You are on page 1of 21

BOLETÍN INFORMATIVO

DEPARTAMENTO DE EXTRANJERÍA Y MIGRACIÓN

MIGRACIÓN HAITIANA EN CHILE


BOLETÍN INFORMATIVO
DEPARTAMENTO DE EXTRANJERÍA Y MIGRACIÓN

Autores:
Nicolás Rojas Pedemonte
Claudia Silva
Nassila Amode
Jorge Vásquez
Cristián Orrego
Introducción
La presente publicación es resultado de un esfuerzo conjunto entre
la academia y el Departamento de Extranjería y Migración (DEM) del
Ministerio del Interior y Seguridad Pública, orientado a poner en
diálogo el conocimiento producido por cada uno en el ámbito de la
migración. Lo que nos ha inspirado es el objetivo de poner a disposición
del lector información actualizada y fundamentada, pero expuesta de
manera simple para que pueda ser fácilmente comprendida, y lo más
importante, utilizada en el trabajo con población migrante.

Se pretende aportar aquí un marco de conocimiento que permita


abordar la situación de la migración haitiana en Chile, considerando
su complejidad, atendiendo su multicausalidad y presentando sus
características y evolución.

En esta ocasión, hemos querido abordar la realidad del colectivo


haitiano en particular, pues se ha hecho evidente que en los últimos
años su presencia ha aumentado. Sin embargo, muy pocos conocen
las razones de por qué vienen las personas originarias de Haití a vivir
a Chile, cuáles son sus principales trayectorias migratorias y cómo
enfrentan sus procesos de inserción en la sociedad de acogida. En este
contexto, en la elaboración del presente documento, se han incluido
los resultados obtenidos en la investigación “Migración haitiana hacia

Boletín Informativo Departamento de Extranjería y Migración


Santiago de Chile: origen y aterrizaje de sus proyectos migratorios”,
llevada a cabo por los investigadores Nicolás Rojas Pedemonte,
Nassila Amode y Jorge Vásquez 1, quienes han compartido la información
obtenida en su trabajo, la que, para efectos de este documento, se
complementa con el análisis de los datos de la población haitiana
registrados sobre los actos administrativos llevados a cabo por el
DEM.

El presente texto posee tres apartados: un análisis en cifras respecto


de cómo ha crecido la población haitiana residente en el país, una
presentación de los resultados de la investigación mencionada y, en
tercer lugar propuestas referidas a elementos a considerar a la hora de
trabajar con población haitiana.

1
Investigación en curso “Migración haitiana hacia Santiago de Chile: origen y aterrizaje de nuevos proyectos migratorios”, desarrollada
por el Área de Estudios Sociales SJ del Centro Fernando Vives (Universidad Alberto Hurtado) y el Servicio Jesuita a Migrantes de
Chile. Algunos de sus principales hallazgos se exponen en el paper Rojas Pedemonte, N.; Amode, N. y Vásquez, J. (2016). “Racismo y
matrices de “inclusión” de la migración haitiana en Chile: elementos conceptuales y contextuales para la discusión”. Polis, Revista
Latinoamericana, Volumen 14, Nº 42, 2015, p. 217-245. http://www.scielo.cl/pdf/polis/v14n42/art_11.pdf
Haitianos en Chile,
según actos administrativos del DEM
La población haitiana ha ido en un claro crecimiento, especialmente a partir del año 2009. Es importante
señalar que el DEM tiene dos fuentes de información para configurar la dinámica de la población extranjera en
el país: la primera es el otorgamiento de permisos de Permanencia Definitiva (PD) y la segunda el otorgamiento
de permisos de residencias temporales o Visas Temporarias. En ambos casos, lo que se registra son los actos
administrativos, es decir, los permisos otorgados y no la cantidad de personas a las cuales se les otorgó
dichos permisos. Las cifras permiten estimar tendencias, pero no determinar cantidad de residentes.

Sin perjuicio de lo anterior, en el año 2014 el DEM realizó una estimación del número de extranjeros
residentes en Chile 2, en la que se estableció que los inmigrantes residentes en el país a diciembre 2014 eran
410.988 personas. De ellos, 1.649 serían de origen haitiano, lo que representa un 0,4% del total de extranjeros.
Si analizamos el comportamiento de los permisos de Permanencia Definitiva y Visas Temporarias otorgadas
podemos observar que, en ambos casos el mayor aumento se produce en el año 2013. Sin embargo, hay que
recordar que para la obtención de un permiso de Permanencia Definitiva es necesario haber tenido una visa
válida en el país con al menos un año de anterioridad.

Permanencias Definitivas

Los permisos de Permanencia Definitiva (PD) pueden representar una intención de permanencia prolongada
en Chile, por tanto, estos datos los utilizaremos como una referencia para analizar la población haitiana que
se ha radicado en el país. Cabe mencionar que en el año 2005 no hubo otorgamiento de Permanencias
Definitivas a ciudadanos haitianos, por lo que los datos se analizarán a partir de 2006.

El número de PD otorgadas a ciudadanos haitianos es menor en relación a los principales colectivos residentes en
Chile. Sin embargo, ha habido un fuerte aumento entre los años 2006 y 2015. El mayor crecimiento porcentual
se produjo en 2011 con respecto 2010, pues el aumento correspondió a un 396%, aunque en términos
Boletín Informativo Departamento de Extranjería y Migración

absolutos se trató solo de 190 permisos más otorgados. El segundo incremento porcentual importante se
produjo en el año 2014 con respecto a 2013, donde hubo un crecimiento de 162%, correspondiente a un
aumento de 472 permisos; cifra parecida al aumento entre los años 2014 y 2015 (420 permisos más otorgados).

Gráfico N°1
Permanencias Definitivas otorgadas a personas haitianas 2006-2015

1.400
1.200 183
1.
1.000

800
763

3 600

400
200 291
238
0 56 157
1 5 40
2006 2007 2008 2009 2010 48 2011 2012 2013 2014 2015
Fuente: DEM

2 Ver anuario Departamento Extranjería y Migración 2005-2014


En términos de la distribución por sexo, la población haitiana se comporta de manera distinta a la mayoría
de los colectivos, pues existe mayor proporción de permisos otorgados a hombres.
Gráfico N°2
Permanencias Definitivas otorgadas a personas haitianas 2006-2015, según sexo

40%

60% Mujeres
Hombres
Fuente: DEM
La zona de asentamiento es fundamentalmente la Región Metropolitana, en la cual se otorgó el 97% de los
permisos de Permanencia Definitiva; le sigue la Región de Valparaíso y luego la Región de Coquimbo, con el
1,4% y el 0,7% de permisos otorgados, respectivamente.

Con respecto a los tramos de edad, los permisos fueron otorgados, en su mayoría, a personas jóvenes en
edad laboral activa, concentrándose éstos en el rango que va de los 15 a los 44 años, representando el
81,4% de los permisos.
Cuadro N°1
Permanencias Definitivas otorgadas a personas haitianas 2006-2015, según edad
Tramo de Edad Cantidad %
0-14 375 13,5%
15-29 975 35,0%
30-44 1.292 46,4%

Boletín Informativo Departamento de Extranjería y Migración


45-59 127 4,6%
60-74 13 0,5%
Total General 2.782 100%
Fuente: DEM
Finalmente, con el fin de conocer el nivel educacional de las personas haitianas que llegan a Chile, a
continuación se presentan los datos obtenidos a partir de las solicitudes de Permanencias Definitivas.
Gráfico N°3
Permanencias Definitivas otorgadas a personas haitianas 2006-2015, según nivel educacional
70%

60%

50%

40%
4
30%

20%
10%
2014
0% 2015

Fuente: DEM
Visas Temporarias

Las Visas Temporarias representan la migración reciente, es decir, aquella que no ha optado o no ha podido
aún acceder a un permiso de Permanencia Definitiva. Este tipo de permisos pueden significar una mayor
movilidad de la población migrante, pues la persona, al expirar su visa, puede decidir regresar a su país,
trasladarse a otro o bien optar luego de un período de uno o dos años (dependiendo del tipo de visa) a una
Permanencia Definitiva, siempre que cumpla los requisitos establecidos para este beneficio.

La cantidad de visas otorgadas a personas de origen haitiano ha crecido sustancialmente, produciéndose el


mayor aumento en el año 2015 con respecto a 2014, con un aumento de 5.244 visas otorgadas. El segundo
mayor aumento fue en el año 2014 con respecto al año 2013, donde se observa un aumento de 1.067 visas
otorgadas.
Gráfico N°4
Visas otorgadas a personas haitianas 2005-2015

10.000
9.000 8.888
8.000
7.000
6.000
5.000
4.000 3.644
2.577
1.791
2.000 694
1.000 306 949
12 53 112 138
Boletín Informativo Departamento de Extranjería y Migración

2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015
Fuente: DEM
El tipo de permiso otorgado es fundamentalmente de empleo, a lo que le siguen en una relación muy distante,
los motivos familiares y otros tipos de visas temporales.

Gráfico N°5
Visas otorgadas a personas haitianas 2005-2015, según tipo
5% 82%
7%
4%
1%

5
Otras Visas Temporales

Empleo Estudiante Humanitaria Motivos Familiares

Fuente: DEM

En el caso de las visas, la proporción sigue siendo mayoritariamente masculina.


Gráfico N°6
Visas otorgadas a personas haitianas 2005-2015, según sexo

32%

68%
Mujeres
Hombres
Fuente: DEM
La región de mayor residencia está representada –al igual que en caso de las Permanencias Definitivas- por
la Región Metropolitana, con el 97,6% de permisos otorgados; a ésta le sigue la Región de Valparaíso, con el
0,8% de permisos otorgados, y luego la Región de Coquimbo, con el 0,6% de permisos otorgados.

Los tramos de edad también repiten el comportamiento de las Permanencias Definitivas:


Gráfico N°7
Visas otorgadas a personas haitianas 2005-2015, según edad

4% 7%

0-14
15-29
30-44

Boletín Informativo Departamento de Extranjería y Migración


45-59
44% 44%
Fuente: DEM
Cartas de Nacionalización

En cuanto a las cartas de nacionalización otorgadas a ciudadanos haitianos, en el período informado se han
otorgado a 13 personas, de las cuales 11 corresponden a hombres.

Las cifras con que cuenta el DEM nos señalan un aumento de la población haitiana en Chile. Sin embargo,
no permiten dar cuenta de las razones que llevan a los haitianos a elegir Chile como destino de migración
ni permiten caracterizar los procesos de inserción. Es por ello que para poder pensar en el desarrollo de
intervenciones es necesario poner en diálogo los datos del DEM con otras fuentes de información; en este
caso, con los resultados de la investigación de Rojas Pedemonte, Amode y Vásquez que se sintetizan a
continuación.
6
Resumen de los principales resultados de la investigación
“Migración haitiana hacia Santiago de Chile: origen y
aterrizaje de sus proyectos migratorios” 3
Desde una perspectiva transnacional “no son tanto las características objetivas como las percepciones
individuales de los lugares de origen y destino las que generan la migración” (Piché, 2013:21, traducción
propia). Ante esta premisa, cobró sentido para la investigación reseñada indagar en la construcción de
“imaginarios migratorios”, entendiendo por ello aquellas representaciones mentales, o esquemas cognitivos
(frames) socialmente compartidos entre familiares o amigos de los migrantes –ya sea en base a las
conversaciones que se tienen con su pariente en Chile o a las noticias de prensa y/o radio- sobre la calidad
de vida e imagen país que proyecta Chile en Haití 4. Tres preguntas orientaron principalmente los temas a
destacar: i) Conocimiento sobre Chile, ii) Qué le cuenta su pariente sobre su situación en Chile y iii) Por qué
cree que los haitianos van a Chile.

De las entrevistas realizadas en Haití, se observó un bajo nivel de conocimiento sobre el país. Más allá de
ciertas generalidades, destaca la asociación con un país seguro y con un mayor nivel de desarrollo que
Haití. Sin embargo, se observaron hallazgos interesantes en la comparación con otros referentes migratorios:
Chile sería un país más accesible para iniciar un proyecto migratorio que Estados Unidos, Canadá o Francia;
se lo considera un país menos racista que Estados Unidos o República Dominicana, y se lo describe con una
situación económica relativamente mejor que Brasil 5 . Al margen de dichas causas estructurales que
corresponderían solamente a ciertos desequilibrios en términos de desarrollo (Cf. Portes y Borocz, 1989),
no se puede dejar de lado otro tipo de factores estructurales que tienen que ver con formas históricas de
contacto o penetración previa (militar, económica o cultural) del país de destino en el país de origen, que
vuelve a ciertos países especialmente atractivos para los migrantes (Ibid: 608). Esto responde, por cierto,
también a la existencia o no de redes de apoyo en el lugar en el cual se piensa llevar a cabo el proyecto
migratorio.

Ante la pregunta sobre la situación de su pariente o amigo en Chile destaca el hallazgo de disonancia de
Boletín Informativo Departamento de Extranjería y Migración

expectativas en la medida que “no era tan fácil como se pensaba y más aún si no se cuenta con acceso a
trabajo”. Un segundo ámbito son las apreciaciones de una condición de “soledad” (poniendo una voz de alerta
sobre la salud mental del migrante). Los migrantes suelen transmitir hacia Haití que se encuentran “bien”,
aunque cuenten con pocas amistades chilenas y un incipiente contacto con otros compatriotas. Esto último
revaloriza para los entrevistados el apoyo familiar a la distancia y no limita su relación a su dimensión
económica, relativa a las remesas.

Al intensificarse las conexiones entre el país de destino y lugar de origen, el proceso de transnacionalización
y las prácticas transnacionales se transforman cualitativamente, abarcando dimensiones sociales, políticas
y culturales más allá del carácter económico de los proyectos migratorios iniciales (Portes, 1997: 15).
Dicho fenómeno tiene implicancias importantes para los migrantes y los potenciales migrantes, tanto en el
momento previo a la migración como a la hora de transmitir hacia Haití una determinada imagen de Chile.
Cuando se consultó sobre el por qué Chile puede ser considerado un país atractivo para migrantes haitianos,
se reconocieron determinados imaginarios migratorios en base a dos factores: un factor de proximidad
(geográfica, espacial, con posibilidad y frecuencia de tránsito) y un factor de cercanía (cultural, idiomática e
7
histórica) que permiten posicionar a Chile comparativamente frente a otros referentes migratorios.

entre los años 2008 a 2015, y así también, dicha información desglosada, en particular, para algunas
nacionalidades de interés para el estudio 7.

56
Dichas necesario
Resulta consultas fueron realizadas
considerar el 05 de
el momento Noviembre del
socio-político 2015 yy externo)
(interno el 1 de diciembre
en el cualdel 2015 a través
se realizaron de la plataforma
las entrevistas. www.portal-
En aquel entonces
transparencia.cl
Haití presentabarecibiendo respuesta
un conflicto formal
migratorio conenRepublica
formato digital por parte
Dominicana y lasdenoticias
dicha institución.
exhibían situaciones de racismo en Estados Unidos
7 Se solicitó información en particular para el flujo de migrantes argentinos, bolivianos, brasileños, colombianos, ecuatorianos, peruanos y
contra la población afrodescendiente. Esto, de una u otra forma, condicionó la opinión sobre Chile como un país no racista, o al menos,
“menos” que Republica
dominicanos con el objetivo de generar
Dominicana comoun referencia.
análisis comparativo del flujo haitiano en relación a los principales flujos hacia Chile.
3Nicolás Rojas Pedemonte (nrojas@uahurtado.cl), Nassila Amode (nassila.amode@gmail.com), y Jorge Vásquez (jorgeivaz@gmail.com).
4
Para cumplir con dicho propósito, entre junio y septiembre de 2015, se realizaron en Santiago 20 entrevistas a migrantes haitianos y
10 a sus otros significativos (parientes o amigos) en Haití. Así también se entrevistó a actores clave en consulados, gobiernos locales
y organizaciones de la sociedad civil.

entre los años 2008 a 2015, y así también, dicha información desglosada, en particular, para algunas
nacionalidades de interés para el estudio 7.

56
Dichas necesario
Resulta consultas fueron realizadas
considerar el 05 de
el momento Noviembre del
socio-político 2015 yy externo)
(interno el 1 de diciembre
en el cualdel 2015 a través
se realizaron de la plataforma
las entrevistas. www.portal-
En aquel entonces
transparencia.cl
Haití presentabarecibiendo respuesta
un conflicto formal
migratorio conenRepublica
formato digital por parte
Dominicana y lasdenoticias
dicha institución.
exhibían situaciones de racismo en Estados Unidos
7 Se solicitó información en particular para el flujo de migrantes argentinos, bolivianos, brasileños, colombianos, ecuatorianos, peruanos y
contra la población afrodescendiente. Esto, de una u otra forma, condicionó la opinión sobre Chile como un país no racista, o al menos,
“menos” que Republica
dominicanos con el objetivo de generar
Dominicana comoun referencia.
análisis comparativo del flujo haitiano en relación a los principales flujos hacia Chile.
Este estudio logró identificar en base a las entrevistas tres flujos o perfiles de migrantes haitianos: un flujo
“A” de migrantes con mayor capital cultural, económico y social, con redes de apoyo de larga data en el país
de destino, principalmente, Estados Unidos, Canadá o Francia (países históricamente “cercanos” y “próximos”);
un perfil “B”, con ciertas carencias en relación al perfil “A”, con ciertos recursos disponibles, que si bien no
cumple hoy con los actuales requisitos selectivos del primer mundo, aspira a la misma calidad de vida
y desarrollo humano, buscando alternativas menos próximas como Brasil o Chile (proyectadas, en muchos
casos, como estación intermedia en su periplo al primer mundo); y un perfil “C”, mucho más precarizado que
aspira básicamente a mejorar sus condiciones de subsistencia (asociada a la migración históricamente
rural hacia los ingenios de azúcar en República Dominicana). Un hallazgo relevante es que Chile pasa a ser un
referente migratorio para los flujos “C” y “B”, pero especialmente para este último. Se trata entonces de un
grupo intermedio de la población con recursos económicos y culturales, que durante algunos años privilegió
ir a Brasil por la existencia de un mayor grado de afinidad cultural y que en base a la crisis actual privilegia
venir directamente a Chile o, incluso, trasladarse desde Brasil hacia Chile; y un grupo “C”, minoritario,
principalmente desde sectores rurales, que en base a la precariedad económica y a deudas contraídas, y
en muchos casos frente a la profunda exclusión social que les depara República Dominicana como destino
próximo, asumen “el riesgo” de buscar nuevas perspectivas de vida en Chile. El diagrama a continuación
resume la observación de dichos flujos:
Figura N°1
Principales flujos de la migración haitiana

Boletín Informativo Departamento de Extranjería y Migración


Fuente: Rojas Pedemonte, Amode y Vásquez (inédito)

Complementando lo anterior, en esta investigación se identificaron las principales rutas y puntos de entrada
al país, como también se analizaron las estadísticas de los ingresos de los últimos años. Para identificar las
rutas y dimensionar la magnitud del flujo migratorio haitiano en el último tiempo, se realizaron 2 consultas
de información estadística a la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) por medio de las plataformas
6
disponibles en base a la actual Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública . Se solicitó la
información para los años 2004 a 2015 de ingresos y salidas de extranjeros en los controles fronterizos del
Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez, de Chacalluta, de Colchane y de Los Libertadores; junto con 8

entre los años 2008 a 2015, y así también, dicha información desglosada, en particular, para algunas
nacionalidades de interés para el estudio 7.

56
Dichas necesario
Resulta consultas fueron realizadas
considerar el 05 de
el momento Noviembre del
socio-político 2015 yy externo)
(interno el 1 de diciembre
en el cualdel 2015 a través
se realizaron de la plataforma
las entrevistas. www.portal-
En aquel entonces
transparencia.cl
Haití presentabarecibiendo respuesta
un conflicto formal
migratorio conenRepublica
formato digital por parte
Dominicana y lasdenoticias
dicha institución.
exhibían situaciones de racismo en Estados Unidos
7 Se solicitó información en particular para el flujo de migrantes argentinos, bolivianos, brasileños, colombianos, ecuatorianos, peruanos y
contra la población afrodescendiente. Esto, de una u otra forma, condicionó la opinión sobre Chile como un país no racista, o al menos,
“menos” que Republica
dominicanos con el objetivo de generar
Dominicana comoun referencia.
análisis comparativo del flujo haitiano en relación a los principales flujos hacia Chile.
ello, se solicitó la cifra total anual de haitianos reembarcados para los respectivos años. Posteriormente, se
amplió la consulta para conocer la cifra total por año de todos los extranjeros reembarcados (rechazados)

entre los años 2008 a 2015, y así también, dicha información desglosada, en particular, para algunas
nacionalidades de interés para el estudio 7.

56
Dichas necesario
Resulta consultas fueron realizadas
considerar el 05 de
el momento Noviembre del
socio-político 2015 yy externo)
(interno el 1 de diciembre
en el cualdel 2015 a través
se realizaron de la plataforma
las entrevistas. www.portal-
En aquel entonces
transparencia.cl
Haití presentabarecibiendo respuesta
un conflicto formal
migratorio conenRepublica
formato digital por parte
Dominicana y lasdenoticias
dicha institución.
exhibían situaciones de racismo en Estados Unidos
7 Se solicitó información en particular para el flujo de migrantes argentinos, bolivianos, brasileños, colombianos, ecuatorianos, peruanos y
contra la población afrodescendiente. Esto, de una u otra forma, condicionó la opinión sobre Chile como un país no racista, o al menos,
“menos” que Republica
dominicanos con el objetivo de generar
Dominicana comoun referencia.
análisis comparativo del flujo haitiano en relación a los principales flujos hacia Chile.
Luego de identificar que la ruta hacia Chile es únicamente, salvo escasas excepciones, por avión vía Copa
Airlines, con escala en Ciudad de Panamá, se detectó un aumento sostenido de migrantes haitianos entre
los años 2013 y 2015, donde año tras año prácticamente se duplica su ingreso. Así, mientras durante el
año 2013 ingresaron al país un total de 2.428 haitianos (ya sea en condición de turistas o residentes), para
el año 2015 esta cifra ascendió a un total de 9.477. Se trata por amplia diferencia del mayor aumento
relativo de los últimos tres años en comparación a los principales flujos migratorios hacia Chile, seguido
en segundo lugar por un aumento también sostenido de la inmigración peruana, observable principalmente
entre los años 2013 y 2014.
Gráfico N°8
Ingresos y egresos de población haitiana en Aeropuerto Internacional de Santiago,
Arturo Merino Benítez, 2008-2015
Boletín Informativo Departamento de Extranjería y Migración

Fuente: Rojas Pedemonte, Amode y Vásquez (inédito), en base estadísticas de la PDI.

También fue posible estudiar la proporción de personas que fueron reembarcadas en los controles fronterizos en
comparación al total de personas que ingresan como turistas al país. En otras palabras, se estimó una tasa
de rechazo o reembarco en base a las personas que llegan a un determinado control fronterizo8 . Respecto
de ello, los años 2011, 2013, 2014 y 2015 la tasa de reembarco de haitianos ronda para cada año en un
15% (siendo en promedio un 16%), la tendencia se altera para el año 2012, donde dicha tasa presenta un
aumento muy por sobre las cifras observadas el resto de los años, llegando a un 53%. En otras palabras,
si durante los años 2011, 2013, 2014 y 2015 de cada diez personas haitianas que llegaran a un control
fronterizo como turistas, 1 era rechazado y reembarcado de vuelta al lugar de origen, para el año 2012
esta proporción pasó a ser 1 de cada 2. En complemento a la información recabada en entrevistas a
migr antes y en los consulados , desde el 2012 se identifica la imposición de una institucionalidad
migratoria informal para la población haitiana, a la cual se le comienza a exigir, sin estipularse oficialmente,
una carta de invitación y 1.000 dólares a la hora de ingreso. En el año de implementación de esta
institucionalidad informal 1 de cada 2 personas fue rechazada. Mientras hoy esa cifra ha bajado, esta
se adelantó, con el no reconocimiento de la educación media de los haitianos en Chile, y además con la 10
dificult ad de comp atibilizar jornadas labor ales extensas y mal p agadas, con estudios univer sit arios
onerosos. Finalmente, el tema de la salud aparece también como una preocupación importante, asociada
al desarrollo de nuevas enfermedades (principalmente respiratorias) generadas por el cambio de clima
y la carga laboral. Los entrevistados mencionan pocos casos de discriminación en la atención sanitaria
aunque consideraron que la atención en salud pública, generalmente la única a la que tienen acceso, no
es óptima.

8 Se calcula una tasa de rechazo considerando la proporción anual de personas que son reembarcadas en base al total de personas que

ingresan al país en condición de turistas. Se excluye de dicho cálculo a las personas que ingresan al país como residentes.
9 normativa informal sigue siendo problemática (sumada a otros requisitos discrecionales que se aplican
diariamente en Policía Internacional, constatados mediante etnografía realizada en el vuelo Panamá-Santiago),
dando pie a un “mercado de cartas de invitación” y a una tasa de rechazo que se mantiene por sobre el
resto de las nacionalidades con los mayores flujos migratorios hacia Chile.

se adelantó, con el no reconocimiento de la educación media de los haitianos en Chile, y además con la 10
dificult ad de comp atibilizar jornadas labor ales extensas y mal p agadas, con estudios univer sit arios
onerosos. Finalmente, el tema de la salud aparece también como una preocupación importante, asociada
al desarrollo de nuevas enfermedades (principalmente respiratorias) generadas por el cambio de clima
y la carga laboral. Los entrevistados mencionan pocos casos de discriminación en la atención sanitaria
aunque consideraron que la atención en salud pública, generalmente la única a la que tienen acceso, no
es óptima.

8 Se calcula una tasa de rechazo considerando la proporción anual de personas que son reembarcadas en base al total de personas que

ingresan al país en condición de turistas. Se excluye de dicho cálculo a las personas que ingresan al país como residentes.
A partir de las entrevistas realizadas en Chile, una primera dimensión indagada en este estudio fue la de
los proyectos migratorios. Se observó que la principal razón de migrar de las personas entrevistadas tiene
que ver con un contexto de origen marcado por la carencia de oportunidades laborales y de desarrollo
personal en Haití. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, no se trata de proyectos exclusivamente
económicos, ya que muchos entrevistados expresan expectativas de autorrealización en Chile, asociadas a
proyectos de estudios superiores, aspiraciones cosmopolitas, junto con la pretensión de retornar a Haití
en una perspectiva de codesarrollo, luego de haber cumplido su “meta migratoria” en Chile. Las decisiones
de migrar a Chile muchas veces se toman a nivel familiar, traduciéndose en algunas ocasiones en una
migración algo impuesta, aunque en la mayoría de los casos se trata más bien de un apoyo moral y/o
económico a proyectos personales. Un último aspecto importante de esos proyectos, sin duda muy
diversos, es su carácter adaptativo en el sentido de que se reajustan una vez que el migrante se confronta
a la estructura de oportunidades que ofrece Chile como país de destino, y que no siempre coincide con sus
expectativas previas, siendo más adversa de lo esperado.

Otro objetivo de esta investigación fue evaluar los procesos de inserción social y laboral. El análisis crítico
de las entrevistas mostró que la exclusión sociocultural, marcada por el racismo, es un aspecto transversal
de la inserción de los migrantes haitianos en la sociedad chilena. Este racismo se expresa generalmente
de manera sutil y los propios migrantes, lejos de reconocerlo, tienden a naturalizarlo o simplemente se
refieren a tratos diferenciales que, según explican, no afectan el cumplimiento de sus objetivos en Chile.
Así, llama la atención su “umbral de tolerancia” particularmente alto frente a la discriminación. Analizando
más específicamente los procesos de inserción según dimensión, el mercado laboral aparece como el
principal -sino único- espacio de incorporación de haitianos dentro de la sociedad chilena. La inserción
laboral de los haitianos en Chile se caracteriza por una fuerte segmentación, en el sentido de que los
migrantes haitianos suelen ocupar puestos poco valorados, mal remunerados, con altos niveles de riesgo
y una carga laboral a veces abusiva. En general, los profesionales haitianos sufren de la descalificación
laboral o del desaprovechamiento de sus capacidades debido a que no se reconocen su formación ni
social ni formalmente, por la ausencia de un proceso de convalidación estudios medios (a quienes cursaban
estudios universitarios en Haití, en Chile se le exige retroceder a estudios medios). La barrera idiomática
resulta, además, ser una desventaja considerable tanto para la búsqueda de trabajo, que suele ser

Boletín Informativo Departamento de Extranjería y Migración


desorientada e informal, como también para la defensa de sus derechos frente a los abusos laborales que
describen en las entrevistas.

Otro aspecto problemático de la inserción es el tema de la vivienda. El trabajo de terreno develó los
importantes niveles de hacinamiento a los que están confrontados los migrantes haitianos y las malas
condiciones en la que están obligados a vivir, contrastando con las condiciones comparativamente f
avor ables que car acterizaban su situación habit acional en Haití. Muchos dicen sentir una fuerte
estigmatización en relación a sus condiciones de vida, se quejan del difícil acceso a la vivienda y denuncian
abusos por parte de propietarios que, guiados por el prejuicio de que son “pobres”, les ofrecen lugares
claramente indignos. Y siendo la mayoría de un perfil B, y habiendo visitado viviendas de ellos en Haití, las
condiciones habitacionales de origen distan del hacinamiento que enfrentan en Chile y de la precariedad
material de los lugares que habitan. Aun cuando los barrios que habitan en Haití no son residenciales ni
exclusivos, también relatan la inseguridad que perciben en lugares como Estación Central, donde algunos
de los entrevistados han sido asaltados. En cuanto a la educación, y dado que muchos pretendían, al venir
a Chile, ingresar a la universidad, el principal problema es también el acceso. Esto tiene que ver, como
se adelantó, con el no reconocimiento de la educación media de los haitianos en Chile, y además con la 10
dificult ad de comp atibilizar jornadas labor ales extensas y mal p agadas, con estudios univer sit arios
onerosos. Finalmente, el tema de la salud aparece también como una preocupación importante, asociada
al desarrollo de nuevas enfermedades (principalmente respiratorias) generadas por el cambio de clima
y la carga laboral. Los entrevistados mencionan pocos casos de discriminación en la atención sanitaria
aunque consideraron que la atención en salud pública, generalmente la única a la que tienen acceso, no
es óptima.

8 Se calcula una tasa de rechazo considerando la proporción anual de personas que son reembarcadas en base al total de personas que

ingresan al país en condición de turistas. Se excluye de dicho cálculo a las personas que ingresan al país como residentes.
En definitiva, es importante destacar que la inserción de los migrantes haitianos en Chile se realiza casi
exclusivamente a nivel económico. En este sentido se estarían ajustando y sintonizando sus proyectos
migratorios con el imaginario neoliberal, en la medida en que logran destacar -según los propios empleadores
(Solimano et al, 2013)- como mano de obra altamente competente y estoica frente a chilenos y el resto
d e los migr antes. Muchos de los entrevist ados evalúan su proyecto migr atorio desde una mir ada
marcadamente individualista, en función de los “potenciales” logros económicos. Así callan experiencias
de racismo y discriminación, generalmente sin apelar a una verdadera “inclusión” a la sociedad chilena,
como sujetos de derecho, asumiéndose indirectamente como simples agentes económicos o “sujetos de
crédito”. La adecuación de sus proyectos migratorios a una dimensión meramente económica respondería
al choque de sus expectativas con una estructura de oportunidades limitada en la sociedad chilena, y a
una ley migratoria poco inclusiva. Sin duda, estos procesos de “inclusión” económica de la población
haitiana no parecen sustentables en el tiempo por el carácter cíclico de la economía, y representa el riesgo
de establecer parámetros y exigencias abusivas para el resto de la población migrante.

A nivel educacional, resulta imprescindible, destrabar la homologación de los estudios medios de los haitianos
para dar provecho a su capital humano y permitir su desarrollo formativo en la educación superior. Asimismo,
resulta importante intencionar -y resguardar- que la implementación de la gratuidad en la educación
superior tenga alcance para toda la población migrante, sin necesidad de someterlos a períodos previos
de inserción laboral forzosa, descartando exigencias de un tiempo mínimo de residencia o de acreditación
de egreso de estudios medios en una institución chilena. Como se mencionó anteriormente, se debe avanzar
en la convalidación de estudios secundarios y superiores, así como en la capacitación y certificación de
competencias que apunten a una facilitación de la inclusión laboral de este colectivo. Todo esto debiese
Boletín Info

11

A nivel educacional, resulta imprescindible, destrabar la homologación de los estudios medios de los haitianos
para dar provecho a su capital humano y permitir su desarrollo formativo en la educación superior. Asimismo,
resulta importante intencionar -y resguardar- que la implementación de la gratuidad en la educación
superior tenga alcance para toda la población migrante, sin necesidad de someterlos a períodos previos
de inserción laboral forzosa, descartando exigencias de un tiempo mínimo de residencia o de acreditación
de egreso de estudios medios en una institución chilena. Como se mencionó anteriormente, se debe avanzar
en la convalidación de estudios secundarios y superiores, así como en la capacitación y certificación de
competencias que apunten a una facilitación de la inclusión laboral de este colectivo. Todo esto debiese
Conclusiones

La información obtenida a partir de los datos del DEM, en conjunto con los resultados de la investigación
reseñada, permite identificar ciertos desafíos para la integración de un flujo migratorio cuyo asentamiento
en Chile es de naturaleza reciente. Dichos desafíos tienen como fundamento la necesidad de disponer de
acciones enmarcadas en la promoción de derechos e inclusión para esta comunidad migrante.

Los resultados de la investigación plantean que Chile en muchos casos sería un destino transitorio en los
proyectos migratorios de esta población. Sin embargo, la información registrada tanto de Permanencias
Definitivas como de Visas y de entradas y salidas, describe a Chile como un país que en la práctica se
podría estar constituyendo en un destino de mediano –y quizás largo aliento- para estas personas. Tal
hecho puede ser demostrable dadas las tendencias obtenidas a partir del año 2009, con especial atención a
lo que ocurre los años 2014 y 2015. Lo claro es que aun cuando Chile podría ser un destino que inicialmente
no se proyecta de largo aliento en las expectativas de los migrantes haitianos, la población haitiana no
deja de crecer y se asienta como una comunidad particular que plantea desafíos concretos al Estado y la
sociedad chilena en su conjunto.

Resulta relevante indagar en algunos aspectos cualitativos y contextuales para entender por qué vienen
las personas de Haití a vivir a Chile, y sobre todo por qué, aparentemente, nuestro país pasa de ser un país
de tránsito a un país de destino. Al parecer, factores tales como la estabilidad política y el relativo desarrollo
económico de Chile frente a Haití jugarían un papel central.

Si analizamos a Chile como país de destino para la migración haitiana, los datos obtenidos a partir de las
Permanencias Definitivas y las Visas, y su estudio en cuanto a sexo, dan cuenta de que quienes más migran
son ho mb r es y , además, quienes más se quedan t ambién son los ho mb r es. E st o queda evidenciad o
observando la proporción de hombres y mujeres en el caso de la migración reciente (Visas) y de la
migración permanente (Permanencias Definitivas). En el caso de la primera, se observa un 68% de hombres,
mientras que en el caso de la segunda se observa un 60%. La constatación de este dato no permite
explicar las razones de la migración masculinizada haitiana. Creemos necesario, por una parte, desarrollar
investigaciones que expliquen este fenómeno y, por otra parte, tener en consideración el componente
masculinizado de este colectivo a la hora de desarrollar intervenciones.

Si nos concentramos en los procesos de integración de los migrantes haitianos en Chile, podemos concluir
que muchos de ellos se encuentran en una situación de vulnerabilidad representada por la precaria y
abusiva inserción laboral y económica. A este respecto es necesaria la generación de intervenciones que
trabajen tanto con los migrantes como con los empleadores sobre la concientización acerca de los
derechos laborales que son universales para todos los trabajadores, con independencia de su nacionalidad.
Para avanzar en esta línea hace falta un trabajo colaborativo entre el sector público y privado con la
sociedad civil, que permita el efectivo cumplimiento de los derechos laborales. Así, desde el punto de vista
de la inserción laboral, es necesario generar acciones para resguardar condiciones dignas de trabajo y
evitar abusos a los asalariados extranjeros, quienes -como muestran los haitianos entrevistados- incluso
cuando cuentan con trabajo formal son vulnerados en sus derechos.

A nivel educacional, resulta imprescindible, destrabar la homologación de los estudios medios de los haitianos
para dar provecho a su capital humano y permitir su desarrollo formativo en la educación superior. Asimismo,
resulta importante intencionar -y resguardar- que la implementación de la gratuidad en la educación
superior tenga alcance para toda la población migrante, sin necesidad de someterlos a períodos previos
de inserción laboral forzosa, descartando exigencias de un tiempo mínimo de residencia o de acreditación
de egreso de estudios medios en una institución chilena. Como se mencionó anteriormente, se debe avanzar
en la convalidación de estudios secundarios y superiores, así como en la capacitación y certificación de
competencias que apunten a una facilitación de la inclusión laboral de este colectivo. Todo esto debiese
Boletín I
12

A nivel educacional, resulta imprescindible, destrabar la homologación de los estudios medios de los haitianos
para dar provecho a su capital humano y permitir su desarrollo formativo en la educación superior. Asimismo,
resulta importante intencionar -y resguardar- que la implementación de la gratuidad en la educación
superior tenga alcance para toda la población migrante, sin necesidad de someterlos a períodos previos
de inserción laboral forzosa, descartando exigencias de un tiempo mínimo de residencia o de acreditación
de egreso de estudios medios en una institución chilena. Como se mencionó anteriormente, se debe avanzar
en la convalidación de estudios secundarios y superiores, así como en la capacitación y certificación de
competencias que apunten a una facilitación de la inclusión laboral de este colectivo. Todo esto debiese
estar acompañado de información respecto de derechos laborales, con el fin de evitar el abuso y la
precarización en el trabajo. Es importante, además, impulsar la formación sindical, en un trabajo de
promoción asociativa en perspectiva de derechos, para transitar de la mera inserción económica a una
verdadera vía de inclusión social para la población haitiana.

Adicionalmente, se considera necesario que existan instituciones que brinden apoyo psicosocial para esta
población migrante. El relato de los haitianos entrevistados en Chile -como también de sus referentes
en Haití- da cuenta de procesos profundos de estrés migratorio asociados al desarraigo, a la precariedad
habitacional y laboral y a la escasa inclusión intercultural que experimentan en Chile. En este contexto,
un fuerte acompañamiento psicosocial es clave para propiciar la inclusión de migrantes que arriban de
contextos tan distantes, no sólo a nivel geográfico, sino también a nivel cultural.

Otra forma de fomentar bienestar psicológico y social tanto para la población haitiana como para la
población nacional, es la necesaria implementación de espacios de convivencia intercultural, donde se
aprenda mutuamente sobre las riquezas culturales de la diversidad. No se puede pensar en fortalecer la
inclusión social de la población haitiana si no se realizan estrategias de trabajo conjunto con la sociedad
chilena, por ejemplo, a nivel comunal. Urge, también, apoyar más iniciativas de aprendizaje del idioma
castellano y de la cultura chilena en diálogo con su propia cultura (evitando, por cierto, la asimilación).

Asimismo, creemos que resulta importante que las organizaciones comprometidas en la inclusión de este
colectivo apoyen la planificación y readecuación de los proyectos migratorios, en base a la realidad del
contexto y de sus reales propósitos de desarrollo humano. En muchos casos la supuesta transitoriedad
de sus proyectos, es decir, la idea de que Chile es solo una escala, le resta efectividad a sus proyectos y
dificulta su inclusión plena en la sociedad de destino. Gran parte de esta población, en sentido figurado,
acepta como un recién divorciado “dormir en el sillón de una casa de un amigo mientras se resuelven los
problemas en casa”, mientras pasan meses y años en un limbo donde “el sillón” y el desarraigo se consolidan
como una cierta transitoriedad estructural. Apoyar la planificación de proyectos migratorios concretos y
adecuados a la realidad de sus propias expectativas y contextos, posiblemente contribuiría a un desarrollo
satisfactorio -o al menos, más efectivo- de sus experiencias migratorias.
Boletín Informativo Departamento de Extranjería y Migración

De igual forma, y atendiendo a los elementos que podrían constituir barreras para la entrada de personas
haitianas, se debe tener conciencia de la discriminación que puede generar la imposición de ciertos
requisitos (carta de invitación, pago de 1.000 dólares, etc.) que, además, podrían fomentar el mercado
negro para la migración, y de esta manera aumentar los costos de la migración y hacerla más vulnerable.

Las propuestas anteriores son difíciles de implementar desde el Estado sin una institucionalidad migratoria
robusta con atribuciones para hacer respetar los derechos de los migrantes y resguardar la seguridad de
extranjeros y nacionales. Por ello la necesidad de contar con una nueva institucionalidad y una nueva ley
de migraciones es condición necesaria.

Todos los elementos planteados configurarían una cierta gestión de la migración atendiendo a sus múltiples
facetas, pero sobre todo focalizando su accionar en garantizar derechos sociales sin importar el país
de origen, y tratando de subvertir algunas condiciones desfavorables en el caso de los colectivos más
vulnerables. La nueva migración demanda una nueva forma de hacer las cosas, lo que implica un marco
legal e institucional adaptado a los desafíos de la migración contemporánea. Tales marcos debieran ser el
13 aliciente para un tipo de gestión basado en la cooperación y articulación institucional, abordando aspectos
transnacionales y regionales. Tal situación debe suponer también un trabajo capaz de incorporar dicha
complejidad y de proveer de acciones destinadas a la promoción del desarrollo tanto de las personas
como de los países que forman parte de los diversos proyectos migratorios.
BOLETÍN INFORMATIVO
DEPARTAMENTO DE EXTRANJERÍA Y MIGRACIÓN