You are on page 1of 6

Programa para una crítica literaria

Walter Benjamin

1. La crítica que aniquila debe recuperar su buena consciencia. Esto significa que la función
de la crítica en general tiene que regresar al nivel de lo consciente. A través de un proceso
gradual, ha degenerado en un agotamiento puro e inofensivo. En tales circunstancias,
incluso la corrupción tiene su buen lado: por lo menos aún tiene un rostro, una fisionomía
definida.
2. Una fuente principal de error es la ilusión de que la corrupción puede ser arrancada por
una atracción hacia la integridad personal del reseñador. Bajo las condiciones presentes,
es extremadamente raro que el parasito nocivo persiga sus actividades en buena fe; y
cuanto mayor es el anzuelo, menos siente que está siendo comprado.
3. La crítica honesta desde la posición del gusto desprejuiciado es desinteresado y
básicamente carente de sustancia. Lo que es crucial en toda actividad crítica, ya sea que se
esté basada en un diseño concreto (plan estratégico), es que tenga su propia lógica y su
propia integridad.
4. Esto se ha perdido casi universalmente en la actualidad, porque las estrategias políticas y
críticas coinciden solo en los más sobresalientes casos. Sin embargo, tal coincidencia
debería ser la meta definitiva.
5. En esta conexión, el siguiente trabajo crítico de esclarecimiento (iluminación) debe ser
desplegado. La lectura pública de Alemania tiene una estructura peculiar. Puede ser
dividida groseramente en dos partes iguales: “el público” y “los círculos literarios”. Hay
escasamente ningún solapamiento entre las dos. El público está interesado en la literatura
como un instrumento de entretenimiento, disfrute o profundización en la sociabilidad—un
pasatiempo en un sentido vulgar o elevado. Los círculos literarios están interesados en
libros en tanto libros de la vida, fuentes de sabiduría, como estatutos de pequeños
grupos—grupos que por sí mismos traen alegría. Hasta ahora, la crítica se ha ocupado de
sí misma casi exclusivamente—y muy equivocadamente—con lo cual atrapa la atención
del público.
6. Rastrear la literatura de estos círculos sería una terrible y riesgoso trabajo de
esclarecimiento. Al mismo tiempo, sería un estudio preliminar de la historia del sectarismo
en Alemania durante el s. XX. A primera vista, es difícil descubrir la fuente de la alta
potencia y rápido desarrollo de este sectarismo. Sólo podemos predecir que será la forma
auténtica de la barbarie en la cual Alemania caerá si la conquista del Comunismo falla.
Pero debe importarnos como una certeza que los yace debajo de este quiebre repentino
de complejos rituales es el intento de liberar el cuerpo de tradiciones populares e
insertarlo dentro de nuevas, y así es que lo que los convierte en síntomas de locura es
precisamente la ausencia de cualquier relación con actividades populares.
7. A pesar de todo, la crítica debe asegurar su propio poder al desarrollar una actitud más
efectiva hacia las relaciones de producción en el mercado de libros. Es muy bien sabido
que demasiados libros son publicados. Lo que es peor, que como consecuencia de esto
muy pocos libros son los que aparecen. Y aquellos que han aparecido hacen muy poco
impacto. Hasta ahora, cuando un crítico desea rechazar un libro, ellos dirigen sus ataques
al autor. Es obvio que ellos no han alcanzado mucho con este proceder. A sus juicios no los
pueden seguir sus ejecuciones. Sin mencionar que por cada mal escritor que es demolido
de esta manera, nueve nuevos brotan en su lugar. Una aproximación diferente es cuando
el crítico insiste, dentro de ciertos límites, en los principios de responsabilidad
(económica) del editor y denuncia al editor de malos libros de desaprovechar el pequeño
capital disponible de las publicaciones. El objetivo aquí, claro está, no es atacar el aspecto
comercial de las editoriales—al criticar al editor que hace dinero de malos libros, así como
un negociante hace dinero de mercadería inferior—sino apelar al idealista desorientado
cuyo patronazgo sostiene productos peligrosos.
8. La buena crítica es compuesta de al menos dos elementos: la brillantez crítica y las citas.
Muy buena crítica puede ser hecho con ambos, brillantez y citas. Lo que debe ser evitado
como la plaga es ensayar los sumarios del contenido. En contraste, una crítica que consista
enteramente de citas debe ser desarrollada.
9. La teoría del genio anónimo debe ser insertada aquí.
10. Causas de tolerancia en la crítica hasta ahora.
11. Pronóstico para las universidades. En diez años, las plazas universitarias se dividirán
completamente entre charlatanes y sectarios. La conquista de plaza en el colegio George
fue el primer síntoma. 1 Resultó (como aprendí de una conversación con Christiane von
Hofmannsthal) que todavía hay profesores universitarios que poseen el conocimiento y la
destreza exactos, pero se ha hecho imposible para ellos transmitir sus conocimientos.
“Los estudiantes no aprenden nada, pero saben cómo cruzar la calle tan bien como sus
profesores”. Y eso ilustra la verdad de que la transmisibilidad de conocimiento no
depende solo de su exactitud y bienestar. Por el contrario, podemos percibir su estructura
moral aquí más claramente que en cualquier otro lugar.
12. ¿Qué pasa si una de las 12 de personas cuyas voces cargan peso en el público alemán
fuese a hablar en contra de sus compañeros conspiradores? Todo está basado en la
certeza de que nadie se rehusaría a jugar el juego.
13. Retrospectiva histórica: la decadencia de la crítica literaria desde el movimiento
romántico. Un factor que contribuyó es la ausencia de autoridad popular que pueda juzgar

1
“El colegio de George” refiere al círculo alrededor del poeta lírico Stefan George (1868-1933), el cual
incluye un número de escritor con influencia, especialmente académicos.
grandes objetos y eslóganes. Toda cohorte de críticos se vio a sí misma como una
“generación” en todas sus limitaciones, como pobres guardianes de las “posteridad”. De
esta manera, atrapados entre escritores productivos y posteridad, no se atrevió a mover
un músculo y naufragar en el epigonismo. Friedrich Theodor Vischer 2 es el escenario
definitivo.
14. Cuanto más fuerte es un crítico, más comprensivamente está habilitado a digerir la
personalidad entera de su adversario, está justo en los detalles de su personaje.
15. Procedimientos críticos. El peligro de la sus multiplicidades.
i) Habla solo del autor—habla solo de la obra.
ii) Considera a la obra en relación a otras obras del mismo autor—considera a la obra
aislada.
iii) Ubica a la obra en su contexto literario-histórico y la compara en términos de estilo o
contenido con otras obras en la tradición.
iv) Trata a la obra—polémica, diagnostica y analíticamente—según su efecto en el
público.
v) La obra como la representación de una tesis—las tesis como representación de una
obra.
16. La función de la crítica, especialmente en la actualidad: levantar la máscara del “arte
puro” y mostrar que no hay un piso neutral para el arte. La crítica materialista es un
instrumento para esto.
17. Los riesgos en otorgar elogios: la crítica pierde su crédito. Visto de una manera estratégica,
toda expresión de alabanza es un cheque en blanco.
18. Es un arte muy elocuente el de dar elogios. Pero también es un arte elocuente dar cuenta
de la importancia de algo aparentemente periférico a través de la crítica negativa.
19. El crítico debe saber cómo dar al público el sentimiento que conoce qué se espera de él.
Cuando se manifestará y de qué manera.
20. La cuestión del espacio. Bajo esta rúbrica la pregunta del estilo del crítico será tratada.
Tomen mis ideas de mi conversación con Bernhard Reich.
21. No sabemos qué piensan Hofmannsthal, Thomas Mann y Wassermann del otro 3. De
hecho, no sabemos lo que el vocero de la generación joven—Leonard Frank, Alfred Döblin,
Arnolt Bronnen—piensa de sus mayores. 4 No es que esto sea muy interesante o crucial, o
que no pudiésemos imaginarlo nosotros mismo de ser necesario. Pero limpiaría el
ambiente. Articularía la amorfa masa total de gente que “vive por su pluma” hasta el
punto donde el partidismo y el debate pueda emerger, las cosas que están ausentes de
nuestra literatura hasta un grado absolutamente incomprensible. Hay un contraste aquí
2
Friedrich Theodor Vischer (1807-1887), un crítico adelantado y un liberal, es conocido por sus
consagraciones del realismo literario a mediados de siglo.
3
Jakob Wassermann (1873-1934) fue un novelista alemán mejor conocido por su trabajo en el misterioso
niño expósito Kaspar Hauser y por su serie de novelas históricas publicadas en la década de 1920.
4
Leonhard Frank (1882-1961) fue un novelista alemán y compositor que trabajo en los inicios del
Expresionismo. Alfred Döblin (1878-1957), un novelista alemán de vanguardia y ensayista, mejor conocido
por Berlin Alexanderplatz (1929). Arnolt Bronnen (195-1959) fue un dramaturgo alemán que combinó la
izquierda con el Expresionismo en una serie de obras controversiales.
con la crítica teatral, la cual ocupa un importante lugar en el ojo público por esta razón—y
por esta razón solamente, ya que el teatro es de todas maneras indiferente.
22. La falsa e insostenible ficción que la crítica literaria actual puede aún esperar para derivar
sus estándares de la pura estética, y esa crítica es básicamente nada más que la aplicación
de esos estándares. La crítica ha fallado en notar que el tiempo de la estética, en todo
sentido, en especial en el sentido en el que la practicaba Friedrich Theodor Vischer, se ha
perdido para siempre.
23. “El don del juicio es más raro que el don de la creatividad” (Oskar Loerke). 5
24. Stefan Zweig en Böttcherstrasse (Bremen; editado por Ludwig Roselius) I, 1. 6
25. Crítica a través de las imágenes (Prochainement Ouraitre [¿]); 7 crítica vía narrativa (La
montaña mágica).
26. Temas críticos, tópicos: La novela bélica en Alemania (Arnold Zweig, Ernst Gläser, Ludwig
Renn, Erich Maria Remarque). 8 El desenmascaramiento de Jakob Wassermann.
27. La división en grupos, o de partidos, que está sucediendo en Alemania. Los autores que
hicieron su debut bajo el expresionismo, así como otros.
28. La cuestión sobre las novelas bélicas. Los partidos de la derecha han sido capaces de
cobrar inmediatamente de la experiencia de la Primer guerra mundial. Sus miradas del
mundo no serán sacudidas por eso. Tampoco tienen eso de los comunistas. La situación es
diferente con la ocupación de los partidos en el punto medio, especialmente aquellos de
la gran burguesía y, de una manera distinta, la bella burguesía. Debemos tener esto en
cuenta cuando enfrentamos la pregunta: ¿Qué intereses (o de quiénes) son satisfechos
con la moda de las novelas bélicas? Cuanto mayor la “objetividad” y la “naturaleza
documental” de estas novelas son enfatizadas, con mayor precisión debemos escudriñar la
profundidad oculta de las tendencias que satisfacen. Por supuesto, no todas las tendencias
están profundamente ocultas. Por ejemplo, el elemento pacifista es increíblemente obvio.
Y es este el que grita por un mejor análisis.
29. Más sobre la novela bélica. Lo que está oculto en este pacifismo es el hecho que—y la
manera en que—subvierte los intereses capitalistas en su etapa actual. Y un duro
pensamiento es pensar en el pacifismo como un instrumento del imperialismo, no es más
fácil rastrear su conexión con la aparente “objetividad” y realidad “documentada” de la
guerra. Esta ideología es concebida en la “objetividad” (sachlichen) representación de la
manera en la que los huevos de pascuas son escondidos en las grietas de un sofá.
Podríamos resumirlo en esta fórmula: La realidad ostentosa de la guerra en estas nuevas
novelas está relacionada con su verdadera (y esto significa su presente, contemporáneo)
realidad tanto como su ideología pacífica está relacionada a las necesidades de la

5
Oskar Loerke (1884-1941), poeta lírico alemán, mejor conocido por su poesía naturalista.
6
StefanZweig (1881-1942) fue un biógrafo alemán, poeta, ensayista, dramaturgo y novelista. El exploró una
serie de figuras históricas e imaginarias en un número de géneros ficcionales y no ficcionales.
7
“Prochainement Ouraitre” es probablemente una referencia ilegible del libro de Henri Guilac
Prochainement Ouraitre (Paris, 1925). Contiene dibujos de Guilac que caricaturizan libros franceses
contemporáneos.
8
Arnold Zweig (1887-1968) fue un novelista alemán
economía contemporánea. En ambos casos, la convergencia entre los dos es más aparente
que real.
30. Más comentarios sobre la novela bélica. Los libros sobre la guerra que están apareciendo
ahora fueron escritos en parte inmediatamente luego de la guerra. A este momento, nadie
estaba interesado. Ellos eran incompatibles con el humor del día, al cual los grandes
volúmenes de memorias se convierte en una poderosa atracción. Por otro lado, el
Expresionismo fue—en un plano formal—la expresión de la vida en esa época (la
inflación). La crítica de las nuevas novelas bélicas deben estar implícitamente contenidas
en una cuenta de la transición desde el Expresionismo a la Nueva Objetividad. Tal
trayectoria revelaría que la Nueva Objetividad representa la consolidación de la deuda
incurrida por el Expresionismo. Incurrió en esta deuda con sus préstamos de la metafísica.
La Nueva Objetividad es el interés requerido para satisfacer la deuda.
31. La crítica literaria debe basarse en un programa. Como una forma de crítica que mejora los
estándares que aplica, la crítica inmanente puede guiar a satisfacer resultados en casos
individuales. Pero lo que se necesita con más urgencia es un programa. Su punto de inicio
debe ser la percepción que las categorías estéticas (criterios) están sin excepción,
completamente devaluadas. Ni tampoco son resucitadas desde las viejas estéticas por
ninguna “reformulación”, no obstante ingenioso. Al contrario, lo que es requerido ahora
es un desvío a través de las estética materialista, el cual situará a los libros en el contexto
de su época. Tal crítica guiaría a una nueva, dinámica, estética dialéctica. Incluso las viejas
estéticas incluyen las más profundas intuiciones en el mundo contemporáneo. Pero el
crítico moderno piensa estos viejos conceptos y esquemas en términos absolutos, tanto
como considera las obras. Él está firmemente convencido que todo puede ser posible en
todo momento.
32. La atomización de la crítica contemporánea. La literatura considera fuera del contexto de
la época, el autor, tendencias actuales. Pero eso no es más que las bases de trabajo
hipotética por cierta instancia afortunada de una improvisada, crítica inmanente.
33. La relación de la crítica literaria a la crítica cinematográfica es a la inversa de lo que
debería ser. La crítica literaria debe aprender de la crítica cinematográfica. En vez, la crítica
cinematográfica principalmente imita la crítica literaria.
34. Los escritores abusan de su prestigio y su influencia. Cuando comparamos esto con la
situación en Francia, es escandaloso como nuestros mejores escritores rehúsan levantar
un dedo para mejorar el estatus de la crítica literaria.
35. “Quand on soutient un mouvement revolutionnaire, ce serait en compromettre le
developpement que d'en dissocier les divers elements au nom du gout. (Cuando
apoyamos un movimiento revolucionario, que pondría en peligro el desarrollo de separar
los distintos componentes en nombre del gusto).” Apollinaire en conversación.
36. La atomización de la crítica está conectada con la defunción del arte del retrato crítico.
37. Uno debe adoptar como máxima: nunca escribir una crítica sin al menos una cita del
trabajo que se está reseñando.
38. Una metáfora para la crítica: Toma las plantas del jardín del arte y trasplántalas al alienado
suelo de la ciencia, para obtener una imagen detallada de los minutos en los que cambia el
color y forma con los que aparecen. Lo más importante es el toque gentil, la delicadeza
con la cual la obra es arrancada de raíz, porque es esto lo que mejora el suelo del
conocimiento. Todo lo demás sucede por su cuenta, ya que son los méritos de la obra por
sí mismos los únicos que merecen el título de crítica en un sentido elevado.
39. Como los tiempos cambian. Unos cien años atrás Börne wrote, “Lo que a los alemanes les
gusta más que nada es un libro sobre un libro;… quien desea guiar por el camino de la
virtud necesita hacer nada más que escribir, y quien desea cierto éxito debe convertirse en
crítico”. Ludwig Börne, Gesammelte Schriften: Vollständige Ausgabe, editado por Karl
Grün, vol. 6 (Vienna, 1868), página 3.
40. Un síntoma importante de la crítica moderna: nunca compromete a un autor más que
cuando otorga un elogio. Y en general, eso es correcto y apropiado, ya que los críticos
prefieren elogiar libros indignos. Pero las obras significativas no son tratadas de forma
diferente. Considera a Hofmannsthal, por ejemplo.

Fragmento escrito en 1929 o 1930; sin publicar durante la vida de Benjamin. Gesammelte Schriften, VI, 161-
167. Traducido por Alejandro Páez de la versión norteamericana de Rodney Livingstone.