You are on page 1of 3

PERFIL METABOLICO DEL CORTISOL

Introducción
El cortisol es una hormona elaborada y liberada por las glándulas adrenales localizadas sobre
cada riñón. La liberación de la hormona es controlada por otra hormona, “la adrenocorticotropa”
derivada de la glándula pituitaria. En estado normal, el cortisol tiene diversas funciones
reguladoras en el cuerpo. Su nivel más elevado es en la mañana y el más bajo en la noche. A
pesar de que el estrés no es la única causa de su secreción, el cortisol es llamado la hormona del
estrés debido a que se secreta en cantidades más elevadas durante la respuesta de "lucha o
huida" al estrés.
Estudios han revelado que en el control y regulación del metabolismo, el cortisol juega un papel
clave en el metabolismo de la glucosa y en la regulación del azúcar en sangre. El cortisol estimula
la producción de glucosa en el hígado; mueve aminoácidos específicos de los tejidos al hígado
para ser utilizados en la producción de glucosa para alimentar a las células del cuerpo; detiene la
absorción de glucosa cuando es necesaria su conservación para la supervivencia; y comienza la
ruptura de grasa en las células para la producción de energía.
Por otra parte, se ha encontrado que el cortisol también juega un papel en la regulación de la
presión sanguínea; es por ello que, las personas con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular
e hipertensión tienen una aumentada sensibilidad tisular al cortisol; esto es, que se incrementa por
una mayor secreción de la hormona en el cuerpo.

Referentes Teóricos
Cortisol
La hidrocortisona o cortisol es el principal glucocorticoide segregado por la corteza
suprarrenal humana y el esteroide más abundante en la sangre periférica, si bien también se
forman cantidades menores de corticosterona. En el hombre, estudios cinéticos de la conversión
del colesterol libre del plasma en cortisol han demostrado que, en esencia, todo el cortisol
secretado deriva del colesterol circulante en condiciones basales y como resultado de la
estimulación aguda con adrenocorticotropina (ACTH).

Producción
La secreción de cortisol está gobernada por el ritmo circadiano de la hormona
adrenocorticotropa (ACTH); aumenta en las horas de la mañana y después de cada comida. El
cortisol se une a proteínas en el plasma sanguíneo, principalmente a la globulina fijadora de
cortisol (CBG) y un 5% a la albúmina; el resto, entre 10 y 15% se encuentra circulando libre.
Cuando la concentración del cortisol alcanza niveles de 20-30 g/dL en la sangre, la CBG se
encuentra saturada y los niveles de cortisol plasmáticos aumentan velozmente. ()
La vida media del cortisol es de 60 - 90 minutos, aunque tiende a aumentar con la administración
de hidrocortisona, en el hipertiroidismo, la insuficiencia hepática o en situaciones de estrés.

Función
Es un esteroide con doble función metabólica:
1. Acción glucocorticoide: metabolismo de hidratos de carbono, proteínas y grasas
2. Acción mineralcorticoide: homeostasis del agua y los electrólitos
Además inhibe la utilización periférica de glucosa. En consecuencia aumenta la producción
de glucógeno en el hígado. Su empleo en clínica se debe fundamentalmente a su
efecto antiinflamatorio. El cortisol, a diferencia de los otros esteroides suprarrenales, ejerce un
control por realimentación negativa sobre la síntesis de ACTH al suprimir la transcripción
del gen de la ACTH en la hipófisis y suprime la formación de la hormona liberadora de hormona
adrenocorticotropa.
Otras funciones
Esta hormona además de promover la síntesis de glucosa a través de vías (como la formación de
glucosa a partir de la glucógeno encontrado en músculos o en hígado) disminuye la cantidad de
proteína de los tejidos periféricos, inhibiéndose la síntesis de proteínas y ácidos nucléicos y
aumenta su degradación para proporcionar aminoácidos sobre todo alanina, para la utilización en
el hígado, ya que todos los aminoácidos libres, cuando actúa el cortisol van a los hepatocitos para:
Formación de proteínas en los hepatocitos.
Formación de proteínas plasmáticas.
Síntesis de enzimas necesarias para la glucogenólisis, gluconeogénesis.
Disminución de la tasa de utilización de glucosa en el cuerpo (efecto antiinsulinico-elevación de la
glucosa sanguínea)
Utilización de los ácidos grasos como fuente de energía.
Mediadores de las respuestas alérgicas, efectos conocidos como eritemas.

Niveles de Cortisol (este es el perfil metabólico en sí)


Los niveles corporales de cortisol en la sangre muestran lo que se denomina una variación diurna, lo cuál
significa que las concentraciones normales de cortisol varían a lo largo de las 24 horas de día, siendo más
elevados en la mañana temprano, cerca de las 6-8 hs, y más bajos cerca de la medianoche.
El cortisol es liberado a la circulación sanguínea, con el fin de ejercer sus efectos en el tejido
periférico donde se une a la globulina específica unidora de glucocorticoides α2,
llamada transcortina. Cerca del 75% del cortisol se une a esta proteína, 15 al 20% se une menos
fuertemente a la albúmina, y el 5% restante es cortisol libre. Este es un factor importante a tener
en cuenta, a la hora de realizar mediciones de cortisol. La excreción de cortisol sin metabolizar en
orina de 24hs, es una de las mejores formas de medir el cortisol con precisión. Uno de los mejores
momentos para testear los niveles de cortisol, es en la mañana con el estómago vacío. Este valor
de referencia o rango apropiado debe estar entre 4 mcg/dl and 19 mcg/dl, siendo una
muestra sanguínea. El rango normal de cortisol libre medido en orina debe encontrarse entre
10 pg/ml and 110 pg/ml. Existe otra forma de medir cortisol a través de la saliva. El rango normal
con este método, tomado en la mañana, se encuentra entre 100nmol/L and 300nmol/L. Al
respecto, un estudio ha demostrado que existe una fuerte correlación entre las mediciones de
saliva, suero y orina, por lo tanto cualquiera de los tres métodos puede ser usado para monitorear
el nivel de cortisol durante el período de recuperación del ejercicio.

¿Cómo controlar los niveles de cortisol? (El secreto de las 3 D)


Dieta: es importante estar seguros de suministrar al cuerpo todos los nutrientes necesarios para prevenir su
deficiencia. Esto incluye proteínas de alta calidad, carbohidratos complejos, ácidos grasos esenciales,
vitaminas y minerales. Tratar de no restringir las calorías continuamente, ya que una disminución del 50%
de la ingesta calórica, puede conducir a un aumento del 38% en los niveles de cortisol.. Picos en los niveles
de insulina luego del ejercicio: de hecho la insulina interfiere con el cortisol y puede aumentar el clearance del
mismo. Los picos en los niveles de insulina luego del ejercicio inducido por consumir carbohidratos de alto
índice glucémico, pueden ayudar a minimizar los niveles excesivos de cortisol, ya que éstos se encuentran
elevados significativamente luego del entrenamiento de resistencia.
Descanso: No sobreentrenar: lo importante es escuchar al cuerpo. Tomar suficientes días de descanso
entre los entrenamientos. Estudios recientes demuestran que luego de un estímulo intenso, a la célula le
lleva de 48 a 72 horas su recuperación. Si no hay recuperacíón completa, habrá más cortisol en el próximo
entrenamiento. Evitar el estrés y relajarse. Tratar de dormir al menos ocho horas por noche: dormir es crucial
para los procesos de recuperación y por lo tanto para el cortisol
Dis-stress: Refiere a todos los mecanismos por los cuales la curva de agotamiento que lleva al estrés
ambiental o emocional sea más moderada.
Descompensación por cortisol elevada

El mayor problema se presenta cuando este nivel elevado se produce de manera crónica, los
síntomas que aparecerán debido a esta situación serán:
 Problemas digestivos: El nivel elevado de cortisol hará que la energía asignada al
proceso digestivo disminuya, se producirá menor cantidad de enzimas digestivas y se
absorberá menor cantidad de minerales y nutrientes.
 Problemas de sueño: La producción elevada de esta hormona, además de producirse
durante la práctica deportiva de larga duración y alta intensidad, se da también durante
las horas de la madrugada y con ello se pretende favorecer el despertar por la mañana.
Si el nivel permanece elevado continuamente tendrá efectos negativos en lo referente al
sueño y al descanso nocturno.
 Aumento de peso: El cortisol hace que aumente el apetito y que se tenga mayor
predilección por los dulces y carbohidratos. Este hecho, unido a que también se tiende a
acumular grasa, hará que ciertas personas aumenten de peso a costa de acumular
grasa, especialmente en la zona central del cuerpo.
 Efectos negativos sobre la piel: Estos niveles elevados producen deshidratación en la
piel. La principal consecuencia que va a tener esto es la aparición de arrugas en ella
dando un aspecto envejecido.
 Cambios en el estado de ánimo y en el humor.
En el caso de mujeres: además de los citados síntomas, en mujeres puede darse un aumento de
la cantidad de vello corporal, además de producirse irregularidades en el periodo menstrual.

Conclusiones
 En nuestro organismo actúan multitud de hormonas que cumplen diversas funciones
necesarias para su correcto funcionamiento. Para que la función de estas hormonas se
desempeñe con normalidad, va a ser muy importante que su nivel sea el adecuado, de lo
contrario pueden aparecer diversos problemas que, en algunos casos, llevarán
emparejados importantes problemas de salud; por lo tanto una disminución o aumento del
cortisol en los seres humanos supone un descenso en la calidad de vida.
 El cortisol desempeña la función de regular la concentración de glucosa en nuestro
cuerpo y también la producción y consumo de grasa y proteína. De manera más
secundaria influye en la creación de vello corporal, y en la retención de líquidos y sales.
 Las causas que llevan a un elevado nivel de cortisol son el padecimiento de estrés, tanto
mental como físico.
 También se concluye que el cortisol es sólo una pieza en el gran rompecabezas de la
fisiología del ejercicio, y el logro de una construcción muscular sólida, es el resultado de
un entrenamiento, una nutrición y una suplementación apropiados.

Recomendación
Tomar magnesio; algunos estudios, han demostrado que no existe aumento de cortisol durante
la práctica deportiva intensa si tomas esta suplementación.

Referencia
Fuks, K., y Insua, Mª F. (2016) El Cortisol y la composición corporal. Recuperado marzo 22, 2018.
En: http://www.deportesaciclicos.com/UpLoadFiles/papercortisol.htm
Perfiles Metabólicos. ClubEnsayos.com. Recuperado marzo 22, 2018. De:
https://www.clubensayos.com/Ciencia/Perfiles-Metabolicos/27585.html