You are on page 1of 6

Alimentos procesados: Definición

El procesamiento de alimentos es cualquier cambio deliberado que se produce en


un alimento antes de que esté disponible para ser consumido. Puede ser tan
simple como la congelación o el secado de alimentos para conservar los
nutrimentos y la frescura, o tan complejo como la formulación de una comida
congelada con el equilibrio correcto de nutrimentos e ingredientes.

Los orígenes prehistóricos del procesamiento de alimentos.

La era del procesamiento de alimentos comenzó aproximadamente hace 2


millones de años cuando nuestros ancestros utilizaron el fuego en la comida y
descubrieron la cocción. Después vino la fermentación, el secado, la preservación
con sal, y otras formas primitivas de procesamiento de alimentos. Esto condujo, en
última instancia, a los métodos de elaboración de alimentos modernos de hoy en
día, que nos dan un abundante suministro de alimentos seguros, convenientes,
económicos y nutritivos.

Algunos ejemplos de alimentos procesados incluyen:

 Frutas y vegetales enlatados y congelados


 Alimentos empacados etiquetados como “naturales” u “orgánicos”, tales como
cereales, carne y pollo fresco y alimento de bebé en frasco.
 Alimentos con declaraciones de salud y nutricionales en las etiquetas tales como “baja
en grasas”, “puede reducir el riesgo de enfermedad del corazón” o “alta en calcio”.
 Alimentos fortificados con nutrientes tales como fibra, vitamina D y ácidos grasos
omega-3.
 Los alimentos preparados en restaurantes de servicio rápido y de alta cocina, cafetería
y la zona de comida, estadios deportivos, cafeterías y otros lugares.

El continuo procesamiento de alimentos

Los alimentos procesados pueden ser colocados en un continuo que va desde los
elementos mínimamente procesados a preparaciones más complejas que
combinan ingredientes tales como edulcorantes, especias, aceites, saborizantes,
colorantes y conservantes, con muchas variaciones en el medio.

La siguiente tabla muestra algunos ejemplos comunes.

TIPO DE ALIMENTO EJEMPLOS

Los alimentos que requieren poco Frutas y verduras lavadas y


procesamiento o producción envasadas, ensaladas embolsadas,
(también llamado "mínimamente nueces tostadas y granos de café
procesados"). molidos.
Los alimentos procesados para Atún enlatado, frijoles y jitomates;
ayudar a preservar y mejorar los frutas y verduras congeladas;
nutrientes y frescura de los papillas y alimentos de bebe en
alimentos en su punto más alto. frascos.

Los alimentos que combinan Algunos de los alimentos


ingredientes tales como envasados, como mezcla
edulcorantes, especias, aceites, instantánea de papa, arroz, mezcla
sabores, colores y conservantes para pastel, salsa de tomate,
para mejorar la seguridad y el sabor mezclas de especias, aderezos y
y / o añadir atractivo visual. (No salsas, y gelatina
incluye alimentos "listos para el
consumo" que se enumeran a
continuación.)

“Alimentos listos para comer o que Cereales de desayuno, avena


requieran de una mínima o nada de saborizada, galletas, mermeladas y
preparación jaleas, cremas de frutos secos,
helados, yogur, pan de ajo, barras
de granola, galletas, dulces
masticables de fruta, pollo asado,
embutidos, jamón con miel al horno,
queso para untar, bebidas de frutas
y bebidas carbonatadas

Los alimentos envasados para Alimentos preparados Deli y


mantenerse fresco y ahorrar tiempo comidas congeladas, platos
principales, pasteles de carne y
pizzas

De la granja al tenedor: como un alimento provee varias opciones

En este ejemplo, el maíz se puede procesar para crear muchos alimentos e


ingredientes que los consumidores disfrutan. Ciertos tipos de maíz que se cultivan
en un campo pueden ser recogidos y comidos directamente de la mazorca. O los
granos de maíz se pueden quitar de la mazorca y se conservan en latas o tarros
para disfrutarlos posteriormente. Las palomitas son un tipo especial de maíz que
se cultiva para hacer estallar! Los núcleos de las palomitas se secan en la
mazorca, se remueven y se empaquetan como aperitivos o como granos de
palomitas de maíz que se pueden hacer estallar en su casa. Para hacer chips de
tortilla, los fabricantes mezclan maíz molido y agua para formar una masa la cual a
continuación es horneada o frita. El jarabe de maíz se hace a partir del almidón de
maíz refinado y se usa como un ingrediente en la elaboración de postres, en
salsas y condimentos y para endulzar ciertos alimentos y bebidas.
Cinco preguntas comunes acerca de los alimentos procesados

P: Los alimentos procesados son seguros?

R: Si, de hecho el procesar los alimentos los hacen seguros. Por ejemplo, calentar
los alimentos ayuda a remover alguna bacteria dañina. La pasteurización es un
proceso común aplicado a la leche para matar los organismos dañinos. Enlatar y
congelar los alimentos, tales como carnes, frutas y verduras ayuda a que
permanezcan por más tiempo frescos.

P: Los alimentos procesados causan obesidad?

R: La mayoría de los expertos nutricionistas están de acuerdo que ningún tipo de


comida causa obesidad – la obesidad resulta de consumir más calorías que las
que el cuerpo usa, sin importar de donde venga la caloría. Para mantener un peso
saludable, es importante balancear las calorías consumidas con una actividad
física regular y no solo ocasionalmente disfrutar de “obsequios” tales como
comidas fritas, papas fritas, postres, dulces, bebidas frutales o refrescos. Algunos
alimentos procesados pueden de hecho ayudar al control de peso ya que incluyen
ingredientes que reducen el contenido calórico, tales como edulcorantes bajos en
calorías.

P: Los alimentos procesados carecen de nutrición?

R: Debido a que los alimentos procesados incluyen un amplio rango de productos,


los valores nutricionales varían ampliamente también. Por ejemplo, las verduras
congeladas pueden ser más nutritivas que las frescas, ya que estas son
seleccionadas y congeladas en su punto nutricional más alto. Más allá, los
alimentos procesados que son fortificados con vitaminas, minerales u otros
nutrientes, pueden ayudar a la gente a alcanzar más fácilmente los niveles de
ingesta recomendada de aquellos nutrientes. Un ejemplo es el jugo de naranja
fortificado con calcio y vitamina D. Algunos alimentos procesados tales como
alimentos fritos, postres o dulces, administran calorías pero muy poco de otros
nutrientes.

P: Los alimentos procesados son caros?

R: Nuevamente, el amplio rango de opciones significa un gran amplio rango de


precios. Por ejemplo, comprar fresas congeladas, puede ser más caro que
comprar fresas frescas fuera de temporada, pero preparar una salsa de tomate
con tomates cosechados en casa, aun en temporada de tomates, puede ser más
caro que comprar una salsa de tomate embotellada.

P: Hay alimentos procesados naturales?

R: la Administración de Alimentos y Medicamentos de los E.U. (FDA) no define el


término “natural” en las etiquetas de los alimentos, pero generalmente permite el
término si el alimento no contiene colorantes agregados, sabores artificiales u
otras sustancias sintéticas. De acuerdo a la definición, numerosos alimentos
procesados podrían considerarse “naturales”. Estos incluyen muchas frutas y
verduras, granos y lácteos, carnes y pollo y pescado. Algunos ejemplos son pollo
cocido o sin cocer, papas fritas, arroz, espinaca congelada y jugo de manzana
embotellado.

Los denominados alimentos procesados están en las estanterías y neveras de


cualquier supermercado y en las cocinas de nuestros hogares. Han llegado para quedarse
definitivamente y formar parte de la vida cotidiana en una época en la que cada vez hay
menos tiempo para cocinar y se recurre a las comidas preparadas o rápidas con mayor
frecuencia.

Suelen incorporar una gran cantidad de ingredientes artificiales, químicos y aditivos


alimentarios que no necesariamente van de la mano con el cuidado de la salud. También
tienen un sabor que resulta muy atractivo para los consumidores, hasta el punto de resultar
adictivos. ¿Qué sabemos sobre los alimentos procesados? ¿Somos capaces de vivir sin
ellos? ¿Son tan perjudiciales?

¿Qué son los alimentos procesados?


Se entiende por comida procesada cualquier alimento que sufra cambios o pase
por algún grado de procesamiento industrial antes de llegar a nuestra mesa para
que lo podamos consumir. La industria alimentaria marca las pautas de nuestra
alimentación e influye tanto en nuestras decisiones de compra que, hoy por hoy,
anteponemos las latas, los congelados y los alimentos listos para comer a la fruta y a la
verdura fresca y de temporada.

Aunque nadie dude de que comer sano es sinónimo de escoger alimentos naturales, la
comida procesada tiene una notable presencia en nuestra dieta. Aportan diversidad y
placer, pero, en términos generales, resultan menos nutritivos que los alimentos
frescos.

Tipos y ejemplos
De acuerdo a su grado de manipulación, establecemos diferentes tipos de alimentos
procesados:

 Alimentos mínimamente procesados: son alimentos preparados


para facilitar su consumo. Es el caso de, por ejemplo, frutos
secos sin cáscara (nueces, almendras, avellanas…) y de
hortalizas o verduras listas para consumir o preparar (lechugas
lavadas y cortadas en bolsa), sin ingredientes añadidos de
ningún tipo.

 Alimentos sometidos a algún tipo de tratamiento: alimentos que


se han visto afectados por algún proceso tecnológico. Sería el
caso de alimentos congelados o ya cocidos: latas de conservas
(latas de atún u otros pescados), verduras congeladas, etc.

 Alimentos con ingredientes añadidos: se trata de alimentos que


incorporan ciertos añadidos que alteran o mejoran sus
propiedades con el fin de potenciar su sabor o apariencia. Es el
caso de edulcorantes, colorantes y conservantes, muy usuales
en, por ejemplo, salsas ya preparadas.
 Alimentos muy procesados: alimentos aptos para su consumo
inmediato que han sido sometidos a un alto nivel de
procesamiento. Por ejemplo, galletas, dulces, patatas
fritas chips, cereales, embutidos…
 Alimentos altamente procesados: son alimentos
como pizzas congeladas y demás platos listos para introducir
en el microondas.
Para conocer con exactitud lo que nos llevamos a la boca y si nos alimentamos con el
combustible adecuado, a continuación analizaremos si los alimentos procesados son poco
o nada saludables.

¿Perjudican la salud?
Abrir un par de conservas y sacar del frigorífico unas hamburguesas, unas pizzas u otros
platos precocinados es la mejor manera de salir del paso para quienes se sienten perdidos
entre los fogones o no disfrutan cocinando. La comodidad, la facilidad con la que se
preparan y su capacidad para vencer la estacionalidad son las ventajas más notorias de
este tipo de productos.
No obstante, no podemos pasar por alto los inconvenientes de los alimentos procesados ni
dejar de exponer por qué se ha de evitar o reducir su consumo. Muchos de estos
alimentos sufren cambios en su composición nutricional al pasar de ser un producto fresco
y natural a un alimento procesado, lo cual se traduce en pérdidas de fibra dietética,
contenido acuoso, minerales y vitaminas.
Los alimentos en su estado natural aportan mucho menos sodio y más potasio que
su versión procesada. El sodio es un mineral que en exceso puede deteriorar nuestro
organismo. Mantener el equilibrio entre el sodio y el potasio en la dieta es un factor clave
para tener la presión arterial bajo control.

Por otro lado, las comidas procesadas pueden contener azúcar y grasas en
cantidades mucho más elevadas que las que elaboramos con nuestras propias
manos.

Inconvenientes de los alimentos procesados


Hay muchas otras razones para restringir o reducir el consumo de alimentos procesados.
Además de poseer una baja densidad nutritiva, dada la adicción de azúcares y grasas y la
pérdida de antioxidantes y otros micronutrientes, suelen concentrar un mayor número de
calorías.

Están diseñados para comer más y producirnos una sensación placentera o


gratificante tras su ingesta. Los alimentos procesados pueden llegar a enganchar
como una droga con esa combinación letal de ingredientes que encabezan el azúcar,
la sal y las grasas saturadas o trans.
En comparación con los alimentos frescos, naturales o caseros, hacen un roto en nuestros
bolsillos si se cuelan en la cesta de la compra a menudo. El precio de los productos
industriales (bollería, snacks, refrescos, cereales refinados, galletas, fiambres,
embutidos…) es, generalmente, más alto.
Pero, sobre todo, el gran inconveniente de los alimentos procesados es que se relacionan
con un mayor riesgo de padecer enfermedades: cáncer, hipertensión,
diabetes, obesidad y depresión, entre otras patologías.

Conclusiones
Entre estas líneas se puede leer la respuesta a la pregunta que todos nos hacemos: ¿los
alimentos procesados perjudican la salud? La lógica y el sentido común dicen que no es
aconsejable basar nuestra alimentación en productos procesados. Si de vez en cuando
echamos mano de ellos para preparar algún plato rápido o los comemos puntualmente, no
tendrán un impacto tan negativo sobre la salud del organismo.

Todo, absolutamente todo, en exceso es malo. Sin excepciones. La comida


procesada puede robar muchas de las virtudes de los alimentos que sabiamente nos ofrece
la naturaleza. Por ello, deberíamos hacer un uso racional y moderado de los
productos procesados y contrarrestar su presencia en la dieta con un estilo de vida
saludable en el que abunden o predominen los alimentos frescos y naturales.