Pablo el lustrabotas

Había una vez un niño que se llamaba Pablo. El nació en Caraz, en 1960. Vivía con sus padres,
y a la edad de 8 años fue por primera vez al colegio.
Era alegre y responsable, pero tuvo que abandonar el colegio para ayudar a su padre en la
labor de la chacra.
Un día llego su tía Maruja que vivía en Lima, le comento de las escuelas, de los parques, de los
cines y él se entusiasmó mucho.
Entonces, la tía le pidió permiso a sus
padres prometiéndoles que le daría
educación, pero lamentablemente, cuando
llegaron a Lima no pudo estudiar, porque
su tía se olvidó de su promesa y lo mando a
trabajar de lustrabotas.

Pasado el tiempo, a los 22 años conoció a
Martha y se casó. Tienen dos hijos y ambos
trabajan por ellos, para que lleguen a ser
hombres de bien.
Ahora Pablo y Martha estudian en un CEBA,
porque quieren cumplir su sueño de
estudiar y darle un buen ejemplo a sus
hijos.

Pablo el lustrabotas
Había una vez un niño que se llamaba Pablo. El nació en Caraz, en 1960. Vivía con sus padres,
y a la edad de 8 años fue por primera vez al colegio.
Era alegre y responsable, pero tuvo que abandonar el colegio para ayudar a su padre en la
labor de la chacra.
Un día llego su tía Maruja que vivía en Lima, le comento de las escuelas, de los parques, de los
cines y él se entusiasmó mucho.
Entonces, la tía le pidió permiso a sus padres
prometiéndoles que le daría educación, pero
lamentablemente, cuando llegaron a Lima no
pudo estudiar, porque su tía se olvidó de su
promesa y lo mando a trabajar de
lustrabotas.

Pasado el tiempo, a los 22 años conoció a
Martha y se casó. Tienen dos hijos y ambos
trabajan por ellos, para que lleguen a ser
hombres de bien.
Ahora Pablo y Martha estudian en un CEBA,
porque quieren cumplir su sueño de estudiar
y darle un buen ejemplo a sus hijos.