You are on page 1of 4

Visión y Restauración Internacional

LA IMAGEN ESPIRITUAL O BESTIAL

La realidad nuestra está en el espíritu, lo externo y visible es solo una imagen.

El hombre natural tiene el orden invertido, de acuerdo a su realidad externa, su alma recibe información
externa como realidad.

El Señor nos abrió la dimensión celestial y con la experiencia del nuevo nacimiento hemos despertado al
Reino del Espíritu por el camino nuevo y vivo de su sangre.

He.10:19-25 “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de
Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo
un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe,
purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. Mantengamos firme,
sin fluctuar, la profes! ión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos
a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos
tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.”

Hay solo una forma de salir del estado de dualidad y es: siendo uno con Cristo. El señaló el camino
cuando fueron libertados del faraón, comiendo al cordero.

La vida de la iglesia está identificada con el Lugar Santo, al creyente se le ha dado el vivir esta
dimensión del candelero, los panes sin levadura y el altar del incienso (la vida de Pentecostés) para
probar su corazón de tal manera que pueda decidir por la más excelente gloria del Lugar Santísimo
probando completamente su identidad y reputación. Para ser uno con Cristo en este lugar glorioso o
simplemente vivir para sí, para una gloria propia e idolátrica.

Esta imagen todos la podemos traer por medio de nuestra propia vida, haciéndonos religiosos en la
manifestación de nuestro propio ser, viniendo a expresar nuestra propia imagen bestial y no la diseñada
para todo creyente que busca la gloria de Dios y no la suya propia.

La iglesia del Señor Jesucristo está viviendo un tiempo precioso fuerte y decisivo en este tercer milenio,
dando hoy el Señor la oportunidad de salir del estado de idolatría en que los hombres han caído. Fíjese
que digo, el estado de idolatría, porque el estado de dualidad es el estado que fue diseñado por Dios para
que la iglesia viviera por estos 2000 años unidos con El, participando de una dualidad no idolátrica, si
respondemos a su amor.

Luego toda dualidad no es idolatría, mas toda idolatría es dualidad en los que buscan su propia vida y
no la vida de Dios que debe llevarnos a ser vencedores, hijos y adoradores de Dios Padre.

Muchos quieren un avivamiento y trabajan duro buscando la gloria de Pentecostés, pero el tiempo que
tenemos por delante es para cumplir con otra fiesta: Tabernáculos, es entrar en el programa de Dios y el
establecimiento de su Reino por medio de su cuerpo glorioso de muchos miembros dirigidos por la
cabeza Jesucristo.

Las Buenas Nuevas son para todo su pueblo, ahora es el tiempo que la iglesia debe experimentar la
Fiesta de Trompetas, siguiendo Expiación y Tabernáculos revelando su voluntad para todos.

www.visionyrestauracion.org 1
Visión y Restauración Internacional

Ro.1:21-23 “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino
que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios,
se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre
corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.”

La idolatría no es más que la substitución del Señor por el hombre, la usurpación del trono de su templo
en cada creyente, por el mismo creyente y por inspiración satánica.

En este estado de oscuridad e idolatría no podemos expresar otra cosa: que el juicio comience por la
casa, para que el Señor nos ayude a salir de los nombres de denominaciones (aves) de los ministerios
usurpadores del lugar de Cristo, aquellos que enseñan al pueblo a vivir una vida natural y religiosa de
serpientes.

La imagen de hombre corruptible no trae sino muerte; es la herencia de Adán, la nueva imagen es de
vida, es el “nuevo hombre” que es del cielo.

"Cristo en nosotros, la esperanza de Gloria"

El arrepentimiento nuestro es la respuesta a su amor, como respondieron a Juan el Bautista en aquel


tiempo.

Elías debe volver y esta Fiesta de Trompetas bajo el Nuevo Pacto es para que el espíritu de los hijos
respondan y se comprometan a ser la voz que claman en el desierto ¡Elías debe volver y restaurar
todas las cosas!

Hech.3:19-21 “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que
vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, y él envíe a Jesucristo, que os fue antes
anunciado; a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas
las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo.”

¡Traigamos pues la imagen del Nuevo Hombre!

ATENAS

UNA CIUDAD DADA TOTALMENTE A LA IDOLATRÍA

Pablo no pudo establecer iglesia en Atenas porque entró por la única avenida intelectual que ellos habían
dejado abierta en su filosofía griega.

Siendo Cristo la única imagen o carácter que revela el Padre, solamente aprobada para adorar, toda otra
imagen viene a ser otro dios que compite con lo que Dios aprueba en la Biblia. Marte, el dios de la
guerra en su monte y el monte Sinaí son paralelos.

El orden levítico de la Ley del pecado y la muerte no puede traer ninguna conclusión o transformación.
Cada ídolo en Atenas fue producto de la mano del hombre y de su mente, imaginaciones del hombre, la
marca de la bestia plasmada como dios en esculturas.

www.visionyrestauracion.org 2
Visión y Restauración Internacional

¿Dónde está la marca de la bestia? En la mano derecha y en la frente; en el libro de los Hechos, la
palabra Arte o Técnica habla de las cosas hechas por la mano, fruto de los razonamientos internos. La
fuerza de la sabiduría humana es la marca de la bestia.

El viejo hombre es una bestia, a ese nivel cayó, es la vieja naturaleza como la de Ismael.

Necesitamos oír a Dios (el diálogo con Dios) y no buenas ideas de acuerdo al hombre, estas pueden ser
buenas, pero no necesariamente ministran a Dios o son vida.

Hech.17:29 “Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o a
plata, o a piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres.”

Ge.16:2-4 “Dijo entonces Sarai a Abram: Ya ves que Jehová me ha hecho estéril; te ruego, pues, que te
llegues a mi sierva; quizás tendré hijos de ella. Y atendió Abram el ruego de Sarai. Y Sarai mujer de
Abram tomó a Agar su sierva egipcia, al cabo de diez años que había habitado Abram en la tierra de
Canaán, y la dio por mujer a Abram su marido. Y él se llegó a Agar, la cual concibió; y cuando vio que
había concebido, miraba con desprecio a su señora.”

Nabucodonosor rey de Babilonia, vino a ser la bestia, su naturaleza vino de adentro, pero Dios le
restauró como fue dicho por él mismo, cuando reconoció “La Verdadera Imagen”.

La marca de la bestia está en toda religión y dondequiera que el hombre esté. La idolatría está por todos
lados, pero hay un pueblo, un hombre que busca un verdadero brazo y una mente verdadera, la mente de
Cristo.

Dios tiene un plan perfecto, si es que unimos todo a Cristo, como dice el libro de hebreos: “Somos un
varón perfecto por la misma imagen de un solo Dios”. Gente como Jesús, llenos de amor, sirviendo y
ministrando a un Dios vivo.

“Dios será todo en todos, gracias a su propia imagen en aquellos que se sujetan a El, para reinar con fe
en su trono; Dios en Jesucristo y Cristo en nosotros: Uno.”

II.Cron. 7:14 “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi
rostro, y se convirtieran de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus
pecados, y sanaré su tierra.”

Ef.4:11 “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros profetas; a otros, pastores y
maestros.”

Ef.4:13 “Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del hijo de Dios, a un varón
perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

Ismael fue el producto de la mente de Sarai y los lomos de Abran. Fue creado en Sara, la vieja iglesia sin
renovar, creado un falso hijo de fe, que no puede heredar porque es el esfuerzo del hombre que
maquinó como hacerlo.

Al igual que el hijo de la esclava persiguió más tarde al hijo de la promesa, en nuestros días está
pasando lo mismo.

www.visionyrestauracion.org 3
Visión y Restauración Internacional

Pero hay algo que si podemos hablar al corazón del que no hereda, como testimonio: ¡No vas a heredar!
Aunque muchos de nuestros ministerios están orgullosos de haber hecho algo para ayudar a Dios:
¡Vengan y vean los miles y miles que se salvan... vean cuánta fe... vean los templos que hemos hecho,
más y más grandes porque ya no cabíamos! O, simplemente el orgullo de pensar ayudar a Dios, el
competir con otros en fama y en poder.

Abran creyó haber tenido “un hijo” planeado por Sarai, en su propia fuerza, y la de su mujer; y lo
que dio fue un borrico, una bestia.

Ellos sabían que un hijo los llevaría al paraíso, a encontrar el camino al árbol de la vida y vencer a la
serpiente antigua, porque por años todos sus antepasados habían hecho una sola cosa, seguir el camino
de la sangre, buscar “un hijo” para heredar a Dios por medio de su imagen misma, a su semejanza.

Esta historia traducida a nuestros días habla del esfuerzo propio para alcanzar la bendición de ser un hijo
de Dios, así como Sara quiso ayudar a Dios, te digo que ningún esfuerzo hecho por nosotros para ser
santos puede producir cumplimiento y vida es por tanto un esfuerzo religioso que produce muerte.

Recordemos que esto trajo a Abran, a Sara y a Isaac bastantes problemas, ayudar a Dios es parte del
pensamiento de Pentecostés, deja que el Señor y no nosotros a nosotros mismos, es el pensamiento
glorioso del Lugar Santísimo.

“Solo el fuego de su amor puede librarnos de la bestia y su idolatría.”

En Cristo Jesús

Pablo Aguiar

www.visionyrestauracion.org 4