ingreso
en el servicio de urgencias de un centro hospitalario aquejado de «dolor tipo pinchazo
hemitórax izquierdo», unido a «ansiedad» «dolor torácico», con remisión de fax pos-
terior al juicio en el que se acreditaba que fue atendido el dicho servicio.
La STSJ de Cataluña, Sala de lo Social, de 25/01/2006, núm. rec. suplic. 8893/2004
-EDJ2006/32074- entiende justificada la suspensión del juicio, solicitada previamente,
por la coincidencia horaria con otro señalamiento del letrado en otro juzgado.

84. [109]
1. El Secretario judicial intentará la conciliación, llevando a cabo la
labor mediadora que le es propia, y advertirá a las partes de los derechos y obliga-
ciones que pudieran corresponderles. Si las partes alcanzan la avenencia, dictará
decreto aprobándola y acordando, además, el archivo de las actuaciones.
2. Si el Secretario judicial estimare que lo convenido es constitutivo de lesión
grave para alguna de las partes, de fraude de Ley o de abuso de derecho, no aprobará
en el decreto el acuerdo, advirtiendo a las partes que deben comparecer a presencia
judicial para la celebración del acto del juicio.
3. En caso de no haber avenencia ante el Secretario judicial y procederse a la
celebración del juicio, la aprobación del acuerdo que, en su caso, alcanzasen las
partes corresponderá al Juez o Tribunal y sólo cabrá nueva intervención del Secre-
tario judicial aprobando un acuerdo entre las partes si el acto del juicio se llegase a
suspender por cualquier causa.
4. Del acto de conciliación se extenderá la correspondiente acta.
5. El acuerdo se llevará a efecto por los trámites de la ejecución de sentencias.
6. La acción para impugnar la validez de la avenencia se ejercitará ante el mismo
Juzgado o Tribunal al que hubiera correspondido la demanda, por los trámites y
con los recursos establecidos en esta Ley. La acción caducará a los quince días de la
fecha de su celebración. Para los posibles perjudicados el plazo contará desde que
conocieran el acuerdo.
1. Ejecución del acuerdo por los trámites de ejecución de sentencia
La STSJ Cataluña 10/01/2000 - 6283/1999 -EDJ2000/112460- acuerda continuar la
ejecución de lo acordado a pesar de que los demandados habían alegado que la relación
con el actor era de naturaleza mercantil, pues «Los términos de lo acordado son claros.
Entrega de una cantidad de dinero que el actor acepta sin que los términos del acuerdo

[109] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 55 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
167 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 85

alcancen a la calificación de la naturaleza de la relación mantenida. La alusión a la


misma no es más que el reflejo de una opinión de una de las partes sin otra consecuencia
legal.»
2. Plazo de caducidad
El plazo de caducidad de 15 días no es aplicable a la impugnación de los acuerdos
alcanzados en procesos de conflicto colectivo según STS 4ª - 15/07/1997 - 1283/1996
-EDJ1997/21257-.

85. 1. Si no hubiera avenencia en conciliación, se pasará seguidamente a juicio


y se dará cuenta de lo actuado. A continuación, el demandante ratificará o ampliará
su demanda aunque en ningún caso podrá hacer en ella variación sustancial. [110]
2. El demandado contestará afirmando o negando concretamente los hechos de
la demanda, y alegando cuantas excepciones estime procedentes. En ningún caso
podrá formular reconvención, salvo que la hubiese anunciado en la conciliación
previa al proceso o en la contestación a la reclamación previa, y hubiese expresado
en esencia los hechos en que se funda y la petición en que se concreta. Formulada
la reconvención, se abrirá trámite para su contestación en los términos establecidos
en la demanda. El mismo trámite de contestación se abrirá para las excepciones
procesales, caso de ser alegadas.
3. Las partes harán uso de la palabra cuantas veces el Juez o Tribunal lo estime
necesario.
4. Asimismo, en este acto las partes podrán alegar cuanto estimen conveniente
a efectos de lo dispuesto en el art. 189.1 b) de esta Ley, ofreciendo, para el momento
procesal oportuno, los elementos de juicio necesarios para fundamentar sus alega-
ciones. No será preciso aportar prueba sobre esta concreta cuestión cuando el hecho
de que el proceso afecta a muchos trabajadores o beneficiarios sea notorio por su
propia naturaleza.
5. Si no se suscitasen cuestiones procesales o si, suscitadas, se hubieran contes-
tado, las partes o sus defensores con el Tribunal fijarán los hechos sobre los que
exista conformidad o disconformidad de los litigantes. [111]
1. Juicio. Unidad de acto
«(...) la unidad de acto no se rompe si, agotadas las horas de audiencia, el juicio se
interrumpe continuando al día siguiente, ya que esa pausa temporal no implica dis-

[110] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 56 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[111] Añadido apartado 5 por art. 10 apartado 56 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 85 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 168

continuidad de la actividad procesal, ni se desconocen con ello los principios de con-


centración y celeridad que fundamentan la unidad de acto (...) Aunque se aceptara la
tesis de los recurrentes sobre la ruptura de la unidad del acto, ello no supondría en las
circunstancias que constan en el acta el desconocimiento total y absoluto de una norma
esencial de procedimiento, ni determinaría la infracción de los principios de audiencia,
asistencia y defensa. Tampoco constituiría un defecto formal que haya impedido al
acto alcanzar su fin o que haya producido indefensión (artículo 240.1 de la Ley Orgánica
del Poder Judicial -EDL1985/8754-).» (STS 4ª - 09/04/1991 - 740/1990
-EDJ1991/3629-).
2.Variación sustancial de la demanda
«El hecho que sirvió de fundamento a la condena de la empresa, en la sentencia de
instancia, fue la falta de los reconocimientos médicos previstos en el art. 197 de la Ley
General de la Seguridad Social -EDL1994/16443-. Tal hecho no figuraba en la demanda,
ni se invocó en juicio por el demandante. Fue introducido en el debate de la instancia
por el INSS. Y a estos efectos ha de tenerse en cuenta que el art. 85.1 de la Ley de
Procedimiento Laboral ordena que "el demandante ratificará o ampliará su demanda
aunque en ningún caso podrá hacer una variación sustancial". La variación -sustancial
o no- de la demanda no puede ser efectuada nunca por un tercero. La admisión en el
debate de este hecho nuevo, tan fundamental que ha sido la causa de que en la instancia
se condenara a la empresa, le provoca una indudable indefensión, al no acudir a juicio
con medios de prueba adecuados acerca del hecho determinante de su responsabilidad
y que le era desconocido al acudir al acto» (STS 4ª - 18/07/2005 - 1393/2004
-EDJ2005/153029-).
3. Nota o «instructa» de contestación a la demanda
«(...) el escrito de contestación a la demanda (instructa, según señala la sentencia
recurrida y así figura en el encabezamiento de dicho escrito) no ha vulnerado el prin-
cipio de inmediación y oralidad que rigen el proceso laboral (puede comprobarse que
no figura incorporada al procedimiento al no formar parte del foliado de dichos autos
y, como expone el recurrente en este recurso, se entregó "a efectos ilustrativos"), ni ha
producido indefensión alguna, desde el punto y momento en que ni la sentencia de
instancia, ni la de suplicación, han resuelto con base en dicho escrito sino en las ale-
gaciones vertidas por las partes en el acto de juicio, no señalándose, por otra parte, por
el recurrente los argumentos y motivos que introducidos en ese escrito le originan
indefensión, en cuanto que deberían consistir en alegaciones no expuestas en dicho
momento procesal y, a su vez, valoradas por el juzgador, y no siendo necesario, en
consecuencia, dar traslado del mismo a la parte contraria porque no constituye prueba
documental ni forma parte del procedimiento» (STS 4ª - 21/07/1993 - 2081/1992).
169 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 86

4. Excepción de compensación de deuda y reconvención


La STS 4ª - 17/09/2004 - 4818/2003 -EDJ2004/152819- admite la posibilidad de
oponer en juicio la excepción de compensación de deudas sin necesidad de formular
reconvención ni de anunciarla en la conciliación previa, pues «La empresa demandada
(...) no solicita la condena de la demandante al pago de cantidad alguna, sino que se
limita a interesar su propia absolución, por extinción de la deuda al amparo
del art. 1.202 del Código Civil -EDL1889/1-. No se ha producido pues una reconven-
ción, por lo que no era necesario su anuncio previo en conciliación como prevé
el art. 85.2 LPL»
La STS 4ª - 06/04/2004 - 1376/2003 -EDJ2004/31788- rechaza la reconvención que
no pudo ser anunciada en el acto de conciliación porque no llegó a celebrarse, con-
cluyendo «(...) que la viabilidad de la reconvención viene supeditada a su proclamación
en el acto de conciliación o en el de contestación a la reclamación previa y, también,
que su finalidad se fundamenta en evitar la indefensión del actor reconvenido, y que
ello no produce indefensión alguna en la parte reconveniente, quien es libre de ejercitar
su derecho en el proceso correspondiente».
5. Litispendencia entre pretensiones por despido, cesión ilegal y extinción. No se produce
«La cuestión suscitada ya ha sido unificada por esta Sala en favor de la tesis man-
tenida por la sentencia de contraste, que con reiteración (S.TS. de 21 de diciembre de
2000 (Rec. 27/00) -EDJ2000/55086-, 23 de marzo de 2004 (Rec. 3896/02)
-EDJ2004/40582-, 7 de julio -EDJ2005/131453-, 20 -EDJ2005/157671- y 30 de sep-
tiembre de 2005 -EDJ2005/166208- (Rec. 1968, 1990 y 1992 de 2004) y de 17 de abril
de 2007 (Rec. 722/06) -EDJ2007/25427-), para fundar su decisión, ha señalado: "en
nuestro Derecho procesal la litispendencia es una excepción que tiende a impedir la
simultánea tramitación de dos procesos con el mismo contenido, siendo una institu-
ción preventiva y tutelar de la cosa juzgada, por lo que requiere las mismas identidades
que ésta, identidades que han de ser subjetiva, objetiva y causal, por lo que no basta
para la identidad total con que entre ambos procesos exista una mera conexión o iden-
tidad de alguno de estos elementos (pero no de todos), pues esto último a lo único que
puede dar lugar es a la posibilidad de acumulación de ambos procesos a instancia de
parte legítima, constituyendo una hipótesis distinta a la de litispendencia."» (STS 4ª -
22/04/2010 - 1789/2009 -EDJ2010/62137-).

86. 1. En ningún caso se suspenderá el procedimiento por seguirse causa


criminal sobre los hechos debatidos.
2. En el supuesto de que fuese alegada por una de las partes la falsedad de un
documento que pueda ser de notoria influencia en el pleito, porque no pueda pres-
cindirse de la resolución de la causa criminal para la debida decisión o condicione
Art. 86 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 170

directamente el contenido de ésta, continuará el acto de juicio hasta el final, y en el


caso de que el Juez o Tribunal considere que el documento pudiera ser decisivo para
resolver sobre el fondo del asunto, acordará la suspensión de las actuaciones pos-
teriores y concederá un plazo de ocho días al interesado para que aporte el docu-
mento que acredite haber presentado la querella. La suspensión durará hasta que
se dicte sentencia o auto de sobreseimiento en la causa criminal, hecho que deberá
ser puesto en conocimiento del Juez o Tribunal por cualquiera de las partes. [112]
3. Si cualquier otra cuestión prejudicial penal diera lugar a sentencia absolutoria
por inexistencia del hecho o por no haber participado el sujeto en el mismo, quedará
abierta contra la sentencia dictada por el Juez o Sala de lo Social la vía de la revisión
regulada en la Ley de Enjuiciamiento Civil. [113]
1. Interrupción de la prescripción
Cuando previamente a la interposición de la demanda exigiendo responsabilidad
a la empresa por la muerte de un trabajador como consecuencia de accidente laboral,
se siguiera una causa penal, ésta interrumpe el plazo de prescripción del artículo 59 del
ET -EDL1995/13475- que comenzará a contarse desde que el proceso penal finalizó
(STS 4ª - 12/02/1999 - 1494/1998 -EDJ1999/1747-).
2. Ejercicio simultáneo de los procedimientos penal y laboral
«Como conclusiones a nuestra razonamiento podríamos declarar las dos siguientes:
1ª En aplicación de lo dispuesto en el artículo 86.1 de la Ley de Procedimiento
Laboral, es posible la tramitación simultánea de las acciones originadas en normas
penales o laborales, aun referidas a unos mismos comportamientos, ante los órdenes
penal y social, y
2ª Ejercitada la acción civil para el resarcimiento de daños y perjuicios en vía penal,
hasta que ésta no concluya, no puede reiterarse ante el orden social de la jurisdicción».
(STS 4ª - 05/06/2005 - 1838/2004 -EDJ2005/166191-).
3. Suspensión del juicio oral por seguirse causa criminal. Requisitos
«Solamente la impugnación documental puede suspender las actuaciones. Esta
suspensión se produce no en el momento de la alegación, sino una vez que hubiera
finalizado el acto del juicio. La suspensión atiende a las siguientes fases y requisitos:
1º) que se alegue en el juicio falsedad de documento, pero no de cualquier docu-
mento, sino de aquél que tenga notoria influencia en el pleito: delito de falsedad, fal-
sificación de firmas, falsificación de poder, etc.

[112] Dada nueva redacción apartado 2 por art. 10 apartado 57 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[113] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 10 apartado 57 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
171 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 87

2º) Que se acredite que se ha interpuesto querella criminal sobre la falsedad del
referido documento. Esta acreditación puede hacerse coetáneamente con la impugna-
ción o concedido un plazo de ocho días para que lo aporte. Por ello, no basta que se
diga en el juicio que el documento es falso o que por algún testigo manifieste que las
firmas son falsas, puesto que si no se interpone querella no se puede suspender el pleito»
(STSJ Castilla La Mancha-Sala de lo Social-17/11/2005 - 1074/2004
-EDJ2005/237603-).
4. El TS basándose en las propias expresiones del art. 86,3 LPL desestima las demandas
de revisión cuando la absolución se basa en la falta de prueba concluyente sobre el modo
y autoría de los hechos por aplicación del derecho a la presunción de inocencia
Así la STS 4ª - 25/02/2004 - 25/2002 -EDJ2004/14598- dice: «Por ello, como se
razona en la citada sentencia de 13-2-1998, "la valoración que de la prueba practicada
realiza el Juez Penal en un proceso en el que rige el derecho fundamental a la presunción
de inocencia para llegar a la conclusión de que no resulta probado (...) que el acusado
cometiera el delito que se le imputa, no impide que el Juez del Orden Social de la
Jurisdicción considere suficientemente acreditado (...) el incumplimiento contractual
grave que justifica la procedencia del despido"; y que "este sentido de independencia
de uno y otro Orden Jurisdiccional, en relación con la valoración de la prueba (...) ha
sido proclamado en doctrina constante de este Tribunal Supremo (...) y ello, por cuanto,
como señala el Tribunal Constitucional en sus sentencias 24/1983 de 23 de febrero
-EDJ1983/24-, 36/1985 de 8 de marzo -EDJ1985/36- y 62/1984 de 2 de mayo
-EDJ1984/62- "la jurisdicción penal y laboral operan sobre culpas distintas y no ma-
nejan de idéntica forma el material probatorio para enjuiciar en ocasiones una misma
conducta"». Doctrina reiterada en STS 4ª - 20/04/2009 - 1/2008 -EDJ2009/128274-, con
abundante cita jurisprudencial. Asimismo, ha entendido que no es posible la revisión
en los casos en que la sentencia pernal absuelve al condenado en vía laboral por con-
currir legítima defensa, pues en tal supuesto la sentencia penal no niega la autoría, ni
declara su inexistencia -STS 4ª - 27/09/2011 - 12/2011 -EDJ2011/263190--.

87. 1. Se admitirán las pruebas que se formulen y puedan practicarse en el


acto, respecto de los hechos sobre los que no hubiere conformidad. Podrán admi-
tirse también aquellas que requieran la traslación del Juez o Tribunal fuera del local
de la audiencia, si se estimasen imprescindibles. En este caso, se suspenderá el juicio
por el tiempo estrictamente necesario.
2. La pertinencia de las pruebas y de las preguntas que puedan formular las partes
se resolverá por el Juez o Tribunal, y si el interesado protestase en el acto contra la
inadmisión, se consignará en el acta la pregunta o la prueba solicitada, la resolución
denegatoria, la fundamentación razonada de la denegación y la protesta, todo a
Art. 87 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 172

efectos del correspondiente recurso contra la sentencia. Una vez comenzada la


práctica de una prueba admitida, si renunciase a ella la parte que la propuso, podrá
el órgano judicial, sin ulterior recurso, acordar que continúe.
3. El órgano judicial podrá hacer, tanto a las partes como a los peritos y testigos,
las preguntas que estime necesarias para esclarecimiento de los hechos.
Los litigantes y los defensores podrán ejercitar el mismo derecho.
4. Practicada la prueba, las partes o sus defensores, en su caso, formularán oral-
mente sus conclusiones de un modo concreto y preciso, determinando en virtud del
resultado de la prueba, de manera líquida y sin alterar los puntos fundamentales y
los motivos de pedir invocados en la demanda o en la reconvención, si la hubiere,
las cantidades que por cualquier concepto sean objeto de petición de condena prin-
cipal o subsidiaria; o bien, en su caso, la solicitud concreta y precisa de las medidas
con que puede ser satisfecha la pretensión ejercitada. Si las partes no lo hicieran en
este trámite, el Juez o Tribunal deberá requerirles para que lo hagan, sin que en
ningún caso pueda reservarse tal determinación para la ejecución de sentencia.
5. Si el órgano judicial no se considerase suficientemente ilustrado sobre las
cuestiones de cualquier género objeto del debate, concederá a ambas partes el tiem-
po que crea conveniente, para que informen o den explicaciones sobre los particu-
lares que les designe.
1. Principio procesal de aportación de prueba
La STS 4ª - 04/10/1995 - 45/1995 -EDJ1995/8300- declara que en el proceso laboral
rige el principio de aportación de la prueba que se pone de manifiesto en los artículos
82.2 in fine -EDL1995/13689-, 87. 1 y 2, 90 -EDL1995/13689-, 91 -EDL1995/13689-, 92
-EDL1995/13689-, 94 -EDL1995/13689- y 96 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689-, aunque también el principio de investigación encuentra acomodo
en determinados artículos de la Ley -87, números 2 y 3, 88 -EDL1995/13689-,93-2
-EDL1995/13689- y 95 -EDL1995/13689--. Pero el uso de los medios de prueba con-
tenidos en dichos artículos constituye una facultad absolutamente libre por parte del
Juez o Tribunal, por lo que «(...) si las partes no proponen prueba alguna que acredite
determinados hechos base de sus pretensiones, y por ello en los autos no existe ninguna
prueba demostrativa de su realidad, el Juez o Tribunal de instancia ni está obligado a
desarrollar actividad probatoria alguna respecto a tales hechos, ni tampoco puede re-
flejar la existencia de los mismos en la narración histórica de la sentencia que al respecto
dicte».
2. Nulidad de actuaciones. Prueba pericial solicitada en demanda y sobre cuya admisión
no decidió el Juzgado
La STS 4ª - 20/09/2005 - 2565/2004 -EDJ2005/166177- anula las actuaciones a partir
de la citación a las partes a juicio para que el Juzgado se pronuncie expresamente acerca
173 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 87

de la pertinencia o rechazo de la prueba pericial médica propuesta en la demanda que


el Juzgado rechazó «sin perjuicio de acordarse en diligencia final si se considerase
necesaria»; en el acto del juicio la actora formuló protesta y solicitó se acordara la
práctica de la prueba para mejor proveer, pese a lo cual no se acordó ni se practicó.
Concluye la sentencia que «(...)la petición de prueba formulada por la demandante se
ajustó a los mandatos legales, en principio, y debió ser admitida o rechazada por el
Juzgado de lo Social, razonando la resolución a tomar, pues en todo caso, una vez
propuesta formalmente la prueba, el Tribunal tiene el deber de resolver acerca de su
admisión (artículo 285 de la Ley de Enjuiciamiento Civil -EDL2000/77463-), de manera
que su rechazo deberá estar fundamentado en razones que la parte puede rebatir me-
diante los recursos».
3. Delimitación del objeto del proceso
«En el proceso laboral, salvo las excepciones legalmente previstas, como la que aquí
se ha producido por el planteamiento de una cuestión prejudicial o como la que prevé
el artículo 88 de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-, la posibilidad de
formular alegaciones se cierra con la fase de conclusiones como se desprende de los
artículos 87.4 y 89.1.e) de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-. Por otra
parte, es claro que el objeto del proceso fue el que quedó delimitado en la demanda y
en las conclusiones en el acto de juicio, y las incidencias posteriores quedan, por tanto,
fuera de ese ámbito de decisión, sin perjuicio de que puedan, en su caso, ser objeto de
consideración en otro proceso» (STS 4ª - 21/12/2002 - 1258/2001 -EDJ2002/51530-).
4. Pertinencia de la prueba. Limitación del número de testigos
«(...) la situación a la que se refiere y combate la demanda se inició en el año 1997,
por cuya razón la Sala de instancia admitió la práctica de la prueba testifical, pero
únicamente para prestar testimonio de lo acontecido a partir de dicho año. El artículo
87 de la Ley de Procedimiento Laboral encomienda al órgano jurisdiccional en su nú-
mero 2 que se pronuncie acerca de la pertinencia de las pruebas y de las preguntas que
se puedan formular por las partes. Este control judicial sobre la prueba presupone que
las partes no tienen libertad absoluta para proponer y practicar cualquier tipo de prue-
bas; como se hace ver en la sentencia del Tribunal Constitucional 167/1988, de 27 de
septiembre -EDJ1988/483- (...). En este caso se estima razonable la decisión del órgano
de instancia al admitir la prueba testifical, pero limitando las preguntas que le fueran
a ser formuladas a hechos acaecidos después del año 1997» (STS 4ª - 12/12/2006 -
138/2005 -EDJ2006/358947-).
Art. 88 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 174

88. [114] 1. Terminado el juicio, y dentro del plazo para dictar sentencia, el
Juez o Tribunal podrá acordar la práctica de cuantas pruebas estime necesarias,
como diligencias finales, con intervención de las partes. En la misma providencia
se fijará el plazo dentro del que haya de practicarse la prueba, durante el cual se
pondrá de manifiesto a las partes el resultado de las diligencias a fin de que las
mismas puedan alegar por escrito cuanto estimen conveniente acerca de su alcance
o importancia. Transcurrido ese plazo sin haberse podido llevar a efecto, el órgano
judicial dictará un nuevo proveído, fijando otro plazo para la ejecución del acuerdo,
librando las comunicaciones oportunas. Si dentro de éste tampoco se hubiera po-
dido practicar la prueba, el Juez o Tribunal, previa audiencia de las partes, acordará
que los autos queden definitivamente conclusos para sentencia.
2. Si la diligencia consiste en el interrogatorio de parte o en pedir algún docu-
mento a una parte y ésta no comparece o no lo presenta sin causa justificada en el
plazo que se haya fijado, podrán estimarse probadas las alegaciones hechas por la
contraria en relación con la prueba acordada.
1. Facultad soberana del Juez, pero vinculación tras acordar su práctica
«(...) esta Sala, en numerosas sentencias (...) ha declarado que la decisión sobre la
práctica de diligencias para mejor proveer queda por completo al arbitrio del Juzgador
de instancia, al ser facultad soberana del mismo el acordarlas o no (...)» (STS 4ª -
27/11/1991 - 1337/1990 -EDJ1991/11276-). Si bien, «(...) acordada una diligencia, su
práctica se convierte en obligatoria para el juzgador y su incumplimiento determina
nulidad de actuaciones (v. entre otras, S.T.S. de 2 de Julio 86 -EDJ1986/4654-).» (STS 4ª
- 23/04/2008 - 2619/2007).
2. Intervención de las partes
Diligencia para mejor proveer consistente en la aportación de documentos por la
demandada, que compareció aportando parte de los documentos. Traslado de la com-
parecencia -no de los documentos- al actor que recurrió en reposición, recurso que no
fue resuelto, dictándose sentencia. La STS de 4ª - 02/03/1992 - 1154/1991
-EDJ1992/2023- anula actuaciones al privarse al actor «(...) del derecho que le asiste,
no solo a intervenir en la práctica de las diligencias para mejor proveer sino a conocer
el resultado de las mismas, y, con ello, del derecho a alegar cuanto estimare conveniente
(...) y por si esto fuera poco, se le ha privado, sin explicación alguna, de utilizar el
remedio que, correctamente, intentó para corregir la omisión del traslado de dichas
diligencias que debió dársele y no se le dio. Con la no tramitación y resolución del
recurso de reposición correctamente interpuesto dictándose la sentencia que ahora se

[114] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 58 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
175 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 89

recurre -en la que, por cierto, no se hace la mas mínima alusión ni al recurso de repo-
sición ni a la cuestión que en él se planteaba-».

89. [115]1. El desarrollo de las sesiones del juicio oral se registrará en soporte
apto para la grabación y reproducción del sonido y de la imagen. El Secretario ju-
dicial deberá custodiar el documento electrónico que sirva de soporte a la grabación.
Las partes podrán pedir, a su costa, copia de las grabaciones originales.
2. Siempre que se cuente con los medios tecnológicos necesarios, el Secretario
judicial garantizará la autenticidad e integridad de lo grabado o reproducido me-
diante la utilización de la firma electrónica reconocida u otro sistema de seguridad
que conforme a la Ley ofrezca tales garantías. En este caso, la celebración del acto
no requerirá la presencia en la sala del Secretario judicial salvo que lo hubieran
solicitado las partes, al menos dos días antes de la celebración de la vista, o que
excepcionalmente lo considere necesario el Secretario judicial, atendiendo a la
complejidad del asunto, al número y naturaleza de las pruebas a practicar, al nú-
mero de intervinientes, a la posibilidad de que se produzcan incidencias que no
pudieran registrarse, o a la concurrencia de otras circunstancias igualmente excep-
cionales que lo justifiquen; supuesto en el cual el Secretario judicial extenderá acta
sucinta en los términos previstos en el apartado siguiente.
3. Si los mecanismos de garantía previstos en el apartado anterior no se pudiesen
utilizar, el Secretario judicial deberá consignar en el acta, al menos, los siguientes
datos: lugar y fecha de celebración, Juez o Tribunal que preside el acto, peticiones
y propuestas de las partes, medios de prueba propuestos por ellas, declaración de
su pertinencia o impertinencia, resoluciones que adopte el Juez o Tribunal, así como
las circunstancias e incidencias que no pudieran constar en aquel soporte.
4. Cuando los medios de registro previstos en este artículo no se pudiesen utilizar
por cualquier causa, el Secretario judicial extenderá acta de cada sesión, en la que
se hará constar:
a) Lugar, fecha, Juez o Tribunal que preside el acto, partes comparecientes, re-
presentantes y defensores que les asisten.
b) Breve resumen de las alegaciones de las partes, medios de prueba propuestos
por ellas, declaración expresa de su pertinencia o impertinencia, razones de la ne-
gación y protesta, en su caso.
c) En cuanto a las pruebas admitidas y practicadas:
1º) Resumen suficiente de las de interrogatorio de parte y de testigos.

[115] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 59 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 89 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 176

2º) Relación circunstanciada de los documentos presentados, o datos suficientes


que permitan identificarlos, en el caso de que su excesivo número haga desaconse-
jable la citada relación.
3º) Relación de las incidencias planteadas en el juicio respecto a la prueba do-
cumental.
4º) Resumen suficiente de los informes periciales, así como también de la reso-
lución del Juez o Tribunal en torno a las recusaciones propuestas de los peritos.
5º) Resumen de las declaraciones de los asesores, en el caso de que el dictamen
de éstos no haya sido elaborado por escrito e incorporado a los autos.
d) Conclusiones y peticiones concretas formuladas por las partes; en caso de que
fueran de condena a cantidad, deberán expresarse en el acta las cantidades que
fueran objeto de ella.
e) Declaración hecha por el Juez o Tribunal de conclusión de los autos, man-
dando traerlos a la vista para sentencia.
5. El acta prevista en los apartados 3 y 4 de este artículo se extenderá por pro-
cedimientos informáticos, sin que pueda ser manuscrita más que en las ocasiones
en que la sala en que se esté celebrando la actuación careciera de medios informá-
ticos. El Secretario judicial resolverá, sin ulterior recurso, cualquier observación
que se hiciera sobre el contenido del acta. El acta será firmada por el Juez o Tribunal
en unión de las partes o de sus representantes o defensores y de los peritos, haciendo
constar si alguno de ellos no firma por no poder, no querer hacerlo o no estar pre-
sente, firmándola por último el Secretario.
6. Del acta del juicio deberá entregarse copia a quienes hayan sido partes en el
proceso, si lo solicitaren.
1. Resumen de las pruebas. Relación circustanciada de las pruebas aportadas
La STSJ Andalucía-Sala de lo Social-Sede Málaga-09/01/2003 - 1818/2002
-EDJ2003/258252- anula actuaciones al no cumplirse lo establecido en el 89,2 pues «(...)
no se cumple la meritada prescripción legal en lo referente a la prueba documental. En
efecto, cuando en el acta de juicio literalmente se expresa "(...) una y otra parte litigante
en la fase probatoria viene a proponer prueba documental y dan por reproducidas la
practicada en la vista verbal de un expediente perfectamente diferenciado en indepen-
diente, sin que se identifique de modo claro y preciso cual sean los documentos espe-
cíficos e individualizados ofrecidos por cada uno de los litigantes, ni siquiera se refleja
dato o extremo alguno que hubiera servido par aun conocimiento mínimo, ni figura
ningún documento adjuntado en el acto del juicio, ni siquiera unas certificaciones o
testimonios legalmente autorizados. Sin embargo se pasa sin solución de continuidad
fase de conclusiones definitivas y se declara judicialmente conclusos los autos, dictán-
dose sin interrupción la sentencia».
177 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 90

2. El acta de juicio no puede fundar un recurso de casación


«La supresión pretendida (...) invoca el acta del juicio (...) No es ésta prueba docu-
mental hábil para sustentar la revisión de los hechos en casación, de acuerdo con an-
tigua y reiterada jurisprudencia (...) Ello es así porque las actas del juicio tienen por
objeto dejar constancia histórica de las diversas alegaciones y pruebas practicadas en
el proceso, pero no se proponen directamente plasmar o materializar declaraciones de
voluntad o conocimiento en un soporte adecuado para la expresión del pensamiento»
(STS 4ª - 13/03/2003 - 1282/2001 -EDJ2003/25712-).
3. Rechazo de modificación fáctica basada en la prueba testifical que aparece en la gra-
bación del juicio
La STSJ de Madrid, Sala de lo Social, de 23/03/2009 - 696/2009 -EDJ2009/96794-
rechaza la modificación fáctica basada en la grabación del juicio en la que se refleja la
declaración testifical practicada, al entender la recurrente que se trata de una prueba
incardinable en la documental. La sentencia argumenta que «(...) no cabe confundir
(...) los medios de prueba (...) regulados en los arts. 382-384 LEC -EDL2000/77463- (...)
con la (...) grabación de las actuaciones orales de la vista regulada en el art. 147 LEC
-EDL2000/77463- y que viene a suponer un medio de completar el acta de juicio que
ahora se limita a los aspectos recogidos en el art. 146.2 LEC -EDL2000/77463-. En
realidad está pretendiendo el examen en el recurso de suplicación de un medio de
prueba -interrogatorio de testigos- que en absoluto tiene cabida en el art.191 b) LPL
-EDL1995/13689- (...) El dato de que de que actualmente se grabe el juicio en DVD no
supone que la Sala tenga que valorar la prueba testifical, pues la normativa del recurso
de suplicación no ha cambiado.»

SECCIÓN TERCERA
Pruebas

90. 1. Las partes podrán valerse de cuantos medios de prueba se encuentren


regulados en la ley, admitiéndose como tales los medios mecánicos de reproducción
de la palabra, de la imagen y del sonido, salvo que se hubieran obtenido, directa o
indirectamente, mediante procedimientos que supongan violación de derechos
fundamentales o libertades públicas.
Art. 90 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 178

2. Podrán asimismo solicitar, al menos con diez días de antelación a la fecha del
juicio, aquellas pruebas que, habiendo de practicarse en el mismo, requieran dili-
gencias de citación o requerimiento. [116]
1. Derecho a la intimidad personal y grabación de la actividad laboral del trabajador
«(...) en el caso que nos ocupa, la medida de instalación de un circuito cerrado de
televisión que controlaba la zona donde el demandante de amparo desempeñaba su
actividad laboral era una medida justificada (ya que existían razonables sospechas de
la comisión por parte del recurrente de graves irregularidades en su puesto de trabajo);
idónea para la finalidad pretendida por la empresa (verificar si el trabajador cometía
efectivamente las irregularidades sospechadas y en tal caso adoptar las medidas disci-
plinarias correspondientes); necesaria (ya que la grabación serviría de prueba de tales
irregularidades); y equilibrada (pues la grabación de imágenes se limitó a la zona de la
caja y a una duración temporal limitada, la suficiente para comprobar que no se trataba
de un hecho aislado o de una confusión, sino de una conducta ilícita reiterada), por lo
que debe descartarse que se haya producido lesión alguna del derecho a la intimidad
personal consagrado en el art. 18.1 CE -EDL1978/3879- (...) El hecho de que la insta-
lación del circuito cerrado de televisión no fuera previamente puesta en conocimiento
del Comité de empresa y de los trabajadores afectados (sin duda por el justificado temor
de la empresa de que el conocimiento de la existencia del sistema de filmación frustaría
la finalidad apetecida) carece de trascendencia desde la perspectiva constitucional,
pues, fuese o no exigible el informe previo del Comité de empresa a la luz del art. 64.1.3
d) LET -EDL1995/13475-, estaríamos en todo caso ante una cuestión de mera legalidad
ordinaria» (STC 186/2000 - 10/07/2000 -EDJ2000/15161-) .
«(...) la instalación de una cámara de vídeo por la empresa, dedicada a la actividad
de bingo, para controlar el desarrollo de los sucesivos sorteos o juegos que se iban
produciendo, cámara que además se encontraba en zona abierta al público, constituye
una medida idónea, necesaria y proporcionada de vigilancia y control que no atenta
contra la intimidad de los trabajadores» (STSJ Andalucía-Sede Málaga-09/01/2003 -
1853/2002 -EDJ2003/264794-).
La sentencia del TS de 26 de septiembre de 1997 -EDJ2007/166164- considera que
el control empresarial sobre el uso del ordenador por el trabajador, realizado sin su
presencia, de representantes de los trabajadores ni de ningún trabajador de la empresa
ha supuesto una vulneración del derecho a la intimidad pues «(...) en el supuesto de
que efectivamente los archivos mencionados registraran la actividad del actor, la me-
dida adoptada por la empresa, sin previa advertencia sobre el uso y el control del or-
denador, supone una lesión a su intimidad (...) Es cierto que la entrada inicial en el

[116] Dada nueva redacción apartado 2 por art. 10 apartado 60 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
179 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 91

ordenador puede justificarse por la existencia de un virus, pero la actuación empresarial


no se detiene en las tareas de detección y reparación, sino que (...) en lugar de limitarse
al control y eliminación del virus, "se siguió con el examen del ordenador" para entrar
y apoderarse de un archivo cuyo examen o control no puede considerarse que fuera
necesario para realizar la reparación interesada.» (STS 4ª - 26/09/2007 - 966/2006
-EDJ2007/166164-).
2. Solicitud de prueba con antelación
«(...) no es preciso que la parte justifique la no disponibilidad del instrumento pro-
batorio sino que basta con que no tenga certeza de que habrá participación voluntaria
en la práctica de la prueba, como sería el caso, respecto de la testifical, si sospecha que
el testigo puede rehusar la comparecencia por falta de voluntad colaboradora o por
carecer de la cédula de citación que serviría de justificante para la licencia del art. 37.3.d)
del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-, lo que hace entender que cuando
la parte pide la citación o el requerimiento a que le autoriza el art. 90.2 de la Ley de
Procedimiento Laboral está manifestando implícitamente que carece de disponibilidad
sobre el medio de prueba, y la negativa del órgano judicial a practicar la diligencia
supone el rechazo de la prueba propuesta; a menos que haya una constancia en los
autos -lo que no es del caso- de que los testigos de que intente valerse la parte acudirán
a declarar sin necesidad de que se les cite (...) por otra parte la indefensión no tiene que
ser probada sino que basta con que resulte razonable y verosímil la producción de la
misma.» (STS 4ª - 19/06/1993 - 380/1992 -EDJ1993/6041-).
«La prueba propuesta del testigo (...) al parecer el facultativo que le ha atendido de
sus dolencias, tratándose de un proceso sobre invalidez, era un medio de prueba ade-
cuado para acreditar su pretensión. Además la disponibilidad del testigo, tratándose
de un facultativo de la sanidad pública, tampoco era evidente, por lo que la solicitud
de que fuera citado a través del Juzgado estaba justificada y no debió ser rechazada»
(STSJ Cataluña-Sala de lo Social-20/10/2008 - 6291/2007 -EDJ2008/264008-).
«(...) se omite cualquier referencia al tercero de los testigos cuya citación se interesó,
es decir, el Inspector de Trabajo actuante en el procedimiento administrativo, testigo
cuya comparencia en el acto del juicio oral, necesita, sin duda, de citación judicial, y
cuyo testimonio es de la mayor relevancia en un proceso -como el presente- sobre
recargo de prestaciones por falta de medidas de seguridad» (STSJ Cataluña-Sala de lo
social-02/03/2004 - 189/2003 -EDJ2004/99432-).

91. [117]
1. Las preguntas para la prueba de interrogatorio de parte se pro-
pondrán verbalmente, sin admisión de pliegos.

[117] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 61 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 91 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 180

2. Si el llamado al interrogatorio no comparece sin justa causa a la primera


citación, rehusase declarar o persistiese en no responder afirmativa o negativa-
mente, a pesar del apercibimiento que se le haya hecho, podrán considerarse reco-
nocidos como ciertos, en la sentencia los hechos a que se refieran las preguntas,
siempre que el interrogado hubiese intervenido en ellos personalmente y su fijación
como ciertos le resultare perjudicial en todo o en parte.
3. El interrogatorio de las personas jurídicas privadas se practicará por quien
legalmente las represente y tenga facultades para responder a tal interrogatorio.
4. En caso de que el interrogatorio no se refiera a hechos personales, se admitirá
su respuesta por un tercero que conozca personalmente los hechos, si la parte así lo
solicita y acepta la responsabilidad de la declaración.
1. Confesión judicial; valor probatorio
«(...) la jurisprudencia ha declarado reiteradamente que para la apreciación del valor
que haya de darse a la prueba de confesión se requiere que ésta se preste en el propio
proceso en que deba valorarse, siendo así que en el presente caso se trata de manifes-
taciones efectuadas en un procedimiento anterior y ante diferente juez. Aparte de ello,
es también reiterada la doctrina según la cual la fuerza probatoria de la confesión no
es superior a la de los demás medios de prueba y debe apreciarse en combinación con
estos otros» (STS 4ª - 07/03/1991 - 1019/1990 -EDJ1991/2514-).
2. «Ficta confessio»; facultad del juzgador de instancia
«Aunque, en efecto, el art. 94.2 LPL -EDL1995/13689- no puede sin más ser aplicado
a todos los supuestos y es competencia del órgano judicial decidir cuándo se dan o no
sus presupuestos, no se ha de olvidar que, conforme dijimos en la STC 227/1991
-EDJ1991/11318-, en un proceso social como es el laboral los órganos judiciales han
de estar especialmente comprometidos en el descubrimiento de la totalidad de la re-
lación jurídico-material debatida.» (STC 61/2002 - 11/03/2002 -EDJ2002/6734-).
«El no ejercicio de la facultad que el art. 91.2 de la LPL atribuye al Juzgador de
instancia "ha de fundarse (...) en lo anormal y poco verosímil de los hechos en que la
actora base su petición, lo que hace preciso exigir una prueba convincente de tal hecho
que ni siquiera se intente o no se logre". Y, en el presente caso debe convenirse que
resulta razonable -conforme a las reglas de la sana critica- considerar la inaplicación
de la ficta confessio en un supuesto en el que -como el litigioso- no se aporta un prin-
cipio de prueba eficaz de una supuesta relación (laboral) habida entre los colitigantes;
careciendo de la necesaria verosimilitud el atribuir salarial naturaleza a un único pago
efectuado tres meses después de su pretendido comienzo.» (STSJ Cataluña-Sala de lo
Social-24/11/2006 - 838/2004 -EDJ2006/416970-).
«(...) en el caso presente, esta Sala estima que el retraso referenciado de 20 ó 30
minutos teniendo en cuenta que la empresa sí acudió al anterior acto del juicio (...) que
181 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 92

fue suspendido a instancia de la parte actora sin devengo de salarios de tramitación,


con el antecedente de que la parte demandada también acudió (...) al acto de concilia-
ción administrativa previa, en ambos casos con la intención de oponerse a las preten-
siones de la actora, el darle por confesa de los hechos de la demanda supone una vul-
neración de su derecho a la defensa contradictoria que tienen las partes en cualquier
clase de procedimiento» (STSJ Cataluña-Sala de lo Social-25/11/2004 - 8438/2004
-EDJ2004/226215-).
3. Prueba de confesión y testifical
«Siendo la razón de su pretensión el que el Juez, tras comprobar que el Letrado que
compareció en juicio por la empresa demanda carecía de poderes para confesar, ad-
mitió el interrogatorio de la demandada en la persona de XX como representante legal
de la misma cuando estaba citado por la parte recurrente como testigo. La recurrente
explica que hubiera procedido la declaración de confesa de la empresa demandada y
la practica de la prueba testifical con XX de la que se le privó estando admitida. El
motivo debe ser rechazado pues la prueba de confesión propuesta se practicó con quien
tenía la condición de legal representante de la empresa demandada y en consecuencia
de conformidad con lo prevenido en el art. 91.3 de la LPL (...) la falta de práctica de la
prueba testifical en la persona del mencionado representante legal tan solo es imputable
al propio demandante que propuso como testigo a quien tenia condición de represen-
tante legal de la demandada quien igualmente fue citado a confesión a su instancia»
(STSJ Castilla-La Mancha-Sala de lo Social-16/02/2006 - 1376/2003 -EDJ2006/43228-).
4. Interrogatorio cruzado
Preguntas al propio cliente en el seno de confesión o interrogatorio judicial pro-
puesta por la otra parte: no procede su denegación por el hecho de no haber solicitado
en juicio la práctica de prueba de confesión, pues cuando la prueba de confesión se
propone por la otra parte es lícito el uso de la facultad concedida en el art. 306 de la
LEC -EDL2000/77463- (STS 4ª - 20/07/2001 - 848/2010 -EDJ2011/198204-).

92. 1. No se admitirán escritos de preguntas y repreguntas para la prueba de


interrogatorio de testigos. Cuando el número de testigos fuese excesivo y, a criterio
del órgano judicial, sus manifestaciones pudieran constituir inútil reiteración del
testimonio sobre hechos suficientemente esclarecidos, aquél podrá limitarlos dis-
crecionalmente [118]. [119]

[118] Téngase en cuenta que el despido de un trabajador que haya declarado como testigo frente al empresario
debe entenderse contrario al deber de información del art. 20.1 d) CE
[119] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 62 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 92 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 182

2. Los testigos no podrán ser tachados, y únicamente en conclusiones, las partes


podrán hacer las observaciones que sean oportunas respecto de sus circunstancias
personales y de la veracidad de sus manifestaciones.
1. Declaración testifical recogida en acta notarial
«En el estudio del primer motivo concerniente a la valoración de una declaración
testifical recogida en acta notarial, se ha de tener presente, que si bien el Notario da fe
de la existencia de la declaración, en ningún momento puede dar fe de la veracidad del
contenido ni de la realidad de los actos descritos en dicha manifestación. Por lo que
este medio de no tiene el carácter de documental hábil para demostrar la equivocación
del juzgador, como resulta de los artículos 319 de la Ley de Enjuiciamiento Civil
-EDL2000/77463- y 1218 del Código Civil -EDL1889/1-.» (STS 4ª - 07/03/2003 -
96/2002 -EDJ2003/7196-).
2. Manifestaciones de tercero; testimonios documentados
«(...) las manifestaciones de tercero, aunque tengan un soporte documental, no
constituyen propiamente prueba documental privada, sino que se trata, como señala
la doctrina de esta Sala, de testimonios documentados, que ni tienen la eficacia pro-
batoria propia del documento ni tampoco la del testimonio, pues no han ingresado en
el proceso a través de las garantías legales aplicables a la prueba testifical (sentencias
de 23 de septiembre de 1.998 -EDJ1998/20392- y 2 de febrero del 2.002, entre otras).»
(STS 4ª - 14/03/2005 - 57/2003 -EDJ2005/37532-).
3. No admisión de escritos de preguntas y repreguntas
«Motivo de recurso que debe decaer al no apreciarse infracción alguna de normas
o garantías procesales causantes de indefensión (...) en primer término porque tal y
como indica el art. 92.1 de la Ley de Procedimiento Laboral "No se admitirán escritos
de preguntas y repreguntas para la prueba testifical", por lo que ninguna vulneración
se produjo por el juzgador de instancia al desestimar la petición de que constasen
reflejadas en el acta de juicio las preguntas que la parte pretendía efectuar a los testigos
que no comparecieron.» (STSJ Castilla-La Mancha-28/02/1998 - 1383/1997
-EDJ1998/63275-).
4. Los testigos no se pueden limitar al momento de su citación a juicio
«(...) la facultad limitativa que el precepto legal otorga no puede hacerse valer en el
momento de petición de citación judicial de los testigos ni tampoco sobre el de pro-
posición y decisión sobre la admisión de tal medio probatorio ya que en tales momentos
el Juzgador no puede saber si todos van a declarar o no sobre los mismos o distintos
hechos y si éstos han sido confesados o admitidos y resultan o no relevantes para la
solución del litigio, lo que sólo a través de la práctica de dicha prueba o en su caso previa
determinación por la proponente de los términos en que propugna el interrogatorio,
183 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 93

podrá establecerse y en consecuencia podrá hacerse uso de aquella facultad.» (STSJ


Cataluña-Sala de lo Social-11/12/2000 - 5610/2000 -EDJ2000/74044-).
5. Tacha de testigos
«(...) conviene tener en cuenta que en el proceso laboral no existe tacha de testigos
(art. 92.2 LPL), a diferencia de lo que sucede en el proceso civil (art. 660 LECiv)
-EDL1881/1-, si bien en éste tampoco es causa de tacha cualquier amistad sino única-
mente la íntima (causa 5ª de dicho artículo), para lo que no es suficiente prueba que se
manifieste que se acude a declarar por amistad, como aquí ha ocurrido, según revela
el acta levantada.» (STSJ País Vasco-Sala de lo Social-06/07/1999 - 316/1999
-EDJ1999/24281-).

93. 1. La práctica de la prueba pericial se llevará a cabo en el acto del juicio,


presentando los peritos su informe y ratificándolo. [120]
2. El órgano judicial, de oficio o a petición de parte, podrá requerir la interven-
ción de un médico forense, en los casos en que sea necesario su informe.
1. Nulidad de actuaciones en relación con la práctica de la prueba pericial
La sentencia del TS de 15 de abril de 2003 -EDJ2003/25705- declara la nulidad de
actuaciones en la instancia desde el momento en que se llevó a cabo la diligencia para
mejor proveer consistente en el informe pericial médico forense a fin de que se lleve a
cabo con intervención de las partes (el Juzgado se había limitado a poner de manifiesto
a las partes el informe emitido, pese haberse solicitado por la recurrente la citación del
perito para formularle preguntas), pues «Si las partes en la declaración o ratificación
del perito podían solicitar del juez que exigiera aclaraciones al perito, no cabe la menor
duda que tenían que estar presentes en el acto procesal en los términos en que fue
interesado, sin éxito, por la hoy parte actora-recurrente, dado que esa era la correcta
forma de desarrollar la prueba pericial, independientemente de que, la misma, se acor-
dara en trámite de mejor proveer» (STS 4ª - 15/04/2003 - 2276/2002) -EDJ2003/25705-.
La sentencia del TS de 20 de septiembre de 2005 -EDJ2005/166177- anula lo actuado
a partir de la citación de las partes a juicio para que por el Juzgado se pronuncia ex-
presamente acerca de la pertinencia o rechazo de la prueba pericial propuesta por la
actora. En relación con el artículo 93,2 de la LPL dice la sentencia que «La simple lectura
del precepto podría llevar al ánimo del intérprete la idea de que la decisión sobre la
práctica de esta prueba es una facultad discrecional del Juez en cuanto dice que éste
"podrá" requerir la intervención de un médico forense, sin necesidad de manifestar las
razones de su rechazo, pero esa conclusión no es la que mejor cuadra a la finalidad de

[120] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 63 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 93 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 184

la norma y a la de otras de nuestro ordenamiento positivo (...) una vez propuesta for-
malmente la prueba, el Tribunal tiene el deber de resolver acerca de su admisión de
manera que su rechazo deberá estar fundamentado en razones que la parte puede re-
batir mediante los recursos, y en este caso no hay pronunciamiento alguno acerca de
si la prueba pericial fue admitida o rechazada, sino que, simplemente, no se practicó,
privando a la demandante de un derecho constitucionalmente reconocido, sin reso-
lución expresa al respecto» (STS 4ª - 20/09/2005 - 2565/2004) -EDJ2005/166177-.
2. Derecho a la asistencia pericial gratuita
«(...) el derecho a la asistencia pericial gratuita debe entenderse ya estaba compren-
dido en el artículo 119 de la Constitución -EDL1978/3879- (...) asistencia pericial que
se viabiliza en el proceso laboral a través de la aplicación del artículo 93,2 del vigente
Texto Refundido de la Ley de Procedimiento Laboral; siendo palmaria la carencia de
recursos económicos del demandante (...) y habiéndose desestimado la pretensión de
su demanda por la sentencia que se recurre, fundamentalmente, en base, precisamente,
a la no aportación de pericial médica, la manifiesta situación de indefensión en que se
ha colocado al demandante (...) ha de conllevar (...) la declaración de nulidad de la
sentencia recurrida y de todas las actuaciones posteriores, mandando reponer los autos
al momento en que se solicitó por el demandante su examen por el Médico Forense,
debiéndose acordar por el juzgador de instancia lo procedente a fin de que por aquél
se emita el pertinente informe» (STSJ Cataluña-11/12/1997 - 7243/1996
-EDJ1997/59291-).

94. 1. De la prueba documental que se presente, se dará traslado a las partes


en el acto del juicio, para su examen.
2. Los documentos pertenecientes a las partes deberán aportarse al proceso, si
hubieran sido propuestos como medio de prueba por la parte contraria y admitida
ésta por el Juez o Tribunal. Si no se presentaren sin causa justificada, podrán esti-
marse probadas las alegaciones hechas por la contraria en relación con la prueba
acordada.
1. Estimar probadas las alegaciones de la parte contraria en relación con la prueba no
aportada es -como la «ficta confessio»- facultad discrecional del Juez
«(...) en orden al principio de la "ficta confessio" si bien en este caso relativa a la
prueba documental hemos de tener en cuenta que el recurrente en el acto de juicio no
solicitó la aportación de los documentos que faltaban, y si bien es cierto que el artículo
94.2 de la LPL, confiere al juez o tribunal la facultad para tener o no por confesa a la
demandada, no le obliga a ello, sin perjuicio lógicamente, de que, concurriendo todos
los requisitos legales para que pueda apreciarse la "ficta confessio", deba motivar la
decisión que adopte al respecto. El Magistrado ha valorado la prueba documental en
185 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 95

su conjunto y no le ha parecido oportuno hacer uso de la facultad concedida por el


precitado artículo 94.2 de la Ley de Procedimiento Laboral» (STSJ Andalucía-Sede
Málaga-27/09/2002 - 94/2002 -EDJ2002/128579-).
«(...) el INSALUD debe soportar la falta de la prueba por no aportar lo solicitado
en la demanda, y estar en posesión de los expedientes, por lo que es correcta la decisión
del juzgador cuando el INSALUD deja de aportar al acto del juicio oral, los documentos
solicitados y admitidos con la demanda para su práctica como prueba documental,
pues de ellos se podría inferir con toda claridad que dicho requisito no es exigido (o
que ha sido inventado para el supuesto del actor) al personal estatutario que solicita
una comisión de servicio o adscripción temporal. De ahí que con buen criterio aplicara
el art. 94.2 de la Ley de Procedimiento Laboral, evitando la indefensión del actor» (STSJ
Castilla La Mancha-17/02/2000 - 998/1999 -EDJ2000/115922-).
2. Necesidad de aportar indicios sobre la existencia del documento
«La aplicación del art. 94.2 in fine Ley de Procedimiento Laboral exige la constancia
de la existencia del documento sin ser suficiente la mera solicitud, aprobada judicial-
mente, de su aportación. Los efectos que previene la norma no pueden pronunciarse
cuando la falta de presentación obedece precisamente a la inexistencia del documento.
Es el actor quien al menos tiene que aportar indicios sobre la realidad de la póliza, pues
a la parte demandada no puede exigírsele la prueba sobre un hecho negativo como es
la falta de concertación del contrato de seguro» (STSJ Asturias-Sala de lo so-
cial-05/04/2002 - 453/2001 -EDJ2002/22504-).
3. Prueba documental solicitada a tercero y no aportada. No resulta de aplicación el
precepto comentado
«No es viable (...) sostener que porque se haya dictado la sentencia en ausencia de
tales documentos se haya infringido el artículo 97.2 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1990/13310-, pues la sentencia ha de realizar su declaración de hechos probados
atendiendo a los medios de prueba aportados; y menos cabe invocar (...) que pueda ser
de aplicación del artículo 94.2 del mismo Texto. Este -que sólo previene una facultad
del juzgador, sin imponerle ningún deber- se contrae a los documentos pertenecientes
a las partes, pero no a los que correspondan a terceros, que no están obligados a su
aportación.» (STS 4ª - 28/06/1994 - 3944/1992 -EDJ1994/5676-).

95. 1. Podrá el Juez o Tribunal, si lo estima procedente, oír el dictamen de una


o varias personas expertas en la cuestión objeto del pleito, en el momento del acto
del juicio o, terminado éste, como diligencia final. [121]

[121] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 64 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 95 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 186

2. Cuando en un proceso se discuta sobre la interpretación de un convenio co-


lectivo, el órgano judicial podrá oír o recabar informe de la comisión paritaria del
mismo.
3. Cuando en el proceso se haya suscitado una cuestión de discriminación por
razón de sexo, origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u
orientación sexual, el Juez o Tribunal podrá recabar el dictamen de los organismos
públicos competentes. [122]
Diligencias para mejor proveer sin intervención de las partes
«(...) el Magistrado de instancia, interesó la práctica de una inconcreta diligencia
para mayor proveer, que en un principio se limitó a la manifestación del nombre de
tres expertos, que posean el título de actuario de seguros colegiado, sin concretar con
qué objeto, pero que finalmente se concreta a la emisión de informe "sobre la naturaleza
jurídica del plan de pensiones de la 'Caixa Tarragona' (...)"; que en definitiva no se ha
llegado a emitir (...) Por el juzgador de Instancia, conforme al artículo 95.1º de la Ley
de Procedimiento Laboral, se acordó la práctica de una diligencia para mejor proveer,
si bien sin intervención de las partes, y sin que se les haya puesto de manifiesto el
resultado de la misma para que pudieran alegar por escrito cuanto estimasen conve-
niente acerca de su alcance o importancia. Se impone por ello, decretar la nulidad de
actuaciones interesada» (STSJ Cataluña-Sala de lo Social-6815/1999 - 07/10/1999
-EDJ1999/37862-).

96. [123]
En aquellos procesos en que de las alegaciones de la parte actora se
deduzca la existencia de indicios fundados de discriminación por razón de sexo,
origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación
sexual, corresponderá al demandado la aportación de una justificación objetiva y
razonable, suficientemente probada, de las medidas adoptadas y de su proporcio-
nalidad [124].
1. Distribución de la carga de la prueba
Son muy numerosas las sentencias del Tribunal Supremo que se refieren -con
abundante cita de sentencias del Tribunal Constitucional- a la norma general sobre
distribución de la carga de la prueba contenida en este artículo.

[122] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 10 apartado 64 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[123] Dada nueva redacción por art. 40 apartado 1 de Ley 62/2003 de 30 diciembre 2003, con vigencia desde
01/01/2004
[124] Véase Dir. 2006/54/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 5 de julio de 2006 relativa a la
aplicación del principio de igualdad de oportunidades e igualdad de trato entre hombres y mujeres en asuntos
de empleo y ocupación (refundición)
187 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 96

La sentencia de 26 de febrero de 2008 -EDJ2008/82893- declara nulo el despido de


la actora que tras suscribir sucesivos contratos administrativos fue cesada como re-
presalia por reclamar laboralidad indefinida, exponiendo la cuestión relativa a la carga
de la prueba: «(...) para que opere el desplazamiento al empresario del "onus probandi"
no basta simplemente con que el trabajador afirme su carácter discriminatorio sino
que ha de acreditar la existencia de indicio que "debe permitir deducir la posibilidad
de que aquélla (la vulneración constitucional) se haya producido" que genere una ra-
zonable sospecha, apariencia o presunción en favor de semejante afirmación; es nece-
sario que por parte del actor se aporte una "prueba verosímil" (...) o "principio de
prueba" revelador de la existencia de un panorama discriminatorio general o de hechos
de los que surja la sospecha vehemente de una discriminación, sin que sea suficiente
la mera afirmación de la discriminación (...) Y presente la prueba indiciaria, "el de-
mandado asume la carga de probar que los hechos motivadores de la decisión son
legítimos o, aun sin justificar su licitud, se presentan razonablemente ajenos a todo
móvil atentatorio de derechos fundamentales; no se le impone, por tanto, la prueba
diabólica de un hecho negativo -la no discriminación-, sino la razonabilidad y pro-
porcionalidad de la medida adoptada y su carácter absolutamente ajeno a todo pro-
pósito atentatorio de derechos fundamentales"» (STS 4ª - 26/02/2008 - 723/2007
-EDJ2008/82893-).
La sentencia de 20 de enero de 2009 -EDJ2009/16986- -con cita de la sentencia
anterior- declara nulo el despido de un profesor de religión católica por cuanto «la no
contratación del trabajador recurrente comportó vulneración de su garantía de in-
demnidad y de su derecho de libertad sindical (arts. 14 -EDL1978/3879-, 14 y 28 CE
-EDL1978/3879-). En efecto, tras la aportación justificada de un panorama lesivo por
parte del trabajador recurrente, la parte demandada ha omitido toda explicación jus-
tificativa de su conducta, contraviniendo así la jurisprudencia constitucional dado que
en este supuesto, en caso de no renovación de una habilitación otorgada anteriormente,
se debe motivar de contrario que la decisión está basada en razones "de índole religiosa
o moral", lo que no se ha efectuado» (STS 4ª - 20/01/2009 - 1927/2007
-EDJ2009/16986-).
2. Discriminación por vía indirecta
La sentencia de 1 de junio de 1999 -EDJ1999/10336- aprecia discriminación indi-
recta por permitir de hecho a un gran número de hombres y a un pequeño número de
mujeres solicitar el puesto de director de sucursal: «No se produce la desigualdad de
trato en el momento de seleccionar para el cargo a los solicitantes (...) Sin embargo, la
discriminación se lleva a cabo por vía indirecta, y estriba en que de hecho solicitan el
puesto muchas menos mujeres que hombres, debido a la práctica empresarial (carente
de aval en la reglamentación interna y también de justificación por razones objetivas)
inveterada de que sólo se permite "de facto" la petición del cargo (...) a aquellas personas
Art. 96 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 188

a las que previamente se les ha sugerido que lo hagan; y como el puesto de referencia
conlleva no sólo una mayor responsabilidad sino también una superior retribución que
hace variar sustancialmente los ingresos con respecto a los subdelegados, resulta que
la discriminación en el plano laboral comporta asimismo otra en el estrictamente sa-
larial» (STS 4ª - 01/06/1999 - 4521/1998 -EDJ1999/10336-).

SECCIÓN CUARTA
Sentencia

97. 1. El Juez o Tribunal dictará sentencia en el plazo de cinco días, publicán-


dose inmediatamente y notificándose a las partes o a sus representantes dentro de
los dos días siguientes.
2. La sentencia deberá expresar, dentro de los antecedentes de hecho, resumen
suficiente de los que hayan sido objeto de debate en el proceso. Asimismo, y apre-
ciando los elementos de convicción, declarará expresamente los hechos que estime
probados, haciendo referencia en los fundamentos de derecho a los razonamientos
que le han llevado a esta conclusión. Por último, deberá fundamentar suficiente-
mente los pronunciamientos del fallo.
3. La sentencia, motivadamente, podrá imponer al litigante que obró de mala fe
o con notoria temeridad una sanción pecuniaria cuya cuantía máxima, en la ins-
tancia, no excederá de seiscientos euros. En tales casos, y cuando el condenado fuera
el empresario, deberá abonar también los honorarios de los abogados. [125]
1. Hechos probados insuficientes
La doctrina de la Sala (...) sobre la anulación de sentencia por insuficiencia de hechos
probados puede resumirse en los siguientes puntos (...)
1) La sentencia debe reflejar todos los hechos del debate procesal relevantes para la
decisión del Juez a quo, y para la eventual solución del recurso.
2) En aplicación del art. 238.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial -EDL1985/8754-
las omisiones del relato fáctico intrascendentes en la solución del caso, y que no causen
indefensión, carecen de virtualidad anulatoria.
3) Las irregularidades formales o de redacción en la versión judicial de los hechos,
como la indicación en la fundamentación jurídica de los que se estimen probados, o
las remisiones a documentos obrantes en autos, no tienen tampoco en sí mismas fuerza
invalidante de la resolución judicial y

[125] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 10 apartado 65 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
189 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 97

4) la anulación de la sentencia por insuficiencia de hechos probados sólo es posible


como última ratio, para el caso de que las omisiones en que haya incurrido la decisión
judicial no pueda subsanarse por una u otra vía (STS 4ª - 22/10/1991 - 448/1991).
«(...) el relato fáctico ha de contener los datos precisos y necesarios para que el
Tribunal pueda conocer del debate en las sucesivas instancias, y, a su vez, para que las
partes, conforme un principio de seguridad jurídica, puedan defender adecuadamente
sus pretensiones. Ello no quiere decir (...) que la regular constatación de hechos pro-
bados exija su expresión exhaustiva o prolija, sino que el requisito se cumple con un
relato suficiente, de modo que, en todo caso, quede centrado el debate en modo tal que,
también, el Tribunal que conozca del recurso pueda proceder a su resolución con arre-
glo al propio relato histórico; admitiendo, incluso, la forma irregular de remisión, a los
efectos de determinación de hechos probados, pero siempre que tal técnica permita
apreciar, con singularidad e individualización, los hechos base de la decisión. En el
supuesto litigioso, la remisión a los documentos obrantes en autos, no permiten co-
nocer cuáles sean estos hechos, máxime cuando el documento (...) consta de varios
folios con contenido diferente, de los cuales, algunos, no guardan conexión alguna con
este conflicto colectivo. Esta técnica, de remisión, igualmente utilizada en los apartados
segundo y tercero, no permite, en forma alguna, acotar debida y suficientemente la
cuestión debatida, mediante una relación fáctica de hechos probados.» (STS 4ª -
01/07/1997 - 3315/1996 -EDJ1997/21256-).
2. Hechos probados en los fundamentos de derecho
«Los tres últimos puntos de la precedente relación de hechos probados (...) no
figuran formalmente en el apartado de hechos probados de la sentencia de suplicación,
sino, como se ha indicado, en el de los fundamentos de derecho. No obstante (...) han
de considerarse como integrantes del relato fáctico. La parte actora propuso su incor-
poración (...) y la sentencia de suplicación reconoce que las afirmaciones contenidas
en los hechos propuestos "resultan ciertas y probadas mediante los documentos men-
cionados en el recurso". Ello basta para que se tengan en cuenta como parte de la
relación fáctica» (STS 4ª - 23/02/1999 - 2636/1998 -EDJ1999/1613-).
«(...) lo que hace la sentencia es incluir dentro de su fundamentación jurídica alguna
de las afirmaciones fácticas (...) y en tal sentido podría aceptarse que estamos ante una
mera irregularidad procesal susceptible de ser subsanada por esta Sala, pero ello no
puede aceptarse en el presente caso. En efecto la solución que haya de darse al presente
conflicto colectivo depende fundamentalmente de las afirmaciones probatorias que se
contengan en la sentencia y, dada su trascendencia, no es lo mismo que figuren en su
lugar adecuado exigido por el art. 97.2 LPL, o sea, dentro de los hechos probados con
la consiguiente motivación posterior, que hacerlos figurar en los fundamentos jurídicos
como afirmaciones complementarias hechas sin ninguna motivación relacionada con
el origen concreto del que parten y con una mínima argumentación justificativa del
Art. 97 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 190

medio de prueba del que se extrajo aquella concreta afirmación (...) esta Sala ha acep-
tado y acepta la posibilidad de que figuren en la fundamentación jurídica hechos cuyo
lugar adecuado sería el de la relación factica, y lo ha calificado de mera irregularidad
(...) pero esta irregularidad se aceptó siempre y cuando la afirmación fáctica fuera
acompañada de la correspondiente motivación de la misma» (STS 4ª - 12/07/2005 -
120/2004 -EDJ2005/131439-).
3. Motivación suficiente de la sentencia
«La exigencia constitucional de igualdad en la aplicación de la Ley (...) lo que sí
impone es que el Juez o Tribunal que estime necesario alterar sus precedentes, recaídos
en casos sustancialmente iguales, lo haga con una fundamentación suficiente y razo-
nable, es decir, que explicite la fundamentación adecuada y justificadora del cambio
decisorio para excluir la arbitrariedad» (STC 192/1994 - 23/06/1994 -EDJ1994/5581-).
«No existe norma alguna en nuestras leyes de enjuiciamiento que imponga a priori
una determinada extensión o en cierto modo de razonar (STC 119/1987
-EDJ1997/8341-). La motivación ha de ser suficiente y este concepto jurídico indeter-
minado nos lleva de la mano a cada caso concreto (...) no resulta difícil aceptar como
suficiente, cuantitativa y cualitativamente, la motivación de la sentencia impugnada
(...) En primer lugar, acepta el razonamiento de la sentencia de la cual trae causa y a la
cual se remite explícitamente, asumiéndola en su integridad y poniendo de manifiesto
la "acertada calificación" de los hechos determinantes del litigio. Por otra parte, la Sala
de lo Social tiene en cuenta las alegaciones cruzadas de las partes en la fase de suplica-
ción. Siendo ello así, nos encontramos ante una motivación por reenvío o remisión a
la que nada cabe objetar desde la perspectiva constitucional.» (STC-224/1997 -
11/12/1997 -EDJ1997/8341-).
«Que la Sentencia impugnada carece de toda motivación sustentadora del fallo se
demuestra, no sólo mediante la somera lectura de su fundamentación formal, en cuanto
la misma no se refiere ni argumenta sobre las cuestiones planteadas y decididas en la
parte dispositiva, sino incluso por la propia actividad del Juez que la dictó que, alu-
diendo expresamente a dicha carencia de motivación, trata de resolverla emitiendo
varios meses después un Auto que se denomina de aclaración de Sentencia y trata de
apoyarse en los arts. 240 -EDL1985/8754- y 267 de la Ley Orgánica del Poder Judicial
-EDL1985/8754- y en el cual se expresa la fundamentación (...) En suma ha de afirmarse
que la Sentencia recurrida vulneró el derecho a la tutela judicial efectiva del recurrente,
sin que el llamado Auto de aclaración (...) pueda en modo alguno sanar esa infracción
constitucional.» (STC 184/1998 - 28/09/1998 -EDJ1998/30676-).
4. Incongruencia
«(...) la incongruencia de las decisiones judiciales, entendida como una discordancia
manifiesta entre lo que solicitan las partes y lo que se otorga en aquéllas concediendo
191 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 97

más, menos o cosa distinta de lo pedido, puede llegar a vulnerar el derecho a la tutela
judicial reconocido en el art. 24.1 CE -EDL1978/3879-, tanto por no satisfacer tal pro-
nunciamiento la elemental exigencia de la tutela judicial que es la de obtener una sen-
tencia fundada sobre el fondo del asunto sometido al órgano judicial, como por pro-
vocar indefensión, ya que la incongruencia supone, al alterar los términos del debate
procesal, defraudar; el principio de contradicción (...) en lo que se refiere a incon-
gruencia omisiva (...) no todos los supuestos son susceptibles de una solución unívoca,
debiendo ponderarse las circunstancias concurrentes en cada caso para determinar si
el silencio de la resolución judicial constituye una auténtica lesión del art. 24.1 CE
-EDL1978/3879- o, por el contrario, puede razonablemente interpretarse como una
desestimación tácita que satisfaga las exigencias del derecho a la tutela judicial efectiva
(...) Y se ha acentuado la importancia de distinguir entre las alegaciones aducidas por
las partes para fundamentar sus pretensiones y las pretensiones en sí mismas consi-
deradas Respecto a las primeras, no sería necesario para la satisfacción del derecho a
la tutela judicial efectiva una contestación explícita y pormenorizada a todas y cada
una de ellas, pudiendo bastar, en atención a las circunstancias particulares concurren-
tes, con una respuesta global o genérica (...) Más rigurosa es la exigencia de congruencia
respecto a las pretensiones, siendo necesario para poder apreciar una respuesta tácita
-y no una mera omisión- que del conjunto de los razonamientos contenidos en la
resolución judicial pueda deducirse razonablemente no sólo que el órgano judicial ha
valorado la pretensión deducida, sino, además, los motivos fundamentadores de la
respuesta tácita.» (STC 60/1996 - 15/04/1996 -EDJ1996/1725-).
«(...) no es incongruente una sentencia que declare la improcedencia de despido
aunque se haya solicitado la nulidad por cuanto dentro de la acción de despido cabe
hacer una u otra calificación de conformidad con las distintas previsiones que se con-
tienen en el art. 55 ET -EDL1995/13475-, correspondiendo esa calificación al órgano
jurisdiccional y no a la parte a la que lo único que le corresponde es la prueba de que
dicho despido se produjo.» (STS 4ª - 23/03/2005 - 25/2004 -EDJ2005/40757-).
No es incongruente una sentencia -incongruencia extra petita- cuando la demanda
resuelve una pretensión relativa al grado de invalidez y califica la misma como derivada
de enfermedad común, aunque en la demanda se solicitaba como derivada de accidente
de trabajo, dado que todas las partes afectadas e interesadas han estado presentes en el
proceso y ha tenido ocasión de defender sus distintas posiciones al respecto. (STS 4ª -
03/12/2009 - 362/2009 -EDJ2009/332721-).
5. Sanción pecuniaria por mala fe o temeridad
«Sobre este extremo debe decirse que el Tribunal de instancia tiene una cierta dis-
crecionalidad para imponer la multa a que se refiere el citado artículo 97.3 de la LPL,
valorando los factores que confluyen en la posición de la parte actora y motivando la
decisión (STC 41/1984 -EDJ1984/41-), que naturalmente puede ser analizada y even-
Art. 97 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 192

tualmente anulada por el Tribunal de casación si se entendiera que la medida ha sido


inadecuada o arbitraria, pero para ello es preciso que consten de forma fehaciente y
clara elementos de los que se pueda desprender de manera objetiva que la aplicación
de aquél precepto fue inadecuada. En el presente caso, la Sala ha de estimar el motivo
del recurso planteado por la empresa sancionada» (STS 4ª - 27/06/2005 - 168/2004
-EDJ2005/131437-).
La incomparecencia injustificada de la empresa al acto de conciliación adminis-
trativa, constando debidamente citada, con posterior estimación sustancial de la de-
manda y sin justificarse su ausencia, determina la obligación legal de apreciar temeridad
o mala fe en la parte demandada y la necesidad de imponerle, dentro de los límites
cuantitativos, la correspondiente multa por temeridad. (STS 4ª - 07/05/2010 -
2248/2009 -EDJ2010/122404-).
6. Efectos de la sentencia
6.1. La cosa juzgada positiva se aprecia aunque se reclame un periodo distintos, pues la
«causa petendi» es la misma y el paso del tiempo no ha modificado el derecho
«Es cierto que el factor tiempo, como determinante del nacimiento del derecho y
de su contenido, influye en la delimitación del objeto del proceso, pero tal factor sólo
será relevante cuando los acaecimientos posteriores constituyan una diferente causa
de pedir, lo que no acaece en el supuesto que nos ocupa, por cuanto, la pretensión no
se funda en un hecho nuevo y distinto que de contenido al derecho ejercitado, cual
requiere el nº 2 del artículo 222 de la L.E.C -EDL2000/77463-. Tal solución la avala el
que, conforme al artículo 400-1 de la Ley citada -EDL2000/77463-, en la demanda
deben alegarse cuantos hechos y fundamentos jurídicos puedan fundar el derecho
ejercitado, sin que quepa reservar alguno para su alegación en un proceso posterior,
mandato que sanciona el nº 2 del mismo artículo al disponer "a efectos de cosa juzgada,
los hechos y los fundamentos jurídicos aducidos en un litigio se considerarán los mis-
mos que los alegados en otro juicio anterior si hubiesen podido alegarse en éste". En
efecto, una interpretación conjunta de los preceptos citados nos muestra que los hechos
y los fundamentos jurídicos que pudieron alegarse en un proceso anterior no pueden
fundar la modificación de lo resuelto por sentencia firme, lo que sólo procede cuando
con posterioridad han acaecido hechos nuevos que han generado un nuevo derecho e
integrado una distinta causa de pedir. Y ello porque es contrario a los principios cons-
titucionales de seguridad jurídica y tutela judicial efectiva el que inste un nuevo proceso
con el mismo objeto que otro anterior, aunque modificando circunstancias accesorias
de la pretensión, para corregir los errores de todo tipo que se hubieran podido cometer
en el mismo.» (STS 4ª - 20/01/2010 - 1093/2009 -EDJ2010/11627-).
193 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 99

98. 1. Si el Juez que presidió el acto del juicio no pudiese dictar sentencia,
deberá celebrarse éste nuevamente.
2. En cuanto a las Salas de lo Social se estará a lo dispuesto en la Ley Orgánica
del Poder Judicial.
1. Composición de la Sala
«La votación de las sentencias debe realizarse por los componentes de la Sala que
hubiera presidido el juicio, conforme se desprende de lo establecido por los artículos
252 -EDL1985/8754- y 257 de la Ley Orgánica del Poder Judicial -EDL1985/8754- (...)
No es admisible y constituye evidente infracción, por tanto, la sustitución de Magis-
trado que hubiera formado parte de la Sala que intervino en el acto del juicio por otro
que no actuó en este y que, consiguientemente, no presenció directamente las alega-
ciones de las partes y las pruebas practicadas» (STS 4ª - 10/06/1996 - 254/1995
-EDJ1996/3568-).
2. Auto de aclaración dictado por Magistrada sustituta que no había dictado la sentencia
La sentencia del TSJ de Castilla La Mancha núm. 1798/2002, de 6 de noviembre
-EDJ2002/87241- rechaza la nulidad de actuaciones rechaza la nulidad de actuaciones
ante un auto de aclaración dictado por Magistrada sustituta que no había dictado la
sentencia al tratarse de aclaraciones intrascendentes, «matizaciones, casi de redacción,
sin trascendencia resolutoria de clase alguna y que, aunque quizás no debieron reali-
zarse por la Magistrada sustituta de quien intervino en el acto de juicio, titular ya en
otro distinto órgano judicial, no tienen una mayor incidencia, y especialmente, no
causan ninguna clase de indefensión a la parte.» (STSJ Castilla La Mancha-Sala de lo
Social-1798/2002 - 06/11/2002 - 1068/2001 -EDJ2002/87241-).

99. En las sentencias en que se condene al abono de una cantidad, el Juez o


Tribunal la determinará expresamente, sin que en ningún caso pueda reservarse tal
determinación para la ejecución.
Intereses por mora procesal del art. 576 , 1 LEC -EDL2000/77463-
Con referencia al art. 921,4 de la Ley anterior -EDL1881/1- la STS 4ª - 10/04/1992
- 722/1991 -EDJ1992/3550- declara «(...) que cuando en la sentencia se condena al pago
de una cantidad líquida, aunque en ella nada se haya dispuesto sobre los intereses a que
se refiere el art. 921.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil -EDL1881/1-, siendo éstos fruto
de una obligación legal, puede decidirse sobre ellos en ejecución de sentencia, sin incidir
en exceso alguno.»
Art. 100 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 194

100. [126]
En el texto de la sentencia se indicará si la misma es o no firme y,
en su caso, los recursos que procedan, órgano ante el que deben interponerse y plazo
y requisitos para ello, así como los depósitos y las consignaciones que sean necesa-
rios y forma de efectuarlos.
1. Instrucción errónea sobre los recursos procedentes
La STC 7/1988 - 21/01/1988 -EDJ1988/323- deniega el amparo en un caso en el que
«no es mínimamente verosímil la existencia de tal error, pues la recurrente, Empresa
pública que concurrió al proceso laboral a través de Letrado, estuvo desde el primer
instante disconforme con la advertencia del Magistrado de Trabajo, frente a la cual
creyó y sigue creyendo hoy en la procedencia del recurso de suplicación. Debió, en
consecuencia, intentarlo y, en caso de serle denegado, persistir en su intento a través
de los recursos de suplicación y queja».
2. Omisión de la advertencia sobre la consignación necesaria para recurrir
La STC172/1985 - 16/12/1985 -EDJ1985/146- otorga el amparo y declara la nulidad
del auto del Tribunal Central de Trabajo que tuvo por desistido del recurso de supli-
cación a la parte demandada por no exhibir ante la Magistratura de Trabajo, el res-
guardo acreditativo de haber consignado el importe de la condena, cuando la Magis-
tratura no había hecho advertencia alguna al respecto.

101. [127]
Si la sentencia fuese condenatoria para el empresario, este vendrá
obligado a abonar al demandante que personalmente hubiese comparecido el im-
porte de los salarios correspondientes a los días en que se hubiesen celebrado los
actos de conciliación y juicio ante el Secretario judicial, Juez o Tribunal y, en su
caso, la conciliación previa ante el órgano correspondiente.

[126] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 66 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[127] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 67 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
195 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 103

TÍTULO II
De las modalidades procesales

CAPÍTULO PRIMERO
Disposición general

102. En todo lo que no esté expresamente previsto en el presente título, regirán


las disposiciones establecidas para el proceso ordinario.

CAPÍTULO II
De los despidos y sanciones

SECCIÓN PRIMERA
Despido disciplinario [128]

103. 1. El trabajador podrá reclamar contra el despido, dentro de los veinte


días hábiles siguientes a aquél en que se hubiera producido. Dicho plazo será de
caducidad a todos los efectos [129].
2. Si se promoviese demanda por despido contra una persona a la que errónea-
mente se hubiere atribuido la cualidad de empresario, y se acreditase en el juicio
que lo era un tercero, el trabajador podrá promover nueva demanda contra éste,
sin que comience el cómputo del plazo de caducidad hasta el momento en que conste
quién sea el empresario.

1) A los efectos del cómputo del plazo de 20 días hábiles para la interposición de la
demanda por despido, hay que tener en cuenta:
- Que los sábados son inhábiles, a tenor de la vigente redacción del artículo 182,1
de la LOPJ -EDL1985/8754-, entre otras (STS 4ª - 23/01/2006 - 1604/2005
-EDJ2006/4059-).
- Que los días 24 y 31 de diciembre son inhábiles (STS 4ª - 26/09/2008 - 4975/2006
-EDJ2008/197292-).

[128] Véase art. 54 ET


[129] Véase art. 59.3 ET
Art. 103 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 196

- Que los días festivos en la localidad del domicilio del actor no se computan a
efectos del plazo de caducidad (STS 4ª - 04/10/2005 - 3318/2004 -EDJ2005/166178-).
- Que si la demanda se presenta ante el propio juzgado de lo social antes de las 15
horas del día siguiente del vencimiento del plazo en aplicación del artículo 135,1 de la
LEC -EDL2000/77463-, la acción no está caducada (STS 4ª - 15/03/2005 - 1565/2004
-EDJ2005/47120-).
2) La interposición de una primera demanda por despido archivada por no subsanar
la falta de firma del actor, no es causa de suspensión del plazo de caducidad a efectos
de una segunda demanda por el mismo despido, pese a que se hubiese admitido pro-
visionalmente la misma demanda (STS 4ª - 18/12/2008 - 838/2008 -EDJ2008/291530-).
3) La presentación de la demanda en el plazo legal y la posterior celebración del
intento de conciliación administrativa por virtud de requerimiento judicial (artículo
81,2 LPL -EDL1995/13689-) no implica la caducidad en la acción ejercida de despido,
siendo lo relevante que la demanda se presento dentro del plazo legal (STS 4ª -
22/12/2008 - 2880/2007 -EDJ2008/272968-).
4) «Si presentada en tiempo hábil la reclamación previa y si tras ello, transcurrido
el plazo en que deba entenderse desestimada por silencio, no se formula la demanda
en el tiempo que resta del plazo de caducidad, la acción impugnatoria del despido debe
considerase extinguida, con independencia de que posteriormente pudiera recaer re-
solución denegatoria expresa de la reclamación previa. debe partirse de que la suspen-
sión del plazo de caducidad de la acción de despido se alza, a falta de resolución expresa
de la reclamación previa de fecha anterior, cuando transcurra el plazo en que deba
entenderse desestimada por silencio, pues a partir de dicho momento la acción puede
de nuevo ejercitarse (argumento ex art. 1969 Código Civil -EDL1889/1-), y se reanuda
el plazo (argumento ex art. 73 LPL -EDL1995/13689-), estando facultado desde en-
tonces el trabajador despedido para presentar su demanda de despido, y de no hacerlo
sigue transcurriendo el plazo hasta su agotamiento que comporta la extinción de la
propia acción, y, en consecuencia, de estar la acción caducada ya no revive a pesar de
que con posterioridad pudiera dictarse resolución expresa denegatoria de la reclama-
ción previa interpuesta.» (STS 4ª - 21/07/1997 - 4545/1996 -EDJ1997/5086-).
5) Si demandado un organismo de la administración local, se llevó a cabo conci-
liación ante el SMAC, cuando procedía reclamación administrativa previa, no hay ca-
ducidad de la acción de despido (STS 4ª - 06/10/2005 - 4447/2004 -EDJ2005/166211-).
6) Cuando se trate de contratos de trabajo de «fijos discontinuos», el cómputo de
los 20 días de caducidad de la acción de despido se inicia en el momento en que el
trabajador no es llamado al comienzo de las actividades (STS 4ª - 27/03/2002 -
2267/2001 -EDJ2002/10944-).
7) Caduca la acción cuando el demandante conoce cual es en realidad su empresario
y, pese a ello, dirige su acción frente a otro, no mediando error. Pues era «evidente que
197 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 104

el acto sabía para quien prestaba servicios y quien le había despedido. La insistencia en
dirigir la acción frente al Ayuntamiento no era un error, sino la voluntad de que fuera
el órgano municipal que respondiera de su acción.» (STS 4ª - 19/10/2010 - 4453/2009
-EDJ2010/241871-).

104. Las demandas por despido, además de los requisitos generales previstos,
deberán contener los siguientes:
a) Lugar de trabajo; categoría profesional; características particulares, si las hu-
biera, del trabajo que se realizaba antes de producirse el despido; salario, tiempo y
forma de pago y antigüedad del despedido.
b) Fecha de efectividad del despido y forma en que se produjo y hechos alegados
por el empresario.
c) Si el trabajador ostenta, o ha ostentado en el año anterior al despido, la cua-
lidad de representante legal o sindical de los trabajadores.
d) Si el trabajador se encuentra afiliado a algún sindicato, en el supuesto de que
alegue la improcedencia del despido por haberse realizado éste sin la previa au-
diencia de los delegados sindicales si los hubiera [130].

- La demanda por despido ha de cumplir tanto los requisitos generales que establece
el artículo 80 de la LPL -EDL1995/13689- (designación del órgano judicial; designación
de los demandantes y de los interesados que deban ser llamados al proceso; enumera-
ción clara y concreta de los hechos sobre los que versa la pretensión; suplica corres-
pondiente con la pretensión ejercitada; fecha y firma) como los que en concreto para
las demandas por despido exige el artículo 104 de la LPL (lugar del trabajo, categoría
profesional, salario, antigüedad, fecha y forma del despido y hechos alegados por el
empresario, la cualidad o no del demandante de representante legal o sindical de los
trabajadores, y, en fin, si se encuentra afiliado a algún sindicato).
Hay que tener en cuenta que en el proceso de despido es viable «(...) alegar la exis-
tencia de cesión ilegal del trabajador y discutir sobre cuestiones conexas determinantes
del fallo, como pueden ser el importe del salario, la antigüedad real, el carácter temporal
o indefinido del vinculo, la existencia de una previa sucesión encubierta de empresas,
etc, que deben resolverse necesariamente en dicho proceso sin que ello suponga el
ejercicio de otras acciones distintas a la del despido, ni su acumulación indebida a esta»
(STS 4ª - 08/07/2003 - 2885/2002 -EDJ2003/108449-). En consecuencia, la demanda
deberá, en su caso, contener los hechos en que se fundamenten estas cuestiones conexas.
- Respecto al «(...) debate sobre cual debe ser el salario procedente es un tema de
controversia adecuado al proceso de despido, pues se trata de un elemento esencial de

[130] Véase art. 10.3.3 LOLS


Art. 104 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 198

la acción ejercitada sobre el que debe pronunciarse la sentencia y, en consecuencia, es


"en el proceso de despido donde debe precisarse el salario que corresponde al trabajador
despedido sin que se desnaturalice la acción ni deba entenderse que se acumula a ella
en contra de la ley (...) una reclamación inadecuada". En la misma línea, la sentencia
de 12 abril 1993 -EDJ1993/3488- reiteró que solamente en el proceso de despido puede
discutirse la cuantía de la retribución que ha de tomarse en cuenta para establecer la
indemnización y los salarios de tramitación, que no pueden reclamarse en proceso
posterior. Es cierto que en algunos casos esta doctrina se ha establecido en supuestos,
en los que se habían producido reducciones unilaterales del salario antes del cese o del
ejercicio de la acción resolutoria del artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores
-EDL1995/13475-. Pero se trata de un dato accidental, porque, como ya se ha dicho, lo
que se plantea aquí es un problema estrictamente procesal en orden a determinar el
alcance de la regla del artículo 27.2 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689-y lo que se establece es que no es acción distinta de la propia del
despido la fijación de los datos sobre los que deben determinarse las indemnizaciones
que han de reconocerse en ese proceso cuando es estimada la pretensión del trabajador.
este criterio se ha reiterado en sentencias posteriores, entre las que pueden citarse las
8 de junio de 1998 -EDJ1998/8696- y 21 de septiembre del mismo año -EDJ1998/20393-
y 27 de marzo de 2000 -EDJ2000/27795-» (STS 4ª - 10/07/2007 - 3488/2005
-EDJ2007/135900-).
- Por otra parte, no hay acumulación indebida de acciones cuando se pide que las
indemnizaciones por despido se calculen sobre el salario que, en virtud de las normas
aplicables, correspondía a las funciones que efectivamente venía desempeñando el tra-
bajador, al ser una pretensión propia del proceso especial, y no supone una reclamación
de clasificación profesional (STS 4ª - 12/07/2006 - 2048/2005 -EDJ2006/253529-).
- No procede en la demanda por despido solicitar el reconocimiento de antigüedad
a todos los efectos, en concreto reclamar la consolidación de un trienio por tiempo de
servicios prestados «(...) dicha cuestión ninguna incidencia representa en el proceso
por despido, ya que el reconocimiento de un trienio tiene unos concretos efectos res-
pecto a los derechos que al trabajador le acarrea el reconocimiento de determinada
antigüedad en la empresa. Cuestión diferente hubiera sido que la solicitud del reco-
nocimiento de antigüedad se hubiera solicitado a los solos efectos del cálculo de la
indemnización, en cuyo caso habría de haberse examinado la misma, como cuestión
integrante del posible pronunciamiento de los efectos de la improcedencia del despido,
pero al no haber sido así, no cabe un pronunciamiento genérico reconociendo la an-
tigüedad del trabajador a todos los efectos» (STS 4ª - 12/02/2008 - 61/2007
-EDJ2008/82888-).
- Respecto a la alegación de cesión ilegal del trabajador «(...) no es obstáculo para
que cuando el despido se produce mientras subsiste la cesión, pueda el trabajador al
199 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 105

accionar frente a aquel, alegar la ilegalidad de la cesión para conseguir la condena


solidaria de las empresas cedente y cesionaria a responder de las consecuencias del
despido; ni tampoco para que en el proceso de despido deban extraerse las consecuen-
cias inherentes a esa clase de cesión, siempre que ésta quede acreditada en juicio, pues
como señaló la ya citadasentencia de 11 de septiembre de 1.986 -EDJ1986/5473-, la
aplicación del art. 43 -EDL1995/13475-"requiere, como requisito 'sine qua non', que
haya quedado establecido el hecho que suponga el préstamo o cesión del trabajador
por una empresa a otra (es lo que resulta de las sentencias de 19 de diciembre de 1980,
19 de enero y 16 de noviembre de 1982)".» (STS 4ª - 8/07/2003 - 2885/2002
-EDJ2003/108449-).
- Mediante la interposición de demanda por despido deberá reaccionar el trabador
excedente voluntario que pretende reincorporarse a la empresa, cuando esta le ha co-
municado que no procede el reingreso, por entender el empleador que ya ha causado
baja en su plantilla.
«En la sentencia de 19 de octubre de 1994 (recurso 790/94) -EDJ1994/9127- se
señala que (...) "resulta aplicable la doctrina (...), establece un criterio claro de diferen-
ciación entre despido y negativa al reingreso en la excedencia, declarando que cuando
el trabajador solicita el reingreso y la empresa no contesta su petición o la rechaza
pretextando falta de vacantes o circunstancias análogas que no suponen el desconoci-
miento del vínculo existente entre las partes, el trabajador podrá ejercitar la acción de
reingreso, mientras que cuando se produce una negativa rotunda e inequívoca que
implica el rechazo de la existencia de la relación entre las partes, esta negativa no es ya
únicamente un desconocimiento del derecho a la reincorporación, sino un rechazo de
la existencia de algún vínculo entre las partes, y la acción que debe ser ejercitada frente
a ella es la de despido". A su vez, la sentencia de la propia sala de fecha 23 de enero de
1996 (recurso 2507/95) -EDJ1996/517- razona que (...) "constante doctrina jurispru-
dencial, (...), según la cual ante la negativa empresarial a la petición de reingreso desde
la situación de excedencia voluntaria quedan abiertas al trabajador dos vías, alternativas
y no optativas, para impugnar tal decisión: el proceso de despido cuando dicha negativa,
por las circunstancias en que se produce, manifiesta no el mero rechazo del derecho a
la reincorporación, sino voluntad inequívoca, aunque se produzca tácitamente, de te-
ner por extinguido el vínculo laboral hasta entonces en suspenso; y el proceso ordinario
en aquellos otros supuestos en que la negativa denota simple desconocimiento del
mencionado derecho, pero sin negar la persistencia de la relación de trabajo, aunque
con voluntad de que se conserve en suspenso".» (STS 4ª - 21/12/2000 - 856/2000
-EDJ2000/55083-).

105. 1. Ratificada, en su caso, la demanda, tanto en la fase de alegaciones como


en la práctica de la prueba, y en la fase de conclusiones corresponderá al demandado
Art. 105 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 200

exponer sus posiciones en primer lugar. Asimismo, le corresponderá la carga de


probar la veracidad de los hechos imputados en la carta de despido como justifica-
tivos del mismo.
2. Para justificar el despido, al demandado no se le admitirán en el juicio otros
motivos de oposición a la demanda que los contenidos en la comunicación escrita
de dicho despido.

Este precepto regula la ordenación del juicio oral de la modalidad procesal de des-
pido, caracterizada por una inversión de las actuaciones procesales, aunque no de la
carga de la prueba, salvo cuando está en juego la vulneración de derechos fundamen-
tales del trabajador mediante el despido.
1. Hay que señalar que el principio de presunción de inocencia no es aplicable
directamente a la modalidad procesal de despido. «Sobre el particular, esta Sala en
sentencias de 8 de junio -EDJ1998/7416- y 21 de octubre de 1998 -EDJ1998/28341- y
27 de mayo de 1999 -EDJ1999/13982-, ha venido estableciendo que son "(...) distintos
los ámbitos en que se mueven la jurisdicción penal y la laboral, diferencia que se man-
tiene, incluso, en el ámbito disciplinario de esta jurisdicción (...) ya que los motivos o
causas de despido tipificados en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores
-EDL1995/13475- (...) se refieren a ciertos incumplimientos contractuales, determi-
nantes de la resolución del contrato del trabajador a instancia del empleador, y en su
examen y resolución goza de independencia la jurisdicción laboral, al margen de las
connotaciones que aquellas conductas, surgidas en la esfera de la relación laboral, ten-
gan en el campo penal". Igualmente debe tenerse en cuenta que las sentencias de 24 de
octubre de 1994 -EDJ1994/8670- y 27 de mayo de 1999 -EDJ1999/13982-, y señalan
que "la falta de responsabilidad penal respecto de determinados hechos no se traduce
en la falta de responsabilidad en otros ámbitos jurídicos por la participación que en los
mismos pudiera haber tenido". La independencia de uno y otro orden jurisdiccional
para valorar la prueba ha sido, también, materia de pronunciamiento por el Tribunal
Constitucional -sentencias 24/1983, de 23 de febrero -EDJ1984/24-, y 36/1985, de 8 de
marzo -EDJ1985/36-» (STS 4ª - 28/12/1999 - 3378/1998 -EDJ1999/44004-).
2. El empresario debe probar la veracidad de los hechos imputados en la carta de
despido y no puede alegar hechos nuevos, pero sí concretar aquellos suficientemente
presentes en la carta de despido, así como formular las excepciones procesales y de
fondo que estime convenientes.
Respecto a la alegación de posibles excepciones, cabe destacar:
a) Que el ofrecimiento de readmisión efectuado por la empresa en conciliación que
no es aceptado por el trabajador no le priva de acción «La sentencia de 6 de abril de
2004 (Rec.- 2802/03) -EDJ2004/261128- ha reiterado la doctrina de la sentencia de
contraste, que parte de la que ya estableció una sentencia anterior de 1 de julio de 1996
201 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 105

-EDJ1996/4093-. En esta resolución se señala que "la acción ejercitada por el trabajador
frente al acto extintivo empresarial tiene como presupuesto lógico la terminación efec-
tiva de la relación de trabajo, estando desde el mismo momento en que se ejercita,
mediante la presentación de la papeleta de conciliación y de la demanda, constituida
la relación jurídica procesal que debe desembocar en la decisión judicial calificando el
acto extintivo unilateral del empresario, y en su caso en la restauración del vínculo
contractual, reparando los perjuicios causados, salvo desistimiento posterior del tra-
bajador" y, por ello, "no cabe que por una decisión unilateral empresarial posterior con
ofrecimiento de readmisión se restablezca un vínculo contractual ya roto e inexisten-
te".» (STS 4ª - 24/05/2004 - 1589/2003 -EDJ2004/160201-).
b) Que no concurre litispendencia en el proceso de despido por estar en trámite
otra reclamación por cesión ilegal entre las mismas partes. «(...) cuando se ejerciten
acciones tan plenamente diferenciadas que es obligado ejercitarlas en procedimientos
distintos, no son acciones aptas para causar la litispendencia, pues la satisfacción del
derecho que amparan prevalece sobre el riesgo de una eventual contradicción circuns-
tancial que nunca podrá ser plena, dado el perfil propio e individualizado de las acciones
objeto de los litigios» (STS 4ª - 19/09/2005 - 1966/2004 -EDJ2005/157712-).
c) Que la sustanciación de proceso en el que se discute la fijeza o temporalidad del
vínculo laboral no permite apreciar litispendencia en posterior proceso de despido.
«Así, entre otras, en las sentencias de 13 de octubre -EDJ1994/8189- y 28 de diciembre
de 1994 -EDJ1994/10064- (...) se declara que el proceso en trámite en el que se sustancia
pretensión enderezada a obtener declaración de fijeza no produce litispendencia en el
posteriormente seguido por las mismas partes, para conocer de pretensión impugna-
toria de cese. Ello es así porque (...) las identidades exigidas no se dan entre el caso
sobre el que versa el proceso antecedente y el ahora litigioso, por más que la relación
material llevada a uno y otro sea la misma, pues en aquel lo que se discute es si tal
relación, cuya laboralidad no se cuestiona, ha generado vinculación indefinida, mien-
tras que en este lo que es objeto de controversia es si el cese impuesto a la trabajadora
encuentra causa suficiente en el cumplimiento del término pactado o, por el contrario,
manifiesta despido carente de justificación. Tan es así que la sentencia que resolviera
la primera cuestión no tendría efectos excluyentes en el presente proceso, en tanto que
no afectaría al cese que en el se combate» (STS 4ª - 25/04/1995 - 1517/1994
-EDJ1995/3102-).
d) Que no procede apreciar litispendencia en causa por despido, aunque haya pen-
diente recurso por extinción del contrato a instancia del trabajador ex art. 50 del ET
-EDL1995/13475-. «Tal perfecta identidad no se da en las acciones de resolución del
contrato a instancia del trabajador (art. 50 del Estatuto de los Trabajadores
-EDL1995/13475-) y de despido (art. 54 del mismo cuerpo legal -EDL1995/13475-).
En la primera, el trabajador imputa un incumplimiento contractual al empresario del
Art. 105 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 202

que pretende derivar una declaración de extinción indemnizada de su contrato. De-


claración que tiene carácter constitutivo, de modo que la extinción contractual se pro-
duce, siempre que el contrato esté vigente, en el momento mismo que se dicta la reso-
lución que la acuerda, y no procede si el contrato se hubiera extinguido antes por
cualquiera otra de las causas previstas en el art. 49 del Estatuto de los Trabajadores
-EDL1995/13475-. Por el contrario, en la acción por despido, el trabajador acciona
frente al empresario que decidió, por acto de propio imperio, la extinción del contrato,
imputándole -en el supuesto del disciplinario- una infracción contractual. Se postula
la declaración de ilegalidad de la extinción ya acordada por el empresario. El Tribunal
debe decidir sobre su procedencia, pronunciándose sobre la existencia de la infracción
imputada al actor y el que su gravedad sea determinante de la imposición de la sanción
de despido. En el primero de los litigios se enjuicia la conducta del empresario, en el
segundo la del trabajador. Pero es que además, el carácter constitutivo de la sentencia
que acuerda la extinción a instancias del trabajador hace posible que éste sea despedido
durante el curso de las actuaciones» (STS 4ª - 21/12/2000 - 27/2000 -EDJ2000/55086-).
3. Hay que tener en cuenta que, en su caso, el empresario deberá en este momento
procesal plantear la cuestión relativa a la ocupación de vivienda por razón del trabajo
para poder obtener el desalojo de la vivienda por vía del art. 283 de la LPL
-EDL1995/13689-, partiendo de que la sentencia de despido declare que el trabajador
despedido ocupaba la vivienda por razón de su trabajo, o por el cauce procesal del art.
236 de aquella misma norma -EDL1995/13689- «(...) la resolución firme de extinción
del contrato de trabajo constituye título de ejecución para el lanzamiento, en el supuesto
de disfrute de vivienda por el trabajador. Mas ello exige, en todo caso y como se des-
prende de propio precepto, que, además de la ocupación, el disfrute de la vivienda esté
vinculado causalmente con el trabajo, siendo preciso, en consecuencia, que, tanto el
hecho de la ocupación como que su fundamento radica en el contrato laboral, se haya
alegado en el proceso por despido, y constatado, en la mencionada resolución judicial
firme, la concurrencia de dichos requisitos, en cuyo caso, puede instarse, con base
procesal en el art. 283 -EDL1995/13689-, la ejecución dentro del cauce del proceso por
despido, siguiendo, a estos efectos, los trámites previstos en la Ley de Enjuiciamiento
Civil -EDL2000/77463-.
Por el contrario, si, en dicho proceso, no se ha alegado la ocupación de vivienda
por razón del contrato de trabajo y la sentencia no contiene, por ello, antecedente
alguno al respecto, ni, por no haber sido planteada, ha podido examinar y decidir sobre
la concurrencia de las circunstancias referidas y sentar la correspondiente conclusión,
sobre la causa justificativa del disfrute de aquélla, el desalojo de la vivienda sólo podrá
obtenerse, en su caso, instándolo, con base en la resolución que declaró extinguida la
relación laboral, en un nuevo proceso» (STS 4ª - 11/12/2001 - 494/2001
-EDJ2001/61274-).
203 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 107

106. 1. En los supuestos previstos en el art. 32 de esta Ley habrán de respetarse


las garantías que, respecto de las alegaciones, prueba y conclusiones, se establecen
para el proceso de despido disciplinario.
2. En los despidos de miembros de comité de empresa, delegados de personal o
delegados sindicales habrá de aportarse por la demandada el expediente contra-
dictorio legalmente exigido [131].

Sobre la preferencia de enjuiciamiento cuando se tramitan acumuladas las deman-


das de despido y extinción de contrato a instancias de los trabajadores: «Las previsiones
del art. 32 LPL -EDL1995/13689- dejan claro, como ha afirmado recientemente esta
Sala en las sentencias de 25 de enero de 2007, (rcud. 2851/2005) -EDJ2007/18248-
dictada en Sala General y 10 de julio de 2007 (rcud. 604/2006) -EDJ2007/135905-, "que
el mismo obliga no solo a acumular, sino también a debatir las dos demandas y a
resolverlas, para evitar tener que reproducir un nuevo pleito que chocaría con la pre-
visión de acumulación del precepto, si se resolviera solo la primera y el signo del recurso
fuera contrario a la decisión de instancia".» (STS 4ª - 27/11/2008 - 3399/2007
-EDJ2008/381655-).
Pero como quiera que el precepto procesal deja sin concretar cual de las dos acciones
que se ejercitan, la resolutoria o la de despido, debe resolverse primero y la incidencia
que sobre la segunda produzca lo resuelto sobre la primera, esta Sala, ha establecido
pautas o criterios generales, si bien de carácter orientador. (...) Tales criterios de reso-
lución son distintos, para los supuestos en que las causas de las dos acciones sean las
mismas, o cuando, dicho en términos de la sentencia de 23 de diciembre 1996 (rcud.
2205/1996) -EDJ1996/10103-, "las conductas cruzadas de las partes en litigio corres-
pondan a una misma situación de conflicto", que para aquellos otros supuestos en que
el incumplimiento empresarial que se alegue para fundar la voluntad resolutoria del
trabajador nada tenga que ver con la falta que se imputará a este en la carta de despido,
es decir, cuando las causas de una y otra acción son independientes.» (STS 4ª -
27/11/2008 - 3399/2007 -EDJ2008/381655-).

107. En los hechos que se estimen probados en la sentencia deberán hacerse


constar las siguientes circunstancias:
a) Fecha de despido.
b) Salario del trabajador.
c) Lugar de trabajo; categoría profesional; antigüedad, concretando los períodos
en que sean prestados los servicios; características particulares, si las hubiere, y el
trabajo que realizaba el demandante antes de producirse el despido.

[131] Véanse art. 68 a) ET y art. 10.3 LOLS


Art. 107 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 204

d) Si el trabajador ostenta o ha ostentado en el año anterior al despido la con-


dición de delegado de personal, miembro del comité de empresa o delegado sindical.

Como ya se señaló en el comentario sobre el art. 104 LPL -EDL1995/13689-, en el


proceso por despido se puede discutir el importe del salario, la antigüedad y la categoría,
y la sentencia deberá resolver sobre tales extremos, sin que constituya una inadecuada
acumulación de acciones.

108. 1. En el fallo de la sentencia, el Juez calificará el despido como procedente,


improcedente o nulo [132].
Será calificado como procedente cuando quede acreditado el incumplimiento
alegado por el empresario en el escrito de comunicación. En caso contrario, o en el
supuesto en que se hubieren incumplido los requisitos de forma, establecidos en el
número 1 del art. 55 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores,
será calificado como improcedente [133].
2. Será nulo el despido que tenga como móvil alguna de las causas de discrimi-
nación prevista en la Constitución y en la Ley, o se produzca con violación de de-
rechos fundamentales y libertades públicas del trabajador [134].
Será también nulo el despido en los siguientes supuestos:
a) El de los trabajadores durante el período de suspensión del contrato de trabajo
por maternidad, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural,
enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia natural, adopción o aco-
gimiento o paternidad al que se refiere la letra d) del apartado 1 del art. 45 del Texto
Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores , o el notificado en una fecha
tal que el plazo de preaviso concedido finalice dentro de dicho período.
b) El de las trabajadoras embarazadas, desde la fecha de inicio del embarazo
hasta el comienzo del período de suspensión a que se refiere la letra a), y el de los
trabajadores que hayan solicitado uno de los permisos a los que se refieren los
apartados 4, 4 bis y 5 del art. 37 del Estatuto de los Trabajadores, o estén disfrutando
de ellos, o hayan solicitado o estén disfrutando la excedencia prevista en el apartado
3 del art. 46 del Estatuto de los Trabajadores; y el de las trabajadoras víctimas de
violencia de género por el ejercicio de los derechos de reducción o reordenación de
su tiempo de trabajo, de movilidad geográfica, de cambio de centro de trabajo o de
suspensión de la relación laboral en los términos y condiciones reconocidos en el
Estatuto de los Trabajadores.

[132] Véase art. 55.3 ET


[133] Véase art. 55.4 ET
[134] Véase art. 55.5 ET
205 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 108

c) El de los trabajadores después de haberse reintegrado al trabajo al finalizar


los períodos de suspensión del contrato por maternidad, adopción o acogimiento
o paternidad, siempre que no hubieran transcurrido más de nueve meses desde la
fecha de nacimiento, adopción o acogimiento del hijo.
Lo establecido en las letras anteriores será de aplicación, salvo que, en esos casos,
se declare la procedencia del despido por motivos no relacionados con el embarazo
o con el ejercicio del derecho a los permisos y excedencias señalados. [135]
3. Si se acreditara que el móvil del despido obedeciera a alguna de las causas del
número anterior, el Juez se pronunciará sobre ella, con independencia de cuál haya
sido la forma del mismo.

1. Es improcedente el despido en el que no consta en la resolución que lo acordó,


ni tampoco en su notificación, la fecha a partir de la cual había de producir sus efectos
«(...) los arts. 55.4 ET -EDL1995/13475- y 108.1 LPL, no dejan lugar a dudas sobre los
efectos de la omisión de los requisitos legales exigidos por el art. 55.1 ET
-EDL1995/13475- para el despido, entre los que se halla la omisión de la fecha de efectos:
es la declaración de improcedencia del despido. Tal conclusión, como expresión de la
voluntad de la ley, se refuerza por el hecho de que hay una expresa previsión legal de
subsanación de la omisión de los requisitos de forma, cual es la contenida en el art. 55.2
ET -EDL1995/13475-. Por otra parte ninguna norma condiciona tales efectos a que la
omisión lo sea -conjuntamente- de todos o de varios requisitos y no de uno solo de
ellos. Y por último, son razones de seguridad jurídica para el trabajador despedido las
que, sin duda, subyacen a la exigencia de que al serle notificado el despido se le haga
saber la fecha en que éste ha de producir sus efectos.» (STS 4ª - 21/09/2005 - 822/2004
-EDJ2005/171826-).
2. La carga de la prueba para acreditar la rectitud de su conducta recae en la empresa,
en los supuestos de falta de prueba de los incumplimientos contractuales imputados
en la comunicación escrita del despido y concurrencia de indicios racionales de dis-
criminación «(...) si el trabajador acredita la racionalidad de los indicios de discrimi-
nación que imputa a la conducta de la empresa, es a la demandada a la que corresponde
probar la rectitud y legalidad de su conducta, criterio establecido por el Tribunal Cons-
titucional, posteriormente matizado en la Sentencia de 20 de Septiembre de 1993, núm.
266 -EDJ1993/8039-, en la que se niega que el empresario a quien se imputa un despido
que viole derechos fundamentales se vea sometido a la "prueba diabólica" de hechos
negativos, sino que debe satisfacer la prueba de la racionalidad de su medida sancio-

[135] Dada nueva redacción apartado 2 por disposición adicional 13 apartado 2 de Ley Orgánica 3/2007 de
22 marzo 2007, con vigencia desde 24/03/2007
Art. 108 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 206

nadora, para no quedar de manifiesto el uso desviado de la facultad disciplinaria»


(STS 4ª - 16/04/1997 - 3603/1996 -EDJ1997/2688-).
3. El despido de la trabajadora embarazada es nulo si no se aprecia su procedencia.
«La doctrina de la Sala ya ha sido unificada en las sentencias de 17 de octubre de 2008
(r. 1957/2007) -EDJ2008/234704- y 16 de enero de 2009 (r. 1758/2008)
-EDJ2009/15985-, que (...) han declarado que la nulidad es la calificación aplicable a
los despidos de las trabajadoras embarazadas que no sean considerados procedentes.
Y ello en atención a que, como ha señalado el Tribunal Constitucional en la sentencia
92/2008 -EDJ2008/130769-, la modificación introducida por la Ley 39/1999
-EDL1999/63356- en el artículo 55 del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-
consistió en introducir diversos supuestos de nulidad relacionados con el embarazo,
la maternidad y el disfrute de determinados permisos parentales y que en el caso con-
creto del artículo 55.5.b) del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475- el análisis
de su tenor literal y de su finalidad no permiten apreciar que el legislador haya esta-
blecido como exigencia para la declaración de nulidad de los despidos no procedentes
efectuados durante el período de embarazo de una trabajadora la acreditación del pre-
vio conocimiento del embarazo por el empresario. Por el contrario, hay que considerar
que estamos ante una garantía que opera con un carácter objetivo y automático que se
vincula exclusivamente a la acreditación del embarazo de la trabajadora y a la no con-
sideración del despido como procedente, sin contemplar requisito específico alguno
de comunicación del embarazo al empresario, ni de conocimiento previo por parte de
éste del hecho del embarazo» (STS 4ª - 17/03/2009 - 2251/2008 -EDJ2009/42698-).
4. Cuando se trata de despidos producidos con lesión de un derecho fundamental
es posible establecer una indemnización adicional «posibilidad amparada en el art. 182
-EDL1995/13689- en relación con el 180.1 LPL -EDL1995/13689- y que, por cierto, en
la actualidad está expresamente admitida en el art. 27.2 párrafo último de la LPL
-EDL1995/13689- introducido por la Ley 3/2007 -EDL2007/12678-» (STS 4ª -
25/06/2008 - 2048/2007 -EDJ2008/155907-).
Ello exige que se expongan en la demanda los fundamentos de la pretensión in-
demnizatoria y se practique la prueba correspondiente «(...) se trata de decidir si en los
supuestos de despidos nulos con causa en la vulneración de derechos fundamentales,
basta con la readmisión y el abono de los salarios dejados de percibir para colmar las
exigencias legales, o si es posible conceder al despedido, además, una indemnización
complementaria en los términos previstos por el artículo 180 de la Ley de Procedi-
miento Laboral -EDL1995/13689-, cuando se cumplan las condiciones para el logro de
ese objetivo. (...) que el artículo 15 de la Ley Orgánica de Libertad Sindical
-EDL1985/9019- dispone que "el órgano judicial, si entendiese probada la violación del
derecho de libertad sindical, decretará la reparación consiguiente de las consecuencias
ilícitas del comportamiento antisindical, y en el artículo 180.1 de la Ley de Procedi-
207 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 108

miento Laboral -EDL1995/13689-, al precisar que la sentencia que declare la existencia


de la vulneración de este derecho, ha de disponer la reparación de las consecuencias
derivadas del acto, incluida la indemnización que procediera, no significa, en absoluto,
que basta con que quede acreditada la vulneración de la libertad sindical para que el
juzgador tenga que condenar automáticamente a la persona o entidad conculcadora al
pago de una indemnización. Estos preceptos no disponen exactamente esa indemni-
zación automática, puesto que de lo que en ellos se dice resulta (...) obligado que, en
primer lugar, el demandante alegue adecuadamente en su demanda las bases y ele-
mentos clave de la indemnización que reclama (...)".» (STS 4ª - 23/03/2000 - 362/1999
-EDJ2000/5341-).
En definitiva, en los procesos de despido nulo por violación de derechos funda-
mentales es factible la acumulación de la acción indemnizatoria por tal concepto: «El
art. 53.2 de la Constitución Española -EDL1978/3879- dispone que "cualquier ciuda-
dano podrá recabar la tutela de las libertades y derechos reconocidos en el artículo 14
-EDL1978/3879- y la Sección primera del Capítulo 2º -EDL1978/3879- ante los Tri-
bunales ordinarios, por un procedimiento basado en los principios de preferencia y
sumariedad y, en su caso, a través del recurso de amparo ante el Tribunal Constitu-
cional". Para dar cumplimiento al mandato constitucional, en el ámbito laboral, se
incluyó en los Textos de la Ley de Procedimiento Laboral de 1.990 -EDL1990/14122-
y en el vigente de 7 de abril de 1.995 el proceso de tutela de los derechos de libertad
sindical, Capítulo XI, del Título II del Libro II, modalidad procesal aplicable a las de-
mandas de tutela de los demás derechos fundamentales (art. 181 -EDL1995/13689-).
Este proceso satisface las exigencias constitucionales de preferencia y sumariedad, en-
tendido este término en su significación vulgar de proceso substancialmente rápido y
abreviado. Pero en los supuestos de despido, el art. 182 -EDL1995/13689- remite,
"inexcusablemente, a la modalidad procesal correspondiente". Y siendo así que los
derechos fundamentales y libertades a que nos estamos refiriendo no pueden quedar
sin un procedimiento 'preferente y sumario' para su tutela, ha de concluirse que el
proceso por despido es el idóneo para decidir sobre estos extremos, debiendo enten-
derse desplazado el mandato del art. 27.2 de la Ley procesal -EDL1995/13689- por el
del art. 182 -EDL1995/13689-. Entenderlo de otro modo obligaría al trabajador afec-
tado a emprender un proceso distinto, que (...) habría de ser el ordinario, que no reúne
los requisitos constitucionalmente exigidos» (STS 4ª - 12/06/2001 - 3827/2000
-EDJ2001/15988-).
5. El Ministerio Fiscal debe ser citado como parte en los procesos por despido con
lesión de derechos fundamentales. Sobre el alcance de la intervención del Ministerio
Público y la posible nulidad de actuaciones por no estar citado al juicio oral se ha
pronunciado el Tribunal Supremo en sentencias STS 4ª - 29/06/2001 - 1886/2000
-EDJ2001/31154-; 19/04/2005 - 855/2004 -EDJ2005/76856- y 15/11/2005 - 4222/2004
Art. 108 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 208

-EDJ2005/214109-. «Esta presencia del Ministerio Fiscal como parte en los procesos
de tutela de los derechos fundamentales se exige por el artículo 175.3 de la Ley de
Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-, a tenor del cual "el Ministerio Fiscal será
siempre parte en estos procesos, adoptando, en su caso, las medidas necesarias para la
depuración de las conductas delictivas". La Sala en su Sentencia de 29 de junio de 2001
-EDJ2001/31154- ha extendido la necesidad de la actuación como parte del Ministerio
Fiscal a los procesos en que, sin estar incluidos en la modalidad especial regulada en
los artículos 175 a 182 de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-, lo que
se pide es una tutela frente a la lesión de un derecho fundamental, si bien ha precisado
también que, salvo en aquellos supuestos en que la intervención del Ministerio Fiscal
está vinculada a la defensa de un interés público directo en el proceso, como ocurre en
el caso de la impugnación de los estatutos sindicales (sentencia de 14 de marzo de 2002
-EDJ2002/27048-), la falta de citación del Ministerio Fiscal en los procesos en que la
tutela reclamada se concreta en un interés de parte no debe determinar la nulidad de
actuaciones, salvo que concurran las condiciones que prevé a estos efectos el artículo
205.c) de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-, es decir que: 1º) se haya
formulado un motivo de casación alegando este defecto, 2º) previamente en el mo-
mento procesal adecuado se haya formulado la correspondiente denuncia y 3º) que,
como consecuencia de la ausencia del Ministerio Fiscal, haya podido producirse una
real indefensión para la parte que alega la infracción» (STS 4ª - 15/11/2005 - 4222/2004
-EDJ2005/214109-).

109. Si se estima el despido procedente se declarará convalidada la extinción


del contrato de trabajo que aquél produjo, sin derecho a indemnización ni a salarios
de tramitación [136].

Normalmente la sentencia que declara la procedencia del despido no será ejecuta-


ble, si bien puede suceder que la misma implique ciertos efectos que exijan su ejecución,
como es el caso del desalojo del trabajador de una vivienda ocupada por razón de la
relación laboral.

110. 1. Si el despido se declara improcedente, se condenará al empresario a


la readmisión del trabajador en las mismas condiciones que regían antes de pro-
ducirse el despido o, a elección de aquél, a que le abone una indemnización, cuya
cuantía se fijará de acuerdo con lo previsto en el apartado 1, párrafo a) del art. 56
del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores. La condena com-

[136] Véase art. 55.7 ET


209 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 110

prenderá, también, el abono de la cantidad a que se refiere el párrafo b) del propio


apartado 1, con las limitaciones, en su caso, previstas por el apartado 2 de dicho
artículo y sin perjuicio de lo establecido en su art. 57.
En los despidos improcedentes de trabajadores cuya relación laboral sea de ca-
rácter especial, la cuantía de la indemnización será la establecida, en su caso, por la
norma que regule dicha relación especial [137]. [138]
2. En caso de que se declarase improcedente el despido de un representante legal
o sindical de los trabajadores, la opción prevista en el número anterior correspon-
derá al trabajador [139].
3. La opción deberá ejercitarse mediante escrito o comparecencia ante la Oficina
del Juzgado de lo Social, dentro del plazo de cinco días desde la notificación de la
sentencia que declare el despido improcedente, sin esperar a la firmeza de la misma,
si fuera la de instancia. [140]
4. Cuando el despido fuese declarado improcedente por incumplimiento de los
requisitos de forma establecidos y se hubiese optado por la readmisión podrá efec-
tuarse un nuevo despido dentro del plazo de siete días desde la notificación de la
sentencia. Dicho despido no constituirá una subsanación del primitivo acto extin-
tivo, sino un nuevo despido, que surtirá efectos desde su fecha [141].

1. La indemnización por despido improcedente debe fijarse prorrateando «por


meses» los periodos de tiempo de servicios inferiores a un año, de tal manera que los
días que excedan del último mes servido se consideraran a estos efectos, como un mes
completo (STS 4ª - 20/07/2009 - 2398/2008 -EDJ2009/190339-).
2. Sobre el salario cabe señalar:
a) Que la forma de cálculo para determinar el salario/día a los efectos de fijar la
indemnización por despido improcedente la ha establecido la sentencia del Tribunal
Supremo de 30/06/2008 - 2639/2007 -EDJ2008/155925-, que declara «(...) la tesis (...)
de que los parámetros que establece el art. 56.1 ET -EDL1995/13475-para cuantificar
la indemnización que corresponde son el salario diario y el tiempo de prestación de

[137] Véanse art. 11 RD 1382/1985, de 1 agosto, por el que se regula la Relación Laboral de carácter Especial
del personal de Alta Dirección, art. 15 RD 1006/1985, de 26 junio, por el que se regula la Relación Laboral
Especial de los Deportistas Profesionales, y art. 11 RD 1438/1985, de 1 agosto, por el que se regula la Relación
Laboral de carácter Especial de las personas que intervengan en operaciones mercantiles por cuenta de uno
o más empresarios, sin asumir el riesgo y ventura de aquéllas
[138] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 6 apartado 1 de Ley 45/2002 de 12 diciembre 2002, con
vigencia desde 14/12/2002
[139] Véase art. 56.4 ET
[140] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 10 apartado 68 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[141] Véase art. 55.2 ET
Art. 110 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 210

servicios (textualmente: "cuarenta y cinco días de salario, por año de servicio"), y el


primero de aquéllos no puede sino consistir en el cociente que resulte de dividir -su-
puesto de declararse probado el salario anual- esta retribución global por los 365 días
que al año corresponden (366 para el caso de año bisiesto); y no por la cifra que en
definitiva se mantiene en la decisión recurrida, la de 360 días, que es el resultado ob-
tenido al multiplicar los dos divisores utilizados (12x30) y que responde al erróneo
criterio de prescindir que la mensualidad tiene el promedio real de 30,42 días (365/12)
y atender a los artificiales 30 días a menudo utilizados por la práctica forense con
inequívoco apoyo en la redacción originaria -vigente hasta el Decreto 1836/1974, de
31/Mayo -EDL1974/1333-- del art. 7 CC -EDL1889/1-("Si en las leyes se habla de meses
(...) se entenderá que los meses son de treinta días (...) Si los meses se determinan por
sus nombres, se computarán por los días que respectivamente tengan") y que también
en ocasiones establece el legislador (así, para la determinación de la base reguladora en
las situaciones de IT, conforme al art. 13 Decreto 1646/72 -EDL1972/1462-).» (STS 4ª
- 30/06/2008 - 2639/2007 -EDJ2008/155925-).
b) Que no procede el abono de salarios de tramitación, cuando el trabajador se
encuentre en situación de incapacidad temporal al tiempo de ser despedido, sino que
deberá percibir la prestación de la Seguridad Social. «Nuestra sentencia de 28 de mayo
de 1999 (Recurso 2646/1998) -EDJ1999/17068- se pronunciaba en este sentido, seña-
lando que, "la cuestión así planteada ha sido ya unificada por la Sala en sus Sentencias
de 16 de junio -EDJ1994/5408- y 3 de octubre de 1994 y 17 de enero de 1995
-EDJ1995/86- (...) en el sentido de entender que corresponde a la entidad gestora de la
Seguridad Social el abono de las prestaciones económicas derivadas de la incapacidad
temporal, cuando ésta se ha producido durante el período en que el trabajador tiene
derecho al percibo de salarios de tramitación por despido nulo o improcedente, solu-
ción que es asimismo aplicable, y con idéntica razón, a los supuestos en los que la
incapacidad temporal se había iniciado antes de la fecha del despido". Por tanto, no
procede el pago de salarios de tramitación. La pretensión de abono del complemento
a la prestación por incapacidad temporal es pretensión de seguridad social, cuya acu-
mulación a la pretensión de despido viene prohibida por el art. 27.2 y 3 de la Ley de
Procedimiento -EDL1995/13689-» (STS 4ª - 18/09/2006 - 5339/2004
-EDJ2006/277490-).
c) Que en el supuesto de que el trabajador fallezca antes de recaer sentencia, la
condena por despido improcedente se extiende a la indemnización y los salarios de
tramitación hasta la fecha de la muerte (STS 4ª - 13/05/2003 - 813/2002
-EDJ2003/225141-).
d) Que el personal de alta dirección no tiene derecho a salarios de tramitación: «1)
La regulación específicamente laboral de la relación de trabajo de los empleados de alta
dirección se limita a lo establecido en el Decreto 1382/1985 -EDL1985/8994-, rigién-
211 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 110

dose en lo restante por la autonomía de la voluntad y por la legislación civil y mercantil


(art. 3 Decreto 1382/1985 -EDL1985/8994-); 2) La regulación del desistimiento y del
despido disciplinario en el art. 11 del Decreto 1382/1985 -EDL1985/8994- no contiene
previsión alguna de indemnización de salarios de tramitación, ni remisión expresa al
art. 56 ET -EDL1995/13475-, por lo que dicha norma estatutaria es inaplicable; y 3) La
relación de trabajo de alta dirección es una relación fiduciaria, dotada por ello de un
régimen especial de extinción cuyos rasgos principales son la aceptación del desisti-
miento indemnizado sin causa y el apartamiento del régimen común de condena a
readmisión; caracteres todos ellos que apuntan en la misma dirección de excluir para
este personal la indemnización de salarios de tramitación» (STS 4ª - 12/03/1993 -
788/1992 -EDJ1993/23586-).
3. Respecto a la opción hay que señalar:
a) Que en las reclamaciones por despido improcedente cuando no se cumplen los
requisitos del art. 56,2 del ET -EDL1995/13475-, la sentencia incluirá el pronuncia-
miento sobre la opción, aunque se hubiera ofrecido la indemnización.» (STS 4ª -
03/11/2008 - 4057/2007).
b) Que en los procesos por despido improcedente donde se declare la existencia de
cesión ilícita de mano de obra, la elección prevista en el artículo 43,4 ET
-EDL1995/13475- entre las empresas condenadas para que los efectos de tal cesión se
produzcan corresponde al trabajador. Una vez hecha ésta elección, la empresa elegida,
no el trabajador, podrá ejercitar la opción prevista en el artículo 56,1 ET
-EDL1995/13475- entre readmitir e indemnizar (STS 4ª - 03/11/2008 - 1697/2007
-EDJ2008/222499-; STS 4ª - 05/02/2008 - 4713/2006 -EDJ2008/25835-).
c) Que la opción por la readmisión o la rescisión indemnizada del contrato en los
supuestos de despido improcedente, cuando se trata de trabajadores que han sido re-
presentantes de los trabajadores y el despido de los mismos se ha producido antes de
transcurrir un año desde que cesaron en sus funciones representativas, corresponde a
los trabajadores: «La controversia ha sido ya unificada por esta Sala en sus sentencias
de 23 de mayo de 1.995 (Rec. 2313/94) -EDJ1995/4409- y 20 de marzo de 1.997 (Rec.
4206/96) -EDJ1997/2041- en las que ha interpretado los artículos 56-4
-EDL1995/13475- y 68-c) del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475- y 110-2
de la Ley de Procedimiento Laboral en el sentido de que la opción por la readmisión o
por la rescisión indemnizada del contrato corresponde al trabajador que es objeto de
un despido improcedente, cuando ha sido representante de los trabajadores y el despido
se produce dentro del año siguiente a su cese en esa representación, cualquiera que
haya sido la causa del despido. No se ofrecen razones que justifiquen un cambio de
doctrina, por cuánto la protección frente al despido del trabajador que ha sido repre-
sentante de los trabajadores que tiene su origen en el artículo 1º del Convenio 135 de
la O.I.T. -EDL1972/2114-, quedaría vacía de contenido si, al día siguiente de su cese
Art. 110 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 212

en funciones representativas, pudiera la empresa, unilateralmente, extinguir su con-


trato alegando un motivo fútil, por cuánto, aunque el despido se declarara improce-
dente y se le obligara a abonar una indemnización, quedaría burlado el fin que persi-
guen los preceptos legales interpretados: garantizar, al menos durante su mandato y
un año después, que el empresario no tome represalias directas o indirectas contra
quien tiene o ha tenido la representación.» (STS 4ª - 19/05/2009 - 180/2008
-EDJ2009/120315-).
d) Que la negociación colectiva puede atribuir al trabajador el derecho de opción
en caso de despido. «En efecto, la regulación contenida en los arts. 56 ET
-EDL1995/13475- y 110 LPL tiene carácter de Derecho necesario relativo, que -como
tal- puede ser mejorado por la autonomía colectiva. No se trata de Derecho necesario
absoluto -como el recurso sostiene, rechazando inexplicablemente en vía judicial lo
que voluntariamente había concertado en la negociación colectiva-, de un lado porque
son reglas de carácter sustantivo (se ubican en el ET -EDL1995/13475-), aún a pesar
de haberse incorporado también a un texto de naturaleza procesal (art. 110 LPL); y de
otra parte, porque si por norma legal el empresario puede optar por cualquiera de los
términos de la opción, no se aprecia inconveniente en que pueda hacerlo de forma
genérica y previa a través de la negociación con los representantes de los trabajadores.»
(STS 4ª - 19/09/2006 - 123/2005 -EDJ2006/278563-).
4. La cuestión referente a determinar si la tramitación de un expediente contradic-
torio para aplicar la sanción de despido a un trabajador suspende el plazo de siete días
previsto en el artículo 110,4 de la Ley de Procedimiento laboral, cuando el primer
despido fue declarado improcedente por sentencia al no haberse cumplido por la em-
presa ese requisito formal, ha sido resuelta por la sentencia que afirma: «En este pre-
cepto se han de compaginar dos exigencias que configuran el mandato legal: por un
lado, la seguridad jurídica y la propia pretensión de despido exigen que ante la decla-
ración de improcedencia del mismo por defectos formales, la actuación empresarial
que tienda a corregirlos procediendo a completar las formalidades omitidas, ha de tener
un plazo breve de actuación, siete días, pero por otro, la exigencia de ese plazo no puede
vaciar de contenido real la posibilidad de llevar a cabo un nuevo despido por parte de
la empresa cuando se hayan completado aquellas exigencias legales incumplidas (STS 4ª
- 08/06/2009 - 2059/2008 -EDJ2009/151110-).
Por esa razón esta Sala en su sentencia de 22 de julio de 1.996 (recurso 2539/1995)
-EDJ1996/5159- afirmaba que el referido precepto (entonces el art. 113.2 LPL
-EDL1995/13689-) constituiría una previsión carente de efectos si se entendiera "(...)
que el periodo de tiempo transcurrido desde la fecha del primer despido y hasta la
declaración judicial de su nulidad fuera computable a efectos del plazo de prescripción
de las faltas imputadas, las mismas en ambos despidos, dado que tal plazo, por su
cortedad, estaría ampliamente cumplido cuando se realizara el segundo despido".
213 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 111

Y por otra parte, también esta Sala ha sostenido reiteradamente que el plazo de
audiencia que haya de darse a los representantes unitarios o sindicales de los trabaja-
dores, cuando sea exigible formalmente para adoptar la decisión de despido, ha de ser
"de duración razonable" (...). Conjugando entonces tales principios, la doctrina de la
Sala contenida en la sentencia de contraste supone que cuando el trámite formal de la
tramitación del expediente contradictorio "se inicie dentro de los siete días y tenga una
duración razonable", los días que se inviertan en ese trámite han de quedar excluidos
del cómputo, lo que en el caso de autos equivale a entender que efectivamente la em-
presa utilizó ese trámite que le ofrecía el número 4 del artículo 110 LPL de manera
adecuada y dentro del plazo legal, desde el momento en que la sentencia de despido
improcedente se notificó el 16 de mayo a la empresa, el expediente se tramitó en tres
días, desde el 22 al 26 de mayo de 2.006, y el nuevo despido se produjo el día 26 de
mayo, con efectos del 27.» (STS 4ª - 08/06/2009 - 2059/2008 -EDJ2009/151110-).
5. En todo caso, corresponde a la sentencia que declare la improcedencia del despido
fijar el importe de la indemnización con arreglo a las bases establecidas en la ley, aunque
la demanda no concrete la cuantía en el suplico (STS 4ª - 11/10/2011 - 4622/2010
-EDJ2011/249443-).

111. 1. Si la sentencia que declarase la improcedencia del despido fuese re-


currida, la opción ejercitada por el empresario tendrá los siguientes efectos:
a) Si se hubiere optado por la readmisión, cualquiera que fuera el recurrente,
ésta se llevará a efecto de forma provisional en los términos establecidos por el art.
295 de esta Ley.
b) Cuando la opción del empresario hubiera sido por la indemnización, tanto
en el supuesto de que el recurso fuere interpuesto por éste como por el trabajador,
no procederá la ejecución provisional de la sentencia, si bien durante la tramitación
del recurso el trabajador se considerará en situación legal de desempleo involun-
tario. Si la sentencia que resuelva el recurso que hubiera interpuesto el trabajador
elevase la cuantía de la indemnización, el empresario, dentro de los cinco días si-
guientes al de su notificación, podrá cambiar el sentido de su opción y, en tal su-
puesto, la readmisión retrotraerá sus efectos económicos a la fecha en que tuvo lugar
la primera elección, deduciéndose de las cantidades que por tal concepto se abonen
las que, en su caso, hubiera percibido el trabajador en concepto de prestación por
desempleo. La citada cantidad, así como la correspondiente a la aportación empre-
sarial a la Seguridad Social por dicho trabajador, habrá de ser ingresada por el
empresario en la Entidad gestora.
A efectos del reconocimiento de un futuro derecho a la protección por desempleo
el período al que se refiere el párrafo anterior se considerará de ocupación cotizada.
Art. 111 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 214

2. Cualquiera que sea el sentido de la opción ejercitada, ésta se tendrá por no


hecha si el Tribunal superior, al resolver el recurso, declarase nulo el despido.
Cuando se confirme la sentencia recurrida, el sentido de la opción no podrá ser
alterado.

1. En los supuestos de opción por la readmisión, el empresario está obligado para


recurrir a consignar los salarios de tramitación y la indemnización (STS 4ª - 14/07/2000
- 487/1999 -EDJ2000/21788-). No obstante, la falta de consignación de la indemniza-
ción, cuando se han ingresado los salarios de tramitación, constituye un defecto sub-
sanable. «Las razones a favor de considerar subsanable la falta de consignación de uno
de los elementos de la indemnización de despido, (...) se pueden resumir como sigue:
1) "la condena que se impone en una sentencia al pago de diversos conceptos es siempre
única -de 'condena' y no de 'condenas' hablan los arts. 193 -EDL1995/13689- y 228 LPL
-EDL1995/13689-- y por la cantidad total, cualquiera que sea el número y el origen de
las partidas que la integran"; 2) la consignación de la cantidad de condena es también
única, sin "individualización" de sus componentes, cuando, como ocurre en la condena
al empresario por despido improcedente, sean más de uno; 3) tal como es interpretado
por el Tribunal Constitucional en la consolidada doctrina del "formalismo enervante",
el derecho a la tutela judicial efectiva (...), descarta también una aplicación rigurosa y
desproporcionada de los defectos en el cumplimiento de los requisitos procesales im-
peditiva del acceso al recurso, cuando tales defectos puedan ser subsanados sin detri-
mento de otros derechos o bienes constitucionales (STC 36/1986 -EDJ1986/36- y
STC 343/1993 -EDJ1993/10521-); y 4) la jurisprudencia de esta Sala (...), teniendo en
cuenta la anterior doctrina constitucional, ha distinguido en la interpretación del art.
193.3 -EDL1995/13689- entre el "total incumplimiento del deber de consignar", por
voluntad del recurrente de ignorarlo o incumplirlo "o por la falta de la más elemental
diligencia", y la insuficiencia de la consignación por error (...), limitando la conside-
ración de requisito procesal insubsanable a la falta total de consignación» (STS 4ª -
26/11/2008 - 3172/2007 -EDJ2008/272984-).
2. Frente a las resoluciones judiciales dictadas en trámite de ejecución provisional
no cabe recurso de suplicación. «Las sentencias de esta Sala de 9 de octubre de 1.989
-EDJ1989/8875-; 9 de abril -EDJ1990/3979-, 14 -EDJ1990/11502- y 24 de diciembre de
1.990 -EDJ1990/11966-; 3 de junio -EDJ1991/5830- y 23 de julio de 1.991
-EDJ1991/8252-; 9 de abril de 1.992 -EDJ1992/3509- y 26 de junio de 1.993, entre otras,
señalan como el mandato del artículo 302 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689-, ante la claridad de sus términos, obliga a excluir del ámbito del
recurso extraordinario de suplicación las resoluciones judiciales dictadas en trámite de
ejecución provisional, y ello tanto cuando la decisión que se recurre es la que abre esta
modalidad de ejecución, como cuando se refiere a los actos posteriores que la desa-
215 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 112

rrollen, y todo ello siempre que lo que se haya acordado en el trámite de ejecución
provisional sea un pronunciamiento propio de este trámite procesal» (STS 4ª -
21/10/1998 - 363/1998 -EDJ1998/25353-).
3. La vía adecuada que ha de utilizar un trabajador para reclamar por incumpli-
miento de obligaciones empresariales producidas a raíz de la decisión de la empresa
de readmitirle al trabajo, tras la declaración de nulidad o improcedencia del despido
acordado, y cuando la sentencia de instancia que declara nulo o improcedente dicho
despido ha sido recurrida en suplicación por parte del propio empresario es el incidente
de ejecución provisional y no la acción resolutoria del art. 50 del Estatuto de los Tra-
bajadores -EDL1995/13475-. «Una primera razón en favor de la solución de encauzar
por la vía del incidente de ejecución provisional de sentencias de despido de las recla-
maciones relativas a incumplimientos de las obligaciones laborales del empresario es
que este cauce procesal, y no el proceso autónomo a que da lugar una acción resolutoria,
es el previsto específicamente y de manera expresa en la Ley para cuando concurren
las circunstancias del supuesto controvertido de opción empresarial por la readmisión
y pendencia de resolución de un recurso de suplicación.
Al argumento anterior debe añadirse otro (...) concerniente al régimen de acumu-
lación obligatoria de las acciones simultáneas de despido y de resolución del contrato
por voluntad del trabajador que el legislador impone en el art. 32 de la LPL
-EDL1995/13689- (...).
En fin, la solución de encauzar las reclamaciones de no readmisión o readmisión
irregular exclusivamente por la vía del incidente de ejecución provisional de sentencia
no produce efectos perjudiciales en la esfera del trabajador puesto que en este trámite
procesal, de acuerdo con el art. 296 de la LPL -EDL1995/13689-, "el juez o Sala resolverá
lo que proceda"; y la resolución procedente podrá ser, entre otras, la condena al abono
de posibles salarios no pagados, o el propio reconocimiento en el tiempo de espera de
la sentencia de suplicación del derecho a la percepción de retribución sin contrapres-
tación de trabajo.» (STS 4ª - 19/05/1998 - 4176/1997 -EDJ1998/5230-).

112. 1. Cuando la sentencia que declarase la improcedencia del despido de un


representante legal o sindical de los trabajadores fuese recurrida, la opción ejerci-
tada por dichos representantes tendrá las siguientes consecuencias:
a) Cuando el trabajador hubiese optado por la readmisión, cualquiera que sea
la parte que recurra, habrá de estarse a lo dispuesto por el art. 295 de esta Ley.
b) De haberse optado por la indemnización, tanto recurra el trabajador como
el empresario, no procederá la ejecución provisional de la sentencia, si bien durante
la sustanciación del recurso el trabajador se considerará en situación legal de de-
sempleo involuntario. Si la sentencia que resuelva el recurso interpuesto por el em-
Art. 112 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 216

presario disminuyera la cuantía de la indemnización, el trabajador, dentro de los


cinco días siguientes al de su notificación, podrá cambiar el sentido de su opción y,
en tal caso, la readmisión retrotraerá a sus efectos económicos a la fecha en que tuvo
lugar la primera elección, deduciéndose de las cantidades que por tal concepto se
abonen las que, en su caso, hubiera percibido el trabajador en concepto de presta-
ción por desempleo. La citada cantidad, así como la correspondiente a la aportación
empresarial a la Seguridad Social por dicho trabajador, habrá de ser ingresada por
el empresario en la Entidad gestora.
A efectos del reconocimiento de un futuro derecho a la protección por desempleo
el período al que se refiere el párrafo anterior se considerará de ocupación cotizada.
2. Cualquiera que sea el sentido de la opción ejercitada, ésta se tendrá por no
hecha si el Tribunal superior, al resolver el recurso, declarase nulo el despido.
Cuando se confirme la sentencia recurrida, el sentido de la opción no podrá ser
alterado.

Nos remitimos al comentario del art. 111 LPL -EDL1995/13689-.

113. Si el despido fuera declarado nulo se condenará a la inmediata readmisión


del trabajador con abono de los salarios dejados de percibir. La sentencia será eje-
cutada de forma provisional en los términos establecidos por el art. 295, tanto
cuando fuera recurrida por el empresario como por el trabajador [142].

1. En los casos de despido nulo no procede el pago del complemento del subsidio
de incapacidad temporal en el periodo coincidente con el devengo de salarios de trámite
«(...) el art. 27.2 LPL -EDL1995/13689- prescribe que "no podrán acumularse a otras
en un mismo juicio, ni siquiera por vía de reconvención, las acciones de despido (...)".
En el presente caso a la demanda de despido se acumuló la pretensión del abono de la
mejora voluntaria asumida por la empresa y consistente en completar hasta el 100 por
100 del salario el subsidio percibido por la trabajadora con cargo al INSS durante el
periodo de incapacidad temporal coincidente con la mayor parte, si no es con la tota-
lidad, del periodo de trámite.
Pues bien, ese complemento o mejora no puede considerarse en modo alguno como
salario debido durante el trámite del despido, porque de acuerdo con lo dispuesto en
el art. 45.1.c) -EDL1995/13475- la incapacidad laboral de los trabajadores conlleva la
suspensión del contrato de trabajo, con la consecuencia, prevista en el número 2 del
mismo artículo, de exonerar a la empresa del remunerar el trabajo» (STS 4ª - 25/06/2008
- 2048/2007 -EDJ2008/155907-).

[142] Véanse art. 55.6 y 57 ET


217 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 114

2. También hay que señalar que en los supuestos de despido nulo no procede re-
clamación al Estado para que abone los salarios de tramitación (STS 4ª - 12/12/1995 -
1419/1995 -EDJ1995/7320-; STS 4ª - 13/10/1995 - 3512/1994 -EDJ1995/5136-; STS 4ª
- 23/07/1996 - 106/1996 -EDJ1996/5257-).

SECCIÓN SEGUNDA
Proceso de impugnación de sanciones

114. 1. El trabajador podrá impugnar la sanción que le hubiere sido impuesta


mediante demanda que habrá de ser presentada dentro del plazo señalado en el art.
103 de esta Ley.
2. En los procesos de impugnación de sanciones por faltas graves o muy graves
a los trabajadores que ostenten la condición de representante legal o sindical, la
parte demandada habrá de aportar el expediente contradictorio legalmente esta-
blecido [143].
3. Corresponderá al empresario probar la realidad de los hechos imputados al
trabajador, y su entidad, sin que puedan ser admitidos otros motivos de oposición
a la demanda que los alegados en su momento para justificar la sanción. Las alega-
ciones, pruebas y conclusiones deberán ser realizadas por las partes en el orden
establecido para los despidos disciplinarios.

En relación a este precepto hay que tener en cuenta las sentencias del Tribunal
Constitucional siguientes:
Sobre la imposibilidad de que un convenio colectivo establezca un plazo distinto
de caducidad de la acción judicial, al tratarse de una norma de orden público imperativa
absoluta (STC 201/1992 - 19/11/1992 -EDJ1992/11428-).
En relación a que el cómputo del plazo de caducidad ha de hacerse desde la finali-
zación de los procedimientos internos de reclamación contra una sanción previos al
ejercicio de la acción judicial, establecidos en un convenio colectivo (STC 135/1996 -
23/07/1996 -EDJ1996/4531-).
Sobre el plazo de presentación de la demanda, véanse los comentarios al art. 103
LPL -EDL1995/13689-. En todo caso, el plazo se computa desde la notificación de la
sanción, no desde la fecha de su efectividad. (STS 4ª - 17/07/2010 - 4042/2008
-EDJ2010/122426-).

[143] Veánse art. 68 a) ET y art. 10.3 LOLS


Art. 115 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 218

115. 1. La sentencia contendrá alguno de los pronunciamientos siguientes:


a) Confirmar la sanción, cuando se haya acreditado el cumplimiento de las exi-
gencias de forma y la realidad del incumplimiento imputado al trabajador, así como
su entidad, valorada según la graduación de faltas y sanciones prevista en las dis-
posiciones legales o en el convenio colectivo aplicable.
b) Revocarla totalmente cuando no haya sido probada la realidad de los hechos
imputados al trabajador o éstos no sean constitutivos de falta.
c) Revocarla en parte, cuando la falta cometida no haya sido adecuadamente
calificada. En este caso el Juez podrá autorizar la imposición de una sanción ade-
cuada a la gravedad de la falta.
d) Declararla nula, si hubiese sido impuesta sin observar los requisitos formales
establecidos legal o convencionalmente, o cuando éstos presenten defectos de tal
gravedad que no permitan alcanzar la finalidad para la que fueron requeridos.
2. A los efectos de lo previsto en el apartado anterior serán nulas las sanciones
impuestas a los representantes legales de los trabajadores o a los delegados sindicales
por faltas graves o muy graves, sin la previa audiencia de los restantes integrantes
de la representación a que el trabajador perteneciera así como a los trabajadores
afiliados a un sindicato, sin dar audiencia a los delegados sindicales. También será
nula la sanción cuando consista en alguna de las legalmente prohibidas o no estu-
viera tipificada en las disposiciones legales o en el convenio colectivo aplicable.
3. Contra las sentencias dictadas en estos procesos no cabrá recurso alguno, salvo
en los casos de sanciones por faltas muy graves, apreciadas judicialmente.

En relación a este precepto hay que señalar que cuando se mantiene en la sentencia
la calificación de la falta en los mismos términos que los valorados por la empresa no
cabe que el Juzgador aplique una sanción inferior a la impuesta, por ser contrario a lo
que se dispone en el art. 115.1-c) LPL.
Es de especial interés la STS 4ª - 27/04/2004 - 2830/2003 -EDJ2004/40549-, que
aborda esta materia «Al trabajador demandante le fue impuesta por la empresa una
sanción de 90 días de suspensión de empleo y sueldo en virtud de comunicación (...),
en la que se le atribuía la conducta consistente en que no había obedecido la orden de
trabajo (...). Por otra parte, se calificaba su acción como falta muy grave, encuadrable
en el artículo 11.3.2, apartado 3 del Convenio Colectivo -EDV2001/93504-(...) y en
sentencia (...) se estimó en parte la demanda, declarando que la conducta realizada era
constitutiva de una falta muy grave encuadrable en el artículo 11.2.3.6 del referido
Convenio Colectivo -EDV2001/93504-, imponiéndole una sanción de suspensión de
empleo y sueldo de 16 días. Para ello, el Juzgador de instancia entendió que la falta de
desobediencia del trabajador -que consideró acreditada- había que encuadrarla en el
artículo 11.2.3.6 del Convenio -EDV2001/93504- (...). Es decir: estimó que, aún siendo
219 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 116

una falta muy grave, no era de las que se pudiesen encajar en el precepto invocado por
la empresa, el 11.2.4, número 3 -EDV2001/93504-.
(...) la controversia, el núcleo de la contradicción se refiere a resolver si es posible
minorar judicialmente la sanción impuesta por la empresa al trabajador en aquellos
casos en que se ha mantenido la calificación de la falta efectuada por aquélla. Ante ello
la sentencia recurrida estimó que era posible la disminución de los días de suspensión
de empleo y sueldo impuestos» (STS 4ª - 27/04/2004 - 2830/2003 -EDJ2004/40549-).
La Sala llega a la conclusión que «(...) el Juez de instancia no podía a la vez mantener
la calificación de falta muy grave y rebajar el alcance de la sanción impuesta, pues sólo
cabría hacerlo en aquellos casos en los que, como dice el artículo 115.1 c) LPL, la falta
no hubiese sido adecuadamente calificada» (STS 4ª - 27/04/2004 - 2830/2003
-EDJ2004/40549-).

CAPÍTULO III
De la reclamación al Estado del pago de salarios de tramitación en juicios por despido

116. 1. Si, desde la fecha en que se tuvo por presentada la demanda por despido,
hasta la sentencia del Juzgado o Tribunal que por primera vez declare su improce-
dencia, hubiesen transcurrido más de sesenta días hábiles, el empresario, una vez
firme la sentencia, podrá reclamar al Estado los salarios pagados al trabajador que
excedan de dicho plazo.
2. En el supuesto de insolvencia provisional del empresario, el trabajador podrá
reclamar directamente al Estado los salarios a los que se refiere el apartado anterior,
que no le hubieran sido abonados por aquél [144].
1. Apartado 1
La doctrina unificada de la Sala de lo Social del TS, plasmada en múltiples sentencias
(STS 4ª - 23/02/2009 - 172/2008 -EDJ2009/42669-); (STS 4ª - 12/02/2008 - 4030/2006
-EDJ2008/82880-); (STS 4ª- 24/07/2007 - 5184/2005 -EDJ2007/166167-), indica en re-
lación con el derecho a reclamar al Estado los salarios de tramitación devengados como
consecuencia de despido producido durante la vigencia del RDL 5/2002, de 24 de mayo
-EDL2002/13441-:
«Y se añade a continuación en las referidas sentencias de esta Sala que aún cuando
es cierto que "el artículo 57 ET -EDL1995/13475- en su primitiva redacción, 'pago por
el Estado' -en el que se contemplaba expresamente el derecho del empresario a reclamar

[144] Véanse art. 57 ET y RD 924/1982, de 17 abril, sobre Reclamaciones al Estado por Salarios de Trami-
tación en juicios por despido
Art. 116 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 220

al Estado los salarios de tramitación por él satisfechos que excedieran de 60 días desde
que se produjo el despido hasta que se dictó sentencia- fue sustituido por una nueva
redacción en la que no se alude al pago por el Estado de los salarios de tramitación, no
es menos cierto que en la Ley de Procedimiento Laboral se mantenía vigente nada
menos que todo un capítulo, Capítulo III, bajo el epígrafe de 'De la reclamación al
Estado del pago de salarios de tramitación en juicios por despido', que comprendía tres
artículos, cuya vigencia y virtualidad no cabe desconocer".
Desde la redacción, entonces, del artículo 116.1 de la Ley de Procedimiento Laboral,
interpretado de forma sistemática, racional y finalista (art. 3.1 del Código Civil
-EDL1889/1-) se llega a la conclusión de es indiscutible la vigencia de ese precepto, que
"(...) en modo alguno puede considerarse tácitamente derogado, máxime cuando, como
hemos dicho, la obligación del pago de los salarios de tramitación no se suprimió en
todos los casos de despido improcedente (...) todo lo cual induce más bien a obtener
la conclusión -siguiendo la opinión de la doctrina más autorizada- en el sentido de que
la falta de alusión a esta acción de reintegro por parte del RDL -EDL2002/13441- (nor-
ma urgente por antonomasia) obedeció a un olvido involuntario del legislador, que fue
muy poco tiempo después subsanado por la Ley 45/2002 -EDL2002/52528-".» (STS 4ª
- 23/02/2009 - 172/2008 -EDJ2009/42669-).
En cuanto a la extensión temporal del pago de los salarios de tramitación a cargo
de empresario que fue absuelto en la instancia, pero resultó condenado en suplicación,
indica la STS de 26 de febrero de 2008, rec 1188/2007 (STS 4ª - 26/02/2008 - 1188/2007
-EDJ2008/82900-), con remisión a anterior resolución (STS 4ª - 30/09/2003 - 3868/2001
-EDJ2003/158546-): «(...) pues de lo que se trata es de determinar las consecuencias
que un despido va a acarrear al verdadero responsable de la extinción del contrato de
trabajo, y como lo que en realidad ha ocurrido es que la sentencia de suplicación parte
de la base de que la relación laboral extinguida vinculaba al trabajador demandante y
a la empresa condenada en suplicación, cuya decisión es calificada como improcedente,
y esa circunstancia debe acarrear las consecuencias previstas en el artículo 56.1.a) del
ET -EDL1995/13475-, importando poco que la sentencia de instancia hubiera enten-
dido que era otro el empresario autor del despido, en cuanto que dicho pronuncia-
miento quedó anulado y sin efecto alguno. Y termina diciendo que "esa solución es la
que mejor se compadece con la naturaleza del despido improcedente, en cuanto se
prescinde del pronunciamiento de improcedencia de un despido que, según la realidad
contemplada en la sentencia, no se había producido, y del mismo modo que la empresa
que resultó en definitiva condenada no queda vinculada por la opción que hubiera
podido hacer la primeramente condenada, tampoco se va a ver afectada en sentido
favorable por el mismo pronunciamiento judicial. De todo ello se desprende que la
doctrina correcta es (...) (la que se pronunció) en el sentido de que los salarios de
tramitación comprenden los devengados desde la fecha del despido hasta el día en que
221 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 116

se notificó la sentencia de suplicación, todo ello sin perjuicio de la responsabilidad que


pueda alcanzar al Estado en cuanto los salarios de tramitación excedan de 60 días
hábiles".»
En la sentencia del STS 4ª - 29/01/2008 - 1119/2007 -EDJ2008/56631-, se limita la
responsabilidad del Estado a los salarios devengados en exceso y no a la totalidad de
los dejados de percibir.
Y con respecto a si el periodo del que responde el Estado se computa hasta el mo-
mento en que se dicta la sentencia declaradora de la improcedencia del despido o hasta
su notificación, es doctrina de la Sala del TS que debe tenerse en cuenta esta última
fecha (STS 4ª - 26/02/2008 - 1188/2007 -EDJ2008/82900-); (STS 4ª - 28/11/2007 -
1703/2006 -EDJ2007/269004-); (STS 4ª - 30/09/1998 - 3542/1997 -EDJ1998/48874-);
(STS 4ª - 30/12/1998 - 3851/1997 -EDJ1998/33487-), indicándose en la primera de las
citadas: «En estos tres supuestos, esta Sala de lo Social del Tribunal Supremo decidió
que el Estado debía responder de los salarios de tramitación, cuando el trámite procesal
hubiera experimentado la demora prevista legalmente, hasta la fecha de la notificación
"de la sentencia que declaró la improcedencia del despido", y no solo hasta la fecha de
pronunciamiento de dicha sentencia. Se apoyó para ello la Sala en los siguientes razo-
namientos, que se resumen en la STS 28-XI-2007 (rec. 1703/06) -EDJ2007/269004-:
"(...) superados los sesenta días hábiles desde la presentación de la demanda, la res-
ponsabilidad del Estado por los salarios de trámite correspondientes al exceso, se ex-
tienden no hasta la fecha de la sentencia que declara la improcedencia, sino hasta la
fecha de su notificación, pues el examen de la norma muestra (...) que en la misma se
regulan dos cuestiones distintas aunque lógicamente relacionadas: la fijación del su-
puesto que determina la responsabilidad del Estado y el alcance de la responsabili-
dad".».
2. Apartado 2
Con respecto a la legitimación activa del trabajador, establece la STS de 5 de no-
viembre de 1997, rec 260/1997 (STS 4ª - 5/11/1997 - 260/1997 -EDJ1997/9861-): «(...)
dicha doctrina disponía que cuando se trate de procesos por despido improcedente
finalizado por sentencia de fecha anterior a la entrada en vigor de la Ley 11/94
-EDL1994/16072-, como sucede en el presente caso, en los que se declare dicha im-
procedencia, limitándose la condena por salarios de tramitación a los que no excedan
de 60 días, impidiendo así que en ejecución abarque el resto, el trabajador goza de
legitimación activa en el posterior proceso para reclamar al Estado el exceso, pues así
resultaba del art. 56.5 E.T. -EDL1995/13475-, en su versión anterior a la actualmente
vigente, ahora contenida en el art. 57-1 del Texto Refundido aprobado por Real Decreto
Legislativo 1/95 -EDL1995/13475- y su respuesta procesal, dada por el Texto Refundido
de 1.986, en sus arts. 103 -EDL1980/3595- y 104 norma sustantiva -EDL1980/3595- la
primeramente citada, no alterada; mantener que es la empresa quien debe reclamar
Art. 116 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 222

con base a una interpretación estricta del art. 116 del Texto Articulado de la Ley, no
cabe aceptarla».

117. 1. Para demandar al Estado por los salarios de tramitación, será requisito
previo haber reclamado en vía administrativa en la forma y plazos establecidos,
contra cuya denegación el empresario o, en su caso, el trabajador, podrá promover
la oportuna acción ante el Juzgado que conoció en la instancia del proceso de des-
pido.
2. A la demanda habrá de acompañarse copia de la resolución administrativa
denegatoria o de la instancia de solicitud de pago.

En relación al requisito de reclamación administrativa previa, indica la STSJ Cata-


luña, 10 de enero de 2005, núm. rec. 2878/2004 -EDJ2005/5262-: «En el primero de
ellos se critica la sentencia de instancia a la que se atribuye infracción del artículo 403
de la LECiv -EDL2000/77463- al entender en síntesis que falta en el supuesto de autos
la reclamación previa en vía administrativa, exigencia que viene recogida tanto por el
artículo 120 de la Ley 30/1992 del Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas
y del Procedimiento Administrativo Común -EDL1992/17271-; como más específica-
mente en el ámbito laboral por el artículo 69 de la Ley Procesal Laboral
-EDL1995/13689- y precisamente se produce la ficción legal de falta de reclamación,
pese haberse interpuesto la misma, por no haberse deducido la demanda en el plazo
de dos meses a contar desde la notificación de la resolución derogatoria o desde el
transcurso del plazo en que debe entenderse desestimada y como en el caso que nos
ocupa la reclamación previa en vía administrativa se presentó el 3.12.02, el 3.1.2003,
debió por aplicación del art. 69.2 de la LPL -EDL1995/13689-, entenderse desestimada
tal reclamación, pudiendo deducirse la demanda contra la referida desestimación pre-
sunta hasta dos meses más tarde concretamente hasta el 3 de marzo último y pese a
ello no se presentó sino el 2 de junio, por lo que debió declararse la inadmisión de la
demanda».
En cuanto al plazo de prescripción, la STS 4ª, 29 de marzo de 1999, núm. rec.
2966/1998 -EDJ1999/5420- establece: «Con respecto a esta cuestión, lo primero a des-
tacar es el plazo de prescripción de esta acción, pues entran en colisión el R.D. 924/1982
de 17 de Abril -EDL1982/8955- que estableció un plazo de 30 días y el plazo genérico
de un año previsto en el artículo 59 del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-,
cuestión que ha sido ya objeto de consideración por esta Sala en repetidas resoluciones
entre las que cuentan las sentencias de 3 de Mayo y 2 de Noviembre de 1993
-EDJ1993/9806- dictadas en recursos de casación para unificación de doctrina, que
recogiendo doctrina anterior establece que el plazo de prescripción es el de un año
223 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 118

previsto en el artículo 59 del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-. Deter-


minando el plazo aplicable, surge la materia propiamente controvertida en el litigio de
la determinación del día inicial de su cómputo. La acción ejercitada es una acción de
resarcimiento de los perjuicios causados al empresario por una dilación en la tramita-
ción del procedimiento, expresión legal de la responsabilidad patrimonial del Estado
por los daños causados por un anormal funcionamiento de la Administración de Jus-
ticia, consagrada en el artículo 121 de la Constitución -EDL1978/3879-, como tuvo
ocasión de declarar esta Sala en su sentencia de 20 de Julio de 1995 -EDJ1995/4432-.
En su consecuencia la acción no nace hasta que se han producido los daños indemni-
zables, es decir hasta que el empresario no sufre la disminución patrimonial ocasionada
por el abono de los salarios de tramitación correspondientes al tiempo de la indebida
dilación del procedimiento, y por consiguiente la acción no puede ejercitarse hasta ese
momento».
Y con respecto a la inaplicabilidad del plazo 30 días del R.D. 924/1982, de 17 de
abril -EDL1982/8955-, cabe hacer referencia a la STS 4ª, 12 de noviembre 1993, núm.
rec. 2409/1992 -EDJ1993/10213-: «Reiterando dicha doctrina procede manifestar lo
siguiente: Es de significar que la acción para reclamar salarios de tramitación frente al
Estado se halla amparada desde una perspectiva material, en el art. 56-5º del Estatuto
de los Trabajadores -EDL1995/13475- y regulada procesalmente en el art. 114 de la Ley
de Procedimiento Laboral, Texto Refundido de 13-6-80 -EDL1980/3595-, -hoy arts.
116 a 119 del vigente Texto Articulado de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689--, que no establece plazo especial de caducidad o prescripción para
su ejercicio. Al ser esto así y dado el mayor rango jerárquico de esos textos legales
reguladores respecto al invocado R.D. 924/1982 -EDL1982/8955-es de acoger la tesis
de la sentencia impugnada, en el sentido de no poder limitar al perentorio plazo de
treinta días el ejercicio de la acción procesal de referencia que, al no venir condicionada
en su ámbito temporal por los preceptos que la reconocen, debe entenderse sometida
al plazo normal de prescripción propio del campo jurídico en el que se suscita. Debe
señalarse, asimismo, que el art. 293-2 del la Ley Orgánica del Poder Judicial
-EDL1985/8754-, al regular la responsabilidad patrimonial del Estado por el funcio-
namiento anormal de la Administración de Justicia, fija igualmente, el plazo de un
año».

118. 1. Admitida la demanda, el Secretario judicial señalará día para el juicio


en los cinco siguientes, citando al efecto al trabajador, al empresario y al Abogado
Art. 118 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 224

del Estado, sin que se suspenda el procedimiento para que éste pueda elevar consulta
a la Dirección General del Servicio Jurídico del Estado. [145]
2. El juicio versará tan sólo sobre la procedencia y cuantía de la reclamación, y
no se admitirán pruebas encaminadas a revisar las declaraciones probadas en la
sentencia de despido.

119. 1. A efectos del cómputo de tiempo que exceda de los sesenta días hábiles
a que se refiere el art. 116, serán excluidos del mismo los períodos siguientes:
a) El tiempo invertido en la subsanación de la demanda, por no haber acreditado
la celebración de la conciliación o de la reclamación administrativa previa, o por
defectos, omisiones o imprecisiones en aquélla.
b) El período en que estuviesen suspendidos los autos, a petición de parte, por
suspensión del acto del juicio en los términos previstos en el art. 83 de esta Ley.
c) El tiempo que dure la suspensión para acreditar la presentación de la querella,
en los casos en que cualquiera de las partes alegase la falsedad de un documento que
pueda ser de notoria influencia en el pleito.
2. En los supuestos enunciados anteriormente el Juez, apreciando las pruebas
aportadas, decidirá si los salarios correspondientes al tiempo invertido han de co-
rrer a cargo del Estado o del empresario. Excepcionalmente, podrá privar al traba-
jador de su percepción, si apreciase que en su actuación procesal ha incurrido en
manifiesto abuso de derecho.
1. Apartado 1
1.1. Apartado 1.a
«Es, pues, en este segundo proceso cuando el Estado puede y debe hacer valer las
limitaciones legales de su responsabilidad en aquellos casos en los que, como aquí
sucedió, el empresario no logró acreditar en el primero (el del despido) el hecho que
podría haber limitado su propia responsabilidad en el abono de los salarios de trámite.
Y si en el caso del Fondo de Garantía, dicho organismo, a veces incluso en los sucesivos
procesos de ejecución, puede alegar y probar todo aquello que le permita limitar o
liberarse de cualquier hipotética responsabilidad, pese a que en alguna ocasión tal vez
no lo hubiera hecho en el previo proceso declarativo, con mayor razón podrá el Estado,
que, como se dijo, ni siquiera tuvo ocasión de comparecer en el juicio de despido,
argumentar y probar cualquier circunstancia que, de conformidad con el ordenamien-
to, le consienta limitar o reducir su responsabilidad legal».

[145] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 69 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
225 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 119

La STSJ Málaga-26/07/2001 - 1002/2001 -EDJ2001/97591- contiene un estudio


completo de los periodos excluibles, a efectos de la responsabilidad del Estado en el
abono de los salarios de tramitación, con remisión al criterio de distintos Tribunales
Superiores de Justicia sobre dicha materia: «Estos supuestos son los siguientes:
- El tiempo invertido en la subsanación de la demanda, por no haber acreditado la
celebración de la conciliación o de la reclamación administrativa previa, o por defectos,
omisiones o imprecisiones de aquélla. Ya hemos señalado anteriormente cómo el art. 80
Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689- establece una serie de requisitos para
la demanda y cómo el art. 80 Ley de Procedimiento Laboral establece el plazo de 4 días
para la subsanación de defectos, omisiones o imprecisiones, con apercibimiento de
archivo en caso de no efectuarse la misma. Además el art. 81.2 -EDL1995/13689- es-
tablece el principio de admisión provisional de toda demanda, incluso aunque no venga
acompañada de la certificación del acto de conciliación previa (concediéndole un plazo
de 15 días a partir de la recepción de la notificación para aportar dicho requisito, con
apercibimiento de archivo en caso contrario). En este caso es evidente que la demora
es causada por el demandante; es decir, por el trabajador.
- En segundo lugar, también se excluye el tiempo de suspensión de los autos a
petición de parte, en los términos previstos por el art. 83 Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689-. Concretamente se refiere la LPL a la posibilidad prevista por
el art. 83.1 LPL que establece una suspensión bien a petición de ambas partes (es decir,
por acuerdo de las dos), o bien por motivos justificados debidamente acreditados (en
este caso cualquiera de las partes individualmente considerada puede solicitar la sus-
pensión, no siendo necesario acuerdo entre ambas partes no hay que demostrar justi-
ficación alguna). En estos casos se señalará juicio en el plazo de los diez días siguientes
a la fecha de la suspensión. Esta posibilidad tan sólo se permite una vez salvo que en
casos excepcionales y por circunstancias graves debidamente probadas, se acuerde una
segunda suspensión. En este caso hay que entender que la nueva citación al acto de
juicio deberá realizarse también en el mismo plazo de diez días. Es posible encontrar
alguna resolución que estima que en los supuestos en los que el plazo de señalamiento
del nuevo acto de juicio supere los diez días fijados por el art. 83 Ley de Procedimiento
Laboral no podrán descontarse esos salarios de tramitación de la responsabilidad del
Estado (STSJ de Andalucía de 14 de mayo de 1999).
- En tercer lugar, hay que excluir el tiempo que dure la suspensión para acreditar
la presentación de la querella, en los casos en que cualquiera de las partes alegase la
falsedad de un documento que pueda ser de notoria influencia en el pleito.
En relación con el periodo de subsanación de la demanda, la STSJ Madrid-Sala de
lo Social-13/03/2001 - 28/2001 -EDJ2001/14542- indica: «Inatacado el relato de pro-
bados al mismo hemos de estar, debiéndose de tener en cuenta que no consta en ab-
soluto que el retraso producido en la notificación de la providencia de subsanación de
Art. 119 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 226

la demanda fuese debido a la inactividad del Juzgado, como pretenden los recurrentes
y no a la de éstos, toda vez que dicha providencia se dictó el 30 de julio de 1997, no
siendo recibida por los mismos o su Letrado sino hasta el día 3 de septiembre de 1997,
sin que hayan acreditado que efectivamente no se les hubiera enviado durante el mes
de agosto, por lo que no puede tenerse como cierto el retraso imputado al Juzgado y,
en todo caso, el tiempo transcurrido entre la fecha de presentación de la demanda y el
día en que se subsana, no cabe duda de que fue debido a los defectos en que incurría
la misma y se invirtió en su subsanación, por lo que ha de excluirse del cómputo de
salarios de tramitación, a la luz de lo dispuesto en el artículo 119.1.a) de la Ley de
Procedimiento Laboral».
1.2. Apartado 1.b
«(...) el problema latente en los autos se circunscribe a determinar si durante el
tiempo de aplazamiento de los actos de conciliación y juicio, los salarios de tramitación
deben o no correr a cargo de la Administración del Estado; debiendo llegarse a la
respuesta negativa, como acertadamente hace la sentencia impugnada, dado que con-
forme a lo dispuesto en el artículo 119 de la vigente L.P.L., los salarios correspondientes
al tiempo invertido no pueden correr a cargo del Estado ni del empresario, por tratarse
de períodos de tiempo que exceden de los 60 días hábiles a que se refiere el artículo 116
de la ley procesal -EDL1995/13689- y deben por ello ser excluidos a efectos del cómputo
correspondiente.» (STS Madrid-28/11/2000 - 3915/2000 -EDJ2000/112461-).
1.3. Apartado 1.c
«El problema que se plantea es decir si éste último precepto autoriza la exclusión
del tiempo que dure la tramitación de la querella hasta que finalice el proceso penal o
la exclusión debe afectar sólo a los días transcurridos hasta la presentación de la que-
rella. La tesis de la sentencia recurrida (se refiere a la repetidamente aludida, del Tri-
bunal Superior de Justicia de Madrid, de 10 de junio de 2003) es favorable a la exclusión
de todo el tiempo, tanto el de presentación de la querella como el de la tramitación de
la causa penal, y, por consiguiente, la no responsabilidad del Estado al abono de los
salarios de tramitación correspondientes a dicho espacio temporal, mientras que la de
contraste (se refiere a la que lo era en aquel recurso: también de la Sala de lo Social del
Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de 25 de enero de 2000 -EDJ2000/7467-)
mantiene la posición contraria.
La tesis correcta se encuentra en la sentencia de contraste por las razones que a
continuación pasamos a exponer.
Tanto la interpretación gramatical del precepto como la sistemática conducen a la
no exclusión del período durante el que se tramitó el proceso penal. Gramaticalmente,
porque la única precisión que contiene en el precepto legal está referida al tiempo que
dure la suspensión para acreditar la presentación de la querella, sin mención al tiempo
227 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 119

posterior a la presentación e invertido en la tramitación del proceso penal» (STS 4ª -


18/01/2005 - 4760/2004 -EDJ2005/214150-).
Por otra parte, la STSJ Madrid-07/11/2000 - 3099/2000 -EDJ2000/112462- dife-
rencia entre la suspensión de las actuaciones acordada por el Juzgador a efectos de
acreditar la interposición de la querella y la suspensión solicitada de mutuo acuerdo
por las partes: «Al respecto hemos de estar al inatacado relato de probados del que se
desprende que en el presente caso el procedimiento se suspendió a solicitud de ambas
partes, por acuerdo entre las mismas manifestado por comparecencia ante el Juzgado,
antes de la celebración del acto del Juicio, por lo que nos encontramos ante el supuesto
prevenido en el artículo 83.1 de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689- al
que se refiere el artículo 119.1.b) del mismo cuerpo legal, considerando tal período de
suspensión a petición de parte como excluido a efectos del cómputo del tiempo que
exceda de los sesenta días hábiles, siendo errónea la interpretación de la Magistrada a
quo que ha estimado dicho período como incluido dentro del supuesto prevenido en
el apartado b) del mismo artículo, ya que no estamos ante el supuesto regulado por el
artículo 86.2 de la repetida Ley -EDL1995/13689- en el que no son las partes las llamadas
a solicitar la suspensión del procedimiento sino que es el Juzgador el que, tras la cele-
bración del acto del juicio, ha de valorar si efectivamente la falsedad de un documento
pueda ser de notoria influencia en el pleito, porque no pueda prescindirse de, la reso-
lución de la causa criminal para la debida decisión o condicione directamente el con-
tenido de ésta, y en el caso de que así lo considere será el Magistrado a quo el que
suspenderá las actuaciones y concederá un plazo de ocho días al interesado, para que
aporte el documento que acredite haber presentado la querella».
2. Apartado 2
La ya citada sentencia STSJ Andalucía (Málaga)-26/07/2001 - 1002/2001
-EDJ2001/97591- hace referencia a la posibilidad de privar al trabajador del cobro de
salarios, si hubiese incurrido en abuso de derecho: «Esto supone que el entero art. 119
Ley de Procedimiento Laboral puede ser interpretado de dos maneras diferentes:
a) De forma estricta: sólo se excluyen de la responsabilidad estatal por salarios de
tramitación los casos expresamente recogidos en el art. 119 Ley de Procedimiento La-
boral. La exclusión puede hacer recaer los salarios sobre el empresario o sobre el tra-
bajador, según cuál sea el sujeto responsable de la dilación, pero en caso de recaer sobre
el trabajador, sólo será posible imponerle la pérdida de los salarios de tramitación si
además existe manifiesto abuso de derecho en su actuación.
b) Amplia: Las exclusiones de los salarios de tramitación a cargo del Estado se
producirán en los casos recogidos por el art. 119 Ley de Procedimiento Laboral, pu-
diendo imputarse los mismos a trabajadores o empresarios en función de cuáles sean
los sujetos que causen el retardo procesal. Además, podrá recaer sobre los trabajadores
cuando éstos actúen con manifiesto abuso de derecho, independientemente de los su-
Art. 119 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 228

puestos señalados en el apartado 119 LPL; es decir, de manera general, siempre que el
abuso suponga un retraso procesal. Si lo interpretamos desde este punto de vista, ne-
cesariamente hay que completar el razonamiento señalando que aunque esta posibili-
dad tan sólo está prevista para una actuación en claro abuso de derecho del trabajador,
por simple analogía ha de darse la misma respuesta si es el empresario quien actúa con
manifiesta actitud de abuso de derecho».

CAPÍTULO IV
De la extinción del contrato por causas objetivas y otras causas de extinción

SECCIÓN PRIMERA
Extinción por causas objetivas [146]

120. Los procesos derivados de la extinción del contrato de trabajo por causas
objetivas, se ajustarán a las normas contenidas das en el capítulo relativo a los pro-
cesos por despidos y sanciones sin perjuicio de las especialidades que se enuncian
en los artículos siguientes.

Indica la sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco de 30 de sep-
tiembre de 2003, recurso de suplicación 1725/2003 -EDJ2003/258253-: «Del artículo
120 de la Ley de Procedimiento Laboral, en relación con el artículo 105.2 de la Ley de
Procedimiento Laboral -EDL1995/13689- se deduce que únicamente cabe admitir al
demandado en este tipo de procesos las causas de despido que haya señalado en la carta
extintiva. En la carta de despido entregada a cada una de las tres demandantes, se alude
exclusivamente a causas económicas. Se señalan "razones económicas" (sic), que la
situación es insostenible económicamente y similares y para nada se alude en la carta
al dato de que concurran circunstancias organizativas o de producción, sino solamente
se señala que concurren circunstancias económicas que pretende explicar, para justi-
ficar el cierre del centro, al considerarlo económicamente inviable.» (STSJ País Vas-
co-30/09/2003 - 1725/2003 -EDJ2003/258253-).

121. 1. El plazo para ejercitar la acción de impugnación de la decisión extintiva


será de veinte días, que en todo caso comenzará a contarse a partir del día siguiente

[146] Véanse arts. 51 y ss. ET


229 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 122

a la fecha de extinción del contrato de trabajo. El trabajador podrá anticipar el


ejercicio de su acción a partir del momento en que reciba la comunicación empre-
sarial de preaviso.
2. La percepción por el trabajador de la indemnización ofrecida por el empre-
sario o el uso del permiso para buscar nuevo puesto de trabajo no enervan el ejercicio
de la acción ni suponen conformidad con la decisión empresarial.
Apartado 2
«No es, por tanto, que la Sala conociendo los preceptos referidos argumente sobre
su inaplicación al caso concreto con base en las posibles circunstancias concurrentes
de las que se dedujera efectivamente que la trabajadora había aceptado plenamente la
extinción contractual, sino que directamente aplica la doctrina de los actos propios
para presumir el consentimiento de la trabajadora en base exclusiva en la circunstancia
de haber percibido la trabajadora aquella percepción indemnizatoria, a pesar incluso
de la salvedad existente en el acta conciliatoria y de que la indemnización ofrecida y
recepcionada no era la correspondiente a un posible despido improcedente sino la
menor fijada legalmente para supuestos de procedencia del despido objetivo.» (STS 4ª
- 13/07/1999 - 2276/1997 -EDJ1999/27875-).
Y, como especifica la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria de
27 de agosto de 1998, núm. rec. 1096/1998 -EDJ1998/26223-: «Una vez que percibe la
indemnización, el documento que se le presente ha de ser sólo de recibo de cantidad
con expresión del concepto, sin ningún aditamento, porque no es necesario estampar
reserva, cautela o protesta alguna ya que, como se expone normativamente, la percep-
ción de la indemnización no supone conformidad con el despido ni siquiera tampoco
respecto de la cuantía entregada.» (STSJ Cantabria-Sala de lo Social-27/08/1998 -
1096/1998 -EDJ1998/26223-).

122. 1. Se declarará procedente la decisión extintiva cuando el empresario,


habiendo cumplido los requisitos formales exigibles, acredite la concurrencia de la
causa legal indicada en la comunicación escrita. Si no la acreditase, se calificará de
improcedente.
2. La decisión extintiva será nula cuando:
a) Resulte discriminatoria o contraria a los derechos fundamentales y libertades
públicas del trabajador.
b) Se haya efectuado en fraude de Ley eludiendo las normas establecidas por los
despidos colectivos, en los casos a que se refiere el último párrafo del art. 51.1 del
Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.
c) La de los trabajadores durante el período de suspensión del contrato de trabajo
por maternidad, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural,
Art. 122 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 230

enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia natural, adopción o aco-


gimiento o paternidad al que se refiere la letra d) del apartado 1 del art. 45 del Texto
Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, o el notificado en una fecha
tal que el plazo de preaviso concedido finalice dentro de dicho período.
d) La de las trabajadoras embarazadas, desde la fecha de inicio del embarazo
hasta el comienzo del período de suspensión a que se refiere la letra c), y la de los
trabajadores que hayan solicitado uno de los permisos a los que se refieren los
apartados 4, 4.bis y 5 del art. 37 del Estatuto de los Trabajadores, o estén disfrutando
de ellos, o hayan solicitado o estén disfrutando la excedencia prevista en el apartado
3 del art. 46 del Estatuto de los Trabajadores; y la de las trabajadoras víctimas de
violencia de género por el ejercicio de los derechos de reducción o reordenación de
su tiempo de trabajo, de movilidad geográfica, de cambio de centro de trabajo o de
suspensión de la relación laboral, en los términos y condiciones reconocidos en el
Estatuto de los Trabajadores.
e) La de los trabajadores después de haberse reintegrado al trabajo al finalizar
los períodos de suspensión del contrato por maternidad, adopción o acogimiento
o paternidad, siempre que no hubieran transcurrido más de nueve meses desde la
fecha de nacimiento, adopción o acogimiento del hijo.
Lo establecido en las letras c), d) y e) será de aplicación, salvo que, en esos casos,
se declare la procedencia de la decisión extintiva por motivos no relacionados con
el embarazo o con el ejercicio del derecho a los permisos y excedencias señala-
dos. [147]
3. La decisión extintiva se calificará de improcedente cuando no se hubieren
cumplido los requisitos establecidos en el art. 53.1 del Texto Refundido de la Ley
del Estatuto de los Trabajadores.
No obstante, la no concesión del preaviso o el error excusable en el cálculo de la
indemnización no determinará la improcedencia del despido, sin perjuicio de la
obligación del empresario de abonar los salarios correspondientes a dicho período
o al pago de la indemnización en la cuantía correcta, con independencia de los demás
efectos que procedan. [148]

Al cierre de la presente edición no existe nueva jurisprudencia o doctrina en relación


a la última redacción del presente artículo. El comentario asociado refiere la interpre-
tación jurisprudencial del precepto en su versión vigente hasta 18/09/2010.

[147] Dada nueva redacción apartado 2 por art. 2 apartado 9 de Ley 35/2010 de 17 septiembre 2010, con
vigencia desde 19/09/2010
[148] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 2 apartado 10 de Ley 35/2010 de 17 septiembre 2010, con
vigencia desde 19/09/2010
231 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 122

1. Apartado 1
Con respecto a la calificación del despido objetivo, establece la sentencia del TS de
18 de abril de 2007, núm. rec. 4781/2005 -EDJ2007/70512-: «La procedencia existe
cuando el acto empresarial se ajusta a las exigencias formales y sustantivas que la ley
establece. El incumplimiento del deber de información a los representantes de los tra-
bajadores no afecta a la improcedencia, pues ésta sólo se produce si la causa que justifica
el cese no ha sido acreditada (artículo 122.1 de la Ley de Procedimiento Laboral). Por
su parte, la nulidad viene dada, en la regulación de los artículos 53.4 del Estatuto de los
Trabajadores -EDL1995/13475- y 122.2 de la Ley de Procedimiento Laboral, por in-
cumplimientos formales, por incumplimientos sustantivos vinculados a la protección
de los derechos fundamentales o la conciliación del trabajo con la vida familiar y por
la represión del fraude en los límites numéricos del despido objetivo.» (STS 4ª -
18/04/2007 - 4781/2005 -EDJ2007/70512-).
2. Apartado 2
2.1. Apartado 2.a
Ha de adelantarse que la Sala de lo Social del TS viene considerando que la cuestión
relativa al cumplimiento o no de los requisitos mínimos de la carta de despido no es
materia propia del recurso de casación para la unificación de doctrina. En este sentido,
cabe hacer referencia a lo recogido en la sentencia de 16 de enero de 2009, núm. rec.
4165/2007 -EDJ2009/15253-: «Este es, por otra parte, el criterio que ha seguido en otras
muchas ocasiones la Sala en relación con cartas de despido comparadas que, al obedecer
a situaciones distintas en su calidad y circunstancias han conducido a entender que no
era posible apreciar la contradicción que constituye el presupuesto de admisión del
recurso de conformidad con el precepto precitado; pudiendo apreciarse aplicada tal
doctrina no solo en las sentencias antes indicadas sino en una gran variedad de Autos
en los que el recurso se ha inadmitido precisamente por entender que "en materia de
valoración de la suficiencia de la carta de despido es difícil que se pueda dar la contra-
dicción exigida, ya que para ello es necesaria una coincidencia de hechos y de redacción
de las cartas que difícilmente concurren en la realidad" -así en Autos de 26-6-00 (rec.-
4323/98) -EDJ2000/68071-, 20-6-2002 (rec.- 3021/01) -EDJ2002/123188-, 8-10-2001
(rec.- 325/01) -EDJ2001/97581- o 27-11-2008 (rec.- 680/2008) -EDJ2008/256801-.»
(STS 4ª - 16/1/2009 - 4165/2009 -EDJ2009/15253-).
La sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura
de 12 de marzo de 2001, recurso de suplicación 54/2001 resume los criterios de distintas
Salas de suplicación en relación con el contenido mínimo de la carta de despido: «Como
se expone en la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de
Navarra de 31 de enero del año 2000 -EDJ2000/566-:
Art. 122 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 232

"En relación con los requisitos formales de la extinción existen dos cuyo incum-
plimiento provoca la declaración de nulidad del despido y que son la comunicación
escrita al trabajador expresando la causa y la puesta a su disposición, simultáneamente
a la entrega de la comunicación escrita, de la indemnización de veinte días de salario
por año de servicio, con el límite de 12 mensualidades, excepto en el caso de que la
extinción sea por causas económicas si el empresario hace constar en la carta la impo-
sibilidad de hacerlo. Los Tribunales vienen siendo especialmente exigentes en el control
del requisito de la comunicación escrita, porque entienden que a diferencia de lo que
ocurre en el despido disciplinario, por el que el trabajador tiene, aunque sea vagamente,
una idea de lo que se le imputa, en el despido objetivo lo que legitima la decisión del
empresario es una causa que puede ser completamente desconocida para el trabajador.
Debe, por lo tanto, exigirse que la carta contenga elementos suficientes para que el
trabajador pueda organizar su defensa".» (STSJ Extremadura-12/03/2001 - 54/2001).
En lo referente a la cuantificación de las pérdidas y la obligatoriedad de su especi-
ficación en la carta de despido, cabe citar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia
de Madrid de 7 de octubre de 2003, recurso de suplicación 3032/2003
-EDJ2003/215851-: «No se cumplió por la patronal el segundo requisito imprescindible
en términos formales cual es la puesta a disposición de la indemnización legal, ya que,
partiendo, claro está, de lo que el juzgador constata en el último párrafo del fundamento
de derecho tercero, es decir, que la actora rechazó el cheque que se le ofrecía, tal acti-
vidad no supone la satisfacción por la demandada de la exigencia legal en cuanto que
no sólo la cantidad ofrecida incluía otros conceptos distintos de la indemnización, sin
especificar la cuantía de cada uno de ellos, sino también porque, el "quantum" especi-
ficado, aparte de la falta de detalle arriba indicada, muy inferior es al debido poner a
disposición de la trabajadora, el que carece de justificación cuando la antigüedad y
salario no fueron objeto de discusión en juicio, lo que provoca que si los factores son
conformes el resultado es inequívoco, por lo que si el error se hubiera sufrido instan-
tánea hubiera sido su detección y subsanación, no respondiendo a tal al ser tan patente
la diferencia, sino a voluntad de la empresa y que no puede favorecerle sino que nos
conduce a concluir que no se cumplió el requisito legal lo que lleva aparejado, sin
analizar los restantes motivos, el éxito del recurso declarando la nulidad de la medida
con las consecuencias legales a ellos inherentes.» (STSJ Madrid-Sala de lo So-
cial-07/10/2003 - 3032/2003 -EDJ2003/215851-).
Expone, por su parte, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Ca-
taluña en sentencia de 20 de octubre de 1999, núm. rec. 4852/1999 -EDJ1999/37932-:
«En relación con los requisitos formales de la comunicación escrita en estos casos la
Sala ha venido indicando que (por todas Sentencia de 13 de mayo de 1998
-EDJ1998/12214-) "la obligación que recae sobre la empresa en dicho trámite de co-
municación escrita, de 'expresar la causa' de su decisión, tan sólo se cumple mediante
233 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 122

especificación de los 'hechos' que conforman la causa extintiva, condición necesaria


para que el trabajador pueda ejercer con garantías el derecho a reclamar contra la
decisión empresarial". La "ratio" del precepto es semejante a la información que, tam-
bién con suficiente plenitud, debe facilitarse al trabajador en caso de despido discipli-
nario; información que si cabe ha de ser aún más plena, pues en este último tipo de
despidos, el trabajador ya conoce las imputaciones, en cuanto supuesto autor de los
hechos, lo que no acaece en la extinción por causas objetivas, en principio desconocidas
por el trabajador en cuanto ínsistas en el ámbito funcional de la empresa y ajenas a su
quehacer, por lo que esta exigencia de comunicación escrita al trabajador que contenga
expresión suficiente de las causas que justifican la decisión empresarial, debe ser cum-
plida por el empleador incluyendo, en dicha notificación los datos y elementos fácticos
necesarios para que el despedido conozca suficientemente las razones esgrimidas para
la amortización de su puesto de trabajo y pueda preparar adecuadamente su defensa y
oposición de los argumentos trabajo la empresa, no bastando para ello la mera repe-
tición del tenor literal del art. 51.1º del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-,
o la simple y genérica alusión a las dificultades económicas que pudiera atravesar la
empresa.» (STSJ Cataluña-20/10/1999 - 4852/1999 -EDJ1999/37932-).
«Por tanto, las formalidades serán, por una parte, la propia comunicación escrita
con expresión de la causa, así como la constancia de su recepción. Pero también debe
incluirse entre esas formalidades la entrega de la copia de la carta de despido a los
representantes de los trabajadores, y ello porque la omisión de esta exigencia no es un
mero incumplimiento de un deber de información cuya represión se agote en una
sanción administrativa. La información a los representantes de los trabajadores sobre
los despidos objetivos económicos es una pieza esencial del sistema legal de control de
la distinción institucional entre el despido colectivo y el objetivo. Sin una información
de esta clase, que tiene necesariamente que centralizarse en la representación unitaria
de los trabajadores, éstos tendrán importantes dificultades para conocer la situación
de la empresa en orden a la correcta utilización del cauce del despido objetivo econó-
mico y, por tanto, será muy difícil acreditar la eventual superación de los límites cuan-
titativos a efectos de mantener en el proceso la causa de nulidad del apartado d) del
número 2 del artículo 122 de la Ley de Procedimiento Laboral en relación con el artículo
51.1 del Estatuto de lo Trabajadores -EDL1995/13475-: la utilización indebida del des-
pido objetivo por sobrepasar los límites cuantitativos mencionados en el último pre-
cepto citado.» (STS 4ª - 18/4/2007 - 4781/2005 -EDJ2007/70512-).
2.2. Apartado 2.b
En relación con la exigencia de poner simultáneamente a disposición del trabajador
la indemnización por despido objetivo, declara la sentencia del TS de 2 de noviembre
de 2005, núm. rec. 2939/2004 -EDJ2005/214123-: «La doctrina correcta es la mantenida
en la sentencia de contraste, que recoge la ya expresada en nuestra sentencia de 17 de
Art. 122 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 234

julio de 1998 (rec. núm. 151/1998) -EDJ1998/18431- y que ha sido ratificada luego por
nuestras sentencias de 28 de mayo de 2001 (rec. núm. 2073/2000) -EDJ2001/16088- y
23 de septiembre de 2005 (rec. núm. 3757/2004) -EDJ2005/157674-. Como dice la
sentencia de contraste, con cita de la sentencia de 17 de julio de 1998 -EDJ1998/18431-,
"el requisito de simultaneidad que el precepto exige, vinculando en un mismo momento
la entrega de la comunicación escrita con la puesta a disposición de las cantidad legal-
mente prevista como indemnización en estos supuestos, (comporta) que el trabajador
en el momento en que recibe esa comunicación pueda disponer de la referida cantidad".
Por ello no basta la mera oferta de la entrega de la cantidad, expresada en la comuni-
cación, pues con ello, tal y como se hizo en el presente caso, el trabajador (recogiendo
las palabras de la sentencia de 23 de abril de 2001 -EDJ2001/5783-) "no tuvo ninguna
posibilidad de disponer de la cantidad a la que legalmente tenía derecho en el mismo
momento en que se le entregó la comunicación escrita, ni la referida cantidad había
salido del patrimonio del demandado".» (STS 4ª - 02/11/005 - 2939/2004
-EDJ2005/214123-).
También indica la sentencia del TS de 25 de enero de 2005, núm. rec. 6290/2003
-EDJ2005/71719-: «A este respecto, debe dejarse sentado que no basta con la mera
afirmación empresarial acerca de su situación de falta de liquidez, sino que se precisa,
además, su acreditación si el empleado la discute, pues el precepto últimamente citado,
refiriéndose ya en concreto a la obligación de puesta a disposición de la indemnización
en el momento que señala (esto es, independientemente de que la mala situación eco-
nómica pueda o no justificar el despido objetivo), requiere que "como consecuencia de
tal situación económica no se pudiera poner a disposición del trabajador la indemni-
zación", pues cabe perfectamente la posibilidad de que, por adversa que fuere la situa-
ción económica de la empresa, pueda ésta, sin embargo, disponer de dinero suficiente
para poner a disposición del despedido la correspondiente indemnización con simul-
taneidad a la comunicación del cese.» (STS 4ª - 25/01/2005 - 6290/2003
-EDJ2005/71719-).
2.3. Apartado 2.d
Como se indica en la sentencia del TS de 16 de noviembre de 2004, núm. rec.
127/2004 -EDJ2004/173292-, que se remite a anterior doctrina: «Esta doctrina también
aparece recogida en la sentencia de esta Sala de fecha 24 de abril de 2002 (recurso
2643/01) -EDJ2002/27194-, cuando dice "El empresario no puede, a su capricho, uti-
lizar una u otra clase de extinción con base en la existencia de causas objetivas; por el
contrario, ha de seguir forzosamente aquélla que corresponda según ley. Al no haber
seguido la empresa, en el caso de autos, el cauce art. 51-1 párrafo último
-EDL1995/13475- que dispone que cuando en periodos sucesivos de 90 días y con el
objeto de eludir las previsiones contenidas en el presente artículo, la empresa realice
extinción de contratos al amparo de lo dispuesto en el art. 52 c) de esta Ley
235 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 122

-EDL1995/13475- en número inferior a los umbrales señalados y sin que concurran


causas nuevas que justifiquen tal actuación, dichos nuevas extinciones se consideran
efectuadas en fraude de ley y serán declarados nulos y sin efecto, la conclusión a la que
se llega, aplicando lo antes dicho, es a la misma que Fogasa no procediendo lo reclamado
por el actor (...)".» (STS 4ª - 16/11/2004 - 127/2004 -EDJ2004/173292-).
2.4. Apartado 2.e
Recoge la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía -Sevilla- de 9 de
octubre de 2003, recurso de suplicación 785/2003 -EDJ2003/216582-: «En cuanto a la
maternidad y a la baja temporal anteriores, el hecho sexto relata las fechas, también
separadas en varios meses del cese enjuiciado, debiendo reiterar lo razonado en el
fundamento cuarto de la sentencia recurrida, pues la actora había finalizado su baja
maternal en junio, cuando el despido ocurrió a finales de octubre; tras su baja maternal,
estuvo en incapacidad temporal por causa que no consta, reincorporándose el 9.9,
transcurriendo casi dos meses hasta el cese y en un período en que la empresa decidió
la finalización de las relaciones de otros siete trabajadores, en un proceso de ajuste de
plantilla que aparece justificado por razones económicas. No se aprecia, por tanto, que
la medida se haya acordado de forma singular o selectiva respecto a la demandante o
por razones únicamente referidas a ella, sino con carácter amplio o general para la
plantilla.
Todas estas razones hacen inacogible la nulidad del despido, al no constar causa
inconstitucional, sino, al contrario, como se pasa a razonar, la realidad de unas causas
objetivas de significado económico.» (STSJ Andalucía-Sala de lo Social-Sede Sevi-
lla-09/10/2003 - 785/2003 -EDJ2003/216582-).
3. Apartado 3
La doctrina sobre el error excusable aparece reflejada en la sentencia del TS de 11
de octubre de 2006, núm. rec. 2858/2005 -EDJ2006/288909-: «Ya desde un plantea-
miento en positivo, el "error excusable" es el que se produce aún a pesar de haber
empleado la debida diligencia; y a la hora de precisar este último concepto (diligencia)
bien puede acudirse, con la más cualificada doctrina civilística, a la que es propia del
hombre medio o del "buen padre de familia" (art. 1903 CC -EDL1889/1-), en el bien
entendido de que frente a la protección que merece quien se equívoca, debe prevalecer
la consideración de la seguridad jurídica, si con el error se incurre en culpa lata. Y al
efecto también hacemos nuestra la afirmación civilista de que más que un problema
de formación de la voluntad, se trata de un supuesto de "justa o injusta lesión de inte-
reses en juego"; y que "el error es inexcusable cuando el que lo padece ha podido y ha
debido, empleando una diligencia normal, desvanecerlo". De esta forma, en la deter-
minación de la excusabilidad del error, producido por calcular la indemnización sobre
la base de indebidos parámetros fácticos y/o jurídicos, pasan a un primer plano factores
Art. 122 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 236

objetivos y subjetivos que ofrecen decisiva trascendencia, tales como la complejidad


de aquéllos, la entidad de la empresa y la cobertura jurídica de que la misma pudiera
gozar.» (STS 4ª - 11/10/2006 - 2858/2005 -EDJ2006/288909-).

123. 1. Si la sentencia estimase procedente la decisión del empresario, se


declarará extinguido el contrato de trabajo condenando al empresario, en su caso,
a satisfacer al trabajador las diferencias que pudieran existir, tanto entre la indem-
nización que ya hubiese percibido y la que legalmente le corresponda, como las
relativas a los salarios del período de preaviso, en los supuestos en que éste no se
hubiera cumplido.
2. Cuando se declare improcedente o nula la decisión extintiva, se condenará al
empresario en los términos previstos para el despido disciplinario sin que los sala-
rios de tramitación puedan deducirse de los correspondientes al período de prea-
viso.
3. En los supuestos en que proceda la readmisión, el trabajador habrá de rein-
tegrar la indemnización recibida.
4. El Juez acordará, en su caso, la compensación entre la indemnización perci-
bida y la que fija la sentencia.
1. Apartado 1
Conforme a la sentencia de la Sala de lo Social del TS de 23 de octubre de 2008,
núm. rec. 5456/2005 -EDJ2008/222451-: «La tesis correcta es la de la sentencia de con-
traste de Madrid de 28-10-2003 -EDJ2003/215850-, dado los términos del art. 123-1
LPL que impone necesariamente, que la sentencia cuando fuese procedente la decisión
del empresario de extinguir el contrato de trabajo, se condene al mismo a satisfacer al
trabajador las diferencias que puedan existir, tanto entre la indemnización que ya hu-
biere percibido y la que legalmente le corresponda, como la relativa los salarios del
periodo de preaviso, cuando esto no se hubiera cumplido, sin que sea de aplicación al
caso de autos el art. 109 de la LPL -EDL1995/13689-, que se refiere al despido disci-
plinario procedente; siendo esto así, si la sentencia recurrida, al desestimar el recurso
de suplicación del actor, contra la sentencia de instancia, que había convalidado la
procedencia de la extinción del contrato de trabajo por causas objetivas, rectificó por
vía de revisión fáctica el salario regulador para el calculo de la indemnización a percibir,
la Sala estaba obligada en la sentencia a rectificar el montante de la indemnización, lo
que no hizo tampoco por vía del auto de aclaración, pese a reconocer su error, invo-
cando el principio de invariabilidad de las resoluciones judiciales, sin que sea admisible
obligar al recurrente a acudir a otro proceso para obtener la satisfacción de su derecho.»
(STS 4ª - 23/10/2008 - 5465/2005 -EDJ2008/222451-).
237 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 123

2. Apartado 2
Indica la sentencia del TS de 15 de enero de 2008, rec 635/2007 -EDJ2008/25825-:
«Entrando por tanto en el fondo de la cuestión planteada, en la que se denuncia la
infracción del art. 123.1 y 2 de la LPL, en relación con el art. 53.1 c) del ET
-EDL1995/13475- y arts. 1195 -EDL1889/1- y 1196 del CC -EDL1889/1-, debemos
mantener la doctrina ya unificada al respecto por esta Sala en sentencia de 28 de febrero
de 2005 (Rec. 110/04), que literalmente señala:
«(...) no cabe olvidar que la adopción del acuerdo de extinción del contrato por
causas objetivas exige la observancia entre otros requisitos, el relativo a conceder un
plazo de preaviso de 30 días, computado desde la comunicación personal al trabajador
hasta la extinción del contrato de trabajo (art. 51.1 c del Estatuto de los Trabajadores
-EDL1995/13475-) y que durante tal período de preaviso (en donde está vigente el
contrato), el trabajador tendrá derecho sin pérdida de su retribución a una licencia de
6 horas semanales con el fin de buscar nuevo empleo y la no concesión de este período
de preaviso, si bien no anula la extinción, obliga al empresario al abono de los salarios
correspondientes a dicho período de vigencia de existencia de contrato (art. 53.2 y 4
del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-) (...) pues se trata de retribuciones
salariales correspondientes a distintas situaciones, una vigente el contrato de trabajo y
la otra correspondiente a la situación en que el contrato ya está extinguido.» (STS 4ª -
15/01/2008 - 635/2007 -EDJ2008/25825-). En el mismo sentido, STS 4ª - 21/09/2006 -
3868/2005 -EDJ2006/277459-.
3. Apartado 3
Indica la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 8 de octubre
de 2002, recurso de suplicación 1370/2002 -EDJ2002/58922-: «El motivo ha de encon-
trar favorable pues del examen conjunto de los preceptos aludidos se desprende la
obligatoriedad del abono de los salarios correspondientes a dicho período que no han
de deducirse ni siquiera en el supuesto de readmisión en cumplimiento de la sentencia
que haya declarado nula la decisión extintiva pues el art. 123-3 de la norma rituaria
laboral deja bien claro que en los casos en que proceda la readmisión, el trabajador
habrá de reintegrar la indemnización, expresión esta última que ha de entenderse re-
ferida exclusivamente al concepto recogido en el art. 53 B) del ET -EDL1995/13475-.»
(STSJ Cataluña-Sala de lo Social-08/10/2002 - 1370/2002 -EDJ2002/58922-).
4. Apartado 4
«Es claro que el sentido de la opción empresarial no altera tal deducción, esto es, el
importe restante compensatorio de la readmisión, por lo que no está justificado omitir
su determinación en la sentencia y diferirla a la fase de ejecución. Bien al contrario, al
ser irrevocable durante el proceso la puesta a disposición del trabajador de la indem-
nización correspondiente a la extinción por causas objetivas, conforme a lo dispuesto
Art. 123 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 238

en el artículo 53.1 b) del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-, si no se hace


la deducción referida en el fallo de la sentencia susceptible de recurso, la empresa que
ejercite el de suplicación y/o el de casación habrá de consignar el importe completo de
la indemnización, en cumplimiento del artículo 228 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689-, lo que constituye un exceso carente de justificación porque no res-
ponde a la obligación cuyo cumplimiento haya de garantizarse, ya que la parte dedu-
cible de esa cantidad ha sido entregada al trabajador o puesta a su disposición. Este
criterio interpretativo, en cuanto asentado en la aplicación conjunta de los preceptos
citados y en su finalidad, debe prevalecer sobre la opuesta conclusión que pudiera
deducirse de una interpretación literalista y aislada del artículo 123.4 de la Ley de Pro-
cedimiento Laboral, cuya dicción ha de entenderse aplicable al supuesto ("en su caso",
dice) de que en la sentencia no se hubiera efectuado la deducción que aquí se contro-
vierte, con el fin de evitar a ultranza un pago duplicado.» (STS 4ª - 12/05/2005 -
2947/2004 -EDJ2005/108954-).

SECCIÓN SEGUNDA
Despidos colectivos por causas económicas, organizativas, técnicas o de producción

124. El órgano judicial declarará nulo, de oficio o a instancia de parte, el


acuerdo empresarial de extinción colectiva de contratos de trabajo por causas eco-
nómicas, técnicas, organizativas o de producción, fuerza mayor o extinción de la
personalidad jurídica del empresario si no se hubiese obtenido la previa autoriza-
ción administrativa, en los supuestos en que esté legalmente prevista. En tal caso la
condena a imponer será la que establece el art. 113 de esta Ley [149].

Este precepto es aplicado por la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Ca-
taluña de 15 de enero de 2009, recurso de suplicación 267/2008 -EDJ2009/19825-:
«Dejado sentado lo anteriormente expuesto, lo único a analizar tanto en la sentencia
de instancia como en la que ahora dicta esta Sala es si el día 18 de febrero de 2008 hubo
un despido tácito, por actuaciones de la empresa que hicieran inviable la continuación
de los contratos de trabajo de los trabajadores sin haber recurrido a los trámites per-
tinentes fijados por las Leyes, pidiendo los trabajadores que dicho despido tácito sea
equiparado a un despido disciplinario improcedente del artículo 56 del Estatuto de los
Trabajadores -EDL1995/13475-, no teniendo en cuenta que el artículo 124 de la Ley
de Procedimiento Laboral, pocas veces invocado por los trabajadores y menos todavía

[149] Véase art. 51 ET


239 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 124

aplicado por los Juzgados de lo Social, establece lo siguiente: "El órgano judicial decla-
rará nulo, de oficio o a instancia de parte, el acuerdo empresarial de extinción colectiva
de contratos de trabajo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción,
fuerza mayor o extinción de la personalidad jurídica del empresario si no se hubiese
obtenido la previa autorización administrativa, en los supuestos en que esté legalmente
prevista. En tal caso la condena a imponer será la que establece el artículo 113 de esta
Ley -EDL1995/13689-"» (STSJ Cataluña-Sala de lo Social-15/01/2009 - 267/2008
-EDJ2009/19825-).
La sentencia del Tribunal Supremo de 31 de mayo de 2006, núm. rec. 1763/2005
-EDJ2006/266058- declara que la demandante no tiene derecho a ser resarcida con el
importe de los salarios dejados de percibir durante el tiempo en que estuvo extinguida
la relación laboral, al haber obtenido autorización administrativa la empleadora a tales
efectos; autorización que luego fue anulada judicialmente, readmitiendo la empresa a
la trabajadora. Sin embargo, en este caso la Sala no estima la pretensión empresarial de
condena a la devolución por la demandante de la indemnización percibida: «La con-
sideración de las anteriores premisas en la decisión de la cuestión que debemos resolver
ahora nos lleva a declarar que no corresponde en el caso la devolución de la indemni-
zación del art. 51.8 ET -EDL1995/13475- percibida por la trabajadora en julio de 1996.
La resolución de la sentencia de instancia de considerar ajustada a derecho tal devo-
lución responde seguramente a una aplicación analógica a la readmisión de un traba-
jador despedido mediante autorización de despido posteriormente revocada de lo dis-
puesto en el art. 123.3 LPL -EDL1995/13689-, que obliga a tal devolución en la extinción
o despido por causas objetivas donde se haya acordado la readmisión del trabajador.
Pero esta aplicación analógica no resulta posible al no existir identidad de razón entre
uno y otro supuesto. Mientras en el despido objetivo, tal como está regulada la recla-
mación jurisdiccional, el tiempo transcurrido entre el acto de despido indemnizado y
la eventual readmisión del trabajador despedido es un tiempo breve, en el despido
colectivo autorizado en expediente de regulación de empleo el régimen de las recla-
maciones frente a la autorización de despido ha de ser inevitablemente dilatado, cuando
a la reclamación en vía administrativa siguen luego reclamaciones en vía contencioso-
administrativa en dos grados sucesivos; lo que, como ocurre en el caso, puede consumir
un tiempo superior a seis años. En estas condiciones el coste para el trabajador de
readaptación profesional o reinserción en el mercado de trabajo se ha producido ne-
cesariamente, aunque recupere el puesto de trabajo perdido mediante el restableci-
miento de la relación de trabajo en que consiste la readmisión» (STS 4ª - 31/05/2006 -
1763/2005 -EDJ2006/266058-).
El mismo problema jurídico es abordado en otras tres sentencias de la misma fecha
(STS 4ª - 31/05/2006 - 5310/2004 -EDJ2006/261559-); (STS 4ª - 31/05/2006 - 2644/2005
Art. 124 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 240

-EDJ2006/270047-); (STS 4ª - 31/05/2006 - 3165/2005 -EDJ2006/261558-), en las que


se mantiene idéntico criterio.

CAPÍTULO V
Vacaciones, materia electoral, movilidad geográfica, modificaciones sustanciales de
condiciones de trabajo y derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral
reconocidos legal o convencionalmente [150]

SECCIÓN PRIMERA
Vacaciones

125. El procedimiento para la fijación individual o plural de la fecha de disfrute


de las vacaciones se regirá por las reglas siguientes:
a) Cuando la fecha esté precisada en convenio colectivo, o por acuerdo entre el
empresario y los representantes de los trabajadores, o hubiera sido fijada unilate-
ralmente por aquél, el trabajador dispondrá de un plazo de veinte días, a partir del
en que tuviera conocimiento de dicha fecha, para presentar la demanda en el Juz-
gado de lo social.
b) Cuando no estuviera señalada la fecha de disfrute de las vacaciones, la de-
manda deberá presentarse, al menos, con dos meses de antelación a la fecha de
disfrute pretendida por el trabajador.
c) Si una vez iniciado el proceso se produjera la fijación de las fechas de disfrute
de conformidad con lo previsto en el art. 38 Texto Refundido de la Ley del Estatuto
de los Trabajadores, no se interrumpirá la continuación del procedimiento.
d) Cuando el objeto del debate verse sobre preferencias atribuidas a determi-
nados trabajadores, éstos también deberán ser demandados [151].
1. El proceso de vacaciones tiene por objeto pretensiones individuales o plurales relativas
a la concreta fecha de su disfrute
(STS 4ª - 29/03/1995 - 2223/1994 -EDJ1995/1553-): «Según el tenor literal del ar-
tículo 125 TALPL, la modalidad procesal especial de vacaciones está prevista exclusi-
vamente para las controversias que versan sobre "la fecha de disfrute" de las mismas.
El objeto del litigio al que se aplican las reglas particulares de los citados artículos no

[150] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 71 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[151] Véase art. 38 ET
241 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 125

es por tanto la duración o el número de días de descanso sino la concreción de las fechas
del calendario a que tal descanso se extiende. Partiendo de esta premisa se aprecia
claramente que la cuestión del cómputo de los días no laborables coincidentes con el
final del período de vacaciones, si bien puede tener una repercusión mediata en las
fechas del mismo, afecta directa y primordialmente a la duración o cantidad de días de
dicho período vacacional. De ello se desprende que el conocimiento jurisdiccional de
controversias de esta clase excede del campo de aplicación de la modalidad procesal
especial de los artículos 125 y 126 TALPL -EDL1995/13689-, y debe ser encauzado por
la vía del proceso ordinario». La doctrina es reiterada por STS 4ª - 17/02/1997 - 899/1996
-EDJ1997/800-.
2. Proceso de vacaciones: procede cuando se trata de pretensiones individuales o plurales
en los que se discute la fecha de disfrute de las vacaciones. En el caso de que la pretensión
sea colectiva, procede el proceso de conflicto colectivo
(STS 4ª - 20/04/1992 - 1801/1991): «El interés que defiende la pretensión interpuesta
no es individual de los trabajadores que integran la plantilla de la demanda, pues no
persigue dirimir controversias surgidas en la fijación de las fechas de las vacaciones
anuales o derivadas de las preferencias existentes al respecto. Conflicto con tal objeto
ciertamente tendría naturaleza individual o plural y no colectiva, por lo cual, de acceder
a la jurisdicción, habría de sustanciarse a través del proceso especial que regulan
los arts. 125 y 126 del TALPL -EDL1995/13689- y no por la modalidad correspondiente
a conflictos colectivos. El conflicto colectivo supone siempre la existencia de un interés
general, abstracto e indivisible, cuya titularidad corresponde al grupo afectado. De tal
interés participan los integrantes de aquél, no por sus individuales circunstancias sino
por su pertenencia a dicho Grupo. En el caso, la controversia que fue sometida a so-
lución jurisdiccional tenía naturaleza colectiva y entidad jurídica. La discrepancia sur-
gida no hacía referencia a problema relativo a la fijación del período de vacaciones,
como tampoco a las preferencias que para ello pudieran corresponder a determinados
trabajadores de la plantilla de la demandada, supuestos ambos que, por manifestar
conflictividad individual o plural, harían inadecuado el proceso de conflicto colectivo.
La controversia versaba sobre la legalidad del calendario establecido, al que se repro-
chaba su elaboración unilateral por la empresa, con inobservancia, por tanto, de la
disciplina legal y convencional establecida al respecto. Es claro, consiguientemente,
que el interés en litigio era el general e indivisible del grupo afectado». Doctrina reite-
rada en la STS 4ª - 17/07/2008 - 152/2007 -EDJ2008/178560-.
Art. 126 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 242

126. [152]
El procedimiento será urgente y se le dará tramitación preferente.
El acto de la vista habrá de señalarse por el Secretario judicial dentro de los cinco
días siguientes al de la admisión de la demanda. La sentencia, que no tendrá recurso,
deberá ser dictada en el plazo de tres días.

SECCIÓN SEGUNDA
Materia electoral [153]

Subsección Primera
Impugnación de los laudos

127. 1. Los laudos arbitrales previstos en el art. 76 del Texto Refundido de la


Ley del Estatuto de los Trabajadores, podrán ser impugnados a través del proceso
previsto en los artículos siguientes.
2. La impugnación podrá plantearse por quienes tengan interés legítimo, in-
cluida la empresa cuando en ella concurra dicho interés, en el plazo de tres días,
contados desde que tuvieron conocimiento del mismo.
1. Constitucionalidad del establecimiento de un sistema de laudo
(STS 3ª - 02/01/1996 - 677/1994 -EDJ1996/291-): «El art. 76.1 -EDL1995/13475-
establece de modo inequívoco un arbitraje obligatorio, lo que suscita de inmediato la
dificultad de la adecuación de dicha figura a lo que es la concepción tradicional del
arbitraje, reflejada en nuestro sistema legal en la Ley 36/1988, de 5 diciembre
-EDL1988/13559-, y al derecho de tutela judicial efectiva del art. 24 CE
-EDL1978/3879-. En esas circunstancias no existe atisbo alguno de cierre del acceso a
la jurisdicción, que es en lo que consiste el derecho judicial de tutela judicial efectiva.
Cosa diferente sería que la revisión jurisdiccional del laudo arbitral tuviera un conte-
nido limitado, de modo que quedasen ciertos aspectos de aquél exentos de dicha revi-
sión; pero éste no es el caso. En definitiva, la ley no hace más que regular las condiciones
de acceso al órgano judicial, anteponiendo al mismo un necesario trámite pseudoar-
bitral (por mucha que sea la denominación, si su esencia no se ajusta estrictamente a
su nombre), que, aunque sea un paso más, en relación con la conciliación previa, típica
del proceso laboral, puede reconducirse al mismo fin que inspira ésta. La obvia finalidad
de descargar el trabajo de los órganos jurisdiccionales del orden social, sin cerrar, no

[152] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 72 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[153] Véanse arts. 69 y ss. ET
243 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 127

obstante, el acceso posible y plenario a los mismos, a costa exclusivamente de un cierto


retardamiento de ese acceso, de escasa entidad temporal por lo demás, permite enten-
der que el legislador en este punto se ha limitado a cumplir la misión que tiene atribuida
en la regulación del derecho de tutela judicial efectiva, sin afectar a su contenido esen-
cial».
2. Objeto del proceso. Preaviso promoviendo elecciones. Proceso ordinario y proceso elec-
toral
(STS 4ª - 04/05/2006 - 2782/2004 -EDJ2006/76728-): «(...) la cuestión jurídica que
ha de unificarse es la de si la impugnación del preaviso de elecciones ha de seguir los
cauces del procedimiento arbitral previsto en el art. 76 ET -EDL1995/13475-, frente a
cuyo laudo podrá presentarse demanda a tramitar conforme a las prevenciones de
los arts. 127 y siguientes LPL, o si por el contrario la promoción de elecciones única-
mente puede combatirse por vía judicial directa, al no tratarse de la "materia electoral"
a que se refiere la modalidad procesal de que tratan los citados mandatos procesales.
Pues bien, en este terreno es destacable que el art. 76.2 ET -EDL1995/13475- ciñe el
objeto de la impugnación arbitral a la "elección", las "decisiones" de la Mesa y cualquier
otra actuación de ella a lo largo del "proceso electoral". Y en nuestro parecer: (a) el
término "elección" no hace referencia a un concepto amplio y expresivo del proceso
electoral en su totalidad, incluyendo el preaviso, sino al "resultado de la elección", es-
pecificando el exacto significado del término "elección" utilizado por el art. 76.2 ET
-EDL1995/13475- desde su primera versión; y (b) para el legislador, la "iniciación del
proceso electoral" viene marcada por la constitución formal de la Mesa Electoral, tal
como inequívocamente afirma el art. 74.1 ET -EDL1995/13475-, de forma que un hi-
potético laudo sobre el preaviso excedería de la "elección", las "decisiones" de la Mesa
o actuaciones de ella en el "proceso electoral". De esta forma se priva de eficacia a argüir
que el preaviso tiene esencia electoral (al ser presupuesto de las elecciones), y que "ma-
teria electoral" y "procedimiento electoral" son conceptos diferenciables, pues aunque
así sea en el puro terreno semántico, lo cierto es que la alusión que el título y el apartado
primero del art. 76 ET -EDL1995/13475- hacen a la "materia electoral", únicamente
representa la mera indicación de la naturaleza del objeto del procedimiento electoral,
pero no integra la definición del mismo, puesto que la concreción legal de tal objeto
del proceso se lleva a cabo con la enumeración del apartado segundo: elección y deci-
siones de la Mesa durante el "proceso electoral" propiamente dicho; con el significado
que más arriba se ha justificado».
3. Objeto del proceso. Preaviso promoviendo elecciones. Proceso de tutela de derechos
fundamentales y proceso electoral
(STS 4ª - 25/04/2006 - 66/2005 -EDJ2006/53154-): « (...) la pretensión que la misma
ejercitó en su demanda no tenía, sin embargo, relación directa con el ejercicio de de-
Art. 127 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 244

rechos conectados con un procedimiento de elecciones preexistente, sino precisamente


con el derecho que tiene reconocido aquel Sindicato a promover elecciones según lo
previsto en el art. 67.1 del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-, derecho que
forma parte del contenido adicional del derecho de libertad sindical. Por lo tanto, lo
que la parte actora estaba solicitando no era un derecho de participación en un proceso
electoral sino ejercitando un derecho constitucional que consideraba merecedor de la
tutela especial que estos derechos tienen reconocida por el art. 53 de la Constitución
-EDL1978/3879-. En esa demanda de tutela fundó su pretendido derecho en normas
reguladoras del mismo y formuló una pretensión que -transcrita más arriba- es ine-
quívocamente propia de una demanda de tutela de un derecho constitucional en cuanto
se acomoda a las previsiones específicas que en relación con ello se contiene en el art.
180 de la LPL -EDL1995/13689-. En definitiva, lo que esta Sala y el Tribunal Consti-
tucional han dicho en dichas sentencias es que si una parte denuncia en la demanda la
infracción de un derecho constitucional y de su fundamentación se desprende que lo
que demanda es la tutela del mismo, el procedimiento adecuado será el de tutela con
independencia de que tenga razón o no en cuanto al fondo y con independencia de que
el objeto del proceso haya de quedar limitado a las exigencias de contenido del art.
177.4 de la LPL -EDL1995/13689- (...). Pero en nuestro caso si apreciamos cuál es el
contenido posible de este tipo de procedimientos podemos observar cómo en el arti-
culado de la LPL sólo tienen prevista una tramitación por dicha vía, conforme a lo
dispuesto en el art. 76 ET -EDL1995/13475- y arts. 133 y sgs de la LPL -EDL1995/13689-
dos tipos de reclamaciones: las referentes al resultado de la elección y las decisiones de
la mesa electoral. Por lo tanto, en un supuesto como el que aquí nos ocupa en el que lo
que se discute es si el preaviso de elecciones formulado por CCOO era adecuado a
derecho y si la actuación de la empresa obstaculizando su continuidad constituyó o no
un atentado a su derecho a efectuar tal promoción, el proceso electoral especial al que
la sentencia remite a la demandante no puede tampoco aceptarse como vehículo ade-
cuado para conocer de aquella pretensión por no caber la misma dentro del objeto de
tal regulación especial».
4. Legitimación de un sindicato para impugnar el laudo aunque el sindicato impugnante
no viese alterado sus propios resultados, pero sí la composición del Comité
(STC 164/2003 - 29/09/2003 -EDJ2003/89787-): «Centrándonos en la cuestión aquí
planteada, ha de señalarse que la modalidad procesal sobre impugnación de laudos
electorales regulada en los arts. 127 a 132 LPL -EDL1995/13689-, guarda, en lo que
hace a los requisitos de legitimación activa, un indudable mimetismo con la señalada
para el procedimiento arbitral (art. 76.2 LET -EDL1995/13475-), al establecer como
presupuesto de la misma la existencia de un "interés legítimo". Por tal debe entenderse
todo interés protegido y reconocido por el Derecho, sea o no directo. Se trata, en la
legalidad vigente, de una legitimación por interés y no de una legitimación por afir-
245 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 128

mación de la titularidad de un derecho subjetivo. La aplicación de esta doctrina a los


datos de hecho de este caso ha de llevarnos a la conclusión de que el Sindicato deman-
dante estaba legitimado para instar la declaración pretendida con su demanda. En
efecto, USO no sólo participó en el procedimiento electoral del que en último término
deriva este amparo, presentando candidatura, y figuró como parte en el procedimiento
arbitral que dio lugar al Laudo impugnado ante el Juzgado de lo Social, sino que se
encuentra ante una determinada composición del Comité de empresa que variaría en
el caso de que prosperara la mencionada impugnación del Laudo: (...) no estamos ante
una invocación abstracta de la legalidad, dado que puede apreciarse claramente "un
vínculo especial y concreto entre el Sindicato accionante y el objeto del debate en el
pleito". Así las cosas, y pese a que el Sindicato USO no resultaba directamente afectado
en sus resultados electorales como consecuencia de la impugnación del Laudo Arbitral,
es evidente que poseía un claro, real y actual interés en la misma, dado que los referidos
resultados podían influir, de forma directa, en el desarrollo de su estrategia sindical,
por cuanto que la tal impugnación, de prosperar, hubiera podido alterar la composición
de fuerzas existentes en el Comité con claro beneficio para el desarrollo de la actividad
sindical del ahora demandante de amparo».
5. Legitimación de la empresa
(STC 285/1993 - 04/10/1993 -EDJ1993/8642-): «El art. 127 LPL reconoce legitimi-
dad para impugnar las decisiones y actuaciones de la Mesa electoral a "todos los que
tengan interés directo". Aunque el precepto no cite expresamente al empresario, de ello
no cabe deducir una decisión legal de excluir al empresario de esta legitimación activa,
y ello al margen de si tal exclusión fuera constitucionalmente posible [en la actualidad
sí lo cita]. Sin duda, el empresario puede tener interés directo en la legalidad y en los
resultados del proceso electoral que tiene lugar en un centro de trabajo propio. Aun
sin ser titular de derechos en la relación jurídica electoral, es titular de derechos en
otras relaciones jurídicas, los contratos de trabajo con cada uno de los trabajadores de
la empresa, de los que depende aquella relación jurídica electoral. La Sentencia que se
dicte en un proceso de impugnación de las elecciones es un hecho constitutivo en las
respectivas relaciones de trabajo, y tiene siempre una eficacia refleja para el empresario,
en su posición de parte de contratos de trabajos singulares y también en su condición
de dirigente de la organización productiva. La falta de participación activa y directa del
empresario en el proceso electoral no puede considerarse aquí determinante».

128. La demanda sólo podrá fundarse en:


a) Indebida apreciación o no apreciación de cualquiera de las causas contem-
pladas en el art. 76 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores,
siempre que la misma haya sido alegada por el promotor en el curso del arbitraje.
Art. 128 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 246

b) Haber resuelto el laudo aspectos no sometidos al arbitraje o que, de haberlo


sido, no puedan ser objeto del mismo, en estos casos la anulación afectará sólo a los
aspectos no sometidos a decisión o no susceptibles de arbitraje, siempre que los
mismos tengan sustantividad propia y no aparezcan indisolublemente unidos a la
cuestión principal.
c) Promover el arbitraje fuera de los plazos estipulados en el art. 76 del Texto
Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.
d) No haber concedido el árbitro a las partes la oportunidad de ser oídas o de
presentar pruebas.

129. 1. La demanda deberá dirigirse contra las personas y sindicatos que


fueron partes en el procedimiento arbitral, así como frente a cualesquiera otros
afectados por el laudo objeto de impugnación.
2. En ningún caso tendrán la consideración de demandados los comités de em-
presa, los delegados de personal, o la mesa electoral.

130. [154]
Si examinada la demanda el Secretario judicial estima que puede
no haber sido dirigida contra todos los afectados, citará a las partes para que com-
parezcan ante el órgano judicial, dentro del día siguiente, a una audiencia prelimi-
nar en la que éste, oyendo a las partes sobre la posible situación de litisconsorcio
pasivo necesario, resolverá sobre la misma en el acto.
Necesidad de que sea citado a juicio un sindicato promotor de las elecciones aunque no
hubiese impugnado el laudo
(STC 52/1997 - 17/03/1997 -EDJ1997/2170-): «En el caso que examinamos, ha de
afirmarse que la resolución judicial que declaró la nulidad del procedimiento electoral,
promovido por el Sindicato demandante de amparo, sin que éste haya podido hacer
valer sus derechos o intereses ante el órgano judicial, vulnera la garantía constitucional
contenida en el art. 24.1 CE -EDL1978/3879-, dando lugar a un menoscabo real y
efectivo del derecho de defensa del recurrente, y produciendo así una indefensión
constitucionalmente amparable en esta sede. (...) En primer lugar, el Juzgado citó como
demandados a quienes erróneamente habían sido demandados por la parte actora, los
componentes de la Mesa electoral, y que conforme a la normativa legal, en ningún caso
podían serlo. En segundo lugar, y atendiendo a los términos de la normativa legal, en
el proceso de impugnación de las elecciones sindicales no puede entenderse que resulte
compleja la identificación de quienes puedan ser partes (SSTC 65/1985 -EDJ1985/65-

[154] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 73 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
247 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 132

y 151/1988 -EDJ1988/467-). Por último, del examen de las actuaciones judiciales resulta
claro que el Sindicato UGT había sido el promotor de las elecciones, que era el único
que había presentado una candidatura, y que el candidato propuesto por este Sindicato
había sido designado como Delegado de Personal. Además, como se desprende del acta
del juicio, los demandados se limitaron a alegar que el procedimiento electoral discurrió
en todo momento bajo dirección y supervisión sindical. Por tanto, (...) ante la patente
omisión sufrida por la parte actora, que no demandó al Sindicato afectado por el acto
frente al que se formulaba la acción, y, por el contrario, señaló como demandados
erróneamente a quienes no podían serlo, el Juez debió, de oficio, acudir a la audiencia
preliminar que le concedía el art. 130.3 de la LPL, a los efectos de subsanar la defectuosa
constitución de la relación jurídico procesal formulada por la demanda inicial».

131. En estos procesos podrán comparecer como parte, cuando tengan interés
legítimo, los sindicatos, el empresario y los componentes de candidaturas no pre-
sentadas por sindicatos.

132. 1. Este proceso se tramitará con urgencia y tendrá las siguientes espe-
cialidades:
a) Al admitir la demanda, se acordará recabar de la oficina pública texto del
laudo arbitral, así como copia del expediente administrativo relativo al proceso
electoral. La documentación referida deberá ser enviada por el requerido dentro
del día siguiente.
b) El acto del juicio habrá de celebrarse dentro de los cinco días siguientes a la
admisión de la demanda. La sentencia, contra la que no cabe recurso, habrá de
dictarse en el plazo de tres días, debiendo ser comunicada a las partes y a la oficina
pública.
c) La sustanciación de este proceso no suspenderá el desarrollo del procedi-
miento electoral, salvo que se acuerde motivadamente por el Juez, a petición de
parte, caso de concurrir causa justificativa. [155]
2. Cuando el demandante hubiera sido la empresa, y el Juez apreciase que la
demanda tenía por objeto obstaculizar o retrasar el retroceso electoral, la sentencia
que resuelva la pretensión impugnatoria podrá imponerle la sanción prevista en el
art. 97.3.
Contra la sentencia que se dicte en estos procesos no cabe recurso
(STS 4ª - 25/04/1995 - 2936/1993 -EDJ1995/3142-): «(...) la Sala de procedencia, al
admitir y resolver en cuanto al fondo un recurso de suplicación que había sido inter-

[155] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 74 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 132 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 248

puesto contra la Sentencia de instancia, recaída en proceso sobre materia electoral,


asumió una competencia funcional de la que manifesitamente carecía, dado lo que de
manera inequívoca disponían a la sazón los artículos 133, b) -EDL1990/13310-[actual
art. 133.b -EDL1995/13689-] y 188.1, ambos del texto articulado de la Ley de Procedi-
miento Laboral -EDL1990/13310-. 3. No es dudoso que la pretensión que dio origen a
la incoación del mencionado proceso especial era propia del mismo, pues su objeto,
como antes fue expuesto, era la anulación del acto de la mesa electoral que excluía a
los accionantes del censo laboral correspondiente, así como la del resultado de dichas
elecciones, peticiones ambas plenamente incardinables en las previsiones del art. 129,
c) -EDL1990/13310-[actual 128.c] de la referida ley procesal -EDL1995/13689-, en su
versión entonces en vigor. Era incuestionable, por tanto, que tal pretensión había de
ser sustanciada por el procedimiento por el que lo fue y que la sentencia que recayera
en la instancia no era susceptible de recurso alguno, sin que tal conclusión pudiera
quedar desvirtuada por lo que establecía el art. 188.1, f) -EDL1990/13310-[actual
189.1.f) -EDL1995/13689-], del tan citado texto articulado de la Ley de Procedimiento
Laboral, conforme al cual son recurribles en suplicación las sentencias dictadas en
materia de tutela de la libertad sindical».

Subsección Segunda
Impugnación de la resolución administrativa que deniegue el registro

133. 1. Ante el Juzgado de lo social en cuya circunscripción se encuentre la


oficina pública se podrá impugnar la denegación por ésta del registro de las actas
relativas a elecciones de delegados de personal y miembros de comité de empresa.
Podrán ser demandantes quienes hubiesen obtenido algún representante en el acta
de elecciones.
2. La oficina pública será siempre parte, dirigiéndose la demanda también contra
quienes hayan presentado candidatos a las elecciones objeto de la resolución ad-
ministrativa.
Competencia funcional del Juzgado
(STS 4ª - 10/11/1997 - 93/1997 -EDJ1997/9892-): «(...) dice textualmente: "Ante el
Juzgado de lo Social en cuya circunscripción se encuentre la oficina pública (...)", cri-
terio simplificador y claro, que se decide por el fuero del "demandado", cualquiera que
sea la extensión de los efectos del acto o conducta objeto de la pretensión. Este criterio,
además, es el que rige en la modalidad especial electoral, porque, como hemos visto,
esta materia, es contenido del apartado "n" del artículo 2 del Texto Procesal
-EDL1995/13689-, y este apartado no aparece mencionado o aludido en los artículos
7 -EDL1995/13689-, 8 -EDL1995/13689- y 9 de la Ley Procesal -EDL1995/13689-, pre-
249 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 137

ceptos en que se enuncian las competencias funcionales de las Salas de lo Social tanto
de los Tribunales Superiores de Justicia, como de la Audiencia Nacional. No hay fun-
damento para atribuir la competencia funcional a una de estas Salas y la decisión aquí
impugnada, al declarar que es competente el Juzgado de lo Social en cuya circunscrip-
ción se encuentra la Oficina pública, cuya omisión es objeto de la demanda, sigue el
criterio fijado por el mencionado artículo 133 de la Ley Procesal, por lo que, en defi-
nitiva, y de acuerdo con el dictamen del Ministerio Fiscal, el recurso ha de ser deses-
timado».

134. El plazo de ejercicio de la acción de impugnación será de diez días,


contados a partir de aquel en que se reciba la notificación.

135. 1. Este proceso se tramitará con urgencia. En la resolución por la que se


admita la demanda se requerirá a la oficina pública competente el envío del expe-
diente administrativo, que habrá de ser remitido en el plazo de dos días. [156]
2. El acto del juicio habrá de celebrarse dentro de los cinco días siguientes a la
recepción del expediente.

136. La sentencia, contra la que no cabe recurso, habrá de dictarse en el plazo


de tres días, debiendo ser comunicada a las partes y a la oficina pública. De estimar
la demanda, la sentencia ordenará de inmediato el registro del acta electoral.

SECCIÓN TERCERA
Clasificación profesional

137. 1. La demanda que inicie este proceso será acompañada de informe


emitido por el comité de empresa o, en su caso, por los delegados de personal. En
el caso de que estos órganos no hubieran emitido el informe en el plazo de quince
días, al demandante le bastará acreditar que lo ha solicitado [157].
2. En la resolución por la que se admita la demanda, se recabará informe de la
Inspección de Trabajo y Seguridad Social, remitiéndole copia de la demanda y do-
cumentos que la acompañen. El informe versará sobre los hechos invocados y cir-

[156] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 75 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[157] Véase art. 22 ET
Art. 137 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 250

cunstancias concurrentes relativas a la actividad del actor y deberá emitirse en el


plazo de quince días. [158]
3. Contra la sentencia que recaiga no se dará recurso alguno.
1. Sólo debe seguirse este proceso cuando se pretenda la clasificación por el desempeño
de funciones de distinta categoría, cuando se pretenda una clasificación por motivos
distintos debe seguirse el proceso ordinario
(STS 4ª - 30/12/1998 - 651/1998 -EDJ1998/33489-): «Como han declarado las Sen-
tencias de esta Sala de 24 de febrero de 1995 -EDJ1995/1343-, que reitera la de 30 de
enero de 1997 -EDJ1997/597-, la modalidad procesal de clasificación profesional pre-
vista en el artículo 137 de la Ley de Procedimiento Laboral debe utilizarse exclusiva-
mente cuando la reclamación de categoría profesional esté fundada en el desempeño
de actividades de categoría profesional superior -vaya o no acompañada de una recla-
mación de cantidad por diferencias, Sentencia de 28 de mayo de 1996 -EDJ1996/4526--
pero no cuando la clave de la decisión judicial se encuentre en la interpretación de
preceptos legales o convencionales. Máxime cuando la demanda que inició el proceso
se formuló con arreglo a la normativa del proceso ordinario (artículos 80 y siguientes
de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-) y no conforme a lo dispuesto
en el citado artículo 137 y por tanto no se recabaron los informes prevenidos en el
mismo». Reiteran la doctrina (STS 4ª - 15/03/2002 - 2197/2001 -EDJ2002/10342-;
STS 4ª - 02/12/2002 - 1153/2002 -EDJ2002/61401-; STS 4ª - 06/10/2003 - 6/2003
-EDJ2003/127763-; STS 4ª - 27/01/2004 - 1903/2003 -EDJ2004/40531-; STS 4ª -
29/06/2004 - 5017/2003 -EDJ2004/263137-; STS 4ª - 09/07/2004 - 3802/2003
-EDJ2004/116311-; STS 4ª - 07/10/2004 - 1936/2003 -EDJ2004/160244-; STS 4ª -
18/03/2005 - 2256/2004 -EDJ2005/37541-; STS 4ª - 12/04/2005 - 1739/2004
-EDJ2005/83766-; STS 4ª - 25/04/2005 - 1295/2004 -EDJ2005/90327-; STS 4ª -
24/05/2005 - 1570/2004 -EDJ2005/131435-; STS 4ª - 05/07/2005 - 2451/2004
-EDJ2005/131440-; STS 4ª - 26/09/2006 - 4642/2005 -EDJ2006/282230- y STS 4ª -
13/11/2006 - 1600/2005 -EDJ2006/311923-).
2. No cabe recurso contra las sentencias dictadas en procesos de clasificación profesional
(STS 4ª - 20/09/2006 - 2205/2005 -EDJ2006/288922-): «Tal cuestión ha sido ya
abordada y resuelta por las sentencias de esta Sala mencionadas de 30 de mayo 2006
(rec. núm. 2207/2005) -EDJ2006/84012- y 11 de junio de 2003 (rec. núm. 4425/2002)
-EDJ2003/241198- y también por la de 29 de octubre del 2001 (rec. núm. 444/2001)
-EDJ2001/49327-. (...) "El tema suscitado en la demanda se ciñe a clasificar profesio-
nalmente a unos trabajadores, por la realización de labores de superior categoría, pero

[158] Dada nueva redacción apartado 2 por art. 10 apartado 76 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
251 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 137

sin otras connotaciones. Las alegaciones y pretensiones de los actores se limitan, como
queda dicho, a una pura cuestión de clasificación profesional y, conforme a lo que
disponen los artículos 137.3 y 189.1 de la LPL -EDL1995/13689-, son irrecurribles en
suplicación las sentencias que dicten los Juzgados de lo Social en procesos de clasifi-
cación profesional, con independencia del ámbito o convenio colectivo invocado como
fundamento de la pretensión".» Doctrina reiterada en STS 4ª - 29/06/1996 - 2351/1995
-EDJ1996/5475-; STS 4ª - 04/02/1998 - 1939/1997 -EDJ1998/213-; STS 4ª - 16/02/1998
- 1958/1997 -EDJ1998/1030-; STS 4ª - 20/11/1999 - 4599/1998 -EDJ1999/40532-; STS 4ª
- 02/12/1999 - 1318/1999 -EDJ1999/40547-; STS 4ª - 10/06/2002 - 36/2001
-EDJ2002/32098-; STS 4ª - 11/06/2003 - 4425/2002 -EDJ2003/241198- y STS 4ª -
20/09/2006 - 2205/2005 -EDJ2006/288922-.
3. No cabe recurso contra la sentencia dictada en proceso de clasificación profesional
aunque se acumule una pretensión por diferencias retributivas derivadas del desempeño
de funciones correspondientes a otra categoría
(STS 4ª - 13/11/2003 - 4468/2002 -EDJ2003/187384-): «La acumulación de acciones
referenciada cuenta con la permisión legal del art. 27 del Texto articulado de la Ley de
Procedimiento Laboral -EDL1990/13310- sin que, al respecto, quepa invocar con éxito,
en sentido impeditivo, lo que prevé el art. 154-3º de la Ley de Enjuiciamiento Civil
-EDL2000/77463-, por cuanto aquella primera norma citada se revela específica y, por
tanto, de aplicación preferente al caso que ocupa la atención enjuiciadora de la Sala.
En principio, pudiera pensarse que la autonomía de las respectivas acciones, acumu-
lativamente, ejercitadas debiera suponer un régimen diferenciado, en orden a la sus-
ceptibilidad de generar el derecho procesal al recurso de suplicación y, en su caso, al
de unificación de doctrina. Sin embargo, no es dable ignorar la manifiesta interdepen-
dencia que se advierte entre la acción de clasificación profesional y la de diferencias
económicas correspondientes cuando, ambas, se ejercitan conjuntamente. En tales ca-
sos, se produce una primacía o preponderancia de la de clasificación profesional que
actúa como presupuesto básico, esencial o condición "sine qua non" de la acción re-
clamatoria de diferencias salariales, ejercitada en función del reconocimiento de la
señalada categoría profesional. El ejercicio conjunto de la acción de clasificación pro-
fesional y de la de diferencias salariales por el reconocimiento de la nueva categoría
laboral configura, a aquélla, como principal y, a la otra, como derivada, en inevitable
posición de dependencia respecto de la primera de ellas, cuya suerte procesal, en todos
aspectos, debe correr» En el mismo sentido (STS 4ª - 02/02/2000 - 1360/1999
-EDJ2000/697-; STS 4ª - 14/02/2001 - 1268/2000 -EDJ2001/2937- y STS 4ª - 28/10/2002
- 621/2002 -EDJ2002/51508-).
4. Tampoco es posible recurrir las resoluciones dictadas en ejecución de estas sentencias
(STS 4ª - 28/05/1996 - 3190/1995 -EDJ1996/4526-): «Ahora bien, el artículo 189.2
de la LPL -EDL1995/13689-establece que son recurribles en suplicación los autos que
Art. 137 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 252

decidan el recurso de reposición interpuesto contra los que en ejecución de sentencia


dicten los Juzgados de lo Social cuando resuelvan puntos sustanciales no controvertidos
en el pleito, no decididos en la sentencia o que contradigan lo ejecutoriado, pero siem-
pre que la sentencia ejecutoria hubiese sido recurrible en suplicación. Como ésta no lo
era -y en efecto no lo había sido-, por haber recaído en un proceso sobre clasificación
profesional, tampoco podía serlo el auto dictado en ejecución, cualquiera que fuese su
contenido».

SECCIÓN CUARTA
Movilidad geográfica y modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo [159]

138. 1. El proceso se iniciará por demanda de los trabajadores afectados por


la decisión empresarial, que deberá presentarse en el plazo de los veinte días hábiles
siguientes a la notificación de la decisión.
2. Cuando el objeto del debate verse sobre preferencias atribuidas a determina-
dos trabajadores, éstos también deberán ser demandados. Igualmente deberán ser
demandados los representantes de los trabajadores cuando, tratándose de traslados
o modificaciones de carácter colectivo, la medida cuente con la conformidad de
aquéllos.
3. Si una vez iniciado el proceso se plantease demanda de conflicto colectivo
contra la decisión empresarial, aquel proceso se suspenderá hasta la resolución de
la demanda de conflicto colectivo.
No obstante, el acuerdo entre el empresario y los representantes legales de los
trabajadores una vez iniciado el proceso no interrumpirá la continuación del pro-
cedimiento.
4. El procedimiento será urgente y se le dará tramitación preferente. El acto de
la vista habrá de señalarse dentro de los cinco días siguientes al de la admisión de
la demanda.
La sentencia, que no tendrá recurso salvo en el supuesto y con los requisitos
contemplados en la letra b) del apartado 1 del art. 189, y que será inmediatamente
ejecutiva, deberá ser dictada en el plazo de cinco días. [160]
5. La sentencia declarará justificada o injustificada la decisión empresarial, se-
gún hayan quedado acreditadas o no, respecto de los trabajadores afectados, las
razones invocadas por la empresa.

[159] Véase arts. 39 a 41 ET


[160] Dada nueva redacción apartado 4 por art. 10 apartado 77 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
253 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 138

La sentencia que declare injustificada la medida reconocerá el derecho del tra-


bajador a ser repuesto en sus anteriores condiciones de trabajo. Se declarará nula
la decisión adoptada en fraude de ley, eludiendo las normas establecidas para las de
carácter colectivo en el último párrafo del apartado 1 del art. 40 del Texto Refundido
de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, y en el último párrafo del apartado 3
del art. 41 del mismo texto legal.
6. Cuando el empresario no procediere a reintegrar al trabajador en sus ante-
riores condiciones de trabajo o lo hiciere de modo irregular, el trabajador podrá
solicitar la ejecución del fallo ante el Juzgado de lo social y la extinción del contrato
por causa de lo previsto en el art. 50.1 c) del Texto Refundido de la Ley del Estatuto
de los Trabajadores conforme a lo establecido en los arts. 277, 278 y 279 de la pre-
sente Ley.
7. Si la sentencia declarara la nulidad de la medida empresarial, su ejecución se
efectuará en sus propios términos, salvo que el trabajador inste la ejecución prevista
en el apartado anterior. En todo caso serán de aplicación los plazos establecidos en
el mismo.
1. Objeto del proceso: es necesario que se trate de una decisión unilateral de la empresa
(STS 4ª - 02/07/1997 - 3646/1996 -EDJ1997/5082-): «(...) que no es aplicable el
artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-que parte del presu-
puesto de modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo impuestas por de-
cisión unilateral de la empresa; en cambio, en el presente caso ha existido una propuesta
de pacto novatorio entre la empresa y los trabajadores afectados sobre los extremos
antes mencionados, que, caso de ser aceptada, se incorpora a sus respectivos contratos
individuales; todo lo cual entra dentro de la autonomía individual de las partes».
2. Objeto: el proceso únicamente debe seguirse cuando el empresario ha utilizado el pro-
cedimiento establecido en el Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-
De no haberse seguido el cauce regulado en la ley, el proceso adecuado es el ordi-
nario (STS 4ª - 18/12/2007 - 148/2006 -EDJ2007/274872-): «En efecto: a) Es doctrina
unificada de esta Sala (STS de 18-7-97 -EDJ1997/5402-, 7-4-98 -EDJ1998/2738-, 8-4-98
-EDJ1998/4035-, 11-5-99 -EDJ1999/11899-) que el proceso especial regulado en
el art. 138 LPL "tiene como presupuesto la existencia real de modificaciones sustanciales
de trabajo tal y como se conciben en el artículo 41 del ET -EDL1995/13475-". De modo
que cuando no se cumplen por el empleador las exigencias formales del precepto:
apertura del período de consultas, acuerdo a favor de la mayoría de los representantes
de los trabajadores y notificación a éstos de la medida aprobada con una antelación
mínima de 30 días a la fecha de su efectividad, en el caso de las modificaciones colectivas,
o notificación de la medida a los trabajadores y sus representantes legales en el plazo
citado cuando se trata de modificaciones individuales, "no puede entenderse que la
Art. 138 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 254

medida se ajusta a lo establecido en el art. 41 del ET -EDL1995/13475-, siendo entonces


el proceso ordinario el adecuado para reclamar frente a la medida y no el especial
del art. 138 LPL, el de conflicto colectivo si es que se impugna la práctica empresarial
por ese cauce, pero en tal caso sin sometimiento a plazo de caducidad". b) Es decir, "la
decisión patronal podrá considerarse como modificación sustancial de condiciones de
trabajo a efectos procesales y sustantivos, sólo en la medida en que pueda ser recono-
cible o identificada como tal, por haberse adoptado cumpliendo las exigencias de forma
del art. 41 ET -EDL1995/13475-. Entonces si será obligada su impugnación por la
modalidad procesal del art. 138 LPL, e incluso estará la acción sujeta al plazo de cadu-
cidad fijado por dicho precepto y el art. 59.4 ET -EDL1995/13475- y al régimen de
carencia de recursos. En caso contrario la acción habrá de seguir el cauce del procedi-
miento ordinario, o el de conflicto colectivo si se ejercita acción de esta naturaleza y ni
una ni otra estará sometida a plazo de caducidad", ni rige la inexistencia del recurso.
c) "Aceptar otra tesis, y considerar, en un supuesto como el presente en que están
ausentes todos los requisitos de forma, que la acción ejercitada debe seguir los trámites
del art. 138 LPL y esta afectada por la caducidad (y por la falta de recurso) supondría
primar indebidamente una conducta patronal cuando menos irregular, y que podría
incluso incurrir en fraude de ley, si es que la empresa adopta la modificación sin la
garantía legal establecida para los trabajadores".». En la misma línea las STS 4ª -
22/03/2010 - 2293/2009 -EDJ2010/71360- y STS 4ª - 23/03/2010 - 4116/2008
-EDJ2010/62123-, razonando esta última sentencia que al ser el procedente el proceso
ordinario es posible recurrir en suplicación la sentencia.
3. Objeto del proceso: no debe seguirse en supuestos de movilidad geográfica «débil»
(STS 4ª - 18/03/2003 - 1708/2002 -EDJ2003/7162-): «Por consiguiente lo que de-
bemos decidir en esta resolución es si esta movilidad débil está o no sujeta al plazo de
caducidad que se establece en el párrafo 4º del artículo 59 del Estatuto de los Trabaja-
dores -EDL1995/13475-. Y es este tema que ya ha sido resuelto por esta Sala en su
sentencia de 27 de diciembre de 1999 -EDJ1999/55552-. Decíamos allí que el plazo de
caducidad de los artículos 59.4 del Estatuto -EDL1995/13475- y 138 de la Ley de Pro-
cedimiento Laboral está establecido exclusivamente para los casos de movilidad geo-
gráfica del artículo 40 -EDL1995/13475- y de modificaciones sustanciales de las con-
diciones del contrato de trabajo del artículo 41 -EDL1995/13475- por lo que "es claro
que las acciones frente a los supuestos de movilidad geográfica no sustancial o débil no
están sujetas al plazo de caducidad alguno y sí sólo al general de prescripción de 1 año
que establece el artículo 59.1 del Estatuto -EDL1995/13475- para todas las acciones
derivadas del contrato de trabajo que no tengan señalado plazo especial".».
4. Objeto: es necesaria la existencia de una modificación o movilidad individual o plural.
Deslinde con el proceso de conflicto colectivo
(STS 4ª - 15/01/2001 - 228/2000 -EDJ2001/263-): «(...) aunque por parte de los
trabajadores singularmente afectados pudiera haberse acudido al proceso ordinario
255 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 138

para impugnar la decisión empresarial (arg. "ex" art. 17.1 LPL -EDL1995/13689-), no
puede declararse la existencia de inadecuación del procedimiento de conflicto colectivo
seguido por los Sindicados demandantes con idéntica finalidad impugnatoria. (...) En
efecto, sobre la base de lo actuado, puede, en principio, afirmarse: a) que las condiciones
de trabajo que la empresa ha modificado deben considerarse de "carácter colectivo",
en los términos definidos en el art. 41.2 ET -EDL1995/13475-, pues venían siendo
disfrutadas por los trabajadores afectados, al menos, en virtud de una decisión unila-
teral del empresario de efectos colectivos, como se deduce de los efectos generalizados
que ha provocado su alteración, lo que viene a reconocer la propia empresa en su escrito
de recurso con relación a determinados puestos de mando; y b) que la modificación de
las referidas condiciones no se ha efectuado a través de los cauces establecidos en el art.
41 ET -EDL1995/13475- en cuanto le fueren aplicables. (...) Estamos, por consiguiente,
como delimita el art. 151.1 LPL -EDL1995/13689-, ante una demanda que afecta a
intereses generales de un grupo genérico de trabajadores, los que prestan o puedan
prestar servicios en los puestos de mando en los que se ha operado la modificación
combatida, y que versa sobre la aplicación e interpretación de «una decisión o práctica
de empresa». No puede negárseles, por tanto, a los Sindicatos demandantes la posibi-
lidad de acudir a la modalidad procesal genérica de conflicto colectivo "ex" arts. 151 a
160 LPL -EDL1995/13689- para impugnar por este cauce la práctica empresarial, aun-
que se reserve la específica modalidad conflictual "ex" art. 138 LPL como uno de los
cauces a utilizar por aquéllos para la impugnación de las modificaciones colectivas
cuando la actuación empresarial aparezca en principio como formalmente correcta o
ajustada a lo establecido en el art. 41 ET -EDL1995/13475-».
5. El plazo de veinte días es de caducidad. Aplicación a los procesos colectivos
(STS 4ª - 21/02/1997 - 812/1996 -EDJ1997/1362-): «(...) en el caso enjuiciado la
propia regulación de la impugnación de la decisión empresarial en el artículo 41
-EDL1995/13475- prevé que pueda realizarse de modo individual o en conflicto co-
lectivo; por otra parte, la especial índole de la acción ejercitada en conflicto colectivo
que pide la nulidad de la decisión empresarial con el restablecimiento de las condiciones
precedentes es una acción que aun ejercitada en conflicto colectivo, si, es estimada, la
sentencia tiene eficacia inmediata en las relaciones individuales. Por ello, las diferencias
que en general existen entre conflictos colectivos e individuales en este supuesto espe-
cial, se acortan, y ello explica que en este caso tanto el Estatuto -EDL1995/13475- como
la Ley de Procedimiento Laboral hayan previsto la suspensión de los procesos indivi-
duales si se presenta demanda de conflicto colectivo (...) La redacción que el artículo
138 da a su apartado primero al incorporar la caducidad y al tercero al regular la sus-
pensión de los procedimientos individuales por la presentación de demanda de con-
flicto colectivo, no son argumentos decisivos para dar una interpretación restrictiva al
artículo 59.4 del Estatuto de los Trabajadores -EDL1995/13475-, y es evidente que la
Art. 138 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 256

incorporación de la caducidad de este artículo del Estatuto al 138.1 se debe a que ambos
son objeto de una misma reforma y era innecesario dada la claridad del artículo 59.4
del Estatuto -EDL1995/13475-, modificar el 151 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689- para repetir lo ya dicho. Tampoco la redacción del núm. 3 excluye
que la demanda de conflicto colectivo tenga la misma caducidad que la demanda del
conflicto individual. Por último, y para considerar todos los argumentos del recurso,
es claro, que aplicar el núm. 4 del artículo 59 del Estatuto -EDL1995/13475- al conflicto
colectivo, no implica que haya de privarse de recurso al conflicto colectivo y es natural
que dada la generalidad y trascendencia del conflicto colectivo este goce de recurso
mientras que carece de él el individual». Reitera la doctrina, entre otras, (STS 4ª-
14/03/1997 - 3284/1996 -EDJ1997/1823-; STS 4ª - 28/04/1997 - 4363/1996
-EDJ1997/3654- y STS 4ª - 14/05/1997 - 4132/1996 -EDJ1997/3219-).
6. Caducidad: para que opere es preciso seguir los trámites establecidos en los arts. 40
-EDL1995/13475- y 41 del ET -EDL1995/13475-
(STS 4ª - 10/04/2000 - 2646/1999 -EDJ2000/10331-): «Sólo en el caso de haber
cumplido la patronal con todos los requisitos que acabamos de exponer, podría en-
tenderse que la acción ejercitada por el Comité estaba viciada de caducidad, instituto
que es aplicable tanto a las acciones individuales como a las colectivas, de acuerdo con
la doctrina unificada de esta Sala (SS. de 21 de febrero -EDJ1997/1362-, 14 de marzo
-EDJ1997/1823- y 29 de mayo de 1997 -EDJ1997/4366- y 22 de julio de 1999
-EDJ1999/19977-, entre otras). Pero al haber desconocido todas las exigencias del art.
41 -EDL1995/13475-, no cabe hablar, desde un plano formal y a efectos de una posible
caducidad de la acción, de una modificación sustancial de las condiciones de trabajo,
por más que la medida sí pueda implicarla en el fondo».
Pues supondría «(...) Hacer una interpretación extensiva de un instituto tan severo
como es el de la caducidad. Cuando es jurisprudencia, que esta Sala sentó ya en sus
sentencias de 27 de septiembre de 1984, 21 de abril de 1986 -EDJ1986/2682-, 22 de
enero de 1987 -EDJ1987/492-, 9 de febrero de 1988 -EDJ1988/1061- y 24 de mayo de
1988 -EDJ1988/4453-, que la caducidad "como medida excepcional del ordenamiento
que, para proteger el interés derivado de la pronta estabilidad y certidumbre de situa-
ciones jurídicas pendientes de modificación, impone la decadencia de determinados
derechos o facultades por el mero transcurso del tiempo, no puede ser objeto de in-
terpretaciones extensivas que cierren la posibilidad de un examen material del funda-
mento de la pretensión cuando el ejercicio de ésta no resulta claramente extemporáneo.
Y esta orientación jurisprudencial ha de relacionarse, a su vez, con la doctrina del
Tribunal Constitucional sobre los criterios de proporcionalidad que, en garantía del
derecho fundamental a la tutela judicial efectiva consagrado en el artículo 24.1 de la
Constitución -EDL1978/3879-, han de aplicarse para valorar la trascendencia de los
defectos procesales" (STS/IV de 27-12-1999 -EDJ1999/55552-). (...) Primar indebida-
257 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 138

mente una conducta patronal cuando menos irregular, y que podría incluso incurrir
en fraude de ley, si es que la empresa adopta la modificación sin garantía alguna para
los trabajadores, con la finalidad de enervar su derecho a reclamar frente a ella, por
mor de una supuesta caducidad que sólo cabe esgrimir si previamente se cumple con
las exigencias formales que impone el art. 41 -EDL1995/13475-» (STS 4ª - 10/04/2000
- 2646/1999 -EDJ2000/10331-)
7. Contra las sentencias dictadas en este procedimiento no cabe recurso
(STS 4ª - 24/04/2007 - 265/2006 -EDJ2007/40386-): «Frente a la modificación sus-
tancial de las condiciones del contrato, regulada en el art. 41 del Estatuto de los Tra-
bajadores -EDL1995/13475-, pueden interponerse dos tipos de acciones: impugnación
por los cauces establecidos para el conflicto colectivo, interpuesta por quienes están
legitimados para ello y la acción individual o plural, por los afectados por la medida.
En el primer caso procede el recurso de suplicación frente a la sentencia que se dicte
en la instancia. Pero cuando la acción se deduce por el cauce de reclamación individual,
previsto en el art. 138 de la Ley de Procedimiento -cual es el caso hoy enjuiciado- la
sentencia que se dicte no es susceptible de recurso alguno por disponerlo así, expresa-
mente, el párrafo 4 del dicho art. 138. Y la imposibilidad de recurso, no se ve afectada
por la excepción establecida en el art. 189 b) de la Ley procesal -EDL1995/13689-,
referida a los supuestos de falta de cuantía de la pretensión deducida, cuando afecte a
todos o gran número de trabajadores o beneficiarios de la seguridad Social. Excepción
no aplicable a los procesos por modificación sustancial de las condiciones del contrato,
al no disponerlo así el mandato legal».
Doctrina matizada por la STS 4ª - 25/06/2003 - 4699/2002 -EDJ2003/241338-, la
cual sostiene que si es posible el recurso cuando la modificación trae causa en un pacto
novatorio o no se ha seguido el adecuado cauce previo para la modificación: «La doc-
trina unificada estaba ya contenida en las sentencias de ésta Sala de 10 de abril del año
2000 -EDJ2000/10331- y la invocada de contradicción de 18 de septiembre de 2000
-EDJ2000/36249- (...). Cuando, las modificaciones obedecen a un pacto entre empresa
y trabajador, o bien cuando no se han cumplido por el empleador las exigencias for-
males del precepto: apertura del período de consultas, cuando se trata de modificacio-
nes colectivas o notificación de la medida a los trabajadores y sus representantes legales
en el caso de las individuales, no puede entenderse que la medida se ajusta a lo esta-
blecido en el artículo 41 -EDL1995/13475-, siendo entonces el proceso ordinario el
adecuado para reclamar frente a la medida». La STS 4ª 23/03/2010 - 4116/2008
-EDJ2010/62123-, razonan que al ser el procedente el proceso ordinario, por no haberse
procedido conforme al art. 41 del ET -EDL1995/13475-, es posible recurrir en supli-
cación la sentencia. En la misma línea la STS 4ª - 19/04/2010 - 1313/2009
-EDJ2010/71357-.
Art. 138 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 258

8. La impugnación de la decisión empresarial y su confirmación judicial posterior no


enervan la opción ulterior por la extinción
(STS 4ª - 21/12/1999 - 719/1999 -EDJ1999/53210-): «El análisis literal de la norma
pudiera dar la impresión, en una primera lectura, de que la impugnación del traslado
excluye la alternativa de extinción. Se hace ver, en este sentido, que el párrafo quinto
del artículo 40.1 -EDL1995/13475- previene que "el trabajador que no habiendo optado
por la extinción de un contrato se muestre disconforme con la decisión empresarial
podrá impugnarla". Pero un tal razonamiento confunde lo que es consignación de una
simple obviedad explicativa, con la imposición de un requisito ineludible. Así se cons-
tata con un examen más detenido y completo de la norma. El párrafo cuarto diseña
una clara opción del trabajador: o bien acepta el traslado, con una compensación por
gastos, o bien insta la extinción del contrato con una indemnización reducida. Pero en
manera alguna se exige una reacción integral en casi unidad de acto, y menos se está
confiriendo un plazo perentorio para inclinarse por la extinción. De ahí que las ex-
presiones que encontramos en el párrafo quinto no pasen de constituir una explicación
adicional: se advierte al trabajador que la orden empresarial es ejecutiva y se le avisa
de que, no obstante, le cabe la posibilidad de su impugnación, a condición evidente-
mente de que no haya optado por la extinción, pues estas dos cosas: impugnación y
extinción simultáneas sí son incompatibles, porque tienden a finalidades opuestas. Se
insiste: la locución "no habiendo optado por la extinción", no introduce secuencia
temporal alguna, y menos la impone como exigencia inevitable; sino que queda en una
mera manifestación de lo obvio: se puede impugnar porque, hasta el momento, no ha
habido intento de extinción. Lo cual no significa en modo alguno que la facultad del
trabajador precluya ni que en el futuro no pueda aparecer. (...) El entendimiento des-
crito es el único que ofrece una mínima razonabilidad. Mientras que el opuesto se
presenta como solución exagerada e infundada».
9. Las resoluciones dictadas en ejecución de estas sentencias no son recurribles
(STS 4ª - 06/10/2005 - 5834/2003 -EDJ2005/166213-): «Según razonaremos a con-
tinuación, la norma imperativa contenida en el transcrito art. 189.2 LPL
-EDL1995/13689- -la sentencia ejecutoria ha de ser recurrible en suplicación para que
pueda interponerse este recurso contra los autos dictados en fase de ejecución- impide
que pueda estimarse admisible el recurso de suplicación formalizado contra el auto de
23 de enero de 2003, visto que la sentencia que se ejecuta no es susceptible de recurso
alguno, según dispone el citado art. 138.4 LPL. (...) El hecho de que el art. 138.6 LPL se
remita a las normas de la readmisión en el despido (arts. 277 a 279 LPL
-EDL1995/13689-) y al art. 50.1.c) ET -EDL1995/13475- no justifica la admisión del
recurso de suplicación».
259 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 138 bis

SECCIÓN QUINTA
Derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral reconocidos legal o
convencionalmente [161]

138 bis. [162]


El procedimiento para el ejercicio de los derechos de conciliación
de la vida personal, familiar y laboral reconocidos legal o convencionalmente se
regirá por las siguientes reglas:
a) El trabajador dispondrá de un plazo de veinte días, a partir de que el empre-
sario le comunique su disconformidad con la concreción horaria y el período de
disfrute propuesto por aquél, para presentar demanda ante el Juzgado de lo Social.
b) El procedimiento será urgente y se le dará tramitación preferente. El acto de
la vista habrá de señalarse dentro de los cinco días siguientes al de la admisión de
la demanda. La sentencia, que será firme, deberá ser dictada en el plazo de tres días.
1. Objeto de este procedimiento
El procedimiento tiene por objeto «la concreción horaria y la determinación del
periodo de disfrute de los permisos por lactancia y por reducción de jornada» -art. 138
bis LPL-. Además conforme a la disp adic. 17ª ET -EDL1995/13475-introducida por la
disp. adic. 11.20 de la LO 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de hombre
y mujeres -EDL2007/12678-, también se ventilaran por este proceso «las discrepancias
que surjan entre empresarios y trabajadores en relación con el ejercicio de los derechos
de conciliación de la vida persona, familiar y laboral reconocidos legal o convencio-
nalmente». Y, por último, para resolver las discrepancias sobre el ejercicio de los de-
rechos sobre reducción de jornada y adaptación del horario de las trabajadoras víctimas
de violencia de género en lo términos previstos en el art. 37.7 ET -EDL1995/13475- -
LO 1/2004, de 28 de diciembre, de medidas de Protección Integral contra la violencia
de género -EDL2004/184152--. No procediendo fuera de estos casos tasados. (STS 4ª
- 13/06/2008 - 897/2007 -EDJ2008/155883-): «Previamente al examen de la cuestión
de fondo debe la Sala plantearse tal y como solicita el Ministerio Fiscal la procedencia
del recurso de suplicación contra la sentencia de instancia dado que el punto 6º
del art. 37 E.T -EDL1995/13475- dispone: "que las discrepancias surgidas entre la em-
presa y el trabajador sobre la sucesión horaria y la determinación de los períodos de
disfrute previstos en los apartados 4 y 5 de dicho artículo serán resueltos por la Juris-
dicción correspondiente a través del procedimiento establecido en el art. 138 bis de la
LPL", y este artículo establece que la sentencia que se dicta en la instancia será firme.

[161] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 78 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
[162] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 79 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 138 bis LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 260

En el caso de autos, sin embargo la tramitación dada por el Juez de lo Social a la de-
manda, por la vía procesal del procedimiento ordinario, era adecuado, dado que lo
pedido en la demanda, la declaración del derecho del trabajador a disfrutar de un nuevo
horario de trabajo, en un supuesto de no reducción de jornada no esta incluido en el
art. 37-6 del ET -EDL1995/13475-siendo lo pedido en la demanda la declaración de tal
derecho mediante una interpretación extensiva del referido precepto, materia distinta
de los supuestos del art. 138 bis de la LPL».
2. Citación a juicio en el procedimiento por lactancia. No se aplica el plazo del art. 82.3
de la LPL -EDL1995/13689-, sino en el art. 138 bis b) de la misma norma
Pues «(...) no es aplicable lo dispuesto en el art. 82.3.a) de la LPL -EDL1995/13689-,
aun cuando el demandado sea una persona jurídica, cuando la modalidad procesal es
la de "permisos por lactancia y reducción de jornada por motivos familiares", "(...)
derecho de conciliación de la vida familiar y laboral reconocidos legal o convencio-
nalmente" en la redacción actual, aplicándose en dicho supuesto la previsión contenida
en el aparado b) del art 138 bis de dicho texto procesal.» (STS 4ª - 28/02/2011 - 297/2010
-EDJ2011/16711-).
3. Contra la sentencia dictada en este procedimiento no cabe recurso
(STS 4ª - 05/11/2003 - 4856/2002 -EDJ2003/174509-): «Planteado en estos términos
el enjuiciamiento del presente recurso de casación para unificación de doctrina, no
cabe desconocer que el art. 138 bis del Texto Refundido de la Ley de Procedimiento
Laboral, de reciente introducción en el Texto Procesal, como consecuencia de la Ley
39/1999, de conciliación de la vida familiar y las personas trabajadoras
-EDL1999/63356-, claramente establece que el procedimiento para la concreción ho-
raria y la determinación del período de disfrute en los permisos por lactancia y por
reducción de jornada por motivos familiares, será de carácter urgente y de tramitación
preferente y que a su vez, la sentencia que se dicte en la instancia tendrá la característica
de firme, razón por la que, no cabe interponer frente a la misma recurso de suplicación.
Desde esta perspectiva enjuiciadora y teniendo en cuenta el razonado informe del Mi-
nisterio Fiscal, el recurso planteado debe ser estimado, lo que, en el presente caso, lleva
a la declaración de nulidad de actuaciones desde el momento en que se dictó la sentencia
de instancia por no ser susceptible esta última del recurso de suplicación en el que se
dictó la sentencia, ahora recurrida, sin que haya lugar a la imposición de costas».
261 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 139

CAPÍTULO VI
De la Seguridad Social

139. [163]
En las demandas formuladas en materia de Seguridad Social contra
las entidades gestoras o servicios comunes, incluidas aquéllas en las que se invoque
la lesión de un derecho fundamental, se acreditará haber cumplido el trámite de la
reclamación previa regulado en el art. 71 de esta Ley. En caso de omitirse, el Secre-
tario judicial dispondrá que se subsane el defecto en el plazo de cuatro días. Reali-
zada la subsanación, se admitirá la demanda. En otro caso, dará cuenta al Tribunal
para que por el mismo se resuelva sobre la admisión de la demanda.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el artículo 139 en


el sentido de atribuir competencias al Secretario Judicial y los efectos de la no subsa-
nación.
La demanda ha de cumplir los requisitos generales que establece el artículo 80 de
la LPL -EDL1995/13689- (designación del órgano judicial; designación de los deman-
dantes y de los interesados que deban ser llamados al proceso; enumeración clara y
concreta de los hechos sobre los que versa la pretensión; suplica correspondiente con
la pretensión ejercitada; fecha y firma) y presentarse en el plazo de treinta días a contar
desde la fecha en que se notifique la denegación de la reclamación previa o desde el día
en que se entienda denegada por silencio administrativo.
1. En relación al trámite de reclamación previa hay que señalar lo siguiente
1.1. Omisión de la reclamación previa. La omisión de reclamación previa y la falta de
concesión de un plazo de cuatro días para subsanar el defecto acarrea la posible decla-
ración de nulidad de actuaciones
«El art. 139 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) -EDL1994/16443-,
constituye un complemento, aplicable a la modalidad procesal del proceso de seguridad
social, al requisito extraprocesal de carácter general contenido en el art. 71 LPL
-EDL1995/13689-. Establece aquel precepto que "en las demandas formuladas en ma-
teria de seguridad social contra las Entidades gestoras o servicios comunes se acreditara
haber cumplido el trámite de reclamación previa regulada en el art. 71 de esta ley
-EDL1995/13689-". El párrafo siguiente añade los efectos que acarrea la omisión de la
mencionada reclamación del siguiente modo: "En caso de omitirse, el juez dispondrá
que se subsane el defecto en el plazo de cuatro días, y transcurrido este sin hacerlo,
ordenará el archivo de la causa sin más trámite".

[163] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 80 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
Art. 139 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 262

Por aplicación, pues, incluso mecánica, de la norma citada, la falta de reclamación


previa lo que acarrea es la apertura de un trámite en el que se concede un plazo de
cuatro días al interesado-beneficiario para la subsanación de la omisión. El incumpli-
miento del precepto por el órgano judicial, en cuanto se siguieron los trámites del juicio,
determina -dada la claridad y rigidez de la exigencia legal, que incluso alcanza a las
demandas "en que se invoque la lesión de un derecho fundamental"- la nulidad de las
actuaciones practicadas y seguidas a partir de la presentación de la demanda, con re-
posición del procedimiento a tal momento procesal de presentación de la demanda»
(STS 4ª - 24/03/2004 - 3350/2002 -EDJ2004/40560-).
1.2. Reclamación previa en accidentes de trabajo
El trámite de reclamación previa en cuestiones relativas a accidentes de trabajo
cuando, dada la relación de aseguramiento, la declaración o prestación cuestionada no
pueda ser concedida o denegada directamente por el INSS o la TGSS, se entiende cum-
plido mediante el traslado de la demanda a la Administración de la Seguridad Social
demandada si desde su interposición hasta el acto de juicio transcurre un plazo equi-
valente al dispuesto para resolver en vía administrativa sin acto expreso «Habiéndose,
doctrinalmente, sustentado que si bien la norma procesal parece haber optado por
exigir también en los procesos por accidente de trabajo la presentación de la reclama-
ción previa en atención a la responsabilidad subsidiaria o indirecta de las Entidades
Gestoras en tales supuestos, hay que hacer notar que la función de este requisito pre-
procesal no puede cumplirse por cuanto estos organismos sólo entran en juego si fallan
los responsables principales y que, en este sentido, debe ponerse en duda que el órgano
judicial exija el cumplimiento de dicho trámite en los términos del artículo 139 LPL.
(...) En consecuencia, si bien el requisito cuestionado es jurídicamente exigible mientras
no se modifique el texto procesal para excluir, en su caso, su necesariedad en la materia
ahora tratada, debe proclamarse, sin embargo, la flexibilidad en la interpretación de
los preceptos en los que se contiene tal exigencia para tenerla por efectivamente cum-
plida en todos aquéllos supuestos en los que la finalidad a la que responde su exigencia
en esta materia se haya alcanzado aun cuando no se hubiere formalmente interpuesto
la reclamación previa; y así, entre otros supuestos, podrá entenderse cumplida tal exi-
gencia en este materia mediante el traslado de la demanda a la Administración de la
Seguridad Social demandada acordado en la providencia judicial de admisión (art. 82.1
LPL -EDL1995/13689-)» (STS 4ª - 18/03/1997 - 2885/1996 -EDJ1997/1982-).
1.3. Falta de agotamiento de la reclamación previa
La falta de agotamiento de la reclamación previa a la interposición de la demanda
no tiene acceso al recurso de casación, dado «(...) "que no toda disposición procesal es
eficaz para ello, pues, de acuerdo con el carácter extraordinario de este recurso, ha de
tratarse de infracciones procesales susceptibles de dar lugar a la casación conforme al
263 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 139

artículo 205 de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689- (Sentencias de 17


de octubre -EDJ1992/10127- y 16 de noviembre de 1992 -EDJ1992/11262- y 9 de fe-
brero de 1993 -EDJ1993/1172-). La infracción denunciada, que no puede ampararse
en el apartado e) del artículo 205 de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-
por no referirse a norma sustantiva aplicable para resolver la cuestión de fondo objeto
de debate, no tiene encaje en los apartados a) y b) del mismo artículo -EDL1995/13689-,
ya que no afecta a la jurisdicción, a la incompetencia o a la inadecuación del procedi-
miento. Tampoco está comprendida en el apartado c) -EDL1995/13689-, al no tratarse
de la denuncia de la infracción de norma reguladora de la sentencia, ni de los actos y
garantías procesales esenciales, pues la reclamación previa no es forma esencial del
juicio, sino procedimiento administrativo anterior a éste, y su omisión o cumplimiento
defectuoso no ha podido ser determinante de una indefensión que ni se alega en este
recurso ni se alegó en suplicación por la parte actora ahora recurrida". En este mismo
sentido cabe citar también las sentencias de este Tribunal de 2 de junio de 1994 (recurso
3541/93) -EDJ1994/5077- y 3 de marzo de 1999 (recurso 1130/98) -EDJ1999/1752-.»
(STS 4ª - 07/04/2009 - 2827/2008 -EDJ2009/92557-).
2. Actos administrativos
Hay que tener en cuenta que en el proceso laboral no es posible accionar frente a
un acto administrativo intermedio del expediente de jubilación «La doctrina en la ma-
teria ya ha sido unificada por esta Sala en las Sentencias de 9 de Julio de 2003 (Recurso
1375/02) -EDJ2003/108448-, 14 de Julio de 2003 (Recurso 1557/02) -EDJ2003/241237-
y 15 de Julio de 2003 (Recurso 2850/02) -EDJ2003/241346- (...) Se puede resumir la
fundamentación de las reseñadas resoluciones en el sentido de que el acto del INSS de
8 de Septiembre de 1999 no es una verdadera resolución, sino que la resolución au-
téntica la constituye aquélla que decidió el fondo del asunto en vía administrativa (arts.
87.1 -EDL1992/17271- y 89.1 de la Ley 30/1992 de 26 de Noviembre -LPAC-
-EDL1992/17271-). Dicho acto, tampoco es un acto de mera instrucción de los previstos
en el art. 78 de dicha Ley -EDL1992/17271-, sino que se trata de un acto de trámite
cualificado que, conforme a lo dispuesto en los arts. 107.1 de la LPAC -EDL1992/17271-
y 25 de la Ley de la Jurisdicción contencioso administrativa -EDL1998/44323-, sería
directamente recurrible, tanto en alzada como ante la Jurisdicción contencioso admi-
nistrativa. Pero tales preceptos no son de aplicación al caso que nos ocupa, pues atañen
en definitiva a la impugnación de los actos administrativos, y la Disposición Adicional
Sexta de la LPAC -EDL1992/17271-excluye de tales vías la impugnación de "los actos
de Seguridad Social" para residenciarla en la LPL, que la disciplina en los arts. 71 a 73
-EDL1995/13689- y 139 a 145 -EDL1995/13689-. Esta última Ley no contempla la im-
pugnación directa de los actos de Seguridad Social de instrucción y de trámite, siendo
la reclamación previa el único medio que prevé frente a la "resolución o acuerdo", esto
es, frente al acto que pone fin a la vía administrativa, único contra el que el interesado
Art. 139 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 264

puede luego demandar ante los tribunales sociales.» (STS 4ª - 10/11/2003 - 2650/2002
-EDJ2003/187347-).
3. Legitimación en procesos de Seguridad Social
Sobre la legitimación en los procesos de Seguridad Social cabe señalar:
El cónyuge viudo está legitimado para accionar judicialmente en reclamación de
una base superior a la que tenía reconocida en su pensión de incapacidad permanente
el causante «La única cuestión que el presente recurso de casación para la unificación
de doctrina plantea, consiste en esclarecer si el titular de una pensión de viudedad
derivada del fallecimiento de su cónyuge que, al tiempo de ocurrir el óbito, era pen-
sionista por incapacidad permanente (absoluta en el caso), está o no legitimado para
acudir a la Jurisdicción pidiendo la fijación de una base reguladora superior a aquélla
que administrativamente se había reconocido respecto de la pensión de incapacidad
del causante. (...) pretende que la base reguladora sobre la que ella entiende que procedía
señalar la pensión por incapacidad permanente absoluta del causante, sea precisamente
la que deba regir asimismo la pensión de viudedad de la que la propia demandante es
titular, y para ello se apoya en lo dispuesto por el art. 7.2 del Decreto 1646/1972 de 23
de Junio -EDL1972/1462-, que así lo establece, (...). Pues bien: resulta indiscutible que
para el ejercicio de esta pretensión ante los tribunales del orden social viene la actora
perfectamente legitimada por el art. 17.1 de la LPL -EDL1995/13689-, porque ella, y
nadie más, es la titular del derecho subjetivo al percibo de la pensión de viudedad, y la
cuantía de esta pensión está íntimamente relacionada y es inseparable de la que hubiera
debido tener la base reguladora de la prestación que por incapacidad venía percibiendo
su esposo en el momento de fallecer. No estamos, pues, en presencia (...) de una acción
personalísima del causante, sino de una acción propia de la demandante, como titular
que es del derecho a una pensión de viudedad, cuya cuantía está facultada para defen-
der» (STS 4ª - 26/01/2004 - 2793/2003 -EDJ2004/14539-).
En procesos de reclamación de cuantía de pensión de jubilación anticipada de tra-
bajadores que cesaron en virtud de contratos de prejubilación, la empresa no tiene que
intervenir como parte «Se trata de decidir si en un caso (...) en el que un trabajador que
cesó en la empresa mediante un contrato de prejubilación y reclama contra el INSS
una prestación de jubilación anticipada alegando que no cesó de forma voluntaria como
parece desprenderse de su acuerdo privado con aquélla sino condicionado por deter-
minadas exigencias empresariales, debe ser demandada la empresa como parte o por
el contrario debe estimarse válidamente celebrado el juicio sin su presencia.
Esta cuestión ya ha sido unificada por la Sala en dos sentencias de fecha 19 de junio
de 2007 (rec.- 543/06 -EDJ2007/100967- y 4562/05 -EDJ2007/100945-) en las que,
después de hacer referencia a las exigencias del litisconsorcio pasivo necesario en tér-
minos generales, al contemplar una situación exactamente igual a la presente dijimos
que "(...) La determinación de ese carácter voluntario o involuntario en el cese de la
265 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 140

actividad laboral es algo que corresponde determinar al órgano judicial en función de


las circunstancias concurrentes y sin que, de ello, se derive, dentro del presente proceso,
responsabilidad alguna para la Entidad Bancaria a la que vino prestando servicios el
trabajador demandante de autos."» (STS 4ª - 30/01/2008 - 5015/2006
-EDJ2008/41767-).
Las empresas están legitimadas para impugnar una incapacidad derivada de acci-
dente de trabajo cuando se pretende una disminución en el grado de invalidez reco-
nocido por el INSS y la empresa ha sido condenada a abonar un recargo de prestaciones.
(STS 4ª - 04/04/2011 - 556/2010 -EDJ2011/114225-).

140. Las entidades gestoras y la Tesorería General de la Seguridad Social


podrán personarse y ser tenidas por parte en los pleitos en materia de Seguridad
Social en los que tengan interés, sin que tal intervención haga retroceder ni detener
el curso de las actuaciones.
1. Exención de depósito y consignaciones
Las Entidades Gestoras y Servicios comunes gozan del beneficio de justicia gratuita,
por lo cual están exentas de los depósitos y consignaciones para recurrir en suplicación
y casación y de la condena en costas, cuando fueran vencidas en el recurso «Es doctrina
unificada constante de esta Sala, reflejada entre otras en sus sentencias de 22-10-1992
-EDJ1992/10318-, 15-2-1993 -EDJ1993/1404-, 1-7-1993 -EDJ1993/6531-, 25-9-1993
-EDJ1993/8285-, 29-11-1993 -EDJ1993/10802-, 9 -EDJ1993/11189- y 20-12-1993
-EDJ1993/11637-, 21-9-94 -EDJ1994/8363-, 29 de octubre -EDJ1999/30642- y 29 de
noviembre de 1999 -EDJ1999/37954-, que las Entidades Gestoras de la Seguridad Social
quedan excluidas, en situaciones de normalidad, de la imposición de costas y, por tanto,
del abono de honorarios al letrado de la parte contraria, sin perjuicio de que se apliquen
los arts. 97,3 -EDL1995/13689- y 202,2 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689- en los supuestos en que se aprecie por el Juzgado la existencia de
mala fe o temeridad notoria, que no es el caso.
El art. 233 de la mencionada Ley Procesal -EDL1995/13689-, que en materia de
costas causadas en los recursos consagra el principio del vencimiento, salvo en proceso
de conflictos colectivos, excluye de tal condena a aquellos que gozaren del beneficio de
justicia gratuita. Y las Entidades Gestoras que lo tenían atribuido ya por el art. 38.2 de
la Ley General de la Seguridad Social de 1.974 -EDL1974/1308-, que paso a ser el 59.3
del Texto Refundido de 20 de junio de 1.994 -EDL1994/16443-, lo mantienen en la
actualidad por la Ley 1/1996 de 10 de enero de Asistencia Jurídica Gratuita
-EDL1996/13683-, derogatoria del art. 59.3 -EDL1994/16443-, que en su art. 2º
-EDL1996/13683- la concede, en todo caso, a las "Entidades Gestoras de la Seguridad
Social" entre las que se encuentra el Insalud por mandato del art. 57.1.b) de la vigente
LGSS -EDL1994/16443-.» (STS 4ª - 27/09/2000 - 4050/1999 -EDJ2000/36269-).
Art. 140 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 266

2. No necesidad de la revisión previa en algunos casos


En la LPL no se preceptúa la necesidad de la reclamación administrativa previa
cuando sea la propia Administración la que comparezca espontáneamente en los plei-
tos en materia de Seguridad Social en los que tenga interés (STS 4ª - 18/03/97 -
2885/1996 -EDJ1997/1982-).

141. [164]
1. Si en las demandas por accidente de trabajo o enfermedad pro-
fesional no se consignara el nombre de la entidad gestora o, en su caso, de la Mutua
de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social, el
Secretario judicial, antes del señalamiento del juicio, requerirá al empresario de-
mandado para que en plazo de cuatro días presente el documento acreditativo de
la cobertura de riesgo. Si transcurrido este plazo no lo presentara, vistas las cir-
cunstancias que concurran y oyendo a la Tesorería General de la Seguridad Social,
el Juez acordará el embargo de bienes del empresario en cantidad suficiente para
asegurar el resultado del juicio.
2. En los procesos por accidentes de trabajo, en la resolución por la que se admita
la demanda a trámite se deberá interesar de la Inspección Provincial de Trabajo y
Seguridad Social, si no figurase ya en los autos, informe relativo a las circunstancias
en que sobrevino el accidente, trabajo que realizaba el accidentado, salario que per-
cibía y base de cotización, que será expedido necesariamente en el plazo máximo de
diez días. Antes de la celebración del juicio, el Secretario judicial deberá reiterar la
presentación de dicho informe si éste no hubiere tenido todavía entrada en los autos.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el art. 141 en el


sentido de atribuir competencias al Secretario Judicial.
1. Reclamación previa
El trámite de reclamación previa en cuestiones relativas a accidentes de trabajo
cuando, dada la relación de aseguramiento, la declaración o prestación cuestionada no
pueda ser concedida o denegada directamente por el INSS o la TGSS, se entiende cum-
plido mediante el traslado de la demanda a la Administración de la Seguridad Social
demandada si desde su interposición hasta el acto de juicio transcurre un plazo equi-
valente al dispuesto para resolver en vía administrativa sin acto expreso. (STS 4ª -
18/03/1997 - 2885/1996 -EDJ1997/1982-).
2. Legitimación
En relación a la legitimación cabe señalar:

[164] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 81 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
267 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 141

«(...) la empresa debe ser demandada en los procesos de accidentes de trabajo, dada
su condición de titular de la relación triangular jurídico-material de aseguramiento,
que está siempre en la base de una controversia como la presente. Es cierto que su
interés en su solución solo sería inequívocamente evidente y directo si hubiera incum-
plido las obligaciones que al respecto le imponen las normas de S. Social. Pero también
lo es que, aunque haya actuado correctamente, las consecuencias que se deriven de la
sentencia que recaiga en este proceso, no le afectarían solo de modo indirecto o reflejo,
como precisa la jurisprudencia para excluir la existencia del litisconsorcio pasivo ne-
cesario; le vincularían con tal real intensidad, que su ausencia en este proceso podría
lesionar grave e irreparablemente su legítimo derecho de defensa, ínsito en el derecho
fundamental a la judicial efectiva o, en el mejor de los casos, podría dar lugar a las
sentencias contradictorias que el litisconsorcio pasivo necesario pretende eludir.
Baste un ejemplo (...). La declaración judicial de invalidez permanente total obte-
nida en este caso por la actora en ausencia de la empresa, ciertamente no vincularía a
ésta con eficacia de cosa juzgada al no haber sido parte en el pleito. Pero, en la práctica,
dicho pronunciamiento constituiría, dada la autoridad que generalmente se atribuye
a las resoluciones judiciales, un obstáculo difícilmente salvable para su defensa en pro-
cesos posteriores íntimamente imbricados con este [como son las reclamaciones de
recargo por falta de medidas de seguridad, de indemnización al amparo del art. 1.101
del C. Civil -EDL1889/1- o de abono de las mejoras voluntarias pactadas (...)]» (STS 4ª
- 16/07/2004 - 4165/2003 -EDJ2004/160216-).
La empresa está legitimada para entablar reclamación judicial respecto al origen de
una prestación de seguridad social y recurrir «La cuestión a dilucidar (...) queda con-
traída al problema de la legitimación activa de la hoy empresa recurrente para plantear
recurso de suplicación frente a la sentencia de instancia en la que se reconoció que una
pensión de viudedad asignada a la parte demandante de autos por el INSS tenía su
origen en una contingencia derivada de enfermedad profesional y no de enfermedad
común (...).
(...) Al margen de que en la parte dispositiva de la sentencia de instancia se condena
a dicha empresa a estar y pasar por la declaración judicial que, en la misma, se hace, es
evidente que con independencia del cumplimiento por parte de la empresa de sus
obligaciones en materia de cotización a la Seguridad Social y de prevención de riesgos
laborales no le puede ser ajeno un pronunciamiento judicial como el de autos en el que
se atribuye la pensión de viudedad postulada a enfermedad profesional, dado que hay
que tener en cuenta que la llamada de la empresa al proceso por contingencias profe-
sionales responde a que, en nuestro Derecho, la cobertura de estas contingencias a
través de las prestaciones de la Seguridad Social se produce como consecuencia de una
responsabilidad del empresario cuya cobertura asume la entidad gestora o colabora-
Art. 141 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 268

dora en virtud de la opción que regula el art. 99 de la LGSS -EDL1994/16443-» (STS 4ª


- 20/05/2009 - 2405/2008 -EDJ2009/165996-).
La Mutua carece de legitimación activa para impugnar el acto de reconocimiento
por el INSS de una pensión de incapacidad permanente por enfermedad profesional
«porque la asunción del coste de esa prestación por la vía de la opción abierta por la
disposición adicional 1ª de la Orden de 27.12.2005 -EDL2005/206417- no se ajusta a
la legalidad vigente y no puede alterar la configuración de la relación de protección.
Frente a ello no cabe alegar que la falta de legitimación produce a la Mutua una situación
de indefensión, porque el reconocimiento de la pensión no crea de forma automática
la obligación de abonar el capital coste; obligación que tendrá que ser declarada por el
organismo gestor competente y que podrá ser impugnada por la Mutua alegando la
ilegalidad de la opción. La Mutua puede combatir la decisión del INSS para excluir la
aplicación del capital coste, invalidando la opción por ilegal. Pero no puede impugnar
el reconocimiento de la pensión que a favor del trabajador ha hecho el único organismo
competente.» (STS 4ª - 14/07/2009 - 3987/2008 -EDJ2009/217636-).
El cónyuge viudo tiene legitimación para reclamar judicialmente que la incapacidad
permanente de su esposo en trámite en el momento del fallecimiento se declare deri-
vada de enfermedad profesional «(...) En definitiva, y en aplicación de la regla general
de la legitimación por interés (ventaja o utilidad jurídica que se obtendría en caso de
prosperar la pretensión ejercitada) a la que alude la Sentencia del Tribunal Constitu-
cional 220/2001, de 31 de octubre -EDJ2001/41643-, ha de estimarse, que los benefi-
ciarios de prestaciones de la Seguridad Social (cónyuge supérstite, hijos y parientes del
trabajador fallecido) tienen legitimación activa para reclamar las prestaciones de la
Seguridad Social del fallecido o las que se deriven de su muerte, así como a impugnar
las resoluciones administrativas en materia de Seguridad Social afectantes al causante
y a ellos como herederos o sucesores.» (STS 4ª - 23/10/2008 - 1676/2007
-EDJ2008/222490-).

142. 1. Al admitirse a trámite la demanda se reclamará a la entidad gestora o


servicio común la remisión del expediente original o copia del mismo o de las ac-
tuaciones y, en su caso, informe de los antecedentes que posea en relación con el
contenido de la demanda, en plazo de diez días. Si se remitiera el expediente original,
el Secretario judicial lo devolverá a la entidad de procedencia, firme que sea la sen-
tencia, dejando en los autos nota de ello. [165]
2. En el proceso no podrá aducirse por ninguna de las partes hechos distintos de
los alegados en el expediente administrativo.

[165] Dada nueva redacción apartado 1 por art. 10 apartado 82 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
269 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 142

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el apartado 1


del art. 142 en el sentido de atribuir competencias al Secretario judicial.
1. Necesidad de congruencia
Entre la cuestión debatida en el expediente administrativo y en el proceso debe
existir congruencia «Como señala la sentencia de 21 de junio de 1988, "ni las partes ni
desde luego el órgano judicial pueden traer al debate cuestiones nuevas, es decir, pre-
tensiones que no hayan sido planteadas ante la Administración, pero lo que no está
vedado a las partes es invocar nuevos motivos o alegaciones para fundamentar el re-
curso y la oposición, que el Tribunal a su vez puede introducir en la discusión y luego
considerar en la sentencia". Esta es la solución que se contempla en los artículos 33.2
-EDL1992/17271- y 56 de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas
y del Procedimiento Común -EDL1992/17271-. El primero permite al órgano judicial,
previa audiencia de las partes, considerar en la sentencia motivos de decisión distintos
de los planteados en el recurso o en la oposición y el segundo señala que en los escritos
de demanda y contestación podrán alegarse cuantos motivos procedan "hayan sido o
no planteados ante la Administración". Por otra parte, los artículos 85
-EDL1995/13689-, 87.5 -EDL1995/13689- y 88 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689- permiten aplicar esta solución en el proceso social con garantía de
los principios de contradicción y defensa.
(...) no puede apreciarse que en estos casos se produzca una incongruencia por
alteración de los términos del debate, porque, como señala también la sentencia de 28
de junio de 1.994 -EDJ1994/5670-, "quien afirma en un proceso la existencia de un
derecho ha de estar en condiciones de alegar y probar en ese proceso la concurrencia
de los requisitos que fundan su derecho y no puede invocar una situación de indefen-
sión porque se alegue por la demandada o se aplique por el Juez una previsión legal en
virtud de un hecho directamente relacionado con la pretensión ejercitada que se ha
probado en el proceso"». (STS 4ª- 23/01/2001 - 2352/2000 -EDJ2001/268-).
2. Vinculación al expediente administrativo
Hay que tener en cuenta que no puede valorarse las lesiones o dolencias no alegadas
en el expediente administrativo de incapacidad permanente de fecha posterior, pero si
aquellas que por su naturaleza ya existían durante la tramitación del expediente «una
tradición jurisprudencial reiterada no ha considerado hechos nuevos ajenos al expe-
diente las dolencias nuevas que sean agravación de otras anteriores -SSTS de 26.VI.
1986 -EDJ1986/4473-, 30.VI.1987 -EDJ1987/5264- ó 5.VII.1989 -EDJ1989/6877--, ni
lesiones o enfermedades que ya existían con anterioridad y se ponen de manifiesto
después -STS de 15.IX.1987 -EDJ1987/6354-- ni lesiones o defectos que existían du-
rante la tramitación del expediente, pero no fueron detectados por los servicios médicos
Art. 142 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 270

de la entidad por las causas que fueran -STS de 30.IV.1987 -EDJ1987/3432- y 23.IX.
1987 -EDJ1987/6635--.
En el supuesto contemplado en las sentencias antes citadas las dolencias que aque-
jaban al reclamante, si bien no constaba que fueran formalmente alegada por él en el
expediente, por su etiología (...) está fuera de toda duda que no eran nuevas, sino que
las padecía ya el actor al tiempo del dictamen del UVAMI, razón por la cual se puede
afirmar que el problema no es que no fueran alegadas, sino, mejor, que no fueron
constatadas por la indicada unidad administrativa de valoración.» (STS 4ª - 07/12/2004
- 4274/2003 -EDJ2004/238846-).
3. Prescripción
La falta de mención de la prescripción en el expediente administrativo impide ha-
cerla valer en el juicio «Así lo ha entendido esta Sala en la última de las sentencias
dictadas de 2 de marzo de 2005 (Recurso 448/2004) -EDJ2005/23471- (...) Afirmába-
mos en ella que "la excepción material de prescripción, por tratarse de un hecho ex-
cluyente, necesita de expresa alegación para que pueda ser judicialmente apreciado, no
bastando con que simplemente su realidad pueda deducirse de la prueba. Esto trae
como consecuencia que su falta de alegación al resolver en vía administrativa la petición
impide también su alegación en el seno del proceso, so pena de quebrantar la con-
gruencia, pues la introducción de esta excepción por primera vez en el acto del juicio
es sorpresiva para el actor y le causa indefensión, porque no le ha permitido preparar
debidamente su defensa, si es que pensara que podría rebatir la alegación que en tal
sentido se le hubiera hecho al resolver administrativamente su petición, o, en otro caso
(esto es, si opinara que realmente su crédito hubiera prescrito), la falta de alegación
temporánea de la repetida excepción material le ha inducido a interponer una demanda
que de otro modo quizá no hubiera ejercitado, o la habría planteado en otros térmi-
nos."» (STS 4ª - 17/04/2007 - 1586/2006 -EDJ2007/68202-).
4. Inclusión de hechos nuevos
El INSS no puede introducir en el debate hechos determinantes de la responsabi-
lidad empresarial que no fueron invocados en la demanda «El hecho que sirvió de
fundamento a la condena de la empresa, en la sentencia de instancia, fue la falta de los
reconocimientos médicos previstos en el art. 197 de la Ley General de la Seguridad
Social -EDL1994/16443-. Tal hecho no figuraba en la demanda, ni se invocó en juicio
por el demandante. Fue introducido en el debate de la instancia por el INSS. Y a estos
efectos ha de tenerse en cuenta que el art. 85.1 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689- ordena que "el demandante ratificará o ampliará su demanda aun-
que en ningún caso podrá hacer una variación sustancial". La variación -sustancial o
no- de la demanda no puede ser efectuada nunca por un tercero. La admisión en el
debate de este hecho nuevo, tan fundamental que ha sido la causa de que en la instancia
271 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 143

se condenara a la empresa, le provoca una indudable indefensión, al no acudir a juicio


con medios de prueba adecuados acerca del hecho determinante de su responsabilidad
y que le era desconocido al acudir al acto.
(...) Pero es que además de esa real indefensión, la responsabilidad acordada en el
fallo de la sentencia de instancia no corresponde a pretensión deducida por el deman-
dante, que ni mencionó la base de tal responsabilidad. Fue una alegación hecha en
juicio por un codemandado, no legitimado para solicitar esa condena.
La tesis que aquí se postula no merma los derechos del INSS, que, en el adecuado
procedimiento al efecto, podrá repetir contra la empresa, cumplidos los requisitos
previos y procesales.» (STS 4ª - 18/07/2005 - 1393/2004 -EDJ2005/153029-).

143. 1. El juicio se celebrará en el día señalado, aunque la entidad correspon-


diente no hubiera remitido el expediente o su copia, salvo que justificara suficien-
temente la omisión.
2. Si al demandante le conviniera la aportación del expediente a sus propios
fines, podrá solicitar la suspensión del juicio, para que se reitere la orden de remi-
sión del expediente en un nuevo plazo de diez días.
3. Si llegada la fecha del nuevo señalamiento no se hubiera remitido el expe-
diente, podrán tenerse por probados aquellos hechos alegados por el demandante
cuya prueba fuera imposible o de difícil demostración por medios distintos de aquél.
1. No todo proceso sobre Seguridad Social es susceptible de recurso de suplicación
«La sentencia de esta Sala de 29 de octubre del 2004, recurso nº 5896/2003
-EDJ2004/183606- (...) ha establecido: "Esta Sala en relación con la recurribilidad en
suplicación de las sentencias dictadas en instancia en los procesos de seguridad social
y dejando a salvo los procesos que versen sobre reconocimiento o denegación del de-
recho a obtener prestaciones, incluidas las de desempleo, así como sobre el grado de
invalidez que tienen siempre recurso ex art. 189.1.c) LPL -EDL1995/13689-, puede
resumirse así:
I. Supuestos en que la prestación ha sido concedida con anterioridad, y en el litigio
se cuestiona solo una diferente base reguladora o cualquier otra circunstancia que in-
cida en el importe de la prestación que ya se disfruta, pero no se determina la cuantía
de lo reclamado. En tales casos la sentencia de instancia debe tener el mismo trata-
miento a efectos de recurso, que una reclamación de cantidad en forma de prestación
periódica, y habrá de atenderse al importe anual de las diferencias. (...)
II. Supuestos en que, aun discutiéndose diferencias en prestaciones de S. Social, sí
se hace constar en demanda el importe reclamado, o se facilitan los datos que permiten
su cálculo mediante una simple operación aritmética. No hay que acudir a reglas de
cuantificación establecidas para los casos de indeterminación del 'petitum'. Cuando se
Art. 143 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 272

reclama un importe determinado o determinable hay que estar a él y su acceso al recurso


deberá valorarse conforme a la regla general del art. 189.1, párrafo primero, de la Ley
de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-. (ss. de 21-9-99 (rec. 5014/97)
-EDJ1999/33795-, 20-2-02 ( rec. 3493/00) -EDJ2002/13576-, 25-5-02 (rec. 3218/01)
-EDJ2002/32056- y 27-10-03 (rec. 4441/02) -EDJ2003/180959- entre otras)".» (STS 4ª
- 26/06/2007 - 1104/2006 -EDJ2007/100971-).
En relación con el acceso al recurso de suplicación de litigios sobre reconocimiento
del derecho a obtener indemnizaciones contenidas en diversos baremos no son apli-
cables las reglas generales sobre cuantía litigiosa: «El litigio en el que se debate sobre el
reconocimiento o denegación de indemnizaciones derivadas de "lesiones permanentes
no invalidantes" con fundamento separado en diversos apartados del baremo no cabe
configurarlo como constituido por una pretensión dirigida a solicitar el reconoci-
miento o denegación de una única prestación de la Seguridad Social en la que fuera
dable aplicar, sobre la suma de las distintas indemnizaciones pretendidas, las reglas
generales sobre cuantía litigiosa a los efectos del acceso al recurso de suplicación. Por
el contrario, podrá accederse a este recurso aunque se tenga reconocida una indemni-
zación por un concreto apartado del baremo, si lo que se pide es otra indemnización
con fundamento en apartado distinto del baremo al de la ya reconocida, por constituir,
en definitiva, un proceso que versa "sobre el reconocimiento o denegación del derecho
a obtener prestaciones de la Seguridad Social", con independencia de la cuantía in-
demnizatoria que corresponda por aplicación del concreto apartado del baremo pre-
tendido o denegado» (STS 4ª - 06/04/2009 - 154/2008 -EDJ2009/120322-).
2. Capital coste
Cuando el Estado ha sido condenado al pago de una prestación de Seguridad Social
por falta de alta y cotización de un trabajador, para recurrir en suplicación es necesario
que constituya el capital coste de renta, tal y como lo exige el artículo 192,2 de la LPL
-EDL1995/13689-, dada la naturaleza y fines de esta obligación, distinta de la de los
depósitos y consignaciones ordinarios (STS 4ª - 20/09/2004 - 3405/2003
-EDJ2004/144045-).

144. [166]
La falta de remisión del expediente se notificará por el Secretario
judicial al director de la entidad gestora o del servicio común, a los efectos de la
posible exigencia de responsabilidad disciplinaria al funcionario.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica el artículo 144 en


el sentido de atribuir competencias al Secretario Judicial.

[166] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 83 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
273 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 145

145. 1. Las entidades gestoras o los servicios comunes no podrán revisar por
sí mismos sus actos declarativos de derechos en perjuicio de sus beneficiarios, de-
biendo, en su caso, solicitar la revisión ante el Juzgado social competente, mediante
la oportuna demanda que se dirigirá contra el beneficiario del derecho reconocido.
2. Se exceptúan de lo dispuesto en el apartado anterior la rectificación de errores
materiales o de hecho y los aritméticos, así como las revisiones motivadas por la
constatación de omisiones o inexactitudes en las declaraciones del beneficiario.
3. La acción de revisión a la que se refiere el apartado 1 prescribirá a los cinco
años.
4. La sentencia que declare la revisión del acto impugnado será inmediatamente
ejecutiva.

Sobre este precepto cabe destacar las SSTS 4ª - 03/10/2001 - 2906/2000


-EDJ2001/70903- y 2153/2000 -EDJ2001/35511-, dictadas en supuestos de revisión de
oficio de prestaciones no contributivas en que se facilitaron datos erróneos por parte
de los beneficiarios.
«El supuesto que nos ocupa hace referencia a una pensión no contributiva que fue
revisada en su cuantía por haberse apreciado una inexactitud en los datos que hizo
constar la beneficiaria en su solicitud inicial. A partir de tal realidad la Entidad Gestora
acordó revisar la cuantía de la prestación y reclamó el reintegro de lo indebidamente
percibido, cuestionándose si ello estaba dentro de las posibilidades legales. A la hora
de dar solución unificada a dicha cuestión, si se tiene en cuenta la precitada doctrina
de esta Sala en aplicación del art. 145.2 LPL, no cabe duda alguna de que el supuesto
encaja plenamente dentro de las previsiones de dicho precepto porque la causa de la
revisión tuvo su origen precisamente en una declaración inexacta de la actora. Por lo
tanto, la norma y doctrina de aplicación habrán de ser las que se derivan de dicho
precepto, cual esta Sala ha mantenido para los complementos por mínimos, o sea, la
que permite en estos casos que la Entidad Gestora no solo revise la cuantía sino también
que reclame de oficio el reintegro sin necesidad de acudir a los Tribunales de Justicia,
tanto más cuanto que también respecto de las prestaciones no contributivas existe un
precepto reglamentario que obliga a los interesados a hacer las declaraciones anuales
de ingresos y autoriza a la Entidad Gestora a hacer las revisiones correspondientes -
arts. 16 del RD 357/1991, de 15 de marzo -EDL1991/13176-. Aunque, en cualquier
caso, la norma básica sigue siendo el art. 145.2 LPL.» (STS 4ª - 03/10/2001 - 2153/2000
-EDJ2001/35511-). En todo caso, la Sala matiza que no es lo mismo la revisión de un
acto declarativo del reconocimiento de una prestación, el cual se encuentra incluido
dentro del art 145 de la LPL, que un acto de gestión ordinaria para adaptar la cuantía
de la prestación reconocida a una circunstancia sobrevenida después del reconoci-
miento (STS 4ª - 21/10/2009 - 2318/2008 -EDJ2009/276092-).
Art. 145 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 274

«(...) el INEM tiene facultades derivadas del artículo 226 de la Ley General de la
Seguridad Social -EDL1994/16443- para gestionar las funciones y servicios derivados
de las prestaciones de protección por desempleo y declarar el reconocimiento, sus-
pensión, extinción y reanudación de las prestaciones, esa actividad puede llevarla a
cabo bien directamente y en vía administrativa, (...), o bien acudir a los Tribunales,
solicitando la declaración de la inadecuación del reconocimiento del derecho y la de-
volución de lo indebidamente percibido, como ha ocurrido en este caso, actuación ésta
no obligatoria para el INEM, como se ha dicho, pero que ofrece para el demandado
mayores garantías de audiencia y práctica de prueba que las derivadas de simple ex-
pediente administrativo a que se refiere el repetido artículo 33 del R.D. 625/1985
-EDL1985/8175-, en cuya tramitación sólo se exige la audiencia del interesado. No
constituye por tanto el sistema previsto en éste precepto un requisito previo que ha de
seguir el INEM antes de interponer demanda judicial cuando pretenda la declaración
de no ser ajustado a derecho el reconocimiento de prestaciones y la devolución de lo
indebidamente percibido, sino que se trata de un mecanismo administrativo de ac-
tuación especializada sólo aplicable cuando se pretende adoptar la decisión en vía ad-
ministrativa, estableciendo la necesidad de tramitar un expediente, con audiencia del
interesado, en línea con lo que se dispone en el artículo 105 c) de la Constitución
-EDL1978/3879- y el artículo 84 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre,
-EDL1992/17271- (...) tramitación genérica de expedientes administrativos que no
tengan procedimiento específicamente regulado.» (STS 4ª - 05/07/2002 - 4407/2000
-EDJ2002/31886-).
Respecto a la aplicabilidad del procedimiento del art. 145 Ley de Procedimiento
Laboral en supuestos de anulación de oficio por parte Tesorería General de la Seguridad
Social de la inscripción de una empresa por carecer de autorización administrativa para
realizar su actividad la STS 4ª - 13/05/2002 - 2568/2001 -EDJ2002/27339-, recoge la
doctrina unificada sobre la cuestión.
Sobre la reclamación jurisdiccional de reintegro de prestaciones por vía de demanda
reconvencional hay que señalar que «la facultad de la entidad gestora para reclamar
por vía reconvencional en el acto del juicio el reintegro de cantidades por prestaciones
indebidamente percibidas cumple el requisito del art. 145.1 LPL, como ya habían re-
conocido entre otras las sentencias de esta Sala cuarta del Tribunal Supremo de 20
-EDJ1995/1916- y 29 de marzo de 1995 -EDJ1995/2901-. De acuerdo con esta línea
jurisprudencial, la reconvención o demanda reconvencional es vía procesal adecuada
para que el INSS solicite el reintegro de prestaciones indebidas.» (STS 4ª - 31/01/1997
- 1931/1996 -EDJ1997/892-). Por otra parte, la STS 4ª - 29/11/2011 - 1463/2011
-EDJ2011/344351-, declara que en los supuestos del art. 145.1 de la LPL no opera el
instituto de la caducidad, al no ser necesaria en el ámbito de la Seguridad Social la
tramitación de un expediente previo declarando la lesividad.
275 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 145 bis

145 bis. [167]


1. Cuando la Entidad Gestora de las prestaciones por desempleo
constate que, en los cuatro años inmediatamente anteriores a una solicitud de pres-
taciones, el trabajador hubiera percibido prestaciones por finalización de varios
contratos temporales con una misma empresa, podrá dirigirse de oficio a la auto-
ridad judicial demandando que el empresario sea declarado responsable del abono
de las mismas, salvo de la prestación correspondiente al último contrato temporal,
si la reiterada contratación temporal fuera abusiva o fraudulenta, así como la con-
dena al empresario a la devolución a la Entidad Gestora de aquellas prestaciones
junto con las cotizaciones correspondientes.
A la comunicación, que tendrá la consideración de demanda, deberá acompa-
ñarse copia del expediente o expedientes administrativos en que se fundamente, y
en la misma se consignarán los requisitos generales exigidos por la presente Ley
para las demandas de los procesos ordinarios.
La comunicación podrá dirigirse a la autoridad judicial en el plazo de los tres
meses siguientes a la fecha en que se hubiera formulado la última solicitud de pres-
taciones en tiempo y forma.
Lo dispuesto en este apartado no conllevará la revisión de las resoluciones que
hubieran reconocido el derecho a las prestaciones por desempleo derivadas de la
finalización de los reiterados contratos temporales, que se considerarán debidas al
trabajador.
2. El Secretario judicial examinará la demanda, al efecto de comprobar si reúne
todos los requisitos exigidos, advirtiendo a la entidad gestora, en su caso, los de-
fectos u omisiones de carácter formal de que adolezca, a fin de que sean subsanados
en el término de diez días. Realizada la subsanación, se admitirá la demanda. En
otro caso, dará cuenta al Tribunal para que por el mismo se resuelva sobre la ad-
misión de la demanda. [168]
3. Admitida a trámite la demanda, continuará el procedimiento con arreglo a
las normas generales de la presente Ley, con las especialidades siguientes:
a) El empresario y el trabajador que hubieran celebrado los reiterados contratos
temporales tendrán la consideración de parte en el proceso, si bien no podrán so-
licitar la suspensión del proceso ni el trabajador desistir. Aun sin su asistencia, el
procedimiento se seguirá de oficio.

[167] Añadido por art. 6 apartado 2 de Ley 45/2002 de 12 diciembre 2002, con vigencia desde 14/12/2002
[168] Dada nueva redacción apartado 2 por art. 10 apartado 84 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
Art. 145 bis LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 276

b) Las afirmaciones de hechos que se contengan en la comunicación base del


proceso harán fe, salvo prueba en contrario, incumbiendo la carga de la prueba al
empresario demandado. [169]
4. La sentencia que estime la demanda de la Entidad Gestora será inmediata-
mente ejecutiva.
5. Cuando la sentencia adquiera firmeza se comunicará a la Inspección de Tra-
bajo y Seguridad Social.
En el supuesto de que con base en la declaración de hechos probados que figure
en la sentencia se extienda, en su caso, acta de infracción por la Inspección de Tra-
bajo y Seguridad Social, no será de aplicación lo dispuesto en el art. 149.2 de la
presente Ley.

La Ley 13/2009, de 3 de noviembre -EDL2009/238889-, modifica los apartados 2 y


3 del art. 145.bis en el sentido de otorgar competencias al Secretario Judicial y los efectos
de la subsanación de la demanda.
1. Reintegro de prestaciones de desempleo
No procede el reintegro de las Prestaciones de desempleo instado por el Servicio
Público de Empleo Estatal, por contratación temporal abusiva y fraudulenta cuando el
trabajador aunque hubiese sido contratado correctamente, habría percibido también
la prestación de desempleo «La doctrina unificada en esta materia se contiene en varias
sentencias recientes de esta Sala, como la sentencia de contraste, de 10 de octubre de
2.007 (Recurso 3782/06) -EDJ2007/230146- y otras como la de 26 de diciembre de 2.007
(Recurso 4831/06) -EDJ2007/337963-, (...) En ellas se afirma que la incorporación del
artículo 145 bis a la Ley de Procedimiento Laboral por la Ley 45/2002 -EDL2002/52528-
(...) no ha convertido a la Entidad Gestora del desempleo, ahora Servicio Público de
Empleo Estatal (...), en una especie de custodio o garante de la legalidad de la contra-
tación laboral en general.
Nada explica la Ley en su exposición de motivos sobre cual ha sido la razón que le
ha llevado a implantar esta modalidad procesal. Pero es evidente que la decisión de
crearla no ha sido la de legitimar a la Entidad Gestora del desempleo para impugnar
todos los contratos temporales supuestamente abusivos o concertados en fraude de ley,
al margen de las consecuencias que puedan tener respecto de la prestación de desem-
pleo. El objetivo, (...) ha sido proporcionar a la Entidad un instrumento eficaz para
combatir exclusivamente las actuaciones empresariales -y de ahí que las consecuencias
de las sentencias condenatorias no alcancen nunca al trabajador que percibió indebi-
damente las prestaciones (art. 145 bis.1- que le hayan irrogado un perjuicio; es decir,

[169] Dada nueva redacción apartado 3 por art. 10 apartado 84 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
277 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 145 bis

siempre y cuando los reiterados contratos temporales fraudulentos o abusivos hayan


dado lugar a que el trabajador obtenga unas prestaciones de desempleo a las que no
hubiera tenido derecho de haberse celebrado los contratos bajo las previsiones de la
norma legal que se ha tratado de eludir» (STS 4ª - 22/05/2009 - 1620/2008
-EDJ2009/143979-).
2. Competencia territorial
Respecto a la competencia territorial de las demandas planteadas por el Servicio
Publico de Empleo Estatal (SPEE) al amparo del art. 145.bis, hay que señalar que se
rigen por la regla especial para los procesos de Seguridad Social del número 2 a)
del art. 10 LPL -EDL1995/13689- y no por la general del número 1 -EDL1995/13689-
«Estamos en presencia de una acción ejercitada al amparo del art. 145 bis de la Ley de
Procedimiento Laboral, precepto que está incardinado en la modalidad procesal de
"Seguridad Social" que regula el Capítulo VI del Título II del Libro II de la citada Ley
-EDL1995/13689-, y que fue introducido por la Ley 45/2002, de 12 de diciembre
-EDL2002/52528-. Hay pues que entender que cuando el legislador la incluyó en dicho
Capítulo lo hizo con todas las consecuencias procesales que de ello se derivan; y entre
ellas, que el fuero aplicable a las demandas del SPEE fuera el propio de los procedi-
mientos de Seguridad Social.

Como quiera que el art. 10.2 a) -EDL1995/13689- establece como únicos fueros
alternativos, bien el del juzgado "en cuya circunscripción se haya producido la resolu-
ción expresa o presunta impugnada en el proceso" bien, "el del domicilio del deman-
dante a elección de éste", es evidente que la decisión del SPEE, de interponer la demanda
en Cádiz, se ajusta plenamente a las previsiones legales. Pues Cádiz es la ciudad en la
que, por una parte, está domiciliado el órgano de gestión provincial de dicho Servicio;
y por otra, en ella se dictó la resolución que reconoció a la trabajadora la prestación de
desempleo, que tácitamente se impugna en este tipo de proceso, aunque no se pretenda
que la impugnación llegue a sus últimas consecuencias de privar a la beneficiaria de la
prestación ya disfrutada» (STS 4ª - 28/01/2009 - 593/2008 -EDJ2009/72854-).
3. Fecha a partir de la cual se han de tener en cuenta los contratos
Para la aplicación del art 145 bis únicamente han de tomarse en consideración los
contratos temporales abusivos o fraudulentos suscritos entre el empresario y trabajador
que «(...) se desarrollaron con posterioridad a la entrada en vigor de la ley.» (STS 4ª -
12/04/2010 - 3335/2009 -EDJ2010/102714-).
Art. 146 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 278

CAPÍTULO VII
Del procedimiento de oficio

146. El proceso podrá iniciarse de oficio como consecuencia:


a) De las certificaciones de las resoluciones firmes que dicte la autoridad laboral
derivadas de las actas de infracción de la Inspección de trabajo y de Seguridad Social
en las que se aprecien perjuicios económicos para los trabajadores afectados.
b) De los acuerdos de la autoridad laboral competente, cuando ésta apreciara,
dolo, coacción o abuso de derecho en la conclusión de los acuerdos de suspensión
o extinción a que se refieren los arts. 47 y 51.5 del Estatuto de los Trabajadores.
c) De las comunicaciones de la autoridad laboral a la que se refiere el art. 149 de
esta Ley.
d) De las comunicaciones de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social acerca
de la constatación de una discriminación por razón de sexo y en las que se recojan
las bases de los perjuicios estimados para el trabajador, a los efectos de la determi-
nación de la indemnización correspondiente.
En este caso, la Jefatura de Inspección correspondiente habrá de informar sobre
tal circunstancia a la autoridad laboral competente para conocimiento de ésta, con
el fin de que por la misma se dé traslado al órgano jurisdiccional competente a
efectos de la acumulación de acciones si se iniciara con posterioridad el procedi-
miento de oficio a que se refiere el apartado 2 del art. 149 de esta Ley. [170]

147. 1. En los documentos por virtud de los cuales se inicia el proceso se


consignarán los requisitos generales exigidos por la presente Ley para las demandas
de los procesos ordinarios.
2. Siempre que las expresadas demandas afecten a más de diez trabajadores, el
Secretario judicial les requerirá para que designen representantes en la forma pre-
vista en el art. 19 de esta Ley. [171]

148. [172]
1. El Secretario judicial examinará la demanda, al efecto de com-
probar si reúne todos los requisitos formales exigidos, advirtiendo a la autoridad
laboral, en su caso, los defectos u omisiones de que adolezca a fin de que sean sub-

[170] Añadido letra d por disposición adicional 13 apartado 4 de Ley Orgánica 3/2007 de 22 marzo 2007,
con vigencia desde 24/03/2007
[171] Dada nueva redacción apartado 2 por art. 10 apartado 85 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con
vigencia desde 04/05/2010
[172] Dada nueva redacción por art. 10 apartado 86 de Ley 13/2009 de 3 noviembre 2009, con vigencia desde
04/05/2010
279 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 148

sanados en el término de diez días. Realizada la subsanación, admitirá la demanda.


En otro caso, dará cuenta al Tribunal para que por el mismo se resuelva sobre la
admisión de la demanda.
2. Admitida a trámite la demanda, continuará el procedimiento con arreglo a
las normas generales del presente texto, con las especialidades siguientes:
a) El procedimiento se seguirá de oficio, aun sin asistencia de los trabajadores
perjudicados, que tendrán la consideración de parte, si bien no podrán desistir ni
solicitar la suspensión del proceso.
b) La conciliación tan sólo podrá autorizarse por el Secretario judicial cuando
fuera cumplidamente satisfecha la totalidad de los perjuicios causados por la in-
fracción.
c) Los pactos entre trabajadores y empresarios posteriores al acta de infracción
tan sólo tendrán eficacia en el supuesto de que hayan sido celebrados a presencia
del Inspector de trabajo que levantó el acta, o de la autoridad laboral.
d) Las afirmaciones de hechos que se contengan en la resolución o comunicación
base del proceso harán fe salvo prueba en contrario, incumbiendo toda la carga de
la prueba a la parte demandada.
e) Las sentencias que se dicten en estos procesos habrán de ejecutarse siempre
de oficio.
Legitimación de la Administración
«En efecto, el artículo 145 de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1990/13310-,
aunque bajo el epígrafe genérico de procedimiento de oficio, contempla tres tipos de
acciones que es necesario diferenciar en el plano sustantivo y en el procesal: 1) la re-
clamación de oficio de perjuicios económicos ocasionados a los trabajadores por in-
fracciones sancionadas por resoluciones administrativas firmes -apartado a)-; 2) la
denuncia de determinados vicios en los acuerdos previstos en los artículos 41
-EDL1995/13475-, 47 -EDL1995/13475- y 51.5 del Estatuto de los Trabajadores -apar-
tado b)- -EDL1995/13475-, y 3) las pretensiones de un pronunciamiento previo del
orden social sobre determinadas calificaciones que operan como presupuestos jurídi-
cos de decisión para la actividad sancionadora de la Administración Laboral -apartado
c)-. (...) En el proceso a que se refiere el apartado c) no sólo no existe una decisión
administrativa de carácter sancionador anterior, sino que la finalidad que se persigue
es establecer previamente una declaración a partir de la cual pueda imponerse la san-
ción, con independencia de que existan o no perjuicios económicos para el trabajador,
perjuicios cuya reclamación no es el objeto de este proceso, aunque en muchos casos
puedan resultar exigibles por otras vías si existe un incumplimiento contractual. Esto
se advierte claramente en el presente caso, en el que no se ejercita una acción en nombre
del trabajador, ni necesariamente en interés del mismo que, por cierto se ha opuesto a
Art. 148 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 280

la pretensión de la Administración en la instancia y en el recurso de suplicación. Lo


que se pretende por la vía del apartado c) del artículo 145 de la Ley de Procedimiento
Laboral -EDL1990/13310- en relación con el artículo 148.1 de la misma Ley
-EDL1990/13310- es únicamente que se constate que la persona a la que se refiere el
acta de infracción había prestado servicios para la empresa (...) no puede privar a la
Administración, cuya condición de parte en un proceso contencioso-administrativo
en el que se discute la existencia o no de una relación laboral como presupuesto de una
sanción es de aceptación pacífica, de su legitimación para defender en el proceso laboral
el interés público que se tutela a través del ejercicio de la potestad sancionatoria (...).
Puede objetarse que formalmente se trata de un proceso de oficio, en el que quien inicia
la acción no tiene la condición de parte, pero esta calificación que es propia de los
supuestos de los apartados a) y b) del artículo 145 de la Ley de Procedimiento Laboral
-EDL1995/13689-, ha de matizarse en el supuesto del apartado c), en el que como se
ha visto, no hay necesariamente otras partes afectadas en posición activa y el interés
público en el ejercicio de la potestad sancionadora puede quedar sin defensa en el
proceso si se niega la intervención en él de la Administración» (STS 4ª - 05/05/1994 -
1536/1993 -EDJ1994/4016-). Doctrina reiterada, entre otras, en STS 4ª - 02/06/1997 -
3216/1996 -EDJ1997/3949- y STS 4ª - 05/11/1998 - 4461/1997.

149. 1. También se podrá iniciar el proceso de oficio a virtud de comunicación


que deberá dirigir la autoridad laboral al Juzgado, cuando cualquier acta de infrac-
ción levantada por la Inspección de trabajo y de Seguridad Social haya sido impug-
nada por el sujeto responsable con base en alegaciones y pruebas que puedan des-
virtuar la naturaleza laboral de la relación jurídica objeto de la actuación inspec-
tora [173].
2. Asimismo, en el caso de que las actas de infracción versen sobre alguna de las
materias contempladas en los apartados 2, 6 y 10 del art. 7 y 2, 11 y 12 del art. 8 del
Texto Refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones del Orden Social, apro-
bado por Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto, y el sujeto responsable las
haya impugnado con base en alegaciones y pruebas de las que se deduzca que el
conocimiento del fondo de la cuestión está atribuido al orden social de la jurisdic-
ción según el art. 9.5 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. [174]

[173] Véase art. 6 RD 928/1998, de 14 mayo, por el que se aprueba el Reglamento general sobre Procedi-
mientos para la imposición de sanciones por infracciones de orden social y para los expedientes liquidatorios
de cuotas de la Seguridad Social
[174] Dada nueva redacción apartado 2 por disposición adicional 13 apartado 5 de Ley Orgánica 3/2007 de
22 marzo 2007, con vigencia desde 24/03/2007
281 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 150

La posible prescripción de la sanción administrativa no puede ser analizada por la ju-


risdicción social
«(...) los plazos de prescripción y caducidad a que alude el artículo 59 del Estatuto
de los Trabajadores -EDL1995/13475- se refieren a las acciones derivadas del contrato
de trabajo que no tengan señalado plazo especial, destinando reglas para los distintos
supuestos, como el de exigir percepciones económicas, cumplimiento de obligaciones
de tracto único, despidos, resoluciones del contrato temporal o impugnación de las
decisiones empresariales en materia de movilidad geográfica y modificación sustancial
de condiciones de trabajo y se asientan en el derecho laboral, en tanto que la ejercitada
en el procedimiento de oficio no se refiere a ninguna de esas cuestiones sino que sirve
de presupuesto necesario para la aplicación de normas de la Seguridad Social, en cuyo
campo será posible alegar u oponer la prescripción cuando, como consecuencia de la
sentencia estimatoria de la demanda de oficio, pueda proseguir su curso el expediente
administrativo sancionador, que ha quedado interrumpido con la admisión de la de-
manda, según el artículo 150.2 de la Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-»
(STS 4ª - 12/07/2004 - 2756/2003 -EDJ2004/147907-). Se reitera en STS 4ª - 25/02/2004
- 3087/2004 y STS 4ª - 15/11/06 - 3331/2005 -EDJ2006/319315-.

150. 1. A la demanda de oficio a la que se refiere el artículo anterior, la


autoridad laboral acompañará copia del expediente administrativo.
2. La admisión de la demanda producirá la suspensión del expediente adminis-
trativo.
3. A este proceso de oficio le serán aplicables las reglas de los párrafos a) y d)
del art. 148.2 de la presente Ley.
4. Cuando se entienda que las alegaciones del sujeto responsable pretenden la
dilación de la actuación administrativa, el órgano judicial impondrá en la sentencia
la multa por temeridad prevista en el art. 97.3 en su máxima cuantía.
5. La sentencia firme se comunicará a la autoridad laboral.
El fallo de la sentencia en estos casos será declarativo
«La sentencia recurrida ha infringido los preceptos legales invocados y ha que-
brantado la unidad de doctrina, al negar en definitiva a la Administración la posición
de parte. Por ello debe ser casada y anulada y debe resolverse el debate con pronun-
ciamientos ajustados a dicha unidad de doctrina, como dispone el artículo 226 de la
Ley de Procedimiento Laboral -EDL1995/13689-. Y aunque lo que el Abogado del
Estado pide en su recurso, sin más, es que se case y anule la sentencia recurrida "sus-
tituyéndola por otra cuyo pronunciamiento sea conforme a Derecho"; y el Ministerio
Fiscal inste en su informe que "tras ser anulada la sentencia de suplicación se confirme
la de instancia", es claro que el pronunciamiento aquí adecuado es, sin más, la decla-
Art. 150 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 282

ración de inexistencia de la relación laboral, que es lo que hizo la sentencia del Juzgado
de lo Social a partir de sus hechos probados, aunque añadió, invadiendo con ello com-
petencias que no le están atribuidas, la absolución de los demandados, como tampoco
podía agregar un pronunciamiento condenatorio de los mismos. Por ello dicho pro-
nunciamiento agregado debe ser revocado y eliminado de la sentencia, subsistiendo de
ella su declaración de inexistencia de la relación laboral, respecto de la que ni el Abogado
del Estado en el recurso de suplicación que en su día interpuso, ni el propio empresario,
que no recurrió en suplicación dicha sentencia, impugnaron tal pronunciamiento»
(STS 4ª - 17/04/1996 - 3766/1995 -EDJ1996/2070-).

CAPÍTULO VIII
Del proceso de conflictos colectivos

151. 1. Se tramitarán a través del presente proceso las demandas que afecten
a intereses generales de un grupo genérico de trabajadores y que versen sobre la
aplicación e interpretación de una norma estatal, convenio colectivo, cualquiera
que sea su eficacia, o de una decisión o práctica de empresa [175].
2. También se tramitará en este proceso la impugnación de convenios colectivos
de conformidad con lo dispuesto en el Capítulo IX del presente Título [176] .
3. Asimismo, se tramitará conforme a este proceso la impugnación de las deci-
siones de la empresa de atribuir carácter reservado o de no comunicar determinadas
informaciones a los representantes de los trabajadores, así como los litigios relativos
al cumplimiento por los representantes de los trabajadores y los expertos que les
asistan de su obligación de sigilo.
El Juez o Sala deberá adoptar las medidas necesarias para salvaguardar el ca-
rácter reservado o secreto de la información de que se trate. [177]
Apartado 1. Objeto de la modalidad procesal de conflicto colectivo
1. Interés general y grupo genérico de trabajadores
El Tribunal Supremo, en sentencia de 26 de mayo de 2009, núm. rec. 107/2008
-EDJ2009/134909-, reiterando anterior doctrina, establece los criterios jurispruden-
ciales en relación con las pretensiones que deben tramitarse a través de la modalidad
procesal de conflicto colectivo: «Esta Sala viene manteniendo una doctrina constante,

[175] Véanse arts. 17 y ss. RDL 17/1977, de 4 marzo, sobre Relaciones de Trabajo
[176] Véase art. 91 ET
[177] Añadido apartado 3 por disposición final 2 de Ley 38/2007 de 16 noviembre 2007, con vigencia desde
18/11/2007
283 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 151

acogida en múltiples sentencias, entre las que podemos citar, entre otras, la de 17 de
junio de 2002, recurso de casación 1277/01 -EDJ2002/32086- y la de 15 de diciembre
de 2004, recurso de casación 115/03 -EDJ2004/248095-, en las que se examinan los
requisitos de la modalidad procesal del conflicto colectivo, señalando la primera de las
sentencias citadas lo siguiente: "el conflicto colectivo implica: a) la existencia de un
conflicto actual; b) el carácter jurídico del mismo, diferenciándose así del conflicto de
intereses; y c) su índole colectiva; con relación a este rasgo, el más nuclear y dificultoso,
la Sala ateniéndose al Texto del artículo 151 de la Ley de Procedimiento Laboral que
previene que se tramitarán a través del proceso de conflicto colectivo las demandas que
afecten a intereses generales de un grupo genérico de trabajadores, viene exigiendo dos
requisitos, uno que llama subjetivo, que es la existencia de un grupo homogéneo, de-
finido por caracteres objetivos que lo configuran y otro objetivo que consiste en la
presencia de un interés general que reside en el grupo, sentencias de 9 de mayo de 1991
-EDJ1991/4830-, de 24 de febrero -EDJ1992/1738-, 26 de marzo, 29 de abril
-EDJ1992/4120-, 25 de junio -EDJ1992/6875- y 10 de diciembre de 1992
-EDJ1992/12193- y 30 de junio de 1993 -EDJ1993/6448-, doctrina que se ha mantenido
de modo constante hasta las sentencias recientes que cita el recurso y la resolución
impugnada. Pues bien, la configuración del grupo, como es obvio, no constituye una
unidad aislada de los individuos que en última instancia lo integran, y a los que como
tales trabajadores individuales en definitiva afecta el conflicto colectivo y que pueden
en su momento hacer valer el derecho que eventualmente se reconozca y declare en el
mismo. Pero existe una clara diferencia entre el grupo como tal y los trabajadores
individuales que en última instancia lo componen, y es ella que el grupo está configu-
rado por rasgos y conceptos que, a priori, y no sujetos a prueba lo configuran, mientras
que los trabajadores individuales forman parte o no del grupo en atención a circuns-
tancias personales que en cada caso han de probarse".» Como continúa diciendo la
sentencia -EDJ2009/134909-: «La doctrina viene exigiendo la concurrencia de un triple
condicionamiento para la conformación del conflicto colectivo: el objetivo, en cuanto
a la generalidad del interés debatido, el subjetivo, que se refiere a los sujetos afectados,
y el finalista, caracterizado por el fin perseguido con su planteamiento, notas todas ellas
referenciadas en el artículo 151 de la ley antes citada, delimitando así el conflicto co-
lectivo a las controversias que afecten a intereses generales de un grupo genérico de
trabajadores y que versen sobre la aplicación e interpretación de una norma estatal,
convenio colectivo, cualquiera que sea su eficacia, o de una decisión o práctica de
empresa. Precisamente la nota finalista es la que marca la frontera entre el conflicto
colectivo jurídico y el de reglamentación, económico o de intereses, y la distinción entre
una y otra figura cobra especial interés porque implica la competencia del orden social
para conocer solamente de los primeros. El conflicto colectivo, conforme a la definición
legal a la que hemos hecho alusión presupone la controversia que puede ser solventada
Art. 151 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 284

aplicando una norma jurídica, pues lo que se cuestiona es la existencia, el alcance, el


contenido o los sujetos de una relación jurídica disciplinada por la Ley o por el convenio
colectivo, o afectada por decisión o práctica de empresa, en tanto que el conflicto de
intereses o económico tiene como finalidad la modificación, bien a través de la supre-
sión la adición, la reducción o la sustitución por otro del orden jurídico preestablecido,
es decir, cambiando de alguna manera las condiciones de trabajo y, como es lógico,
estas controversias no pueden encontrar solución en derecho, ni el Juez puede suplantar
la actividad negociadora de las partes, único procedimiento para pacificar la situación».
En definitiva, se declara en dicha resolución la falta de jurisdicción del orden social
para conocer de las demandas de conflicto colectivo que tienen por objeto la modifi-
cación de lo establecido en un Convenio Colectivo. (STS 4ª - 26/05/2009 - 107/2008
-EDJ2009/134909-).
En relación con la concurrencia de los anteriores requisitos, la STS de 27 de junio
de 2008 -EDJ2008/155939- concreta: «Y que sólo la presencia de valoraciones indivi-
duales "elimina la concurrencia del interés general que califica el conflicto colectivo e
impide darle el tratamiento procesal establecido en el artículo 151 de la Ley de Proce-
dimiento Laboral, cual ocurre con carácter general cuando se ejercitan demandas que
aun afectando a un grupo numeroso de trabajadores inciden sobre derechos indivi-
duales de forma directa, cual ocurriría en supuestos en los que cada uno de los intere-
sados o diversos grupos de entre ellos, pueda tener argumentos propios para defender
su concreto derecho ante un Tribunal. En estos casos la solución de su problema en un
conflicto colectivo deviene inaceptable no solo por no adecuarse a las exigencias del
artículo 151 de la Ley de Procedimiento laboral, sino porque podría atentar a su propio
derecho de tutela judicial" (SSTS 07/12/05 -rco 73/04- -EDJ2005/225626-; 12/06/07
-rcud 5234/04- -EDJ2007/184529-; y 20/07/07 -rco 76/06- -EDJ2007/152517-).» Como
continúa diciendo la sentencia -EDJ2009/134909-: «Más específicamente hemos man-
tenido que "la configuración del grupo, como es obvio, no constituye una unidad aislada
de los individuos que en última instancia lo integran, y a los que como tales trabajadores
individuales en definitiva afecta el conflicto colectivo y que pueden en su momento
hacer valer el derecho que eventualmente se reconozca y declare en el mismo. Pero
existe una clara diferencia entre el grupo como tal y los trabajadores individuales que
en última instancia lo componen, y es ella que el grupo está configurado por rasgos y
conceptos que a priori y no sujetos a prueba lo configuran, mientras que los trabajadores
individuales forman parte o no del grupo en atención a circunstancias personales que
en cada caso han de probarse" (SSTS 05/07/02 -rco 1277/01- -EDJ2002/32086-; SG
17/07/02 -rco 1229/01- -EDJ2002/37404-; 07/02/06 -rco 14/05- -EDJ2006/31879-; y
12/06/07 -rcud 5234/04- -EDJ2007/184529-).» (STS 4ª - 27/06/2008 - 107/2006
-EDJ2008/155939-). Siendo el proceso adecuado cuando existe un interés general de
un colectivo indeterminado de trabajadores en el control de una práctica empresarial
285 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 151

que les afecta (STS 4ª - 17/01/2011 - 246/2009 -EDJ2011/5254-). También lo es el que


tiene por objeto determinar la correcta aplicación de lo establecido en un Expediente
de Regulación de Empleo (STS 4ª - 18/01/2011 - 66/2010 -EDJ2011/8569-).
«El hecho de que un litigio tenga por objeto un interés individualizable, que se
concrete o pueda concretarse en un derecho de titularidad individual, no hace inade-
cuado el procedimiento especial de conflicto colectivo, siempre que el origen de la
controversia sea la interpretación o aplicación de una regulación jurídicamente vin-
culante que afecte de manera homogénea e indiferenciada a un grupo de trabajadores.
Seguramente no todos los intereses y derechos individuales pueden ser objeto de re-
clamación por la vía del conflicto colectivo. Pero no es menos cierto que este cauce
procesal no está reservado a los derechos de titularidad colectiva, o a los intereses y
derechos comprendidos en la esfera de lo que la doctrina viene llamando "derecho
colectivo del trabajo". Por ello, en cuanto el problema colectivo que el litigio plantea
no es divisible, la Sala no aprecia que la parte actora haya incurrido en el defecto de
inadecuación de procedimiento al ejercitar su pretensión declarativa por la vía procesal
del proceso colectivo.» (STS 4ª - 14/05/2009 - 89/2008 -EDJ2009/112255-).
«El examen de la excepción de falta de acción por su necesaria conexión con la
anteriormente examinada de inadecuación de procedimiento, de la que no puede des-
vincularse, ha de correr igual suerte; pues como señala la sentencia de instancia con
apoyo en la doctrina constitucional contenida entre otras, STC 3/94 de 17 de enero
-EDJ1994/149- y STC 178/96 de 12 de noviembre -EDJ1996/7026-, "el controvertido
interés general o colectivo es la base, tanto subjetiva como objetiva, sobre la que se
apoya la posible utilización del cauce procesal de conflicto colectivo, de manera tal que,
de existir dicho interés colectivo y de ser éste legítimo, tanto habría acción, cuanto sería
adecuada la modalidad procesal de conflicto colectivo, mientras que, de inexistir el
reiterado interés general o colectivo o de no ser éste legítimo, ni habría acción, ni sería
adecuado el tipo de proceso colectivo instado".
En consecuencia, y sin perjuicio de cuanto se dirá al examinar el fondo del asunto,
se desestima la excepción de falta de acción en los mismos términos que la anterior-
mente examinada de inadecuación del procedimiento.» (STS 4ª - 10/06/2008 - 139/2005
-EDJ2008/173266-).
2. Conflicto real
La pretensión ejercitada en el proceso de conflicto colectivo ha de tener como base
la existencia de una controversia real. Como se recoge en la sentencia del Tribunal
Supremo de 14 de julio de 2009, núm. rec. 75/2008 (STS 4ª - 14/7/2009 - 75/2008
-EDJ2009/225188-): «En definitiva, faltan los presupuestos de existencia de un con-
flicto actual, pues si bien, en su día y entre los concretos litigantes de otros procesos
existió un conflicto jurídico o de interpretación, ahora se trataría de una mera consulta,
formulada para cuestionar temas ya no litigiosos jurídicamente aunque la parte de-
Art. 151 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 286

mandante en abstracto no comparta las conclusiones dadas en resoluciones judiciales


firmes, por lo que la Sala "a quo" ninguna interpretación tenía que llevar a cabo respecto
de unas normas cuyo contenido ya está delimitado jurisprudencialmente y cuya apli-
cación no ha originado ningún conflicto real o actual ajeno a la abstracta discrepancia
de la parte ahora recurrente, por lo que el objeto de la cuestión planteada escapa del
ámbito propio del proceso de conflicto colectivo.»
En el mismo sentido se pronuncia la STS de 7 de abril de 2009, núm. rec. 56/2008
(STS 4ª - 07/04/2009 - 56/2008 -EDJ2009/63158-).
3. Conflicto jurídico
A través de esta modalidad procesal sólo pueden tramitarse pretensiones dirigidas
a obtener un pronunciamiento judicial relativo a la interpretación o aplicación de una
norma estatal, convenio colectivo o práctica de empresa pero no las dirigidas a modi-
ficar el orden jurídico preestablecido -conflicto económico, de intereses o de regula-
ción-. Sin embargo, la calificación del conflicto planteado como de regulación condu-
cirá a la apreciación de la falta de jurisdicción del órgano judicial, pero no de inade-
cuación de procedimiento.
En este sentido, se pronuncia la sentencia del TS de 5 de marzo de 2008, núm. rec.
100/2006 -EDJ2008/31211-: «Sobre la frontera entre el conflicto colectivo jurídico y el
de intereses se ha pronunciado esta Sala entre otras sentencias en las de 19 de abril de
2000 (rec. 2980/99) -EDJ2000/7959-, 28 de noviembre de 2001 (rec. 3380/00)
-EDJ2001/71001- y de 7 de febrero de 2006 (rec. 23/05) -EDJ2006/37430-, a las que se
alude al impugnar el recurso. La última de ellas precisa que "conviene poner de relieve
las notas identificadoras del conflicto colectivo jurídico, único que puede seguirse por
los trámites previstos en los artículos 151 y siguientes de la Ley de Procedimiento
Laboral. La doctrina viene exigiendo la concurrencia de un triple condicionamiento
para la conformación del conflicto colectivo: el objetivo, en cuando a la generalidad
del interés debatido, el subjetivo, que se refiere a los sujetos afectados, y el finalista,
caracterizado por el fin perseguido con su planteamiento (...). Precisamente la nota
finalista es la que marca la frontera entre el conflicto colectivo jurídico y el de regla-
mentación, económico o de intereses, y la distinción entre una y otra figura cobra
especial interés porque implica la competencia del orden social para conocer solamente
de los primeros. El conflicto colectivo, (...) presupone la controversia que puede ser
solventada aplicando una norma jurídica, pues lo que se cuestiona es la existencia, el
alcance, el contenido o los sujetos de una relación jurídica disciplinada por la ley o por
el convenio colectivo, o afectada por decisión o práctica de empresa, en tanto que el
conflicto de intereses o económico tiene como finalidad la modificación (...) del orden
jurídico preestablecido, es decir, cambiando de alguna manera las condiciones de tra-
bajo y, como es lógico, estas controversias no pueden encontrar solución en derecho,
287 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 151

ni el Juez puede suplantar la actividad negociadora de las partes, único procedimiento


para pacificar la situación".» (STS 4ª - 05/03/2008 - 100/2006 -EDJ2008/31211-).
4. Conflicto laboral
Sólo pueden tramitarse a través de esta modalidad procesal las reclamaciones que
afecten a un colectivo formado por trabajadores o en las que se pretenda la interpre-
tación o aplicación de una norma laboral. En caso contrario, sería incompetente el
orden jurisdiccional social para conocer de la misma. En este sentido se pronuncia la
sentencia del TS de 26 de septiembre de 2007, núm. rec. 88/2005 -EDJ2007/184511-:
«(...) hemos de resaltar el último argumento utilizado en nuestros precedentes sobre la
cuestión debatida, y es el de que "tampoco podría existir un conflicto colectivo para
interpretar con carácter general una norma conjuntamente para funcionarios, personal
estatutario y personal laboral. Es ésta una pretensión imposible de conflicto colectivo
y, como ya dijo la sentencia de 24 de enero de 1995 -EDJ1995/1205-, no cabe aquí una
separación hipotética de pretensiones, pues, por definición, no es posible una inter-
pretación general de una norma cuyos destinatarios principales quedan fuera del con-
flicto, con lo que si hubiera realmente un personal laboral afectado el procedimiento
seguido sería inadecuado" (STS 22/01/07 -rec 105/05- -EDJ2007/7437-).» (STS 4ª -
26/09/2007 - 88/2005 -EDJ2007/184511-). En el mismo sentido se pronuncia la sen-
tencia del TS de 10 de febrero de 2009, núm. rec. 20/2008 (STS 4ª - 10/02/2009 - 20/2008
-EDJ2009/19191-).
Tampoco sería adecuado el procedimiento de conflicto colectivo para la tramita-
ción de pretensiones colectivas en materia de seguridad social.
«Desde una perspectiva objetiva, tampoco cabe el conflicto colectivo sobre Segu-
ridad Social, porque en esta materia no estamos ante una controversia sobre los dere-
chos y obligaciones del contrato de trabajo o de la relación de servicios, sino ante una
actividad de prestación de una Administración Pública, sometida a una regulación
imperativa y no disponible, que afecta además a personas que no tienen la condición
de trabajadores, ni pueden estar representados por los sujetos colectivos.» Sentencia
del TS de 29 de abril de 2002, núm. rec. 1184/2001 (STS 4ª - 29/04/2002 - 1184/2001
-EDJ2002/27214-).
5. Pretensiones concretas incluidas en esta modalidad procesal
5.1. Supuestos de movilidad geográfica y de modificaciones sustanciales de las condicio-
nes de trabajo colectivas
La STS de 19 de mayo de 2004 (recurso de casación para la unificación de doctrina
2811/2003) -EDJ2004/51956- establece los criterios para delimitar las pretensiones que
se pueden tramitar a través de la modalidad procesal de conflicto colectivo: «Se han
ejercitado conjuntamente dos pretensiones: la declarativa de nulidad o, subsidiaria-
mente, de falta de justificación de la modificación de las condiciones de trabajo del
Art. 151 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 288

colectivo afectado adoptada por la Fundación; y la de condena de ésta "a reponer a los
trabajadores en sus anteriores condiciones de trabajo". Esta última pretensión es, evi-
dentemente, impropia de un conflicto colectivo, como ha declarado reiteradamente
esta Sala, puesto que atañe ya a los intereses particulares de los trabajadores afectados,
que incluso pueden no estar interesados en retornar al anterior sistema de trabajo. Por
tal razón, la modalidad prevista en los artículos 151 y siguientes LPL, como recuerda
nuestra sentencia de 24-4-2002 (rec 1166/2001) -EDJ2002/27187- y las varias que en
ella se citan, tiene por objeto -salvo supuestos excepcionales en que el interés general
"no susceptible de fraccionamiento entre sus miembros", puede dar lugar a una sen-
tencia de condena, en la medida en que ésta es capaz de satisfacer ese interés mediante
un pronunciamiento que establece para el demandado una obligación ya definida en
todos sus elementos, y por tanto, ejecutable- un interés que corresponde, a la vez, a la
esfera de los trabajadores individualmente considerados y al grupo en su conjunto. Y
en estos supuestos el interés general se manifiesta de una forma pura, que no permite
la determinación de obligaciones directamente ejecutables y sólo puede traducirse en
pretensiones y decisiones meramente declarativas». Como continúa diciendo la sen-
tencia: «La vía procesal de conflicto colectivo prevista en el artículo 151 y siguientes de
la Ley de Procedimiento Laboral utilizada por los demandantes, sí es, sin embargo, la
adecuada para resolver la pretensión declarativa» (STS 4ª - 19/05/2004 - 2811/2003
-EDJ2004/51956-).
5.2. Cesión ilegal
«La materia de la cesión no es por lo general susceptible de dar lugar a un conflicto
colectivo y ello en la medida en que en ella no se trata de establecer propiamente la
forma cómo ha de ser aplicada una norma desde la perspectiva de un supuesto fáctico
uniforme que cubre a un grupo homogéneo de trabajadores en la misma situación. Las
controversias sobre cesión entran normalmente dentro de lo que la Sala ha considerado
como litigios sobre el establecimiento o la valoración de hechos singulares en relación
con las condiciones específicas en que en cada caso se realiza la prestación de trabajo
y el ejercicio' de los poderes empresariales. Sobre este tipo de controversias y su exclu-
sión del proceso de conflicto colectivo se ha pronunciado la Sala en sus sentencias de
19 de mayo de 1997 -EDJ1997/5889-, 6 de marzo de 2002 -EDJ2002/10258-, 21 de abril
de 2004 -EDJ2004/44834- y, más recientemente, en la sentencia de 7 de diciembre de
2005 -EDJ2005/225626-, sobre la contratación temporal en Correos y Telégrafos. En
esta sentencia se dice que la presencia de valoraciones individuales "elimina la concu-
rrencia del interés general que califica el conflicto colectivo e impide darle el trata-
miento procesal establecido en el artículo 151 de la Ley de Procedimiento Laboral, cual
ocurre con carácter general cuando se ejercitan demandas que aun afectando a un
grupo numeroso de trabajadores inciden sobre derechos individuales de forma directa,
cual en nuestro caso ocurriría, en supuestos en los que cada uno de los interesados o
289 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 151

diversos grupos de entre ellos, pueda tener argumentos propios para defender su con-
creto derecho ante un Tribunal. En estos casos la solución de su problema en un con-
flicto colectivo deviene inaceptable no solo por no adecuarse a las exigencias del artículo
151 de la Ley de Procedimiento laboral, sino porque podría atentar a su propio derecho
de tutela judicial".» (STS 4ª - 12/06/2007 - 5236/2004 -EDJ2007/184529-).
Apartado 2. Tramitación del proceso de impugnación de conflictos colectivos conforme
a las normas reguladoras de la modalidad procesal de conflicto colectivo
En relación con la delimitación del ámbito objetivo de las modalidades procesales
de conflicto colectivo y de la impugnación de convenios colectivos, señala la STS 4ª de
2/4/1998, núm. rec. 879/1997 -EDJ1998/4034-: «A través del proceso de conflictos co-
lectivos, como establece el art. 151.1 LPL, se tramitarán "las demandas que afecten a
intereses generales de un grupo genérico de trabajadores y que versen sobre la aplica-
ción e interpretación de una norma estatal, convenio colectivo, cualquiera que sea su
eficacia, o de una decisión o práctica de empresa", debiendo, pues, remarcarse, en
cuanto ahora nos afecta referente a la idoneidad procedimental, que por su cauce debe
cuestionarse la "aplicación o interpretación" de un convenio colectivo, lo que, en prin-
cipio, parece limitarse a la determinación del contenido y alcance de sus preceptos
diversamente interpretados o a la aplicación o inaplicación concreta de los mismos al
supuesto de hecho planteado.
(...) No comporta confusión de objetos que posibilite la opción por una u otra
modalidad procesal la previsión contenida en el art. 151.2 en relación con los arts. 161.3
-EDL1995/13689- y 163, todos de la LPL -EDL1995/13689-, al disponer, cuando regula
el proceso de conflictos colectivos, que "también se tramitará en este proceso la im-
pugnación de convenios colectivos de conformidad con lo dispuesto en el capítulo IX
del presente título", pues ello sólo implica, como se ha destacado doctrinalmente, que
ciertos sujetos colectivos (los enunciados en el art. 163 LPL -EDL1995/13689-) pueden,
de forma alternativa, ejercitar la acción de impugnación directa del convenio colectivo,
por las mismas causas por las que podrá instarla la Autoridad Laboral; habiéndose,
también, establecido en la jurisprudencia de esta Sala (entre otras, SSTS/IV 10 mayo
1995 -Recurso 994/93 -EDJ1995/2532-, 12 febrero 1996 -Recurso 3489/1993
-EDJ1996/279-, 25 marzo 1997 -Recurso 1749/1996 -EDJ1997/3157- y 11 junio 1997
-Recurso 3729/1996 -EDJ1997/6591-), en interpretación del art. 161.3 LPL
-EDL1995/13689-, que "la remisión al proceso de conflicto colectivo lo es exclusiva-
mente a efectos de la aplicación de determinados trámites, sin afectar a la singularidad
de la modalidad procesal en sí misma con sus consecuencias en orden a la determina-
ción de las partes, los requisitos de la demanda, el acto de juicio y la propia sentencia".»
(STS 4ª - 02/04/1998 - 879/1997 -EDJ1998/4034-).
Art. 151 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 290

Apartado 3. Impugnación de decisiones empresariales vulneradoras de la obligación


empresarial de informar
Añadido por disposición final 2ª de Ley núm. 38/2007, de 16 noviembre, que mo-
difica el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el
Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24-3-1995, en materia de información y consulta
de los trabajadores y en materia de protección de los trabajadores asalariados en caso
de insolvencia del empresario -EDL2007/193974-.

152. Estarán legitimados para promover procesos sobre conflictos colectivos:


a) Los sindicatos cuyo ámbito de actuación se corresponda o sea más amplio que
el del conflicto.
b) Las asociaciones empresariales cuyo ámbito de actuación se corresponda o
sea más amplio que el del conflicto, siempre que se trate de conflictos de ámbito
superior a la empresa.
c) Los empresarios y los órganos de representación legal o sindical de los traba-
jadores, cuando se trate de conflictos de empresa o de ámbito inferior.
1. Legitimación activa sindical
El Tribunal Constitucional establece: «(...) "los sindicatos desempeñan, tanto por
el reconocimiento expreso de la Constitución (arts. 7 -EDL1978/3879- y 28
-EDL1978/3879-) como por obra de los tratados internacionales suscritos por España
en la materia (por todos, Pacto internacional de derechos económicos, sociales y cul-
turales, art. 8 -EDL1977/997-, o art. 5, parte II, Carta social europea -EDL1980/3347-),
una función genérica de representación y defensa de los intereses de los trabajadores
que, como ya ha sostenido la doctrina de este Tribunal, no descansa sólo en el vínculo
de la afiliación, sino en la propia naturaleza sindical del grupo. La función de los sin-
dicatos, pues, desde la perspectiva constitucional, 'no es únicamente la de representar
a sus miembros, a través de los esquemas del apoderamiento y de la representación del
Derecho privado. Cuando la Constitución y la Ley los invisten con la función de de-
fender los intereses de los trabajadores, les legitiman para ejercer aquellos derechos
que, aun perteneciendo en puridad a cada uno de los trabajadores ut singulus, sean de
necesario ejercicio colectivo' (STC 70/1982, de 29 de noviembre, F. 3 -EDJ1982/70-).
Por esta razón, es posible reconocer, en principio, legitimado al sindicato para accionar
'en cualquier proceso en que estén en juego intereses colectivos de los trabajadores'.
Queda pues clara, la relevancia constitucional de los sindicatos para la protección y
defensa, incluso jurisdiccional, de los derechos e intereses de los trabajadores"
(STC 7/2001, de 15 de enero, F. 5 -EDJ2001/4-).
Ahora bien, desde la STC 101/1996, de 11 de junio -EDJ1996/3060-, venimos exi-
giendo que esta genérica legitimación abstracta o general de los sindicatos, recondu-
291 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL Art. 152

cible a su relevancia constitucional, se proyecte de un modo particular sobre el objeto


de los procesos que entablen ante los Tribunales mediante un vínculo o conexión entre
la organización que acciona y la pretensión ejercitada. Y ello porque, según recordamos
allí, citando de nuevo la STC 210/1994, de 11 de julio, F.J.4 -EDJ1994/5931-, "la función
constitucionalmente atribuida a los sindicatos no alcanza a transformarlos en guar-
dianes abstractos de la legalidad, cualesquiera que sean las circunstancias en que ésta
pretenda hacerse valer". Se trata, en definitiva, de aplicar a estas personas jurídicas
asociativas singulares la misma exigencia que se aplica a cualquier otra persona física
o jurídica para reconocerle la posibilidad de actuar en un proceso: ostentar interés
legítimo en él. Por tanto, concluimos en la STC 101/1996, F. 2 -EDJ1996/3060-, la
legitimación procesal del sindicato, en cuanto aptitud para ser parte en un proceso
concreto o "legitimatio ad causam", "ha de localizarse en la noción de interés profesional
o económico"; a través de la noción de "interés legítimo", concepto que aun cuando sea
"un concepto diferente y más amplio que el de 'interés directo' ha de entenderse referido
a un interés en sentido propio, cualificado o específico." (STC 97/1991, de 9 de mayo,
FJ 2 -EDJ1991/4834-, con cita de la STC 257/1988, de 22 de diciembre -EDJ1988/573-).
En definitiva, hemos señalado con reiteración que para poder considerar proce-
salmente legitimado a un sindicato no basta que éste acredite la defensa de un interés
colectivo o la realización de una determinada actividad sindical, dentro de lo que hemos
denominado "función genérica de representación y defensa de los intereses de los tra-
bajadores". Debe existir, además, un vínculo especial y concreto entre dicho sindicato
(sus fines, su actividad, etc.) y el objeto del debate en el pleito de que se trate, vínculo
o nexo que habrá de ponderarse en cada caso y que se plasma en la noción de interés
profesional o económico, traducible en una ventaja o beneficio cierto, cualificado y
específico derivado de la eventual estimación del recurso entablado (SSTC 7/2001, de
15 de enero, FJ. 5 -EDJ2001/4-, y 24/2001, de 29 de enero, FJ. 5 -EDJ2001/471-).
Cabe reiterar, por último, que el canon de constitucionalidad a aplicar en el presente
caso es un canon reforzado, ya que el derecho a la tutela judicial efectiva se impetra
para la defensa de un derecho sustantivo fundamental como es el derecho a la libertad
sindical (SSTC 84/2001, de 26 de marzo, F. 3 -EDJ2001/2672-, 215/2001, de 29 de
octubre, F. 2 -EDJ2001/41617-; 203/2002, de 28 de octubre, F. 3 -EDJ2002/44860-). Las
decisiones judiciales como la que aquí se recurre están especialmente cualificadas en
función del derecho material sobre el que recaen, sin que a este Tribunal, garante último
de los derechos fundamentales a través del recurso de amparo, pueda resultarle indi-
ferente aquella cualificación cuando se impugnan ante él este tipo de resoluciones, pues
no sólo se encuentra en juego el derecho a la tutela judicial efectiva, sino que puede
producirse un efecto derivado o reflejo sobre la reparación del derecho fundamental
cuya invocación sostenía la pretensión ante el órgano judicial, con independencia de
que la declaración de la lesión sea sólo una de las hipótesis posibles (SSTC 10/2001, de
Art. 152 LEY DE PROCEDIMIENTO LABORAL 292

29 de enero, F. 5 -EDJ2001/458-; 203/2002, de 28 de octubre, F. 3 -EDJ2002/44860-).»


(STC 164/2003 - 29/09/2003 - 3331/1999 -EDJ2003/89787-).
El TS, en sentencia de 12 de mayo de 2009 -EDJ2009/134901- y el TC en sentencia
núm. 164 de 29 de septiembre de 2003, recurso de amparo 3331/1999 -EDJ2003/89787-,
sintetiza la doctrina constitucional (STC 210/1994 - 11/07/1994 -EDJ1994/5931-;
STC 7/2001 - 15/01/2001 -EDJ2001/4-; STC 24/2001 - 29/01/2001 -EDJ2001/471-;
STC 84/2001 - 26/03/2001 -EDJ2001/2672-; STC 215/2001 - 29/10/2001
-EDJ2001/41617-; STC 164/2003 - 29/09/2003 -EDJ2003/89787-; STC 142/2004 -
13/09/2004 -EDJ2004/116041-; STC 112/2004 -EDJ2004/92379-; STC 153/2007 -
18/06/2007 -EDJ2007/69741-) y de la propia Sala (STS 4ª - 16/12/2008 - 124/2007
-EDJ2008/282630-; STS 4ª - 10/03/2003 - 33/2002 -EDJ2003/11884-; STS 4ª -
04/03/2005 - 6076/2003 -EDJ2005/47129-) indicando: «a) en virtud del principio "pro
actione" y sin que sea necesario ni siquiera la implantación de un Sindicato en todo el
ámbito del Convenio, debe reconocerse su legitimación para defender el cumplimiento
de la normativa pactada en Convenio Colectivo; b) debe distinguirse entre la legiti-
mación para impugnar o para plantear un conflicto sobre la aplicación e interpretación
de un Convenio Colectivo cualquiera que sea su eficacia, y la legitimación para nego-
ciarlo, por lo que no puede negarse la legitimación activa para defender su cumpli-
miento por el hecho de que el Sindicato no tenga legitimación para recabar su entrada
en la Comisión Negociadora; c) deben considerarse