You are on page 1of 66

12 Protección de Líneas

12.1. CLASIFICACIÓN DE LÍNEAS Y ALIMENTADORES


Las líneas proveen el enlace – las conexiones – entre varias partes del sistema
de potencia y los equipos asociados. La energía generada a bajos voltajes se
intensifica a voltajes más altos para la transmisión a varias estaciones, donde se
reduce para su distribución a usuarios industriales, comerciales y residenciales.
La mayoría de los sistemas de potencia tienen dos o más niveles de voltaje.
Sobre los 100 años de historia de los sistemas de corriente alterna, los voltajes
trifásicos utilizados han variado considerablemente, sin estándares
internacionales. En los Estados Unidos, el Consejo de Normas del IEEE adoptó
un conjunto de normas en 1975 propuestas por la Sociedad de Aplicaciones
Industriales. Estos se resumen en la Tabla 12.1. Las designaciones de clase no
están completas o uniformemente acordadas entre la Sociedad de Ingeniería de
Potencia del IEEE y la Sociedad de Aplicaciones Industriales, ambas
involucradas en sistemas de potencia. Dentro del área de la red eléctrica, ha
habido, y continúa existiendo, una comprensión general de las clases de voltaje
de la siguiente manera:
Distribución Industrial menor a 34.5 kV
Sub transmisión 34.5 kV – 138 kV
Transmisión 115 kV a más
Con la última clase generalmente se divide en:
Alto Voltaje (HV) 115 – 230 kV
Extra alto Voltaje (EHV) 345 – 765 kV
Ultra alto Voltaje (UHV) 1000 kV a más
Como se indicó, estos no están bien definidos, por lo que el rango puede variar
en un sistema de potencia específico. Con el tiempo, habrá más conformidad
con los estándares, pero existen algunos niveles de tensión diferentes y no
estandarizados que fueron adoptados hace muchos años y que no se
modificarán durante mucho tiempo. Algunas de estos, pero no todos, se indican
en la tabla como opcional o existente.
Los valores de tensión indicados representan la tensión nominal y eficaz del
sistema (línea a línea salvo que se indique lo contrario) comúnmente designados
en información y comunicación. A medida que la potencia fluye a través de un
sistema, el voltaje varía de un punto a otro desde los generadores hasta los
terminales finales, desde las caídas, las relaciones de transformación, los taps,
los reguladores, los bancos de capacitores, etc. Por lo tanto, los valores
arbitrarios, nominales o típicos se seleccionan como se indica.
Tabla 12.1
ANSI / IEEE Clasificación de las Tensiones Trifásicas del Sistema de Potencia

Tensión nominal eficaz línea a líneac


Sistema de 3 hilos Sistema de 4 hilos
Opcional o Opcional o
IASa PESb Nominal existente Nominal existente Tensión Máxima

No hay 208Y/120 220Y/127


clasificación 240 V 240/120 Tap 245/127
Baja
de tensión 480 V 600 V 480y/277 508Y/293
(LV)
(ANSI
C84.1) 653
Media 2400 V 2540
(MV) 4160 V 41600Y/2400 4400Y/2540
4800 V 5080
6900 V 7260
83320Y/4800 8800Y/5080
12000Y/6930 12700Y/7330
12470Y/7200 13200Y/7620
13200Y/7620 13970Y/8070
13800 V 13800Y/7970 14520Y/8380
20780Y/12000 22000Y/12700
22860Y/13200 24200Y/13970
23000 24340
24940Y/14400 26400Y/15240
34500 34500Y/19920 36510Y/21080
46 kV 48.3 kV
Alta 69 kV 72.5 kV
Tensión 115 kV 121 kV
Alta (HV)
(ANSI 138 kV 145 kV
C84.1) 161 kV 169 kV
230 kV 242 kV
345 kV 362 kV
Extra Alta ANSI
500 kV 550kV
(EHV) C92.2
765 kV 800 kV
Ultra Alta 1100 kV
(UHV) 1200 kV

aIAS: Sociedad de Aplicaciones Industriales IEEE. Sus designaciones de nivel de tensión adaptadas por Tablero Estándar
IEEE.
bPES: Sociedad de Ingeniería de Potencia IEEE. Referencias estándar indicadas en la tabla.

° La segunda tensión para los sistemas trifásicos de cuatro hilos es de línea a neutro o una toma de tensión, como se indica.
Fuente: Diccionario Estándar IEEE. Con permiso.
Los terminales de las líneas y alimentadores y la ubicación de equipos tales
como transformadores, generadores y disyuntores, se conocen como
estaciones, plantas y subestaciones. La designación específica no está bien
definida ni estandarizada. Una estación o planta generadora es obvia. Una
subestación es más pequeña y menos importante que una estación. En un
sistema con relación a otro, una estación en uno podría ser designada como una
subestación en el otra, y viceversa. Así que las designaciones comunes son las
estaciones de generación, estaciones de conmutación, centrales eléctricas,
subestaciones, estaciones de distribución, etc.
Muchas líneas son de dos terminales, pero hay una serie de líneas
multiterminales con tres o más terminales. Estas pueden interconectar
estaciones o subestaciones, pero con frecuencia, son tomas para suministrar
cargas. Por lo tanto, las líneas de todos los niveles de tensión pueden convertirse
en circuitos de distribución. Cuando un complejo industrial o comercial con un
gran requerimiento de carga se encuentra cerca de una línea de transmisión, a
menudo se vuelve económico aprovechar la línea. Las líneas de distribución
suelen tener muchas tomas, ya sean trifásicas o monofásicas, ya que
suministran cargas a lo largo de sus rutas.
Los ángulos de impedancia de una línea trifásica varían según el tipo, el tamaño
de los conductores y los espaciamientos. Los rangos típicos para diferentes
tensiones son los siguientes:

kV Ángulos

7.2 - 23 25° - 60°


23 - 69 45° - 60°
69 - 230 60° - 80°
230 a más 75° - 85°

12.2. CLASIFICACIÓN DE LÍNEAS PARA PROTECCIÓN


Para propósitos de protección, en este libro, las líneas se clasifican como:
1. Radial o alimentadoras: Éstas tienen una fuente de secuencia positiva en
un único terminal. Por lo general, son líneas de distribución que
suministran energía a las cargas no síncronas. Como se indica en la
Sección 4.8, los motores de inducción generalmente no se consideran
como fuentes. Para fallas en la línea, la corriente de falla es solo a partir
de este extremo de la fuente. Con ambos extremos conectados a tierra y
una falla a tierra en la línea, la corriente puede fluir desde ambos
extremos, pero el disparo de la fuente de secuencia positiva desenergiza
la falla. Sin embargo, el acoplamiento mutuo de secuencia cero de la (s)
línea (s) adyacente (s) puede continuar la falla a tierra; por lo tanto, las
fuentes de tierra se deben disparar. Con el aumento de la frecuencia de
las instalaciones de generación distribuida, como se discute en el Capítulo
8, las líneas radiales se pueden convertir en una línea de red a corto plazo.
2. Anillo o red: Las líneas en anillo son aquellas con fuentes de secuencia
positiva en dos o más extremos. En general, estos son todos los tipos de
líneas de transmisión y pueden incluir circuitos de distribución. La
corriente de falla en la línea es suministrada desde estos terminales de la
fuente, y todos los terminales de fuente deben dispararse para fallas de
fase y de tierra. Los sistemas de potencia en los Estados Unidos son
generalmente multi aterrizados; por lo tanto, las corrientes de secuencia
positiva, negativa y cero pueden fluir a las fallas de línea. Si un extremo
de la línea de dos terminales está sin conexión a tierra, entonces la línea
es un anillo para fallas de fase, pero una radial para faltas a tierra. De
nuevo, la inducción mutua de líneas paralelas puede inducir una
secuencia cero significativa en la línea. El efecto se trata más adelante en
este capítulo.
La longitud de la línea es otro medio por el cual las líneas se clasifican. Tal
clasificación es más significativa con respecto a las líneas de alta tensión que
operan en la red. La longitud de la línea tiene un impacto en cuestiones
relacionadas con la aplicación de sistemas de protección efectivos. Las líneas
se clasifican típicamente como cortas, medianas o largas. Una medida de la
longitud de la línea que es significativa con respecto a la protección es la relación
entre la impedancia de la fuente y la impedancia de la línea (SIR). Las SIR más
altas implican líneas más cortas. Las líneas con SIR por encima de 4
generalmente se clasifican como cortas, y las líneas con SIR por debajo de 0,5
generalmente se clasifican como largas. Las líneas con SIR entre 0,5 y 4 se
clasifican como medianas.
12.2.1. LÍNEAS DE DISTRIBUCIÓN
El diseño de los sistemas de distribución varia, dependiendo de la naturaleza y
la densidad de la carga servida. La carga dentro de los distritos comerciales de
las ciudades más grandes y grandes complejos industriales tiende a ser
altamente concentrada y, por su naturaleza, requiere un alto nivel de
confiabilidad. Los circuitos de distribución para el suministro de tales cargas a
menudo se componen de cable subterráneo. Las redes de baja tensión (LTN) a
menudo se usan para abastecer distritos comerciales dentro de ciudades más
grandes. La mayoría de los circuitos de distribución están en servicio, sin
embargo, la carga de alimentación se compone de una mezcla de carga rural y
el abastecimiento a ciudades más pequeñas, pueblos y aldeas.
Las líneas de distribución que suministran este tipo de carga suelen ser aéreas
y suelen funcionar a tensiones de entre 4 y 34 kV. Para circuitos de distribución,
13.2kV es el voltaje más utilizado, y 23 y 34.5kV son cada vez más populares en
áreas que tienen una mayor densidad de carga.
Una línea aérea típica es de aproximadamente 10-20 millas de longitud, con la
parte principal de la línea construida para operación trifásica. Los clientes que
requieren un servicio trifásico se suministran desde la línea principal o desde
tomas trifásicas de la línea principal. Los clientes que requieren servicio
monofásico se suministran desde la línea principal o desde tomas monofásicas
de la línea principal.
Una filosofía sana de protección para circuitos de distribución debe incluir lo
siguiente:
1. Las fallas permanentes deben interrumpir la menor cantidad de clientes
posible. La línea principal no debe estar permanentemente parada por
fallas en las tomas.
2. Deben establecerse requisitos de sensibilidad para las configuraciones o
etapas operativas de los dispositivos de protección de distribución para
promover la seguridad del personal, el público y las instalaciones del
sistema. Estos requisitos deben garantizar con alta probabilidad que todas
las fallas en los circuitos de distribución serán detectadas y despejadas
rápidamente.
3. La restauración automática de un circuito después de un disparo debido
a una falla debe ocurrir en la mayor medida posible. Esta práctica actúa
para facilitar la pronta restauración del servicio después de una falla
temporal. La experiencia ha demostrado que hasta 80-90% de las fallas
en las líneas de distribución aéreas son de naturaleza temporal.
Para cumplir con los criterios anteriores, los circuitos típicos de distribución aérea
se seccionan con numerosos dispositivos de interrupción de fallas. Los
transformadores de distribución que aprovechan las líneas para proporcionar
servicio a los clientes generalmente están protegidos con fusibles. Las tomas
fuera de la línea principal están protegidas con fusibles, interruptores
automáticos, y seccionadores. Los interruptores automáticos y seccionadores
también suelen instalarse en la línea principal. Típicamente, se instala un
disyuntor relevado en el terminal de línea en la subestación, aunque a veces
también se aplican interruptores automáticos en la ubicación del terminal. En los
últimos años, se han desarrollado y aplicado técnicas para aplicar nuevas
tecnologías para obtener un mayor nivel de automatización en los circuitos de
distribución con el fin de mejorar la confiabilidad del servicio.
12.2.2. LÍNEAS DE TRANSMISIÓN Y SUB TRANSMISIÓN
Las líneas de transmisión se usan para transmitir energía desde fuentes de
generación a las zonas de carga regionales o sistemas de potencia adyacentes.
Tales líneas operan en red para proporcionar la fiabilidad requerida. Las líneas
de transmisión normalmente no sirven para entregar carga directamente a los
clientes, excepto en algunos casos, cuando están económicamente justificadas,
para atender a los clientes que utilizan grandes cantidades de energía. Los
terminales de línea de transmisión están equipados con interruptores de circuito
con relé. Estos interruptores pueden usar aceite, gas o vacío como medio de
interrupción y aislamiento. Los objetivos de protección para las líneas de
transmisión deberían incluir lo siguiente:
1. Las fallas se deben eliminar tan rápido como sea posible para mejorar la
estabilidad transitoria del sistema de potencia, minimizar la perturbación
de voltaje y dañar los equipos.
2. Durante una condición de falla del sistema, deben dispararse solamente
los interruptores necesarios para aislar la falla, con el fin de minimizar el
alcance de la interrupción resultante.
3. Las líneas aéreas de transmisión se deben volver a energizar
automáticamente, luego de eliminar una falla para restaurar la línea al
servicio, si la falla es de naturaleza temporal.
4. La protección no debe restringir la carga de la línea a su capacidad
máxima de carga de emergencia a corto plazo, a la cual se opera.
Es deseable que todas las fallas en una línea de transmisión sean detectadas
por relés instantáneos para cumplir los objetivos ya mencionados. Sin embargo,
es aceptable que las fallas altamente restringidas sean detectadas y eliminadas
por acción de los relés de retardo de tiempo.
Las líneas de subtransmisión transportan energía a áreas de carga locales o
directamente a clientes más grandes. La protección para las líneas de
subtransmisión generalmente será una combinación entre la que se describe
para la transmisión y la de las líneas de distribución. Las aplicaciones de
protección específicas dependerán de la naturaleza del sistema asociado y de la
importancia de la línea de subtransmisión que se está protegiendo.
12.3. TÉCNICAS Y EQUIPAMIENTO PARA PROTECCIÓN DE LÍNEAS
Las técnicas de protección con relés disponible para toda protección de línea
incluyen lo siguiente:
1. Sobrecorriente instantáneo no direccional
2. Sobrecorriente de tiempo inverso no direccional
3. Sobrecorriente de tiempo definido no direccional
4. Sobrecorriente instantáneo direccional
5. Sobrecorriente de tiempo inverso direccional
6. Sobrecorriente de tiempo definido direccional
7. Equilibrio de corriente
8. Direccional de distancia – instantáneo o de paso o de tiempo inverso
9. Piloto con un canal de comunicación entre terminales (ver Capítulo 13)
Todos estos se emplean individualmente o en varias combinaciones para la
protección de línea tanto en fase como en tierra. Estos tipos de relés se tratan
en el Capítulo 6 y sus aplicaciones se tratan en este capítulo. El tipo de balance
de corriente compara las corrientes en líneas paralelas para detectar un
desequilibrio resultante de una falla en una línea. No es de uso general en los
Estados Unidos. Esto se debe a que no es aplicable a líneas individuales; debe
estar deshabilitado para operación de línea única; requiere interconexiones entre
los controles para las dos líneas, lo que no es deseable para la operación y la
prueba; y puede experimentar dificultades por una falla que involucre ambas
líneas paralelas.
Los interruptores automáticos son omnipresentes en los sistemas de potencia,
pero en las áreas de distribución, los fusibles, reconectadores y seccionadores
son de uso común. Sigue una breve revisión de estos.
12.3.1. FUSIBLES
La corriente nominal continua del fusible debe ser igual o mayor que la carga
máxima en un pequeño tiempo que pasará a través de él. Además, la capacidad
de interrupción simétrica del fusible debe ser igual o mayor que la corriente
máxima de falla. Se debe prestar atención a la tensión del sistema y al nivel de
aislamiento y la relación del sistema X/R. Los fusibles funcionan en una banda
de tiempo-corriente entre los tiempos máximos de eliminación y los tiempos de
fusión mínima (o daño). La diferencia es el tiempo de arco dentro del fusible.
El tiempo de fusión mínimo es importante cuando el fusible respalda aguas arriba
o sobre otros dispositivos. Los últimos dispositivos deben despejar la falla antes
de que pueda ocurrir daño térmico al fusible, como lo indica el tiempo de fusión
mínima.
Los tipos de fusibles utilizados incluyen expulsión, no expulsión y limitación
actual. Los fusibles tipo expulsión son el tipo más común de fusible utilizado para
aplicaciones exteriores montadas en poste. Los estándares se han desarrollado
a principios de la década de 1950 que clasifican los fusibles según la pendiente
de sus características operativas. Los fusibles se clasifican como "K" (rápido),
"T" (lento) o "N". Un beneficio de dichos estándares es que permite a las
empresas de servicios públicos adquirir y almacenar fusibles de diferentes
fabricantes y tener la seguridad de que sus características de operación estarán
dentro de los límites definidos.
12.3.2. RECLOSERS AUTOMÁTICOS DEL CIRCUITO
Comúnmente conocidos como reconectadores, estos son un tipo de
interruptores de circuito con controles autocontenidos para detectar
sobrecorrientes y fallas de circuito abierto, ya sea instantáneamente o con el
retardo de tiempo. Se pueden programar para iniciar la reactivación automática
del circuito (reconexión) a intervalos variables si la falla persiste y, finalmente,
para bloquearla.
Los reconectadores trifásicos pueden tener unidades de fase y de tierra. Los
reconectadores monofásicos no pueden tener sensores de tierra, sino que se
basan en la unidad de fase para las fallas de línea a neutro o de línea a tierra
que involucran la fase a la que están conectadas.
Los reconectadores monofásicos para borrar fallas monofásicas se pueden usar
en alimentadores trifásicos. La ventaja es que se puede mantener el servicio en
las fases sin falla. Sin embargo, generalmente se recomiendan reconectadores
trifásicos para evitar una fase simple de los motores trifásicos y la
ferroresonancia potencial, como se discutió en la Sección 7.9.
Los reconectadores están diseñados con controles hidráulicos y electrónicos.
Los reconectadores controlados hidráulicamente detectan sobrecorrientes por
medio de una bobina de disparo en serie, conectada en serie con la línea.
Cuando la corriente excede la capacidad de disparo de la bobina, un émbolo se
introduce en la bobina, lo que hace que los contactos del reconectador se abran.
Los reconectadores controlados electrónicamente son mas flexibles y más
precisos que los reconectadores controlados hidráulicamente, pero también son
más caros. El control electrónico puede ser ajustado fácilmente cambiando las
características de disparo de tiempo – corriente, ajuste mínimo de disparo, y la
secuencia de cierre del reconectador. El control electrónico también proporciona
una amplia gama de mejoras de accesorios para satisfacer las necesidades
específicas del usuario.
Los reconectadores están diseñados para usar aceite o vacío como medio de
interrupción. En los reconectadores de aceite, el mismo aceite se usa para la
interrupción del arco y el aislamiento básico. Los reconectadores de vacío utilizan
aceite o aire como medio de aislamiento básico.
Los reconectadores se utilizan porque su costo generalmente es menor que los
interruptores convencionales y los relés separados.
12.3.3 SECCIONADORES
Un mecanismo de aislamiento de circuito que no está calificado para interrumpir
la corriente de falla es un seccionador. Se abre cuando se desenergiza después
de enviar un número preestablecido de fallas aguas abajo. Se restablece
manualmente.
Los seccionadores se utilizan junto con reconectadores de respaldo o
interruptores, y cuentan las operaciones del dispositivo de respaldo durante las
condiciones de falla. El contador solo registra los recuentos cuando se detectó el
flujo de corriente de falta a través del seccionador antes de la operación del
dispositivo de respaldo. Después de un número determinado de conteos, según
lo seleccionado como parte de la configuración del seccionador, el seccionador
se abre para aislar la sección con falla de la línea cuando el dispositivo de
respaldo está en la posición abierta, y la sección de línea donde se encuentra el
seccionador está en un estado desenergizado. El objetivo es que el seccionador
permanezca cerrado en fallas temporales – el dispositivo de respaldo se
desconectará y volverá a cerrarse para restaurar la línea al servicio de tales fallas
antes de la apertura del seccionador. Para las fallas permanentes, el seccionador
reconoce que se han producido uno o más disparos después de que el
dispositivo de respaldo se haya cerrado, y luego se abre para aislar la porción
con falla de la línea. Después de que se abre el seccionador, el dispositivo de
respaldo se reconecta automáticamente para restablecer el servicio de esa parte
de la línea hasta la ubicación del seccionador. La aplicación de seccionadores
requiere que el dispositivo de interrupción de respaldo sea capaz de detectar
fallas en la zona de protección del seccionador.
12.3.4. INTERVALO DE TIEMPO DE COORDINACIÓN
El intervalo de tiempo de coordinación (CTI) es el intervalo de tiempo entre la
operación de dispositivos de protección en una estación cercana y los
dispositivos de protección en una estación remota para fallas remotas que los
dispositivos cercanos a la estación extralimitan. Por lo tanto, para estas fallas
remotas, los tiempos de operación de los dispositivos cercanos a la estación no
deben ser menores que la suma del tiempo de operación de los dispositivos
remotos y el CTI. Las fallas en la línea remota deben ser borradas por el
dispositivo de protección remoto y respaldados por los dispositivos cercanos a la
estación. Esto se ilustra en la Figura 12.1.
El CTI consiste en:
1. Interrupción de falla del interruptor o tiempo de eliminación de fallas,
típicamente 2–8 ciclos (0.033–0.133 seg).

Zona de protección
primaria para relés
en H, interruptor 7.
Zona de protección Zona de protección de
primaria para relés respaldo para relés en
en G, interruptor 5. G, interruptor 5.

(Falla máxima cercana)


(Falla máxima y mínima lejana de barra)
(Falla máxima cercana de barra)
(Falla mínima a fin de línea)
(Carga máxima de corto tiempo para
(a) fase, máximo desbalance con tierra)

(b)

(c)
Figura 12.1. Zonas de protección, requisitos de datos de fallas y curvas
de coordinación de tiempo para líneas de lazo típicas. Para distribución,
líneas radiales, la corriente fluye solo en una dirección; por lo tanto, las
zonas de protección, datos de fallas y curvas de coordinación de tiempo
son necesarias para una sola dirección: (a) corrientes importantes para
establecer el relé en G para el interruptor 5 para proteger la línea GH; (b)
coordinación con relés de sobreintensidad de tiempo inverso direccional;
(c) coordinación con unidades de distancia direccional.

2. Tiempo de sobrecarrera del relé(impulso): La energía almacenada en el


disco de inducción electromecánico o en el circuito de estado sólido
continuará funcionando después de que se elimine la energía de
iniciación. Típicamente, esto no es más de 0.03-0.06 segundos para
unidades electromecánicas; menos, pero no cero, para unidades de
estado sólido.
3. Margen de seguridad para errores o diferencias en el tiempo de operación
del equipo, magnitudes de la corriente de falla, relaciones CT, etc.
Los valores de CTI utilizados con frecuencia en el rango de coordinación de relés
es entre 0.2 y 0.5 segundos, dependiendo del grado de confianza o el
conservadurismo del ingeniero de protección-0.3 segundos, es el valor de CTI
frecuentemente utilizado.
12.4. FUNDAMENTOS DE COORDINACIÓN Y CRITERIOS DE AJUSTE
GENERALES
El '' problema de protección '' se describió en la Sección 6.3 (ver Figura 6.5). La
'solución de tiempo' se aplica a las líneas, ya que la protección de líneas puede
extenderse a líneas adyacentes, barras, transformadores, motores, etc. Los
ajustes deben garantizar que las protecciones de fase y tierra no operen en estas
áreas de superposición (respaldo), hasta que las protecciones primarias de fase
y de tierra asignadas a esa área tengan la oportunidad de eliminar la falla. El
ajuste del equipo de protección garantiza que se trata de un ajuste selectivo o
coordinación. Un dispositivo de respaldo que no debe disparar '' coordina'' con el
dispositivo aguas abajo que está más cerca de la falla. El dispositivo aguas abajo
que está más cerca de la falla y debe dispararse, '' coordina '' con el dispositivo
de respaldo que no debe dispararse. La Figura 12.1 ilustra la coordinación en
líneas de tipo anillo. La coordinación en los alimentadores o líneas radiales es la
misma, excepto que se mueve solo en una dirección: de la fuente de energía a
las cargas.
El objetivo es configurar la protección para que funcione lo más rápido posible
para las fallas en la zona primaria, pero retrasar lo suficiente las fallas en las
zonas de respaldo. Como en la Figura 6.4, los ajustes deben estar por debajo de
la corriente de falla mínima para la cual deben operar, pero no operar en
condiciones normales y tolerables. Ocasionalmente, estos requisitos
proporcionan márgenes muy estrechos o sin márgenes. Esto es especialmente
cierto en líneas de tipo anillo, para las cuales puede haber una gran variación en
las magnitudes de falla con la operación del sistema. Las corrientes de falla
pueden ser altas en períodos de carga máxima con toda la generación y líneas
en servicio, pero bastante bajas cuando el equipo se retira durante períodos de
carga ligera. El estudio de fallas debe documentar estos extremos. Cuando la
coordinación no es posible, se debe hacer un compromiso o se debe aplicar
protección piloto (ver Capítulo 13). Por lo tanto, la coordinación es un proceso de
"cortar e intentar".
Aunque hoy en día existen muchos programas de computadora para el análisis
de coordinación, todavía es importante que los ingenieros de protección
entiendan este proceso.
12.4.1. AJUSTE DEL RELÉ DE SOBRECORRIENTE DE TIEMPO DE FASE
Para las líneas, los límites térmicos generalmente están por encima de otros
factores que limitan la carga. La corriente de operación mínima (pickup de relé)
se debe configurar de modo que la operación no se produzca en la corriente
transitoria o la corriente de corta duración más grande que pueda tolerar el
sistema. Los factores clave a considerar son:
1. Carga máxima a corto plazo (ISTM): Es la corriente que el circuito puede
requerir para llevar durante emergencias o condiciones de operación
inusuales para intervalos que pueden ser de aproximadamente 1 hora o
más. Prácticamente, a menudo está determinado por la máxima flecha del
conductor permitida para mantener distancias mínimas.
2. Corrientes transitorias causadas por las operaciones de conmutación en
el sistema de potencia. Esto incluye las corrientes que se esperan durante
las condiciones de arranque en frío, cambios de potencia recuperables,
activación del transformador y arranque del motor.
La carga fría es un aumento de corto tiempo en la corriente de carga que ocurre
cuando un alimentador de distribución se vuelve a energizar después de una
interrupción. La carga del alimentador normal se basa en la diversidad, porque
no todos los clientes requieren carga máxima al mismo tiempo. Después de una
interrupción, esta diversidad se pierde momentáneamente, porque toda la carga
se energiza al mismo tiempo. La cantidad y duración es bastante variable,
dependiendo del circuito y la duración de la interrupción; por lo que la experiencia
histórica suele ser necesaria para documentar esto.
Se requerirá un pickup relé de sobrecorriente de fase de 1,25-1,5 veces la carga
máxima de corto período de tiempo o mayor para evitar el funcionamiento en
transitorios de corta duración con características de relé inversas. Los múltiplos
inferiores se pueden usar con los tipos extremadamente inversos o muy inversos,
ya que los tiempos de operación son muy largos, justo arriba del pickup. Las
sobrecorrientes transitorias pueden energizar los relés, pero desaparecen
debajo del pickup del relé antes de que se alcance el tiempo de operación. En
general, las características extremadamente inversas coinciden mejor con las
características de los fusibles y las curvas de arranque de motor y, por lo tanto,
son preferibles para la protección en las áreas de carga. Volviendo a la fuente,
los tipos menos inversos son aplicables.
12.4.2. AJUSTE DEL RELÉ DE SOBRECORRIENTE DE TIEMPO DE TIERRA
La corriente mínima de funcionamiento (pickup) debe ajustarse por encima del
desequilibrio máximo de corriente de secuencia cero que pueda existir y que
pueda ser tolerado por el sistema. Este desequilibrio suele ser el resultado de la
carga desigual de las tomas monofásicas entre las tres fases. Monitorear el
desequilibrio y cambiar las tomas se usan para mantener el desequilibrio mínimo.
Con esto, y a excepción de los problemas de coordinación con los fusibles, los
relés de tierra se pueden configurar mucho más bajos que los relés de fase para
una mayor sensibilidad a las fallas.
Típicamente, los taps de 0.5 y 1.0A se usan cuando el desequilibrio es bajo,
especialmente en los niveles de voltaje más alto.
12.4.3. AJUSTE DEL RELÉ DE SOBRECORRIENTE INSTANTÁNEO DE
FASE Y TIERRA
Las unidades de sobreintensidad instantánea (TI) funcionan sin retardo de
tiempo intencional, y generalmente en el orden de 0,015-0,05 segundos. Esto
requiere que se configuren para no sobrepasar ningún otro dispositivo de
protección. Una excepción es para el '' ahorro de fusibles '', discutido más
adelante.
Los principios fundamentales para configurar las unidades instantáneas con
referencia a la figura 12.1, interruptor 5 en la barra G, son:
1. Ajuste en kIfar bus max (IFmax en la figura). Si hay una toma o un reconectador
antes de la barra lejana, use la corriente máxima en ese dispositivo o
punto. k es típicamente 1.1-1.3. El valor depende de las respuestas de la
unidad de TI a una posible corriente de compensación total y al grado de
conservadurismo del ingeniero de protección.
2. Si este valor de ajuste actual es mayor que la falla máxima cercana a la
barra (vea IN en la Figura 12.1), se puede usar una unidad instantánea no
direccional.
3. Si este valor de ajuste actual es menor que la falla máxima cercana a la
barra (vea IN en la Figura 12.1), se requiere una unidad de sobreintensidad
instantánea direccional, o la configuración de TI debe aumentarse para
evitar el funcionamiento con un tipo no direccional.
En alimentadores o líneas radiales, sólo el criterio 1 es aplicable. El criterio 2 y 3
no son aplicables, porque no hay una corriente para las fallas detrás del
dispositivo de protección.
La corriente máxima que debe considerarse en el criterio 1 puede ser distinta del
flujo máximo de corriente para una falla en el bus remoto. Por ejemplo, en líneas
que tienen un acoplamiento mutuo considerable (líneas de doble circuito), puede
producirse un flujo de corriente máximo para establecer relés de sobreintensidad
instantáneos de tierra para una falla de línea en la línea adyacente. El
acoplamiento mutuo se analiza con mayor detalle más adelante en este capítulo.
La corriente crítica para ajustar los relés de sobreintensidad instantáneos
también puede ser una falla en el lado de baja en transformadores tomados de
la línea o corriente transitoria que puede existir durante oscilaciones de potencia
recuperables, arranque de carga en frío, energización del transformador o
arranque del motor. El criterio básico es que los relés de sobreintensidad
instantánea deben establecerse lo más sensibles posible, con la restricción de
que no debe funcionar en condiciones no predeterminadas o por cualquier falla
fuera de su zona de protección. Los ingenieros de protección deberían reconocer
que los relés instantáneos son una función de protección muy simple y altamente
valiosa, y se deben hacer todos los esfuerzos posibles para aprovechar sus
ventajas.
12.5. ALIMENTADOR DE DISTRIBUCIÓN, PROTECCIÓN DE LÍNEA RADIAL,
Y COORDINACIÓN
La empresa provee una estación de distribución o subestación, generalmente a
través de una o dos líneas de transmisión o subtransmisión, dependiendo del
tamaño y la importancia. En la Figura 12.2 se muestran dos suministros con dos
transformadores reductores. Esta disposición proporciona mayores posibilidades
de continuidad del servicio. Los secundarios alimentan barras independientes a
los que se conectan varios alimentadores radiales, con solo un alimentador por
transformador indicado en la figura.

Fuente #1 Fuente #2

Disparos Disparos
Fuente #1 Fuente #2

Alimentador radial Alimentador radial


para múltiples cargas para múltiples cargas

Alimentadores adicionales conectados como Normalmente cerrado


arriba Normalmente abierto
Figura 12.2. Una estación de distribución de fuente múltiple
En la Figura 12.3 se muestra una estación de distribución ampliamente utilizada,
con varios alimentadores desde una sola barra. Para cualquier disposición, un
alimentador típico, de los muchos conectados, se muestra en la Figura 12.3. Con
el suministro doble de la figura 12.2, las posiciones normales del interruptor son
las que se muestran. Los alimentadores izquierdos son alimentados por la fuente
1, y los alimentadores derechos por la fuente 2, con el interruptor Normalmente
Abierto (NO) entre ellos. Con una fuente o un transformador fuera de servicio,
por ejemplo, la fuente 2, la carga de una estación en la derecha puede ser llevada
por la fuente 1 mediante la apertura de todos los interruptores NC (Normalmente
Cerrados) de la derecha y cierre todos los interruptores NO (Normalmente
Abiertos). Esta es una carga adicional en el transformador de fuente 1; por lo
tanto, la clasificación puede aumentarse mediante combinaciones de aire y
aceite forzado según sea necesario.
Los TC están interconectados, como se muestra, para proporcionar una corriente
de falla solamente en el alimentador con falla y cero en el alimentador sin falla
para la operación de fuente doble o de una fuente.
El diferencial se muestra alrededor de los transformadores, pero esto podría
extenderse al interruptor del lado de alta si está ubicado en el transformador. El
87, el lado de alta 50/51, 51N, y los relés 151N neutros, todos disparan el lado
de alta directamente o por disparo de transferencia, dependiendo de los medios
de desconexión del lado de alta disponibles.

Otros
Carga P
alimentadores
Fuente similares

Carga W

Carga S
Carga M

Relés de la subestación de generación:


Zonas de protección primaria;
Entre el interruptor, el fusible para carga M y el reconectador R
Zona de respaldo;
Entre el fusible M de carga y el bus M de carga (no se muestra)
Entre el reconectador R y los fusibles P, S y W
Reconectador R:
Zona primaria;
Entre el reconectador y los fusibles en las cargas P, S y W
Zonas de respaldo;
Entre los fusibles en P, S, W y sus respectivos buses de carga (no se
muestran)
Fusibles en las diversas cargas:
Zonas de protección primaria;
Entre los fusibles de carga y los respectivos buses de carga (no se
muestra)
Zonas de respaldo;
Entre los respectivos buses de carga y las cargas (no se muestra)
Figura 12.3. Zonas de protección para un alimentador típico de distribución
Se puede obtener continuidad del servicio adicional interconectando un
alimentador de un bus a un alimentador fuera del otro a través de un
reconectador normalmente abierto, en algún lugar fuera de las líneas. Con una
pérdida de suministro a uno de los alimentadores, este reconectador NO se
cerrará en un intento de recoger la carga. Si todavía hay una falla en este
alimentador, el reconectador se desconectará y se desconectará. Este
reconectador no se muestra en las figuras.
Muchas veces, las corrientes de falla en los niveles secundarios de distribución
están determinadas esencialmente por el transformador de la subestación y las
impedancias del alimentador, las impedancias de la fuente del sistema de
potencia a menudo son muy pequeñas y prácticamente insignificantes. Por lo
tanto, los niveles de falla son relativamente constantes con los cambios del
sistema, excepto por la resistencia a fallas. Esta última situación es bastante
variable y puede ser muy alta hasta "infinita", especialmente para los
conductores caídos que no hacen contacto o que solo tienen una alta resistencia
de contacto con tierra.
Los fusibles son ampliamente utilizados para la protección de fase y tierra. Sin
embargo, solo reciben corriente de fase o de línea, mientras que los relés de
tierra funcionan con 3I0 corriente neutro. Afortunadamente, los fusibles se aplican
a circuitos radiales o alimentadores donde la corriente de línea es igual a 3I 0
(para una falla de fase a tierra, Ia=3I0). Tenga en cuenta que esto no es cierto
para las líneas en anillo. Por lo tanto, la coordinación de los relés de tierra con
fusibles puede requerir ajustes de relé de tierra esencialmente equivalentes a los
relés de fase. Los ajustes de relé de tierra alta también pueden ser el resultado
de un alto desequilibrio de carga de secuencia cero por una carga desigual de
fase a neutro o de fase a tierra.
Muchos sistemas de distribución son de cuatro hilos multi aterrados. En
consecuencia, un neutro (el cuarto cable en la distribución trifásica) está
conectado a la (s) tierra (s) del transformador de la subestación y transportado
junto con la (s) fase (s) del alimentador. Esto está ligado a la tierra en cada polo.
Las fallas en el polo generalmente son de fase a neutro, mientras que las fallas
en la línea son probablemente de fase a tierra. En cualquier situación, la mayor
parte de la corriente de retorno fluirá en el cable neutro porque está más cerca
de las fases; por lo tanto, una inductancia más baja. Por lo tanto, en la estación
aterrada al neutro del transformador, la mayor parte del retorno es por el neutro,
en lugar de tierra. La conexión del relé neutro tierra entre la tierra y las
conexiones de cable neutro proporcionará esencialmente una corriente de falla
de 3I0, pero esto puede ser muy pequeño, especialmente para las fallas remotas
del alimentador. La conexión del relé a tierra entre el neutro del transformador y
la conexión del cable neutro (cuarto) mide el desequilibrio de carga total y la
corriente de falla. Esto puede requerir una configuración de relé de tierra alta, a
menos que la carga se monitoree cuidadosamente.
Debido a que la configuración del relé de tierra requerida puede ser
esencialmente la misma que la de los relés de fase, la tendencia es omitir los
relés de tierra. Esto puede no ser deseable en casos de responsabilidad para los
cuales la ausencia de un relé de tierra puede sugerir una protección inadecuada.
Las zonas de protección para un alimentador de distribución típico se describen
en la Figura 12.3. La coordinación de los diversos dispositivos, donde la corriente
de falla es la misma o está relacionada con las conexiones del transformador, se
realiza de manera conveniente al superponer las características de tiempo-
corriente disponibles o un papel transparente de escala logarítmica. Estos se
pueden cambiar hasta que se obtenga una coordinación adecuada entre los
diversos dispositivos. Este método se usó para ejemplos de protección de
sobrecarga del transformador en el Capítulo 9 y en la Figura 12.5 en el siguiente
ejemplo.
12.6. EJEMPLO: COORDINACIÓN PARA UN ALIMENTADOR DE
DISTRIBUCIÓN TÍPICO
En la Figura 12.4 se muestra un alimentador de 13 kV típico de varias líneas en
una subestación de distribución. Esto se suministra desde una línea de 115 kV
a través de un transformador de 15/20/25 MVA protegido por un fusible en el lado
de alta. Solo uno de los cuatro alimentadores está ilustrado y es típico, con la
carga y protección de los otros alimentadores similares, pero diferentes. Los
valores de falla están en amperios a 13.09 kV para fallas sólidas en los lugares
mostrados.
Si comenzamos en el fusible del lado de alta, la configuración y coordinación de
la protección es la siguiente. La carga máxima para el nivel de 25 MVA es:
25,000
𝐼= = 125.5 𝐴 para 115 kV
√3 × 115
Sistema 115 kV
4340 MVAcc

Todas las corrientes en


amperios a 13.09 kV

Carga
Relés de
sobrecorriente de
fase y tierra

Carga

El fusible 125E fue seleccionado para el primario del banco de transformadores.


Su tiempo de funcionamiento cercano a 250 A es de 600 segundos, lo que debe
anular la carga en frío y los transitorios de magnetización inrush.
Las características del fusible se trazan en papel de coordenadas logarítmico
(Figura 12.5). La abscisa es amperios a 13 kV, por lo que el fusible 125E en el
circuito de 115 kV se traza en 115/13.09=8,79 veces las curvas del fabricante.
Por lo tanto, la corriente de fusión mínima de 600 segundos de 250A se convierte
en 250 x 8.79=2196 A para las corrientes equilibradas. La curva de línea
punteada de fusión mínimo, que se muestra a la izquierda, refleja el efecto de la
corriente de carga que precalienta el fusible.
Mientras que las fallas de fase a fase en el lado de 13 kV son 0.866 del valor de
falla trifásico (vea la Figura 9.20), la corriente en una fase en el primario es igual
que el valor de falla trifásica. Sin embargo, el fusible primario solo ve 0.577 de la
corriente secundaria en por unidad por fallas de fase a tierra de 13 kV (vea la
Figura 9.20). La curva de línea punteada a la derecha es la característica de
fusión mínima del fusible primario para fallas a tierra en el secundario. Para el
tiempo de funcionamiento de 600 segundos, 2196 × √3 = 3804 𝐴 es equivalente
a 2196 A para una falla de fase a tierra.
La curva límite de sobreintensidad de falla a través del transformador se traza
como se muestra. Esta área se trata en el Capítulo 9. Como se muestra, el
transformador está protegido satisfactoriamente contra el daño térmico.
125 E Fusible
Primario
Pre Falla 1ø a tierra
65T 100T calentamiento Mínima fusión
Fusible Fusible Mínima fusión

Recloser
560 A Fase

Recloser Relé de sobrecorriente de


280 A fase, Ajuste 9 TD 2
Tierra

Curva de daño
Relé de sobrecorriente
Tiempo en segundos

transformador
de tierra, Ajuste 4 TD 1

Recloser Instantáneo
560 A Fase
280 A Tierra

Eliminación
máxima
Fusión
mínima

Corriente en el secundario en A a 13 kV
Figura 12.5. Curvas típicas de coordinación de tiempo para el alimentador del
sistema de distribución de la Figura 12.4.
Los fusibles 65T y 100T seleccionados sobre la base de las cargas servidas
desde las tomas se muestran en la Figura 12.5 de las curvas del fabricante. La
curva izquierda es fusión mínima y la derecha es de eliminación máxima.
La carga máxima a través del reconectador es 230A. Se seleccionó un
reconectador con un índice de disparo mínimo de 560A fase, un poco más del
doble de la carga necesaria para anular la carga fría con un factor de seguridad.
La unidad de tierra está configurada a 280 A por elección. Las características de
tiempo para ambas unidades se trazan para las operaciones temporizadas y las
instantáneas a partir de los datos del fabricante.
La carga máxima a través del interruptor y los relés en el bus de 13 kV es de 330
A. Por lo tanto, la relación de CT de 400:5 dará una corriente secundaria de
330/80=4.13 A.
Los relés de sobrecorriente de tiempo extremadamente inversos proporcionan
una buena coordinación con los fusibles y el reconectador. La selección del tap
9 proporciona un pickup del relé de fase de 9 x 80=720 A, poco más del doble
de la carga máxima necesaria para anular una carga en frío. El relé de tierra se
establece en el tap 4 por elección. Esto proporciona un pickup primario de 4 x
80=320 A a 13 kV. Los ajustes de tiempo para el relé fase y de tierra
proporcionan un CTI de al menos 0,2 segundos por encima del reconectador.
Esto es satisfactorio cuando las curvas de tiempo del reconectador incluyen el
tiempo de interrupción de falla.
El disparo rápido e instantáneo con recierre es muy útil porque aproximadamente
el 80-95% de las fallas en los circuitos de cable abierto son temporales. Son
causados principalmente por el contacto momentáneo de árboles debido al
viento, o pueden ser inducidos por rayos. Con frecuencia, estas fallas se pueden
borrar y el servicio se puede restablecer rápidamente al desenergizar la línea
con el reconectador inmediato.
Para proporcionar este disparo instantáneo, las unidades de fase y de tierra se
pueden aplicar a los interruptores para complementar las unidades de tiempo.
Los reconectadores tienen una característica de tiempo-corriente rápida o lenta,
de la cual solo se puede usar una a la vez. Se pueden hacer varios intentos,
generalmente de uno a tres. El número y secuencia particular se basa en muchos
factores y experiencias locales.
Con referencia a la Figura 12.4, cuando se usa k=1.2, la unidad instantánea está
configurada para no operar por la falla 2 o la fase en 7357 A y la tierra en 6990
A. Esto no se muestra en la Figura 12.5, sino que sería una línea horizontal en
el relé, y el tiempo de despeje del interruptor a la derecha de los valores
operativos anteriores. En esta aplicación, los valores operativos no proporcionan
un margen grande sobre los valores máximos de falla para la falla 1; por lo tanto,
solo una sección corta de la línea tiene protección instantánea. Esto todavía se
recomienda, ya que proporciona un aclarado rápido para las fallas de cierre
intenso.
El '' ahorro de fusibles '' se usa para evitar operaciones de fusibles por fallas
transitorias y, por lo tanto, evitar interrupciones prolongadas para que los equipos
los reemplacen. Esto se logra mediante una segunda unidad instantánea
configurada para sobrepasar el fusible y, con la esperanza de eliminar fallas
transitorias antes de que el fusible pueda funcionar. Se intenta un recierre
instantáneo y, si tiene éxito, se restablece el servicio. La unidad instantánea está
bloqueada, lo que permite que el fusible elimine una falla continua. Una encuesta
de la industria realizada por el IEEE mostró que el 81% usa esto para las fallas
de fase y el 61% para las fallas a tierra.
Por lo tanto, para el ahorro de fusibles en el interruptor, como en la Figura 12.4,
las unidades instantáneas podrían configurarse para funcionar para la falla 2,
pero no para la falla 3, o a 5374 A en la fase, 4763 A en tierra (1.2 x falla 3). Sin
embargo, es importante que la unidad instantánea y el interruptor corten las fallas
antes de que el fusible se dañe (fundición mínima) o se rompa. La figura 12.4
muestra que el fusible 100T se dañará a aproximadamente en 5000 A después
de aproximadamente 0,03 segundos (1,8 ciclos a 60 Hz). Por lo tanto, el fusible
explotará antes de que se abra el interruptor; por lo tanto, el ahorro de fusibles
no es aplicable en el interruptor.
El ahorro de fusibles es aplicable al reconectador cuando opera en sus curvas
rápidas o instantáneas. Para las fallas en los laterales más allá de las fallas 4,5,
o 6, el reconectador se disparará y volverá a cerrar una o dos veces según lo
programado. Si la falla es transitoria y se borra, el servicio se restablecerá sin
una operación de fusible. Después de esto, el reconectador opera en sus curvas
lentas, y la falla se borra con el fusible adecuado en los laterales o mediante el
reconectador en busca de fallas en el alimentador.
Se podría utilizar un seccionador para el circuito lateral de la falla 2 en lugar del
fusible. Se abriría durante un período muerto para borrar una falla permanente
en su circuito después de, digamos, dos operaciones de falla fallidas por las
unidades instantáneas del interruptor.
La reconexión puede proporcionar una responsabilidad potencial en donde el
circuito puede ser contactado físicamente por personas, tales como líneas
caídas en o cerca del nivel del suelo. Hace muchos años, se informó sobre un
caso en el que un conductor cayó sobre una pila de madera y comenzó un
pequeño incendio. Cuando la compañía eléctrica llegó a la escena, se
sorprendieron al encontrar el cable enrollado en el suelo cerca de la madera,
pero no la víctima. Parecía que un transeúnte servicial había movido al conductor
durante el período muerto entre los ciclos de reconexión; muy afortunado, pero
muy arriesgado.
12.6.1 CONSIDERACIONES DE COORDINACIÓN DE DISTRIBUCIÓN
PRÁCTICA
Se encontrará que las prácticas de protección de distribución varían
considerablemente entre las utilidades. Esto se debe a la naturaleza del sistema
que se protege, a la experiencia operativa y a la filosofía histórica que se ha
desarrollado dentro de cada utilidad individual. Un área donde existen diferencias
es en la aplicación de la retransmisión de sobrecorriente instantánea. Dicha
aplicación implica un juicio para crear un equilibrio entre prevenir interrupciones
permanentes por fallas que son de naturaleza temporal y someter al alimentador
completo a interrupciones más momentáneas de lo necesario. Algunas
empresas han abandonado las prácticas de ahorro de fusibles debido a las
crecientes quejas causadas por el impacto de las interrupciones momentáneas
en equipos electrónicos sensibles. Otras utilidades mantienen una perspectiva
de que las ventajas de aplicar el disparo instantáneo de "ajuste bajo" para facilitar
el ahorro de fusibles superan las desventajas. Algunas de estas utilidades usan
un relé instantáneo de ajuste bajo en todos los alimentadores de distribución que
están bloqueados después del primer disparo, y un relé instantáneo de alto
ajuste adicional que está en servicio en todo momento. El relé instantáneo de
alto ajuste proporciona un despeje rápido para fallas de gran magnitud, lo que
ayuda a evitar daños al equipo y puede mejorar la coordinación, permitiendo que
se apliquen configuraciones más sensibles en dispositivos de protección que
están aguas arriba del interruptor de línea. También debe reconocerse que
cuando no se puede obtener el ahorro de fusibles por una falla máxima en la
ubicación del fusible, como se ilustra en el ejemplo anterior, el fusible aún se
puede guardar para algunas fallas que están aguas abajo del fusible o para fallas
en el ajuste que puede ser algo restringido. Esto es importante ya que las fallas
en la línea aérea rara vez están "atornilladas" y, en la gran mayoría de los casos,
tienen alguna restricción en la ubicación de la falla.
El recierre automático desempeña un papel muy importante en la restauración
inmediata de las líneas aéreas para dar servicio después de una falla temporal.
Ha sido una práctica común en algunas utilidades probar automáticamente una
línea de distribución hasta tres veces después de un disparo. El primer recierre
suele ser lo más rápido posible, con alrededor de 15 ciclos permitidos para la
extinción del arco. El segundo recierre automático estaba programado para
ocurrir en 15 segundos y el tercero en aproximadamente 145 segundos. Se
encontró que el retraso de 145 segundos en el tercer cierre presentaba un riesgo
de seguridad, ya que este período de tiempo relativamente largo era suficiente
en algunos casos para que las líneas caídas se consideraran completamente
desenergizadas y contactadas por personas en el área antes de que ocurriera el
recierre automático. Como resultado, algunas utilidades han cambiado su
programa de reconexión automática, de modo que el tercer cierre automático se
eliminó o se configuró para que ocurra en alrededor de 15 segundos. Los
operadores del sistema también deben estar alerta para no iniciar una prueba de
líneas cuando se desconoce la naturaleza de la falla y la seguridad del personal
de mantenimiento o del público puede estar en peligro.
El uso de dispositivos de protección basados en microprocesadores
programables se puede aplicar para mitigar algunos de los problemas
encontrados en la protección de los sistemas de distribución. Tales aplicaciones
se discuten más en el Capítulo 15. Además, se han desarrollado varias técnicas
para detectar conductores caídos, incluso cuando la restricción prácticamente no
hace fluir corriente de falla. La experiencia ha demostrado que muy poca
corriente de falla puede fluir cuando el conductor cae sobre superficies duras,
como caminos o aceras. Los dispositivos para detectar conductores caídos han
estado en la etapa experimental durante varios años. Los problemas de fiabilidad
relacionados con dichos dispositivos han provocado que la mayoría de los
servicios sean reacios a utilizarlos para iniciar un viaje del circuito. Las
implicaciones de seguridad pública de los conductores caídos energizados
siguen siendo una preocupación seria, y los esfuerzos para desarrollar técnicas
más confiables para detectar tales condiciones continúan y están garantizados.
Mientras tanto, uno de esos enfoques que se ha tomado para obtener una mejor
sensibilidad para detectar fallas a tierra es aplicar un conjunto de relé a tierra tan
sensible como sea posible, considerando el desequilibrio máximo que ocurre en
el circuito y con un retraso prolongado para permitir la coordinación con
dispositivos aguas abajo. El recierre automático se bloquea durante el
funcionamiento de este relé, ya que se indica la probabilidad de un conductor
caído. Dicha aplicación se hace más práctica con los sistemas modernos de
monitoreo que permiten un seguimiento y registro continuo del desequilibrio y
con una capacidad de ajuste adaptable que está disponible en los relés digitales
modernos.

12.7. GENERADORES DISTRIBUIDOS Y OTRAS FUENTES CONECTADAS A


LÍNEAS DE DISTRIBUCIÓN.
Varios tipos y tamaños de fuentes de energía están vinculados a los sistemas de
distribución para suministrar energía a los servicios eléctricos. Esta parte fue
discutida en el Capítulo 8, principalmente desde la perspectiva de la construcción
del generador.
Con la posibilidad de corriente para fallas de línea suministradas tanto por el
generador distribuido (DG) y la utilidad, la línea radial tiende a hacerse un tipo
del circuito para qué los relés direccionales podrían ser necesarios.
Para la figura 12.4, si una DG está conectada al circuito alimentador ilustrado
como se muestra, puede existir un problema por una falla en un alimentador
adyacente. La DG suministra corriente a la falla a través del alimentador y sus
relés de sobrecorriente no direccionales en el alimentador adyacente. Existe la
posibilidad de que el alimentador DG sin falla y el alimentador con falla puedan
dispararse.
Sin embargo, prácticamente, la contribución DG es a menudo bastante pequeña
en comparación con la de la utilidad. La gran contribución de utilidad requiere un
ajuste alto, y con características de relés de corriente de tiempo muy inversas
generalmente utilizadas, el tiempo de operación para la baja contribución de DG
a través de su alimentador es muy largo. Por lo tanto, los relés de tipo direccional
pueden no ser necesarios. Sin embargo, con una mayor proliferación de DG en
los circuitos de distribución, esto puede convertirse en una preocupación a lo
largo del tiempo. La contribución de la corriente de tierra de las DG también
puede disminuir la sensibilidad de la retransmisión en el interruptor de línea para
detectar fallas a tierra. Los ingenieros de protección deben estar alertas a estas
preocupaciones.
Es obligatorio, como se enfatiza en el Capítulo 8 y como se repite en este
capítulo, que todas las fuentes de poder distributivas se desconecten
rápidamente de la utilidad, siempre que haya una interrupción entre las fuentes
de utilidad y las fuentes de falta de utilidad.
Esto se puede lograr mediante relés de subtensión (27), sobretensión (59) y de
sobrefrecuencia (81/U, 81/O) en las unidades DG. Se deben proporcionar
disparos instantáneos en sobretensiones superiores a aproximadamente 125%
de los valores nominales, donde pueden producirse altos voltajes debido a
ferroresonancia en una isla aislada que incluye una fuente de generación. Se
requiere una configuración lo suficientemente alta para evitar disparos molestos.
Si la utilidad y su fuente de tierra se pueden separar de una DG sin conexión a
tierra, la DG y el sistema conectado pueden operar en un modo no conectado a
tierra. Un relé 59N conectado a través de conexión triángulo-estrellad con
conexión a tierra debe usarse para protección.
Cuando una DG puede convertirse en una isla con parte del sistema de utilidad,
para lo cual puede suministrar la carga, se requiere algún método de disparo
remoto de la DG. Una de las razones, entre muchas otras que se citan en el
Capítulo 8, es que la utilidad no puede restaurar su servicio sin daños potenciales
para la DG y los clientes conectados.
El reenganche automático instantáneo no se puede utilizar en circuitos con
fuentes DG. El reenganche debe hacerse en el terminal de la red pública solo
con la garantía de que la DG no está conectada o que no se requiere
sincronización. Como es apropiado, la unidad DG debe estar conectada o
resincronizada a la utilidad solo después de la seguridad de que la línea de
servicio público se ha restaurado permanentemente.
La aplicación específica para todas las conexiones DG debe coordinarse con la
utilidad, ya que cada una tiene sus propios requisitos.

12.8 EJEMPLO: COORDINACIÓN PARA UN CIRCUITO EN ANILLO

La coordinación de un circuito de un sistema es mucho más compleja y difícil.


Para cada falla, los relés que operan actualmente y que se sobrepasan a otros
relés serán diferentes de los de la corriente que opera los relés extralimitados.
La coordinación de un circuito de lazo es mucho más compleja y difícil. Para
cada fallo, el actual funcionamiento de relés que alcance otros relés será
diferentes de los de la corriente que opera el escapado de relés. Esto es además
de la variación en los niveles actuales por la operación del sistema. Por lo tanto,
la técnica de recubrimiento actual es muy difícil o imposible de usar. Se usará
una tabla de coordinación en el ejemplo. Debido a que la corriente de falla puede
fluir en cualquier dirección a través de la línea, se requieren relés de
sobrecorriente de tiempo de tipo direccional. Puede que no se requieran para
unidades de sobrecorriente instantáneas, pero a menudo se usan para la
uniformidad y posibles cargas futuras del sistema que podrían hacerlas
necesarias. La "dirección " de los relés direccionales normalmente se encuentra
en la línea que está protegida.

Un sistema de anillo típico se muestra en la Figura 12.6, los defectos


fundamentales que están documentadas para los varios interruptores en los tres
barras del circuito para tres fallas de fase.
FIGURA 12.6 Circuito típico de un lazo con múltiples fuentes. Corrientes de falla
trifásicas a 34.5 kV. El primer valor es la corriente máxima, el segundo valor es
la corriente mínima. Las condiciones mínimas de funcionamiento consideradas
fueron los generadores de las barras J y L fuera de servicio para carga ligera.
Las unidades transformador-generador tienen una protección diferencial rápida.
Se realizarán configuraciones típicas para los relés de fase. El ajuste de los relés
de tierra para el sistema es similar usando datos de falla de fase a tierra y valores
de activación de relé, como se describió anteriormente. En general, estos taps
serán la mitad o menos de los taps de relés de fase para la mayoría de los
sistemas.
Los relés de sobreintensidad de tiempo direccional se aplican en los interruptores
1, 3, 4, 6, 8, 9 y 10, con cada unidad direccional "mirando hacia la línea" u
operando cuando la corriente fluye hacia la sección de línea.

Alrededor del circuito, en el sentido de las agujas del reloj:

 Los relés en 3 deben coordinarse con los relés en 5 y 8.


 Los relés en 8 deben coordinarse con los relés en 10 y 12.
 Los relés en 10 deben coordinarse con los relés a 1, 2 y 3.

Alrededor del circuito, en sentido antihorario:

 Los relés a las 4 deben coordinarse con los relés a las 9 y 12.
 Los relés en 9 deben coordinarse con los relés en 5 y 6.
 Los relés a las 6 deben coordinarse con los relés a 1, 2 y 4.
Por lo tanto, se ve que en el sistema en anillo no son completamente
independientes. La configuración en ambos depende de la configuración de los
relés en otros circuitos (y sistema en anillo) de las diversas barras. En el ejemplo,
estos otros circuitos son los relés en los interruptores 1, 2, 5 y 12, y los
generadores en las barras J y L. Al establecer los relés alrededor del circuito, el
primer paso es determinar los ajustes y tiempos de operación para estos relés
Para simplificar el ejemplo, suponga que la configuración para estos es la
siguiente:

 Interruptor de relés de fase 1: En esta línea corta se utilizan relés piloto


con un tiempo de funcionamiento que no exceda 0.06 segundos.
 Interruptor de relés de fase 5: el tiempo máximo de funcionamiento para
el fallo 26 en la línea es de 0,24 segundos.
 Interruptor de relés de fase 12: el tiempo máximo de funcionamiento para
la falla 37 en la línea es 0.18 seg.
 Interruptor de relés de fase 2: el tiempo máximo de funcionamiento para
la falla 12 en la línea es 0.21 segundos
Al establecer relés alrededor de un circuito, una buena regla general es intentar
configurar cada relé para que funcione en menos de 0,20 segundos para la falla
de cerca y al menos 0,20 segundos más el CTI para la falla de barra lejano.
Donde las líneas de protección de los relés que se extienden desde la barra
remota tienen tiempos de operación más largos que 0.20 segundos, la
configuración debe ser la suma de ese tiempo máximo y el CTI. Para este
ejemplo, se usará un CTI de 0.30 segundos.
La información de coordinación del relé para establecer los relés alrededor del
circuito en el sentido de las agujas del reloj, comenzando arbitrariamente en el
interruptor 3, se documenta por conveniencia en la figura 12.7a. Con la carga
máxima de 200 A, se pueden usar CTs de 250:5. La carga máxima es entonces
200/50=4 A secundaria. Seleccione relay tap 6, que es 1.5 veces esta carga
máxima y da una captación de corriente de falla pico en el primario es de 6 * 50
= 300 A.
Curvas de relé de tiempo-sobrecorriente típico se ilustran en la figura 12.8 para
determinar el dial de ajuste de tiempo para la coordinación. En la figura 12.7a,
los tiempos de operación del relé 3 para el fallo 26 en las barras ubicadas al
extremo deben ser de al menos 0.24 + 0.30 = 0.54 segundos, asumiendo que
los relés en el interruptor 8 pueden eventualmente configurarse para funcionar
para el error cercano 26 a no más de 0.24 segundo. Para esta falla máxima (26),
relé 3 recibe 1064.6 A o 1064.6 / 300 = 3.55 múltiplo de su corriente de arranque.
De la figura 12.8, un marcador de tiempo de 1 proporciona un tiempo de
operación de 0.58 segundos en este múltiplo y, por lo tanto, coordinación. Los
tiempos de operación del relé 3 son para la falla mínima 26, 0,61 segundos
(1021,4 / 300 = 3,4 múltiplos), la falla de cerca máxima 12, 0,18 segundos
(5495,7 / 300 = 18,32 múltiplos) y la falla mínima de línea 26 A, 0,54 segundos
(1106.6 / 300 = 3.69 múltiple). Esta falla del extremo de línea no es una
preocupación de coordinación, porque para ella, el interruptor 6 está abierto. Con
relés direccionales en 3, la falla de bus 12 no está involucrada.
FIGURA 12.7 Información para configurar relés para la protección de falla de
fase, en el sentido de las agujas del reloj alrededor del anillo de la figura 12.6:
(a) datos para configurar relés trifásicos del interruptor; (b) datos para configurar
los relés de ocho fases del interruptor; (c) datos para configurar los relés de diez
fases del interruptor.
FIGURA 12.8 Curvas de relé de sobreintensidad de tiempo inverso típicas.
(Cortesía de Westinghouse Electric Corporation).
En este punto, muévase a la barra J para establecer los relés en el interruptor 8.
Los datos se muestran en la figura 12.7b. Con una carga de 150 A, se
recomiendan TC de relación de 200: 5. Con estos, la carga secundaria es de
150/40 = 3.75 A. El tap 5 proporciona un margen de 1.33 veces la carga máxima
y un arranque de corriente de falla primaria de 5 * 40 = 200 A.
En este caso, con el relé 3 operando a 0.61 segundos como mínimo para la falla
26, de lo anterior, el relé 8 no debería operar en más de 0.61 - 0.3=0.31 segundos
para la falla 26. El tiempo de los relés en 10 es desconocido, pero para el resto
en el bus L, el relé 8 para los fallos 37 debe ser de al menos 0.18+0.3=0.48 seg.
La falla máxima de cercado 26 es 4384 A, para proporcionar un múltiplo de 4384
/ 200=21.9. Para la falla de bus extremo 37, el múltiplo es 1481.8 /200=7.41. A
partir de las curvas de tiempo (consulte la Figura 12.8), el marcador de tiempo 2
proporciona 0,35 segundos para la falla de cerca y 0,56 segundos para la falla
máxima de la barra más alejada. Esto no coordina. Volviendo al relé 3 y
aumentando su marca de tiempo a 1.5, cambia los tiempos de operación a 0.25
segundos para la falla de cerca y 0.85 segundos para la falla máxima de la barra
remota. Esto es 0.5 segundos más largo que el relé 8. Continuando alrededor
del circuito a los relés en el interruptor 10, la carga de 150 A sugiere un CTs de
200: 5, dando una corriente de carga secundaria de 150 / 40=3.75 A. El tap 5
proporciona un margen de 1.33 más que la carga máxima, y una recuperación
de corriente primaria pico de 5*40=200 A. Para el error de cercano 37, el múltiplo
de relé es 4210.4 /200=21. Para la falla máxima de barra extremo 12, el múltiplo
es 1028.3 / 200=5.14. Los límites para el relé 10 son más cortos que 0.26
segundos (0.56- 0.30) para la falla de cerca y más de 0.55 segundos (0.25+0.30)
para la falla de bus lejano. El tiempo del dial es 1.5 solo cumple esto,
proporcionando coordinación.
Los números son confusos, por lo que la coordinación alrededor del anillo se
resume en la Figura 12.9. Los relés en la barra H se repiten para mostrar la
coordinación. Los tiempos entre paréntesis son los tiempos de operación para la
falla mínima del bus extremo y la falla del extremo de línea. Con los generadores
fuera de servicio en las barras J y L para la condición mínima, no fluye corriente
a través de los interruptores 10 y 6 para las fallas de los barras lejanas. Esto
cambia después de que se abren los relés alejada-barra 4 o 3, que proporciona
corriente de falla por 12d y 12a, respectivamente, las fallas del extremo de línea.
Es importante asegurarse de que los relés puedan responder a estas fallas del
extremo de línea; de lo contrario, no pueden borrarse.
FIGURA 12.9 Resumen de los ajustes del relé de fase alrededor del lazo en el
sentido de las agujas del reloj del sistema de la Figura 12.6. Las líneas
horizontales discontinuas representan protección de sobreintensidad
instantánea.
El circuito para esta condición de operación mínima se convierte en un circuito
de fuente única. Aunque la mayoría de los sistemas de distribución son radiales,
algunos son de este tipo de bucle de fuente única. También se usa en complejos
de plantas industriales donde hay varias áreas de carga separadas. La ventaja
es que cualquier circuito de una línea se puede quitar con el servicio disponible
para todas las cargas. En este tipo de sistema, donde la fuente está solo en el
bus H (ver figura 12.6), los relés en el interruptor 6 no necesitan coordinarse con
los relés en 1, 2 y 4, porque no tienen corriente para la falla 12 De manera similar,
los relés a 10 no necesitan coordinarse con relés en 1, 2 y 3. Las fallas en las
líneas, como en 12a y 12d, solo se pueden detectar después de que los
interruptores 3 o 4, respectivamente, se hayan abierto cuando existe la corriente
de falla al final de la línea. Por lo tanto, estas fallas se ''borran secuencialmente''.
La corriente de carga en estas líneas también sería cero, a menos que haya otras
derivaciones de línea. Como resultado, los relés instantáneos de dirección se
pueden aplicar en los interruptores 6 y 10 y se configuran con mucha sensibilidad
y por debajo de los valores de las faltas de fin de línea. Esto proporciona
''operación secuencial de alta velocidad'' para estos terminales. La siguiente fase
en el proceso de coordinación para el ejemplo del circuito es establecer los relés
4, 9 y 6 en sentido antihorario alrededor del circuito. Esto no continuará, ya que
los principios básicos han sido cubiertos.
En la mayoría de los sistemas reales, se debe prestar atención a las
posibilidades de varias líneas fuera de servicio y otras condiciones de
funcionamiento que puedan ocurrir. Sería deseable configurar todos los relés
para proporcionar una protección de respaldo completa sobre todas las líneas
remotas adyacentes. En el ejemplo, esto sería para que los relés en el interruptor
3 proporcionen protección para las fallas al bus L y salgan en la línea de carga 5
a cualquier punto de seccionamiento. Esto puede o no ser posible. La "entrada"
de corriente de falla por la fuente en el barra J tiende a reducir la corriente de
falla a través de 3 para fallas en la línea JL y en el barra L.
Las computadoras que proporcionan datos de fallas para muchas variables y
condiciones de operación también proporcionan una excelente herramienta para
establecer y coordinar relés. Varios de estos programas existen con diversos
grados de capacidad y sofisticación, y otros se desarrollan. Estos pueden ser de
gran valor para reducir el tiempo y el trabajo pesado de la coordinación manual,
y a menudo consideran más alternativas y condiciones de las que de otro modo
serían convenientes.
12.9 APLICACIÓN DE DISPARO INSTANTÁNEO PARA UN SISTEMA DE
LAZO
Cuando existe una diferencia razonable en la corriente de falla entre las fallas de
entrada y salida, las unidades instantáneas pueden usarse para proporcionar
protección rápida para fallas en la línea. Los fundamentos fueron delineados en
la Sección 12.4.3. Para el ejemplo de la figura 12.6 y el uso de la figura 12.7, la
unidad instantánea en los relés 3 se debe configurar en k veces la corriente de
falla máxima de bus distante de 1064.6. Usando k = 1.2, la configuración sería
1277.5A o 1278 A. Esto da una buena cobertura para la línea en comparación
con la falla cercana de 5495.7 A.
La cobertura porcentual no es lineal en un sistema de bucle como lo sería en una
línea radial, donde sería la cobertura

% cobertura instantanea=100
 ICI  I IT 
 ICI  I FB 
Donde I CI es la corriente de falta cercana, I FB la corriente de falla del bus
extremo, y I IT la corriente de ajuste instantánea de la unidad. Por lo tanto, para
el ciclo la cobertura será menor que el valor de:

 5495.7  1278 
100    95.2%
 5495.7  1064.6 
Posiblemente alrededor del 85-90%. Debido a que el ajuste de 1278 es mayor
que la corriente inversa o cercana al bus de 877.31, se puede usar una unidad
instantánea no direccional. Sin embargo, se requiere una unidad direccional en
el extremo opuesto, en el interruptor 6, a menos que I IT se establezca por encima
de 1.2 * 1065 = 1278 A.
Para el interruptor 8 en la barra J, configure la unidad instantánea en 1.2 * 1481.8
o 1778 A, y se aplicará un tipo no direccional.
Para el interruptor 9, configure la unidad instantánea en 1.2 * 1435.2 o 1722 A.
Debido a que la corriente del bus cercano es 1481.8A y ligeramente mayor que
la corriente del bus extremo, se puede usar un tipo no direccional, ya que el valor
es menor que el ajuste. Sin embargo, el margen para transitorios y errores es
menor, por lo que se debe considerar un tipo direccional.
Para el interruptor 10, configure la unidad instantánea 1.2 * 1028.3 o 1234 A.
Debe ser un tipo direccional, ya que la corriente cercana al bus es 1311 A. Un
tipo no direccional con un ajuste de 1.2 * 1310.6 o 1573 A podría ser aplicado
con buena cobertura de la línea.
Estas unidades de disparo instantáneas complementan la protección de
sobreintensidad de tiempo para proporcionar un funcionamiento rápido en parte
de las secciones de línea. Se muestran como líneas discontinuas en la Figura
12.9.
A menudo, estas unidades no llegan tan lejos como era posible en el ejemplo, y
ocasionalmente ofrecen protección limitada para la condición de falla máxima y
ninguna para fallas mínimas. Por lo tanto, su aplicación se vuelve marginal desde
el punto de vista de la cobertura de protección. Aun así, pueden proporcionar un
rápido despeje para las fallas cercanas más pesadas.
Los tiempos de funcionamiento de los relés de sobreintensidad de tiempo se
pueden reducir con unidades instantáneas coordinando en su punto de recogida,
en lugar de en el bus de lejos. En otras palabras, el CTI para el relevador 3 (vea
la Figura 12.9) se usaría en el punto de captación instantáneo, la línea
discontinua vertical a la derecha de 8. Esto se vuelve más difícil cuando el
alcance instantáneo de la unidad varía considerablemente con cambios de nivel
de falla cambios en el sistema. Esto se puede programar en los programas de
configuración de retransmisión de la computadora.

12.10 APLICACIONES DE LINEA CORTA


Como se discutió en la Sección 12.1, las líneas cortas que tienen un SIR alto son
bajas en millas o kilómetros, pero están mejor definidas eléctricamente para
propósitos de protección de sobrecorriente considerando los valores relativos de
las corrientes de falla cercana (CI) y de bus extremo (FB). La figura 12.10
muestra estas dos fallas. Una línea corta es cuando Z L es baja en comparación
con la impedancia de fuente Z S . Entonces, I CI casi iguala a I FB , y las diferencias
de magnitud actuales entre las dos fallas no proporcionan una buena indicación
para la ubicación de la falla. Para una línea larga, Z L es grande en relación con
Z S , para proporcionar una diferencia significativa y mensurable entre las dos
fallas.
Por lo tanto, para las líneas cortas, se debe usar una discriminación de tiempo
esencialmente fija para coordinar los relés en el barra G y los del barra H. En un
alimentador radial, esto significa que el tiempo de operación es el más grande
más cercano al extremo fuente y el mínimo en el extremo de carga.
En los sistemas de anillo, la coordinación es posible, solo cuando existe una
diferencia de magnitud significativa entre las fallas cercanas y lejanas alrededor
del anillo. Si la diferencia no proporciona los medios de compensación rápida
para fallas cercanas y disparos retardados para fallas en el extremo de la línea,
la coordinación alrededor de un circuito es imposible. En estos casos, se debe
usar protección piloto, con bastante frecuencia protección diferencial, para la
protección primaria. Este tipo se analiza en el Capítulo 13.
Los relés de sobreintensidad de tiempo pueden usarse para la protección de
respaldo, reconociendo que no se coordinarán en algún lugar alrededor del lazo.
Este punto de falta de coordinación debe seleccionarse en (1) un punto de
incidente de falla menos probable, o (2) un punto en el sistema donde se
produciría la perturbación mínima del sistema, o (3) ambos. Con protección de
piloto altamente confiable, rara vez se recurriría a la copia de seguridad para
protección.

Para fallas trifásicas:


1
I CI 
ZS
1
I FB 
ZS  ZL

FIGURA 12.10 Fallas cercanas y de barras extremas en la línea ZL que definen


líneas cortas frente a líneas largas.

12.11 RED Y SISTEMA DE RED SPOT


Áreas de carga de alta densidad, como las que existen en las principales áreas
metropolitanas, los edificios comerciales y los centros comerciales cuentan con
una red, de red de bajo voltaje suministrada por al menos dos fuentes de
suministro relativamente independientes. Los LTNs que abastecen a los distritos
comerciales de ciudades más grandes se abastecen de una gran cantidad de
transformadores de red que están conectados a múltiples circuitos de
distribución. Los LTNs son altamente confiables y están diseñados para soportar
múltiples interrupciones en su sistema de suministro sin sobrecargar. La red
secundaria funciona a baja tensión (es decir, 120/208 V), adecuada para el
suministro directo a los clientes. Las fallas en la red secundaria dan como
resultado valores de corriente de falla muy alta y se autodespejan, ya que, a un
voltaje tan bajo, los arcos no pueden sostenerse en el aire. Las fallas en la red,
por lo tanto, se queman y no requieren el funcionamiento de ningún dispositivo
de interrupción. Las redes Spot son subestaciones unitarias con dos
transformadores reductores, con primarios conectados a fuentes de energía
separadas. En ambos tipos, los secundarios se conectan a través de
interruptores automáticos o protectores de red en la red secundaria. La
protección está integrada en los protectores para (1) desconectar
automáticamente el transformador o circuito de alimentación de la red
secundaria en busca de fallas, (2) abrir el circuito cuando se pierde la fuente o
fuente de alimentación y (3) cerrarse cuando se restaura la fuente y la fuente del
sistema y los voltajes de red están dentro de los límites designados. Estas son
áreas altamente especializadas de diseño y protección, y más allá del alcance
de este libro.
12.12 PROTECCIÓN DE DISTANCIA PARA FALLAS DE FASE
Las características básicas y los fundamentos de los relés de distancia se han
cubierto en el Capítulo 6. Este tipo de protección se aplica casi universalmente
para la protección de fase de líneas a 69 kV y superior. La característica mho de
la figura 6.13b se usa con mayor frecuencia. Las principales ventajas son (1)
alcance fijo como función de la impedancia de línea protegida e independiente
del funcionamiento del sistema y niveles de falla en un rango muy amplio, (2)
capacidad de operar para corrientes de falla cercanas o inferiores a la corriente
de carga máxima, y (3) mínima o ninguna sobrecarga transitoria. Son más
complejos y costosos que los relés de sobrecorriente. Son aplicables a los
voltajes más bajos, pero no son ampliamente utilizados a excepción de
problemas especiales, como la carga y las magnitudes de la corriente de falla
juntas. Esto podría cambiar con la llegada de las unidades de microprocesador.
Se requieren un mínimo de dos zonas para la protección primaria debido a la
imposibilidad de determinar si la falla del bus distante está dentro o fuera de la
sección de línea. Ambas zonas operan instantáneamente, pero una (zona 2) es
retardada por el CTI, para proporcionar coordinación. Se utiliza un temporizador
fijo T2. Se ha acostumbrado durante muchos años aplicar una tercera zona hacia
adelante para proporcionar protección de respaldo para la (s) línea (s) remota
(s).
La práctica común en los Estados Unidos ha sido utilizar unidades de distancia
separadas para las diversas zonas de protección. Esto está en contraste con los
relés de distancia que usan una sola unidad de medición de distancia establecida
inicialmente para el alcance de la zona 1. Si la falla persiste, el alcance se
extiende al cambiar a la zona 2V después del retardo de tiempo T2, luego
después de T3 a la zona 3V. Ambos diseños proporcionan una buena protección.
Las unidades separadas proporcionan la comodidad de la redundancia porque,
para las fallas en el área de alcance primario de la zona 1, funcionarán las tres
unidades de distancia. Por lo tanto, las zonas 2 y 3 son una copia de seguridad
para la falla de la unidad de la zona 1. Los tipos conmutados no proporcionan
esta copia de seguridad, pero son más económicos.
Estas zonas y configuraciones típicas se ilustran en la figura 12.11. La figura
12.11a muestra las zonas en varias ubicaciones. Típicamente, la zona 1 está
configurada para el 90% (rango 85-95%) de la impedancia de línea de secuencia
positiva, zona 2 aproximadamente 50% en la siguiente línea adyacente, y zona
3 aproximadamente 25% en la línea adyacente más allá. Siempre que sea
posible, las zonas 2 y 3 proporcionan respaldo para todas las líneas adyacentes
en los tiempos de operación de T2 y T3.

FIGURA 12.11 Zonas de protección con relés de distancia: (a) gráfica de tiempo-
distancia; (b) Trazado de diagrama R-X.
La Figura 12.11b muestra los círculos operativos para las tres zonas en el bus
G, el interruptor 1 (línea continua) y en el bus H, el interruptor 2 (línea
discontinua), representados en el diagrama R-X. Las varias líneas se muestran
en sus respectivas posiciones r + jx. Los relés operan cuando la relación de
voltaje de falla a la corriente cae dentro de los círculos.
La impedancia de carga (ver Ecuación 6.2) normalmente cae en las áreas
generales mostradas.
En las líneas largas, donde los círculos de operación de mho grandes pueden
incluir las áreas de carga, se usan las características restrictivas ilustradas en la
figura 6.13c, figura 6.13d o figura 6.13e. Proporcionan un largo alcance en el
área de falla, con un alcance bastante restringido en las áreas de carga.
Los círculos operativos deben configurarse de manera tal que no operen en
ningún cambio de sistema desde el cual el sistema pueda recuperarse. Tales
oscilaciones ocurren después de una perturbación del sistema, como fallas,
pérdida repentina de generación o carga, o de operaciones de conmutación. Esto
se discute más adelante. Estas oscilaciones también pueden requerir la
aplicación de las características operativas restringidas.
La Zona 1 en cada extremo de la línea proporciona la protección más deseable:
operación de alta velocidad simultánea para el 80% del medio de la sección de
línea. Esto puede aumentarse al 100% solo con la transmisión piloto.
La protección de respaldo, como se sugiere en la figura 12.11, es ideal y rara
vez se puede obtener. En la práctica, la mayoría de los autobuses tienen
múltiples líneas de diferentes longitudes y con fuentes de alimentación en sus
extremos remotos. Un ejemplo típico se ilustra en la figura 12.12. Los relés en el
interruptor 1, línea de protección del bus G GH miran las líneas HR y HS
extendiéndose desde el bus H. Donde la línea HR es corta y la línea HS es larga,
la zona 2 configurada para 50% de la línea HR cubrirá solo un pequeño
porcentaje de línea HS. El ajuste para el 50% de la línea HS daría como resultado
una posible sobrealimentación y una mala coordinación con Z2 de la línea HR, a
menos que se aumentara el tiempo T2.

FIGURA 12.12 Protección para líneas múltiples y alimentación en un bus remoto

Este problema se multiplica con otras líneas de diferentes longitudes que se


extienden desde el bus H. Sin embargo, el alcance no será tan alto como se
indica debido al "efecto de alimentación". La corriente de falla de otras líneas
causará que los relés en 1 lleguen demasiado lejos. Este efecto se puede ver
considerando un fallo trifásico sólido en F. Con VF = 0, los relés en 1 reciben
corriente IGH, pero el voltaje G del bus es la caída ZGH * IGH + nZHS (IGH +
IHR). Por lo tanto, los relés a 1 '' ven '' una impedancia aparente de
Z GH I GH  nZ HS ( I GH  I HR )
Z aparente 
I GH
I HR
 Z GH  nZ HS  (nZ HS )
I GH

Este es un valor mayor en el tercer término, IHR / IGH (nZHS), que la impedancia
real, que es

ZGH  nZ HS
Como resultado, el relé 1, cuando se establece en un valor de la impedancia real
de la ecuación 12.3, no vería la falla F; en otras palabras, el relé 1 '' subalcance
'' como resultado de las contribuciones de falla de otras líneas conectadas al bus
H. El ajuste de los relés para el valor de impedancia aparente tiene el peligro de
sobrealcance y falta de coordinación cuando las alimentaciones son eliminadas
o cambiadas por operación del sistema.
El término de entrada puede ser bastante grande y también variable cuando una
gran parte de la falla actual es suministrada por otros circuitos. El alcance del
relé se acercará al bus remoto, pero no lo alcanzará completamente, por lo que
la protección primaria no se inhibirá. Esto es cierto para una línea de dos
terminales sin tomas de entrada, como la que se muestra en la figura 12.12.
El funcionamiento no deseado de los relés de distancia de la zona 3, aplicados
para la protección remota de respaldo durante las principales perturbaciones del
sistema, ha causado que se amplíe la magnitud del alcance de tales
perturbaciones. Grandes configuraciones óhmicas se han aplicado típicamente
a la zona 3 de retransmisión, para obtener la protección de respaldo deseada.
Las oscilaciones de potencia y las condiciones de bajo voltaje que a menudo
existen durante las perturbaciones del sistema dieron como resultado que la
impedancia vista por el relé de la zona 3 esté dentro de su característica
operativa durante un período de tiempo suficiente para que inicie una orden de
disparo. Tales experiencias han resultado en utilidades que restringen el uso o
el alcance aplicado a la retransmisión de la zona 3.
12.13 APLICACIONES DE RELE DE DISTANCIA PARA LÍNEAS DERIVADAS
Y MULTITERMINALES
Ejemplos de líneas de un solo toque se muestran en la Figura 12.13 y la Figura
12.14. Algunas líneas tienen múltiples toques (+3 o 4). Aunque estos pueden ser
económica o físicamente necesarios, siempre son más difíciles de proteger. Para
proporcionar protección, se requiere información considerable, como el tipo de
derivación (s) (ver Figura 12.13 o Figura 12.14).
FIGURA 12.13 Línea de derivación típica e información requerida para un
estudio de protección. Las corrientes son por una falla en el bus H.
Si los grifos son del tipo de la figura 12.13, entonces más allá de la información
normal para las líneas de dos terminales, la información resumida en la figura
debe ser suministrada u obtenida. Si se incluye un banco de transformadores
estrella-triángulo como parte del grifo, se requiere información que demuestre
cómo el banco está conectado a tierra. Sorprendentemente, esta información se
omite con mucha frecuencia en los diagramas de una línea de la estación.
Considere la línea de la figura 12.13; el tap T puede ser un transformador en o
cerca de la línea, de modo que ZTR sea la suma de la impedancia del tap y la
impedancia del banco del transformador. A veces, el tap ata a través de ZTR a
un bus, como se muestra en la figura. El grifo puede servir una carga, de modo
que la corriente de falla despreciable se suministra a través de él a fallas de línea,
o puede unirse a una fuente de falla en R, como se muestra. Otra variación se
ilustra en la Figura 12.14.

FIGURA 12.14 Línea de multiterminal donde la corriente de falla puede fluir en


un terminal por fallas internas.
Los fundamentos para establecer los relés de distancia en este tipo de líneas
para la protección de falla de fase primaria son los siguientes:
1. Configure la zona 1 para k veces la impedancia real más baja a cualquier
terminal remota para los circuitos de la figura 12.13, o para k veces la
impedancia aparente más baja para cualquier terminal remoto para el
caso especial de la figura 12.14, k es menor que 1, normal 0.9.
2. Configure la zona 2 para un valor mayor que la impedancia más grande,
real o aparente, a los terminales remotos.
3. El tiempo de la zona 2 (T2) debe configurarse de manera que no cause
un mal funcionamiento cuando un terminal está fuera de servicio y, por lo
tanto, hace que la unidad de distancia se sobrepase.
Por ejemplo, suponga que el interruptor de lado alto 3 existe en el grifo; por lo
tanto, los relés de distancia se aplicarán utilizando los CT y VT del lado alto en
el tap. Para una falla en el bus H, la impedancia real desde el lado alto del grifo
al bus H es

Z Ractual  Z1R  (1  n)Z1GH


Pero con la corriente de la estación G a la falla en H. Los relés de clavija ven

Z1R  (1  n) Z1GH  I1G


Z Raparente 
I1R (1  n) Z1GH

Cuando I1G / I1R es grande, lo que sería con una pequeña fuente de tap donde
I1R es muy pequeño en relación con I1G, ZR aparente puede ser bastante
grande y requiere ajustes largos de Z2, Z3. Cuando el interruptor G está fuera
de servicio o el interruptor 1 en G abre Z2, Z3 puede sobrepasarse
considerablemente. Esto puede ocasionar que la copia de seguridad de la zona
2 y zona 3 sea impracticable o requiera tiempos muy largos.
Para algunos arreglos de circuitos, estos requisitos pueden hacer que la
protección primaria sea bastante difícil o limitada. En la figura 12.13, considere
que el tap T está muy cerca del bus G, por lo que nZGH es pequeño y (1-n) ZGH
es grande, con ZTR muy pequeño. Luego, la zona 1 en el interruptor 1, el bus G
se debe configurar al 90% de (nZGH + ZTR), que es un valor muy pequeño en
comparación con (1- n) ZGH. Por lo tanto, la cobertura de alta velocidad de la
línea es casi insignificante.
Por otro lado, si el tap es un transformador de carga donde ZTR es alto en
relación con ZGH, la zona 1 en los interruptores 1 y 2 se puede configurar para
el 90% de la línea para proporcionar una buena protección de línea de alta
velocidad.
Si R es un grifo de carga en la figura 12.13, con fallas insignificantes de corriente
a línea, los relés de distancia (y sobrecorriente) no son aplicables en el interruptor
3 y básicamente no son necesarios, para los interruptores de apertura 1 y 2
termina el fallo de línea. El peor caso es un pequeño generador o fuente
conectada a R, lo suficientemente grande como para mantener una falla en la
línea, pero no lo suficientemente grande como para admitir los relés de detección
de fallas. En otras palabras, la impedancia a un fallo de línea del bus R es muy
grande y se aproxima al infinito.
Para el ejemplo en la figura 12.14, la corriente puede fluir fuera del terminal R
por una falla de línea interna cerca del bus H. Por lo tanto, los relés de distancia
o direccionales en el interruptor 3 ven el fallo interno como uno externo para
ninguna operación hasta que se haya abierto el interruptor 2.
En consecuencia, la protección de líneas derivadas y multiterminales es más
compleja y requiere datos específicos sobre las impedancias de línea, la
ubicación y el tipo de toma o terminal, y datos de fallas, con distribuciones
actuales para los diversos sistemas y condiciones de operación. La mayoría de
las veces, a excepción de los pequeños grifos de carga del transformador, estos
tipos de líneas se protegen mejor mediante la transmisión piloto.

12.14 FUENTES DE VOLTAJE PARA RELÉS DE DISTANCIA


Se requiere voltaje trifásico y proporciona cantidades de referencia con las
cuales se comparan las corrientes. Para los relés de distancia de fase, se pueden
usar transformadores de voltaje (VT) en estrella o abiertos, o dispositivos de
voltaje de condensadores de acoplamiento (CCVT) y conectarse al bus o a la
línea protegida. Ambos son ampliamente utilizados, y la decisión es económica,
así como el uso de CCVT en el lado de la línea para el acoplamiento de
radiofrecuencia para el piloto o transferencia de retransmisión de viaje.
Estas fuentes de tensión implican fusibles: primario y secundario para VT y
secundario para CCVT. Estos fusibles deben tener un tamaño generoso,
instalarse cuidadosamente y mantenerse en buen estado, ya que la pérdida de
uno o más voltajes de fase puede dar lugar a una operación de relevo no
deseada e indeseada. Cuando esto sea de gran preocupación, se pueden
agregar detectores de fallas por sobrecorriente para supervisar el circuito de
disparo de los relevadores de distancia. Para la pérdida de tensión en ausencia
de una falla real, las unidades de sobrecorriente no funcionarían. Las
desventajas son la necesidad de equipo adicional y la pérdida de la característica
de los relés de distancia que operan para niveles de falla inferiores a la carga
máxima.
Recientemente, los detectores que miden V0, pero no I0, se han utilizado para
supervisar los relés. Esto requiere fuentes de voltaje con conexión a tierra con
estrella en estrella.
12.15 APLICACIONES DE RELE DE DISTANCIA EN SISTEMAS
PROTEGIDOS POR RELÉS DE SOBRECORRIENTE DE TIEMPO INVERSO.
Los relés de distancia de zona 1 se pueden aplicar para proporcionar una
protección instantánea aumentada sobre la que se puede obtener mediante relés
de sobreintensidad instantáneos. Esto es especialmente útil cuando hay una
gran variación en el nivel de falla debido a cambios en el sistema y en el
funcionamiento. Los relés de distancia pueden proporcionar una cobertura
instantánea de casi 90% de la sección de línea, independientemente del sistema
y de los cambios de nivel de falla.
Para coordinar con las características de tiempo inverso existentes, un relé de
distancia de zona 2 se puede establecer en o a través de la sección de línea
adyacente, con un relé de sobreintensidad de inversión como temporizador. El
par de relé de distancia controla las unidades de sobrecorriente; es decir, el relé
de sobreintensidad no puede funcionar hasta que funcione el relé de distancia.
Esto permite establecer los relés de sobreintensidad por debajo de la carga
máxima. Por lo tanto, esta aplicación es valiosa cuando las corrientes de falla y
carga están muy juntas, o la carga máxima posible es mayor que la corriente de
falla mínima.

12.16 PROTECCIÓN CONTRA FALLAS A TIERRA PARA LÍNEAS


El procedimiento de ajuste y coordinación para los relés de tierra, tanto de
sobreintensidad de tiempo inverso como de sobreintensidad instantánea, es el
mismo que el discutido anteriormente para los relés de fase. Las tomas de relé
de tierra para las unidades de tiempo inverso se deben establecer por encima
del desequilibrio de secuencia cero tolerable en la línea, y se utilizan los datos
de falla de fase única a tierra. Estos relés están conectados para operar con
corriente de secuencia cero desde tres CT paralelos o desde un CT en el neutro
conectado a tierra.
En los sistemas de distribución, industriales y comerciales, en los que se usan
fusibles de línea, los relés de tierra que reciben 3I0 deben coordinarse con los
fusibles que reciben las corrientes de línea Ia, Ib e Ic. Aunque la corriente de
línea es igual a 3I0 en los circuitos alimentadores radiales, los fusibles deben
configurarse a valores más altos que la carga y un arranque de tiempo corto.
Esto puede requerir un alto ajuste del tap en los relevadores de tierra. El ejemplo
de la Sección 12.6 analiza las aplicaciones de retransmisión a tierra en estos
tipos de circuitos.
Para las líneas de transmisión y subtransmisión, generalmente de 34.5kV y más,
los sistemas suelen estar sólidamente conectados a tierra en muchas de las
estaciones; por lo tanto, son sistemas multiaterrados. El desequilibrio del sistema
en estos niveles tiende a ser bastante bajo. Los fusibles no se usan en las líneas;
por lo tanto, los relés de tierra separados se pueden configurar de forma muy
sensible en relación con los relés de fase. En esta área, se utilizan relés de
distancia al suelo o de sobrecorriente de tierra.

12.17 PROTECCIÓN DE DISTANCIA DE FALLAS A TIERRA Y


COMPARACIÓN DE SOBRECARGA DE DIRECCIÓN
Los relés de distancia a tierra no han tenido un amplio uso en los Estados Unidos
en el pasado. Esto parece inusual en vista de la aplicación común de relés de
distancia para fallas de fase y que la mayoría de las fallas (80-90) involucran
tierra. Sin embargo, las unidades de protección de distancia a tierra
electromecánicas eran más complejas que las unidades de fase, pero los tipos
de microprocesadores lo han simplificado, y estas unidades de distancia a tierra
modernas parecen ser más aplicables y de uso más amplio.
Los relés direccionales de sobreintensidad a tierra suelen proporcionar una
protección de falla a tierra bastante sensible y satisfactoria en sistemas
multirredondeados y son de amplio uso. La corriente de carga no es un problema
y, en líneas de transmisión, las configuraciones de 0.5-1.0A con 5A CT son
comunes.
En la Sección 6.6 se ha cubierto una breve revisión de la medición de la
impedancia de línea de secuencia cero. V0/I0 no proporciona una indicación
adecuada de la ubicación de la falla, por lo que se deben tomar varios medios
para proporcionar la medición y el funcionamiento de fallas monofásicas a tierra.
Aunque estas unidades se pueden configurar con impedancia de secuencia
positiva, la relación entre X0 y X1 debe programarse. Desafortunadamente, la
impedancia de línea de secuencia cero no es tan precisa como la impedancia de
secuencia positiva porque involucra variables e incógnitas en la impedancia de
retorno de tierra, impedancia de torre, pie de torre y resistencias de falla (arco).
En consecuencia, los relés de distancia a tierra tienen la ventaja sobre la
sobreintensidad instantánea de un alcance relativamente fijo, ya que su zona 1
está configurada para el 80-85% de la línea, en comparación con el 90% para
los relés de distancia de fase. Este alcance se ve afectado por la impedancia
mutua, pero esto rara vez es un problema grave para la zona 1. El efecto de la
impedancia mutua se discutió anteriormente en el capítulo.
Los relevadores de reactancia de tierra se han promovido durante mucho tiempo
para una cobertura mejorada de la resistencia a fallas, especialmente en líneas
cortas. Sin embargo, la resistencia a fallas, como se ve en los relés de tipo de
distancia, no es una resistencia pura, excepto en una línea radial o sin carga en
la línea. Con la carga fluyendo, la entrada fuera de fase a fallas de línea desde
los terminales remotos puede producir una impedancia fuera de fase aparente
muy grande. Esto se analiza con más detalle en la Sección 12.18 y se ilustra en
la Figura 12.15. Una impedancia aparente grande puede provocar la falla de
operación o la operación incorrecta de los relés en las secciones adyacentes.
Por lo general, los arcos de falla parecen ser una "colina de topo" (insignificante)
o una "montaña" (muy difícil de proteger). Se han realizado muchas operaciones
correctas de los relés de distancia a tierra porque los arcos de falla eran
pequeños en las líneas de transmisión (colinas molares). Sin embargo, ha habido
varias líneas de HV y EHV con fallas en el árbol midspan (montañas), para las
cuales los relés de distancia a tierra no respondieron adecuadamente. En varios
casos, estas fallas fueron despejadas por relés de sobrecorriente de tierra en
líneas adyacentes. Por lo tanto, la protección de distancia a tierra debe
complementarse con relés de tierra de sobrecorriente direccionales.
Las ventajas para los relés de sobrecorriente son (1) independencia relativa de
la carga, (2) generalmente un margen más grande entre las fallas cercanas y
lejanas porque el valor X0 de las líneas es cercano a tres veces X1, (3) sistema
bajo desequilibrio, (4) permite un alcance extendido cuando se abre el terminal
remoto, y (5) el nivel de corriente para fallas de tierra tiende a ser más constante
que para fallas de fase, porque los transformadores de fuente de tierra rara vez
se conmutan.
Quizás la razón más importante para el uso general de relés de sobreintensidad
para la protección de tierra es la práctica general de usar protección de piloto en
líneas de 115 kV y más. Como se ha indicado, la protección ideal es la operación
simultánea de alta velocidad en todos los terminales para el 100% de las fallas
de línea.

FIGURA 12.15 Línea típica y representación de la impedancia de falla: (a)


diagrama de línea única; (b) representación en diagrama R-X.
La reinstalación piloto proporciona esta posibilidad. Los relés de distancia a tierra
proporcionan protección simultánea de alta velocidad solo para el medio 60-70%
de la línea. Los relés de sobrecorriente a tierra son utilizables y brindan
protección bastante sensible en los sistemas piloto más ampliamente aplicados.
12.18 RESISTENCIA A FALLAS Y RELÉS
Las fallas de tierra en las líneas generalmente resultan como una descarga
disruptiva de los aisladores causada por la inducción de rayos o la falla de los
aisladores. La ruta actual para las fallas a tierra incluye el arco, la impedancia de
la torre y la impedancia entre la cimentación de la torre y la tierra (resistencia de
la base de la torre). Cuando se usan, los cables de tierra proporcionan un camino
paralelo al retorno de la tierra. Las fallas de fase en las líneas son a menudo el
resultado de un fuerte viento que balancea los conductores lo suficientemente
cerca como para que se arqueen.
Por lo tanto, existe la posibilidad de una resistencia a fallas significativa, con el
potencial de afectar o inhibir el rendimiento del relé. Los arcos son de resistencia,
los cables de tierra y de torre son impedancias complejas, y la resistencia de la
zapata de la torre es esencialmente resistencia. La resistencia del arco entre 70
y 20,000 A se ha expresado como
440 xl
Rarc  
I

donde l es la longitud del arco en pies y I es la corriente en el arco. Esto se puede


usar como RF en la Figura 4.12 a la Figura 4.15. Los arcos reales son variables,
tienden a comenzar en un valor bajo, se acumulan exponencialmente a un valor
alto, y luego el arco se rompe, volviendo a un valor inferior de resistencia. Un
valor típico de 1 o 2 V existe durante aproximadamente 0,5 segundos, con picos
de 25-50 V más tarde. La resistencia del pie de la torre en varias torres puede ir
desde menos de 1 V hasta varios cientos de ohmios. Con tantas variables, es
bastante difícil representar la resistencia a fallas con algún grado de certeza o
de forma realista.
Ha sido una suposición común que la impedancia de falla es toda resistencia y,
por lo tanto, se puede representar en un diagrama R-X como un valor horizontal,
como el que se muestra punteado en la figura 12.15b. Con este concepto, la
característica de reactancia, como se muestra en la figura 6.13f, se ha
promocionado como una excelente cobertura para grandes valores de RF y para
proporcionar más protección que una característica circular como el tipo de mho.
Si la caída de arco es realmente un factor importante, esta representación en el
diagrama R-X es correcta solo para un alimentador radial donde los relés de
distancia rara vez se utilizan, o para una línea de bucle descargada. Sin
embargo, las líneas de bucle generalmente llevan carga, por lo que VG y VH no
están en fase. La potencia real en un circuito, como GH, se transmite por la
diferencia angular entre los voltajes de fuente. Por lo tanto, cuando ocurre una
falla, las corrientes reales suministradas desde los dos extremos están
desfasadas. Por lo tanto, para los relés en el interruptor 1, estación G, la caída
de tensión medida incluye la caída de IHZF, que no se compensa porque solo el
IG circula a través del relé. Por lo tanto, el relé 1 ve (1) una impedancia más alta
que la impedancia real de la línea y ZF y (2) un componente reactivo aparente
incluso si ZF es resistencia pura. Como resultado, RF aparecerá como se
muestra, ya sea inclinado hacia arriba cuando VH conduce VG, o inclinado hacia
abajo cuando VG conduce a VH. Mirando desde H hacia G, el relé H verá una
impedancia más alta cuando VG conduce VH, y un valor más bajo cuando VH
conduce VG.
Por lo tanto, si VG conduce a VH en la figura 12.15, de modo que el mayor valor
aparente de RF se inclina hacia abajo, es muy posible que un fallo externo en el
sistema a la derecha del bus H tenga este valor de RF en el área operativa de la
unidad de reactancia de la zona 1 en G. A menos que se reduzca el alcance de
la unidad G reactancia de la zona 1, esta unidad sobrescribirá incorrectamente.
Por lo tanto, la unidad mho no se extralimitará para todas las condiciones
operativas prácticas que se han estudiado. Aunque las características de tipo
mho pueden proporcionar menos cobertura, es más seguro.
La inclinación de la RF aparente hacia arriba evitará el funcionamiento de ambos
tipos de características para fallas cercanas al punto de referencia. En el peor de
los casos, el subalcance por la inclinación y una magnitud mayor podría retrasar
el funcionamiento de la zona 1 hasta que el interruptor 2 en el bus H abra fallas
cerca del punto de referencia. Entonces RF se vuelve más casi horizontal y de
menor valor. Las unidades de Zona 2 y 3 proporcionan respaldo adicional. Con
la transmisión piloto, la resistencia a fallas parece ser menos importante, porque
las unidades de sobrealcance pueden operar en la mayoría de los valores de
impedancia que se encuentran prácticamente. La única excepción son las fallas
de árbol en las líneas de EHV, mencionadas anteriormente.
La práctica moderna del recorte mínimo del derecho de vía ha resultado en arcos
de 100 V o más en las líneas de EHV a medida que los árboles crecen en la zona
de degradación del gradiente de voltaje. Esto generalmente se produce durante
los períodos de carga pesada cuando la caída de la línea midspan es máxima.
Estos son difíciles de detectar. La mejor posibilidad es la detección mediante
relés de sobreintensidad a tierra sensibles. Los relés de distancia generalmente
son insensibles a estas fallas. El problema del árbol se minimiza mediante el
mantenimiento adecuado de los derechos de paso; sin embargo, aún se
recomienda protección contra sobrecorriente. El despeje de alta velocidad para
tales fallas altamente restringidas no es crítico, ya que los niveles de corriente
de falla asociados son bajos y no representan una amenaza significativa para la
estabilidad del sistema o del equipo.
12.19 DETECCIÓN DIRECCIONAL PARA RELÉS DE
SOBRECORRIENTES A TIERRA
Para sistemas de bucle multirrigido, las unidades de sobrecorriente de tiempo
inverso son direccionales. Las unidades instantáneas pueden necesitar o no ser
direccionales, dependiendo de la magnitud relativa de las corrientes máximas de
falla cercanas al bus y del bus extremo máximo. Los criterios se dan en la
Sección 12.4.3. Generalmente, las unidades direccionales separadas se utilizan
para controlar el par de las unidades de sobreintensidad de detección de fallas
o su equivalente en relés electrónicos. Se requiere una cantidad de referencia
con la que se puedan comparar las diversas corrientes de secuencia cero, para
determinar si la corriente de línea fluye hacia la línea (dirección de disparo) o
fuera de la línea hacia el bus (dirección de desconexión). Esta referencia se
conoce como la cantidad de polarización. La corriente o voltaje de secuencia
cero, o la tensión y corriente de secuencia negativa, se usa para la polarización
y la detección direccional.
El tipo más común es la polarización de corriente que utiliza 3I0 0 a partir de una
CT que está conectado en el neutro conectado a tierra de un transformador de
potencia estrella-triángulo de dos devanados. Los transformadores son como se
muestra en la Figura A4.2-1a y la Figura A4.2-1b. Polarización de tensión utiliza
3V0 a través de un transformador de tensión estrella-triángulo con conexión a
tierra, como se muestra en la Figura 4.4.
Ninguno de los otros dos devanados conexiones banco de transformadores en
la Figura A4.2-1 se puede utilizar para la polarización de corriente, como
corriente de secuencia cero no puede pasar de la misma barra N 0 a cualquier
sistema de fallas a través de los transformadores.
Con los bancos de transformadores de tres devanados de la figura A4.2-3, un
solo CT en la estrella con neutro aterrado de diagramas 'a' y 'c' puede
proporcionar polarización similar a los dos devanados de bancos estrella-
triángulo a tierra. Para bancos tipo B, CTs con relaciones inversamente
proporcional a la relación de voltaje y conectados en paralelo se puede utilizar.
Las conexiones se muestran en la Figura 12.16. Esto proporciona la polarización
para los relés de protección a tierra tanto en alta (H) y los sistemas de baja (M).
Para fallas a tierra en el sistema de alto voltaje (H), corriente de secuencia cero
fluye hacia arriba de la izquierda neutral y es igual a la suma de la corriente del
sistema (M), de baja tensión que fluye hacia abajo de la derecha neutral y circula
en la terciaria (bobinado L). Para faltas a tierra en el sistema de baja tensión (M),
corriente de secuencia cero fluye hacia arriba de la derecha neutral y es la suma
de la corriente de alta tensión (H) hacia abajo de la izquierda neutral y la corriente
que circula en el terciario (bobinado L). Sobre una base por unidad, la corriente
neta de la Paralelo CTs está siempre en la misma dirección y equivalente a la
que circula en la terciaria. Una alternativa a los dos TCs en Paralelo es utilizar
una simple CT dentro de la terciaria, tal como se muestra. Por lo general, este
terciaria TC no está disponible a menos que se especifique.
Es muy importante asegurarse de que los TC de polarización no se saturen con
fallas bastante elevadas cerca de la subestación. En la figura 12.16, la relación
inversa requerida puede dar lugar a una baja relación en un lado con capacidad
y la saturación potencial.
Además, los problemas se han traducido en paralelos neutrales de diferentes
bancos de transformadores para la que los jardines están vinculados a la estera
del suelo en diferentes lugares. La diferencia de voltaje a través de la esterilla
puede causar la saturación del TC.
FIGURA 12.16 Polarización direccional de un banco de transformador de tres
devanados.
Ha habido varios casos de error de operación, resultando en cambios de fase y
distorsión de la onda, por la saturación de uno o más neutros de los TC. Incluso
con las bajas cargas de relés de estado sólido, longitudes largas de plomo
pueden causar problemas de saturación de TC. TC al neutro de buena calidad
son los más importantes para que cuando es necesario el uso de una proporción
baja, el TC todavía tiene la capacidad adecuada.
Si una carga o una fuente de falla está conectado a la terciarias tres CTs, uno en
cada devanado y conectados en paralelo, puede ser requerido para cancelar de
secuencia positiva y negativa para proporcionar solamente 3 I0 actual de
polarización. La validez de los flujos de corriente anteriores se comprueba
fácilmente de la red de secuencia cero dado en la Figura A4.2-3.

12.20 PROBLEMAS DE POLARIZACIÓN CON AUTOTRANSFORMADORES


El neutro del autotransformador rara vez es utilizable para la polarización. Para
un autotransformador neutro a tierra sin terciaria, la corriente de secuencia cero
pasa a través del autotransformador, y la corriente en los reveses neutros para
fallas en los dos lados. Por lo tanto, el neutro no es adecuado para la
polarización.
Para autotransformadores sin conexión a tierra con un terciario, de secuencia
cero pasa a través del banco, y la corriente que fluye en el terciario invierte para
fallos en los dos lados. Por lo tanto, la terciaria no es adecuada para polarización.
Para los autotransformadores conectados a tierra más comunes con terciaria, un
ejemplo se da en el capítulo 4 (véase la Sección 4.12). La expansión de esto en
términos generales proporcionará el criterio para el uso de estos
autotransformadores para la polarización de relésde protección a tierra. Las
redes de transformadores y cero de secuenciación se muestran en la
Figura 12.17. Para un fallo de fase a tierra en el lado de alta (H) (véase la
figura12.17b), las corrientes que se muestran son los valores de secuencia cero
por unidad. Con I0H en amperios en kVH, las corrientes a través de los
autotransformadores son
devanado H : kI OH A en KVH
kVH
devanado M : pI OH A en KVM
kVM
kVH
devanado L : 1  p  I OH A en KVL
3kVL

Esta es la corriente en el interior del delta devanado terciario. Los amperios


siguen las leyes de Kirchhoff, por lo que la corriente hasta el neutro es

 kV 
I N  3  kI OH  pI OH H 
 kVM 
 kV 
I N  3I OH  k  p H  A
 kVM 
(12.7)
Al examinar la ecuación 12.7, vemos que los factores de distribución k y están a
menos de 1, normalmente k es mayor que pag, y la relación de voltaje kV H = kV
METRO es mayor que 1. Así, pagkV H = kV METRO puede ser mayor que k,
igual a k, o menos de
k para un autotransformador específico y sistema conectado. Por lo general, el
producto es mayor que k, así que eso yo norte es negativo y la corriente circula
por el neutro.
Consideremos ahora un fallo de fase a tierra en el de baja tensión (M) de
bobinado. Esto se muestra en la Figura 12.17c. Con yo 0 L en amperios en kV
METRO, las corrientes a través de los autotransformadores son
kVM
devanado H : tI OL A en KVH
kVH
devanado M : sI OL A en KVM
kVM
devanado L : 1  t  I OL A en KVL
3kVL

Esta es la corriente en el interior del delta devanado terciario. Sin embargo, por
las leyes de Kirchhoff, la corriente hasta el neutro es
 kV   kV 
I 'N  3  sI OL  tI OL M   3I OL  s  t M  A
 kVH   kVH 
(12.8)

FIGURA 12.17 Planta retransmisión de polarización direccional de un banco de


autotransformador conterciaria (con conexión a tierra CT neutral rara vez
utilizable para polarizar): (a) Diagrama de tres fases que muestra posibles CTs
polarizantes; (B) la red de secuencia cero y la distribución actual de lado alto de
fallo (H); (C) la red de secuencia cero y de distribución de corriente para el medio
de falla (bajo).
En esta ecuación, los factores de distribución s y t son menos que 1;
normalmente s es mayor que t, y kV M = kV H es inferior a 1. Como resultado, la
relación t ( kV M = kV H) siempre será menor que s, así que eso yo 0 norte
siempre es positivo y la corriente es el neutro.
Con la alta probabilidad de corriente de neutro que fluye hacia abajo para fallos
del lado de alta y para los fallos de lado bajo (M), el neutro no es una referencia
de polarización fiable. En una situación dada para que la corriente no fluye hasta
el neutro para el fallo del lado de alta, se debe tener cuidado de que esto es
correcto para todos los posibles variaciones de la impedancia del sistema de baja
tensión,Z0M. Conmutación o cambios durante el funcionamiento podrían dar lugar
a una inversión de la corriente neutra.
Por lo general, la corriente autotertiary es en la misma dirección para alto o
sistema de baja tensión faltas; Por lo tanto, puede ser utilizado como una
corriente de polarización. Como se muestra en Figura 12.17, uno mide los CT I o
corriente circulante. Si la carga está conectada o un generador de atado en este
terciaria, se requiere un CT en cada uno de los tres devanados, con los
secundarios en paralelo, para cancelar la secuencia y de alimentación positiva y
negativa solamente 3Io para la retransmisión.
Sin embargo, tal como se documenta en el capítulo 4, el terciario Io actual puede
invertir para faltas en un lado del banco, con lo que la inadecuada terciario para
polarizante. La inversión se produce cuando una parte relativamente pequeña
autotransformador MVA, con una rama negativa en el circuito equivalente, está
conectado a un sistema muy sólidamente conectado a tierra. En otras palabras,
en la figura 12.17b, si ZH es negativo y más grande que Z 0M, la corriente ( l0H
será negativo, una inversión de la corriente terciaria. Del mismo modo, en la
figura 12.17c, si Z es negativo y más grande que Z0H, actual en el terciario ( lt) I0L
es negativo, para invertir la corriente terciaria. El circuito equivalente valor
negativo, ya sea para ZH o ZOH es pequeño en la base del transformador, pero
puede llegar a ser grande y significativo cuando se transfiere a la base a mayor
sistema, donde cualquiera Z0M o Z0H del sistema interconectado es pequeño
debido al aterramiento.
Tensión de secuencia cero se puede utilizar para polarización, pero puede ser
bastante pequeña. Por lo menos, no se invierte. Los equivalentes del sistema
Z0M y Z0H siempre son positivos, y el voltaje de secuencia cero en los terminales
de banco se componen de las gotas a través de estas impedancias. Tal vez, un
gran condensador en serie podría causar un problema en esta área, pero esto
no se ha experimentado.

12.21 LIMITACIONES DE LA TENSIÓN DE POLARIZACIÓN


La corriente de polarización se prefiere cuando está disponible y se puede
utilizar. Polarización de tensión con 3V0 se puede utilizar en los terminales con o
sin un banco de puesta a tierra. En las estaciones con bancos de
transformadores grandes, sólidamente puestos a tierra, los niveles de 3V0 deben
verificarse para las fallas remotas para asegurar la magnitud adecuada. Esta
preocupación con la tensión de secuencia cero se ilustra en la Figura 12.18.

FIGURA 12.18 Perfiles de tensión típicos de V2 y 3V0 para fallas a tierra.


Con un máximo de 3V0 en la falla, el valor en un banco de tierra puede ser
bastante pequeño. ZT del transformador es pequeño debido al banco grande, y
Z0 de las líneas es grande debido a la distancia y al factor ± 3Z1. Las unidades
de Relés direccionales a tierra modernos son muy sensibles, por lo que este
puede no ser un problema, a menos que las largas líneas o los ajustes se realizan
bien en las líneas adyacentes remotas.

12.22 DOBLE POLARIZACIÓN PARA RELÉS DE TIERRA


Una práctica común es utilizar la polarización de corriente y tensión en forma
conjunta. Muchos relés de tierra son de ''doble polarización''. Algunos utilizan dos
unidades direccionales separadas, una polarizada por tensión y la otra
polarizada por corriente. Operan en paralelo, de manera que cualquiera de ellos
puede liberar las unidades de sobrecorriente. Otros diseños utilizan un circuito
híbrido, con una unidad direccional que puede ser energizada por corriente o
tensión, o ambos. Estos tipos ofrecen flexibilidad de aplicación a diferentes
partes del sistema.

12.23 SENSADO DIRECCIONAL A TIERRA CON SECUENCIA NEGATIVA


Una excelente alternativa es el uso de secuencia negativa para operar la unidad
direccional. La corriente residual (3I0) todavía se utiliza para los elementos de
sobrecorriente de detección de fallas, con V2 e I2 para la unidad direccional. Esto
es aplicable en general, pero es particularmente útil en las estaciones de
autotransformación, con problemas, como se discutió anteriormente, y donde la
inducción mutua está involucrado, como se discute en Sección 12.24.
También es aplicable en las estaciones donde sólo los TT en triángulo abierto de
salida o donde los TT están disponibles sólo en el lado opuesto de los
transformadores de potencia estrella-triángulo. En estas circunstancias, no hay
polarización de corriente ni de tensión disponible.
Las unidades de secuencia negativa son fáciles de verificar en campo para las
conexiones correctas y un funcionamiento sin problemas con los relés
conectados en circuitos neutros. Intercambiando dos fases a la corriente de
secuencia negativa, o un filtro de tensión, o las entradas se produce operación
positiva en tensiones equilibradas o corrientes de carga.
Las cantidades V2 e I2 para fallas a tierra son generalmente inferiores a 3V0 y 3Io
y debe ser verificada, y V2 puede ser menor o mayor que 3V0, como se indica en
Figura 12.18. La experiencia general indica que, en la mayoría de los casos, los
valores de V2 y I2 son suficientes para operar los relés sensibles disponibles.
Estudios de fallos en computadora deben ser programados para incluir estos
valores de secuencia negativa, y este método de polarización tiene un mérito
considerable en los sistemas de potencia actuales.

12.24 ACOPLAMIENTO MUTUO Y RELEVAMIENTO A TIERRA


Acoplamiento de secuencia cero entre líneas que son paralelas en parte o la
totalidad de su longitud puede inducir información falsa en el circuito sin falla y
causar problemas de protección en ambos. La impedancia mutua Z0M puede ser
tan alta como el 50-70% de la su propia impedancia Z0. Para revisar este efecto,
la figura 12.19 muestra el caso general de circuitos paralelos.

FIGURA 12.19 Ejemplo general de líneas en paralelo con el acoplamiento mutuo:


(a) acoplamiento mutuo de líneas; (b) la red equivalente para (a).
Las caídas de tensión son

VGH  Z0GH I 0GH  Z0M I 0 RS (12.9)

VRS  Z0 RS I 0 RS  Z0 M I 0GH (12.10)

Para el análisis de la red, estas ecuaciones para la red equivalente mostrada en


la Figura 12.19b pueden ser usadas. El transformador ideal o perfecto con una
proporción 1: 1 se utiliza, por lo que la mutua Z0M está en ambos circuitos, pero
aislado de conexión eléctrica directa. Las caídas a través de este equivalente
son las mismas que los de la ecuación 12.9 y la ecuación 12.10.
Si están en paralelo tres o más líneas, habrá una Z0M valor entre cada par.
Ese valor multiplicado por la corriente respectiva en la línea acoplada se agrega
a la Ecuación 12.9 y la Ecuación 12.10. Transformadores ideales adicionales con
el respectivo Z0M valores deberán ser añadidos a la red equivalente mostrada en
la figura 12.19.
Las líneas GH y RS pueden estar en el mismo o diferente nivel de voltaje. Con
Z0M determinado en ohmios a partir de la fórmula de Carson, modificado para la
secuencia cero, el valor por unidad de la ecuación 2.15 es:

MVAbase  Z 0 M (ohms)
Z0M  pu (12.11)
kVG kVR

Donde la línea GH opera a kV GR y la RS a kV R. Si ambas líneas están a la


misma tensión, el término inferior es (kV^2), como en la ecuación 2.15.
Muy a menudo, las líneas en paralelo se encuentran conectadas en uno o ambos
terminales. Estos circuitos y sus redes equivalentes se muestran en la Figura
12.20 y Figura 12.21.
Cuando las dos líneas entre barras y acoplados (ver Figura 12.21A) tienen la
misma impedancia Z0GH, la impedancia equivalente entre la barra G y H de la
figura 12.21B será
1
Z eqGH  Z 0 M   Z 0GH  Z 0 M 
2
(12.12)
1
Z eqGH   Z 0GH  Z 0 M 
2
Si Z0M = 0.7 Z0GH, entonces, ZeqGH = 0.85 Z0GH.
Por lo tanto, con corrientes que fluyen en la misma dirección, el acoplamiento
mutuo aumenta la impedancia entre las dos barras, que sería 0.5 Z0GH, sin la
inductancia mutua.
La discusión anterior ha enfatizado el acoplamiento mutuo por secuencia cero
solamente. Hay un acoplamiento por las corrientes de secuencia positiva y
negativa, pero este efecto de inducción suele ser inferior al 5-7% y, por lo tanto,
tiene un efecto insignificante en la protección. Como resultado, las unidades
direccionales de secuencia negativa generalmente se pueden aplicar para la
correcta detección direccional.

FIGURA 12.20 Líneas paralelas transportados en un terminal: (a) líneas mutuo-


acopladas; (B) la red equivalente para (a).
En los sistemas que se muestran en la figura 12.22, la red de secuencia cero
para el sistema de línea GH está aislada eléctricamente de la del sistema RS de
línea. El acoplamiento electromagnético actúa como un transformador, de modo
que la corriente en una línea tiende a circular la corriente en la línea acoplada.
Una falla a tierra en o cerca de un extremo hará que las corrientes fluyan como
se muestra. En la línea con falla GH, la corriente hacia arriba de los dos neutros
y hacia fuera en la línea está en la dirección de operación para los relés
direccionales de tierra tanto en G como en H.

Deben operar para abrir los interruptores en G y H. Antes de eso, la corriente


I0RS es inducido en la línea RS. La unidad direccional en S operará cuando la
corriente esté subiendo por el neutro y salga a la línea. La unidad direccional en
R también funciona, ya que la corriente hacia adentro y hacia abajo del neutro
equivale a subir y salir en la línea. La magnitud puede ser lo suficientemente
grande como para operar las unidades de sobrecorriente, con el resultado de
que cualquiera de los interruptores en R o S, o ambos, pueden dispararse
incorrectamente. La magnitud de la corriente en la línea RS es

Z 0 M  I 0GH
I 0 RS  (12.13)
ZTR  Z 0 RS  ZTS
Si los buses G y R o los buses H y S están muy cerca, de modo que el neutro
aterrado del CT en los dos bancos se pueda conectar en paralelo, se puede
obtener una polarización correcta. La corriente de la línea de falla arriba del
neutro será mayor que la corriente inducida debajo del neutro.

FIGURA 12.21 Líneas en paralelo en ambos terminales: (a) las líneas-mutuo


acopladas; (B) la red equivalente para los fallos en los terminales; (C) la red
equivalente para fallas en secciones de una línea.
El voltaje 3V0 para Figura 12.22 también no proporcionará polarización correcta.
La correcta detección direccional puede obtenerse por el uso de secuencia
negativa, pero el inducido 3Io puede ser suficiente para operar las unidades de
sobrecorriente. Para la figura 12.22, esto posiblemente puede causar que él relé
de tierra del terminal S funcione mal.

La conmutación de circuitos en un sistema eléctricamente interconectado de


secuencia cero puede dar como resultado el aislamiento de secuencia cero y las
corrientes inducidas de circulación. Un ejemplo se muestra en la Figura 12.23.
Las líneas GH y RH están acopladas mutuamente y están conectadas juntas en
el bus H. Para la falla a tierra cercana al interruptor 2, los flujos de corriente de
secuencia cero se muestran en la Figura 12.23a.
FIGURA 12.22 Flujo de corriente de falla en las líneas de acoplamiento mutuo

FIGURA 12.23 Secuencia cero de aislamiento del circuito eléctrico por


conmutación, (a) Falla inicial cerca del interruptor 2; (b) actuación del interruptor
2 por relé instantáneo.
Esto se define por el circuito equivalente de la figura 12.20. Si la falla está en la
zona de las unidades instantáneas en 2, funcionarán rápidamente para abrir el
interruptor 2. Esto ahora aísla los dos circuitos eléctricamente, como se muestra
en la figura 12.23b, y, hasta que se abre el interruptor 1, una corriente inducida
circulante en el sistema de línea RH invierte la corriente de línea y hace que la
corriente fluya hacia abajo en lugar de hacia arriba en el neutro del transformador
en la estación R. Las unidades direccionales de secuencia cero, polarizadas ya
sea por corriente o voltaje, operarán en ambos extremos para indicar una falla
interna en línea RH. Por lo tanto, puede producirse un disparo incorrecto del
interruptor 3 o 4, o ambos. Esto es una '' carrera '' con la posibilidad de que el
interruptor 1 se abra para despejar la falla antes de que el relé 3 o 4 pueda
operar. Esta situación ha explicado el disparo intermitente incorrecto en varios
sistemas, que se ha resuelto aplicando la detección direccional de secuencia
negativa.
El acoplamiento mutuo múltiple puede causar inversiones de corriente en
sistemas que no tienen secuencia cero aislada eléctricamente. Un ejemplo se
muestra en la Figura 12.24. Las dos líneas G a H están acopladas con la línea
R a S. La estación H es una estación muy grande y sólidamente conectada a
tierra. Por lo tanto, corrientes de falla a tierra muy altas fluyen de H a la falla
cerca de la estación G. Con el sistema interconectado, como se muestra, el flujo
de corriente de secuencia cero normal a la falla debe estar arriba del neutro en
la estación S, y sobre la línea S a R para unir la corriente en R y continuar a
través de la línea RG hasta la falla. Sin embargo, las corrientes muy grandes
acopladas a la línea RS pueden dar como resultado la inversión de la corriente
de la línea RS desde su dirección normal anticipada. Esta inversión se muestra
en la figura. De nuevo, las unidades direccionales de corriente o voltaje de
secuencia cero operarían tanto en R como en S, para sugerir una falla en la línea
RS con posible disparo incorrecto antes de que los relés de línea con falla
puedan operar y los interruptores eliminen la falla.

Hay una gran probabilidad de que esta condición ocurra con mayor frecuencia,
ya que las preocupaciones ambientales y económicas fuerzan el uso de los
derechos de paso existentes para más líneas. Como resultado, el acoplamiento
mutuo es un problema en crecimiento. Por lo tanto, es muy importante que todos
los acoplamientos mutuos se incluyan en el programa de fallas y se consideren
cuidadosamente en la protección.

Como se ha sugerido, la detección direccional de secuencia negativa a menudo


puede proporcionar indicaciones correctas, pero no resuelve todos los
problemas. En la figura 12.24, la corriente de secuencia negativa fluiría de S a
R, por lo que la unidad direccional de secuencia negativa en S detecta una falla
en la línea RS, y con sobrecorriente suficiente para operar los detectores de
fallas de secuencia cero, el relé S tiende a operar. En R, la unidad direccional de
secuencia negativa bloquea esta operación de relevo.
Figura 12.24 Inversión de corriente por mutuo sin aislamiento de circuito
eléctrico de secuencia cero.

Se produjo una operación incorrecta con relés direccionales de tierra de


secuencia negativa para abrir los interruptores 3 y 5 para una falla a tierra en
línea desde el interruptor 1 (Figura 12.25). Estas varias líneas se acoplaron como
se muestra. La falla a tierra indujo suficiente corriente para circular en el circuito
secundario para operar las unidades de secuencia cero de sobrecorriente. La
secuencia negativa de la planta industrial fluye a través de ambas líneas
paralelas, por lo que ambas unidades direccionales en la subestación de la
planta industrial se cerraron. El resultado fue un disparo incorrecto de ambos
interruptores 3 y 5 y, desafortunadamente, sacando una carga importante. Este
problema en particular se corrigió elevando los ajustes de sobrecorriente en los
interruptores 2, 3, 4 y 5 por encima de la corriente inducida. Como la exposición
a la línea 1 fue corta, la configuración más alta aún proporcionaba una buena
protección para las fallas en las líneas 2-3 y 4-5.

Figura 12.25 Ejemplo de mala operación con acoplamiento mutuo y detección


direccional de secuencia negativa.
12.25 RELEVAMIENTO DE DISTANCIA A TIERRA CON INDUCCIÓN MUTUA

El acoplamiento mutuo producirá una impedancia aparente más alta y un alcance


inferior del relé o una impedancia aparente más baja y una sobrealcance del relé.
La corriente que fluye en la línea paralela en la misma dirección que la corriente
de falla en la línea protegida causará una impedancia aparente más alta (ver
Ecuación 12.9) y subalcance. La corriente que fluye en la dirección opuesta
produce una impedancia aparente más baja y sobrealcance.

Considere los relés de distancia a tierra en el interruptor 3 (vea la Figura 12.21a)


con la zona 1 configurada para el 85% de la impedancia de la línea 3-4, sin
ninguna compensación mutua. La zona 1 alcanzará aproximadamente el 70%,
con la corriente en la línea 1-2 fluyendo de 1 a 2, como se muestra. Si el disyuntor
4 se abre primero, la corriente en la línea 1-2 se invierte para hacer que la zona
1 a 3 alcance y cubra aproximadamente el 100% de la línea abierta.

La Zona 2 debe establecerse para aproximadamente el 150% de la sección de


la línea, para garantizar que cubra toda la línea para la protección primaria, con
la corriente en la línea paralela que fluye en la misma dirección. Con esta
configuración, la zona 2 del interruptor 3 debe coordinarse correctamente con el
interruptor 2, zona 2.

Como regla general, no se recomienda la compensación mutua para los relés de


distancia a tierra. Si se utiliza, se debe tener cuidado para garantizar un
funcionamiento correcto cuando la corriente de línea en paralelo cambia de
dirección para la cual se estableció la compensación.

12.26 LARGAS EXTRA-ALTA TENSIÓN SERIES – LÍNEAS DE PROTECCIÓN


COMPENSADAS

Bancos de condensadores en serie se insertan con frecuencia en líneas de


alimentación largas para reducir su impedancia total, lo que permite la
transmisión de más potencia con menos pérdidas y mayores límites de
estabilidad del sistema. La protección para los condensadores también se
analiza en el Capítulo 9. Los condensadores pueden insertarse en la línea en
cualquier punto, pero por razones económicas, a menudo se instalan en la línea
en las estaciones terminales, como se ilustra en la Figura 12.26. En este ejemplo,
los relés de distancia mho direccionales pueden funcionar indeseablemente,
como se muestra en la figura 12.26b. Los relés de distancia en 1 configurados
para proteger la línea GH no pueden ver fallas en el condensador XCG y parte
de la línea, ya que esta área de impedancia cae fuera de las características de
operación circular. Sin embargo, los relés de distancia en 3 para la protección de
la línea a la izquierda del bus G funcionan indeseablemente para fallas en el
condensador y parte de la línea GH. Como resultado, no se recomiendan los
relevadores de distancia para estas líneas, a menos que uno esté dispuesto a
suponer que las brechas de protección del capacitor siempre cortocircuitarán el
capacitor por fallas en esta área problemática. Esta es una apuesta razonable,
ya que las brechas son rápidas y razonablemente confiables. Los relés de estado
sólido de la zona 1 pueden requerir un retraso de corta duración; los relés
electromecánicos probablemente no lo harán

Figura 12.26 Problemas de protección encontrados con líneas de transmisión


compensadas en serie: (a) una línea típica compensada en serie con bancos de
condensadores en serie en los terminales de la estación; (b) diagramas de relé
R-X y de distancia con bancos de condensadores en servicio; (c) diagramas de
relé R-X y de distancia con bancos de condensadores fuera de servicio.

Cuando los espacios vacíos parpadean, la línea se vuelve como se muestra en


la Figura 12.26c. Para cubrir la línea larga sin los condensadores, se requiere un
ajuste de largo alcance o de gran ohmio para la zona 2 (y la zona 3 si se usa).
Esta configuración puede ser un problema con los límites de estabilidad de carga
o recuperación, por lo que se requerirá una de las características de distancia
restringida de la Figura 6.12. Además, con los condensadores en servicio, el
alcance de la zona 2 o zona 3 puede causar problemas de coordinación con los
relés en el interruptor 4 en la estación H. Para cubrir la línea larga sin los
condensadores, se requiere un ajuste de largo alcance o de gran ohmio para la
zona 2 (y la zona 3 si se usa). Esta configuración puede ser un problema con la
carga o recupero de los límites de estabilidad, por lo que se requerirá una de las
características de distancia restringida de la Figura 6.12. Además, con los
condensadores en servicio, el alcance de la zona 2 o zona 3 puede causar
problemas de coordinación con los relés en el interruptor 4 en la estación H.

Los sistemas piloto de comparación de fase son preferidos para estos sistemas.
En este momento, los sistemas no tendrán problemas para detectar
correctamente las fallas internas y externas. Los detectores de fallas de distancia
no tienen que ser direccionales, por lo que se pueden aplicar y configurar para
que funcionen para todas las fallas en la línea con o sin los bancos de capacitores
en servicio.
El sistema de comparación de fase aislado es especialmente aplicable a este
tipo de líneas. Esto se describe en el Capítulo 13.

12.27 RESPALDO: FALLO REMOTO, LOCAL Y DE INTERRUPTOR

Respaldo remoto versus local fue introducido en la Sección 6.4. En esta sección,
el respaldo se trata con más detalle. La protección de respaldo se ha incluido en
todos los capítulos de protección en dos formas básicas: redundancia y remota.
La redundancia es la protección adicional provista en la zona de protección
primaria, y algunas veces se extiende al sistema adyacente. Ejemplo son tres
relés de fase separados, en lugar de dos o una sola unidad, para servir las tres
fases: relés de fase que respaldan relés de tierra, sobreintensidad temporizada
y zonas temporizadas a distancia que respaldan los relés instantáneos o piloto,
y en EHV y UHV, dos sistemas piloto separados. El grado de independencia de
los diversos esquemas de protección es una medida de la redundancia
disponible. Se obtiene una redundancia muy alta para los sistemas EHV y UHV
al operar los dos sistemas piloto desde CT separados y VT o CCVT, bobinas de
disparo separadas en el interruptor de circuito y baterías de estaciones
separadas. Si no hay disponibles baterías separadas, se utilizan suministros
separados de la batería individual. A veces se usa una disposición similar para
el suministro de tensión. Esto proporciona la máxima redundancia que es
económicamente práctica.
El respaldo remoto es la superposición de los relés principales en un área de
protección en las áreas adyacentes. Por lo tanto, en la figura 12.27a, los relés 1
en la estación S, los relés 5 en la estación T, y los relés 8 en la estación R deben
proporcionar respaldo a los relés y el interruptor 3 en la estación G para las fallas
en la línea GH. Es decir, si el interruptor 3 no se abre para estas fallas, los
interruptores remotos 1, 5 y 8 deben abrirse para borrar los fallos GH de la línea.

Figura 12.27 Configuraciones del sistema de alimentación para ilustrar la


protección de respaldo: (a) respaldo en un sistema de bus único; (b) respaldo en
un sistema de lazo.
Como se ha indicado, esto se vuelve bastante difícil o imposible, especialmente
para fallas cerca de la estación H, debido al efecto de penetración de las
corrientes o de las otras líneas. Esto tiende a reducir la corriente o aumentar la
impedancia vista por los relés remotos. Si los relés remotos pueden ver fallas en
la línea GH, el tiempo de operación puede ser relativamente lento debido a los
requisitos de coordinación necesarios para que las otras líneas estén fuera de
servicio. A veces, estas dificultades se pueden resolver mediante un disparo
remoto secuencial. Si un terminal remoto puede operar en respaldo, su
eliminación puede resultar en una redistribución de la corriente de falla suficiente
para operar los otros relés de respaldo remoto.
Con la llegada de los sistemas de EHV y UHV en el pasado reciente, se han
desarrollado dos problemas. Una era que, inicialmente, los interruptores de
circuito de alta tensión estaban sujetos a una mayor incidencia de fallos que los
encontrados anteriormente. La otra era que la estabilidad del sistema requería
un respaldo mucho más rápido. Por lo tanto, se aplicaron sistemas de respaldo
locales.
En lugar de abrir los interruptores 1, 5 y 8 en la figura 12.27a para una falla de
cualquiera de los relés o el interruptor 3 para abrir fallas GH en línea, el respaldo
local abriría los interruptores locales 2, 6 y 7. Esto se puede hacer con un mínimo
retrasar; tiempos ideales tan bajos como 150-250 mseg están en uso.
La falla del interruptor se inicia cuando funciona la protección primaria, pero el
interruptor no se abre. La copia de seguridad local es idéntica, excepto que se
debe proporcionar un segundo sistema de relevador primario independiente para
cubrir la falla de los relés para operar. Como se indica, la redundancia muy alta
en los sistemas de relés se usa para sistemas de alto voltaje.
Cuando el respaldo se aplica a sistemas de baja tensión, se debe prestar
especial atención a la redundancia adecuada de los relevadores para cubrir
todas las posibles fallas de los relés. El respaldo remoto por su ubicación
separada proporciona una redundancia del 100% para las fallas dentro de su
rango operativo.
El respaldo remoto sigue siendo importante como protección adicional y de
"último recurso", y es necesaria con los sistemas en anillo. Esto se ilustra en la
figura 12.27b. Para las fallas en la línea GH, los interruptores 1 y 2 en el bus G
se disparan. Si el interruptor 1 no se abre, el respaldo local desconectará los
interruptores necesarios del bus G (no se muestra). Si el interruptor 2 no se abre,
el respaldo local disparará el interruptor 3, pero la falla sigue siendo suministrada
a través del interruptor 4 en la estación R. Por lo tanto, el interruptor 4 se debe
abrir. Esto se puede lograr mediante la operación de respaldo remoto de los relés
en 4. Con la alimentación a través de los interruptores 1 y 3 eliminada, la
posibilidad de que los relés en 4 vean fallas en la línea GH aumenta. La apertura
del interruptor 4 por el respaldo local en G es otra posibilidad. Esto requiere
información de que el interruptor 2 está en problemas y no el interruptor 1 o 3.
En la figura 12.28 se muestran los esquemas típicos de respaldo local para falla
en el interruptor. Los circuitos de disparo de los dos sistemas de relés
redundantes (independientes) se indican como 1 y 2, primario y secundario,
donde el sistema secundario es de tipo piloto y sus tiempos de funcionamiento
pueden ser iguales o más rápidos que el sistema primario. Con una única bobina
de disparo en el interruptor, la primaria dispara directamente al interruptor
activando la bobina de disparo 52TC1, y el relé secundario energizado 94 que,
a su vez, opera 52TC1. Con bobinas de doble disparo, se omite 94, y el sistema
secundario energiza directamente la segunda bobina de disparo 52TC2.

FIGURA 12.28 Fallo típico del interruptor - Respaldo local DC (esquema): (a)
sistemas típicos de disparo del interruptor y auxiliares para falla del interruptor -
respaldo local (donde los interruptores tienen bobinas de doble disparo, bobina
del relevador 94 y se omite el contacto y la segunda bobina de disparo 52 TC2
conectado en lugar de la bobina del relé 94); (b) lógica de contacto típica para
falla de interruptor-respaldo local; (c) lógica típica de estado sólido para falla de
interruptor-respaldo local.

Al mismo tiempo, los relés auxiliares 62X y 62Y están energizados. Cualquiera
de los relés opera un temporizador supervisado por un relé 50. Este es un relé
de sobreintensidad instantánea no direccional de baja captación con una alta
relación de deserción. Generalmente está conectado en dos fases y tierra. Las
unidades de fase deberían poder soportar la carga máxima en sus
configuraciones bajas. Estos relés 50 monitorean la corriente a través del
interruptor y proporcionan una verificación final en el flujo de corriente del
interruptor, con apertura rápida para detener el temporizador, si el interruptor se
abre tarde. El funcionamiento del temporizador energiza un relé auxiliar de
múltiples contactos (86), que es el único que se puede restablecer manualmente.
Los contactos del relé 86 inician el disparo de todos los interruptores necesarios
localmente para borrar la falla, y también pueden iniciar una señal de disparo de
transferencia a los terminales remotos para garantizar que los relés hayan
funcionado correctamente para la falla interna. Hay varias variaciones de los
esquemas y conexiones para las diversas configuraciones de bus. Hay
disponibles relés de falla de interruptor basados en microprocesador que
incluyen lógica programable que permite al usuario seleccionar el que mejor se
adapte a las necesidades y la filosofía del usuario.

FIGURA 12.29 Resumen general y protección sugerida para líneas radiales y


circuitos alimentadores. Los fusibles o reconectadores pueden usarse ya sea
aguas arriba o aguas abajo, en cuyo caso el tiempo y los relés de
sobreintensidad instantáneos deben seleccionarse y configurarse para
coordinarse con estos otros dispositivos. La coordinación completa no siempre
es posible bajo todas las condiciones de operación posibles. Cuando la
corriente de falla mínima es menor que la corriente de carga máxima posible,
aplique un relé de sobrecorriente controlado por distancia.

FIGURA 12.30 Resumen general y protección sugerida para líneas y circuitos


de anillo. Protección en ambas terminales.

1. Hasta 34.5-69 kV: direccional sobrecorriente-tiempo para fase o tierra con


sobrecorriente instantánea no direccional o direccional donde
corresponda.
2. 34.5-115 kV: distancia direccional (dos o tres zonas) para la fase, igual
que el elemento 1 para tierra.
3. 69-230 kV: retransmisión piloto (ver Capítulo 13) para fase y tierra como
protección primaria, respaldo como ítem 2.
4. 230 kV y superior: dos sistemas piloto (primario y secundario) (ver
Capítulo 13) para fase y tierra, respaldo adicional como ítem 2.
5. Para líneas muy cortas en cualquier nivel de voltaje: cable piloto o tipo
piloto (vea el Capítulo 13) para fase y tierra, respaldo como ítem 1 o 2,
pero la coordinación con otra protección puede no ser completamente
posible.
6. Líneas multiterminales y derivadas: generalmente se requieren relés de
tipo piloto, a menos que la impedancia de tipo de carga o las conexiones
del transformador permitan una discriminación adecuada de las fallas
externas.

12.28 RESUMEN: PROTECCIÓN TÍPICA PARA LÍNEAS

La protección típica recomendada y generalmente aplicada para la protección de


líneas se describe en la Figura 12.29 para líneas radiales y alimentadores, y en
la Figura 12.30 para líneas de bucles. Una vez más, existen muchas variables,
circunstancias, condiciones de operación y prácticas locales que pueden
modificar estas sugerencias y prácticas generales. Los sistemas piloto indicados
se analizan en el Capítulo 13.

12.29 CONSIDERACIONES PRÁCTICAS DE PROTECCIÓN DE LÍNEA

Con los años, el rendimiento de la protección de línea ha recibido el mayor grado


de atención y escrutinio. Esto se debe a que la mayoría de las fallas del sistema
de alimentación se producen en líneas y, como tal, la protección asociada se
cuestiona con frecuencia. La distancia considerable que normalmente existe
entre los terminales de línea y la necesidad de canales de comunicación también
causa desafíos para el rendimiento de la protección. Además, teniendo en cuenta
el alto costo y las dificultades encontradas en la construcción de nuevas líneas,
los sistemas de energía se operan con cargas de línea que se aproximan muy
cerca de sus límites de diseño. El funcionamiento incorrecto de los relés de línea
durante fallas o el funcionamiento no deseado en carga o transitorios
recuperables ha iniciado o contribuido al alcance de muchas de las principales
perturbaciones eléctricas que se han producido en el país. Solo se necesita
escanear los informes de NERC que resumen las principales perturbaciones
eléctricas para comprender el importante papel que desempeñó la transmisión
de líneas durante la secuencia de eventos de muchos de estos incidentes. El
ingeniero de protección tiene el desafío constante de buscar estrategias para
mejorar el rendimiento de la protección de línea. Las nuevas tecnologías, como
el uso de fibra óptica para los canales de comunicación junto con los avances en
los sistemas digitales, han recorrido un largo camino para proporcionar al
ingeniero de protección mejores herramientas para enfrentar este desafío. Es
muy importante que el uso de nuevas tecnologías y técnicas se considere y
analice en los diseños de los esquemas de protección de línea de forma
continua, de modo que el rendimiento se mantenga en una tendencia
ascendente. El ingeniero de protección responsable de la aplicación de la
protección en los sistemas de potencia también requiere un pensamiento
innovador, mirar más allá de los estados operativos obvios y esperados del
sistema de potencia, y considerar el impacto de condiciones menos probables y
más severas al especificar y anticipando el desempeño de la protección.

Bibliografía

Consulte la bibliografía al final del Capítulo 1 para obtener información adicional


 ANSI=IEEE Standard C37.95, Guide for Protective Relaying of
Consumer– Utility Interconnections, IEEE Service Center.
 ANSI=IEEE Standard C37.103, Guide for Differential and Polarizing Relay
Circuit Testing, IEEE Service Center.
 ANSI=IEEE Standard C37.108, Guide for the Protection of Network
Transformers, IEEE Service Center.
 Blackburn, J.L., Voltage induction in paralleled transmission circuits, AIEE
Trans., 81, 1962, pp. 921–929.
 Bozoki, B., J.C. Benney, and W.V. Usas, Protective relaying for tapped
high voltage transmission lines IEEE Trans. Power Appar. Syst., PAS 104,
1985, pp. 865– 872.
 Burke, J.J. and D.J. Lawrence, Characteristics of fault currents on
distribution systems, IEEE Trans. Power Appar. Syst., PAS 103, 1984, pp.
1–6.
 Curd, E. and L.E. Curtis, Procedure for an Overcurrent Protective Device
Time– Current Coordination Study, Vol. 1, No. 1 Section 110, Square D
Power Systems Engineering Data, Square D. Co., Middletown, OH, 1979.
 Distribution System Protection Manual, Bulletin No. 71022, McGraw-
Edison Co., Canonsburg, PA.
 Dugan, R.C. and D.T. Rizy, Electric distribution protection problems
associated the interconnection of mall dispersed generation systems,
IEEE Trans. Power Appar. Syst., PAS 103, 1984, pp. 1121–1127.
 de Mello, F.P., J.W. Feltes, L.N. Hannett, and J.C. White, Application of
induction generators in power systems, IEEE Trans. Power Appar. Syst.,
PAS 101, 1982, pp. 3385–3393.
 Elmore, W.A. and J.L. Blackburn, Negative sequence directional ground
relaying, AIEE Trans., 81, 1962, pp. 913–921.
 Griffin, C.H., Principles of ground relaying for high voltage and extra high
voltage transmission lines, IEEE Trans. Power Appar. Syst., PAS 102,
1983, pp. 420–432.
 IEEE-PES, Protection Aspects of Multi-terminal Lines, IEEE-PES Special
Publication 79TH0056-2-PWR, IEEE Service Center.
 IEEE Tutorial Course, Application and Coordination of Reclosers,
Sectionalizers and Fuses, 80EHO157-8-PWR, IEEE Service Center.
 Lewis, W.A. and L.S. Tippett, Fundamental basis for distance relaying on
a threephase system, AIEE Trans., 66, 1947, pp. 694–708.
 Power System Relaying Committee, Local backup relaying protection,
IEEE Trans. Power Appar. Syst., PAS 89, 1970, pp. 1061–1068.
 Power System Relaying Committee, EHV protection problems, IEEE
Trans. Power Appar. Syst., PAS 100, 1981, pp. 2399–2406.
 Power System Relaying Committee, Distribution line protection practices,
industry survey analysis, IEEE Trans. Power Appar. Syst., PAS 102, 1983,
pp. 3279–287.
 Rook, M.J., L.E. Goff, G.J. Potochnry, and L.J. Powell, Application of
protective relays on a large industrial–utility tie with industrial co-
generation, IEEE Trans. Power Appar. Syst., PAS 100, 1981, pp. 2804–
2812.
 Wang, G.N., W.M. Moffatt, L.J. Vegh, and F.J. Veicht, High-resistance
grounding and selective ground fault protection for a major industrial
facility, IEEE Trans. Ind. Appl., IA20, July–Aug. 1984, pp. 978–985.