You are on page 1of 13

La perífrasis verbal acabar de + infinitivo y la resolución de su

ambigüedad*

Este trabajo intenta exponer una serie de reflexiones sobre las relaciones entre los
constituyentes inmediatos de un tipo de construcción matriz del sistema de la lengua
española, en la que reconocemos un verbo conjugado, una preposición y un segundo verbo en
infinitivo, y la intervención del objeto directo antepuesto de la oración, en la fijación de una
determinada jerarquía de relaciones entre los elementos de dicha construcción.
La observación de oraciones como:
1 a) "Acababa de cumplir los 72 años"
b) "D. Francisco acaba de perder un álfil"
2 a) "Seoane acaba de tocar «La Cumparsita»"
b) "Ventura acaba de redactar su breve carta"
nos permite poner en contraste las oraciones del grupo 1 con las del grupo 2, debido a que,
careciendo en los textos escritos de modulaciones de entonación y resultando por tanto más o
menos neutros, estas últimas contienen ambigüedad en la expresión de la intención
comunicativa del hablante, mientras que las primeras tienen una interpretación aspectual
unívoca1.
Las oraciones del grupo 1 no son ambiguas; su significado es la perfección reciente de la
acción señalada por el infinitivo, o lo que es lo mismo, la perífrasis expresa la categoría
aspectual de la Fase Egresiva.
Las oraciones del grupo 2 sin embargo pueden significar:
Significación 1: que la acción del infinitivo esté finalizándose
Significación 2: que dicha acción haya finalizado recientemente,
es decir, que la construcción puede estar expresando la ‘conclusión’ de la acción señalada por
el infinitivo (significación 1) o bien el aspecto deFase Egresiva (significación 2).
Por el momento, nuestro interés se centrará en averiguar los motivos por los que no existe
ambigüedad en las unas y sí la hay en las otras.

* Este artículo fue redactado para el XX Congrès International de Linguistique et Philologie Romane celebrado en Zürich
en 1992, lo cual es preciso señalar dada la posterioridad con que se publica. Para una visión actualizada y más general del
tema remitimos a un trabajo posterior (VEYRAT RIGAT 1993).
1 Adoptamos aquí la terminología establecida por DIETRICH 1983 respecto a la clasificación aspectual de las perífrasis
verbales. En este trabajo se defiende que las construcciones formadas por el verbo acabar + de + infinitivo en español
contienen ambigüedad dado que pueden pertenecer a las formas perifrásticas que expresan la categoría aspectual de la Fase,
en su subclase egresiva (‘perfección reciente de la acción’), y pueden también formar una estructura diferente, no
perifrástica, sino simplemente léxica, o de infinitivo, expresando lo que el verbo conjugado significa con respecto a otra
acción, pero sin modificación de ésta: “acabo de leer” : ‘termino la lectura’.
Montserrat Veyrat Rigat
Consideremos primero un grupo de oraciones en las que no se aprecia la posibilidad de una
doble interpretación:
3 a) "El conserje acaba de entrar en el bar"
b) "Acaba de salir en la tele el número premiado"
c) "Juanjo acaba de pinchar el globo del niño"
d) "Sultán acaba de saltar una valla de dos metros"
e) "El cartero acaba de dejar el correo en el buzón"
f) "Acababa de cumplir los 72 años"
g) "D. Francisco acaba de perder un álfil"
En todas ellas observamos que el verbo en Infinitivo es de tipo perfectivo2, es decir de
aquellos verbos que para significar necesitan que la acción señalada en su lexema haya tenido
cumplimiento3.
Y ahora consideremos un grupo de oraciones en las que se observa ambigüedad:
4 a) "Seoane acaba de tocar «La Cumparsita»"
b) "Ventura acaba de redactar su breve carta"
c) "Juan acaba de leer un libro estupendo"
d) "María acaba de hacer la cama"
e) "Acaba de dictarme la relación de personas"
f) "La nena acaba de dibujar un barco"
g) "Acaba de recitarme la poesía"4
y observamos que la forma en infinitivo es de tipo imperfectivo, es decir, representa una
acción que no necesita haberse cumplido para poder significar5.
Estas consideraciones nos llevan a una deducción quizá excesivamente simple, pero lógica:
la presencia de una forma en infinitivo del tipo de los imperfectivos hace posible la
ambigüedad en la interpretación de la construcción, mientras que cuando es perfectivo, no
existe ambigüedad.
La explicación de esta ambigüedad y falta de ambigüedad podría ser que en las oraciones
del grupo 4 se está expresando una relación entre la acción del infinitivo, que es imperfecta y
por lo tanto tiene lugar durante un cierto tiempo, y la acción del verbo acabar, que puede

2 Además de observar, evidentemente, que el verbo que actúa como auxiliar en todas ellas es el mismo y que el infinitivo
es ora transitivo ora intransitivo.
3 Uno de los verbos perfectivos que mejor ejemplifican lo que queremos decir es el verbo nacer, pues no se nace hasta
que uno verdaderamente no ha nacido. Como es lógico, en su significación se implica ‘puntualidad’, no ‘duración’, a pesar
de que el acto de nacer conlleve un proceso más o menos dilatado en el tiempo, además de doloroso.
4 Sin embargo, hay que observar que no se puede decir *"Toni acaba de saberse la lección", debido a que saberse algo
es la acción cumplida de algo que perdura debido a la incidencia del reflexivo, siendo el valor del verbo ‘imperfectivo’ por
definición. No podemos señalar la ‘perfección reciente’ de algo que es acción cumplida de algo duradero. Ambos valores son
incompatibles, algo así como si fueran los dos polos extremos, opuestos. Sin embargo sí que podemos señalar la ‘perfección
reciente’ de algo que es acción cumplida: "Juan acaba de nacer", "Juan acaba de caerse".
5 Puesto que ejemplificamos la perfectividad, nos sentimos obligados a hacer lo mismo con la imperfectividad: el verbo
más representativo de este tipo es existir, ser. Como es lógico estos verbos implican duración en su significado.
La perífrasis acabar de + infinitivo y la resolución de su ambigüedad
tener dos valores: como verbo en función principal significa ‘dejar algo completamente
hecho’ y como verbo en función auxiliar puede significar además ‘la perfección reciente’ de
una acción.
Esta doble posibilidad (señalar el ‘término’ o bien ‘el término reciente’ de una acción) es la
condición para la ambigüedad. Si la acción a la que se refiere el verbo acabar no tiene
duración porque se trata de una acción perfectiva que ha tenido que ser cumplida para poder
significar, no hay opción para señalar su término, pues eso ya está hecho, antes bien marcará
siempre la proximidad de ese final, que es el valor del verbo cuando actúa en función auxiliar.
Esto es lo que sucede en las perífrasis en las que el infinitivo es perfectivo.
Ahora bien, consideremos un nuevo grupo de ejemplos en los que no se observa
ambigüedad y sin embargo el verbo en infinitivo es de tipo imperfectivo:
5 a) "El evangelio que acabáis de leer, termina con Isaías"
b) "Dña. Celia medita sobre lo que acaba de leer"
c) "La canción de John Lenon, acaban de cantar"
d) "El bollo que te acabas de comer ..."
e) "El listado falso, acabo de redactar"
f) "Una madonna, acaba de pintar Juan"
g) "La jarra, acabo de llenar"
Puesto que el verbo auxiliar es el mismo que en los casos anteriores, la explicación para la
falta de ambigüedad debe ser otra, y bien podría ser la anteposición del objeto directo del
conjunto oracional. Veamos qué sucede si lo trasladamos a su posición natural en español6
tras una ligera manipulación:
5' a) "Acabáis de leer el evangelio que termina con Isaías"
b) "Dña. Celia acaba de leer algo sobre lo que medita"
c) "Acaban de cantar la canción de John Lenon"
d) "Te acabas de comer el bollo ..."
e) "Acabo de redactar el listado falso"
f) "Juan acaba de pintar una madonna"
g) "Acabo de llenar la jarra"
Estas expresiones que anteriormente, en el grupo 5, admitían una sola interpretación a
pesar de su infinitivo imperfectivo, ahora en el grupo 5' podemos interpretarlas bien como la
expresión de la conclusión de la acción nombrada por el infinitivo, bien como la de la Fase
Egresiva, es decir del ‘término reciente’ de la acción7.

6 Como es sabido el orden de palabras que prefiere el español es S-V-O. Vid. para este tema CONTRERAS 1978.
7 Evidentemente el contexto representa en todos los casos un papel importante en la distinción de las dos
interpretaciones. Para la interpretación del valor conclusivo de la acción infinitiva bastará que supongamos en algunos casos
(en aquellos en los que no hay un sujeto explícito), un enunciado en presente imperativo; en otros casos deberemos añadir un
adverbio o una construcción temporal que nos sitúe claramente ante la duración de la acción: "mientras Dña. Celia acaba de
leer algo sobre lo que medita"; "acaban de cantar la canción de John Lenon que me gusta y luego nos vamos".
Montserrat Veyrat Rigat
Si esta hipótesis de trabajo es correcta, debería poder reducirse la ambigüedad en aquellos
ejemplos que la contenían al anteponer el objeto directo:
4' a) "«La Cumparsita», acaba de tocar Seoane"
b) "La carta, acaba de redactar Ventura"
c) "Un libro estupendo, acaba de leer Juan"
d) "La cama, acaba de hacer María"
e) "La relación de personas, acaban de dictarme"
f) "El barco, acaba de dibujar la nena"
g) "La poesía, acaba de recitarme"
Y así parece ser: la extrapolación del objeto directo de la construcción se convierte en un
recurso útil para deshacer la ambigüedad sintáctica y semántica en estas construcciones
españolas. Digamos que mediante la colocación antepuesta del objeto directo, el verbo acabar
expresa únicamente su significación como verbo en función auxiliar, que es el de ‘término
reciente de la acción’.
Sabemos pues por qué en unas construcciones con acabar + de hay ambigüedad y por qué
en otras no la hay: cuando el infinitivo es perfectivo no hay opción para interpretar la acción
en su término y por lo tanto el valor significativo de la construcción es siempre el de ‘término
reciente’ o fase egresiva. Cuando el infinitivo es imperfectivo es cuando se pueden dar las dos
interpretaciones.
Sabemos también que el contexto es uno de los factores que resuelve la ambigüedad. Sin
embargo, manipulando un poco el orden de palabras en el entorno oracional en el que
aparecen las estructuras con doble interpretación, no necesitamos de un contexto ampliado
para solucionar la ambigüedad. Con la anteposición del complemento nos basta para reducir
la ambigüedad e interpretar la estructura como perifrástica y expresiva del aspecto de la Fase
Egresiva.
Nos gustaría ahora detenernos en la observación de dos hechos fundamentalmente:
1: ¿Dónde reside la posibilidad de ambigüedad: en el verbo acabar o en la
construcción acabar + de + infinitivo ? y ¿por qué?
2: ¿Por qué la anteposición del objeto directo nos conduce siempre a una
interpretación unívoca de ‘término reciente de la acción’? ¿Qué relaciones de jerarquía
cambian en la oración y de qué manera para que se produzca este hecho? Es decir, ¿qué grado
de incidencia tiene el objeto directo sobre el conjunto perifrástico para conseguir la reducción
de la ambigüedad?
Atendiendo a la primera cuestión, sucede que, frecuentemente y en todas las lenguas del
mundo, una misma palabra puede significar varias cosas y también que varias expresiones son

La mayoría de las veces el oyente no es consciente de esta doble posibilidad pues la rapidez con que se adscribe la
construcción en el contexto a una u otra interpretación no lo permite. Cuando no es así es cuando efectivamente necesitamos
la ampliación del contexto para saber a qué valor se refiere el enunciado.
La perífrasis acabar de + infinitivo y la resolución de su ambigüedad
posibles para significar una misma cosa, lo cual se conoce como ambigüedad y paráfrasis
respectivamente8.
Como se sabe, existen diversas clases de ambigüedad dependiendo en qué nivel se
establezca: fonética, léxica y gramatical. Esta última se resuelve a veces con sólo determinar
la estructura de la oración9.
En nuestro caso, efectivamente, el hecho de establecer que se trata de una construcción
donde tiene lugar una determinada jerarquía de relaciones en el núcleo verbal, hace derivar el
valor de la construcción hacia una construcción léxica en la que el verbo conjugado y el resto
de los elementos tienen una forma, una función y una significación autónoma, o bien hacia
una construcción perifrástica que se utiliza para la expresión aspectual de Fase Egresiva,
resolviéndose la ambigüedad10.
Pero la cuestión es saber en qué lugar de la estructura sintáctica reside la posibilidad de
ambigüedad. Es decir, deberemos observar qué condiciones se cumplen para que nos sea
posible determinar de qué estructura se trata.
Detengámonos primero en la comparación del verbo acabar y del verbo con preposición
acabar de y observemos que el verbo acabar es unívoco, es decir significa ‘terminar’ (‘dejar
algo completamente hecho’)11. Sin embargo acabar de nos conduce tanto a ‘terminar’ como
al ‘término reciente de una acción’, como venimos diciendo.
A primera vista, la preposición es parte interesada. Efectivamente, el verbo acabar por sí
solo no es ambiguo, por lo que debemos dirigir nuestra atención a las relaciones entre los
elementos constitutivos inmediatos de la estructura, esto es, a las relaciones entre el verbo
acabar, la preposición de y el infinitivo.
En general, cuando en una estructura hay tres elementos jerárquicamente relacionados,
entre ellos pueden darse dos tipos de asociación12:

8.Sobre estos temas, Vid. FUCHS (ed) 1987.


9 Otro tipo de ambigüedad estructural sintáctica resultaría más complicada de resolver, como por ejemplo cuando las
oraciones tienen idéntica estructura y sin embargo pueden tener significaciones diferentes: por ejemplo, en la oración "yo
tengo la antología de los cuentos de Juan", se descubren hasta tres interpretaciones distintas:
1: ‘yo poseo una antología de cuentos que ha escritoJuan’
2: ‘yo poseo una antología de cuentos que pertenece a Juan’
3: ‘yo poseo una antología de cuentos que hablan de Juan’.
10 La anteposición del objeto directo de la oración actúa como un procedimiento perteneciente al orden de palabras que
señala y confirma la hipótesis que pretendemos exponer, como veremos más adelante.
11 Vid. MOLINER 1982:21.
12 Es evidente que nos referimos al caso en que los tres elementos se asocian de distinta manera respondiendo a una
intención comunicativa del hablante; dicha intención utiliza un proceso morfo-sintáctico: en nuestro caso la Auxiliación , que
implicaría una rección desde la primera asociación de elementos (A-B) con respecto al tercer elemento (C), o bien la ausencia
de Auxiliación, que implicaría la subordinación sintáctica de (B-C) con respecto al verbo conjugado (A). En dicho proceso es
fundamental la jerarquía de las relaciones para distinguir la construcción perifrástica con valor de expresión aspectual de
Fase egresiva, de la construcción léxica en la que el verbo conjugado no funciona como auxiliar, sino como verbo pleno, por
lo que implica la aparición del infinitivo preposicional como objeto del verbo: “acabo de leer” = “acabo la lectura”. En
ningún caso puede entenderse que nos referimos a situaciones como las que se pueden dar en estructuras como las
copulativas, donde los tres elementos interrelacionados dependen al mismo nivel de un elemento dominante: “Juan bebe vino
blanco (A), vino tinto (B)y champagne (C)”, ni de las relaciones entre los elementos de aquellas construcciones en las que los
Montserrat Veyrat Rigat
Figura 1:

es decir, primer y segundo términos asociados en primer lugar y ambos asociados


posteriormente al tercero. Y
Figura 2:

es decir, primera asociación de segundo y tercer elemento y posterior asociación de ambos


con el primero.
Dada esta doble posibilidad, si adoptáramos un punto de vista logicista, deberíamos tratar
el asunto de una manera exclusionista, o lo que es lo mismo, considerando que se trata de
relaciones secuenciales, por las que uno de los dos tipos de asociación, por ejemplo la de A
con B y posteriormente con C (figura 1), precede absolutamente al otro, lo cual implica que se
realizan independientemente, de forma autónoma, y que su relación con el otro tipo de
estructura resultante de la asociación de B con C y posteriormente con A (figura 2), es
arbitraria, en el sentido de que su constitución (la de ambas) no depende la una de la otra.
Ambas existen simultáneamente, pero de forma independiente, siendo por tanto su estudio un
objeto autónomo de investigación.
No obstante, un enfoque perceptivo de la situación nos propondría tratar estas cuestiones
de una manera distinta. Frente a las relaciones secuenciales que pueden mantener dos
estructuras en una Lengua Natural, existen también otro tipo de relaciones, las llamadas
relaciones de subsunción13, por las que los dos tipos de estructuras que resultan de las
asociaciones de que hablamos, se consideran constitutivamente dependientes la una de la otra,
es decir que una estructura (resultante de la asociación de A con B y luego con C) existe en la
medida en que existe también la otra (resultante de la asociación de B con C y luego con A),
lo que equivale a decir que entre ellas hay un isomorfismo y son por lo tanto
complementarias.
Cuando entre dos estructuras se reconoce una relación de este tipo, no podemos decir que
una de ellas es precedente o se constituye antes que la otra, sino que una es necesaria para la
formación de la otra y viceversa, de tal manera que no podremos conocer la naturaleza de la
estructura 1 si no tenemos en cuenta la naturaleza de la estructura 2 y viceversa, pues ambas
constituyen visiones parciales y complementarias de una estructura matriz, y sus elementos se
definen en relación a su posición en cuanto partes de un universo matriz.

tres elementos funcionan con su propio valor en la oración: “cara (A) de (B) ángel (C)”, donde se supone que el elementode
(B) es compartido tanto por cara (A) como por ángel (C).
13 Para el concepto de relaciones de subsunción, que se dan entre dos sistemas (lenguaje y pensamiento) o entre los
términos de un sistema—las estructuras de la lengua— por ejemplo, véase HERNÁNDEZ SACRISTÁN 1983.
La perífrasis acabar de + infinitivo y la resolución de su ambigüedad
Aplicando las anteriores consideraciones a nuestro caso de la ambigüedad en la
construcción acabar + de + infinitivo, lo que viene a resultar es que estamos ante una
estructura con dos posibilidades de jerarquía de relación entre sus elementos:
Figura 3

donde A = verbo en función auxiliar; B = preposición y C = infinitivo; y


Figura 4

donde A = verbo en función principal; B = preposición y C = infinitivo


Por un lado, en la figura 3 tenemos una primera asociación del verbo acabar en función
auxiliar con la preposición y su posterior unión al infinitivo, que nos proporciona la estructura
perifrástica "(acabar + de) + infinitivo", con un valor aspectual de faseegresiva y un
significado de ‘término reciente’.
Por otro lado, en la figura 4 tenemos una primera asociación de la preposición con el
infinitivo y su posterior unión al verbo acabar como verbo pleno, de donde resulta la
estructura léxica o construcción de infinitivo "acabar + (de + infinitivo)", con una
significación de ‘conclusión de la acción’.
Ambas son complementarias en el sentido de que forman parte de una matriz de nivel
superior (verbo conjugado+preposición+infinitivo), dentro de la cual son alternativamente
dominantes.
El hecho de que la preposición pueda asociarse alternativamente con el verbo acabar en
función auxiliar o con el infinitivo, está justificado por su doble naturaleza, adverbal y
adnominal14. Como se sabe, las preposiciones tienden a unirse con el verbo (como sucede en
hablar de) o con el elemento nominal (como sucede con la preposición sobre, que por ser
plena incompatibiliza con el verbo, y esta es la causa de que muchas veces pueda sustituirlo:
"el libro sobre la mesa"), por lo que no resulta extraño que si se encuentra entre un verbo y un
nombre, pueda optar por relacionarse inmediatamente con el uno o con el otro.
La respuesta pues a nuestro primer interrogante queda así establecida: la posibilidad de
ambigüedad no está propiciada exclusivamente por el valor semántico del verbo acabar ni por

14 De ello se deduce que el infinitivo, en aquel caso en que está relacionado directamente con la preposición está
actuando con su naturaleza nominal. Las consecuencias que se desprenden de esto son varias:
a) si aceptamos como prueba determinante de perífrasis verbal el hecho de que ninguno de sus componentes pueda
actuar como complemento, cuando la preposición aparece asociada directamente al infinitivo, no se tratará de perífrasis
verbal, pues la prueba de la pronominalización nos confirma que el infinitivo actúa como complemento del auxiliar: "aprende
a nadar" = aprende eso; "enseña a leer" = enseña eso; "acaba de coser" = acaba eso.
b) podría pensarse que la diferencia entre las perífrasis verbales y las construcciones léxicas o construcciones de
infinitivo, radica en un mayor grado de fijación en la tendencia de la preposición a unirse con el verbo que actúa como
auxiliar, para el caso de la perífrasis verbal, y una mayor fijación de la tendencia a la asociación con el infinitivo para el caso
de las construcciones de infinitivo.
Montserrat Veyrat Rigat
la combinaciónacabar+de en sí misma, sino por la doble tendencia de la naturaleza
preposicional15 a unirse al verboacabar o al infinitivo de la construcción, constituyéndose así
dos estructuras complementarias, cada una con una estructura sintáctica (perífrasis verbal y
construcción léxica) y un semantismo gramatical (aspecto egresivo y transitividad) distinto.
La segunda cuestión sobre la que nos proponíamos reflexionar se refería al cambio de las
relaciones de jerarquía que se observa entre una y otra estructura, tomando además en
consideración la anteposición del objeto directo de la oración y su incidencia en la resolución
de la ambigüedad.
Cuando entre dos estructuras existe relaciónsecuencial, por la que la estructura 1 se
constituye independientemente de la estructura 2, el esquema representativo de esta relación
es unidireccional, es decir:
Esquema 1

Sin embargo, cuando la relación entre ambas es de subsunción, en la que como hemos
dicho, ninguna de las dos es anterior constitutivamente a la otra, puede suponerse que a
cualquier sentido dominante en la relación corresponde un sentido inverso recesivo, lo que se
representaría de esta manera:
Esquema 2

donde

significa la dominancia de la estructura 1 sobre la estructura 2, representada por la flecha


contínua, mientras que la correspondencia del sentido direccional inversopotencialmente
dominante se refleja por la flecha discontínua
y

expresa la dominancia de la estructura 2 sobre la estructura 1, e igualmente, la


correpondencia del sentido potencialmente dominante se refleja por medio de la flecha
discontínua.
Cuando uno de los tipos de relación se actualiza, se determina la dominancia de una
estructura sobre la otra. Hasta ese momento, la dominancia es alternativamente posible y
ambas son términos o partes de una matriz universal que se definen por su posición relativa
respecto al conjunto.

15 De la misma manera, no llegaríamos a conocer totalmente la preposición si no atendiéramos a esa doble naturaleza
adverbial y adnominal que la define. Lo mismo sucede con el infinitivo y su doble naturaleza nominal y verbal. Sólo
adquirimos una visión completa del objeto cuando tenemos en cuenta las visiones parciales que lo componen.
La perífrasis acabar de + infinitivo y la resolución de su ambigüedad
Complicando ligeramente la visualización de esta situación, resultaría el esquema
siguiente:
Figura 5:

donde se representa la actualización de la dominancia de jerarquía de relaciones siguiente,


que corresponde a la estructura de la perífrasis verbal:
Figura 5':

siendo A = verbo en función auxiliar + preposición; B = infinitivo y C = objeto directo. O


bien el esquema de la siguiente figura:
Figura 6:

donde se representa la actualización de la dominancia de la siguiente jerarquía de relaciones,


que corresponde a la estructura de la construcción léxica de infinitivo:
Figura 6':

siendo A = verbo en función principal; B = preposición + infinitivo y C = objeto directo.


Como se ve, ahora hemos incluido en las figuras 5 y 6 el elemento OD (objeto directo)
como constituyente inmediato de la estructura. Se hace necesario pues que observemos cuál
es su incidencia en el conjunto estructural.
La situación de partida es la de seguir considerando que entre la estructura representada en
la figura 5, esto es ((acabar + de) + infinitivo)) + OD, y la visualizada mediante la figura 6,
esto es, acabar + ((de + infinitivo) + O.D.), existe relación de subsunción y por lo tanto son
complementarias y partes de una matriz universal (verbo1 + preposición + verbo2 en
infinitivo) que se definen por su posición relativa respecto al conjunto.
De la misma manera que anteriormente veíamos que la preposición podía asociarse al
verbo acabar o al infinitivo debido a su doble naturaleza adverbal y adnominal, vemos ahora
que el infinitivo tiene las mismas posibilidades y puede tender a unirse al verbo conjugado:
figura 5: ((acabar + de) + Infinitivo), o bien puede asociarse directamente al sustantivo que
funciona como objeto directo: figura 6: ((de+infinitivo) + OD).
Igualmente esto es posible gracias al doble carácter, verbal y nominal del infinitivo.
Cuando se une al verbo (conjunto formado por el verbo conjugado en función auxiliar y la
preposición), interviene con su naturaleza verbal, constituyendo una unidad lingüística
compleja que reconocemos como perífrasis verbal de infinitivo. Cuando se asocia con el
Montserrat Veyrat Rigat
sustantivo, interviene con su carácter nominal16, y forma unidad con el objeto directo
funcionando como Complemento del verbo acabar17, como se comprueba por el test de
sustitución del infinitivo por el sustantivo correspondiente: "acaba de redactar la carta" =
'termina la redacción de la carta' (Cf. "acaba de redactar la carta" = 'el término de la
redacción es reciente").
También ahora se observa que en el sistema de la Lengua, al esquema direccional
dominante de la estructura le corresponde un sentido inverso de naturaleza recesiva, y que
cualquiera de las dos estructuras puede actualizarse en una situación concreta de habla.
¿En qué medida interviene la extrapolación del objeto directo de la oración en la fijación
de la interpretación aspectual egresiva y por lo tanto de estructura perifrástica y no en la
determinación de construcción léxica? Sabemos que el entorno oracional es útil para reducir
la ambigüedad y, como vemos, la anteposición del objeto directo resuelve bien este problema,
no para darnos la interpretación adecuada en cada contexto, sino para darle a la construcción
su valor como perífrasis verbal aspectual, determinándose así su estatus sintáctico frente al
de la construcción no perifrástica18.
Siguiendo la teoría del orden de palabras establecida por Heles Contreras19, cuando nos
encontramos ante una oración con una selección remática típica, es decir, con el orden normal
en español (Tema + Rema), esta oración tiene una mayor libertad interpretativa contextual
que cuando la selección remática no es normal e invierte el orden de estos elementos.
Esto efectivamente se comprueba en nuestros ejemplos, pues cuando el objeto directo
ocupa su posición típica en español, surge la posibilidad de la doble interpretación (léxica y
perifrástica) de la estructura, mientras que cuando rematizamos el objeto directo20, la
interpretación contextual queda restringida al valor perifrástico.

16 Véanse nuestras N14 y N15, donde ya preveíamos esta posibilidad.


17 Podría pensarse que existen dos entradas léxicas para el verbo acabar: una como verbo en función principal, con la
significación 'terminar', y otra como verbo en función auxiliar en perífrasis (acabar de), con significación de 'término
reciente'. Algunos autores se oponen a esta posibilidad, entre ellos HERNANZ 1980, debido a que si se aceptara la existencia
de dos categorías en el verbo (auxiliar y principal) tendría que aceptarse también la realidad de dos orígenes distintos para el
infinitivo, lo cual dejaría sin explicación el hecho de que los infinitivos subordinados y los perifrásticos se comporten de
manera muy similar, según la opinión de la autora. No deseamos extendernos aquí en este tema ya que hemos tratado en otro
lugar el comportamiento de ambos infinitivos y hemos llegado a la conclusión de que éstos no son tan similares como se
pretende en el artículo citado (Vid.VEYRAT RIGAT 1990:15-34).
18 Una perífrasis verbal es una construcción sintáctica especial en la que tiene lugar un proceso de auxiliación, por el
que un verbo que puede funcionar como principal o como auxiliar, pierde parte de su significado al operarse en él una
transformación gramatical que lo convierte en morfema portador de los valores gramaticales de tiempo, persona, número y
modo, quedando el valor aspectual representado por la nueva unidad que se forma por rección de la preposición (y posterior
rección del infinitivo, en este caso), siendo esto expresado por la concordancia o igualación de las unidades que en este
proceso intervienen. (Cf. a este respecto VEYRAT RIGAT: op. cit. cap. 2 y 3). Una de las pruebas más eficaces para
reconocer que una construcción de estas características no es perifrástica es la posibilidad de sustituir el infinitivo por un
elemento nominalizado, dado que la forma infinitiva no actúa con su naturaleza verbal, como acabamos de ver.
19 CONTRERAS 1978, op. cit. especialmente, capítulo 3.
20.- Utilizamos este concepto en el sentido que le da H. Contreras op. cit. capítulo 2: "Cualquier elemento de la
estructura semántica de una oración puede funcionar como elemento remático, entendiendo éste como aquel que contiene los
elementos que el hablante trata de traer a la conciencia del oyente". No hay que olvidar no obstante que la selección de un
La perífrasis acabar de + infinitivo y la resolución de su ambigüedad
Efectivamente, las expresiones
6 "el evangelio, acabáis de leer"
"su breve carta, acaba de redactar"
"el barco, acaba de dibujar"
sólo pueden ser contestaciones a una pregunta: ¿qué acaba de leer, redactar, dibujar… X?;
mientras que el contexto de las oraciones en las que la construcción es ambigua y
mantenemos el objeto directo en su posición típica en español, es decir en una posición
posverbal, es mucho menos limitado, pues puede responder a varias preguntas. Así las
oraciones:
7 "Seoane acaba de tocar «la Cumparsita»"
"Juan acaba de leer un libro estupendo"
"María acaba de hacer la cama"
pueden responder, por ejemplo a las preguntas:
a) ¿qué está haciendo X?
b) ¿qué hace, hacía X?
c) ¿qué pasa?
En definitiva, podría decirse que al seleccionar el objeto directo como elemento remático y
constituir una estructura oracional enfática, las relaciones entre los elementos que forman la
construcción "OD + acabar + de + infinitivo", quedan clara y unívocamente establecidas hacia
una determinada jerarquización de los elementos (la configuración de la estructura
perifrástica, representada en la figura 5), eliminándose la ambigüedad.
Dado que existen dos posibilidades estructurales para elegir, una en la que los elementos
constitutivos del núcleo verbal se asocian en una misma rama del diagrama, quedando el
brazo arbóreo correspondiente al OD enfrentado a ella, esto es:
Figura 7:

cuya representación sintáctica subyacente es:


Figura 8:

y otra donde los elementos preposición e infinitivo ya no conforman núcleo verbal con el
verbo conjugado y se asocian a la rama del constituyente oracional OD, esto es:
Figura 9:

elemento u otro para figurar como remático tiene consecuencias importantes, pues según cuál sea el elemento seleccionado
para tal fin, la selección final será típica, esto es, normal, o atípica, es decir, enfática, considerada anormal.
Montserrat Veyrat Rigat

cuya representación sintáctica subyacente es:


Figura 10:

sucede que, cuando en una estructura como la de la figura 10, suprimimos el brazo del que
dependen las unidades preposición e infinitivo, estos constituyentes tenderán a asociarse con
el otro brazo del diagrama, esto es el del verbo acabar, que al recibir el apoyo de éstos se
constituye en auxiliar, lo cual explica la fijación del valor aspectual egresivo al anteponer el
objeto directo de la oración. La visualización de esta situación sería la siguiente:
Figura 11:

La conclusión a la que llegamos es, pues, que la posición de las unidades sintácticas en la
cadena lingüística y la variación en el orden secuencial de los elementos de la oración, en este
caso determinan y definen el marco teórico-sintáctico de la construcción perifrástica frente a
la construcción léxica o construcción de infinitivo.

Valencia Montserrat Veyrat Rigat

Bibliografía

CONTRERAS, HELES 1978: El orden de palabras en español, Madrid, 1978


DIETRICH,W. 1973: El sistema verbal perifrástico en las Lenguas Románicas, Madrid 1983
FUCHS, CATHERINE (ed.): L'ambiguité et la Paraphrase, Colloque International de Caen, 9-11 Avril, 1987
GRIMES, J. 1967: "Positional Analysis", Language 43: 437-444
GUERON, J.: "Topicalisation structures and constraints on co-reference", Lingua 63-2: 139-158
HAWKINS, S.A.1980: "On implicational and distributional universals of word order", Journal of Linguistics, 16-
2:193-236.
HERNÁNDEZ SACRISTÁN, C. 1983: "Relaciones de subsunción en la estructura de una lengua natural",
Valencia,Cuadernos de Filología, Teoría: Lenguajes, I-3: 37-65
HERNANZ, Mª LUISA 1980: "Las perífrasis verbales de infinitivo en español", Revista Española de Lingüística,
Julio-Diciembre:411-443
KOOIJ, J.G.: "Introduction: Issues in the description of word order", Lingua, 63-2: 103-128
MANOLIU MANEA, MARÍA: Tipología e Historia. Elementos de sintaxis comparada,, Madrid, 1985
MORENO CABRERA, J.C. 1987: Fundamentos de Sintaxis General, Madrid, 1987
La perífrasis acabar de + infinitivo y la resolución de su ambigüedad
PALMER, F.R.: "Ordre et séquence", Langage 34: 17-24
PERROT, J.: "Ordre des mots et structures linguistiques", Langages 50: 17-26
ROJO, G. Y JIMÉNEZ JULIÁ, T.: Fundamentos del análisis sintáctico funcional, Universidad de Santiago de
Compostela, 1988
SCAGLIONE, A. 1983: "The trivium arts and contemporary linguistics. The contiguity/similarity distinction and
the question of word order", Historiographia Linguistica, X-3: 195-207
VEYRAT RIGAT, MONTSERRAT.1990: La auxiliación y las perífrasis verbales de infinitivo con preposición,
Tesis Doctoral, microficha, Universitat de València, 1990
VEYRAT RIGAT, MONTSERRAT 1993: Aspecto, perífrasis y auxiliación: un enfoque perceptivo, LynX, annexa
6, Valencia, 1993
YABAR-DEXTRE, P.1982: "Sobre la relación tema-rema en algunas lenguas sin artículo", Lenguaje y Ciencias,
22, N3: 71-81