You are on page 1of 3

LOS MODELOS BIOMÉDICO Y BIOPSICOSOCIAL

La conceptualización de salud definida como “El estado de completo bienestar


físico, mental y social por la organización Mundial de la Salud (OMS), dejando de
lado a quienes sostenían que el concepto salud se sustentaba solo en la
ausencia de enfermedad . Obliga a considerar al hombre y mujer como un ente
biopsicosocial.

¿Cómo se relaciona este concepto con el Hombre y la Mujer?


Porque, el hombre y mujer existen, son organismos vivos de la naturaleza, están
conscientes de su existencia, porque tienen mente, y finalmente interacciona con
la sociedad constituida por semejantes a ellos, favorable o desfavorablemente y
con el medio ambiente en el cual lleva a cabo su vida.

Definido, entendido y ahora considerando a la mujer y al hombre como un ser


biopsicosocial, debemos también inferir que es a éste ente a quien debemos
prestar la atención de enfermería. Ampliando nuestro campo de acción que estaba
circunscrito solo a la de un cuerpo enfermo, a la de seres además con
necesidades emocionales y sociales, enriqueciendo nuestro quehacer de
enfermería.

El Modelo Biomédico y El Modelo Biopsicosocial


El Modelo biomédico
El modelo biomédico que antecede al Modelo Biopsicosocial, es un modelo
dualista, creado por rene descartes, el cual considera que la mente y la parte física
son elementos diferentes y totalmente aislados uno del otro; este modelo postula
que la enfermedad se produce netamente por factores físicos y químicos, aislados
completamente de la parte mental y del comportamiento del ser vivo. En este
modelo se ve al cuerpo humano como un aparato y se ve la enfermedad como un
daño en el aparato, el medico es el sujeto que trata de arreglar el daño en el
cuerpo humano.
-En este modelo la cuantificación de todo es indispensable para tratar la
enfermedad.
-El médico cura todo aquello que puede ver, reconocer diagnosticar y clasificar.
-En este modelo se trata de curar enfermedades más no pacientes con
enfermedades.

El modelo unicausal muy similar al biomédico trata a la enfermedad como algo


causado por un solo factor, este modelo logro que hubiera grandes avances en el
diagnóstico y tratamiento de las enfermedades. Al igual que el modelo biomédico
aísla completamente el cuerpo y la mente.
El Modelo Biopsicosocial
En 1977 Engel postuló la necesidad de un modelo médico holístico que él llamó
biopsicosocial como respuesta a otro modelo, el biomédico, dominante en las
sociedades industrializadas de mediados del siglo XX. Su propuesta tuvo una
buena acogida por parte de los sectores deseosos de incorporar la empatía y la
compasión en la práctica médica.
La perspectiva biopsicosocial incorpora al paciente como sujeto, no mero objeto,
del proceso asistencial. Nace así una práctica del modelo que llama dialógica y
que partiría de un supuesto:
La realidad de cada persona, de cada paciente, que se interpreta, se crea y
recrea a través del diálogo.
En este diálogo aparece una narrativa del paciente que es necesario comprender.
Comprender no significa aceptar como verdaderas lo que son hipótesis o
creencias del propio paciente (cuántas veces los médicos tomamos una cefalea
por tensional sencillamente porque así lo supone el paciente). Tampoco negarlas.
Su valor en todo caso es doble, como vivencia humana pero también como datos
semiológicos

La medicina con el correr de los años ha ido disgregando al ser humano,


estudiando y analizando cada una de sus partes por separado, y así han surgido
las especialidades y sub-especialidades. De esta manera se han visto muy buenos
resultados en diversas patologías, y todo esto se ha ido reflejando en el aumento
de las expectativas de vida al nacer.

Así también, los usuarios han ido desligando sus responsabilidades de


autocuidado y autogestión en salud, exigiendo cada vez más al sistema; sobretodo
han aumentado sus exigencias en cuanto al uso de alta tecnología para
determinar diagnósticos, lo que eleva en forma sustancial los costos, y que
nuestro sistema de salud no es capaz de solventar.

Por otro lado, los cambios sociodemográficos han traído consigo la aparición de
nuevas patologías asociadas a los hábitos y estilos de vida propios de sociedades
cada vez más competitivas e individualistas, como las enfermedades
cardiovasculares, las drogodependencias, los problemas de salud mental, las
patologías sociales, entre otras, las que no logran encontrar respuestas
adecuadas en el actual modelo de atención. Configurándose así un divorcio entre
lo ofrecido y lo buscado o lo necesitado.

Frente a esto, se hace cada vez más necesario la humanización de la atención de


salud, desde una mirada integradora, en donde la Medicina Familiar podrá brindar
atención médica primaria, continúa e integral al individuo y su familia. Este nuevo
modelo de atención comprende una serie de actividades que se fundamentan en
tres ejes:
Continuidad – Acción anticipatoria – Estudio de Familias

Continuidad
Porque integra los aspectos biológicos, psicológicos y sociales en un esquema
longitudinal que permite el seguimiento del proceso salud – enfermedad de los
individuos, sin importar edad, sexo, ni la naturaleza o estadio de las enfermedades
que les afecten, estableciendo el tratamiento adecuado a las mismas y
coordinando los recursos médicos, familiares y comunitarios a su alcance para su
óptima aplicación

Acción Anticipatoria
Se basa en un enfoque de riesgo, el cual contribuye a la identificación de la
probabilidad de que ciertas características de los individuos y/o el medio que les
rodea produzcan en conjunto una enfermedad. El enfoque de riesgo brinda la
oportunidad de planear las estrategias más adecuadas para el manejo de las
enfermedades, en una perspectiva integradora del tratamiento médico curativo con
las medidas preventivas en los grupos expuestos a determinados factores
causales.

Estudio de la Familia

Permite el entendimiento del entorno biopsicosocial fundamental en el que se


desarrolla la vida de cualquier individuo y que señala a la familia como un grupo
social en el que el proceso salud – enfermedad se maneja bajo una serie de
factores de tipo estructural, funcional y cultural que pueden favorecer o limitar la
salud, ya sea individual o familiar.

Esta atención se puede brindar en el Consultorio, en el hogar del paciente y en los


propios servicios hospitalarios. Con este modelo el equipo es el coordinador de los
recursos disponibles en la comunidad, para la atención de los problemas de salud.
Cada integrante del equipo aprovecha cada contacto con ellos para efectuar
acciones preventivas y de educación para la salud, sin dejar de lado la capacidad
de diagnosticar y tratar los procedimientos agudos y crónicos que con mayor
frecuencia se presentan en su población.

La Medicina Familiar es la única especialidad médica que por sus


características de continuidad temporal y multigeneracional puede llegar a
desarrollar un modelo biopsicosocial. Por su función como integrador de
acciones diversas de salud el médico de familia está en condiciones
privilegiadas para implementar una conceptualización sistémica de la salud
enfermedad, al mantener contacto profesional a lo largo del tiempo con diferentes
miembros de la familia, en sus diferentes fases del ciclo vital.