You are on page 1of 20

A EG RE

GRAM SA
O
PR

DO
S
Estrategias para interpretar textos de este y otros continentes
Literatura universal

Objetivo:

 Aplicar estrategias para interpretar textos narrativos provenientes de


este y otros continentes.

Te invitamos a reforzar este tema en el libro Cpech, págs. 164 a 169.

Sección I: Practicando para la PSU Tiempo estimado: 45 minutos

A continuación, te presentamos los siguientes ejercicios, de los cuales te sugerimos


responder un 80% y luego, junto a tu profesor(a) revisar detalladamente, por lo
menos, uno de cada nivel (especificado en la tabla de corrección). Plantea analizar
los ejercicios que más te haya costado desarrollar.

TEXTO 1 (Preguntas 1 a 3)

“HAMLET: Ser o no ser… He aquí el dilema.


¿Qué es mejor para el alma,
sufrir insultos de fortuna, golpes, dardos,
o levantarse en armas en contra el océano del mal,
y oponerse a él y que así cesen? Morir, dormir…
Nada más; decir así que con un sueño
damos fin a las llagas del corazón
y a todos los males, herencia de la carne,
y decir: ven, consumación, yo te deseo.
Morir, dormir, dormir… ¡Soñar acaso! ¡Qué difícil!
Pues el sueño de la muerte
¿qué sueños sobrevendrán cuando despojados
de ataduras mortales encontremos la paz?
GUICEG040EL31-A17V1

He aquí la razón por la que tan longeva llega


a ser la desgracia.
¿Pues quién podrá soportar los azotes
y las burlas del mundo, la injusticia del tirano,
la afrenta del soberbio,
la angustia del amor despreciado,
la espera del juicio,

Cpech 1
Lenguaje y Comunicación

la arrogancia del poderoso,


y la humillación que la virtud recibe de quien es
indigno, cuando uno mismo tiene a su alcance el descanso
en el filo del puñal? ¿Quién puede soportar tanto?
¿Gemir tanto? ¿Llevar de la vida una carga tan pesada?
Nadie, sino fuera por ese algo tras la muerte
- ese país por descubrir, de cuyos confines
Ningún viajero retorna- que confunde la voluntad
haciéndonos pacientes ante el infortunio
antes que volar hacia un mal desconocido.
La conciencia, así, hace a todos los cobardes
y, así, el natural color de la resolución
se desvanece en tenues sombras del pensamiento;
y así empresas de importancia, y de gran valía,
llegan a torcer su rumbo al considerarse
para nunca volver a merecer el nombre
de la acción. Pero silencio… la hermosa Ofelia.
¡Ninfa, en tus plegarias, jamás olvides mis pecados!”

William Shakespeare, 1856, Hamlet,


http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/hamlet-tragedia--0/html/ (fragmento).

1. ¿Qué actitud manifiesta el personaje en su monólogo?

I. Pesimista.
II. Reflexiva.
III. Resolutiva.

A) Solo I
B) Solo III
C) Solo I y II
D) Solo II y III
E) I, II y III

2. ¿Cuál de las siguientes opciones sintetiza adecuadamente el tema del fragmento leído?

A) Las reflexiones sobre el sentido de la vida.


B) La lucha entre el deber y el querer.
C) La esperanza de los desesperanzados.
D) Las preguntas y respuestas del ser humano.
E) El amor, las sombras y la muerte.

2 Cpech
Guía

3. De acuerdo con el fragmento leído, la expresión “Morir, dormir…Nada más” representa

I. el conflicto al que se ve enfrentado el personaje.


II. la certeza que experimenta el personaje ante su decisión.
III. el descanso y la paz definitiva del personaje.

A) Solo I
B) Solo III
C) Solo I y III
D) Solo II y III
E) I, II y III

TEXTO 2 (Preguntas 4 a 8)
“Ya en la mitad de mis días espigo
esta verdad con frescura de flor:
la vida es oro y dulzura de trigo,
es breve el odio e inmenso el amor.

Mudemos ya por el verso sonriente


aquel listado de sangre con hiel.
Abren violetas divinas, y el viento
desprende al valle un aliento de miel.

Ahora no solo comprendo al que reza;


ahora comprendo al que rompe a cantar.
La sed es larga, la cuesta es aviesa;
pero en un lirio se enreda el mirar.

Grávidos van nuestros ojos de llanto


y un arroyuelo nos hace sonreír;
por una alondra que erige su canto
nos olvidamos que es duro morir.

No hay nada ya que mis carnes taladre.


Con el amor acabose el hervir.
Aún me apacienta el mirar de mi madre.
¡Siento que Dios me va haciendo dormir!”.

Gabriela Mistral, 1922, Desolación, Palabras serenas,


http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/desolacion--0/html/ff25bc0e-82b1-11df-acc7-
002185ce6064_4.html#150

Cpech 3
Lenguaje y Comunicación

4. A partir de la lectura del poema, es posible inferir que el hablante

A) se encuentra cercano a una muerte inminente.


B) tenía en el pasado una actitud distinta ante la vida.
C) vive en contacto permanente con la naturaleza.
D) ha logrado concretar gran parte de sus metas.
E) desecha la idea de alcanzar la felicidad.

5. ¿Cuál de las siguientes opciones expresa apropiadamente en lenguaje cotidiano el verso “Con el
amor acabose el hervir”?

A) El amor apacigua la rabia y la insatisfacción.


B) El amor es el mejor tranquilizante natural.
C) Tras la rabia y el dolor, sobreviene la calma.
D) Gracias al amor podemos encontrar la felicidad.
E) Las personas que aman son incapaces de enojarse.

6. De acuerdo con la última estrofa del poema, se infiere que el hablante se encuentra

I. tranquilo.
II. esperanzado.
III. protegido.

A) Solo I
B) Solo II
C) Solo I y II
D) Solo I y III
E) I, II y III

7. ¿Cuál de las siguientes expresiones representa adecuadamente el cambio de actitud que evidencia
el hablante lírico en el poema leído?

A) “No hay que tratar de tapar el sol con un dedo”.


B) “Agua que no has de beber, déjala correr”.
C) “Todo depende del cristal con que se mire”.
D) “No hay mal que por bien no venga”.
E) “Mientras haya vida, hay esperanza”.

8. De acuerdo con la lectura del poema, ¿cuál de las siguientes opciones presenta una inferencia
válida?

A) La madre del hablante falleció hace poco.


B) Algunas dificultades son imposibles de superar.
C) Si amamos a los demás, ya no habrán más problemas.
D) El hablante tuvo decepciones amorosas.
E) Para el hablante, la muerte es un trance difícil.

4 Cpech
Guía

TEXTO 3 (Preguntas 9 a 13)

1. “Al año siguiente (1973) me ofrecieron un trabajo de guarda en una granja del sur de Francia. Los
problemas legales de mi amiga eran agua pasada, y puesto que nuestro noviazgo intermitente
parecía funcionar de nuevo, decidimos unir nuestras fuerzas y aceptar juntos el trabajo. Los dos
andábamos mal de dinero por aquel entonces, y sin aquella oferta hubiéramos tenido que volver
a Estados Unidos, cosa que ninguno de los dos aún había previsto.
2. Fue un curioso año. Por una parte, el lugar era precioso: un caserón de piedra del siglo XVIII,
rodeado de viñas por uno de sus flancos y, por el otro, por un parque nacional. El pueblo más
próximo estaba a dos kilómetros de distancia, y no lo habitaban más de cuarenta personas, ninguna
de menos de sesenta o setenta años. Era un sitio ideal para que dos escritores jóvenes pasaran un
año, y tanto L. como yo, trabajando de verdad, sacamos en aquella casa mucho más fruto del que
ninguno de los dos hubiera creído posible.
3. Por otra parte, vivíamos permanentemente al borde de la catástrofe. Los dueños de la finca, una
pareja estadounidense que vivía en París, nos enviaban un pequeño salario mensual (cincuenta
dólares), dietas para la gasolina del coche, y dinero para la comida de los dos perros perdigueros
que había en la casa. En conjunto, era un acuerdo generoso. No había que pagar alquiler, y aunque
nuestro salario nos viniera corto para vivir, cubría una parte de nuestros gastos mensuales. Nuestro
plan era conseguir el resto haciendo traducciones. Antes de abandonar París e instalarnos en el
campo habíamos acordado una serie de trabajos que nos ayudarían a pasar el año. Con lo que
no habíamos contado era con que los editores suelen ser lentos a la hora de pagar sus deudas.
Habíamos olvidado también que los cheques enviados de un país a otro pueden tardar semanas en
cobrarse, y que, cuando los cobras, el banco te descuenta comisiones y gastos de cambio. Así que,
al no haber dejado un margen para equivocaciones o errores de cálculo, L. y yo nos encontramos
frecuentemente en una situación económica desesperada.
4. Recuerdo la feroz necesidad de nicotina, el cuerpo entumecido por la abstinencia, cuando registraba
bajo los cojines del sofá y buscaba detrás de los armarios alguna moneda perdida. Con dieciocho
céntimos (unos tres centavos y medio), podías comprar cigarrillos de la marca Parisiennes, que
vendían en paquetes de cuatro. Recuerdo que les echaba de comer a los perros, y pensaba que
comían mejor que yo. Me acuerdo de conversaciones con L., cuando nos planteábamos en serio
abrir una lata de comida de perro para la cena.
5. Nuestra otra única fuente de ingresos aquel año procedía de un tal James Sugar. (No quiero
insistir en los nombres metafóricos, pero las cosas son como son, qué vamos a hacerle.) Sugar
pertenecía al equipo de fotógrafos del National Geographic, y entró en nuestras vidas porque
había colaborado con uno de los dueños de la casa en un artículo sobre la región. Hizo fotos
durante meses, recorriendo Provenza en un coche alquilado que le proporcionó la revista, y, cada
vez que se encontraba por nuestros pagos, pasaba la noche con nosotros. Puesto que la revista le
abonaba dietas para sus gastos, nos daba muy amablemente el dinero que tenía asignado para
gastos de hotel. Si recuerdo bien, la suma ascendía a cincuenta francos por noche. Así, L. y yo
nos habíamos convertido en sus hoteleros particulares, y como además Sugar era un hombre
encantador, siempre nos alegrábamos de verlo. El único problema era que nunca sabíamos cuándo
iba a aparecer. Nunca avisaba, y la mayoría de las veces transcurrían semanas entre visita y visita.
Así que habíamos aprendido a no contar con el señor Sugar. Llegaba de repente como caído del
cielo, aparcaba su deslumbrante coche azul, se quedaba una o dos noches, y volvía a desaparecer.
Cada vez que se iba, estábamos seguros de que era la última vez que lo veíamos”.
Paul Auster, 1994, El cuaderno rojo, Editorial Anagrama, http://bibliotecadigital.tamaulipas.gob.mx/
archivos/descargas/fcc956112_elcuaderno.pdf (fragmento).

Cpech 5
Lenguaje y Comunicación

9. Según lo expresado en el fragmento, es CORRECTO afirmar que el narrador acepta el trabajo de


guarda en la granja porque

A) vio una oportunidad para ganar buen dinero.


B) necesitaba un lugar para descansar.
C) era la única opción para no volver a EE.UU.
D) gustaba de lugares amplios e inóspitos.
E) vio en ella el lugar ideal para poder escribir.

10. De acuerdo con el fragmento leído, 1973 fue un año curioso para el narrador y su pareja porque

A) vivieron eventos casi fantásticos en la granja.


B) por fin pudieron concentrarse en su proyecto de escritura.
C) habitaron un lugar hermoso pero no tenían dinero.
D) dejaron los bienes materiales para concentrarse solo en la escritura.
E) conocieron al señor James Sugar.

11. Según el fragmento, ¿de dónde obtenían sus ingresos el narrador y L.?

A) De ahorros personales, James Sugar y su salario mensual.


B) De trabajos de traducción, James Sugar y su salario mensual.
C) De trabajos de traducción, ahorros personales y James Sugar.
D) De publicaciones literarias, James Sugar y su salario mensual.
E) De publicaciones literarias, ahorros personales y James Sugar.

12. A partir del fragmento leído, se infiere que el narrador

A) disfruta de los lugares naturales y sosegados.


B) extraña los lujos que brinda la vida en la ciudad.
C) es una persona que necesita grandes lujos para vivir bien.
D) envidia a las personas que poseen bienes materiales.
E) acepta la presencia de James Sugar solo por su dinero.

13. De acuerdo al fragmento leído, ¿por qué el narrador y L. no podían contar con el dinero de James
Sugar?

Porque Sugar

A) iba con muy poca frecuencia a la casa.


B) acostumbraba irse sin pagar.
C) sus costumbres eran sospechosas.
D) a veces pagaba con comida.
E) sus llegadas a la casa eran irregulares.

6 Cpech
Guía

Haz una pausa

¿Sabías que el uso de redes sociales, como Twitter, está generando maneras más
sintéticas de producir y consumir literatura? Varios estudios coinciden en que en
la actualidad el lector digital dispone de escaso tiempo y, por eso, requiere de textos
breves. Tan fuerte es esta tendencia que incluso los e-books están rescatando géneros,
antes poco comerciales, como el microrrelato, la novela corta y el microensayo. Un caso
exitoso en nuestro país es el concurso Santiago en 100 palabras, el cual invita al público
a escribir relatos breves vinculados con la ciudad.

¿De qué otra manera piensas que la literatura se ha adaptado a la influencia de las
redes sociales?

Cpech 7
Lenguaje y Comunicación

TEXTO 4 (Preguntas 14 a 16)

“ACTO PRIMERO
ESCENA I

Inés: (Entretenida en su costura canta una canción cualquiera).

ESCENA II

Inés, doña Ruperta.

Doña Ruperta: ¡Inés! ¿Qué bulla es esa?


Inés: Cantaba, tía, para entretenerme y hacer menos pesado mi trabajo.
Doña Ruperta: ¡Sí!, pero debieras tener presente que tu prima está durmiendo.
Inés: Como ya es tarde, creía que Dorotea se hubiera levantado.
Doña Ruperta: ¿Y cómo piensas, inconsiderada muchacha, que una niña tan delicada y tan nerviosa
como mi hija, haya de levantarse antes de las once del día? ¿Has olvidado que estuvimos
anoche en el baile con que este pueblo festejó a nuestro simpático diputado?
Inés: (Aparte). ¡Vaya si lo habré olvidado, cuando no quiso llevarme! ¡Pues por eso mismo,
tía mía, por lo mismo Dorotea es débil y enfermiza, no debería recogerse tarde!
Doña Ruperta: ¿Qué dices?
Inés: Que acostándose temprano, podría Dorotea levantarse también temprano.
Doña Ruperta: ¿Y quién te mete a ti venir con reglas sobre lo que no entiendes? ¿Qué sabes tú de
bailes y de recogidas temprano o tarde?
Inés: Nada sé de eso, tía, pero…
Doña Ruperta: ¡Sabe que mi hija se levanta a la hora que le da la gana, porque es rica y tiene con qué
darse gusto!
Inés: Pero, tía, cálmese usted: yo no he dicho eso, sino porque…
Doña Ruperta: ¡No faltaba más sino que tú vinieras a enseñarme a mí las reglas del buen tono; a mí
que he nacido, que he crecido en Santiago, y que crío y educo a mi hija como conviene
a una persona de su clase! ¿Te parece que en Santiago se va a un baile a prima noche,
para recogerse a horas de cenar? ¡Pobre muchacha provinciana!”.

Daniel Barros Grez, 1875, Como en Santiago,


http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/mc0036294.pdf (fragmento).

14. De acuerdo con lo expresado en el fragmento, la actitud de doña Ruperta con respecto a Inés es
de

A) ansiedad.
B) asombro.
C) indiferencia.
D) menosprecio.
E) nerviosismo.

8 Cpech
Guía

15. De acuerdo al contenido del fragmento leído, ¿qué razón(es) aduce doña Ruperta para plantear
su postura?

I. Inés está impedida de emitir opiniones sobre temas que desconoce, pues carece de una
buena educación.
II. La gente de clase social alta dispone de reglas distintas a las usadas en otros estratos
sociales.
III. Para pertenecer a la clase social alta, Dorotea debe recogerse y levantarse tarde diariamente.

A) Solo I
B) Solo II
C) Solo III
D) Solo I y II
E) Solo II y III

16. ¿Qué se puede inferir de la expresión “¡pobre muchacha provinciana!”?

A) Inés es una joven que, sin saber desenvolverse en la capital, asiste a bailes.
B) Inés ha sido educada lejos de Santiago, por lo tanto, carece de buena formación.
C) Doña Ruperta cree que a Inés no le interesa respetar las reglas del buen tono y tampoco el
sueño de su prima.
D) Doña Ruperta siente pena por esta joven e intenta ayudarla a superar su pobreza.
E) Inés manifiesta resentimiento hacia su tía y su prima, pues reconoce la discriminación a la
que es sometida.

Cpech 9
Lenguaje y Comunicación

TEXTO 5 (Preguntas 17 a 19)

“Hasta que el pueblo las canta,


las coplas, coplas no son,
y cuando las canta el pueblo,
ya nadie sabe el autor.

Tal es la gloria, Guillén,


de los que escriben cantares:
oír decir a la gente
que no los ha escrito nadie.

Procura tú que tus coplas


vayan al pueblo a parar,
aunque dejen de ser tuyas
para ser de los demás.

Que, al fundir el corazón


en el alma popular,
lo que se pierde de nombre
se gana de eternidad”.

Manuel Machado, La copla, http://www.los-poetas.com/j/machad1.htm

17. Según el hablante lírico, ¿cuál es el requisito para que las coplas sean coplas de verdad?

Que

A) el autor las olvide.


B) pasen a ser eternas.
C) pierdan su nombre.
D) el pueblo las cante.
E) den gloria a su autor.

18. A partir de la lectura del texto, se infiere que el hablante lírico ha escrito el poema para

A) el pueblo que canta coplas.


B) alguien denominado “Guillén”.
C) quien gusta de las coplas.
D) cualquiera que escriba versos.
E) un autor de coplas olvidado.

10 Cpech
Guía

19. ¿Cuál de las siguientes opciones sintetiza adecuadamente la última estrofa del poema leído?

A) La trascendencia de las coplas se obtiene a partir de su difusión en el pueblo y a costa del


olvido de su autor.
B) La popularidad y la eternidad de las coplas se alcanza cuando son creadas con sentimientos
profundos.
C) El alma del pueblo es la que decide qué versos son más famosos, debido a que representan
su sentir.
D) La desvinculación de la copla de su autor original permite que sea famosa, pues su origen
es incógnito.
E) Las coplas alcanzan verdadero reconocimiento en el pueblo cuando su autor es de origen
popular.

Cpech 11
Lenguaje y Comunicación

TEXTO 6 (Preguntas 20 a 25)

1. “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de
recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces
una aldea de veinte casas de barro y caña brava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas
que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos.
El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que
señalarlas con el dedo. Todos los años, por el mes de marzo, una familia de gitanos desarrapados
plantaba su carpa cerca de la aldea, y con un grande alboroto de pitos y timbales daban a conocer
los nuevos inventos. Primero llevaron el imán. Un gitano corpulento, de barba montaraz y manos
de gorrión, que se presentó con el nombre de Melquíades, hizo una truculenta demostración pública
de lo que él mismo llamaba la octava maravilla de los sabios alquimistas de Macedonia. Fue de casa
en casa arrastrando dos lingotes metálicos, y todo el mundo se espantó al ver que los calderos, las
pailas, las tenazas y los anafes se caían de su sitio, y las maderas crujían por la desesperación de
los clavos y los tornillos tratando de desenclavarse, y aun los objetos perdidos desde hacía mucho
tiempo aparecían por donde más se les había buscado, y se arrastraban en desbandada turbulenta
detrás de los fierros mágicos de Melquíades. «Las cosas tienen vida propia —pregonaba el gitano con
áspero acento—, todo es cuestión de despertarles el ánima». José Arcadio Buendía, cuya desaforada
imaginación iba siempre más lejos que el ingenio de la naturaleza, y aun más allá del milagro y la
magia, pensó que era posible servirse de aquella invención inútil para desentrañar el oro de la tierra.
Melquíades, que era un hombre honrado, le previno: «Para eso no sirve». Pero José Arcadio Buendía
no creía en aquel tiempo en la honradez de los gitanos, así que cambió su mulo y una partida de
chivos por los dos lingotes imantados. Úrsula Iguarán, su mujer, que contaba con aquellos animales
para ensanchar el desmedrado patrimonio doméstico, no consiguió disuadirlo. «Muy pronto ha
de sobrarnos oro para empedrar la casa», replicó su marido. Durante varios meses se empeñó en
demostrar el acierto de sus conjeturas. Exploró palmo a palmo la región, inclusive el fondo del río,
arrastrando los dos lingotes de hierro y recitando en voz alta el conjuro de Melquíades. Lo único
que logró desenterrar fue una armadura del siglo XV con todas sus partes soldadas por un cascote
de óxido, cuyo interior tenía la resonancia hueca de un enorme calabazo lleno de piedras. Cuando
José Arcadio Buendía y los cuatro hombres de su expedición lograron desarticular la armadura,
encontraron dentro un esqueleto calcificado que llevaba colgado en el cuello un relicario de cobre
con un rizo de mujer.
2. En marzo volvieron los gitanos. Esta vez llevaban un catalejo y una lupa del tamaño de un tambor,
que exhibieron como el último descubrimiento de los judíos de Ámsterdam. Sentaron una gitana
en un extremo de la aldea e instalaron el catalejo a la entrada de la carpa. Mediante el pago de
cinco reales, la gente se asomaba al catalejo y veía a la gitana al alcance de su mano. «La ciencia
ha eliminado las distancias», pregonaba Melquíades. «Dentro de poco, el hombre podrá ver lo que
ocurre en cualquier lugar de la tierra, sin moverse de su casa». Un mediodía ardiente hicieron una
asombrosa demostración con la lupa gigantesca: pusieron un montón de hierba seca en mitad de la
calle y le prendieron fuego mediante la concentración de los rayos solares. José Arcadio Buendía,
que aún no acababa de consolarse por el fracaso de sus imanes, concibió la idea de utilizar aquel
invento como un arma de guerra. Melquíades, otra vez, trató de disuadirlo. Pero terminó por
aceptar los dos lingotes imantados y tres piezas de dinero colonial a cambio de la lupa. Úrsula
lloró de consternación. Aquel dinero formaba parte de un cofre de monedas de oro que su padre
había acumulado en toda una vida de privaciones, y que ella había enterrado debajo de la cama en
espera de una buena ocasión para invertirlas. José Arcadio Buendía no trató siquiera de consolarla,
entregado por entero a sus experimentos tácticos con la abnegación de un científico y aun a riesgo
de su propia vida”.

Gabriel García Márquez, 1967, Cien años de soledad,


http://bdigital.bnjm.cu/docs/libros/PROC2-435/Cien%20anos%20de%20soledad.pdf (fragmento).
12 Cpech
Guía

20. ¿Cuál es el sentido de la palabra MONTARAZ en el contexto del primer párrafo del fragmento
leído?

A) BRAVÍA, porque la barba de Melquíades simbolizaba la valentía y fiereza que este tenía.
B) ARISCA, porque la barba de Melquíades comprobaba que este no era un sujeto de trato
fácil.
C) INDÓMITA, porque la barba de Melquíades no podía ser recortada por alguien que no fuera
él.
D) SILVESTRE, porque la barba de Melquíades daba cuenta de su enorme falta de cultura.
E) AGRESTE, porque la barba de Melquíades evidenciaba su forma de vida itinerante.

21. ¿Cuál es el sentido de la palabra DESAFORADA en el contexto del primer párrafo del fragmento
leído?

A) DESENFRENADA, porque la imaginación de Arcadio Buendía era imposible de detener por


alguien de Macondo.
B) ALBOROTADA, porque la imaginación de Arcadio Buendía solía alterar bastante a su
esposa Úrsula.
C) TRANSGREDIDA, porque la imaginación de Arcadio Buendía quebrantaba las normas del
sentido común.
D) ENLOQUECIDA, porque la imaginación de Arcadio Buendía se sustentaba en lo ilógico de
la naturaleza.
E) DESMEDIDA, porque la imaginación de Arcadio Buendía superaba los límites normales del
ingenio.

22. ¿Cuál es el sentido de la palabra DISUADIRLO en el contexto del segundo párrafo del fragmento
leído?

A) DESANIMARLO, porque Melquíades procuraba que Arcadio Buendía tuviese un cambio de


actitud cuando este lo visitaba.
B) DESACONSEJARLO, porque Melquíades trataba de que Arcadio Buendía se olvidara de la
recomendación que antes le había dado.
C) DESALENTARLO, porque Melquíades buscaba que Arcadio Buendía abandonara su
intención de adquirir el catalejo y la lupa.
D) DESVIARLO, porque Melquíades deseaba que Arcadio Buendía se alejara del lugar en el
que ocultaba el catalejo y la lupa.
E) DESENGAÑARLO, porque Melquíades pretendía que Arcadio Buendía perdiera el interés
que sentía por el catalejo y la lupa.

Cpech 13
Lenguaje y Comunicación

23. A partir de la lectura del fragmento anterior, ¿cuál de las siguientes opciones contiene una inferencia
válida?

A) Melquíades llega a Macondo buscando aprovecharse de sus habitantes.


B) José Arcadio Buendía es un hombre que gusta de contrariar a su mujer.
C) Los gitanos viajan por el mundo promoviendo el desarrollo de la ciencia y la tecnología.
D) Macondo es un lugar menos desarrollado en cuanto a descubrimientos tecnológicos.
E) José Arcadio Buendía pretende comenzar una guerra al interior de Macondo utilizando la
lupa.

24. De acuerdo al fragmento leído, es CORRECTO señalar que Macondo

A) era un pueblo ancestral.


B) fue fundado a orillas de un río.
C) contaba con una gran cantidad de habitantes.
D) recibía afectuosamente a los visitantes.
E) era marginado por el resto del mundo.

25. A partir de la lectura del fragmento, es posible inferir que

A) los gitanos veían en Macondo un buen lugar para ganar dinero.


B) la familia Buendía estaba condenada al fracaso y la decepción.
C) el tiempo en el que se desarrolla el relato es durante el principio de la humanidad.
D) el uso que José Arcadio Buendía hizo del imán tuvo mejores resultados de los que esperaba.
E) los gitanos mostraban inventos ya conocidos por los habitantes de Macondo.

14 Cpech
Guía

TEXTO 7 (Preguntas 26 a 30)

1. “Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne; supongo que el
proceso está en el recuerdo de todos y que no se necesitan mayores explicaciones sobre mi persona.
Aunque ni el diablo sabe qué es lo que ha de recordar la gente, ni por qué. En realidad, siempre
he pensado que no hay memoria colectiva, lo que quizá sea una forma de defensa de la especie
humana. La frase «todo tiempo pasado fue mejor» no indica que antes sucedieran menos cosas
malas, sino que —felizmente— la gente las echa en el olvido. Desde luego, semejante frase no tiene
validez universal; yo, por ejemplo, me caracterizo por recordar preferentemente los hechos malos
y, así, casi podría decir que «todo tiempo pasado fue peor», si no fuera porque el presente me
parece tan horrible como el pasado; recuerdo tantas calamidades, tantos rostros cínicos y crueles,
tantas malas acciones, que la memoria es para mí como la temerosa luz que alumbra un sórdido
museo de la vergüenza. ¡Cuántas veces he quedado aplastado durante horas, en un rincón oscuro
del taller, después de leer una noticia en la sección policial! Pero la verdad es que no siempre
lo más vergonzoso de la raza humana aparece allí; hasta cierto punto, los criminales son gente
más limpia, más inofensiva; esta afirmación no la hago porque yo mismo haya matado a un ser
humano: es una honesta y profunda convicción. ¿Un individuo es pernicioso? Pues se lo liquida y
se acabó. Eso es lo que yo llamo una buena acción. Piensen cuánto peor es para la sociedad que ese
individuo siga destilando su veneno y que en vez de eliminarlo se quiera contrarrestar su acción
recurriendo a anónimos, maledicencia y otras bajezas semejantes. En lo que a mí se refiere, debo
confesar que ahora lamento no haber aprovechado mejor el tiempo de mi libertad, liquidando a seis
o siete tipos que conozco. Que el mundo es horrible, es una verdad que no necesita demostración.
Bastaría un hecho para probarlo, en todo caso: en un campo de concentración un expianista se
quejó de hambre y entonces lo obligaron a comerse una rata, pero viva. No es de eso, sin embargo,
de lo que quiero hablar ahora; ya diré más adelante, si hay ocasión, algo más sobre este asunto de
la rata.

2. Como decía, me llamo Juan Pablo Castel. Podrán preguntarse qué me mueve a escribir la historia
de mi crimen (no sé si ya dije que voy a relatar mi crimen) y, sobre todo, a buscar un editor.
Conozco bastante bien el alma humana para prever que pensarán en la vanidad. Piensen lo que
quieran: me importa un bledo; hace rato que me importan un bledo la opinión y la justicia de los
hombres. Supongan, pues, que publico esta historia por vanidad. Al fin de cuentas estoy hecho de
carne, huesos, pelo y uñas como cualquier otro hombre y me parecería muy injusto que exigiesen
de mí, precisamente de mí, cualidades especiales; uno se cree a veces un superhombre, hasta que
advierte que también es mezquino, sucio y pérfido. De la vanidad no digo nada: creo que nadie
está desprovisto de este notable motor del Progreso Humano. Me hacen reír esos señores que
salen con la modestia de Einstein o gente por el estilo; respuesta: es fácil ser modesto cuando se
es célebre; quiero decir parecer modesto. Aun cuando se imagina que no existe en absoluto, se la
descubre de pronto en su forma más sutil: la vanidad de la modestia. ¡Cuántas veces tropezamos
con esa clase de individuos! Hasta un hombre, real o simbólico, como Cristo, pronunció palabras
sugeridas por la vanidad o al menos por la soberbia. ¿Qué decir de León Bloy, que se defendía de
la acusación de soberbia argumentando que se había pasado la vida sirviendo a individuos que
no le llegaban a las rodillas? La vanidad se encuentra en los lugares más inesperados: al lado de la
bondad, de la abnegación, de la generosidad”.

Ernesto Sábato, 1948, El túnel,


http://www.secst.cl/upfiles/documentos/09032016_930am_56e04fbd89ad6.pdf (fragmento).

Cpech 15
Lenguaje y Comunicación

26. PERNICIOSO

A) perjudicial
B) letal
C) contagioso
D) insano
E) inmoderado

27. De acuerdo al fragmento leído, es CORRECTO afirmar que el narrador



A) está profundamente arrepentido por haber cometido un crimen.
B) disfruta enormemente del sufrimiento ajeno.
C) escribe su historia porque le importa lo que piensan de él.
D) cree que los asesinos son personas inofensivas.
E) piensa que los lectores ya conocen parte de su historia.

28. Según lo expresado en el segundo párrafo, ¿cuál de las siguientes opciones representa la percepción
que tiene el narrador de la sociedad?

A) Estúpida, pues cree que las personas tienden a recordar solo lo que les conviene.
B) Hipócrita, ya que estima que la gente finge poseer cualidades que no tiene.
C) Vanidosa, pues considera que las personas pretenden ser mejores de lo que son.
D) Sencilla, ya que juzga que la gente se conforma con bienes simples para ser feliz.
E) Cruel, pues piensa que la gente se complace con el padecimiento ajeno.

29. ¿Cuál es la intención comunicativa del narrador al citar la figura de Einstein en el segundo párrafo
del fragmento leído?

A) Ejemplificar la idea de que es fácil pretender ser modesto cuando se es famoso.


B) Ilustrar, a través de un personaje famoso, la idea de que la sociedad es presumida.
C) Demostrar que existen personajes conocidos que son verdaderamente humildes.
D) Comprobar que incluso las más reconocidas personas pueden ser modestas.
E) Señalar que solo las personas reconocidas pretenden ser consideradas humildes.

30.
“(…) la memoria es para mí como la temerosa luz que alumbra un sórdido museo de la
vergüenza”.

En el segmento anterior, el “sórdido museo de la vergüenza” es una metáfora

A) de los recuerdos positivos del narrador.


B) de la profunda pena del narrador.
C) de las calamidades del ser humano.
D) de los recuerdos negativos del narrador.
E) del recuerdo del crimen del narrador.

16 Cpech
Guía

Tabla de corrección

A continuación, te presentamos una tabla donde se agrupan por niveles las habilidades cognitivas
evaluadas en la PSU. Léela y, con esta información, revisa tus respuestas.

Nivel I
Comprender-analizar, identificar y caracterizar.

Nivel II Analizar-sintetizar, analizar-interpretar, sintetizar localmente y sintetizar


globalmente.

Nivel III
Inferir localmente, inferir globalmente, interpretar, transformar y evaluar.

Ítem Alternativa Habilidad Nivel


1 Evaluar

2 Sintetizar globalmente

3 Analizar - intepretar

4 Inferir globalmente

5 Transformar

6 Inferir localmente

7 Transformar

8 Inferir localmente

9 Comprender - analizar

10 Comprender - analizar

11 Comprender - analizar

12 Inferir globalmente

13 Comprender - analizar

14 Evaluar

15 Comprender - analizar

Cpech 17
Lenguaje y Comunicación

16 Inferir localmente

17 Comprender - analizar

18 Identificar

19 Transformar

20 Analizar - interpretar

21 Analizar - interpretar

22 Analizar - interpretar

23 Inferir globalmente

24 Comprender - analizar

25 Inferir globalmente

26 Analizar - interpretar

27 Comprender - analizar

28 Evaluar

29 Interpretar

30 Analizar - interpretar

18 Cpech
Guía

Síntesis

Marca los continentes correspondientes tanto a los escritores que hayas leído anteriormente como a los
que hayas conocido en esta clase.

Imagen 1: www.pixabay.com

Cpech 19
_____________________________________________________
Han colaborado en esta edición:

Directora Académica
Paulina Núñez Lagos

Directora de Desarrollo Académico e Innovación Institucional


Katherine González Terceros

Coordinadora PSU
Francisca Carrasco Fuenzalida

Equipo Editorial
Verónica Zamora Ogueta
Katherine Leal Leal
Maite Pizarro Granada
Daissy Villagra Araya

Equipo de Corrección Idiomática


Paula Santander Aguirre

Equipo Gráfico y Diagramación


Cynthia Ahumada Pérez
Daniel Henríquez Fuentes
Vania Muñoz Díaz
Tania Muñoz Romero
Elizabeth Rojas Alarcón

El grupo Editorial Cpech ha puesto su esfuerzo en


obtener los permisos correspondientes para utilizar las
distintas obras con copyright que aparecen en esta
publicación. En caso de presentarse alguna omisión
o error, será enmendado en las siguientes ediciones a
través de las inclusiones o correcciones necesarias.

____________________________________________________________________________________________________________________________
Listado de Fotografías

Imagen 1: https://cdn.pixabay.com/photo/2013/07/13/13/19/world-160811_960_720.png

Registro de propiedad intelectual de Cpech.


Prohibida su reproducción total o parcial.

Related Interests