You are on page 1of 1

HOGARES CON VISIÓN

visiónyrestauración.com

Derriba a Tu Gigante
PUNTO DE PARTIDA
¿Podrías pelear o planear una estrategia para vencer un enemigo que tal vez ignoras? Comenta.
LECTURA: 1 Samuel 17:2-3; 10; 16; 26; 45
2
También Saúl y los hombres de Israel se juntaron, y acamparon en el valle de Ela, y se pusieron en orden de batalla contra los
filisteos.3 Y los filisteos estaban sobre un monte a un lado, e Israel estaba sobre otro monte al otro lado, y el valle entre ellos.
10
Y añadió el filisteo: Hoy yo he desafiado al campamento de Israel; dadme un hombre que pelee conmigo.
16
Venía, pues, aquel filisteo por la mañana y por la tarde, y así lo hizo durante cuarenta días.
26
Entonces habló David a los que estaban junto a él, diciendo: ¿Qué harán al hombre que venciere a este filisteo, y quitare el
oprobio de Israel? Porque ¿quién es este filisteo incircunciso, para que provoque a los escuadrones del Dios viviente?
45
Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los
ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.
PARA MEDITAR Y APLICAR
En nuestro diario vivir, muchas veces se presentan circunstancias contrarias que nos impiden conquistar las metas que nos
proponemos para cada día. Es probable que nos hayamos acostumbrado a las constantes situaciones contrarias, de tal modo,
que evadimos el confrontar y permitimos que un gigante pudiera estar presentándose para intimidarnos. ¿Qué podría ser un
gigante que continuamente se presenta en nuestra vida? Es necesario identificar ese gigante que te atemoriza. ¿Quién es ese
gigante que se presenta en tu vida y te desafía? El problema pudiera ser que te adaptaras a los ataques continuos y los tomes
como rutinarios, así, como tan naturales, que podrías no tener fuerza, ni visión para enfrentarlos con las armas adecuadas
(1 S. 17:1-10; Ef. 6:12).
¿Cómo podrías derribarlo?
1.- Entiende los tiempos. Entender que estamos en tiempo de guerra. Que es una lucha interna con nuestro gigante (1 S. 17:1-3).
2.- Reconoce tú identidad. David reconocía su identidad. Ese gigante te recuerda quien no eres; reconoce que eres hijo del Dios
viviente (1 S. 17:26b).
3.- Reconcilia tu pasado. David se reconcilió con su pasado. Tengo que reconciliar mi pasado, si quiero derribar a mi gigante. Tie-
ne que haber un propósito por el cuál se levantó ese gigante (1 S. 17:33-37).
4.- No temas. El temor es fe negativa. No debemos ver los gigantes y hacer comparación con nuestras capacidades. No te compa-
res. (1 S. 17:42-45).
5.- Visualiza la promesa. Debo aprender a visualizar mi vida sin ese gigante. El enemigo te quiere ver derrotado (1 S. 17:25-27;
Jn. 10:10).
6.- Prepara tus armas. David escogió cinco piedras lisas. Escoge tus propias armas para derribar a ese gigante. Haz tu plan y ac-
ciones para actuar en tu guerra contra el gigante. (1 S. 17:38-40).
7.- Marca tu distancia. El gigante Goliat se acercó a David y él se mantuvo. Tu gigante te quiere limitar. Dios no te va ayudar a
vencer a tu gigante si te asocias con él. (1 S. 17:41-45).
8.-Adviertele a tu gigante. Levántate y dile a tu gigante: ¡Es suficiente! (1 S. 17:45-47).
Dios nos da la victoria sobre nuestro gigante.
ORACIÓN
Gracias Dios Padre, por la victoria total y completa conquistada en la cruz del calvario, por medio de nuestro Señor Jesucristo;
gracias por el poder de tu Espíritu Santo en mí, gracias por haberme dado libertad y vida eterna. En Jesús, Amén.