You are on page 1of 2

Mary Parker Follett

Fue la primera mujer con estudios profesionales en psicología y/o sociología, criticaba de
forma abierta al taylorismo, ya que afirmaba que Taylor sólo tomaba en cuenta aspectos
mecanicistas y olvidaba los temas psicosociales. También estudió el factor humano en la
empresa y la forma de dirigirlo, analizó a fondo el papel del jefe (supervisor, gerente,
etcétera).

Señaló que la dirección general de las empresas y cualquier puesto directivo requieren de
más profesionalismo, en otras palabras, que estos puestos necesitan estudios
especializados en management (dirección), con fundamentos científicos, y no sólo basarse
en la experiencia de la persona y/o cualificaciones personales.

Ella consideraba que lo esencial del trabajo directivo está en el uso de la autoridad y en la
forma de coordinar al grupo humano, además de que las organizaciones y su dirección
están en “conflicto” permanente.

Según Parker Follett, el tener conflicto es “bueno” porque es una fuente importante de
información de las diferentes visiones de cómo resolver problemas. Si el jefe sabe utilizarlos
en juntas de trabajo, la ejecución de todos será coordinada.

El término conflicto, como lo manejó esta autora, no tiene el significado exacto con que se
maneja en español; en realidad es mejor utilizar el concepto de debate o discusión. Un
equipo de trabajo bien coordinado necesita en sus juntas de trabajo analizar los problemas
y sus posibles soluciones. Cada solución conlleva de manera inevitable cambios o
afectaciones en algunas áreas, por lo que los equipos de trabajo tienen que aprender a
discutir constructivamente, y en esto el director o jefe del grupo debe tener habilidad para
conducirlos y aprovechar la información que generen. La habilidad de coordinar y conducir
juntas exige aprender a dialogar, es decir, platicar para acumular ideas, así como aprender
a discutir, lo cual significa que “las partes en conflicto” deben argumentar los beneficios que
sus ideas producirán a la empresa, sin agredir a los demás y sin mezclar sentimientos o
resentimientos en el debate.

Follett abrió la puerta a nuevas posibilidades de desarrollo de la empresa para aprovechar


el conflicto, como ya se mencionó, entre los coordinados o áreas funcionales de cada
empresa. Follett aseguró que es parte de la naturaleza humana formar parte de grupos
sociales: familia, religión, empresa, generación escolar, etc., y por tanto, ninguna persona
se puede sentir completa a no ser que pertenezca a algún grupo social. Estableció que el
ser humano genera una fuerza gracias a que combina en los equipos de trabajo sus
diversos talentos para alcanzar algo mayor, de manera que está dispuesto a discutir sus
puntos de vista sobre las soluciones que su perspectiva y capacidad técnica le
proporcionan, en ocasiones con pasión.

Teoría del conflicto de Mary Parker Follett

Según la teoría de Taylor, todo se podía prever en los manuales, lo cual es una falacia,
pues en la práctica hay muchos asuntos y situaciones que implican ajustes continuos a los
proyectos de empresa y el cumplimiento de metas y objetivos.

Parker señala tres formas de resolver los problemas de la organización:


1. Predominio: El jefe decide lo que fortalece el autoritarismo de la dirección. No se realizan
juntas de trabajo.

2. Compromiso (acuerdos insanos): En las organizaciones, los departamentos se hacen


concesiones mutuas, lo cual constituye una práctica perjudicial.

3. Conflicto constructivo: Tarea del jefe, convocar continuamente a juntas para coordinar la
acción colectiva.

Para ella existe una diferencia entre poder y autoridad. Esta última es en esencia moral: es
el reconocimiento social interno, admiración por sus cualidades morales, sus logros y su
efectividad en la empresa, mientras que el poder es el uso exclusivo de la jerarquía y la
acumulación de influencia en beneficio personal o de la camarilla en el poder.
Follett insistió en la participación de todos los niveles, el entrelazamiento y la integración,
para que todos trabajen en forma coordinada. Según ella, no hay que preguntar ante quién
se responde, sino de qué se responde.

Bibliografía:
Introducción a la administración Teoría general administrativa: origen, evolución y
vanguardia
Sergio Jorge Hernandez y Rodriguez, Editorial Mc Graw Hill, 5ta edición, 2011