You are on page 1of 4

Síntesis de “Vilar, Pierre; Iniciación al vocabulario del análisis histórico; Crítica

,
Barcelona, 1980, pp 17-43

El autor inicia la presenta obra exteriorizando se deseo de que se cree un “Tratado
de Historia”. Otras disciplinas tienen el suyo, pero la historia parece quedar relegada
como si no pudiese ser considerada ciencia.
Muchas disciplinas necesitan de la historia para enriquecer su trabajo, pero eso no
siempre es valorado como corresponde. Quizás eso se deba al desconocimiento de lo
que implica hablar de historia. Y eso es lo que Pierre Vilar busca aclarar en las siguientes
páginas: desarrollar con diversos argumentos y ejemplificaciones las nociones básicas
sobre la Historia.
Lo primero que se plantea es la dualidad del término en cuestión. Por un lado están
los relatos históricos que forma la comunidad científica, y por otro, los hechos que le dan
contenido a tales relatos. Es decir, lo que pasó, y lo que se cuenta de ello. Y para explicar
mejor esta división, Vilar toma un ejemplo: habla de la frase “La historia nos enseña…”
¿Qué se puede interpretar de la misma? Leída textual, da a entender que el pasado
habla por si mismo. Pero la verdad es que para sacar provecho de hechos pasados, se
requiere de una construcción, tarea realizada por los historiadores, la cual se denomina
historiografía. Este proceso permite hablar de acontecimientos pasados como
acontecimientos históricos. Y la mayor dificultad que se presenta es que no se puede
experimentar con la historia, pero si constatar con un estudio minucioso de los hechos.
Además, el historiador no debe juzgar lo que estudia, sino tratar de comprender, ya que
sólo así se logra conocer. Más allá de la “simple” corroboración de fuentes, el trabajo
histórico es enriquecedor en la medida que permite darnos herramientas para organizar
nuestro accionar en el presente y el futuro.
Otra frase usada por Vilar para hablar de la complejidad del término historia es “La
historia me absolverá…”, pronunciada por Fidel Castro como alegato personal en el juicio
por su intento de asalto al Cuartel de Moncada. A continuación, algunas posibles miradas
sobre la famosa frase:
 En un análisis superficial, se puede entender a la historia como un tribunal de
justicia. Difícil creer que Castro pensara de ese modo pero aún así se debe
considerar la opción.
 También, puede pensarse que, a pesar de ser condenado por el tribunal, el
recuerdo colectivo le será favorable. Aquí ya se entra en un terreno de juicio

Facundo Iturburu 1

23. Posterior al fallido asalto del Cuartel de Moncada.. lo ideal de la historia sería que pueda edificar una sociología del pasado y reconstruir una política. intereses. Esto último es lo que pretende Pierre Vilar. Respecto a las causas que originan los hechos históricos. constatar. que buscan realizar sólo un relato exacto de los acontecimientos pasados. 1980. 1 Vilar Pierre. Para Vilar. y hay que observar detenidamente los intereses de las partes. intervinientes. Iniciación al vocabulario histórico. Mirar muchos aspectos. investigar más allá de lo superficial (“el historiador es un físico no un experto”)2. sin contextualizar. que requiere si la verificación de fuentes. desmenuzando partes (ideas. Facundo Iturburu 2 . Un análisis profundo de los diversos factores puede plantear que la toma del Cuartel de Moncada fue “políticamente justa”. La de Pierre Vilar. p. causas. En cuánto a los temas a estudiar. coyunturas) que permitan tener una mirada sobre la totalidad del tema estudiado. Así se logra información más enriquecedora para el historiador y la sociedad. Fidel Castro pudo haber especulado con este panorama a la hora de declarar. se produjo la Revolución Cubana. 2 Ibid. Castro puede generar adeptos y opositores. Aquí ya se habla de historia-objeto . contrapone su opinión con la del positivista Raymond Aron. p. Mientas Aron busca explicar el pasado verificando hechos para crear un relato histórico (que tiende mas a la literatura que al trabajo científico). los positivistas se concentran en hechos concretos. tener una mirada amplia sobre los hechos. 23. Para dejar esto claro. Crítica. descubre en la historia la posibilidad de revisión de los hechos importantes. Plantea el trabajo con problemas e hipótesis. una de las cuales es el pueblo cubano. como la Revolución Francesa. Por lo tanto. contrario a Vilar que plantea una mirada más amplias de esas mismas causas. moral.  Otro posible análisis del alegato del líder socialista. Vilar propone comprender el pasado. con el paso del tiempo (difícil determinarlo con exactitud) se puede rever el pasado y determinar juicios de valor. comparar. Barcelona. Lo que se contrapone en los párrafos anteriores es la dualidad de la que se hablaba al inicio del trabajo: la historia-objeto y la historia-conocimiento. Aron busca lo inmediato (“el historiador es un experto no un físico”)1. Y hay dos miradas respecto a la postura que debe tomar el historiador: la de los positivistas. y otra que tiene hacia un análisis sociológico que permita explicar los hechos sociales.

tiene la capacidad de combinar lo objetivo de los hechos con lo subjetivo de los relatos. además. 4 Ibid. La primera es una condición necesaria para poder hablar de la historia. p2 28. p.. a las que corresponden tres concepciones de la historia-conociemiento:  Para muchos la historia consiste en memorizar información del pasado. toman del material histórico los hechos destacados. que busca una lógica de las formas. sociales. La contra de esta concepción es que se omiten infinidad de hechos y personas. 27. políticos o religiosos.  Otros. definidos por una serie de prejuicios morales. Facundo Iturburu 3 . con el fin de resolver un problema). por ejemplo). progresa y puede progresar hacia la categoría de ciencia 4. que relata los acontecimientos pasados relevantes según una visión puntual. Es necesario comprender el pasado para tener una visión correcta de su presente y de su futuro. se plantea de qué forma el modo de conocimiento histórico ha progresado. a las reconstrucciones en forma de literatura. A continuación. 2) La memoria construye la historia. La historia. La historia-conocimiento debe encontrar sus propios métodos originales de estudio. Así piensan los eruditos que van a programas de tv. con los rasgos propios del aporte humano.. Todo este conjunto es susceptible de análisis científico como cualquier otro proceso natural 3. Existen tres concepciones respecto a la historia-objeto. Las formas primitivas de la historia son el mito. que tienen valor de fuente. observando varios factores. están quiénes deciden estudiar los hechos anónimos y menos importantes para la mayoría de la gente. 3) Las crónicas y las memorias. que si pueden ser estudiados por una tercera postura. y la crónica. ya que consideran que tienen peso en la evolución humana (aparición de instituciones. son siempre preferibles. La misma puede ser o crítica (verificar fuentes antes de darle veracidad a los hechos) o constructiva (confrontar hechos y buscar correlaciones. como fechas y nombres. y es útil para trazar cronologías. La 3 Ibid. 1) La historia tiene un carácter sociológico. 4) Para el Occidente Europeo la preocupación científica nace entre los siglos XV y XVI. por dar un ejemplo). como lectura. También se estudia la vida de hombres con participación importante en la historia (Perón.  Por último.

la historia. una necesidad de observar los problemas de las grandes unidades cuantitativas como requisito para entender la historia de las naciones. y de su previsibilidad. Esto último ayuda a consolidar las identidades nacionales. el historiador está al tanto de los progresos y de las técnicas en las disciplinas vecinas. Hacia 1794. con los economistas clásicos. 7) En el siglo XIX hay un gran desarrollo de las técnicas históricas. Las personas sabían la historia de su país. civilizaciones. la historia positivista. En Francia del siglo XVII se aprecia un retroceso respecto a los progresos del siglo anterior por lo anteriormente dicho. estudiando la sociedad mediante división de sus partes. pone en peligro la esperanza de una síntesis del pasado de las sociedades. en Inglaterra. que aúna economía. aparecen las historias nacionales. 8) En Francia.segunda se aplica al trabajo de investigación. XVIII. El historiador debe resolver problemas respecto a estos hechos. Agrega que el historiador avanza por medio de problemas. los hechos institucionales (importantes pero no eternos) y los acontecimientos. Surgen también. Marx y Engels proponen su teoría general de las sociedades en movimiento. que ayudan a desarrollar la ciencia del fondo de los problemas sociales. lo cual es útil para la política. Las constataciones se hacen con el rigor de las ciencias naturales. la curiosidad del historiador (Voltaire). Por otro lado. En la década del ’30 aparecen investigadores de la historia por medio de la estadística. 6) A partir del siglo XVIII se trata de cambiar la materia habitual y la problemática de la historia. sociedades. Marck Bloch plantea la existencia de una sola historia. Para finalizar. se retorna a la síntesis histórica. Además. Facundo Iturburu 4 . Este avance del espíritu histórico coincide con el carácter dinámico y revolucionario del s. Condorcet sienta el principio de la posibilidad de un conocimiento científico de los hechos humanos. La materia histórica la constituyen: los hechos de masas. y que existe una jerarquía y un juego recíproco entre economías. sociología y otros factores. Empieza a tomar fuerza la idea de sintetizar la historia. que constituye el tema de la historia. Con estas ideas aparece el espíritu científico en historia. Hacia 1900. sociales. en los primeros años del siglo XX. 5) La crítica erudita es una condición necesaria pero no suficiente para la ciencia histórica. Desde 1960. se publican grandes recopilaciones de fuentes. entre 1847 y 1967. arqueológicas. se intenta dar una definición: el objeto de la ciencia histórica es la dinámica de las sociedades humanas. se producen innovaciones en el terreno económico. que se afianzó luego de la guerra de 1914 y la crisis de 1929. filológicas.