You are on page 1of 132

UNIVERSIDAD PILOTO DE COLOMBIA

Presidente
José María Cifuentes Páez
Rectora
Patricia Piedrahita Castillo
Director de Publicaciones y Comunicación Gráfica
Rodrigo Lobo-Guerrero Sarmiento
Director de Investigaciones
Mauricio Hernández Tascón
Coordinador General de Publicaciones
Diego Ramírez Bernal
Decana del Programa de Psicología
Alba Lucía Moreno Vela

Ciudadanía y nuevas ciudadanías:


Experiencias en Bogotá - Región ©

Autores
Fabián Rodolfo Acosta Sánchez
Fernando Mauricio García-Leguizamón
Ernesto Valdés Serrano
Carlos Arturo Grosso Rincón
Ricardo Briceño Ayala

ISBN
978-958-8957-09-8
Primera edición, 2016
Bogotá, Colombia

Diseño de portada y diagramación


Carolina Suárez - Daniela Martínez Díaz
Departamento de Publicaciones
y Comunicación Gráfica UPC

Portada
fotografías tomada de www.freepik.es

La obra literaria publicada expresa exclusivamente la opinión de sus respectivos auto-


res, de manera que no representan el pensamiento de la Universidad Piloto de Colom-
bia. Cada uno de los autores, suscribió con la Universidad una autorización o contrato
de cesión de derechos y una carta de originalidad sobre su aporte, por tanto, los auto-
res asumen la responsabilidad sobre el contenido de esta publicación.
Acosta Sánchez, Fabian Rodolfo
Ciudadanía & nuevas ciudadanías / Fabian Rodolfo Acosta Sánchez … (y otros
autores); Bogotá : Universidad Piloto de Colombia, 2016
132 páginas : ilustraciones
Incluye referencias bibliográficas
ISBN: 978-958-8957-09-08
1. Ciudadanía 2. Desarrollo de la Comunidad
I. García Leguizamón, Fernando Mauricio
II. Valdes Serrano, Ernesto
III. Grosso Rincón, Carlos Arturo
IV. Briceño Ayala, Ricardo

CDD 305.3
RESEÑA

El texto cuenta con una presentación y cuatro capítulos. El primero presenta el


concepto de ciudadanía, su desarrollo histórico y lo sitúa en el contexto del deba-
te contemporáneo. En el segundo se documenta un caso específico de desarrollo
organizacional en comunidades de recicladores, haciendo un análisis a tres aspec-
tos: propósitos fundacionales, capacidades internas y capacidades externas. En el
tercero se hace un estudio sobre los aportes de la sociedad civil y del tercer sector
en la Provincia Sabana Occidente, de Cundinamarca. En el cuarto se describe un
estudio de caso sobre el proceso de conformación de organización de Asamblea
Sur y Agrópolis, y sus aportes en el manejo y protección del territorio en el Munici-
pio de Sumapaz y Tunjuelo.
PRÓLOGO
Para los programas de la Universidad de investigación de Desarrollos Hu-
Piloto de Colombia, los grupos de manos, Educativos y Organizaciona-
investigación constituyen el eje fun- les - DHEOS y se hace desde la línea
damental que dinamiza el ejercicio de desarrollos organizacionales, en la
académico, sus indagaciones, proce- cual representando el programa de
sos, metodologías, aproximaciones Psicología estuvo el investigador Fer-
paradigmáticas, abordajes epistemo- nando García L. y como representan-
lógicos y productos que nutren de tes del programa de Administración
forma significativa los proyectos cu- de Empresas los investigadores Ernes-
rriculares. Por esto, ver concretado el to Valdés y Carlos Grosso.
texto que aquí se presenta es motivo
de gran satisfacción para el programa La formación del ciudadano como
de Psicología, debido a que través de agente que ejerce la ciudadanía, se
este, se evidencia y refleja, entre otras, constituye en responsabilidad de la
la producción académica del progra- Universidad Piloto, la cual en su Proyec-
ma, y particularmente, la riqueza del to Educativo Institucional - PEI expresa
esfuerzo interdisciplinar. El problema que: “… forma ciudadanos responsa-
de ciudadanía se aborda en el grupo bles, respetuosos de las creencias de
los demás con espíritu crítico e inves- social. Los productos resultantes tu-
tigativo que rindan culto a los deberes vieron en distintas categorías; trabajos
e ideales humanos”. Por su parte, el finales de asignatura, proyectos de gra-
grupo de investigación planteó el ma- do en ciudadanía (4) y competencias
croproyecto denominado Construcción ciudadanas (3), y proyectos de exten-
de ciudadania en diferentes escenarios sión realizados específicamente en la
urbanos, el cual se propuso promover zona de la localidad Usme de Bogotá,
espacios de reflexión y análisis en torno abordando problemáticas relacionadas
a diferentes formas de construcción de directa e indirectamente con los temas
ciudadanía, buscando el fortalecimien- de construcción de ciudadanías con jó-
to del tejido social y el desarrollo de venes y niños, ciudadanía en el currícu-
procesos de participación ciudadana lo de básica primaria, la evaluación de
en diferentes ámbitos sociales urbanos. las competencias ciudadanas.
Este fue aprobado a nivel institucional,
para ser llevado a cabo durante los años Por lo anterior los artículos selec-
2013 y 2014. Su desarrollo configuró cionados en este texto constitu-
una excelente oportunidad para trans- yen fundamentales productos del
versalizar el tema en todo el currículo ejercicio investigativo y comple-
de Psicología. Para esto, se contó con el mentan todo el ejercicio reflexivo
apoyo de profesores que, ubicados en del periodo 2013 y 2014 en torno
distintas asignaturas y distintos niveles, al tema de ciudadanía, sus aportes
articularon el tema de cultura ciuda- vienen incidiendo en el programa,
dana, con los subtemas de comporta- en asignaturas de psicología social,
miento, competencias y participación comunitaria, así como en proyectos
ciudadana, tanto en docencia como que articulan investigación y pro-
investigación formativa y proyección yección social.

Alba Lucía Moreno Vela


Decana Programa de Psicología
CONTENIDO

Pag.

13 PRESENTACIÓN
Fabián Acosta Sánchez

19 CIUDADANÍA Y NUEVAS CIUDADANÍAS: ACLARACIONES


CONCEPTUALES
Fernando García-Leguizamón

19 1. Ciudadanía: origen del concepto moderno

20 2. Teoría de la ciudadanía

29 3. Realidad e irrealidad de la ciudadanía en la historia de Colombia

39 4. La movilización popular en el siglo XX

43 5. Las nuevas ciudadanías

50 6. Referencias

52 EXPLORACIÓN DE FORMAS ORGANIZACIONALES PARA


LA INCLUSIÓN SOCIAL DE RECICLADORES EN
COLOMBIA: HACIA LA CONSTRUCCIÓN DE CIUDADANÍA

Ernesto Valdés Serrano

52 1. Introducción

54 2. Síntesis de la política pública de aseo y manejo de residuos sóli-


dos durante las últimas dos décadas

59 3. Enfoque metodológico
61 3.1. Unidades de análisis y confección de la guía de entrevista apli-
cada a las organizaciones de recicladores

62 4. Descripción de formas de los emprendimientos económicos


solidarios de los recicladores

62 4.1. Los antecedentes y propósitos fundacionales de las organi-


zaciones de recicladores que han adoptado emprendimien-
tos económicos solidarios para promover la inclusión social

64 4.2. Las características de la gestión interna de los emprendi-


mientos económicos de los recicladores

67 4.3. Las características de la gestión externa o con otras organi-


zaciones de la sociedad y ante el Estado

68 5. Discusión en torno al posible papel de estas organizaciones


para construir ciudadanía

71 6. Conclusiones

74 7. Referencias

76 LAS ORGANIZACIONES SOCIALES EN LA PROVINCIA


SABANA OCCIDENTE (CUNDINAMARCA): ESTUDIO
EXPLORATORIO

Carlos Arturo Grosso Rincón

76 1. Contexto general

77 2. Proceso metodológico

78 3. Algunos antecedentes

81 4. Aproximación conceptual: sobre el papel de las organizacio-


nes sociales en los procesos de construcción de ciudadanía
en la sociedad civil

86 5. Sobre las organizaciones sociales existentes en la provincia


sabana occidente
89 6. Mosquera

90 7. Madrid

90 8. Facatativá

91 9. Funza

92 10. Subachoque

92 11. Bojacá

93 12. Zipacón

93 13. Sobre las organizaciones sociales existentes en la provincia

95 14. Organizaciones por municipio

98 15. Presencia de organizaciones por actividad

99 16. Otras evidencias

100 17. Conclusiones

102 18. Referencias

105 GESTIÓN AMBIENTAL URBANA Y ACCIÓN COLECTIVA EN


EL SUR DE BOGOTÁ: LA EXPERIENCIA DE ASAMBLEA
SUR Y AGRÓPOLIS

Ricardo Briceño Ayala

105 1. Introducción

106 2. Historia de los procesos organizativos Asamblea Sur y Agrópolis

108 2.1. ¿Cómo nació Asamblea Sur?

111 2.2. ¿Cómo nació Agrópolis?

113 3. Conflictos ambientales gestionados desde Asamblea Sur y


Agrópolis
113 3.1. Parque Entrenubes 3.1. Parque Entrenubes

114 3.2. Las inundaciones del río Tunjuelito y sus riesgos ambien-
tales asociados

114 3.3. La minería y el parque mineroindustrial del Tunjuelo

115 3.4. El relleno sanitario de Doña Juana

115 3.5. Otros conflictos emergentes en la cuenca del río Tunjuelito

116 4. Los procesos organizativos analizados y su interacción con


otras organizaciones sociales y comunitarias

118 4.1. Logros y aprendizajes del proceso

119 4.2. Estrategias de acción empleadas en el proceso organizati-


vo Asamblea Sur

121 4.3. Estrategias de acción empleadas en el proceso organizati-


vo Agrópolis

122 4.4. ¿Cómo entienden la ciudad y la gestión territorial alternativa?

125 5. Conclusiones

129 6. Referencias
PRESENTACIÓN
Fabián Acosta Sánchez*

Estamos ante una publicación en la que décadas tanto en el ámbito nacional


el acuciante tema de la ciudadanía es como internacional —ambos en cla-
visto en terreno con un instrumenta- ve global—, por ejemplo, del Estado
rium teórico actualizado y pertinente. nacional clásico hacia lo que hemos
llamado el Estado nodal y de anti-
La cuestión es fundamental en las guas organizaciones internacionales
discusiones políticas de hoy, cuan- constituidas en la órbita funcional es-
do presenciamos un múltiple des- tadounidense, como la Organización
garramiento de entidades sociales de los Estados Americanos (OEA), a
conocidas hasta el presente, que re- instituciones de verdadera regulación
presentaban referentes sólidos en el regional, como la Comunidad de Es-
momento de considerar las significa- tados Latinoamericanos y Caribeños
tivas cuestiones políticas de las socie- (Celac) y la Unión de Naciones Suda-
dades modernas. Ese desgarramiento mericanas (Unasur).
no indica necesariamente una diso-
lución catastrófica, sino que señala, La forma Estado se ha transforma-
ante todo, procesos de reconversión do sustancialmente en estas úl-
vividos intensivamente en las últimas timas décadas. Los Estados antes

* Profesor asociado del Departamento de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colom-


bia. Filósofo y candidato a doctor en Filosofía Social y Política de la Sofia University St. Kliment
Ohridski. Investigador del Observatorio de Juventud de la Universidad Nacional (OBJUN).

13
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

compuestos de alianzas de pode- paralelas, multisujetos sin multiciu-


res, principalmente nacionales, han dadanías.
dado paso a Estados constituidos
por alianzas de poderes corpora- Ciudadanías de la decolonización de un
tivos y transnacionales, de las que lado, de la superación de las fronteras
derivan, en cierto sentido, pulsiones de sangre, de la crítica radical a la insti-
de un estado global del capitalismo tución heterosexual y sus arquitecturas
ya indiscutiblemente planetario. de dominación: la pareja, la familia, el
patriarcado, el machismo. Ciudadanías
Los procesos sociales que mueven y de las múltiples exclusiones no solo
configuran estas transformaciones culturales, raciales, religiosas, de género,
son una arquitectura maquínica de también de clase, de posición social.
constitución múltiple y compleja no
solo estrictamente productiva, sino Estas diversas topografías de las ciuda-
también cultural, ya construida y en danías constituyen todo un nuevo pla-
pleno funcionamiento, por donde neta de pulsión humana. Está al orden
corre el software de los cambios po- del día conocerlo para revelarlo, inves-
líticos, tanto de aquellos que ajustan tigarlo para reconocernos en él como
o pretenden ajustar el orden norma- lo han hecho ya desde sus lugares de
tivo y de regulación de las sociedades acción miles y millones de hombres y
actuales, como el de la reproducción mujeres, de ciudadanos en potencia
misma de ese orden incorporativo ya que han emprendido el difícil e intrin-
levantado y en plena acción. cado camino de la lucha contra toda
homogeneización inhumana.
Varios estratos de transformación
componen una realidad social y po- Pero ¿cuál es entonces el horizonte de
lítica densa y compleja a la que per- comprensión de esta multidiversidad
tenecemos estratificados también humana ya desatada y en trance de ser
de múltiples formas como si fuéra- cada vez más compleja y potente, más
mos sujetos de realidades alternas densa en riqueza y en posibilidad?

LA CATEGORÍA DE CIUDADANÍA

La verdad última de toda ciudada- marco de referencia político de una


nía es que su estatuto se logra en el sociedad.
marco político de definiciones de un
orden político establecido, de una Al constituirse en ciudadano o ciu-
forma política específica en una so- dadana, una persona debe obedecer
ciedad determinada. La ciudadanía la autoridad del Estado. La obedien-
es predefinida por poderes esta- cia habla también de un derecho, el
blecidos o lograda ensanchando el derecho de gobernar, obedecer, pero

14
Fabián Acosta Sánchez Presentación

también de mandar, puesto que ya se desarrollo no alcanzados plenamen-


participa del estatuto de haber sido te, en medio de sociedades profun-
reconocido como tal. A estas inva- damente autoritarias y sometidas a
riables está sujeta la definición desde regímenes de guerra permanente, a
las primeras definiciones explícitas pesar de sus sistemas republicanos y
de ciudadanía halladas en los anales liberales democráticos. La dosifica-
de la historia del pensamiento1. La ción sistemática de guerras de baja
teoría muestra buena parte de esta intensidad permanentes sin extraor-
condición histórica, aunque sin dejar dinarias conmociones bélicas, como
de omitir muchas veces los procesos las vividas por Europa, pero con den-
sociales reales que conducen a la “con- sidades de violencia también signi-
quista” de la ciudadanía después de las ficativas, han signado los procesos
restricciones a la que es sometida por de reconocimiento y exigencia de
los poderes establecidos. ciudadanías plenamente modernas.
La condición moderna conquistada Dos siglos de coloniaje, imperialismo
de ciudadanía no deja de definirse en y globalización han constituido de
estos parámetros, con sus ires y veni- manera genética los diversos proce-
res históricos. Conquistó un universa- sos políticos vividos por los Estados
lismo de la condición de ciudadanía capitalistas en estas latitudes. En
inédito, pero que se fue haciendo po- Colombia, un descarado internacio-
sible también con luchas históricas en nalismo de élite frente a estos pro-
nuestras realidades contra la frontera cesos sucesivos y en cierta medida
de sangre, la frontera de género, la hibridados complejizan el panorama
frontera ideológica y religiosa. social del logro de ciudadanías palpi-
tantes en el seno de nuestra sociedad
Las lentas conquistas de ciudadanías actual. Este nacionalismo débil de la
civiles, políticas y sociales no deja- experiencia histórica ha diseminado
ron de ser dolorosos procesos de a millones de hombres y mujeres por

1. “En resumen: politeuma es el cuerpo de personas que disfrutan de plenos derechos cívicos bajo
la politeia, y ésta —en el vocabulario del Estagirita— significa: a) el cuerpo de ciudadanos, b)
la constitución, c) toda la estructura de la polis. De modo que ésta, cualquiera que sea su régi-
men, se apoya en la existencia de la ciudadanía y en la manera como se distribuyen los oficios.
Es decir, que el tipo de politeia depende del número y calidad de los ciudadanos. La palabra
politeia refleja la unidad (no sólo la suma) de éstos, el cuerpo vivo compuesto de gobernantes
y gobernados, y la vida política que es y debe ser la vida y naturaleza de los ciudadanos […] La
autoridad política es una virtud del gobernante, que se debe aprender obedeciendo. El buen
ciudadano debe aprender a gobernar y ser capaz de ser gobernado; y esta es la perfección del
ciudadano: conocer el gobierno de los libres desde ambos ángulos. […] La conclusión es la de
que a pesar de que hay varias clases de ciudadanos, sin embargo todos terminan definiéndose
por la participación en los honores públicos” (Briceño, S. J., 1989, prólogo).

15
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

otras latitudes internacionales duran- Universidad Piloto de Colombia, con


te los últimos cincuenta años2. Y en la el proyecto de investigación Cons-
frontera interna ha constituido ejérci- trucción de ciudadanías en diferentes
tos permanentes de trashumantes sin escenarios sociales urbanos, cuyos pri-
ciudadanía social y política3. meros resultados ahora presentamos.
Los artículos aquí publicados son el
Nuestras realidades metropolitanas, producto de esta importante labor
indiscutibles referentes cívicos de toda y aportan decididamente a la cons-
ciudadanía, están cargadas de esta trucción de un campo obligado de la
densa problemática histórica y social, investigación social en nuestro país.
instalada en vectores complejos hoy
de globalización y mundialización so- El trabajo de Fernando García Legui-
cial. Ciudades como Bogotá represen- zamón, Ciudadanía y nuevas ciuda-
tan una masa crítica de acumulados danías, además de realizar un sus-
y desarrollos donde este entrecruza- tancioso recorrido histórico y teórico
miento se ha instalado como confi- por la definición social y filosófica
gurantes de su entidad de ciudad re- de ciudadanía, en especial la manera
gión. Son, por supuesto, configurantes como esta se ha formado en la expe-
humanos, delineadores de los estados riencia histórica de la independencia
de cosas que hoy exploramos como colombiana a través de sus desarro-
realidad diversa y cambiante, como llos particulares, se hace particular-
complejidad antropológica donde mente significativo por su capacidad
pulsan vivamente deseos de lucha, de de distinguir la emergencia moderna
inclusión y de legitimidad cívica. del concepto, pero, sobre todo, de su
constitución social e histórico-local,
Comenzar a perfilar y delinear los y en particular de mostrar con clari-
contornos de estas complejas pro- dad el horizonte de las así llamadas
blemáticas ha sido la tarea que se ha nuevas ciudadanías, con lo cual nos
propuesto el Grupo de Investigación proporciona un interesante estado
Desarrollos Humanos, Educativos actual en tensión permanente con las
y Organizacionales (DHEOS) de la realidades sociales a las que se refiere.

2. “La primera oleada importante de emigración colombiana se dio en el periodo 1965-1975. De


acuerdo a Cardona et al. (1980), los principales destinos de esta primera oleada fueron Vene-
zuela, Estados Unidos, Ecuador y Panamá, que daban cuenta del 95% de los colombianos en
el exterior para el año 1970. […] (el censo de Estados Unidos para 1970 arrojó una población
colombiana de 63.538 personas) […] La segunda oleada significativa de migración colombiana
se presentó a mediados de la década de los ochenta, relacionada principalmente con la rápida
expansión del negocio del tráfico de drogas en Colombia, y más específicamente, con la nece-
sidad de contar con distribuidores y comercializadores del producto. […] se puede afirmar que
un total de 1.9 millones de personas emigraron entre 1996 y 2005. Esta cifra puede considerarse
como un piso para la verdadera estimación del número de colombianos en el exterior. Es im-
portante mencionar que la emigración se desaceleró a partir de 2002, cuando mejoraron las
condiciones económicas y de seguridad. Sin embargo, el egreso neto de población continua en
niveles superiores a 100 mil personas por año” (Cárdenas y Mejía, 2006, p. 5).
3. Un desplazamiento forzado de más de 4 millones de personas como producto de un largo
conflicto armado interno.

16
Fabián Acosta Sánchez Presentación

Indiscutiblemente, requerimos esos tozuda realidad, al describir a un gru-


saberes para ubicar el aquí y el ahora po de organizaciones de recicladores
del tema por investigar, muy impor- en las ciudades de Cali, Medellín y
tante en sociedades como las nues- Bogotá, intentando aclarar el sentido
tras, donde se necesitan aún mínimos de ciudadanía que han construido en
de desarrollo social no logrados, para un contexto de nueva política pú-
dar un cambio de calidad respecto blica en materia de manejo de resi-
del bienestar. duos sólidos urbano. La cuestión no
deja de impresionar por las tensiones
La “distorsión” neoliberal, que ha que aquí se juegan, entre la chocan-
eclipsado con su imaginario de em- te realidad del desborde urbano con
poderamiento individual la idea de sus desechos que dibuja muy bien la
la participación ciudadana, de la in- crisis ambiental y humana de nues-
clusión ciudadana a través de nuevas tras urbes modernas, y una vida que
ciudadanías, tras lo cual las ha reduci- se confunde con la basura que nos
do a ciudadanías de consumo, resalta enrostra las impotencias como socie-
como uno de los aportes interpreta- dad de hombres para vivir humana-
tivos más sugestivos de este autor al mente. La impresionante emergencia
permitirnos dilucidar el vaciamiento de ciudadanías, de emprendimientos
real que suponen como postulados sociales en estos contextos extremos
políticos no propiamente altruistas. salta a la vista como una experiencia
humana que debe ser reconocida y
El verdadero terreno de definición de que el investigador coloca a los ojos
lo genuinamente investigativo no pue- de los lectores.
de ser sino la realidad misma, la histo-
ria social, las políticas en terreno. Aquí Carlos Grosso Rincón, en su trabajo
es donde se nutre la reflexión abstrac- “Las organizaciones sociales en la pro-
ta, la capacidad de síntesis y de genera- vincia sabana occidente de Cundina-
lización. Si García ya lo ha colocado en marca: estudio exploratorio”, muestra
el terreno de la historia y de la tensión cómo el mayor número de organiza-
de la teoría con la sociedad real, nues- ciones del tercer sector que hacen pre-
tros siguientes autores avanzarán en sencia en la provincia son fundaciones,
el desarrollo de cartografías de expe- asociaciones, cooperativas y corpo-
riencias locales bien definidas, capaces raciones, con lo cual enseña la amplia
de colocarnos en un ahora múltiple cobertura de las organizaciones de la
y denso de realidades disímiles y en- sociedad civil en los diferentes munici-
troncadas, que requieren ser indaga- pios de la provincia. Esta nutrida pre-
das y transmitidas como experiencias sencia pone de manifiesto los ámbitos
significativas de acción por las nuevas variados de presencia de dichas organi-
ciudadanías. zaciones y la manera como contribu-
En efecto, el trabajo de Ernesto Valdés yen a fortalecer procesos asociativos y
Serrano, “Exploración de formas or- participativos y a desarrollar acciones
ganizacionales para la inclusión social en diferentes campos, en temas de sa-
de recicladores en Colombia: hacia la lud, vivienda, medio ambiente, recrea-
construcción de ciudadanía”, nos si- ción, deporte, empleo, discapacidad
túa en la inmediatez descarnada de la y desplazamiento. Una importante

17
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

cartografía del asociacionismo local, En territorios de pobreza y exclusión


que revela potenciales de ciudadanía social, la organización social y popu-
significativos en la región adyacente al lar, con su activismo reapropiativo,
casco urbano de Bogotá, con lo cual se constituye verdaderas ciudadanías de
muestra la complejidad de intereses inclusión desarrollando conocimiento
sociales metropolitanos que un conur- propio, emprendimientos ecológicos y
bano constituye respecto de un merca- solidarios, nuevos modos de vida, nue-
do capitalista globalizado. La lógica del vas subjetividades.
análisis nos lleva a descubrir una acción
colectiva que se construye desde los En fin de cuentas, una selección de
ámbitos privados de intereses diversos. textos bien compaginados que abren
importantes discusiones situadas en el
Y, por último, el trabajo de Ricardo Bri- terreno de nuestras realidades urbanas,
ceño Ayala, “Gestión ambiental urbana dibujando cartografías necesarias de
y acción colectiva en el sur de Bogotá: la reconocimiento y ampliando significa-
experiencia de Asamblea Sur y Agrópo- tivamente nuestro conocimiento sobre
lis”, analiza experiencias de ecología po- campos de la vida social de la ciudad,
pular emergentes en complejos proce- donde aún hay mucho por problema-
sos de deterioro ambiental en las zonas tizar respecto de ganar la inclusión, de
más vulnerables de la capital, donde la potenciar la participación democrática
contaminación por desechos y basuras, de las comunidades, de forjar ciudada-
lixiviados, impactan las dimensiones vi- nías activas que contrarresten la des-
tales de espacio donde se despliega la igualdad y su economía política en unas
vida humana, el aire, la tierra, el agua. ciudades y en un país como el nuestro.

REFERENCIAS
Aristóteles (1989). Politeia (La política) (prólogo, versión directa del original
griego y notas por Manuel Briceño Jáuregui, S. J.). Bogotá: Instituto Caro y
Cuervo.
Cárdenas, M. y Mejía, C. (2006). Migraciones internacionales en Colombia:
¿qué sabemos? Working Papers Series, 30, 5-7.

18
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

CIUDADANÍA Y NUEVAS CIUDADANÍAS


ACLARACIONES CONCEPTUALES

FERNANDO GARCÍA-LEGUIZAMÓN*

1. Ciudadanía: origen del concepto moderno


La idea de ciudadanía que se convir- Por supuesto, este concepto tiene sus
tió en pilar de la autocomprensión de raíces más remotas en la idea de auto-
las sociedades democráticas moder- determinación y responsabilidad de un
nas tiene su origen en el siglo XVIII y sujeto dentro de su comunidad, su ciu-
su nacimiento formal se suele fechar dad o su Estado, idea que florece real-
el 26 de agosto de 1789, día en que mente en la Grecia clásica y en la Roma
se promulgan en Francia los derechos republicana. Esos rasgos son los que
del hombre y del ciudadano. Inspira- vinculan al polites y al civis de la Anti-
da en el pensamiento de la Ilustra- güedad con el ciudadano moderno,
ción, esta declaración hace explícita incluso permiten percibir cierta equi-
la idea de autodeterminación de un valencia entre la sociedad civil contem-
sujeto que demanda libertad frente poránea y las koinonia politike y socie-
al poder arbitrario del gobernante, tas civilis de la Antigüedad, entendidas
igualdad ante la ley y la posibilidad de como comunidades de seres libres
participar en las decisiones que ata- que se gobiernan a sí mismos (Kose-
ñen a los asuntos públicos. lleck, 2006). Pero si bien la ciudadanía

* Filósofo, magíster en Ciencias de la Educación y doctor en Filosofía. Correo: garcia.leguiza-


mon@gmail.com

19
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

antigua se basa en el reconocimiento ciudadano adquiere un carácter general


de la igualdad y en el derecho de los para hacer referencia no solo al habi-
ciudadanos de gozar de ciertas liber- tante de una ciudad, espacio geográfi-
tades y de participar en las decisiones co con el que desde la Edad Media se
que afectaban a la comunidad política, asociaba el disfrute de ciertas libertades
hasta el siglo XVIII este reconocimien- y privilegios vedados a los extranjeros,
to mantuvo un carácter excluyente, sino a todos los miembros de una na-
pues se negaba la plena pertenencia ción. La innovación semántica se puede
a la comunidad a amplios sectores de apreciar en la diferenciación que hace
la población. En la polis griega, eran las Diderot en su artículo de la Enciclope-
mujeres, los esclavos y los extranjeros. dia entre súbdito —sometido por fuer-
En Roma, los plebeyos y los súbditos za física— y ciudadano —sometido por
del Imperio no tenían derechos para la un principio moral— y aún más en la
participación política, a pesar de que distinción formulada por Rousseau en
se les aseguraba el acceso a los tribuna- el Contrato social entre el bourgeois y el
les y, en el segundo caso, la protección citoyen, es decir, el simple habitante de
militar en caso de ataque exterior. Al la ciudad, preocupado por sus asuntos
contrario, con la Declaración de los De- privados, y el sujeto propiamente polí-
rechos del Hombre, la libertad y el igual tico, portador de virtudes cívicas que
disfrute de derechos —junto con los le permiten poner el interés general
deberes que aseguran la participación por encima del individual. La Asamblea
en la vida pública orientada hacia un Nacional Francesa de 1789 formaliza la
bien general— se hacen, en principio, ampliación del significado tradicional
extensivos a todos los seres humanos. de “habitante de la ciudad” al definir al
citoyen como “miembro del cuerpo es-
El postulado universalista de igualdad tatal”, agregando con ello a la condición
y libertad de los ciudadanos, basado pasiva del súbdito un principio activo
en la idea de que toda persona, por de participación política (König, 1994).
naturaleza, está dotada de derechos in- En tiempos de la Revolución, la palabra
alienables, desactiva la jerarquía de las citoyen se adoptará como título de to-
estructuras sociales y convierte el orden dos los franceses, con lo cual se abolie-
político y jurídico en expresión de una ron las formas lingüísticas con las que se
voluntad general. Con esto, el término ostentaban distinciones sociales.

2. Teoría de la ciudadanía

La ciudadanía moderna tiene una base del gobernante— y que se constituye


tripartita: política, cultural y económica. como la instancia ante la cual los ciuda-
Su fundamento político es el Estado na- danos pueden apelar para hacer válidos
cional, que garantiza la protección de los sus derechos; es decir, aporta la infraes-
individuos frente a amenazas externas e tructura para una administración ade-
internas —inclusive el arbitrio mismo lantada respecto del Estado de derecho

20
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

y produce un espacio de acción libre XVIII, derechos políticos en el XIX y


de coacciones. Su fundamento cultural comienzos del XX, y derechos sociales
es el supuesto de una comunidad na- en la segunda posguerra del siglo XX.
cional, surgida de la superación —no Los derechos civiles (libertades de ex-
exenta de violencia— de particularis- presión, de pensamiento, de creencias,
mos, comunidad que se convierte en derecho a la propiedad, a establecer
referente de nuevas lealtades y solida- contratos, a procesos jurídicos) pre-
ridades y llega a identificarse con la co- servan a la persona frente al poder y
munidad política misma. La conciencia permiten resolver conflictos entre los
nacional, el patriotismo, la integración sujetos privados; los derechos políticos
cultural, requieren, sin embargo, una (derecho a elegir y ser elegido) asegu-
base material: el fundamento econó- ran la participación en el ejercicio del
mico de la ciudadanía es un sistema de poder político; los derechos sociales
producción de bienes que satisfagan (salud, educación, vivienda) garanti-
las necesidades de sus miembros, que zan condiciones vitales mínimas y el
participan de esta forma en la cultura derecho “a participar del patrimonio
material de la sociedad o albergan la social y a vivir la vida de un ser civiliza-
esperanza de lograrlo (Mackert, 2006). do conforme a los estándares corrien-
tes en la sociedad” (Marshall, 1997, p.
Evidentemente, este marco político, 303). Cada uno de estos tres tipos de
cultural y económico representa solo derechos está asociado a la consoli-
la esquemática síntesis de realidades di- dación de instituciones particulares:
versas y conflictivas de más de doscien- los tribunales en el primer caso, los
tos años. Sin embargo, él establece un parlamentos y concejos locales en el
referente básico a partir del cual se ha segundo y el sistema educativo y los
pensado la ciudadanía en sus desiguales servicios sociales en el tercero.
desarrollos. A continuación, presenta-
remos sucintamente algunas perspec- Estos derechos son la base de la ciu-
tivas teóricas que trazan la “lógica” del dadanía, que Marshall define como
desarrollo histórico de la ciudadanía y un estatus jurídico que se otorga a
ponen finalmente de manifiesto su ca- quienes son “miembros de pleno de-
rácter dinámico y problemático. recho de una comunidad”:

A mediados del siglo XX, el sociólogo Todos los que poseen ese status son
inglés T. H. Marshall formuló una teo- iguales en lo que se refiere a los deberes
ría sobre el desarrollo de la ciudadanía, y derechos que implica. No hay princi-
que se ha convertido en un referente pio universal que determine cuáles de-
clásico para toda aproximación poste- ben ser estos derechos y deberes, pero
rior a este concepto. Tomando como las sociedades donde la ciudadanía
modelo a Inglaterra, describe Marshall es una institución en desarrollo crean
un proceso a través del cual se esta- una imagen de la ciudadanía ideal en
blecieron derechos civiles en el siglo relación con la cual puede medirse el

21
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

éxito y hacia la cual pueden dirigirse representación política, son los de-
las aspiraciones. El avance en el cami- rechos sociales los que logran, en el
no así trazado es un impulso hacia la siglo XX, mitigar las exclusiones pro-
medida más completa de la igualdad, ducidas por el mercado y dar sustan-
un enriquecimiento del contenido del cia a esa igualdad puramente formal,
que está hecho ese status y un aumen- permitiendo a amplios segmentos
to del número de aquellos a los que se de la población pasar “de la esfera
les otorga (Marshall, 1997, p. 312). del sentimiento y el patriotismo a
la del disfrute de lo material“ (Mar-
Pero más que limitarse a presentar shall, 1997, p. 323), y de gozar de los
el proceso histórico de la emergen- bienes de una vida “civilizada y culti-
cia de tipos de derechos, el escrito vada”, antes limitados a unos pocos.
de Marshall tematiza la tensión que
existe entre dos fuerzas opuestas de La extensión de los derechos sociales
las sociedades capitalistas: la clase y económicos de ciudadanía respon-
social como fuente de desigualdad de a las tensiones desintegradoras
y la ciudadanía como tendencia a que enfrenta la sociedad como con-
la igualdad: ¿cómo es posible que secuencia del libre funcionamiento
la ciudadanía, basada en un princi- de los mercados. La “cuestión social”,
pio de igualdad, haya florecido en la como la llamó Polanyi, ponía a los
modernidad y se haya avenido con Gobiernos en las sociedades indus-
el capitalismo un sistema económi- trializadas ante la perspectiva de
co que genera desigualdad? ¿Cómo permitir el desacople de la economía
se legitiman las diferencias entre los como una esfera autónoma de la so-
estratos sociales sin amenazar la in- ciedad o implementar mecanismos
tegración de la sociedad? sociales de protección para contra-
rrestar e imponer límites a la dinámi-
El principio de igualdad que habita ca y expansión de “mercados auto-
el concepto de ‘ciudadanía’, con las rregulados”. La ciudadanía entendida
imperfecciones reales que esta pudo como “un conjunto de titularidades”
tener desde el siglo XVIII, socava la (Dahrendorf, 1988) es el resultado
desigualdad en derechos y deberes de las luchas distributivas entre los
del sistema estamental. Un sistema diferentes perceptores de ingresos,
de justicia nacional desplaza la jus- que demandan en el ágora pública
ticia selectiva de clase y el derecho intervenciones directas del Estado,
que protege la libertad personal aca- con el fin de proveer bienes públi-
ba con la servidumbre. Si bien los cos y coberturas sobre los riesgos de
derechos civiles y políticos sentaron invalidez, enfermedad e inseguridad
condiciones para la integración so- económica, manifiestas en la pérdida
cial al institucionalizar las ideas de de ingresos, la pobreza, la exclusión
un igual valor de los individuos ante social y la incidencia de altas tasas de
la ley y brindar iguales garantías de desempleo de larga duración.

22
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

Sin embargo, esta participación am- no puede endilgársele directamente a


pliada no significa que se produzca Marshall, ciertos supuestos de su des-
una igualdad completa entre los ciu- cripción la hicieron objeto de crítica.
dadanos. Frente al interrogante por la Mencionaremos brevemente algunos
manera en que se concilian la igualdad aspectos relevantes de la discusión en
cualitativa de la que gozan todos los la sociología anglosajona de la década
miembros en una sociedad de clases y de 1980.
su observable desigualdad cuantitativa,
señala Marshall que la aceptación de Para empezar, se ha señalado que
la desigualdad surge del igual derecho existiría un elemento finalista en el
a la educación. En una economía de desenvolvimiento relativamente irre-
mercado, quienes por esfuerzo propio versible y armonioso de la amplia-
cultivan mejor sus capacidades sobre ción de la ciudadanía que presenta
la base de un igual acceso a la educa- la teoría: “Marshall escribe como si el
ción, pueden aspirar a obtener mejores desarrollo de los derechos de ciuda-
retribuciones, con lo cual la diferencia- danía hubiera resultado de un proce-
ción de estratos sociales adquiere un so de evolución natural, impulsado,
“sello de legitimidad” fundado en los donde fue necesario, por la mano be-
derechos mismos de ciudadanía. De néfica del Estado” (Giddens, 1982, p.
manera que las tensiones de clase no 171). Pero ni el proceso que condujo
desaparecen, sino que se suavizan en al estado de bienestar fue un desa-
una sociedad que sigue manteniendo rrollo irreversible como mostraron
un carácter jerárquico. los ajustes neoliberales del último
cuarto del siglo XX ni se trató del re-
Aunque no lo sugiriera el mismo Mar- sultado de un proceso evolutivo que
shall, algunos de sus seguidores proce- pueda comprenderse sin considerar
dieron a generalizar la descripción de el papel de las luchas y los esfuerzos
un proceso histórico particular al desa- de las clases menos privilegiadas, que
rrollo de la ciudadanía en las sociedades al buscar mejorar su suerte impulsa-
occidentales. Dando por sentadas las ron importantes conquistas en los
condiciones de crecimiento económi- tres tipos de derechos ciudadanos.
co estable y de consenso político en las Como señala Giddens, solo soslayan-
sociedades industrializadas de la pos- do este último aspecto puede Mars-
guerra, infirieron que se habían supe- hall incluir en el conjunto de los “de-
rado definitivamente las divisiones de rechos civiles” derechos que tienen
clase. El resurgimiento de los conflictos un origen claramente diferente: los
a mediados de la década de 1960 y la derechos de libertad individual (de
crisis económica mundial al comienzo trabajo y de movilidad) e igualdad
de la década de 1970 mostraron la fra- ante la ley, disputados por una bur-
gilidad de este supuesto. Pero si el error guesía en ascenso, que fortaleció con
de la generalización apresurada de un ellos su poder sobre los trabajadores;
periodo y de una sociedad particular y los derechos civiles económicos o

23
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

de “ciudadanía industrial” (sindicali- o, si se prefiere, de estrategias de las


zación, negociación colectiva, huel- clases dominantes (la combinación de
ga), conquistados tiempo después la clase económica dominante con los
por los trabajadores en disputa con gobernantes políticos y militares), para
los empleadores y el Estado. manejar esa lucha y, a través de conce-
siones aquí y allá traducidas en grada-
Otra debilidad de la teoría radica en la ciones de derechos ciudadanos, asegu-
idea de que los cambios sociales son, rarse la lealtad de la población. Estas
preeminentemente, resultado de desa- estrategias son la liberal, la reformista,
rrollos inmanentes, de dinámicas socia- la monárquica autoritaria, la fascista y la
les internas, con lo cual se resta peso a socialista autoritaria: “Todas ellas con-
los contextos internacionales (Giddens, virtieron la colisión frontal de clases so-
1982). Como entretanto hemos podido ciales masivas antagónicas en conflictos
observar, los procesos de globalización menos definidos en términos de clase,
no solo han hecho retroceder logros más limitados y complejos, algunas
sustanciales de la ciudadanización al veces más ordenados, otras veces más
debilitar la institución que los protegía: erráticos” (Mann, 1987, p. 340). Donde
el Estado nacional, sino que han lleva- estas estrategias se han impuesto, sos-
do a plantear las problemáticas de la tiene Mann, ha sido menos gracias a su
ciudadanía en un contexto planetario superior eficiencia interna que a hechos
(ciudadanías globales). geopolíticos, en especial las victorias en
las dos guerras mundiales.
También Mann (1987) reconoce que
los factores externos han tenido im- Estas concreciones específicas de ciuda-
portancia en la configuración histórica danía en contextos sociopolíticos parti-
de la ciudadanía, pero, a diferencia de culares llevan, pues, a tener en cuenta
Giddens, limita la importancia que ten- una perspectiva histórica en el estudio
drían las disputas de las clases sociales de la ciudadanía, que permita compa-
en dicha configuración. En su concep- rar sus desiguales desarrollos. A partir
to, ni la burguesía ni el proletariado han de esta constatación, Turner propuso
tenido históricamente el poder que se (1990) un modo de clasificar las confi-
les ha querido asignar desde las pers- guraciones de ciudadanía que, por una
pectivas sociológicas liberal, reformista parte, trasciende el enfoque marshallia-
o marxista. Frente a la excesiva concen- no de los derechos para concentrarse
tración en el proceso particular inglés, en el factor de actividad y pasividad
que permitiría suponer que Marshall de los ciudadanos; pero que, por otra,
considera como forma típica del oc- rechaza la generalización de la interpre-
cidente capitalista en su totalidad, tación de Mann de que las evoluciones
sostiene Mann que esta descripción en la ciudadanía representan estrate-
representa solo uno de cinco caminos gias de las clases dominantes para man-
en la institucionalización de la lucha de tener la subordinación. A partir de una
clases dentro de la sociedad industrial; comparación histórica de los procesos

24
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

de constitución de ciudadanía en va- a la amenaza de uniformidad. En con-


rias naciones europeas, Turner elabora traste con estas, describe Turner dos
un modelo de análisis que contempla formas de ciudadanía promovidas
dos dimensiones: la primera, focaliza el desde arriba: la ciudadanía de la de-
contraste entre lo activo y lo pasivo, de- mocracia pasiva, en la que se recono-
pendiendo de si el reconocimiento de ce la legitimidad de las instituciones
la ciudadanía proviene de arriba o de representativas, los tribunales y un
abajo, es decir, si se genera desde el Es- sistema estatal de bienestar, pero de
tado o surge de demandas formuladas la que están ausentes la tradición de
desde la sociedad. La segunda dimen- luchas por derechos cívicos; y la ciu-
sión describe la tensión entre lo privado dadanía de la democracia autoritaria
y lo público, es decir, entre el mundo de o plebiscitaria, en la que el ciudadano
la vida individual y familiar y la arena de es llamado periódicamente a esco-
la acción política, pues, como observa ger un líder que en adelante no tiene
Turner, la manera en que se produce ninguna responsabilidad frente a sus
culturalmente el espacio público tiene electores y el Estado domina todo
también importantes implicaciones el espacio de lo público, dejándoles
en la apreciación de lo privado como a los individuos solo la posibilidad
un espacio de necesidad y privación o del desarrollo personal en el mundo
como un terreno de realización moral. privado de la vida familiar. Con esto
emerge un elemento relevante para la
Sobre estas coordenadas identifica comprensión de las transformaciones
Turner cuatro tipos de ciudadanía que actuales de la ciudadanía, pues, como
han emergido en contextos políticos subraya Turner,
particulares: una ciudadanía revolu-
cionaria, que combina demandas he- si consideramos la emergencia
chas desde abajo, con una exaltación histórica de lo público como el
de la arena pública, al tiempo que surgimiento de lo político, la re-
mira con sospecha el mundo priva- lación estructural entre lo priva-
do de los individuos. Históricamente, do y lo público y sus respectivos
esta ha desembocado en formas de significados culturales se revelan
terror público y en un totalitarismo como un componente esencial
aparejado a la idea de un pueblo uni- de cualquier comprensión de la
tario y homogéneo. Una ciudadanía relación entre totalitarismo y de-
liberal pluralista, en la que la forma- mocracia (Turner, 1990, p. 211).
ción de intereses grupales conduce
a movimientos “desde abajo” por la En conclusión, la teoría de Marshall ten-
exigencia de derechos, pero cuyo im- dría validez en un “régimen” histórico
pulso revolucionario queda refrenado específico de ciudadanía, el occidental
por la sacralización de la opinión indi- de la posguerra, “un modelo consti-
vidual y el énfasis en los derechos que tuido en un estado nacional, fordista,
protegen el disenso privatizado frente regulado con un Estado de bienestar y

25
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

basado en el supuesto de una homoge- Vista a la luz del presente, la descrip-


neidad cultural” (Mackert, 2006, p. 55). ción marshalliana deja de ser relevante
Hoy sabemos que la extensión de los para una época de “capitalismo des-
derechos de ciudadanía no responde a ordenado”, en la que el Estado ve de-
un modelo lineal, como el que creyeron bilitada su función mediadora entre
descubrir los seguidores de Marshall en capital y trabajo. A principios del siglo
el proceso histórico inglés. Que no exis- XXI, la hegemonía del modelo neo-
ten relaciones directas y simples entre el liberal impone grandes restricciones
desarrollo político y el progreso social y a la extensión de la ciudadanía en los
económico es algo que se pudo consta- países en vías de desarrollo y amena-
tar en la historia del socialismo realmen- za los logros alcanzados en los países
te existente, en el que se garantizaron industrializados. El abandono de las
amplias titularidades sociales y econó- políticas de pleno empleo en los paí-
micas para todos los ciudadanos, pero ses capitalistas, la promoción de la
se restringieron importantes derechos flexibilización laboral, el predominio
civiles y políticos. Con su derrumbe en de las políticas de austeridad fiscal y
1989, se establecieron los derechos civi- la creciente desregulación financiera y
les y políticos de las democracias capi- liberalización de los mercados de bie-
talistas, pero prácticamente desapare- nes reducen la autonomía de las políti-
cieron los esquemas que garantizaban cas públicas de los Estados nacionales
la seguridad económica para una parte (Palley, 2013). Son los “nuevos” muros
importante de los ciudadanos. El rea- erigidos contra la extensión de los de-
juste de las funciones de los Estados na- rechos económicos y el desarrollo de
cionales en el contexto neoliberal, pero la ciudadanía social de pleno derecho.
también la pluralización de las formas El desmonte de los estados de bien-
de vida con el consecuente florecimien- estar1 en Europa y la privatización de
to de nuevas aspiraciones subjetivas los sistemas de protección social en
y la tematización de nuevos tipos de los países en desarrollo obedecen a la
derechos, dejan ver claramente que el revancha de la ideología de los mer-
proceso de construcción de ciudadanía cados autorregulados, que imponen
estaba lejos de agotarse en el horizonte nuevamente su lógica mercantil sobre
de la ciudadanía social. la sociedad moderna.

1. Para entender diferencias históricas, es necesario precisar que existen tres modelos de estado
de bienestar: el modelo liberal, que minimiza la oferta de derechos sociales a grupos excluidos,
reduciéndose a esquemas abiertamente asistencialistas que demandan pocos recursos del Esta-
do y se organizan con esquemas de mercado. El modelo socialdemócrata, esencialmente garan-
tista y universalista, que recurre a esquemas públicos de protección social amplios y generales
para toda la población, financiados por recursos tributarios, sin mediaciones del mercado. El
modelo corporativista, cuyo objetivo central es mantener altos niveles de empleo y la institu-
cionalización de las relaciones industriales entre empleadores y organizaciones de trabajadores,
garantizándoles protección social plena a los obreros y sus familias, pero que mantiene al mis-
mo tiempo exclusiones hacia grupos marginados (Garay, 2011).

26
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

No solo las realizaciones históricas de la (Habermas, 1998): por una parte,


ciudadanía, sino también los imagina- la tradición liberal con una com-
rios sociales que de ella se construyen, prensión “individualista-instrumen-
ponen de manifiesto su irreductible di- talista”, en la que el ciudadano se
namismo y complejidad. ¿Qué es pues concibe al modo de un miembro de
lo que nos permite hablar de ella en un una organización y de ello deriva sus
sentido unitario? Si no podemos postu- pretensiones jurídicas; por otra par-
lar una supuesta esencia suprahistórica te, la tradición republicana, con una
de la ciudadanía, inventada en la poli- visión del ciudadano como miembro
teia griega o en las revoluciones burgue- de una comunidad ético-cultural
sas, al menos podemos, nos dice Balibar que se determina a sí misma. En el
(2012), señalar un “hilo conductor” que primer caso, los individuos perma-
se tiende entre los dos momentos y se necen “externos” al Estado y contri-
extiende a movimientos contemporá- buyen a su reproducción con votos
neos que demandan una ampliación de e impuestos, para, a cambio, recibir
la democracia. En este sentido, la ciuda- de la organización determinados
danía aparece como un proceso incon- servicios. Desde esta perspectiva, los
cluso, cuyos objetivos y configuraciones ciudadanos son, ante todo, personas
en diversas circunstancias históricas privadas que ejercen sus derechos
dependen de la correlación que se esta- subjetivos frente al Estado y a otros
blezca entre fuerzas particulares2. ciudadanos, para hacer valer sus in-
tereses prepolíticos3. En el segundo
Complementaremos esta descrip- caso, los ciudadanos están integra-
ción histórico-sociológica de la ciu- dos en la comunidad política como
dadanía exponiendo finalmente una “partes de un todo”, lo cual hace que
distinción trazada en el terreno de la su identidad personal y social solo se
filosofía política y del derecho sobre pueda constituir “en el horizonte de
el modo y significado de la ciudada- tradiciones comunes y de institucio-
nía activa. Aquí encontramos dos nes políticas reconocidas” (Haber-
interpretaciones en competencia mas, 1998, p. 626). En consecuencia,

2. No hay nada semejante a un status quo en materia de ciudadanía: esta, o bien avanza, es decir
que enuncia nuevos derechos fundamentales […] y los hace pasar de manera más o menos
rápida a las instituciones […], o bien experimenta una regresión, lo que equivale a decir que
pierde derechos adquiridos (que incluyen los “derechos del hombre”), o que estos se transfor-
man en su contrario, siguiendo diferentes modalidades antipolíticas autoritarias, burocráticas,
discriminatorias, asistenciales” (Balibar, 2012, p. 204).
3. “Los derechos subjetivos son derechos negativos, que garantizan un espacio de opciones dentro
del cual las personas jurídicamente reconocidas se liberan de coacciones externas. Los derechos
políticos tienen la misma estructura: ellos brindan a los ciudadanos la posibilidad de hacer valer
sus intereses privados, de manera que, por medio del voto, la composición de corporaciones
parlamentarias y la conformación del gobierno, puedan agregarse con otros intereses privados
en una voluntad política que tenga efectos sobre la administración” (Habermas, 1996, p. 279).

27
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

la ciudadanía se concibe como la más, este presupuesto lleva a hipostasiar


realización de una “práctica de la au- la idea de una comunidad unitaria y una
todeterminación colectiva”, no de- forma de vida con la que los ciudadanos
terminada por derechos negativos4. deben identificarse, basada en tradicio-
nes históricas que cerrarían el paso a
Desde la comprensión de Habermas, si una diversidad cultural y política.
bien el modelo liberal parece dar cuenta
de manera más realista de la pluralidad La alternativa a las limitaciones de
de intereses y de los procesos de nego- cada una de estas tradiciones la en-
ciación que se reflejan en la política, el cuentra Habermas en el modelo de la
modelo republicano muestra una ven- política deliberativa. Frente a la visión
taja frente a aquel en cuanto concibe republicano-comunitarista, en la de-
la autonomía política como un fin en mocracia deliberativa la soberanía del
sí mismo que nadie puede realizar por pueblo deja de estar vinculada a una
sí solo persiguiendo privadamente sus supuesta comunidad de origen y des-
propios intereses y a través de negocia- tino, para afianzarse en procedimien-
ciones con intereses privados opuestos, tos jurídicamente institucionalizados y
sino que se realiza en común por medio en procesos informales de formación
de una praxis comunicativa en la que “más o menos discursiva” de la opi-
se establecen fines colectivos. Su des- nión y la voluntad políticas. Frente al
ventaja, sin embargo, radica en el “es- privatismo liberal, pone el énfasis en
trechamiento ético” al que se someten procesos de comunicación libre, que
los discursos políticos y en el supuesto puedan “ligar la administración públi-
idealista que hace depender el proceso ca a premisas racionales y, a través de
democrático de ciudadanos virtuosos, la administración, disciplinar también
orientados espontáneamente al bien al sistema económico desde puntos
común (Habermas, 1996, 1998). Na- de vista sociales y ecológicos sin tocar,
die puede ser constreñido legalmente empero, su propia lógica interna” (Ha-
a asumir determinadas intenciones y bermas, 1998, p. 634).
convicciones, de manera que el estatus
de ciudadano definido jurídicamente El espacio de comunicaciones en el
dependería de los hábitos de la cultura que se forma la opinión es la esfera
política de una población acostumbra- pública política. En términos norma-
da a pensarse como un “nosotros”. Ade- tivos, representa la dimensión en la

4. “Los derechos de ciudadanía, en primer lugar, los derechos de participación y comunicación,


son más bien libertades positivas. Ellos no garantizan la libertad de coacciones externas, sino la
participación en una praxis común, a través de cuyo ejercicio los ciudadanos pueden conver-
tirse en lo que quieren llegar a ser: sujetos políticamente responsables de una comunidad de
seres libres e iguales […] La razón de ser del Estado no se halla primeramente en la protección
de derechos subjetivos iguales, sino en la garantía de un proceso incluyente de formación de la
opinión y la voluntad, en el que ciudadanos libres e iguales logran un entendimiento acerca de
cuáles metas y normas son del interés común de todos” (Habermas, 1996, p. 280).

28
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

que se equilibrarían las pretensiones Solo si se produjese tal juego de mu-


del individualismo liberal en una tuas dependencias entre la forma-
sociedad determinada por el subsis- ción institucionalizada de la opinión
tema económico, con la aspiración y de la voluntad política, por un lado,
republicana de autonomía colectiva y las comunicaciones públicas infor-
en un Estado visto como comunidad males, por otro, podría la ciudadanía
ética. En la esfera pública vio, Haber- seguir significando hoy algo más que
mas, además, el espacio en el que se una agregación de intereses particu-
podría reactivar una ciudadanía que lares prepolíticos y el goce pasivo de
se había vuelto pasiva en los estados derechos paternalísticamente otor-
de bienestar europeos: gados (Habermas, 1998, p. 634).

3. Realidad e irrealidad de la ciudadanía en la


historia de Colombia

Los cambios semánticos que en tor- hace el Diccionario de la Real Acade-


no al concepto de ciudadanía se pro- mia en su edición de 1803: “Lo mis-
dujeron a finales del siglo XVII en la mo que hombre bueno”, “el vecino
Francia revolucionaria tuvieron un de alguna ciudad, civis”. Al contrario,
pronto impacto en el Virreinato de la denominación de “ciudadano”,
la Nueva Granada. En 1794 Antonio que se empieza a adoptar intencio-
Nariño traduce al castellano la De- nalmente ya antes de la insurrección
claración de los derechos del hombre de 1810, muestra el distanciamiento
y del ciudadano, que les da a los crio- del criollo frente a su condición de
llos de la Nueva Granada la justifi- “súbdito” de la monarquía. Después
cación ideológica y el lenguaje para de 1810, el término se populariza,
expresar ante la Corona española sus apareciendo cada vez con más fre-
demandas de libertad (en el comer- cuencia en discursos públicos en el
cio) e igualdad (en la participación encabezamiento de cartas, susti-
política). Hasta entonces no se aso- tuyendo al tradicional “don” en los
ciaba con la palabra ciudadano un registros parroquiales como com-
significado político, como se puede plemento del nombre y en los textos
apreciar en la definición que de ella constitucionales (König, 1994).

29
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Es tal el ímpetu revolucionario que buen patriota, que se hacen coincidir


se advierte en la palabra que con la con los cánones de comportamiento
reconquista española de la Nueva de un buen ciudadano: la caridad,
Granada, en 1816, se designa expresa- la modestia, el cuidado de la esposa
mente una comisión que tiene entre y de los hijos, la bondad, la práctica
sus tareas la de visitar las parroquias de la religión, el acatamiento de las
del reino para hacer que se tache de leyes, el autosacrificio por el bien de
sus registros el título de “ciudadano”5. la patria (König, 1994). El concepto de
Con el logro de la independencia, en ciudadano adopta de esta forma un
la Nueva Granada se empieza a aso- carácter dual para denotar, además
ciar al término ciudadano una serie de del sujeto en sentido jurídico, al par-
virtudes, entre las que sobresale la del tidario y defensor de un nuevo orden
patriotismo, lo cual es comprensible condensado simbólicamente en la
si se considera que la naciente unidad palabra patria.
política debía asegurar disposiciones
subjetivas que movilizaran hacia la La conciencia nacional moderna y
defensa militar frente a la amenaza el nacionalismo patriótico habían
de reconquista y, además, cultivar emergido en el siglo XVIII europeo
una solidaridad sobre sentimientos junto con los derechos ciudada-
de pertenencia más fuertes que los nos que, como describiera Marshall
que vinculaban a los individuos lo- (1997), generan un tipo particular
cal y regionalmente. El patriotismo de unión, “un sentimiento directo
se convierte en la expresión moral de pertenencia a la comunidad ba-
concreta de la ciudadanía. Una pu- sado en la lealtad a una civilización
blicación de 1810 del Diario Político percibida como una posesión co-
presenta una lista de las virtudes del mún, la lealtad de hombres libres

5. Al respecto, las palabras del cura monárquico criollo José Antonio de Torres y Peña: “Se reco-
mienda igualmente al R. P. Cura teste de todos estos libros el odioso título de ciudadanos que
adoptando como un distintivo propio de los demócratas, anarquistas y jacobinos, lo introdu-
jeron como signo de desorden y rebelión contra las legítimas potestades los autores del suelo
americano: y que lejos de poder servir de título de honor, es por el abuso que de él han hecho, y
por el fin a que lo aplican, un borrón y nota de rebeldes, insurgentes y revolucionarios […] Pues
la voz ciudadano jamás se ha usado sino para significar los habitadores de un lugar, provincia o
reino, y los derechos y obligaciones de los unos con los otros, que resultan necesariamente de
los respectivos cargos y oficios que uno tiene en la sociedad. Y estos han sido siempre comu-
nes a todos los hombres que viven bajo un gobierno político, cuyo origen y cuyo fin siempre
conspira a lo más perfecto, cual es el Gobierno Monárquico de un Soberano legítimo, que por
el derecho de sucesión y por el orden de una verdadera y justa dinastía se haya puesto como
cabeza política y suprema, y Padre de sus vasallos […] Por lo que siendo el título de ciudadano
en el sentido que le han dado los jacobinos franceses, usado como pronombre, como lo han
acostumbrado los revolucionarios Americanos, un signo o distintivo de los rebeldes y subleva-
dos a las legítimas potestades, lo debemos detestar (citado en König, 1994, p. 312).

30
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

dotados de derechos y protegidos (1821) prohibió el comercio de escla-


por un common law” (p. 319). La vos y con la Ley de Partos determinó
construcción de una identidad co- que quienes nacieran en esclavitud
lectiva de ciudadanos y patriotas después del 21 de julio de ese año se-
neogranadinos hubiese carecido de rían liberados al alcanzar los 18 años.
fundamento y de fuerza motivante Adicionalmente, se ordenó la crea-
si no se hubiesen eliminado formal- ción de fondos para comprar la liber-
mente las condiciones jurídicas que tad de los mayores. A pesar de que las
preservaban las desigualdades socia- medidas contra la esclavitud encon-
les y económicas entre segmentos de traron oposición en algunas regiones
la población durante la Colonia. Po- del país, principalmente en el Cauca,
cos días después de la revolución del donde se concentraba el mayor por-
20 de julio se proclama oficialmente centaje de esclavos, las disposiciones
el reconocimiento igualitario de los del Congreso de Cúcuta despertaron
indios, población que con textos e el entusiasmo de los seguidores de la
imágenes se venía glorificando des- causa republicana.
de principios de siglo y con cuyo des-
tino se había generado por la época La Constitución francesa de 1793, to-
cierta identificación6. mada por los criollos neogranadinos
como ejemplar en muchos aspectos,
Numerosos esclavos negros habían había eliminado la distinción entre
logrado escapar de sus amos o se les ciudadanos activos y pasivos, gene-
había concedido la libertad por los ralizando para todo francés el título
servicios en las luchas de indepen- de citoyen. En la naciente Colombia,
dencia, pero en general su situación a pesar de la admiración manifestada
era más precaria que la de los indíge- por el discurso ilustrado sobre dere-
nas. Además de declarar a los indios chos universales, la Ley Fundamental
(a los que en adelante se llamó indíge- de Angostura (1819) adoptará esta
nas) ciudadanos con derechos igua- distinción, estableciendo como con-
les, suprimiendo los tributos y el tra- dición para una ciudadanía activa ser
bajo forzado gratuito al que estaban casado o mayor de 21 años, saber leer
sometidos, el Congreso de Cúcuta y escribir, poseer una propiedad raíz

6. Ante la evidencia de su situación de opresión, la Junta Suprema de Bogotá ordena: “Quitar


desde hoy esta divisa odiosa del tributo, y que en adelante gocen los referidos indios de todos
los privilegios, prerrogativas y exenciones que corresponden a los demás ciudadanos; que como
tales puedan ser elevados hasta los primeros empleos de la república y condecorados con los
honores y premios a que se hagan acreedores por su mérito, conducta y procederes quedando
solo sujetos a las contribuciones generales que se imponen a todo ciudadano para ocurrir a las
urgencias del estado, no habiendo en adelante sino una ley, un gobierno y una patria, y unos
magistrados para todos los habitantes del mismo reino (citado en König, 1994, p. 292).

31
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

de un valor de 500 pesos o en su de- de 1886, que moldeará profunda-


fecto tener algún grado en una cien- mente la vida de la nación durante
cia o arte liberal o mecánica, gozar de el siglo XX.
un grado militar vivo y efectivo o de
algún empleo con renta de 300 pesos A pesar de las proclamaciones de
por año. Las constituciones de 1821 integración jurídica y política de los
y 1843 mantendrán los criterios de indígenas y de que en la década de
propiedad, renta (con exigencias aún 1920 se adopta en algunos colegios y
más altas para quienes pretendían ser universidades el estudio de las lenguas
elegidos) y educación como condi- indígenas, la romántica exaltación de lo
ción de ciudadanía activa, de mane- indígena que había brotado en los albo-
ra que al margen de los enunciados res del movimiento de independencia
normativos universalistas de libertad declina pronto, y deja en su lugar un
y autodeterminación se establece en reconocimiento más bien ambiguo de
la práctica una distinción entre ciu- su otredad por parte de la población
dadanos de primera y segunda clase. criolla7. Desde la perspectiva de las éli-
tes, los indios, incluso los más “hispa-
Con tales restricciones apenas un nizados”, carecían de emprendimiento
cinco por ciento de los hombres po- y retrasaban el desarrollo económico,
día ejercer el derecho al voto, que por lo que debían ser homogeneizados
era además indirecto. Esta situación económica, cultural y genéticamente.
cambiará con la Constitución liberal Su integración en la nación se convierte
de 1853 que abolió la esclavitud, ex- en una doble demanda económica y
tiendió el sufragio a todos los hom- civilizatoria: por una parte, convertirlos
bres casados mayores de 21 años en pequeños propietarios de los terre-
e introdujo el voto directo para la nos fraccionados de los resguardos, de
elección de presidente, vicepresi- manera que pudieran enajenarlos libre-
dente, congresistas, gobernadores mente a blancos y mestizos y que aban-
y magistrados. Por otra parte, reco- donaran las formas tradicionales de
noce la libertad religiosa y establece producción colectiva, integrándose al
la separación entre Iglesia y Estado, mercado y asumiendo deberes de con-
condiciones fundamentales de li- tribución fiscal. Por otra parte, cristiani-
bertad subjetiva que, sin embargo, zarlos e integrarlos, como individuos, a
serán limitadas por la Constitución la cultura nacional.

7. A este respecto son ilustrativas las palabras de José Manuel Restrepo (1923) sobre las disposi-
ciones del Congreso de Cúcuta: “No hay leyes algunas que puedan tener tan vasta influencia
sobre los futuros destinos de Colombia, como la que declaró libres a los partos de las esclavas
y la de 14 de octubre del año 21 que hizo iguales á los indígenas con el resto de los ciudadanos.
Dentro de cincuenta á sesenta años á lo más tarde, Colombia será habitada solamente por
hombres libres, los indios se habrán mezclado con la raza europea y con la africana, resultando
una tercera, que según la experiencia no tiene los defectos de los indíjenas; finalmente las castas
irán desapareciendo poco á poco de nuestro suelo. Esta perspectiva sin duda es alhagueña y
muy consoladora (citado en König 1994, p. 351).

32
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

Por supuesto, a quienes habían esta- 25 años, con el argumento de que los
do tradicionalmente más abajo en esclavos debían ser “preparados para
la escala social no les iba mejor. En la libertad”, sometiéndolos a trabajos
1822, preocupado por el conflicto ra- forzados. Cuando se logró abolir de-
cial que produciría el crecimiento de finitivamente la esclavitud, en 1853, la
la población negra tras una eventual población esclava ya se había reducido
abolición de la esclavitud, Jerónimo considerablemente por mortalidad, el
Torres, de Popayán, propone su eli- contrabando o las fugas (Palacios y Sa-
minación con un mestizaje que se fford, 2002).
promovería enviando a los vagos y las
prostitutas de las ciudades a vivir con Al igual que los demás países de la re-
los esclavos emancipados (Palacios y gión, el Estado que en Colombia qui-
Safford, 2002). so construir desde arriba la nación lo
hizo sobre supuestos monoculturales
Aunque los indios empezaron a con- y homogeneizantes, que relegaron a
tarse en los censos como hombres amplios sectores de la población a la
libres, no se eliminó del todo la servi- condición de una ciudadanía de se-
dumbre y la parcelación de resguardos gunda clase. La precaria forma en que
no mejoró sus condiciones de vida. indígenas y afrodescendientes fueron
En las cercanías de Bogotá, las tierras integrados a la nación desde el siglo
divididas pasaron pronto a manos de XIX marca su destino durante el siglo
terratenientes y ganaderos; los indios siguiente. Al negarse las élites a reco-
labriegos cayeron en la indigencia o tu- nocer cualquier derecho colectivo a
vieron que marcharse a otras regiones estas poblaciones, se atomiza y se aísla
para poder sobrevivir, donde quedaron a sus miembros, destruyendo los con-
expuestos a enfermedades tropicales textos comunitarios en los que históri-
que mermaron considerablemente camente han construido sus sentidos
la población. En cuanto a los negros, vitales (Thwaites y Ouviña, 2012).
los dueños encontraron la manera de
mantener en esclavitud a los jóvenes Los redactores de la Constitución de
nacidos después de 1821, ya fuera alte- 1821 no habían considerado necesario
rando los registros parroquiales o con el hacer especificaciones con respecto al
argumento de que debían pagar toda- sexo al definir la condición de ciudada-
vía con trabajo la manutención reci- nía, teniendo por sobreentendido que
bida en esos dieciocho años. Durante tal ejercicio era algo que correspondía
algún tiempo, los vendieron clandes- natural y exclusivamente a los hombres.
tinamente en las naciones vecinas y La Carta de 1843 precisó que se recono-
en 1842 obtuvieron el permiso formal cía como ciudadanos a “los granadinos
para exportar a los “incorregibles”, le- varones”. Con la rara excepción de la
galizando así una práctica usual. En Constitución de la provincia de Vélez
el mismo año, lograron que se am- (1853) que reconoció, si bien solo de
pliara la edad de esclavitud hasta los manera formal y transitoria, que todo

33
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

habitante de la provincia “sin distinción Penal de 1890, a asesinarla cuando se


de sexo, tendría entre otros derechos el sentía herido en su honor.
del sufragio”, las mujeres representan
una población que por mucho tiem- Algunas de estas normas se modifi-
po ha visto restringido su ejercicio de caron en la década de 1930 con el re-
ciudadanía. El concordato firmado en greso de los liberales al poder, en un
1887 entre el Estado colombiano y la momento que, por lo demás, coincide
Santa Sede le otorgó a la Iglesia cató- con la necesidad percibida de integrar
lica un gran poder en la regulación de nueva mano de obra en la naciente pro-
la conducta de las mujeres, traducida ducción industrial. Ya desde la década
en una normativa moral y jurídica que de 1920, bajo una minuciosa vigilancia
legitimó por largo tiempo el deficien- eclesial y una actitud patronal pater-
te reconocimiento de la mujer como nalista, se había empezado a aceptar
ciudadana. Al contraer matrimonio, obreras en las fábricas. En esta época,
se transformaba ella jurídicamente en emergen figuras de líderes femeninas,
un ser incapaz, similar a un demente o como María Cano, y se dan las prime-
un menor de edad y, en tal condición, ras movilizaciones obreras femeninas
perdía la posibilidad de disponer de su significativas, como la huelga de las tra-
patrimonio, que pasaba a formar parte bajadoras textiles en Bello, por la que se
de una “sociedad” conyugal adminis- logró un aumento salarial de cuarenta
trada omnímodamente por el hombre. por ciento, la reducción de la jornada
No podía tener domicilio propio, con- laboral a nueve horas y la expulsión
tratar por sí misma, recibir herencias, de capataces varones. En 1930 se les
comparecer ante juicio, ni adquirir reconoce a las mujeres sus derechos
compromisos económicos. En caso de patrimoniales y en 1932, el mismo año
divorcio, perdía la potestad sobre sus en que se realiza en Bogotá el IV Con-
hijos y todo derecho sobre los bienes greso Internacional Femenino, los de-
gananciales de la sociedad conyugal. rechos civiles a las mujeres casadas, lo
La mujer casada perdía el derecho a la cual les otorga en adelante la libertad
libertad y entraba en una condición de plena para firmar contratos laborales.
servidumbre. Por su condición sexual, En 1933 se aprueba su acceso a la edu-
se le negaba el derecho a la igualdad, cación media y universitaria, y en 1936
se le despojaba de la libertad de mo- se reconoce su derecho a ocupar cargos
vimiento y del derecho a ejercer sus públicos, curiosamente, veinte años
facultades intelectuales y materiales. antes de que se les reconocieran sus
A la facultad del hombre de disponer derechos políticos. Otras leyes, como
arbitrariamente de los bienes de su es- la referida al uxoricidio justificado, fue-
posa, se agregaba el derecho a dispo- ron completamente derogadas apenas
ner de su persona misma, al extremo en 1980 (Velázquez, 1989; Wills, 2007).
de decidir sobre el tiempo de encierro La restricción de derechos políticos a
que debía pagar la acusada de adulte- las mujeres se mantuvo hasta 1957, es
rio, incluso, como permitía el Código decir, un siglo después de que tuviera

34
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

lugar en Colombia la primera elección pendencia, gozaron de algunas liberta-


presidencial por sufragio universal, en des bajo los regímenes liberales, pero
1856. Conquistados formalmente los durante buena parte de los siglos XIX y
derechos civiles y políticos, las luchas XX, a pesar de la declaración formal de
posteriores de las mujeres han estado libertad de culto, fueron discriminados
orientadas a denunciar los lastres cul- al considerárseles como una amenaza a
turales que, hasta el presente, limitan la la “verdadera fe” o fueron perseguidos
plena realización de sus derechos. al señalárseles como simpatizantes del
comunismo, como ocurrió en tiempos
Otro aspecto importante en la cons- de la Violencia bipartidista de las déca-
trucción de un imaginario homogéneo das de 1940 y 19508. Ante los violentos
de nación, que incidió en las limitacio- ataques de que fueron víctimas, los pro-
nes concretas de una ciudadanía plena, testantes tuvieron que declararse “apo-
es la religión. A pesar de algunos inten- líticos” y solo retornaron abiertamente
tos de apertura, la hegemonía católica a lo público-político en la Asamblea
heredada de la Colonia se reafirmó en Constituyente de 1990, donde alcanza-
el siglo XIX hasta instituirse finalmente ron una representación que les permi-
en el concordato. El primer edicto del tió disputar sus derechos civiles para ser
Tribunal de la Santa Inquisición de Car- tratados como ciudadanos iguales.
tagena, de 1611, había proscrito “la Ley
de Moisés, la secta de Mahoma” y, en Además de la problemática exten-
especial, “la secta de Lutero”. El Tribunal sión de derechos civiles y políticos,
fue eliminado por el Congreso de Cúcu- algunas observaciones deben ha-
ta, pero el catolicismo sería consagrado cerse con respecto a los derechos
como religión oficial en la Constitución sociales. En América Latina, los lo-
de 1843 y en la de 1886, cuyo artículo gros de la ciudadanía social apenas
38 define la religión católica, apostó- si se dieron de manera incipiente
lica y romana como “la propia de la mientras que la idea de igualdad
Nación” e insta a los poderes públicos permanecía en la abstracción de los
a protegerla y a hacer que “sea respeta- discursos liberales o en las retóricas
da como esencial elemento del orden nacionalistas de regímenes autori-
social”. Los protestantes, inicialmente tarios que restringían derechos civi-
presbiterianos anglosajones, presentes les y políticos de amplios segmen-
en Colombia desde las gestas de inde- tos de la población. Como bien se

8. Este doble repudio queda plasmado en el discurso de Año Nuevo de 1954, del entonces gober-
nante Gustavo Rojas Pinilla: “Los protestantes están unidos con los comunistas para destruir la
unidad nacional de Colombia… como se desprende no sólo de la historia de la Reforma, sino de
la experiencia cotidiana, la propaganda protestante en los pueblos latinos no conduce tanto al
aumento del número de protestantes sinceros y respetables, sino a la pérdida de toda fe religiosa
o el inevitable ingreso al comunismo de todos aquellos que han recibido enseñanzas fundamen-
talmente contrarias a dogmas esenciales del catolicismo” (citado en Bucana, 1995, p. 131).

35
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

sabe, en Colombia, los esquemas de permitido el desarrollo de relaciones


aseguramiento y protección social menos verticales entre diferentes razas,
universales no pudieron consolidar- los empresarios y la base técnica de
se y extenderse a la generalidad de gestión formada en las escuelas de in-
la población. Problemas estructura- geniería constituyeron una aristocracia
les, asociados con la incapacidad de frente a la fuerza laboral subordinada
extender la relación salarial y la for- y despreciada (Urrea y Arango, 2000).
malización de toda la población tra- La gestión empresarial que se empieza
bajadora al régimen contributivo, al a establecer sobre una moderna ra-
mismo tiempo que los desbalances cionalidad administrativa encarnada
financieros del sistema llevaron a en el ingeniero concibe el “control de
su progresivo desmonte, adoptan- costos” como eje del desarrollo (ya por
do sistemas duales en los cuales se entonces se identificó a los bajos sala-
amplían las acciones asistenciales rios como una de las ventajas compa-
del Estado para los grupos más po- rativas de la industria colombiana) y,
bres de la población y se dejan en además, adhiere a los postulados de la
manos del mercado las funciones psicología industrial como tecnología
de aseguramiento y provisión de que permite el control de los factores
bienes, como la salud, la educación que podrían producir enfrentamien-
y las pensiones (Rodríguez, 2006). El tos entre patronos y empleados.
resultado ha sido una afluencia de
rentas financieras apropiadas por En la idea de una “administración efi-
empresarios privados, con lo cual ciente”, se buscan conciliar los postu-
se ha reducido a los ciudadanos a lados tayloristas con los principios de
meros usuarios de bienes y servicios la doctrina social de la Iglesia católica
sociales de baja calidad y muy limi- como había sido formulada por León
tado acceso. XIII, y evitar de esta manera que la idea
de una lucha de clases echara raíces,
Vale la pena mencionar, sin embargo, anticipando posibles demandas de
que una limitada provisión de benefi- los trabajadores. De aquí que una de
cios homologables a derechos civiles las dos grandes tendencias del sindi-
fue llevada a cabo de manera privada calismo consolidadas en el contexto
por empresas, si bien en el contexto de de las políticas laborales liberales que
una relación entre patronos y trabaja- favorecían la organización obrera en
dores que no estuvo libre de tensiones. la primera mitad del siglo XX tuviera
En la década de los treinta del siglo XX tanto una incidencia católica como
se consolidó en Colombia una élite empresarial. En estas condiciones, se
empresarial con una fuerza de trabajo “tolera” la organización sindical y, con
capacitada. A partir de entonces, inclu- un discurso cristiano de caridad y jus-
so en las regiones donde la existencia ticia, se matiza la desconfianza de los
de formas de economía diferentes de empresarios y su inclinación a iden-
las centradas en las haciendas habían tificar toda forma de protesta obrera

36
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

como “sedición política”. Tal tolerancia poder de los industriales agremiados,


no oculta, sin embargo, un menospre- que les aseguró una posición de nego-
cio hacia los trabajadores, visible en los ciación directa con el Estado para pro-
argumentos con los que se pretende mover políticas proteccionistas, im-
limitar los aumentos salariales: la irra- poner sus intereses en la definición de
cionalidad del obrero y la necesidad de políticas económicas internas y frenar
disciplinarlo para que no despilfarre su iniciativas legislativas que beneficiaran
paga (Urrea y Arango, 2000). Con algu- a los trabajadores10.
nas diferencias regionales, se establecen
relaciones paternales entre el empresa- La crisis económica de principios de
rio y los obreros, en las que se asume la década de 1980 marca el declive
que los segundos deben ser objeto de de la empresa providencia, que se re-
una formación moral9. flejará rápidamente en un cambio en
las formas de contratación. El empleo
En el intento de crear una identifi- permanente empieza a ser sustituido
cación del obrero con la empresa y por la vinculación temporal, que a fi-
convertir la fábrica en lugar central de nales de la década ya alcanzará 14 % la
su vida, el paternalismo empresarial fuerza de trabajo empleada. Un nuevo
adopta programas para suplir necesi- régimen laboral alivia a los empresa-
dades de las familias obreras (vivienda, rios de la carga prestacional y conduce
educación, capacitación). Entre las finalmente a una “precarización” gene-
décadas de 1950 y 1980 las llamadas ralizada del empleo. En esta reestruc-
empresas providencia asumieron así turación, el debilitamiento de la orga-
funciones sociales, que en el modelo nización sindical y el desconocimiento
adoptado en la Europa de la posguerra de los acuerdos logrados en conven-
eran responsabilidad de los Estados ciones colectivas han coincidido con la
providencia o de bienestar. Esta volun- adopción de nuevos modelos de tec-
tariedad en la provisión privada y limi- nologías administrativas, pretendida-
tada de lo que de otra manera serían mente más participativos, en los que
derechos sociales de todos los ciuda- las tensiones entre capital y trabajo se
danos corre pareja con un aumento de eluden con la adopción de términos

9. “A comienzos del siglo XX florecen los discursos sobre el papel moralizador de las fábricas, la
redención de las clases pobres y de las mujeres en particular ante el peligro de la prostitución, la
mendicidad y el hurto […] Pero si la educación moral de las mujeres tiene que ver con su compor-
tamiento sexual, en general, los industriales se perciben como educadores de la clase trabajadora
dentro de un ambiente paternalista que busca proteger y orientar, pero que supone una superio-
ridad del patrono y un relativo menosprecio hacia el trabajador” (Urrea y Arango, 2000, p. 51).
10. Urrea y Arango (2000) describen el carácter de las élites que se perfilan en este tiempo: “La cúpula
de las élites antioqueñas y bogotanas constituye un grupo relativamente cerrado, ligado al Estado
y a la clase política, que exhibe un modo de vida aristocrático en forma simultánea con un discur-
so que pretende representar los intereses de la nación” (p. 54).

37
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

neutros como “colaboradores” para acalló la voz de organizaciones socia-


referirse a los trabajadores, pero que les reivindicativas —a las que se aso-
no desplazan las prácticas autoritarias ció finalmente con el tumulto y el des-
tradicionales (Urrea y Arango, 2000). orden— y estableció un tutelaje sobre
las organizaciones de la sociedad civil,
Debemos mencionar, finalmente, otro que obstaculizó el desarrollo de una
elemento que tuvo una gran inciden- ciudadanía activa y responsable. La
cia en la forma en que se configuró verticalidad de un Estado coercitivo,
una ciudadanía excluyente en la his- que no propicia los espacios comuni-
toria colombiana: el Frente Nacional cativos necesarios para el florecimien-
(1958-1974). La Violencia culminó con to de la sociedad civil, genera extraña-
un pacto monopolista de las élites miento, resistencia y desconfianza de
colombianas, que eliminó las posibili- la población frente al poder, lo cual en
dades de un pluralismo real en el es- el caso colombiano se tradujo en un
pectro de opciones políticas. Al deter- conflicto político. Los sujetos, limita-
minar que quienes no pertenecieran dos en sus posibilidades de expresión
a los partidos Liberal o Conservador y debate público sobre los problemas
no serían reconocidos como aspiran- que emergen en su experiencia vital
tes legítimos para competir por el po- individual y colectivamente y despro-
der estatal, se produjo una reducción vistos de la oportunidad de participar
forzosa de la comunidad política no en la construcción de marcos inter-
solo expresada institucionalmente, pretativos que orienten un proyecto
sino también en prácticas políticas común, pierden un elemento esencial
y simbólicas (Romero, 2002), que de de su identidad como ciudadanos. En
manera similar a lo que ocurrió con nuestra historia, el ideal republicano
los protestantes crearon la imagen un de un ciudadano comprometido con
otro no perteneciente a la comuni- el cuidado y el enriquecimiento de lo
dad, excluido de la visión dominante público se vio desplazado por la rea-
de lo que era la nación, casi un forá- lidad de la vinculación individual al
neo, de quien se dudaba si podía ser Estado con la transacción privada: a
sujeto pleno de garantías civiles y la exclusión del bipartidismo se sumó
constitucionales. la inclusión individualizada mediante
prácticas clientelistas que transfor-
Tal delimitación no solo dificultó la maron los derechos en favores (Ro-
consolidación de tercerías, sino que mero, 2002)11.

11. “El bipartidismo promovió el surgimiento de una vida pública sin identidades o conglome-
rados colectivos y una democracia sin ciudadanos, una donde los mediadores y sus tratos
coparon la vida política y garantizaron su reproducción electoral periódica. Esta se logró a
costa de excluir de la arena política la voz de los sectores sociales marginados y de debilitar
tanto la noción de derechos y deberes como la posibilidad de crear una idea de ciudadanía
común, una que hiciera las veces de barrera en contra de las discriminaciones y violaciones
de los derechos” (Romero, 2002, p. 337).

38
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

4. La movilización popular en el siglo XX

Si bien la paulatina ampliación de de- Nacional Indígena de Colombia, que


rechos civiles y políticos en Colombia no solo representa una simbólica afir-
se podría percibir como un proceso mación identitaria, sino que logra el
que, en términos cronológicos, no reconocimiento estatal de los cabildos
dista mucho del que vivieron otros como forma autónoma de organiza-
países, la inclusión de grupos subal- ción política y los resguardos como uni-
ternos mantuvo un carácter más bien dades territoriales. Más tarde, también
formal, sin lograr romper con la raíz la población afrocolombiana encontra-
del legado colonial, que sobrevivió en rá en el llamado Proceso de Comunida-
la época republicana como exclusión des Negras la vocería de un movimien-
racial, étnica, cultural y social. Hechos to de afirmación cultural, de defensa
mencionados como el concordato del del territorio y de reconocimiento de
siglo XIX y La Violencia en el XX mues- derechos, entre cuyos logros más signi-
tran una concepción de ciudadanía ficativos está haber logrado, en 1993, el
determinada por la representación reconocimiento de títulos colectivos de
del canon de una pretendida identi- propiedad a las comunidades que han
dad nacional, un canon más efectivo ocupado tierras baldías en las zonas ru-
que los principios republicanos cons- rales ribereñas de los ríos de la cuenca
titucionales a la hora de determinar a del Pacífico.
quién se incluía o se excluía de la na-
ción real. La dificultad para establecer A la irrupción de movimientos cam-
una mediación entre identidades étni- pesinos de comienzos de la década de
cas, culturales y sociales produjo final- 1970 le seguirá, a mediados de la mis-
mente un déficit en la configuración ma década, un resurgimiento del mo-
histórica de lo que Serna (2006) ha vimiento obrero (para los datos que
llamado una “identidad ciudadana”. siguen nos apoyamos en Archila, 2001
y Romero, 2002). Los trabajadores re-
Sin embargo, en la década de 1970 accionan contra las primeras medidas
irrumpen en un panorama de aparen- de flexibilización del mercado laboral
te calma política movimientos de po- y, a partir de estas luchas inicialmente
blaciones históricamente sometidos y dispersas, se logra, en 1986, la unifi-
marginalizados: la Asociación Nacional cación de sindicatos antes vinculados
de Usuarios Campesinos, que plantea a los partidos Conservador, Liberal
demandas radicales sobre la tenencia y Comunista en la Central Unitaria
de la tierra y las condiciones de traba- de Trabajadores (CUT), que con una
jo de los campesinos; el movimiento propuesta de apertura a la pluralidad
indígena por la recuperación de tierras ideológica y política llega a concentrar
de los resguardos, base para la poste- en ese momento 65 % de los trabaja-
rior consolidación de la Organización dores sindicalizados del país.

39
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Si bien la ola de represión desencade- La diversidad de problemáticas so-


nada por la expedición, en 1978, del ciales y culturales que empieza a vi-
Estatuto de Seguridad logra sofocar sibilizarse amplía el espectro de las
parcialmente el avance de la protesta motivaciones de la protesta popular,
popular, esta retomará sus bríos des- asociadas hasta entonces por los cien-
pués de 1982. A lo largo de la década, tíficos sociales, primordialmente con
hay un florecimiento de los movimien- reivindicaciones económicas. Lo que
tos cívicos, y las ciudades se convier- se constata de esta forma es que tales
ten en escenario de protestas cívicas acciones colectivas no se describen
contra las alzas de tarifas en servicios satisfactoriamente desde la perspec-
públicos y la restricción de libertades tiva de una racionalidad instrumental,
civiles y políticas. Entre 1982 y 1989, que en el núcleo de la movilización
tienen lugar en Colombia 218 paros y habitan elementos culturales y que
movilizaciones rurales y urbanas. Ade- “la gente no lucha simplemente por-
más de los movimientos por la defensa que tiene hambre, sino porque siente
de derechos de poblaciones rurales, de que no hay una distribución justa de
grupos étnicos históricamente margi- un bien material, político o simbólico”
nalizados y de los trabajadores, surge (Archila, 2001, p. 38). La irrupción en la
también la movilización en torno a protesta de dimensiones simbólicas e
problemáticas nuevas, como el medio identitarias colectivas lleva a que la ca-
ambiente y los derechos humanos. Las tegoría de movimientos sociales ingre-
preocupaciones ambientales llevaron se al lenguaje de las ciencias sociales,
a que ya en 1981 tuviera lugar el Pri- desplazando en buena medida tanto
mer Encuentro Nacional de Organiza- el concepto de clase —sujeto históri-
ciones Ecológicas, que marca el naci- co y vanguardia del cambio social en
miento de los movimientos verdes en la perspectiva marxista— como el de
el país. Por otro lado, ante los abusos pueblo, con el que se le había querido
de las acciones militares con las que ampliar, sin lograr superar, sin embar-
el Estado había respondido a la opo- go, la visión mesiánica que lo acom-
sición y a la protesta social, surgen en pañaba. En su lugar, emergen nuevos
la década de 1980 organizaciones que actores sociales, quizá menos épicos,
luchan para que el respeto de los de- pero no por ello menos importantes;
rechos humanos se convierta en tema sujetos diversos vinculados menos por
de la agenda pública. Aunque desde el una “conciencia de clase” que por una
estamento militar tales llamados eran identidad étnica, de género, de genera-
señalados como estrategia de la sub- ción o por preocupaciones comparti-
versión para desprestigiar a las Fuerzas das sobre el futuro del planeta.
Armadas, al final de la década con la
presión de organizaciones nacionales A pesar de la feroz violencia desa-
e internacionales se logró la creación tada desde mediados de la década
de la Consejería Presidencial para los de 1980 contra todo tipo de movi-
Derechos Humanos. mientos populares y contra líderes

40
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

y militantes de agrupaciones de de la década de 1990, ella se canalizó


izquierda democrática, las fuerzas en gran parte hacia organizaciones
sociales que se dinamizaron en una asistencialistas que no superaron la
esfera pública, aún restringida y dis- dependencia del paternalismo esta-
torsionada por la acción de poderes tal, y solo en menor medida hacia
económicos y políticos tradiciona- organizaciones con una idea clara
les, lograron en 1990 impulsar el de la importancia del empodera-
referendo por la Asamblea Nacio- miento de los actores sociales y el
nal Constituyente. Su propósito era fortalecimiento de la esfera pública.
elaborar una nueva constitución En ausencia de una ciudadanía for-
inspirada en el pluralismo, que dis- talecida, los espacios abiertos por
minuyera la distancia ente el Estado un nuevo orden constitucional e
y los ciudadanos con la adopción de institucional fueron colonizados a la
mecanismos de participación y des- vuelta de los años por las fuerzas y
centralización política y adminis- las prácticas políticas tradicionales.
trativa. La inclusión en este proce-
so de líderes de grupos guerrilleros La caída del bloque socialista en Eu-
amnistiados y de minorías étnicas y ropa y el subsiguiente afianzamiento
religiosas —a pesar de que su prota- global del neoliberalismo son hechos
gonismo político decreciera al cabo que tendrán un impacto sobre los ho-
de los años— marcó el nacimiento rizontes de la movilización y la acción
de un imaginario de apertura, que colectiva en la década de 1990. Con
no logró, sin embargo, asentarse a el derrumbe de los “grandes relatos”,
mediano plazo como pilar de una se anunció la entrada en una era pos-
cultura civil compartida ni promo- moderna caracterizada por una com-
ver la construcción de una ciuda- prensión del mundo y de la vida que
danía autónoma y activa. Así como daban prioridad a la realización indivi-
el propósito de crear las condicio- dual por encima del compromiso co-
nes para una pluralidad partidista lectivo, la apreciación de lo inmediato
produjo por mucho tiempo solo la frente al proyecto histórico, la exalta-
atomización de los dos partidos tra- ción del cuerpo y lo estético frente a
dicionales, las instancias de debate y la racionalidad moderna, la hetero-
consulta (consejos territoriales, jun- geneidad de los sujetos y los entor-
tas administrativas locales, concejos nos laborales. Todos estos elementos
municipales de planeación, veedu- menoscabaron entonces la dimensión
rías ciudadanas, etcétera), que de- utópica de la acción colectiva, pero
berían promover el fortalecimiento permitieron apreciar en adelante el
de la sociedad civil, languidecieron en significado de la dimensión subjetiva
los años siguientes. Romero (2002) ha en la constitución de lo social, algo
señalado que, si bien la participación soslayado hasta entonces en las com-
en organizaciones voluntarias au- presiones esencialistas de los sujetos
mentó considerablemente a principio sociales colectivos.

41
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Sin duda, el problema del lento forta- órganos del Estado y las ramas del
lecimiento de la ciudadanía en nuestro poder público, y la incapacidad de
país no ha sido solo resultado de los los medios masivos tradicionales para
lentos aprendizajes individuales y co- reflejar equilibradamente puntos de
lectivos y de los cambios culturales que vista divergentes y convertirse en es-
necesariamente requieren tiempo para cenario de formación de una opinión
configurar nuevos sujetos ciudadanos. pública razonada, así como para vigi-
El cultivo de una cultura política demo- lar la transparencia de las acciones del
crática, base de una ciudadanía activa, Gobierno y posibilitar la rendición de
se ha visto significativamente distorsio- cuentas tanto de los entes guberna-
nado por el ejercicio ininterrumpido de mentales como de las organizaciones
la violencia política —o de una violen- privadas que se promocionan con
cia económica disfrazada de política— discursos de responsabilidad social y
con la que todavía hoy se busca ame- de ciudadanía corporativa.
drentar a las organizaciones populares
que plantean demandas “desde abajo”, El escepticismo y el temor frente a una
sobre todo en los espacios rurales (re- vida pública percibida como caótica y
cuérdense, por ejemplo, en nuestra amenazante, así como el extrañamien-
historia reciente, los ataques y hostiga- to frente a una política que no convo-
mientos a las comunidades de paz o ca, conllevan el retiro al mundo pri-
las acciones de los autodenominados vado como único espacio posible de
ejércitos antirrestitución, surgidos tras realización personal. Entre estas dos
la promulgación de la Ley de Víctimas esferas se levantan intencionalmen-
y Restitución de Tierras de 2011). A pe- te muros materiales y simbólicos y el
sar del descenso en los índices de ma- trato con el afuera —los otros, el sis-
sacres en los últimos diez años, persiste tema político— se reduce a un míni-
la amenaza de lo que con un frecuente mo instrumental. Cuando el otro, en
e impreciso eufemismo se ha solido de- el mejor de los casos, me es indiferen-
nominar fuerzas oscuras, que señalan la te y, en el peor, se me aparece como
protesta social con un lenguaje propio un peligro, la idea del bien común no
de la guerra fría y convierten selectiva- pasa de ser una formulación retórica
mente en “objetivo militar” a sus líderes y los llamados a participar en la cons-
visibles (en seis años, entre 2008 y 2014, trucción de un nosotros suenan a fic-
fueron asesinados en Colombia 68 líde- ción romántica. En estas condiciones,
res campesinos). parece que el modo de ciudadanía al
que mejor se puede aspirar es uno
Pero no solo estos hechos han con- en el que cada sujeto se ocupe de lo
tribuido a producir en Colombia ciu- suyo, sin ser molestado por los demás
dadanos temerosos, desconfiados y y en el que la posibilidad individual
apáticos. También tendríamos que de integrarse al mercado se convierte
mencionar, entre otros, los altos ín- en criterio suficiente de inclusión so-
dices de corrupción en los diferentes cial. Desde esta aspiración se tiende a

42
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

simpatizar con las políticas que, por género, abogan por derechos de los
encima de la solidaridad social, dan animales o hacen uso de novedosos
prioridad al crecimiento económico recursos simbólicos para reapropiar-
(“confianza inversionista”), el mante- se de los espacios públicos y resig-
nimiento del orden y la lucha contra nificarlos. Los actores sociales que
el crimen con el fortalecimiento de visibilizan estas pretensiones (colec-
las fuerzas policiales (“seguridad de- tivos juveniles, artísticos, feministas,
mocrática”, “mano firme”). transgeneristas, asociaciones cívicas
para la defensa de espacios verdes,
Sin embargo, hay motivos para pensar usuarios de bicicletas, etcétera) no se
que la tendencia a concebir la ciudada- definen como activistas que exclusi-
nía exclusivamente respecto del bien- vamente encaminen sus demandas
estar material individual se está revir- hacia el sistema político o pretendan
tiendo en los últimos años o, al menos, ganar la atención de los medios que
que ha entrado en tensión con discur- tradicionalmente han pretendido
sos que no solo reactivan demandas monopolizar la construcción de la
de justicia social y expresan un apoyo opinión pública, sino que se dirigen
a las luchas por la reivindicación de inicialmente a sus conciudadanos
derechos básicos de grupos tradi- con recursos comunicativos hori-
cionalmente marginados, sino que zontales para interpelarlos desde las
tematizan las nuevas formas de dis- inquietudes por la estética de la ciu-
criminación que se hacen visibles con dad, los desequilibrios ecológicos, la
la pluralización de formas de vida. impersonalidad que empobrece las
Al cuestionamiento de los cánones posibilidades de autoexpresión; ex-
que por mucho tiempo determina- presan, en síntesis, preocupaciones
ron lo que era racial, étnica, política por la calidad de vida que reflejan la
y culturalmente aceptable, se suman adopción de lo que hace más de tres
ahora voces diversas que, entre otras decenios Ronald Inglehart llamó “va-
cosas, denuncian discriminaciones de lores posmaterialistas”.

5. Las nuevas ciudadanías

Las denominaciones de “nuevas ciu- movilización social y política, que en


dadanías”, “ciudadanías democráti- su composición, propósitos y acciones
cas”, “ciudadanías ampliadas” y “ciu- ilustran una renovada comprensión
dadanías profundas”, vinculadas en de lo que significa pertenecer a una
buena medida con el desarrollo de los comunidad política. Tal comprensión
llamados “nuevos movimientos socia- no solo ha impulsado la emergencia
les” en los últimos tres decenios, hacen de nuevos actores colectivos que re-
referencia a formas de organización y claman el derecho a participar en el

43
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

ordenamiento de lo común, sino que, y la aspiración a tomar directamente


además, ha posibilitado la politización parte en el poder constituyan la expre-
de elementos de la vida cotidiana rele- sión suprema de la actividad cívica lleva
gados tradicionalmente a la esfera pri- con frecuencia a concluir que existe una
vada y potenciado el descentramiento “apatía” generalizada frente a la política
de los flujos comunicativos en una es- en general, lo que reflejan las nuevas
fera pública que desborda los filtros y movilizaciones cívicas es que la política
las agendas de los medios masivos. se desplaza a la trama misma de lo so-
cial, mutando en sus objetivos formas
Además de señalar una pluralización y contenidos. Esta política que surge
de demandas y modos de participa- en espacios usualmente considerados
ción, el adjetivo de “nuevas” conlleva “no políticos” ha sido descrita por
en esta expresión la idea de una actua- los teóricos de diferentes maneras:
lización del principio de soberanía de- “política no gubernamental”, “políti-
mocrática, en un momento en el que ca sin amos” (Lyotard), “subpolítica”
el Estado reorienta sus funciones ante (Beck), “política de la vida” (Giddens),
la expansión del mercado y las insti- “contrapolítica” y “contrademocracia”
tuciones de la política tradicional, no (Rosanvallon). Todas ellas llaman la
logran encausar las demandas de los atención sobre el carácter difuso de
ciudadanos. Las nuevas ciudadanías una participación política que deja de
emergen como una reacción ante las coincidir con la asistencia a las urnas,
promesas incumplidas de sistemas po- pero que es suficientemente dinámi-
líticos que no lograron históricamente ca como para poner en entredicho el
organizar la sociedad de manera de- “mito del ciudadano pasivo” (Rosan-
mocrática y justa. En este sentido, su vallon, 2008), indiferente y replegado
emergencia está asociada con un for- en su mundo privado. Frente a esto
talecimiento de la sociedad civil12. se puede observar que las formas del
compromiso se han transformado y
Si el escepticismo expresado por un que los modos no convencionales de
número considerable de ciudadanos participación —marchas, plantones,
frente a la idea de que la participa- firma de peticiones, solidaridad colec-
ción electoral, la filiación partidista tiva con diferentes causas, vinculación

12. De acuerdo con nuestra descripción, y siguiendo a Alexander (2006), entendemos la socie-
dad civil como “una esfera solidaria en la que se redefine culturalmente y, hasta cierto punto,
se fortalece institucionalmente un tipo de comunidad universalizante” (p. 31), apoyada en
una opinión pública, códigos morales profundos, organizaciones específicas y prácticas de
civilidad, crítica y respeto mutuo. Esta caracterización se complementa pertinentemente con
la definición ofrecida por Gellner (1994) de la sociedad civil como un “conjunto de institucio-
nes no gubernamentales diversas que es suficientemente fuerte como para contrabalancear
al Estado y, si impedirle a éste cumplir con su rol de garante de la paz y de árbitro entre los
principales intereses, puede, sin embargo, impedir que domine y atomice al resto de la socie-
dad” (citado por Waisman, 2006, p. 539).

44
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

espontánea a grupos en redes sociales surgen “desde abajo”, de la lucha de


virtuales, etcétera— tienden a aumen- los excluidos por su reconocimiento.
tar a medida que la participación En tercer lugar, las nuevas ciudada-
electoral declina: “Mientras que la nías trascienden la comprensión
democracia representativa electoral liberal, en cuanto no buscan la inclu-
está gobernada por los lentos ritmos sión y la participación en un sistema
institucionales, la contrademocracia político ya existente, sino que en ellas
es permanente y no está sujeta a res- los sujetos aspiran a participar en la
tricciones institucionales. En un senti- redefinición misma del sistema del
do, es la vida democrática sin media- que desean ser miembros.
ción” (Rosanvallon, 2008, p. 25). Una
vida en la que, podríamos agregar, La ciudadanía activa promueve, des-
adquiere un carácter político el acto de sus prácticas mismas, una “nueva
de decir públicamente, con diferen- sociabilidad” basada en relaciones
tes recursos simbólicos, lo que desde sociales igualitarias, pero, además,
la experiencia subjetiva e intersubjeti- representa un “proyecto cultural”,
va del mundo de la vida cotidiana se en cuanto estimula aprendizajes co-
concibe como deseable o, al contra- lectivos y una transformación de
rio, se rechaza como inadmisible. representaciones sociales (Dagnino,
2004, 2005). Con respecto al primer
Tres elementos constitutivos de las aspecto, la relación entre sociabilidad
nuevas ciudadanías merecen ser re- y política se hace en especial visible al
saltados (Dagnino 2004, 2005). El percatarnos de que el enriquecimien-
primero tiene que ver con su con- to de la convivencia social no es solo
cepción de los derechos: su aspira- una finalidad del ejercicio ciudadano,
ción no se limita a asegurar el acce- sino también su condición. La aso-
so a derechos ya existentes, es decir, ciatividad espontánea genera “zonas
a la implementación sustancial de de contacto” que amplían la comu-
derechos apenas mantenidos en su nicación, permiten el intercambio de
formalidad. Retomando la conocida percepciones, opiniones y experien-
expresión de Hannah Arendt, lo que cias y expanden las redes de coope-
está de fondo es un “derecho a tener ración. Al promover la confianza y
derechos”, que implica incluso la po- fortalecer el vínculo social, las nue-
sibilidad de inventar nuevos derechos vas ciudadanías producen un capital
a partir de la defensa de un valor en social favorable para la acción colec-
una lucha política (autonomía sobre tiva (Lechner, 2000).
el propio cuerpo, protección del me-
dio ambiente, disponer de un techo). En cuanto a las implicaciones cultu-
El segundo aspecto es que no nacen rales de las ciudadanías activas, ellas
como estrategia de integración de se pueden apreciar con claridad en
los sectores excluidos desde el Esta- la tematización y el cuestionamiento
do o las clases dominantes, sino que de las representaciones y las prácticas

45
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

que naturalizan la desigualdad y el Giddens (1995) entre política eman-


autoritarismo e impiden los procesos cipatoria y política de la vida. En una
de democratización. En América La- política emancipatoria, nos dice, tie-
tina, observa Dagnino (2004, 2005), nen un valor central los imperativos
este autoritarismo constituye toda de justicia, igualdad y participación
una “matriz cultural” que sustenta y el principio de autonomía. Por eso,
la organización jerárquica de las re- ella busca fundamentalmente cues-
laciones sociales tanto en lo privado tionar las jerarquías de poder que
como en lo público. La lucha política sostienen la explotación de unos gru-
por “el derecho a tener derechos” se pos sobre otros, la desigualdad que
convierte así en una lucha contra los surge del acceso diferenciado a las
significados y las visiones de mundo satisfacciones materiales y la opre-
que reproducen relaciones de poder sión que resulta del uso de poder de
y sirven de base a la cultura del auto- un grupo para limitar las oportunida-
ritarismo social13. des de otro. También la política de la
vida presupone una emancipación de
En esta presentación general de los los lastres que imponen la tradición
elementos constitutivos de las nuevas y el dominio jerárquico, pero va más
ciudadanías no podemos, sin embargo, allá, en cuanto plantea preguntas por
pasar por alto algunas tensiones que la realización de un yo que, en con-
surgen en ellas, por una parte, por las diciones postradicionales y de inter-
ambigüedad de la significación políti- dependencia global, diseña reflexiva-
ca que puedan lograr algunos nuevos mente proyectos que responden a la
movimientos sociales y, por otra, por el pregunta por cómo hemos de vivir. Se
matiz que adquiere el concepto de ‘nue- trata, entonces, nos dice Giddens, de
va ciudadanía’ cuando la expresión se una política de la opción, que refleja
apropia en discursos de corte neoliberal. cuestiones identitarias y de construc-
ción de autenticidad. Al poner un
La ambigüedad de la significación acento en cuestiones existenciales
política de algunos movimientos so- reprimidas por las instituciones de
ciales está asociada con una tensión la modernidad, la política de la vida
entre subjetividad y ciudadanía. Para reclama una moralización de la vida
ilustrar este punto, resulta útil inicial- social, de la vida diaria, a partir de
mente la distinción formulada por una sensibilidad renovada. De ahí la

13. “Como parte del ordenamiento social autoritario y jerárquico de las sociedades latinoameri-
canas, ser pobre no solo significa privación material, sino también el estar sometido a reglas
culturales que conllevan una falta total de reconocimiento de las personas pobres como
sujetos y portadores de derechos […]. Esta privación cultural, impuesta por una ausencia ab-
soluta de derechos que implica una supresión de la dignidad humana, se convierte en parte
constitutiva de la privación material y la exclusión política” (Dagnino, 2005, p. 7).

46
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

importancia que adquieren en sus mundo compartido” (p. 22). La visibi-


simbologías el cuerpo como lugar lidad y la legibilidad son propiedades
privilegiado de la diversidad de estilos esenciales de lo político, de manera que
de vida y los derechos que garantizan las acciones que pretenden tener este
la autodeterminación sobre él. carácter deben ser integradas en una
narrativa singular y representadas en
Como los movimientos populares y cí- una arena política particular. Sin em-
vicos que les precedieron, las demandas bargo, dado su frecuente carácter pun-
de la política de la vida son expresión tual y fragmentario, las estrategias y ac-
de una nueva ciudadanía, que politiza ciones “contrapolíticas” corren el riesgo
en este caso elementos vitales con- de disolver los signos de ese mundo
finados tradicionalmente a la esfera compartido y hacerse incapaces de es-
privada y de este modo cuestionan la tructurar proyectos colectivos.
legitimidad del régimen mismo que, en
nombre de lo universal, determinó qué El problema de movilizaciones que
merecía ser tenido por público y qué emergen como acciones democráticas
debería mantenerse en el espacio do- y se marchitan en una escenificación
méstico. Sin embargo, el excesivo acen- que no alcanza efectos políticos ha
to en los aspectos del yo individual hace sido también señalado por Jain (2001),
visible una tensión entre subjetividad y para quien los nuevos movimientos
ciudadanía, de la que surge el riesgo de sociales reflejarían una politización
que, en ausencia de un principio claro individual autorreferencial, que con-
de comunidad, la emancipación de la vierte la protesta en un vehículo de
primera se promueva a expensas de la escenificación, una “extática auto-
segunda, disolviendo la potencialidad contemplación narcisista” en la que
de la subjetivación política en el nar- “los costos de la inversión política no
cisismo y el autismo (Santos, 2012), lo deben superar el beneficio personal” (p.
cual haría necesario matizar la aprecia- 4). Desde la perspectiva de este autor, la
ción de Dagnino (2005) de que en las subpolítica, reducida a happening y ex-
llamadas nuevas ciudadanías hay siem- presión de afectación personal, cumple
pre una revitalización del elemento más una función psicológica y pierde
ético republicano de la vida social y un de vista el objetivo de lograr transfor-
activismo en pos del bien común. Sobre maciones profundas del sistema.
esto ha llamado también la atención
Rosanvallon (2008), al observar que, si ¿Qué podemos concluir de estas obser-
bien determinadas formas de “contra- vaciones críticas? La situación descrita
poder” no son en sí mismas una expre- con radicalidad por Jain representa, sin
sión de “despolitización”, pueden llegar duda, una posibilidad, pero no puede
a convertirse en algo “impolítico” si no sin más hacerse extensiva a la totalidad
logran producir “una comprensión su- del sentido de los nuevos movimien-
ficientemente amplia de los problemas tos sociales, sin distinguir las variadas
relacionados con la organización de un motivaciones que estos movimientos

47
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

tienen en diferentes partes del mundo. significar, al mismo tiempo, la acepta-


Mientras que en los países centrales, ción de un retroceso en lo que respecta
que son los que tiene en mente Jain, ta- a las conquistas de derechos sociales. Si,
les movimientos se convocan en torno por un lado la ciudadanía activa ha de-
de valores posmaterialistas, en nuestra mandado una ampliación de la demo-
región las movilizaciones por la defensa cracia que se plasma en un aumento de
de la calidad y los estilos de vida —don- la participación de la sociedad civil en
de anidaría el riesgo de los excesos de los procesos de discusión, toma de de-
la subjetividad— están todavía lejos de cisiones y ejecución en lo concernien-
desplazar las luchas por la conquista te a políticas públicas, por otro lado
de condiciones mínimas de vida que, presenciamos el avance del proyecto
al contrario, adquieren aún mayor re- de minimización de un Estado que se
levancia en una época en la que los desentiende progresivamente de su
derechos se redefinen como servicios. papel como garante de derechos so-
Incluso en los casos en que sus deman- ciales y se libera de responsabilidades,
das se puedan referir a subpoblaciones que transfiere ahora a la sociedad civil.
específicas, el contenido y el horizonte Esto ha conducido a una “confluencia
de estos movimientos permiten dudar perversa” (Dagnino, 2004), en la que un
de que la puntualidad y la autorrefe- lenguaje aparentemente común, com-
rencialidad de intereses sean una de sus puesto de palabras como participación,
características definitorias14. sociedad civil, ciudadanía y democracia,
resulta encubriendo las brechas en-
Si las nuevas ciudadanías encarnan un tre proyectos políticos diferentes, con
principio comunitario, este se conden- creencias, intereses, concepciones de
sa en la apelación a la sociedad civil mundo divergentes y con representa-
como instancia social en la que se ciones opuestas de lo que debe ser la
opone una racionalidad fundada en vida en sociedad.
valores a la expansiva racionalidad
instrumental de los sistemas adminis- Cuando el neoliberalismo hace suyo el
trativo y económico. Sin embargo, el término, las nuevas ciudadanías se des-
celebrado “empoderamiento” de la so- pojan de su dimensión colectiva para
ciedad civil como signo del desarrollo promocionarse como algo básicamen-
de una ciudadanía activa adquiere un te individual. Si antes era usual que la
carácter ambiguo en las condiciones ciudadanía se asociara con el Estado,
históricas de expansión del neolibe- hoy se insiste en resaltar su conexión
ralismo, pues la afirmación de la ciuda- con el mercado, que sustituye a un
danía como agente propositivo puede Estado en retirada: hacerse ciudadano

14. “Si en algunos movimientos es discernible un interés específico de un grupo social (las muje-
res, las minorías étnicas, los habitantes de las favelas, los jóvenes), en otros el interés es colec-
tivo y el sujeto social que los titula es potencialmente la humanidad en su todo (movimiento
ecológico, movimiento pacifista)” (Santos, 2012, p. 318).

48
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

significa integrarse individualmente al representantes de la sociedad civil en


mercado como productor y consumi- su totalidad, a convertirse en las inter-
dor. En este contexto, los derechos ad- locutoras “confiables” del Estado y en
quiridos por los trabajadores a lo largo canales a través de los cuales se transfie-
del siglo XX se denuncian como un ren inicialmente las responsabilidades
anacrónico obstáculo al crecimiento y del Estado a la sociedad civil, incluso
la modernización y se anulan para dar cuando ellas han perdido el vínculo con
paso a negociaciones individuales en las los movimientos sociales que les dieron
que se exige al trabajador mayor flexibi- origen y con los sectores a los que dicen
lidad, capacidad de adaptación y otras representar (Dagnino, 2004).
“competencias” elevadas ahora al nivel
de virtudes laborales. De manera que detrás de las aparen-
tes uniformidades lingüísticas con las
Del lado de la participación social ocu- que se anuncia en la esfera pública
rre una transmutación similar, pues en la dignidad y el protagonismo de las
el nuevo lenguaje ella se despoja de su nuevas ciudadanías, ellas se revelan
significado colectivo y se promociona como el terreno en el que se libra una
como algo privado. Por participación disputa por los significados y por la
solidaria se entiende, entonces, el traba- comprensión misma de la política.
jo voluntario individual y las eventuales En esta disputa se hace patente que
acciones empresariales adelantadas el proyecto neoliberal no solo opera
en estrategias de visibilidad que se “con una concepción de estado míni-
publicitan como “responsabilidad mo, sino además con una concepción
social”, incluso como “ciudadanía minimalista tanto de política como de
corporativa”. De esta forma, la solida- democracia” (Dagnino 2004, p. 108);
ridad se vacía de su carácter político y que él no solo representa una ideología,
se presenta como un asunto de moral sino una “mutación” y una forma “pa-
individual, lo cual implica que la solu- radójica” de la actividad política, en
ción de problemas fundamentales de la que tiende a neutralizarse la con-
lo público se hace depender de la con- flictividad y a abolirse el antagonismo
ciencia privada. sociopolítico, que son fundamentales
en su comprensión de lo político (Ba-
Esta “confluencia perversa” tiene final- libar, 2012, p. 169). Y, finalmente, que
mente consecuencias en la idea misma el neoliberalismo promueve la idea de
de representatividad de la sociedad que “los ciudadanos ya no requieren de
civil, en la medida en que las ONG la política ni del Estado para alcanzar
y las fundaciones empresariales de sus objetivos, puesto que con el mer-
orientaciones filantrópicas adquie- cado y con su libertad para decidir en
ren preponderancia sobre los movi- qué ámbitos de cooperación desean
mientos sociales como voceras de los emplear su tiempo y recursos, se bastan
intereses de las comunidades. En las para realizarse socialmente” (Freijeiro,
ONG, estas tienden a tomarse como 2008, p. 172).

49
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

6. REFERENCIAS

Alexander, J. (2006). The Civil Sphere. Nueva York: Oxford University Press.
Archila, M. (2001). Vida, pasión y… de los movimientos sociales en Co-
lombia. En: M. Archila y M. Pardo (eds.), Movimientos sociales, Estado y
democracia en Colombia. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.
Balibar, E. (2012). Ciudadanía. Buenos Aires: Adriana Hidalgo.
Dagnino, E. (2004). ¿Sociedade civil, participação e cidadania: de que esta-
mos falando? En D. Mato (coord.), Políticas de ciudadanía y sociedad
civil en tiempos de globalización (pp. 95-110). Caracas: Universidad
Central de Venezuela.
Dagnino, E. (2005). Meanings of Citizenship in Latin America. Brighton: In-
stitute of Development Studies.
Dahrendorf, R. (1988). El conflicto social moderno: ensayo sobre la política
de la libertad. Barcelona: Mondadori.
De Bucana, J. (1995). La iglesia evangélica en Colombia: una historia. Bogo-
tá: Asociación Pro-Cruzada Mundial.
Freijeiro, M. (2008). ¿Hacia dónde va la ciudadanía social? Andamios, 5(9),
157-181.
Garay, L. (2011). Acerca de la asistencia y la protección social: una perspec-
tiva de la transformación del Estado hacia un estado posbenefactor.
En L. Garay et al., Colombia: diálogo pendiente (vol. III). Bogotá: Planeta
Paz.
Giddens, A. (1982). Profiles and Critique in Social Theory. Berkeley: Univer-
sity of California Press.
Giddens, A. (1995). Modernidad e identidad del yo. Barcelona: Península.
Habermas, J. (1996). Die Einbeziehung des Anderen. Frankfurt a. M.: Suhrkamp.
Habermas, J. (1998). Ciudadanía e identidad nacional. En Facticidad y vali-
dez. Madrid: Trotta.
Jain, A. (2001). Subpolitik als diffuse Nichtpolitik. Recuperado de http://
www.power-xs.net/jain/pub/subpolitik-nichtpolitik.pdf
König, H. (1994). En el camino hacia la nación. Bogotá: Banco de la República.
Koselleck, R. (2006). Begriffgeschichten. Studien zur Semantik und Pragma-
tik der politischen und sozialen Sprache. Frankfur a. M.: Suhrkamp.
Lechner, N. (2000). Nuevas ciudadanías. Revista de Estudios Sociales, 5, 25-31.
Marshall, T. H. (1997 [1949]). Ciudadanía y clase social. Reis, 79/97, 297-344.
Mackert, J. (2006). Staatsbürgerschaft. Eine Einführung. Wiesbaden: Verlag
für Sozialwissenschaften.
Mann, M. (1987). Ruling Class Strategies and Citizenship. Sociology, 21,
3, 339-354.
Palacios, M. y Safford, F. (2002). Historia de Colombia: país fragmentado,
sociedad dividida. Bogotá: Universidad de los Andes.

50
Fernando García-Leguizamón ciudadanía y nuevas ciudadanías:
aclaraciones conceptuales

Palley, T. I. (2013). Europe’s Crisis Without End: The Consequences of


Neoliberalism. Contributions to Political Economy, 32(1), 29-50.
Rodríguez, O. (2006). Del patronato al aseguramiento en el sistema de
protección en Colombia: asistencia, identificación y legitimidad. En
Y. Le Bonniec y O. Rodríguez (ed.), Crecimiento, equidad y ciudada-
nía: hacia un nuevo sistema de protección social. Bogotá: Universidad
Nacional de Colombia.
Romero, M. (2002). Paz, reformas y cambio en la sociedad civil colom-
biana. En A. Panfichi (comp.), Sociedad civil, esfera pública y demo-
cratización en América Latina: Andes y Cono Sur. México: FCE.
Rosanvallon, P. (2008). Counter-Democracy: Politics in an Age of Distrust.
Cambridge: Cambridge University Press.
Santos, B. (2012). De la mano de Alicia: lo social y lo político en la posmo-
dernidad. Bogotá: Siglo del Hombre Editores/Uniandes.
Serna, A. (2006). Ciudadanos de tierra tropical: ficciones históricas de lo
ciudadano. Bogotá: Universidad Distrital Francisco José de Caldas.
Thwaites, M. y Ouviña, H. (2012). La estatalidad latinoamericana revisi-
tada: reflexiones e hipótesis alrededor del problema del poder políti-
co y las transiciones. En M. Twaites (ed.), El Estado en América Latina:
continuidades y rupturas. Santiago de Chile: Arcis/Clacso.
Turner, B. (1990). Outline of a Theory of Citizenship. Sociology, 24(2),
189-217.
Urrea, F. y Arango, L. (2000). Culturas empresariales en Colombia. En F.
Urrea et al., Innovación y cultura de las organizaciones en tres regiones
de Colombia. Bogota: Colciencias.
Velásquez, M. (1989). Condición jurídica y social de la mujer. Nueva His-
toria de Colombia (t. IV). Bogotá: Planeta.
Waisman, C. (2006). ¿Qué es una “sociedad civil fuerte”? Autonomía y
autorregulación en las democracias latinoamericanas contemporá-
neas. En I. Cheresky (comp.), Ciudadanía, sociedad civil y participa-
ción política (pp. 533-554). Buenos Aires: Miño y Dávila.
Wills, M. (2007). Inclusión sin representación. La irrupción política de las
mujeres en Colombia (1970-2000). Bogotá: Norma.

51
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

EXPLORACIÓN DE FORMAS
ORGANIZACIONALES PARA LA INCLUSIÓN
SOCIAL DE RECICLADORES EN COLOMBIA
HACIA LA CONSTRUCCIÓN DE CIUDADANÍA

ERNESTO VALDÉS SERRANO*

1. Introducción
Este capítulo se propone describir al- para lo asociativo de estas organiza-
gunas formas organizacionales para ciones económicas de recicladores y
la inclusión social de los reciclado- la construcción de ciudadanía. Este
res, al desarrollar en la última década trabajo se concibió como parte del
emprendimientos solidarios de natu- macroproyecto del Grupo de Inves-
raleza económica en ciudades como tigación Desarrollos Humanos, Edu-
Bogotá, Cali y Medellín. Se trata de cativos y Organizacionales (DHEOS),
analizar algunos casos o experiencias de la Universidad Piloto de Colombia,
relevantes en cuanto a asociaciones 2013-2014, enfocado al estudio de la
que han asumido papeles económi- formación de ciudadanía en diferen-
cos, adoptando nuevas formas de tes escenarios sociales urbanos.
organización con el apoyo de otras
entidades de la sociedad. A la vez, Las razones que llevaron a plantear
se pretende establecer una relación esta investigación exploratoria como
entre el desarrollo de capacidades contribución en conocimiento a la

* Administrador de Empresas, magíster en Educación. Docente de la Universidad Piloto de Co-


lombia y miembro del Grupo de Investigación Desarrollos Humanos, Educativos y Organizacio-
nales (DHEOS) y del Grupo de Investigación en Responsabilidad Social y Ambiental (GIRSA).
Correos: ernesto-valdes@unipiloto.edu.co; ernestovaldes58@yahoo.es

52
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

Universidad y al Observatorio de la práctica de valores, como la soli-


Política Pública de Manejo de Resi- daridad, la democracia, la inclusión o
duos Sólidos promovido por ENDA1, la responsabilidad social y ambiental,
son las siguientes: 1) la relevancia del promovidas por grupos sociales que
problema de inclusión social de la tradicionalmente el Estado ha man-
población recicladora en el país y en tenido al margen de sus acciones o
especial en sus grandes ciudades, que beneficios con sus políticas públicas.
supone en un largo tiempo una falta
de eficacia de las políticas públicas Todo este esfuerzo se concibe en un
para ayudar a constituir ciudadanía a contexto de evolución en las últimas
estos grupos, que pese a su antigüe- dos décadas de la política pública tra-
dad y trayectoria en actividades am- zada por el Gobierno Nacional (con el
bientales siempre se han identificado apoyo del Congreso de la República)
como “marginales” o pertenecientes y aplicada por varios municipios del
a actividades “informales”, afectan- país y, en especial, en Bogotá2, que en
do hondamente esta condición su suma, al no agenciar de manera tajante
calidad de vida. 2) La evolución de la inclusión social de los recicladores,
las políticas públicas en el sistema ha conducido a acciones colectivas y
de residuos sólidos, que pese a su judiciales por su integración efectiva
estrechez para incluir al trabajador en el sistema de residuos sólidos de
reciclador están posibilitando un es- las ciudades anotadas y para acceder a
pacio para que grupos organizados derechos laborales y sociales.
de este sector social se transformen
en colectivos económicos formales y Desde este punto de vista, este trabajo
sean, por ende, reconocidos debida- identifica algunas formas organizacio-
mente en su labor productiva y de nales que ha adoptado la población
servicio público. 3) El interés del Gru- recicladora en tres ciudades del país
po DHEOS por continuar sistemati- (Bogotá, Cali y Medellín) para facilitar
zando experiencias o conocimiento su inclusión social y participar más ac-
sobre organizaciones alternativas (a tivamente y de manera económica en
las capitalistas) que hacen énfasis en esos sistemas públicos municipales.

1. Véase texto publicado por ENDA en su página web acerca del Observatorio Público de Manejo
de Residuos Sólidos, el cual define su propósito como escenario que busca aportar elementos
de análisis para la inclusión de la población recicladora organizada en el manejo público de los
residuos (http://www.endacol.org/Lneas-de-Accin/Programa-Manejo-de-Residuos/observato-
rio-de-politica-publica-de-manejo-de-residuos).
2. En el caso del Distrito Capital se destaca el controvertido nuevo modelo denominado Progra-
ma Basura Cero, que en el 2012 fue adoptado por la Administración de la ciudad por medio
de la UAESP -en respuesta al Auto 275 del 2011 emitido por la Corte Constitucional- para
promover la inclusión de los recicladores al sistema con el desarrollo de asociaciones como
organizaciones autorizadas para recuperar residuos sólidos con una remuneración vía tarifa
conforme con la metodología que estipule la Comisión de Regulación de Agua Potable y Sanea-
miento Básico.

53
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

De manera concreta, este capítulo se características de la gestión interna de


estructura así: primero, se describen al- estas organizaciones para establecer su
gunos elementos de la política pública grado de madurez en lo administrativo,
que el país ha adoptado en materia de en lo empresarial (por competitividad)
residuos sólidos y las restricciones que y conforme con sus fines de solidaridad.
ha generado para que la población re- 3) Las características de la gestión ex-
cicladora logre alguna inclusión social. terna o con otras organizaciones de la
Segundo, se describe el enfoque me- sociedad y ante el Estado para forjarse
todológico adoptado para hacer esta redes de colaboración y buscar eficacia
exploración de algunas organizaciones en el aprovechamiento de mercados de
económicas de recicladores y, a par- residuos sólidos en cada ciudad estu-
tir de esto, se exponen sus rasgos más diada y para generar solidaridad entre
relevantes bajo tres aspectos centra- sus asociados. Finalmente, se elabora
les: 1) Los antecedentes y propósitos una discusión en torno a formular una
fundacionales de las organizaciones posible relación entre el desarrollo de
de recicladores que han adoptado em- capacidades de estas organizaciones
prendimientos económicos solidarios económicas de recicladores y la cons-
para promover la inclusión social. 2) Las trucción de ciudadanía.

2. Síntesis de la política pública de aseo y manejo de


residuos sólidos durante las últimas dos décadas

La idea fundamental en esta primera instituciones de la seguridad social,


parte consiste en mostrar las normas como es el caso de un trabajador for-
que el Estado ha desplegado como nue- mal. Al contrario, los recicladores y sus
va política de aseo para el manejo de los familias son económicamente la parte
residuos en las ciudades, dejando en un más débil de la llamada cadena del re-
segundo plano a la población reciclado- ciclaje, que cubre
ra (o recuperadora de basuras para po-
sibilitar el reciclaje en la industria). una gran variedad de actores
del sector informal y formal de
la economía, que realizan las
Si bien en apariencia los mercados de siguientes actividades: a) gene-
residuos sólidos ofrecen muchas opor- ración, b) recuperación de ma-
tunidades para que los sectores de la teriales, c) recolección y trans-
población muy marginales socialmen- porte, d) almacenamiento, e) pre
te en las ciudades —como los recicla- transformación y f) transforma-
dores— subsistan con su recolección, ción de las materias primas recu-
transporte y comercialización, en la peradas (Corredor, 2010, p. 37).
práctica se atraviesan múltiples fuer-
zas que impiden que esto se traduzca En esta cadena, el reciclador desarrolla
en ingresos dignos e integración a las su trabajo diario buscando, separando,

54
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

recolectando, transportando y comer- ambiental de manera informal en el


cializando diversos materiales sólidos sistema de residuos sólidos del país
que en el mercado tengan algún reco- y de cada ciudad en particular, plan-
nocimiento monetario, apoyándose ge- teando a la vez la necesidad de un
neralmente en intermediarios (peque- cambio en la política pública del aseo
ños y grandes bodegueros) para que las desde la década de 1990. Específica-
industrias los aprovechen nuevamente mente, a partir de la Ley 142 de 1994
en su ciclo productivo (Alcaldía Mayor se amplió la posibilidad de la pres-
de Bogotá D. C., DANE y OEI, 2004). tación de servicios por operadores
privados, además de empresas pú-
En general, esta población recicladora, blicas o mixtas, entre otras personas
ya se trate de los denominados de ofi- jurídicas autorizadas, en condiciones
cio —porque su actividad es principal de libre competencia. En ese sistema,
y permanente—, ya de los ocasionales que remunera a estos prestadores
—porque laboran de manera aislada, del servicio público con regulación
discontinua o según las necesidades tarifaria, las grandes empresas logran
inmediatas de subsistencia—, man- supuestamente los mayores ingresos,
tiene un bajo nivel educativo, no tie- dadas sus mejores condiciones de ca-
ne vínculo laboral con una empresa pital, gestión y tecnología, con lo cual
o patrono, se apoya en su capacidad quedan los recicladores por fuera de
de trabajo y destreza para recolectar los beneficios principales3.
y transportar materiales con medios
muy precarios y, por ende, no dispo- Precisamente, fue el mantenimiento
ne de seguridad ocupacional ni hace durante muchas décadas del siglo XX
parte del sistema de protección social de una política pública que privilegió
conforme con las particularidades del el enfoque sanitario frente al ambien-
oficio. A la vez, por lo general, está su- tal para el manejo de los residuos en
jeta a las condiciones de compra de re- las ciudades, lo cual propició esta mar-
siduos sólidos que imponen los gran- ginación o discriminación social del
des intermediarios (Alcaldía Mayor de reciclador; política sanitaria que desde
Bogotá D. C., DANE y OEI, 2004). la década de 1990 se empieza a modi-
ficar por los efectos de una disposición
Pese a esta preservación tan margi- incontrolada de residuos en los gran-
nal del oficio del reciclador durante des centros urbanos, expidiéndose
varias décadas, de todas formas ha normas que apuntaron a un manejo
cumplido su función económica y integral de estos (Corredor, 2010).

3. Para conocer sobre los fundamentos de la regulación económica de los servicios públicos do-
miciliarios en Colombia, véase Stapper (2009).

55
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Así se destaca la expedición de nue- estableciendo la obligatoriedad


vas regulaciones, como la Ley 142 de de elaborar y adoptar Planes de
Gestión Integral de Residuos Só-
1994, que establece el régimen de ser-
lidos (PGIRS) como instrumentos
vicios públicos domiciliarios e incluye de planificación en el marco de la
en su artículo 14 las actividades com- política y normatividad nacional.
plementarias del servicio público4; la Con la Resolución 1045 de 2003
Ley 99 de 1993, que organiza el Sis- se define la metodología y los
tema Nacional Ambiental en el país contenidos mínimos para su ela-
y asigna en su artículo 65, numeral 9, boración (Corredor, 2010, p. 17).
funciones a los municipios y distritos
relacionadas con la ejecución de pro- Estos planes, por consiguiente, los de-
gramas de disposición, eliminación y bieron adoptar los municipios en los
reciclaje de residuos líquidos y sóli- primeros años de este siglo con sus
dos, y el decreto 1713 de 2002, que, unidades administrativas correspon-
conforme con su artículo 2, dientes, reconociendo el aprovecha-
miento de residuos sólidos como ac-
establece normas orientadas a tividad complementaria del sistema
reglamentar el servicio público
público de aseo. Sin embargo, a la vez
de aseo en el marco de la gestión
integral de los residuos sólidos or- de no conducir a la inclusión efecti-
dinarios, en materias referentes a va de los recicladores de oficio como
sus componentes, niveles, clases, parte de ese sistema, otro conjunto
modalidades, calidad, y al régi- de normativas más bien despertaron
men de las personas prestadoras en la última década su reacción me-
del servicio y de los usuarios. diante la acción colectiva y jurídica
con sus organizaciones. Al respecto,
Incluso, además de definir las activi- vale la pena destacar las siguientes
dades de recuperación, aprovecha- medidas expedidas por el Gobierno
miento y reciclaje como parte de ese Nacional o el Congreso de la Repúbli-
servicio, ca que afectaron a dicha población o
contribuyen a mantener su exclusión
el mencionado decreto define de del sistema público de aseo y, por
manera más específica la respon-
tanto, sus condiciones de pobreza y
sabilidad de los municipios en el
manejo adecuado de residuos, vulnerabilidad:

4. Conforme con el Decreto Nacional 2981 de diciembre 20 de 2013 “Por el cual se reglamenta
la prestación del servicio público de aseo”, se define en el capítulo 1 el aprovechamiento: “Es
la actividad complementaria del servicio público de aseo que comprende la recolección de
residuos aprovechables separados en la fuente por los usuarios, el transporte selectivo hasta la
estación de clasificación y aprovechamiento o hasta la planta de aprovechamiento, así como su
clasificación y pesaje”. Cabe anotar que este Decreto mediante su art. 120 derogó el Decreto
1713 de 2002.

56
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

- El decreto 1713 de 2002, que en su plantea que los municipios y dis-


artículo 28 conduce a ceder la pro- tritos promuevan la participación
piedad de los residuos a la entidad de recicladores en las actividades
prestadora del servicio de aseo en asociadas a través del aprovecha-
el momento que los usuarios los miento en armonía con la presta-
ubican en el sitio público estable- ción del servicio de aseo6.
cido para hacer la recolección. En
este mismo decreto, en el capítu- - La Ley 1259 de 2008 —reglamen-
lo VII, se determina el sistema de tada por el Decreto Nacional 3695
aprovechamiento de residuos sóli- de 2009— es otra norma del Con-
dos, y a la vez en el artículo 68 se greso de la República en la cual se
estipulan las personas prestadoras percibe discriminación e impedi-
del servicio de aseo que efectúan mentos directos a las labores de
la actividad de aprovechamiento. la población recicladora, cuando
Ahí si bien posibilita esta actividad instaura en el territorio nacional la
en el numeral 2 a los recicladores aplicación por las autoridades mu-
organizados en formas de econo- nicipales del comparendo ambien-
mía solidaria, a los recicladores de tal a los infractores de las normas
oficio individualmente parece que de aseo, limpieza y recolección de
los excluye5. escombros. Desde luego, esto pro-
picia el riesgo de sanciones pedagó-
- Igualmente, en dicho decreto con gicas y económicas —con la figura
el artículo 77, que habla de la re- del comparendo ambiental— a
colección y transporte de mate- todas aquellas personas natura-
riales para el aprovechamiento, les o jurídicas no autorizadas que
también excluye a los recicladores realizan labores de separación, se-
al definir condiciones de operación lección y transporte de materiales,
como la de “transporte en vehícu- que supuestamente incurran en in-
los motorizados cerrados y debi- fracciones en contra de las normas
damente adecuados para tal fin”. ambientales de aseo que relaciona
No obstante estas restricciones, el artículo 6 de esa misma ley, de-
paradójicamente el artículo 81 nominado “De las infracciones”.

5. Quizá esta norma amplíe relativamente lo estipulado en el artículo 15 de la Ley 142 de 1994, en
cuanto a las personas autorizadas para prestar servicios públicos en Colombia, pero sigue sin
incluir explícitamente al reciclador de oficio.
6. Otra paradoja en la política pública se aprecia con la promulgación del Día Nacional del Recicla-
dor y del Reciclaje con la Ley 511 de 1999, que en su artículo 1 dice: “Establécese el Día Nacional
del Reciclador y del Reciclaje, el cual se celebrará el primero de marzo de cada año”. “Parágrafo.
Los gobernadores y alcaldes dentro de sus respectivas jurisdicciones adoptarán las medidas ad-
ministrativas adecuadas para la celebración del Día Nacional del Reciclador y del Reciclaje, en
concordancia con la importancia que estas personas, empresas y organizaciones merecen”.

57
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

- Ante este ejemplo de normas que T-724 de 2003, también ordenó a


afectan en los últimos años a los la Alcaldía Mayor de Bogotá, a tra-
recicladores, se suman los pro- vés de esa Unidad Administrativa,
cesos de licitación del servicio
de recolección de basuras en las que defina un esquema de metas
a cumplir en el corto plazo con
grandes ciudades, los cuales por
destino a la formalización y regu-
sus deficiencias para incluir a los larización de la población de reci-
recicladores de oficio en el sistema cladores, que contenga acciones
de aseo dan lugar a demandas de concretas, cualificadas, medibles
esta población organizada y, por y verificables, el cual debe ser en-
tanto, a sentencias de la Corte tregado a la Corte Constitucional,
Constitucional, como la T-724 de así como a la Procuraduría Gene-
20037, para conceder el amparo ral de la Nación a más tardar el
de los derechos fundamentales 31 de marzo del año 2012 (Corte
al debido proceso, a la igualdad y Constitucional, 2011).
al trabajo de los recicladores ante
las condiciones del proceso licita- De las anteriores decisiones judiciales
torio en Bogotá lanzado en 2002; es posible inferir que de alguna forma
la Sentencia T-291/09, que aboga se ha derivado la inclusión de los reci-
por el derecho a la igualdad en re- cladores de oficio en la formulación,
lación con grupos tradicionalmen- implementación y actualización de
te discriminados o marginados, en los planes de gestión integral de los
atención a las acciones de tutela residuos sólidos (PGIRS) que estable-
interpuestas por un grupo de reci- ció el Decreto Nacional 2981 de 2013
cladores del basurero de Navarro, en los municipios y distritos. Decreto
en Cali, para solicitar la protección que al reglamentar la prestación del
de su derecho a la vida digna en servicio público de aseo tiene un ám-
conexidad con el derecho al tra- bito de aplicación
bajo; o más recientemente el Auto
275 de 2011 de la Corte Constitu- A las personas prestadoras de resi-
duos aprovechables y no aprove-
cional, que a la vez de declarar el
chables, a los usuarios, a la Super-
incumplimiento por parte de la intendencia de Servicios Públicos
Unidad Administrativa Especial de Domiciliarios, a la Comisión de
Servicios Públicos (UAESP) de las Regulación de Agua Potable y Sa-
órdenes conferidas en la Sentencia neamiento Básico, a las entidades

7. Esta sentencia dio lugar al Acuerdo 287 de 2007 del Concejo de Bogotá que dice en el artículo
1: “El presente Acuerdo tiene como finalidad orientar las acciones afirmativas que garantizan
la participación de los recicladores de oficio en condiciones de pobreza y vulnerabilidad, en los
procesos vinculados a la gestión y manejo integral de los residuos sólidos de Bogotá”.

58
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

territoriales y demás entidades con afirmativas en favor de la población


funciones sobre este servicio (art. 1). recicladora”.

Por tanto, estipula la obligación de los En síntesis, este breve recuento de po-
municipios de “elaborar, implementar lítica pública nacional en materia de
y mantener actualizado un plan mu- manejo de residuos sólidos contribuye
nicipal o distrital para la gestión inte- a contextualizar la exclusión de dicho
gral de residuos o desechos sólidos en sistema público de los recicladores y
el ámbito local y/o regional según el los esfuerzos de estos trabajadores,
caso” (art. 88), incluyendo el diseño y tanto por desarrollar localmente sus
desarrollo de proyectos y programas acciones colectivas en pro de garan-
de aprovechamiento de residuos para tizar sus derechos8, como por asumir
su incorporación en el ciclo producti- procesos comerciales de dichos resi-
vo, con la participación activa de los duos bajo formas asociativas de eco-
recicladores de oficio (arts. 88, 90, 91 nomía solidaria, que de alguna manera
y 92). Al respecto, el citado decreto llevan a mostrar una capacidad poten-
fija como obligaciones de dichas en- cial para ser parte importante de este
tidades territoriales mediante el artí- sistema público del país o en cada
culo 96, numerales 9 y 10, lo siguiente: municipio donde sobreviven con el
“Formalizar la población recicladora desarrollo de las actividades de apro-
de oficio, para que participe de ma- vechamiento. Esto último es lo que se
nera organizada y coordinada en la pretende ilustrar en este escrito, con
prestación del servicio público que la descripción de algunas experiencias
comprende la actividad complemen- de emprendimientos económicos soli-
taria de aprovechamiento” y, además, darios de los recicladores en tres gran-
“Adoptar y fortalecer las acciones des ciudades del país.

3. ENFOQUE METODOLÓGICO
Se adoptó una estrategia metodoló- propuestos y considerar como rele-
gica cualitativa y de estudio de casos vante la perspectiva o conocimien-
de forma exploratoria para garan- to de los actores (recicladores) con
tizar la resolución de los objetivos otros colaboradores provenientes

8. Cabe anotar que en Bogotá las organizaciones desarrolladas por los recicladores han promovi-
do objetivos esenciales entre sus asociados como:
“- Motivación y organización: ubicación estable de vivienda y trabajo, autoestima, reconoci-
miento individual y colectivo y organización solidaria.
- Organización empresarial: legalización y reconocimiento, consolidación funcional, estructu-
ración administrativa, generación de proyectos productivos y especialización productiva.
- Consolidación gremial y empresarial: formación de dirigentes, gestión de desarrollo, participa-
ción gremial y seguridad social” (Alcaldía Mayor de Bogotá D. C., DANE y OEI, 2004., p. 40).

59
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

del sector privado, que han configu- entrevistas a profundidad de represen-


rado y desarrollado estas experien- tantes o directivos de una cooperativa
cias económicas. Igualmente, esta en Bogotá, una cooperativa y cuatro
estrategia posibilitó estudiar con asociaciones en Cali, una precoope-
parcial profundidad la singularidad rativa en el norte del Cauca (Vereda
de las formas organizacionales adop- Agua Azul, Villarica) y una cooperati-
tadas en las condiciones de cada va en Medellín10. Esta última es la de-
ciudad y trayectoria de los grupos nominada Cooperativa Multiactiva de
de recicladores que han conforma- Recicladores de Medellín (Recimed), la
do estas experiencias, partiendo del cual es una de las organizaciones más
supuesto de que estas son únicas y, grandes del país en su tipo. Como par-
a la vez, tentativamente permiten la te de lo anterior, se destaca que en Cali
comparación según los contextos y fue posible entrevistar al representan-
las características de las formas or- te legal de la Asociación de Reciclado-
ganizacionales. El tipo de estudio res de Cali (ARC), al representante de
adoptado fue descriptivo e interpre- la Cooperativa de Trabajo Asociado
tativo, con un muestreo intencional UFPRAME, y en forma de grupo focal
o basado en las posibilidades con- a tres lideresas de las asociaciones de
cretas para acceder a información recicladores de Navarro, ahora deno-
de algunas organizaciones de recicla- minadas Arena, Ecofuturo y Redecol,
dores en 2013, en ciudades como Bo- con antecedentes de labores en el
gotá, Medellín y Cali9. De ese modo, se relleno sanitario de Navarro (cerrado
recolectó información mediante seis por las autoridades en 2008)11.

9. Cabe aquí agradecer el gran apoyo aportado por funcionarios de la Fundación Grupo Familia,
ENDA y la Fundación Carvajal (Cali) para lograr contacto con los informantes entrevistados en
dichas ciudades.
10. Por su relevancia en el tema de organizaciones económicas de recicladores, se incluyó en Bogo-
tá para fines de análisis, además de la Cooperativa Porvenir (con más de veinte años de trayec-
toria), a la Asociación Ecoalianza Estratégica de Recicladores. Esta organización fue abordada
de manera investigativa en su etapa de fundación por el autor junto con los profesores Germán
Cortés M. y Claudia García A., integrantes del Grupo DHEOS, entre 2011 y 2012. Del resultado
de esta labor, se encuentra publicado: un artículo en la Revista Cooperativismo y Desarrollo,
vol. 21, n.º 102, 2013, de E. Valdés, denominado: “Experiencias de emprendimiento económico
solidario: el caso de una asociación de recicladores en Bogotá”; y otro artículo de la profesora C.
García, titulado: “Explorando experiencias de trabajo no capitalistas: el caso de una asociación
de recicladores en Bogotá”, en Revista Trabajo y Sociedad, n.º 20, 2013. También se publicó en
2012 una cartilla titulada: Ecoalianza estratégica de recicladores: asociatividad para la producti-
vidad. Una experiencia alternativa, en coedición con ENDA y la Universidad Piloto de Colombia.
11. Cabe anotar que este conjunto de organizaciones se inscriben en la denominada economía so-
lidaria, que según la Ley 454 de 1998, se define en su artículo 2 como “el sistema socioeconómi-
co, cultural y ambiental conformado por el conjunto de fuerzas sociales organizadas en formas
asociativas identificadas por prácticas autogestionarias solidarias, democráticas y humanistas, sin
ánimo de lucro para el desarrollo integral del ser humano como sujeto, actor y fin de la economía”
(Alcaldía Mayor de Bogotá, Secretaría Distrital de Desarrollo Económico, 2008, pp. 17-18).

60
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

Apoyado en el registro de esta infor- las relaciones y las capacidades. Los


mación, se realizó a continuación un propósitos se relacionan con la iden-
proceso de categorización inducti- tificación de las diferentes racionali-
va, que procesada bajo matrices de dades que mueven a la organización
sentido posibilitó identificar aque- (económica, ambiental, social, etcé-
llos elementos del discurso más re- tera) expresadas en metas, objetivos y
levantes, con el fin de caracterizar a políticas, y otros aspectos que incluso
dichas organizaciones de reciclado- justificaron su creación. El dominio de
res en los aspectos ya enunciados. las relaciones hace referencia a los ras-
Todo esto fue la base para el desplie- gos concernientes a la estructura que
gue del análisis y la síntesis final por adoptan sus integrantes para facilitar
presentar en esta siguiente parte del los propósitos, que puede asumir con
presente capítulo. mayor o menor grado cierto esquema
para el ejercicio de autoridad o para
3.1. Unidades de análisis y confec- dividir el trabajo y asignar papeles a
ción de la guía de entrevista aplicada sus integrantes. Y, finalmente, está el
a las organizaciones de recicladores
dominio de las capacidades, median-
te el cual se identifican los diferentes
Siguiendo a Etkin y Schvarstein (1989), recursos con los cuales opera la orga-
se adopta el concepto de ‘identidad’ nización y plasma su racionalidad res-
para estudiar este tipo de organiza- pecto de la articulación fines-medios;
ciones, puesto que se asume como se distinguen aquí recursos materiales,
premisas: que las organizaciones se tecnológicos, incluso los referentes a
construyen socialmente y son entida- la configuración de la cultura organi-
des complejas que se entenderían en zacional (valores, normas, creencias,
un marco más amplio definido desde etcétera).
el observador o analista.
Basados en estos tres dominios, se es-
Por tanto, para describir y compren- tructuraron las siguientes categorías
der el tipo de organizaciones que es para hacer una aproximación empí-
de nuestro interés, se adoptó un mar- rica del fenómeno propuesto (cada
co conceptual inicial que posibilitó organización de recicladores que fue
delimitar los rasgos de identidad de posible estudiar): una primera cate-
las organizaciones materia de estudio; goría de entrada fue denominada an-
identidad que implica apreciar el fe- tecedentes y contexto para la creación
nómeno desde una perspectiva de los organizacional (etapa fundacional).
actores productores, en un tiempo y Se pretendió con esta identificar par-
espacio determinados. cialmente el dominio de los propó-
sitos (o valores que los inspira), así
Esta identidad se captura, siguiendo como rastrear elementos del dominio
a Etkin y Schvarstein (1989), bajo tres de las capacidades, relacionados con
dominios de análisis: los propósitos, la cultura organizacional o aspectos

61
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

que dan alguna base a la construcción una tercera categoría, gestión externa
de identidad en el tiempo. o relaciones con otras organizaciones,
ayudó a detectar capacidades de la
Una segunda categoría se denomi- organización para entablar relaciones
nó gestión y organización interna, la de apoyo con entidades del contexto.
cual se desagrega en varios aspectos Igualmente, se buscó indagar sobre
que ayudan a identificar y descifrar un balance de logros, fortalezas y de-
elementos de los tres dominios esbo- bilidades de cada entidad.
zados: de los propósitos (objetivos,
políticas, estrategias), de las relacio- De ese modo, se estructuró el instru-
nes (estructura, procesos de toma mento respecto de categorías, subcate-
de decisiones, liderazgos y solución gorías y descriptores que contribuyeron
de conflictos) y de las capacidades, a orientar la búsqueda de información
asociadas con medios materiales y entre actores vinculados con las organi-
tecnológicos disponibles. Finalmente, zaciones materia de estudio.

4. DESCRIPCIÓN DE FORMAS DE LOS EMPRENDIMIENTOS


ECONÓMICOS SOLIDARIOS DE LOS RECICLADORES
En esta parte se describen algunas for- frente a estos factores desfavorables,
mas organizacionales para la inclusión originando a la vez oportunidades de
social desarrolladas por los recicla- superación del trabajador reciclador
dores mediante las tres dimensiones de oficio con su familia, mediante tra-
enunciadas en la introducción, a saber: bajo permanentemente mejor remu-
nerado (en comparación con lo que
4.1. Los antecedentes y propó- se percibe en la calle), el apoyo en ca-
sitos fundacionales de las orga- pacitación para perfeccionar el oficio
nizaciones de recicladores que
han adoptado emprendimientos o para aprender otros relacionados
económicos solidarios para pro- con servicios ambientales y de aseo y
mover la inclusión social el apoyo a sus familias en educación y
salud, entre otros beneficios. Todo esto
Por los discursos recolectados, es posi- se significa finalmente en los discursos
ble afirmar que todos los proyectos son recolectados como una dignificación
creados para generar opciones de vida del reciclador de oficio que propicia el
distintas de las que tradicionalmente esquema organizacional desarrollado
ha sufrido el reciclador de oficio por su (o en desarrollo) con el apoyo esencial
explotación en los mercados de los resi- de diferentes entidades de la sociedad
duos sólidos y la falta de inclusión en el (en lo local).
sistema de aseo en cada municipio. En
último término, han tratado de buscar Cabe resaltar que los antecedentes de
una protección (o incluso forjar una estas organizaciones están atravesados
defensa) bajo la organización solidaria predominantemente por dos factores

62
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

igualmente importantes: por un lado, esfuerzos de algunos líderes por cam-


las condiciones precarias de trabajo en biar el estereotipo negativo de la po-
la calle de los recicladores —antes de blación recicladora ante la sociedad y
asumir el proyecto— que los impulsa el sector público; y, por otra, atada a
a cambiar estas condiciones de vida la exigencia de derechos frente a las
y, por otro, el ofrecimiento de apoyo entidades del municipio apoyada en
por parte de entidades con ánimo y una sentencia de la Corte Constitu-
sin ánimo de lucro, incluso de enti- cional (T-291/2009). Como efecto de
dades del sector público, para orga- esto último, en voz del representante
nizarse bajo una forma solidaria. Esto de la ARC, se recibe apoyo para “ha-
último se torna muy relevante porque cernos empresarios” de entidades
la intervención de estas entidades ha como la Superintendencia de Servi-
desempeñado distintos papeles: for- cios Públicos y la Fundación Carvajal.
mación de líderes y para la toma de
decisiones en posiciones de respon- En Bogotá, las dos organizaciones
sabilidad, mayores oportunidades de estudiadas también se han apoyado
capacitación en el oficio, cambio de en entidades sin ánimo de lucro para
mentalidad asistencialista a produc- forjar sus proyectos (desarrollo de ca-
tiva, y formalización organizacional y pacidades), pero adoptando un idea-
del trabajo en el contexto local. rio propio fundado en su trayectoria
gremial, que quizá les ha aportado
No obstante, cada organización pre- —por medio de sus líderes— un per-
senta matices o trayectorias particu- manente contacto con la realidad de
lares conforme con las experiencias las definiciones de política pública en
desarrolladas en cada municipio. Vale esta ciudad y en torno de los merca-
la pena aquí resaltar el origen funda- dos de residuos sólidos.
cional de la mayor parte de las organi-
zaciones indagadas en Cali, con el cie- Distintas de estas tendencias organiza-
rre del basurero de Navarro y la toma cionales independientes de los recicla-
de la iglesia la Ermita en 2008. Este dores de oficio, se denotan experien-
suceso marcó un claro impulso a sus cias que tuvieron en el pasado como
líderes para reorganizar las asociacio- soporte importante para su creación
nes existentes y promover otro tipo las iniciativas del sector público (en
de emprendimientos sustentados en Recimed con la Alcaldía y el Área
lógicas colectivas para una prestación Metropolitana del Valle de Aburrá)
de servicios de aseo diversificada y no y en Rencauca (Norte del Cauca) la
solo basada en el reciclaje. iniciativa del sector privado (grandes
empresas). Para esto, se contó con la
Asimismo, en dicha ciudad, en el caso acogida de los recicladores para crear
de la ARC, se aprecia una iniciativa de y desarrollar efectivamente estos pro-
emprendimiento derivada, por una yectos de emprendimiento solidario
parte, de una conciencia gremial y de en cada orden local.

63
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Hoy en día, con el apoyo fundamen- casi todas expresan la presencia de


tal de la empresa privada para su una estructura en la cual la asam-
sostenimiento, por los discursos re- blea de asociados es la mayor au-
colectados, estos últimos dos proyec- toridad y le continúa un consejo
tos o asociaciones sugieren que han directivo, compuesta igualmente
propiciado ciertos elementos iden- por los recicladores integrantes
titarios basados más en la búsqueda de cada colectivo, que a la vez se
de un impacto social entre la pobla- apoya en un representante legal
ción recicladora que solo responder para la ejecución de las decisio-
a propósitos de mejoramiento de nes comerciales, administrativas
las condiciones de remuneración y y económicas. Asimismo, esta
del desempeño en el trabajo. Y quizá estructura se complementa con
esto, como se apreciará en el siguien- diferentes comités —integrados
te subtítulo, ha conducido a disponer también por asociados—, en los
de una administración más compleja cuales el de vigilancia es el más no-
y articulada a las entidades que pres- table para verificar formalmente
tan directamente el apoyo económi- el cumplimiento de los estatutos
co, administrativo o técnico. por los anteriores organismos. No
obstante, las organizaciones más
Finalmente, se aprecian en los discur- pequeñas y jóvenes no registran
sos la proyección de valores comu- desarrollos en materia de comités
nes en las organizaciones, referentes o se concentran sus funciones en
al compromiso o trabajar y aportar los integrantes del consejo.
para una misma causa, disposición al
aprendizaje, estimar al otro como re- - Se aprecia también en los dis-
cuperador (lo cual implica aprender a cursos la presencia de ciertas
tratarse con respeto), compartir juntos prácticas de democracia para la
y responder eficazmente a los clientes elección de los integrantes en es-
que comprometen sus servicios. tos organismos y de capacidad de
autogestión en muchas de las ac-
4.2. Las características de la gestión tividades que requiere desarrollar
interna de los emprendimientos cada proyecto o asociación, en
económicos de los recicladores
especial en las del orden directivo
y en operaciones de reciclaje.
Los rasgos al respecto identificados
con los discursos de los entrevistados - Precisamente, se puede desta-
en las organizaciones indagadas se car como algo también común
pueden resumir en lo siguiente: y muy relevante la capacidad de
planeación que están incorpo-
- Si bien predominan dos modali- rando estas organizaciones tanto
dades legales distintas de organi- en lo comercial como en lo pro-
zación (cooperativa y asociación), ductivo y económico. Se expone

64
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

a menudo la unidad de proyecto - En las organizaciones donde los


o el convenio como base de la ad- recicladores asumen directamen-
ministración frente a terceros y la te la administración, es posible
adopción casi generalizada de una percibir un posicionamiento cla-
política de productividad y cum- ro de liderazgo para el funciona-
plimiento entre sus asociados. miento como empresas. En esto
es dominante el lenguaje centra-
- Acerca de lo anterior, es constante do en lo comercial, el estímulo
la preocupación por fijar metas de diseñado al reciclador (asociado)
trabajo y rendimiento que están y su control en los resultados
muy asociadas a las capacidades del trabajo, articulado al cuida-
y destrezas de los recicladores en do de lo económico; de alguna
su oficio y la permanente preo- manera se muestra la necesidad
cupación por desarrollarlas. Al de manejar una exigencia o lógi-
contrario, es dura la expresión de ca poco flexible en esta labor y
los directivos frente al asociado los negocios, que es mantenida
que no cumple al equipo —en la y restablecida si hay amenazas
cadena de trabajo— o soluciona o problemas en el día a día, por
por su cuenta la venta del material medio de las instancias organi-
—en el asociado que trabaja exter- zacionales creadas, sobre todo
namente—, propiciando atrasos, el administrador o representante
desequilibrios productivos y eco- legal ante el consejo.
nómicos a la entidad o también
desprestigio ante terceros (por - Pero en las organizaciones más jó-
ejemplo las fuentes). Cabe anotar venes el discurso de las entrevista-
que frente al reciclador de planta das sugiere un liderazgo más activo
se expresa algún grado de auto- (menos administrativo) basado
nomía en su desempeño, deriva- en una confianza ya construida
do de su voluntad, experiencia y por la trayectoria gremial y a la
capacidad para el manejo de cada vez reafirmada con decisiones
material u oficio, que debe hacer posteriores para contribuir a re-
confluir con las metas de trabajo solver los problemas de trabajo
asignadas por la Administración. y subsistencia del reciclador aso-
Por eso, los incumplimientos y las ciado, teniendo en cuenta un re-
diferencias suscitados por algu- conocimiento de los límites que
nos asociados se entienden como presenta el reciclaje para otorgar
situaciones que deben tramitarse unas condiciones de vida dignas a
con el diálogo en la Administra- todos derivadas solo del mercado.
ción, buscando la autocrítica o si
es el caso un debido proceso dis- - Por otra parte, en las organiza-
ciplinario, pero sin afectar las rela- ciones grandes donde la admi-
ciones de confianza. nistración se apoya en personal

65
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

profesional —aportado por el - Finalmente, los discursos anali-


sector privado—, si bien pre- zados también expresan el de-
valece un lenguaje empresarial sarrollo de una capacidad para
por la productividad y la lucha gestionar aquellas políticas que
por lograr resultados económi- se consideran actos de solidari-
cos, también se manifiesta una dad con el reciclador (asociado)
construcción de confianza con y sus familias. Son diversos los
los recicladores que ocupan po- dispositivos que se utilizan dadas
siciones en los otros organismos las apremiantes necesidades exis-
de cada entidad (consejo, comi- tenciales de los recicladores, pero
tés, etcétera). Por eso, hay una en la medida en que se busca
preocupación de los administra- impacto social (como las organi-
dores por desarrollar la comuni- zaciones apoyadas por el sector
cación hacia los asociados para privado) se desarrollan comités
la realización de actividades tan u otros mecanismos que contri-
importantes como la asamblea buyen a administrar o propiciar
anual, las reuniones periódicas beneficios en educación, salud,
de consejo o de comités, así recreación, entre otros. Al con-
como mantener informado al trario, si la organización depende
asociado de aspectos comercia- más que todo de sus esfuerzos
les o de aquello que lo puede económicos, entonces la solida-
beneficiar socialmente por di- ridad se reduce a garantizarles
versos medios a su alcance (por fuentes adecuadas de trabajo y
ejemplo carteleras). apoyos extraordinarios cuando
se presentan calamidades perso-
- Otra capacidad que las adminis- nales o domésticas. En esto es no-
traciones de estas organizacio- table el rechazo al asistencialismo
nes vienen desarrollando lo refe- y, al contrario, se invoca una ética
rente a la incorporación y el uso de esfuerzo y compensación.
de tecnología tradicional para
el manejo de materiales en los - En suma, la gestión interna de es-
centros de acopio y en el trans- tas organizaciones registra diver-
porte. En la medida en que tie- sos grados de madurez conforme
nen el apoyo del sector privado, con los aprendizajes y la capaci-
se dotan de equipos y vehículos dad de liderazgo emprendidos
que aprenden a gestionar de una por los asociados que han estado
forma más económica. Se vuelve al frente de la administración. A la
preocupación los costos de man- vez, esta gestión es afectada posi-
tenimiento y la depreciación de tivamente en mayor o menor me-
los activos a medida que se en- dida por las relaciones construi-
tiende mejor el significado finan- das con otras entidades tanto del
ciero de estos bienes. sector privado como del público.

66
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

4.3. Las características de la gestión escenarios públicos, etcétera).


externa o con otras organizaciones Complementariamente, se ofre-
de la sociedad y ante el Estado cen servicios en las ciudades para
el manejo integral de residuos só-
En este aparte es importante identifi- lidos y asesorías para la ejecución
car los mecanismos que las organiza- de proyectos socioambientales.
ciones han adoptado para forjarse re-
des de colaboración y buscar eficacia - La expresión de la necesidad de
en el aprovechamiento de mercados hacer alianzas con otras organi-
de residuos sólidos en cada ciudad zaciones de la misma naturaleza,
estudiada y para la solidaridad. Al res- del Estado (municipios) o priva-
pecto, se destaca lo siguiente por los das (empresas compradoras de
discursos analizados: residuos), para garantizar nuevas
fuentes de trabajo o estabilidad.
- La tendencia a una especializa- En esto hay la coincidencia por for-
ción en la prestación de servicios, jar y conservar una buena imagen
lo cual según la capacitación de ante terceros en cuanto al cumpli-
los asociados (en busca de su cer- miento de sus servicios y a promo-
tificación) se va afinando hasta ver el cambio de actitud frente al
convertirse en un elemento dife- reciclador —por su dignificación
renciador frente a terceros para la según el papel medioambiental
entidad. Lo anterior teniendo en que desempeña en la sociedad—,
cuenta la gran competencia que para lo cual el uniforme ha des-
se ha suscitado por los materia- empeñado un papel importante.
les y en servicios ambientales con Por eso, se ha vuelto indispensa-
múltiples actores de la sociedad ble en las administraciones de
en la última década. Por consi- estas organizaciones utilizar el
guiente, unas organizaciones se buen desempeño del reciclador
han especializado en servicios como una carta de presentación
a hospitales, otras en atender para futuros trabajos; al contrario,
fuentes que generan excedentes el reciclador que no cumple en
industriales o incluso a responder sus tareas encargadas puede ser
a fuentes residenciales, educati- relegado o excluido del sistema
vas y comerciales en las ciudades. de servicios convenido con otras
También se capta la búsqueda de entidades.
nuevos mercados del aseo en la
medida en que las administracio- - Pero a la par que se establecen
nes municipales aprecian la po- relaciones comerciales o contrac-
sibilidad de que los recicladores tuales con distintas entidades
presten otros servicios ambienta- locales, casi todas las organizacio-
les a las ciudades (arreglo de par- nes de recicladores de oficio con-
ques, zonas verdes, vías públicas, servan una articulación gremial

67
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

para continuar ejerciendo presión en el tiempo y, sobre todo, con


o procesos de concertación con aspiraciones de mejorar sustan-
las administraciones municipales, cialmente la calidad de vida de
en pro del cambio en la política los recicladores. Por eso, no han
pública y conforme con las dis- renunciado a promover este cam-
posiciones que la Corte Constitu- bio de las políticas en el orden na-
cional ha expedido para que esta cional y en los municipios, de tal
población sea incorporada de forma que sean reconocidas sus
manera formal al sistema público labores de manera económica,
de aseo de las ciudades. Es claro en busca, de forma concertada,
para sus líderes y administradores de la remuneración del oficio en
que el manejo de negocios en los sus rutas adoptadas para reciclar
centros de acopio no es suficien- o, como en Bogotá, propiciando
te para desarrollar organizacio- que se desarrolle el Programa Ba-
nes económicamente sostenibles sura Cero.

5. DISCUSIÓN EN TORNO AL POSIBLE PAPEL DE ESTAS


ORGANIZACIONES PARA CONSTRUIR CIUDADANÍA

Para cerrar este capítulo, es preciso sujeto político que desarrolla un po-
poner en discusión cuál es la rela- tencial para transformar sus condi-
ción entre el desarrollo de capacida- ciones de existencia y, por tanto, rea-
des de estos colectivos para asumir lice el ideario de sujeto de derechos
de lleno las funciones públicas de que el orden formal (constitucional)
recolección y aprovechamiento de le plantea como legítimo. De otro
residuos sólidos en los municipios, y modo, la inclusión concreta en la
la construcción de ciudadanía. Al res- política pública de residuos sólidos
pecto, se busca trascender el discur- implica construir un proyecto pro-
so eminentemente administrativo u pio para darle sentido a la búsqueda
organizacional —que hasta ahora ha de acceso a oportunidades que el
dominado este texto— por medio Estado debe garantizar a los ciuda-
de la noción de ‘subjetividad políti- danos, y no solo reducirse a cumplir
ca’ (Ruiz y Prada, 2012), la cual po- un papel de agente funcional del sis-
sibilita entender que la transforma- tema de aseo.
ción que demandan los colectivos
descritos —en pro de la inclusión Desde este punto de vista, lo organiza-
económica y social— implica ir más cional que aparecía en el análisis como
allá de lo técnico o de una dotación propósito fundamental de los recicla-
de recursos tecnológicos y financie- dores, se convierte ahora en medio para
ros. Concretamente, supone que el facilitar ese desarrollo de la subjetividad
reciclador de oficio se constituya en del reciclador, bajo dos dimensiones:

68
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

Una se concibe en la esfera de las para la población recicladora implica-


relaciones que deben construir los ría inicialmente compenetrarse con
asociados con las administraciones la negociación de las reglas que final-
municipales para crear condiciones mente se establezcan, a fin de que las
(capacidades y recursos) de opera- administraciones contraten de mane-
ción de pequeña a gran escala en la ra exclusiva los servicios con las orga-
recolección y aprovechamiento de nizaciones de recicladores respecti-
residuos sólidos. Esto supondría una vas. De otra forma, estos trabajadores
acción estratégica que a la vez de organizados deben desarrollar capa-
llevar a una transformación operati- cidades para promover e incidir en
va, administrativa y financiera de las nuevos espacios de la Administración
organizaciones también dé lugar a la municipal en función de ser parte ac-
proyección de rendimientos e ingre- tiva de la construcción de las modifi-
sos que abran las posibilidades de caciones del sistema público de aseo
reconocimiento laboral y en seguri- y, por tanto, de su inclusión real para
dad social en los términos que señala no quedarse una vez más relegados y
la ley. Por tanto, se estaría hablando sujetos al poder de otros actores de la
de una intervención por parte de los cadena de reciclaje.12
recicladores organizados en lo insti-
tucional, para que la combinación de La otra dimensión se ubica en las
tarifas de recolección con la adapta- condiciones internas de las organiza-
ción de dispositivos de seguridad so- ciones para desarrollar democracia
cial (salud, pensiones y riesgos labora- y cohesión social entre sus integran-
les), posibilite un disfrute de derechos tes, lo cual puede exigir rediseños en
al reciclador de oficio hasta ahora no estas que posibiliten la afiliación de
garantizado por el Estado. En todo un mayor número de asociados (en
esto, se requiere que los asociados se especial del alto número que ahora
desarrollen también desde el punto son recicladores independientes) y,
de vista de las capacidades de nego- además, la participación real de estos
ciación y para administrar y operar en la toma de decisiones. Con esto no
las entidades que legalmente defina solo se trata de considerar la afiliación
cada sistema público de aseo. Por eso, de recicladores a las organizaciones
no basta la voluntad o disposición a económicas existentes o su apoyo
asumir los procesos en las escalas que para la formación de nuevas entida-
municipalmente se demanden por- des con características solidarias, sino
que la materialización de beneficios también del desarrollo de dispositivos

12. En este sentido, lo estipulado por el decreto 2981 de 2013 —ya descrito— se aprecia como una
oportunidad para la influencia de esta población organizada en la modificación de la política
pública del aseo en cada municipio.

69
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

para promover el vínculo a estas y el de aquellas organizaciones que auto-


aprendizaje de prácticas democráticas ricen los municipios para prestar los
y de cooperación en su interior, de tal servicios de aprovechamiento o que
modo que se posibilite la conversión sean la base para su configuración,
de dicha población en sujetos políti- lo cual puede ser a la vez un soporte
cos (o ciudadanos activos y responsa- para promover el cultivo de una éti-
bles) en el tiempo.13 ca en el trabajo caracterizada por la
responsabilidad, la cooperación y la
Lo expuesto evitará la conversión del solidaridad en función del desarrollo
reciclador de oficio en un sujeto pasivo de una subjetividad del trabajador de
que espera y se contenta con la acción reciclaje en pro del reconocimiento
asistencial del Estado o incluso de la social y la dignificación laboral. Valo-
misma organización a la que pertene- res que implican ir más allá de lo que
ce, reduciendo su papel a lo funcional ha constituido la identidad de recicla-
de la política pública y, por ende, sin dor de oficio hasta el momento, que
alguna injerencia en las decisiones ins- si bien ha servido de soporte para su
titucionales que más lo pueden afec- desempeño en un contexto de condi-
tar como trabajador o como parte de ciones adversas externas, sobre todo
un colectivo. Cabe anotar que lo que generadas por la política pública,
estaría aquí en juego sería una cons- ahora podría resultar un obstáculo en
trucción de un ser-en-común-econó- la medida en que los cambios en esta
mico que facilite tomar conciencia al política conduzcan a que los recicla-
reciclador de oficio sobre definiciones dores asuman papeles más complejos
de lo que es necesario para la super- y con nuevas pautas de productivi-
vivencia y de cómo se debe producir, dad organizacional y eficiencia en su
apropiar y distribuir el trabajo exce- desempeño, derivadas de las exigen-
dente (Gibson-Graham, 2011, p. 222). cias de los sistemas públicos del aseo.

Todo lo anterior sugiere que es un En suma, la transformación futura de


tema de interés para las organizacio- las organizaciones de recicladores para
nes de recicladores el discernimiento apuntar a la inclusión social de este tra-
de aspectos, como el crecimiento de bajador, bajo posibles modificaciones
asociados, la educación y la cohesión de esos sistemas públicos municipales,
social con democracia, la generación tendría como premisa la construcción
de nuevos liderazgos y el manejo de de un ciudadano activo que, en vez de
tensiones en su interior, en especial ser objeto de la política pública, más

13. Se recomienda aquí consultar el sentido de “tipo ideal” que adopta Gaiger (s. f.) apoyado en
Weber cuando habla de emprendimientos económicos solidarios porque contribuye a inspirar
una relación coherente entre este tipo de organizaciones y la generación de democracia, parti-
cipación, cooperación y responsabilidad social, entre otras características interdependientes.

70
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

bien se preocupa por la ampliación de en materia de derechos laborales, socia-


sus oportunidades para proyectarse les y culturales para mejorar su cali-
tanto colectiva como individualmente dad de vida14.

6. CONCLUSIONES
Una vez realizada esta descripción de de gestión, mejorar en sus des-
algunas organizaciones de reciclado- empeños operativos, responder
res de oficio indagadas exploratoria- regularmente en la prestación de
mente en Cali, Medellín y Bogotá, y servicios ambientales y generar
aclarado el sentido de ciudadanía que bienestar social a los recicladores y
es posible concebir en un contexto de sus familias. No obstante, esta in-
nueva política pública sobre manejo teracción —en algunos casos con
de residuos sólidos urbanos, se con- dependencia relativa y temporal
cluye lo siguiente: de ese sector— ha sido fructífera
para desarrollar en el tiempo com-
- Es notoria la diversidad de or- petencias comerciales, administra-
ganizaciones que están desarro- tivas y sociales que de otra forma
llando los recicladores de oficio hubieran sido imposibles de obte-
en las grandes ciudades del país, ner. También ha sido provechosa
pese a las restricciones econó- para desarrollar en el reciclador
micas, institucionales y educati- (organizado) una ética en el traba-
vas con las cuales las impulsan y jo que contribuye a crear respon-
la incertidumbre en que operan sabilidad, cooperación, solidaridad
por la alta competencia en los y autonomía frente a unas condi-
mercados y la falta de definicio- ciones adversas externas.
nes positivas e incluyentes en la
política pública relacionada con - Si bien las condiciones estructu-
el manejo de residuos sólidos rales relacionadas con los merca-
que durante muchos años ha dos y la política pública en mate-
prevalecido. ria de residuos sólidos continúa
pesando en el presente de estas
- También es evidente la interacción organizaciones, es preciso reco-
de estas entidades con el sector nocer que también la capacidad
privado (con ánimo de lucro y sin y experiencia ganada por parte
él), para incorporar tecnologías de estos actores organizados en

14. Para entender mejor la necesidad del empoderamiento ciudadano para la formulación, im-
plementación y evaluación de políticas públicas, en función del reconocimiento de derechos
frente al Estado, véase Pautassi (2008).

71
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

el reciclaje se muestra fundamental los municipios garanticen la apli-


para que en el futuro se desarrollen cación efectiva de una política
estas alternativas de organización de aprovechamiento de residuos
económica articuladas a cada siste- sólidos articulada a las funciones
ma municipal de residuos sólidos; del aseo tradicional o sanitarias.
de otra manera, a primera vista,
son los emprendimientos que - La inclusión social de los recicla-
tendrían el potencial productivo dores implicaría, en parte, la intro-
con nuevas formas organizacio- ducción formal en el sistema de
nales para asumir plenamente manejo de residuos sólidos de los
las funciones en materia de re- municipios, de modo que su ac-
ciclaje (aprovechamiento) que tividad económica organizada (o
cada sistema municipal requie- de forma colectiva) los constituya
re. Estos actores, como colecti- en un nuevo trabajador ambien-
vos locales, por su experiencia y tal, reconocido tanto social como
conocimiento, contando con el económicamente y como parte
apoyo tecnológico, económico, fundamental de los servicios pú-
logístico y de desarrollo humano blicos que cada sociedad requiere
que hasta ahora no les ha sumi- desarrollar en su prestación. Pero
nistrado el Estado en los munici- esa inclusión supondría a la vez
pios correspondientes, podrían una configuración del reciclador
a largo plazo desarrollar capaci- como ciudadano activo —desa-
dades para operar a gran escala rrollando su subjetividad política
y de manera articulada con las con sus organizaciones económi-
empresas de aseo en los planes cas— buscando la garantía tanto
(municipales), para la gestión in- de derechos laborales (en cuanto
tegral de residuos sólidos. En esa trabajadores formales) como de
medida, parece forjada una acti- derechos sociales y culturales (sa-
tud abierta por parte de los re- lud, educación y vivienda, entre
cicladores de oficio organizados otros bienes). Queda pendiente
para recalificarse o desarrollar indagar acerca de la institucio-
nuevas competencias laborales, nalidad que deberá desarrollarse
a fin de operar organizaciones municipalmente para asegurar lo
cada vez más complejas en esta anterior y, por tanto, evitar que el
función pública (o que respon- reconocimiento de las labores de
dan a mayores volúmenes de re- aprovechamiento no reduzcan el
siduos y exigencias de eficiencia papel del reciclador y su inclusión
en su manejo), de tal forma que a solo un asunto productivo y,

72
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

por ende, funcional del servicio público) y el reconocimiento de


público de aseo en cada territorio derechos a solo ser beneficiarios
o ciudad. de programas sociales asistencia-
les otorgados por el Estado. Para
- Parece un reto para las organiza- eso, sería esencial la capacidad de
ciones de recicladores erigir en transformación y fortalecimiento
asuntos estratégicos tanto su la- de las organizaciones que estimu-
bor ambiental con las ciudades le aprendizajes colectivos y facilite
(adoptando la figura de prestado- construir un “nosotros” propician-
res formales y exclusivos que po- do confianza, cooperación y soli-
sibiliten desarrollar plenamente el daridad entre pares (recicladores)
componente de aprovechamiento y entre quienes desempeñen di-
de residuos sólidos) como la in- versos papeles en las asociaciones,
clusión social de estos trabajado- para promover la inclusión social
res en cuanto “sujetos titulares de de toda esta población trabajado-
derechos” (Pautassi, 2008, p. 100), ra y de sus familias en cada muni-
de tal modo que evite reducir la cipio, en articulación con diversos
formalización a un asunto produc- actores gubernamentales y no gu-
tivo (o de eficiencia en el servicio bernamentales.

73
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

7. REFERENCIAS

Alcaldía Mayor de Bogotá D. C., DANE y OEI (2004). Resultados de los es-
tudios realizados por el DANE y la UESP sobre el reciclaje en Bogotá
(2001-2003). El reciclaje en Bogotá: actores, procesos y perspectivas. Bo-
gotá. Recuperado de http://es.slideshare.net/ReciclajeESAP/resulta-
dos-de-los-estudios-realizados
Alcaldía Mayor de Bogotá D. C., Secretaría Distrital de Desarrollo Econó-
mico (2008). Formas asociativas de economía solidaria: una alternativa
clara para la inclusión y el desarrollo económico de Bogotá. Bogotá.
Alcaldía Mayor de Bogotá D. C. (2006, 15 de agosto). Decreto 312. En Re-
gistro Distrital, 3596. Recuperado de http://www.alcaldiabogota.gov.
co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=21059
Aluna Consultores Limitada (2011). Estudio nacional de reciclaje y los reci-
cladores: historia del reciclaje y los recicladores en Colombia. Recupera-
do de http://es.slideshare.net/marypinedas/historia-reciclaje
Concejo de Bogotá D. C. (2007, 28 de junio). Acuerdo 287. En Registro Dis-
trital, 3789. Recuperado de http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/
normas/Norma1.jsp?i=25613
Congreso de Colombia (1993, 22 de diciembre). Ley 99. Diario Oficial,
41146. Recuperado de http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/nor-
mas/Norma1.jsp?i=297
Congreso de Colombia (1994, 11 de julio). Ley 142. En Diario Oficial,
41.433. Recuperado de http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/nor-
mas/Norma1.jsp?i=2752#0
Congreso de Colombia (1999, 4 de agosto). Ley 511. En Diario Oficial,
43.656. Recuperado de http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/nor-
mas/Norma1.jsp?i=182
Congreso de Colombia (2008, 19 de diciembre). Ley 1259. En Diario Ofi-
cial, 47.208. Recuperado de http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/
normas/Norma1.jsp?i=34388
Coraggio, J. L. (2011). La sostenibilidad de los emprendimientos de la eco-
nomía social y solidaria. Otra Economía, 2(3), 41-57. Recuperado de
www.riless.org/otraeconomia
Corredor, M. (2010). El sector reciclaje en Bogotá y su región: oportuni-
dades para los negocios inclusivos. Serie Guías Sectoriales, 2. FUNDES-
Colombia. Recuperado de: www.fundes.org/uploaded/content/publi-
cacione/1511074433.pdf
Corte Constitucional (2011, 19 de diciembre). Auto 275. Recuperado
de http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.js-
p?i=45330#%29

74
Exploración de formas organizacionales para la
Ernesto Valdés Serrano
inclusión social de recicladores en Colombia

Etkin, J. R. y Schvarstein, L. (1989). Identidad de las organizaciones: invarian-


cia y cambio. Buenos Aires: Paidós, Primera edición.
Gaiger, L. I. (2004). Emprendimientos económicos solidarios. La Otra Eco-
nomía, 229-241. Recuperado de: http://wb.ucc.edu.co/institucional5/
files/2011/08/emprendimientoseconomicosolidarios.pdf
Gibson-Graham, J. K. (2011). Una política poscapitalista. Bogotá: Siglo del
Hombre Editores, Pontifica Universidad Javeriana.
Hernández Umaña, I. D. (2008). Empresa, innovación y desarrollo. Bogotá:
Universidad Nacional de Colombia.
Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio (2013, 20 de diciembre). De-
creto 2981. Recuperado de http://wsp.presidencia.gov.co/Normativa/
Decretos/2013/Documents/DICIEMBRE/20/DECRETO%202981%20
DEL%2020%20DE%20DICIEMBRE%20DE%202013.pdf
Pautassi, L. (2008). La articulación entre políticas públicas y derechos, vín-
culos difusos. En X. Erazo, M. P. Martín y H. Oyarce, Políticas públicas
para un estado social de derechos (pp. 89-116). Santiago de Chile: Edi-
torial Lom. Recuperado de: http://bibdigital.flacso.edu.mx:8080/dspa-
ce/handle/123456789/3285
Presidencia de la República de Colombia (2002, 6 de agosto). Decreto
1713. En Diario Oficial, 44893. Recuperado de http://www.alcaldiabo-
gota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=5542
Ruiz Silva, A. y Prada Londoño, M. (2012). La formación de la subjetividad
política. Propuestas y recursos para el aula. Buenos Aires: Paidós.
Stake, R. E. (1998). Investigación con estudio de casos. Madrid: Morata.
Stapper Buitrago, C. (2009). La regulación de los servicios públicos do-
miciliarios: eficiencia y protección de los derechos de los usuarios:
una visión desde el sector de agua potable y saneamiento bási-
co. Bogotá: Comisión de Regulación de Agua Potable y Sanea-
miento Básico. Recuperado de: http://www.cra.gov.co/apc-aa-fi-
les/32383933383036613231636236623336/LibroCRA.pdf
Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) (2012). Es-
quema de metas a cumplir para la inclusión de la población recicladora
en la gestión pública de los residuos sólidos en la ciudad de Bogotá D.
C. Recuperado de http://www.uaesp.gov.co/uaesp_jo/attachments/
PLAN_DE_%20INCLUSION.pdf
Valdés-Serrano, E. (2013). Experiencias de emprendimiento económico
solidario: el caso de una asociación de recicladores en Bogotá. Coope-
rativismo & Desarrollo, 21(102), 41-55.

75
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

LAS ORGANIZACIONES SOCIALES EN


LA PROVINCIA SABANA OCCIDENTE
(CUNDINAMARCA):
ESTUDIO EXPLORATORIO

Carlos Arturo Grosso Rincón*

1. Contexto general
Este capítulo está enmarcado en una problemas de diferente naturaleza, de-
investigación propiciada por el Grupo tectados en la zona seleccionada.
DHEOS, desde el cual existe un espe-
cial interés por estudiar y analizar pro- La zona referenciada es la provincia
cesos que conlleven el fortalecimiento sabana occidente, ubicada en el de-
de ciudadanía en diferentes espacios partamento de Cundinamarca, la
urbanos. Desde esta perspectiva, la cual está conformada por ocho mu-
propuesta apunta a definir los linea- nicipios: Mosquera, Funza, Madrid,
mientos básicos para conocer los di- Facatativá, Subachoque, El Rosal, Bo-
ferentes desarrollos organizacionales, jacá y Zipacón. Se escogió esta pro-
que desde el ámbito de la sociedad vincia por ser un punto estratégico
civil o el denominado tercer sector ubicado en el centro del país, por su
(ONG, ESAL, OSC1, etcétera) se han ve- cercanía a la capital y por el potencial
nido conformando y la manera como que ofrece, dados los crecientes fenó-
contribuyen a fortalecer los procesos menos de poblamiento, industrializa-
de participación y a la solución de los ción y cambio en los usos del suelo

* Administrador público, magíster en Planeación Socioeconómica. Docente investigador del


Grupo de Investigación Desarrollos Humanos, Educativos y Organizacionales (DHEOS) de la
Universidad Piloto de Colombia. Correo electrónico: carlos-grosso@unipiloto.edu.co
1. Organizaciones no gubernamentales, entidades sin ánimo de lucro, organizaciones de la sociedad civil.

76
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

que se han venido gestando en los institucionales, derivadas de la situa-


últimos años. Asimismo, por el acele- ción planteada.
rado proceso de conurbación que se
ha venido generando, en especial en Para el presente caso, el análisis se
el corredor de los municipios de Fun- centra en conocer las problemáticas
za, Madrid, Mosquera y Facatativá. de la región, el papel del Estado, desde
la visión de las administraciones mu-
Los elementos mencionados han sido nicipales, y el papel que desempeñan
objeto de amplio debate por parte algunas organizaciones de la sociedad
de la opinión pública, la academia, civil o del denominado tercer sector,
el Estado, la empresa privada y, en en torno a la forma como, a partir de
general, por las comunidades afecta- la defensa de lo público, contribuyen
das, que desde diferentes posiciones a construir ciudadanía, a fortalecer
buscan defender sus intereses, a partir los procesos de participación y a ser
de las dinámicas políticas, económi- garantes de la defensa de los intereses
cas, sociales, ambientales, culturales e de las comunidades que representan.

2. Proceso metodológico

El tipo de investigación es básicamen- documentos e investigaciones que


te exploratoria en cuanto en esta se describen algunas características que
indaga sobre la presencia de diferen- los identifican, tales como población,
tes tipos organizaciones sociales en actividades económicas, educación,
los municipios que conforman la infraestructura, usos del suelo, entre
provincia, de acuerdo con la infor- otros. También se utilizaron como
mación suministrada por la Cámara insumos los diferentes planes de de-
de Comercio de Facatativá. Es tam- sarrollo propuestos por los alcaldes
bién descriptiva en cuanto se hace de cada uno de los municipios para el
referencia a la manera como dichas periodo 2012-2015.
organizaciones se distribuyen por
municipio, categoría y actividad. Ade- Desde el punto de vista conceptual,
más, se describen de manera general se definen unos lineamientos desde
algunas problemáticas que aquejan a tres perspectivas:
los municipios, desde la visión de las
autoridades municipales y teniendo 1) Cómo entender el papel de las or-
en cuenta los planes de desarrollo ganizaciones sociales en la cons-
de los municipios que conforman la trucción de ciudadanía.
provincia.
2) La comprensión conceptual de
Para tener un conocimiento más cer- lo que se entiende por organiza-
cano de los municipios que confor- ciones sociales y la definición de
man la provincia, se revisaron varios unas categorías de análisis.

77
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

3) La revisión de algunos documen- entidad, se elaboraron los cuadros de


tos (investigaciones, planes de de- salida, que posteriormente facilitaron
sarrollo, diagnósticos, páginas de la labor de clasificación y análisis, pre-
observatorios) relacionados con via definición de algunas categorías.
las temáticas de estudio.
Para la identificación de las proble-
La fuente de donde se obtuvo la in- máticas que aquejan a los municipios
formación clave para la elaboración que conforman la provincia, se utili-
de la última parte del documento zaron como fuente base las entrevis-
proviene de la Cámara de Comercio tas realizadas a algunos funcionarios
de Facatativá, entidad que tiene juris- de las administraciones municipales,
dicción en los ocho municipios que los planes de desarrollo de los muni-
conforman la provincia. A partir de cipios y algunos documentos de diag-
los listados suministrados por esta nósticos y estudios que se han hecho.

3. Algunos antecedentes
Según estudios y diagnósticos de di- sectores tanto público como privado y
ferente naturaleza realizados en la también por parte de las ONG.
última década, la provincia sabana
occidente de Cundinamarca ha des- Para Preciado (2005):
pertado un gran interés debido a su
posición estratégica no solo en la sa- La principal tendencia futura de
crecimiento de la ciudad en el
bana de Bogotá, sino para el país. La
contexto regional, es la constitui-
provincia se ha convertido en un refe- da por la Provincia de Occidente.
rente de análisis por la influencia que Este territorio ocupa el cuarto lu-
esta tiene en la denominada región gar en el número de municipios,
capital. Los fenómenos que más se sin contar con los municipios de
han estudiado en la zona están relacio- Tenjo y Cota. Adicionalmente
nados con procesos de repoblamiento dicha provincia ocupa el tercer
e industrialización, competitividad, lugar en población luego de Soa-
turismo, infraestructura, conurbación, cha y la provincia Sabana Centro,
entre otros; temas que han generado lo cual demuestra el fuerte creci-
grandes transformaciones, algunas de miento urbano que se ha genera-
do en la zona.
ellas polémicas y controversiales, por
el impacto que han ocasionado en el
territorio. Esta situación ha desperta- De los estudios realizados sobre la zona
do ciertas expectativas, inquietudes en los últimos años, se destacan los que
y preocupaciones en el ámbito de los se relacionan en la siguiente tabla:

78
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

Algunos estudios realizados sobre la provincia sabana occidente


Tabla 1 (2008-2012)

Nombre del Tipo de estudio- Entidades


Objeto- propósito Año
estudio documento participantes/autor
Diseñar una pro- Secretaría de Integra-
puesta de producto ción Regional de Cundi-
Diseño turístico
Diagnóstico turístico de la pro- namarca, Fenalco Bogo- 2012
sabana occidente
vincia de sabana tá, municipios provincia
occidente sabana occidente
Elaborar un diagnós-
tico de los factores
Identificación de competitividad
y análisis de los en los sectores
factores de com- económicos de los
petitividad de los municipios de la
municipios de zona occidente en el Cámara de Comercio
Diagnóstico 2012
la zona sabana cual se identifiquen de Facatativá y SENA
occidente y su las oportunidades
incidencia en el que pueden existir
desarrollo econó- en la región a partir
mico de la región. de las potencialida-
des y necesidades de
las empresas.
Proponer linea-
mientos como
alternativa para la
armonización del
Lineamientos
modelo de ocu-
para la armo-
pación territorial
nización del
regional (MOT) de Oscar Yesid Fonseca,
modelo de ocu-
Cundinamarca y Pontificia Universidad
pación territorial
Trabajo de grado región capital (RC), Javeriana, Maestría en 2012
y región capital,
en un escenario Planeación Urbana y
en la ciudad re-
prospectivo de desa- Regional.
gión. Ilustración
rrollo territorial con
caso sabana de
visión a largo plazo
occidente.
como estrategia de
planeación para la
consolidación de la
ciudad región.

79
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Nombre del Tipo de estudio- Entidades


Objeto- propósito Año
estudio documento participantes/autor
Construir una
agenda de pro-
Plan de compe- yectos sectoriales
titividad de la de impacto en la
Investigación/plan Universidad del Rosario 2011
provincia sabana competitividad y
occidente el desarrollo so-
cioeconómico en la
provincia.
Elaborar una inves-
Lineamientos tigación que per-
para la localiza- mita establecer los
ción de grandes lineamientos de pla-
infraestructuras nificación urbana
Sandra Yadira Gaitán,
industriales y de y regional para las
Pontificia Universidad
actividades logís- nuevas infraestruc-
Trabajo de grado Javeriana, Maestría en 2009
ticas en el corre- turas de actividades
Planeación Urbana y
dor occidente logísticas, resultado
Regional.
de la sabana de de todos los análisis
Bogotá: caso y los nuevos patro-
Funza, Mosque- nes de localización
ra, Madrid. industrial en el
corredor de estudio.
Formular estrategias
Conurbación de intervención
y desarrollo donde haya una in-
sustentable: terrelación adecuada
estrategia de in- entre el sistema de Juanita Isaza Guerrero,
tervención para movilidad y el me- Pontificia Universidad
la integración Proyecto de grado dio ambiente, con Javeriana, Maestría en 2008
regional. Caso: lo cual se genera Planeación Urbana y
primer anillo una ocupación del Regional
metropolitano suelo entre los mu-
bogotá sabana nicipios de Soacha,
occidente. Funza, Mosquera,
Cota y Chía.

Fuente
Elaboración propia a partir de los documentos mencionados en el cuadro.

Con respecto a las organizaciones aunque se sabe por referencias ins-


sociales, muy poco se conoce so- titucionales e informales acerca de
bre su situación real en la provincia, su creciente dinamismo, sobre todo

80
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

en los últimos años. Los estudios ción inicial que conduzca a conocer
mencionados tampoco se ocupan sobre su presencia y el papel que
de ello, razón por la cual esta pro- desempeñan en el contexto de la
puesta busca hacer una explora- región analizada.

4. Aproximación conceptual: sobre el papel de


las organizaciones sociales en los procesos de
construcción de ciudadanía en la sociedad civil
En la sociedad civil, las organizaciones son un factor que contribuye al fortale-
sociales cumplen un papel fundamen- cimiento de la democracia y a construir
tal en los procesos de construcción de lo que se denomina el tejido social.
ciudadanía, en cuanto se constituyen
en actores colectivos que canalizan la Al respecto, Toro (2001) plantea las
participación ciudadana desde dife- siguientes reflexiones:
rentes frentes, cercanos vitalmente a lo
que afecta a los sujetos y a las comu- La creación y el desarrollo de las
organizaciones son, al mismo
nidades de manera directa o indirecta.
tiempo, factor pedagógico para la
Al potenciar la defensa organizada de formación de ciudadanía y para el
sus intereses, estos procesos asociati- fortalecimiento de la democracia,
vos fortalecen la democracia y contri- porque aumentan el tejido social.
buyen a la construcción de lo que se Y a través de las organizaciones
denomina el tejido social. las personas pueden negociar y
establecer su futuro.
El tema es tratado con especial interés a
partir de la discusión generada en torno Saber organizarse, saber asociarse
es la ciencia maestra de la sociedad
al papel protagónico que adquiere la so-
porque la asociación organizada
ciedad civil, por ser esta la gran mayoría produce autorregulación en la so-
y en la que recaen las grandes decisiones ciedad y permite más fácilmente la
de la política gubernamental, así como protección de sus derechos.
por ser la receptora directa de los vaive-
nes del mercado, en un mundo predo- El primer paso para superar la po-
minantemente capitalista. Se plantea la breza en una localidad, región o
necesidad de buscar una participación sociedad es crear y fortalecer las
organizaciones. Uno de los indi-
más activa de la sociedad civil en aque-
cadores de pobreza más severos
llos asuntos que la afectan directa e in- es no estar organizados.
directamente y una forma de hacerlo es
con procesos asociativos que fortalez-
can la defensa de sus intereses. Hasta aquí las reflexiones planteadas por
Toro acerca del porqué es importante el
La sociedad civil organizada tiene ma- hecho de que la sociedad civil se organi-
yores posibilidades de supervivencia y ce en diferentes tipos de asociaciones.

81
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Sobre el particular, el mismo autor men- función del Estado es resolverlos


ciona a Douglas Norton (1993) y a Alexis mediante la mediación, la preven-
ción o la represión. Los sujetos de la
de Tocqueville (1957).
SC son los movimientos, asociacio-
nes, organizaciones sociales. La SC
Para ampliar el análisis, el concepto de organizada legitima o no el poder
‘sociedad civil’ ha sido un referente de del Estado. (p. 52)
discusión y debate en las ciencias so-
ciales, desde donde se percibe un cla- Para analizar el concepto de sociedad
ro disenso en torno a cómo entender civil, Bobes (2002) habla de tres es-
conceptualmente dichos términos. feras sociales que se relacionan bajo
lógicas distintas: el mercado como
Según Pérez, Martínez y Rodríguez espacio de relaciones económicas, el
(2006): Estado como espacio de regulación
política y la sociedad civil como es-
Lo que sí es aceptado hoy, es que pacio de asociaciones voluntarias
dentro de la SC [sociedad civil] se
de individuos libres. En este plantea-
engloban de una manera general
todas las organizaciones no estata- miento, la autora hace explícita la di-
les y los ciudadanos, es decir, el con- ferencia entre los conceptos sociedad
junto de las instituciones sociales, civil y ciudadanía.
mercados, asociaciones libres, esfe-
ras y opinión pública, que no inclu- La ciudadanía se entiende como “un
ye las esferas estatales; de esta ma- conjunto de derechos legales que
nera, la SC es más posible allí donde unifican a los individuos particulares
el Estado es más fuerte. (p. 51) ofreciendo una nueva fuente de iden-
tificación con un Estado cuya existen-
En el mismo texto, se hace referencia a cia está referida a la garantía de tales
los conceptos planteados por algunos derechos”, mientras que la sociedad
autores, entre los que se destacan: civil “se manifiesta en asociaciones
voluntarias de individuos y basa sus
Alexis Tocqueville: relaciones en principios solidarios y
de acción comunicativa, que deben
la SC debe proporcionar las con- ser garantizados por los regímenes
diciones necesarias para lograr la
políticos” (Marshall, 1965, citado en
libertad de expresión de los indi-
viduos a través de sus Organiza- Bobes, 2002).
ciones. La razón de ser de la SC es
frenar los excesos del Estado y cons- Según los conceptos expuestos, la
truir democracia. (p. 52) sociedad civil entra en tensión con
la esfera de lo estatal y del mercado,
Norberto Bobbio: por cuanto con sus actuaciones bus-
ca su propio espacio, en la perspec-
SC es el lugar donde surgen y se de- tiva de defender intereses y solucio-
sarrollan los conflictos económicos,
nar problemas que son aceptados
sociales, ideológicos y religiosos; la

82
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

colectivamente. Ejemplos en Co- estructura la SC [sociedad civil]


lombia son los movimientos cam- como un ámbito propio y queda
constituida por esa trama no es-
pesinos, representados en las deno-
tatal y no económica de base vo-
minadas dignidades campesinas, las luntaria, que basa las estructuras
comunidades LGTBI (lesbianas, gais, comunicativas del espacio de la
bisexuales y personas transgénero), opinión pública en la componen-
la Mesa Ampliada de Negociación te del mundo de la vida, que —
Estudiantil (MANE), etcétera. junto con la cultura y la personali-
dad— es la sociedad. (p. 38)
Por su parte, Habermas, citado por
Fascioli (2009), plantea el tema de la so- Para concretar el concepto de ‘so-
ciedad civil a partir de conceptos como ciedad civil’ en Habermas, Fascioli
la ‘acción comunicativa’ y el ‘espacio (2009) plantea:
público’. Según la misma autora, Haber-
mas plantea que la sociedad se estruc- la SC en Habermas se compone
de las asociaciones y organiza-
tura en torno del espacio de la opinión
ciones voluntarias, no estatales
pública, la cual no es considerada ni y no económicas, que surgen de
como institución ni como organismo, forma más o menos espontánea
sino como “una red para la comuni- y que arraigan las estructuras
cación de contenidos y trama de pos- comunicativas de la opinión pú-
tura, es decir, de opiniones, y en él los blica en el mundo de la vida, ya
flujos de comunicación quedan filtra- que recogen las resonancias de
dos y sintetizados de tal suerte que se los problemas en los ámbitos de
condensan en opiniones públicas aga- la vida privada y elevándoles la
villadas en torno a temas específicos” voz los transmiten al espacio de
(Fascioli, 2009, p. 38). Se trata, entonces, la opinión pública política. Son
ciudadanos organizados, que
de entender el papel del ciudadano del
desde la vida privada, buscan
común que se involucra en la práctica interpretaciones públicas para
comunicativa cotidiana donde su opi- sus intereses y que influyen en la
nión es importante para la sociedad. formación institucionalizada de
la opinión y la voluntad políti-
Siguiendo a Fascioli (2009) en torno cas. (pp. 38-39)
al planteamiento de Habermas, el es-
pacio público como continuidad de Por su parte, Transparencia Mexica-
la vida privada na2 define la sociedad civil como

2. A principios de 1999 un grupo de mexicanos preocupados por los problemas de corrupción


globales y, en particular, de su país, decide crear Transparencia Mexicana, organización no gu-
bernamental que enfrenta el problema de la corrupción desde una perspectiva integral con
reformas a las políticas públicas y cambios en las actitudes privadas de los ciudadanos.

83
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

la suma total de aquellas orga- En esta perspectiva, uno de los gran-


nizaciones y redes que se ubican des retos propuestos por quienes li-
fuera del aparato estatal formal.
deran estas organizaciones es buscar
Incluye toda la gama de organiza-
ciones tradicionalmente conoci- su fortalecimiento. Sobre el particu-
das como “grupos de interés, no lar, en una investigación adelantada
sólo ONG, sino también sindica- por la Universidad de los Andes en la
tos, asociaciones profesionales, cual se realizaron 21 entrevistas a fun-
cámaras de comercio, religiones, cionarios gubernamentales, académi-
grupos estudiantiles, sociedades cos, políticos y miembros de varias
culturales, clubes deportivos y OSC, se destacan tres tendencias:
grupos comunitarios informales.
La primera
A partir de los conceptos expuestos, se
afirma que el auge y el fortalecimien- relaciona el fortalecimiento de la
sociedad civil con la ampliación
to de las OSC se hace cada vez más
de la dimensión pública a lo no es-
visible, a causa del distanciamiento tatal, y con el fortalecimiento del
creciente entre las esferas de quienes espacio público como lugar de ac-
ejercen el poder, liderados común- tuación y concertación de las dife-
mente por partidos y movimientos rentes expresiones de la sociedad
políticos, con el ciudadano del común. civil entre sí y con el Estado. (Bo-
Las personas no se sienten representa- namusa et al., 1996)
das por quienes dicen hacerlo, situa-
ción que se ve reflejada en la ineficacia La segunda “hace del Estado el referen-
de los gobernantes para implementar te central y relaciona el fortalecimien-
políticas de bienestar, mantener el to con la mayor capacidad de interlo-
equilibrio social y resolver los proble- cución, concertación y vínculo con el
mas inequidad, pobreza, desigualdad, mismo”. Finalmente la tercera tenden-
etcétera. Sumado a lo anterior, se cia “no introduce el concepto de lo
percibe un ambiente enrarecido por público ni al Estado como referentes
situaciones asociadas a temas, como para su fortalecimiento y entiende a
la corrupción, el clientelismo y el ejer- este como una necesidad válida en sí
cicio de la política con fines persona- misma” (Bonamusa et al., 1996).
listas y en defensa de intereses particu-
lares. Quienes gobiernan y legislan lo El documento profundiza en la pri-
hacen de espaldas a quienes los eligen mera tendencia, por considerar que
y a quienes dicen representar. en esta se encuentra un mayor po-
tencial para la orientación de las OSC,
Surgen, entonces, modelos alternativos en cuanto se articula el concepto de
que se manifiestan con procesos de ‘sociedad civil’ con la dinámica de los
participación comunitaria, donde la cambios sociopolíticos de reforma
conformación de este tipo de organiza- democrática del Estado. Asimismo, se
ciones cumple un papel fundamental. realza el hecho de que desde la misma

84
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

sociedad civil es de donde surgen las - Ser reconocidas como socias del
iniciativas de desarrollo, razón por la desarrollo y no como simples
cual se plantea la necesidad de fortale- ejecutoras de proyectos ideados
cer los procesos comunitarios y orga- por otros ni como entidades que
nizativos de carácter popular que los reemplazan al Estado en sus res-
convierte en verdaderos “sujetos de ponsabilidades.
cambio”. Para ello, se propone
- Ser defensoras y promotoras de la
El establecimiento de redes, de democracia.
proyectos coordinados, así como
el desarrollo de una cultura de
consensos y acuerdos sociales para - Cumplir un papel cultural como
trabajar integradamente y apoyan- formadoras de ciudadanía demo-
do la organización popular es parte crática y dinamizadoras de la par-
de lo que se entiende por fortaleci- ticipación ciudadana.
miento (Bonamusa et al., 1996).
- Reconocer la región y las localida-
El otro tema de discusión es la ma- des como ámbitos del desarrollo.
nera como muchas de estas organi-
zaciones que se constituyen a partir A partir de la conceptualización des-
de diferentes formas (ONG, ESAL, crita y en la línea de justificar el papel
asociaciones, movimientos, etcétera), que desempeñan estas organizaciones
en sus actuaciones realmente repre- en diferentes escenarios de la sociedad,
sentan intereses colectivos o hasta se plantean los siguientes interrogantes:
qué punto tienen la tendencia a for- ¿cuál es su papel en el fortalecimiento
malizarse para convertirse en agentes de los procesos de participación y cons-
económicos que a larga resultan ab- trucción de ciudadanía? ¿Cómo contri-
sorbidos por el mercado. buyen desde su accionar a la solución
de los problemas y necesidades de los
Finalmente, y para cerrar este aparte sectores de la sociedad que represen-
relacionado con el tema de las OSC, tan? ¿Cuáles son los retos que deben
en un foro denominado “La eficacia plantearse en el marco de las políticas
del desarrollo de las OSC”, realizado públicas que se originan desde las esfe-
en junio de 2010, se concluye que ras gubernamentales y desde los nue-
el papel que deben desempeñar las vos escenarios del mercado en un mun-
OSC debe estar relacionado con los do cada vez más globalizado?
siguientes asuntos:
Desde la perspectiva planteada, es pre-
- Entender su diversidad desde di- ciso denotar la manera como las OSC,
ferentes ámbitos, en relación con a partir de sus diferentes expresiones,
su tamaño, cobertura, enfoque, se involucran directamente en la cons-
tipos de destinatarios y su locali- trucción de ciudadanía, a causas de
zación territorial y sectorial. que se convierten en una alternativa

85
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

de cambio que contribuye al fortaleci- alguna de sus modalidades), manifies-


miento de la sociedad civil, en la aper- tan sus problemáticas y necesidades,
tura de nuevos espacios de deliberación así como la búsqueda de una sociedad
de personas que, colectivamente (bajo más justa e incluyente.
5. Sobre las organizaciones sociales existentes en
la provincia sabana occidente
La provincia sabana occidente es una ocho municipios: Bojacá, El Rosal,
de las 15 provincias del departamen- Facatativá, Funza, Madrid, Mosque-
to de Cundinamarca en Colombia. ra, Subachoque y Zipacón (mapa 1
Actualmente está compuesta por y tabla 2).

Mapa 1 Municipios de la provincia sabana occidente.

Fuente
Gobernación de Cundinamarca, Secretaría de Planeación de Cundinamarca (s. f). http://
www.planeacion.cundinamarca.gov.co/BancoMedios/Documentos%20PDF/sabanaocci-
dente_08.pdf

86
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

Población proyectada de los municipios de la provincia sabana


Tabla 2 occidente (2005-2012).

Municipio 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012


Bojacá 8879 9142 9392 9653 9908 10 168 10 433 10 708
El Rosal 13 502 13 873 14 254 14 618 14 986 15 357 15 731 16 122
Facatativá 107 463 109 997 112 486 114 943 117 396 119 849 122 320 124 779
Funza 61 391 62 888 64 280 65 644 67 026 68 397 69 783 71 172
Madrid 62 436 64 026 65 538 67 042 68 545 70 044 71 564 73 086
Mosquera 63 237 65 157 67 022 68 891 70 788 72 700 74 654 76 652
Subachoque 13 041 13 378 13 672 13 961 14 260 14 561 14 864 15 174
Zipacón 5016 5060 5124 5177 5240 5298 5344 5401

Fuente
DANE (2005).

Desde la dinámica descrita, el docu- El concepto ‘ONG’ ha sido utilizado en


mento aborda el tema de las organi- el ámbito internacional para señalar
zaciones sociales teniendo en cuenta, algunas organizaciones que desarro-
para el caso algunas categorías, que llan actividades que son responsabili-
se circunscriben en lo que genérica- dad de los Gobiernos, pero que en su
mente se denomina entidades del accionar no pretenden reemplazarlo,
tercer sector. Por el tipo de actividad sino que se configuran con el propó-
que realizan, muchas de ellas también sito de complementar dichas acciones
representan a la sociedad civil. Dada o trabajar conjuntamente en torno
la complejidad del tema, en cuanto de ellas. La ONU las define como “un
no existe un consenso en torno a las grupo de ciudadanos voluntario sin
diferentes formas que estas asumen, ánimo de lucro que surge en el ámbito
es preciso aclarar que dichas orga- local, nacional o internacional de na-
nizaciones suelen ser reconocidas turaleza altruista y dirigida por perso-
también bajo los siguientes nombres: nas con un interés común”.
organizaciones no gubernamentales
(ONG), entidades sin ánimo de lucro Gaitán (2005) plantea al respecto:
(ESAL), organizaciones públicas no “Estas organizaciones reciben su
estatales (OPNES), organizaciones nombre de no gubernamentales, pre-
sociales de desarrollo (OSD). cisamente, porque no forman parte
de la estructura político-administra-
Sobre estos conceptos, es convenien- tiva de un Estado, sino que surgen de
te hacer algunas precisiones. la iniciativa de los particulares”.

87
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Un estudio realizado por la Funda- asociaciones mutuales, instituciones


ción Social tipifica a las ONG de la auxiliares de cooperativismo”.
siguiente manera:
Las organizaciones del tercer sector se
Organizaciones de autodesarrollo plantean a partir de la manera como se
(económicas populares y comu- conforman diferentes tipos de organi-
nitarias de base), organizaciones zaciones (empresas, entidades, institu-
de atención apoyo y acompa- ciones, etcétera) que se constituyen en
ñamiento y, organizaciones de función de buscar objetivos comunes o
representación gremial y coordi- atendiendo alguna necesidad requerida
nación interinstitucional. Esta úl- por la sociedad. En este sentido, Cahián
tima incluye gremios económicos, (2004) distingue tres sectores: “Primer
de trabajadores, de profesionales sector, lo público estatal; segundo sec-
y otras agencias coordinadoras de tor, la empresa privada y tercer sector,
segundo y de tercer nivel. (Vargas, que representa a todas las organizacio-
Toro y Rodríguez, 1992, pp. 27-28) nes de la sociedad civil que tienen su
origen en el medio comunitario moti-
Las entidades sin ánimo de lucro (ESAL) vadas en el ideario del bien general”.
se estructuran como personas jurídicas
que ejercen derechos y contraen obliga- En un sentido amplio del concepto,
ciones y responsabilidades. en el tercer sector caben aquellas or-
ganizaciones que se consideran dife-
Son consideradas sin ánimo de rentes de las empresas privadas y de
lucro, porque quienes las con- las entidades del Estado. Al respecto,
forman no pueden repartir las Villar (2001) plantea:
utilidades que generan como
producto del desarrollo de las ac- En Colombia se utilizan diferentes
tividades relacionadas con su ob- categorías para hacer referencia a
jeto social, sino que estos deben este sector o a subgrupos del mis-
ser reinvertidos [sic] en la misma mo: Entidades Sin Ánimo de Lucro
entidad, para el crecimiento de (ESAL), Organizaciones de la Socie-
su patrimonio, garantizando con dad Civil (OSC), Organizaciones No
ello su sostenibilidad en el tiem- Gubernamentales (ONG) y organi-
po. (Grosso, 2013, p. 152) zaciones de la economía solidaria.
Estos términos enfatizan rasgos
Según Gaitán (2005) estas entida- específicos que sirven para la inclu-
des se clasifican así: “Fundaciones, sión o exclusión de organizaciones
asociaciones o corporaciones y enti- particulares, pero al no ser catego-
dades del sector solidario (también rías mutua¬mente excluyentes, en
conocidas como entidades del sec- cada una de estas definiciones se
tor cooperativo: Cooperativas, pre superponen algunos subgrupos de
cooperativas, fondos de empleados, esas organizaciones. (p. 14)

88
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

De lo anterior se puede deducir que municipales como de las mismas


el término tercer sector es más amplio organizaciones.
que los demás, en cuanto engloba
genéricamente los otros conceptos: Para identificar las problemáticas en
entidades sin ánimo de lucro, organi- cada uno de los municipios de la pro-
zaciones no gubernamentales y orga- vincia, se utilizó la metodología del
nizaciones de la sociedad civil. árbol de problemas. Esta metodología
permite identificar problemáticas cen-
Para el caso que nos ocupa, el pro- trales en torno a ciertos temas selec-
pósito se centra en identificar la pre- cionados previamente, con sus corres-
sencia de estas organizaciones en los pondientes causas y consecuencias.
municipios de la provincia sabana
occidente: cómo se clasifican, las ac- Los árboles de problemas3 se constru-
tividades que realizan y el potencial yeron a partir de la revisión de varios
que ofrecen y la forma como ello con- documentos existentes sobre la pro-
tribuye al fortalecimiento del tejido vincia (diagnósticos, investigaciones,
social, de sus procesos de gestión y la planes de desarrollo, etcétera) y la
construcción de ciudadanía. percepción de las organizaciones que
hacen presencia en la zona.
Además de conocer las dinámicas
propias en las que se desempeñan Una mirada general de los resultados
estas organizaciones, es importan- que arrojan los árboles de problemas
te señalar las problemáticas que elaborados y la revisión de los planes de
se perciben en los municipios que desarrollo 2012-2015 de los municipios
conforman la provincia, desde la que conforman la provincia muestra las
visión tanto de las administraciones siguientes particularidades.

6. Mosquera
El problema que más preocupa a las En otro ámbito, también preocupan
autoridades municipales se refiere a los los altos índices de accidentalidad
altos índices de inseguridad causados, provocada por el creciente flujo vehi-
entre otras razones, por el acelerado cular, el mal estado de la malla vial y
crecimiento de la población, las fami- la escasa cultura ciudadana.
lias desplazadas, las escasas oportuni-
dades laborales, la economía informal Es relevante también las precarias con-
y la limitada infraestructura con la que diciones de las viviendas familiares,
cuenta la policía para atender los dife- debido al acelerado crecimiento de la
rentes casos que se presentan. población y a los escasos recursos con

3. Por razones de espacio no se adjuntan los árboles de problemas, pero estos fueron la base para
la síntesis que a continuación se presenta

89
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

que cuentan las familias para acceder a contra la población proyectada a


vivienda digna. 2011, la cual es de 74.654 habitan-
tes, nos permite establecer que el
Según el Plan de Desarrollo 2012- municipio, en esos seis años, in-
2015, uno de los puntos que concen- crementó su población en 11.417
tra la atención es el acelerado creci- habitantes, constituyéndose en
miento de la población: uno de los de mayor crecimien-
to, no solamente a nivel departa-
Para el año 2005, nuestro mu- mental de Cundinamarca, sino en
nicipio acumuló una población el contexto nacional. (Alcaldía de
de 63.237 habitantes, analizada Mosquera, 2012-2015)

7. Madrid
Uno de los problemas que acapara la baja oferta educativa, en especial
la atención del municipio es el alto en los niveles medio y superior. Tam-
deterioro ambiental, sobre todo en bién se cuestiona su baja calidad y la
las cuencas de los ríos Bogotá y Suba- precaria situación de buena parte de
choque, debido, entre otras razones, la infraestructura de colegios y es-
al acelerado crecimiento industrial cuelas del municipio.
del municipio y a los pocos controles
en la aplicación de la legislación am- En el tema de la salud, se detecta
biental vigente en el país. un alto deterioro en la prestación
del servicio, debido, entre otras ra-
En el tema de la educación también zones, a la escasa infraestructura
se detectan problemas asociados a existente.

8. Facatativá
En este municipio preocupa la alta Según el Plan de Desarrollo 2012-
contaminación del medio ambien- 2015,
te ocasionada por el vertimiento de
desechos industriales y de agroquími- el impacto ambiental de cultivos
de flores en el municipio de Fa-
cos, la deficiente prestación del ser-
catativá es relevante, debido al
vicio de recolección de basuras y la aprovechamiento irracional de
poca cultura ciudadana en el manejo los desechos de pos cosecha y
apropiado de los residuos (biodegra- plantas que cumplieron su ciclo
dables y reciclables). productivo, como forraje fresco

90
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

para alimentar ganado bovino y atender las necesidades del alto nú-
además se confirma que sistemá- mero de población joven que anual-
ticamente han venido utilizando
mente obtiene su grado en educa-
tierras con vocación agropecua-
ria, uso de plaguicidas y plástico ción básica.
en la protección de los cultivos, y
el uso indebido del agua superfi- La movilidad también es preocupan-
cial y subterránea. (Alcaldía de te, a causa de que el casco urbano del
Facatativá, 2012-2015) municipio se ha venido congestio-
nando de vehículos, hay desorgani-
En el tema educativo se detecta una zación en las rutas municipales y se
escasa oferta de programas técni- requiere con urgencia la construcción
cos, tecnológicos y superiores, para de una terminal de transportes.

9. Funza

Al igual que en Madrid y Facatativá, del conjunto urbano. Dichos va-


el tema de la movilidad es preocu- cíos dentro del tejido urbano,
pante, debido, entre otras razones, a constituyen un obstáculo que
la deficiente prestación del servicio imposibilita la definición de una
de transporte público, el deterioro de estructura vial. Por otra parte, el
la malla vial y el creciente número de tejido urbano presenta una su-
personas que transitan a diario por el perposición de dos tramas no in-
municipio, que lo convierte en paso tegradas entre sí: la trama urbana
obligado por quienes se desplazan a del centro histórico (estructura
Bogotá y los demás municipios del continua de calles y carreteras
occidente y norte de Cundinamarca. que garantiza una buena accesi-
bilidad) y el conjunto desarticu-
Sobre este particular, Isaza (2008) lado de fragmentos del costado
plantea: nororiental del municipal (barrios
ubicados en el sentido opuesto de
Debido a que el municipio se ha la carrera 9), constituyéndose en
conformado mediante un patrón un conflicto de accesibilidad e in-
de crecimiento fragmentado, de- tegración entre sus diferentes sec-
sarrollado a lo largo de las dos vías tores urbanos y el centro histórico
en cruz (cra. 9 y calle 15), se han de la ciudad. (pp. 107-108)
generado unos vacíos urbanos
no desarrollados que impiden Otro problema se refiere al acele-
la articulación y la accesibilidad rado crecimiento de la población y

91
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

la manera como ello repercute en del espacio público. Se percibe un


la prestación adecuada de los ser- descontrol por parte de las autori-
vicios públicos básicos, déficit de dades en temas de planeación y or-
vivienda y altos niveles de invasión denamiento del territorio.

10. Subachoque
La problemática que más preocupa la problemática educativa del muni-
está asociada a la escasez de oportuni- cipio en los siguientes términos:
dades de empleo y educación para la
población joven, debido a la poca ofer- La educación que reciben niños y
ta de programas de educación superior jóvenes en el municipio no resuel-
(técnica, tecnológica y universitaria), lo ve las necesidades de definición
cual genera aumento de la delincuencia del proyecto de vida ni responde
juvenil y provoca desplazamiento de a las características actuales o de-
los jóvenes a otros destinos en busca de seadas del desarrollo socioeconó-
mejores oportunidades. mico local, generando frustración
o búsqueda de oportunidades
Para corroborar lo dicho, en el Plan fuera de la jurisdicción. (Alcaldía
de Desarrollo 2012-2015, se concreta de Subachoque, 2012-2015)

11. Bojacá
Este municipio es básicamente rural de los servicios públicos, en especial
y la problemática se concentra en en las áreas rurales:
dos ámbitos: el primero asociado a
la deficiente prestación de servicios el área rural requiere una interven-
públicos en las zonas rurales, en espe- ción concreta para proveer bienes-
cial de agua potable y alcantarillado. tar a los ciudadanos. Servicios como
Esta situación genera deterioro en la alcantarillado, acueducto, recolec-
calidad de vida sobre todo de la po- ción de basuras y gas natural presen-
blación infantil. El otro problema se tan bajas coberturas y estos servicios
refiere a las escasas oportunidades se refieren a derechos colectivos que
laborales y bajos ingresos de la pobla- deben ser disfrutados. La carencia de
ción campesina, debido a la dificultad una red de alcantarillado para las ve-
que tienen para vender sus productos redas: Cubia, Bobace, Santa Bárbara
a precios justos. y Chilcal debe ser resuelta con prio-
ridad porque estas veredas concen-
En el Plan de Desarrollo 2012-2015, se tran el mayor número de habitantes
plantea la problemática relacionada del área rural de Bojacá. (Alcaldía de
con la baja cobertura en la prestación Bojacá, 2012-2015)

92
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

12. Zipacón

En este municipio se percibe un es- de las autoridades, aunque estas ase-


tancamiento al desarrollo urbanístico veran haber hecho las gestiones perti-
y altos índices de hacinamiento. Ello nentes frente a la Gobernación.
se deriva de la poca claridad que exis-
te en su esquema de ordenamiento Uno de los programas propuestos
territorial, a causa de que se conside- en el Plan de Desarrollo 2012-2015
ra desactualizado y no ajustado a la plantea como objetivo “Garantizar el
realidad de la localidad. Se percibe, derecho al acceso y goce de vivienda
en general, un abandono por parte digna en lo urbano y en lo rural”.

13. Sobre las organizaciones sociales existentes


en la provincia
A partir de los lineamientos expuestos, - El listado general por tipo de or-
se tendrán en cuenta para el presen- ganización.
te análisis las categorías enunciadas,
es decir, el listado general de las di- - La información básica sobre su loca-
ferentes organizaciones sociales que lización: dirección, número telefóni-
hacen presencia en cada uno de los co, página web y correo electrónico.
ocho municipios que conforman la
provincia: ONG, entidades sin ánimo - Las actividades que realizan.
de lucro (fundaciones, corporaciones,
asociaciones, sector solidario), orga- Bajo esta lógica, se destaca una nutri-
nizaciones de la sociedad civil, juntas da presencia de organizaciones socia-
de acción comunal y otras. les de diferente naturaleza, que enfo-
can sus esfuerzos en varios frentes.
Esta información se obtuvo a partir
de un sondeo que utilizó las siguien- Para iniciar el análisis de la presencia de
tes fuentes de información: estas organizaciones en la provincia, el
referente de estudio es la información
- La Cámara de Comercio de Fa- proveniente de la Cámara de Comercio
catativá. de Facatativá, entidad donde se registran
las empresas privadas y las organizacio-
- Directorios y páginas de internet. nes sin ánimo de lucro existentes en los
municipios de la provincia. Asimismo,
- Las administraciones municipales. se consideró importante tomar la infor-
mación de los últimos cinco años, para
Dicho listado referencia la siguiente in- hacer un análisis más objetivo y ajustado
formación para cada organización social: a la realidad (tabla 3 y figura 1).

93
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Tabla 3 Presencia de organizaciones sociales por tipo (2008-2013).


Pre-
Tipo/ Funda- Asocia- Corpo- Coope- Federa-
JAC* Fondos coope- Otras
municipio ciones ciones raciones rativas ciones
rativas
Mosquera 45 6 67 14 18 6 0 6 5
Funza 32 27 42 0 21 10 0 1 8
Madrid 37 18 80 13 19 7 0 2 1
Facatativá 66 35 104 23 57 6 1 1 8
Subachoque 4 19 24 0 1 1 0 0 3
El Rosal 9 5 26 0 3 0 0 0 0
Bojacá 2 4 18 1 1 2 0 0 1
Zipacón 1 4 17 1 0 0 0 0 0
Total 196 118 387 52 117 32 1 10 26

* La información relacionada con las juntas de acción comunal (JAC) fue


tomada de la página del Instituto de Acción Comunal de Cundinamarca
Fuente
Elaboración propia a partir de información suministrada por la Cámara de Comercio de
Facatativá en octubre del 2013.

Figura 1 Presencia de organizaciones del tercer por tipo (2008-2013).


0.3% 1% 3%
3%

12%

6%
41%

12.7%

21%

JAC Corporaciones Federaciones

Fundaciones Cooperativas Precoperativas

Asociaciones Fondos Otras


Fuente
Elaboración propia a partir de información suministrada por la Cámara de Comercio
de Facatativá.

94
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

De la tabla 3 y de la figura 1, se deduce orden con cifras muy parecidas, Funza,


que el mayor número de organizacio- Madrid y Mosquera, con 21, 19 y 18,
nes del tercer sector que hacen presen- respectivamente.
cia en la provincia son las JAC con 41 %
y las fundaciones con 21 %. Le siguen, Las anteriores cifras son proporcio-
en igual proporción, las asociaciones y nalmente coherentes con los datos
las cooperativas con 12 % y después las de población de los municipios, es
corporaciones con 6 %. decir, a mayor número de habitantes,
mayor número de actividad, lo cual
Es menos relevante la presencia de se refleja igualmente en el número
fondos y precooperativas. de organizaciones del tercer sector.
Revisando la tabla 1 de población
La tabla 3 destaca el alto número de proyectada según el DANE (2012),
fundaciones, en especial en los muni- Facatativá cuenta con 124 700 hab,
cipios de Facatativá y Mosquera y de mientras que Mosquera, Madrid y
JAC en Funza y en Madrid. Funza, respectivamente, con 73 600,
73 000 y 71 000 hab.
En cuanto a las asociaciones, es no-
toria su presencia también en Faca- Cabe señalar que, en los restantes
tativá, con 35, pero es significativo el municipios que conforman la pro-
número que hay en Funza con 27. vincia: Subachoque, El Rosal, Bojacá y
Zipacón, la presencia de organizacio-
En tercer lugar, casi a la par con las aso- nes del tercer sector es relativamente
ciaciones, se encuentran las coopera- bajo, por las mismas razones expues-
tivas, cuyo mayor número se concen- tas, aunque se destaca un buen nú-
tra en Facatativá con 57, siguiendo en mero de JAC.

14. Organizaciones por municipio

Otra mirada del análisis hace refe- de los ocho municipios que confor-
rencia al número de organizaciones man la provincia (figura 2).
que hacen presencia en cada uno

95
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Número de organizaciones del tercer sector por municipio


Figura 2 (2008-2013).

350
300
250
200
150
100
50
0
Funza

Madrid

Facatativá

Mosquera

Bojacá

Subachoque

Zipacón

Rosal
Organizaciones totales
141 177 301 167 29 52 23 43
por municipio

Fuente

Elaboración propia a partir de información suministrada por la


Cámara de Comercio de Facatativá.

Según la figura 2, el municipio que sigue Subachoque con 52, El Rosal


mayor número de organizacio- con 43, Bojacá con 29 y Zipacón
nes concentra es Facatativá, con con 23.
301, seguido de Madrid con 177,
Mosquera y Funza con 167 y 141, Porcentualmente, la figura 3 mues-
respectivamente. En proporción le tra la siguiente distribución:

96
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

Figura 3 Presencia de organizaciones sociales por municipio.


2% 5%
15%
6%
3%

19%
18%

32%

Funza Facatativá Bojacá Zipacón

Madrid Mosquera Subachoque Rosal

Fuente

Elaboración propia a partir de información suministrada por la


Cámara de Comercio de Facatativá.

De la figura 3 se deduce que 32 % de Como se explicó, estas cifras son cohe-


las organizaciones se concentra en rentes con los datos de población de
Facatativá. Madrid y Mosquera le si- los municipios, y explica también por
guen con porcentajes similares (19 y qué en Facatativá se concentra la ma-
18 %) y Funza con 15 %. Los restantes yor actividad de toda la provincia. Se
cuatro municipios concentran 16 %. destaca, igualmente, las cifras similares

97
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

que presentan Funza, Mosquera y Ma- ligado al hecho del fenómeno de co-
drid, municipios que sumadas sus ac- nurbación acelerado, que se ha venido
tividades muestran un gran potencial gestando en los últimos años.

15. Presencia de organizaciones por actividad


La figura 4 muestra la forma como sociales que hacen presencia en la
se distribuyen las organizaciones provincia, según el Código CIIU.

Figura 4 Organizaciones del tercer sector por código de actividad CIIU.

0% 1% 1% 1% 2%
1% 2%

6%
4%
82%

Agricultura Comercio al por mayor y al por menor

Industria manufacturera Alojamiento y servicios de comida

Suministro de electricidad, gas,


Información y comunicaciones
vapor y aire acondicionado
Distribución de agua, evacuación y
Actividades financieras y de seguros
tratamiento de aguas residuales

Construcción Administración pública y defensa

Fuente
Elaboración propia a partir de en información suministrada por la
Cámara de Comercio de Facatativá.

98
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

El análisis de organizaciones por ac- subtema, dentro del sector mencio-


tividad económica según el Código nado (el 842), que se denomina “Pres-
CIIU muestra una alta concentración tación de servicios a la comunidad
(82 %) en el sector que se denomina en general”. Por ello, la mayoría de las
Administración pública y defensa. actividades se concentran ahí. Los de-
Esto obedece al hecho de que en la más aspectos son poco relevantes, tal
tabla de clasificación CIIU hay un y como se observa en la figura.

16. Otras evidencias


De los estudios y documentos anali- • En un aparte del documento Pro-
zados, es muy poca la referencia al pa- ducto turístico sabana occidente
pel de las organizaciones sociales en (2013, p. 121), se hace mención a la
la provincia. Sin embargo, se pueden presencia de organizaciones comu-
detectar las siguientes evidencias: nitarias, en los siguientes términos:

• En el estudio de competitividad Todos los Municipios tienen


(2011) realizado por la Universi- diferentes Juntas, asociacio-
dad del Rosario, se menciona, en nes y fundaciones que faci-
el aparte del compromiso insti- litan la organización de la
tucional, la escasa participación comunidad para emprender
de los ciudadanos en la toma de grandes proyectos; se debe
decisiones sobre temas clave para promover la participación de
el futuro de sus municipios. En todos los actores instituciona-
la encuesta realizada a diferentes les y de esta manera, conse-
actores, el promedio arrojó que guir la movilización de recur-
dicha participación es apenas de sos para la dinamización de la
2.7 sobre 5.0. Según esta, economía local.

las principales causas que mo- Y agrega más adelante:


tivan esta baja participación
de los habitantes de la Pro- Las autoridades locales deben
vincia de Sabana Occidente fomentar la asociatividad de
son: la indiferencia de los ciu- la comunidad, las empresas,
dadanos frente a los espacios las organizaciones públicas y
de participación existentes privadas, universidades y las
(38,9 %), la desconfianza que asociaciones gremiales: agri-
existe entre los ciudadanos y cultores, artesanos, empresa-
las autoridades (22,2 %), y la rios, comerciantes, etc. y las
percepción que las iniciativas Juntas de acción comunal,
deben ser responsabilidad del como unidades básicas de or-
gobierno (16,7 %). ganización comunitaria.

99
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

17. Conclusiones

En el marco del análisis realizado, inequívoca de que ahí están ocurrien-


se destaca el amplio despliegue que do situaciones que copan el interés
tienen las OSC descritas en los di- de amplios sectores de la sociedad.
ferentes municipios que conforman Sin embargo, y a pesar de que se per-
la provincia. cibe un gran potencial, sería conve-
niente indagar acerca de qué tanto
A partir de los conceptos expuestos se involucran estas organizaciones en
por diferentes autores y las proble- la solución de las problemáticas que
máticas descritas para los distintos aquejan a los municipios que con-
municipios, las cuales abarcan temas forman la provincia y en qué medida
diversos, es importante destacar la trabajan asociativamente: con el Esta-
nutrida presencia de las OSC en la do, con otras organizaciones sociales,
provincia y la manera como estas con la empresa privada, con los líde-
se involucran en ámbitos variados res comunales, etcétera, en función
que, de una u otra manera, están de mostrar resultados e impactos
contribuyendo a fortalecer procesos más concretos en su accionar.
asociativos y participativos y a desa-
rrollar acciones en diferentes frentes, Por otra parte, y como se mencionó
ligados a temas que tienen que ver en el marco conceptual acerca del pa-
con la salud, la vivienda, el medio pel que juegan las OSC en cualquier
ambiente, la recreación y el deporte, tipo de sociedad como entidades que
y otros, como el empleo, la discapa- buscan amortiguar los excesos del
cidad y el desplazamiento. mercado y la inoperancia del Estado,
es importante destacar que la provin-
Desde esta concepción se deduce cia estudiada cumple con todas las
que, cuando una comunidad busca condiciones para que estas organiza-
soluciones a través de estos espa- ciones desempeñen un papel deter-
cios, está contribuyendo a la cons- minante en las decisiones estratégicas
trucción de ciudadanía y lo hace que se requieren tomar con urgencia
por iniciativa propia, cuando se en- para reorientar el futuro de la región.
tiende que el Estado es insuficiente
e inoperante a la hora de satisfacer En este sentido, se podría deducir que, a
sus necesidades y solucionar las pesar de que hay señales de acción por
problemáticas que los aquejan. parte de las OSC que hacen presencia
en la zona, sería importante conocer
Para los municipios que conforman la un poco más acerca de su verdadero
provincia sabana occidente, las múl- protagonismo como representantes de
tiples formas organizativas del tercer los intereses de la sociedad civil y reco-
sector que se manifiestan bajo dife- nocer sus avances en la búsqueda del
rentes denominaciones son una señal interés colectivo y del cómo estarían

100
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

contribuyendo en la construcción de tenidas en cuenta como referentes


nuevas ciudadanías. de información en los diferentes es-
tudios que se realizan.
Finalmente, es de notar que, a pesar
de la existencia de numerosos estu- Siendo esta una zona, como se men-
dios, diagnósticos e investigaciones cionó en el texto, que ha despertado
realizadas en la provincia y de los el interés de amplios sectores de la
diferentes planes de desarrollo que sociedad por su creciente dinamismo
elaboran las administraciones mu- en las últimas décadas, las diversas
nicipales que la conforman, parecie- formas organizativas ahí existentes
ra, por las evidencias que muestran deberían ser consideradas como un
los documentos consultados, que actor protagónico de primer nivel
es muy poca la importancia que se para ser tenido en cuenta en futuras
les da al papel que están despeñan- investigaciones que se realicen sobre
do las OSC existentes, pues no son esta provincia.

101
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

18. REFERENCIAS
Alcaldía de Facatativá (2012-2015). Plan de desarrollo 2012 -2015. To-
dos somos Facatativá. Recuperado de http://www.facatativa-cun-
dinamarca.gov.co/index.shtml
Alcaldía de Funza (2012-2015). Plan de desarrollo 2012-2015. Funza
avanza con Garantía de Ciudad. Recuperado de http://www.fun-
za-cundinamarca.gov.co/index.shtml#2
Alcaldía de Mosquera (2012-2015). Plan de desarrollo 2012-2015. Go-
bierno siempre en Marcha. Recuperado de http://www.alcaldia-
demosquera.gov.co/
Alcaldía de Madrid (2012-2015). Plan de desarrollo 2012-2015. Trans-
formación en Marcha. Recuperado de http://madrid-cundina-
marca.gov.co/index.shtml#5
Alcaldía de Subachoque (2012-2015). Plan de desarrollo 2012-2015.
Unidos logramos el Cambio. Recuperado de http://www.suba-
choque-cundinamarca.gov.co/index.shtml#5
Alcaldía de Bojacá (2012-2015). Plan de desarrollo 2012-2015. Gana
Bojacá… ganamos Todos. Recuperado de http://www.boja-
ca-cundinamarca.gov.co/index.shtml
Alcaldía de El Rosal (2012-2015). Plan de desarrollo 2012-2015. En El
Rosal avanzamos. Recuperado de http://www.elrosal-cundina-
marca.gov.co/index.shtml
Alcaldía de Zipacón (2012-2015). Plan de desarrollo 2012-2015. El
Compromiso es mi Pueblo. Recuperado de http://zipacon-cundi-
namarca.gov.co/index.shtml#8
Bonamusa, M., Segura, R., Villar, R. y Globales, T. (1996). La sociedad civil
y la redefinición de lo público. Revista Colombia Internacional, 34,
26-33. Recuperado de http://colombiainternacional.uniandes.edu.
co/datos/pdf/data/Col_Int_No.34/04_global_Col_Int_34.pdf
Bobes, V. C. (2002). Movimientos sociales y sociedad civil: una mira-
da desde América Latina. Estudios Sociológicos, 20(59), 371-386.
Recuperado de http://www.jstor.org/stable/40420739?seq=1#pa-
ge_scan_tab_contents
Cahián, A. (2004). Las ONG: la participación ciudadana, el liderazgo
comunitario. Buenos Aires: La Roca.
Cámara de Comercio de Facatativá. Recuperado de http://www.ccfa-
catativa.org.co/

102
Las organizaciones sociales en la provincia
Carlos Arturo Grosso Rincón
sabana occidente (Cundinamarca)

Departamento de Cundinamarca, Secretaría de Integración Regional,


Fenalco Seccional Bogotá, Cundinamarca y los municipios de la pro-
vincia de sabana occidente (2013, junio). Producto turístico sabana
occidente. Bogotá. Recuperado de http://www.facatativa-cundina-
marca.gov.co/apc-aa-files/30383832313962313937316461636433/
producto-turistico-sabana-occidente-2.pdf
Fascioli, A. (2009). El concepto de sociedad civil en J. Habermas. Re-
vista ACTIO, 33. Recuperado de http://datateca.unad.edu.co/con-
tenidos/401218/FASCIOLI_EL_CONCEPTO_DE_SOCIEDAD_CI-
VIL_EN_HABERMAS.pdf
Foro sobre la eficacia del desarrollo de las OSC. Recuperado de http://
www.cso-effectiveness.org/IMG/pdf/conclusiones-colombia.pdf
Gaitán Sánchez, O. M. (2005). Guía práctica de las entidades sin áni-
mo de lucro y del sector solidario. Bogotá: Uniempresarial/Cáma-
ra de Comercio.
Gobernación de Cundinamarca, Secretaría de Integración Regio-
nal (s. f.). Mapa de infraestructura de transporte. Provincia de
sabana de occidente. Recuperado de http://www.planeacion.
cundinamarca.gov.co/BancoMedios/Documentos  %20PDF/sa-
banaoccidente_08.pdf
Grosso Rincón, C. A. (2013). La economía social desde tres perspecti-
vas: tercer sector, organizaciones no gubernamentales y entidades
sin ánimo de lucro. Tendencias & Retos, 18(1), 143-158.
Instituto de Acción Comunal de Cundinamarca (s. f.). Estadística por
provincia. Recuperado de http://www4.cundinamarca.gov.co/
idaco/index.php?op=estadisticas3&provincia=12
Isaza Guerrero, J. (2008). Conurbación y desarrollo sustentable: una
estrategia de intervención para la integración regional. Caso metro-
politano Bogotá-sabana de occidente (Tesis de Maestría, Pontificia
Universidad Javeriana, Colombia).
North, D. C. et al. (1993). Instituciones, cambio institucional y desempe-
ño económico (No. E14 N864). San José, Costa Rica: Universidad de
Costa Rica/ Facultad de Ciencias Económicas/Instituto de Investi-
gaciones en Ciencias Económicas.
Pérez, T., Martínez, M. E. y Rodríguez, A. L. (2006). Gerencia social inte-
gral e incluyente. Bogotá: Universidad de La Salle.

103
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Preciado Beltrán, J. (2005). Bogotá región: crecimiento urbano en la con-


solidación del territorio metropolitano. Recuperado de http://www.
institutodeestudiosurbanos.info/dmdocuments/cendocieu/colec-
cion_digital/Practicas_Ancestrales_Sabana/Bogota_Region_Creci-
miento-Preciado_J.pdf
Tocqueville, A. de (1957). La democracia en América. Fondo de Cultura
Económica.
Toro, J. B. (2001). La construcción de lo público desde la sociedad civil.
Lo público, una pregunta desde la sociedad civil. En Memorias del V
Encuentro Iberoamericano del Tercer Sector. Bogotá.
Universidad del Rosario (2011). Informe final: Plan de competitividad
de la provincia sabana occidente. Recuperado de http://www.
urosario.edu.co/urosario_files/c7/c75acb75-be29-49c8-8e50-
f45bd4f96169.pdf
Vargas, H., Toro J. B. y Rodríguez, M. (1992). Acerca de la naturaleza y
evolución de los organismos no gubernamentales (ONG) en Colombia.
Bogotá: Fundación Social.
Villar, R. (2001). El tercer sector en Colombia: evolución, dimensión y ten-
dencias. Bogotá: Confederación Colombiana de Organizaciones no
Gubernamentales.

104
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

GESTIÓN AMBIENTAL
URBANA Y ACCIÓN COLECTIVA
EN EL SUR DE BOGOTÁ
LA EXPERIENCIA DE ASAMBLEA SUR Y AGRÓPOLIS

RICARDO BRICEÑO AYALA*

1. Introducción
El capítulo que se presenta a conti- El trabajo de investigación se realizó
nuación reúne los resultados de un dentro de la línea de investigación
proceso de investigación acerca de Gobierno, gestión local y ciudadanía
la gestión ambiental urbana y la ac- de la Maestría en Gestión Urbana de
ción colectiva en el sur de Bogotá a la Universidad Piloto de Colombia,
través de la experiencia de dos proce- que en los últimos años se viene en-
sos organizativos comunitarios, que focando en el eje Gestión democrática
han adelantado sus actividades en el local: participación y redes. Reciente-
territorio de la cuenca del río Tunjue- mente, desde esta línea de investiga-
lito. Estos procesos, inicialmente, re- ción, se realizan estudios acerca de las
corrieron juntos la primera parte de dinámicas de actores, prácticas y sen-
su historia, bajo la denominación co- tidos de la participación en Bogotá.
mún Asamblea Sur para luego conti-
nuar sus acciones por separado como Así es como, en desarrollo de los más
dos organizaciones independientes: recientes proyectos de investigación
Asamblea Sur y Agrópolis. de la línea, se han encontrado diná-

* Politólogo de la Universidad de los Andes y Master en Gestión Urbana de la Universidad Piloto


de Colombia. Su campo de investigación incluye las problemáticas ligadas a Gestión Ambien-
tal, Salud Ocupacional, Derechos Humanos y Desplazamiento Forzado. Correo electrónico:
ricardo.briceno@febacata.org

105
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

micas interesantes de acción colectiva que proponen la construcción de


alrededor del territorio, en torno a las proyectos alternativos de ciudad
cuales se articulan diferentes actores y de gestión ambiental urbana. La
locales, que generan dinámicas de investigación se asumió desde una
asociación y de acción colectiva que perspectiva metodológica participa-
desbordan los límites político-admi- tiva y crítica, en la que participaron y
nistrativos de las localidades y pre- confluyeron los propios agentes del
sionan la construcción de soluciones proceso Asamblea Sur-Agrópolis, así
supralocales en temas como la gestión como el autor del capítulo. Entre las
del territorio, de los recursos naturales estrategias y metodologías de inves-
y de la seguridad alimentaria. tigación utilizadas se encuentran:

En la investigación que da origen - la sistematización de experiencias,


a este capítulo, el objetivo general
de la investigación consistió en re- - la investigación documental,
construir los procesos organizativos
Asamblea Sur-Agrópolis, analiza- - la cartografía social,
dos como dinámicas y procesos
organizativos de acción colectiva, - la entrevista a profundidad.

2. Historia de los procesos organizativos Asamblea


Sur y Agrópolis
Asamblea Sur y Agrópolis son dos La problemática que aqueja al te-
procesos organizativos de los habi- rritorio Tunjuelo es fundamental
tantes del sur de Bogotá que están re- para entender el origen de las dos
lacionados entre sí y comparten una organizaciones. Diversos autores
historia en común. (Hernández y Flórez, 2011) han es-
tablecido que el territorio Tunjuelo,
Asamblea Sur desde 2002 decidió desde el punto de vista urbanístico,
constituirse y trabajar en la resolu- reúne, al menos, siete problemáti-
ción de los problemas socioambien- cas, que son:
tales que afrontaban los habitantes
de la cuenca del río Tunjuelito. Por su − Crecimiento demográfico acelerado.
parte, Agrópolis se constituyó formal-
mente en 2008, retomando una histo- − Segregación socioespacial de la
ria en común, pero haciendo hincapié población sobre el territorio.
en que, además de la gestión ambien-
tal, debían generar una alternativa − Desarrollos urbanos informales
económica para sus integrantes. de tipo residencial e industrial.

106
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

− Crecimiento barrial predio a pre- En palabras de uno de los integrantes


dio y urbanización no planificada del proceso Asamblea Sur:

− Contaminación hídrica por aguas Nuestra organización surgió a


partir de la inundación que se
residuales de origen doméstico e
produjo en el barrio Tunjuelito en
industrial. 2002. Más o menos el 31 de mayo
hubo una temporada de altas
− Ubicación de industrias de alto crecientes. Entre el 31 de mayo y
impacto ambiental sobre la cuen- el 5 de junio, que fue cuando lo
ca (minería a cielo abierto, ladri- huecos de las multinacionales
lleras, curtiembres). Cemex, Holcim y la Fundación
San Antonio —que están en el
− Descarga de lixiviados producidos valle medio aluvial del Tunjue-
en la planta de tratamiento del lo— se inundaron porque el río
relleno sanitario de Doña Juana. venía con una escorrentía de 100
a 110 metros cúbicos por segun-
do, manejadas ahí en todo su
Toda esta problemática convocó caudal y su manejo hidráulico. Y,
a los líderes de las Asociaciones de entonces, desde eso nació como
Juntas de Acción Comunal (Aso- un pretexto, una preocupación
juntas) de las localidades afectadas, de mirar por qué se realizó ahí
quienes citaron una serie de reunio- esa inundación, lo cual permitió
nes para analizar y enfrentar la com- que se encontraran una multi-
pleja problemática que los aquejaba. plicidad de cargas negativas am-
Inicialmente, conformaron una mesa bientales en torno a la cuenca
interlocal de trabajo, y luego consti- del Tunjuelo, y eso hizo que nos
tuyeron formalmente Asamblea Sur, reuniéramos en torno al trabajo
que venían haciendo cuatro Aso-
el día 5 de junio del 2002. El proceso
juntas: la Asojuntas de Usme, la
se vio influenciado principalmente de Bosa, la de Ciudad Bolívar y
por las inundaciones del río Tunjue- la de Tunjuelito. Y una serie de
lo del día 1 de junio del 2002. líderes de diferentes entidades,
profesores universitarios, perso-
El diario El Tiempo (2002) informó así najes de la vida popular de esos
de la situación: sectores de Ciudad Bolívar y del
sur de la ciudad. Y, también, pues
Los organismos de socorro de- de gente de la academia, que, de
cretaron ayer la alerta roja en el alguna u otra forma, han sido in-
barrio Tunjuelito, en el sur de la vestigadores del tema.
ciudad, debido al desbordamien-
to del río Tunjuelo que inundó Y, entonces, más allá de hablar de
240 viviendas y obligó al traslado la misma inundación en sí, em-
de más de 800 personas. pezamos a tocar otros tópicos. Y

107
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

empezó a mirarse, pues, que la red de organizaciones defensoras de la


problemática del río, por algo que restauración ecológica del río Tunjuelo
antes nos convocaba, que se lla-
y de su valle de inundación.
maba la Mesa Interlocal Ambien-
tal del Tunjuelo, que no se siguie-
ra dando así, sino que se diera de Se debe mencionar también que am-
una manera más holística. Antes bos procesos deciden seguir llamán-
se miraba la cuenca de manera dose asambleas, dado que más que
ambiental, no más. Entonces nos “organizaciones” se trata de “pro-
dimos cuenta de que, si bien es cesos organizativos”. Agrópolis, una
cierto partían muchas de las si- vez constituido formal y legalmente,
tuaciones de problemáticas am- retoma algunos elementos tanto dis-
bientales, esto derivaba a una cursivos como prácticos de la prime-
multiplicidad de problemáticas y ra fase de Asamblea Sur, con lo cual
de conflictos que ya trastocaban
se transforma en una propuesta orga-
lo político, lo cultural-simbólico,
lo económico, lo físico-ambiental nizativa de carácter más productivo
y que tenía que ver mucho con que de denuncia.
nuestra participación. O sea que, 2.1. ¿Cómo nació Asamblea Sur?
más que holístico, abarcaba todas
las dimensiones del concepto de
desarrollo. Entonces ya dejamos Como ya se mencionó, la constitu-
de mirar, desde esa inundación, ción de la llamada Mesa Interlocal
no solo la inundación sino toda Ambiental del Tunjuelo es un impor-
la problemática que había y le tante hito histórico en el origen del
dimos connotación social y cul- proceso Asamblea Sur que, si bien se
tural y dejamos esa mirada úni-
organizó como resultado de la inun-
camente ambiental del arbolito,
del pajarito, del río. Sino que eso dación del Tunjuelo de junio del 2002,
era una base fundamental para había tenido como antecedente in-
desarrollar todo esto. Eso fue lo mediato la emergencia sanitaria y
que lo creó, o sea, para decir un ambiental que se vivió en el territorio
momento histórico, pues esto por el derrumbe que tuvo el relleno
nace el 5 de junio de 2002. Pero sanitario de Doña Juana el día 27 de
esa inundación nos hace pensar septiembre de 1997.
toda la cuenca del Tunjuelo. Y nos
hace empezar a mirar el territorio La emergencia sanitaria que se pre-
como un territorio hidrográfico, sentó en Doña Juana sirvió para la
como un territorio de cuenca,
conformación de la Mesa Interlocal.
que es la que nos determina una
serie de situaciones y paradojas
que se dan ahí (entrevista con lí- Asamblea Sur venía de una serie de
der del proceso, 2011). iniciativas que venían interpretan-
do el territorio. Nosotros básica-
En ese momento, Asamblea Sur no solo mente desde procesos de ONG por
“hizo parte de”, sino que lideró toda una allá en 1997 comenzamos hacer

108
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

una recopilación de la información debía pensar entonces si era perti-


del sur de Bogotá para, posterior- nente o no que siguiera ahí la mine-
mente, con esa interpretación, ha- ría. Y, en ese momento, pues surge
cer un marco conceptual. Eso fue eso la Coordinación del Sur. Luego,
lo que llamamos la Mesa Interlocal a través de asambleas y la opinión,
que fue precisamente después de la terminó de Asamblea Sur y que fi-
tragedia del basurero. nalmente quedó así. Y ahí surge ese
proceso digamos como hito, como
Más o menos hasta 2001-2002 nombre (entrevista con líder del
trabajamos eso. Estaban conmigo proceso, 2012).
gente de Bosa, gente de Ciudad Bo-
lívar, de Kennedy, una gente de San Asamblea Sur inicia su trabajo en 2002,
Cristóbal y de Usme, básicamente. debido principalmente a las inunda-
Conformábamos ese grupo que lla- ciones no solo en el barrio Tunjuelito,
mábamos la Mesa Interlocal. sino en los barrios circunvecinos de
la localidad, por efecto del desborda-
Con la tragedia de 2002, cuando se miento de la quebrada La Chiguaza y
inunda la zona minera, comienza del desvío del cauce del río Tunjuelo.
todo un proceso de acercamiento
con el Estado. Ellos, en un principio, El desvío del cauce original se había
pues lo que querían era la asisten- realizado por parte de las empresas
cia, lo de siempre: las frazadas, los mineras para facilitar la explotación de
colchones, la comida. Pero en ese minerales de la cuenca media del río y
momento lo que pasó es que surge facilitar la explotación y beneficio de
un discurso muy político en el sen- los depósitos de arenas y arcillas de ori-
tido de que no se estaba peleando gen aluvial que ahí se depositaban. Sin
la frazada, sino cuál era el ordena- embargo, la inundación tuvo efectos
miento del territorio para que eso adversos sobre los barrios vecinos y sus
dejara de suceder. Entonces se creó pobladores, quienes acudieron a orga-
la Coordinación del Sur, en ese mo- nizarse para enfrentar la emergencia.
mento, que estaba gente de Aso-
juntas de Usme, Asojuntas Tunjue- Así es como se fue gestando el proce-
lito, Asojuntas Ciudad Bolívar. so organizativo Asamblea Sur, que fue
nombrado así por la gente y que convo-
Los pobladores y nosotros, que có a las Asambleas de Juntas de Acción
veníamos participando desde esa Comunal de las localidades involucra-
interpretación del territorio. En- das, y luego dicho proceso entró a lide-
tonces, en su momento, eso que rar una diversidad de organizaciones
habíamos consolidado ya, pues fue y movimientos, cuya principal reivin-
muy importante para abordar esa dicación consistía en la restauración
discusión y hablar del Tunjuelo, se ecológica del río Tunjuelo. Su espacio
debía pensar el tema de riesgos. Se de debate y convergencia consistió

109
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

en la necesidad de intervenir sobre Doña Juana, así como el freno a su


distintos factores que generaban los expansión.
cambios en el curso del río (minería)
y que lo afectaban con la contamina- Estos impactos estaban —y aún si-
ción (lixiviados de Doña Juana). guen estando— relacionados con
la disposición final de los residuos
De esta manera, Asamblea Sur, como sólidos de Bogotá, puesto que Doña
proceso organizativo, pasó por una se- Juana se convirtió en el único siste-
rie de denominaciones previas, entre las ma de disposición con que cuenta la
que se deben mencionar dos: la Mesa ciudad, llegando a alcanzar un volu-
Interlocal (1997-2001), promovido por men de recepción diaria de 8500 t de
la Fundación Educación, Investigación y desechos, transformando completa-
Desarrollo (FIDHAP), y la Coordinación mente el hábitat de quienes habitan
del Sur (2001-2002), hasta aglutinarse alrededor del relleno, debido a que
en torno al nombre Asamblea Sur, que, ahí se vienen depositando de forma
como organización de organizaciones, antitécnica todo tipo de desechos
representó los intereses de las distintas sólidos que se mezclan y se em-
comunidades barriales que se veían piezan a convertir en un problema
afectadas por las inundaciones del Tun- ambiental, debido, entre otras, a la
juelo. Desde el inicio, su mirada des- generación de lixiviados contami-
bordaba la visión coyuntural ligada a nantes que se vierten tanto sobre
la mitigación de los efectos de las inun- el río Tunjuelo como sobre algunas
daciones por parte de las instituciones quebradas ubicadas en el área de in-
que buscaban atender la emergencia. fluencia, tales como Puente Tierra, El
Botello, Hierbabuena y Puente Blan-
Por tanto, empiezan a promover una co (Hernández y Flórez, 2011).
visión más amplia de los problemas del
territorio, del ordenamiento territorial A lo anterior se suma la generación de
y del manejo de la cuenca hidrográfica, gases tóxicos, como el metano, amo-
planteando la necesidad de reubicar la niaco, ácido sulfhídrico y mercapta-
industria extractiva y de restaurar el nos, por efecto de la descomposición
equilibrio ambiental del territorio, uni- química de los residuos orgánicos,
do a un enfoque de mejoramiento de que afectan la calidad del aire que
la calidad de vida para los habitantes respiran los vecinos del relleno sani-
de las distintas localidades en su área tario (Hernández y Flórez, 2011). Los
de influencia. problemas de la contaminación del
aire solo los percibe el habitante de
Entre sus primeras actividades loca- las demás localidades del distrito es-
les, Asamblea Sur exige de las auto- pecial cuando se transporta por la lla-
ridades locales y distritales la miti- mada vía al Llano; no obstante, para
gación de los impactos ambientales sus habitantes se trata de algo que
generados por el relleno sanitario deben soportar a diario.

110
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

El proceso organizativo Asamblea en una propuesta de emprendimiento


Sur propugna no solo el cierre del económico y de comercialización de
relleno sanitario, sino un manejo productos del campo, transforman-
sostenible de la industria y de la ac- do parcialmente el discurso original,
tividad minera y la relocalización de para convertirse en una empresa que
canteras y chircales, la limitación de genera beneficios económicos para
la expansión urbana descontrolada y sus accionistas, los consumidores que
la tala indiscriminada de bosques, de- se benefician de sus productos y las
bido a que todo este tipo de prácticas asociaciones campesinas que llevan a
generan impactos negativos sobre el cabo la comercialización de productos
río Tunjuelo, degradando ambien- finales a través de los espacios dispues-
talmente el territorio y afectando tos por Agrópolis.
profundamente la calidad de vida de
los habitantes de las localidades que Agrópolis recoge algunos de los lí-
abarca. Hoy en día subsiste el proceso deres del proceso de Asamblea Sur
organizativo Asamblea Sur que sigue y se empieza a concentrar en el de-
desarrollando su labor en defensa del sarrollo de una empresa y una es-
Tunjuelo centrado no solo en la de- trategia económica ligada a la pro-
nuncia permanente, sino en la movi- ducción agroalimentaria alternativa
lización de las comunidades barriales desde 2008 y 2009. A partir de su
y veredales en torno a la gestión am- asamblea de constitución en 2008,
biental del territorio. Agrópolis delineó sus nuevas áreas
de actuación.
2.2. ¿Cómo nació Agrópolis?
Agrópolis, ya en su planeación in-
Ya se había mencionado que Asam- terna en la asamblea de 2008, de-
blea Sur y Agrópolis tuvieron un termina que va a trabajar cuatro
origen y unas trayectorias comunes, unidades: la unidad de investiga-
puesto que sus líderes compartie- ción, una unidad de comunica-
ron actividades y trabajos conjun- ción, una unidad de producción
tos desde que iniciaron actividades, agropecuaria y una unidad de
aun antes de 2002. No obstante, en mercadeo. Entonces Agrópolis en
la actualidad y desde 2008, exis- el interior de la empresa trabaja
te una división clara entre los dos esos cuatro departamentos (uni-
procesos organizativos, donde cada dades) y, pues, un área adminis-
uno de ellos desarrolla actividades trativa. Entonces cada uno tiene
por separado. grupos, colectivos, que trabajan
con principios de autonomía, de
Algunos de los líderes de Asamblea Sur autodirección y que están liga-
continúan desarrollando su labor en el das al territorio y que están liga-
territorio Sumapaz y Tunjuelo, mien- das a la discusión de la política
tras que Agrópolis se ha constituido pública para así ir abarcando

111
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

escenarios, espacios e ir en una están reflejadas en las decisiones que


gestión, digamos, “colectiva”. Hay se toman en el territorio.
un representante legal y una jun-
ta directiva que toma las decisio- Entre los ejes de reflexión de Agró-
nes políticas de la empresa, pero polis está el de una nueva relación
la idea es que los grupos sean campo-ciudad más equitativa en
autodirigidos, que ellos mismos términos sociales y ambientales. Los
gestionen y sobre esa gestión líderes del proceso Agrópolis afirman
en un contexto económico que que con su propuesta económica se
haya una ganancia tanto para puede promover una relación más
quien lo trabaja pero también armónica entre el campo y la ciudad,
en lo social. (Entrevista con líder donde se llegue incluso a plantear la
del proceso, 2012) reforma urbana, aun la densificación
urbana el territorio.
Los estatutos de Agrópolis mencionan
que nadie podrá tener más de 5 % del En cuanto a la gestión ambiental se-
total de las acciones suscritas o de la ñalan la necesidad de encontrar la
empresa. Para sus miembros, este conexión entre los modelos de de-
factor garantiza que en el interior sarrollo económico y los problemas
de Agrópolis haya democracia, pues ambientales, y no al contrario. En el
nunca se dará la situación en la que manejo urbano de la cuenca hidro-
una persona tenga 51 % de las ac- gráfica, plantean la necesidad de ha-
ciones y tome las decisiones de la cer procesos de planeación a largo
empresa. plazo, utilizando las herramientas del
ordenamiento territorial y del orde-
Entre sus principios orientadores namiento y manejo de las cuencas
está la visión y la misión de Agrópo- hidrográficas, en particular, sobre la
lis. La misión habla de la construc- cuenca del río Tunjuelo.
ción de un modelo sociogeográfico
de desarrollo campo-ciudad. La vi- Desde el punto de vista de su funcio-
sión es que serán reconocidos como namiento económico, Agrópolis ma-
un proceso alternativo de construc- neja en la actualidad algunas plazas
ción social de territorio. De acuerdo de mercado y centros de mercadeo de
con la filosofía de la organización, productos agropecuarios en Bogotá,
Agrópolis desarrolla una propuesta en las que se comercializan productos
de construcción social de territorio que vienen directamente del campo,
donde las relaciones campo-ciudad pues la mayoría de los miembros de su
se vuelven más iguales, más equi- cadena de abastecimiento provienen
tativas, en procura de ir avanzando de asociaciones campesinas y de agre-
hacia una democracia directa y hacia miaciones de productores agropecua-
una forma de decisión de las comu- rios de la región rural adyacente al área
nidades sobre sus propias vidas que metropolitana de Bogotá, lo cual les

112
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

permite ofrecer productos de buena las familias pueden solicitar una ca-
calidad y a bajo precio. nasta de productos consistente en
frutas, verduras, quesos, huevos y
También han venido incursionando productos del campo a bajo costo,
en la venta de mercados con pedi- de buena calidad y con una periodi-
dos a domicilio por internet, donde cidad quincenal o mensual.

3. Conflictos ambientales gestionados desde


Asamblea Sur y Agrópolis
A continuación, se enumeran algunos organizativos de las comunidades
de los conflictos ambientales presen- circunvecinas que reivindicaban la
tes en los territorios Tunjuelo y Suma- necesidad de apropiarse de un es-
paz, que han sido gestionados desde pacio público para la recreación
los procesos organizativos Asamblea pasiva y activa de cerca de 104 ba-
Sur y Agrópolis desde su inicio, inclu- rrios de estratos 1 y 2 del suroriente
so algunos conflictos emergentes. En- de Bogotá, que rodean los 30 km de
tre los conflictos abordados por estas perímetro del parque. Estos líderes
experiencias organizativas están los empezaron a recorrer y reconocer la
siguientes: el parque Entrenubes, las zona, llamando la atención de las co-
inundaciones del río Tunjuelo, la ex- munidades vecinas, de la academia y
plotación minera en la cuenca del río del sector público, hasta posicionar
y el relleno sanitario de Doña Juana. la idea y el tema del parque en la
agenda local y distrital.
3.1. Parque Entrenubes
Así es como en 1990 se concretó la idea,
El parque ecológico distrital de mon- con el Acuerdo Distrital 06, que declaró
taña Entrenubes se encuentra ubica- el área como reserva forestal. En 1996 se
do en la zona suroriental de Bogotá conformó la Corporación Entre Nubes,
y limita con tres localidades: Usme, y para 1997 el área del parque se reco-
Rafael Uribe Uribe y San Cristóbal. Su noció como área de conservación con
extensión proyectada es de unas 626 el Acuerdo 02 del Plan de Ordenamien-
ha, de las cuales, a la fecha, la Secre- to Territorial del Borde Sur. En 1999 el
taría Distrital de Ambiente (SDA) y el Departamento Técnico Administrativo
Instituto Distrital para la Recreación del Medio Ambiente (DAMA) (hoy
y el Deporte (IDRD) han adquirido Secretaría Distrital de Ambiente) hizo
unas 270 ha, lo cual representa 43 % la delimitación del área protegida, y en
del total proyectado (Briceño, 2011). 2000 se adoptó la denominación de
parque ecológico distrital de mon-
La iniciativa del parque nació des- taña con el Decreto 619, por medio
de la década de 1980, apoyada por del cual se incluyó el área del par-
líderes ambientales y por procesos que como elemento importante de

113
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

la estructura ecológica principal de la cuenca media y la cuenca baja se


Bogotá. Desde ese año, se inició la encuentran urbanizadas, y en ellas se
adquisición de predios y empezaron desarrollan actividades de extracción
las labores de intervención física en el de minerales, razón por la cual sus ha-
área del parque. En 2003 se inauguró bitantes se ven afectados por los fe-
oficialmente el parque Entrenubes nómenos de inundación en periodos
con actividades de educación am- de invierno.
biental, conservación, restauración y
recreación pasiva (Briceño, 2011). La cuenca media hace parte del área
rural del distrito y va desde el embalse
3.2. Las inundaciones del río La Regadera hasta el área denominada
Tunjuelito y sus riesgos am- zona de canteras. Los parques mine-
bientales asociados roindustriales del Tunjuelo, Mochuelo
y Usme son la fuente principal de ex-
Las inundaciones son uno de los con- tracción de arenas, gravas, areniscas y
flictos que más se ha documentado arcillas, y otros insumos para la indus-
y abordado no solo desde el proceso tria de la construcción. Dentro de esta
organizativo Asamblea Sur, sino por cuenca media, se encuentra ubicado el
distintos investigadores. relleno sanitario de Doña Juana, en la
localidad de Ciudad Bolívar.
Osorio (2007) señala:
La cuenca baja corresponde al área de
El origen de las inundaciones como la cuenca del río Tunjuelo que abarca
problema social en la cuenca baja el perímetro urbano. Comprende des-
del río Tunjuelito está intrínseca- de la llamada zona de canteras hasta
mente asociado a la urbanización la desembocadura del río Tunjuelo,
en este sector. La cuenca baja fue en el río Bogotá. La mayor proporción
la zona de mayor importancia de esta cuenca se encuentra poblada
para el desarrollo urbano de Bo- y aun dispone de algunas áreas para
gotá entre 1951 y 1982, cuando la oferta de suelo urbanizable, lo cual
el avance de la ciudad alcanzó el permite atender parcialmente la de-
mayor nivel de crecimiento. (7,5 manda de vivienda de interés social
% anual) (Osorio, 2007, p. 60) (EAAB, 2008).

Tanto la cuenca media como la cuen- 3.3. La minería y el parque mine-


ca baja del río Tunjuelo son tradicio- roindustrial del Tunjuelo
nalmente zonas inundables, puesto
que ahí se ubicaban históricamente El llamado parque mineroindustrial
humedales que cumplían un efec- del Tunjuelo es un tercer conflicto so-
to amortiguador de las crecientes cial y ambiental gestionado desde el
en periodos de invierno. Hoy en día, proceso organizativo analizado en este

114
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

trabajo. Ahí se ubica la mayor explo- en el sur de la ciudad, en la localidad


tación minera de Bogotá, a cargo de de Ciudad Bolívar. Ocasionalmente,
empresas privadas como Cemex, Hol- ha habido crecientes que arrasan con
cim y Fundación San Antonio. Estas las casas construidas cerca del cauce,
empresas fueron suspendidas en 2010 presentándose tragedias con persona
por orden de la SDA, por modificar el muertas.
lecho del río Tunjuelo, la pérdida de su
cauce y la afectación de sus acuíferos Asamblea Sur desarrolló una estra-
y aguas subterráneas (Briceño, 2011). tegia de acompañamiento de los
pobladores, que no necesariamente
3.4. El relleno sanitario de Doña Juana incluía a los presidentes de las jun-
tas de acción comunal de estos 35
El relleno posee una extensión de 450 barrios, sino que se recorrió el bor-
ha y es el único sistema de disposi- de de la quebrada para dialogar y
ción final de residuos sólidos con que conversar con sus habitantes, con lo
cuenta Bogotá. Es una fuente de con- cual se encontró mayor aceptación
flicto social y ambiental, debido a que en la comunidad y se logró que se
recibe un promedio de 8500 t diarias crearan mecanismos de participa-
de basura. Afecta profundamente la ción para la búsqueda de soluciones
calidad de vida de los habitantes cir- con esos pobladores.
cunvecinos, por lo cual algunos de
ellos han tenido que abandonar sus Asimismo, se ha tenido cierta presen-
predios y reubicarse en la ciudad. La cia en el análisis de la problemática
propuesta de Asamblea Sur consiste asociada a la industria del cuero y la
en el cierre definitivo y no en su ex- ubicación de curtiembres cerca del
pansión (Hernández y Flórez, 2011). lecho del río Tunjuelo (industria que
arroja los desechos del cuero y gran
3.5. Otros conflictos emergentes cantidad de químicos directamente
en la cuenca del río Tunjuelito sobre el río, con lo cual se genera un
enorme problema ambiental).
Se deben mencionar otros conflictos
que han convocado la acción organi- Finalmente, se debe mencionar tam-
zada de las comunidades afectadas y bién la participación de los proce-
en los que han desempeñado un pa- sos organizativos de Asamblea Sur y
pel importante Asamblea Sur y Agró- Agrópolis en todo lo relacionado con
polis. Se trata de los siguientes: el plan de ordenamiento territorial
del borde sur (POT) y en el plan de
La participación en el proceso de or- ordenamiento y manejo de la cuenca
denamiento ambiental de la micro- del río Tunjuelito (POMCA), proceso
cuenca de la quebrada Limas. Esta liderado institucionalmente por la
quebrada recorre cerca de 35 barrios Secretaría Distrital de Ambiente.

115
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

4. Los procesos organizativos analizados y su interac-


ción con otras organizaciones sociales y comunitarias
En su proceso de gestión ambiental elaboró un gráfico que resume un proce-
sobre los territorios Tunjuelo y Su- so de cartografía social, que se adelantó a
mapaz, las organizaciones Asamblea finales de 2009 con líderes de Asamblea
Sur y Agrópolis han interactuado Sur y Agrópolis. Estas dos organizacio-
principalmente con los siguientes nes se ubican en el centro del gráfico. La
actores sociales y comunitarios: longitud de las líneas refleja el grado de
cercanía que, desde el punto de vista de
- Familias campesinas. Asamblea Sur-Agrópolis, existe con otras
organizaciones. Cuando la distancia rela-
- Familias urbanas. cional se aumenta, la longitud de la línea
también, lo cual refleja un nivel de distan-
- Juntas de acción comunal (JAC) y ciamiento relativo. Finalmente, cuando
Asociaciones de Juntas de Acción la línea se encuentra cortada, indica una
Comunal (Asojuntas) ruptura y unas contradicciones de fondo
entre esas organizaciones (Bogotá, Secre-
- Comité de Medio Ambiente y taría de Hacienda y Departamento Ad-
Cooperativa (Camtarame) del ministrativo de Planeación, 2004).
sector Arborizadora Alta.
De esta manera, la cartografía arro-
- Instituciones educativas urbanas jó que existe una cercanía relativa
y rurales. de Asamblea Sur y Agrópolis con las
sociedades científicas y con perso-
- Comité de la Quebrada Limas y nas del mundo académico, igual que
Mesa Ambiental de la Quebrada con las organizaciones comunitarias
Limas. y las JAC de las localidades del te-
rritorio Tunjuelo y Sumapaz. Existe
- Acueducto Comunitario de Qui- un distanciamiento relativo con las
ba (Asoquiba). instituciones del Estado en lo local y
distrital, así como con las entidades del
- Mineros. distrito encargadas del medio ambien-
te (Secretaría Distrital de Ambiente)
- Entidades del Estado. y atención de emergencias (Dirección
de Prevención y Atención de Emer-
- Urbanizadores piratas. gencias), sin que ello implique una
ruptura en la comunicación ni en la
- Organizaciones de mujeres y de interlocución. Con quienes se iden-
jóvenes. tifica claramente una ruptura es con
las empresas privadas que desarrollan
Como parte del análisis de los procesos de actividades mineras en la cuenca me-
interacción social de las organizaciones, se dia del Tunjuelo. En particular, con las

116
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

empresas mineras Holcim, Cemex y de cartografía social desarrollado con


Fundación San Antonio. En la Figura los líderes de los procesos Asamblea
1 se presenta el resultado del ejercicio Sur-Agrópolis.

Cartografía social de los procesos organizativos


Figura 1 Asamblea Sur-Agrópolis.

ASOJUNTAS USME,
BOSA, CIUDAD BOLÍVAR Y
TUNJUELO

SOCIEDADES
CIENTÍFICAS

GEOLÓGICA, ALCALDÍA MAYOR Y


ARQUITECTOS, ASAMBLEA ALCALDÍAS MENORES
HIDRÁULICA SUR - AGRÓPOLIS DAMA - SDA - DPAE

PERSONAS: UTRÍA,
FALS BORDA

HOLMIN, CEMEX,
FUNDACIÓN SAN ANTONIO

117
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

4.1. Logros y aprendizajes del - Se evitaron algunos desalojos en


proceso los barrios: entre las acciones que
les han permitido un posiciona-
Entre los logros y aprendizajes del pro- miento a las organizaciones en las
ceso organizativo, las personas que localidades, se encuentra el apoyo
hacen parte de los procesos organi- que brindan a los pobladores de
zativos analizados y que fueron entre- barrios declarados en emergencia,
vistados en el proceso mencionan los tras lo cual se impiden los proce-
siguientes (Fabio Rivera en 2009, Jaime sos de desalojo. No solo realizan-
Herrón en 2011 y Javier Reyes en 2012): do acciones de hecho para opo-
nerse a los desalojos, sino cuando
- Se impidió el desvío del río Tun- es del caso argumentando razo-
juelo: en varias oportunidades, a nes técnicas relacionadas con el
lo largo de la historia reciente, se análisis de probabilidad de riesgos
ha propuesto la llamada canaliza- frente a procesos de remoción en
ción y desvío del río Tunjuelo de masa, deslizamientos e inunda-
su cauce original, para facilitar la ciones. Cabe aclarar que algunos
explotación de los minerales que líderes de los procesos mencio-
transporta en su lecho. Las orga- nados se han profesionalizado y
nizaciones analizadas han impe- especializado en diferentes uni-
dido dicho desvío, argumentando versidades en carreras universita-
el deterioro ambiental y la ilegali- rias y posgrados que fortalecen su
dad de la explotación minera en formación técnica y académica.
la sabana de Bogotá, desde la ex-
pedición de la Ley 99 de 1993. - Se frenó la expansión del relleno
sanitario de Doña Juana: desde
- Reconocimiento del sur como te- un inicio han logrado convencer
rritorio: el accionar permanente a la Administración pública dis-
de estas organizaciones ha con- trital de impedir la expansión del
tribuido al reconocimiento de relleno sanitario, argumentando
las problemáticas ambientales y la inconveniencia técnica, sanita-
sociales que afrontan los habitan- ria y ambiental de su expansión,
tes del sur de Bogotá y al posicio- dados los múltiples impactos que
namiento de diferentes actores genera el relleno sobre la salud
sociales organizados como inter- humana y el medio ambiente.
locutores válidos en el ámbito ins-
titucional, siendo invitados y teni- - Se tiene incidencia en la formula-
dos en cuenta en los diferentes ción de las políticas públicas del
espacios de participación social distrito: no solo desde los escenarios
y comunitaria que se han creado comunitarios, sino particularmente
desde la expedición de la Consti- desde los escenarios institucionales
tución de 1991. distritales, espacios donde cada vez

118
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

más se reconoce la importancia 4.2. Estrategias de acción emplea-


de la participación de las organiza- das en el proceso organizativo
ciones en los procesos de diseño, Asamblea Sur
formulación y evaluación de las po-
líticas públicas distritales, lo cual es A continuación, se reseñan las dife-
particularmente cierto en cuanto a rentes estrategias de acción emplea-
las políticas públicas distritales de das por Asamblea Sur:
ruralidad, educación ambiental,
seguridad alimentaria y residuos - Voz a voz: se trata de un mecanis-
sólidos, aspectos en los que han mo de comunicación cara a cara,
tenido una participación muy im- donde los mensajes se transmiten
portante los procesos organizati- a través de conversaciones entre
vos mencionados. los líderes de las organizaciones y
los vecinos de los barrios que hacen
- Incidencia en la formulación y parte de cada una de las localidades
ajuste del POMCA del territorio en mención. A diferencia de los me-
Tunjuelo: los líderes y las perso- dios de comunicación de carácter
nas que hacen parte de las bases masivo, el sistema voz a voz asegura
comunitarias de Asamblea Sur y la transmisión de los mensajes de
Agrópolis participan directamen- forma directa con los grupos obje-
te en la elaboración y rediseño de tivo (los vecinos, los afectados), con
los planes de ordenamiento y ma- lo cual reducen la probabilidad de
nejo de la cuenca del río Tunjuelo, distorsiones en el mensaje y ga-
y han participado en los diferen- rantizan eficacia, en la medida en
tes espacios de participación en la que puede asegurar los procesos
formulación del POMCA. de retroalimentación, a la vez que
fortalece los lazos comunitarios y
- Constitución de la empresa Agró- organizativos.
polis: la empresa Agrópolis es re-
sultado del trabajo de fundamen- - La propuesta organizativa: se
tación conceptual que hicieron sus articula con las organizaciones
líderes respecto de los temas de preexistentes en las comunidades
relación campo-ciudad, y es resul- (organizaciones barriales, comi-
tado del vínculo que se estableció tés de vecinos, JAC), de manera
previamente con las familias cam- que, en vez de suplantarlas, las
pesinas que se ubican en las locali- articula y las coordina entre sí,
dades de Sumapaz, Ciudad Bolívar, dando lugar a organizaciones
Usme, Bosa y San Cristóbal, quienes más amplias, mesas interlocales,
hacen parte de la red de abasteci- asambleas de juntas, que les per-
miento de productos del campo miten a sus miembros tener pers-
que se comercializan en las plazas pectivas de acción y coordinación
de mercado a cargo de Agrópolis. más amplias que las posibilitadas

119
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

en los espacios barriales, teniendo problemas que enfrentan los ba-


una perspectiva local, supralocal rrios —individual y colectivamen-
y distrital de los problemas. te considerados—, los procesos
de organización conjunta permi-
- Autonomía de los procesos orga- ten a las organizaciones elaborar
nizativos: en la medida en que las sus mensajes de forma unificada,
organizaciones participan sin per- articular las demandas y canalizar
der su identidad en espacios de intereses frente a las instituciones
coordinación más amplios, esto de forma que, prácticamente,
les permite articularse a partir siempre existen canales de comu-
de intereses y puntos de vista co- nicación de doble vía entre las or-
munes, lo cual les otorga visiones ganizaciones y las instituciones.
y puntos de vista políticos, cons-
truidos desde la realidad de los Igualmente, hemos venido dando
barrios, en un proceso de abajo —como señalaba— la lucha para
arriba, que garantiza la autono- que se entienda que es la participa-
mía de los procesos organizativos ción popular la que es la definitiva
sin acelerar ni retardar los proce- para resolver los conflictos, y estamos
sos que llevan las organizaciones avanzando en eso. Se ha obtenido el
en sus ámbitos barriales. reconocimiento de nuestras organiza-
ciones sociales como básicas en la ela-
- Movilización social: la acción princi- boración de las soluciones y en la eje-
pal de organizaciones como Asam- cución de los proyectos para encontrar
blea Sur consiste en promover la la solución a los conflictos ambientales
movilización social de las personas, (entrevista con Fabio Rivera, 2009).
familias y organizaciones de base,
que hacen parte del proceso glo- - Caminatas: son salidas de campo
bal de Asamblea Sur, lo cual va comunitarias en las que participan
ligado con la generación de ele- los vecinos, los habitantes, acadé-
mentos simbólicos que generan micos y, ocasionalmente, funcio-
identidades colectivas en torno a narios de distintas instituciones del
la pertenencia a un conjunto de distrito, en las que se recorre el terri-
organizaciones y voluntades más torio Tunjuelo y Sumapaz, buscan-
amplio: el “sur”. do entender la conexión existente
entre los problemas puntuales que
- Interlocución con la instituciona- afrontan los barrios y su conexión
lidad: aun cuando puedan existir con el crecimiento urbano en gene-
tensiones y diferencias entre los ral. En estas caminatas, se emplean
procesos organizativos y las ins- metodologías participativas para el
tituciones distritales en relación análisis de la realidad entre los ve-
con los problemas y las estrate- cinos asistentes, promoviendo un
gias de solución para los múltiples conocimiento del territorio, de los

120
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

problemas que enfrentan, de los a la metáfora de las constelaciones


fenómenos ligados a la urbaniza- estelares, se plantea que las orga-
ción, acompañados por técnicos, nizaciones deben establecer lazos
académicos y especialistas en dife- y nexos entre sí, articulándose, po-
rentes problemas, que explican a tenciando sus fortalezas mutuas y
las comunidades sus argumentos minimizando, de forma colectiva,
técnicos y con quienes, a través de sus debilidades. De la misma forma
diálogos de saberes, se retroalimen- que las estrellas de una constela-
ta del conocimiento popular que ción no necesariamente se encuen-
aportan los vecinos. tran localmente asociadas, sino que
su articulación se puede dar de
Nosotros lo que hacemos es ir forma “arbitraria”, aun cuando
caminando todo el tiempo por
estén separadas en el espacio,
el territorio hablando con la co-
munidad, con los más humildes asimismo se propone la figura
habitantes, preferimos eso, que de la organización constelar para
lo hacemos alrededor de cosas hacer énfasis en articulaciones
absolutamente cotidianas, nor- entre las organizaciones que no
males. No tenemos enormes son necesariamente evidentes
ejercicios de elaboración teóri- o cercanas en el espacio. En dis-
ca, no tenemos los grandes re- ciplinas sociales, como la psico-
cursos científicos, tenemos la fe logía, se ha utilizado el modelo
absoluta de que el conocimiento constelar para explicar la estruc-
popular construye una solución tura y el funcionamiento de las
eficaz. (Entrevista con Fabio Ri-
familias; más recientemente, se
vera, 2009)
propone el uso de la perspecti-
4.3. Estrategias de acción emplea- va constelar en el análisis de las
das en el proceso organizativo organizaciones para potenciar su
Agrópolis dinámica y sinergia colectiva.

A continuación, se presenta la es- - Resonancia y sincronía de las or-


trategia desarrollada por el proceso ganizaciones: son términos im-
organizativo Agrópolis en dos de sus portados del modelo sistémico
planteamientos estratégicos acerca de análisis organizacional que
de la organización: la denominada buscan hacer énfasis en la com-
organización constelar y el proceso lo pleja trama de relaciones que
que denominan la resonancia y sin- se establecen en los sistemas
cronía de las organizaciones. organizativos modernos. En psi-
cología, la sincronía se relaciona
- Organización constelar: es el nom- con los trabajos de Carl Jung en
bre que la organización Agrópolis torno a fenómenos simultáneos,
ha asignado a su filosofía y metodo- pero no necesariamente conec-
logía de organización. Acudiendo tados causalmente. En el campo

121
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

de la física, la resonancia impli- planteamientos teóricos acerca del


ca un reforzamiento de ciertas desarrollo y evolución de las ciudades,
amplitudes relacionadas con la sino desde el concepto más genérico
coincidencia de ondas similares. de ‘territorio’, que les ha resultado más
La sincronía, por su parte, hace cercano a su realidad.
referencia a dos fenómenos que
ocurren simultáneamente en el Desde su práctica organizativa, don-
tiempo. La sinergia de las organi- de existe denuncia y movilización co-
zaciones asociadas al proceso de munitaria permanente, la noción de
Agrópolis implica la capacidad ‘territorio’ les resulta más operativa y
de actuar de forma simultánea acorde con sus problemáticas concre-
multiplicando los resultados y tas. Para ellos, la problemática urbana
la eficiencia organizacional, por es entendida desde un punto de vista
efecto de la resonancia. “territorial” más que “urbano”. En sus
discursos, se habla más de territorios
4.4. ¿Cómo entienden la ciudad y que de campo o ciudad.
la gestión territorial alternativa?
Desde esta concepción del “territo-
Asamblea Sur y Agrópolis han apro- rio”, existe una estrecha relación en-
piado conceptos alternativos para tre campo y ciudad que, según ellos,
hacer gestión ambiental urbana des- no es percibida claramente desde el
de el espacio, la óptica y los intereses mundo de la academia. La relación
de las comunidades y las organiza- campo-ciudad tiene como base la
ciones barriales del sur de Bogotá. dependencia y la deuda que tienen
Una primera aproximación a esos las ciudades con el campo, los ciuda-
instrumentos y herramientas de aná- danos con los campesinos, los barrios
lisis y de gestión elaborados permite con las veredas. Se trata de un enfo-
acercarse a las formas de entender los que que resalta la importancia del
problemas y a los conceptos alterna- campo para el desarrollo general de
tivos que emplean para entender los la ciudad.
fenómenos urbanos, apropiarse de la
realidad y actuar sobre ella, utilizando Como representantes directos de
formas particulares de hacer gestión familias campesinas o de tradición
desde las organizaciones sociales y campesina, insisten en la importancia
comunitarias. de la llamada ruralidad en la ciudad.
La ruralidad urbana es entendida
En este sentido, cuando se dialoga como los terrenos rurales que hacen
con los líderes y representantes de parte del área político-administrativa
los procesos organizativos analizados, de la ciudad, incluso los ecosistemas
es evidente que no entienden nece- estratégicos que ofrecen bienes y ser-
sariamente los fenómenos urbanos vicios ambientales a la ciudad y a la
desde una óptica académica ni desde región, así como las áreas del distrito

122
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

en las que hay producción agrope- se realizan paralelamente procesos


cuaria, las familias campesinas y, en de interpretación de los problemas
general, el trabajo invisible que desa- que experimentan los territorios en
rrollan todos los pobladores rurales los que se habitan; la caminata es un
del Distrito Capital. mecanismo que les permite conocer
y apropiarse del territorio.
De esta manera, desarrollan un crite-
rio incluyente de la población campe- El sur de la ciudad es entendido, no
sina en la relación campo-ciudad, en el solo como un referente geográfico ur-
que, por ejemplo, hablan más de “re- bano o como un punto cardinal, sino
gión central” del país que de “ciudad como un referente territorial-identi-
región”. La ciudad, para ellos, es un lu- tario que funciona como un disposi-
gar injusto y excluyente para los cam- tivo que congrega y los hace ser parte
pesinos. En este sentido, el fenómeno de una comunidad. Así es como han
de la metropolización es conceptuali- desarrollado significados del sur que
zado como una suerte de crecimiento los convocan y le dan una nueva in-
desenfrenado de la ciudad a costa del terpretación. En las entrevistas reali-
campo, que, al excluir al campesinado, zadas, se mencionaron tres posibles
impide su participación en la cons- sentidos alternativos para el sur:
trucción social del territorio.
- Somos urbano rural.
Por esta razón, plantean que su ta-
rea —como organizaciones de base - Somos unidad de resistencia.
campesina y comunitaria— consiste
en la gestión de los conflictos sociales - Somos unidad de riqueza.
y ambientales, a partir de la metodo-
logía que llaman el acompañamiento Finalmente, de la misma forma en
dinámico a procesos sociales, con que los teóricos del desarrollo urbano
enfoque de equidad en las relaciones buscan generar conceptos o arqueti-
campo-ciudad, lo cual les permite pos de ciudad que inspiren, orienten
garantizar una mayor sostenibilidad y legitimen un modelo determinado
ambiental y una sustentabilidad del de ciudad, asimismo, desde los pro-
territorio, enmarcados dentro de con- cesos organizativos analizados, se han
ceptos como ‘autosuficiencia’ y ‘refor- venido proponiendo dos arquetipos
ma urbana’. que son la ecópolis como modelo de
ciudad verde y la agrópolis como mo-
El acompañamiento dinámico a pro- delo de inclusión del campesino en la
cesos sociales va de la mano con una construcción social del territorio.
metodología a la que denominan ISAT
(Interpretación Social y Apropiación En relación con el modelo de la ecó-
Territorial). A través de las caminatas polis, se planteó lo siguiente, desde el
y salidas de campo con los vecinos, proceso Asamblea Sur:

123
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Hablamos de ecópolis porque es no solo el hombre pueda vivir de


el concepto que en el mundo se la tierra, no solo el hombre pueda
maneja de ciudad verde. El 25 % vivir del agua, sino que también
de Bogotá es suelo urbanizado, pueda vivir del aire y pueda vivir
suelo de infraestructura de cemen- de todos los servicios ambientales
to. Todavía nos queda ese 75 % que necesita la humanidad. Enton-
verde. Y ese 75 % verde hace que ces ese es el concepto que hay que
Bogotá sea una de las ciudades empezar a contarle a la gente para
más privilegiadas en Latinoamé- que la gente, más allá de cualquier
rica, de tener todavía todo ese otra figura, pueda manejar de una
territorio, que no ha sido bien forma global todo lo que le pro-
aprovechado por nosotros por- porciona la naturaleza, respetán-
que no tenemos conocimiento dola en la medida en que más allá
de este. Y, entonces, una de las de hablar de derechos humanos,
formas, de las disculpas valiosas, se hable de libertad de los seres.
para que ese territorio se respe-
te y la gente que está ahí —o sea O sea que se respete tanto lo que
nuestro campesinado— se valore el otro par de uno —ser huma-
y puedan vivir de mejor manera no— requiere, se respete tanto eso,
y mejorar, de manera integral, su como lo de la flora y lo de la fauna.
bienestar, es decirle a la ciudad: lo Y entonces ahí viene todo el juego
mejor que le puede ocurrir a una de todos. Por ejemplo: el campesi-
metrópolis como Bogotá es, para nado de Usme, de Ciudad Bolívar,
que no se convierta en una necró- son nuestros portaestandartes
polis, es que respete y valore sus del respeto y la valoración por los
bordes verdes que tiene sobre ese páramos y subpáramos que hay.
25 % que está construido. La gente de Sumapaz la podemos
proteger, si desde Usme y Ciudad
Y coyunturalmente se está dan- Bolívar protegemos que no haya
do que eso sirve como una pos- más expansión urbana. Bogotá
tura política, llamándole de la agradecerá el día de mañana que
forma que quiera, porque en una haya gente preocupada por que no
ecópolis juega todo lo que usted se extienda esa franja de cemento y
quiera construir ahí: puede cons- eso verde sí quede para el futuro de
truir parques temáticos, puede las generaciones que vienen.
construir centros agropolitanos,
puede construir ecoaldeas (o eco- Hablar de la ecópolis es hablar
veredas si lo quiere llamar así). del agua, hablar de la ecópolis es
Puede construir áreas de reserva, hablar de todo ese territorio que
puede construir reservorios, pue- le hablé, la cuenca del Tunjuelo,
de construir todo lo que quiera, le Usme, Ciudad Bolívar, en ese sec-
puede dar el nombre, la connota- tor sobre todo, parte de San Cris-
ción que quiera. tóbal y todo ese Sumapaz, pro-
tegiendo no solo las escorrentías
Y entra en esa forma global, en de agua, limpiándolas y tratando
ecópolis, en el juego que tiene el de que vuelvan a su estado na-
hombre con la ecología, para que tural, sino protegiendo también

124
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

el colchón de agua, ese nivel Colombia se pase a otro lugar,


freático que existe ahí, que es el se construya una nueva ciudad.
agua del futuro para nuestras Que haya una política de pobla-
generaciones. Eso es básicamen- miento en Colombia que permi-
te lo que hacemos. La ecópolis ta estos cambios. Que esa ciudad
refrendada desde el respeto y la del siglo XXI desde un enfoque
valoración del agua. (Entrevista agropolitano deberá reformar
con Jaime Herrón, 2011) profundamente el tipo de vi-
vienda, el tipo de instituciones.
Por su parte, desde el proceso organi- No es posible que municipios
zativo Agrópolis se define el modelo de menos pobladores tengan
de ciudad Agrópolis de la siguiente muchos más recursos que las lo-
manera: calidades del sur de Bogotá que
tienen unos recursos mínimos.
La propuesta de territorio que tra- Bogotá debe cambiar su estatu-
bajó Asamblea Sur y que venimos to orgánico. Bogotá debe hacer
ahora gestionando con más fuerza una gran reforma, llamémosla,
es Agrópolis. Agrópolis como ese urbana. Donde tienda, primero,
elemento articulador, como ese ar- a desconcentrar las zonas “mar-
quetipo de territorio, que nos va a ginales”, digamos. Se debe mo-
permitir entonces ir construyendo dernizar la ciudad sobre los gran-
socialmente el territorio que que- des ejes de movilidad. Donde
remos. Si, a través de las reivindi- se construyan sendas unidades
caciones y por una metodología habitacionales, donde se aprove-
que hemos venido probando, que che el espacio hacia arriba, sobre
hemos venido construyendo, que todo. Y poder ahí, entonces, lle-
es la interpretación social y apro- var población de zonas de riesgo
piación territorial. (Entrevista con a zonas más consolidadas econó-
Javier Reyes, 2012) micas, en todas sus dimensiones.
Y detener las expansión de la ciu-
La Agrópolis como construc- dad a través de modelos de ocu-
ción social tendrá que llevar, por pación en la región o mejor hacia
ejemplo, a que se funden nuevas los Llanos Orientales, que es la
ciudades. A que el centro de la gran apuesta, digamos, del siglo
capital de Colombia y el cen- XXI en Colombia. Es aprovechar
tro social económico y político esa zona que hasta el momento
no sea Bogotá. Hemos habla- no ha sido aprovechada. (Entre-
do, incluso, de que la capital de vista con Javier Reyes, 2012).

5. Conclusiones
Es claro que Asamblea Sur y Agró- gestión ambiental urbana, con proce-
polis como procesos organizativos sos de gestión ambiental y de acción
de los habitantes del sur de Bogotá colectiva. Los problemas que gestio-
ejemplifican los aportes que puede nan se presentan en forma paralela
hacer una comunidad organizada a la e interdependiente con problemas

125
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

derivados de las fallas en el ordena- Este modelo de desarrollo urbano ge-


miento del territorio, vinculados con neró una serie de problemas que afec-
el modelo de desarrollo urbanístico taron la calidad de vida y el bienestar
que se ha venido implementando de los habitantes de cerca de ocho
sobre la cuenca del río Tunjuelito, el localidades del sur de Bogotá, quienes
cual se hizo sin tener en cuenta clases hacen parte del área de influencia de
de suelos, usos y aprovechamientos la cuenca del río Tunjuelito. Estas lo-
ni referentes de gestión para su de- calidades son Sumapaz, Usme, Ciudad
sarrollo y ordenamiento. Así es como Bolívar, San Cristóbal, Rafael Uribe Uri-
estas experiencias organizativas per- be, Tunjuelito, Bosa y Kennedy.
miten ampliar la mirada tradicional
de la planeación urbana como proce- Como se vio a lo largo del capítulo,
so que debe ser dejado en manos de los problemas sociales y ambientales
técnicos, sin que intervenga la comu- que se presentan en los territorios
nidad, para pasar a formas de coges- ambientales de la sabana de Bogotá
tión responsable y participativa del se retroalimentan mutuamente, lle-
territorio, involucrando a los actores gando a generar un efecto bola de
sociales más relevantes: los habitan- nieve, que tiende a intensificarse en
tes de la ciudad. periodos de lluvias y, recientemente,
se ve agravado frente a fenómenos
Como resultado del trabajo llevado climáticos como El Niño y La Niña,
a cabo por estas organizaciones, se así como frente al cambio climático
vienen haciendo aportes al ordena- global y su efectos sobre la sabana de
miento del territorio, ya que muchos Bogotá y la cuenca del río Tunjuelito
de los barrios que se encuentran en en particular. Se trata de un proceso
el borde sur de la ciudad, y especí- de interacción sistémica entre los dis-
ficamente aquellos ubicados sobre tintos factores constituyentes de la
el territorio Tunjuelo, no necesa- realidad metropolitana.
riamente responden a Unidades de
Acción Urbanística (UAU), sino que, Las diversas formas en que los habi-
por la época en que se formaron — tantes de la sabana han interactua-
cuando no existía la normativa ac- do históricamente con el territorio
tual sobre gestión del suelo urbano del río Tunjuelo se manifiestan ac-
en el ordenamiento territorial—, el tualmente en una problemática am-
proceso de urbanización se hizo de biental compleja, que es percibida
forma espontánea, respondiendo de forma diferencial por parte de los
más a una lógica de desarrollo predio distintos actores sociales que, de una
a predio, en el que el trazado de las u otra manera, tienen que ver con la
vías, los desarrollos, el “manzaneo” y cuenca. Una mirada tienen los veci-
distribución de espacios públicos se nos de los barrios y otra mirada tie-
configuraron siguiendo el perímetro nen los empresarios de la minería, los
particular de los predios. dueños de las compañías cementeras,

126
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

los propietarios de las curtiembres o quienes ocasionalmente acuden a los


los administradores del relleno sani- líderes organizados para llamarlos a
tario. Es un fenómeno social comple- hacer parte de los procesos de pla-
jo, que exige nuevas miradas y enfo- neación local y distrital, en procesos
ques acordes con esa realidad. tales como la planeación del POT y de
los POMCA.
De esta manera, los procesos organi-
zativos Asamblea Sur y Agrópolis han Los análisis y las propuestas surgidas
venido construyendo miradas alterna- de los procesos organizativos analiza-
tivas para interpretar la problemática dos en este capítulo tienen una visión
ambiental urbana y ofrecer soluciones integral y holística de la ciudad que
que no necesariamente se contemplan permiten ampliar el marco de enten-
dentro de los instrumentos típicos de dimiento de fenómenos, como las
la gestión urbana, pero que deberían inundaciones o los problemas del re-
empezar a tenerse en cuenta. Con el lleno sanitario, y establece una cone-
transcurrir del tiempo, los procesos or- xión con una problemática ambiental
ganizativos analizados vienen actuando estructural más amplia, derivada de
desde el nivel local con cada vez mayor la ausencia de un ordenamiento am-
incidencia en el nivel distrital y con una biental del territorio o de las lógicas
mirada que desborda, no solo la divi- de modelos de desarrollo que no
sión político-administrativa del Distrito atienden a las realidades locales.
en localidades y Unidades de Planea-
ción Zonal (UPZ), sino que han venido Ante un conjunto de actores institucio-
generando nuevas formas de interlocu- nales que no alcanzan a comprender
ción y de actuación pública, privada y la complejidad de los problemas del
mixta, incluso mecanismos creativos territorio, los procesos organizativos
de articulación entre los barrios, las JAC, Asamblea Sur y Agrópolis se han ve-
las asociaciones de juntas y los territo- nido organizando de forma cada vez
rios ambientales, entendidos más des- más capacitada y cualificada. Muchos
de una óptica de cuenca hidrogeográfi- de sus miembros son profesionales
ca, de territorio y de región, que genera que han venido tejiendo un trabajo
un proceso de construcción de política en red, a lo largo de la cuenca del río
pública desde abajo y con las comuni- Tunjuelo, articulando organizaciones
dades afectadas. de base, JAC, comités barriales, grupos
culturales y juveniles, que se organizan
La perspectiva de la problemática no solo como grupos de base, sino en
ambiental urbana desde los procesos asambleas y mesas de trabajo que cum-
organizativos populares enriquece la plen un papel articulador de intereses
visión de la ciudad no solo de los “ac- y demandas sociales ante la institucio-
tores institucionales” y los medios de nalidad, generadoras de organizaciones
comunicación, sino de los políticos de segundo y tercer nivel, que a veces
locales y distritales y de la academia, complementan la labor del Estado, que

127
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

otras veces confrontan las prácticas ins- el interés público en diferentes esce-
titucionales, pero que siempre enrique- narios de participación y de gestión.
cen la mirada sobre el territorio.
Procesos sociales como Asamblea
Estas acciones colectivas en red re- Sur y Agrópolis son la expresión de
únen la experiencia y articulan las una comunidad organizada que vive,
trayectorias de diversas organizacio- piensa y gestiona el territorio sur de la
nes. Su trabajo consiste en pensar ciudad, con ideas que surgen de las co-
y gestionar análisis y propuestas de munidades, metodologías de investi-
solución desde el sur de la ciudad. La gación y gestión apropiadas, pero, so-
red social actúa como un actor so- bre todo, con propuestas y modelos
cial que genera demandas conjuntas alternativos de desarrollo para una
ante el Estado. Se trata de organiza- ciudad y un territorio que coadyuvan
ciones ciudadanas, ONG, asociacio- a construir.
nes, redes y movimientos ambien-
tales urbanos que actúan como un Asamblea Sur y Agrópolis han con-
todo. Un ejemplo de estos procesos tribuido al fortalecimiento de la
organizativos articulados se pue- apropiación territorial y de la partici-
de encontrar en Asamblea Sur y en pación de las organizaciones sociales
Agrópolis, que no solo han generado en la planeación y el reordenamiento
diagnósticos de la situación ambien- integral del territorio, aportando a la
tal, sino que han desarrollado meto- construcción de las políticas públicas
dologías de análisis, de intervención de poblamiento y al desarrollo de te-
social y de construcción social del rritorios urbano-rurales bajo nuevos
territorio que retan las metodologías conceptos e imaginarios de ciudad,
institucionales. tales como la ecópolis y la agrópolis.

Estas metodologías se han venido Con estos procesos organizativos, se


validando con el tiempo y han con- generan espacios de participación efec-
tribuido a la gestión participativa de tiva de las comunidades en la construc-
los recursos, aportando el saber de ción de modelos alternativos de ciudad
las comunidades, posibilitando el y de planteamientos de políticas públi-
diálogo de saberes y representando cas con visión integral de región.

128
Gestión ambiental urbana y acción
Ricardo Briceño Ayala
colectiva en el sur de Bogotá

6. REFERENCIAS
Bogotá, Secretaría de Hacienda y Departamento Administrativo de
Planeación (2004). Diagnóstico físico y socioeconómico de las loca-
lidades de Bogotá D. C. Bogotá.
Briceño, R. (2011). Parque ecológico Entrenubes de Bogotá: ¿un espacio
público para el mejoramiento de la calidad de vida de los habitan-
tes del sur de la ciudad? Bogotá.
Camargo, G. (2008). Ciudad ecosistema: introducción a la ecología urbana.
Bogotá: Universidad Piloto de Colombia/Alcaldía Mayor de Bogotá.
DAMA (2000). Historia de los humedales de Bogotá: con énfasis en cin-
co de ellos. Bogotá: DAMA.
EAAB (2008). Calidad del sistema hídrico de Bogotá. Bogotá: Pontificia
Universidad Javeriana.
El Tiempo (2012, junio). Alerta roja por ola invernal. Recuperado de
http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1308041
Fernández, R. (1997). Teoría y metodología de la gestión ambiental del
desarrollo urbano. Mar de Plata: Universidad Nacional de Mar de
Plata/Centro de Investigaciones Ambientales.
Hernández, A. y Florez, J. (2011). Gobernanza ambiental, trayectoria
institucional y organizaciones sociales ambientales en Bogotá: 1991-
2010. Madrid: Fundación Carolina.
Jaramillo, S. (2001). La experiencia colombiana en la recuperación es-
tatal de los incrementos del precio del suelo. La contribución de
valorización y la participación en plusvalías. En M. O. Smolka y F.
Furtado (eds.), Recuperación de plusvalías en América Latina: al-
ternativas para el desarrollo urbano (pp. 71-98). Santiago de Chile:
Pontificia Universidad Católica de Chile.
Morales Schechinger, C. (1989). El debate por las reformas del suelo
urbano en América Latina. En Foro sobre Reforma Urbana y De-
sarrollo Territorial: Experiencias y perspectivas de aplicacion de
las leyes 9ª de 1989 y 388 de 1997 en Colombia. Bogotá. Recupe-
rado de http://institutodeestudiosurbanos.info/dmdocuments/
cendocieu/Especializacion_Mercados/Documentos_Cursos/
Debate_Reformas_Suelo-Morales_Carlos-2003.pdf

129
Ciudadanía y Nuevas Ciudadanías

Osorio, J. A. (2007). El río Tunjuelo en la historia de Bogotá, 1900-1990.


Bogotá: Alcaldía Mayor de Bogotá D. C.
Torres, A. (2002). Las lógicas de la acción colectiva: aportes para am-
pliar la comprensión de la acción colectiva. Cuadernos de Sociolo-
gía, 36, 33-62.
Zambrano, F. (2000). Bogotá y su región. Bogotá: CAR.
Zambrano, F. (2004). Historia de la localidad de Tunjuelito. Bogotá:
Guadalupe.
Zambrano, F. (2008). Transformación histórica de Bogotá. En Bogotá
futura: propuestas sectoriales. Informe de Desarrollo Humano 2008.
PNUD.

130
El texto cuenta con una presentación y
cuatro capítulos. El primero presenta el
concepto de ciudadanía, su desarrollo
histórico y lo sitúa en el contexto del de-
bate contemporáneo. En el segundo se
documenta un caso específico de desa-
rrollo organizacional en comunidades de
recicladores, haciendo un análisis a tres
aspectos: propósitos fundacionales, capa-
cidades internas y capacidades externas.
En el tercero se hace un estudio sobre los
aportes de la sociedad civil y del tercer
sector en la Provincia Sabana Occidente,
de Cundinamarca. En el cuarto se descri-
be un estudio de caso sobre el proceso de
conformación de organización de Asam-
blea Sur y Agrópolis, y sus aportes en el
manejo y protección del territorio en el
Municipio de Sumapaz y Tunjuelo.