You are on page 1of 21

CASO DE LA SEDICION

FALLO Nº:12/18 SALA "A": En la ciudad de Santa Rosa, Capital de la Provincia de La Pampa los
veintiséis días del mes de abril de dos mil dieciocho, se reúne la Sala "A" del Tribunal de
Impugnación, integrada por los señores Jueces Filinto Rebechi y Mauricio Piombi, asistidos por la
señora Secretaria María Elena Grégoire, a los efectos de resolver los Recursos de Impugnación
interpuestos por el señor Fiscal General de la Primera Circunscripción Judicial Guillermo Sancho en
fecha 16 de marzo de 2018 y el señor Defensor General Martín García Ongaro en fecha 21 de
marzo de 2018 en Legajo Nº25655/17 -registro de este Tribunal-, caratulado: "GATICA, Carlos
Daniel y otros S/ Recurso de impugnación", del que:

RESULTA: Que la Audiencia de Juicio de la Primera Circunscripción Judicial, con fecha 6 de marzo
de 2018, mediante Sentencia Nº14/2018 -cuya copia fue adjuntada por la parte recurrente
(defensa) en ocasión de la presentación del recurso de impugnación- Falló:

1) Rechazar el pedido de Estado de Necesidad Exculpante (art.34 del C.P.) planteado por la
Defensa a cargo del Dr. Martín García Ongaro, en base a los fundamentos esgrimidos.

2) Absolver a Silvio Norberto ROJAS (...) en orden al delito de Sedición, Coacción y Daño (artículo
229, 149 bis segundo párrafo y 183 todos del C. Penal), sin costas (...).

3) Absolver a Roberto Germán MORA BARTOLOME (...) en orden al delito de Sedición (artículo 229
del C. Penal) sin costas (...).
4) Absolver a José Luis FURRIOL (...), Daniel Narciso LOPEZ (...), Luis Rodrigo WIGGENHAUSER (...),
Carlos Daniel GATICA (...) y Marcelo Ormaldo CISNEROS (...) en orden al delito de Sedición (artículo
229 del C. Penal) por el que resultaran acusados en el presente expediente, sin costas.

5) Condenar a Fernando Alberto ROLHAISER (...), Guillermo Julián GIMENEZ (...), Luis Horacio
BRUNO (...), Carlos Daniel MENDIBE (...) y Diego Hernán LOPEZ (...) como autores materiales y
penalmente responsables del delito previsto en el art.229 del C. Penal "Sedición", a la Pena de
TRES AÑOS de prisión de efectivo cumplimiento e Inhabilitación Especial para ejercer cargos
públicos por un tiempo doble del de la condena (art.235 primer párrafo del .Penal) (...).

Que contra dicha sentencia, el señor Defensor General Martín García Ongaro, por las motivaciones
de procedencia de "errónea aplicación de la ley sustantiva" (art.400 inc.1º del C.P.P.), "
inobservancia de las normas procesales "(art.400 inc.2º del C.P.P.) y "errónea valoración de la
prueba" (art.400 inc,3º del C.P.P.), interpone recurso de impugnación conforme escrito
presentado ante este Tribunal y agregado al sistema virtual, solicitando se haga lugar al recurso
interpuesto y en su mérito se absuelva a los sres. Fernando Alberto ROLHAISER; Guillermo Julián
GIMENEZ; Luis Horacio BRUNO; Carlos Daniel MENDIBE y Diego Hernán LOPEZ.

Por su parte el señor Fiscal General Guillermo Sancho, interpone contra dicha sentencia, recurso
de impugnación en relación a la absolución de Daniel Narciso LOPEZ; Carlos Daniel GATICA; José
Luis FURRIOL; Marcelo CISNEROS y Luis Rodrigo WIGGENHAUSER, por la motivación de
procedencia de "errónea aplicación de la ley sustantiva" (art.400 inc.1º del C.P.P.), conforme
escrito presentado ante este Tribunal y agregado al sistema virtual, solicitando se haga lugar al
planteo formulado, dictándose sentencia condenatoria contra los imputados aludidos
precedentemente.
Habiéndosele dado el trámite abreviado (art.416 del C.P.P.), ha quedado ésta en condiciones de
ser resuelta, habiéndose establecido el orden de votación correspondiente, siendo el primero el
señor Juez Filinto Rebechi y luego el señor Juez Mauricio Piombi, y:

CONSIDERANDO:

El señor Juez Filinto Rebechi, dijo:

En principio cabe afirmar que los recursos de impugnación deducidos por la defensa de los
condenados Rolhaiser; Giménez; Bruno; Mendibe y López, como así también el interpuesto por el
señor Fiscal General, resultan admisibles a tenor de lo establecido en los arts. 400 incs. 1º, 2º y 3º,
402, 403 y 405 inc.1º de nuestro ordenamiento procesal.

Otro de los requisitos esenciales para la viabilidad de estos recursos, o sea los motivos en los que
se fundamentan, se encuentran debidamente explicitados, brindando los mismos el marco de
avocamiento y contralor que este Tribunal revisor debe efectuar. En el caso del interpuesto a favor
de las personas condenadas, a los efectos de garantizar a los mismos el derecho que tienen de que
la imputación concreta en su contra sea analizada una vez más en forma integral, a los fines de
legitimar plenamente el poder punitivo estatal, conforme lo dispuesto por la Convención
Americana de los Derechos Humanos (art.8:2) y el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y
Políticos (art.14.5), incorporados a nuestra Carta Magna como ordenamiento legal positivo, con la
reforma constitucional de 1994.
En tal sentido, la C.S.J.N. en el Fallo "Casal, Matías y otro" (del 20/09/05), al referirse sobre los
alcances de esta segunda instancia o doble conforme, expresó que: "(...) debe entenderse en el
sentido de que habilita a una revisión amplia de la sentencia, toda lo extensa que sea posible al
máximo esfuerzo de revisión de los jueces de casación, conforme a las posibilidades y constancias
de cada caso particular y sin magnificar las cuestiones reservadas a la inmediación, solo inevitable
por la oralidad, conforme a la naturaleza de las cosas".

Que teniendo en cuenta lo expresado precedentemente, habré de ingresar al tratamiento de las


cuestiones planteadas, con la amplitud de conocimiento y revisión expuesta.

En este sentido, el Tribunal de Juicio dio por probado el siguiente hecho: "(...) que el día miércoles
11 de diciembre de 2013, a las 23:00 horas aproximadamente, Fernando A. Rolhaiser -cabo
primero-, Diego H. López -agente-, Guillermo J. Giménez -cabo primero-, Luis H. Bruno -cabo
primero- y Carlos A. Mendibe -sargento ayudante-, todos empleados policiales cumpliendo
funciones en la Policía de esta Provincia, ingresaron, junto a otros funcionarios policiales
uniformados y de civil, los que portaban armas de fuego, en forma violenta y con ejercicio de la
fuerza, al interior de la Jefatura de Policía, sita en intersección de calles Pellegrini y Escalante de
esta ciudad, haciéndose del mando de la misma, lo que permitía el poder de disposición libre de
sus instalaciones y de las dependencias que allí funcionan como también de la oficina del CECOM
(contigua a Jefatura), donde funciona el 101 -llamados de emergencia-, obligando a los operadores
a no atender los llamados, levantando el teléfono y cortando, interrumpiendo de esta manera su
normal funcionamiento; así expulsaron, sacándolos por la fuerza, también por medios violentos a
los Comisarios Eloy Rodríguez y Francisco Icuza que en esos momentos se encontraban a cargo de
la Jefatura y del CECOM respectivamente; situación ésta que duró hasta el día siguiente, jueves 12
de diciembre inclusive. Estos hechos violentos llevados a cabo y descriptos, tuvieron como única
finalidad exigir al Poder Ejecutivo Provincial el cumplimiento inmediato de doce peticiones que por
escrito le habían hecho llegar el mismo día 11 de diciembre en horario nocturno y al no recibir la
respuesta en forma inmediata a lo que pretendían, se sucedieron los hechos referidos. La situación
descripta finalizó en la noche del día jueves 12 de diciembre de 2013 al conceder en entonces
Gobernador de la Provincia un aumento salarial".
Las pruebas tomadas en cuenta por el a-quo a los efectos de dar por acreditado el hecho descripto
precedentemente, son:

1) la declaración prestada por el Comisario Mayor Eloy Rodríguez

2) lo declarado por los empleados policiales Luciano Martín y Carlos Bustamante;

3) la declaración del Comisario Roberto Castro

4) lo declarado por el Comisario Inspector Francisco Icuza que se encontraba a cargo del CECOM;

5) la declaración de los operadores del 101 Alberto Echeveste y Cristina Piermattei.

6) la declaración prestada por el señor Jefe de Policía Ricardo Baudaux


7) La declaración efectuada por el entonces señor Gobernador Contador Oscar Mario Jorge;

8) la declaración de los siguientes funcionarios policiales:

a) Temístocles Torreani (Jefe de la Seccional 1ºa.)

b) Juan Mendiz (sub-Jefe de la Seccional 1ºa)

c) Omar Obholz (Jefe de la Seccional 2da.)

d) Germán Schamber (Sub-Jefe de la Seccional 2da.), y

e) Brian Elizondo (Oficial Inspector adscripto a la Seccional 3ra.)


9) la declaración de Enrique Calderón (Jefe de la Brigada de Investigaciones)

10) la declaración de Oscar Darío Paredes, y

11) la declaración de Diego Martínez (Sub-Jefe de Policía)

En primer lugar se analizarán los agravios expresados por la defensa:

A) Errónea aplicación de la ley sustantiva (art.400 inc.1º del C.P.P.)

A-1) Errónea aplicación de los dispositivos de los arts.45 ss. y cc. del C. Penal:

En relación a este agravio, la defensa considera que en orden a la aplicación de las reglas de
participación criminal y la imputación subjetiva consecuente (arts.45 ss. y cc. del C. Penal), el
déficit de la conclusión condenatoria con la que se funda el señalamiento subjetivo, imprescindible
para que se pueda configurar afirmativamente un juicio de autoría. Esto (considera la defensa)
significa un trato desigual entre los imputados, siendo que la situación procesal de todos era la
misma, sin embargo la sentencia operó selectivamente respecto de la suficiencia de la acusación.
Basta ejemplificar (agrega más adelante) que ante la hipótesis de que las personas que habrían
ingresado al CECOM eran aproximadamente más de 40, no se explica cómo puede haber solo una
docena de imputados las personas que fueron traídas a proceso y -a la postre- solo cinco de ellos
fueron merecedores de reproche penal.

Esta postura de la defensa, si bien comprensible desde el punto de vista de su función técnica, no
es compartida por el suscripto, toda vez que el Tribunal de Juicio, dio razones suficientes por las
cuales arribó a una conclusión condenatoria contra un grupo de funcionarios policiales y por otro
lado, también dio sus fundamentos por los cuales resolvió la absolución de Rojas, Mora, Furriol,
López Daniel, Wiggenhauser, Gatica y Cisneros.

En este sentido, entraremos a merituar las pruebas por las cuales Rolhaiser, Giménez, Bruno,
Mendibe y Diego López, resultan condenados por el a-quo:

En primer lugar contamos con la declaración prestada por el señor Comisario Mayor Eloy
Rodríguez a cargo de la seguridad y guardia de la Jefatura de Policía, quien al tomar conocimiento
de los hechos, se dirige al CECOM. Que cuando se retira de este lugar, se encuentra con
"Rolhaiser", manifestándole que se retire, atento a que era un área restringida, no haciéndole caso
por lo que intenta retirarlo por la fuerza produciéndose un forcejeo con el nombrado. Que este
testigo debido al ininterrumpido forcejeo sufre un sofocamiento, cayendo al piso. Que otras de las
personas que identificó que ingresaron a Jefatura, son "Bruno", "Mendibe" y "Giménez". Esta
situación vivida por el Comisario Rodríguez, se encuentra corroborada por los empleados policiales
Luciano Martiní y Carlos Bustamante, observando cuando el Comisario caía al piso, identificando
ambos testigos a "Mendibe", "Giménez" y "Rolhaiser".
Por su parte el Comisario Roberto Castro que era Jefe del Departamento de Operaciones en
Jefatura, al hacerse presente en el lugar no pudo ingresar. Que las personas eran comandadas por
"Giménez", que lo sacaron a empujones y que fueron agresiones físicas.

En relación a lo ocurrido en la oficina del CECOM, de la declaración prestada por el Comisario


Inspector Francisco Icuza que se hallaba a cargo, surge que un grupo de personas entre las que se
encontraba "Rolhaiser", ingresaron manifestando que a partir de ese momento iban a tomar el
CECOM, produciéndose una fuerte discusión entre estas personas y el Comisario Eloy Rodríguez.

Este testigo posteriormente efectúa un relato de lo sucedido a partir de que estas personas
intentaban ingresar al CECOM. En esa oportunidad "Diego López" le expresó que lo dejara entrar,
expresándole que más vale lo hiciera por las buenas, siempre con amenazas.

Continúa relatando este testigo, que tuvo un intercambio de palabras con Diego López,
ubicándose uno de los ingresantes en la silla de los operadores del 101, expresando que iban a
apagar todo y que se quedaban en el lugar, cuando les dije que no lo hicieran, "me tomaron del
cuello, otro de los brazos y me sacaron".

Estas manifestaciones del Comisario Icuza, se encuentran corroboradas por los testimonios de
Alberto Echeveste y Cristian Piermattei, que se encontraban operando el 101 y fueron retirados
por las personas que ingresaron al lugar. Que 4 ó 5 personas lo sacaron por la fuerza a Icuza
agregando Piermattei, que "no tocaba el suelo con los pies".
En relación a que efectivamente se produjo la interrupción del 101 en esa oportunidad, el señor
Jefe de Policía Ricardo Baudaux, expresó que esa línea (la del 101) estaba interrumpida, que la
comunicación estaba cortada. Agrega que el señor Gobernador le comentó que intentó hacer una
llamada a la línea de emergencia y no fue atendido.

Por otra parte los testigos Temístocles Torreani, Juan Mendiz, Omar Obholz, Germán Schamber y
Brian Elizondo (de las Seccionales 1º, 2º y 3º de esta ciudad), resultan contestes en declarar que
los servicios de seguridad a la comunidad no podía prestarse eficazmente, toda vez que faltaba
personal, móviles y que el servicio del 101 se encontraba interrumpido.

Si analizamos estas pruebas glosadas precedentemente, es indudable que los funcionarios


policiales que resultaron condenado en la sentencia recurrida, tuvieron intervención directa en lo
sucesos acecidos el día 11 de diciembre de 2013 en la Jefatura de Policía de esta ciudad, donde
actuando por medio de la fuerza, se hicieron del control de la misma y por ende de las
dependencias que allí funcionan, incluyendo la oficina del CECOM, donde funciona el 101 de
emergencia para la población de esta ciudad, la cual se acreditó que dejó de funcionar, poniendo
en peligro la seguridad de los integrantes de esta comunidad, por no poder concurrir la autoridad
policial ante un llamado de emergencia.

En base a estas consideraciones y teniendo en cuenta que indudablemente no ha existido por


parte del a-quo un trato desigual, entre aquellos imputados que resultaron condenados y aquellos
por los cuales se ha dispuesto su absolución, toda vez que aquellos (los condenados) se ha llegado
a acreditar fehacientemente su intervención en el hecho motivo de estas actuaciones, mientras
que en el caso de los absueltos, aún cuando hayan tenido intervención en el hecho, el accionar de
los nombrados (de acuerdo a las conclusiones del a-quo y que posteriormente se analizarán al
tratar el recurso de Fiscalía), no se ha podido determinar que sean merecedores de un reproche
penal. De esta manera el agravio de la defensa en este sentido, no puede prosperar.
IV a.2) Errónea aplicación del art.229 del C. Penal:

Entiende la defensa, que el Tribunal de Juicio ha aplicado erróneamente el delito de sedición


previsto en el art.229 del C. Penal, toda vez que se verifica un defecto en lo que concierne a la
corroboración de afectación del bien jurídico protegido por la norma penal, es decir no se
encuentra probada la lesión al bien jurídico que compromete el delito de sedición.

Este agravio deducido por la defensa, a criterio del suscripto no resulta procedente toda vez que
como bien lo ha explicitado el a-quo, el accionar de los imputados-condenados, fue muy clara y
concreta, en primer lugar la de tomar el mando de la Jefatura de Policía de esta ciudad y que para
lograr dicho objetivo, debieron ejercer fuerza y violencia física, como así tomando el control del
llamado del 101 que resulta ser el utilizado por la población, para requerir el auxilio de la fuerza
policial en caso de necesitarlo y el cual dejaron de atender dichos llamados. Si a ello le sumamos
que algunos de los imputados portaban armas de fuego (independientemente de si fueron
blandidas o no), nos da un cuadro claro y preciso en relación al accionar de los nombrados. Todo
ello con la finalidad de obtener por parte del Poder Ejecutivo Provincial una serie de exigencias
que incluso excedían un reclamo salarial (como por ejemplo que cambiaran al señor Jefe de Policía
Provincial).

La acción típica de esta figura (que resulta similar al delito de rebelión del art.226 del C. Penal),
consiste en "alzarse en armas", el cual consiste en una actividad grupal, relativamente organizada,
que implique una irrupción violenta, con uso de la fuerza (por ej. ocupación de lugares y edificios)
y disponiendo de armas -aunque no se lleguen a utilizarlas-. Debe además tratarse de una
actividad con idoneidad para oponerse a las fuerzas del gobierno en hostilidad abierta (C.S.J.N.
Fallos 54:432) (Código Penal Comentado y Anotado- Andrés D´ Alessio -Parte Especial pag.731).

En lo que respecta al elemento subjetivo del tipo, es decir el accionar doloso de quienes efectúan
este tipo de hechos, debe tratarse de un dolo específico, es decir que el sujeto activo tenga la
intención de conseguir con dicho accionar, la finalidad que se propone al realizar el acto, en el
caso sub-examen, conseguir por parte del Poder Ejecutivo Provincial, una serie de pedidos
efectuado en un petitorio.

Tal como se ha venido analizado supra, es indudable que esa fue la finalidad de quienes ejercieron
el acto llevado a cabo (tomar la Jefatura, suspender la atención del 101, etc.), por lo que es criterio
del suscripto, que el elemento subjetivo del ilícito, se ha encontrado presente en los imputados
condenados en el presente legajo, por lo que el agravio de la defensa en este sentido, no puede
prosperar.

IV a.3) Errónea aplicación del art.34 del C. Penal:

En relación a este agravio, la defensa considera que por el modo en que pudo acreditarse en juicio
sobre las circunstancias evolutivas que secuenciaron los hechos atribuidos, que existió una
persistente y sostenida protesta de un sector importante de la población que por la gestión de ese
conflicto precipitó en los hechos que merecieron el reproche penal que culminó con la condena.

En ese sentido se sostenía que la imposibilidad de articular un reclamo legítimo por parte de los
uniformados y el cierre de canales de diálogo por parte de las autoridades, favorecía un marco de
protesta que tuviera mayor impacto, sin que ello implique el reconocimiento de acciones bajo la
figura penal que la Fiscalía entendió verificadas.
La postura de la defensa en este sentido, de que es lógico que la causal de exculpación se ponga
en debate respecto de todos y no de modo singularizado por parte de cada imputado,
considerando la legitimidad de las acciones que fueron llevadas adelante por sus defendido,
tratándose de un acto de protesta de tipo sectorial.

Si bien en un comienzo, existió una legitimidad en cuanto al reclamo sectorial de los funcionarios
policiales, el mismo se excedió cuando por medio de la fuerza, ingresan a la Jefatura de Policía,
portando armas de fuego y logrando tener el control de la misma, lo que trajo como consecuencia
que pudieran acceder a las oficinas del CECOM en donde funciona el 101, interrumpiendo la
atención del mismo y por ende dejando desprotegida a la población civil ante cualquier tipo de
reclamo.

No resulta posible justificar este tipo de acciones por parte de una fuerza de seguridad de la
Provincia, exhibiendo portación de armas de fuego y realizando acciones violentas con la finalidad
de obtener lo que solicitaban, que si bien podía llegar a ser justo dicho reclamo, no resulta posible
que para la obtención del mismo, se empleen medios violentos que en definitiva afectaron a la
sociedad en su conjunto.

La defensa trata de justificar el accionar de sus defendidos, haciendo alusión a los Convenios
Internacionales (convenios de la OIT) y los derechos sindicales de los empleados en fuerzas de
seguridad. Es indudable que dichos trabajadores, poseen todos los derechos protegidos
constitucionalmente, pero cuando dichos trabajadores, a los efectos de conseguir sus reclamos,
utilizan medios violentos o dejando de atender los medios puestos a su disposición para garantizar
las seguridad del grupo social con el que conviven (como serían ingresar por la fuerza en Jefatura
de Policía con la finalidad de no permitir el funcionamiento del 101 por parte de la población civil),
ese accionar excede los derechos constitucionales de los intervinientes y pasan a constituir un
ilícito penal por el cual resultaron condenados en el presente legajo.
Es por estas consideraciones que este agravio de la defensa no puede prosperar.

IV.a.4) Errónea aplicación de los arts.40 y 41 del C. Penal:

La fundamentación del a-quo a los efectos de imponer la pena a sus defendidos, resulta ser
arbitraria, ya que la puesta en riesgo del bien jurídico, o su eventual lesión es la base para tener
por configurada la figura penal, que se intenta debatir en su aplicación, lo que implica que resulta
irrazonable y reiterativa su mención como una circunstancia que permita merituar la cantidad de
pena a imponer.

Esta postura de la defensa, no es compartida por el suscripto, toda vez que (como ya lo he
expresado en otras oportunidades), a los efectos de la merituación de la pena a imponer a un
imputado (en cualquier tipo de ilícito por el cual resultara condenado), el Tribunal de Juicio, debe
merituar dentro de la figura penal impuesta, la mayor o menor gravedad del hecho cometido
(además de otras características del imputado) dentro de la figura que corresponda y en base a
dichas circunstancias, fijar el monto punitivo a imponer.

Tal circunstancia no significa como pretende la defensa que a los efectos de la aplicación de la
pena a imponer se analiza la figura penal por la que fuera condenado, siendo dicho accionar
reiterativo, sino que indefectiblemente el sentenciante, dentro de la figura imputada, debe
merituar la mayor o menor actividad desarrollada por el activo en la figura penal por el que
resultara condenado, sucediendo dicho análisis en la aplicación de cualquier ilícito establecido en
las leyes penales.
En este sentido el a-quo en el análisis de los hechos y demás circunstancias de los sujetos activos
del ilícito, fijo una pena acorde con las mismas, la cual a criterio del suscripto, resulta ser
razonable. En base a estas argumentaciones, este agravio de la defensa no puede prosperar.

B) Inobservancia de dispositivos procesales (art.400 inc.2º del C.P.P.):

En relación a este agravio, la defensa considera que los efectos de la acusación fiscal, representan
un déficit de orden procesal que también merece ser incorporado en el marco de los agravios de
inobservancia de normas rituales.

Este orden de agravios tiene una raíz de derecho fundamental y constitucional porque existe por
parte de los imputados el derecho fundamental de ser acusados por una acusación congruente y
ese derecho tiene la contrapartida de que el Ministerio Público Fiscal tiene la responsabilidad y
obligación política de probarlo.

Si bien la postura de la defensa, al considerar que la acusación del Ministerio Fiscal efectuó una
acusación incongruente y que no se ha acreditado el hecho motivo de la acusación, puede llegar a
entenderse teniendo en cuenta la función defensiva que debe cumplir, la misma no es compartida
por el suscripto. Ello toda vez que si analizamos los fundamentos vertidos por el señor Fiscal
General Guillermo Sancho al producir sus alegatos de apertura y clausura en el transcurso de la
Audiencia de Debate, surge claramente y sin lugar a ningún tipo de dudas, que la acusación
producida es totalmente congruente y que los hechos enrostrados a aquellos funcionarios
policiales que resultaron condenados, se encuentran plenamente acreditado, tal como lo he
descripto ut-supra, ya que la portación de armas de fuego se encuentra acreditado con los dichos
de testigos presenciales, como así también que los intervinientes eran un grupo significativo de
personas (aún cuando solamente se reconocieron unos pocos) y que indudablemente se
encontraban perfectamente organizados.
Todas estas características fueron aludidas por el señor Fiscal general al momento de efectuar su
alegato, por lo que no puede hablarse de de que "eligió una figura penal en forma antojadiza",
sino que basó la misma, en pruebas claras y concretas.

Por lo expuesto, este agravio de la defensa no puede prosperar.

C) Errónea valoración de la prueba (art.400 inc.3º del C.P.P.).

En relación a este agravio, la defensa considera que la sentencia recurrida, incurre en una errónea
valoración de la prueba en atención a la situación planteada y relacionada al CECOM y la Jefatura
de Policía.

La postura de la defensa en el sentido de que el criterio de fiscalía de que hubo trastorno en el


servicio, modificando posteriormente el mismo, en la dirección de que algunos teléfonos no
fueron atendidos, carece de veracidad toda vez que el 101 en ningún momento perdió su
continuidad, no se compadece con lo informado por Icuza y Rodríguez, como así también por lo
expresado por funcionarios policiales que se encontraban en el CECOM y que fueron obligados a
dejar ese lugar a los manifestantes que ingresaron.
Por otra parte, es indudable que la finalidad de las personas que ingresaron por la fuerza a la
Jefatura de Policía y especialmente al CECOM donde funciona el 101, lo fue con la intención clara y
concreta de que este último servicio hacia la comunidad, no fuera atendido ello con la finalidad de
ejercer presión sobre el Poder Ejecutivo para obtener lo que estaban reclamando

Es criterio del suscripto, que resulta innecesario volver a relatar lo expresado por los testigos que
declararon en el debate respecto a la situación de desprotección en que se encontró la sociedad
en oportunidad de los hechos descriptos, toda vez que tanto Fiscalía en su alegato como el a-quo
en la sentencia recurrida, manifiestan con claridad y en forma muy precisa esa situación, por lo
que a lo allí expresado "brevitatis causa" me voy a remitir y por ende desacreditan lo expresado
por el recurrente, respecto al normal funcionamiento del 101 y que fuera motivo del presente
agravio. A modo de complemento, debo hacer alusión a lo declarado por Hugo Alberto Echeveste
(cumpliendo funciones en el CECOM), expresando que una vez que los manifestantes estuvieron
dentro, no pudieron recibir ningún llamado porque les dijeron que no atendieran ningún teléfono,
sonaron los teléfonos y no fueron atendidos. Por lo expuesto, el presente agravio deducido por la
defensa, no puede prosperar.

Es por estas consideraciones, que corresponde no hacer lugar al recurso de impugnación


interpuesto por el señor Defensor General Martín García Ongaro en fecha 21 de marzo de 2018,
confirmando en consecuencia el Punto Quinto de la Sentencia Nº14/18 de fecha 6 de marzo de
2018, dictada por la Audiencia de Juicio de la Primera Circunscripción Judicial, sin costas (art. 474 y
c.c. del C.P.P.).

Seguidamente se pasará a analizar el Recurso Interpuesto por el señor Fiscal General:

A) Inobservancia o errónea aplicación de la ley sustantiva (arts.400 inc.1º del C.P.P.


El agravio del Ministerio Fiscal, está basado en considerar que las absoluciones de Daniel Narciso
LOPEZ; Carlos Daniel GATICA; José Luis FURRIOL; Marcelo CISNEROS y Luis Rodrigo
WIGGENHAUSER, deben ser revocadas, al entender que la circunstancia de que estos no hayan
ejercido violencia contra los jefes Icusa y Eloy Rodríguez para poder ingresar, ya sea a la Jefatura
de Policía o al CECOM, no los excluye de haber tomado parte en la ejecución de los hechos
violentos que tuvo por acreditado el Tribunal.

El Tribunal de Juicio al resolver la absolución de los nombrados y que fuera motivo de agravio por
parte de Fiscalía, considera que no existe prueba alguna que de manera directa o indirecta
involucre a los nombrados durante la sucesión de los eventos motivo del presente Legajo.

En relación a la situación de Wiggenhauser y Furriol, el a-quo considera que, si bien los nombrados
participaron de la reunión con los funcionarios políticos del gobierno provincial, ello no implica
bajo ningún concepto que por esa sola circunstancia hayan cometido delito alguno.

Con respecto a la nota remitida por el Comisario Eloy Rodríguez al señor Fiscal General Juan José
Baric, al poner en conocimiento de los hechos acaecidos, identificó a los ingresantes en Jefatura a
Carlos Gatica y Germán Bartolomé, al momento en que el nombrado Rodríguez declara como
testigo en la Audiencia de Debate, nada dice respecto a Gatica, considerando el a-quo, que esta
declaración prestada como testigo, posee más valor que un documento.

Por otra parte, considera que en el caso de Bartolomé, el nombrado no pudo ser reconocido por
Rodríguez, por lo que el Ministerio Fiscal no lo acuso por no haber sido reconocido por el testigo,
surgiendo de ello, que en la misma situación se encontraría el caso de Gatica.
Con relación a la presencia de Furriol en la Dirección de Comunicaciones de la Escuela de Policía, el
Comisario Vigne a cargo de dicha dependencia, expresa que si bien Furriol se hizo presente en el
lugar, junto a otras personas, luego de conversar se retiraron del lugar sin realizar ningún acto de
hostilidad o violencia.

Es indudable que el Tribunal de Juicio, ha arribado a una conclusión absolutoria respecto a los
imputados por los cuales se agravia el Ministerio Fiscal, luego de analizar las pruebas producidas y
también el conocimiento personal de los nombrados, que brinda en tal sentido la inmediación que
permite la realización de la Audiencia y que indudablemente, resulta de fundamental importancia
cuando se debe resolver la situación procesal de un imputado, máxime en este estado procesal,
que para arribar a una sentencia condenatoria, debe estar acreditado fehacientemente que el
accionar de un imputado, resulta encuadrable en una figura penal, en el caso sub-examen, en el
delito de Sedición (art.229 del C. Penal).

En este sentido, si bien el a-quo no hace alusión que en el caso de Daniel López, Carlos Gatica, José
Furriol, Marcelo Cisneros y Luis Wiggenhauser, debe ser aplicado el principio "in dubio pro reo" es
indudable que en el espíritu del juzgador, ha existido una duda más que razonable respecto a que
los nombrados habrían cometido el delito que le imputara la Acusación, por lo que resolvieron su
absolución, situación legal ésta, que el suscripto considera ajustada plenamente a derecho.

Que teniendo en cuenta dicha premisa, corresponde no hacer lugar al recurso de impugnación
interpuesto en fecha 16 de marzo de 2018, por el señor Fiscal General Guillermo Sancho,
confirmando en consecuencia el Punto Cuarto de la Sentencia Nº 14/2018 de fecha 6 de marzo de
2018, dictada por la Audiencia de Juicio de la Primera Circunscripción Judicial, sin costas (arts.474
del C.P.P.).
El señor Juez Mauricio Piombi, dijo:

Que compartiendo los fundamentos de mi colega de Sala, expido mi voto en el mismo sentido.

En mérito al acuerdo que antecede, el TRIBUNAL DE IMPUGNACIÓN PENAL:

FALLA:

PRIMERO: No haciendo lugar al recurso de impugnación interpuesto por el señor Fiscal General
Guillermo Sancho en fecha 16 de marzo de 2018, confirmando en consecuencia el Punto Cuarto de
la Sentencia Nº14/2018 de fecha 6 de marzo de 2018, dictada por la Audiencia de Juicio de la
Primera Circunscripción Judicial, sin costas (arts.474 y c.c. del C.P.P.).
SEGUNDO: No hacer lugar al recurso de impugnación interpuesto por el señor Defensor General
Martín García Ongaro en fecha 21 de marzo de 2018, confirmando en consecuencia el Punto
Quinto de la sentencia Nº14/2018 de fecha 6 de marzo de 2018, dictada por la Audiencia de Juicio
de la Primera Circunscripción Judicial, sin costas (arts.474 y c.c. del C.P.P.)

TERCERO: Protocolícese, notifíquese y remítase el presente a la Oficina Judicial de esta ciudad.