You are on page 1of 3

Antropología Médica en el Antiguo Egipto

Como en otras artes y ciencias, la medicina occidental tiene sus raíces no en Grecia sino
en el Antiguo Egipto. La medicina del Antiguo Egipto fue muy apreciada desde los
comienzos de la civilización, siendo superior a la practicada mucho tiempo después,
inclusive en la Europa Medieval. Herodoto de Halicarnaso proclama en Egipto "el triunfo
de la medicina".

Aparte de los diferentes aspectos que dejaron de legado para la cultura moderna como
arte arqueológico, textos religiosos, utensilios quirúrgicos, embalsamamiento, entre otros
las más importantes y destacado son los papiros médicos, con su diverso y abundante
contenido escrito.

Por orden cronológico de su composición, esos papiros son hasta hoy los siguientes:

1. Papiros de Ramesseum: compuestos hacia 1.900 a.C. Recetas y fórmulas


mágicas de contenido médico y acerca de la relajación de los miembros rígidos.
2. Papiro de Kahoun: compuesto hacia 1.850 a.C. Ginecología médica, obstetricia,
veterinaria, aritmética.
3. Papiro Ebers: compuesto hacia 1.550 a.C. Con el de Edwin Smith, el más
importante. Contenido muy vario: recetas, descripciones clínicas.
4. Papiro Edwin Smith: compuesto hacia 1.550 a.C. Contenido principalmente
quirúrgico, dispuesto a capite ad calcem. Muy sobrio y preciso en sus
descripciones y prescripciones.
5. Papiro Hearst: compuesto hacia 1.550 a.C. Descripciones médico-quirúrgicas y
fórmulas terapéuticas.
6. Papiro de Londres: compuesto hacia 1.350 a.C. Desordenado conjunto de
recetas médicas y fórmulas mágicas.
7. Papiro de Berlín: compuesto hacia 1.300 a.C. Su contenido repite en buena
medida el del papiro Ebers, pero mejora sus descripciones angiológicas («Libro
del corazón»).
8. Papiro Chester Beatty: compuesto hacia 1.300 a.C. Recetas y fórmulas mágicas
de contenido vario.
9. Papiro Carlsberg: compuesto hacia 1.200 a.C. Enfermedades de los ojos y
pronósticos obstétricos.

Además, en esa época que data de hace más de 2700 años a.C se describen sanadores
dentro del papiro de Ebers, en donde aquí los contemplaban o los categorizaban de 3
formas:

 Los sacerdotes de Sekhmet, mediadores entre el paciente y la diosa, que a sus


ceremonias rituales unían la administración de drogas.
 Los médicos laicos (snwn), también llamados escribas
 Los magos propiamente dichos, expertos en ciertas prácticas preternaturales o
dotados de virtud para hacerlas eficaces.

La profesión médica era en muchos casos hereditaria y exigía un aprendizaje, que en su


nivel superior debió de tener carácter esotérico, «sólo para los iniciados»; tal vez se
hiciese en la «Casa de la Vida», institución del Estado, próxima a los grandes templos,
encargada ante todo de la protección mágica del faraón, inclusive estos podían tener una
pseuda especialización ya que solo se referían a un tipo de enfermedades o partes del
cuerpo, uno de los más claros ejemplos es Hesy-Ra que brillo como oftalmólogo y que
vivió hace el año 3000 a.C. En esta gran cultura la medicina en general y los médicos se
hallaban bajo la inmediata protección de varios dioses: Thot, dios de todo el saber;
Sekhmet, primero leona, luego diosa de la misericordia y la salud; Isis, diosa de la salud
e inventora de los remedios; Dwaw y Horus, patronos de los oculistas; Ta-urt, Heget,
Neith, que ayudaban en el trance del parto. El ya mencionado médico Imhotep, personaje
histórico, fue divinizado tras la conquista de Egipto por Cambises.
Dentro de las intervenciones quirúrgicas las cuales ellos también practicaban tenían 2
fundamentos en los que se basaban o como se los logra comprender en la actualidad: uno
era empírico-mágico y el otro netamente empírico-racional, además que esto que ellos
ponían en práctica se ve reflejado en los papiros, donde el más destacado es el de Edwin
Smith debido a que su contenido es netamente un papiro quirúrgico de técnicas y tácticas
utilizadas dentro de una operación. Pero entrando en la realidad de los procedimientos
quirúrgicos y médicos en general, se entiende que estos son procesos racionales, técnicos
y científicos y que todos los diferentes procesos, y además que, hasta la extinción de la
cultura egipcia, nunca esas ideas pasaron de ser lo que en su comienzo fueron: sólo
rudimentarios y parciales esbozos de explicación racional.
Pero los conocimientos de esta cultura en el saber anatómico y fisiológico eran muy
escasos incluso teniendo en cuenta que el embalsamiento que precedía a la preparación
de las momias apenas ayudo a la adquisición de conocimientos anatómicos, ya que
inclusive estos procedimientos no eran llevando por un sanador o “médico”.
Las nociones más precisas atañen al corazón y a los vasos. Un tratado esotérico, El secreto
del médico: conocimiento de los movimientos del corazón y conocimiento del corazón,
contenido en los papiros Ebers y Edwin Smith, describe el corazón como una masa
cárnea, en la cual tiene su sede de vida anímica (es decir que tiene la cualidad de
respiración, de vida, del alma), y su centro el sistema vascular. Los vasos van a todos los
órganos y partes del cuerpo, y son 48 en una de las copias y 22 en la otra. En el pulso, se
dice, «el corazón habla por los vasos a todos los miembros del cuerpo». El aire inspirado
penetra por la nariz hasta el pulmón y el corazón, desde donde se reparte.

La enfermedad era la demostración física de una posesión del cuerpo del paciente por
agentes sobrenaturales: enemigos que tienen acceso a un poder mágico, un dios enojado,
algún difunto descontento, etc. Es por ello que médicos y encantadores trabajaban de
forma paralela: primero era el encantador y luego el médico.

El sistema de diagnóstico está descrito en el papiro Ebers. La secuencia es la siguiente:

 Hacer preguntas al enfermo, con orden y pacientemente,


 Investigar entre sus allegados,
 Encontrar el origen directo e indirecto del sufrimiento,
 Buscar la existencia de antecedentes familiares,
 En caso de recaídas, verificar si el tratamiento es el adecuado,
 Preparar un plan de cuidados, a corto y medio plazo.
Al llegar aquí, el diagnóstico se confunde con la prescripción: se convierte en un informe
detallado que incluye los cuidados médicos y los medicamentos. Lo primero que se
intenta es impedir el sufrimiento, a continuación, detener el avance de la enfermedad,
para terminar, encontrando su eliminación; y dentro de su terapéutica estos utilizaban
medicamentos de origen vegetal, mineral o incluso de productos animales los cuales
mezclaban con ciertas proporciones y fabricaban ungüentos o posiciones para tratar a la
enfermedad diagnosticada. Otro tipo eran los remedios mágicos en donde se utilizaba
excrementos y magia para proporcionar una nutrición repugnante al espíritu que invadía
el cuerpo y así rechazarlo, también se utilizaba la música como terapia para algunas
enfermedades y las drogas como sedantes y analgésicos que calmaban la dolencia de los
enfermos.

Conclusión:

 Los diferentes papiros y escritos que dejaron los antiguos Egipcios son una clara
muestra que las bases de la medicina moderna provienen de estos; además cabe
recalcar que aunque estas prácticas eran empíricas fueron muy eficientes en sus
tempos y contribuyeron a instituir la mayoría de procedimientos que existen en
la actualidad.

Bibliografía
1. Entralgo PL. Historia de la Medicina Barcelona : Salvat.

2. Arnaldez R. La ciencia antigua y medieval Barcelona.

3. Geographic N. La medicina en Egipto, así curaban enfermedades en el Antiguo Egipto.


National Geographic. 2012 Agosto .