You are on page 1of 4

70 Libros de metal con revelaciones impresionantes son hallados en Jordania y podrían

cambiar la historia bíblica

Un descubrimiento que puede ser el más grande desde el hallazgo de los Rollos del Mar Muerto,
ha puesto en alerta a los estudiosos de la historia bíblica. Una antigua colección de 70 libros
diminutos, encuadernados con alambres, podría develar algunos de los secretos de los primeros
días del Cristianismo.

Los especialistas están divididos en opiniones en cuanto a su autenticidad, pero comentan que de
verificarse como auténticos pasarían a ser uno de los descubrimientos más importantes que
rivalizaría en importancia con el de los Rollos del Mar Muerto en 1947. En páginas no más grandes
que una tarjeta de crédito, se encuentran imágenes, símbolos y palabras que parecen hacer
referencia al Mesías y, posiblemente, a la crucifixión y resurrección. Además, algunos de los libros
se encuentran sellados, despertando la duda en los académicos sobre si podrían ser en realidad la
colección perdida de códices mencionada en el Libro de las Revelaciones de la Biblia.

Los libros fueron hallados hace 5 años en una cueva sita en una remota parte de Jordania donde se
sabe que los refugiados cristianos huyeron luego de la caída de Jerusalén en el 70 d.C.
Documentos importantes del mismo periodo han sido previamente descubiertos en la zona. Las
pruebas metalúrgicas iniciales indican que algunos de los libros se remontarían a alguna fecha
cercana al primer siglo Después de Cristo. Esta estimación se basa en la forma de corrosión que se
presenta, la cual los expertos dicen que es imposible lograr artificialmente. Si esta fecha se
verifica, los libros serían de los primeros de la Era Cristiana, anteriores a los escritos de San Pablo.

El prospecto que podría contener historias contemporáneas de los días finales de la vida de Jesús,
ha entusiasmado a los estudiosos – aunque siguen tomando el tema con pinzas debido al hecho
que previamente hubo casos de falsificaciones bastantes sofisticadas. David Elkington, un británico
erudito en historia antigua de las religiones y arqueología, y uno de los pocos en examinar los
libros, declaró que bien podrían ser “el descubrimiento más grande en la historia del
Cristianismo”. “Es emocionante pensar que tenemos en las manos objetos que pudieron haber
sido sostenidos por los primeros santos de la Iglesia”, agregó.

Pero los misterios que se encuentran en sus ancestrales páginas, no son el único acertijo a
resolver. Hoy en día, sus orígenes también son un enigma. Luego de su descubrimiento por parte
de un beduino jordano, el tesoro fue adquirido por un israelí, quien dijo haberlos contrabandeado
fuera de la frontera hacia Israel, donde aún permanecen. De todas formas, el gobierno jordano se
encuentra en tratativas desde los más altos niveles para repatriar y salvaguardar la colección.
Philip Davies, profesor emérito de estudios bíblicos en la Universidad de Sheffield, declaró que
había evidencia sólida que los libros tenían un origen cristiano debido a placas que muestran un
mapa de la ciudad santa de Jerusalén. “Cuando vi eso me quedé estupefacto”, dijo. “Es claro que
se trata de una imagen cristiana. Hay una cruz en primer plano, y detrás de ella lo que sería una
tumba [de Jesús], un pequeño edificio con una apertura, y tras ello los muros de la ciudad.

En otras partes de los libros también se describen murallas y es casi seguro que se refiere a las de
Jerusalén. Es una crucifixión que se lleva a cabo fuera de los muros de la ciudad”, explicó el
profesor. El equipo británico actual encargado del descubrimiento teme que su presente
“guardián” israelí pueda pensar en vender algunos de los libros en el mercado negro, o peor…
destruirlos. Pero el hombre que tiene los libros lo niega y afirma que han estado en su familia por
100 años. La Dra. Margaret Barker, ex presidente de la Sociedad para el Estudio del Antiguo
Testamento, dijo: “El Libro de las Revelaciones habla sobre libros sellados que solo eran abiertos
por el Mesías. Otros textos del mismo periodo cuentan historias sobre libros sellados conteniendo
gran sabiduría y una tradición secreta pasada por Jesús a sus discípulos más cercanos. Ese es el
contexto de este descubrimiento”.