You are on page 1of 17

APOFIS

Nombre egipcio: Apep.


Nombre griego: Apofis.

Gran serpiente o cocodrilo que vivía en las aguas de Nun o en el Nilo celeste; se le designaba
despectivamente como Nepai (“El que es como una tripa intestinal”). Era un ser demoníaco y
maléfico y una constante amenaza al orden; representa el mal y la oscuridad; enemigo de los
muertos en su viaje al Más Allá; amenazaba con hundir la barca de Ra, bien atacándola o
creando bancos de arena para que encalle, o con beberse el Nilo para impedir que la barca
solar avance y el sol resucite; aunque Horus y Seth se unían para vencerla logrando matarla y
cortarla en trozos, Apofis nunca moría y reaparecía una y otra vez. Cuando ocurría un
eclipse, se decía que Apofis se había tragado la barca; por ello recibía el nombre de “Comedor
del Asno”, ya que el asno es un animal solar a causa de su gran potencia sexual y aquí
representa a Ra. Sin embargo, Apofis es útil a Ra en la medida en que, al escupir llamas como
un dragón, puede alimentar las radiaciones solares.

Hija de Neith, según los textos del templo de Esna, nacida de un escupitajo de la diosa sobre
las aguas primordiales; sin embargo, en época más antigua, su existencia parece no conocer ni
principio ni fin. Apofis hace su aparición en los textos egipcios probablemente por influencia
de ideas venidas de Asia; posiblemente sea la Tiamat de las leyendas babilónicas, a quien el
dios Marduk venció en el origen del mundo y encadenó en los Pozos del Abismo. Se
representaba como serpiente o cocodrilo. En el ritual se quemaba una serpiente de cera, cuya
destrucción simbolizaba la conquista del mal; estos actos mágicos se celebraban día a día en el
templo de Amón-Ra, en Tebas. Existe un tratado mitológico, “Libro de la destrucción de
Apofis”, recogido en el papiro Bremmer-Rind.

UADYET

Nombre egipcio: Uadyet.


Nombre griego: Uto.

Diosa cobra, llamada por los griegos también Uto o Buto, ciudad del nomo VI del Bajo Egipto
de la que era originaria. Su nombre significa “papiro de color verde”; también se le llamaba
“la verde” ya que representaba la fuerza del crecimiento, la fertilidad del suelo y de las aguas.
Era “Señora del Cielo”, protectora del Bajo Egipto y del faraón; junto con Nejbet formaba
parte del título real de “Las Dos Señoras”. Aparece junto a la diosa buitre Nejbet en las
diademas o, desde el Reino Medio, en la corona, era identificada con el ureo; las dos
simbolizaban su reinado sobre todo Egipto. También aparece en la estela del Rey Serpiente y
era la personificación del calor ardiente del sol, llama de fuego y, más tarde, llegó a ser el
“Ojo de Ra”. Patrona de Buto, capital del Bajo Egipto.
Es diosa titular del mes de Epifi. Amamantó al dios Horus Niño para ayudar a Isis, y le
protegió de Seth en las marismas del Delta; la similitud de este mito con la historia griega de
Leto y Apolo de Delos pudo dar lugar a que los griegos identificaran a Uadyet con Leto. Era
hija de Anubis y esposa de Hapi-Meht.

Se representa como figura femenina con el ureo y la corona roja del Bajo Egipto, y la corona
roja del Bajo Egipto, o con el ureo enroscado alrededor de un tallo de papiro; o también como
una cobra sobre un cesto con la corona del Bajo Egipto; y a veces como una leona. Por su
caracter solar asumió la cabeza leonina coronada por el disco solar y el ureo. En época tardía
se le asignó como animal sagrado el icneumón. En Buto tenía un famoso oráculo; sus
profecías las enviaba a través de sueños. Fue adorada también en Tanis. Su fiesta se celebraba
el día 7 del mes de Paini.

JNUM

Nombre egipcio: Jnum.


Nombre griego: Jnoumis.
Representación: Humano con cabeza de carnero.

Es uno de los dioses más antiguos. Era el dios creador de Elefantina. En Esna se creía que
había modelado el huevo primordial de donde salió el sol al comienzo del mundo.
Originalmente fue un dios del agua, el que guardaba las fuentes del Nilo, que para los
egipcios era lo mismo que guardar la fuente de la vida; o de la inundación del Nilo y, como
tal, se le representaba con agua fluyendo de sus manos y llevando una jarra sobre su cabeza y
recibía el título de “Señor de la catarata” y el nombre de Qebh. También era el dios guardián
de las aguas del mundo inferior y lleva el título de “El Señor del Más Allá”. Asimismo era el
dios alfarero que modelaba la persona, creando al mismo tiempo su ka, en el momento de su
nacimiento, por lo que se le llamaba “El Padre de los padres y la Madre de las madres”. Su
nombre significa literalmente “el moldeador“. Jnum construyó el universo material junto con
Ptah y bajo la guía y dirección de Thot. Según una leyenda Jnum originalmente creaba a cada
hombre en su torno de alfarero, pero llegó un momento en el que cansado de hacerla girar y
girar rompió su rueda y colocó una parte de ella en cada hembra, de manera que a partir de
ese momento todas las cosas podrían reproducirse sin necesidad de su intervención.

Esposo de Heket en Antinoe. Formaba parte de la tríada de Esna, junto con Satis y Neith, y de
la de Elefantina, como esposo de Satis y padre de Anukis, aunque en la Baja Epoca serán
Neith y Heka quienes formen tríada con él. Se le representa como hombre con cabeza de
carnero, cuernos horizontales y la corona blanca. Presentaba varias formas: Jnum Nehep (el
creador), Jnum Jenti-Taui (el gobernador de las dos tierras), Jnum Sejet ashsep-f (el que teje su
luz), Jnum Jenti per-anj (gobernador de la Casa de la Vida), Jnum Neb-ta-anjtet (Señor del
País de la Vida), Jnum Jenti netchemtchem anjet (Gobernador de la Casa de la Dulce Vida),
Jnum Neb (Señor).
Representado con cuatro cabezas recibe el nombre de Sheft-Hat. Asociado al sol podía
aparecer bajo el aspecto de Jnum-Ra. En Esna podía adoptar el papel de Shu. En Hypselis se
fundió con Seth. A menudo se encuentra identificado con Amón, como Amón Jnum, al que
los griegos dieron el nombre de Zeus Ammon y los romanos el de Júpiter Ammon. Sus
principales santuarios estaban en Esna y en Elefantina, ya que era el dios de las fuentes del
Nilo. Fue además adorado en Hypselis, Antinoe y Filé.

Jnum es uno de los pocos dioses del panteón egipcio que fue asimilado a las teorías más
importantes de la creación. No sólo aparece en un papel creador en la teoría menfita sino que
guarda relación con las tesis solares de Heliópolis, por lo que además de a Ptah se le asocia a
Ra e incluso está estrechamente relacionado con Amón, participando por tanto en la teología
tebana.

Los griegos helenizaron el término egipcio Jnum y lo convirtieron en Jnumis o Cnouphis


(según Estrabón). Dada la situación de las localidades en las que era venerado su culto se
extendió fácilmente por Nubia, donde fue asociado a Deduen, “el carnero”.

HAPI

Nombre egipcio: Hep.


Nombre griego: Hapi.

Representación: Humano, con barriga, pechos que cuelgan o humano con 2 dos cabezas de
oca.

Personificación de la crecida del Nilo y de los beneficios que aporta. Su nombre antiguo, Hep,
pudo ser el nombre que en tiempos predinásticos se le dio al Nilo. Los egipcios creían que el
Nilo emergía entre dos montañas, llamadas Qer-Hapi y Mu-Hapi, llamadas Qer-Hapi y Mu-
Hapi, que hay entre las islas de Elefantina y Filé o de una gruta en las proximidades de
Asuan, pero no tenían idea de cómo se producía la inundación; por ello era venerado como
“Padre de los dioses” y “Vivificador”; era también el dios que presidía la estación de Ajet. Se
pensaba que residía cerca de las cataratas, en una cueva de Bigeh, con su séquito de dioses y
su harén de diosas rana. En el aspecto de creador del universo fue identificado con Osiris y
con Nun. Era la idealización de la fecundidad y la fertilidad; llevaba una bandeja o una mesa
de ofrendas, que representaba los bienes que la crecida anual aportaba a Egipto; también
podía llevar dos vasos que simbolizaban a los dos Nilos. Su importancia fue tal que se le
dedicó uno de los himnos más bellos, el “Himno a Hapi”, creado durante el Reino Medio.

Se representa como un hombre barbudo y barrigón, con la piel verde o azul y con pechos de
mujer caídos, llevando como única ropa el ceñidor de los barqueros; a veces, en vez de cabeza
humana tenía dos cabezas de oca contrapuestas, como aparece en el templo de Sethy I en
Abydos, muro Oeste. Como dios del Nilo Norte llevaba una planta de papiro en la cabeza
siendo conocido como Hap-Meht;y así era esposo de Uadyet. Como dios del Alto Egipto
llevaba una planta de loto sobre la cabeza y era conocido como Hap-Reset, haciéndosele
esposo de Nejbet. Cuando representaba en Nilo en su totalidad incluía tanto el papiro como
el loto. A veces llevaba en el pelo y en la mano una rama de palmera para llevar el cómputo
de los años, ya que la inundación de Nilo, que podía ser la vida o la muerte de los egipcios, se
producía anualmente. También aparece con dos cabezas de oca contrapuestas, como en el
templo de Sethy I en Abydos. Se le adoraba especialmente en Elefantina y en las capillas que
marcaban las fases de la navegación, unas cien a lo largo del río. Los antiguos egipcios
asociaban a Hapi con la zona de Dyebel Silsilah, donde hay capillas rupestres dedicadas a
este dios. Aunque no tuvo templos dedicados a su culto, aparece en la mayoría de los relieves
de templos dedicados a otras deidades.

En la leyenda de Osiris se encargó de arrastrar el cofre que contenía el cuerpo de Osiris hacia
el mar. No obstante Hapi no era un dios más sino que localmente se le dió el papel de creador
del Universo y estaba asociado a Osiris y a Nun.

HEKET

Nombre egipcio: Heket.


Representación: Rana o mujer con cabeza de rana.

Diosa con cabeza de rana que, a partir del Reino Medio, tenía funciones de ayuda en el parto
y benéficas en general; preside los nacimientos como comadrona. Representaba la fecundidad
y asistía cada mañana al nacimiento del sol renovado. Fue esta característica la que la llevó a
ser una de las diosas de las embarazadas. Se la hizo complemento femenino de Jnum en
Antinópolis, y era la que daba el soplo de vida al recién nacido, colocándole ante la nariz el
anj, por lo que lleva el título de “La que hace respirar”; por asociación, en el aspecto funerario
era la que ayudaba a los difuntos en su renacimiento. En Abydos lleva el título de “Señora del
doble país”; fue clasificada entre los dioses osiriacos como una de las que ayudó a la
resurrección de Osiris, y se la considera hija de Ra y esposa de Shu, aunque también se la
venera junto a Jnum y Mesjenet. Fue adorada en los mammisis de los templos tardíos. En
Kom Ombo aparece como compañera de Sobek-Ra. Se identificó con Nut y Hathor. Se le
adoró en Hermópolis, en Hibiu, aquí como forma de Isis, en Abydos, Antinópolis y Kus. Se la
representaba como una rana o una mujer con cabeza de rana

GUEB

Nombre egipcio: Keb.


Nombre griego: Geb.
Divinidad griega: Cronos.
Representación: Hombre verde u oscuro con corona y ganso en la cabeza.
Dios de la tierra, como soporte físico del mundo; la tierra recibía el nombre de “Casa de Geb”.
Representaba el principio de fertilidad y vida. En un principio era tan sólo un dios local,
adorado como ave acuática (una oca). Se desconoce su lugar de origen, aunque su sede parece
haber sido Heliópolis donde, con su pareja Nut produjo el Gran Huevo del que surgió el dios
Sol bajo la forma de un Fénix y de ahí el calificativo de “Gran Cacareador” o “Gran
Graznador” (Gengen-ur). En algunas ocasiones se le dió también el título de “Principe de los
Dioses”. No sólo es dios de la superficie de la tierra, sino también de su parte inferior, por lo
que tiene autoridad sobre las tumbas y desempeña un importante papel en el Libro de los
Muertos, siendo uno de los que vigilan el pesaje del corazón del difunto en la Sala del Juicio y
el que dirige el abastecimiento de los Inmortales; así mismo se decía que mantenía prisioneras
las almas de los que no habían sido justos. También representa la caja del sarcófago, mientras
que Nut representa la tapa. A veces es descrito como uno de los que guardan las puertas del
cielo y el que las abre para que Ra pueda navegar sobre el mundo. Geb era el jefe tribal
hereditario de los dioses y su trono representaba la soberanía tanto del cielo como de la tierra;
su padre Shu dejó el trono en favor de él, según unas leyendas tras la conspiración de la
serpiente Apofis, por lo que Geb se convierte en el tercer faraón divino. Posteriormente su
autoridad sobre la tierra se la pasó a Osiris, luego a Horus y finalmente al rey, que fue desde
entonces llamado “heredero de Geb”.

En la cosmogonía heliopolitana era hijo de Shu y Tefnut y hermano y marido de Nut, de la


que fue separado por su padre y con quien forma la segunda pareja de la Eneada
Heliopolitana.. Sus hijos fueron Osiris, Isis, Seth y Neftis.

Se le representa como hombre de piel verde oscura, colores que representan la tierra del Nilo,
su vegetación y la vida, con la corona del Bajo Egipto (a veces la del Alto Egipto o la Atef) y
un ganso en la cabeza, puesto que el ganso es su encarnación, o como hombre recostado en el
suelo que, con el pene erecto, intenta alcanzar a Nut sin éxito (se dice que su risa o los
esfuerzos por alcanzar a su esposa Nut provocaban los terremotos) o yaciente bajo su esposa
arqueada y su padre Shu (dios del aire), con un codo apoyado en el suelo y con un brazo y
rodilla hacia arriba, simbolizando los valles y montañas . Bajo Amenhotep III adopta la forma
de carnero de Jnum en Hypselis. Como dios creador fue identificado con Atum. Fue adorado
en Heliópolis, adorado en Heliópolis, Apollin&ocaute;polis Magna, Tebas, Edfú y Kom
Ombo. Era más familiar a los teólogos que al pueblo, debido a lo cual no ocupa un lugar muy
importante en la onomástica egipcia.

Se le consideraba proveedor de los minerales y piedras preciosas del subsuelo y, como tal,
tenía un naos dedicado en la Capilla de los Reyes de Serabit el-Jadim, junto a las minas del
Sinaí.”

Según una leyenda Geb ordenó abrir un cofre en el que se encontraba el ureo, el bastón de Ra
y un mechón de sus cabellos. Al abrirlo el ureo, con un poder terrible, acabó con todos los que
se encontraban con el dios, quien se curó gracias a los cabellos de Ra, que posteriormente
fueron trasladados a un lago donde se transformaron en el cocodrilo primigenio.

Plutarco lo identificó con Cronos.


DUA-UR

Nombre egipcio: Dua-ur.

Dios que purifica el rostro del Faraón en el Más Allá. Personificaba la barba del Faraón. Era el
patrono de los cuidados del rostro del difunto.

HATHOR

Nombre egipcio: Hut-Hor.


Nombre griego: Hathor.
Divinidad griega: Afrodita.
Representación: Vaca, mujer con cabeza de vaca o mujer con cuernos de vaca y disco solar.

Diosa cuyo nombre significa “La Casa de Horus”, por ser madre y a veces esposa de Horus;
como tal, como tal, la reina de Egipto se identificaba con Hathor. Su nombre puede escribirse
como un halcón dentro de un cuadrado que representa la casa. Madre divina que renueva
todo lo existente. Desde el Reino Antiguo absorbió las funciones de la vaca Mehet-Urt , con
quien se la identificaba; así, establecida como señora del cielo, su relación con el dios Sol es la
de guía; su aspecto es maternal y también es una personificación del cielo nocturno.
Representaba la vaca que había alumbrado al mundo y todo lo que en él hay contenido, que
nutre a los seres y a los muertos a los que ofrece el pan y agua tras su muerte. Su origen
parece remontarse a tiempos predinásticos. Los campesinos de entonces adoraban a una
diosa en forma de vaca como se ha podido constatar en las representaciones de cerámicas
pertenecientes a esa época.

Según el mito, vino a la existencia al mismo tiempo que Ra apareció como dios sol; entonces
Hathor tomó asiento junto a él en la barca solar. Según otra versión de los mitos, Hathor,
como personificación del cielo, era la vaca que con sus patas sostenía el cielo, mientras que
Horus, su hijo, en forma de halcón, se introducía por su boca cada noche para renacer por la
mañana; más tarde, Isis asumiría el papel de madre de Horus.

En Dendera era la diosa del amor, la belleza juvenil, la alegría, la maternidad y el erotismo.
Tenía consagrado el sistro, que le sirve como emblema. El sistro tenía el poder de ahuyentar
los males y los maleficios y se empleaba frecuentemente en las fiestas. Diosa también de la
música y del baile; entre su sacerdocio se incluían bailarines, cantantes, actores y acróbatas;
incluso en la época griega, estas artes se mantuvieron bajo la esfera de Hathor. También era la
patrona de los ebrios; presidía la fiesta de la ebriedad que se celebraba en Dendera veinte días
después de la inundación del Nilo. Era también “La dama de los goces“, por su carácter
festivo y lúdico y “La dama de las guirnaldas” por su vinculación a la belleza.

Su árbol sagrado era el sicomoro; entre sus múltiples manifestaciones y funciones estaba el
de nodriza del rey y a veces se la representa como un sicomoro con un pecho con el que
amamanta al rey, ofreciéndole con ello la divinidad. Se la adoraba en un sicomoro cercano a
Menfis; también se encarnaba en un sicomoro que había en las montañas libias, consideradas
como el límite entre el reino de los vivos y los muertos, y ahí ofrecía agua y pan a las almas
que pasaban y sujetaba la escala por la que éstas subían al cielo. No sólo el sicomoro le estaba
consagrado sino que además era “la vaca que asoma entre los papiros” y durante la estación
de recogida de papiros se celebraban fiestas en su honor. En Tebas, como patrona de la región
de la muerte, tenía asimismo un papel relacionado con el Más Allá como proveedora de
comida y bebida a las almas que hacían su viaje por el mundo de los muertos y era la que
recibía al difunto en su entrada al Más Allá; por lo que era llamada “Señora del Occidente” o
“Diosa de la Montaña Occidental”. Además un capítulo del Libro de los Muertos declara que
aquellos que se dirijan a la diosa de la forma correcta podrán ser transportados por esta sobre
su lomo. En los mitos se refieren a ella tanto como madre e hija de Ra; así pues, como madre
ella da a luz al sol a través de la humedad de la niebla (confusión), y como hija, es su Ojo solar
(Sejmet), el intenso calor del sol que puede matar. Era a la vez la vaca que amamanta a los
seres vivos con su leche sagrada y la leona feroz que vivía en el desierto, capaz de acabar con
la vida.

En tiempos ptolemaicos apareció un ritual basado en la idea de que Hathor y Horus


constituían un matrimonio; así en la fiesta de “La Buena Reunión”, celebrada en en el mes de
Epifi, la imagen de Hathor salía del santuario de Dendera y navegaba hacia el templo de
Horus en Edfú; tras varias celebraciones, la pareja divina realizaba su boda; y después de
pasar juntos la noche, Hathor volvía a su templo; tuvo dos hijos con él: Harsomtus, de Edfú, e
Ihy, de Dendera. En Kom Ombo era la esposa de Sobek. En Menfis era la diosa de las mujeres
Se la representa como diosa con cuernos o con orejas de vaca y tocado tripartito; el concepto
del cielo como vaca, ampliamente difundido en el Delta, fue la causa de que Hathor
presentara forma bovina. Porta el sistro, el bastón de papiro y el anj. De acuerdo con un
antiguo mito, se suponía que ella había elevado al joven sol al cielo por medio de sus cuernos.
Más tarde aparece como mujer con cabeza de vaca, y finalmente con cabeza humana que lleva
a veces orejas y cuernos de vaca. En su forma animal puede aparecer como leona, vinculada
con Sejmet, o gata.

Fue asimilada a Sejmet y a Bastet y a Isis en un periodo tardío; según la historia de Ra,
Hathor, convertida en Sejmet era el Ojo que su padre Ra envió para que destruyera a los
hombres, que le habían desobedecido; pero luego se arrepintió, la emborrachó para que no lo
hiciera y, desde entonces se convirtió en Hathor, la diosa del amor. Otros relatos dicen que el
Ojo solar tomó la forma de la diosa Tefnut y que, cuando la diosa fue pacificada se convirtió
en la gata Bastet. Fue identificada con Nebethetepet, como Hathor-Nebethetepet, siendo
adorada así como diosa paredra de Ra en Heliópolis. A pesar de la importancia de su papel
en relación con Horus, Hathor es ante todo una diosa de vinculación claramente lúdica,
asociada al baile, las danzas, la música y al amor y placer sexual, y por eso los griegos la
identificaron con Afrodita, dando a su ciudad el nombre de Afroditópolis; los semitas la
llamaban Baalat, “La Señora”; en Biblos fue identificada con Astarté. Presidía los nomos VI, X
y XIV del Alto Egipto. En la península del Sinaí, en Serabit el-Jadim, tenía un templo como
“Señora de la turquesa”, quizás debido a su papel de protectora de lo que sucede en las
entrañas de la tierra. En Abu Simbel, Ramsés II le dedicó el pequeño templo en el que se la
identifica con Nefertari. También tenía otro templo en la isla de Filé y en Deir el-Medina éste
de época ptolemaica. Otro centro de culto fue Imau (Kom el-Hisn).

Además de la fiesta de la “Buena Reunión”, se celebraba la “Sede de la Primera Fiesta”, en el


Nuevo Año, la víspera del primer mes de Thot, que coincidía con el regreso de la inundación.
Otra fiesta suya se celebraba el día 8 del mes de Meshir. Había también siete Hathores,
consideradas sus hijas o una manifestación de ella misma, cuyo papel era análogo al de las
hadas de cuento pues, cuando nacía un niño, las siete Hathores iban a su lado y le anunciaban
su destino; se decía de ellas que conocían el futuro y el momento de la muerte de cada egipcio
y que, si un príncipe nacía desafortunado, podían cambiarle su destino por otro mejor; de ahí
que protegieran la dinastía y la nación. También pertenecen al culto funerario como
encargadas de proporcionar alimento y bebida al difunto. Estas Hathores se representaban
como jóvenes tocando tambores y con los cuernos y el disco; o en forma de vaca, haciéndose
acompañar por un toro, “el toro del Oeste, señor de la eternidad” y cuatro remos que
simbolizaban los puntos cardinales. En época ptolemaica fueron identificadas con las
Pléyades.

IMHOTEP

Nombre egipcio: Imhotep.

Una de las personas notables que fue divinizada. Era arquitecto y médico de Dyeser, médico
de Dyeser, Sumo Sacerdote de Heliópolis que alcanzó el rango de dios por sus propios
méritos. En el Reino Nuevo fue venerado como patrón de los escribas; también fue
identificado con Nefertum, hijo de Ptah. Ya en el periodo tardío, cuando la capital se trasladó
a Sais, fue plenamente deificado, haciéndole hijo de Ptah y Nut o Sejmet. También se le asoció
a Thot y llegó a ser patrono de la sabiduría y la medicina. Se le muestra sentado, con un rollo
de papiro desplegado sobre sus rodillas y un casquete. Los griegos lo identificaron con
Asclepios. Su culto estaba centrado en Menfis. También en Tebas era muy popular. En el
periodo ptolemaico se le levantó un pequeño templo en Filé y otro en Deir el-Medina, de
Ptolomeo IV, donde fue adorado junto con Hathor, Maat y Amenhotep, hijo de Hapu.

HORUS BEHEDETY

Nombre egipcio: Hor Behedety.


Nombre griego: Horus Behedety.

Forma de Horus el Viejo (Haroeris) adorado como divinidad celeste en Edfú, como dios del
nomo. Se le llama “El de las plumas abigarradas”, por su denso plumaje. También lleva el
título de “El arponeador”, por su aspecto guerrero, como luchador contra Seth. Hasta la V
Dinastía no entra en el ciclo solar; fue asimilado en el sistema heliopolitano como hijo y
heredero de Ra. Aceptado como dios tutelar del Bajo Egipto, su prestigio se extendió al Alto
Egipto y su victoria sobre Seth, el dios de Ombos, hizo de Horus el protector de la monarquía.
En Edfú, donde se centró luego su culto, tenía como esposa a Hathor, que todos los años se
desplazaba desde Dendera para unirse a él durante la fiesta del “Buen Encuentro”; de su
relación nacieron Harsomtus (que es él mismo renovado) e Ihy. Fue defensor de Ra en su
batalla terrenal contra Seth.

Se le representa como disco solar alado, o como halcón sobre el faraón durante las batallas;
también aparece como hombre con cabeza de halcón, llevando la doble corona y un bastón
con cabeza de halcón. En la fiesta que se le hacía el primer día del mes Mesore se cogían peces
y pájaros que tenían relación con Seth y se les pisoteaba, en recuerdo de la lucha de Ra contra
las fuerzas del mal. Fue adorado principalmente en Damanhur (Behedet del norte), Edfú
(Behedet del sur), Tell Balamun, Filé, Mesen y Tanis. En el templo de Edfú había un recinto
destinado a su animal sagrado, el halcón, que cada año era elegido para ser adorado como rey
divino, identificado con el Faraón-Horus. Los griegos, al identificarlo con Apolo, le dieron a
Edfú el nombre de Apolinópolis.

SHU

Nombre egipcio: Shu.

Antiguo dios del aire, hijo de Atum, nacido junto con su hermana Tefnut, de la saliva o la
masturbación de su padre o bien de su unión con Iusaas y posteriormente de la unión de
Atum con su propia sombra. Sus huesos se identifican con las nubes, que servían de escala al
rey para subir a los cielos. Era originario de Leontópolis. Es un dios de la luz. También es la
personificación de los rayos que llegan de los ojos de Ra, el calor ardiente del sol al mediodía
y en el apogeo del verano y la sequedad del aire; también era el ba del dios Jnum. Es la
personificación del frio viento del Norte, y el principio vital de todo ser viviente. Se
consideraba que era el que posibilitaba al difunto su ascensión al cielo. Como señor del aire,
es la atmósfera que separa la tierra del cielo, cielo, es el espacio vacío que existe entre el cielo
(Nut) y la Tierra (Geb), el aire y la luz que da lugar a la existencia de vida y su ocupación
eterna era mantener separados el cielo (Nut) y la tierra (Geb) para que el caos no se apoderara
del universo; aunque según Plutarco lo hizo por orden de Ra. El resultado es que gracias a la
creación de ese espacio intermedio entre el cielo (Nut) y la tierra (Geb) se podía difundir la
luz solar, garantizando así a su padre (Atum-Ra) un espacio diferenciado que le permite
volver a él cada día. Es príncipe de una parte del Mundo Inferior conocida por Anrut-f.
Participaba en el Tribunal del Juicio y dirigía a unos seres agresivos que buscaban al difunto
para eliminarlo. Conocía las artes del envenenamiento. Es esposo de Tefnut, con quien
compartía el alma como hermano gemelo, hijo de Atum-Ra y padre de Geb y Nut en la
Eneada heliopolitana. La conexión con Atum-Ra convierte a Shu en “El hijo de Ra” y, como
tal, hermano del faraón.
Aparece como un hombre con una pluma de avestruz en la cabeza; en una mano lleva un
cetro o el anj; o como hombre con una rodilla en tierra, sosteniendo el cielo con sus manos; los
cuatro pilares que sostienen el cielo en los cuatro puntos cardinales fueron llamados “pilares
de Shu”. Puede aparecer surgiendo por detrás de la tierra, llevando el disco solar sobre su
cabeza y con las manos sujetando las bases del disco. A veces aparece en forma de león, una
de sus manifestaciones sagradas. En la representación del mito aparece separando a sus hijos
Nut y Geb. En el periodo romano Shu fue asociado a Ra. En Tinis se identificó con Onuris y
los griegos lo hicieron con Agatodemon. Sus centros de culto están en Heliópolis, Dendera,
Dendera, Edfú y Menfis. Dendera fue llamada “Hinu-en Shunefer”; EdfúEdfú de Shu”; y
Menfis llevó el nombre de “Palacio de Shu”.

Según las teorías de Heliópolis Shu sucedió a Re en el trono, y posteriormente abdicó en favor
de su hijo Geb. Según una leyenda durante el reinado de Shu, la serpiente Apofis instigó
contra él, tras lo que abandonó la tierra para ascender al cielo y dejó el gobierno en manos de
Geb.

RA

Nombre egipcio: Ra.


Representación: Hombre con cabeza de halcón, disco solar abrazado por el ureo.

Dios que representa el sol del mediodía, en su máximo esplendor. En los primeros tiempos
era la figura más importante del Mundo Inferior; se decía que cada noche viajaba por él bajo
la forma de Auf-Ra, el sol poniente. Para viajar por el cielo se creía que lo hacía en barca de
Oriente a Occidente en un viaje de 24 horas; de día era una barca conocida como “Mandjet”;
por la noche viaja en una barcaza pequeña llamada “Mensenktet”; según los momentos del
viaje, se manifestaba en tres entidades diferentes: al amanecer era Jepri; al mediodía, Horajti y
al anochecer, Atum. Al morir, al atardecer, Rs adoptaba la forma de un carnero (Auf-Ra) y se
introducía en la boca de la diosa del cielo, Nut, atravesaba por la noche su cuerpo y en este
trayecto luchaba con la serpiente Apofis, que habitaba en las profundas aguas de Nun e
intentaba impedir la salida del nuevo día. Era la eterna lucha entre la luz y la oscuridad, y si
Apofis venciese alguna vez volvería a reinar el caos y la oscuridad sobre el mundo. Durante
el viaje nocturno Upuaut (Ofois) viajaba en la popa de la barca como “abridor de caminos”.
Durante las 12 horas de oscuridad el dios visitaba las 12 regiones del Duat, habitadas por
monstruos terribles que intentaban detener el avance de la barca. Ra renacía cada mañana
como un nuevo sol.

Era poseedor de cuatro facultades: Hu (el gusto y la palabra), Maa (la visión), Sedyem (el
oído) y Sia (el entendimiento y el tacto) y catorce kas: Dyefa (Ayefa) (Abundancia), Aju
(Estrépito), Dyehen(Resplandor), Heka (Magia), Hu (Alimentación), Iri (Producción de
alimentos), Nejt (Victoria), Pesedy (Luminosidad), Shemes (Fidelidad), Shepes (Gloria), Seped
(Habilidad), Uas (Honor), Udy (Prosperidad), User (Vigor). Hay quien da en vez de Uas a Hu
(Brillantez).
Recibía el nombre de “El León” en la Eneada. Sus radiaciones se personificaron en entidades
femeninas que podían ser portadoras de muerte; estas hijas eran también sus ojos; el ojo de Ra
es el poder vengativo del dios contra la humanidad y se asociaba a las llamadas “diosas
peligrosas” (Sejmet, Tefnut o Hathor). (Ver: Historia de Ra)

En el Reino Antiguo es el “Gran Dios” anónimo, rector del primer tribunal de ultratumba,
cuya competencia se extiende a todos los muertos. Es el primitivo juez del difunto antes del
desarrollo de la religión osiriana. Desde la V Dinastía llegó a ser el dios oficial de los faraones.
Protector de reyes y dios jefe del Estado; el Faraón era el hijo del Sol y también su
encarnación; esta identificación fue reforzada por los títulos reales. Desde la XII Dinastía se le
asoció a Amón de Tebas (y con otros muchos dioses, a partir del Primer Período Intermedio,
excepto Ptah) como Amón-Ra. Aparece también junto a Osiris, como dios de la resurrección y
la vida, transformando incluso su nombre, que pasa a ser Ra-hetep-em-Usir (“Ra que reposa
en Osiris”). En Heliópolis se consideraba a Ra como dios de los muertos y juez de los
difuntos, lo cual entraba en conflicto con el osirianismo; fue después cuando Osiris triunfó
como soberano y juez de los difuntos. En tiempos de Ramsés II ya se detecta una síntesis
solar, expresada claramente en la tumba de Nefertari, en la que se define el “alma compleja”,
unión de Osiris y Ra, representada como momia de carnero y denominada “Osiris quien
reposa en Ra y Ra quien reposa en Osiris”.

Los textos del Reino Nuevo evocan la balanza con la que él pesa la conciencia de los difuntos.
Sin embargo este papel funerario jamás eclipsó las otras prerrogativas de Ra, limitado en su
extensión por la influencia creciente de las concepciones osiriacas. Apareció sobre la colina
primigenia, rechazando el caos mediante la luz y el calor; algunas tradiciones le hacen
creador de los hombres, surgidos de sus lágrimas, y de los dioses. También representa la
fertilidad y el poder germinativo, apareciendo bajo el aspecto del toro Mnevis, (Mer-ur), o con
forma de carnero. Es el rey del mundo, el que dio las directrices �a Maat- por las que el
mundo había de regirse. Según el Papiro de Turín, Ra, además de creador del mundo, fue
también Primer Señor de Egipto. No sin combates y con la ayuda de Horus, establece su
dominio sobre las regiones del Norte. Después, desengañado de los hombres y no deseando
habitar la tierra, puso al dios Thot en su lugar, naciendo así la luna y montó sobre el lomo de
la vaca celeste (Nut convertida en la vaca Mehet-Urt) quien le lanza al cielo donde establecerá
su retiro.

En tanto que demiurgo no se le conocen ni padres ni esposa, aunque algunos textos le hacen
hijo de Nun y Naunet. Textos de la Baja Época le asignan una compañera, Raet-Taui, y una
madre, Neith. También aparecen como progenitoras suyas las diosas madre en forma de vaca.

Se le representa como hombre con cabeza de halcón, halcón, coronado con el disco solar
rodeado por el ureo, sosteniendo el anj y un cetro. En esta representación toma la forma de
Ra-Harajti, el sol del mediodía y asi fue adorado en Heliópolis. A veces aparece andando y
otras sentado en un trono. También puede aparecer como faraón, representación asociada a
su papel de demiurgo ya que es considerado el primer faraón, o carnero, si bien esta última
representación está mas asociada a Amón-Ra. Se le asoció a grandes dioses cuando se quiso
ampliar localmente el papel de estos; a Horajti del que tomó la cabeza de halcón; luego se
unió a Horus y, desde la V Dinastía, a Amón y a otros muchos dioses del panteón. El obelisco
era un objeto de su culto ya que simbolizaba un haz de rayos solares. En los templos del
Reino Antiguo era adorado a cielo abierto. Fue venerado especialmente en Heliópolis; tenía
en Abu Gurab un templo dedicado por el faraón Niuserra. El día 19 del mes de Farmuti se
celebraba la fiesta de Ra en su barca. Su festival se celebraba el día 19 del mes de Thot, junto
con Nut. El testimonio más antiguo de la aparición de su culto lo encontramos en el nombre
de Horus del Faraón Nebra (“Ra es el señor”). Micerino se presenta como Hijo de Ra y este
título será ostentado en el protocolo real por sus sucesores.

El término Ra se aplicó inicialmente al Sol, como astro, y posteriormente al dios en su


asociación a la creación.

ISIS

Nombre egipcio: Ast.


Nombre griego: Isis.
Representación: Mujer con un trono en la cabeza.

Su nombre en egipcio es Ast. Primitivamente fue una diosa-cielo, originaria de Behbet-el


Hagar, en el Delta. Llevaba un trono (ast) sobre su cabeza y, originalmente, fue la
representación del trono. Reina de los dioses; gran diosa madre; recuperadora y
embalsamadora del cuerpo de Osiris; protectora de Horus el Niño hasta que éste pudo luchar
por su patrimonio. Su morada en los cielos era la estrella Sotis (Sirio) de la constelación de
Orión (asociada a Osiris), por lo que también fue conocida como Isis-Sothis. Era la opuesta a
Neftis en un concepto dualista. Diosa de la maternidad y del nacimiento y protectora de las
madres y de los niños y la familia en general; se le considera como la que instituyó el
matrimonio; pero también era la perpetua viuda inconsolable; a pesar de ser diosa no puede
ya relacionarse con Osiris, no puede entrar en el reino del Más Allá, lamentándose así de su
eterna soledad. Junto con las diosas Neftis, Neith y Selkis es protectora de los muertos. Isis es
la diosa principal en todos los ritos relacionados con la muerte. También fue llamada “La
Gran Maga” por haber recompuesto el cadáver de Osiris y procreado con él y por haber
creado mediante magia la primera cobra y usado su veneno para obligar a Ra a revelarle su
nombre secreto; el conocimiento de este nombre le daba poder sobre Ra; en ello se vio la
iniciación a un culto secreto, descrito por Apuleyo en “El asno dorado”; por el poder
adquirido podrá curar también las enfermedades de los dioses.

Sus sacerdotes eran médicos especialistas. A Isis ningún sortilegio le es extraño; maneja los
encantamientos, es temible y temida y su guardia personal son siete escorpiones cuyos
nombres terroríficos son: Befent, Maatet, Mestet, Mestetef, Petet, Tefen y Thetet, que le
ayudaban a proteger a Horus. Cuando Horus venció a Seth, Isis intercedió por la vida de su
hermano; Horus se puso furioso contra ella y le cortó la cabeza; entonces Thot, por medio de
sus palabras mágicas transformó su cabeza en la de una vaca y se la colocó. El día de
plenilunio se le sacrificaba un cerdo, ya que Isis es también personificación de la luna, y en
recuerdo de Seth quien, en forma de cerdo negro, devora periódicamente la luna, uno de los
ojos de Osiris. Es imposible limitar sus atributos ya que posee los poderes de una diosa del
agua, de la tierra, de la cosecha, de la estrella, como reina del Más Allá y como mujer y reunió
en ella los atributos de todas las diosas de Egipto.

Es la protectora del vaso canopo representado por Amset. Representaba al viento del Oeste.
Hija de Nut y Geb, esposa y hermana de Osiris y madre de Horus niño (Harpócrates). Nació
en los dias epagomenos, junto con Osiris, Set, Neftis y Horus. Forma parte de la Enéada de
Heliópolis. Una de sus representaciones más frecuentes es la de madre dando el pecho a
Horus o al faraón representado como Horus, o con tocado de buitre y el disco solar entre los
cuernos, en conexión con Hathor; en ocasiones lleva la doble corona con la pluma de Maat, o
un par de cuernos en forma de lira. También aparece como milano o como vaca. Llevó
atributos de todas las divinidades femeninas, que eran otras tantas personificaciones de Isis;
así a partir del Reino Nuevo aparece como Hathor, con los cuernos liriformes y el disco solar,
a quien quitó el papel de madre de Horus y con quien está estrechamente relacionada, de ahí
que a veces aparezca como vaca o con cabeza de vaca y otras amamantando a su hijo. Pero
también en su asociación con Hathor, y por tanto con Sejmet puede aparecer con cabeza de
leóna, si bien esta manifestación es poco frecuente. Incluso fue identificada como la parte
femenina del abismo acuoso primordial del que surgió la vida. A veces se la pintó como un
milano sobre el cuerpo momificado de Osiris. Representada como mujer, no como diosa, lleva
una cofia con el ureo sobre la frente.

Según el mito de Osiris fue Isis quien buscó y recuperó el cuerpo despedazado de Osiris,
asesinado por su hermano Seth. Reconstruyó a Osiris ayudada por Anubis y Neftis e
impregnada de su cuerpo concibió a Horus niño (Harpócrates), quien más tarde vengaría la
muerte de su padre.

Como Isis Faria, en la isla de Faros (Alejandría), era patrona de los marineros y llevaba un
ancla o un timón como atributo. Se la asociaba con el sicomoro, con el sistro y con el nudo
mágico, llamado Tyt. Los griegos la identificaron con Perséfone, Tetis, Atenea, etc. En Behbet
el-Hagar, en el Delta, había un templo dedicado a su culto, construido por Nectanebo II y
conocido como Iseum; aunque el templo más importante estaba en la isla de Filé, trasladado
hoy a la actual isla de Aguilkia cuando se construyó la presa de Assuán. No fue hasta la XIII
Dinastía cuando se construyeron los primeros templos. Hasta esta fecha, Isis no gozaba de
templos propios, pero en muchos de los consagrados a otras deidades se encontraba un
recinto dedicada a ella. En una isla cercana a Filé, Bigeh, se encontraba la tumba de Osiris a la
que Isis iba todos los días para realizar una libación y, cada diez días realizaba una ofrenda
de leche. Otro rito consistía en que una vez al año la imagen de la diosa Isis se llevaba al
quiosco reservado para ella en el templo de Hathor en Dendera, donde era expuesta a los
rayos del sol para regenerarse. En Ajmim recibió especial dedicación como madre del dios
Min. En Guizah fue adorada como “Isis Señora de las pirámides”. Su fiesta se celebraba el día
6 del mes de Meshir y sus festivales los días 23 y 24 del mismo mes y el día 10 del mes de
Pajon. Su culto se extendió por todo el Mediterráneo y resistió el auge del cristianismo hasta
el siglo VI de nuestra Era. Fue la única deidad egipcia que se mantuvo durante el Imperio
Romano, hasta que su culto fue prohibido en el año 535, en tiempos de Justiniano. Su nombre
es llevado por Isisnofret, mujer de Ramsés II.

Los primeros cristianos adoptaron gran parte del culto a Isis asimilándola a la Virgen María.
Su función maternal, protecccionista y las imágenes de la Virgen María y el Niño están
inspiradas en el culto a esta diosa.

En Debod aparece como esposa de Amón.

OSIRIS

Nombre egipcio: Asar/Usir.


Nombre griego: Osiris.
Representación: Humano momificado con la corona blanca y 2 plumas.

Padre de Horus y marido de Isis, se le considera antepasado directo de la realeza. Osiris fué
uno de los dioses más populares e importantes de todo el panteón egipcio. Su culto estaba
centrado en Abydos y Busiris donde reemplazó a un antiguo dios local, Andyety
(probablemente un personaje local divinizado) pero se extendió por todo Egipto. Surgió de
Busiris, en egipcio Per-Usir, que significa “Templo o casa de Osiris”, capital del noveno nomo
del Delta. El término Osiris es una corrupción griega del nombre egipcio Asar (Usar, Usir). En
el Reino Nuevo, en los textos funerarios se funde con Ra; así Osiris es el sol difunto y, en
Heracleópolis Magna, se le denomina Osiris Naref. Otro nombre por el que se le conoce es
Unnefer (“el que pone de manifiesto el bien”). “Príncipe de los dioses de la Duat” como dios
de la muerte y del Más Allá, aunque, en un principio era un dios agrario que fue adoptando
rasgos de otros dioses; genio de los cereales, espíritu de la vegetación y ante todo dios de la
resurrección; los Textos de los Sarcófagos del Reino Medio lo identifican con el grano y con el
trigo, símbolo de la semilla que muere para renacer más tarde en forma de espiga. Encarnaba
la renovación, el renacimiento de la tierra después de la inundación; Osiris moría en la
estación más seca y renacía tras la retirada de las aguas de la crecida, mientras que Seth
reinaba entretanto como dios caótico del desierto. Osiris representa todo lo que renace, pero
sobre todo el Nilo, símbolo de regeneración y fertilidad, dios de la inundación que conlleva la
victoria de la tierra negra, el limo fértil con el que se le relacionaba, sobre las zonas de
influencia de Seth, el desierto, las tierras áridas. Como se afirma en el Papiro Chester Beatty:
“Osiris es aquel que hace crecer el trigo y la cebada”. En un himno del Reino Nuevo se
describe al dios sosteniendo el universo terrestre, y la crecida del Nilo no es más que la
transpiración de sus miembros; los cultivos y los monumentos levantados por el hombre
gravitan en su espalda sin que se queje de una carga tan grande, pero a veces se mueve y la
tierra tiembla. Por otra parte es un dios-rey; la iconografía clásica le confiere los atributos de
la realeza: la corona atef, el heqa, atef, el heqa, o cetro uas, y el nejej, o flagelo, símbolos de
poder supremo. Sin embargo su soberanía tiene como verdadero dominio el reino de los
muertos y recibía el título de “Toro del Occidente”, siendo el occidente el Más Allá. Según
Plutarco, Osiris era hijo de Nut y Geb; cuando Ra se enteró de que estaba embarazada, le dijo
a Nut que ningún mes ni ningún año se vería separada de él; mediante una estratagema, Thot
jugó con Selene y le ganó la séptima parte de luz de cada día del año, y así Osiris nació en
esos 5 días, que no pertenecían a ningún mes ni año y que son los días epagómenos; cuenta
también que en el momento de su nacimiento se oyó una voz proclamando que el dios de la
creación había nacido. Llegó a ser Rey mítico de Egipto y fue el que enseñó la civilización por
medio de la amabilidad y la persuasión; enseñó a los hombres agricultura, estableció un
código de leyes e hizo que los hombres adoraran a los dioses; una vez civilizada la tierra,
marchó a otros países para seguir con sus enseñanzas, dejando a Isis como regente. A su
vuelta, Seth y sus 72 compañeros hicieron que Osiris se encerrara en un arca con su forma,
que cerraron inmediatamente; lo echaron al Nilo, en un lugar cercano a Abydos llamado
Nedyt, que lo llevó hacia sus bocas tanaíticas, hasta Byblos. Isis fue a buscarlo y lo trajo de
vuelta, pero Seth lo encontró y lo cortó en pedazos, que esparció por todo Egipto. Tras
recomponer su cuerpo, Isis concibió con él a su hijo Horus, quien vengó su muerte
gobernando Egipto y desterrando a Seth al desierto. Osiris no pudo volver a la Tierra y por
eso permanece como dios del mundo inferior. Al ser Horus identificado con el Faraón vivo,
éste cuando muere se convierte en Osiris, bajo cuya forma era adorado. Su sucesor,
adoptando el título de Hijo de Horus celebraba y dirigía los actos funerarios de este “nuevo
Osiris”. En el Reino Medio todo muerto se transfiguraba en Osiris, ya que era un símbolo de
inmortalidad. La inmortalidad de Osiris fue atribuida en parte al arte de embalsamamiento
llevado a cabo por Anubis, en parte a Isis que le dio el aliento de vida por medio de sus alas,
y en parte a Horus que abrazó a su padre y le dio a comer el ojo de Horus.

Su morada celeste era Orión. Representaba al viento del Norte. Es el dios que preside el
Tribunal del juicio del alma y emite el veredicto; esta posición la tuvo por haber muerto como
hombre y resucitado como inmortal gracias a las poderosas palabras de Thot, y su cuerpo
nunca se putrificó; fue la primera momia y bajo la forma de aj viajó por el Más Allá, de donde
fue Rey y juez de los muertos. En época tardía la tumba de Osiris se ubicó en la isla de
Biggeh, lugar sagrado llamado por los griegos el Abatón al que sólo los iniciados tenían
acceso. La idea de que la inmortalidad sería obtenida siguiendo a Osiris fue transformada, en
tiempos helenísticos en los misterios osiriacos. Como dios de los muertos, se representaba con
el cuerpo en forma de momia y con un sudario y llevando el cayado (heqat) y el azote (mayal)
y un collar menat; lleva la corona atef . Como dios agrario, tiene la piel de color verde, verde,
que representa el color de la vegetación y la regeneración; en tumbas del Reino Nuevo se han
encontrado unos moldes con figura de Osiris, “Osiris vegetantes”, que se llenaban de semillas
las cuales, al germinar, indicaban el renacimiento del difunto en el Otro Mundo. También se
le representaba con el rostro de color negro o verde, como el de la tierra negra. Raramente
aparece bajo la forma de un pez. Fue identificado con Andyety de Busiris y Sokar de Menfis
(como Sokar-Osiris), así como con la estrella Orión. Los griegos lo identificaron con Dionisio.

Los primeros centros de culto estaban en Abydos, Bubastis y Mendes. Según el mito, allí en
donde se enterró cada trozo del cuerpo despedazado de Osiris, los egipcios levantaron un
santuario; Abyidos, donde estaba su cabeza, se convirtió en el gran templo osiriaco de
peregrinación; en esta ciudad se le conocía por Osiris-Jenti-Amentiu, “Señor de los
Occidentales”, al identificarse con el dios funerario local. En Busiris, de donde procedía Osiris
y era dios principal, estaba la columna vertebral (identificada con el pilar dyed); el hombro
izquierdo estaba en Letópolis, siendo Horus el guardián de esta reliquia. Era adorado en
Canopo como jarra con cabeza humana. Como símbolo de la vida eterna fue adorado en
Abydos y Filé; en la isla de Biggeh (Abatón), situado al oeste de Filé, había también una
tumba del dios sobre la que Isis derramaba cada diez días libaciones de leche. En Abydos el
difunto se enterraba en el camino procesional, o bien se erigía una estela en representación
del difunto; la localidad se convirtió en centro de peregrinación de los egipcios, deseosos de
construirse una tumba o un cenotafio cerca de la del dios. La peregrinación a la ciudad santa
debía realizarse en vida o después de la muerte y para ello los habitantes del Valle del Nilo la
hacían representar en los muros de sus tumbas. Su fiesta se celebraba el día 16 del segundo
mes de la estación Ajet; en Abydos se celebraban el día 11 del mes de Joiak, el día 11 del mes
de Joiak, y el 28 del mes de Famenoth; en Busiris el día 30 del mes de Famenoth. El culto a
Osiris apelaba a las emociones del hombre común y le proporcionaba un medio para creer
que él también podía tener una vida eterna; de ahí su difusión por todo el país.

En Heliópolis se consideraba a Ra como dios de los muertos y juez de los difuntos, lo cual
entraba en conflicto con el osirianismo; fue después cuando Osiris triunfó como soberano y
juez de los difuntos, tanto por motivos políticos religiosos, como por ser su leyenda mucho
más asequible para el pensamiento del egipcio. En tiempos de Ramsés II ya se detecta una
síntesis solar, expresada claramente en la tumba de Nefertari, en la que se define el “alma
compleja”, unión de Osiris y Ra, representada como momia de carnero y denominada “Osiris
quien reposa en Ra y Ra quien reposa en Osiris”.

Algunas de las designaciónes o títulos que poseía eran:

Toro de occidente (Ka Amentet)


El Inerte, el de corazón parado
El carnero divino de Mendes (equivale al ba de Osiris)
El que siempre es dichoso
El que siempre es perfecto
El que lleva hermosa existencia
Señor de los confines
El que vive en su árbol moringa

HARPÓCRATES (“HORUS EL NIÑO”)

Nombre egipcio: Hor-pa-jard.


Nombre griego: Harpócrates.
Representación: Niño desnudo con el dedo en la boca.

Horus niño originario de Heliópolis. Hijo de Osiris e Isis. Atestiguado en los Textos de las
Pirámides, aunque no debió de recibir culto antes del Reino Nuevo. A partir del Tercer
Periodo Intermedio su personalidad va absorbiendo las funciones de otras formas de Horus
el joven (Harsiese, Ihy). Según la obra de Plutarco “De Iside et Osiride” Isis y Osiris
mantuvieron relaciones póstumas de las que nació, antes de tiempo, Harpócrates, un niño
débil de piernas. Es el sol débil del amanecer o el sol del invierno, desnudo y desprotegido.
Pero igual que este sol se transforma en un Sol poderoso, el débil niño se convierte en el
Horus poderoso vengador de la muerte de su padre Osiris, en el Horus armado y guerrero,
Hartomes, que lucha contra Seth. Fue Isis quien con su habilidad y su magia consiguió
transformar a Hor-pa-jard en el gran Horus que reinaría sobre los hombres y los dioses, y los
sacerdotes egipcios declaraban conocer las fórmulas y ritos empleados por la gran Maga Isis
en esta labor, y afirmaban que podían emplear estos mismos ritos para curar niños enfermos
y débiles.

Fue especialmente popular en la Baja Epoca como niño amenazado, pero salvado de todas las
asechanzas. Como vencedor de animales venenosos se le considera importante en materia de
curaciones. Para los griegos era hijo de Serapis y de Isis y le creyeron dios del secreto y la
discreción al interpretar erróneamente la postura del dedo como un gesto de silencio.
Plutarco escribe: “No hay que imaginar que Harpócrates sea un dios imperfecto en estado de
infancia ni grano que germina. Mejor le sienta considerarlo como aquel que rectifica y corrige
las opiniones irreflexivas, imperfectas y parciales tan extendidas entre los hombres en lo que
concierne a los dioses. Por eso, y como símbolo de discreción y silencio, aplica ese dios el
dedo sobre sus labios”.

Lleva corona real y el ureo, va desnudo, con el pelo recogido en una trenza lateral y en
actitud de chuparse el dedo; o bien sobre dos cocodrilos y sujetando serpientes con las manos.
En la época grecorromana se le representa surgiendo de un loto.

Formaba parte de la Eneada Heliopolitana como hijo de Osiris e Isis. Cuando Isis fue
transformada en Afrodita, Harpócrates se asimiló a Eros.