You are on page 1of 4

Traky y los dinosaurios del charco

Capítulo 1

Hola, me llamo Traky y soy un dinosaurio. Mi mejor amigo se llama Treke.
Tengo 11 años y Treke tiene 10. Cuando tenía 2 años conocí a Treke y a su
madre. Su madre se llamaba Sancha. Cuando los dinosaurios cumplen 5 años
se tienen que separar de sus padres.

Treke y yo vivimos en un charco, somos dinosaurios muy pequeños. Por lo que
dicen hay tres charcos y nosotros vivimos en el del medio. En cada charco
hay un rey. Antes los tres charcos estaban juntos pero vino como un
extraterrestre gigante con unas botas enormes, dio un salto y el charco se
dividió en tres partes.

Capítulo 2

En nuestro charco vive un dinosaurio naranja que se llama Troko. Todos los
dinosaurios son verdes menos él. Nació mal y ahora es naranja. Muchas
veces se burlan de él porque es de otro color. Todos los dinosaurios, menos
Treke y yo, piensan que en el mundo solo existen estos tres charcos y que el
extraterrestre que dividió el charco en tres partes vino del espacio.

Capítulo 3

Treke y yo pensamos que ese extraterrestre también vive en este mundo y
que todavía hay mucho por investigar. Treke y yo planeamos ir a donde el
rey y cuando llegamos nos encontramos a los vigilantes que siempre están en
la puerta de la casa del rey (Jaime y Juan).

Capítulo 4

Juan y Jaime son unos buenos tíos, muy simpáticos y que suelen estar en la
puerta de la casa del rey. Treke les dijo por qué queríamos entrar y Juan y
Jaime nos dejaron.

Había que subir 203 escaleras contadas y cuando llegamos a la habitación
del rey ya los dos estábamos cansadísimos. Le contamos al rey al rey todo y
él nos dijo que el siguiente día nos contaría la historia de este mundo.

¡De nuevo teníamos que bajar las 203 escaleras!

Tanto esforzarnos en subir y bajar para nada.
Capítulo 5

Treke y yo a la mañana fuimos a la casa del rey. 198, 199, 200, 201, 202…
¡Por fin llegamos!

El rey nos explicó que hace años, cuando sólo había un charco, los
dinosaurios eran de muchos colores, cada uno de un color pero que una
pelota gigantesca en la que ponía “La liga” cayó sobre el charco y mató a
todos los dinosaurios. A todos menos a una familia de dinosaurios verdes que
se refugiaron donde pudieron. De esos dinosaurios verdes nacieron más y
más dinosaurios verdes, menos Troko que nació mal y ahora es naranja.
También nos dijo: “Voy a contaros un secreto.” Y nos contó: “Todo el mundo
cree que en el mundo sólo hay tres charcos. Y todo el mundo cree que yo sé
que en el mundo hay tres charcos pero en realidad yo viajé fuera del charco
durante un día entero. Hay muchísimas cosas pero también es peligroso.” Y
yo le dije: “Treke y yo viajaremos fuera de los tres charcos durante tres
días.”

Capítulo 6

- Eso va a ser muy difícil – dijo el rey – y además tenéis 10 y 11 años,
sois muy pequeños para hacer eso.
- Te prometo que regresaremos a los tres días – dije yo – y
regresaremos sanos y salvos.

Al final el rey aceptó y nos dijo que hoy a las 16:00 saldríamos de los
charcos. Treke y yo fuimos rápidamente a comer a casa. Cuando terminamos
eran las 14:30. Al salir de casa todos se habían enterado de la noticia. A las
15:45 todo estaba preparado para nuestra aventura y en el último momento
Troko nos dijo tartamudeando: “¿Puedo ir con vosostros? Yo también me
atrevo.”

Capítulo 7

Todos los dinosaurios se quedaron mudos al oír que Troko se atrevía a hacer
lo que nadie había hecho. Se dieron cuenta de que ser de otro color no
significa ser peor que los demás. Treke y yo claramente dijimos que sí.
Ahora éramos tres. ¡Ay que casi se me olvida deciros que Treke y yo
tenemos una mascota! Nuestra mascota se llama Libu. Se llama así porque es
una libélula. Tiene 5 años y es azul verde y por detrás tiene rayas rojo
oscuras. Nos la encontramos por la calle cuando tenía medio año, estaba
lejos de su casa, por eso la cogimos.
Capítulo 8

Al día siguiente ya habíamos salido de los tres charcos y en ese día
comenzamos la aventura.

En el camino nos encontramos una cosa rara, os voy a explicar cómo era: era
una cosa rectangular y con un cristalito por arriba (no voy a decir que era
gigante porque todas las cosas eran gigantes allí.). Si pulsabas un botoncito
se encendía una luz en el cristal. Cuando lo encendimos de repente en el
cristal nos ponía: “Llamada de Gabriel Fidalgo.” Y luego nos ponía aceptar en
verde y rechazar en rojo.

No sabíamos lo que era eso. Por si acaso nos lo llevamos con nosotros para el
viaje. Todavía no le dimos ni a aceptar ni a rechazar.

Capítulo 9

Treke quería darle a aceptar y yo a rechazar. No nos poníamos de acuerdo
así que decidimos que lo eligieran Libu y Troko. Libu y Troko dijeron que
preferían darle a aceptar porque si le daban a rechazar nunca sabrían qué
era eso. Al final le dimos a aceptar. De repente se oyó una voz ronca que
decía: “¡Hola, Mikel, cuanto tiempo sin verte! Mikel, estoy tomando una
tapita en Judimendi, en el bar Zabaltegi, ven conmigo y nos tomamos un vino
juntos.”

Entonces vimos una señal donde ponía Judimendi.

Capítulo 10

Nos dirigimos hacia donde ponía la señal y nos encontramos con un cartel
donde ponía: “BAR ZABALTEGI”

Entramos en el bar y nos encontramos a millones de extraterrestres
idénticos al que dividió el charco en tres partes. Vimos un bolso gigante y
nos metimos dentro para ver que había allí. De repente una extraterrestre
chica cogió el bolso. Nosotros no nos dimos cuenta y cuando salimos del
bolso ya no estábamos en el bar. Oímos a la señora extraterrestre decir:
“¡Ya estoy en casa!” Eso quería decir que estábamos en una casa de unos
extraterrestres.
Capítulo 11

Hoy eran las 11:15 del segundo día. La extraterrestre tenía los ojos
cerrados (estaba sobada). De repente sonó: “¡Ring! ¡Ring! ¡Ring!” el sonido
salía de un sitio donde ponía “Despertador”. Entonces la chica se despertó.
Clicó un botón y del techo apareció una luz que parecía el sol. Luego cogió
una cosa extraña y pulsó otro botón y en un cuadrado que había en la pared
salió otro extraterrestre con unos cristales en los ojos y pelo alrededor de
la boca.

Después de un rato fue a otro sitio. Allí sacó un vaso de leche fría. Lo metió
en un aparato extraño y después de 30 segundos la leche estaba ardiendo.

Capítulo 12

Hoy ya es el tercer día y nos hemos enterado de que los extraterrestres no
son tan malos. Sólo son diferentes. Lo de los tres charcos fue un accidente.
Hoy volvemos a nuestro charco. Les vamos a explicar nuestra experiencia
fuera del charco. Estamos de camino a casa y son las 16:35. Por el camino
nos encontramos a otros extraterrestres, estaban subiendo a una cosa que
tenía cuatro ruedas. Nosotros también subimos para ver qué era. En cuanto
subimos se movió a una velocidad extrema. Por detrás salía humo. En 15
segundos ya estábamos en nuestro charco.

Último capítulo

Les contamos a los demás dinosaurios nuestra experiencia fuera de los tres
charcos. También contamos que los extraterrestres no eran tan malos y que
tampoco era tan peligroso salir fuera del charco.

Al final se fueron animando a salir todos.

Hoy en día estamos por todas partes.

Los extraterrestres nos llaman microbios.

FIN

LUCAS FIDALGO, EPO 4º A

JUNIO 2007

Related Interests