You are on page 1of 26

INVESTIGACIÓN BÍBLICA

La profesión de fe de Pedro en Mateo (Mt 16, 13-20)

Introducción a la Sagrada Escritura.


Profesor: Pbro. Lic. Carlos Israel Coto Loría.
Pablo Flores Gómez.
II Semestre, 2017.
Contenido
Introducción .................................................................................................................................. 2
Capítulo I: Contexto Histórico ....................................................................................................... 3
1. Autor.................................................................................................................................. 3
2. Fecha y lugar de composición ........................................................................................... 3
3. Comunidad a la que se dirige ............................................................................................ 4
Capítulo II: Estudio Preliminar del Texto ....................................................................................... 5
1. Contexto Literario ............................................................................................................. 5
1.1. Estructura del Evangelio de Mateo ........................................................................... 5
1.2. La cita escogida en el Evangelio de Mateo................................................................ 6
1.3. Intenciones del Evangelista en Relación con los demás sinópticos .......................... 6
2. Presentación y Análisis Morfológico del Texto en griego (Según Nestlé Aland)............... 9
3. Traducción Personal del Texto ........................................................................................ 11
4. Inventario Gramatical...................................................................................................... 11
5. Inventario semántico por temas ..................................................................................... 12
Capítulo III: Estudio Exegético del texto...................................................................................... 14
1. Composición del texto..................................................................................................... 14
2. Elementos lingüísticos ..................................................................................................... 15
3. Estudio del texto por versículos ...................................................................................... 15
Capítulo IV: Teología del Texto. .................................................................................................. 18
1. Interpretación Patrística.................................................................................................. 18
2. Interpretación Teológica ................................................................................................. 20
3. Aplicación Pastoral .......................................................................................................... 22
Conclusión ................................................................................................................................... 24
Bibliografía .................................................................................................................................. 25

1
Introducción

El apóstol San Pedro, primer Papa de la Iglesia, hizo una profesión de fe frente al
mismo Señor Jesucristo, y es a partir de este acontecimiento, que podríamos afirmar que
es decisivo para la vida del apóstol, que Jesús le llama “bienaventurado” y le entrega las
llaves del Reino de los Cielos, y con ellas la potestad de atar y desatar en el cielo y en la
tierra. Con todo ello podemos ya vislumbrar la importancia, no solo para la vida de fe de
cada persona, sino para toda la institución de la Iglesia, de esta cita bíblica.

El relato acerca de la profesión de fe de Pedro aparece en los tres evangelios


sinópticos, pero solamente el Evangelista Mateo incluye en él el primado de Pedro y la
potestad que le da Jesús en su Iglesia; y es precisamente de este relato del cual vamos a
tratar de desarrollar un estudio exegético con las herramientas que en clase se nos han
proporcionado.

El presente estudio se desarrollará entonces en cuatro capítulos: el primero


abordará el contexto histórico tanto del Evangelio según Mateo en general, como de la
cita bíblica que se ha escogido -específicamente Mateo 16, 13-20). En el segundo capítulo
desarrollaremos un estudio preliminar del texto, en el tercero el estudio exegético y el
cuarto capítulo nos hablará acerca de los Santos padres, la teología del texto bíblico y una
pequeña aplicación pastoral.

2
Capítulo I: Contexto Histórico

1. Autor:

Ninguno de los Evangelios compuestos fue “publicado” por decirlo de alguna manera,
con el nombre de su autor; sólo la Tradición de la Iglesia es la que nos atestigua el nombre
del autor de cada uno de ellos, a través de los títulos de los manuscritos.

En nuestro caso, según nos dice Schmid en su obra El Evangelio según San Mateo, el
obispo Papías de Hierápolis daba testimonio de que Mateo reunió las palabras del Señor
en lengua hebrea (arameo). La Iglesia antigua atestigua y está de acuerdo en afirmar que
este Evangelio fue escrito por Mateo, el mismo que es mencionado en el catálogo de los
doce apóstoles.

2. Fecha y lugar de composición:


Para Schmid (1973), se hace evidente, y es muy aceptada la teoría de que este
Evangelio fue hecho por un autor judeocristiano, que conoce asuntos de Palestina y
costumbres y tradiciones de los judíos, pues el autor no ve necesario explicar estas cosas
a sus lectores. Esto nos puede llevar a pensar en el testimonio de Eusebio, según el cual,
el texto original en arameo pudo haber sido escrito por Mateo antes de que él dejara el
país de Palestina.
Ahora bien, Ulrich nos dice más bien que, a su Juicio, Antioquía es una posibilidad
bastante fuerte, pues ya San Ignacio utilizaba este Evangelio a inicios del año 100; sin
embargo, a este respecto, no existen más que posibles hipótesis, por lo que no se puede
dar una respuesta concreta acerca de donde realmente fue compuesto este Evangelio.
Respecto al tiempo en que fue escrito Schmid () nos señala que algunos pasajes de este
evangelio presuponen que existe un considerable espacio de tiempo entre la muerte de
Jesús y su composición, por lo que la obra pudo haber sido escrita antes del año 80; pero
también, comparándola con el Evangelio de Marcos, del cual no se puede desligar,
deberíamos decir que, como éste -el Evangelio de Marcos- fue escrito entre el año 60-70,
el de Mateo no pudo haber sido compuesto antes del año 70 aproximadamente

3
3. Comunidad a la que se dirige:
¿A quién se dirige este Evangelio? ¿Qué podemos decir de la comunidad a la cual
escribe Mateo? Veamos qué nos dice Ulrich en su Obra Evangelios Sinópticos y Hechos
de los Apóstoles. Primero, se nos afirma que es una comunidad heterogénea, tiene un
componente fundamental judeocristiano, parcialmente judeocristiano-helenista, pero con
cristianos procedentes del paganismo también. Esta comunidad se disputa con los fariseos
de después del año 70 quienes realmente pueden llamarse “pueblo de Dios”, quienes
pueden interpretar la escritura, y quienes tienen el recto conocimiento de la ley.
Posiblemente esta “Iglesia de Mateo” se haya separado ya de la tradición de las sinagogas,
aunque, nos afirma Ulrich, puede que aun algunos asistan a ellas. Esta Iglesia tiene
también problemas internos. Hay deficiencias notables en la coherencia vital de los
cristianos, lo que explica la insistente exhortación a «dar buenos frutos». También se
observa la «poca fe» cuando llegan los momentos difíciles. Es también una comunidad
establecida en un centro urbano, con una cierta organización. Estos son pues algunos
rasgos característicos de a quienes va dirigido el Evangelio de Mateo.

4
Capítulo II: Estudio Preliminar del Texto

1. Contexto Literario:

Cuando deseamos acercarnos a un texto de la sagrada escritura, sobre todo con la


utilización del método histórico-crítico, es necesario poder movernos con confianza en el
ambiente del cual vamos a hablar, por ello se hace importante conocer al menos un poco
del contexto literario del texto al cual vamos a acercarnos. Por todo lo anterior, vamos
entonces a conocer un poco del contexto literario de Mateo, y lo haremos en tres
momentos, a saber: en el primer momento haremos una ubicación referida a la división
general del libro estudiado; el segundo momento a los versículos o capítulos inmediatos
(anteriores y posteriores) de los versículos en cuestión; y en un tercer momento nos
referiremos a su relación con los otros evangelios sinópticos para encontrar detalles que
puedan ser utilizados en la exégesis.

1.1.Estructura del Evangelio de Mateo:

A la hora de explicar la estructura de este Evangelio, debemos decir primero que


no se puede ni desconocer la naturaleza narrativa de Mateo ni minusvalorar la importancia
de sus discursos: Mateo es entonces un texto narrativo con 5 grandes discursos muy bien
insertos dentro de la trama; esta trama narrativa desarrolla aspectos cristológicos,
eclesiológicos e históricos-salvíficos.

Mateo comienza su evangelio con la historia de la infancia de Jesús: al principio


enuncia la genealogía del Salvador y en seguida su concepción milagrosa y su nacimiento
en Belén, el homenaje de los magos, la huida a Egipto, la matanza de los niños y el
traslado de la Sagrada Familia a Nazareth. Luego, hay una segunda sección en la que se
describe la preparación inmediata para la actividad pública de Jesús.

En el cuerpo del Evangelio, la primera parte del mismo describe la actividad de


Jesús en Galilea, la vocación de los primeros discípulos y un relato sobre los primeros
“éxitos” de Jess, la presentación de Jesús como Maestro, la instrucción de los discípulos,

5
la misión de los doce, y otra serie de pasajes acerca de la incredulidad y la hostilidad
encontradas por Jesús

La segunda parte del cuerpo, describe el desarrollo posterior de la predicación


ambulante de Jesús. Mateo sigue en este caso paso a paso a Marcos, fuera de algunas
excepciones, en las que faltan en él pasajes o, al contrario, ofrece pasajes que Marcos no
tiene. Puede dividirse esta parte en dos más: Jesús fuera de Galilea, y el Camino de la
Pasión.

La tercera parte del Evangelio, la forman los últimos días de Jesús en Jerusalén y
se puede dividir a su vez en dos secciones más: última actuación pública de Jesús y la
pasión. El final del Evangelio está conformado por la orden de la misión y del bautismo.
La unidad de este Evangelio, su composición y uniformidad, dejan ver que el mismo es
una obra constituida en una sola pieza en la que es imposible distinguir interpolaciones o
adiciones posteriores.

1.2.La cita escogida en el Evangelio de Mateo:

Si nos fijamos un poco más de cerca, específicamente los versículos antes de la cita
escogida, podremos ver que del versículo 5 al 12 de este capítulo, Jesús hace una
comparación entre la doctrina de los fariseos y saduceos y la levadura del pan, diciéndole
a sus discípulos que deben guardarse de tal levadura. Y justamente después de la cita, en
los versículos 21-23, Jesús hace el primer anuncio de su pasión a los discípulos, es el
momento en el que, justamente a Pedro, aquel a quien momentos antes le había prometido
las llaves del cielo, y quien le había hecho esta profesión de fe, a ese mismo Jesús debe
decirle “Vete de mí vista, Satanás” (Lacueva, F. 1984)

1.3.Intenciones del Evangelista en Relación con los demás sinópticos.

En referencia a los evangelios sinópticos, Manucci indica que “…dispuestos en


columnas paralelas, los podemos leer de un golpe de vista y descubrir sus semejanzas y
divergencias”, por esta razón se propone a continuación una tabla para relacionar el texto
de estudio ubicado en los tres evangelios sinópticos y seguidamente se dará la
información obtenida de la misma. Para ello, tomaremos el pasaje evangélico en cuestión
(profesión de Fe de Pedro), de la Biblia de Jerusalén.

6
Marcos 8, 27-35 Mateo 16, 13-20 Lucas 9, 18-22
27 13 22
Salió Jesús con sus Llegado Jesús a la región de Estando una vez
discípulos hacia los Cesarea de Filipo, hizo esta orando a solas, en
pueblos de Cesarea de pregunta a sus discípulos: «¿Quién compañía de los
Filipo, y por el camino dicen los hombres que es el Hijo del discípulos, les
14
hizo esta pregunta a hombre?» Ellos dijeron: «Unos, preguntó: «¿Quién
sus discípulos: que Juan el Bautista; otros, que dice la gente que soy
«¿Quién dicen los Elías; otros, que Jeremías o uno de yo?»19Ellos
15
hombres que soy yo?» los profetas*.» Díceles él: «Y respondieron: «Unos,
28
Ellos le dijeron: vosotros ¿quién decís que soy yo?» que Juan el Bautista;
16
«Unos, que Juan el Simón Pedro contestó: «Tú eres el otros, que Elías; otros,
Bautista; otros, que Cristo, el Hijo de Dios vivo*.» que un profeta de los
17
Elías; otros, que uno Replicando Jesús le dijo: antiguos ha
de los profetas.»29Y él «Bienaventurado eres Simón, hijo resucitado.»20Les dijo:
les preguntaba: «Y de Jonás, porque no te ha revelado «Y vosotros, ¿quién
vosotros, ¿quién decís esto la carne ni la sangre, sino mi decís que soy yo?»
que soy yo?» Pedro le Padre que está en los cielos. Pedro le contestó: «El
18
contesta: «Tú eres el Y yo a mi vez te digo que tú eres Cristo de Dios.»21 Pero
Cristo.»30 Y les mandó Pedro, y sobre esta piedra edificaré les mandó
enérgicamente que a mi Iglesia, y las puertas del Hades enérgicamente que no
nadie hablaran acerca no prevalecerán contra ella. 19A ti te dijeran esto a nadie.
de él. daré las llaves del Reino de los
Cielos; y lo que ates en la tierra
quedará atado en los cielos, y lo que
desates en la tierra quedará desatado
en los cielos.»20Entonces mandó a
sus discípulos que no dijesen a nadie
que él era el Cristo.
Tabla 1. Comparación entre los sinópticos

De la anterior comparación, podríamos concluir que:

- Marcos y Mateo comienzan el relato prácticamente de la misma manera, dando


incluso iguales locaciones; Lucas, en cambio, dice que en ese momento Jesús
estaba orando con sus discípulos

7
- Las preguntas de Jesús y las respuestas de sus discípulos en los tres Evangelios
son prácticamente iguales, a excepción de algunas expresiones presentes en Mateo
que no están en los otros dos Evangelistas.
- Para Mateo, parece que no solo es importante esta profesión de fe de Pedro, sino
que incluye acá el primado de Pedro: la entrega de las llaves del Reino de los
Cielos y la potestad de atar y desatar en el Cielo y en la Tierra, cuestión que no
está presente en ninguno de los otros dos Evangelistas.
- En los tres Evangelios, el Señor manda a sus discípulos no decir nada acerca de
su verdadera identidad.

8
2. Presentación y Análisis Morfológico del Texto en griego (Según Nestlé Aland):

Ἐλθὼν δὲ ὁ Ἰησοῦς εἰς τὰ μέρη Καισαρείας τῆς Φιλίππου ἠρώτα τοὺς μαθητὰς
V-2AAP-NSM CONJ T-NSM N-NSM PREP T-APN N-APN N-GSF T-GSF N-GSM V-IAI-3S T-APM N-APM

αὐτοῦ λέγων· τίνα λέγουσιν οἱ ἄνθρωποι εἶναι τὸν υἱὸν τοῦ ἀνθρώπου
P-GSM V-PAP-NSM I-ASM V-PAI-3P T-NPM N-NPM V-PAN T-ASM N-ASM T-GSM N-GSM

οἱ δὲ εἶπαν· οἱ μὲν Ἰωάννην τὸν βαπτιστήν ἄλλοι δὲ Ἠλίαν ἕτεροι δὲ


T-NPM CONJ V-2AAI-3P T-NPM PRT N-ASM T-ASM N-ASM A-NPM CONJ N-ASM A-NPM CONJ

Ἰερεμίαν ἢ ἕνα τῶν προφητῶν.


N-ASM PRT A-ASM T-GPM N-GPM

λέγει αὐτοῖς· ὑμεῖς δὲ τίνα με λέγετε εἶναι


V-PAI-3S P-DPM P-2NP CONJ I-ASM P-1AS V-PAI-2P V-PAN

ἀποκριθεὶς δὲ Σίμων Πέτρος εἶπεν· σὺ εἶ ὁ χριστὸς ὁ υἱὸς τοῦ θεοῦ


V-AOP-NSM CONJ N-NSM N-NSM V-2AAI-3S P-2NS V-PAI-2S T-NSM N-NSM T-NSM N-NSM T-GSM N-GSM

τοῦ ζῶντος.
T-GSM V-PAP-GSM

ἀποκριθεὶς δὲ ὁ Ἰησοῦς εἶπεν αὐτῷ· μακάριος εἶ Σίμων Βαριωνᾶ ὅτι σὰρξ


V-AOP-NSM CONJ T-NSM N-NSM V-2AAI-3S P-DSM A-NSM V-PAI-2S N-VSM N-PRI CONJ N-NSF

9
καὶ αἷμα οὐκ ἀπεκάλυψέν σοι ἀλλ᾽ ὁ πατήρ μου ὁ ἐν τοῖς οὐρανοῖς.
CONJ N-NSN PRT-N V-AAI-3S P-2DS CONJ T-NSM N-NSM P-1GS T-NSM PREP T-DPM N-DPM

κἀγὼ δέ σοι λέγω ὅτι σὺ εἶ Πέτρος καὶ ἐπὶ ταύτῃ τῇ πέτρᾳ


P-1NS-K CONJ P-2DS V-PAI-1S CONJ P-2NS V-PAI-2S N-NSM CONJ PREP D-DSF T-DSF N-DSF

οἰκοδομήσω μου τὴν ἐκκλησίαν καὶ πύλαι ᾅδου οὐ κατισχύσουσιν αὐτῆς.


V-FAI-1S P-1GS T-ASF N-ASF CONJ N-NPF N-GSM PRT-N V-FAI-3P P-GSF

δώσω σοι τὰς κλεῖδας τῆς βασιλείας τῶν οὐρανῶν καὶ ὃ ἐὰν δήσῃς ἐπὶ
V-FAI-1S P-2DS T-APF N-APF T-GSF N-GSF T-GPM N-GPM CONJ R-ASN COND V-AAS- PREP
2S
τῆς γῆς ἔσται δεδεμένον ἐν τοῖς οὐρανοῖς καὶ ὃ ἐὰν λύσῃς ἐπὶ τῆς
T-GSF N-GSF V-FDI-3S V-RPP-NSN PREP T-DPM N-DPM CONJ R-ASN COND V-AAS-2S PREP T-GSF

γῆς ἔσται λελυμένον ἐν τοῖς οὐρανοῖς.


N-GSF V-FDI-3S V-RPP- PREP T-DPM N-DPM
NSN
τότε διεστείλατο τοῖς μαθηταῖς ἵνα μηδενὶ εἴπωσιν ὅτι αὐτός ἐστιν ὁ χριστός.
ADV V-AMI-3S T-DPM N-DPM CONJ A-DSM-N V-2AAS- CONJ P-NSM V-PAI-3S T-NSM N-NSM
3P

10
3. Traducción Personal del Texto:

A continuación, una traducción personal del Texto, apoyándose en la Versión de Nestlé


Aland y en el Nuevo Testamento Interlineal de Lacueva (2010).

Y cuando llegó Jesús a las partes de Cesarea de Filipo, preguntaba a los discípulos de él,
diciendo: “¿Quién dicen los hombres que es el hijo del Hombre?” y ellos dijeron: Unos que
juan el Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas. Dijo a ellos: ¿Y
ustedes quien dicen que soy yo? Respondiendo Simón Pedro dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo
del Dios vivo. Y Contestando Jesús, le dijo: Dichoso eres Simón, Bar-Jonás, pues carne y
sangre no te reveló esto, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo que tú eres Pedro
y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no la derrotarán. Daré a ti las
llaves del Reino de los Cielos, y todo lo que ates en la Tierra, habrá sido atado en los cielos;
y todo lo que desates en la Tierra, habrá sido desatado en los cielos. Entonces dio orden a
los discípulos de que no dijeran a nadie que él es el Cristo.

4. Inventario Gramatical:

Verbos Sustantivos-Nombres Adjetivos Pronombres Preposiciones


Ἐλθὼν Ἰησοῦς Φιλίππου αὐτοῦ ἐπὶ
ἠρώτα μαθητὰς ἀνθρώπου αὐτοῖς· ἐν
ἠρώτα Καισαρείας βαπτιστήν ὑμεῖς ἐπὶ
λέγων· ἄνθρωποι ἕτεροι με ἐπὶ
λέγουσιν υἱὸν θεοῦ σὺ ἐν
εἶναι Ἰωάννην μακάριος αὐτῷ· εἰς
εἶπαν· Ἠλίαν προφητῶν. σοι ἐν
λέγει Σίμων ζῶντος. μου ἐπὶ
λέγετε Πέτρος ᾅδου μου ἐν
εἶναι χριστὸς βασιλείας αὐτῆς. 9
ἀποκριθεὶς υἱὸς οὐρανῶν σοι
εἶπεν· Ἰησοῦς 11 αὐτός
εἶ Σίμων 12
ἀποκριθεὶς Βαριωνᾶ
εἶπεν αἷμα
εἶ πατήρ
ἀπεκάλυψέν ἐκκλησίαν
οἰκοδομήσω σὰρξ
κατισχύσουσιν πύλαι
δώσω οὐρανοῖς.

11
δήσῃς πέτρᾳ
ἔσται κλεῖδας
δεδεμένον γῆς
λύσῃς οὐρανοῖς
ἔσται γῆς
λελυμένον οὐρανοῖς.
διεστείλατο μαθηταῖς
εἴπωσιν χριστός.
ἐστιν 28
29
Tabla 2: Inventario Gramatical del texto.

5. Inventario semántico por temas:

Comunicación Lugar Personas Relación Pertenencia Divinidad Cuerpo Acciones


importantes
ἠρώτα Καισαρείας Ἰησοῦς υἱὸν/υἱὸς αὐτοῦ χριστὸς σὰρξ ἀπεκάλυψέν
λέγων·/λέγει/λέγετε/λέγω Φιλίππου μαθητὰς πατήρ μου θεοῦ αἷμα οἰκοδομήσω
λέγουσιν οὐρανοῖς. ἄνθρωποι κατισχύσουσιν
εἶπαν·/εἶπεν· ᾅδου Ἰωάννην δήσῃς
ἀποκριθεὶς γῆς βαπτιστήν διεστείλατο
βασιλείας Ἠλίαν
πέτρᾳ Ἰερεμίαν
ἐκκλησίαν προφητῶν.
Σίμων
Πέτρος
Βαριωνᾶ
Tabla 3: Inventario Semántico

Interpretación de las tablas:

La tabla número 1 nos presenta un inventario de la gramática presente en el texto escogido


para este estudio, y mediante ella podemos observar que el texto es sumamente activo, fuerte,
lleno de acciones, tanto ejecutadas en el momento como “prometidas” por Jesús para el
futuro. Es también un texto con muchos nombres y comparaciones, muy minucioso,
12
gramaticalmente, cada detalle cuenta y está ahí. Podemos deducir, de esta tabla y viendo sus
verbos, que es un diálogo muy fuerte y activo, donde todos tienen participación: los
discípulos, Pedro, Jesús; y estos dos últimos, uno con su profesión de fe y otro con su promesa
y asentamiento de la Iglesia, se muestran dinámicos, activos, hasta, podríamos decir,
impulsivos. Termina el texto con un Jesús un poco más pasivo, pero sin “perder autoridad”,
dando la orden a sus discípulos de que no digan nada a nadie.

De la segunda tabla, podemos deducir también que el texto es muy rico en lugares, y,
nuevamente, en personas. De los lugares podemos ver que el texto hace mucho hincapié en
lugares importante: El Reino, la Iglesia, “la piedra”, el Cielo y la Tierra (que se repiten varias
veces); y de las personas, vemos que, además de los personajes del texto, se citan otros
hombres importantes para la fe judía: Elías, Jeremías, los profetas, etc. Otro aspecto
importante puede ser el de las “acciones importantes”: revelación, edificación, “ejercerán
fuerza hacia abajo”, atar, desatar; todas ellas pronunciadas por Jesús.

13
Capítulo III: Estudio Exegético del texto.

1. Composición del texto:

Podríamos decir que el texto que estamos analizando se puede dividir en 3 partes: los
versículos del 13 al 16, en los que Jesús pregunta a sus discípulos quien cree la gente que es
él y quien creen ellos que es él, donde además Pedro le responde que es el “Hijo del Dios
vivo”; una segunda parte de la cita es el comúnmente llamado primado de Pedro, en los
versículos del 16 al 19, en los que el Señor le entrega las llaves del Reino a Pedro y le da la
potestad de atar y desatar en el Cielo y en la Tierra; y una última parte, donde Jesús insiste
en el “secreto mesiánico”, es decir, le manda a sus discípulos no decir a nadie que él era el
Cristo. Esto lo podemos concluir como consecuencia de la comparación entre los sinópticos
hecha en la Tabla 1 de la presente investigación.

Podemos decir que este texto está en estrecha relación con otros del mismo Evangelio, lo
que le hace tener una destacada importancia, pues nos hace recordar estos otros, a este
respecto, Ulrich nos dice:

La perícopa desempeña sin duda una función Importante en todo el evangelio No


sólo despierta recuerdos de 14,25 (v 14), 14,33 (v 16) y 13, sobre (v 17), sino sobre
todo del texto fundamental sobre la revelación del HIJO 11,25-27 5 Y no sólo
preludia 18, 18 6 (v 19bc), y el dicho 23, 13 sobre los fariseos que Impiden la entrada
en el remo de los Cielos (v 19a) sino sobre todo la escena fundamental de revelación
ante el sanedrín 26, 61-64 7 Allí, Pedro está lejos (v 58) y el sumo sacerdote adopta
su papel en una inversión característica.

(Ulrich, 1993)

Ahora bien, en este mismo sentido, el texto va ligado a la perícopa siguiente, Ulric, dice
también:

Las dos secciones forman un quiasmo Un diálogo con los discípulos y una instrucción
en la que Jesús habla del HIJO del hombre forman el marco (v 13-15 24-28) sigue
un diálogo con Pedro, donde resalta el contraste hombre-Dios (v 16-19 22s), y una
nueva manifestación a los discípulos forma el centro (v 2021s)
14
(Ulrich, 1993)

2. Elementos lingüísticos:

En este apartado de la investigación, haremos referencia a algunos elementos


lingüísticos del texto, para de esta forma enriquecer su contenido y la exégesis de este trabajo.
Estos elementos han sido presentados anteriormente en las tablas de inventarios gramatical
y semántico.

Dada la amplitud del texto, nos referiremos sobre todo al tema del primado de Pedro,
el tema de la piedra, πέτρᾳ, y su relación con la Iglesia, ἐκκλησία.

πέτρᾳ-ἐκκλησία

De frente a esta palabra, Ulrich no recuerda que, en la tradición judía, la Piedra podría
referirse a dos cosas: primero, a una tradición personal inspirada en Is 51,1; donde Abraham
es la roca de donde surge Israel; y Segundo; a la tradición del templo y la Piedra fundamental
del mismo; sin embargo, no podríamos afirmar que el Evangelista quiso referirse a estas
tradiciones pues usa el término πέτρᾳ (se traduce más como “roca”); mientras que estas dos
tradiciones utilizan el término λίθος (piedra). Para el autor, probablemente el hagiógrafo se
refiere más a la idea de la idea de la Iglesia como templo y construcción, y la tendencia de la
era post-apostólica a considerar a los apóstoles como fundamento de la Iglesia.

κατισχύσουσιν

Este es el término que el evangelista utiliza para decir lo que no podrá el infierno con
la Iglesia. Κατισχοω suele traducirse por «llevar ventaja, salir victorioso», y sugiere entonces
la imagen de una lucha. Pero κατισχύσουσιν significa normalmente, en sentido atenuado,
«ser superior, ser más fuerte», por ende, el significado es que las puertas del hades, no serán
más fuertes que la Iglesia.

3. Estudio del texto por versículos:

15
Vamos ahora a hacer un estudio por versículos del texto, pero, por la cantidad de
versículos del texto, vamos a centrarnos solamente en algunos versículos, basándonos todas
las luces que nos pueda dar el trabajo anteriormente hecho. Comenzaremos con el versículo
a partir del cual Pedro hace su confesión de fe (v. 16) y finalizaremos en el versículo 20.

V 16:

No es casualidad que, en los versículos anteriores, el hagiógrafo haya puesto a Pedro como
el último en contestar la pregunta de Jesús (primero, el pueblo, luego los discípulos, y
finalmente, Pedro). Tenemos acá en el versículo 16 la palabra Χριστός, que, como aparece
en otros pasajes del Evangelio, se refiere al mesías de Israel, quien es, como también lo dice
este pasaje, el Hijo del Dios Vivo. Esta otra expresión: Θεος ζῶν, fue muy popular en el
judaísmo greco-hablante, y se refiere al DIOS real que actúa en la historia, a diferencia de
los ídolos paganos sin vida.

V 17:

En este versículo, podemos encontrar la “felicitación” de Jesús para Pedro, con ella Jesús
quiere dar a entender -no solo a pedro sino a todos los discípulos- que no son los humanos
sino el Padre Celestial quien revela al Hijo.

V. 18

Aquí, Jesús completa su felicitación con una promesa para Pedro. En este versículo podemos
ver que queda claro el significado sustancial de la roca: el fundamento rocoso promete
estabilidad y perennidad a la Iglesia. Una casa construida sobre roca se mantiene en pie (cf.
7, 24s); es claro, también, que Pedro tiene una función intransferible que ejercer en la Iglesia:
él es el cimiento, diferente de todo lo que se construya luego sobre él. De modo no explícito,
pero alusivo, aparece también la idea de la unidad de la Iglesia, que descansa en un
fundamento.

V 19

Ahora Mateo nos presenta una nueva comparación, esta vez para decirnos cual es la función
de Pedro como Roca: No se trata ya del “edificio” de la Iglesia, sino de las llaves para el
reino de los cielos. Pero, ¿En qué consiste el “poder de las llaves” de Pedro? El texto habla

16
de atar y desatar; y la interpretación más aceptada sobre esto, dice que parte de una pareja
conceptual rabínica que designa primariamente la «prohibición» y «permisión» mediante un
dictamen halákico de los rabinos, es decir, mediante la interpretación de la Ley.

V 20

Aquí, Mateo vuelve un tanto bruscamente a la confesión del Cristo del Versículo 16, y le
añade, como Marcos, un mandato de silencio; pero, a diferencia de Marcos, ese mandato sólo
puede tener el sentido de mantener la frontera establecida anteriormente entre los discípulos
y el pueblo: el conocimiento de que Jesús es el Cristo está reservado a los discípulos. Ellos
forman ahora la Iglesia, que difiere también del pueblo.

17
Capítulo IV: Teología del Texto.

1. Interpretación Patrística:

Veremos a continuación, una serie de comentarios de los Santos Padres de la Iglesia acerca
de la cita bíblica en cuestión, para ello, utilizaremos la obra de Manlio Simonetti La Biblia
comentada por los padres de la Iglesia:

- Versículo 13:
o En Cesarea de Filipo. ¿Por qué razón nombra al fundador de la Ciudad?
Porque hay otra Cesarea, la llamada de Estratón, y no fue en esta sino en
aquella otra, donde el Señor preguntó a sus discípulos. Allí los llevó lejos de
los judíos, a fin de que, libres de toda angustia, pudieran decir con entera
libertad cuanto sentían en su interior. (Juan Crisóstomo, Homilías sobre el
Ev. De Mateo, 54, 1)
o Jesús pregunta para que conozcamos por la respuesta las opiniones existentes
acerca de Él entre los judíos y para aprender más exactamente qué dicen los
hombres acerca de Él, y si es falso, apartemos los pretextos, pero si son
aceptables, los aumentemos. Él dijo “Hijo del Hombre” para mostrar que no
solo parece serlo, sino que realmente se hizo hombre inmutable, y, además,
es verdadero Dios, que no está divido en partes, como si una fuera Dios y otra
hombre, sino que podemos llamarlo Hijo del hombre sin dudar que es también
Hijo de Dios. (Teodoro de Heraclea, Fragmentos sobre el Ev. de Mateo, 101)
- Versículo 14:
o De forma especial pensaban que Cristo era jeremías. Tal vez porque conocían
que el Señor tenía sabiduría desde el nacimiento y sin instrucción. Pensaban
también algo semejante acerca de Jeremías, porque siendo niño fue arrastrado
a profetizar y sin enseñanza humana que le acompañara, fue profeta del gran
Profeta que vendría. (Teodoro de Mopsuestia, Fragmentos sobre el Ev. de
Mateo, 91)
- Versículo 15:

18
o Una vez expuestas las distintas opiniones de los hombres respecto de Él, les
pregunta qué piensan ellos sobre Él. Pedro responde: “Tu eres el Cristo, el
Hijo de Dios Vivo”. Pero Pedro había ponderado la intención de la pregunta.
En efecto, el Señor había dicho: “¿Quién dicen los hombres que soy yo, el
Hijo del Hombre?”. Ciertamente el aspecto de su cuerpo revelaba que era Hijo
del Hombre. Pero al añadir: “¿Quién dicen que soy yo?”, da a entender que
hay algo más de lo que se veía en Él, es decir, que era Hijo del Hombre. ¿Qué
deseaba, pues, que se pensara sobre Él?... Era un misterio hacia el cual debía
orientarse la fe de los creyentes. (Hilario de Poitiers, Sobre el Ev. de Mateo,
16, 6)
- Versículo 16:
o No dijo Pedro: tú eres Cristo, o hijo de Dios, sino “el Cristo, el Hijo de Dios”.
Pues hay muchos cristos de acuerdo a la gracia, que tienen la dignidad de la
adopción, pero solo un es por naturaleza el Hijo de Dios. Por esto dijo “El
Cristo, el Hijo de Dios” con artículo determinado. Llamándolo “Hijo del Dios
vivo” muestra que él es vida y que la muerte no lo domina. E incluso si la
carne fuera débil, durante un corto espacio de tiempo y muriera, se levantará,
pues, la Palabra que hay en ella y que no puede ser dominada por las cadenas
de la muerte. (Cirilo de Alejandría, Fragmentos sobre el Ev. de Mateo, 190)
- Versículo 19:
o Cristo es la piedra que nunca será removida ni desgastada. Por tanto, el
bienaventurado Pedro recibe el nombre que le da Cristo, que significa la fe
estable y duradera de la Iglesia. El diablo es el que siempre trata d remover
las puertas de la muerte, los escándalos y las persecuciones contra la Iglesia
santa. Pero la fe del Apóstol, que está fundamentada sobre la piedra de Cristo,
siempre permanece victoriosa e inamovible. A Pedro se le entregaron las
llaves del Reino de los Cielos, de forma que lo que atare en la tierra quedara
atado también en el cielo, y lo que desatare en la tierra fuera desatado también
en el cielo. (Epifanio el Latino, Interpretación de los Evangelios, 28)
- Versículo 20:

19
o Cuando los discípulos recibieron el Espíritu, entonces manifestaron la
doctrina completa acerca de la divinidad del Hijo, mientras el mismo Espíritu
confirmaba esta verdad con el testimonio de los milagros que se hacían en su
nombre. Por otra parte, era preciso que esto estuviera oculto a los jefes de este
siglo, a los poderosos del mundo, para que Cristo, después de haber padecido
y resucitado, pudiera transformar en sí mismo la vida humana y recrearla
llevándola a las primicias anteriores a la corrupción; ésta es la razón por la
cual era preciso que ellos nos dijeran sobre el anuncio (que se les había hecho)
(Teodoro de Mopsuestia, Fragmentos sobre el Ev. de Mateo, 93)

2. Interpretación Teológica:

Para este apartado, consultaremos a uno de los teólogos más famoso de los últimos años: Su
Santidad Benedicto XVI, utilizando sobre todo la audiencia general del 17 de mayo del 2006
y su libro “Jesús de Nazareth”.

El Papa, en primer lugar, nos dice que:

Estas explicaciones un tanto esquemáticas [explicaciones dadas anteriormente]


deberían haber dejado claro que la confesión de Pedro sólo se puede entender
correctamente en el contexto en que aparece, en relación con el anuncio de la pasión
y las palabras sobre el seguimiento: estos tres elementos -las palabras de Pedro y la
doble respuesta de Jesús-van indisolublemente unidos. Para comprender dicha
confesión es igualmente indispensable tener en cuenta la confirmación por parte del
Padre mismo, y a través de la Ley y los Profetas, después de la escena de la
transfiguración. (Benedicto XVI, Papa. 2007)

Es decir, para el Papa es importante entender el texto desde su esencia, desde donde está
ubicado: con los versículos acerca del seguimiento de Jesús y de la transfiguración de Jesús,
solo así, nos dice el Papa, se podrá entender todo el texto.

Respecto a las respuestas que se dan acerca de Jesús, el Santo Padre emérito nos dice:

Todas estas opiniones tienen algo en común: sitúan a Jesús en la categoría de los
profetas, una categoría que estaba disponible como clave interpretativa a partir de

20
la tradición de Israel. En todos los nombres que se mencionan para explicar la figura
de Jesús se refleja de algún modo la dimensión escatológica, la expectativa de un
cambio que puede ir acompañada tanto de esperanza como de temor. Mientras Elías
personifica más bien la esperanza en la restauración de Israel, Jeremías es una figura
de pasión, el que anuncia el fracaso de la forma de la Alianza hasta entonces vigente
y del santuario, y que era, por así decirlo, la garantía concreta de la Alianza; no
obstante, es también portador de la promesa de una Nueva Alianza que surgirá
después de la caída. (Benedicto XVI, Papa, 2007)

Ahora bien, respecto a la respuesta de Pedro, el Papa nos hace una comparación y una
significación de la misma con la profesión de fe de la futura Iglesia:

Es Pedro quien contesta en nombre de los demás: “Tú eres el Cristo”, es decir, el
Mesías. Esta respuesta de Pedro, que no provenía “ni de la carne ni de la sangre”,
es decir, de él, sino que se la había donado el Padre que está en los cielos (cf. Mt 16,
17), encierra en sí como en germen la futura confesión de fe de la Iglesia. (Benedicto
XVI, Papa, 2006)

Pero Pedro, con todo y la respuesta como “revelación divina” que le da a Jesús, esperaba aún
otro tipo de mesías, completamente distinto al que es Jesús, a este respecto, el Papa nos dice
que:

Pedro quiere un Mesías “hombre divino”, que realice las expectativas de la gente
imponiendo a todos su poder (…) Jesús se presenta como el “Dios humano”, el siervo
de Dios, que trastorna las expectativas de la muchedumbre siguiendo el camino de
la humildad y el sufrimiento.

Es la gran alternativa, que también nosotros debemos aprender siempre de nuevo:


privilegiar nuestras expectativas, rechazando a Jesús, o acoger a Jesús en la verdad
de su misión y renunciar a nuestras expectativas demasiado humanas. (Benedicto
XVI, Papa)

Con esta comparación el Papa nos deja ver toda la obra mesiánica de Jesús: es el Dios
humano, no un hombre divino; un Dios que se encarna en nuestra humanidad para poder así
21
redimirla, es un mesías que Pedro en ese momento no puede entender, pues por su contexto
histórico, su cultura judía, él esperaba aquel mesías que liberara al pueblo de Israel de la
opresión.

Finalmente, respecto a lo que llamamos el primado de Pedro, la declaración de Jesús justo


después de la respuesta de Pedro, podríamos afirmar, siguiendo al Papa emérito, que Jesús
hace en ella tres metáforas o comparaciones, respecto a esto, en una de sus audiencias
Generales, Benedicto XVI nos dice:

Las tres metáforas que utiliza Jesús son en sí muy claras: Pedro será el cimiento de
roca sobre el que se apoyará el edificio de la Iglesia; tendrá las llaves del reino de
los cielos para abrir y cerrar a quien le parezca oportuno; por último, podrá atar o
desatar, es decir, podrá decidir o prohibir lo que considere necesario para la vida de
la Iglesia, que es y sigue siendo de Cristo. Siempre es la Iglesia de Cristo y no de
Pedro. Así queda descrito con imágenes muy plásticas lo que la reflexión sucesiva
calificará con el término: "primado de jurisdicción" (Benedicto XVI, Papa. 2006)

3. Aplicación Pastoral:

Del recorrido exegético que hemos hecho de estos versículos del Evangelio según San Mateo,
podemos obtener varias enseñanzas. De frente a la pregunta que hace Jesús a sus discípulos:
¿Quién dice la gente que soy yo? No es esto mera “curiosidad” de parte de Jesús, hemos visto
anteriormente que estas preguntas y este orden de preguntarlas no es casualidad, tiene toda
una intencionalidad por parte del evangelista, y vemos que la gente -dicen los discípulos-
responde de todo, menos que Jesús es el mesías, el Cristo. Podríamos entonces en este
momento hacer una referencia directa de la pregunta hacia nosotros: Jesús quiere saber quién
es él para nosotros. El Apóstol Pedro, dice el Evangelio, respondió “Tu eres el Cristo” (Cfr.
Mt 16, 16), podríamos afirmar que este texto nos da a entender que la respuesta por parte de
Pedro es casi de forma inmediata, y, viendo otros episodios de las escrituras con respecto a
la vida de él, diremos que de forma impulsiva, movido completamente por el Espíritu de
Dios, por ello Jesús le dice que eso que acaba de afirmar es revelación de Dios y no de “carne
ni sangre” (Cfr. Mt 16, 17). Todo esto, en efecto, debe ser para nosotros motivo de

22
conversión, de ver a nuestro corazón, a nuestro interior y poder responder de forma honesta
qué lugar ocupa Jesús en nuestra vida, pues, como nos dice el Papa Francisco, debemos
preguntarnos si somos “cristianos de salón de esos que comentan cómo van las cosas en la
Iglesia y en el mundo, o si somos apóstoles en camino, que confiesan a Jesús con la vida
porque lo llevan en el corazón. Quien confiesa a Jesús sabe que no ha de dar sólo opiniones,
sino la vida; sabe que no puede creer con tibieza, sino que está llamado a «arder» por amor”
(Francisco, Papa. 2017)

¿Qué podríamos sacar de enseñanza respecto al primado de Pedro? Pedro, declarado por
Jesús Piedra de la Iglesia, nos enseña también a ser “pequeñas piedras” en la construcción de
la Iglesia, así nos lo dice el Papa Francisco:

También con nosotros hoy, Jesús quiere continuar construyendo la Iglesia, esta casa
con fundamentos sólidos, pero donde no faltan las grietas” y que además tiene “una
continua necesidad de ser reformada, reparada”, dijo el Papa: "Nosotros
ciertamente no nos sentimos rocas, sino solo pequeñas piedras. Sin embargo, ninguna
piedra pequeña es inútil. En las manos de Jesús la más pequeña piedra se hace
preciosa, porque Él la toma, la mira con ternura, la trabaja con su Espíritu, y la
coloca en el lugar justo, que Él siempre ha pensado y donde puede ser más útil a toda
la construcción. (Francisco, Papa. 2017)

Es por ello que, con esta cita tan rica, podríamos obtener muchas más enseñanzas, pero si
quisiéramos resumir todo el trabajo hecho, diríamos que Jesús nos llama a preguntarnos
mediante la introspección qué lugar ocupa él en nuestra vida; y a ser piedras vivas, junto con
toda la Iglesia, en la construcción de su reino de justicia, de amor y de paz.

23
Conclusión

Esta investigación y estudio exegético que se ha tratado de llevar a cabo -obviamente


muy corto-, ha sido en definitiva un enriquecimiento en lo que se refiere al conocimiento de
la Palabra de Dios, de Jesucristo y de la Santa Madre Iglesia.

La profesión de fe del apóstol San Pedro, debe ayudarnos a nosotros a preguntarnos


siempre por Jesús, y queda en la conciencia de cada persona si es capaz de responder que
Jesús es el Mesías en su vida; por ende, como fruto de este trabajo, queda también un
compromiso de estrechar más la relación con Jesucristo y con su palabra, para poder
comunicar de mejor manera su mensaje de amor a todo aquel que se nos acerque.

Respecto a la elaboración y estructura de la investigación, podría afirmar que es muy


propicia para el análisis exegético que se deseaba se pudiera realiza, pues permite enfocarse
en pequeños detalles que en otros contextos pasarían desapercibidos, pero que son
importantes para un estudio como éste.

24
Bibliografía

Aguirre Monasterios, R., & Rodríguez Carmona, A. (1992). Introducción al estudio de la biblia:
Evangelio sinópticos y Hechos de los Apóstoles. Navarra: Verbo Divino.

Benedicto XVI, Papa. (2006 de mayo de 2006). Audiencia General: Pedro, el Pescador. Obtenido de
vatican.va: https://w2.vatican.va/content/benedict-
xvi/es/audiences/2006/documents/hf_ben-xvi_aud_20060517.html

Benedicto XVI, Papa. (7 de Junio de 2006). Audiencia General: Pedro, la roca sobre la que Cristo
fundó su Iglesia. Obtenido de www.vatican.va: https://w2.vatican.va/content/benedict-
xvi/es/audiences/2006/documents/hf_ben-xvi_aud_20060607.html

Benedicto XVI, Papa. (2007). Jesús de Nazareth. Vaticano: Editrice Vaticana.

Francisco, Papa. (27 de agosto de 2017). Angelus 27 de agosto del 2017. Obtenido de vatican.va:
http://w2.vatican.va/content/francesco/es/angelus/2017/documents/papa-
francesco_angelus_20170827.html

Lacueva, F. (1984). Nuevo Testamento Interlineal Griego-Español. Barcelona: CLIE.

Nestle, E., & Erwin-Aland, K. (1993). Novum Testamentum Graece. Verbo Divino.

Schmid, J. (1973). El Evangelio según San Mateo. Barcelona: Editorial Herder.

Simonetti, M. (2006). La Biblia comentada por los padres de la Iglesia. Madrid: Editorial Ciudad
Nueva.

Urlich, L. (2010). El Evangelio según San Mateo Vol II. Salamanca: Ediciones Sígueme.

25