You are on page 1of 25

Leopoldo Castilla - Baniano (1995)

2009-03-08 | El Descubrimiento

Baniano
Leopoldo Castilla
Madrid, Verbum, 1995

Poemas de: BANIANO

SUDESTE

II

Tiene temperatura de parto


la noche de Bangkok. La oscuridad
oleosa
corrompe lo que va a sobrevivir,
asfixia la cuchillería
de los peces secos,
entumece el verde
para que al alba tenga su ataúd el agua
y en los mercados
la misma luna
menstrua
en el bulto que duerme en la vereda
y en el ojo del gallo
que peleará mañana.

No pasarán de esta noche


el dios grasiento que las moscas
desahogan,
el árbol enfermo por su propio perfume
donde un hermafrodita ofuscado
se ama,
este cirio que ha debilitado el infinito
ni los fuegos llorones de fritangas.

Todos, empobrecidos, girando lentos


en esta resaca de la selva y el mar.

El día sigue oculto


en la noche
como el sol dentro de una iguana
es esta corona de flores amarillas
que flota
ultrajada
en el río
todavía caliente
todavía sagrada.

¿Quién puede decir que estuvo


en lo desencadenado
en estas tierras de mutación
donde los cadáveres brotan de sus flores?
Como el inmortal baniano
ese árbol pariéndose
a sí mismo,
deudo y difunto simultáneo
así el muerto
come y bebe
en la fiesta de sus funerales.

Aquí la unidad es el laberinto


y no hay un solo nacimiento
en tanta resurrección.
Número contra número
he visto, no más caer,
mi semen
devorado por las hormigas,
en el fondo del mar
a los corales
detenerse en el rayo
y en un río de la jungla
al agua suicidarse
vomitando fuego.

Todo extinguiéndose para salvarse


de esta plenitud, de esta alegría
que con delicadeza
ovula el exterminio,
mientras los árboles olfatean
la fiebre de la transmutación,
su largo día,
y suenan altísimos de modo
que no toque tierra la noche.

Esas fosforescencias somos nosotros


viviendo en la distancia que hay
entre el pez yendo a ser hombre
entre el hombre
yendo
a ser pájaro

todos con su verdadero cuerpo ausente


como la arteria suelta
de la libélula roja
o el Phra Ruang
el pez transparente de Sukhotai
ánima en el agua
donde pestañea su esqueleto.

Nadie puede decir que estuvo


sino suspenso
en el lenguaje de la selva
igual que un ciego
en una jaula de mariposas.

Ni siquiera este muerto podrá partir


aunque le ofrenden gotas de agua
para que vuelva
por las claridades
aunque suene el gamelán
para que escuche
la forma de la tierra
o le prendan fuego al toro
negro y dorado
que lo contiene.
Cada llamarada trazará un tigre
quemándolo,
una víbora que salta
como un nervio entre dos luces
por la hoja del banano
y se iguana en un río
se martiriza en una garza
hasta que la jungla
la disuelva en sonido.

La selva se encierra con huidas.


De la forma del muerto
sólo queda este humo que entra en los pulmones
como un cielo que se descerebra

Y un ausente
que ha florecido el fuego.

VI
A Gonzalo Rojas

De entre todos alabo a Ganesh


el dios de cabeza de elefante.

Tiene la sabiduría
del que conoció con el cuerpo.
Cerró su mutación
(siempre el más increíble
es el más verdadero.)

Los mediodías
se apoyan
en una mariposa
una telaraña puede
sujetar al viento
porque él,
enorme,
danzó sobre un pie.
Desde entonces
lo débil
sostiene el firmamento.

Como él
somos nosotros
esta aleación
de la gravedad y el pánico.

¿Quién puede soportar


sin desfigurarse
el peso de sus sueños?

Alguien se cría en el fondo de uno


- y no es uno –
comiendo tus pedazos.

Sólo quien reconoce su otro animal


resiste lo sagrado.

No está ahí
ese hombre solo
en cuclillas bajo la tormenta
mirando el débil campo de arroz
cómo el agua destruye al agua
y a su arrozal
del que sólo le queda
el escalofrío.

No hay hospedaje en él
para que vuelva
el hombre que fue
y el hombre que no ha sido
(de desolación a luz
sólo es posible
la simetría del desequilibrio.)

Este día lleno de nunca. En algún sitio


flota inválido el sol
y el grito de un pájaro
ha raído el atardecer. Nada se conmueve
y sin embargo
hay un viento enorme que no se ha ido.

Un extremo del horizonte se alza

y se derrumba
hacia el pavor
por un plano inclinado.

XI

Las canoas traían el rambután,


en vela
la sandía amarilla, durián y mango,
fueguitos
descorazonados
de sus casas
y recién asesinada
la carne
que no pueden tocar las mujeres
porque ellas tienen
la carne imaginaria.

En el mercado flotante
la muchacha de siete sombreros
vendía la risa
del maíz
del ananá
la lámpara
y al ofrecer el color
en celo de una fruta
traficaba una esclava

para que un hombre


un fruto
devore a otro fruto
una gravedad a otra
y se despierte el mundo
sexuado
por sus desapariciones.
Han vendido el día.

El río se desierta

la corriente se roba una naranja.


En la sombra del agua
pasan víboras,
las últimas
horas sueltas.

INDIA

V
A José María Parreño

Desimantándose:

La anciana dormida bajo dos paraguas


como en el oído de la muerte;
la vaca transparente que se va,
celestial, a su niñez antigua;
el peluquero cuyas manos trinan;
la única víscera que cuelga de la carnicería
su reloj de sangre;
los ciclistas que huyen de sí mismos
como un número
perseguido por sus ceros
y las ventanas donde se hunden, veladas, las mujeres,
las de órbitas
desnudas hasta la luna,
desimantándose.

A mitad del aire:

El santón que no sabe dónde ir a nacer;


la comida que sobrevuela la ciudad
de cuervo en cuervo, igual que la arquitectura
de mono en mono
se desarticula y se dispara
y el elefante, sí, el elefante en el aire
de tanto que no ha muerto
y el sándalo, ese perfume descalzo y el tambor
de flores hilvanando mujeres, pétalos, camiones,
dioses y caballos
y en el aire también
la tormenta que hipnotiza
los cabellos del anciano
toda la ciudad colgando
de las cometas
y del alarido del muecín, náufrago en el viento.

Abajo, al fondo:

Sólo el mendigo
su número quebrado

y el ojo del cocodrilo


que mira cómo se ha volado todo
y no queda nadie
sobre la línea de flotación.

XIII

Este hombre que duerme desnudo en el asfalto


no puede aparecer.

Una larguísima soledad se extiende


de esa carne
como un párpado caído en plena calle.

De pronto, al verlo, los que íbamos


comenzamos a manar nuestro invisible:
nos abandonan lunas, adormilados animales,
espejos narcóticos, entumecidas memorias,
alguien que nunca había nacido,
y se hunden en el medanal de su cuerpo
y cruzan con él
hasta la planicie
donde a la eternidad
la alarga
una estéril naturaleza.

Ahora los que van por la ciudad


temen por ellos,
por sus deformidades,

el hombre
por el horno de su cremación
-su casa-
donde multiplica por un pozo
los caminos
y teme el pájaro
que creía
que el espacio era su cerebro
y las bestias al saber
que nunca habían sostenido la tierra.
XVIII

Vas a entrar al templo de Anuman,


el dios mono,
unge tu lengua con ceniza,
vas a ser innumerable

que tu cerebro ocupe


el sonido muerto de estas campanas
- él también es un eco
de lo que está desapareciendo –
y cruza
bajo la lluvia de grasa
que desprende la demencia
de los que en esta habitación
rondaron
lejos de su cuerpo.

Este es el patio, aquí da el sol


pero no llega
a la mujer que gira huyendo de sus cabellos
como un cometa
a la convulsa que se comió su sombra
y descubrió que es una grieta
lo que nos une al mundo

entra en la nave y únete al coro


mira
cómo nunca hay nadie en el canta
mira a los niños encadenados a la reja
despavoridos
en la telaraña
de su infancia
y a este hombre sin cielo
que intenta atravesar el muro.

Lleva tu ofrenda al fondo,


donde un anciano
con cuatro rocas sobre la cara
busca un centro de gravedad
pues lo mental
acumula a la piedra;
abre el lugar
para que esa mujer se pare boca abajo
y observa cómo no caen sus vestidos
clavada como está
en dirección al infierno.
Esta es la puerta y no tiene salida.
Pon aquí la huella de tu mano,
alguna vez sabrás
que eres tú
el que dejaste dentro.

Y ahora vete por el barrial de Balaji


aturdido
por las radios que emiten la muerte,
las fornicaciones de los dioses
entre ex votos, humos y abalorios

y no intentas saber más.


Has lavado un basural
con agua de tus ojos.

XIX
A Joaquín Giannuzzi y Libertad Demitrópulos

La brasa de la luz
y la carne
dilatando los hombres, afeminando el barro
hicieron Benarés.

¿Hay un sitio
donde se una lo sagrado y el cuerpo
que no sea en el asombro
de ir desapareciendo?

¿Quién sino el hombre que huye


de su propia distancia,
que se va quedando en lo que ya se ha ido
puede,
sin ver su llaga,
mirar un río?

No hay como su sensación


templo tan profundo
que deshunda el agua,
ni inmensidad
como la de seguir naciendo
para perder futuros.
Como el río.

Aquí viene a morir, en una casa azul espera


que se borren el día, sus hijos, el olfato y el tacto.
Junto a su mujer anciana
secreteándose
comen sus huecos,
intersticios de su historia
pedazos de un pan
que nunca podrá ser dividido.

Ella lo ayuda:
si ocupa todo el recuerdo
le vendrá el olvido. Le deja, eso sí, que tenga,
su jarro, su nombre, su sombrero
(todavía está imantado)
y lo lleva al Ganges
para que alce el agua y la aplauda
y la deje caer en la luz

pues para cruzar el infinito


hace falta una infancia.

Junto a él, otros, van perdiendo su alguien


(también su alguien pierde
el que pide salvarse)

Todos
lámparas
con el agua al pecho
entre la vida y la muerte
perplejos
en un fuego sin instantes
hicieron esta turbulencia, estas lenguas sin gravedad
que unge el río
y tiemblan
de tanto adiós sin salir de la carne.

¿Qué media entre ese adolescente que se zambulle


y el niño
que flota
sin luna, en el fondo?
No es la muerte
sino la forma
en que los abandonó el espacio.

¿Qué abisma al hijo con esas varas encendidas


que, antes de prenderle fuego,
da vueltas alrededor de su madre,
que no sea señalar un sitio
pues no hay sustentación
ni pierde distancia lo que cae?

Y entre la muerta
sin fondo, en su mortaja
y el esposo que se afeitó los cabellos
para despedirla
qué se rompe
sino un relámpago
y cada uno vuelve a su soledad
de no ser ni solo
pues a la muerte la une la asimetría.

Ese cadáver que pasa sobre la corriente


con un pájaro vivo
parado
sobre la profundidad de su cabeza
flor de agua
va como el río
de cuerpo presente
en su ausencia.

¿Dónde está Benarés


sino en todo lo lejos que estamos de nosotros?,
cruzando el día
como apagones, haciendo noche
en la fosforescencia,
buscando camino donde sólo hay señales,
cada uno en su espejo
para que el otro no se vea, llamando dios
a lo inestable
queriendo llenar la velocidad
con una piedra

hasta llegar a Benarés


y hundirse en el río
para acabar en alguna forma
y ser uno la salida
a la que nunca llega.
Y el hombre le dice al dios:
esta es mi carne
la única que te queda.

Desde el río se ve el humo


sólo hay una orilla
donde el muerto comienza.

Esa nube es él. Ahora se ve cómo


se sentía
y cual era la forma que se desorientaba
en la forma que él era.

Ahora no importa dónde arde.


Tampoco en la vida
tuvo dentro ni fuera
ni lo retuvo un sitio.

Lleva una luz que la luz no toca.


No se detiene
porque todo lo atraviesa.

Lo dan al río. Se lleva


el agua sus cenizas.

Agua sin agua sentirán que llueve


cuando nunca vuelva.

DATOS DE LEOPOLDO CASTILLA

Leopoldo Castilla nació en Salta, Argentina en 1947. En el año


1976 fue perseguido por la Dictadura Militar, y debió exiliarse
en España.
Ha publicado los siguientes libros de poemas: El espejo de
fuego (Salta, edición del autor, 1968); La lámpara en la lluvia
(Salta, edición del autor, 1971); Generación terrestre (Salta,
edición de la Dirección de Cultura, 1974); Versión de la
materia (Madrid, Editorial Estaciones, 1982); Campo de prueba
(Buenos Aires, Libros de Tierra Firme, 1985); Teorema Natural
(Madrid, Editorial Hiperión, 1991); Baniano (Madrid, Editorial
Verbum, 1995), Nunca (Buenos Aires, Ultimo Reino, 2001),
Libro de Egipto (Buenos Aires, Ultimo Reino, 2002).Línea de
Fuga (Buenos Aires, Ediciones del Mono Armado, 2004),
Bambú (Buenos Aires, Ediciones del Mono Armado, 2004) y
El Amanecido (Buenos Aires, Ediciones del Mono Armado,
2005). Reediciones: El Amanecido ( Caracas, Venezuela, El
Perro y la Rana, 2007) y Teorema Natural (Colección poesía,
Universidad de Carabobo, Valencia, Venezuela, 2008)
En el año 2001 fue publicada una Antología del autor por el
Fondo Nacional de las Artes de Argentina y en el año 2008 fue
publicada una Antología Poética en Caracas, Venezuela, Monte
Avila Ediciones.
En 1999 publicó El árbol de la copla (Buenos Aires, Ediciones
del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos).
Como narrador ha publicado: Odilón (Salta, edición de la
Dirección de Cultura, 1975), La luz naranja (Soria, edición de
la Diputación de Soria, 1984), La canción del Ausente (cuentos,
Rosario, editorial Ciudad Gótica 2006), El Arcángel (novela,
Buenos Aires, Cátalogos, 2007).
Fue invitado por la Unión Soviética para escribir un libro que la
Editorial Progreso de Moscú publicó en 1990 con el título
Diario en la Perestroika. También es autor de Nueva poesía
argentina (Madrid, Editorial Hiperión, 1987); Poesía argentina
actual (Estocolmo, Editorial Siesta, 1988). La Junta de
Comunidades de Castilla-La Mancha editó en 1995 una
antología de cuentos y pinturas de los niños de esa región
española, realizada junto a Gabriel Castilla.
Recibió premios nacionales e internacionales. Poesía suya fue
traducida al inglés, francés, italiano, sueco, portugués y ruso.
Sobre su cuento La redada se filmó el largometraje homónimo
dirigido por Rolando Pardo.
Por su libro Nunca recibió el Primer Premio de Poesía Año
2000 del Fondo Nacional de las Artes.
Recibió el Premio Municipal de Poesía de la Ciudad de Buenos
Aires 1998-1999.

Últimas notas
Poética > Poesía
Aldo Parfeniuk - Un cielo,
unas montañas (2004)
Selección de poemas del libro
Un cielo, unas montañas

Poética > Prólogos


Prólogo al libro Si ves un
monte de espumas... Versos y
cuentos cubanos para chicos,
por Ana María Ramb
En julio como en enero. La
literatura para niños en Cuba.

Poética > Poesía


Biblioteca virtual de poesía
El Descubrimiento inicia una
selección de la poesía
argentina y mundial. Distintas
generaciones, diversas
tendencias, todas las voces.

Poética > Poesía


Patricia Díaz Bialet -
Agualava (2009)
Selección de poemas del libro
Agualava

Poética > Poesía


José Luis Visconti -
Animales/Agua (2009)
Selección de poemas del libro
Animales/Agua

Poética > Poesía


Enrique Solinas - Noche de
San Juan (2008)
Selección de poemas del libro
Noche de San Juan

Poética > Crítica


La poesía erótica de Patricia
Díaz Bialet en su libro
"Agualava", por Romina
Chávez Díaz
En la Sala Raúl González
Tuñón del Centro Cultural de
la Cooperación "Floreal
Gorini", Av. Corrientes 1543,
se realizará el acto de
presentación de “Agualava”,
poemario de Patricia Díaz
Bialet. Una catarata de
volcanes-cuerpos, silencios-
caricias, libro que arroja el
erotismo vital femenino, acaso
derramado…

Poética > Poesía


Sergio A. Giuliodibari - La
metamorfosis del objeto
(Cuadros de Rene Magritte)
(2005)
Selección de poemas del libro
La metamorfosis del objeto
(Cuadros de Rene Magritte)

Poética > Poesía


Rodolfo A. Álvarez - Soles
Tranquilos (2009)
Selección de poemas del libro
Soles tranquilos

Poética > Poesía


Claudio Portiglia - Cuotas
partes (2009)
Selección de poemas del libro
Cuotas partes
Poética > Poesía
Claudio Portiglia - Cabría
preguntarme (2007)
Selección de poemas del libro
Cabría preguntarme

Poética > Poesía


Rubén Liggera - Cenizas de
Alejandría (2008)
Selección de poemas del libro
Ceniza de Alejandría

Poética > Prólogos


Prólogo del libro Antología
Personal, de Vicente Battista

"Esta antología, como el título


anuncia, es personal. La
integran una serie de textos
míos, elegidos por mí. A la
hora de escogerlos busqué un
momento en que mi
autoestima no estuviera del
todo caída." Vicente Battista

Poética > Poesía


Roberto Glorioso - Tierra no
prometida (2008)
Selección de poemas de Tierra
no prometida

Poética > Poesía


Ana Guillot - La orilla
familiar (2008)
Selección de poemas de La
orilla familiar

Poética > Poesía


Ernesto Goldar - En voz
desmayada y baja (2009)
Selección de poemas de En
voz desmayada y baja

Poética > Prólogos


María Meleck Vivanco: el
misterio y lo maravilloso,
por Raúl Henao
Prólogo del poeta colombiano
Raúl Henao al libro
"Antología poética" de María
Meleck Vivanco, Fondo
Nacional de las Artes, 2009.

Poética > Prólogos


Prólogo al libro Agualava, de
Patricia Díaz Bialet
Leopoldo Castilla escribe el
prólogo al libro Agualava, de
Patricia Díaz Bialet

Poética > Crítica


Hacia la conquista de la
historia como teatro
"Concepciones de teatro.
Poéticas teatrales y bases
epistemológicas", representa
un programa teórico
transformador para un nuevo
abordaje del teatro. Se trata de
un texto clave para los
investigadores, críticos y el
lector interesado en las artes
escénicas.

Poética > Crítica


Graciela Montes, incansable
trabajadora de la cultura
infantil
Montes ocupa un lugar central
en la literatura para niños de
Latinoamérica. Su obra
sintetiza la herencia de los
grandes maestros argentinos –
Javier Villafañe, María Elena
Walsh, Laura Devetach- con
los aportes de una visión
original y actualizada.

Poética > Poesía


Juan Carlos Moisés -
Palabras en juego (2006)
Selección de poemas del libro
Palabras en juego

Poética > Poesía


Juan Carlos Moisés - Museo
de varias artes (2006)
Selección de poemas del libro
Museo de varias artes
Poética > Poesía
Juan Carlos Moisés - Animal
teórico (2004)
Selección de poemas del libro
Animal teórico

Poética > Prólogos


Alguien definió a Javier
Villafañe como el Jacques
Prévert latinoamericano
Al cumplirse este año el
centenario del nacimiento de
Javier Villafañe la Editorial El
Suri Porfiado edita un libro
inédito de poemas de Javier
Villafañe. Presentamos el
prólogo de éste libro titulado:
"Hay que regar antes que
llueva"

Poética > Prólogos


Prólogos revisitados
Se presentan dos prólogos en
permanente renovación. Se
trata de escritos preparados
durante los años noventa, hoy
vuelven a ser revisitados,
corregidos, reducidos,
aumentados. Los prólogos se
modificarán como se
modificarán las propias
antologías que presentan. El
tiempo siempre ofrece otras
perspectivas.

Poética > Poesía


Leopoldo Castilla - El
amanecido (2005)
Selección de poemas del libro
El amanecido

Poética > Poesía


Leopoldo Castilla - Línea de
fuga (2004)
Selección de poemas del libro
Línea de fuga

Poética > Poesía


Leopoldo Castilla - Bambú
(2004)
Selección de poemas del libro
Bambú

Poética > Poesía


Leopoldo Castilla - Libro de
Egipto (2002)
Selección de poemas del libro
Libro de Egipto

Poética > Poesía


Leopoldo Castilla - Nunca
(2001)
Selección de poemas del libro
Nunca

Poética > Poesía


Leopoldo Castilla - Teorema
natural (1991)
Selección de poemas del libro
Teorema natural

Poética > Poesía


Leopoldo Castilla - Campo
de prueba (1985)
Selección de poemas del libro
Campo de prueba

Poética > Poesía


Leopoldo Castilla - Versión
de la materia (1982)
Poemas del libro Versión de la
materia

Poética > Poesía


Nora Perusin - La distancia
es esa frontera que se mueve
(2007)
Selección de poemas del libro
La distancia es esa frontera
que se mueve

Poética > Poesía


Nora Perusin - Los soles
oblicuos (1999)
Selección de poemas del libro
Los soles oblicuos

Poética > Poesía


Guillermo Boido - La
oscuridad del alba (2006)
Selección de poemas del libro
La oscuridad del alba

Poética > Poesía


Eduardo D'Anna -
Zoológicos (2006)
Selección de poemas del libro
Zoológicos

Poética > Poesía


Gabriela Robledo - Agosto
en mapas (2006)
Selección de poemas del libro
Agosto en mapas

Poética > Poesía


Carlos Aprea - Abrigo (2005)

Selección de poemas del libro


Abrigo

Poética > Poesía


Carlos Aprea - La
intemperie (1999)
Selección de poemas del libro
La intemperie

Poética > Poesía


César Cantoni - Diario de
paso (2008)
Selección de poemas del libro
Diario de paso

Poética > Poesía


Santiago Sylvester - El reloj
biológico (2007)
Selección de poemas del libro
El reloj biológico

Poética > Poesía


Santiago Sylvester - Calles
(2004)
Selección de poemas del libro
Calles

Poética > Poesía


Santiago Sylvester - Café
Bretaña (1994)
Selección de poemas del libro
Café Bretaña
Poética > Poesía
Santiago Sylvester -
Escenarios (1993)
Selección de poemas del libro
Escenarios

Poética > Poesía


Santiago Sylvester - Libro de
viaje (1982)
Selección de poemas del libro
Libro de viaje

Poética > Poesía


Santiago Sylvester - La
realidad provisoria (1977)
Selección de poemas del libro
La realidad provisoria

Poética > Poesía


Santiago Sylvester - Palabra
Intencional (1974)
Selección de poemas del libro
Palabra intencional

Poética > Poesía


Juano Villafañe -
Deconstrucción de la
mañana (2006)
Selección de poemas del libro
Deconstrucción de la mañana

Poética > Poesía


Patricia Díaz Bialet - El
amor es una pluma de
mercurio (2007)
Selección de poemas del libro
El amor es una pluma de
mercurio

Poética > Poesía


Patricia Díaz Bialet - El
hombre del sombrero azul
(1998)
Selección de poemas del libro
El hombre del sombrero azul

Poética > Poesía


Patricia Díaz Bialet - Los
sonidos secretos de la lluvia
(1994)
Selección de poemas del libro
Los sonidos secretos de la
lluvia

Poética > Poesía


Patricia Díaz Bialet - La
dueña de la ebriedad de la
rosa (1994)
Selección de poemas del libro
La dueña de la ebriedad de la
rosa

Poética > Poesía


Patricia Díaz Bialet - La
penumbra de la luna llena
(1993)
Poemas del libro La penumbra
de la luna llena

Poética > Poesía


Patricia Díaz Bialet - Testigo
de la bruma (1991)
Selección de poemas del libro
Testigo de la bruma

Poética > Poesía


Patricia Díaz Bialet - Los
despojos del diluvio (1990)
Selección de poemas del libro
Los despojos del diluvio

Poética > Crítica


Emergencia: cultura, música
y política (1)
El Centro Cultural de la
Cooperación transformado en
un laboratorio y en un
observatorio sobre las políticas
culturales y las investigaciones
musicales.Por Juano Villafañe.

Poética > Poesía


Poemas Elegidos I - Cuarta
Canasta
Selección de poemas de libros
que llegaron a nuestro
programa, realizada por
Patricia Díaz Bialet. Poemas
de Cynthia Sabat, Teresa del
Valle Salinas, Dane Zajc, Luis
Benítez, Michou Pourtalé.

Poética > Poesía


Poemas Elegidos I - Tercera
Canasta
Selección de poemas de libros
que llegaron a nuestro
programa, realizada por
Patricia Díaz Bialet. Poemas
de Élida Manselli, Rose
Ausländer, Osvaldo Ballina,
María Baranda, Fernando
Kofman.

Poética > Poesía


Poemas Elegidos I - Segunda
Canasta
Selección de poemas de libros
que llegaron a nuestro
programa, realizada por
Patricia Díaz Bialet. Poemas
de Graciela Ester Zanini,
Roberto Sosa, Lucas
Rozenmacher, Walter Iannelli,
Miguel Ángel Federik .

Poética > Poesía


Poemas Elegidos I - Primera
Canasta
Selección de poemas de libros
que llegaron a nuestro
programa, realizada por
Patricia Díaz Bialet. Poemas
de Fermín Anastasio Grisalde,
Yadi María Henao, Esteban
Nicotra, Ana María Pedernera,
Emilce Strucchi.

Poética > Crítica


La poesía como el fragmento
que revela el todo
Jorge Dubatti analiza el libro
de Juano Villafañe editado por
la Editorial Atuel en el año
2006

Poética > Prólogos


Emergencia: cultura, música
y política
La Editorial del Centro
Cultural de la Cooperación
acaba de editar un nuevo
título: Emergencia: cultura,
música y política. Se trata de
un libro que incluye
investigaciones sobre diversos
temas del campo musical
contemporáneo. Esta nota de
Mariano Ugarte se ofrece
como prólogo y como
introducción en el libro
mencionado

Poética > Crítica


Rafael Bruza, un autor
teatral para descubrir
Jorge Dubatti analiza el último
libro de Rafael Bruza editado
por la Editorial Colihue

Poética > Ensayos


Qué es el teatro:
planteamiento del problema
Capítulo 1° del libro de Jorge
Dubatti, Filosofía del Teatro I:
Convivio, Experiencia,
Subjetividad (Atuel, 2007)

Poética > Prólogos


El Teatro y los niños
Esta antología reúne cuatro
piezas para niños de cinco
destacados autores del ámbito
de la literatura, el teatro y los
títeres: Araceli Arreche,
Mauricio Kartun, Tito
Loréfice, Graciela Montes y
Perla Szuchmacher.

Poética > Crítica


La arquitectura teatral,
canal entre el actor y el
público
Iain Mackintosh, La
arquitectura, el actor y el
público, Madrid, Arco/Libros,
2000, 285 páginas. Por Jorge
Dubatti
Poética > Crítica
Imágenes amorosas
María Teresa Andruetto /
Liliana Menéndez, El árbol de
lilas, Córdoba, Comunic-Arte
Editorial, 2006. Por Nora Lía
Sormani

Notas > A fondo


Izquierda
Para un diccionario de la tribu.

Notas > Coyuntura


El fantasma de la
desigualdad educativa
Se anticipa una dinámica que
formará engullidores de
conocimientos

Notas > Entrevistas


“Si a la hora de escribir no
puedo aceptar quién soy,
nunca encontraré la felicidad
en la escritura”
Entrevista con Mauricio
Kartun realizada por Jorge
Dubatti, con los alumnos de la
Escuela de Espectadores de
Buenos Aires en la Sala
Pugliese del Centro Cultural
de la Cooperación

Notas > Dossier


El Descubrimiento - Boletín
Nº 1
Jorge Dubatti presentó la
programación general del III
Congreso Argentino de
Historia del Teatro Universal