You are on page 1of 9

MORFOLOGIA Y ESTRUCTURA BACTERIANA

INTRODUCCION

Las bacterias son los organismos más pequeños que poseen toda la maquinaria
requerida para su crecimiento y replicación, son procariotas y presentan formas
celulares características. Sor organismos relativamente simples y algunos son fáciles de
manipular en el laboratorio, son importantes en la ecología de la tierra ya que
participan en la fijación del nitrógeno, son eje central del ciclo del carbono debido a su
habilidad para degradar muchos polímeros naturales como la celulosa y otros
compuestos (Sánchez 2004) .

Definitivamente a las bacterias en el reino Procariota. El conocimiento en profundidad
de las diferentes estructuras y su composición ha permitido comprender, como muchas
bacterias se relacionan con el hombre, ya sea cuando lo hacen como integrantes de la
flora normal o cuando se comportan como agresoras para el mismo. Ha sido
fundamental poder demostrar que muchas estructuras bacterianas bien identificadas
son importantes inmunógenos, siendo posible utilizarlas para la preparación de vacunas
que han significado verdaderos avances en la Medicina de los últimos años (Ejemplo:
vacunas contra agentes causantes de meningoencefalitis supuradas: Haemophilus
influenzae tipo b) (Pírez 2006).

MORFOLOGIA BACTERIANA

La morfología bacteriana debe considerarse desde dos puntos de vista: 1) como células
individuales observables sólo al microscopio y 2) como colonias bacterianas apreciables
a simple vista después de desarrollarse en la superficie de medios de cultivo sólidos.

Las diferencias en el tamaño, forma y ciertos detalles estructurales son característicos
de los principales grupos de bacterias, y proporcionan las bases fundamentales para su
estudio sistemático e identificación. De la misma forma, las colonias bacterianas,
compuestas por masas de células individuales, tienen características de tamaño,
consistencia, textura y color que poseen un valor sistemático, pero no tienen la
importancia fundamental de la morfología celular (Saravia 2010).

TAMAÑO DE LAS BACTERIAS

Las bacterias son los microorganismos de vida libre de menor tamaño que existen en la
naturaleza, algunas son tan pequeñas que se considera que tienen el mínimo tamaño
posible para ser una forma de vida independiente.
El tamaño se mide en micrómetros, µm, para microorganismos mas pequeños se usa el
nanómetro, nm.
Las bacterias esféricas se miden por el diámetro, y la gran mayoría tienen un diámetro
que varía entre 0,2 y 2 µm. Las bacterias alargadas se miden por el largo y el ancho y
la mayoría de ellas tienen un ancho de 0,2 a 2 µm por 1 a 15 µm de largo.
Las bacterias espiraladas se miden por la longitud total, la amplitud de la espira y la
profundidad de la misma.
Existen bacterias cuyo tamaño está en el extremo inferior de la escala, son las
rickettsias, clamidias y micoplasmas, su tamaño es similar al de los virus más grandes,
los poxvirus. En el otro extremo de la escala, hay algunas bacterias alargadas que
tienen una longitud semejante al diámetro de una célula eucariota, por ejemplo, los
lactobacilos tienen un largo que puede superar al diámetro de un eritrocito (Sánchez
2004).
FORMA DE LAS BACTERIAS

La morfología de las bacterias estará determinada según la rigidez que posea su pared
celular, por tanto se distinguen los siguientes grupos:

 Los cocos que presentan una forma esférica u ovalada.
 Los bacilos que tendrán una forma cilíndrica o de bastones.
 Los espirilos que poseen forma de espiral o hélice.
 Los vibrios en los que se evidencia una forma de coma.
Las bacterias tipo coco o esféricas pueden dividirse según la forma de agrupación que
presentan, cuando se hallan en forma singular son denominadas micrococos aunque
también pueden encontrarse en colonias llamadas “cocci”, si se encuentran en pares
son designadas como diplococos, los estreptococos son aquellos que se encuentran en
cadena, los estafilococos cuando se evidencia una forma de racimo, tétradas cuando se
encuentran en grupos de cuatro, y sarcinas donde se puede observar una forma de
paquete o cubo en un número de ocho.1-7(Vasquez 2014)

Las agrupaciones están determinadas por el plano de división bacteriana y la mayor ó
menor tendencia de las bacterias a permanecer unidas. Cuando una cocácea se divide
en un plano forma un diplococo. Existen dos tipos de diplococos; neisserias y
neumococos. Las neisserias están unidas por sus caras adyacentes planas lo que les da
forma de “granos de café”. Esta disposición es característica de Neisseria gonorrhoeae y
Neisseria meningitidis, agentes de la gonorrea y meningitis respectivamente.

Los neumococos, término científico Streptococcus pneumoniae, es la principal causa de
neumonia adquirida en la comunidad. Este microorganismo forma cadenas cortas y
diplococos y se caracterizan por tener una forma alargada descrita como lanceolada (la
forma de la punta de una lanza), ó de llama de una vela. Si la cocácea se divide en un
plano, pero permanece unida luego de la división da origen a una cadena ó
estreptococo (Streptococcus). Si por el contrario, la cocácea se divide en varios planos,
da origen a un racimo de uva, característica presente en los estafilococos
(Staphylococcus). Los bacilos tienen menor tendencia a permanecer unidos luego de la
división, pero se decriben dos agrupaciones; los estreptobacilos (cadenas de bacilos)
característica presente en el género Bacillus y las bacterias dispuestas en “empalizada ó
letra china”. Esta última característica se debe a que los bacilos quedan unidos por un
extremo luego de su división, lo que se presenta en los “difteromorfos”, bacterias de
morfología similar a Corynebacterium diphteriae, el agente de la difteria. Mientras la
difteria ha sido controlada por vacunas, existen numerosas otras especies de
Corynebacterium que forman parte de la Microbiota comensal de nuestra piel y
mucosas (Prescott M, Harley JP and Zinsser n.d.).
ULTRAESTRUCTURAS BACTERIANAS

Muchos elementos de la estructura bacteriana están involucrados en su interacción con

el hospedero, siendo responsables de su patogenicidad. Algunas estructuras bacterianas
participan en la adherencia a los tejidos del hospedero, en la evasión de la respuesta
inmune o induciendo una respuesta inflamatoria de diferente magnitud. Algunos de sus
componentes permiten en el laboratorio el diagnóstico microbiológico. Por otra parte,
componentes de la estructura bacteriana constituyen el sitio blanco de antimicrobianos
y vacunas(Prescott M, Harley JP and Zinsser n.d.)

1.- CITOPLASMA.- El citoplasma bacteriano es un gel de alta presión osmótica. Al
microscopio electrónico muestra un aspecto finamente granular, debido a su alto
contenido en ribosomas e inclusiones de diversos materiales nutritivos que las bacterias
almacenan en forma insoluble. Aproximadamente en el centro del citoplasma
localizamos el material genético de la bacteria, organizado en un nucleoide, el cual se
destaca en microfotografías por su aspecto hipolúcido. Este material genético consiste
de un cromosoide único formado por ADN de doble hebra circular. Esta gran moléculase
encuentra compactada por sobreenrrollamiento, proceso en el que intervienen enzimas
del tipo topoisomerasa y proteínas estructurales “tipo-histonas”.(Vasquez 2014)

RIBOSOMAS

Libres en el citoplasma, están compuestos por proteínas y ácido ribonucleico (ARN); su
coeficiente de sedimentación es de 70S (a diferencia de la célula eucariota que es de
80S) con dos subunidades de 50S y de 30S. Pueden presentarse aislados o como
polirribosomas, asociados a ARN mensajero (ARNm) y a ADN cromosómico. Un mismo
ARNm puede ser traducido por varios ribosomas simultáneamente durante la síntesis
proteica. Los ARNm bacterianos difieren en el número de proteínas para las que
codifican. Algunos representan un único gen (monocistrónicos), otros, la mayoría,
tienen secuencias que codifican para más de una proteína (policistrónicos).
Su función es la síntesis proteica y su cantidad aumenta cuando la bacteria crece en
mediosricos. Su alto contenido de sustancias ácidas los hace sensibles a la tinción con
colorantes positivos o básicos como el cristal violeta y el azul de metileno (Pérez and
Mota 2010).

PLÁSMIDOS

Constituyen el material genético extracromosómico. Están constituidos por secuencias
cortas de ADN circular bicatenario, que pueden existir y replicarse independientemente
del ADN cromosómico y son heredados por las células hijas. Aunque no son esenciales
para la vida de la bacteria, generalmente proveen a ésta una ventaja selectiva, por
ejemplo: resistencia a los antibióticos, nuevas capacidades metabólicas, patogénicas
(cuando codifican para factores de virulencia como toxinas, etc.) u otras numerosas
propiedades. Pueden transferirse de bacteria a bacteria mediante un proceso
denominado conjugación.(Saravia 2010)

CUERPOS DE INCLUSIÓN

Son gránulos de material orgánico o inorgánico, algunas veces rodeados de membrana.
En general funcionan como almacenamiento de compuestos energéticos que son
usados como fuente de energía (polisacáridos, lípidos, polifosfatos). El glucógeno
constituye el principal elemento almacenado por las enterobacterias (40% de su peso).
Algunas pseudomonas acu- mulan carbono como ácido poli-α-hidroxibutirato y las
micobacterias contienen gránulos de polifosfato. Con frecuencia las inclusiones pueden
verse directamente con el microscopio de luz sin tinciones especiales (Pérez and Mota
2010).

ESPORAS

Algunas bacterias grampositivas pueden formar una estructura especial inactiva de
resistencia, denominada endospora o espora. Se desarrollan dentro de células
bacterianas vegetativas (por eso la denominación de endospora) de los géneros Bacillus
y Clostridum entre otros. Estas estructuras son resistentes a situaciones vitales
estresantes como el calor, la desecación, la radiación ultravioleta, los ácidos y los
desinfectantes químicos. Debido a su resistencia y al hecho de que varias especies de
bacterias formadoras de esporas son agentes patógenos peligrosos, las esporas tienen
gran importancia en microbiología alimentaria, industrial y médica. El conocimiento de
estas formas altamente resistentes al calor (pueden sobrevivir a la cocción durante una
o más horas) fue esencial para el desarrollo de métodos adecuados de esterilización
para medicamentos, alimentos, medios de cultivo microbiológicos, etc. En el ambiente
las endosporas permiten la supervivencia de las bacterias cuando la humedad o los
nutrientes son escasos (Pérez and Mota 2010).

PARED CELULAR

Uno de los rasgos estructurales más importantes de las bacterias es su pared celular,
que está constituida por sustancias poliméricas complejas conocidas como
peptidoglucanos, los cuales son los responsables de su naturaleza rígida.

La pared celular les confiere la forma a las bacterias y les proporciona protección mecá-
nica, ya que ellas se encuentran en ambientes que pueden tener diferentes concentra-
ciones de soluto. La mayoría de estos ambientes tienen concentraciones más bajas (hi-
potónicos) que el interior de la célula bacteriana, siendo aproximadamente 10 milimolar
(mM). En este caso el agua pasa de los sitios de baja concentración de solutos, a los de
alta concentración y ocurre el proceso de ósmosis. Así pues, existe una constante ten-
dencia en toda la vida de la célula bacteriana a que el agua entre y de no ser por la
fuer- za de la pared celular, estas se hincharían y explotarían (lisis).

Dentro de las bacterias podemos distinguir dos grandes grupos, las gram positivas y las
gram negativas, basados en la diferente coloración que ellas presentan al ser teñidas
por el proceso de tinción de Gram, estas diferencias de coloración en los dos grupos de
bac- terias son debidas a diferencias en las estructuras de sus paredes celulares
(Saravia 2010).
La pared celular otorga protección física a la bacteria y también la protege del shock
osmótico, dada la hipertonicidad celular. Además de estas funciones esenciales, algunos
de sus elementos también participan en la interacción agente-hospedero, ya sea
facilitando la adherencia a los tejidos, protegiendo la bacteria de los mecanismos
inespecíficos de defensas o induciendo una respuesta inflamatoria.

CÁPSULA BACTERIANA

En numerosas bac- terias se forma en la parte externa de la pared una cápsula viscosa
compuesta por sustancias glucídi cas. Esta envoltura, que se presenta en casi todas las
bacterias patóge- nas, las protege de la desecación y de la fagocitosis por los leucocitos
del hospedador, así como del ataque de los anticuerpos, lo que aumenta la virulencia
de las bacterias encapsuladas. La presencia de la cápsula no es, sin embargo, un
carácter diferenciador, pues determinadas bacterias pueden o no formarla en función
de los medios de cultivo (Sánchez 2004).

FLAGELOS

Los flagelos son apéndices filamentosos, helicoidales, que se emplean en la movilidad
bacteriana. Las bacterias nadan rotando los flagelos, como una hélice. Están presentes
sólo en los bacilos. Están formados por un cuerpo basal y un gancho embebidos en la
envoltura celular y un filamento externo. El filamento externo mide 20 nm de diámetro
y consiste en el ensamblaje de miles de monómeros de una proteína llamada flagelina,
que se dispone como un cilindro de 5 – 10 µm de longitud. Los flagelos se observan al
microscopio de luz, solamente si las bacterias se tiñen con tinciones que aumenten su
grosor. La posición de los flagelos puede ser perítrica, rodeando toda la bacteria;
monótrica o lofótrica si poseen un flagelo o un haz de flagelos en un polo,
respectivamente; o anfítricas si poseen un haz de flagelos en cada polo. Los flagelos
son muy buenos inmunógenos. Los antígenos flagelares se denominan antígenos H.
Las bacterias móviles tienen una ventaja adaptativa a su ambiente, porque regulan su
desplazamiento, mediante quimiotaxis frente a diversas sustancias nutritivas y
repelentes (Prescott M, Harley JP and Zinsser n.d.)

FRIMBIAS O PILIS

Las fimbrias son estructuras filamentosas proteicas similares a los flagelos en su
composición y morfología, pero no participan en la motilidad y son menos abundantes y
más cortas. Es una estructura variable que la poseen algunas bacterias. Las fimbrias o
pilis comunes se relacionan con la adherencia de las bacterias a superficies inertes o
vivas. De gran importancia en este sentido es la adherencia específica que presentan
muchas bacterias a determinados epitelios, jugando un papel fundamental en la
colonización. Esto se debe a que las fimbrias encuentran en las células epiteliales
receptores específicos para ellas. A modo de ejemplo, las cepas de Neisseria
gonorrohoeae patógenas son aquellas que poseen fimbrias que se adhieren
específicamente al epitelio uretral del hombre o al cérvix uterino en la mujer. Las cepas
de E. coli capaces de causar infección urinaria tienen fimbrias que les permiten una
adhesión específica al epitelio del aparato urinario. También E. coli enteropatógena
clásica (EPEC) tiene fimbrias que le permiten adherirse específicamente al epitelio
intestinal para luego producir los cambios a ese nivel que determinarán la instalación de
la diarrea (Pírez 2006).
BIBLIOGRAFIA

Pérez, M., and M. Mota. 2010. “Morfología Y Estructura Bacteriana.” Revista de
Actualización Clínica Investiga 49: 1–9.
http://www.higiene.edu.uy/cefa/2008/MorfologiayEstructuraBacteriana.pdf.

Pírez, María. 2006. “Morfología Y Estructura Bacteriana.” Current Raptor Studies in
México CIBNOR-CON: 71–82. http://www.higiene.edu.uy/cefa/Libro2002/Cap
9.pdf.

Prescott M, Harley JP, Klein DA (eds). Interamericana. 4a ed., and 1988. Zinsser.
“Morfología Y Estructura Bacteriana.”

Sánchez, L. 2004. “MICROBIOLOGÍA Y BIOTECNOLOGÍA.” MICROBIOLOGÍA y
BIOTECNOLOGÍA: 1–29.
http://catedras.quimica.unlp.edu.ar/ingenieriabioquimicaIyII/microbiologia.pdf.

Saravia, Katiuska. 2010. “Protoplastos.” : 1–34.

Vasquez, Ortiz Solange Daniela. 2014. “Ortiz Vásquez Solange Daniela 2 Larrea Mamani
Alejandra Paola 1.” : 2614–18.