You are on page 1of 2

Bases fisiológicas

:

El aumento de la presión arterial en el esfuerzo depende del tipo, de la intensidad y de
la duración de la actividad física.
El ejercicio de tipo dinámico, aquel que da origen a contracciones repetidas y lentas de
mucha duración, produce mínimas modificaciones(ejercicios aeróbicos o isotónicos),
como el ciclismo o el jogging. El ejercicio de tipo estático produce una modificación
mantenida de la contracción.
El ejercicio de tipo dinámico da un aumento de las demandas de oxigeno, porque
deberá aumentar también el gasto cardíaco, la ventilación por minuto y la irrigación
muscular, que se logra gracias a una disminución de las resistencias periféricas.
Recuperación de la tensión arterial
La disminución luego de un ejercicio se produce rápidamente, aunque luego del minuto
pueda que se eleve transitoriamente. Se piensa que es debido a la recuperación del
metabolismo anaeróbico que aparece cuando la carga del trabajo es máxima.
Los factores que condicionan la respuesta tensional son:
Edad: a medida que aumenta la edad, se incrementan las resistencias periféricas, por
lo que la presión sistólica también aumenta.
Estado de entrenamiento: Los atletas de pruebas de resistencia tienen por lo general,
valores de presión arterial sistólica más bajos y de presión diastólica más altos. Pero
para que se pueda apreciar, el nivel de entrenamiento debe ser grande.

Sexo: no hay variaciones. Lo que si se ha constatado es una mayor rapidez en aquellos
para recuperar los valores basales.
Variaciones diarias y estacionales: La presión sanguínea tiene variaciones de acuerdo
con el momento del día. Los valores mínimos durante el sueño y máximo a últimas
horas de la tarde. La estación del año que posee valores tensionales altos es el verano.
Ejercicio físico en el hipertenso: ¿Riesgo o terapéutica?
¿Los sujetos hipertensos pueden iniciar una actividad deportiva sin que ello implique un
riesgo cardiovascular?.
¿Esta actividad puede ayudarle a la normalización de sus tensiones?.

Primero hay que dividir al ejercicio en Aeróbicos o dinámicos y anaeróbicos o estáticos.
El ejercicio aeróbico incrementa el consumo de oxígeno en sujetos normotensos.
Provoca un aumento del gasto cardíaco y la presión media aumenta moderadamente
pese al notable incremento de la presión sistólica.
En el ejercicio anaeróbico se produce lo contrario, aumenta la diastólica, aumenta la
frecuencia cardíaca y el gasto cardíaco.

Ejercicio físico y su riesgo en el paciente hipertenso

En este caso la presión arterial es variable. Debido a esto consideramos fundamental la
valoración individual de todos los hipertensos que practiquen algún deporte. Algunos
elementos diagnósticos son: las pruebas de esfuerzo, los holter de presión y la
ecocardiografía.

Ejercicios recomendados en pacientes hipertensos:

Severa: Actividades dinámicas, aeróbicas mínimas.

Moderada: Actividades dinámicas con control.

Ligera: Deportes dinámicos(incluso competición).

Nunca deportes estáticos, ni con mucha carga anaeróbica.

Hipertensión, nutrición y deporte

Es la enfermedad crónica con mayor prevalencia en los países desarrollados. Y uno de
los principales factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares.

La OMS definió ala hipertensión como la "elevación mantenida de las cifras de presión
sistólica, diastólica o ambas, por encima de los límites considerados normales según
grupo de edades y sexo.

Esta patología es fácilmente detectable y con una terapéutica antihipertensa adecuada
hay un descenso importante.