You are on page 1of 12

TEMA 23: LA BASE QUÍMICA DE LA VIDA: COMPONENTES INORGÁNICOS Y

ORGÁNICOS. EL AGUA Y LAS SALES MINERALES. LOS GLÚCIDOS Y LOS LÍPIDOS.


SU BIOSÍNTESIS

1. INTRODUCCIÓN
Los seres vivos están formados por una serie de elementos químicos que interaccionan de manera
parecida a lo que sucede en Química. Estas interrelaciones se deben a unos factores físico-químicos
fundamentales y que constituyen los procesos esenciales que necesita la célula para desenvolverse.
Existen tres características de la biosfera que han tenido una especial importancia a la hora de
considerar la evolución química de las formas vivientes. En primer lugar, tenemos el agua,
disolvente universal y base de la vida. En segundo lugar tenemos las especiales propiedades
químicas del carbono, que por ejemplo, frente al silicio (elemento también abundante) posee la
capacidad de formar cadenas y anillos estables (con 5-6 vértices) y la gran estabilidad de su estado
más oxidado, el dióxido de carbono, fácilmente soluble en agua y siempre monomérico.
La tercera característica consiste en la selección de un tamaño atómico y de densidad de carga
electrónica de los elementos esenciales que forman parte de los organismos. Frente a 90 elementos
prácticamente inútiles, se puede afirmar que solamente existen 52 elementos utilizables para la
formación de seres vivientes.

2. LA BASE QUÍMICA DE LA VIDA: COMPONENTES INORGÁNICOS Y ORGÁNICOS


La materia está constituida por una serie de elementos y compuestos que se encuentran en la
naturaleza a los que llamaremos bioelementos.
- Bioelementos primarios, que aparecen en una proporción media del 96% en la materia viva, y son
CHONPS. Adecuados para la vida porque forman entre ellos enlaces covalentes muy estables.
Facilitan la adaptación de los seres vivos al campo gravitatorio terrestre, ya que son los elementos
más ligeros de la naturaleza.
- Bioelementos secundarios, aparecen en una proporción próxima al 3,3%. Son Ca, Na, K, Mg y Cl,
desempeñando funciones de vital importancia en fisiología celular.
- Oligoelementos que aparecen en la materia viva en proporción inferior al 0,1% siendo también
esenciales para la vida: Fe, Mn, Cu, Zn, F, I, B, Si, Va, Co, Se, Mo y Sn. Aún participando en
cantidades infinitesimales, no por ello son menos importantes, pues su carencia puede acarrear
graves trastornos para los organismos.
La mayor parte de estos elementos se unen entre sí y forman moléculas más complejas,
biomoléculas o principios inmediatos clasificados en función de su origen orgánico o inorgánico:
- Principios inmediatos inorgánicos Agua, sales minerales, elementos metálicos y no metálicos,
algunos gases: O2, CO, N2. Todos de origen mineral proceden del medio externo.
- Principios inmediatos orgánicos. Compuestos del carbono característicos de la materia viva y
responsables de sus propiedades. En todas las células encontramos cuatro biomoléculas que forman
la base orgánica de la materia viva y que son: Glúcidos, lípidos, proteínas y ácidos nucleicos.

3. EL AGUA Y LAS SALES MINERALES


El agua puede ser considerada como el líquido de la vida. Es la sustancia más abundante en los
seres vivos, es el disolvente general biológico y representa entre el 70 y 90% del peso de la mayor
parte de los organismos. El contenido varía de una especie a otra; también es función de la edad del
individuo y el tipo de tejido. Soporte donde surgió la vida. Molécula con un extraño
comportamiento que la convierten en una sustancia diferente a la mayoría de los líquidos, posee
unas extraordinarias propiedades físicas y químicas que van a ser responsables de su importancia
biológica. Durante la evolución de la vida, los organismos se han adaptado al ambiente acuoso y
han desarrollado sistemas que les permiten aprovechar las inusitadas propiedades del agua. La
importancia del agua proviene de su estructura

3.1. Estructura del agua


Dos átomos de H unidos a un átomo de O por medio de dos enlaces covalentes. Enlaces
determinados por un ángulo entre los enlaces H–O–H aproximadamente de 104'5°, además el
oxígeno es más electronegativo que el hidrógeno y atrae con más fuerza a los electrones de cada
enlace.
A temperatura ambiente es líquida, característica rara ya que otras moléculas de parecido peso
molecular son gases. Este comportamiento se debe a que en la molécula aparece un polo negativo,
donde está el oxígeno, debido a la mayor densidad electrónica, y dos polos positivos, donde están
los dos hidrógenos, debido a la menor densidad electrónica. Las moléculas de agua son dipolos.
Entre los dipolos del agua se establecen fuerzas de atracción llamados puentes de hidrógeno,
formándose grupos de 3-9 moléculas. Con ello se consiguen pesos moleculares elevados y el agua
se comporta como un líquido. Estas agrupaciones, le confieren al agua sus propiedades de fluido.
Los enlaces por puentes de hidrógeno son más débiles que los enlaces covalentes, el hecho de que
alrededor de cada molécula de agua se dispongan otras moléculas unidas por puentes de hidrógeno,
permite que se forme en el seno del agua una estructura ordenada de tipo reticular, responsable en
gran parte del comportamiento anómalo y de sus propiedades físicas y químicas

3.2. Propiedades del agua.


 Acción disolvente. El agua se considera el disolvente universal al ser el líquido que más
sustancias disuelve. se debe a su capacidad para formar puentes de hidrógeno con otras sustancias
que pueden presentar grupos polares o con carga iónica, lo que da lugar a disoluciones moleculares.
También las moléculas de agua pueden disolver a sustancias salinas que se disocian formando
disoluciones iónicas. La capacidad disolvente es la responsable de dos funciones importantes para
los seres vivos: es el medio en que transcurren la mayoría de las reacciones del metabolismo, y el
aporte de nutrientes y la eliminación de desechos se realizan a través de sistemas de transporte
acuosos.
 Fuerza de cohesión. Los puentes de hidrógeno mantienen las moléculas de agua fuertemente
unidas, formando una estructura compacta que la convierte en un líquido casi incomprensible. Al no
poder comprimirse puede funcionar en algunos animales como un esqueleto hidrostático, como
ocurre en algunos gusanos perforadores capaces de agujerear la roca mediante la presión generada
por sus líquidos internos. Da flexibilidad y elasticidad a los tejidos.
 Fuerza de adhesión. Esta fuerza está también en relación con los puentes de hidrógeno que se
establecen entre las moléculas de agua y otras moléculas polares y es responsable, junto con la
cohesión del llamado fenómeno de la capilaridad. A este fenómeno se debe en parte la ascensión de
la savia bruta desde las raíces hasta las hojas, a través de los vasos leñosos. Favorece la circulación
y turgencia
 Calor específico. El agua presenta un alto valor de calor específico, puede absorber grandes
cantidades de «calor» que utiliza para romper los puentes de hidrógeno por lo que la temperatura se
eleva muy lentamente. Esto permite que el citoplasma acuoso sirva de protección ante los cambios
de temperatura manteniéndose la temperatura constante. Se relaciona con la función de
amortiguador térmico
 Calor de vaporización. También presenta un alto punto de vaporización. Para evaporar el agua,
primero hay que romper los puentes y posteriormente dotar a las moléculas de la suficiente energía
cinética para pasar de la fase líquida a la gaseosa. Para evaporar un gramo de agua se precisan 540
calorías, a una temperatura de 20°C.

3.3. Ionización del agua


El agua pura tiene la capacidad de disociarse en iones, por lo que en realidad se puede considerar
una mezcla de agua molecular (H2O), protones hidratados (H+) e iones hidroxilo (OH-). En realidad
esta disociación es muy débil en el agua pura, y así el producto iónico del agua a 25°C es: K w = [H+]
[OH-] = 1,0 · 10-14.
Este producto iónico es constante. Como en el agua pura la concentración de protones y de
hidroxilos es la misma, significa que ésta es de 1· 10 -7 Para simplificar los cálculos Sorensen ideó
expresar dichas concentraciones utilizando logaritmos, y así definió el pH como el logaritmo
cambiado de signo de la concentración de protones presentes en el medio. Según esto:
disolución neutra pH = 7

disolución ácida pH < 7

disolución básica pH > 7

En general hay que decir que la vida se desarrolla a valores de pH próximos a la neutralidad.
Los organismos han desarrollado sistemas para que la variación del pH no les afecte ya que son
poco tolerables, entre ellos están los tampones o buffer. El tampón bicarbonato es común en los
líquidos intercelulares, mantiene el pH en valores próximos a 7,4, gracias al equilibrio entre el ión
bicarbonato y el ácido carbónico, que a su vez se disocia en dióxido de carbono y agua:
Si aumenta la concentración de protones en el medio por cualquier proceso químico, el equilibrio se
desplaza a la derecha y se elimina al exterior el exceso de CO 2 producido. Si por el contrario
disminuye la concentración de protones del medio, el equilibrio se desplaza a la izquierda, para lo
cual se toma CO2 del medio exterior.

3.3. Ósmosis y fenómenos osmóticos


Ósmosis y presión osmótica: consideramos dos disoluciones de distinta concentración separadas por
una membrana semipermeable que deja pasar el solvente pero no el soluto. El agua pasará de la
solución menos concentrada hasta la más concentrada hasta igualar concentraciones, es así como
funciona la membrana plasmática. Y se entiende por presión osmótica la presión que sería necesaria
para detener el flujo de agua a través de la membrana semipermeable. Disoluciones isotónicas son
aquellas en las cuales las concentraciones de los fluidos extracelulares e intracelulares son iguales.
Si los líquidos extracelulares aumentan su concentración de solutos se hacen hipertónicos respecto a
la célula, y ésta pierde agua, se deshidrata y mueren (plasmólisis). Y sí por el contrario los medios
extracelulares se diluyen, se hacen hipotónicos respecto a la célula, el agua tiende a entrar y las
células se hinchan, se vuelven turgentes (turgescencia), llegando incluso a estallar.
- Diálisis: en este caso pueden atravesar la membrana además del disolvente, moléculas de bajo
peso molecular y éstas pasan atravesando la membrana desde la solución más concentrada a la más
diluida. Es el fundamento de la hemodiálisis que intenta sustituir la filtración renal deteriorada.
- Difusión: sería el fenómeno por el cual las moléculas disueltas tienden a distribuirse
uniformemente en el seno del agua. Puede ocurrir también a través de una membrana sí es lo
suficientemente permeable.

3.5. Sales minerales


Además del agua existen otras biomoléculas inorgánicas como las sales minerales. En función de su
solubilidad en agua se distinguen dos tipos:
 Sales insolubles en agua. Su función es de tipo plástico, formando estructuras de protección y
sostén, como por ejemplo: esqueleto interno de vertebrados, caparazones de carbonato cálcico de
crustáceos y moluscos, endurecimiento de células vegetales, la pared de celulosa de los vegetales, o
como forma de producto residual del metabolismo. El carbonato de calcio, partículas de magnetita
que, al parecer, pueden utilizar algunos animales con función de brújula para orientarse en sus
desplazamientos.
 Sales solubles en agua. Se encuentran disociadas en sus iones (cationes y aniones) que son
los responsables de su actividad biológica. Desempeñan las siguientes funciones:
 Funciones catalíticas. Algunos iones, como el Cu+, Mn2+, Mg2+, Zn+, actúan como cofactores
enzimáticos siendo necesarios para el desarrollo de la actividad catalítica de ciertas enzimas.
 Funciones osmóticas. Intervienen en la distribución del agua intra y extra celulares. Los iones
sodio, potasio, cloro y calcio participan en la generación de gradientes electroquímicos, que son
imprescindibles en el potencial de membrana y del potencial de acción en los procesos de la
sinapsis neuronal, transmisión del impulso nervioso y contracción muscular.
 Función tamponadora. Se lleva a cabo por los sistemas carbonato-bicarbonato, y también por el
monofosfato-bifosfato.
 El ión ferroso-férrico forma parte del grupo hemo de la hemoglobina y mioglobina, proteínas
encargadas del transporte de oxígeno.
 El ion Mg2+ forma parte de las clorofilas y participa en los procesos de la fotosíntesis.
 El Ca2+, interviene en la contracción muscular y en los procesos relacionados con la coagulación
de la sangre.

4. GLÚCIDOS Y LÍPIDOS: ESTRUCTURA, FUNCIÓN Y BIOSÍNTESIS


4.1 Glúcidos
Integran la mayor parte de la materia orgánica de la Biosfera. Son de origen vegetal, producidos en
las plantas verdes por medio de un proceso denominado fotosíntesis. Los animales, por el contrario,
degradan los azúcares que ingieren en los alimentos, y los convierten en CO 2 y H2O, para lo cual
utilizan oxígeno atmosférico. De la degradación obtienen energía. También pueden convertir ciertos
azúcares en glucosa para utilizarla como fuente de energía o almacenarla como glucógeno.
Los glúcidos y sus derivados se encuentran en casi todas las partes de los organismos vivos,
desempeñando papeles tanto estructurales como funcionales que pueden ser resumidos en:
• Almacenamiento y fuente de energía química de los seres vivos.
• Aportan átomos de carbono para la síntesis de otros constituyentes no glucídicos.
• Son parte integrante de muchas moléculas requeridas en los procesos metabólicos.
• Son los principales elementos estructurales de las paredes celulares de las plantas y
microorganismos así como de los ácidos nucleicos
Sus moléculas están constituidas por carbono, hidrógeno y oxígeno, existiendo tan amplio rango de
compuestos que sus pesos moleculares pueden oscilar desde algunos con valores alrededor de 100
hasta otros con pesos moleculares de varios millones. La antigua denominación de hidratos de C se
basaba en la relación 2:1 de H y C, actualmente se denominan glúcidos, ya que existen sustancias
que no cumplen esta relación y la denominación HC está anticuada.
• Nomenclatura y clasificación.
Los glúcidos son compuestos polihidroxilados que contienen un grupo carbonilo. Los más sencillos
son la Dihidroxiacetona (DHA) y el Gliceraldehído (GA).
 Oligosacárido de 2 a 10. Polisacáridos mayores de 10 monosacáridos
 Monosacáridos.
Los más sencillos. Pueden ser aldosas si contienen aldehído o cetosas si contienen cetona Todos los
monosacáridos sencillos son blancos, cristalinos muy solubles en agua y poseen sabor dulce.

• Nomenclatura:
Se nombran añadiendo la terminación «osa» al número de carbonos. El número de átomos de
carbono en un monosacárido varía de tres a siete y se designan como triosas (3), tetrosas (4),
pentosas (5), hexosas, (6) y heptosas (7). Las triosas y treosas son abundantes en el interior de la
célula, ya que son metabolitos intermediarios de la degradación de la glucosa. Las pentosas, son
glúcidos de 5 carbonos y entre ellos se encuentran: ribosa y desoxirribosa, que forman parte de los
ácidos nucleicos y la ribulosa que desempeña un importante papel en la fotosíntesis, debido a que a
ella se fija el CO2 atmosférico y de esta manera se incorpora el carbono al ciclo de la materia viva.
Las hexosas, son glúcidos con 6 átomos de carbono, entre ellas tienen interés en biología, la glucosa
y galactosa entre las aldohexosas y la fructosa entre las cetohexosas.
• Configuración de los monosacáridos:
Todos los monosacáridos, a excepción de la DHA, presentan al menos un C asimétrico, posee las
cuatro valencias saturadas con 4 radicales diferentes. Por lo tanto, vamos a encontrar en ellos
esteroisómeros. Para nombrarlos tendremos en cuenta el C asimétrico más alejado del átomo de C
carbonílico y les llamaremos D y L, según el grupo OH se encuentre hacia la derecha o hacia la
izquierda, respectivamente. El C de número inferior será el más cercano al carbonílico o este
mismo. Los esteroisómeros que son la imagen especular uno del otro se les llama enantiomorfos. En
la naturaleza se encuentran L-azúcares, pero no son tan abundantes como los D-azúcares.
Cuando los monosacáridos poseen más de un C asimétrico, y se encuentran en disolución, desvían
la luz polarizada. Si se desvía hacia la derecha, decimos que las moléculas son dextrógiras (+) y si
desvían del plano la luz polarizada hacia la izquierda son levógiras (-) este tipo de isomería da lugar
a los isómeros ópticos.
Dos azúcares que difieren únicamente en la configuración de un átomo de C específico son
epímeros uno del otro.
• Estructura cíclica de los azúcares:
En disolución acuosa, los monosacáridos se cierran formando unos anillos de 5 ó 6 lados, furanos y
piranos, respectivamente. El grupo carbonilo del C, queda próximo al C5 y entre ellos reaccionan
sus radicales en una reacción intramolecular entre un grupo aldehído (el del C,) y un grupo alcohol
(el del C5), formándose un hemiacetal. Ambos carbonos quedarán unidos mediante un átomo de
oxígeno. El C, se denomina carbono anomérico y posee un grupo -OH llamado hemiacetálico y
según la posición de este grupo, se originan dos anómeros alfa (en posición trans) y beta (en
posición cis). El estudio de la ciclación fue realizado por Haworth y se conoce con el nombre de
proyección de Haworth.
 Disacáridos
Los disacáridos están formados por la unión de dos monosacáridos mediante un enlace O-
glicosídico, de entre todos los oligosacáridos, son los más abundantes en la naturaleza.
El enlace se establece entre el -OH hemiacetálico de un monosacárido con otro –OH, hemiacetálico
o no, de otro monosacárido, ambas sustancias quedarán unidas mediante un enlace O-glicosídico.
Como consecuencia de la unión se forman un disacárido y una molécula de agua:
C6H12O6 + C6H12O6 → C12H22O11 + H2O
El -OH o los -OHs que intervienen en la unión pueden encontrarse bien en forma α o ß, lo que dará
lugar a sustancias diferentes.
Los disacáridos son sustancias de propiedades similares a las de los monosacáridos. Ahora bien, si
los –OH hemiacetálicos de ambos monosacáridos intervienen en el enlace glicosídico, enlace
dicarbonílico, el disacárido no será reductor pues no tiene ningún OH hemiacetálico libre y es este
OH el que les da las propiedades reductoras. Por el contrario si el enlace se establece entre un –OH
hemiacetálico y otro no hemiacetálico, enlace monocarbonílico si tendrá poder reductor al tener un
–OH hemiacetálico libre. Los disacáridos por hidrólisis se descomponen en los monosacáridos que
los forman.
Los oligosacáridos se encuentran, junto a lípidos y proteínas, en la membrana plasmática donde
actúan como receptores de muchas sustancias y como moléculas que sirven para que las células se
reconozcan entre sí.
• Nomenclatura:
El nombre del primer monosacárido terminado en –osil, (α-D- Glucopiranosil) a continuación el
enlace (1-2 ó 1-3,…) y el nombre del segundo monosacárido terminado en –osa, si el enlace es
monocarbonílico, o en –ósido si es dicarbonílico. α-D- Glucopiranosil (1-2) ß-D Fructofuranósido,
α -D Glucopiranosil (1-4) α-D Glucopiranosa. La hidrólisis de los oligosacáridos proporciona los
correspondientes monosacáridos
• Disacáridos de interés biológico:
Sacarosa: Formada por α-D-glucosa y ß-D-fructosa (enlace 1α→2ß), ambas unidas por sus OH
hemiacetálicos y por lo tanto no reductor. Es el azúcar de mesa. Se encuentra en la caña de azúcar y
en la remolacha.
Maltosa: Formada por dos α D-glucosas unidas por un enlace 1α→4. Reductor. Se obtiene por
hidrólisis del almidón y del glucógeno. Aparece en la germinación de la cebada empleada en la
fabricación de la cerveza. Tostada se emplea como sucedáneo del café (malta).

Lactosa: Formada por ß-D-galactosa y α-D-glucosa, unidas 1ß→4 . Reductor. Se encuentra en la


leche de los mamíferos.

Celobiosa: Formada por dos β-D-glucosas unidas por un enlace 1ß→4. Reductor. Se obtiene por
hidrólisis de la celulosa.

Isomaltosa: Formada por dos α-D-glucosas unidas por un enlace (1α→ 6). Se obtiene por hidrólisis
de la amilopectina y el glucógeno.
 Polisacáridos.
Estas sustancias se encuentran ampliamente difundidas en la naturaleza y con una gran diversidad
en las plantas. Algunos de ellos son de pequeño peso pero la mayoría y sobre todo los más
importantes contienen varios cientos e incluso miles de unidades de monosacáridos
Están formados por unidades de monosacáridos unidas por enlace O-glucosídico, similar al visto en
disacáridos, con pérdida de una molécula de agua por cada enlace.
Pueden desempeñar distintas funciones, de sostén (por ejemplo la celulosa) que como material de
reserva de semillas y tubérculos (almidón). En los animales, la función de los polisacáridos como
elementos de sostén es muy rara, y sólo aparecen algunos casos así por ejemplo, la quitina de
insectos y crustáceos. Como sustancia de reserva, se almacena principalmente en forma de
glucógeno.
Desde un punto de vista químico difieren en la naturaleza de su estructura, en la longitud de sus
cadenas y en el grado de ramificación de los mismos. Cuando forman parte de estructuras aún más
complejas unidos a otros tipos de moléculas como lípidos y proteínas (glucolípidos y glucoproteínas
respectivamente) se denominan polisacáridos conjugados.
• Polisacáridos de reserva:
No son solubles en agua
a) Almidón: Es la principal molécula de reserva de las plantas. Se encuentra en toda la planta pero
es especialmente abundante en semillas y otros órganos como tallos (tubérculos) y raíces. Desde un
punto de vista químico está constituido por dos tipos de polisacáridos:
Amilosa: Formada por largas cadenas no ramificadas de glucosa unidas por enlace α(1-4), aparece
enrollada en forma de tornillo
Amilopectina: Formada también por unidades de glucosas unidas mediante enlaces α(1-4), con
ramificaciones en posición α(1-6). La longitud media es de 24 a 30 unidades de glucosa, según las
especies. El peso molecular de la amilopectina puede llegar a 100 millones.
Existen otros como la inulina o el agar agar de las plantas
c) Glucógeno: El principal polisacárido de reserva de las células animales. Abunda en el hígado, en
el músculo y en otros muchos tejidos. similar a la amilopectina más ramificado cada 12 a 18
unidades de glucosa, originando una molécula mucho más compacta que la amilopectina.
• Polisacáridos estructurales:
Sirven como elementos estructurales en las paredes y membranas celulares, y se encuentran también
en los espacios intercelulares, confiriendo elasticidad o rigidez a los tejidos vegetales y animales.
a) Celulosa: Es el polisacárido más extendido en el reino vegetal. Siempre va asociado a otros
materiales de sostén como la lignina. Industrialmente se suele obtener de la madera
glucosa unidas por enlace β(1-4), plegada, dando lugar a un conjunto de haces de cadenas paralelas
y antiparalelas densamente empaquetadas y cementadas entre sí con lignina intermedia
b) Quitina: Es una sustancia de sostén similar a la celulosa. Se trata de una molécula lineal con
unión β(1-4) de sus distintas unidades. Constituida por N-acetilglucosamina, la quitina se encuentra
en los hongos y sobre todo en el caparazón de los crustáceos y en el exoesqueleto de los artrópodos.
La unidad estructural que se repite en la quitina se llama quitobiosa. La quitina puede ser
hidrolizada por unos enzimas llamados quitinasas que se encuentran en el jugo gástrico de los
caracoles y algunas bacterias.
• Biosíntesis de glúcidos
Solo los autótrofos por metabolismo anabólico pueden formar glúcidos por medio de procesos
como la fotosíntesis o la quimiosíntesis. También se pueden obtener por medio de la ruta de las
pentosas fosfato o por rotura. La glucogénesis que obtiene glucosa a partir de pirúvico, no es un
proceso contrario a la glucolisis puesto que solo coinciden 6 enzimas de 9. Por gluconeogénesis no
solo se sintetiza la glucosa a partir del pirúvico, sino también de cualquier metabolito que pueda
originar pirúvico, como pueden ser algunos intermediarios del ciclo de Krebs o las cadenas
carbonadas de ciertos aminoácidos. Ruita que solo se activa en ausencia de dieta rica en HC.
Cuando las células poseen exceso de glucosa, tienden a almacenarla en forma de polisacáridos. De
esta manera, las células animales para tal fina realizan la gluconeogénesis en las células del hígado
y del músculo.

4.2 Lípidos
Biomoléculas orgánicas que son insolubles en agua pero son solubles en disolventes orgánicos no
polares, tales como acetona, éter, benceno, cloroformo, etc. Desempeñan diversas e importantes
funciones biológicas como:
- Componentes estructurales de las membranas celulares.
- Depósito de reserva energética celular y combustible metabólico
- Actúan como transportadores de dicho combustible
- Forman parte de una cubierta protectora sobre la superficie de muchos organismos, tales como las
bacterias, las hojas de vegetales, la piel de los animales y el exoesqueleto de insectos.
- Son componentes de la superficie celular implicados en el reconocimiento específico relacionado
con el sistema inmunológico.
- Algunas hormonas, vitaminas y sus precursores son sustancias de naturaleza lipídica.
-Clasificación de los lípidos: basándonos en sus estructuras químicas.
• Lípidos complejos.
Caracterizados porque contienen ácidos grasos como componente de sus moléculas. También se
llaman lípidos saponificables debido a su propiedad de formar jabones.
Ácidos grasos
Los ácidos grasos realmente son lípidos aunque en ocasiones se han considerado derivados lipídicos
por formar parte de moléculas de lípidos complejos.
Ácidos grasos saturados como el palmítico (de 16 carbonos) CH3(CH2)13COOH o el esteárico (de 18
carbonos) CH3(CH2)16COOH.
Insaturados como oleico (de 18 carbonos) CH 3(CH2)7CH=CH(CH2)7COOH o araquidónico
CH3(CH2)4CH-CHCH2CH =CHCH2CH=CHCH2CH=CH(CH2)3COOH (de 20 carbonos).
En estado libre su presencia es escasa. Todos ellos tienen en común una cadena hidrocarbonada
larga con un cuerpo carboxilo terminal. Los ácidos grasos que se encuentran en la naturaleza tienen
generalmente un número par de átomos de carbono, que puede ser desde 4 hasta 30, aunque los más
abundantes son los de longitudes comprendidas entre 14 a 22 átomos de carbono predominando los
de 16 y 18. Sus largas cadenas lineales pueden ser saturadas o bien presentar insaturaciones, sobre
todo entre los carbonos 9 y 10. Hay algunos lípidos que son esenciales para la dieta y el cuerpo no
los puede sintetizar con lo cual deben ser ingeridos: linoleico y linolenico.
Acilglicéridos
Son ésteres de ácidos grasos y del glicerol. Cuando sólo está esterificado uno de los hidroxilos de la
glicerina se trata de monoacilglicéridos, si son dos, diacilglicéridos y si son los tres triacilglicéridos
o triglicéridos. De todos ellos los más importantes en la naturaleza son estos últimos. Constituyen la
familia más abundante de lípidos y forman parte de los lípidos de reserva tanto en animales como
en vegetales. Los triglicéridos con una elevada proporción de ácidos grasos saturados son sólidos a
temperatura ambiente y se denominan grasas. Los triglicéridos ricos en ácidos grasos insaturados
son líquidos y se conocen como aceites. Generalmente las grasas son de origen animal y los aceites
de origen vegetal.

Fosfoglicéridos ó fosfolípidos
Los fosfoglicéridos ó fosfolípidos contienen en su estructura a la glicerina esterificada en uno de sus
hidroxilos por el ácido fosfórico y los otros grupos hidroxilos están esterificados por ácidos grasos.
Son los principales elementos de las membranas celulares tanto vegetales como animales, siendo el
tejido nervioso especialmente rico en estos compuestos cuyo componente básico es el ácido
fosfatídico. Entre los fosfolípidos se encuentran el fosfatídico, lecitinas, cefalinas, cardiolipinas y
plasmalógenos.

Esfingolípidos
Lípidos complejos formados esencialmente por un aminoalcohol de 18 átomos de carbono
denominado esfingosina, en el caso de animales ó fitoesfingosina en el caso de plantas superiores y
levaduras. Los esfingolípidos más abundantes en los tejidos nervioso y cerebral de los mamíferos
son las esfingomielinas, que se encuentran en las vainas de mielina de los nervios cerebrósidos.

Ceras
Son ésteres en los que tanto en ácido como en alcohol son grasos, y en ambos casos con un elevado
número de átomos de carbono.
Tienen una contextura plástica (flexible), insoluble en agua, blanda y moldeable cuando se calientan
y que se endurece cuando se enfría. Desde un punto de vista químico son inactivas, por lo que
confieren protección, tanto en el reino vegetal como el animal. En vegetales regulan la transpiración
y en animales se encuentran en piel, plumas, pelos, etc.
• Lípidos simples.
Terpenos
Están constituidos por la unión de muchas unidades de una molécula de cinco átomos de carbono
denominada isopreno. Estas sustancias son especialmente abundantes en los vegetales y muchas de
ellas poseen olores y sabores característicos, geraniol (en geranio), mentol (de la menta).
Otros terpenos incluyen a los carotenoides, ampliamente extendidos en animales y sobre todo en
vegetales, son los responsables de muchos de los colores que se observan en flores y frutos como el
licopeno del tomate, y carotenos de la zanahoria
Entre los terpenos más importantes están la vitamina A imprescindible en el crecimiento y en el
proceso bioquímico de la visión, vitamina E, que actúa como antioxidante de los ácidos grasos y los
lípidos y la vitamina K, implicada en los procesos de coagulación sanguínea, etc., el caucho es
importante para la industria.

Esteroides
Derivados del hidrocarburo tetracíclico ciclopentanoperhidrofenantreno. Uno de los más
importantes en los tejidos animales es el colesterol, que a su vez es precursor de otros esteroides
como los ácidos biliares, hormonas sexuales, hormonas suprarrenales y de la vitamina D. En los
vegetales superiores las células contienen otros tipos de esteroides conocidos como fitosteroles.

Prostaglandinas
Son lípidos cuya molécula básica es el prostanoato, constituido por 20 carbonos que forman un
anillo ciclopentano y dos cadenas alifáticas. Se aislaron la primera vez en la próstata pero se
encuentran en todos los tejidos como hormonas. Algunas son vasodilatadores arteriales, activadores
de la contracción del útero, unión de plaquetas en sangre, favorecen la secreción de mucus
protector, de las paredes del estómago e intestinos. Todas las prostaglandinas son derivados del
acido araquidónico.
• Biosíntesis de lípidos
Los seres vivos heterótrofos obtienen los ácidos grasos por hidrólisis de los lípidos saponificables.
La posterior transformación de unos ácidos grasos en otros se lleva a cabo en el retículo
endoplasmático liso (REL). Sin embargo, algunos ácidos grasos poli insaturados, como el
Araquidónico y el linoleico, no son capaces de sintetizarlos los mamíferos y deben incorporarlos a
la dieta, de ahí que se les denominen ácidos grasos esenciales. También pueden sintetizarse ácidos
grasos a partir de acetil-CoA que se origina en las mitocondrias a partir de la descarboxilación del
ácido pirúvico y la degradación de los ácidos grasas y algunos aminoácidos. El acetil-CoA atraviesa
la membrana de la mitocondria y se acumula en el citosol, a partir de estas moléculas ocurren
sucesivas condensaciones de moléculas de dos átomos de C hasta formar una molécula de ácido
graso. Para la síntesis de triglicéridos se necesitan ácidos grasos y glicerina. Esta última debe estar
previamente fosfatada formando glicerol 3 P, que se obtiene fundamentalmente a partir de la DHA-
P de la glucólisis, o bien a partir de la glicerina procedente de la degradación de las grasas
digeridas. Los esfingolípidos son sintetizados a partir de la ceramida que se forma por la acilación
de la esfingosina y la posterior unión a un resto glucídico con la ayuda de azúcares activados como
la UDP-glucosa. El acido acético en forma de acetil CoA es también el precursor de la síntesis de
esteroides y terpenos.

5. BIBLIOGRAFÍA
- LEHNINGER, A. L. COLS: Bioquímica. Ed. Omega. Barcelona, 1986.
- ALBERTS, B., BRAY, D., KEWIS, J., RAFF, M., ROBERTS, K. y WATSON, J.D.: Biología
molecular de la célula. Ed. Omega. Barcelona, 1996.
- STRYER, L. Bioquímica (2 vol). Ed. Reverté. Barcelona, 1995.