You are on page 1of 2

I. E. P. P.

CENTRAL

A DONDE QUIERES LLEGAR


Título: A Dónde Quieres Llegar.
Texto: Hebreos 12:1-2: “1 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube
de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la
carrera que tenemos por delante, 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el
cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la
diestra del trono de Dios.”
INTRODUCCIÓN:
En esta Carrera de Fe que estas corriendo nunca olvides que Jesucristo es la Meta, nunca quites los ojos
de la Meta de esta Carrera.
La carta a los Hebreos fue escrito a los cristianos judíos. Estaban en peligro constante de volver al judaísmo,
o por lo menos de darle mucha importancia a las observancias ceremoniales. El principal propósito del
escritor es de mostrar la superioridad de la era cristiana en comparación a la del Antiguo Testamento.
Testigos: los difuntos del cap. 11 dan testimonio sobre el valor y la bendición de vivir por Fe.
Despojémonos: aceptar a cristo y sumarse a la carrera.
Todo pecado: impide el progreso espiritual.
Pecado: pecado de incredulidad.
Paciencia: resistencia y determinación de seguir adelante sin ceder a la tentación ni bajar el ritmo ni mucho
menos darse por vencido.
Carrera: esfuerzo exigente y agotador que tenemos por delante
Aplicación práctica para los que están comprometidos a vivir una vida de FE.
DEFINICIÓN:
1. Meta, el fin, el objetivo el destino a dónde queremos llegar.
2. Enfoquemos nuestros pensamientos en El.
3. Prioridades de uno:
¿Qué es lo que tiene mayor importancia?
¿Qué es lo que recibe mayor atención y preocupación?
4. Tu motivación:
¿Qué es lo que nos impulsa para hacer lo que hacemos?
I. ES JESÚS TU ÚNICO GUÍA FIEL?
Si perdemos de vista a Jesús, no llegaremos al destino donde queremos llegar. Terminaremos perdidos de
nuevo, tratando de salvarnos a nosotros mismos.
Este mundo ofrece muchos trucos que intentan atrapar nuestra atención, desviando nuestros ojos de Jesús.
A. EL PODER HUMANO.
«¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda! En los caballos buscan apoyo, y confían en los carros
porque son muchos, y en los jinetes porque son muy fuertes, pero no miran al Santo de Israel, ni buscan a
JEHOVÁ» (Is. 31:1).

FEBRERO 17 del 2018 hno Edwin g. janampa yupanqui


I. E. P. P. CENTRAL

B. LAS RECOMPENSAS DE ESTE MUNDO.


«Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; Avívame en tu camino». La palabra «vanidad» significa
engañador, falso, vacío, ... encierre todas las recompensas que ofrece el mundo sin Dios: las riquezas, el
honor propio, el placer» (sal. 119:37).
C. LOS VIEJOS VICIOS.
«Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de
Dios» (Lucas 9:62).
¿Por qué no es apto? . . . Porque no está realmente convencido. Suspira y piensa en lo que tuvo que dejar.
D. EL HOMBRE.
«Miráis las cosas según la apariencia» (II Cor. 10:7a).
El apóstol Pablo no era muy buen mozo. Tenía una debilidad física, su voz probablemente no era muy
potente, y posiblemente era bajo de estatura. Los Corintios juzgaban a Pablo según su apariencia; y lo
despreciaron. Mientras tanto, miraban a los apóstoles falsos con su elocuencia, riquezas, fervor, y
fanfarronería y los admiraban.
Punto: Los hombres pueden reemplazar a Jesús como el enfoque de nuestros ojos.

II. SOLO LOS QUE MIRAN A JESÚS, LLEGARÁN A LA META.

A. ELLOS SERÁN RESUCITADOS.

«Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna;
y yo le resucitaré en el día postrero.» (Juan 6:40).

B. TENDRÁN LAS FUERZAS PARA PERSEVERAR.

A veces los cristianos Respondemos al llamado de Dios con una energía explosiva al principio, pero no lo
podemos sostener por mucho tiempo y pronto fallamos y nos apagamos. Hacemos promesas de trabajar
más fuerte y correr más rápidos, cuando lo que necesitamos no es más velocidad sino perseverancia,
necesitamos un corazón más grande.

CONCLUSIÓN:

Cada uno tiene momentos cuando viene la tentación de desviar la mirada.

1. Algunos cuando están pasando por problemas; otros cuando todo va bien, pasa cuando uno se siente
decepcionado; cuando las cosas no van como esperas. Buscas la solución en ti mismo, y no en Jesús.

2. Pasa también cuando nos sentimos muy acelerados; oprimidos por los quehaceres diarios, demasiado
ocupado para tomar el tiempo necesario para verdaderamente contemplar a Jesús.

Pongamos nuestros ojos en Jesús . . . el autor y consumador de la fe.

El único y suficiente mediador entre Dios y los hombres (I Timoteo 2:5).


El único camino a la salvación (Juan 14:6).
El único Salvador que conquistó la muerte y vive en medio de su pueblo (Mateo 18:20).
El único Rey de reyes, que está dispuesto a llamarnos AMIGOS.

FEBRERO 17 del 2018 hno Edwin g. janampa yupanqui