You are on page 1of 1

GRAMÁTICA DEL TEXTO – 2018 – ROMINA REYNOSO

Tema N°5: ¿Cuál es la dicotomía que existe entre las posturas nativistas y las posturas ambientalistas con
relación al desarrollo del lenguaje?

M. A. K. Halliday plantea que han coexistido en los estudios sobre el desarrollo del lenguaje, dos
perspectivas alternativas: la nativista y la ambientalista. El autor asegura que estas dos posturas no hacen más
que vislumbrar una vieja polémica tratada por los estudiosos del lenguaje que tiene que ver con las diferencias
entre la naturaleza y la crianza, la herencia y el medio o en términos más cercanos “lo innato o lo adquirido”.
Halliday agrega que las dos corrientes de estudios serían “complementarias más que contradictorias” ya que su
oposición solo está fundada en que cada una de ellas se basa en teorías psicológicas opuestas y tradiciones de
estudios distintas.
Por un lado, Halliday remarca que las posturas nativistas son aquellas que plantean la existencia de una
facultad para el aprendizaje de la lengua (diferente a otros aprendizajes) que dota al niño de un plano
detallado de la estructura de la lengua. “Aprender” una lengua materna, dice Halliday, sería hacer encajar los
patrones de todo el lenguaje que el niño oye a su alrededor en la estructura que ya posee en su cerebro. Estas
posturas, según el autor, reflejan la línea filosófica-lógica en la historia del pensamiento sobre la lengua, con su
marcada distinción entre lo ideal y lo real (que Chomsky llama competencia y actuación o, más bien, el
conocimiento implícito que cada hablante posee de su lengua y la capacidad de usar la lengua) y su concepto
de la lengua como reglas, esencialmente reglas de sintaxis. Estas reglas, según Chomsky, le permiten al niño
formular hipótesis acerca de aquello que ha recibido (input) e ir probando en el discurso cuáles son acertadas y
cuáles no.
En lo que concierne a las posturas ambientistas, Halliday afirma que postulan que un aprendizaje de la
lengua no difiere de otros tipos de aprendizajes y que solo depende de las facultades requeridas en cualquier
otro proceso de aprendizaje del niño. Lo que el niño posee entonces, es la capacidad de procesar algunos tipos
de relación cognoscitiva abstractos que sostienen el sistema lingüístico. Según Halliday, para estas posturas las
propiedades especificas de la lengua no son innatas y, por lo tanto, el niño depende de su medio (el lenguaje
de su entorno y los contextos en que se utiliza) para el buen aprendizaje de su lengua materna. El autor
destaca que estas posturas no deben confundirse con las teorías conductistas (E-R). El criterio ambientista
representa a la tradición etnográfica que recusa la distinción entre lo ideal y lo real, define lo gramatical como
lo que es aceptable y considera a la lengua como recurso (recurso para significado, definiendo este en términos
de función).